Issuu on Google+

         

PENSAMIENTOS     Rafael  Serrano  Ruiz                                                                                                                  Diciembre  2010      

 


Mi Amor          

 

Amor: Como olas recurrentes llegan hasta mí sensaciones, sentimientos, olores, tacto

que tan solo en ti es posible encontrar. Amor, que en la

madrugada llama incorpóreo a mi puerta pidiendo una caricia imposible. Y yo, como respuesta, padezco, sufro y callo por no poder decirte: yo también sufro. Los sentimientos florecen. Almas sedientas de besos que transforman en delicia el tiempo de estar juntos, para luego recordar y saber que nuevamente el tiempo es nuestro y lo que Él nos dio, sólo de nosotros es, cual tesoro compartido, que enriquece nuestras vidas tan ávidas de amor y dicha

 


Siempre que empiezo a escribirte, aparecen los mismos parámetros: PARA... Pulso la tecla correspondiente mientras me digo: ¡Qué tontería para quien va a ser! Como si fueras el único habitante del planeta a demás de mí, y ésta máquina infernal fuera capaz de poder discernir mis pensamientos y deseos. Después aparece: ASUNTO... Hoy he puesto tú. Ese es mi asunto, tú. Tú porque te has adueñado de mi corazón, tú porque eres mi musa, tú porque deseo que seas mi compañera, tú porque eres el ser más fantástico que hay sobre la tierra... Pero mi maquina tampoco lo entiende. Después de un tiempo mirando la pantalla me digo ¿Qué la cuento hoy? ¿Qué puedo decirla que ya no sepa? Y dudo. Dudo y temo que te lleguen a cansar mis palabras. Ahora no es tiempo de hablar, sino de mirarte, de aprender de memoria cada línea de tu cuerpo, cada gesto, cada mohín, cada caricia para tenerlas conmigo Queda dicho. Muero por ti, te amo cada día más, y cada día es mayor mi alegría por tenerte. Ahora, sabiendo esto, puedes continuar tu jornada, sea día o noche, sea cuando sea, pero cuando eso suceda, cuando te convenzas, sabrás que me tienes preso en tu corazón y que te amo

 


Jericó

Desde el momento de verte hasta que dices adiós suenan en el ambiente trompetas de Jericó. Se empieza con dulces frases salidas del corazón, escarceos, palabra de enamorados, picaros juegos de amor, nuestra imagen reflejada. Nos embarga la emoción, una frase, un movimiento, un deseo, una dulce sensación, una emoción, una risa, un yo te quiero, eres mi amor. Y contra más tiernas miradas se cruzan entre los dos, más fuerte rompen el silencio las trompetas de Jericó. El tiempo se va gastando, las murallas resistiendo Desesperado en amor, levanto al cielo un deseo, un sueño, un desacato al orden establecido. Una palabra más, nuevos susurros ¡Qué linda estas! ¡Qué bella imagen! Alimento de mi alma, pan para mi memoria El Dios del amor se apiada. Tu sonrisa te delata. Se escucha el bullicio, tiembla el suelo, casi pierdo el equilibrio, Las murallas han caído, las tiras se han desprendido de tu hermoso camisón, dejando al descubierto el lugar que más interno ocupa tu corazón Campo de albos, ocres y rosas, montes y valles sagrados, que por mi mano atacados se entregan con sumisión y también con cierta pizca de inmensa satisfacción, porque sumisa a mis manos, que las tuyas son, a tus deseos se mueven, que los míos también son, y giran, suben y bajan oprimiendo con pasión porque los dos uno son, en el alma y corazón Y tú notas y yo siento. Y tu sientes y yo noto cómo corre el corazón, pues del valle, las manos han descendido buscando más emoción surcando planas llanuras repletas de sensación ¡Corre!, ¡Vuela! ¡No, espera! Démosle más emoción y avanzan y  


retroceden, buscando la sensación del otro, que sin hablar dice: Espera. Sigue ¡Ya! Despacio ¡No! Pide, sin palabras, solo con emoción porque sumisa a mis manos, que las tuyas son, a tus deseos se mueven que los míos también son y giran, suben y bajan oprimiendo con ardor porque los dos, uno son, en el alma y corazón Los dedos tocan las piernas, por las ingles se deslizan ¡OH¡ Emoción, las yemas hacen cosquillas ¡Baja pronto por favor! No tardes en demorarte, te lo pido por favor. Tus piernas están abiertas esperando recepción, mi vientre tenso y ardiente esperando tu reacción, porque sumisa a mis manos, que las tuyas son, a tus deseos se mueven, que los míos también son y giran, suben y bajan, oprimiendo con pasión porque los dos uno son en el alma y corazón Sintiendo el uno en el otro el deseo del amor, notan que se aproxima el momento de explosión. Espera... ¡No tengas prisa, espérame por favor! Y esperando, en dulce abandono quedo a tu ansiada reacción, porque sumiso a tus manos, que las mías son, a mis deseos se mueven, que los tuyos son y giran, suben y bajan, oprimiendo con fricción porque los dos uno son en el alma y corazón.

 


Alfredo

Hoy he estado con Alfredo, vino buscarme a casa. Paseamos por la ciudad y hablamos. Fue una charla de hombres y en ella se habló de nuestra felicidad, de cómo fue nuestro reencuentro, el placer de estar juntos y los momentos plenos de felicidad sentidos a tu lado. Hablé del amor que siento por ti, de tu bondad, tu gentileza, de cómo por primera vez en mi vida, he sabido lo que es tener una mujer en mis brazos. Hablé de cómo encuentro en tu rostro miles de matices, quizás buscados en otras mujeres que pasaron por mi vida y que nunca encontré, o quizás los que encontraba en ellas, deseados pero que son tuyos Hablé de ti, de los dos, de nuestros miedos, de nuestras esperanzas, de nuestros paseos, de cómo te tirabas al suelo en el garaje, debajo del coche para revisar el trabajo de los mecánicos en aquel pueblo perdido, de cómo siempre tienes una palabra alegre para todo el mundo, de cómo te haces querer y de cómo te amo. Hablé de todo y Alfredo fué feliz con mi felicidad, y te quiere porque me quieres y porque nunca me había visto tan alegre. Comimos juntos, y continuamos hablando, y sólo había un tema de conversación: nuestro amor.

 


Palabras

Palabras. Tan solo palabras. Te digo te quiero, susurro te amo, añado te adoro. Requiebros de amores, dulces murmullos que alegran tu alma. Palabras. Tan solo palabras, palabras que alegran, Tú me dijiste… causaste gran pena en mi alma. ¡Si hubieras callado!...Si yo no insistiese…pero no supimos. Solo dijimos Palabras. Tan solo palabras, palabras que hieren, palabras que matan.De nuevo la pena, el triste silencio del mundo incompleto, enorme vacío sentido por no saber expresar, por no poder comprender, por un momento olvidar, que son un arma letal Palabras. Tan solo palabras, palabras que alegran, palabras que hieren, palabras que matan

 


Los dos puntos        

Los dos puntos se enfadaron porque querían ser los protagonistas de la historia. El punto y seguido insistía en proporcionar dudas o misterios a las cosas. Las letras querían poner su orden determinado independientemente de la voluntad que intentaba expresarlas, pero la voluntad, estaba tan ocupada por el amor, que no sabía por dónde empezar. Y el amor estaba tan desconsolado que se dejaba jirones de su esencia por los rincones, deseando encontrar su mitad para estar alegre. Y ¡Ese es mi estado! ¿Cómo salir de este lío si lo único que me preocupa es la búsqueda de mi amor? ¿Qué hago? ¿Huyo ignorando que hay un medio de comunicación que puede mitigar la ausencia o simplemente me encierro a ver pasar las horas con el resultado de una terrible espera? La duda es terrible, lo que tenía que hacer esta hecho, no merece la pena el tiempo que se invierte en lo que falta por hacer. Podía dormirme ahora mismo despertando a tu llegada. ¿Tanto tiempo? Este, el tiempo, por tan inmediato, se hace eterno y en esta eternidad se cansarán mis brazos de esperarte, se secará mi boca de buscarte. Será dudosa la posibilidad de una galopada que nos haga gigantes o pigmeos. La espera es dura, la soledad enorme, los deseos inmensos… Y mi amor eterno…

 


Estar Sin Ti

Mi cuerpo te anhela, no puede aguantar tanta alegría. Ha cambiado. Al parecer ha despertado, después de un largo sueño siente

un deseo inusual, renovado, no

recordado en la memoria del tiempo. Tu imagen viene a mi mente y me siento exacerbado. Enrojecen mis mejillas. Clamo por sentirme en tus brazos, tus manos, tu boca. Sentir mi pasión colmando tu cuerpo de amor. Me atrevo a expresar e imaginar contigo cosas que nunca me atreví a soñar, ni a pensar, ni a decir, sentimientos íntimos, ocultos, que ahora rompen frenos, instintos de control mal contenidos que salen a flor de piel. Deseo compartir cuerpos, inventar todos mis sueños y los tuyos. Crear si es posible nuevos. Mi cuerpo no cabe en mí, excitado, terriblemente exaltado. Un divino milagro de amor. Si esto es amar, si te busco, si en ti quiero encontrar paz, si muero por desearte, si esto es vivir, entonces vivo. Ven a calmarme. Es muy difícil estar sin ti.

 


Pensando En Ti  

               

Pensando en ti, recordándote, descubro cada amanecer y en mi velar, te siento más y más en mi, y sucede que este tiempo, sin tu presencia, me ha hecho saber que no existe otro camino que pueda llenar mi vida

¿Cómo entender lo que pasa en mí? Siento algo grande, algo ha cambiado, de la embriaguez de mi alma veo formarse tu figura, y en ella, vagando en tu sonrisa, la felicidad.

Pensar en ti, sería hermoso oír tu voz, tocar tu cuerpo y sentirte en mí, pero puedo seguir estando solo, recorriendo tu imagen sobre un trozo de papel, buscando un sentimiento, un mohín en tu rostro amado, complicidad vacía de unos ojos expresivos que solo están, cuando el amanecer me descubre, recordando tus palabras, escapándote en el aire, mientras quiero retenerte, haciendo más viva la ilusión. Pensando en ti uno los días, mezclo los sueños, confundo tus besos, tu cuerpo tendido, tus brazos abiertos, te busco en mi cielo, pues solo te tengo cuando pienso en ti  

 


Sorprendido                

Quedo sorprendido pensando en el inmediato ayer. Los recuerdos pasan por mi mente mil y una vez, todos nuestros actos, nuestros deseos, nuestras diversiones, nuestros paseos, las cosas que te ponías y las que no.

Revivo esta locura de amor y soy feliz pensando que somos diferentes al resto de los mortales. Soy feliz entendiendo nuestra unión por algo indefinido, muy especial. Soy feliz cuando veo tu conformismo con lo que soy y con lo que puedo darte.

No soy brillante más que en amarte. Alguien que te quiere, que se siente completo en ti y desea hacerte feliz en la medida de lo posible

 


Rutina Diaria

De nuevo, ante lo que el inmediato e incipiente futuro depare. La rutina diaria. Todo un día por delante escrito en blanco. Es la aventura de la vida. Una vida tranquila, sin grandes sorpresas, en la cual se va forjando mi espíritu, analizando, según se producen, hechos, acontecimientos resultados, experiencias, y también sintiendo tu ausencia.

Desde el mismo momento en que abro los ojos, me llegan preguntas: ¿Cómo será nuestra vida? ¿Podremos unir nuestros mundos? No lo sé. Voy a ti con esperanza, ilusionado de mi amor, que eres tú. Espero el momento de poder encontrarte. El uno frente al otro. Si, soy yo, ven, acércate, puedes tocarme porque existo, porque estoy aquí para ti. Y deprisa, o despacio, no lo sé, llegará esa primera mirada en directo tal y como soñaba, y ese primer contacto; Brazos abiertos, extendidos, sonrisa acogedora invitando al abrazo, al fundido físico, mientras las mentes preguntan ¿Qué piensa? Todo está bien. Si, es ella. Curioso momento miles de veces pensado. Ese será el principio, y después... En el principio fue el Verbo, la palabra, y después nosotros, solos los dos para sabernos, vivirnos, proyectarnos hacia un futuro lejano, llenos de esperanza. Mientras tanto, aquí estoy en la rutina diaria, sin grandes sorpresas, intentando contestar a la pregunta. ¿Llegare a merecerte?

 


En Mis Noches          

En mis noches se mezclan fantasías, deseos, realidades endulzadas por el paso del tiempo, recuerdos de caminos. Muchos ¿Y si...? Quizás demasiados, demasiada casuística, demasiado Kunderiano, mejor olvidarlo, no complicarse estúpidamente la vida con lo trascendental, porque por ese camino pronto llegaríamos al sentido dramático de la vida tan ibéro, pero tan nuestro. “Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir.”. El mar para mi es vida y la otra orilla es gloria. ¿A que hombre o mujer no le gustaría estar en la gloria? Puede que esta idea sea tan solo un conato de huida hacia ninguna parte, alguna idea oculta en el subconsciente. De pronto como un torbellino, más bien un tornado, aparece el mito de Orfeo. Salgo de los infiernos en un acto supremo de amor, al menos yo decido adaptarlo así. Salgo nuevo, renovado cual Ave Fénix en busca de mi Ofelia, Julieta, Melibea, todas una y una todas. La rueda. El caos. La vida, Tu con mil formas, mil cuerpos, una sola alma y mil y una memorias ¿Libaré el amor en el cáliz de tu cuerpo? ¿Seré digno de ello o como Ulises tendré que errar por el mundo hasta limpiar mi espíritu lo suficiente para ser digno de mi Penélope?

 


San Silvestre

Se celebraba la noche de San Silvestre. Todo el mundo corría de un lado a otro con las prisas del último momento a fin de tener completos los últimos detalles. El se encontraba inquieto, intranquilo. Había intentado incorporarse a la vorágine del momento. Buscar algún detalle que comprar, algún complemento que hiciera la mesa diferente en aquella noche. Nada le satisfacía porque se sabía incompleto, porque parte de él no estaba allí, y por eso, en cierta medida, maldecía las fiestas que se celebraban. Ella se encontraba sola, muy lejos,

sin más compañía

que sus

pensamientos, la televisión, los fuegos artificiales que se lanzaban desde un parque próximo y que podría ver desde uno de los balcones de la casa. Él le había insinuado que saliera, que no estuviera sola, pero ella había preferido quedarse en casa con sus recuerdos. De vez en cuando, él intentaba comunicarse con ella, que supiera que estaba a su lado a pesar de la distancia, pero no era suficiente, y esto le partía el alma. No podía hacer nada más que esperar. La sentía triste, notaba su soledad y un cierto abandono. Quería verla, hablarle, estar sentado a su lado, junto a ella, ver desde la ventana el mismo cielo, respirar el mismo aire, sentir la misma luz, tener entre las manos las suyas, sentir su calor, su presión, poder compartir los detalles más pequeños de lo que va sucediendo, mientras que así se sentía furtivo, robando momentos para poder mandarle unas simples palabras, tal vez absurdas, pero que pudieran indicarle su presencia, su amor. El reloj anuncio la nueva. Era otro año, estaban sólos en la distancia. Tres horas más tarde se repetía el deseo. .-Mi amor, feliz año, este será el nuestro Una cierta congoja atenazaba su pecho, deseaba que todo terminara, poder compartir sueños y deseos, que pasaran rápidamente los días para estar juntos de nuevo, sentirse en presencia, ver su sonrisa, sus gestos, todo, lo quería todo de ella.

 


Un Momento

Como una suave brisa en un día de primavera. Como bálsamo protector que todo lo cuida .Como agua fresca que alivia la sed del caminante. Como un suspiro final, Pasaste junto a mí en el momento oportuno dejando tu huella perenne, indestructible, trayendo aromas de guayaba y limoneros. La vida se escapaba entre los pliegues deshilachados de un alma rota por los caprichos del camino. Arrastrado por las aguas desbocadas del destino encontré ese poste salvador anclado en lo más profundo de la tierra que me ofreció asidero y amparo. Tu fuerza me salvó. Me vi de nuevo joven, fuerte, deseoso de tu presencia, de tus suavidades, amando la vida y encontrando un sentido en ella Fue pasión, aventura, deseo incontrolado y al mismo tiempo

buscado, fuiste

agua del sediento, descanso del caminante. Un descanso temporal, tan solo un tiempo, un instante en el peregrinar de mi existencia. Pasó el tiempo, viviste en el sueño imposible del que no es dueño absoluto de su destino, en la realidad de una fantasía de la cual eras dueña y un día el sueño acabó pero el bien ya estaba hecho, tan sólo queda respeto, cariño, y una dulce huella de amor ¡Tantas veces te siento a mi lado! Ese pelo azabache, ese abrigo malva, ese perfume tuyo, van y vienen en oleadas pasajeras, recuerdos en el tiempo, sueños volátiles de lo que pudo ser, lo que fue y lo que nunca será.

 


Hoy Es Viernes

Hoy es viernes, comienzo de un fin de semana, y como tal impredecible.

Hoy es viernes, habrá de todo, momentos buenos y malos. Suspiros del alma deseando tenerte siempre a mi lado. Suspiros del cuerpo deseando anclar el momento

Hoy es viernes. Espero ilusionado el instante de nuestro encuentro, cuando tu presencia llena mi vida, cuando mis deseos de tu presencia, mis ansias de ti se hacen más y más patentes. Cuando, solos por fin, puedo decirte las ocultas palabras de amor que siento

Hoy es viernes, estas junto a mí, me siento alegre y feliz. Si fuera posible, mis deseos de ti aumentarían. Deseos de estar junto a ti, de hablarte, sentirte en entera libertad, desplazándonos en el tiempo y el espacio, gozando tu ser en mis sentidos.

Hoy es viernes. Te mando todo mi amor, toda la pasión que encierra mi alma, sabiendo, siendo consciente, sintiendo en mí, que mañana será sábado

 


El Desamor

      Con las luces del alba, miles de ideas inundan su mente. Ideas sobre el deber, el libre albedrío y el nuevo camino mostrado por su destino. ¿Cómo asimilar lo acontecido en los últimos tiempos? Ideas difíciles de plasmar en palabras, ruptura, remedios, conveniencia o no de tomar decisiones. Quizás lo mejor dejar reposar las cosas, pensaba. Continuar: más de lo mismo. No sentirse amado, pero si un amigo, o lo que es peor, hermano. Renunciar al amor es imposible cuando se siente. Sufrir cada gesto de amor como una batalla. Sentir su rechazo, sin ningún comentario, dándole la espalda mientras calla y no dice nada. ¿Qué decir cuando la excepción se transforma en rutina? En esos momentos la razón manda no volver a intentarlo, quedar a la espera, hasta que ella se digne algún gesto, alguna palabra, mas no dice nada. Tiempo de vana espera, de atender, de ver transformarse el amor en una situación de simple presencia ¿Dónde está su sonrisa? ¿Es tan solo una mueca? Intenta lucirla, mas, no es de alegría. Y éste hecho que le agobia es enfermedad del alma.

Tiene tiempo por delante, ha de pensar, decidir lo mejor, encontrar un poco de paz en su desdichada vida, pero ¿Cuánto? Quisiera que fuera mucho, el máximo posible .Quimera vana ¡Tanto la amaba!

 


No Quiero No quiero no poder contemplarte, no tener el momento de gustar los sabores de tu piel cuando llega la mañana

No puedo dejar de oler tu perfume en un dulce despertar, sea llena de cintas, lazos encajes, o simplemente nada

No escuchar tu voz sería infernal ,sea en una simple pregunta o susurrando obscenas y abrasadoras palabras de amor

No tenerte sería morir de desespero , no sólo una noche , sino todas las que vivir me quedan

No Descansar entre tus abiertos muslos un instante sino siempre y en esa eternidad llenar tu vientre de amor

Imposible dejar de entrar en ti y allí, en la inmensidad del silencio, permanecer quedo por una eternidad de eternidades

Impensable no penetrar mis ojos en los tuyos hasta tocarte el alma

Vano intento dejar de acariciarte, recorrer tu cuerpo ardiente, sintiendo en las yemas de mis dedos cosquilleo de tu piel pidiendo mil caricias

No quiero no amarte

Quiero no poder perderte

 


Pensamientos