Issuu on Google+

Canena es un municipio de la provincia de Jaén situado en la Comarca de La Loma, concretamente en el kilómetro 136 de la N–322. Cuenta con una población de 2.082 habitantes estando situada a 47 kilómetros de la capital de provincia, 9 de Úbeda y Baeza y 17 de Linares, ocupando prácticamente el centro geográfico de la provincia de Jaén, con 38° 03’ de latitud y 3° 28’ de longitud. Aproximadamente, la superficie municipal es de 14 Km², extensión muy pequeña en relación con pueblos del entorno. Se halla a una altitud de 546 metros sobre el nivel del mar que, junto con su situación en el mapa, hace que desde el punto de vista climatológico, sea ciudad de meseta, con características continentales aunque sin llegar a los extremos de las ciudades vecinas, clima que mejora hacia el sur y el Oeste dado el suave declive que presenta el terreno desde el casco urbano hacia estas orientaciones. El municipio de Canena es considerado como La Puerta de La Loma, comarca de la que forma parte junto con otros doce municipios que son: Baeza, Begíjar, Ibros, Iznatoraf, Lupión,Rus, Sabiote, Torreblascopedro, Torreperogil, Úbeda, Villacarrill o y Villanueva del Arzobispo. Ver artículo sobre Descripción de Canena

Geografía Clima El clima es templado-cálido mediterráneo. La temperatura mínima es de 9ºC y la máxima de 41ºC. Las precipitaciones anuales tienen un promedio de 650 mm, con una temperatura anual de 15,5 ºC. Ver artículo sobre Clima de Canena

Comunicacion Vista Municipio Canena

La red de comunicaciones del municipio de Canena se beneficia ampliamente de la importancia comercial de municipios mayores cercanos tales como Úbeda o Linares, cabría señalar lo siguiente:

•La N-322 desde Bailén en dirección a Albacete, quedando el municipio entre Úbeda y Linares,

conformando el eje articulador principal de la Comarca de la Loma atravesando ésta al municipio (también hay que señalar que se ha proyectado transformar la N-322 en autovía, lo que sería fundamental para lograr una conexión rápida y segura entre el Valle del Guadalquivir y el Levante español).

•La carretera JV-3046 que conecta el municipio con la localidad de Ibros. •La carretera JV-6041 que conecta el municipio con la carretera autonómica A-301 y ésta a su vez

con Úbeda, Arquillos,Vilches y La Carolina, mostrándose ésta insuficiente en su estado actual, ya que soporta gran intensidad de tráfico. •No es menos importante la amplia red de caminos rurales que desarrolla por todo el municipio, y que interconexiona cortijos y fincas con el casco urbano. Se trata de cientos de kilómetros de pistas y carriles de tierra cuya función básica es la de dar acceso a las propiedades agrarias y trasporte de productos y diversa maquinaria agrícola, aunque en la actualidad se potencian otros usos lúdicos y recreativos.

•En cuanto a la red ferroviaria cuenta con la Estación de Linares - Baeza que se encuentra situada 12 km. de Canenaen la Carretera Nacional 322 en dirección a Linares. El municipio de Canena, además de estar enmarcado dentro de un sistema de comunicaciones bastante aceptable, cuenta con una buena combinación de líneas de autobús que conectan el municipio con localidades colindantes tales como Úbeda o Linares, estando también bien comunicada por éste medio con la capital de provincia, Jaén. Ver artículo sobre Comunicaciones de Canena

Demografía Gente Festejando San Marcos Patrón de Canena

Como ya hemos mencionado anteriormente, el término municipal deCanena cuenta con una población de


hecho de 2.089 habitantes de los cuales 1.022 son hombres y 1.067 son mujeres. La densidad de población está en torno a 149 habitantes por kilómetro cuadrado. Veamos ahora la representación gráfica de la distribución por edad y sexo de la población de Canena (Ver Gráfico 1) para señalar sus características más destacadas. En primer lugar, y una de las características más importantes que presenta la pirámide de población es el estrechamiento de la base –al igual que ocurre en el resto de España–, debido al descenso de la natalidad, hecho que está teniendo influencia en la estructura general de la población municipal. Así mismo, se puede observar un porcentaje de población mayor de 65 años relativamente grande (20,8 % respecto del total de población del municipio) que no sólo es debido a la baja natalidad experimentada, sino que responde a la propia longevidad de la población. Vemos también que la tasa de envejecimiento del municipio (20,8 %) está muy por encima de la media de Andalucía que se sitúa en un 14,6 % y también muy superior a la media de España (16,6 %), por lo que podemos constatar ese porcentaje relativamente grande de población mayor de 65 años. Viendo éstos rasgos tan señalados y atendiendo a la forma que presenta la pirámide de población, podemos decir que estamos ante una pirámide de tipo regresiva en la que normalmente se observa una base más estrecha que el cuerpo central y un porcentaje de ancianos relativamente grande y, si no se modifican las tasas de natalidad y mortalidad, estaríamos ante un grupo de población que decrece, hecho que podría desencadenar una serie de consecuencias negativas en la cantidad de recursos disponibles para el pueblo, ya que el número de habitantes del municipio está en los 2.092 y si ésta cifra fuese inferior a los 2.000, el pueblo sería considerado en otra clasificación más desfavorable con respecto a la actual situación, con lo cual habría una pérdida de concejales, profesionales del área sanitaria, presupuestos, etc. (Estudio DAFO Ayuntamiento de Canena). Por otro lado y viendo el movimiento natural de la población de Canena desde el año 2000 al 2004 (Ver Tabla 1) podemos ver que el crecimiento vegetativo ha ido de tener tasas positivas (6,1 % y 4,7 % para los años 2000 y 2001respectivamente) a tener tasas negativas (-1,4 %, -0,5 % y -5,5 % para los años 2002, 2003 y 2004 respectivamente), lo cual refuerza la idea de que la población del municipio de Canena está decreciendo en número. Volviendo a la pirámide de población, podemos ver que en las edades de 20 – 24 años y 25 – 29 años se detecta una disminución de la población sobre todo en el sector masculino debido probablemente a las altas tasas de jóvenes en el municipio con estudios, con la subsiguiente necesidad de emigrar a otras localidades para desarrollar su titulación, para ello veamos la tabla de variaciones residenciales: Se observa también una disminución de la población a partir de los 50 años debido principalmente a varias causas: - El aumento de las tasas de mortalidad infantil tras el desarrollo de la Guerra Civil Española debido a la falta de alimentos y recursos que provocaban hambre y desnutrición. - El aumento de la emigración en el municipio a otras comunidades autónomas o al extranjero en busca de una vida mejor. - El desgaste que produce en la población la mortalidad al paso de los años. Si observamos las tasas de nupcialidad, vemos que salvo en el año 2000, éstas se han mantenido equilibradas e incluso, se han ido incrementando mínimamente al transcurso de los años, hecho que no ocurre con la tasa de natalidad del municipio, la cual en lugar de acompañar a un pequeño aumento de la nupcialidad (hecho que es previsible), decrece aunque de forma irregular al paso de los años. Ver datos estadísticos de la población de Canena

Economía Vista Atardecer y Olivares

Así pues, cabe destacar una situación de prosperidad económica pudiendo ver que la renta familiar bruta disponible per cápita en el municipio durante el año 1998 fue de 1.082.166 euros. Así mismo, la propiedad se caracteriza sobre todo por estar muy repartida y una renta derivada sobre todo del cultivo del olivar. Aún así, el ya mencionado sector industrial deficitario deja huella en el número de personas paradas en relación al total de población activa; 73 las personas paradas (5.6 %-paro registrado a 31 de marzo de 2006) y 1.299 el total de población activa siendo 1.226 el restante que corresponde al número de personas ocupadas en el municipio. Teniendo en cuenta el porcentaje de personas paradas en el municipio (5.6 %) en relación con el porcentaje de personas paradas en la provincia y en el país (7.7 % y 7,0 % respectivamente), vemos que éste está muy por debajo de esos porcentajes. Asimismo, el 5,6 % de parados (porcentaje aceptablemente bajo) se explica fundamentalmente por una amplia distribución de la propiedad, por el


mero funcionamiento del mercado laboral y por ese sector industrial deficitario. Tradicionalmente el medio de vida de la población de Canena ha sido la agricultura, en concreto el cultivo del olivo, pilar fundamental de la economía del municipio. De hecho, se puede constatar que hoy en día, casi el 100 % del término se encuentra de olivar. La propiedad se encuentra muy repartida, siendo parcelas de poca superficie. Como ya hemos mencionado anteriormente, el término municipal tiene una superficie de 14 kilómetros cuadrados. Esta pequeña superficie agrícola se ha visto incrementada de hecho a partir de los años 50; la incidencia por compra en otros términos municipales ha sido muy notable, y hoy, agricultores de Canena, tienen importantes enclaves de labranza enIbros, Baeza, Úbeda, Torreperogil, Arquillos, Rus, Vilches, Linares, etc., encontrándose la agricultura muy mecanizada. Hay dos cooperativas olivareras en el pueblo que molturaron en 2002 / 2003, 17,3 millones de Kg. de aceituna y en el 2003 / 2004, 27 millones. Hay dos panaderías que además de pan producen dulces y otros productos de la panadería y repostería tradicional, varias tiendas de alimentación, comercios y de productos típicos orientados al turismo cada vez más numeroso procedente del Balneario. También es notable aunque todavía no muy afianzado, el sector de la construcción en el municipio, existiendo varias empresas dedicadas a ésta labor. En cuanto a establecimientos hoteleros y de ocio se cuenta con el Balneario San Andrés con hotel de tres estrellas, piscina cubierta y al aire libre y amplios espacios de cafetería, restaurante, deportes, etc. Asimismo, y distante unos tres km. del municipio se cuenta con el Hotel-Paraje La Lambra situado en un entorno singular al lado del Pantano de Giribaile. Establecimientos que, debido a la expansión del turismo en la región, se están beneficiando de tal actividad, dando trabajo a un gran número de personas del municipio y alrededores. Por último y respecto al sector industrial, en un pasado cercano en el que desarrollaba su labor en el municipio la empresa textil Secopal, la cual daba trabajo a numerosos trabajadores /as, tras su cierre por quiebra, dejó al municipio con un sector industrial bastante deficitario. Ver Datos estadísticos de la economía de Canena

Historia El origen del municipio puede remontarse a la prehistoria, pues en sus proximidades se han encontrado hachas de piedra pulimentadas, si bien es en época romana donde debieron aparecer las primeras poblaciones estables en la zona del Balneario, como lo demuestran la localización de mosaicos y la existencia de una obra hidráulica de la misma época. El enclave actual tiene su origen en la época árabe, según Narciso Peinado, Aguirre Sadaba y otros, fue la tribu de los Banu Kinana los que la poblaron tras la conquista de España por los musulmanes. Sería en 1220-1227 cuando fuera definitivamente conquistada por Fernando III el Santo al entrar junto con la conquista de Úbeda yBaeza. A principios del siglo XVI la mitad de la villa de Canena pertenecía a la Encomienda de Bedmar, Orden de Santiago y la otra mitad a la Encomienda de Torres, Orden de Calatrava.

Object 1

En 1539 el emperador Carlos V las enajenó y formó un solo Concejo. Carlos V vendió junta toda la villa a don Francisco de los Cobos, el cual, en 1544 y desde Valladolid, otorgó las ordenanzas municipales que serán las que regirán todo el funcionamiento de la villa y que habían sido presentadas por el Concejo de ésta. Al poco tiempo, éste también inicia un proceso de transformación del antiguo Castillo de Canena en palacio cuya dirección de obras recayó en la figura de Andrés de Vandelvira. Estas ordenanzas manan del fuero de Baeza. Canena a partir de entonces se ha encontrado vinculada con el marquesado de Camarasa hasta bien entrado el siglo XIX. Según la Web no Oficial[1], por entonces se trataba de un municipio de unas 200 casas agrupadas en calles irregulares y pendientes que equivalía a unos 840 habitantes, población que seguirá incrementándose a lo largo de toda la segunda mitad del siglo XIX, hasta llegar a duplicar las cifras anteriores a principios del siglo XX cuando alcanza los 1.753 habitantes. Vemos la evolución del número de habitantes en el municipio a lo largo de toda la primera mitad del siglo XX: 2.053 habitantes de derecho en 1910, 2.111 en 1920, 2.363 en 1930, 2.546 en 1940 o los 2.613 de 1950. A partir de ésta


última fecha, sin embargo, los datos de población comenzarán a dibujar un nuevo panorama marcado, esta vez, por un suave descenso demográfico debido a la emigración, que situó su población en 1991 en los 2.063 habitante Vista de Canena

Ésta evolución de la demografía va a estar estrechamente relacionada con los avatares que se produjeron en una actividad productiva de marcado signo agrícola. En efecto, la imagen del municipio a mediados del siglo XIX venía marcada por la impronta de un terreno fértil y muy productivo por el esmero del laboreo de los cultivos y por la presencia de una estructura de la propiedad repartida, auspiciada y reforzada por los efectos que en el municipio trajeron consigo los decretos de desamortización eclesiástica y civil y que no sólo benefició a los grandes propietarios locales sino que también hizo para muchos pequeños campesinos de la localidad. Los cultivos principales fueron el cereal y el olivar, aunque también se daba el viñedo, la huerta, etc., y así también fue entrado ya el siglo XX. Por otro lado, y ahora desde el punto de vista político, hemos de destacar dos fechas en la historia más reciente de Canena. La primera la constituye el año 1919. En este año, y fruto de lo que significó la oleada huelguística de carácter revolucionario del denominado Trienio Bolchevique en las tierras de Jaén, Canena va a asistir a la fundación de tres organizaciones políticas y sindicales de clase: una agrupación de filiación ugetista, la agrupación local del PSOE y la creación también de otra agrupación en este caso de afiliación a la CNT. Panorama asociativo entre los caneneros de fines de la década de1910 y aprendizaje político y sindical que va a explicar, evidentemente, la victoria electoral de la conjunción republicano-socialista en las elecciones constituyentes de 1931 o la del Frente Popular en las generales de 1936. Victorias electorales en la década de los años treinta y en el marco de la II República que no hicieron sino consolidar en la localidad las opciones políticas de izquierdas. No en vano, en 1937, y ya en el contexto que marcaba la Guerra Civil, en Canena se va a fundar una agrupación local del PCE. Podemos ver un panorama político marcado por la preponderancia de las opciones de izquierdas y diversidad asociativa que, como puede suponerse, se quebró bruscamente en 1939 con el final del conflicto civil y el triunfo del ejército franquista.


Canena