Issuu on Google+

HIKIKOMORI


Hikikomori Rafael Santos Godoy


Hikikomori El concepto o idea que desarrollo en mi obra son sensaciones y experiencias con mucha carga personal, por ello las desarrollo mediante la idea de obra de carácter auto reflexivo. He de concretar que el desarrollo del concepto será tratado mediante una serie de obras expuestas en su momento en conjunto, lo que dará mallor claridad a las ideas y conceptos, por esta razón la obra puntual desarrollada, es solo parte de un grupo de piezas mayor, aunque no por ello esta pieza escultórica en concreto independiente ha de ser desvalorada en su argumento, ya que trata los conceptos elegidos concreta y dignamente, aunque el conjunto proyectado sirva y cause el efecto deseado del modo más eficaz al espectador que observe la muestra en su complejidad. La obra en rasgos generales pretende hablar sobre temas tan humanos como la soledad, la incomprensión, el aislamiento, el subyugo del espacio, por estos conceptos uso el (objeto) de la jaula a modo de readymade, describiendo con ello las emociones y sensaciones tratadas, en una imagen que refleja en una misma obra conceptos desgarradores a la vez que evoca un aliento de esperanza, intento con la pieza crear una obra poética que abarque tanto el tema en cuestión, el cual aporta unos tintes desesperanzadores a la


vez que la imagen en sí de la obra representa la escena de una manera bucólica y relajada con lo que invita al espectador a contemplarla sin rechazo en un primer momento por la imagen mostrada. Trato la obra como un recuerdo, a modo de historia contada con un desarrollo el cual se plasma en el resultado, en la huella dejada por el transcurrir en el espacio, por esto desarrollo aunque no en toda su magnitud el concepto o idea de obra viva u obra inacabada, la cual tiene una especie de autonomía propia donde yo no intervengo, solo observo, como cualquier espectador el resultado en lo creado, con la acción en este caso de los pájaros en las jaulas/ celdas, con este aspecto pretendo dar la suficiente información al espectador de que el aislamiento la soledad el desazón en mi concepto es solo mental, un estado de la psique, el cual se relaciona primeramente con la estética física de la obra, contraponiendo estos aspectos con la realidad más imperiosa de estos mismos conceptos y es que la quietud y el paro de una persona o un estado psicológico, a causa de un aislamiento elegido o impuesto, por causa de un confinamiento en un espacio concreto no va ligado irremediablemente a un paro en el espacio ni en el ser, diferenciando lo físico de lo psicológico, por ello es importante la información de la "suciedad y desperfectos" en los interiores mostrados.


Por ello trato con esta pieza la causa y efecto del aislamiento simbólico y propio del ser y el objeto, cada jaula en su estética final representará un desgaste causa del paso del tiempo y la “aceptación” de ello, del dejar ocurrir dentro del pequeño espacio, que permite observar de dentro a fuera y de fuera a dentro de una manera contemplativa, represento estos efectos mediante la terminación de cada pieza. La base de cada una de las jaulas será el argumento inicial de lo que pudo ser y lo que no fue o fue rechazado y/o despreciado, lo que quiero representar con ello es la idea del rechazo a lo ofrecido, que no por ser desagradable se desprecia en sus posibilidades, por un sentimiento de inadaptabilidad o de impotencia.


Las piezas serán mostradas en una sala pequeña y con una oscuridad total la cual será rota únicamente por la luz de estas, que saldrá de las jaulas proyectando la sombra de los barrotes en las paredes de la habitación, dando al observador la sensación de estar dentro de las piezas a la vez que las contempla, tragándose las piezas de alguna manera al publico, involucrándolo completamente en la obra. Será la única luz que habrá en el espacio total, lo que al espectador le causará una intensa comunicación con la obra ya que se sentirá dentro de esta por el efecto de luces y sombras en la habitación lo cual llamará a pensar y sentir una repetición de la pieza como objeto aislado a la vez que se expande y encierra dentro de sí al que lo contempla. En último momento, quiero señalar que todo en un principio es un sufrimiento decepcionante y depresivo tratado por psicólogos y especialista como un trastorno social, a los que les ponen nombre tanto en occidente: fobia social, ansiedad social, agorafobia, trastornos de personalidad evidente o timidez extrema y en oriente también llamado hikikomori; pero en mi propia obra que es el reflejo de mi mismo, es un caso de decepción extrema a lo que la vida y el momento me ofrece o más bien me ofreció o ambos, pero con una importante diferencia que es la conciencia de la mala elección, de saber que lo que haces no es lo que debieras pero sientes


una total imposibilidad de efectuar un cambio de comportamiento, por ello la obra o el tratar de trabajar sobre estos conceptos auto reflexivos podría causarme o servirme como una auto curación, a modo de efecto psicológico en mi mismo, por ello el final de la obra llevará unas comnotaciones muy personales y en algunos casos difíciles de plantear, por el elemento de la propia experiencia, que tendrá aspectos que pueden ser generalizados y otros totalmente personales y propios, aunque siempre serán compartidos por medio de este trabajo.


Hikikomori. Instalaci贸n, (detalle de las piezas).


Hikikomori. Vista general de la instalaci贸n.



01. Hikikomori