Page 1


1942

Mikhail Bo !nnik Campeón �!1un ial

-

1956

de Ajedrez

EDITORIAL LA CASA DEL AJEDREZ


© Mikhail Botvinnik © Editorial La Casa del Ajedrez Calle San Marcos, 41 Teléfono 91 521 2008 - Fax 91 531 3880 Madrid - 28004 Email: info@lacasadelajedrez.com Dirección Internet: http://www.lacasadelajedrez.com Título original: Analytical and critica/ works Dirección editorial: Andrés Tijman Marcus Consejero editorial: Daniel Elguezabal Varela Traducción: Leonid Bass Markz - Nelly Muradova Corrección: Sofía Montero Oria de Rueda - Gabriel Rojo Huertas Diseño de portada: Claudia Tijman l.S.B.N.: 978-84-92517-17-6 I.S.B.N. Obra completa: 978-84-92517-15-2 Depósito Legal: M-41602-2010 Impresión: Impresos y Revistas SA Impreso en España - Printed in Spain

No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopias, por registro u otros medios, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del copyright.


,

Indice

Espartano en la gloria, por Leontxo García. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . " ¡ Cuán pesado eres, gorro de Monomakh ! " . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sverdlovsk 1943 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . .. . . . . . 121 Botvinnik - Ragozin. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 22 Botvinnik - Konstantinopolsky . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 23 Botvinnik - Boleslavsky. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 24 Botvinnik - Zagoriansky . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125 1 26 Makogonov - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 27 Botvinnik - Kan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128 23º Campeonato de la URSS Moscú 1 943/ 1944. . . . . . . . . . . . . . . .. .. . . . . . . . . . . . . . . 1 29 Liublinsky - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130 Zhivtsov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13º Campeonato de la URSS Moscú 1 944 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . 131 Botvinnik - Ravinsky. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 32 Botvinnik - Havin. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 Veresov - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134 Botvinnik - Flohr. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135 Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136 Botvinnik - Boleslavsky. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Botvinnik - Makogonov. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Kotov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138 1 39 Botvinnik - Alatorzev. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 40 Lisitsin - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14° Campeonato de la URSS Moscú 1 945 . ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 141 Botvinnik - Flohr . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 42 Tolush - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 43 Botvinnik - Koblenz. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 44 Chejover - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145 Romanovsky - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 46 Ratner - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 Botvinnik - Boleslavsky. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Lilienthal - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 49 Botvinnik - Bondarevsky . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 50 Rudakovsky - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

7 9 16 16 17 19 22 24 25 27 29 31 31 33 35 35 39 40 42 44 46 48 49 51 53 55 55 56 58 59 60 62 63 65 66 68


151 1 52

Goldberg - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Kan. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Torneo Radial URSS- USA Moscú/Nueva York 1 945. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 53 De nker - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . : . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154 Botvinnik - Denker . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Groningen 1946 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 155 Lundin - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 56 Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 57 Steiner - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 58 Botvinnik - Vidmar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 59 Bemstein - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 60 Botvinnik - Euwe. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161 Stoltz - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 62 Tartakower - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163 Botvinnik - Kottnauer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 64 Botvinnik - Guimard . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Torneo Radial URSS - USA Moscú 1 946. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 65 Reshevsky - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Memoria Chigorin Moscú 1 947. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 66 Botvinnik - Kottnauer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 67 Gligoric - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 68 Kotov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 69 Botvinnik - Novotelnov. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 70 Plater - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Sokolsky - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171 1 72 Botvinnik - Ragozin. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 73 Keres - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Campeonato del Mundo Match-Torneo La Haya Moscú 1 948 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 74 Botvinnik - Euwe. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Keres - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 75 1 76 Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 77 Botvinnik - Keres. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 78 Botvinnik - Euwe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 79 Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 80 Reshevsky - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 181 Botvinnik - Keres. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 82 Botvi nnik - Reshevsky. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Campeonato del Mundo Moscú 1951 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 83 Bronstein - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 84 Botvinnik - Bronstein. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

69 71 72 72 ' 73 75 75 78 80 82 84 85 88 90 92 94 96 96 99 99 1 02 1 04 1 06 1 09 111 1 14 115 118 1 18 1 19 1 22 1 26 1 27 1 29 1 30 1 32 1 34 136 1 36 139

1 85

Botvinnik - Bronstein. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

141

1 86

Bronstein - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

1 43

1 87

Bronstein - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 45

1 88

Bronstein - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

146


189

Botvinnik __: Bronstein . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

1 49

1 90

Bronstein - Botvinnik.

. .. . . .. . . ... . .. .. . .. ... . . . .. . . ... . . .. ... .

151

191 Botvinnik - Bronstein. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 9º Campeonato de la URSS Moscú 1951 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 92 Botvinnik - Moiseev. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 93 Botvinnik--: Lipnitsky. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 94 Bronstein - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 95 Botvinnik - Novotelnov. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196 Botvinnik - Keres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Budapest 1952 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 97 Sliwa - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 98 Zhabó - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 99 Kottnauer - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200 Botvinnik - O'Kelly. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201 Troianescu - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 202 Botvinnik - Pilnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20° Campeonato dela URSS Moscú 1 952 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 Botvinnik - Konstantinopolsky . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204 Botvinnik - Goldenov. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205 Tolush - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 206 Bronstein - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207 Botvinnik - Keres. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208 209 Botvinnik - Boleslavsky . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1 0 Botvinnik - Kan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 1 Ilivitsky - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212 Botvinnik - Geller . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 13 Moiseev - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 214 Suetin - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Match por el Título de Campeón de la URSS Moscú 1953 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

1 52 155 155 1 57 158 161 1 63 166 1 66 1 69 1 72 1 73 1 74 176 177 1 77 1 79 181 1 82 1 84 1 85 187 1 89 191 1 92 1 94 1 97 200

.

.

.

.

.· .

215

Taimanov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200

216

Botvinnik - Tairnanov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 954. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Smyslov . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Match por el Campeonato Mundial Moscú

217 218 219 220 22 1 222 223 224 225 226 227

203 205 205 208 21O 213 215 217 219 22 1 223 224 227


228 Smyslov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11ª Olimpiada de Ajedrez Amsterdam 1 954 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. : Botvinnik - Stahlberg . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . : . . . . . . . . . . . . . . . 229 230 Botvinnik - Minev . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 1 Botvinnik - Najdorf . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232 Botvinnik - Pire. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233 Unzicker - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22° Campeonato de la URSS Moscú 1 955. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234 Antoshin - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 5 Kotov - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 236 Botvinnik - Kan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 7 Averbaj - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 238 Botvinnik - Borisenko . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12ª Olimpiada de Ajedrez Moscú 1956. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239 Botvinnik - Stahlberg. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240 Botvinnik - Benkner. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 1 Botvinnik - Padevsky. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Larsen - Botvinnik . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242 243 Botvinnik - Gligoric. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Memorial Alekhine Moscú 1 956 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 244 Botvinnik - Ciocaltea. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245 Padevsky - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Naj dorf . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246 24 7 Sliwa - Botvinnik. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248 Botvinnik - Stahlberg. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249 Botvinnik - Zhabó . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250 Botvinnik - Uhlmann. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Partidas de entrenamiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Botvinnik - Ragozin Leningrado 1 93 9 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Ragozin - Botvinnik Pushkin 1 94 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Ragozin - Botvinnik Bólshevo 1 947. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Botvinnik - Ragozin Nikólina Gorá 1 95 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Ragozin - Botvinnik Nikólina Gorá 1 95 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 Kan - Botvinnik Nikólina Gorá 1 952 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Kan - Botvinnik Nikólina Gorá 1 952 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Petrosian - Botvinnik Vóronovo 1 952 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 9 Botvinnik - Flohr Zvenígorod, 1 952. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 Botvinnik - Kan Nikólina Gorá 1 953 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Botvinnik - Kan Nikólina Gorá 1 954 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 Kan - Botvinnik Nikólina Gorá 1 954 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Botvinnik - Kan Nikólina Gorá 1 954 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Resultados en torneos y matches . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Índice de aperturas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

.

.

.

230 232 232 234 23 8 240 24 1 245 245 247 250 25 1 253 255 255 257 258 259 260 262 262 264 265 268 27 1 272 273 275 27 5 276 278 280 28 1 283 285 286 287 289 290 29 1 293 294 295


Espartano en la gloria "Pedí a mi viejo amigo Ragozin que me echara el humo de sus cigarrillos a la cara mientras jugábamos partidas de entrenamiento ( . . ) De esa manera, cuando mis rivales en los torneos hacían lo mismo ( ¡ accidentalmente, por supuesto ! ) no me afectaba" . Esas irónicas palabras de Botvinnik en el libro oficial del Campeonato de la URSS 1 94 1 (fue campeón nacional por cuarta vez) dej an clara su meticulosidad en el entrenamiento, y no sólo en lo referente a la preparación de las aperturas -faceta en la que probablemente nadie le igualó hasta la irrupción en la élite de su alumno favorito, Gari Kaspárov, en los años ochenta-, sino en cualquier detalle que pudiera influir en su rendimiento deportivo. Para los lectores más jóvenes, conviene aclarar que la prohibición de fumar en los torneos de aj edrez no existió hasta finales de SIGLO XX. Casado con una bailarina, y sin renunciar nunca a su carrera de ingeniero, aunque el ajedrez ocupa ya la mayor parte de su tiempo, Botvinnik se ha convertido en un firme candidato al título de Alexánder Alioj in (francés tras escaparse de la URSS), mientras la Segunda Guerra Mundial empieza a desangrar el planeta. Ello le incita a reforzar más aún su entrenamiento espartano: publica análisis exhaustivos de sus partidas para que se los critiquen y produzcan discusiones técnicas con otros grandes maestros; disputa duelos secretos (el GM holandés Jan Timman logró rescatar y publicó un centenar de esas partidas en el año 2000) con rivales muy fuertes --espe­ cialmente, el citado Ragozin-, y, además del humo de los cigarrillos, lo hace con la radio puesta para adquirir la capacidad de concentrarse con ruido, y llega incluso a dormir en esa misma habitación, sin abrir previamente la ventana para ventilarla, con el fin de que su cuerpo sea capaz de funcionar en ambientes muy cargados . Presta especial atención a cómo evitar los apuros de tiempo y al análisis de partidas aplazadas, y cuida diariamente su preparación física con ej ercicios gimnásticos. En el terreno específico de las aperturas, Botvinnik rechaza de cuajo las novedades de usar y tirar; busca sistemas sólidos cuyo conocimiento profundo le permita utilizarlos durante años. Tanto rigor, asombroso en aquella época, es el espejo donde se han mirado después muchos aj edrecistas profesionales para planificar su entrenamiento. Y aún hoy, a pesar de programas informáticos que calculan cientos de miles de jugadas por segundo y bases de datos con más de cinco millones de partidas (clasificadas perfectamente, desde el SIGLO XVI hasta nuestros días), casi todo lo que hacía Botvinnik (excluyendo especialmente lo de dormir en un ambiente irrespirable) sigue siendo muy aconsejable para quien de verdad desee progresar en el deporte mental. Aunque su gran valedor ante el Kremlin, Kirilenko, fue ejecutado en 1 938, Botvinnik (quien, curiosamente, no cita ese hecho en su autobiografía) ya había sido bendecido por el Gobierno como uno de los modelos del "nuevo hombre soviético". Dos años antes, cuando aún era muy poderoso, el comisario bolchevique aprovechó los fulgurantes éxitos de su protegido (2°, tras Capablanca en Moscú 1 936; 1 º, empatado con el cubano, en Nottingham 1 936) para redactar una carta, firmada por Botvinnik, en la que éste dedicó el triunfo al "camarada presidente". Stalin condecoró a Botvinnik y se refirió a él durante un discurso en el Comité Central, subrayando : "Su triunfo en Nottingham contribuye al triunfo de la Revolución socialista" , nada menos. Esa preferencia del Kremlin por Botvinnik ayuda a entender lo que ocurre tras la victoria de Paul Keres en el agotador torneo AVRO 1 938, el más fuerte de la historia hasta ese momento, .

.

ESPARTANO EN LA GLORJA

7


jugado de manera itinerante por varias ciudades holandesas. Lógicamente, es Keres quien se ha ganado el derecho moral de retar al campeón Aliojin. Pero éste ya ha dicho que . está dispuesto a defender el título contra aquel de sus si�te rivales en el AVR Ó que aporte 1 0.000 dólares (excepto Capablanca, a quien exigía 1 8 . 000, por las pésimas relaciones entre ambos). Botvinnik, tercer clasificado, pide permiso al Kremlin, se entrevista co ri Alioj in y llega con él a un preacuerdo secreto, del que Salo Flohr es testigo, para que el duelo se dispute en Moscú. Pero nunca más vuelven a verse, a pesar de que Botvinnik recibe pocos días después un telegrama firmado por Molótov (ministro de Asuntos Exteriores), pero muy probablemente dictado por Stalin: "Si decide retar a Aliojin, le deseamos un completo éxito. Todo lo demás puede ser fácilmente garantizado" . Pero Botvinnik no quiere labrarse una fama de enchufado del régimen, y a ese objetivo contribuye su inapelable triunfo en el Campeonato de la URSS de 1 94 1 . "Ahora está claro quién debe jugar contra Alioj in", proclama durante la ceremonia de clausura. La Segunda Guerra Mundial rompe las negociaciones. Exento del servicio militar por su miopía y aprovechando que el ballet Kírov (donde trabaja su esposa) ha sido destinado a Perm, Botvinnik logra que le trasladen a esa misma ciudad, en los Urales, como ingeniero. El tren sale de Leningrado el 1 9 de agosto de 1 94 1 ; dos días después, los nazis cortan la vía. En Perro, Botvinnik se convierte en padre, y aunque escribe un libro con profundos análisis sobre el citado Campeonato, trabaja mucho en el departamento de Energía de Alto Voltaje. Le asusta que esa situación anómala pueda repercutir negativamente en su futuro ajedrecístico, y escribe a Molótov : éste ordena que tenga tres días libres a la semana para entrenarse. Un año después le trasladan a Moscú. En su tercer decenio de vida, Botvinnik alcanza el equilibrio ideal entre lo técnico, fisico y psíquico, que garantiza éxitos. Lo suyos son sonados entre 1 943 y 1 947, lo que le consolida como candidato indiscutible al trono de Alioj in, cuya colaboración con los nazis complica mucho las negociaciones. Por desgracia para el aj edrez, el campeón del mundo fallece en 1 946, cuando se ultimaban los preparativos para un duelo en Londres. La FIDE reacciona entonces organizando un torneo (La Haya y Moscú, 1 948 ) a quíntuple vuelta entre cinco candidatos, que termina de forma concluyente : 1 ° Botvinnik, 14 puntos ; 2º Smyslov, 1 1 ; 3°-4º Keres y Reshevsky, 10,5; 5º Euwe, 4. Por fin, Botvinnik es proclamado campeón del mundo. Pero la consecución de uno de los grandes objetivos de su vida origina que aumente la dedicación a la ingeniería, tal vez porque su motivación deportiva ya está en declive, tras haber mostrado sus méritos sobradamente. Después de lograr el doctorado, defiende el título en 1 95 1 ante David Bronstein, quien le hace sufrir lo indecible. "Si Bronstein hubiese tenido una técnica más depurada en los finales de partida, me habría ganado", reconoce el campeón, que mantiene el título con cinco victorias, cinco derrotas y catorce empates . Botvinnik tampoco logra ganar a l nuevo candidato, Smyslov, e n 1 954 (siete victorias por bando y diez tablas), pero vuelve a ser beneficiado por la cláusula que favorece al campeón en caso de empate. Sus resultados ya no deslumbran, aunque gana a Mark Taimánov en el encuentro de desempate del Campeonato de la URSS de 1 952, y logra el primer puesto, igualado a puntos con Smyslov, en Moscú 1 956. Sin embargo, Mij aíl Moiséievich iba a seguir escribiendo importantes páginas de la historia del ajedrez durante muchos años más. Leontxo García, Octubre de 2010

8

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


"¡Cuán pesado eres, gorro de Monomakh!"* Llegaron tiempos terribles, la guerra. Estuve libre de la movilización (por mi débil vista) y fui evacuado de Leningrado a Perro. Trabajé como ingeniero especialista en aislamiento de alta tensión. Casi no llevé equipaje, pero mis cuadernos de aj edrez con las últimas investigaciones partieron conmigo hacia el este. En cuanto reconstruí mi vida cotidiana, empecé a escribir por las noches los comentarios a las partidas del match-torneo del año 1 94 1 por el título de campeón absoluto de la URS S . Era necesario conservar l a fuerza aj edrecística para los futuros años d e paz (desde luego, la resolución del gobierno sobre el match con el Campeón Mundial Alekhine no había sido anula­ do). Y el trabaj o analítico me ayudó a conseguirlo. Cuando (tras la victoria de Stalingrado) recibí Ja primera invitación para un torneo (Sverdlovsk, 1 943), comprobé que estaba preparado. El torneo se desarrolló a doble vuelta. Contra cada uno de Jos participantes conseguí 1,5 puntos, y obtuve con facilidad el primer puesto. Pero también hubo incidencias : durante dos se­ manas "despellejé" una continuación de la variante abierta de Ja Apertura Española (por decisión del Comité ej ecutivo regional me preparé para el torneo en un sovjós de Perm). Pero trabajé en completa soledad, y la preparación resultó defectuosa. Boleslavsky, contra quien empleé esta va­ riante, condujo la partida con habilidad y po­ dría haberme dado mate, si en la posición del diagrama hubiera jugado 61 .if8.

paraba con él en los años de preguerra, no pasaba estas dificultades. Terminé la recopil ación de las partidas del , match-torneo, y era necesario seguir entrenán­ dose. Le llegó el tumo al campeonato de Mos­ cú (fuera de concurso). De nuevo Ja prepara­ ción en solitario, y otra vez el fiasco en la variante abierta de la Apertura Española (en este caso con V. Smyslov). Pero Ja partida con A. Zhivtsov (nº 1 3 0) merece una atención especial. En el año 1 94 1 en las partidas de en­ trenamiento con Ragozin probé una variante del Gambito de Dama, que más tarde recibiría el nombre de "Sistema Botvinnik", pero en el match-torneo de 1 94 1 mis adversarios eludie­ ron esta variante. *

Después de que dej ó escapar esta posibili­ dad, conseguí cambiar mis cuatro peones pa­ sados por los alfiles enemigos, y en la jugada 89 el final resultó tablas. Sí, era necesario realizar el análisis con V. Ragozin, ¡ esto estaba claro ! Cuando me pre-

El gorro de Monomakh (llamado así por el nombre del

gran duque de Kiev, Vladimir Monomakh) es un aderezo de oro, del SIGLO XIV, de fonna puntiaguda con el ribete de cebellina, cubierto de piedras preciosas y acabado con una cruz. Era una insignia de grandes duques y zares co­

mo el símbolo de autocracia de Rusia. Esta expresión se usa para subrayar que el poder también "pesa". Aquí, Botvinnik hace referencia a la "corona" del campeón del Mundo.

INTRODUCCIÓN

9


He aquí, sin embargo, que Zhivtsov no la teme, y fue castigado rápidamente. Durante más de una década empleé con éxito este sis­ tema. Después pasó de moda, pero en los úl­ timos años se ha vuelto a emplear en las par­ tidas de torneo. El comisario del pueblo de la central eléc­ trica, D. G. Zhimerin, me encargó el trabajo de la sección técnica del comisariado, y cuan­ do le llegó el tumo al Campeonato de la URSS (el primer campeonato en los años de guerra) ya jugué como moscovita. En esta ocasión mi preparación resultó bue­ na, y en liza con el joven Smyslov conquisté el título de campeón (por cuarta vez) sin es­ peciales aventuras. A este respecto es indi­ cativa la partida con A. Lilienthal : él había preparado una nueva jugada en el Sistema Botvilllli k ( ¡ aprovechando la experiencia de Zhivtsov !), y me encontré en una situación dificil.

La posición del rey negro es insegura, mientras que el rey blanco está bien cubierto, y además las blancas tienen la ventaja de la parej a de alfiles. Siguió 32 lD bd7! (desde luego, abrir la gran diagonal al alfil de "g2" seria suicida) 33 ..ixdS? (la glotonería mata a mi adversario. Era imprescindible 3 3 . \1Nc3) 33 ...\WxdS (ahora, a pesar de la calidad de más, son las blancas las que tienen dificulta­ des) 34 ..if4 eS 3S ..igS lD f8 ! 36.f3 lD e6, y la superioridad de las negras es evidente. Una partida característica de este sistema de aper­ tura: ¡ en una lucha aguda triunfó aquél que estudió con mayor profundidad todas las com..•

10

ESTRATEGIA

plej idades posicionales de la variante ! Pasó el año, y un nuevo campeonato, en este caso el primero tras la victoria sobre la Alemania hitleriana. Me preparé con Ragozin con especial aplicación, tanto en el aspecto fisico como en el creativo. Conseguí mantener en orden mi sistema nervioso. Antes del tor­ neo fui con Slava a una peluquería. Caí en manos de una chica inexperta y me rapó hasta lo imposible. "Misha, me dij o mi compañero, si has podido aguantar esto tranquilamente, tienes asegurado el primer puesto". Mi amigo tenía razón: obtuve 16 puntos de 1 8 . No tuve ninguna competencia, si bien es cierto que en una partida caí en posición de­ sesperada con . . . ¡ Ragozin!

Se me escapó la intermedia 22.:aadl !, y la invasión de la torre blanca en la octava fila es inevitable. Siguió 22 . . . :aas 23.:adS+ .if8 (no es mejor 23 . . .';f;>h7) 24.axb3 (el momento crí­ tico de la lucha. Después de 24.cxb3 ib7 25 . ib8 a5 26.a4 ! , la posición de las negras estaba perdida. Ahora la torre negra se escapa de la prisión) 24 . . . ib7 2S.ib8 as 26.f3 a4 27.bxa4 :axa4, ¡y la partida terminó en tablas ! A mi amigo le resultó fatal su lucha con­ migo en los torneos. Más de una vez consi­ guió posiciones ganadas, pero no supo llevar­ las a su final lógico. No es casualidad que una vez me regalara una estampilla de diagramas con la expresiva inscripción: "Un amigo, aunque una boa para su amigo-conejo". Después siguió el radiomatch URSS - USA. El equipo soviético sorprendió a todo el mundo: el resultado fue 15 ,5-4,5. Es cierto

II:

1 942- 1 956


que entonces esto resultó fantástico, pero más tarde la selección de la URSS se ·enfrentó contra la selección del resto del mundo (en 1 970 y en 1984) también con bastante éxito, 20,5- 1 9,5 y 2 1 - 1 9. De fonna oficiosa nos llegó la apreciación del match por parte de Stalin: "Bravo, cha­ vales . . . ". El embajador norteamericano A. Garrimann nos invitó en calidad de huéspedes y nos pasó la película "Casablanca", con la participación de P. Robson. Sin embargo el principal logro consistía en que, a pesar de los duros años de guerra, el aj edrez soviético había progresado. Y los mis­ mos maestros que antes habían criticado mi juego, en esta ocasión se unificaron y dirigie­ ron una carta personal a Stalin con la propo­ sición de organizar un match por el Campeo­ nato del Mundo entre Alekhine y el campeón soviético. La respuesta fue positiva, pero al­ gunos meses después fallecía inesperadamente el Campeón Mundial. Siguió un "tiempo confuso" , ya que esta si­ tuación no se había producido en el ajedrez mundial, nunca antes el campeón había muer­ to invicto. El primer congreso de la FIDE de la postguerra en Winterthur (Suiza, 1 946) de­ cidió que se debía celebrar un match-torneo entre los seis ajedrecistas más fuertes para de­ tenninar el nuevo campeón. Esto significaba que en el futuro la FIDE regularía esta compe­ tición. Pero al congreso asistieron solo seis delegados, un número escaso para una deci sión de este tipo. La palabra final debía darla el torneo de Groningen (Holanda, agosto de 1 946). Tras la guerra fue el primer gran torneo internacional. No es casualidad que esta competición se or­ ganizara precisamente en Holanda. El cálculo era sencillo: ganaría el excampeón mundial M. Euwe, y sería necesario proclamarlo Cam­ peón Mundial. La lucha deportiva en Groningen fue ex­ cepcionalmente tensa, pero Euwe solo quedó segundo. A esta competición siguió el match por equipos URS S - USA (Moscú, septiembre de 1 946), en el que se reunieron los seis par­ ticipantes en el mencionado match-torneo : Euwe (fue el árbitro del match), Reshevsky

y Fine (USA), Botvinnik, Keres y Smyslov. Se llegó al acuerdo del match-torneo, pero después (por iniciativa de la Federación de aj edrez soviética) fue anulado. Todo quedaba en el aire, y me aparté del aj edrez para trabajar en mi tesis doctoral. Pero en el verano de 1 94 7, en el congreso de La Haya, la Federación soviética ingresó en la FIDE, y se ratificó el match-torneo de seis jugadores. En septiembre dejé el trabaj o y volví al aj edrez. De nuevo el trabaj o mutuo con Ragozin, que resultó provechoso para ambos. En el torneo en memoria de Chigorin (Moscú, 1 947) ¡ Ragozin quedó segundo ! Conseguí triunfar, pero tuvo mayor significado la victoria en mi partida con P. Keres, al que muchos (tras su victoria en el torneo AVRO en 1 93 8) consi­ deraban como el futuro Campeón Mundial. Y por fin, el match-torneo. Yo estaba muy bien preparado ( ¡ con el apoyo de Ragozin! ), y por primera vez iba a esquiar atado a una mujer. Por desgracia, tras la partida de los ajedre­ cistas soviéticos en La Haya, surgió una si­ tuación conflictiva. Se enardeció una aguda discusión respecto al reglamento de la primera mitad del match-torneo en Holanda. Se esta­ bleció el horario de las rondas sin el estudio de las más elementales exigencias de la lucha deportiva. El torneo debería transcurrir a un ritmo que pennitiera al organismo de los par­ ticipantes acostumbrarse al ritmo de la lucha. Precisamente entonces se podrían alcanzar los más altos logros creativos. Los organizadores holandeses despreciaron esta circunstancia. No advirtieron que muchos días libres (a causa de las fiestas, y también porque el número de participantes era impar; en el último momento Fine se retiró) infrin­ gían este ritmo y podían privarle al participan­ te de su equilibrio espiritual. Cuando advertí que uno de los participantes antes de la última ronda de la segunda vuelta debía "descansar" seis días seguidos, propuse a mis colegas Keres y Smyslov ofrecer una protesta mutua. Pero ¡ ay ! , no me apoyaron. Me dijeron de corazón: "Es evidente que uno de nosotros en La Haya descansará seis días seguidos y en el séptimo, perderá sin lucha" . . .

INTRODUCCIÓN

JI


Y he aquí que la primera parte del pronós­ tico se cumplió: después de un intervalo de seis días Keres se sentó ante mí, pálido como la cera, por lo visto temiendo que la segunda parte de las previsiones se cumpliera. Y así sucedió . . . Tras l a "mitad" de L a Haya (la parte mos­ covita del match-torneo fue más dilatada, con­ sistió en tres vueltas) yo adelantaba en 1 ,5 puntos a mi principal competidor, S. Reshevs­ ky. Nuestro tercer encuentro (el primero en Moscú) transcurrió con la iniciativa del Gran Maestro americano. Me abandonaron los ner­ vios y fui derrotado. Pero esto no influyó en el j uego. Antes de empezar la última vuelta, la reserva de puntos era tan grande, que en la úl­ tima partida con Euwe me convenían las ta­ blas . . .

E n l a posición del diagrama m e disponía a hacer mi 1 5" movimiento. Aquí consideré que no debía seguir jugando y ofrecí a mí adver­ sario tablas. A estas alturas del torneo el ex­ campeón mundial Euwe estaba abatido y no dudaba de que aceptaría la proposición. Para mi sorpresa, inesperadamente Euwe respondió que quería j ugar un poco más. Me enfurecí y regresó mí combatividad. "De acuerdo, dije, seguiremos jugando" . Aquí Euwe advirtió el cambio de la situación y me alargó la mano, felicitándome por la victoria en el torneo. Tablas. La agitación y el estrépito en la sala fueron indescriptibles. Tuvo que detenerse el j uego en los otros tableros. Solo después de algunos minutos consiguió el árbitro principal Milan

12

Vidmar calmar al público. Pasado algún tiem­ po los operadores de cine se dieron cuenta de que no habían " inmortalizado" el momento en que realicé mi últim a j ugada l 4.b4, que le dio a la nación soviética el título de Campeon Mundial . Entonces se dieron cuenta que el comentarista de la partida, Y. Estrin, llevaba un traj e del mismo color que el nuevo Cam­ peón Mundial. Los espectadores no sospecha­ ron que la "histórica" jugada b4 se realizaba en la pantalla no de manos del participante, sino del comentarista. Esta "historia" del peón "b" no termina aquí. Lo llevó como talismán Elizabeta Byko­ va, en la creencia de que este peón la ayudaría a ser Campeona Mundial. ¡ Y efectivamente se confirmó ! Además, el comentarista que tocó este peón realmente mágico, años más tarde fue Cam­ peón Mundial por correspondencia. Así un ajedrecista soviético era Campeón Mundial y no era un hecho aislado, sino una consecuencia lógica, ya que muchos maestros de la URS S ocupaban las primeras posiciones de los torneos internacionales. La amplia popularidad del aj edrez surgió de manera directa a raíz de Revolución de Octubre, y también del trabajo de investiga­ ción en el campo del ajedrez. Todo esto con­ tribuyó al tri unfo de la escuela soviética de ajedrez. Pero finalizado el match-torneo regresé al trabajo de mi tesis doctoral. Pensaba que que­ daba tiempo para prepararme para el futuro match por el Campeonato del Mundo en el año 195 1 (con las nuevas reglas de la FIDE debía celebrarse un match cada tres años). Sin embargo, el trabajo se dilató, y durante todo ese tiempo no tomé parte en competiciones. No era de extrañar que cuando en la prima­ vera de 19 5 1 me senté ante la mesa de aj edrez, para defender el título de campeón ante David Bronstein, yo me encontrase en una difícil situación. David Ionovich Bronstein (nacido en el año 1 924) era, indudablemente, una figura pinto­ resca entre los Grandes Maestros. Brillante maestro del ataque, facultado para tomar deci­ siones originales, llegaba al match por el cam-

ESTRATEGIA II: 1942-1956


peonato mundial a los 27 años, apartando a maestros tan famosos como Keres, .Smyslov, Boleslavsky y o.tros. La situación en nuestra confrontación era favorable para él, ya que, como he advertido, en tres años no había ju­ gado ni una sola partida de torneo. Hay que advertir que Bronstein, que era inferior en experiencia y comprensión posicional, no per­ dió el match, y surge la pregunta: ¿porqué IlO superó a un rival desentrenado? De mi falta de entrenamiento es un ejemplo demostrativo la 1 6º partida del match. ·

En la posición del diagrama las negras tie­ nen dos peones de más y ventaja posicional. Al rey negro aún no le amenaza nada, y podía continuar tranquilamente 72 ... b4, y después de 73.Wi'xb4 c!ll x g3 a las blancas solo les quedaría entregar las armas. En el Zeitnot perdí los nervios, y jugué 72 . . . gxg3+, y todo terminó con jaque continuo . . . ¡ Como este ejemplo pue­ do ofrecer bastantes ! Entonces, ¿por qué conseguí salvar el match con el empate? Dos factores jugaron su papel. El primero, que Bronstein mostró una clara debilidad en los finales, perdiendo en el match tres finales en los que de ningún modo yo es­ taba mej or (esto se explica en parte por una falta de obj etividad). El segundo factor, la insuficiencia de carácter, su inclinación a cier­ tas extravagancias y un optimismo infundado. ¡ Ya indicó Alekhine que para un fuerte maes­ tro es muy importante poseer en considerable medida el sentido del peligro ! Probablemente, en estas insuficiencias de Bronstein se mani-

festaba su considerable debilidad en la com­ prensión posicional. Así, mantuve el título de campeón, ¡ pero era necesario recuperar la forma deportiva! No conseguí hacerlo en el Campeonato de la URSS del año 1 95 1 . Al principio estuve de líder, pero después los nervios me abando­ naron; lo mismo puedo decir del torneo inter­ nacional de Budapest, con la sola diferencia de que allí ni siquiera había sido líder. A finales de diciembre del año 1 952 fi­ nalizó en Moscú el 20° Campeonato de la URSS . Cuando jugaba la partida de la última ronda, la situación no era muy agradable. Primero había mantenido posibilidades de victoria, pero jugué débilmente, y después de la jugada 58º de las negras ya estaba claro que el encuentro debía terminar en tablas : la di­ ferencia de color es la diferencia de color. Y sólo con el éxito de esta partida podía alcanzar al líder M. Taimanov y mantener la posi­ bilidad de luchar por el título de campeón na­ cional. Y conquistar este título sencillamente era imprescindible. Algunos meses antes, a pro­ puesta de los participantes en el equipo olím­ pico, se me apartó de su composición, ya que en opinión de mis colegas yo ya jugaba mal al aj edrez. El 20° Campeonato era el primer torneo después de la Olimpiada, y evidente­ mente, quería demostrar que el Campeón Mundial aún podía participar con éxito. Conseguí ganar en la última ronda (partida nº 2 1 4) y compartir el primer puesto en el tor­ neo con M. Taimanov. Nuestro match terminó con éxito para mí, y por última vez (la 7ª) conquisté el título de campeón de la URSS. Es cierto que hubo varias incidencias en este match. He aquí una de ellas. Ver el diagrama siguiente

Solo se había empezado a jugar (esta era la 3ª partida del match) y Taimanov tenía que hacer la jugada inmediata. Hizo 44.!hf4, con la esperanza de que después de 44 W/xg3+ 45 . fü2 Wf e3+ 46 . ii fl Wf d3+ 47. ii g l c!ll e2+ 48. :B: xe2 Wfxe2 49. Wf d4, el final de damas es­ taba ganado por las blancas. Sin embargo, si-

INTRODUCCIÓN

. . .

13


guió 44 . . . Wgl+ 45.tll fl tll f3+ 46.gxo Wxc5 47.gd3 Wf5 48.gd2 We6+ 49.@f2 Wf5+, y no sin dificultades las negras consiguieron las tablas .

Al año siguiente se jugó el match por el Campeonato del Mundo con Smyslov (las reglas de la FIDE funcionaban). En esa época, y a sus 33 años, Smyslov había llegado a la cúspide de su fuerza ajedrecística. En el periodo 1 953- 1 95 8 fue sin duda el más fuerte luchador de torneos. Jugaba de una manera muy prometedora: no caía en posiciones difíciles, iba a los cambios, y con cada cambio acumulaba una pequeña ventaja posicional, y generalmente obtenía un final favorable. Si el adversario sabía defenderse, tablas; en otros casos, aprovechando su depurada técnica en el final, Smyslov conducía la partida a la vic­ toria. La combinación de un excelente cálculo de variantes, un carácter audaz e indepen­ diente, añadido a su salud, hacían de Smyslov un adversario prácticamente invulnerable. ¿Porque no ganó en el año 1 954 el match por el Campeonato Mundial? Pienso que la respuesta solo puede ser una: fui algo superior al pretendiente en la comprensión posicional. En resumen, el resultado fue 1 2- 1 2, y por ter­ cera vez conquisté la corona de laurel. Pero, hablando claro, yo ya había llegado a la cuarentena, y los éxitos de los años 40 ha­ bían pasado. Entonces no había competencia, y ahora ya jugaba con adversarios en igualdad de fuerzas. Ante esta igualdad siempre tenía cierta ventaja el bando que era más diestro en el trabaj o de investigación. Esto me ayudó a

14

mantener el "gorro de Monomakh" a expensas de su pesadez. En el año 1955 por última vez ( 1 2°') tomé parte en el Campeonato de la URSS. Esta vez no hubo "pureza" en el juego. Pienso que mi retiro de tres años del ajedrez ( 1 948- 1 95 1 ) seguía notándose, y e l sistema nervioso poseía una mayor inercia. En el torneo hubo "aven­ turas", por ejemplo en la partida con Simagin.

La posición de las blancas está perdida. Para Ragozin el final de peones no tiene es­ peranzas; para esta valoración y también para el final de caballos hay que alejar al máximo al rey blanco de la casilla "hl" . Ganaba 98 . . . 'it> f5 99. tll f3 tll g 5 1 00. tll h4+ @ g4 1 0 1 . tll g6 tll f3 , y después de 1 02 . . . @ g5 mi ad­ versario llevaba el peón "h" a dama sin difi­ cultades. Fatigado por las muchas horas de juego, S imagin (que nunca se distinguió por su resistencia) jugó 98 . . tll d2, y esto permitió a las blancas acercar con ganancia de tiempo su rey, y después de 99.@b4 @f5 1 00.@c3 tll e4+ (o 1 00 . . . 'it> xe5 1 0 1 . 'it> xd2, y las tablas son evidentes) 1 0 1.cbd4 tll g5 1 02.tll d3, ya no se puede ganar el final de caballos. Antes de la última ronda yo aún tenía al­ gunas posibilidades de ser campeón de la URSS por octava vez. Pero por lo visto, la diosa Caissa se enfadó conmigo : un juego pe­ noso en la partida con Keres me apartó del primer puesto. Y he aquí el último ensayo ante el nuevo match con Smyslov, el torneo en memoria de Alekhine, en Moscú. En 1 956 se decidió con-

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956

.


memorar el décimo aniversario de la muerte del gran ajedrecista. En esta ocasión jugué con mayor concentra�ión, y en la última ronda me era . suficiente hacer tablas en la partida con Keres para quedarme como único vencedor del torneo. Pero perdí, y Smyslov me alcanzó. Merecen especial atención las partidas de entrenamiento, que ofrezco al final del libro. Son una demostración palpable del carácter investigador para la preparación de competi­ ciones y su aprovechamiento práctico. Pienso que sin una específica capacidad investigadora no se habría aprovechado este método. De vez en cuando la tendencia investiga­ dora (y ella le ha asegurado una larga y esta­ ble existencia a la escuela de ajedrez sovié­ tica) ha sido sometida a crítica. Así, en el año 1950, en las páginas de la revista "Aj edrez en la URSS " , G. Levenfish estaba convencido de que el aprovechamiento de la preparación de torneos llevaba a una disminución de los prin­ cipios creativos en el aj edrez. Y en nuestro tiempo el método de investigación se ha inten-

tado rechazar a menudo como anticuado, co­ · mo un método que podía ser aprovechado en la "época de las diligencias" . Pienso que ésta, y otras concepciones, son poco consecuentes. El método de investiga­ ción no ha tocado techo (también se emplea tempranamente, aunque en menor grado), y los resultados prácticos que se consiguen son muy superiores. Las partidas ofrecidas en este libro de­ muestran con suficiente claridad tanto la cons­ tante ascensión hasta la cúspide aj edrecística en el período 1 943 - 1 948, como cierto des­ censo en el logro creativo inmediatamente después de los tres años de retiro de las com­ peticiones, y después cómo el juego se esta­ biliza a un nivel bastante alto, a pesar de que ya iba por la cincuentena. Es evidente que aquí me ayudó la capacidad de reprogramar­ me. Pero sólo pude aprovecharlo con la ayuda de grandes esfuerzos. Sí, Pushkin tenia razón, " ¡ cuán pesado eres, gorro de Monomakh ! " .

INTRODUCCIÓN

15


Sverdlovsk 1 943 20 de Abril - 1 6 de Mayo 5

6

7

8

1

Botvinnik

l=

1=

1=

1=

10.5

2

Mako onov V.

=

O

11

9

l=

l=

11

8

=l

11

11

8

=]

7

4

3

3 4

=O

5

Boleslavsk

O=

6

Konstantino olsk

O=

7 8

Ra ozin

=

]

O=

O=

00

00

1 2 1 Botvinnik - Ragozin Defensa Nimzoindia Sverdlovsk 1 943 1 .d4 lll f6 2.c4 e6 3.lll c3 ib4 4.e3 b6 5.lll ge2 ib7 Años más tarde se empezó a emplear 5 . . .i a6, que da un juego más interesante. Esta continuación se encuentra en mi match con David. Bronstein en Moscú 1 95 1 , y más tarde en mis partidas con Moiseev (nº 1 92) Novol­ tenov (nº 1 95), y en el match de 1 954 con Smyslov (nº 2 1 8). 6.a3 ie7 7.d5 Así jugaba S. Reshevsky, y aún antes Ru­ binstein, como, por ejemplo, contra l . Rabino­ vich, en Moscú 1 925. 7 0-0 8.lll g3 Otra idea es el fianchetto del alfil de rey. Por ejemplo, M. Euwe jugó contra A. O'Kelly en Groningen 1 946, 8.e4 d6 9.g3 . 8 ... d6 También en Groningen, O'Kelly empleó contra mi la curiosa jugada 8 . . . b5, pero pa­ rece que las negras no igualan : después de 9.dxe6 fxe6 1 0 . lll xb5 c5, las blancas deben jugar 1 l . f3 , con clara superioridad. También es favorable rechazar el sacrificio y seguir con 9.e4. 9.ie2 c6 1 0.e4 lll a6 Las blancas podrán empezar ahora las operaciones activas en el flanco de dama. Esto se podía evitar con 1 0 . . . cxd5 l l .cxd5 exd5 .•.

16

6.5

O=

O=

=

l

4 00

3

1 2.exd5 éli a6. Así se jugó en la partida Bon­ darevsky - Kan, URSS 1 949, y, tras 1 3 . 0-0 'll c7 14. if3 '1W d7, las negras tuvieron un juego satisfactorio. l l.dxc6! ixc6 12.b4 lll c7 13.0-0 '1Wb8 Las negras quieren realizar el avance li­ berador . . . d5, para lo que han de cambiar el peón blanco de "c4" por el negro de "b6". La desventaj a de esta idea es que dará a las blan­ cas una ventaja de peones en el flanco de da­ ma. 14.ie3 b5 1 5.a4 bxc4 1 6.bS ib7 17.ixc4 d5 18.exd5 lll cxd5 19.lll x d5 lll xd5 20.ixd5 ixd5 Las negras han realizado su plan, e incluso tienen la ventaj a de la parej a de alfiles. Sin embargo, con una interesante secuencia táctica, las blancas cambian de inmediato uno de los alfiles negros. 2 1 .lll f5 ! if6 22.id4 exfS Un error, que empeora gravemente la po­ sición de las negras. Tampoco es muy resistente 22 . . . ixd4 2 3 .Wxd4 f6, ya que después de 24. 'll e7+ W h8 25 . éli xd5 l:! d8 26. '1W e3 exd5 27. f üd l , el final es favorable para las blancas. Sin embargo, la enérgica línea 22 . . . '1W f4 23 . ixf6 Wxf5 solo da a las blancas una simbólica ventaja, ya que la presencia de alfiles de distinto color hace casi imposible valorizar el peón de más del flanco de dama. 23.ixf6 'Wb7 Ragozin fundaba sus esperanzas en este ataque doble sobre el alfil blanco y el peón

ESTRATEGIA IJ: 1 942- 1 956


que se encuentra de "g2", pero sufrió un de­ sengaño. 24.:Sa3 ! Un giro inesperado de los acontecimientos. 24 ... gxf6 Las negras se ven obligadas a destruir su flanco de rey. No es ·posible hacer 24 . . . ixg2, por 2 5 . :S g3, y a 24 . . . W hS, sigue 2 5 . '.Wd4 :S g8 26. :S g3 , y no se puede defender la casilla "g7 " . 25J!g3+ © h 8 26.Wd4 Recuperando la pieza, ya que la dama ha de defender el peón de "f6". 26 ...We7 27.WxdS Yll! e6 28.Wd4 :sfd8 29.Yllih 4 Con la amenaza 30. :S h3 . 29 ... :Sg8 30.:Sdt :Sg4 3 1.:Sxg4 fxg4

Parece que la situación de las negras ha mej orado: casi han arreglado su estructura de peones y han logrado cambiar un par de to­ rres. Pero los defectos estructurales de su po­ sición se hacen notar a pesar de los cambios. 32.h3 :Sg8 No era mej or 32 . . . gxh3 3 3 . '.Wxh3 . 33.hxg4 :Sxg4 34.Wh6 We7 35.aS El resultado de la partida lo deciden los peones del flanco de dama. 35 :Sg6 36.Ylli h 3 We2 Más tenaz era 36 . . . � 7, pero Ragozin, como era habitual en él, elige una continua­ ción activa. 37.Yllfd 3 Yll!g4 38.g3 '.Wh3 39.'.Wf3 h5 ¡ Ay ! , el contraataque llega tarde. 40.b6 axb6 41.axb6 Wc8 Las negras abandonaron, sin esperar a 42.b7 '.W c7 43. f ü l (o 43 . g¡: d7). •..

122 Botvinnik - Konstantinopolsky

Defensa Caro Kann Sverdlovsk 1 943 1.e4 c6 2.d4 d5 3.exdS cxd5 4.c4 él)f6 5.él) c3 e6 Por lo visto, es más fuerte 5 . . . ll'i c6, ya que tras 6.i g5 (ver partida nº 5 5 ) las negras pue­ den responder 6 . . . e6, y la posición del alfil en "g5 " limita los planes de las blancas. En la partida, tras 5 . . . e6, pueden elegir otras conti­ nuaciones. 6.él) f3 ie7 7.ig5 Era precipitada 7.c5 0-0 8 . i d3 b6 9.b4 a5 , y las negras tienen contrajuego. Por otra parte, la tranquila continuación 7.cxd5 exd5 8. ib5+ i d7 9. '.Wb3 , da a las blancas una pequeña pero estable ventaja. 7...0-0 8.:Sct Las blancas no obtienen ventaja después de 8.c5 b6 9.b4 a5 1 0.a3 tll e4 l I . ixe7 Wxe7 1 2 . ll'i xe4 dxe4 1 3 . ll'i e5 ll'i d7. 8 ... lli c6 8 . . . lt:J e4 igualaba las posibilidades. 9.c5 Una situación análoga se encuentra en mi partida con Kmoch (nº 6 1 ). El blanco intenta aprovechar su mayoría de peones en el ala de dama, pero este plan está unido a una pérdida de tiempo, y el negro puede eludir cualquier dificultad. 9 ... él) e4 10.ixe7 Yllfx e7 l t.ie2 Se bloquea la columna "e" ante la posible amenaza . . . e5. Por ejemplo, a l I .ib5, podía seguir l l . . . tll x c3 1 2 . g¡: xc3 e5 . 1 1 id7 Lleva a curiosas complicaciones 1 1 . . _ g¡: ds 1 2 . Wc2 (si 1 2 . 0-0, e5) 12 . . . ll'i xc3 1 3 . Wxc3 e5 1 4 . ll'i xe5 (a 14.0-0 sigue 1 4 . . . e4 (o 14 . . . exd4) 14 . . . ll'i xe5 1 5 . dxe5 d4 1 6. '.Wg3 i f5 1 7 .0--0 d3 , donde la actividad de las piezas negras com­ pensa el peón entregado. No resuelve los pro­ blemas de las negras l l . . . ll'i xc3 1 2 . :S xc3 e5 1 3 . ll'i xe5 ll'i xe5 1 4 . :S e3 . 12.a3 f5 Un error, que debilita sin razón la casilla "e5 " . ¿Por qué defender aún más un caballo que todavía no ha sido atacado? En caso de ..•

SVERDLOVSK 1 943

17


hacerse 1 2 . . . f6 1 3 .b4 ltJ xc3 1 4 . :g xc3 a6 1 5 . 0-0 :g fd8, las negras preparan de manera gradual la ruptura . . . e5 . 1 3 .ib5 ! Una jugada consecuente, con idea de cam­ biar el caballo negro de "c6", y así dominar la casilla "e5 " . 1 3 ... ltJ g5 A su vez, las negras buscan el cambio del caballo blanco de "f3" para que no ocupe la casilla "e5 " . 14.ixc6 llJxf3+ 1 5.Wfxf3 bxc6 1 6.Wff4 ! :Sae8 17.0-0 e5 Así se impide que el caballo blanco se traslade a la casilla "e5 ", pero, más tarde, una de las piezas blancas puede ocupar la casilla "d4", no menos importante. 18.Wfxe5 El paso obligado al final. 1 8 ...Wfxe5 19.dxe5 :Sxe5 Después de l 9 . . . d4 20. ltJ e2 d3 2 1 . ltJ f4 d2 22. :g cdl :gxe5 23 . :g xd2, las blancas quedan con un peón de más. 20.f4 Es importante bloquear el peón de "f5", limitando así la movilidad del alfil negro. 20 .. J�e7 A 20 . . . :g e3, seguiría 2 1 . ii f2 d4 22. f üdl . 21.füel Es imprescindible cambiar un par de torres para activar el rey blanco. 21...füe8 22Jhe7 :Sxe7 23.iif2 'it>ti En caso de 23 . . . d4 24. ltJ e2 d3 25. ltJ c3 i c8 26. :g e l , la pérdida del peón de "d3 " sería inevitable. 24.:Sdl Una útil jugada, fij ando la mala estructura negra de peones. Sería erróneo 24. :g e l :g xe l 25. 'it> xe l d4 26. ltJ e2 'it> e6 27 . ltJ xd4+ ii d5, y las negras no deben perder. 24 ... :Se8 Si 24 . . . i c8 25. ltJ e2 :g e4, lo más sencillo para las blancas es 26. :g d4 i a6 27. :gxe4 fxe4 28. ltJ d4, con clara ventaja. 25.:!'!d2 ! Defendiendo el peón de "b2" y preparando la siguiente jugada. 25 ... h6

18

26.:Se2 :Sb8 A diferencia de la variante 24. :S e l :gxe l 25. g xe l , en la que el rey queda alejado del centro, ahora, tras 26 . . . :S xe2+ 27. ltJ xe2, las blancas ganan tiempo para llevar el caballo a la casilla "d4 " . 27.'it>e3 :S b 3 28.'it>d4 Dominando la casilla "d4", lo que obliga a las negras, con su alfil malo, a esperar acon­ tecimientos. 28 ... iif6 29.lD a2 :Sb8 No se logra frenar los peones blancos con 29 . . . a5 30. ltJ c l :g b7 3 l .b3 , etc. 30.b4 g5 Las negras intentan crear contrajuego en el flanco de rey, pero no consiguen nada. A 30 . . . a5 , seguiría 3 1 .bxa5 :g as 32. ltJ c3 !=1 xa5 3 3 .a4, y la torre negra está limitada a un papel pasivo, pendiente de frenar el avance del peón, pasado blanco. 3 1 .g3 gxf4 32.gxf4 a6 33.lD c3 :Sg8 Una situación extraña, en la que la invasión de la torre negra no le ofrece ningún benefi­ cio. Ahora, al trabajar en la búsqueda formal de las jugadas de un maestro de ajedrez, puedo explicar esto con facilidad: la torre negra no encuentra una trayectoria de ataque sobre las piezas blancas. 34.a4 :Sg4 35.:Sf2 ie6 Las blancas ganaban aún más rápido después de 35 . . . ie8 36.b5 axb5 37.axb5 cxb5 3 8 . ltJ xd5+ 'it> e6 (3 8 . . . ii f7 3 9 . 'iti e5) 39. !=1 e2+ ii f7 40. !=1 xe8 'it> xe8 4 1 . ltJ f6+ 'it> e7 42. ltJ xg4 fxg4 43 .f5 .

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


123 Botvinnik - Boleslavsky Defensa Siciliana Sverdlovsk 1 943

36.bS! Esta fuerte ruptura del débil flanco de dama negro era inevitable. 36 ... axbS 37.axbS cxb5 38.tll xbS gg¡ 39.tll c3 ! Las medidas de precaución nunca están de más. 39 ... Wti 40.gb2 ga 41.tll e2 ! A 4 1 . W e5, las negras juegan 4 1 . . .d4, con complicaciones innecesarias (no 4 1 . . . g e l +, por 42. ll'i e2). 4 1 . gel No es posible defender la casilla "e5 " : 4 1 . . . W f6 42.c6 g n 43 .c7 g xh2 44. g b6, y las negras pueden rendirse. 42.WeS d4 Demorando algo el inevitable final. En ca­ so de 42 . . . W e7 43 .c6 d4, las blancas no pier­ den tiempo con la captura del peón negro, ya que es decisivo 44. g b7+ W d8 45 . i' d6 g xe2 46. g b8+ ic8 47 .c7+, ganando. 43.Wxd4 Wg6 44.tll c3 Es erróneo 44. W e5, por 44 . . . i c4. 44 ... WhS 45.:Se2 gxe2 46.tll xe2 Wg4 La actividad del rey negro llega demasiado tarde. 47.WeS ic8 48.tll d4 h5 49.tll xfS id7 Si 49 . . .ixf5, gana 50.h3+. 50.tll g7 ia4 5 1.fS Wg5 52.tll e6+ Las negras abandonaron. Un ejemplo clásico de juego contra el alfil malo de casillas blancas; las blancas contro­ laron las casillas negras en combinación con la mayoría de peones del flanco de dama de manera instructiva.

1 .e4 Una de las pocas partidas de este período en las que abrí el juego con el peón rey. Des­ pués de las partidas de entrenamiento con Ragozin (Zacherenie 1 936), que menciono en los comentarios de la partida nº 76, perdí el gusto por el juego abierto. Sin embargo, sabía que contra Boleslavsky era favorable emplear l .e4, ya que su repertorio de aperturas con negras contra esta j ugada era algo pasivo. En esta situación, mi mejor comprensión posicio­ nal podía dar sus frutos sin especiales riesgos. 1 ...c5 2.tll f3 tll c6 3.d4 cxd4 4.tll xd4 tll f6 5.tll c3 d6 6.ie2 e5

••

Uno de los numerosos esquemas de mi ri­ val. Las negras logran un desarrollo cómodo, y la debilidad de la casilla "d5 " es impercep­ tible. Sin embargo, tras un juego prudente de las blancas, las negras no pueden mostrar actividad. 7.tll b3 ie7 Las negras no deben perder tiempo con la jugada h6, previniendo la maniobra ig5ixf6. 8.0-0 A 8 .ig5 , sigue 8 . . . lt:'i xe4 9. tll xe4 ixg5 1 0. lt:'i xd6+ i' e7, y la posición negra es pro­ metedora. 8 ... 0-0 9.f4 Realicé esta jugada para avivar el juego. La

SVERDLOVSK 1 943

19


teoría actual prefiere 9 . i e3 i e6 1 0. i f.3 tll a5 , que es inofensiva para las negras. 9 ... exf4 Ahora las blancas desarrollan el alfil ga­ nando tiempo. Más tarde se demostró que hay que jugar 9 . . . a5 1 0.a4 tll b4 1 1 . i f.3 i e6, se­ guido de :g c8 y ic4, con iniciativa de las ne­ gras . 10.ixf4 �e6 l l .�d3 En la partida entre Bronstein y Levenfish, URS S, 1 949 las blancas jugaron directamente 1 1 . @ h 1 , a lo que siguió 1 1 . . .d5, pero, tras 1 2.e5 tll e4 1 3 . id3 f5 14.exf6 tll xf6 1 5 . W e l W d7 1 6. tll a4 if7 1 7 . tll ac5 , las negras n o lo­ graron suficiente contrajuego . 1 1 ...tll e5 También es posible 1 1 . . .dS (a lo que las blancas iban a contestar con 1 2 .e5), ya que la apertura de la diagonal " d3-h7" no tiene es­ pecial sentido. 12.©hl Wb6

buen apetito ! No era tarde para rehusar el sacrificio con 1 5 . . . W c6 1 6.axb3 d5, con con­ trajueg9 de. las negras. 16.axb3 Wxb� 1 7.:ga5 Las blancas no pierden tiempo en la cap­ tura del peón de "a7" y llevan la torre de "al " al flanco de rey para el ataque. Este plan puede ser exitoso, ya que las blancas tienen la iniciativa y una excelente disposición de pie­ zas. 17 ...We6 1 8.id4 id8 19.:gaf5 La torre se lanza al flanco de rey y se crea la primera amenaza: 20. :g xf6 ! ixf6 2 1 . :g xf6 ! gxf6 22. tll dS, con ataque decisivo. Recuperar el peón es peligroso: 1 9 . :g xa7 :g xa7 20. ixa7 b6. 1 9 ... tll d7 20.Wg4 Las blancas quieren dar mate. 20 ... tll es 21.Wg3 Era un error 2 l . :g xf7 Wxf7! 22. :g xf7 tll xg4; y también es desfavorable para las blancas 2 1 .ixe5 dxe5 22. :i:! xf7 Wxf7. 2 1 ...f6 22.tll d5 a6 Aunque las negras no tienen actividad, su posición es sólida y no es sencillo para las blancas lograr superioridad. No queda otra co­ sa que empezar el asalto de peones en el flan­ co de rey. Boleslavsky debía aprovechar su ventaja de peones en el flanco de dama y ju­ gar de inmediato 22 . . . aS . 23.Wh3 Se amenaza 24. :i:!xf6. 23 :ges 24.g4 h6 25.Wg3 Dej ando paso al peón "h" . 25 .. Jk8 26.ic3 a5 Reconociendo el descuido de la jugada 22. 27.h4 b5 ..•

13.We2 Una pícara idea. Las blancas sacrifican un peón para ganar algunos tiempos y cambiar el activo alfil de "e6" . 13 ... tll xd3 Las negras creyeron que las blancas debían tomar ahora el caballo con la dama, y enton­ ces seguiría 1 4 . . . :g ac8, con una buena partida. 14.cxd3 ! ixb3 15.ie3 ! Descubre con ganancia de tiempo la columna "f', a la vez que lleva el alfil a la ca­ silla "d4". 15 ...Wb4 ¡ En sus años j óvenes Boleslavsky tenía un

20

Ver el diagrama siguiente

¿Cómo siguen las blancas? El avance g5 aún no sirve, y las negras van a conseguir contrajuego con 28 . . . b4 y 29 . . . :g c2. Las blan­ cas encuentran ahora una posibilidad oculta. 28.Wb3 ! Una jugada tranquila, pero desagradable para mi rival. La dama blanca parece manio­ brar sin sentido por las casillas "g3 " y "h3 " . En realidad, así s e aprovecha l a situación

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


inestable · de la dama negra. Si se permite 29.g5 fxg5 30. ixe5 dxe5 3 1 .hxg5 ixg5 (o 3 1 . . .hxg5), entorn;es las blancas ganan con 32. g f8+ !

28 llJti En caso de 28 . . . tt:l d7, para evitar la variante mencionada, ya que el caballo tomaría la torre en " f8 " , sigue 29. tll f4 ! \!;l/b3 3 0.g5 fxg5 3 l .hxg5 ixg5 32. gxg5 hxg5 3 3 . tt:l g6, con ataque de mate. La única salvación se encon­ traba en la jugada 28 . . . ii h7 ! , aprovechando a su vez la situación de la dama blanca: 29.g5 fxg5 30.hxg5 ixg5 ! En este caso las negras obtenían un juego igualado. 29.ixf6 ! ¡ Una desagradable sorpresa ! 29. . .ixf6 30.lli xf6+ gxf6 3 1 .gxf6 Wfd 7 32.gxti Wfxf7 33Jhti ©xti 34.g5 Las blancas se empeñan en forzar los acon­ tecimientos, lo que, aunque atrayente, es inco­ rrecto. Ahora lo principal para las blancas es eludir la persecución de su rey por parte de las torres negras. Esto se resuelve con 34. ii g2 ! g c2+ 3 5 . ii f3 d5 36.g5 dxe4+ 37.dxe4 fü8 3 8 . ii e3 , y las blancas tienen buenas razones para contar con la victoria. 34 ... hxg5 35.\!;l/f5+ Después de 3 5 . W d7+ ii g6 ! 36. Wxd6+ © h5 37 .hxg5 g cd8, la pasiva situación del rey blanco impide realizar la ventaja. 35 ... ©g7 36.Wfxg5+ ©h7 37.Wxb5 grs! Las blancas han ganado un peón, pero las torres negras están en columnas abiertas y el rey blanco no puede ir hacia el centro.

38.Wd7+ ©g8 3?.We6+ Las blancas aplazan su decisión hasta llegar al control de tiempo. 39 ... iig7 40.Wd7+ iig8 4t.©g2 Mej orando la posición del rey, pero gastan­ do un tiempo precioso. A 4 1 . Wxd6, seguiría 4 1 . . . g c2 . 41...gc2+ 42.©g3

•..

42 . . . gcf2 Esta jugada resulta ser un error decisivo. Las negras debieron jugar 42 . . . g xb2 ! 43 . Wxd6 gbf2 44. W d5+ g 2f7 45.e5 a4, y posiblemente salvarían la partida gracias a su fuerte peón pasado, ya que si la dama va a por el peón, pueden dar jaques con las torres por la co­ lumna "f'. 43.Wfxd6 l:!2ti 44.Wd5 ©h8 45.e5 Las blancas logran la victoria combinando la defensa con el avance de los peones cen­ trales. 45 gg7+ 46.©h3 gg6 47.d4 l:!fl De esta manera se impide el avance 48.e6, ya que se respondería 48 . . . g e 1, con numerosas amenazas. 48.Wfe4 gggl 49.d5 ghl + 49 . . . g e l resistía más. 50.©g4 ghgl+ 5t.iih5 :gn 52.e6! Todo consiste en que a 52 . . . g h7+, sigue 5 3 . \!;l/xh7+, y uno de los peones se transforma en dama. Las negras abandonaron. Una partida no exenta de errores, pero ins­ tructiva, característica del estilo ingenioso, aunque a veces poco enérgico, de Boleslavsky. •••

SVERDLOVSK 1 943

21


124 Smyslov - Botvinnik Defensa Francesa Sverdlovsk 1 943

·

1 .e4 e6 2.d4 d5 3.Cll c3 ih4 4.e5 c5 5.a3 ixc3+ 6.bxc3 Cll e7 7.a4 En nuestro enfrentamiento anterior con la Defensa Francesa (partida nº 1 1 4) Smyslov jugó distinto : 7. lt:i f3 , 8 .i d3 , 9 . '\W d2, preparan­ do el ataque de peones en el flanco de rey, pero esto no les reportó éxito a las blancas. 7 ... Cll bc6 8.Cll f3 id7 9.ie2 '\Wc7 10.0-0 h6 Perdiendo tiempo, y además debilitando voluntariamente la estructura de peones del flanco de rey. A la irunediata ruptura 1 0 . . . f6, es desagradable l l .exf6 gxf6 1 2 . ia3 (reco­ mendación de Uhlma1U1). Es mej or 1 0 . . . b6, como j ugué contra A. Tolush en el Cam­ peonato de Moscú 1 943/44. 1 1 .ia3 b6 12.dxcS ! bxc5 En caso de 12 . . . lli xeS 1 3 . lt:i xe5 '\Wxe5 , el alfil de "a3 " sería muy activo. 13.ixcS Cli xe5 14.Cll xeS '\Wxc5 Las negras no podían dej ar en el tablero el terrible alfil blanco. A 1 4 . . . '\WxeS , podía seguir 1 5 .i d4 '\Wg5 1 6 .f4, con una peligrosa inicia­ tiva blanca. 15.Cll xd7 ©xd7

1 6.ibS+ Tras conseguir ventaj a en la apertura, las blancas efectúan una j ugada irreflexiva. El alfil queda mal situado en la casilla "b5 ", ya que, en caso de avanzar el peón a "c4", hay que considerar la amenaza . . . a6 . Más conse-

22

cuente era abrir la posición del rey negro con 1 6.c4. . 16 ... ©c7 1 7;'\Wh5 g6 18.%Ve5+ 'llY d 6 19.'\Wf6 La posición negra parece muy peligrosa, pero hay recursos defensivos. 1 9 ... es 20.'\Wf3 En caso de 20. '\Wxf7, las negras fuerzan las tablas con la variante 20 . . . :g af8 2 1 . '\Wg7 f üg8, pero no pueden aprovechar la situación de la dama blanca mediante 2 1 . . . '\W e6 debido a 22.f4. 20... e4 El avance 20 . . . fS lleva a mayores pro­ blemas a las negras, debido a la insegura posi­ ción del rey, ya que las damas siguen en el tablero. 2 1 .'llYxti Si las blancas quieren conseguir algo deben aceptar el sacrificio de peón, lo que, inevi­ tablemente, lleva al cambio de damas . Al j o­ ven Smyslov le agradaba mucho j ugar finales, que conducía con gran habilidad, pero . 2 1..Jfaf8 22.'\Wg7 'llYf6 23.'\Wxf6 :Sxf6 Aunque doblado, el peón de más da una mínima ventaja a las blancas, que deben abrir la posición para activar sus piezas. 24.:Sadl :Sd8 25.füel Cll f5 26.ifl !!e6 ..

En respuesta a la ruptura c4, las negras de­ ben poder realizar la jugada . . . d4, y por eso el peón de "e4" ha de estar bien defendido. 27.g3 h5 28.f3 Las blancas han de intentar molestar al centro adversario, pero, después del cambio de peones, éstas no consiguen cambiar su peón doblado de "c3 " .

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


28 ... B:e7 29.ig2 Si 29.c4 entonces 29 . . . exf3 . 29 ... B:d6 30.fxe4 dxe4 31 .B:xd6 lll xd6 32.iif2 B:e5 33.iie3 Si 3 3 . E: d l (para responder a 33 . . . E: a5 con 34. E: d4), sigue 33 . . . E: c5 . 33 .. Jfas 34.ixe4 lll xe4 35.iixe4 B:xa4+ Al quedar pasado el peón negro de "a7 " , las posibilidades de tablas de las negras aumen­ tan . 36. iidS B:aS+ A las negras les salva poder rechazar al demasiado activo rey blanco. 37.iid4 Smyslov prefiere no alejar al rey de los peones de la columna "c". A 37. ii e6 sigue, naturalmente, 37 . . . E: f5 . 37 ... iid6 38.c4 fü5 39.B:eS B:f2 40.h4 B:g2 40 . . . E: xc2 era mala debido a la respuesta 4 1 . :El: g8. 41.c5+ iid7 42.B:e3 aS 43.B:a3 iic6 44.c4 a4 Smyslov no tuvo fortuna en este final, pero en otras partidas demostró su gran fuerza. Y a en 1 938 Alekhine alabó el juego del joven Smyslov. Y este final lo j uega al más alto ni­ vel.

45.©e4! El único intento de lograr la victoria. La idea es aprovechar la lejanía del rey negro del flanco de rey. Las negras deben defenderse con precisión. 45 ... iixc5 46.@f3 B:d2 47Jha4 B:d3+ 48.iif4 B:d4+ 49.iie3 B:d6 Ni mencionar el paso al final de peones. A las negras les conviene el presente statu quo :

debido a la pasiva posición de su torre, las blancas están obligadas a entregar el peón "c4". 50.B:al ©xc4 51.iif4 B:d4+ 52.iie5 B:d3 No era posible 52 . . . :El: g4, debido a la res­ puesta 5 3 . :El: a4+. 53.B:cl+ iibs 54.B:gt füJ El rey negro está lejos, pero el blanco tam­ bién está cortado. 55.iie6 iic4 56.g4 fü4 57.gS iid3 58.B:al iie3 59.B:a7 Parece que el objetivo es el peón "g6", pero en realidad es una astuta trampa. En táctica Smyslov siempre fue muy fuerte.

59 ... iie2 Es imprescindible la prudencia. Después de 59 . . . @ D 60. fü'7 , las blancas ganan el final de peones : 60 . . . :El: xf7 6 1 . lti xf7 lti g4 62 . ii xg6 ii xh4 63 . ii h6 lti g4 64.g6 h4 65.g7 h3 66.g8\W+. 60.B:h7 Si 60. E: g7, continuaría 60 . . . E: xh4 6 1 . @ f6 :El: a4, con tablas. 60 ... @e3 61.B:h6 B:xh4 62.iif6 B:a4 63.iixg6 h4 64.©hs ©n 65.g6 h3 66.iig5 Tablas. Una partida característica del j uego del jo­ ven Smyslov. Era capaz de cometer un des­ cuido en el paso al medio juego ( l 6. ib5+), pero el final lo conducía con sorprendente pre­ cisión y sangre fría. Supe aprovechar parcialmente La experien­ cia acumulada en este final de torres 27 años después en una partida con Spassky en Lei­ den 1 970.

SVERDLOYSK 1 943

23


125 Botvinnik - Zagoriansky Apertura Reti Sverdlovsk 1 943 I .tll f3 d5 2.c4 e6 3.b3 tll f6 4.ib2 ie7 5.e3 0-0 6.tll c3 c5 En esa época esta continuación se consi­ deraba casi obligada. A un juego más comple­ jo lleva 6 . . . b6. En una posición análoga, Che­ j over me jugó 6 . . . c6 (partida nº 69), que, sin duda, es pasiva. 7.cxd5 tll xd5 A problemas más complejos lleva 7 . . . exd5 como me j ugó Euwe, AVRO 1 93 8 , en una posición semejante. 8. tLl xd5 exd5 Las negras quedarán ahora con el peón ais­ lado. 8 . . . 'Wxd5 9. ic4 da a las blancas un importante tiempo de desarrollo, como ocu­ rrió en una partida de mi match con Levenfish (el final de este encuentro está en la intro­ ducción al tomo 1 ). 9.d4 cxd4 1 0.'Wxd4 Dando sentido 9.d4. A las otras capturas en "d4" seguiría 1 0 . . . ib4+, que es provechosa para las negras. 1 0 ...if6 1 1 .Wfd2 El cambio de los alfiles de casillas negras es ahora inevitable, tras lo que las blancas lo­ gran el bloqueo de la casilla "d4 " . 1 1 . . . tll c6 12.ie2 ie6 Algo más activa resulta 1 2 . . .i g4, mientras que 12 . . . ixb2 1 3 . 'Wxb2 'W a5+ 1 4 . 'W d2 'Wxd2+ 1 5 . 'i!l xd2 da a las blancas una notoria ventaja en el final y ayuda a centralizar el rey blanco. 13.0--0 ixb2 14.Wfxb2 Wfa5 1 5.E:fdl Comienza el asedio al peón aislado. Y o ya sabía que en semej antes posiciones las blancas tienen excelentes perspectivas, después de estudiar la partida Duz-Jotimirsky - Roma­ novsky, que presencié en la casa de los estu­ diantes de Leningrado en el verano de 1 92 5 . 1 5. . JfadS 16.!i:d2 :S d 7 1 7.!l:adl E:fd8 18.h3 h6 Ver el diagrama siguiente

19.tll e5!

24

Con esta atípica decisión se simplifica el j uego, las casillas negras de · la posición ene­ miga se debilitan más aún, el alfil obtiene la excelente casilla "f3", y la dama tiene libertad de acción. ¿Cómo se puede rechazar esta c o n­ tinuación?

19 ... tll xe5 20.Wfxe5 Wfc5 2 1 .if3 Amenazando 22.e4, que ganaría el peón. 2 1 ...b6 22.Wib2 fü8 23.Wfe5 La ventaja posicional de las blancas es evi­ dente, pero todavía no encuentran el plan. 23 ... !l:cdS 24.!l:d4 a5

25.g4! Un plan paradój ico, pero efectivo. A pesar de debilitar su propio rey (lo que es posible gracias al entorpecimiento de las piezas ne­ gras), las blancas abren la posición en el ala de rey. Enseguida se verá que las negras no pueden defender a la vez su rey y el peón débil. 25 ...Wfc6 26.g5 hxg5 27.Wfxg5

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Se amenaza llevar las piezas pesadas a la columna "h" ( !! h4-Wfh5), por lo que las negras han de tomar medidas contra este plan. 27 ... f6 28.Wfg6 if7 29.Wfg3 f5 E sta jugada facilita el desarrollo de la ini­ ciativa blanca, aunque el traslado de la torre de " d l " a "g l " situaría a las negras ante pro­ blemas irresolubles. 30.Wfgs Wfe6 3 1 .'i!lhl Wfes 32J�gl grs 33Wfh6 Hay que hacer algo ante la amenaza 34. !!h4. 33 ...gbs Las negras liberan "f8" para la huida del rey, a la vez que defienden el peón "b6". No era posible 33 . . . !! d6 por 34. :1! xg7+, mientras que a 3 3 . . . g6, decide 34.h4, y luego 3 5 .h5. 34.gh4 ©f8 35.Wfh8+ ig8

36.gf4 Aparece un objetivo nuevo, el peón "f5 " , que las blancas ganan fácilmente. 36 .. J�bb7 37.ggs gn 38.Wfhs Wf al+ El j aque de la agonía. 39.'i!lg2 g6 40.Wfxg6 ih7 41 .Wfd6+ füe7 42.Wfd8+ Las negras abandonaron. En aquella época me produj o gran impresión la victoria de Bo­ goljubov sobre Reti en Bad-Homburg 1 927. Me parecía que el blanco había aprovechado de forma clásica el peón aislado rival en "d5 " . Más tarde, este método s e extendió e n l a prác­ tica de torneos. Y o intenté crear una situación análoga en el encuentro antes mencionado con Euwe, quien, sin embargo, prefirió quedar con los peones colgantes "c" y "d". ¡ Esta es la influencia que puede ej ercer una sola partida sobre la teoría y la práctica del ajedrez !

126 Makogonov - Botvinnik Defensa Semieslava Sverdlovsk 1 943 1.d4 d5 2.c4 e6 3.ttJ c3 c6 En esos años llegaba a menudo a esta posi­ ción, que puede derivar a la variante Merano, el Gambito de Dama, o a la Defensa Holanda­ sa. Todos estos sistemas los había preparado en profundidad. S. Furman manifestó que los jugadores, en estas situaciones, se sentían co­ mo lobos en el bosque cuando el cazador cer­ ca su guarida con una bandera roja. A mi me resultaban algo más fáciles, ya que había en­ sayado estas aperturas en las partidas de en­ trenamiento anteriores a la guerra. 4.e3 ttJf6 5.ttJf3 ttJ bd7 6.ttJ e5 Vladimir Andreievich Makogonov fue sin duda un eminente maestro de aj edrez. Su es­ tilo estaba próximo al del gran Rubinstein, y a menudo creaba profundas e interesantes parti­ das en el aspecto posicional. Cierto estilo uni­ lateral no le permitió llegar más alto. Juntos obtuvimos el título de maestro en el Campeo­ nato de la URSS de 1 927, compartiendo el quinto y sexto puestos. La jugada de la partida es característica de Makogonov. Elude "mi" sistema y utiliza la variante anti-Merano de Rubinstein. En estas posiciones, Nimzovich hacía 6.Wf c2, pero esto no va con el estilo de mi rival. 6 ... ttJ xe5 7.dxe5 ttJ d7 8.f4 ib4 Prepara el posterior traslado del caballo a la casilla "e4 " . 9.cxd5 A Makogonov le gustaban la claridad y la precisión, pero ahora las negras resuelven el problema de la actividad de su alfil de casillas blancas. Más habitual era 9. i d2, como jugó Rubinstein contra Vidmar en San Remo 1 930. El sentido de esta jugada está en 9 ... dxc4 1 0 . ttJ e4 ! (pero no 1 0 .ixc4 ttJ xe5 l l . fxe5 Wfh4+), y las blancas tienen ventaj a. Mako­ gonov no conocía esta sutileza de apertura, y cambió peones para no tener que defender el peón "c4 " . 9 ... exd5 1 0.id3 Esta posición, con la diferencia de que alfil

SVERDLOVSK 1 943

25


de rey negro se encontraba en "e7", se dio en la partida Makogonov - Yudovich, Campeo­ nato de Ja URSS 1 939. Parece una difen�ncia insignificante, pero tiene especial significado. 10 ... lll c5 1 1.ic2 Jugado ateniéndose a consideraciones ge­ nerales, pero las blancas caen ahora en dificul­ tades. Las blancas debieron j ugar 1 1 .0-0 d4 1 2. lll e4 ! , con igualdad. 1 1 ...Wfh4+ 12.g3 Las blancas no se resignan a admitir que están peor, y con esta jugada permiten el cambio de los alfiles de casillas blancas. Des­ pués de 1 2 . 'i!l fl no era tan sencillo para las negras demostrar su superioridad. 12 ...Wfh3 Con las amenazas 1 3 . . .'1W g2 y 1 3 . . . i fS . Está claro que las negras controlan las casillas cen­ trales del tablero. 13.'i!ln ixc3 Este cambio permitirá al caballo negro si­ tuarse en la casilla "e4". 14.bxc3 if5 15.ixf5 Wfxf5 16.g4 ! Brillante jugada. Parece una debilidad más, pero las blancas quieren atraer a la dama negra a la casilla "e4" (donde debe ir el ca­ ballo). 16 ...'1We6 Como se verá más tarde, no es la mejor re­ tirada. Si 16 . . .'1W e4, 1 7 .ia3 ! lll d3+ 1 8 . 'i!l g3 Wxe3+ 1 9 . '1W f3 Wxf3+ 20. 'i!l xf3 c5 2 1 . 13'. hd l c4 22. E: ab l 0-0-0 23 . id6, con cierta compensa­ ción por el peón. La retirada correcta era 1 6 . . . W d7, ya que si 1 7 .ia3 lll e4+ 1 8 . 'i!l f3 , el caballo puede tomar el peón y regresar a "e4" : l 8 . . . lll xc3 l 9. '1Wb3 éll e4. 1 7.ia3 lll e4+ 18.@f3 h5 Las negras presionan la posición enemiga, sin dejarse tentar por la inmediata ganancia de material. 19.h3 Ver el diagrama siguiente

19 . . . f6! La jugada ganadora, ya que si 20.exf6 lll xf6, la posición del rey blanco se resque­ braja por completo. Las negras ganan un peón, manteniendo todas sus ventaj as posicionales.

26

20.c4 hxg4+ Es útil llevar la dama blanca al extremo del tablero, lej os de la columna "d". 21.hxg4 13'.xhl 22.Wxhl 0-0---0 Se amenaza 23 . . . fxe5 y 23. lll d 2+; ¡no se pueden soportar tantas desgracias ! 23.:Bdl 23 .cxd5 Wxd5 no ayuda a las blancas. 23 fxe5 24.cxd5 cxd5 25.l:kl + 'i!lb8 26.Wfh4 E:e8 27.f5 Wff7 Esto es más sencillo que 27 . . . Wa6, a lo que podria seguir 2 8 . '1Wh5 . 28.:Bc2 Esta pasiva jugada trae dificultades a las blancas. Era obligado hacer 2 8 . Wh5, intentan­ do el cambio de damas. 28 ... g6 29.ib2 Con la amenaza 30.ixe5+. 29 a6 30.i>e2 Una retirada forzada. Después de 30.ixe5+ 30 . . . � xe5 3 1 . '1W d8+ 'i!l a7 32. � c8 � xf5+!, el ataque de las negras es más fuerte. 30 i>a7 Se han acabado los trucos tácticos, y la posición blanca es desesperada. En caso de 30 . . . gxf5 3 l .ixe5+ E:xe5 32.'1W d8+ il a7 3 3 . � c8, las amenazas blancas sí son reales. 31.Wfh2 Wff6 32.fxg6 Wxg6 33.Wfg2 Las blancas ganan después de 3 3 . ixe5 Wxg4+ 34. i> e l E: xe5 . 33 :BfS 34.ixe5 Las blancas no conseguirán suficiente com­ pensación por Ja dama, pero no tienen nada más. 34 ... :Bn+ 35.1.Wxn lll xf2 36.id4+ b6 37:Bc7+ ..•

..•

.••

•..

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


37

WbS Desde luego, era más dificil ganar después de 37 . . . W a8 3 8 . W xf2 W xg4 39. ixb6. 38.ie5 llJxg4 39.if4 • . .

127 Botvinnik - Kan Defensa Siciliana Sverdlovsk 1 943

·

39

llJ e5 ! Una pequeña combinación que tenía pre­ vista hace tiempo. 40J�e7 Las blancas se ven obligadas a dej ar salir al rey negro de la zona de peligro . 40 ... Wfc2+ 41 .Wel Wc8 42.ixe5 Wfxa2 La resistencia posterior no tiene sentido. 43Jk7+ 'ifids 44Jkt a5 45.id4 Si 45. ic7+, W d7 46. ixb6 Wfb2 47. i:! c7+ W d6 48. i:!b7 W c6 49. i:!b8 Wfxb6, ganando. 45 ... b5 46.:!! a t Wlb3 47.wf2 A 47. ib6+ W d7 48. i:! xa5, continuaría 48 . . . W c6 49. id8 Wxe3+. 47 a4 48.Wf3 Wfc2 49.Wf4 Da la impresión de que el rey blanco se dirige a matar a su oponente; por si acaso, se le veta el acceso a la casilla "d6" . 49 ... W d7 50.We5 Wfe4+ 51 .Wf6 Wfe7+ 52. Wg6 a3 53.füt b4 Ahora se puede entregar la dama. 54.:!! ti Wxti+ Por supuesto, no 54 . . . b3?, por 5 5 . gxe7+ W xe7 56. ic5+. 55.'ifixn b3 Las blancas abandonaron. Makogonov no logró mostrar su sentido posicional en esta partida, pero en una posi­ ción dificil demostró la otra cualidad de su talento, su ingenio táctico. • . .

•..

1.e4 c5 2.llJf3 e6 3.d4 cxd4 4.llJxd4 llJf6 5.llJc3 d6 En la variante Scheveningen se pueden emplear dos formas de desarrollo de las piezas del flanco de dama: llJ c6 y id7, o bien tt:l bd7 y el desarrollo del alfil por fianchetto. Kan opta por la segunda posibilidad, más lógica desde el punto de vista de una presión de pie­ zas sobre el centro. 6.ie2 a6 7 .a4 Antiguamente estaba de moda. Hace cuatro décadas no había experiencia sobre esta aper­ tura, y los maestros, en general, seguían las recomendaciones de la monografía de Becker "La Defensa S iciliana" . 7... Wfc7 8.f4 llJbd7 9.0-0 b6 1 0.if3 ib7 l l.f5 Al haber abandonado el alfil negro la dia­ gonal "c8-h3 ", este avance es más agradable, ya que no se tiene la opción de defender có­ modamente el peón "e6". Y como las negras no pueden cambiar en "f5 " (el caballo blanco ocuparía una posición muy fuerte en "f5 "), es necesario debilitar la casilla "d5 " . Otra posibilidad e s l l .g4 tt:l c5 1 2 . Wfe 2 ie7 1 3 .\W g2 0-0 1 4.g5 tt:l e8 1 5 . ie3 e5 1 6. tt:l de2 ic6 l 7.f5 , con una considerable ventaja del primer jugador, Kopaiev - Alatorzev, Lenin­ grado 1 93 8 . 1 1 e 5 12.llJb3 llJ c5 Kan pensaba que esta jugada forzaba el cambio 1 3 . tt:l xc5 Wxc5+, lo que favorecía la defensa negra. Sin embargo, le espera una desilusión. Es más lógico hacer 1 2 . . . ie7 1 3 . We2 0-0 14. W h l g ac8 1 5 . i d2 f üe8, se­ guido de la ruptura . . . d5, como en la partida Romanovsky - Kan, Campeonato Nacional de la URSS 1 945 . 13.Wf e2 ! ie7 Es desfavorable para las negras 1 3 . . . tt:l xb3 14.cxb3 , y son las blancas las primeras en aprovechar la columna abierta "c", una idea típica de Boleslavsky. 14.Wht •..

SVERDLOYSK 1 943

27


¿En qué lado enrocan las negras? Si en­ rocan largo, el rey no tiene una buena co­ bertura de peones y no está seguro.

El enroque corto provoca el asalto de peo­ nes mediante g5 . Por eso, mi rival decide de­ jar el rey en el centro, pero ahí también se verá atacado. 14 ... h6 Previene la maniobra ig5-ixf6. 1 S.id2 gd8 1 6.iel El mej or camino para introducir este alfil en el juego (a través de "h4"). 1 6 ...�cS La idea de llevar la dama a la casilla "a8" parece ventajosa para las negras, gracias al ataque sobre el peón "e4" y al control sobre la casilla "d5 " . De esta manera, las blancas se verán forzadas al cambio de caballos en "c5". Sin embargo, esto será favorable ahora a las blancas, ya que las negras emplean demasia­ dos tiempos en realizar su idea. Deberían haberse atrevido a enrocar corto. 1 7.E!dl �a8 1 8.lZ:ixc5 dxcS Era agradable abrir la columna "d" para posteriores simplificaciones, pero esta captura lleva de manera forzada a la derrota debido al retraso en el desarrollo de las piezas negras. Después de l 8 . . . bxc5 el asalto de las blancas no era tan impetuoso, aunque conseguían una evidente ventaj a posicional gracias a la debi­ lidad de las casillas "c4" y "d5 " . Muchos consideraron a Kan un jugador de estilo posicional. Y o pienso que era un agudo táctico. La deficiencia de su juego era una excesiva tendencia a la simplificación.

28

19.ig3 ! El peón "e5 " es el principal objetivo. 19 ... gxdl 20.gxdl �b8 No es válida 20 . . . lll d7, ya que pierde el control de la casilla "d5 " . Pero la jugada de la partida también es una defensa insuficiente. 2 1 .lZ:i dS lZ:i xdS Las negras se ven obligadas a favorecer el ataque sobre su peón de "e5 " . A 2 1 . . . Wfd6, podía seguir 22. lll e3 y 23 . lll c4. 22.exd5 id6 Las negras basaban sus esperanzas en este movimiento. Ahora sólo les queda reforzar el centro mediante la jugada f6, tras lo que ten­ drían una defensa prometedora. Pero no les concederán la tregua necesaria para hacerlo. Es malo para las negras 22 . . . i f6 23.d6, o 22 . . . f6 23 .d6 ixf3 24.d7+ y 2 5 . Wfxf3 . 23.f6 g6 Tras 23 . . . gxf6 24.i e4, las negras están ahogadas, y no pueden impedir la maniobra ih4 y !! fl , y las blancas recuperan el peón, manteniendo todas las ventaj as de su posición. 24.ixeS Una j ugada evidente, que las negras debían haber previsto. Ahora a 24 . . . ixe5 , decide 25. !! e l , o la aún más enérgica 25.d6. A pesar de la pérdida de este importante peón, las ne­ gras mantienen esperanzas de salvación, ya que el peón "d5" parece bien bloqueado. 24 <i>dS En esto consiste el plan de las negras: ceden la columna abierta a la torre, y, aunque sin peón, obtienen una posición bastante agresiva. Pero este plan se encuentra con una ..•

ESTRATEGIA Il: 1 942- 1 956


inesperada refutación táctica de las blancas. 24 . . . W d7 evitaba la combinación blanca de la partida, pero la posición negra sería bastante mala tras la tranquila 25 . i c3 ! (hay que con­ servar este alfil) 25 . . . E! e8 26. Wfc4 y si ahora 26 . . .ixh2, 27.d6, ganando. 25.ixd6 Wxd6 26.Wfe7+! ¡ Un jaque terrible ! El final está ganado para las blancas, aunque no es tan sencillo debido al carácter cerrado de la posición. 26 ...Wxe7 27.fxe7+ Wd7 Desde luego, no 27 . . . W xe7 por 28.d6+, pero si el rey negro se encontrara en "d7" (ver comentarios a la jugada 24 negra), entonces seguiría 27 . . . W d6 ! , con tablas evidentes . 28.d6 ixf3 29.gxf3 E: c 8 30.Wg2 g S Simplifica l a labor d e las blancas. Gracias a la debilidad de las casillas "f5 " y "h5 ", se obtiene un camino para la invasión del rey en el flanco de rey. No obstante, en caso con­ trario se dirigiría a la casilla "c4", y tras la retirada de la torre negra de la casilla "c8", llevaría a la victoria la ruptura a5 . 3 1 .!i:dS Aquí la torre es invulnerable. 3 1 . .. E:gs 32.Wg3 f6 33.©g4 We6 34.©hS! La idea blanca es evidente: ganar otro peón y después, al precio de los peones "e" y "d", cambiar las torres. 34 ... as A 34 . . . E! h8, seguiría 3 5 . 'it> g6. 35.Wxh6 ©ti 36.WhS E:h8+ 37.©g4 E:h4+ 38.Wg3 Hay que tener cuidado: 3 8 . W f5 f ü4++. 38 ... E:hS 39.f4 gxf4+ 40.Wxf4 ©e6 41 .d7 Debido al peón pasado alej ado, el final de peones es un camino sencillo. Otro camino era llevar el peón hasta "h7" y después jugar d7. 41 ... ©xe7 42.dSW+ E:xd8 43.E:xdS ©xd8 44.©rs Las negras abandonaron. Si 44 . . . W e7, 45 . W g6 W e6 46.h4 f5 47. W g5 ! W e5 48 .h5 f4 49.h6 f3 50.h7 f2 5 1 .h8 Wf+. En los comen­ tarios de la partida nº 1 23 ya dije que tras perder con Ragozin en las partidas de entrena­ miento, era raro que eligiera aperturas con el peón de rey. Pero en el torneo de Sverdlovsk el juego fue tan firme que me permití una ex­ cepción a la regla.

128 Botvinnik - Smyslov Apertura de los Tres Caballos Sverdlovsk 1 943 1.e4 es 2.'Df3 'ü c6 3.'Dc3 Mi posición en el torneo era tan buena que estaba listo para jugar la apertura de los Cuatro Caballos. Las negras, sin embargo, tra­ tan de complicar el juego, pero no lo con­ siguen. 3 ... ib4 4.'ü dS ie7 La teoría valora esta línea como desfavo­ rable para las negras. Algo mejor es 4 . . 'ü f6, aunque después de 5 . tt:l xb4 tt:l xb4 6. tt:l xe5 Wf e7 7.d4 d6 8.a3 , la posición blanca es pre­ ferible. 5.d4 d6 Es dudoso que sea mejor para las negras 5 . . . exd4 6. lll xd4 lll xd4 7 .Wfxd4 llJ f6 8 . lll xe7 Wxe7 9. id3 , como en la partida Alekhine Tartakower, Nueva York 1 924. 6.ib5 .ig4 .

Jugado sin reflexionar. Las blancas logran ventaj a al ser las primeras en tomar la co­ lumna abierta. Además, el peón de "e5" nece­ sitará defensa. Alekhine jugó contra Znosko­ Borovsky, en Londres 1 922, 6 . . . exd4 7 . lll xd4 i d7, pero las blancas mantenían aquí la ini­ ciativa con 8.0-0 ll:l f6 9. E! e l 0-0 1 0. ixc6 bxc6 l 1 . lll x e7+ Wfxe7 1 2 .i g5 . 7.dxeS dxeS 8.h3 .id7 9.We2! Dej ando la casilla "d l " a la torre. 9. ixc6 bxc6 l O. llJ xe7 Wfxe7 no da a las blancas nin­ guna ventaj a.

SVERDLOVSK 1 943

29


9 • . . lbf6

10.igS 0--0 Era necesario aliviar la defensa mediante cambios : 1 0 . . . Cll xd5 l l . exd5 ixg5 1 2.dxc6 bxc6 1 3 . Wf xe5+ Wf e7 1 4 .i c4, aunque su mejor estructura de peones da ventaj a a las blancas en el final. t t.ixf6 ixf6 12.0-0-0 ie6! Smyslov preparó esta aguda réplica. 13.ixc6 Después de 1 3 . 'Ll b6 ig5+ ! 1 4 . lt> b l axb6 1 5 . E: xd8 i xa2+ 1 6. lt> a l ic4+ 1 7. E: xa8 E: xa8+ 1 8 . lt> b l ixe2, las negras quedan con un peón de más. 13 ... bxc6 Ahora no resulta l 4 . Cll b6 por el mismo ja­ que de alfil en "g5 " . 14.lll xf6+ Wfxf6 1 5.Wfe3 gab8 1 6.a3 gbs Las negras deberían haber hecho la jugada l 6 . . . h6 para impedir el cambio de damas. 1 7.WfgS Las blancas fuerzan el paso al final, donde su ventaj a es considerable debido a su mejor estructura de peones. 17 ... füb8 18.b3 h6 A 1 8 . . . ixb3 , seguía también 1 9 . Wxf6. 1 9.Wfxf6 gxf6 20.gd3 fS El deseo de las negras de librarse de los peones doblados es natural. Sin embargo, el alfil se verá reducido a la pasividad, en defen­ sa del peón de "c6". Por eso, tal vez fuera preferible hacer 20 . . . lt> f8 2 1 . E: c3 1'! 5b6 22. :B'. d l lt> e7. 21.exfS ixfS 22.gc3 id7 23.gdl ie8

24.a4 gas 25.lbd2 gds 26.lbe4 .13.xdl+ Debieron mantener esta torre en "d5 " o

30

"d6", ya que el cambio por parte de las blan­ cas mejoraría la estructura. negra de peones. Ahora es más s encillo para las blancas, ya que su rey' pasa al centro sin problemas. 27.lt>xdl .!3.d8+ 28.lt>e2 \t>g7 Se amenazaba 29. lb f6+. 29J�g3+ @f8 30.lbf6 El peón "h" negro está perdido. 30 ... lt>e7 3 1 . lb g8+ ©e6 32.lll xh6 fS 33.gg7 id7 Desde luego, esto es pasivo, pero ¿qué otra cosa se podía hacer? Después de 33 . . . ih5+ 34.g4, las negras perdían el peón de "c7", y si 33 . . . E: d7, 34. E: xd7 ixd7 3 5 . g4, con una sen­ cilla victoria. 34 . .!3.g6+ ©d5 O 34 . . . lt> e7 3 5 .g4. 35.g4 f4 Intentando contrajuego en el centro, donde tienen ventaja de peones. S in embargo, esto se para fácilmente. 36.gg8 gxg8 37.lbxg8

37 . . . lt>d4 Las negras podían perseguir al caballo, pe­ ro no llevaba a nada bueno: 37 . . . lt> e6 3 8 . f3 lt> fl 3 9 . Cll h6+ ct;> g6 40. 'Ll f5 ixf5 4 1 .gxf5+ ct;> xf5 42 . lt> d3, y las blancas ganan el final de peones. 38.lll f6 ic8 39.f.3 lt>c3 40.h4 Este peón no puede ser detenido de ningu­ na manera. Las negras abandonaron. Sólo queda añadir que en otras partidas de este mismo torneo Smyslov también jugó sin fortuna.

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


23º C ampeonato de Moscú Moscú 1 943/44 5 de Diciembre - 1 1 de Enero 1

2

o

3

=

1

Botvinnik

2

Smvslov

3

Alatorzev

4

Lisitsin

5

Yudovich

6

Averbaj

7

Mikenas

o

8

S imagin

o

o

9

Tolush

o

o

10

Ravinskv

o

11

Ragozin

o

12

Khachaturov

o

13

Zhivtsov

o

14

Liublinsky

o

o

15

Panov

o

o

o

16

Kotov

o

o

o

17

Korchmar

1

=

o

= =

=

=

=

=

-

=

=

= = = =

o

1 o

5

4

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

+

13.5

1

1

=

=

=

=

1

1

1

1

1 1 .5

1

o

1

1

1

1

+

11

1

1

1

1

1

1

o

1

=

=

=

=

=

=

o

1

o

1

1

o

o

1

1

1

1

o

o

=

=

o

o

1

1

1

o

1

o

o

=

=

o

=

=

=

1

=

8

o

1

o

o

1

1

+

7.5

o

o

1

1

o

1

+

6.5

o

o

o

1

o

6.5

1

1

1

6.5

1

1

1

o

o

1

o

1

1

1

o

o

o

1

1

o

1

o

1

o

1

1

o

1

o

o

o

o

o

o

o

o

1

=

-

=

o

=

o

=

o o -

= =

o

=

=

=

=

1

o

o

o

1

o

o

o

o

=

o

129 Liublinsky - Botvinnik Apertura Española Campeonato de Moscú 1 943/44 1.e4 e5 2.c\2Jf3 c\2Jc6 3.ibS a6 4.ia4 c\2Jf6 5.ixc6 bxc6 Esta captura lleva a un juego menos explo­ rado que 5 . . . dxc6. 6.c\2J c3 d6 7.d4 A esta posición se puede llegar también con el orden 5 . l2J c3 d6 6. ixc6+ bxc6 7.d4. 7... t2J d7 En la partida Westerinen - Levy, Estocol­ mo 1 97 1 , las negras cedieron el centro, y después de 7 . . . exd4 8. t2J xd4 i d7 9. '1Mf3 las blancas están mej or. 8.dxe5 dxe5 A Chigorin le gustaba jugar esta posición con negras. Rauzer indicó que era peligrosa para las negras cuando las blancas aún no han de­ sarrollado el caballo dama, debido a la ma­ niobra t2J d2-c4-a5 . Con el caballo ya situado

-

o

-

-

9

1

o

=

+

1

o o

9.5

1

=

1

1

o

1

1

o

1

1

JO

1

o

o

+

1

o

=

11

1

1

=

o

1

=

=

1

o

1

=

1

=

=

=

1 o

1

=

=

1

1

=

1 o

1

=

1 o

o o

1

=

=

=

o

1

=

o

=

o

=

= -

= =

+

o 1

6.5 6 5.5 4 3.5

en "c3 ", este sistema es satisfactorio para las negras. 9. 0-0 id6 10.c\2Je2 o-o n.c\2Jg3 gbs t2.b3 No había que temer 1 2 . lD f5 a causa de 12 . . . t2J c5, con idea de 1 3 . . . ixf5 14.exf5 e4. 12 ... ges 13.ie3 g6 1 4.c3 as

Las negras quieren sacar el alfil por "a6", aunque saben que la diagonal "fl -a6" puede cerrarse con el avance del peón blanco a "c4",

2 3 º CAMPEONAT O D E MOSCÚ 1 943/44

31


¡ pero entonces creará un "agujero" en la ca­ silla "d4" ! 15.�c2 �e7 16.füdl li:l c5 1 7.lll el

17 . . . lll e6 Un error posicional que es, en esencia, una pérdida de tiempo. Era necesario l 7 . . . i.a6, y solo en caso de l 8 . c4, lli e6, ocupando a conti­ nuación la casilla "d4" . 18.lll d3 lll f4 19.f3 i.a6 20.c4! c5 Obligado. Si 20 . . . lli e6, 2 1 . Wf c3 , y se pierde material (pero no 2 l .c5? i.xd3).

21.�d2 ! Las blancas aprovechan el error estratégico de su rival. Debido a las amenazas 22. Wfxa5 y 22. lll xf4, las negras están obligadas a cambiar los caballos, tras lo que quedan con los peones débiles sin ningún tipo de compensación. 21...li:l xd3 22.�xd3 :Bed8 Sería precipitada 22 . . . a4 23 . lll e2, que lle­ varía solo a la apertura de la columna "a", (desde luego, no 23.bxa4 Eí: b4).

32

23.lll e2 c6 24.li:lc3 Aunque inapreciable, en esencia un error. Era mej or previamente 24. Wfc2, para, después de 24 . . .ic7, cambiar al menos un par de to­ rres. 24 ...i.c7 25.�c2

La posición negra parece desesperada: mala estructura de peones y alfiles sin perspectivas, pero . . . 25 ... :Bd4! No se puede diferir este sacrificio. Solo es posible si las negras conservan la otra torre para el ataque. Con el sacrificio de calidad se mej ora la formación de peones, y se consigue un peón pasado, y el carácter cerrado de la posición limita la actividad de las torres blancas.Ya no cuenta la ventaj a material, sino la posicional. 26.li:l e2 Las blancas prefieren tomar la torre con el caballo. Una decisión discutible, ya que el ca­ ballo estaría muy bien en la casilla "d3 " . 26. . .icS 27.li:l xd4 cxd4 28.i.f2 c 5 29.fül Las blancas no tienen contrajuego y han de esperar el desarrollo de los acontecimientos. 29...f5 30.ig3 id7 3 1.:Badl El cambio 3 l .exf5 gxf5 era peligroso, ya que las negras quedan con dos peones pasados y ligados en el centro. 3 1 ...f4 Restringiendo aún más a las piezas blancas y pasando al ataque en el flanco de rey. 32.if2 g5 33.g4 Un vano intento de impedir el asalto, aun­ que también era peligroso permitir 33 . . . g4.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


33 ... fxg3 34 . .ixg3 .ih3 Las piezas negras ocuparán sin oposición posiciones más actiyas. 35.fü� h5 36.. E:fd2 h4 Conforme avanza el juego las blancas están más apretadas. 37 ..if2 E:f8 38.E:d3 E:.f4 39.©hl ©h7 40.E:gl .id8 41.%Ve2 %Vf7

42.%Vdl Como demostró el análisis casero (la parti­ da se aplazó), después de 42 . .ie l g4 43 .fxg4 .ixg4 44.E:xg4 E:xg4 45 .%Vxg4 %Vfl + 46.%Vg l Wxd3 47 .%Vg4 Wffl + 48 .%Vg l %Ve2 también caía el peón "e4 " . 42 ...%Vh5 Ahora se amenaza 43 . . . g4. La última es­ peranza blanca, los alfiles de distinto color, no se j ustifica. Naturalmente, no 42 . . . g4 43 .fxg4, y queda atacado el alfil de "h3 " . 4 3..ie3 %VxO+ 44.%VxO E:xO 4 5..ixg5 E:xd3 46 ..ixd8 E:e3 47 ..ib6 En caso de 47 . .ixa5 E:xe4 48.�e l , ganaría tanto el cambio de torres como 48 . . . �f4. 47 ... E:xe4 48 .ixc5 E:e2 49.E:dl .ig4 50.h3 .ixh3 51 .b4 .if5 52 ..id6 Si 52.b5, h3 , para 53 . . h2 y 54 . .ie4++. 52 d3 53.bxa5 h3 Las blancas abandonaron. Una partida ins­ tructiva, tanto por el error estratégico de las negras (el desafortunado traslado del caballo de "c5" a "f4"), como por el correcto sacrificio posicional de calidad. Me fue fácil jugar la segunda parte de la partida, porque su estruc­ tura me recordaba el encuentro con l. Rabi­ novich (partida nº 97). •

.

.• .

130 Zhivtsov - Botvinnik Defensa Semieslava Campeonato de Moscú 1 943/44 1.d4 d5 2.c4 e6 3.lüc3 c6 4.lüo lüf6 5 ..ig5 dxc4 Como ya indiqué en la partida con Lilien­ thal (nº 1 1 9), ya entonces estaba preparado para emplear esta aguda variante, pero mi adversario eludió la jugada 5 . .ig5 . 6.e4 b5 7.e5 h6 8 . .ih4 g5 9.lü xg5 La continuación 9.exf6 se empezó a utilizar en el año 1 945. Después jugó así Ragozin contra Book en Helsinki 1 946. Para los de­ talles de esta variante ver los comentarios de la partida nº 1 94.

9 ... hxg5 Empecé a analizar este sistema después de la partida Zhabó - Euwe, Hastings, 1 93 8/3 9, en la que las blancas lograron una notable ventaja tras 1 o .ixg5 lii b d7 l l .%Vf3 .ib7 1 2 . .ie2 �g8 1 3 . .ixf6. Más tarde, esta variante apareció en la partida van Scheltinga - Giiin feld, Amster­ dam 1 940, donde las negras jugaron l o . . . .ie7' que me pareció bastante pasiva, y no consi­ guieron nada bueno. No obstante, decidí pro­ bar todo esto, ya que confiaba en el olfato po­ sicional del eminente Emst Giiin feld. Pre­ parando el match-torneo del año 1 94 1 , me atreví a incluir este sistema en mi arsenal, y lo ensayé en una de las partidas de entrena­ miento con Ragozin (ver el capítulo "Partidas de entrenamiento"). Sin embargo, ni en el

23º CAMPEONATO DE MOSCÚ 1 943/44

.

33


match-torneo ni en el torneo de Sverdlovsk conseguí utilizar esta línea. Mis adversarios habían oído hablar de mis investigaciones analíticas, y "huyeron" de las posibles compli­ caciones. Y aquí, por fin, el poco experi­ mentado A. Zhivtsov decidió aclarar qué era lo que tenía preparado. El intento de obtener contrajuego mediante 9 . . . tlid5 1 0 .tlixfl Wxh4 l l .CDxh8 ib4 no tiene éxito : después de 1 2 .Wd2 c5 1 3 .dxc5 tlid7 1 4.0-0-0, la ventaja blanca no despierta du­ das. Hay que decir que la jugada 9 . . . tli d5 la probó Sokolsky en una partida de entrena­ miento ( 1 937), y dos años más tarde también Ragozin. to.ixg5 tli bd7 La continuación empleada por Euwe me pareció digna de atención. 1 1 .Wf3 Como demostraron posteriores partidas con esta variante, las negras tienen mayores pro­ blemas con la jugada l 1 .g3 . También es bas­ tante fuerte l l .exf6, y sólo después de 1 l . . .ib7, 1 2.g3 (ver partida nº 220). Por otra parte, no se puede recomendar la jugada l l .ie2 elegida por Ragozin en las partidas de entrenamiento del año 1 94 1 (ver la partida nº 1 53). 11 ...ib7 1 2.exf6 En caso de 1 2 . .ie2 como jugó Zhabó contra Euwe, me disponía a seguir con 1 2 . . . Wb6, con buen j uego para las negras. 12 ...Wb6 Esta jugada es útil sobre todo porque ataca el peón "d4". 13.We3 Para responder a 1 3 . . . c5 con 1 4.d5. 13 ... 0--0-0 14.0-0-0 Más tarde se verá que el rey blanco no está fuera de peligro en el flanco de dama. Pero ¿qué se podía proponer? El enroque corto es igual de peligroso, y dejar el rey en el centro aún peor. 14 Wa5 1 5.©bl lll b6 Las negras llevan más fuerzas al ataque, y además defienden el peón que está situado en "c4", con lo que empieza a ser real la amenaza b4. •..

34

16.h4 Era correcta 1 6 .ie2 conectando las torres, aunque tampoco prevenía el ataque. 16 ... b4 17.� e4 c5 Una jugada programada en este sistema. No solo se incluye la dama en el juego, sino también el alfil de rey negro. 1 8.f3 Algo mej or era 1 8 .ie2. 1 8 ... c3 ! 19.ie2 A 1 9.bxc3 , seguiría 1 9 . . . tli d5 y 20 . . . tlixc3+. 1 9 ...id5

20.a3 Si 20.b3 , decide 20 . . . c2+. 20 ... lll a4 2 1.dxc5 ixc5 Lo más sencillo. Las negras comunican las torres y cambian de buen grado el alfil pasivo de "f8" por el fuerte caballo centralizado blan­ co. 22.lll xc5 lll xc5 23.bxc3 Algo más resistente era mover 23.!k l tlib3 24.l::1 c 2 tli d4 ! 25.l::1 c c l c2+ 26.l::1x c2+ tli xc2 27.'it>xc2. 23 ... bxc3 24.:Sd3 'a'b6+ 25.©cl Wb2+ 26.©dl lll xd3 27.ixd3 i.b3+ En esta posición desesperada las blancas superaron el tiempo. A 28.i¡!¡e l hubiera seguido, por ej emplo, 28 . . Wf d2+. Así fue la primera partida, ¡pero desde luego no la última! , en la que empleé este sistema. Mis adversarios, influenciados por las ideas posicionales generalizadas, con­ sideraron este sistema incorrecto, y acudieron gustosos a la variante propuesta como . . . ¡poli­ llas a la luz del farol!

ESTRATEGIA Il:

.

1 942- 1 95 6


13º C ampeonato de la URSS · Moscú 1 944 2 1 de Mayo 1 4 de Junio -

1

· 2

1

Botvinnik

2

Smvslov

o

3

Boleslavsky

o

4

Flohr

o

5

Makogonov

6

Mikenas

o

o

7

Tolush

1

o

8

Veresov

9

-

Lilienthal

1

=

o o

3 1

o 1

=

o

o 1

= =

o

=

o

o

o

o

12

Lisitsin

o

o

o

13

Ragozin

14

Havin

o

15

Bronstein

1

=

16

Alatorzev

o

17

Ravinsky

o

o = = =

o

=

=

Kotov

11

1 =

=

=

Sokolsky

5 =

=

=

10

4

1

=

o

= = =

o

= = =

1

6

7

o

1

1

1

1

1

o

=

=

= =

1 1 o

=

1

9

1

=

1

8

1 o

1

= =

o

=

=

=

o

o

1

o

1

=

1

o

=

=

10

1

1

=

=

o

o

o

o

o

o

1

= =

11

12

13

1

1

=

1

1

1

1

1

=

1

1

9

1

o

1

9

1

1

o

1

o

o

1

1

o

o

1

o

1

1

o

1

o

=

=

1

o

1

1

1

o

7.5

1

o

1

1

o

7

1

1

7

1

7

o

= =

=

=

o

o

o

o

1

1

o

o

1

1

o

o

1

o

1

o

1

o

o

o

o

o

1

1

o

1

o o

o =

1 3 1 Botvinnik - Ravinsky Defensa Semi-Tarrasch 1 3º Campeonato de la URS S Moscú 1 944 1 .lll f3 lll f6 2.d4 d5 3.c4 e6 4.lll c3 es 5.cxd5 lLi xdS 6.e3 Se sigue un buen modelo : Botvinnik - Ale­ khine, torneo AVRO 1 93 8 (partida nº 1 93). La teoría considera con justicia que la continua­ ción 6.e4 lll xc3 7.bxc3 cxd4 8 .cxd4 ib4+ que parece activa, no conduce a ventaj a blanca. 6 ...ie7 Una desviación sin importancia de la parti­ da mencionada, en la que se jugó 6 . . . lll c6, aunque existe la opinión de que tras 6 . . .ie7, la jugada 7.id3 da ventaja a las blancas. 7.ic4 �c6 Tenemos en el tablero la posición de mi partida con Alekhine. 8.0-0 Las negras no temen 8 .ixd5 exd5 9.dxc5

= =

10

1

1

o

=

=

1

1

o

=

o

1

o

1 0.5

=

1

1

o

12.5

1

1

o

=

1

=

1

o

=

1

=

1

=

=

o

17

1

=

o

1

o

16

o

=

=

1 =

15

1

=

1

=

14

o

=

o

= =

1

=

o 1

o 1

=

o

1

=

=

o 1

o

=

1 o

o

l

=

=

1

1

=

= =

1 o

9.5

8.5 7.5 7.5

7 6.5 5.5 4.5

ie6 1 0.lll a4, ya que recuperan el peón con posibilidades parej as: 1 O . ixc5 l l . lll x c5 Wfa5+ 1 2.id2 Wfxc5 8 ... cxd4 Se amenaza 9.ixd5 exd5 1 0.dxc5 . 9.exd4 0-0 10.ie3 . .

Las blancas se apartan del camino trillado, pero había que reconocer que l o.g¡e 1 , como jugué con Alekhine, era más fuerte.

1 3º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 944

35


10 ... a6 1 1 . .id3 En caso de l I .ixd5 exd5 1 2.'<!Nb3 .ie6, se­ ría un error tomar el peón: 1 3 .'®xb7 lll a5 , y la dama está atrapada. 1 1 ... lll cb4 12 . .ibl b5 Las negras amenazan seguir con 1 3 . . . lll x c3 1 4 .bxc3 lll d5 . La maniobra que empieza con I 1 . . .lll b4 la copia Ravinsky de mi partida con Makogonov en Sverdlovsk. No obstante, este plan tiene defectos, ya que debilita la casilla "c5" en el campo de las negras. 13.lll e4 .ib7 14 ..id2 Las blancas deciden conservar este alfil, que puede ser útil para las operaciones sobre las débiles casillas negras del adversario. Al mismo tiempo, era necesario valorar las con­ secuencias del desagradable avance 1 4 . . . f5 . 14 ...'®b6 15.E:el E:ac8 16 ..ig5 Provocando el inevitable debilitamiento de los peones del flanco de rey, ya que mi rival debe eludir el cambio de alfiles de casillas ne­ gras . 16 ... f6 1 7 ..icl Era más prudente 17 . .id2. Aunque, como he explicado, cada jugada de este alfil tenía su justificación, ya se ha movido cuatro veces, lo que no puede llevar más que a la pérdida de la iniciativa. 1 7 ...'®c7 .

Con la amenaza 1 8 . . lll c2 y el dominio de la columna abierta. Se hace necesario sacrifi­ car un peón, obteniendo alguna compensación al quedar las blancas con la parej a de alfiles. 1 8.lll c5 .ixc5 19.dxc5 '®xc5 20.lll d4 Parando la amenaza 20 . . . lll c2. .

36

20 ... lll c7 2 1 ..ie3 Desde luego, no 2 l .ll:\ xe6 lll x e6 22.Elxe6 '®xc l . . 2 1... Wf d5 En apariencia una jugada terrible, pero, co­ mo se verá más adelante, era mejor hacer 2 1 . . .\We7. 22.f3 Las blancas quieren jugar 23 ..ie4, y la da­ ma debe retirarse otra vez. 22 ...'®h5 Un grano no hace granero; era más sencillo 22 . . . '®d7. La iniciativa pasa gradualmente a las blancas. 23.'®b3 lll bd5 24 ..if2 i> h8 25 . .ie4 Aumentando la presión. Las blancas ni piensan en recuperar el peón: 25. lll xe6 lll x e6 26.füe6 Elc l +. 25... f5

Ahora, cuando se ha debilitado la casilla "e5 " , además de otras casillas negras del cam­ po adversario, las blancas pueden considerarse fuera de peligro. 26 . .ixd5 .ixd5 27.\Wa3 '®f7 28J!facl E:cd8 No debieron ceder sin lucha la columna "e". 29.'1We3 E:d7 30.b3 \Wf6 3 t .\Wf4 lll e8 32.lll c6 .ixc6 Debido a la desagradable amenaza 3 3 . lll e5 , las negras se ven obligadas a cambiar su alfil centralizado, tras lo que no pueden defender sus peones débiles. 33.E:xc6 '1Wb2 34.Elcxe6 lll f6 35.'®xf5 E:d2 Mi adversario no sólo era un brillante ju­ gador de ataque, sino que también se distin-

ESTRATEG IA l l :

1 942- 1 956


guió por su perseverancia en la defensa, lo que quedará claro en el transcurso de la partida.

Da la impresión de que las negras tienen ata­ que a cambio de sus pérdidas materiales: ¡ des­ de luego la segunda fila está en sus manos ! Sin embargo, las blancas podían ganar aquí sencillamente con 36 .'Wc5, defendiendo el al­ fil y atacando la torre de " f8 " : a 36 . . . lll d7 se­ guiría 37.!%e8; y a 36 . . . !%g8, 37.!%xa6. No obs­ tante, será el apuro de tiempo el que diga la última palabra. 36.ges ggs 37.!!xg8+ � xg8 38.'Wc5 Wxa2 En lugar de tener dos peones de ventaja, las blancas pierden su superioridad material. 39.b4 ge2 40.gxe2 Wxe2 41 .h3 Al dejar escapar la victoria en el medio jue­ go, las blancas deben tratar de realizar su pe­ queña ventaja en el final. Esta ventaja consiste en que los peones negros del flanco de dama están bloqueados, y, en esencia, las blancas tienen un peón de más. 4 t ...We6 42.ih4 Con j usticia, Capablanca consideraba que dama y caballo son más fuertes que dama y alfil. Por eso las blancas previenen la activa­ ción del caballo, y se disponen a cambiarlo a la primera ocasión. 42 ... h6 43.idS Wd7 44.ih4 We6 45.f4 Empieza la realización del plan de las blan­ cas. Es evidente que no se consigue nada sin el avance de los peones del flanco de rey. 45 ... We4 46.Wd6 ©h7 47.ids Wel+ 48.©h2 We4 49.Wd2 Tras reorganizar las piezas, puede comen­ zar el avance de los peones.

49 � e7 Las negras deciden que es mej or afrontar el final sin las piezas menores, ya que el alfil es más activo que el caballo. 50.ixe7 Se logra el primer obj etivo. 50...V:lfxe7 ..•

51.©g3 We4 52.©f2 Wc4 53.©e3 'We6+ 54.©d4 Las blancas aún no encuentran el plan exacto, y el viaje del rey al flanco de dama no trae nada positivo. 54 ...V:lfd6+ 55.©c3 Wc6+ 56.©b2 V:lff6+ 57.©bl ©h8 Ahora pude ver con mis oj os que con el rey en el flanco de dama, el avance de los peones no da absolutamente nada. Por suerte, las blancas pueden corregir su error, pero hay que apresurarse. 58.©c2 V:l!g6+ 59.©c3 Wc6+ 60.©d4 '11Nd 6+ 61.©e3 V:lfe6+ 62.©f2 Está claro que el rey tiene que estar aquí, donde está la mayoría de peones. 62 ...V:lfe4 63.g4 ©h7 64.©g3 'Wb l 65.©g2 We4+ 66.©f2 Ganando tiempo de reflexión, antes de pa­ sar a las acciones decisivas. 66 ©h8 67.©g3 Wbl 68.f5 V:lfal 69.We3 Wf6 70.We6 Una decisión importante, ya que hay que expulsar a la dama negra de la casilla clave "f6" para que el rey y los peones puedan se­ guir avanzando. 70 ...Wc3+ 71.©h4 .•.

1 3º CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ l 944

37


71 . . .V!Jd2 La última, y buena, posibilidad de las ne­ gras era la captura del peón: 7 1 . . .'1Wxb4 72.f6 gxf6 73 .'1Wxf6+ i>h7 (pero no 73 ... i>g8, por 74.'1Wg6+, 75 .'1Wxh6+ y 76.1Wxa6) 74.1Wf7+ i>h8 75.i>hS '1Wc5+ 76.Wxh6 '1We3+, y las ta­ blas son evidentes. 72.V!le7 Tras haber irrumpido en "h4" con el rey, y al haber conservado el peón "b4", las blancas tienen todas las opciones de victoria, ya que tienen ganado el final de peones. 72 1Wf4 73.©h5 ©h7 74.h4 Las blancas se disponen a jugar 75 .1Wf7, y si 75 . . . '1Wxb4, entonces 76.f6 1Wc5+ 77.g5 . 74 V!Jc4 Vigilando la casilla "f7". 75.g5 hxg5 76.hxg5 V/Jc8 77.V/Je4 V/Jf8 78.f6+ Ahora de nuevo se alarga la lucha. Por se­ gunda vez las blancas dej an escapar una vic­ toria segura: 78.g6+! i>g8 (78 . . . ©h8 79.©g4 ! , con l a amenaza 80.'IWhl +) 79 .'1We6+ ©h8 80.f6! gxf6 8 1 .'1Wd7 '1Wg7 (8 t . . .'1Wg8 82.Wh6) 82.Wfd8+ '1Wg8 83 .Wfxf6+ Wg7 84.Wfd8+ Wfg8 85 .Wxg8+ ©xg8 86.i>h6 a5 87 .bxa5 y, a di­ ferencia de lo que ocurre en la partida, la da­ ma blanca aparece en la casilla "a8" dando mate. 78 ... <i>g8 79.V!Je6+ V!Jf7+ 80.V/Jxf7+ ©xf7 81 .fxg7 <i>xg7 82.g6 a5 Es desesperado para las negras 82 . . . Wg8 8 3 . <i>h6 <i>h8 84.g7+ <i>g8 85 .<i>g6 a5 86.bxa5 y mate en tres jugadas. 83.bxa5 b4 84.a6 b3 85.a7 b2 86.a8V!J blV!J •.•

•..

38

Se ha llegado al final "dama y peón caballo contra dama" que, cuando se disputó esta par­ tida, aún no había sido investigado por la teo­ ría, y ninguno de los bandos jugó de la mejor manera. Este final fue analizado en detalle por Keres, y el análisis se publicó en la selección Ajedrez en los años 194 7-1949. El Gran Maestro estonio estudió muchas posiciones aisladas, pero no dio un método general de juego para el bando fuerte. 87.V!la7+ ci>f6 88.V/Jf7+ <i>e5 89.©h6 V!Jbl+ 90.©g7 ©d4 El rey negro sale del teatro de operaciones para no estorbar a la dama en las actividades defensivas. 91 .V/Jf6+ <i>c5 92.©g8 ©b5 93.g7 ©a4 94.©f7 Keres empieza su análisis en esta posición. Se indica que era correcta 94.Wff5 ! Sin duda, aún más fuerte es 94.Wd4+, centralizando la dama. Los detalles de este tipo de final los muestro en los comentarios de mi partida con Minev (nº 230). Sólo entonces, pasados diez años, conseguí hallar los principios generales que deben llevar al bando fuerte a la victoria. 94...1Wh5+ Creaba mayores dificultades 94 . . . Wb7+. 95.©e7 V!Jc5+ 96.V!Jd6 V/Jg5+ 97.<i>fS Las blancas mantienen obstinadamente a su rey junto a la casilla de coronación, lo que es su principal error. 97 ...V!Jrs+ 98.©es Wfh5+ 99.©f8 V/Jf5+ 1 00.©e7 '1Wg5+ 1 01V!íf6 V/Jc5+ 1 02©d7 V!Jd5+ Era preferible 1 02 . . . Wfa7+. 1 03.©c7

ESTRATEGIA 11:

1 942- 1 95 6


Ahora .el rey blanco se dirige al ala de da­ ma. Consideré intuitivamente que el . rey del bando fuerte debía encontrarse en la misma fila o columna que el rey adversario (o en las vecinas), pero en esta situación eso no basta para tener éxito. 103 ... \Was+ 104.©b7 Wbs+ 1 05.Wb6 Wd7+ 106.'!Wc7 WbS+ 1 07.©a7 WdS 108.©b8 Con la amenaza 1 09.Wa7+ y l 1 0.Wb7+, pero se rechaza fácilmente. 108 ... Wg8+ 109.©a7 WfdS 1 1 0.Wf4+ ©as 1 1 1.Wf6 Wfcs+ 1 12.©b7 Hay que volver a casita. 1 1 2 ...WbS+ 1 13.©c7 Wcs+ 1 14.©d7 WdS+ 1 1 5.©e7 '!WcS+ 1 1 6.©f7 Wfc4+ 1 1 7©e7 Wfc5+ 1 1 8.©e6 Por fin el rey se dirige a donde debe: a la fila vecina del rey negro. 1 1 8 ... Wc8+ 1 1 9.©es Wfc3+ 1 20.@rs Wfd3+ 121.©gs Wfe3+ 122.©g6 Los jaques posibles de la dama negra se reducen drásticamente. 122 ...Wfe8+ 123.©h6 Wfg8 De lo contrario, 1 24.Wg5+ y 1 25 .g8W.

124.Wes+ ©a4 125.©g6 Amenaza 1 26.Wf4+ y 1 27 .Wf?. 12s Wc8 126.Wf4+ Ahora el rey no puede retroceder a la quinta fila por 1 27 .Wf5+, ni tampoco ir a "a3 " por 1 27 .Wf8+, ni a "b3 " por 1 27.Wf?+. Las negras abandonaron. El lector puede ver cómo logran las blancas ganar este final: el rey del bando fuerte se situó en la fila contigua a la fila del rey rival. Pero ni un solo analista pres­ tó atención a esta circunstancia. ..•

132 Botvinnik - Havin Gambito de Dama Aceptado 1 3 º Campeonato de la URS S Moscú 1 944 1 .e4 c6 2.d4 dS 3.exdS cxd5 4.c4 tlJf6 5.tlJ c3 e6 En los comentarios a la partida nº 1 22 ya indiqué por qué parece mej or 5 . . . tlJ c6. 6.t2Jf3 ie7 7.cxdS tlJ xdS Tras esta jugada la partida se transforma en un Gambito de Dama. 8.ic4 tlJc6 9.0-0 Si 9.ixd5 exd5 1 0 .Wb3 , entonces l 0 . . . ib4; tras la jugada de la partida sí se amenaza ganar el peón de esta forma. 9 ... a6 En caso de 9 . . . 0-0, que parece preferible, surgía la posición de mis partidas con Ale­ khine (nº 93) y Ravinsky (nº 1 3 1 ) . También es habitual 9 . . . lll x c3 1 0.bxc3 0-0, aunque tras l l .id3 las negras tarde o temprano tienen que debilitar la cobertura de peones de su rey. lOJ'!:el No se puede ganar el peón con l O .ixd5 exd5 l l .Wb3 ie6 1 2.Wxb7, ya que sigue 12 . . . tlJa5 y la dama blanca está perdida. 10 ... bS En la partida nº 1 3 1 las negras también debilitaron así una serie de casillas, en espe­ cial "c5 " . En esta ocasión las blancas no dej an pasar sus posibilidades. 1 1 .ixdS exdS 12.igS 0-0 Jugando 1 2 . . . f6, las negras tendrían más adelante problemas para defender "d5 " . 13.ixe7 tlJ xe7 La debilidad de la casilla "c5" es ahora pal­ pable, y solo queda llevar allí un caballo . 14.tlJd2 l:'!:a7 15.tlJb3 l:'!:c7 1 6.'!Wd2 l:'!:c6 Aprovechando la ausencia de los caballos blancos en el flanco de rey, las negras, con esta curiosa maniobra de torre, crean algunas amenazas en este sector. 17.tlJe2 .!Lirs 18.l:'!:acl l:'!:h6 19.Wf4 Con esta activa posición de la dama, las blancas no deben temer por su flanco de rey. 19 ... lli d6 20. c!Li cs l:'!:h4 2 1 .\Wo lli rs Quizá fuera mej or 2 1 . . . lll e4, pero con la

1 3º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ

1 944

39


amenaza sobre el peón "d4", las negras quie­ ren obstaculizar la iniciativa blanca. 22.:i:;cdt :ges

1 33 Veresov - Botvinnik ·

Defensa Nimzoindia 1 3° Campeonato de la URSS Moscú 1 944

1 .d4 lll f6 2.c4 e6 3.lll c3 .ib4 4.Wc2 dS 5.cxdS exdS 6.lll t3 Las blancas aún eluden 6 . .ig5 , como me ju­ gó Keres (partida nº 1 1 3), y defienden primero el peón de "d4". 6 cS 7 . .igS h6 8 ..ixf6 Una continuación prometedora. 8 ... Wxf6 9.a3 .tas Arriesgada, era correcto realizar el cambio 9 . . .ixc3+. 10.0-0-0 El rey se mete en la sartén. ¡ Qué difícil de entender! Tanto después de 1 O.dxc5 .ixc3+ l 1 .Wxc3 Wxc3+ 1 2.bxc3 , como de 1 0.b4 (indicada por mi rival tras la partida) 1 0 . . . cxb4 l 1 .'Wa4+ lll c6 ( l 1 . . .Wc6 l 2.lll b5 .ib6 1 3 .lll e5) 1 2 .lll x d5 Wd6 1 3 .axb4 .ixb4+ 14. éll xb4 Wxb4+ 1 5 .'Wxb4 lll xb4 1 6 .<;t> d2, las blancas obtenían ventaj a. Los peones negros del flanco de dama son una debilidad. 10 ... .ixc3 l t.Wxc3 c4 ! 12.'We3+ El inicio de un plan equivocado, que in­ tenta crear presión en el centro y flanco de rey. Era mej or 1 2.e4 .ig4 ( 1 2 . . . dxe4 1 3 .éll eS y 1 4 . .ixc4) 1 3 . exd5 0-0 1 4 . .ixc4 lll d7, aunque las negras también tienen una prometedora posición, con buenas perspectivas. 12 ....ie6 13.lll e5 lll c6 1 4.g4 ..•

.

Jugado sin reflexionar, ya que el enfrenta­ miento de las torres en la columna "e" es des­ favorable a las negras (una de sus torres, como se verá más adelante, será apartada de los prin­ cipales acontecimientos). 23.lll g3 ! Aprovechando que es mala 23 . . . lll xd4 por 24.Wxd5 ! , las blancas toman la iniciativa. 23 ... :i:;xet+ 24.:i:;xet lll e7 Las negras no querían llevar el caballo de una posición estable o otra sin perspectivas, pero tras 24 . . . lll xg3 25 .hxg3 , no es posible 25 . . . füd4 debido a 26.We3 ; era mej or 24 . . . g6. 25.h3 @f8 Pierde 25 . . . füd4 por 26.We3 . 26.We3 La torre negra está fuera del juego. 26 lll c6 27.lll b 3 En este momento se apagó la luz de la sala. Ambos nos encontrábamos en apuros de tiem­ po, e instintivamente aproveché mi ventaja, ya que podía analizar a ciegas con bastante exac­ titud, cosa que mi rival, por lo visto, no hizo. Por eso, en el momento de reanudar la partida yo lo tenía todo claro. 27 ... We7 28.Wct Wd6 29.lll as! El cambio de caballos acaba con la resis­ tencia negra. 29 ... .id7 30.lll xc6 Wxc6 O 30 . . . .ixc6 3 1 . lll f5 . 3 t .Wg5 l:fü6 32.We7+ Las negras abandonaron. •..

40

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


Pensando que las negras están obligadas a enrocar corto. Cuando las negras enrocan lar­ go se hace evidente que esto es una pérdida de tiempo. Por el m.i smo motivo no favorecía a las blancas la operación táctica 1 4 . l2J xc4 dxc4 l 5 .d5 0-0-0. Es curioso que un año después, en mi partida con Lilienthal (partida nº l 48), se diera esta misma estructura, y que las blancas cometieran el mismo error posicional que Veresov en esta partida. 14 ... 0-0-0! 15.f4 Se imponía 1 5 .ig2, o 1 5 .h4 y 1 6.ih3 . La jugada de la partida solo lleva al debilitamien­ to de la posición en el centro. 15 ... :SheS Se amenaza 1 6 . . . ixg4. 1 6.%Yf3 %Ye7 17.e3 Una reacción errónea. Deja escapar la po­ sibilidad de cambiar los caballos, tras lo cual el ataque negro no sería tan peligroso. Tam­ bién después de l 7.f5 id7 l 8 .'Wxd5 l2Jxe5 1 9.dxe5 ixf5 20.'Wxc4+ c;;t> b s, las blancas tienen problemas. 1 7 ... lLJ a5! 18.ig2 No sirve 1 8 .f5 id7 1 9 .'Wxd5 por 1 9 . . . l2Jb3+ y 20 . . .ixf5+. 18 ... (6 El caballo blanco es expulsado del centro, lo que acrecienta la ventaj a negra. 19.lLJg6 %Yc7 20.@bl

21.gcl Esta respuesta natural lleva a la pérdida de calidad. Pero, ¿qué hacer ante la amenaza 2 1 . . .c2+? A 2 1 .bxc3 , decidía 2 1 . . . l2J c4, con las ame­ nazas 22 . . . 'Wb6+ y también 22 . . .if7 23 .l2Jh4 l':!xe3 . 21...lLJc4 22..E�xc3 t2J d2+ 23.i>c2 t2J xf3 24.ixf3 if7 En esto consistía todo : las blancas también pierden el peón "e3 ", tras lo que la resistencia posterior carece de sentido. 25.lLJh4 gxe3 26,gxc7+ i>xc7 27.c;;t> d2 :Sde8 28,gcl+ i>b6 Se amenaza el avance 29 . . . g5 , lo que fuerza a las blancas a proponer el cambio de las to­ rres. 29.fü3 gxc3 30.bxc3 g6 3 1 .l2J g2 ©c7 32.lLJ e3 ©d6 33.h4 :Sh8 34.h5 En todo caso, las negras podían abrir el flanco de rey con . . . h5. 34 ... gxh5 35.gxh5 ie6 36.c4 Esto sólo acelera la derrota blanca. 36 ... dxc4 37.ixb7 gbs 38.ie4 :Sb2+ 39.i>c3 gb3+ 40.i>d2

40 J 'ha3 41 .d5 gxe3 Lo más sencillo. Las negras devuelven la calidad para obtener un final con dos peones de ventaja. 42. ©xe3 ixd5 43.ic2 c;;t> c s 44.if5 a5 45.ic2 ic6 Las blancas abandonaron. Las blancas pagaron por su valoración erró­ nea sobre el caballo centralizado. •.

20 . . . c3 ! Una jugada paradójica, pero calculada con exactitud. Las negras abren la columna "c", en la que se encuentran, curiosamente, su rey y su dama.

1 3º CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 944

41


134 Botvinnik - Flohr Apertura Reti 1 3º Campeonato de la URSS Moscú 1 944 1 .lll t3 d5 2.c4 d4 3.e3 lll c6 Una buena respuesta, tras la cual las negras consiguen un juego satisfactorio. 4.exd4 lll xd4 5.lll xd4 Wfxd4 6.lll c3 c6 También se puede pasar sin esta jugada. En la partida Bagirov - Mijalchishin, Tbilisi 1 978, después de 6 . . . e5 7 .d3 lli e7 ! 8 .Wfe2 id7 9.ie3 Wfd6 1 0.0-0-0 0-0-0 l l .g3 lll f5 , las negras no quedaron peor. 7.d3 e5 8.ie3 Wfd8 Tiene el mismo valor 8 . . . \Wd6 especialmen­ te tras 9.d4 exd4 1 O.\Wxd4 \Wxd4 l 1 .ixd4. 9.ie2 Las blancas rechazan el avance del peón a la casilla "d4", eludiendo la simplificación del juego. 9 ... lll f6 En aquella época esta jugada se considera­ ba obligada. En analogía con la partida Bagi­ rov - Mij alchishin, merecía atención 9 . . . lll e7. 10.0-0 ie7 U.©ht En este mismo torneo, G. Lisitsin jugó con­ tra V. Mikenas 1 l . f4, y si l l . ..exf4, 1 2.l:!xf4 ! (pero n o 1 2.ixf4 por 1 2 . . . '1Wb6+). Esto parece mej or, ya que en nuestra partida las negras podían jugar ahora 1 l . . .if5 , y sólo cabe ya soñar con la ventaja de las blancas. 1 1 ...0-0 12.f4 Hace tiempo que las blancas tenían en mente esta jugada: es peciso abrir la columna "f" y eliminar el peón central negro, lo que permitirá el avance del peón "d". 12 ... exf4 13Jhf4 ie6 14.d4 Wfd7 Para defender la posición del rey negro es necesario llevar el alfil de casillas blancas a la casilla "g6", lo que las blancas no pueden im­ pedir. 15.id3 .ig4 Si no es por la casilla "f5 " , el alfil irá por "h5 " . 16.Wfd2 .ih5 1 7 ..ifS Wfc7 1 8J:faf1 .ig6 1 9J:�h4 Obligará a las negras a tomar con el peón

42

" f' al cambiar los alfiles, ya que la captura con el peón "h" abriría peligrosamente esta colum­ na. 1 9 ... E:fe8 20 ..if4 Wfd8 21..ixg6 fxg6 Una posición acorde al estilo de Flohr. 22.gh3 La posición del rey negro es totalmente segura, y es necesario encontrar otra casilla activa para la torre, precisamente para apro­ vechar la mayoría central de peones. 22 ... Wfd7 23.a3 E: ad8 Las negras contraatacan sobre el peón de "d4". 24.E:d3

24 . . . Wfe6! Provocando la jugada 25.d5 . Las negras bloquearán después el peón pasado, y ligando las piezas blancas a su defensa, tendrán un juego satisfactorio. 25.dS cxd5 26.cxdS Las blancas tienen dificultades con la rea­ lización de su ventaja posicional. Era nece­ sario ir a la simplificación para privar de contrajuego al adversario : 26.lll xd5 lll xd5 27.l:!xd5 l:!xd5 28.cxd5 Wa6 29.l:!e l l:!d8 3 0 .'1We3 . 26...Wfa6 Una sutileza importante. No es posible jugar ahora 27.d6 por 27 . . . ixd6. 27.E:dl .id6 28.h3 h6 29 . .ixd6 Wf xd6 30.E:e3 Es imprescindible cambiar un par de torres, para disminuir la presión de las piezas negras. 30 ... E:xe3 3 1.Wfxe3 a6 32.Wfd3 lll h5 33.X�el lll g3+ 34.©gl E:f8 35.Wfe3

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Las blancas están obligadas a cambiar ca­ ballos, y esto es necesario hacerlo ya; cuando el rey negro aún está en la casilla "g8 " . 3S © h 7 36.lLi e4 lLi xe4 37.Wxe4 :ars Las negras podían castigar a su rival por su juego impreciso y ganar un peón: 37 . . . gf4 3 8 .Wf d3 Wc5+ y 39 . . . gd4, si bien el empate sería el resultado más probable. 38.:Bdl Ahora las negras deben luchar por las ta­ blas. 38 B:f6 39.Wb4 Para las blancas es imprescindible cambiar las damas cuanto antes. 39 ... Wxb4 40.axb4 gd6 Una imprecisión, que pennite el inmediato traslado del rey blanco al centro. Mediante 40 . . . ©g8, las negras obstaculizaban el paso del monarca y podían lograr las tablas; y, si ahora 4 1 .d6, sigue 4 1 . . . Ei:f8, y el peón blanco es débil. 41 .©fl ©g8 42.©e3 ©f7 43.B:fl+! •.•

••.

Una pequeña celada, preparada en el aná­ lisis casero. 43 ... gf6? La defensa correcta era 43 . . . ©e7 44.©d4 gb6 45 .©c5 gb5+ 46.©c4 gb6 47.ge l + (47.fü4 h 5 y 48 . . . fü6, con tablas) 47 . . . ©d7 48 .ge6 gxe6 49.dxe6+ ©xe6 50.©c5, y el final de peones tampoco da opciones de vic­ toria a las blancas, ni en caso de 50 . . . ©d7 (Bronstein), como después de 50 . . . hS, indica­ da por el jugador inglés Kornkroft. 44.:Sxf6+ gxf6 En este final, a pesar de que los peones ne-

gros se han desdoblado, las blancas ganan con sencillez. 4S.g4! Las blancas solo tienen que abrir un sen­ dero para la invasión de su rey a través de la casilla "f5 " , y después el peón central pasado, alejado del flanco de rey, decide el resultado del juego. 4S ... ©e7 46.h4 i>d6 47.©e4 b6 48.hS Ahora queda bien claro el plan de las blan­ cas. 48 gxhS 49.gxhS aS •.•

so.©rs También gana 50.bxa5 bxa5 5 1 .b3 ©es 52.©f5 ©xd5 5 3 . ©xf6 ©d4 54.©g6 ©c3 5 5 .©xh6 ©xb3 56.©g6 a4 57 .h6 a3 5 8 .h7 a2 59.h8W. 50 ...axb4 5 t.©xf6 ©xd5 52.©g6 ©e6 La carrera de peones también la ganan las blancas : 52 . . . ©c4 5 3 . ©xh6 ©b3 54.©g5 ©xb2 5 5 .h6 ©a2 5 6.h7 b3 57 .h8Wf b2 5 8 .Wfa8+. 53.©xh6 i>f6 54.b3 ©f7 55.©gs ©g7 56.©fs ©h6 57.©es ©xhS 58.©dS El rey blanco llega mucho antes. Las ne­ gras están perdidas. 58 ... @gs S9.©c6 ©rs 60.©xb6 ©e6 61.©cs ©d7 62. ©xb4 Se puede adivinar lo que va a pasar sin ne­ cesidad de mover las piezas. 62 ©c6 63. ©as ©b7 64. ©bs ©a7 65. ©c6 ©a6 66.b4 ©a7 67.bS ©b8 68.©b6 Las negras abandonaron. El principal interés de la partida es su final de peones. .•.

1 3º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 944

43


135 Smyslov - Botvinnik Defensa Francesa 1 3 º Campeonato de la URS S Moscú 1 944 1.e4 e6 2.d4 d5 3.li:l c3 ib4 4.e5 c5 Tal vez no haya otro sistema de apertura tan complej o y agudo que aparezca con tanta frecuencia en mis partidas. 5.a3 ixc3+ 6.bxc3 li:l e7 Esto tuvo lugar por vez primera en mi partida con Milner - Barry del torneo de Has­ tings 1 934/3 5 (partida nº 63). En mis en­ cuentros con Smyslov aparecía con frecuen­ cia, ya que teníamos opiniones encontradas sobre esta posición: Smyslov la consideraba mala para las negras, mientras que yo la veía con bastantes perspectivas de contrajuego. 7.a4 li:lbc6 8.li:lf3 '\Wa5 En un anterior enfrentamiento con mi ad­ versario (partida nº 1 24) jugué 8 . . . id7 . No es que estuviera desengañado con esa jugada, simplemente deseaba complicar la buena pre­ paración de mi rival. 9.id2 Desde luego, las blancas debieron jugar 9.'\Wd2, ya que el alfil de casillas negras deberá ir después a "a3 " . Es cierto que entonces sería posible el cambio de damas tras 9 . . . cxd4 l 0.cxd4 Wxd2+ l l .ixd2, pero suponía que mi adversario no permitiría tal simplificación. De esta manera, el "juego psicológico" (8 . . . Wa5) ha quedado justificado en esta ocasión. 9 c4 Impidiendo el avance del peón blanco a "c4", que abriría el juego y daría más fuerza a los alfiles. Ahora no se compensa la debilidad del peón "a4 " . 1 0.li:lg5 Esta jugada la empleó contra mí Pogrie­ bissky (partida nº 1 00). En los comentarios de esta partida indiqué que el itinerario del caballo, g5-h3-f4-h5, podía traer consecuen­ cias desagradables al flanco de rey negro. La teoría actual prefiere l O.g3 . 10 ... h6 l l.li:l h3 A l l .'\Wh5, lo más sencillo es l l . g6 (o l 1 . . .lll g6 ) 1 2.Wh3 'kt>f8, seguido de 'kt>g7.

ll ... li:l g6 . Previniendo la maniobra del caballo blanco indicada anteriormente. 12.'\Wf3 Con idea de cambiar los caballos, lo que resulta inofensivo para las negras. Uhlmann considera que después de l 2.ie2, seguido de ih5, las blancas tienen ventaja. 12 ...id7 13.li:lf4 li:lxf4 14.'\Wxf4 li:l e7 El resultado de la apertura no favorece a las blancas: la pérdida del peón "a4" es inevitable. Por eso, han de esforzarse en lograr un juego activo en el flanco de rey, y emprender un asalto de peones. Sin embargo, no es fácil crear amenazas reales. 15.h4 ixa4 1 6.h5 %Yb5 1 7.'kt>dl Era menos preciso defender el peón "c2" mediante 1 7.:ge1 Wb2 1 8 . 'kt>d l . 1 7 �k8 Esto ya es una señal de ataque, y las blancas deberán tomar medidas defensivas durante algún tiempo. 1 8.icl Por fin se dirige el alfil a la casilla "a3 " , ¡ pero s e h a empleado demasiado tiempo! 1 8 .. Jk6 19.ie2 ga6 20.g¡d2 Había que rechazar la amenaza 20 . . . ixc2+, pero esta jugada ya es una pequeña victoria para las negras. ..•

•..

.

44

.

20 ... 0-0 Esta jugada contiene una trampa: 2 l .ia3 ixc2 22.ixe7 Wb2 ! , pero las celadas solo son buenas en una posición desesperada, o cuando no empeoran la posición. Aquí el rey estaba mejor situado en el centro que enrocado, lo

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


que traerá problemas, en especial tras la rup­ tura . . . f6, que abre la diagonal "h2-b8" a la invasión de la dama blanca. Con peón de ventaja, había que simplificar: 20 . . . Wi'd7 y 2 1 . . .i.b5 , o bien 20 . . . Wi'b6 y 2 1 . . .i.d7 . 2 1 .g4 f6 22.exf6 �xf6 23.Wi'c7 fü7 24.Wd8+ ©h7 25.f4! Con la terrible amenaza g5-g6+. Tras pen­ sar más de treinta minutos, llegué a la con­ clusión de que era necesario j ugar 25 . . . Wi'd7 26 .Wi'xd7 i.xd7 27.l:!xa6 bxa6 28.'ktie3 i.b5 , con posibilidades parej as, y a que s i e l peón blanco de "g4" avanza, el caballo está prepara­ do para situarse en "f5 " . Sin embargo, decidí tentar a la suerte, y elegí una variante bastante pícara, pero muy arriesgada. 25 ...Wa5 Las negras ofrecen el cambio de damas sin deteriorar su estructura de peones, lo que, des­ de luego, rechaza mi rival . 26.'l:Yb8 lli c6 27.'l:Ye8 �e7 Aquí comprendí que mi posición no era fácil, pero en el fondo del alma esperaba que mi adversario quisiera continuar la partida con un ataque directo al rey.

28.'l:Yg6+ Las blancas creen tener un fuerte ataque tras esta jugada, pero la dama blanca se mete en problemas. En caso de 28.Wi'f8 Wi'd8, el cambio de damas era inevitable, pero tras 29 .Wi'xd8 tll xd8 30.g5, el ataque blanco con­ tinúa, y al caballo no le es fácil llegar a la ca­ silla "f5 " . 28 ... 'ktig8 29.i.a3 ¿Cómo no advirtieron las blancas que su

dama no tiene ninguna casilla de retirada? Era obligado 29.g5, con una situación muy aguda, por ejemplo, 29 . . . Wc7 (29 . . . tt:lxd4 30.l:!xa4 Y:Yxa4 3 l .cxd4 e5 32 .Y:Yf5) 30.gxh6 i.xc2 3 l .'ktixc2 füa l 32 .h7+ @h8 33 .h6 'l:Yd7 . 29 e5 Una negligencia. Vi la continuación correc­ ta, 29 . . . Y:Yc7, pero a 30.l:!hfl , no me agradó la variante 30 . . . tll e 5 (30 . . . tll b4 ! no se me pasó por la cabeza, y después de 3 I .i.xb4 i.e8, es dudoso que las blancas pueden salvar l a partida) 3 l .fxe5 i. e 8 32 .E:f8+ @xf8 3 3 .Wi'h7. 30.fxe5 Devolviendo el favor. Tras 30.dxe5 , las blancas no deben perder, ya que la presencia del peón en "f4" las garantiza un juego satis­ factorio. 30 ... lt) xd4 31 .i.b4 'l:Yd8 32.Wxa6 bxa6 33. cxd4 ..•

33 . . . �b7 La jugada ganadora. La ausencia del peón "f4" permite a la dama negra entrar con ga­ nancia de tiempo en el campo enemigo. 34.�xa4 Wg5+ 35.'ktidt a5 Había otros caminos hacia la victoria, por ejemplo, 35 . . . c3 . 36.i.f.3 l:!xb4 37.i.xd5+ iif8 38.fül+ Los jaques no durarán mucho. 38 ... 'ktie8 39.i.c6+ 'ktie7 40.füb4 Wxg4+ 41.@ct Las blancas anotaron esta jugada como secreta, pero abandonaron sin reanudar el jue­ go. La lucha fue complicada e interesante, aunque los errores mutuos en la fase final rebajan el valor de la partida.

1 3º CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 944

45


136 Botvinnik - Boleslavsky Defensa Francesa 1 3º Campeonato de la URS S Moscú 1 944 1.e4 e6 2.d4 d5 3.lll d2 lll c6 Los maestros soviéticos empezaron a uti­ lizar esta variante en el año 1 940, aunque ya se encuentra antes, por ejemplo en la partida Spielmann - Nimzovich, Berlín 1 928. Boles­ lavsky estudió muy bien esta línea, pero en esta partida no consiguió superar las dificul­ tades de la apertura. 4.lll gf3 A 4.c3 lo más enérgico es 4 . . . e5, corno jugué contra Keres en el 22° Campeonato de la URSS 1 95 5 , aunque no es fácil para las negras obtener la igualdad tras 5 . exd5 Wfxd5 6 . lt:J gf3 y 7 .ic4. 4 ... lll f6 5.e5 lll d7 6.lll b3 Las negras están listas para iniciar acciones en el centro en la lucha por la casilla "e5 " . Las blancas prevén oponerse a esto con un juego vivo de piezas. 6 ... f6

Las blancas logran un buen desarrollo de piezas. Ahora pueden cambiar en "f6" para mantener el control de la casilla "e5 ", tanto por la columna "e", como por la diagonal "h2b8 " . 8 ... 0:...0 9.exf6 gxf6 En caso de tomar con pieza en "f6", las blancas lograban el control de la casilla "e5 " . Pero ahora las negras también tienen dificul­ tades: si consiguen jugar . . . e5, las blancas ocupan el punto "f5", y en caso de realizar . . . f5 , se debilita la casilla "e5 " . 1 0.0-0 lll b6 Merecía atención 10 . . . a6 mientras las blan­ cas no corten de raíz la posibilidad de avance del peón "e". 1 1 .gel id6 12.ig3 a6 13.id3 lll a4 Aunque se sitúe en el borde del tablero, el caballo cumple dos tareas concretas : ataca el peón de "b2" y controla la casilla "c5", no pennitiendo que la ocupe el caballo blanco. 14.gbl b5 Estajugada impide la ruptura central blanca mediante c4, pero tiene su aspecto negativo. Las negras debilitan la casilla "c5", aunque aún no parezca amenazada, ya que después de 1 5 .ixd5 cxd6, el peón en "d6" vigila dicha casilla. ¡ Sin embargo, con ayuda de la táctica, las blancas conseguirán que las negras tomen con la dama en "d6" ! 15.c3 id7 1 6.lll h4! Este caballo también se sitúa en el borde del tablero, pero cumple ahí dos objetivos importantes : prepara el ataque al rey enemigo, y la ruptura negra . . . e5 es imposible, ya que resultaría catastrófica la debilidad de la casilla "f5 " . 16 g f7 17.ge3 gg7 ..•

Por los motivos expuestos, la continuación ideal. Sin embargo, en los últimos años las negras han intentado prescindir de esta inme­ diata ruptura. Para valorar esto, es caracte­ rística la partida Geller - Vaganian, 48° Cam­ peonato de la URSS 1 980/8 1 , que siguió: 6 ... a5 7.a4 ie7 8 .h4 b6 9 .ig5 h6 I O.ixe7 lt:Jxe7 l l .h5 c5 1 2.ib5 Wfc7 1 3 .0-0 ia6, etc. 7.ibS ie7 8.if4

46

Ver el diagrama siguiente

1 8.Wfe2 A partir de ahora, las negras tienen que te­ ner en cuenta el posible sacrificio de calidad en "e6 " . Si además del peón "e6" las blancas ganaran otro, sería muy favorable, ya que además ocuparían la casilla "f5 " . 1 8 ...Wff8 19.ixd6 Wfxd6 Como se mencionó antes, las negras se ven

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


forzadas a tomar con la dama. Las negras no pueden jugar l 9 . . . cxd6 por 20.E:xe6 ixe6 2 l .'1Wxe6+, y cae otro peón negro. Pero el ca­ ballo de "a4" aún .controla el punto "c5 " . 20.E:g3

perseguir dos liebres a la vez. El principal ob­ jetivo se cumplía mediante 27 . . . lt:Ja4. 2S.� e5 � xe5 29.bxeS � a4 Era mejor 29 . . . tt:J c4, para que el caballo es­ tuviera más activo. 30.e6 ieS Debido a la errónea 27 . . . tt:Jb7, el alfil ha de retroceder. Era del todo desesperada para las negras la continuación 30 . . . ixc6 3 l .E:xe6. 3 1 .e4! Librándose del peón débil de "c3 " y refor­ zando el peón "c6". 3 1 . bxe4 32.J.xe4 � b6 33.id3 gbs 34.'IWeS .•

Con la amenaza 2 l .ixh7+ <J;>xh7 22.'IWhS+ <j¡g8 23 . tt.l g6. 20 ... E:xg3 21 .hxg3 V!ie7 La dama debe regresar a defender a su rey. 22.gel '1Wg7 23.Vfie2 � dS 24.�cl ges Después de 24 ... cS 25 .b3 c4 26.bxa4 cxd3 27.lt:Jxd3 bxa4 28.lt:JcS, la ventaj a blanca es decisiva. 25.b3 �b6 26.b4 gas 27.�b3 En caso de 27.lt:Je2, las negras probable­ mente jugarían 27 . . . eS, y debido a la mala situación del caballo en "e2", la ventaja blanca sería menos notoria.

34 . . . V!if8 Las negras están prácticamente sin jugada y entran en el final a costa de entregar el peón "h7". Sin embargo, el precio por el cambio de damas será más caro. 35.ixh7+ <j¡g7 36.�fS+! exf5 En caso de hacerse 36 . . . <J;>f7 3 7 .ig6+ <J;>g8, las blancas podrian rechazar el cambio de da­ mas. 37.ge7+ @hS 38.ig6 Se amenaza 3 9.E:e8. 3S ie6 39.gxe6 Wxe5 40.dxeS � a4 41.ixfS Las blancas tienen dos peones de ventaja y han pasado el control de jugadas. Es hora de bajar el telón. 41...�e3 42.ge7 � b5 Desde luego, no se podía entregar el peón "c7 " . 43.id3 g e s 44.a4 � d4 45.ixa6 � xe6 46.ge6 Las negras abandonaron. ..•

27 ... �b7 Las negras quieren controlar la casilla "c5" y preparar la ruptura ... a5 , pero no se puede

1 3° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 944

47


137 Botvinnik - Makogonov Apertura de los Cuatro Caballos 1 3 º Campeonato de la URS S Moscú 1 944 ·

1.e4 e5 2.l2if3 l2i c6 3.l2ic3 ltJf6 4.ibS l2i d4 Como ya dije, Makogonov no sólo estaba próximo a Rubinstein por su estilo de juego, sino que le gustaba emplear sus sistemas de apertura. 5.ia4 ics 6.d3 Las blancas eligen un camino tranquilo, aconsejable por la sólida posición en el tor­ neo. Otra posible continuación es 6.l2ixe5 0-0 7.lt:Jd3 ib6 8 . l2i f4 d5 , que quizá ofrece más perspectivas a las blancas. 6 ... 0-0 7.0-0 c6 8.h3 d6 9.l2i xd4 Sin este cambio las blancas no tienen nin­ gún plan de juego razonable. 9 ...ixd4 10.l2ie2 ib6 1 1. l2i g3 Esta posición se encuentra en mi partida con R. Fine, AVRO 1 93 8 , que jugó aquí I 1 . . .lt:Je8. 1 1 ... l2i d7 12.c3 l2i c5 13.ic2 d5 Aprovechando el juego calmado de las blancas, Makagonov es el primero en realizar la ruptura de peones central. 14.'!Wf3 ic7 1 5.ie3

15 . . . d4 ¡ Una decisión responsable ! Las blancas quedan con una mayoría de peones en el ala de rey, mientras que las negras se aseguran por cierto tiempo una base para el caballo en "c5 " , y, lo que es más importante, limitan la

48

ESTRATEGIA

movilidad del alfil de "c2 " , con lo que las po­ sibilidades blancas de ataqu� se reducen. 16.cxd4 exd4 1 7.id2 a5 1 8.'!WhS b6 1 9.f4 f5 ! ¡ La' decisión correcta! El sacrificio de peón es sólo temporal, y la iniciativa blanca en el flanco de rey entra en vía muerta. 20.b4 Necesaria para dar juego al alfil de casillas negras y así eliminar el fuerte caballo negro. Tras esto también se activa el otro alfil blanco. Si 20.exfS , entonces 20 . . . '!WdS , y el peón se recupera de inmediato; en caso de 20.l2i xf5 g6 2 1 .l2ih6+ ilg7 22 .°1Wg5 '!Wxg5 23 .fxgS ia6, y cae el peón "d3 " , lo que no interesa al blanco. 20 ... g6 21.'!Wh6 axb4 22.ixb4 Wf6 23.ixcS bxc5

En esencia, las blancas tienen un peón de más, pero no es fácil bloquear el peón "c". A esto contribuye especialmente la mala situa­ ción del caballo blanco. 24.ib3+ ilh8 Naturalmente, no 24 ... ie6 por 25 .ixe6+ \Wxe6 26.l2ixf5 (o 26.exfS). 25.l:!ael Si 25 .ic4, ia6. 25 ...ia6! 26.exfS gxf5 Pero no 26 . . . ixd3 27.:ge6 \Wg7 28.Wxg7+ ilxg7 29.:!! e 7+. 27.Wxf6+ B:xf6 28.�f3 c4! Una sutileza importante. Al ser dudoso pa­ ra las blancas 29.dxc4 por 29 . . . c5 , que dejaría los alfiles negros muy activos, es obligado el cambio de alfiles. Entonces el peón "a" será débil, y el peón pasado negro peligroso. 29.ixc4 ixc4 30.dxc4

11:

1 942- 1 95 6


138 Kotov - Botvinnik Defensa India de Dama 1 3º Campeonato de la URSS Moscú 1 944

30

E:ff8! Las negras defienden su primera fila. Era malo 3 0 . . . gxa2 3 l .ge8+ Wg7 32.ge7+ E:f7 3 3 . llixf5+, con ventaj a decisiva de las blancas. 3 1 .eS gadS Una jugada típica de Makogonov: despre­ cia la captura del peón (3 1 . . .E:xa2 32.ge7, seguido de gd7) y lleva la torre a una fuerte posición central. 32.gdl gds 33.llie2 gxe5 • . .

34.@fl No es favorable para las blancas capturar el peón: 34.lli xd4 gd8, o 34.gxd4 gc2, con la amenaza 35 . . . ib6 . 34 ... ges 35.gfd3 ge2 36.lli xd4 gxa2 37ltlxf5 ixf4 La partida se dirige rápidamente a tablas. 3S.gds g as 39.gSd7 es 40.g3 ies 41.gel Tablas. Makogonov se defendió con pre­ cisión, en un estilo que recuerda a las mejores partidas de Rubinstein.

1 .d4 ltl f6 2.ltlf3 b6 3.e3 e5 4.id3 El sistema con el fianchetto del alfil de rey blanco se puede encontrar en la partida nº 1 5 5 . 4 ...ib7 5.e4 e6 6.0-0 ie7 7.ltl e3 d5 Un avance obligado para las negras : de lo contrario, por ej emplo, a 7 . . . 0-0, las blancas juegan d5 con ventaja. Sin embargo, las ne­ gras debían hacer primero 7 . . . cxd4 8.exd4, y ahora 8 . . . d5 , y si 9.cxd5 lll xd5 1 0.ib5+, entonces 10 . . . ic6. Ahora caen en dificultades. S.exd5 exd5 A 8 . . . lll xd5 , es posible 9.e4. 9.ib5+ ¿Qué hacen ahora las negras? 9 @f8 Una decisión obligada. Tras ella, al menos la lucha es aguda. Es malo 9 . . . lli bd7 1 0 . dxc5 bxc5 l 1 .lll e 5 0-0 1 2 .lll xd7 lli xd7 1 3 . llixd5 ; o 9 . . . ic6 1 0 .1Wa4 ! , como en la partida entre Pe­ trosian y Keres, 1 9º Campeonato de la URSS 1 95 1 . 1 0.b3 a6 1 1 .ie2 .!iJ e6 12.ib2 ges 13.ltles id6 14.ltl xe6 Menos favorable es 1 4.f4, por 1 4 . . . cxd4 1 5 .exd4 llixd4. 14 ... gxe6 Si 14 . . . ixc6, 1 5 .ixa6. ..•

15.if3 Para intentar aprovechar su ventaja de desa-

1 3° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 944

49


rrollo las blancas deberían haber abierto el jue­ go con 1 5 .dxc5 bxc5, y solo entonces presio­ nar el peón central negro con 1 6 .if3 . Debido a esta imprecisión el juego tomará un carácter cerrado, tras lo que no se puede hablar de la mala posición del rey negro y de la torre "h8 " . 1 5 ... c4 ¡ En esto consiste todo ! 16.g3 El peón "d5" estaba defendido indirecta­ mente: 1 6.tlixd5 tlixd5 l 7.ixd5 ixh2+. 1 6 ... Ek8 1 7.bxc4 :axc4 1 8.%Vd3 %Vc8 Las negras deben jugar con cuidado. Por ejemplo, era mala la natural 1 8 . . . b5, debido a 1 9.a4 b4 20.tlixd5 .

No era posible 25 . . . tli e4 por 26.tlig6+, pero ahora ya no se puede impedir el salto del ca­ ballo negro a "e4". 25.füdl c!De4 26.lll d3 :!"{h6! Todas las piezas negras están situadas de forma ideal para el ataque en el flanco de rey. 27.YMe2 hxg3 28.fxg3 %Vg5 29.ixe4 Las blancas evitan la posible amenaza . . . tli xg3, pero ahora se debilita de manera de­ cisiva la diagonal "hl-a8 " . 29 dxe4 30.lll f4 Si 30.tlie5, E:xc l 3 1 .É!xc l f6, y si 30.tlif2, ixg3 . 30 ixf4 3 1 .exf4 %Vd5 32.%Vg2 Puede parecer que las blancas han conso­ lidado algo su posición, pero no es así, ya que las negras pueden llevar la lucha a todos los frentes. 32 :ahc6 33.Ehc4 :axc4 34.h3 b4 Por si fuera poco, las negras también tienen ventaja de peones en el flanco de dama. 35.©h2 Permitiendo que la torre negra llegue a la séptima fila, aunque de todas formas habría llegado pronto. •••

.••

•••

19.:!"{acl Naturalmente tuve que prever las conse­ cuencias de 1 9 .e4 ! ; me disponía entonces a sacrificar la calidad con 1 9 . . . :!l:xc3 (no hay nada mejor), aunque después de 20.\Wxc3 %Vxc3 2 1 .ixc3 , las blancas tenían ciertas op­ ciones de realizar su ventaj a material. Al dej ar pasar esta buena posibilidad, mi adversario cae poco a poco en una situación difícil. 1 9 '!We6 20.ig2 h5! Las negras toman la iniciativa en el flanco de rey. De pronto se advierte que la torre de "h8" no está tan mal, y entra en juego por un camino poco habitual, pero con rapidez. 21.lll e2 b5 22.lll f4 YMe7 23.YlYdl Llevar la dama al flanco de rey no ayuda a las blancas, que pierden un tiempo precioso y no logran impedir la creciente actividad de las negras. Era imprescindible jugar 23.h4. 23 h4 24.%Vf3 ©gs •••

•••

50

35 e3 ! 36.WxdS :ac2+ 37.©gl ixd5 Las blancas abandonaron. Una partida compleja para ambas partes : para las negras, porque no jugaron la apertura con precisión; y para las blancas, porque no encontraron el camino exacto en una compleja lucha posi­ cional. Es curioso que en los dos enfrenta­ mientos conmigo Kotov no supiera valorar la actividad de las negras a través de la gran dia­ gonal blanca, partida nº 1 O l . .••

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


Defensa Eslava . 1 3º Campéonato de la URS S Moscú 1 944

me preparaba para las competiciones. Algunos creen que este método solo era válido en el pasado, pero, a mi parecer, están equivoca­ dos. Volvamos a la partida. 6 ... e6 7 ..ixc4 .ib4 8.0-0 c!LJ bd7 9.§'e2 .ig6

1.d4 d5 2.c!LJf3 c!LJf6 3�c4 c6 4.lLJc3 dxc4 Hasta ahora solo me había enfrentado a 4 . . . e6 (partidas nº 1 30 y 1 53). 5.a4 .if5 6.e3 Creo que da mej ores perspectivas a las blancas 6.lt:\e5. A este resp�cto, esto es lo que encontré en uno de mis cuadernos de apuntes ( 1 96 1 ), en el que están los resultados del trabaj o analítico sobre la teoría de aperturas. Veamos : 6.c!LJe5 e6 7.f3 .ib4 8.c!LJxc4 lLJ d5 a) No es mej or para las negras 8 . . . c5 9.dxc5 \Wxd l + 1 0.©xd l .ixc5 l l .e4 .ig6 1 2.lt:\b5 lt:\ a6 (a partir de finales de los años 60 se en­ cuentra esta variante en la práctica, y el inten­ to de las negras de mej orarla no tuvo éxito: 1 2 . . . ©d8 1 3 .lt:\ cd6 .ixd6 1 4.lt:\xd6 'iÍlc7 1 5 . lt:\ c4, o 12 . . . ©d7 1 3 .lt:\e5+ ©d8 14 ..if4 lt:\bd7 1 5 .tl'id3 a6 1 6. lt:\ d6) 1 3 .tl'ibd6+ ©e7 1 4 . tl'i xb7; b) Se jugó con frecuencia 8 ... 0-0, pero después de 9 . .ig5, las blancas tienen una ventaj a posicional estable, y si 9 . . . h6, 1 0 ..ih4 c5 l l .dxc5 \Wxd l + 1 2.gxd l . 9 ..id2 lDb6 (9 ... \Wh4+ 1 0.g3 \Wxd4 l l .e3 y 1 2.e4, con abrumadora ventaja blanca, como en la partida Mikenas - Feigin, Kemeri 1 93 9) 1 0.e4 .ig6 (no sirve 10 . . . lt:\ xc4 l l ..ixc4 \Wxd4 1 2 .\Wb3) 1 1 .h4. Este inesperado golpe, que aún no se ha jugado, pone a las negras ante nuevos problemas (la partida lvkov - Knezevic, Kraljevo 1 966, siguió l 1 .\Wb3 lt:\ a6 l 2 . .ie3 lt:\xc4 1 3 ..ixc4 \Wb6 1 4.a5 ! , pero el juego negro parece poco convincente) 1 1 ....ie7 (o l l . . . h6 1 2 .tl'ie5 .ih7 1 3 .a5 lt:\ 6d7 14.Wb3) 12.h5 .ih4+ 13.©e2 c!LJ xc4 14.hxg6 fxg6 15 .if4 ! .ie7 (es dudosa 1 5 . . . 0-0 1 6.g3 .ig5 l 7 . .ih3) 16.%Yb3 §'b6 (tampoco es bueno 16 . . .i&xd4 1 7 .gdl Wc5 1 8 .\Wxb7). 1 7.§'xc4 §'xb2+ 18 ..id2 §'xal 1 9.§'xe6 lLJd7 20.gxh7 gxh7 2 1.§'xg6+ ©ts 22.§'xh7 lD f6 23.§'h8+ c!LJ g8 24.©f2 §'b2 25 ..ic4 §'xd2+ 26.tlJe2, y las blancas ganan. Este análisis muestra cómo

10.tlJeS Las blancas intentan imitar una idea em­ pleada por Capablanca en una posición seme­ j ante contra Euwe en Nottingham 1 936. S in embargo, en esta posición esta idea no tiene éxito. Antes se jugaba con frecuencia 1 0 . .id3 .ixd3 l l .§'xd3 0-0 1 2.gdl We7 . La partida Euwe - Alekhine, Holanda 1 937, siguió 1 3 .e4 e5 1 4 . .ig5 h6 1 5 . .ixf6 Wxf6 1 6.d5 füd8 l 7.dxc6 bxc6 1 8 .lt:\a2, y la posición blanca es preferible. Más adelante se probó el intere­ sante sacrificio de peón 1 0.e4 .ixc3 (rechazar­ lo con 1 0 . . . 0-0 l l ..id3 tampoco resuelve to­ dos los problemas negros) l l .bxc3 tll xe4 12 . .ia3 , con un ataque peligroso para las blan­ cas. 10 c!LJ xe5 1 1 .dxe5 c!LJ d7 12.f4 c!LJ b6 13.gdl §'h4 14 ..ib3 .ih5 1 5.§'el Las blancas evitan la pérdida de material, pero en el final las negras tienen mejor estruc­ tura de peones. 1 5 ...§'xel+ 16.lhel c!LJ d5 17 ..ixdS Las opciones blancas son malas tanto en caso de 1 7 . .id2 gd8 como de 1 7 . tLl xd5 cxd5 (o 1 7 . . ..ixe l ) . 1 7 ... cxd5 1 8 ..id2 0-0 Después de la fuerte 1 8 . . . a5 , las blancas no podían librarse de la clavada con tanta faci­ lidad como en la partida.

139 Botvinnik - Alatorzev

.•.

1 3º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 944

51


19.tDe4 Íie7 Después del cambio 1 9 . . . Íixd2 20.tD xd2, el caballo ocuparía una excelente posición en "d4". 20.tDd6 Íixd6 21.exd6 Los alfiles de distinto color facilitan la de­ fensa blanca. 2t .. J'Hd8 22.Íib4 !&ac8 23.!&acl f6 24.aS ie8 25.©f2 No tenía sentido 25 .gc7 !hc7 26.dxc7 gc8 27 .Íid6, ya que el rey negro se dirige a "d7" y el alfil blanco tiene que retirarse. 25 ...ibS 26.!icS a6 27.!&edl ©f7 28.g4 ia4 29.gd4 ib5 Las negras pueden pugnar por la victoria, porque el peón blanco de "d6" está firme­ mente bloqueado y los peones centrales ne­ gros pueden avanzar. 30Jk3 !ic6 3Uí:dl ia4 El único fin de esta jugada es superar el control de tiempo sin cambiar la posición. Merecía atención el avance del peón a "e5 " (de inmediato, o preparándolo con e l traslado del rey a "d7"). 32.!&d2 ib5 33.©g3 ic6 34.e4 Las blancas sacrifican un peón para activar sus piezas y apoyar el peón pasado por la columna. Podía seguir maniobrando sin riesgos, pero, aprovechando el efecto sorpresa, consideré que este avance tenía opciones de éxito. 34 dxe4 35.ib6 !&d7 36.h4 h5 37.gS !&e8 38.ic7 La maniobra de este alfil ha sido posible por el sacrificio de peón. Las piezas negras es­ tán ahora ahogadas. 38 ... ©g6 39.!&f2 ©rs 40.E!cs+ !ids Aquí se aplazó la partida, con ventaj a negra según los comentaristas. A mi me parecía que, a pesar del peón de menos, las posibilidades blancas no eran peores. Está claro que sin el avance . . . e5 las negras no pueden activarse, pero entonces su alfil se quedaría sin apoyo. La decisión más prudente sería acordar las tablas. Sin embargo, mi adversario tenía otra opinión (no podía ofrecer tablas con un peón de más), y la lucha continuó . . . 41.fül fü8 42.!&c3 füf7 43.!&f2 es •..

52

Las negras inician una operación arriesga­ da. 44.fxeS+ ©xe5

45.g6! Una importante jugada, restringiendo aún más a las torres negras. Al peón "g6", que pa­ rece aislado de las demás fuerzas, le espera un papel importante. 45 .. fü8 46.!&d2 ! e3 Las negras tienen que devolver el peón. También se recupera el peón en caso de 46 . . . ©e6 47.!!c5 ic6 48.!!xh5 . 47.!&xe3+ ie4 48.ib6 Las blancas entregan el peón "d6" a cambio de capturar el peón "g7 " , creando así la ame­ naza de avanzar el peón "g6 " . 4 8. . .fS 49.Íid4+ ©e6 50.©f4 !&xd6 51.ixg7 !&xd2 52.ixf8 ©f6 Para tablas era suficiente 52 . . . !!g2. 53.!&g3 id5 Las negras siguen pensando en la victoria sin ningún fundamento. Se podían forzar las tablas con 53 . . . fü2+ 54.©e3 f4+ 55.©xf2 fxg3+ 56.©xg3 ixg6. 54.icS Defiende la casilla "f2", lo que asegura la posición del rey blanco. Las negras deben te­ ner en cuenta ahora la posibilidad de que el al­ fil blanco ocupe la gran diagonal, lo que vol­ vería muy peligroso al peón "g6". 54 .. J;dl 55.!&gS La torre abandona la casilla "g3 ", y la posi­ bilidad de que las negras puedan hacer tablas con el avance . . . f4 desaparece. 55 ... fül+ 56.©e3 gr.H 57.©d4 ig8 .

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 95 6


Esta situación del alfil no es buena, pero otras retiradas son aún peores. 58.id6 Las blancas intentan situar su alfil en la gran diagonal. 58 ... ©e6 59.ibS gb3 60.gxh5 Ha llegado el momento de entregar el peón de "g6" para aprovechar el fuerte peón pasado "h" . 60 ... gb4+ 61.@e3 gg4

62.ghs Las negras calcularon 62.Eí:h6 @f6 63 .h5 ©g7 64.Eí:h8 Eí:e4+, pero les espera un peligro mayor, e insuperable. 62...gxg6 63.h5 gg4 64.if4! Restringe los movimientos de las piezas ne­ gras. 64 ...iti 65.gh6+ Activando la torre antes de avanzar el peón pasado. 65 ... ©d5 66.gd6+ ©c5 67.h6 gh4 Si 67 . . . Eí:xf4, 68.@xf4 @xd6 69.h7, y se acabó. 68.gd7 Las blancas no quieren ganar el peón "f5 " (68.fü6), y a que este limita l a actividad del alfil negro. 68 ... gh3+ 69.@d2 id5 70.h7 ic6 71.ge7 ie4 72.ie5 Las negras abandonaron. Un final instructi­ vo con alfiles de distinto color. En estos fina­ les lo principal es la actividad de las piezas. El bando cuyo alfil es pasivo siempre experi­ menta mayores dificultades.

140 Lisitsin - Botvinnik Apertura Reti 1 3° Campeonato de la URS S Moscú 1 944 t.tll f3 d5 2.b3 c5 3.ib2 En aquella época esto se consideraba como un error, ya que después de 3 . . . f6, las negras construyen un buen centro de peones. 3 ... f6 4.e3 La continuación 4.d4 cxd4 5 .tll xd4 e5 , a diferencia de una situación semejante, con co­ lores cambiados, en la Defensa Grünfeld, es aquí desfavorable a las blancas. Pero tras 4.c4 d4 5 .e3 e5 6.exd4 exd4 (o 6 . . . cxd4 7.g3) 7.b4, las blancas tienen una buena partida. 4... e5 5.ib5+ Es favorable a las negras 5 . d4 cxd4 6.exd4 e4 7.tll fd2 f5 8.c4 tll f6, como en la partida Mazel - Sorokin (7º Campeonato de la URS S, Moscú 1 93 1 . 5 ... tll c6 También es posible 5 . . . id7. 6.0-0 La alternativa es 6.ixc6+, con una posi­ ción smilar a una variante de la Defensa Nim­ zoindia (con colores cambiados). 6 ...id6 7.ie2 Por una parte, es una jugada natural, ya que el blanco quiere hacer . . . d3 , y así evita el cam­ bio de este alfil. Pero, desde luego, es una pér­ dida de tiempo; por eso, era mej or 7.ixc6+. 7 ... tll ge7 8.d3 ie6 9.lll b d2 b6 En caso de que las blancas jueguen c4, las negras tienen previsto realizar el avance . . . d4. Entonces, después de tll c4, hay que retirar el alfil de "d6" y, por lo tanto, es necesario de­ fender con anticipación el peón "c5 " . 1 0.ge1 °1Wd7 u.in 0- 0 12.c4 La ruptura esperada. 12 ... d4 13.tll e4 ic7 14.°1Wd2 Una jugada imprudente, tras la que la pre­ sión negra en el centro se refuerza. Las blan­ cas han jugado la apertura pasivamente y su posición es dificil, en gran medida porque su alfil de casillas negras está excluido del juego. 14 ...ig4 Con idea de evitar el cambio de este alfil

1 3º CAMPEONATO D E LA URSS MOSCÚ l 944

53


tras el avance . . .f5 . Si 1 4 . . . f5 , 1 5 . tll eg5, con el cambio del alfil negro. 1 5.ie2 Ya es la cuarta jugada de este alfil. Llega tarde 1 5 . exd4, por 1 5 . . . ixf3 . 15 ...f5 1 6.liJ g3 e4 Me pareció lo más prometedor, ya que las negras quedan con el peón "d" pasado. Las negras tenían otras excelentes continuaciones: 16 . . . f4 1 7.exf4 exf4 1 8 .tll e4 tll g6, y las piezas negras dominan el tablero (con blancas, conseguí esta estructura contra Kavalek en el torneo de Beverwijk de 1 969: 1 6 . . . dxe3 1 7.fxe3 ixf3 (o 1 7 . . . f4 y 1 8 . . . tll f5) 1 8 . .ixf3 e4, y se destruye la estructura de peones blan­ ca, aunque revive el alfil de "b2 " . 17.dxe4 ixg3 18.hxg3 fxe4 19.lD h2 if5 20.g4 ig6 21.liJfl gf7 Las negras quieren presionar en la columna "f' . Quizá era más efectivo 2 l . . .gad8, seguido de 22 . . . tll e5, atacando el peón de "g4 " . 22.liJg3 g a f8 23,gfl V!!c 7 El objetivo es situar un caballo en "e5 " , y apoyarlo con el otro caballo desde "c6" . 24,gael d3 25.idl ltJ e5

Si las negras juegan 26 . . . tll 7c6, las blancas estarían atadas de pies y manos. 26.ixe5 ! Lisitsin encuentra un agudo camino para liberar sus piezas, aprovechando la impreci­ sión negra de la jugada 2 1 . 26...V!JxeS 27.tll h l ! E l negro no puede impedir f4, que casi igua­ la las opciones. Por eso abre la posición en el ala de rey, para crear complicaciones tácticas.

54

27 h5 28.f4 exf3 29.gxf3 hxg4 30.f4 V!id6 Es importante impedir que el peón blanco avance a •ie4", y por eso hay que presionar al peón "f4". No se puede defender el peón "g4 " : a 30 . . . V!! e 6 puede seguir 3 l .e4. 3 1.gf2 Mi rival ha llevado con ingenio una dificil defensa, pero aquí le traicionan la intuición y el cálculo . Él pensó que siempre podría tomar el peón "g4", pero había que capturarlo ahora, tras lo que sería muy dificil para las negras crear amenazas serias. Ahora ese peón tendrá su papel en el desarrollo del ataque. 3 1 . .. ie4! 32.liJ g3 Ya no era posible 32 .ixg4, por 32 . . . V!Jg6. 32 ib7 33.gh2 Con idea de atacar el peón con :!l:h4 (o to­ marlo con el alfil y defenderlo tras :!l:h4). Sin embargo, este plan se refuta enseguida. 33 liJ f5 34.liJxf5 gxf5 •..

·

.•.

..•

35.gh4 A 3 5 .ixg4, sigue 35 . . . :!l:g5 ! , y si 36.fxg5 , entonces 3 6 . . . V!ig3+ 37.13g2 ixg2. 35 ... g3 36.gfl Intentando cerrar la gran diagonal mediante 3 7 .if3 , pero . . . 3 6 g5! 37.gg4 V!ib6 38.if3 V!ib3 ! ! ¡ Justo a tiempo ! L a torre blanca s e pierde en un "bosque" de peones. 39.V!Jg2 V!Jxg4 40.ixg4 ixg2 41 .@xg2 g5f6 Las blancas abandonaron. Este fue mi último encuentro en el tablero con G . Lisitsin, que siempre estuvo al servicio de la organización del aj edrez en Leningrado, y además fue un jugador muy fuerte. .•.

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


14º C ampeonato de la URSS · Moscú 1 945

1 de Junio - 3 de Julio 2

1 1

Botvinnik

2

B oleslavskv

3

Bronstein

4

BondarevSkV

5

Konstantinonolskv

6

Kotov

7

Lilienthal

8

RaQozin

9

Rudakovskv

1 =

=

o

o

o

=

5

1

1

1 o

1

=

=

=

o

1

1

=

=

1

1

o

o

o

o

o

o

=

1 1 Smvslov

4

=

o

o

=

1 2 Alatrotzv

=

=

o

1 0 Chehover

3

1 3 Tolush

o

1 4 Koblenz

o

1 5 Romanovskv

o

1 6 Ratner

o

o

=

o

=

= =

o 1 o

o

o

=

o

1 7 Kan

o

o

o

1 8 GoldberQ

o

o

o

= = = =

o

=

o

=

o

=

6

= = =

1

=

1

=

o o o

= =

o

o

7 1 = = =

o o

1 o

o

1

1

=

o

=

1

=

o

=

=

=

o

o

1 .d4 dS 2.c4 dxc4 3.Cilf3 a6 La teoría da preferencia a 3 . . lll f6. 4.e3 ig4 s.ixc4 e6 6.Wb3 Otra posibilidad es 6.h3 . 6 ixf3 7.gxf3 :ga7 La idea de esta defensa, incluida esta juga­ da, pertenece a Alekhine. Así jugó contra Van Scheltinga en la Olimpiada de Buenos Aires, en 1 93 9 . Después la incluyó en su arsenal Flohr, y también Smyslov, aunque prefería aquí 7 . . . b5. 8.id2 l'ilf6 9.Cil c3 lil bd7 Taimanov considera posible 9 . . . c5 directa­ mente. 10.ie2 cS 1 1 .dS eS Si l l . . .exd5 1 2 .lll xd5 lll x d5 1 3 .Wxd5 ie7, la pareja de alfiles da cierta ventaj a a las blancas, mientras que 1 3 . . lt:J f6 da a las blan.

o =

Gambito de Dama Aceptado Campeonato de la URS S , Moscú 1 945

••.

1

=

1 4 1 Botvinnik - Flohr

.

=

1

=

8

=

9

1

1

o

1

1

1

o

1

1

=

=

o

1

o

1

o o

1

=

o

1

=

o

o

1

o

o

1

1

o 1

=

o

=

=

=

=

=

= =

o

= =

=

1

=

10 1 1

1

=

1

1 1

=

1 o 1

o

=

1

= =

1

=

1

=

o

=

o

o o

o

o

o

o

o

o

1

o

13

14

15

1

1

1

1 o 1 1 o

=

1

= = =

o

1

1

1

o

o

1

o

= = =

=

=

=

12

o 1 1

o 1 1 o

= =

= =

o 1

o

=

o 1 o

1 1 1

=

1

=

1

=

1

1

1

=

1

12

1

1

1

=

o

=

o

·-

1

10 9.5

1

9.5

1

9.5

=

9

1

1

1

9

1

o

8.5

1

=

o

=

1

1 1

1

=

1 o

=

1 1

o o

=

1

=

o =

15

1

1

1

o

1

1

=

1

=

1

=

1

1

=

1 =

o

o =

16 17 18

o

9

8.5 7.5 7.5 7 6.5 6 5 4

cas una agradable elección entre 1 4 .Wi'e5+ ie7 1 5 .0--0-0 0-0 1 6 . .ic3 Wfe8 1 7 .!!hg l , con perspectivas de ataque, o 1 4.Wi'xd8+ 'tt> xd8 1 5 . .ia5+, con una sensible ventaj a en el final. 12.a4 id6 13.� Wfe7 14.'it> h l Se v e claro que l o s motivos d e esta partida los aproveché en la cuarta partida del match de 1 954 con Smyslov (nº 2 1 9). 14... e4 Las negras temían e4, que limitaría sus opciones de contrajuego. Sin embargo, ahora se abre la posición, los alfiles blancos se ac­ tivan y el centro de peones se moviliza. l SJ�gl exf3 16.ixf3 Cil eS Una jugada natural, pero imprecisa, ya que solo contribuye al avance de los peones cen­ trales blancos. Tampoco es recomendable 1 6 . . . h5 l 7.!!g2 (a l 7 .!!xg7, lll g4 ! ) l 7 . . . Cil g4 1 8 .lll e4, con presión posicional. Era correcta 1 6 . . .Wfe5 ! l 7.:gg2 g5 ! , seguida de . . . g4, y las negras mantendrían el control de "e5 " . 1 7.ie2 � 1 8.f4 Cil g6 1 9.id3 ! Controlando la casilla central "e4".

1 4° CAMPEONATO D E L A URSS MOSCÚ 1 945

55


19 ... :aaa8 Esta es la única fonna de activar esta torre. Así, el movimiento 7 . . Jia7 no ha quedado jus­ tificada en esta partida. 20.Wfc2 Wfc7 21 .b3 füe8 22.:aafl :Sad8 23.Wi'dl Las blancas se proponen jugar Wi'f3, y tras e5 obtener una posición dominante. 23 .ixf4 Flohr, aprovechando la acumulación de piezas blancas en la columna "d", opta por este sacrificio, intentando pescar "en el río revuelto de la táctica" . 24.exf4 tlixd5 25.tli xdS :axdS 26.:Sg3 La mej or manera de defender el alfil. 26 ... :Sed8 27.Wfe2 Wfd7 28.füf3 :Sd4 La presión negra en la columna "d" ha to­ cado techo, y la pieza de ventaja de las blan­ cas dice la última palabra. 29 ..ic3 ! .•.

29 . . . :Se8 No se puede capturar el peón de " f4": a 29 . . . E:xf4, 30 . .ixg6 E:xf3 3 I ..ixh7+, o a 29 . . . lll xf4, 30.E:xf4 E:xf4 3 1 ..ixh7+ Wxh7 32.:B:xg7+ �h6 3 3 . :B:h7+ ! 30.Wffl tli h4 31..ixd4 cxd4 O 3 1 . . .tll x f3 32 ..ixg7 E:el 33 . .ic3+. 32.:af2 :Se3 33.©gl V!fe7 34.:Se2 V!fcs 35.:Sc2 V!ff8 36.lhe3 dxe3 37.V!fh3 Las negras abandonaron. Después de esta partida, disputada al co­ mienzo del torneo, mi adversario cayó enfer­ mo y se retiró del torneo. Esta partida no se tuvo en cuenta, pero es bien cierto que se jugó.

56

142 Tolush - Botvinnik Defensa Francesa Campeonato de la URS S , Moscú 1 945 1 .e4 e6 2.d4 dS 3.tlic3 .ib4 4.eS cS 5.a3 ixc3+ 6.bxc3 tli e7 7.tlif3 En relación a 7.a4, ver la partida nº 1 24. 7 V!fas 8 ..id2 De acuerdo con su estilo de juego, mi rival elude el cambio de damas que puede produ­ cirse si 8.V!fd2, que, sin duda, es mej or. 8... c4 Como ya no se amenaza el traslado del alfil a la casilla "a3 " , las negras cierran la posición. Empleé por vez primera esta línea en la partida con Milner - Barry (nº 63). 9.a4 Las blancas no penniten la jugada de blo­ queo 9 . . . \!;lfa4. La alternativa era un inmediato juego de piezas en el ala de rey con 9.lt:lg5. .•.

9 ... tli d7 El peón "a4" es el objetivo. En partidas mías anteriores, el caballo ya se encontraba en "c6" . Las negras atacan ahora el peón "a4" de la manera más favorable. 10 ..ie2 Demasiado pasivo. Era mejor 1 0 .lll g5 h6 l 1 .'ll h3 , de fonna análoga a la partida nº 1 3 5, y las blancas logran algo en el flanco de rey. 10 ... tli b6 1 1 .0-0 tlixa4 12.tlih4 Un error posicional. 12 tli g6 Las negras pueden proponer el cambio de caballos, tras lo que el peón "h" pasa a "g6", .•.

ESTRATEGIA Il: 1 942- 1 956


excluyendo el asalto de peones en el ala de rey. 13.tll xg6 Era mejor 1 3 .ll:l f3 . 13. . .h;xg6 14.E:el Íd7 Solo queda encontrar el plan para realizar la ventaja material en el flanco de dama. 15.ifl b5 16.Wff3 E:b8 Parece extraño que las negras no enroquen, pero en estas situaciones la posición más se­ gura para el rey es ¡ el centro ! 1 7.E:eb l Wfc7 18.icl El alfil se traslada a la diagonal "a3-f8 " , previniendo e l avance . . . b4. N o obstante, las negras han preparado una buena réplica. 1 8 ... a5 Solo así se puede aspirar a la victoria. 1 9.ia3 E:b6! Está claro que tarde o temprano la dama irá a "b8" para asegurar la ruptura . . . b4. Y enton­ ces el alfil blanco estará obligado a ocupar una posición "fuerte" en "d6". 20.Wfg3 Wfd8 21 .id6 Aún se podía esperar para hacer esto.

24.E:el Wfh4 25.Wfe5 Wff6 26.Wfg3 E:h4 Anticipándose a la maniobra E:el -e3 -f3 . 27.E:e3 fü4 Las negras buscan el cambio de damas. 28.ie2 Wfh4 29.if3 b4 30.Wfxh4 Eludir el cambio de damas acrecienta la ventaja negra: 3 0.Wfh2 Wff6 3 1 .cxb4 axb4 32.E:b 1 Wf xd4. En la variante 30.cxb4 axb4 3 1 .E:b l , las negras juegan 3 1 . . .Wfxg3 32.fxg3 E:xd4 3 3 .E:xb4 'kt>xd6, y pronto tendrán dos peones pasados y ligados. 30 .. Jhh4

3 1 .g3 Intentando cambiar el peón "h3 " por el peón "b4" (3 l . . .E:xh3 32.cxb4 axb4 3 3 .E:b 1 ) pero las negras, desde luego, no están de acuerdo. Era mej or 3 l .cxb4 axb4 32.E:b l . 3 1 ...E:h8 32.cxb4 axb4 33.E:b l E:b8 34.h4 E:b7 No hay defensa contra el salto . . . lll c3 . 35.'kt>h2 ©xd6 36.g4 tll c3 37.E:al Ahora que la torre ha dejado de atacar el peón "b4", las negras llevan su torre a la co­ lumna "a" . Si 3 7 .E:b2, f6 3 8 .'kt>g3 e5, ganando con facilidad. 37 ... tll b5 38.E:dl E:a7 39.h5 g5 40.©g2 E:a2 No es posible defender el peón "c2 " . 41.ie2 La jugada sellada, pero las blancas abando­ naron sin reanudar la partida. Solo queda preguntarse: ¿cómo entró mi adversario en un sistema de la Defensa Francesa que yo tenía preparado sin una investigación seria de esta línea? En el concurso a la mej or partida este encuentro compartió el 2º y 3° premios. ,

21 ...E:xd6! Sin este alfil las blancas carecen de acti­ vidad, y no pueden impedir la avalancha de peones negros. El peón de "d6" está conde­ nado, ¡y precisamente por esto el rey negro permanece en el centro ! 22.exd6 ic6 23.h3 ©d7 Se podía jugar "bonito" : 23 . . .Wfh4 24.Wfe5 W!f6 25 .Wfxf6 gxf6, esperando 26.füa4 bxa4 27.E:b8+ ©d7 28 .E:xh8 a3 , pero las blancas no tienen por qué seguir esta variante. Por eso las negras llevan a cabo su plan con más calma.

1 4° CAMPEONATO DE LA U RSS MOSCÚ 1 945

57


143 Botvinnik - Koblenz Defensa Semieslava Campeonato de la URS S , Moscú 1 945 1.d4 d5 2.c4 e6 3.CDf3 CDf6 4.CDc3 c6 5.e3 r!lJ bd7 6.id3 ie7 Rabinovich también se apartó de la Va­ riante Merano en nuestra partida del año 1 934 (nº 59). Más perspectivas ofrece 6 . . . ib4. 7.0-0 0-0 8.b3 Es más enérgica 9.e4, aunque va ligada a algunas simplificaciones, que en este caso quería evitar (partida nº 23). 8 ... b6 9.ib2 ib7 10.We2 ges 1 1 .:áacl

1 9 . . . ltJxb3 20.ltJf5 :B:cd8 2 1 . f4, la superioridad blanca es indudable. 19.CDf5 füd8 20.f4 'Dxd3 21 .füd3 Wc5+ Las negras inicían una combinación que re­ sulta errónea. Después de 2 l . . . :B:xd3 22.WfKd3 , las negras tenían que retirar el alfil, pero en­ tonces se demolía la cobertura de peones del rey negro : 23 . ltJ a4 y 24.ixf6. 22.@h l

22

11

.id6 En la partida mencionada con Rabinovich, las negras cometieron la misma pérdida de tiempo, en lugar de la continuación natural l l . . .c5 . 12.e4 dxc4 A 12 . . . if4, me disponía a responder con l 3 .e5, sacrificando la calidad a cambio de un fuerte ataque. Era preferible 12 . . . dxe4 . 13.bxc4 e5 14.dxe5 ixe5 Después de 14 . . . 'Dxe5 1 5 .ltJxe5 ixe5 1 6.f4, los peones blancos se ponen en marcha con ganancia de tiempo. 15.gcdl We7 t 6.'Dh4 Wb4 La actividad de las negras en el flanco de dama pronto se acabará, ya que la dama negra no tiene apoyo. Era más lógica 1 6 . . . :B:fd8 . 17.Wc2 r!lJ c5 18.a3 Was A pesar de todo, las negras debían cambiar las damas, aunque tras 1 8 . . . Wb3 1 9.Wxb3

58

• . .

Wxc4 23.fxe5 gxd3 24.exf6 gd7 Aquí las negras se dieron cuenta de que no resultaba 24 . . . :B:xc3 , debido a 25.ltJe7+ @h8 26.fxg7+ i;t>xg7 27 .ixc3+ f6 28 .ixf6+ :B:xf6 29.Wfxc4. 25.Wcl • . .

La forma más rápida de concluir el juego es el mate. 25 füdS 26.ggl Las negras abandonaron. Koblenz siempre se lanzó a la lucha táctica, pero debió combinarla con el juego posicional. •..

ESTRATEGIA TI: 1 942- 1 956


1 44 Chej over - Botvinnik Apertura Española Campeonato de .la URS S , Moscú 1 945 1.e4 e5 2.c!ll f3 c!ll c6 3.ibS a6 4.ia4 c!ll f6 s.Wfe2 El habitual enroque no estaba en el espíritu de Chej over, quien en la apertura procuraba apartarse de los sistemas aprobados. s ie7 6.c3 b5 7.ib3 7 .ic2 permite a las negras igualar el juego con 7 . . . d5 . 7... d6 8.0-0 A 8 .a4, las negras responderían con 8 . . . :!:'!:b8 (o 8 . . .ig4 ). 8 ... 0-0 9.a4 b4 10.aS Quitándole al caballo negro la cómoda ca­ silla "a5 " . En caso de 1 0.d4 bxc3 l l .bxc3 ig4, las negras tienen posibilidades iguales. 1 0 ... gb8 1 1.ic4 d5! 12.exdS c!ll xd5 13.d3 Las blancas tienen dos maneras de ganar un peón, pero deben rechazar ambas : 1 3 .ixa6 c!ll f4 1 4.Wfc4 ie6 ! 1 5 .Wfxc6 id5 1 6.Wfa4 ixf3 l 7.gxf3 Wfd6 1 8 .@h l Wfxa6, y el ataque negro pronto da sus frutos; y después de 1 3 .lll x e5 c!ll f4 1 4.Wfe4 c!ll x e5 1 5 .Wfxe5 id6 las negras tienen una ventaja de desarrollo decisiva. 13 Wf d6 14.cxb4 Esta jugada merece una absoluta reproba­ ción, ya que ahora la casilla "d4" resulta acce­ sible a las piezas negras. Era mej or 14.:ge l . 1 4... c!ll dxb4 15.c!ll c3 ig4 1 6.ie3 ©b8 Para poder disponer del avance . . . f5 . 1 7.c!ll e4 Wfg6 18.c!ll c5 c!ll c2 Como indicó mi rival, también era posible 1 8 . . . f5 1 9.c!ll d7, y ahora 1 9 . . . f4 sacrificando la calidad, que hablando claro, tampoco se puede aceptar (no 1 9 . . . e4 20.dxe4 fxe4 2 1 . 'll fe5). 19.c!ll d7 c!ll 2d4 20.ixd4 c!ll xd4 El sacrificio de dama es obligado, aunque obj etivamente perdedor. 21.c!ll x d4 ixe2 22.c!ll x f8 ixf8 23.c!ll xe2 gxb2 Torre y caballo no compensan dama y peón, pero las negras no deben perder la aten­ ción, lo que les ocurre en la siguiente jugada. 24.c!ll c 3 ib4 Perdiendo un precioso tiempo. Era correc­ ta 24 . . . h5, o enseguida 24 . . . ic5 . •..

.•.

25.c!ll dS ics 26.c!ll xc7 Wfd6 27.c!ll xa6 ixf2+ Las negras han entregado dos peones, para realizar una combinación acaba resultando errónea. 28.gxn Wfd4 Al menos me di cuenta a tiempo : 28 . . . :!:'!:xf2 (con idea de 29.@f2 Wfd4+) incluso pierde tras la jugada intermedia 29.:gb l ! (29 . . . :gb2 30.:gxb2 Wf d4+ 3 l .:!:'!:f2. 29.gan e4

30.dxe4 Chej over consideró que podía hacer tablas jugando 3 0.g3 e3 (también es dudosa su otra variante: 3 0 . . . füf2 3 l .:!:'!:xf2 exd3 32.ixd3 Wfxd3 3 3 .lll c7 Wfc4 34.'ll e8 y 3 5 .'ll xg7, tras la cual la torre juega por las casillas "f4" y "h4". Pero, ¿y si 33 . . . Wfd7 ó 34 . . . g6 3 5 .'ll d6 Wfc l ?) 3 1 .fü4 Wfc3 32.füf7 h5 3 3 .:!:'!:7f5 g6 34.:!:'!:f8+ 'itih7 35 .h4, aunque no está claro cómo puede salvarse tras 35 . . . e2. En mi opinión, a pesar de los descuidos de las jugadas 24ª y 28ª, las negras mantienen una posición ganadora. 30 gxn 3 1.lhf2 Wfxc4 32.c!ll b 8 Wfb5 33.gxf7 Wfxb8 Las blancas no pueden construir ninguna fortaleza. 34.g3 ci>g8 35JU4 Wfbl+ 36.'itif2 Wfa2+ 37.@0 Si se quería continuar con la resistencia desesperada, al menos no había que perder el peón de "h2. 37 ...Wfxh2 38.gfs Wfa2 39.g4 Wfa3+ 40.<i>f4 Wfd6+ Las blancas abandonaron. ..•

14° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 945

59


145 Romanovsky - Botvinnik Defensa Siciliana Campeonato de la URS S , Moscú 1 945 1 .e4 c5 2.tll f3 tll c6 3.d4 cxd4 4.tll x d4 tll f6 5.tll c3 d6 6.ig5 Este sistema, unido a la idea de enrocarse largo, fue desarrollado por el maestreo sovié­ tico Rauzer. Por lo general yo lo eludía, pa­ sando a la Variante del Dragón, que impide la última jugada de las blancas. De esta manera, si las negras quieren fianchettar su alfil de rey, deben jugar antes . . . g6. 6 ... e6 7.ib5 Romanovsky se aparta de la jugada 7.\Wd2 y, por lo tanto, del enroque largo. Con el enro­ que corto la jugada 6.ig5 no tiene mucho sentido. En general, el desarrollo del alfil a "b5 " en esta línea solo es favorable en casos excepcionales, ya que lleva a una simplifica­ ción agradable para las negras, o bien a una pérdida de tiempo, como sucede en la partida. Hay que señalar que mi adversario, que gozó de un talento original e independiente y que tenía una profunda concepción del ajedrez, nunca fue muy fuerte en la teoría de aperturas, que no le interesaban. S.O.Vainshtein, que trabaj ó durante algunos años como redactor de la revista " Shajmatny Listok" y recibía mu­ chas revistas del extranjero con las novedades teóricas, me contaba que intentaba mostrar a Romanovsky estas novedades, pero a él no le interesaban lo más mínimo. Por eso, proba­ blemente, la jugada 7.ib5 seguida del enro­ que corto se debió a su intento de apartarse de las preparaciones teóricas. 7 ...id7 8.0-0 Ahora 8.\Wd2 no es tan fuerte, ya que se ha perdido un tiempo precioso, y las negras pue­ den ganar tiempo para desarrollar su juego en el flanco de dama jugando . . . a6. 8 ...ie7 9.©hl Las blancas no obtenían ventaj a después de 9.llib3 a6 I O .ie2 Wc7 (la precipitada 1 0 . . . b5, dej ando el peón "d6" sin una defensa adicio­ nal, permitió a Alekhine obtener ventaja en su partida con Napolitano, ( 1 942), tras 1 l .ixf6 gxf6 1 2.a4) 1 1 .We l 0-0 1 2 .f4 h6 1 3 .ih4 b5

60

1 4 .!f3 E!:ab8 1 5 .E:dl b4 1 6.tll e 2 e5 1 7.f5 g5 como en la partida Gligoric - Boleslavsky, Moscú 1 947. 9 .. ;h6 · No comprendo por qué no me enroqu� ya, aunque la jugada de la partida no estropea na­ da gracias a que el alfil de "b5 " sigue inactivo. 1 0.!e3 a6 Esto es un error, porque empuja al alfil allí donde es necesario para el ataque en el flanco de rey. Se ha llegado a una posición típica de la Variante Scheveningen, con la diferencia de que el ala de rey se ha debilitado con el avan­ ce del peón a "h6", y el ataque de peones (g4) puede resultar más peligroso. Tras 1 0 . . . 0-0 seria malo para las blancas jugar 1 l .f4 por 1 1 . . .lli xd4 1 2 .Wxd4 !xb5 1 3 .llixb5 d5 . 1 1 .!e2 e5 Esta jugada, típica del sistema Boleslavsky, no es conveniente en esta situación. 12.lll b3 0-0 13.tll d 5 lll x d5 Ésta es la cuarta imprecisión que cometen las negras, lo que las lleva a una difícil situa­ ción. Era completamente inofensiva la conti­ nuación 1 3 . . . lli xe4 14.ib6 Wc8 1 5 .f3 lli f6 1 6.llixe7+ lli xe7 l 7.\Wxd6 \Wxc2 1 8 .!d3 Wc6 . 14.exd5 tll a5 1 5.lll d2 ! El caballo negro ya era poco activo, y aho­ ra debe retirarse a "b7", donde pennanecerá largo tiempo fuera de juego. 15 ... b5 1 6.b4 tll b7 17.c4 f5

1 8.f3 Esta tímida jugada me pennite iniciar la lu­ cha por las casillas negras. Las blancas podían tomar la iniciativa mediante 1 8.f4 !f6 1 9.E:c l

ESTRATEGIA 11:

1 942- 1 956


1 9 . . . exf4 20.ixf4 bxc4 2 1 . éll xc4 ib5 22 .ie3 , con la amenaza 23.éll b 6. 18 ...igS 19.'!Wb3 Después de 1 9.ig l , las negras controlan la casilla "e l ", y la ruptura c5 (clave en el plan blanco) es dificil de realizar. Por eso hay que conformarse con el cambio de alfiles. 19 ...ixe3 20.'!Wxe3 'IWgS Solo así pueden luchar las negras por la ini­ ciativa. ¿Qué consideraron las negras al pro­ poner el cambio de damas? En el final las posibilidades estarían igualadas. No era fácil valorar las consecuencias de 2 1 .f4, pero las negras pensaron que en las complicaciones si­ guientes habría la posibilidad de aprovechar la posición de las piezas menores blancas. Por su parte, las blancas confiaban en la defectuosa situación del alfil y del caballo negros. Tras 20 . . . bxc4 2 1 .éll xc4 ib5 22.füe l l:!c8 23 . éll b 6 l:!c7 24.ixb5 ! axb5 25 .a4 bxa4 26.l:!xa4, el caballo negro sigue sin casilla, y la invasión de las piezas pesadas blancas es inevitable. 21.f4 exf4 De lo contrario, sigue 22.fxe5 dxe5 23.c5 , y las negras están indefensas ante e l avance de los peones blancos. 22.'!Wb6! Tal vez esta jugada no sea la mejor, pero merece un signo de admiración, ya que el au­ daz raid de la dama es un proyecto interesante. 22 :Sab8! Esta maniobra inesperada se basa en la in­ defensión de las piezas menores blancas. 23.'!Wxa6 O 23 .c5 dxc5 24.bxc5 '!We7, atacando el al­ fil y el peón "c5 " . 23 ...'!We7 De esta forma la dama negra llega a la casilla "e3" con ganancia de tiempo, quitando todas las casillas de retirada a la dama blanca. De pronto surge la amenaza de capturar la da­ ma blanca mediante 24 . . . l:!a8 25 .'<Mlxb7 l:!a7 . ¿Cómo salvan las blancas su dama? 24Jfael Las posibilidades de ambos bandos son pa­ rejas ahora. Otra opción consiste en 24.l:!fe l \We3 25 .éll fl '<Mlf2 26.'<Mla3 (26.if3 l:!a8 27.'<Mlxb7 :i!a7 28 .l:!e2 '<Mld4 29.l:!dl Wxd l 30.Wxa7 \Wxfl + 3 1 .'<Mlg l '\Wxg l + 32.Wxg l •.•

32 . . . bxc4, favorece al negro) 26 . . . füe8 27.'IWD \Wb6 (27 . . .'1Wxf3 lleva a un final equilibrado) 28.cxb5 l:!e4 29.a3 l:!be8, con lucha compleja. 24 ...'!We3 25.c!bf3 :Sa8! No valía 25 ... '<Mlc3 por 26.a3 . 26.'<Mlxb7 :8a7

27.id3 Solo aquí, al elegir dónde retirar el alfil ("d3 " o " d i "), cometen las blancas el error de­ cisivo, posiblemente porque no previeron el rumbo de los acontecimientos. Era correcta 27 .id l füb7 28.l:!xe3 fxe3 29.c5 dxc5 3 0.bxc5 l:!c7 3 1 .c6 ixc6 32.dxc6 l:!xc6 3 3 .ib3+ @h7 34.ltJd4 l:!d6 3 5 .tt:lxb5 l:!d2, y el resultado debe ser las tablas. 27 ... :Sxb7 28.:Sxe3 bxc4 ! Una sorpresa en forma de j ugada interme­ dia. Las negras no ganan la calidad, pero privan al enemigo de dos peones pasados y ligados. 28 . . . fxe3 29.c5 ! es lo que habían pre­ parado las blancas. 29.:Se7 Era desesperada 29.ixc4 fxe4, y no hay ninguna compensación por la calidad. 29 ... cxd3 30 . .!bet l:!f7 31 .l:!xf7 @xf7 32.c!b xd3 ibS 33.l:!dl ixd3 34.l:!xd3 l:!xb4 Las negras no solo tienen peón de más, si­ no también las piezas más activas, con lo que las pérdidas materiales son inevitables. 35.l:!dl l:!a4 36.l:!d2 @f6 37.h4 A 37.l:!e2 iba a responder con 37 . . . l:!e4 ! , y después de 3 8 . l:!xe4 fxe4 39.a4 We5 40.a5 @xd5, el rey negro detiene el peón. 37 ... g6 38.'it>gt @es Las negras abandonaron.

1 4° CAMPEONATO DE LA

URSS MOSCÚ 1 945

61


146 Ratner - Botvinnik Defensa Grünfeld Campeonato de la URSS , Moscú 1 945 1 .d4 lll f6 2.c4 g6 3.lll c3 dS 4.cxdS lll xdS S.e4 lll xc3 6.bxc3 es 7.ic4 En esos años todos estaban influenciados por la partida Vidmar - Alekhine (Nottin­ gham 1 936), en la que las negras igualaron rápidamente el juego: 7.ie3 :lig7 8 . lLl f3 lLl c6 9.h3 0-0 1 0.Wfd2 Wfa5 ! Ahora se sabe que 7.lLlf3 crea a las negras más problemas. 7 ...ig7 8.lll e2 0-0 9.0-0 lll d7 10.a4 En la segunda partida del match por el Campeonato Mundial de 1 95 1 , Bronstein em­ pleó la mucho más fuerte 1 0.:lig5 , que cues­ tiona el valor de la jugada 9 . . . lLl d7 . 1 0 ...�c7 Las negras, tras situar su dama en "c7", han dej ado atrás los problemas de apertura. 1 1 .:lia2 b6 12.ie3 ia6 Con amenazas directas o indirectas, las ne­ gras presionan el centro de peones blanco. 13.E!el E!ad8 14.Wfb3 es

Ahora las blancas se ven forzadas a cerrar el centro, y la movilidad de sus piezas queda notablemente limitada. l S.dS c4! Esto provoca una desconexión entre las piezas blancas. 1 6.Yl!f a3 fS Señal de que empiezan acciones centrales. 17.igS if6 18.ih6 l 8 .:lixf6 lLlxf6 es favorable al negro, ya que

62

el centro blanco empezaría a resquebrajarse. 18 ... fü7 19.exfS gxfS El alfil de "h6" está en peligro. 20.aS bS 21 .E!adl Quizá fuera psicológicamente correcto. in­ tentar enredar el juego con 2 l .d6. 21...lll cs 22.lll g3 ie7! Debido a la amenaza 23 . . . lll d3 , no hay tiempo para sacar el alfil de "h6". 23.Wfcl f4 Ahora el alfil blanco queda aislado del res­ to de las piezas. 24.lll hS Wf d6 Las negras ganan dos piezas a cambio de su torre y mantienen las ventajas posicionales. 2S.ig7 E!xg7 26.lll x g7 'it>xg7 27.ibl ic8 28.1Mfc2 :!'!h8 Las negras no se apresuran. Incluso les da lástima "entregar" el caballo por la torre (a 28 . . . lll d3 , 29.E!'.xd3), ya que tras esto perderían dos peones. 29.�e2 if6 30.�hS id7 3 1 .ic2

3 1 . . . e4 ! Así las piezas negras s e activan aún más. 32.ixe4 WfeS 33.fif3 Cambiar las damas no era una solución pa­ ra las blancas, pero ahora no podrán resistir mucho tiempo. 33 ... E!e8 34.id3 ffxel+ 3S.E!xel E!xel+ 36.ifl lll e4 La torre y el caballo hacen milagros. 37.1Mfxf4 lll xc3 No hay defensa válida contra 38 . . . lll e2+. 38.�g3+ 'it>tí Las blancas abandonaron.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


14 7 Botvinnik

-

Boleslavsky

Apertura Española Campeonato de· la URS S , Moscú 1 945 Ya escribí antes algunas palabras sobre mi adversario. lsaak Efremovich Boleslavsky ( 1 9 1 9- 1 977) ej erció u'na influencia esencial en la formación de la escuela soviética de aj e­ drez. Creó muchos sistemas de apertura liga­ dos a planes precisos para el medio juego, que es una particularidad distinguida de nuestro aj edrez. El éxito más destacado de Boles­ lavsky fue compartir el primer puesto en el torneo de candidatos de Budapest en el año 1 950. Por desgracia, en adelante su insuficien­ te carácter deportivo, así como su endeble sa­ lud, le llevaron a una pérdida prematura de su excepcional fuerza ajedrecística. Al igual que con otros maestros, con él iniciaba a menudo la partida con la jugada 1 .e4. En Sverdlovsk me jugó la Defensa Siciliana (partida nº 1 23) sin fortuna; en esta ocasión prefiere la Aper­ tura Española. 1 .e4 e5 2.ll:)f3 él:) c6 3.ib5 a6 4.ia4 c!LJf6 5.0-0 d6 6.c3 id7 7.d4 g6 En esta variante las negras consiguen una cómoda movilización de sus piezas, pero es más fácil para las blancas obtener un juego activo. 8.c!LJ bd2 Propuesta por Alekhine. Más tarde se de­ mostró que es más fuerte 8 .ixc6 ixc6 9.dxe5 lll xe4 1 0 .lll bd2 ie7 1 1 .lll xe4 ixe4 1 2 . exd6 Wxd6 1 3 .l&xd6 cxd6 1 4.!!e l id5 1 5 .ig5 ie6 l 6.!!e3 , Geller - Zhuj ovitsky, Moscú 1 969. 8 ...We7 Es útil defender el peón "e5 " ante la ame­ naza 9.ixc6. Otras jugadas son peores: 8 . . . ig7 9.ixc6 ixc6 1 0.dxe5 dxe5 l 1 . lll xe5, o 8 . . . b5 9.ic2 ig7 1 0.dxe5 dxe5 l l . c!LJb3 ie6 1 2. lll c5 . 9,gel ig7 10.c!LJfl 0-0 1 1 .ig5 Un plan molesto para las negras. Más ade­ lante las blancas podrán retirar este alfil a "g3 ", reduciendo al mínimo las posibilidades de las negras en el flanco de rey. 1 1 ... h6 12.ih4 '1We8 Librándose de la clavada, con idea de se-

guir con . . . lll h 5-f4. De paso, se amenaza ganar un peón: 1 3 . . . lll xd4 1 4.ixd7 lll xf3+ 1 5 .'1Wxf3 lll xd7 . 13.ic2 Las blancas debieron rechazar la amenaza con 1 3 .'itih l , y a las negras no les resulta fácil encontrar una buena continuación: 13 . . . lll h 5 1 4.lll e3 lll f4? 1 5 .lll d5 . Recuerdo también la interesante partida R. Byme - Ciocaltea, Niza 1 974, que siguió 1 3 .ib3 @h8 ! 14.lll e3 :B:c8 1 5 .lll d5 lll g8 1 6 .dxe5 dxe5 l 7.ig3 f6! 13 ... c!LJ h5 14.c!LJe3 c!LJ e7 15.dxe5 Un plan característico de estas posiciones: se restringe la actividad del alfil de "g7" y se abre la columna "d". Otro plan es 1 5 .l&d2 f6 1 6 .h3 ie6 l 7.c4 :B:d8 1 8.b4 c6 1 9.!!ad l , Ribli - Kavalek, Ams­ terdam 1 973. 15 ... dxe5 1 6.ig3

Este procedimiento típico es muy útil. Para defender el peón "e5 ", las negras tienen que cambiar en "g3 " , y esa estructura blanca de peones corta de raíz las esperanzas negras de atacar en el flanco de rey. 16 ... c!LJ xg3 1 7.hxg3 gd8 18.VNe2 él:) c8 Es dudoso que fueran mejores 1 8 . . . ib5 1 9.c4 o 1 8 . . . ie6 1 9 .ib3 . 19,gadl c6 20,gd2 La iniciativa blanca por la columna "d" empieza a ser real. 20 ...VNe7 21.gedl c!LJb6 Era más prudente 2 l ... b5, no permitiendo que las blancas ganen espacio en el flanco de dama, aunque después de 22.b4, con idea de lll e l -d3 -c5, las blancas tienen ventaja.

1 4º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 945

63


22.b4 ie6 El alfil blanco sería muy activo en "b3 ", así que las negras se preparan para cambiarlo. En caso de 22 . . . f5 23 .exf5 gxf5 24.!l:xd7 E:xd7 25.lll xf5 , las blancas tienen un buen ataque. 23.ib3 Se amenaza el cambio de todas las torres en "d8" y después en "e6", lo que daría una po­ sición ganada a las blancas, debido a la mala estructura de peones negra. 23 .. Jhd2 24.Wfxd2 ixb3 25.axb3 Wfe6 26.c4 El cambio de alfiles de casillas blancas ha traído un nuevo problema a las negras : las blancas tienen una casilla de invasión en "d7 " . 26 ...if6

27.c5! lli c8 Las negras no podían disputar la columna abierta: 27 . . . E:d8 28 .Wlxd8+ ixd8 29.füd8+ Wg7 30.cxb6. 28.Wfd7 Wfxb3 En caso de 28 . . . !l:d8, las blancas ganan con 29.Wfxb7 (o también con 29 .Wfxe6 füd l + 30.lll xd l fxe6 3 1 . lll e3) 2 9 . . . !l:xd l + 30.lll x d l lll e7 3 1 .lll e3 '1Wxb3 32 .Wlb8+ mg7 3 3 . lt:J g4. 29.Wfxb7 Se amenaza 30.Wlxc6, atacando el alfil. 29 ...ig5 A 29 . . . l:iJ e7, seguiría 30.E:d6. 30.l:iJxg5 hxg5 3 1.'1Nxa6 Además de la ventaja posicional, las blan­ cas ya tienen un peón más . 3 1...l:iJe7 32.Wfb7 !i:e8 33.Wld7 Wf8 34.Wfd6 Wfxb4 35.l:iJ g4 Lo más enérgico. 35 ... !i:aS 36.Wfxe5

64

La primera imprecisión que cometen las blancas. Era concluyente 36.l:iJxe5 Wfxe4 37.W!f6 Wff5 38.lt:Jd7+, pero en los apuros de tiem p o no vi esta última jugada. 36 Wfb3 37J:id7 l:iJg8 Las negras se defienden con mucho inge­ nio. 38.Wfd6+ 38.Wh2 era mejor. 38 ... Wg7 39.Wld4+ Cuando no hay tiempo se suele hacer una jugada natural, y en este caso fue afortunada. Más tarde se recomendó 39.l:iJeS, con las amenazas 40.Wlxg6+ y 40.E:xf7+, pero G. Ra­ vinsky demostró que 3 9 . . . lll f6 llevaba a las tablas : 40.!l:d8 (40.!l:xf7+? Wlxf7 4 1 .l:iJxf7 E:a l + 42.Wh2 lll g4+ 43 .Wh3 lt:Jxf2+ 44.Wh2 E:h l ++) 40 . . . E:xd8 4 l .Wi'xd8 Wlb l + 42 .Wh2 Wlxe4 43 .Wf c7 '1Wd5 . 39 ... Wh7 40.l:iJ f6+ l:iJ xf6 4 1.Wfxf6 Wg8 42.Wh2 E:rs •..

43.Wfxc6! Wg7 En el análisis encontré que 43 . . . W!b2, ame­ nazando jaque continuo por las casillas "h8" y "al " , perdía por 44.Wld6 Wlxf2 (44 . . . Wlh8+ 45 .Wg l Wfa l + 46.Wld l ) 45.c6 Wg7 46.Wlxf8+ mxf8 47.c7. 44.Wfd5 Defendiendo la primera fila. 44 ...W/bt 45.Wfd4+ Wh7 46.c6 Ahora, a 46 . . . E:h8 continuaría 47.'1Wxh8+! Wxh8 48.c7, ganando. Las negras abandona­ ron. Posiblemente la partida más bonita que j ugué en esta competición.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


1 48 Lilienthal - Botvinnik Gambito de Dama Campeonato de la URS S , Moscú 1 945 l.d4 d5 2.c4 e6 3.tll c3 c6 La causa de mi inclinación por esta posi­ ción se indica en los comentarios de la partida nº. 1 26. 4. tll f3 tll f6 5.cxd5 La decisión de Lilienthal es muy natural, porque un año antes ( 1 3º Campeonato de la URSS) tuvo la ocasión de comprobar lo buena que era mi preparación en la línea 5 .ig5 . Pero su elección no plantea especiales problemas de apertura a las negras. 5 ... exd5 6.ig5 h6 Aclarando la posición del alfil. La teoría considera suficiente para igualar 6 . . . if5 7 .V*'b3 V*'b6. 7 ..ixf6 Ahora las negras no tienen ninguna dificul­ tad. Para mantener un juego más complejo era necesario retirar el alfil a "h4" o "f4". 7 Wxf6 8.Wb3 .id6 9.e3 No era peligroso para las negras 9 .e4 dxe4 1 0. tll xe4 We7 1 1 .0-0-0, a causa l l .. .if4+, una sutileza táctica que obliga a 1 2 .lll ed2 . 9 tll d7 to ..id3 We7 t t .0-0-0 lll f6 Las negras completan cómodamente el de­ sarrollo. 12.:!3hel .ie6 Ahora ya no es fácil realizar el avance e4. 13.Wc2 0-0-0 Así se priva a las blancas de cualquier ini­ ciativa sobre el rey negro. 14.tll e5 Una jugada rutinaria, que no va con el ca­ rácter de la posición (esto ya lo indiqué en la partida nº 1 33 , en la que las blancas tomaron una decisión semej ante). En este tipo de po­ siciones Lasker simplificaba el juego, elu­ diendo cualquier riesgo; en este sentido se po­ día hacer 1 4.if5 . 1 4... ©b8 1 5.f4 Esta jugada lleva a una importante debi­ litación de la casilla "e4 " . No se podía pre­ venir el avance 1 5 . . . c5 mediante 1 5 . tll a4 debi­ do a 1 5 . . . .ixe5 1 6.dxe5 tt:l g4 1 7.f4 tt:l xh2.

1 5 ... c5 1 6.©bl Después de 1 6.dxc5 .ixe5 1 7.fx.e5 tt:ld7 1 8.tll b5 l'!c8, la apertura de la columna "c" fa­ vorece a las negras, y a 1 6.tt:lb5, se responde l 6 . . . c4 1 7 .Wa4 a6 1 8 .tt:lxd6 cxd3 . 16... c4 Este plan lo empleé en la mencionada par­ tida nº 1 3 3 . 17 ..if5 Esto era bueno en la jugada 1 4, pero aquí es forzado y llega tarde. El peón de "c4" ya resulta molesto, y la casilla "e4" está sustan­ cialmente debilitada. De todas formas, no ha­ bía mucha elección: si 1 7 . .ie2, entonces 17 . . . g6 , y la diagonal "b l -h7" trae a las blan­ cas desagradables consecuencias : l 8.g4 h5 1 9.h3 hxg4 20.hxg4 l'!h2 . 17 ...ixf5 18.Wxf5 .ib4 Solo queda cambiar el caballo de "c3 ", y el caballo negro ocupará la casilla "e4". 1 9.Wc2

.•.

•.•

Aún no es tarde para regresar con la dama. 1 9 :!3d6 Las negras ya tenían una continuación for­ zada y muy favorable: 1 9 . . . tt:l e4 20.tll xd5 l'!xd5 2 1 .Wxe4 l'!hd8 (pero no 2 1 . . .We6 22.f5) 22.l'!e2 f6 23.a3 .ixa3 . Sin embargo, seguí el consejo de Capablanca, eludiendo las compli­ caciones en una posición en la que tengo clara ventaja. 20.�fo2 .ixc3 2 1.bxc3 Tras 2 l .Wxc3 , las negras iniciarían el plan estándar de avanzar los peones del flanco de dama. 21 ...tll e4 ..•

1 4º CAM PEONATO DE LA U RSS MOSCÚ 1 945

65


El peón "c3 " es un claro objetivo de ataque. 22.Wal E:a6 Con la amenaza 23 . . . 1:%a3 . 23.�cl Las blancas intentan construir una fortale­ za, situando la torre en "c2". 23 ...E:d8 Para culminar el ataque las negras necesi­ tan llevar la otra torre al flanco de dama. 24.E:c2 E:dd6 25.lD g4 El caballo abandona su casilla central, donde parecía impresionante pero no hacía na­ da. Las blancas quieren cambiar los caballos con lll f2, pero esto resulta irrealizable. 25 ... E:g6 26.h3 h5 Y son las negras las que devuelven al des­ dichado caballo a su posición pseudoactiva. 27.tD es E:gb6 28.lDf3

28 . . . �a3 ! El peón de "c3 " está condenado. 29.lD g5 En caso de 29. lll e5, las negras tienen un sencillo camino a la victoria: 29 . . . 1:%b3 (hay que eludir la celada 29 . . . lll x c3 3 0.1M!xa3 l:%xa3 3 l .l:%dc l 1:%bb3 32.lll d7+ Wc7 3 3 .lll c5) 30 .�xa3 l:%axa3 . 29 ... tD xc3 30.1Mrxa3 E:xa3 3 1 .E:dcl lll b5 32.lDxf7 No cambiaría nada después de las jugadas 32.l:%e l f6. 32 ... E:xe3 33.lll es '1Jc7 34.g4 Si 34.lll f, fü4. 34 ... lD xd4 35.E:d2 lll e2 36.E:el lD c3 37.fül Las blancas abandonaron sin esperar la res­ puesta de su adversario.

66

149 Botvinnik - Bondarevsky Defensa India del Rey Campeonato de la URS S , Moscú 1 945 1.d4 lD f6 2.c4 d6 3.lDc3 es 4.lll f3 lDbd7 5.g3 g6 6 ..tg2 .tg7 7.0-0 0-0 Así, con pequeños cambios en el orden de jugadas, se ha llegado a la misma posición de mi partida contra Lilienthal (nº 1 1 2). 8.e4 c6 Es menos prometedora 8 . . . 1:%e8, que fue la j ugada que hizo Lilienthal, a la que seguí con 9 ..te3 (contra Boleslavsky, ver partida nº 1 07, realicé la menos efectiva 9.d5). 9.b3 Como demostró la 1 4ª partida del match por el Campeonato Mundial Botvinnik Smyslov, Moscú 1 954, es peligroso para las blancas 9 . .te3 lll g4 1 0 . .tg5 �b6 1 l .h3 exd4 1 2 .lll a4 Wa6 1 3 .hxg4 b5 1 4 .lll xd4 bxa4, con complicaciones favorables a las negras. Quizá sea preferible 9 .h3 9 ...exd4 10.lDxd4 E:e8 n ..tb2 lDc5 12.�c2 lD g4

Este intento de mostrar actividad en el flan­ co de rey resulta inoportuno. La idea de Bronstein, 1 2 . . . a5, se empleó en la partida Denker - Boleslavsky, Groningen, 1 946, que siguió 1 3 .E:ad l 1M!b6 1 4.h3 (es interesante 1 4 . .ta3 ) 1 4 . . . a4 1 5 .bxa4 �c7 1 6.@h2 h5, con juego igualado. 13.E:adl �gS 14.h3 lll h6 ¿Por qué no 14 . . . lll f6?. En este caso, las blancas, sin duda, iniciarían el juego en el

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


flanco de. dama: 1 5 . b4 (es dudosa 1 5 . lb f3 Wh5 l 6.g4 ixg4 1 7 .hxg4 l2ixg4, con dos peones por la pieza y buenas perspectivas de ataque; y a 1 5 .ic l , seguiría 1 5 . . . Wh5) 1 5 . . . l2i a6 (si 15 . . . tLl e6, 1 6. lll f3 y 1 7 .i:!xd6) 1 6 .b5 (o 1 6.a3), con una imponente ventaja posicional. 1 5.b4 � e6 16.�f3 V!Je7

Aquí vemos por qué el caballo debía ir a "h6 " : había que dejar un camino de retirada a la dama. 17.füel Se amenaza 1 8 .l2id5 , con el inevitable cam­ bio del alfil "g7", principal defensor del rey. 1 7 f6 Para la amenaza, pero la posición de los peones en "c6","d6","f6" y "g6" no es bonita. 18.©h2 A 1 8 .l2id5 se respondería con 1 8 . . . Wd8 . 18 � ti 1 9.� h4 � f8 20.f4 as Esta jugada debilita más la posición negra. 21.bS ie6 22.bxc6 bxc6 ..•

23.tiJfS! Una maniobra típica, que las negras debe­ rían haber previsto. 23 ...Wb7 Las negras tienen que consentir el cambio de su alfil de casillas negras, tras lo que la po­ sición de su enroque es indefendible. Es malo para las negras 23 . . . gxf5 24.exf5 Wc7 (o 24 . . . ixf5 25 .Wxf5 Wb7 26.ia l ) 25 .fxe6 l:!xe6 26.l:!xe6 l2ixe6 27.�e4. 24.� xg7 ©xg7 25.cS! Otro golpe típico, demoliendo la formación de peones negra. 25 ... dxcS 26. � a4 Wb4 27.&üxcS ic4 No se puede capturar el peón "a2" : 27 . . . ixa2 28 .ic3 Wa3 (28 . . . Wxc5 29 .ixf6+) 29.i:!al . 28.Wf2 ! gab8 Ahora era mala 28 . . . ixa2, por 29.e5 ! 29.ial ged8 30.eS gxdl 3 1 .gxdl gbs Pierde de inmediato 3 1 . . .fxe5 32.fx.e5 , y no se puede defender la invasión de la dama blanca por la casilla " f6 " . 32.� d7 Wa4 33.exf6+ ©g8 34.gd2 gbl 35.&üxf8 �hal También ganan fácilmente las blancas tras 3 5 . . . ©xf8 36.Wc5+. 36.&ü d7 Wb4 37.gb2 gxa2 38.V!Je3 Las blancas no se paran a ganar pieza; quieren el mate. 38 ... � d6 39.V!Je7 in 40.Wf8++

•..

Es raro encontrar una partida de Grandes Maestros que termine en mate. Esto solo es posible con un agudo apuro de tiempo.

1 4° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 945

67


1 50 Rudakovsky - Botvinnik Defensa Nimzoindia Campeonato de la URSS , Moscú 1 945 1.d4 ll'lf6 2.c4 e6 3.ll'lc3 ib4 4.Wfc2 d5 5.a3 En las partidas 1 1 3 y 1 3 3 las blancas cam­ biaron enseguida en la casilla "d5 " , lo que, en general, es inofensivo. La j ugada que elige mi contrincante trae algunos problemas a las ne­ gras. 5 ... ixc3+ 6.Wfxc3 lll c6 7.lt'l f3 S e produce una posición de l a Variante Ragozin. A 7.e3, seguiría 7 . . . eS 8.dxeS d4, con complicaciones agradables para las ne­ gras. 7 ... lll e4 8.Wfb3

de 1 Le3 , no es posible l l . . .lll b3, debido a 1 2 .ic4. 1 1 .e3 ifS . Una j ugada pseudoactiva. Era preferible l l . . .id7, y después . . . b6, con una posición satisfactoria. 12.id3 Ahora las negras no tienen problemas, ya que el caballo consigue llegar a la casilla "b3 " . Boleslavsky indicó l a siguiente línea: 1 2 .id2 lll xd2 1 3 .lll xd2 0-0 (aquí es mejor 1 3 . . . id7 seguido de . . . b6, y la debilidad del peón "c6" no es significativa) 1 4.ie2 b5 1 5 .'.Wb4 lll c4 1 6 .b3 a5 1 7.'.Wc5 lll xd2 1 8 .'it>xd2, con ventaja blanca. 1 2 ...Wfb6! 13.Wf c2 Después de 1 3 .b4 lll c4 14.0-0 lll c3 1 5 .'.Wc2 ixd3 1 6 .'.Wxd3 lll e4, las negras dominan las casillas blancas. 13 ... lll b3 14.:E:bl c5! Con la amenaza 1 5 . . . c4. 15.lll h4 Hay que apartar al alfil negro de la dia­ gonal "b l -h7 " . 15 ...ie6 1 6.0-0 Era muy peligroso l 6.ixe4 dxe4 1 7 .'.Wxe4, debido a 1 7 . . . Y«as+ 1 8 .'it>e2 cxd4 1 9.exd4 0-0, y el rey de las blancas queda demasiado ex­ puesto. 16 :E:c8 17.ixe4 cxd4 1 8.Wfd3 dxe4 19.Wfxe4 0-0 ..•

Cuando jugué con Makogonov en el 1 1 ° Campeonato de la URS S ( 1 939), ya tenía un sistema relacionado con 8.'.Wc2 es 9.dxe5 if5 1 0.'.Wb3 lll as . Sin embargo, mi adversario se decidió por 9.e3, que llevó a un juego igualado. Pasados seis años, me disponía de nuevo a usar este sistema, pero las blancas eligen otra conti­ nuación. Nunca conseguí aprovechar mis aná­ lisis en la práctica. Zhabó tuvo más suerte: tra­ baj ó de forma independiente sobre el mismo sistema y lo empleó en su partida con Florian en Budapest, 1 950. 8 ... lll a5 9.Wfa4+ c6 1 0.cxdS exd5 A simple vista, las negras están bien: tienen un buen desarrollo, y las blancas han perdido algunos tiempos, pero el caballo está mal si­ tuado en "a5 " . Si 10 . . . 1.WxdS, entonces después

68

Las negras tienen una gran ventaj a posicio­ nal. Sus piezas actúan coordinadas, mientras que las blancas están dispersas. 20.exd4 füe8 21 .dS

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Tal vez era preferible el sacrificio de calidad: 2 1 .ie3 ic4 22.'1Wg4 ixfl 23 . tli f5 Wf6 (y no 23 . . . Wg6, debido a 24.tli e7+) 24.:gxfl , y las blancas tienen al menos cierta iniciativa. 21...id7 22.Wfd3 WfbS Aunque esto es suficiente para ganar, es una muestra típica de mis deficientes cualida­ des tácticas. Ganaba en el acto 22 . . . tli xc l 23.:gbxc l :gxc l 24.:gxc l Wfh6 (ataque doble) 25 .Wc4 ib5 ! (desviación) 26.Wfc5 b6 (otra desviación). 23.Wfdl Las negras ganan fácilmente en caso de 23 .Wfxb5 ixb5 24.Eí:dl ie2 25.Eí:el id3 , o tras 23 .Wfg3 Wfxfl + 24.Wxfl ib5+ 25.Wgl Eí:e l ++. 23 ...Wc4 24.ie3 :Ses 2S.g3 ig4 Las negras van planteando una amenaza tras otra, sin perder tiempo en capturar el peón "d5 " . 26.f3 ih3 27.E:el gS 28.f4 Las blancas buscan la salvación en este sacrificio de pieza temporal. Si 28.tlig2, if5 , y las negras ganan calidad. 28 E:xdS 29.Wf3 gxh4 30.g4 lb d2 3 1 .ixd2 E:xd2 32.'i'xh3 Wxf4 33.Wfxh4 .•.

Las piezas pesadas blancas son pasivas, y las negras dominan el tablero. 33 :Scc2 34.Wg3 Wfd4+ Ahora el final podía ser: 3 5 . W h l 'i'd5+ 3 6 . W g l :gg2+ 37.Wfl Wb5+, y mate a la si­ guiente. Las blancas abandonaron.

151 Goldberg - Botvinnik Apertura Inglesa Campeonato de la URSS , Moscú 1 945 1 .c4 llif6 2.tlic3 es 3.g3 dS 4.cxdS lli xd5 S.ig2 Ci:Jc7 Utilicé con frecuencia y con éxito esta continuación de Rubinstein, hasta que llegué a la conclusión de que no era suficiente para igualar el juego. 6.tlif3 lbc6 7.0-0 Creo que la maniobra de Geller 7.Wa4 id7 8.We4 da ventaja a las blancas. La conti­ nuación de la partida es más débil, y justifica la idea de Rubinstein. 7... eS Así se llega a una variante del Dragón de la Defensa Siciliana con colores cambiados y un tiempo de más para las blancas. 8.b3 Esto es un tanto pasivo. Lo más habitual es 8.d3 ie7 9.tlid2 id7 1 0. tli c4 f6, con posibili­ dades para ambos bandos. 8 ...ie7 9.ib2 0-0 10Jkl Ahora se amenaza 1 l .tt'i e4 o 1 l .lLi a4, ata­ cando los peones de "e5" y "c5 " . 1 0 ... f6 1 1 .lbel En caso de 1 l .tt'i a4 las negras pueden res­ ponder 1 l . . .b6, porque la torre de "a8" está de­ fendida: 1 2 . tli xe5 lLixe5 1 3 .ixa8 tlixa8. 11 ...J.rs 12.lba4 lb a6 13.lbc2

..•

En esta posición (y semejantes) el único plan blanco correcto es el avance f4 en el mo­ mento oportuno, como siguieron las blancas

1 4º CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ l 945

69


en la partida Botvinnik - Fine, Nottingham, 1 936. En la partida Kirillov - Botvinnik, 7º Campeonato de la URSS, 1 93 1 , se jugó 1 3 .ia3 Wa5 14.lll c2 füd8 1 5 .lll e3 ie6, y las negras tomaron la iniciativa. Es peligroso para las blancas 1 3 .ixc6 bxc6, ya que podría no­ tarse la debilidad de las casillas blancas del flanco de rey. Doblar así los peones solo tiene sentido si las negras estuvieran retrasadas en el desarrollo (partida nº 204). 13 ...Wd7 Las negras evitan para siempre que su estructura de peones pueda quedar deshecha (ixc6 bxc6), y su ventaj a va en aumento. 14.c!t:le3 ie6 También es buena 14 . . . ih3 , y las blancas no pueden evitar el cambio de alfiles, ya que si l 5 .id5+ ©h8 1 6.!!e l , sigue 1 6 . . . lll cb4, y pierden el peón "a2 " . 15.d3 c!t:l d4 La posición empieza a tomar el mismo ca­ riz que la mencionada partida nº 47. 16.Wd2 !!ad8 1 7.c!t:lc3 c!t:lb4

ya que no es posible 20.dxe4 a causa de 20 . . . lll D+. 19 if6 20J Üdl Dé nuevo no servía 20.f4 e4 2 1 .dxe4 por 2 1 . . .ixc4 i2.bxc4 lüf3+. 20 bS 21.c!t:lb2 .•.

.•.

Las blancas han jugado pasivamente, pero tampoco en otras partidas en las que empleé este sistema mis rivales encontraron un plan activo. 21...e4 Ha llegado la hora del previsto golpe cen­ tral. 22.e3 En caso de 22.dxe4 ltJ D + 23 .ixD Wxd2 24.!!xd2 !!xd2, las blancas pierden calidad y sus piezas están mal situadas. 22 c!t:lf3+ 23.ixf3 exf3 24.Wel Las negras amenazaban seguir con 24 . . . f4, 25 . . . ixb3 y 26 .Wh3 , a lo que ahora se res­ pondería con 27.Wfl . 24 !!c8 25.d4 Las blancas no pueden esperar a que su situación vaya empeorando, pero esta apertura del juego las lleva a una rápida derrota. 25 cxd4 26.exd4 igS 27.dS if7 28.a3 A 28.!!b l decide 28 . . . füe8, y la dama no puede seguir defendiendo al caballo de "c3 " . 2 8... !!fe8 29.Wfl ixcl 30.!!xcl c!t:lxd5 Y las negras han ganado calidad y peón. 3 1 . c!t:l d3 c!t:l xc3 32.ixc3 ixb3 33.tt:l f4 ic4 Las blancas abandonaron. Es instructivo observar cómo se realizó la misma idea de apertura 1 4 años después del encuentro con Kirillov. .•.

•..

Las piezas negras se sitúan según un es­ quema estratégico probado, y su presión crece a cada jugada. 18.ial Las blancas eligen una táctica pasiva y se condenan a la derrota. Se podía y se debía jugar 1 8 .f4, ya que 1 8 . . . lüxa2 1 9 .lll xa2 lll x b3 20.Wdl lü xc l 2 1 .lll xc l no presenta peligro para las blancas. 1 8 fS 19.c!t:l c4 Ya no se podía jugar 1 9.f4 por 1 9 . . . e4, y las blancas quedarán con un peón débil en "d3 ", •..

70

ESTRATEGIA

.•.

1 1 : 1 942- 1 956


1 52 Botvinnik - Kan Gambito de Dama Campeonato de· Ja URS S, Moscú 1 945 1 .d4 llif6 2.c4 e6 3.lli c3 d5 4.ig5 ie7 5.llif3 llibd7 6.e3 h6 Esta jugada no se puede aprobar, ya que el alfil no está peor en "f4" (o "h4") que en "g5 ", y el debilitamiento del flanco de rey puede notarse más tarde. 7.if4 0-0 8.c5 El juego se dirige a la partida Botvinnik Yuriev (nº 20), con la única diferencia de que el peón estaba en "h7" en dicha partida. 8 ... c6 9.id3 b6 10.b4 a5 1 1 .a3 Como ya señalé en los comentarios de la mencionada partida, este sistema tiene sentido para las blancas cuando su torre permanece en "al " , ya que en caso contrario las negras do­ minarían la coluilllla "a" . 1 1 ... axb4 1 2.axb4 :Sxal 13.Wxal llih5 14.Wa7 lli xf4 Un cambio necesario ante la amenaza 1 5 .ic7, pero que no alivia a las negras. 1 5.exf4 bxc5 16.bxc5 f6 1 7.0-0 e5

20 ... lli xc8 Si 20 . . . lüxa4, 2 Lie6+, ganando pieza. 21.Wb7 d3 22.Wxc6 lü a7 23.Wa6 Wc7 24.Wxd3 El peón de ventaj a y una mej or posición deben asegurar la victoria blanca. 24 ...Wc6 2s.Wc2 lli b5 26.Wb3 i>h8 El rey tiene que retirarse de la diagonal "a2-g8". Pero aquí vemos las consecuencias de la debilitación del flanco de rey negro: en "h7" el rey puede recibir un jaque desagrada­ ble, y al ir a "h8", hay que considerar el ataque tD f4-g6+, que será el que decida la partida. 27.:Sbl :Sa8 28.g3 :Sa5 29.Wb4 Wa6 Los esfuerzos de las negras van dirigidos a capturar el peón "c5", aunque sea a cambio del de "d5 " . En el final, si todos los peones es­ tán en un ala, la desventaja material se notaría menos. ¡ Pero aún estamos en el medio juego ! 30.llib6 lli a3 3 1 .:Scl :Sb5 32.Wel ixc5 33.Wes+ i>h7 34.llixd5 Wd6 35.We4+ Ahora juegan un papel decisivo la expuesta posición del rey negro y el alejamiento de las piezas negras del flanco de rey. 35 ... ©h8 36.:Sdl La torre intenta penetrar por la columna "d". 36 :Sb2 37.llie3 Lo más sencillo. Se defiende la amenaza sobre "f2", al tiempo que se activa la torre. 37 ...WfS ..•

18.if5! Si encontré esta jugada cuando solo tenía 1 7 años, es razonable que la repitiera siendo más maduro. Se amenaza 1 9.ixd7, ganando el peón "e5 " . 18. . .exd4 19.lli a4 lli b6 20.ixc8 Aquí dej an de parecerse las partidas "ge­ melas " : contra Yuriev jugué 20.cxb6, que pa­ rece más sencillo y convincente.

38.llih4! 'it>gs 39.We6+ i>h7 O 39 . . . Wf7 40.l:!d8+ if8 4 1 .l:!xf8+ ! ©xf8 42.Wd6+ 'it>g8 (42 . . . We7 43 . tD g6+) 43 .Wxa3 . 40.iJNfS+ 'it>g8 41.llig6 Las negras abandonaron.

1 4° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 945

71


Torneo Radial URSS - USA Moscú Nueva York 1 945 1 al 4 de Septiembre -

2

Botvinnik

o

Denker

1 53 Denker - Botvinnik Defensa Semieslava Moscú - Nueva York 1 945 1 .d4 dS 2.c4 e6 3.lüc3 c6 4.lüf.3 lü f6 s.igS Después de mis partidas con Zhivtsov (ver partida nº 1 30), Lilienthal y Mikenas (Moscú 1 944), los maestros americanos ya sabían que yo jugaba este sistema, y, "evidentemente", lo consideraban favorable a las blancas . Al me­ nos mi adversario pensaba que valía la pena jugar esta variante con Botvinnik. 5 ... dxc4 Esto lleva a un juego complej o . 6.e4 bS 7.eS h6 8.ih4 g S 9.lüxgS hxgS I O.ixg5 lü bd7 Así surgía por quinta vez esta posición en mis partidas (incluyendo la partida de entre­ namiento que se menciona después) . l l .exf6 Es curioso que Denker no hiciera la conti­ nuación más fuerte, l l .g3 , que utilizaron en las dos partidas publicadas Lilienthal y Mi­ kenas. Y lo que es casualidad, elige la misma jugada que realizó Ragozin en nuestra partida de entrenamiento, la cual aún no se conocía (ver el capítulo final). l l ...ib7 12.ie2 Wfb6 13.0-0 La primera vez que utilicé este sistema (partida nº 1 3 0), mi adversario enrocó largo, pero su rey también sufrió un fuerte ataque. 13 0-0-0 14.a4 Aquí se aparta este encuentro de la partida de entrenamiento mencionada ( ¡ de la que pude sacar un gran provecho ! ) . Ragozin jugó 1 4.h4, que permitió a las negras pasar al ata­ que en el flanco de rey mediante 1 4 . . . ih6. Por su parte, Denker intenta demoler la cobertura de peones del rey negro. ..•

72

14 ... b4 ! Alejando el caballo de la casilla "d5 " , las negras empiezan el ataque al centro y toman la iniciativa. Es interesante el desarrollo del juego en la partida Flesch - Negyessi, Bu­ dapest 1 95 3 : 14 . . . tlic5 1 5 .dxc5 Wfc7 1 6.g3 !!xd l 1 7 .füxdl . 15.lüe4 Si 1 5 .a5 , entonces 1 5 . . . \Wc7, ganando pieza. 15 ... cs 1 6.Wfbl En "c2" la dama estaría peor, y las negras tendrían una paradój ica posibilidad de activar el juego . . . ¡ por la columna en la que está su rey ! : 1 6 .\Wc2 c3 1 7 .bxc3 ( 1 7 .dxc5 'll x c5 1 8 .'ll x c5 ixc5 y 19 . . . \Wc7) 1 7 . . .Wfc7 1 8 .'ll g3 cxd4 1 9 . c4 Clics, con ventaj a decisiva. Tam­ bién es interesante lo que sucedió en la partida Kovács - Fuchs, Debrecen 1 967 : 1 6.'ll d2 \Wc7 1 7.f4 cxd4 1 8.'ll xc4 d3 ! 1 9.\Wxd3 ic5+ 20.ª'h l 'll x f6 2 1 .'1Wb3 !!dg8 ! , y las negras ganaron. 16 ... Wfc7 1 7.lü g3 Las blancas intentan no debilitar la posi­ ción de su rey, pero no lo consiguen. En caso de 1 7 .h4, como en la partida con Ragozin, el ataque seguiría con 1 7 . . . ih6 !

ESTRATEGlA ll: 1 942- 1 9 5 6


17 ... cxd4 Para alejar el alfil blanco de la casilla " f3 " . 1 8 ..ixc4 �c6 Oqliga a las blancas a debilitar su enroque. 19.f3 Al cerrar la diagonal "h l -a8", parece que ha pasado el peligro. Pero las negras van a aprovechar la debilidad de la diagonal " g l -a7" y la mala situación del caballo blanco. ·

19 ... d3 ! ! S e abre la diagonal "g l -a7", lo que resulta decisivo. 20.�cl Evitando 20 . . . �c5+ y 2 1 . . .Wxg5 . No había mucho donde elegir; las blancas pierden rápi­ damente en caso de 20. l2J e4 Wc7 2 1 .g3 ixe4 22.fxe4 Wxc4 (o 22 . . . Wc5+ y 23 . . . Wxg5) 23 .l:!c l ic5+; o tras 20.ie3 ic5 2 1 .ixc5 (o 2 1 .Wc l d2 22.Wxd2 l2Je5) 2 1 . . .Wxc5+ 22.Wh l l:!xh2+. 20 ...ic5+ 21.i>hl El rey queda atrapado en una jaula. A 2 1 .ie3, sigue 2 1 . . .d2. 21...�d6 Amenazando 22 . . . l:!xh2+ 23.©xh2 l:!h8+ 24.ih6 d2, y también la simple 22 . . . Wxg3 . 22.�f4 No es mej or 22.if4 l:!xh2+ 23 .Wxh2 l:!h8+ 24.l2Jh5 füh5+ 25.Wg3 e5 26 .ie3 (26.ig5 e4+ 27.'it>g4 d2 28 .Wxd2 l2J xf6+ 29.ixf6 Wxd2 30.'it>xh5 Wxg2) 26 . . . e4+ 27.f4 (27.Wf2 d2 28.Wc2 exf3) 27 ...Wxf6 28.'it>f2 Wxf4+. 22 ... 13xh2+ 23.Wxh2 ghs+ 24.�h4 gxh4+ 25.ixh4 Wf4 Las blancas abandonaron.

1 54 Botvinnik - Denker Defensa Eslava Moscú - Nueva York 1 945 1 .d4 d5 2.ll:lf3 l2J f6 3.c4 c6 4.cxd5 La variante del cambio en esta defensa ga­ rantiza a las blancas una ventaja pequeña pero estable. 4 ... cxd5 5.ll:l c3 ll:l c6 6 ..if4 �a5

A causa de la derrota con blancas en el en­ cuentro precedente, es disculpable que Denker elija esta aguda continuación. Las negras in­ tentan tomar la iniciativa, pero no están en condiciones para ello. 6 . . .if5 es la línea más habitual. La modesta 6 . . . e6 era la preferida de Lasker, y yo jugué alguna vez 6 . . . l2Jh5; por ejemplo, la partida Birbrager - Botvinnik, Moscú 1 966, siguió 7 .id2 (Zitron, en el año 1 95 8 , me jugó 7.ig3 l2J xg3 8.hxg3 g6 9.e3 ig7) 7 . . . g6 8 .e3 (8.e4 es más activa) 8 . . . ig7 9.ie2 0-0 1 0.0-0 e6 1 1 .l:!c l id7 1 2.l2Ja4 b6 1 3 .ia6 We8 14.l2Jc3. El principal problema de 6 . . . l2Jh5 reside en 7.ie5 ! , una jugada que nadie me hizo. 7.e3 ll:l e4 8.�b3 e6 9 .id3 .ib4 Después de 9 . . . l2J xc3 (recomendado por Euwe) 1 0.bxc3 , las blancas tienen una clara ventaja posicional, y lo mismo puede decirse de 9 . . . l2Jd6. l OJkl En una de las partidas del match Euwe Keres, Leeuwarden 1 940, después de 1 O.ixe4 dxe4 l l .l2Jd2 0-0 1 2 . 0-0 Wf5 1 3 .l2Jdxe4, y al precio de un peón, las negras obtuvieron con•

TORNEO RADIAL URSS - USA MOSCÚ NUEVA YORK 1 945

73


trajuego. La jugada de la partida plantea ma­ yores dificultades a las negras . 10 lll xc3 Esto significa que el ataque al punto "c3 " no ha servido de mucho. A un j uego más com­ plejo llevaba 1 O . . . f6, con las posibles amena­ zas . . . e5 y . . . g5, aunque su excelente desarrollo promete a las blancas mejores posibilidades. 1 l .bxc3 �a3? Poniendo al alfil en una situación compro­ metida. Era mejor l l . . . .ie7, aunque las blan­ cas podrían aumentar oportunamente la pre­ sión con las rupturas c4 o e4. 12.!l:bl b6 Era difícil reconocer el error y retroceder con el alfil a "e7" y con la dama a "d8 " . Pero la jugada de la partida debilita el flanco de dama, y, lo que es más importante, dej a ence­ rrada a la dama. Las expectativas de cambiar los alfiles con . . . ia6 no se cumplen. 13.e4 dxe4 1 3 . . . ia6 pierde un peón: 1 4.ixa6 Wxa6 1 5 .exd5 exd5 1 6.Wxd5 . •..

14 ..ib5 ! Un golpe inesperado. Después de 1 4.ixe4 ib7, las blancas deben atender a la amenaza l 5 . . . lll xd4. 14 ...�d7 15.lll d2 Con la terrible amenaza 1 6. tll c4. Las ne­ gras pierden material. 1 5 a6 Un ingenioso sacrificio de dama, pero que no puede traer la salvación. Por otra parte, las negras no tenían nada más. 1 6 ..ixc6 ixc6 17.lll c4 Wf5 1 8 ..id6 •..

74

Lo más sencillo. Había varias continuacio­ nes seductoras, por ej emplo: 1 8 .Wxa3 Wxf4 1 9.!l:xb6. .id5 20. tll d6+. 1 8 ... e3 La única forma de seguir jugando. Perdía en el acto 1 8 . . . .id5 1 9.ixa3 b5 20.tll d 6+. 1 9.lll xe3 '!Wxbl+ 20.'!Wxbl ixd6 21 .'!Wxb6 �d7 22.'!Wb3 Las blancas aún se podían complicar no­ tablemente su tarea: 22.0-0 !l:hb8 23 .'!Wa5 !l:b5 24.'!Wa4 ixh2+ 25.'it>hl !l:h5 26.'!Wdl !l:h4. 22 !l:ab8 Las negras tienen la iniciativa, pero por poco tiempo. 23.'!Wc2 !l:b5 24.0-0 !l:h5 •..

Este ataque no mejora la suerte del negro, pero quiere defender con ganancia de tiempo el peón "h7" para así activar la otra torre. 25.h3 !l:b8 26.c4 g6 Liberando a la torre de la defensa del peón "h7", pero debilitando las casillas negras, lo que las blancas aprovechan de inmediato. 27.lll g4 !l:f5 28.lll e5+! ixe5 El cambio del alfil de casillas negras y la apertura de la columna " d" acercan a las blancas a la victoria. No había mucho donde elegir: 28 . . . �c7 29.tll x c6 �xc6 3 0.'!Wa4+, y las negras están en una situación deplorable. 29.dxe5 !l:xe5 Lo único que permitía luchar era 29 . . . �e8. Las negras cuentan con 3 0.!l:dl + �e8, pero . . . 30.'!Wd2+! Ahora, a 30 . . . 'it>e8 (o 30 . . . �c8) sigue 3 1 .Wfd6, y si 30 . . . 'it>e7 (o 30 . . . �c7), entonces 3 1 .!l:dl y 32 .Wfd6+. Las negras abandonaron.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Groningen 1 946 1 3 de Agosto 7 de Septiembre -

1

2

=

1

Botvinnik

2

Euwe

3

Smyslov

4

Nai dorf

1

5

Zhabó

o

o

6

Boleslavsky

o

o

7

Flohr

=

o

=

3

4

5

6

1

o

1

1

1

1

o 1

=

=

= =

o

=

1 o

=

o

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

o

1

o

o

o

8

Lundin

o

Stoltz

o

10

Denker

11

Kotov

1

12

Tartakower

o

13

Kottnauer

o

o

1 4 Yanofsky

1

o

15

Bernstein

o

o

16

Guimard

o

o

17

Vidmar

o

o

o

18

Steiner

o

o

o

19

O ' Kellv

o

o

o

20

Cristoffel

o

o

o

o 1

=

1

=

=

=

=

1

1

o o

1

o

o

o

=

o

9

1

1

=

=

=

=

=

1

= =

o

=

=

=

o

=

=

1

o

1

1

1

1

1

= =

=

1

=

o 1 o 1

=

=

1

=

o o

o

o

o

o

o

o

o

o

o

Defensa India de Dama Groningen 1 946 1 .d4 lli f6 2.c4 e6 3.llif3 b6 4.g3 ib7 s.ig2 ie7 6.�o � 7.lli c3 dS

Teniendo en cuenta que es mej or 7 . . . lt:Je4

1

1

o

155 Lundin - Botvinnik

o

o

o

o

=

=

=

=

=

=

o

o

o

=

=

=

o

o

o

=

=

1

=

=

o

=

= =

1

o

o

=

=

o

=

=

=

=

=

=

o

1 0 1 1 1 2 1 3 1 4 1 5 1 6 1 7 1 8 1 9 20

=

=

o

8

=

=

1 1

o

=

9

=

=

7

=

1

=

=

o

=

=

1 o

=

=

o

1

o

o

=

1

1

= = = =

1

1

o

1

1

1

1

1

1

l

1

1

1

1

1

1

1

14

1

1

1

1

12.5

1 o

1

1

1

=

=

=

1

o

= = =

1 o o 1

o

= =

o o

= = =

=

o o 1

= =

1 o

=

1 1

= = =

=

=

=

=

= = =

o 1 1 o

=

=

1

1

=

=

o o o

= =

1

=

1

1 1

= = =

1

o

=

1

1 o

1

=

=

=

=

= =

=

= =

1

1

1 1 .5

1

1

1 1 .5

1

1

1

11

1

1

11

1

1

1 0. 5

1

1

1 0. 5

=

1

=

1

1

o

1

= =

1

1

=

=

=

=

=

o

1

=

1

=

1 o

1

14.5

=

o

=

=

o

1

9.5 9.5 9.5 9

=

=

o

o

7

1

7

o

6.5

1

5.5

=

=

=

=

1 o

=

=

o

=

8.5

6 5

(partida nº 95), ¿por qué elegí en esta partida, y también en el encuentro con Chejover (partida nº 44) y aún antes contra Zamijovsky (7° Campeonato de la URSS, Moscú 1 93 1 ), la jugada 7 . . . d5? Resulta que así eludo la simpli­ ficación de la posición, a la que lleva 7 . . . lt:J e4, cuando juego con adversarios a los que con­ sidero que debo ganar con negras. En la partida con Alekhine (nº 95), la ju­ gada 7 . . . lt:J e4 era la indicada. 8.llies Esta jugada se puede considerar obligada para luchar por la iniciativa. En la partida mencionada, Chejover jugó 8.cxd5 exd5 9.if4 y no obtuvo ventaj a. 8 ...YlYc8 La jugada 8 . . . c6 (partida nº 9 1 ) no da a las negras un juego satisfactorio debido a 9.e4, pero merece atención 8 . . . lt:J a6. La partida Browne - Tal, Las Palmas 1 977, siguió: 9.ie3 (en el mismo torneo, Browne probó 9.if4 contra Karpov, pero sin fortuna, pero tal vez

GRONINGEN 1 946

75


de mejores perspectivas 9 .'\Mfa4, como en la partida Kochiev - Karpov del mismo año en Moscú) 9 . . . c5 1 0.E!:c l lli e4 1 l .cxd5 exd5 1 2.tlixe4 dxe4 1 3 .dxc5 ixc5 14 .ixc5 llixc5 1 5 .b4 tli e6, con posición pareja. 9.cxdS llixdS Las negras no se oponen a este cambio, que libera algo su juego. 10.lll xdS exdS Es mala 10 . . .ixd5 1 l .e4 ib7 1 2.if4, y las blancas van a ej ercer una fuerte presión por la columna "c". 1 1 .1Mfb3 Las blancas intentan provocar 1 1 . . .c6, tras la que se podría realizar, antes o después, el avance e4. Por eso las negras defienden el peón de otra manera. 1 1 ... We6 A 1 1 . . . E!:d8, como jugó Smyslov en una de sus partidas, puede seguir 1 2 .e4, y las negras tienen problemas. 12.ltld3 gds 12 ... c6 sigue siendo prematura: 1 3 .e4 dxe4 14.1Mfxe6 fxe6 1 5 . lli f4, con una considerable ventaja blanca, Larsen - Olafsson, Reykjavic 1 95 5 . 13.ie3

El alfil está aquí pasivo, y además impide el avance del peón "e". Esto permite a las negras jugar por fin 1 3 . . . c6 y terminar el desarrollo con tranquilidad. Era más enérgica 1 3 .if4. 13 ... c6 1 4.gfdl ltld7 1 5.gacl Ambos bandos han culminado su desarro­ llo.

76

1 5 ... ltlf6 16.gc2 lll e4 El alfil de "g2" ve limitada su acción, pero sería muy peligroso cambiarlo por la debilidad de las casillas blancas del enroque. 17.gdcl füt c8 18.lll f4 Wd7 19.Wa4 Por la estructura, la posición recuerda de forma asombrosa a la de la partida nº 44. Si 1 9 .ih3 , f5 . 19 ... aS! Al igual que en la partida mencionada, aun­ que la idea de formar esta estructura de peo­ nes, con el posible traslado del alfil a la casilla "a6", ya la había visto en las partidas de Ra­ gozin. 20.Wb3 bS 21 .1Mld3

21 . . . gS ! Una idea posicional tomada del encuentro con Chej over. Es una jugada muy importante. Aprovechando que el caballo no puede ir a "d3 ", las negras lo expulsan en el momento justo, y así no podrá utilizar la casilla "d3 " para trasladarse a "c5 " o "e5 " . 22.lll bS Era más prudente retirar el caballo a "h3 " , y a que e n l a casilla "h5 " queda apartado del Juego. 22 ...fS 23.f3 ltld6 24.if2 gt"S 25.b3 gti 26.h3 Las blancas quieren reforzar su caballo con la jugada g4. 26 ...We6 27.g4 Wg6 28 .ig3 Un error muy grave. Las blancas permiten a su adversario avanzar el peón "f' con ganan­ cia de tiempo, tras lo cual no será posible el cambio en la casilla "g6" porque se perdería el

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


caballo. Las blancas van a quedar ahora con peones doblados y con su caballo excluido del Juego. Teniendo en cuenta lo expuesto, Bronstein indícó, con buen criterio, que era mej or 28.lt:Jg3, que también obliga a 28 . . . f4, pero después de 29 .�xg6+ hxg6 3 0 . lt:J fl , los peo­ nes blancos no están doblados y el caballo en­ tra en juego. No obstante, 30 . . . b4 ! , seguido de . . . lt:Jb5 y if6, da a las negras una ventaja sus­ tancial. 28 ...f4 29.if2 �xd3 30.exd3

30 . . . b4! 3 U:l!el gc7 32.ges lli b5 33.�h2 ic8 34.h4 Así al menos las negras tendrán que estar pendientes de su peón "g5 " . 3 4... h 6 35.hxgS hxg5 36. �gl id7 Mientras, las negras defienden el peón "c6" con el alfil (desde una posición más activa que en "b7"), liberando así a la torre de "c7", y con la idea de abrir la columna "a" . 37.gce2 � f8 38.gc2 g37 39.ifl a4! Esto obligará al primer jugador a llevar to­ das sus piezas (menos el pobre caballo, con­ denado al ostracismo) a la defensa del flanco de dama. 40.bxa4 gxa4 41 .gb2 lli c3 42.gel gh7 Las negras no se apresuran; el transcurso del juego demostrará que la torre se necesita precisamente aquí. 43.gal �f7 Por si fuera necesario llevar la torre a la ca­ silla "a8 " . 44.iel lli b 5 45.ie2 Una decisión equivocada: las blancas con-

sideran que es favorable cambiar su peón do­ blado "d4" por el peón "b4", pero no valora­ ron correctamente que el caballo negro irrum­ pe con gran fuerza. Debieron volver con el alfil a "f2". 45 ... lli xd4 46.idl

46 . . . c5! ¡ Las negras ya no tienen que retroceder! Parece que las negras sacrifican calidad para mantener el peón "b4" y obtener compensa­ ción material y posicional, pero después ·de 46 . . . :1:1a3 47 .ixb4, las piezas blancas volvían a la vida. 47.ixa4 llixf3+! ¡Nada de eso ! Las negras no sacrifican la calidad, sino temporalmente una torre. Tras esto las blancas pierden su caballo, que estaba mal situado pero era un buen defensor del rey. En conclusión, la actividad de sus piezas per­ mite a las negras montar un fuerte ataque y obtener de esta manera una ventaja material abrumadora. 48.�f2 Tras otra retirada del rey (por ej emplo, a "fl "), las negras sencillamente tomaban el alfil de "a4" . 48 ...ixg4 49.id l Después de 49 .ic6 'it>e6 50.ie8 lt:J e5 5 1 .'it>fl ixh5 52.l:!h2 ig6, las negras tienen tres peones por la calidad y se imponen sin problemas. 49 ... llie5 50.ixg4 lli xg4+ 51.�gl gxh5 52.:Sg2 if6! Las blancas abandonaron.

GRONTNGEN

1 946

77


1 56 Botvinnik - Smyslov Defensa Grünfeld Groningen 1 946

..

1.d4 tli f6 2.c4 g6 3.tlic3 d5 4.tlif3 ig7 5.Wi'b3 dxc4 Las negras ceden el centro, pero no "gra­ tis". Smyslov tenía preparado un sistema de desarrollo basado en argumentos lógicos y ar­ moniosos. En esta partida no pudo obtener un juego equilibrado, pero un año después, tras unos retoques imprescindibles, esta variante ganó todos sus derechos civiles. Para 5 . . . c6, ver la partida nº 54. 6.Wfxc4 0-0 7.e4 ig4 La sal del proyecto negro. Si las blancas evitan el cambio y juegan 9.tlie5, entonces sigue 9 . . . ie6. No convence 9.d5 ic8, y las negras empiezan a socavar de inmediato el centro blanco y pueden aprovechar la inde­ fensión del caballo de "e5 " . Las negras han resuelto el problema del desarrollo de su alfil de casillas blancas, y solo queda por movilizar el caballo de "b8". Por otra parte, el centro de peones blanco está lejos de ser tan poderoso como parece. 8.ie3 tli c6 ¡ Ay ! Entonces Smyslov aún no había en­ contrado la aguda y fuerte 8 . . . tt::l fd7 ! , tras la cual la variante lleva su nombre con total justicia. Con la jugada de la partida las negras caen en una posición dificil. 9.d5 Las blancas han de ir con cuidado, ya que las negras tienen todas sus piezas en juego. Por ejemplo, 9.h3 ixf3 1 0.gxf3 e5 1 l .d5 tt::l d4 ! lleva a una mayor actividad de las ne­ gras en el centro. 9 ...ixf3 ! Durante la partida, este cambio me pareció innecesario. Me preocupaba 9 . . . tt::l a5 1 0 .Wi'a4 c6, hasta que advertí que las blancas podían jugar 1 1 .i:'!:d l ! , que subraya la mala posición del caballo en "a5 " (lo primero que consideré fue 1 l .e5 ixf3 1 2 . exf6 ixf6 1 3 .gxf3 cxd5 y, a pesar de la pieza de ventaja de las blancas, es dificil decir quién está mej or). 1 0.gxf3 !

78

La sutileza de la idea de las negras consiste en que a 1 O.dxc6 no retiran el alfil, sino que juegan .10 . b5, ganando el peón central "e4" y obteniendo un juego excelente. Sin embargo, las blancas eluden felizmente este oculto "es­ collo submarino", manteniendo su superiori­ dad posicional. 1 0 ... tt::l es 1 1 .Wf e2 c6 Veinte años más tarde, Simagin, en su partida con Portisch, intentó reforzar la va­ riante para las negras jugando l l . . .b5, pero después de 1 2 .i:'!:d l a6 1 3 .ig2 tt::l c4 14.f4 tl:ixe3 1 5 .fxe3 i:'!:b8 1 6.e5 tl:i d7 1 7.h4, la ven­ taj a blanca es clara. 1 2.f4 tt::l ed7 Ahora parece que el cambio de peones es inevitable, lo que unido al retraso de las blan­ cas en el desarrollo, daría a las negras buenas perspectivas. Las negras pierden pieza en caso de 1 2 . . . tl:i eg4 1 3 .e5 tl:ixe3 1 4.exf6 tl:ixfl 1 5 .fxg7. 13.ig2 !

Resulta que a 1 3 . . . cxd5 sigue 1 4 .e5 ! tt::l e 8 1 5 .ixd5 , y el peón "b7" es una importante de­ bilidad. Al no tener ahora, ni en el futuro, la opción de cambiar en el centro, es imposible que las negras puedan igualar. Ahora queda claro que el plan de apertura, ligado a la ju­ gada 8 . . . tl:i c6, era erróneo, y las blancas pue­ den terminar la movilización de sus piezas. 13 lll b6 14.E:dl Wfc7 15.0-0 E:fd8 En todo momento era mala . . . cxd5 , debido a e5 . 16.E:cl Las blancas sitúan sus torres en las coluro•..

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


nas centrales, preparándose para cuando se abra alguna de ellas. 16 ...Wfd7 17.:Sfd l Wfg4 Una decisión ·correcta, ya que en caso con­ trario las negras estarían pasivas y sólo po­ drían mirar cómo las blancas refuerzan su po­ sición. Esta jugada lleva a una serie de cambios y a un final que, aunque desfavorable para las negras, parece su única esperanza de salvación. 18.Wfxg4 Al calcular la siguiente variante de cam­ bios, llegué a la conclusión de que llevaba a un final ganado con peón de más, pero no verificar esta continuación (tras cada jugada evidente de las negras) fue una negligencia imperdonable. 18 lli xg4 19.ixb6 axb6 20.dxc6 Esto pudo perder gran parte de la ventaja. Era correcta 20.e5, y si 20 ... c5 (20 ... .ih6 2 1 .h3), 2 1 .a4, seguido de 22.b3 y 23 .lll b5, con peón de ventaja y mejor posición. 20 ... bxc6 21 .eS .•.

Había analizado esta posición al realizar la jugada 1 8. Me parecía favorable a las blancas: el alfil negro está inactivo, el caballo negro necesita dos movimientos (llih6-f5) para en­ trar en j uego, y creí que no se podía defender el peón "c6", ya que a 2 1 . ..:Sac8 sigue 22 . .ih3 h5 23 . f3 . 21...llih6 Smyslov estaba impresionado por mi juego rápido y seguro, y no profundizó en las variantes, conformándose con la pérdida del peón "c6" . Esperando la jugada de mi rival, vi

con horror que en la variante 2 1 . . .:Sac8 22.ih3 (22.füd8+ :Sxd8 23 .ixc6 gana el peón, pero cede la columna "d" para el contra­ juego negro) 22 . . . h5 23 .f3 las negras pueden hacer 23 . . . lll e3 ! , manteniendo la igualdad ma­ terial, aunque las blancas pueden pasar a un final algo mej or: 24.ixc8 lll xd l 25.:Sxd l :Sxc8 26.:Sd7 . 22.ixc6 :Sxdl+ 23Jhdl lk8 24.lli dS! Las blancas logran mantener su alfil en "c6", lo que limita la actividad de la torre ne­ gra. 24 ...if8 24 . . . :Sxc6 25 .lll xe7+. 25.:Sct lli rs 26.:Sc4 ! E l peón "b6" n o escapará. E n los finales con alfiles de distinto color y debilidades mu­ tuas, no es necesario perseguir una gran ven­ taja material. Así, después de 26. lll xb6 :Sb8 27.lll a4 (no es posible 27.lll c4 por 27 . . . lll d4, amenazando el alfil blanco y un ataque doble en "e2") 27 . . . :Sb4 la actividad de las piezas negras habría aumentado. 26 ... e6 26 . . . :Sb8 27.a4 ! es bastante desesperado para las negras. 27.lli xb6 :Sb8 28.lli a4 :Sd8 A pesar de todo, Smyslov encuentra contra­ juego, aunque no es muy peligroso para las blancas. 29.ie4 lli h4 30.@n ih6 3 t .ib7! llirs Cada bando juega sus bazas. Las negras quieren cortar la defensa de la torre sobre el peón "f4", y las blancas se preparan para cambiar torres, lo que simplifica la realización de la ventaja. 32.©e2 Primero, las blancas toman medidas para defender sus peones débiles del flanco de rey. 32 lli d4+ 33.@e3 lli f5+ 34.©f3 lli d4+ 35.©e4 Sigo fielmente el consejo de Capablanca: con ventaja material, no apresurarse. Ante to­ do, era necesario centralizar el rey. 35 ... lli e2 Por fin se logra atacar algún peón blanco. 36.:ScS! Se cambia la única pieza peligrosa de las •..

GRONINGEN 1 946

79


negras, la torre, cuya ausencia se notará ense­ guida. 36 �xc8 37.ixc8 tlixf4 Si 37 . . .ixf4, entonces 3 8 . © f3 . 38.b4 Era más sencillo 3 8 . tlJcS, para tener la po­ sibilidad de llevar el caballo a "d3 " , defen­ diendo los peones "e5" y "f2"; las negras no tendrían defensa contra el avance del peón "a" . Ahora surgen pequeñas complicaciones. ¡ Ay ! , estas imprecisiones eran características de mi juego, y aunque encontraba buenas ideas, su realización táctica no siempre fue acertada. 38 ... tli h3 ! 39.b5 lL!xf2+ 40.©d4 if4

1 57 Steiner - Botvinnik Defensa Holandesa Groningen 1 946

.•.

En esta posición se aplazó la partida, y las blancas anotaron la jugada secreta. 4 1 .h3 ! Esta jugada rompe la coordinación de las piezas negras. El avance directo del peón "b" dificultaba la victoria: 4 l .b6 tlJ g4 42.b7 i.xe5+ 43 .©e4 i.xh2. 4 1 . .. f6 Smyslov intenta llevar el rey al flanco de dama, y de paso abre la diagonal "h2-b8" a su alfil. A 4 1 . . . lll xh3 , sigue 42.b6 y, si es ne­ cesario, 43 .tlJcS, tras lo cual uno de los peones pasados blancos logra coronar. 42.ixe6+ ©g7 43.exf6+ ©xf6 44. tli c5 ©e7 45.©d5 La actividad del rey de las blancas decide el juego. 45 ... g5 46.a4 tli d l 47.a5 tli c3+ 48.c.t?c6 tlixb5 49.c.t?xb5 ib8 50.©b6 Las negras abandonaron.

80

t.d4 e6 2.c4 f5 3.g3 tlif6 4 .ig2 ib4+ 5.Ad2 ie7 Parece que las negras pierden un tiempo, pero esta maniobra de alfil tiene su sentido: ahora a las blancas les resulta dificil realizar la idea de Geller, con el traslado del caballo de "b l " a " f3 " (tlid2-f3) y del caballo " g l " a "d3 " (lll f3-e5-d3). Por eso tienen que perder tiempo con otra jugada del alfil de casillas negras. 6.tlif3 Merece atención el desarrollo de este caba­ llo por "h3 " . 6. . .d 5 7.tli c3 c 6 8.0-0 0-0 9.if4 Yo llegué a la conclusión de que es mej or 9.i.g5 , como en la partida Chejover - Riumin, Leningrado 1 936. 9 ...�e8 l 0.�c2 Se ha llegado a la posición de mis partidas con Rabinovich (nº 1 5) y Yudovich (nº 60). La última jugada blanca permite no preocu­ parse por la posibilidad . . . dxc4, a la que se­ guiría el avance e4, o la recuperación inme­ diata del peón con tlJe5. l 0 ...�h5 1 1 .�ael En las partidas mencionadas las blancas pusieron esta torre en "dl " . El que las blancas elijan esta jugada demuestra que no estaban familiarizadas con las ideas de esta compleja variante. l l ...lll bd7 Las negras deben realizar el avance . . . g5, pero sin la jugada ... h6, ya que la casilla "h6" puede ser útil para la torre. Por eso en la partida con Yudovich jugué . . . ©h8, . . . �g8, y solo entonces . . . g5 . 12.tli d2 Retirar este caballo permite a las negras avanzar los peones del flanco de rey sin es­ pecial preparación. 12 ... g5 13 ..ic7 tli e8 Es necesario cambiar rápido el alfil blanco. 14.ie5 tli xe5 1 5.dxe5 f4! No permitiendo que las blancas defiendan su peón "e5" mediante f4. Debo señalar que

ESTRATEGIA 1 1 :

1 942- 1 956


todo este sistema de fas negras ( . . . g5, cambio de piezas menores en "e5 " y . . . f4) no es nue­ vo. Recuerdo que en el torneo de maestros de Leningrado l 930, Model, con negras, lo uti­ lizó c'on éxito en una posición semejante contra Levenfish. 16.gxf4 Es difícil afirmar que las blancas estén per­ didas, pero después de esta jugada irreflexiva, que abre la columna "g" y debilita aún más el peón "e5 ", las negras tienen todas las opciones de victoria. A 1 6.e4, sigue 1 6 .. .f3, con evi­ dente ventaja negra. 16 gxf4 17.ll)f.3 @h8 Jugada útil, dej ando "g8" a la torre. 18.@hl Las blancas no pueden avanzar el peón "e" : 1 8.e3 E!g8 (con la amenaza 1 9 . . . Wh3) 1 9 .ci>hl E!xg2 20.iixg2 \Wg4+. 1 8 ... ll) g7

23 füg7! ..•

.•.

19.°IWcl Las blancas no tienen un plan activo, y han de esperar acontecimientos . Pero, en todo ca­ so, mi rival deja atacado el peón "f4" y va a preparar el avance de los peones del ala de dama. Era malo para las blancas l 9.e4 fxe3 20.fxe3 lll f5 2 1 .Wff2 E!g8 22.lll e2 Wfh6. 19 .id7 20.a3 Parece que las blancas no se dan cuenta del peligro que las acecha. 20 ... füi 2t.b4 gg8 22.gg1 � rs 23.�dt Lleva a una situación similar a la de la partida 23 .Wfxf4 E!g4 (después de 23 . . . lll g3+, las blancas van a tener material suficiente por la dama) 24.Wfd2 füg7. •..

Solo han pasado siete jugadas desde que se abrió la columna "g", y las negras ya tienen todas sus piezas preparadas para el ataque (a excepción del alfil de "d7", pero se puede pasar sin su ayuda). Las blancas prácticamente no pueden mover nada. 24.°1Wxf4 Con "amargura", las blancas deciden tomar el peón. Esto es comprensible psicológica­ mente: este peón restringía a las piezas blan­ cas, y quizá sea posible rechazar el ataque negro . . . Sin embargo, esto conduce de manera forzada a la derrota. Ni siquiera servía 24 . .ifl por 24 . . . Wxf3+. 24 ... :!:!g4 25.Wfd2 � h4 Cambiando el principal defensor de la po­ sición blanca: el caballo de " f3 " . Además, se ataca también el alfil blanco, así que las blan­ cas no tienen muchas opciones. 26.ll)e3 Parece que las blancas contaron con esta posibilidad cuando hicieron 23. lll dl . Después de 26.lll xh4 gxh4, el mate es inevitable. 26 ... �xf.3 27.exf.3 O 27 . .ixf3 Wxh2+ ! 28.iixh2 gh4++. 27 :ah4 28.�fl .ig5 A la retirada de la dama seguiría 29 . . . if4, y no se puede evitar el mate. Las blancas abandonaron. La elección de la apertura tuvo un papel decisivo. No tenía la menor duda de que mi adversario no conocía en profundidad este sis­ tema, en el que la investigación de Model re­ sultó crítica. ..•

GRONTNGEN 1 946

81


1 58 Botvinnik - Vidmar Apertura Catalana Groningen 1 946 1 .d4 dS 2.tlit3 llif6 3.c4 e6 4.g3 dxc4 5.\Wa4+ 'M'd7 5 . . . lll bd7 es lo más habitual. 6.'M'xc4 'M'c6 Vidmar, que tenía 62 años, vio con agrado la simplificación del juego. En respuesta, las blancas juegan "a lo Smyslov", aceptando los cambios solo si obtienen alguna ventaja posi­ cional. 7.lübd2 \Wxc4 8.lü xc4 ib4+ Continúa la táctica de tablas. Pero este nue­ vo cambio empeora la posición negra. Era mej or mantener el alfil de casillas negras y jugar 8 . . . c5. 9.id2 ixd2+ 10.llifxd2 Hay que abrir cuanto antes la gran diagonal al alfil de casillas blancas. 1 0 lü c6 1 1 .e3 lü b4 12.i>e2 Ahora la posición del caballo de "b4" care­ ce de sentido. 12 id7 13.ig2 ic6 14.0 Las negras han conseguido excluir tempo­ ralmente del juego al alfil blanco, ¡pero a qué precio ! Las blancas crean un fuerte centro de peones, y las posibilidades de contrajuego de las negras se reducen al mínimo. Era errónea 1 4.e4 por 1 4 . . . lll c2. 1 4... lü d7 1 5.a3 lüdS

rey negro defienda sus peones del flanco de dama. 1 9.:Bhcl lüb8 20.b3 id7 Solo así logran las negras cambiar el ca­ ballo de "a5 " . Era mala 20 . . . lll c6 por .2 1 .a4 lll x a5 22.axb5 , y el caballo negro está atra­ pado. 21 .ifl lü c6 22.lli xc6 ixc6 23.a4 ie8 Se amenazaba 24.a5 y 25.a6, aprovechando que el peón de "b7" tiene que defender el alfil, que por este motivo se retira. 24.aS lü a8 Vidmar se defiende con excepcional pre­ cisión. Después de los movimientos 24 . . . lll d7 25.a6 b6 26.;gc3 Wb8 27.;gac l ;ges 28.lll c4 (con Ja amenaza 29.lll d6) 28 . . . ;gd8 29.lll a3 ;ges 30. lll b 5, las negras no pueden defender el peón de "c7 " . 2s.a6 b 6 26.b4 ©b8 Es peligroso jugar 26 . . . c6, por 27.ib5 Wc7 28 .;gc3 y 29.;gac l .

.••

•..

1 6.e4 lli 5b6 1 7.lüa5 ibS+ 1 8.i>e3 0-0-0 Una decisión correcta. Es necesario que el

82

27J:k3 Las blancas se apresuran en comunicar las torres, y dej an pasar la ocasión de jugar 27.b5, afianzando su ventaja posicional. 27 ... c6 28.:Bacl f6 Previniendo lll d2-c4-e5 . Era mala 28 . . . ll'i c7 debido a 29.b5 ll'i xb5 3 0.ixb5 cxb5 3 l .;gc7, con gran ventaja blanca. 29.lll bl El caballo se dirige a "a3" para apoyar la ruptura b5 . 29 ...id7 30.llia3 Ahora la ruptura b5 es inminente, y evitarla

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


con 3 0 . . . b5 llevaría a una debilitación irre­ parable de la posición negra. 30 ... � c7 . A 3 0 . . . :1'í:c8 es muy molesta 3 1 . � c4, y des­ pués lll d6 . 31 .b5! � xb5 32.ixb5 cxb5 33.l::'! c 7 El momento crítico de la partida. 33 ... l::'! c 8 Esto permite a las blancas afianzar su ven­ taj a con un sacrificio de calidad. En caso de 33 . . . @a8 34.:1'í:b7 ic8 es bueno para las blan­ cas 3 5 .:1'í:xc8+ (y también 3 5 . füg7 ixa6 3 6.:1'í:cc7) 35 . . . :1'í:xc8 36.�xb5 . Si 33 . . . b4, en­ tonces 34.:1'í:b7+ @a8 35 .:1'í:cc7 ! ic8 36.:1'í:xa7+ Wb8 3 7 . lll b 5 , y no hay defensa satisfactoria contra 3 8 .:1'í:cb7+ ixb7 39.:1'í:xb7+, y mate a la siguiente. Pero parece que después de 33 . . . ic8 ! 34.lll x b5 !!d7 ! (es peor 34 . . .ixa6 3 5 .lll xa7 ib7 3 6 .lll b 5) 3 5 .:1'í:xd7 ixd7 36. lll xa7 Wxa7 37.:1'í:c7+ @xa6 3 8 . :1'í:xd7 :1'í:c8, las negras tenían buenas opciones prácticas de tablas. 34.:1'í:b7+ @a8 El rey está atrapado en la jaula.

35Jl:xd7! gxcl 36.�xb5 Se amenaza 37.füa7+ Wb8 3 8 .:1'í:b7+ Wa8 (si 38 . . . Wc8, continúa 39.lll a7+ y 40.:1'í:b8+) 3 9 . � c7+. 36 ... ghc8 Hay que situar ambas torres en la columna "c" para prevenir la amenaza mencionada. 37.gxg7 Las blancas no tienen que precipitarse. 37 ... b6 38.gxa7+

Ya son dos peones por la calidad, y los res­ tantes peones negros son débiles. 38 ... ©b8 39.gb7+ ©as 40J�a7+ WbS 41.l::'! b7+ ©as 42.g4 Aprovechando que ahora las torres negras no pueden abandonar la columna "c", las blan­ cas tratan de aumentar su ventaj a mediante el avance de los peones del flanco de rey (g4-h4h5). 42 ...e5 Las negras tienen que expulsar al caballo de su dominante posición. 43.d5 f ü c5 44.l::'! a7+ @b8 45.gb7+ ©as 46.l::'! x b6 gbs El único momento para cambiar las torres, antes de que la torre blanca vuelva a la casilla "b7". 47.:SxbS+ ©xbS 48.a7+ Wb7 A 48 . . . @a8 decidía en el acto 49.d6 :1'í:c8 50.Wd3 Wb7 5 1 .l2Jc7 @xa7 52.Wc4. 49.� d6+ El camino de la victoria. Ahora no servía 49.d6 por 49 . . . :1'í:c8 50.Wd3 l"í:c l 5 1 .l2Jc3 fül , con tablas. 49 ... ©xa7 50.�e8 Wb6 51.� xf6 La posición pasiva de las piezas negras, junto a la desventaja material, hace que su ubicación sea desesperada. 5 1...l::'! c3+ 52.Wf2 l::'! c 7 53.b4 füi 54.� h5 Sería un error 54.g5 por 54 . . . hxg5 55.hxg5 :1'í:g7. 54... ©c7 55.g5 hxg5 56.hxg5 �h7 57.�f6 l::'! h2+ Por supuesto, a 57 .. ."flg7 sigue simplemente 5 8 . lll e 8+. ss.©g3 l::'! h t 59.©g2 l::'! h s 60.g6 Ahora, si 60 . . . :1'í:h6, 6 1 .g7 :1'í:g6+ 62 .@f2 :1'í:xg7 63 .l2J e8+ y 64. l2J xg7. Las negras abandonaron. Diez años antes, en el mismo día de agosto, mi partida con J. Capablanca en Nottingham (nº 80) finalizó en tablas. En el análisis, el excampeón mundial intentó demostrar que po­ día haber ganado, y le dij e : "Hoy usted no podía ganarme, ya que cumplo 25 años". Y aquí, tras la reanudación y el análisis de la partida con el profesor Vidmar, para consolar­ le, le dije: "Hoy cumplo 35 años". Y el sem­ blante de mi adversario se animó.

GRONINGEN 1 946

83


1 59 Bernstein - Botvinnik Defensa S iciliana Groningen 1 946

.•.

1 .e4 c5 2.tlJf3 d6 3.d4 cxd4 4.ClJxd4 ClJ f6 5.ClJ c3 g6 6.ie2 Cuando se jugó esta partida ya se conocía el sistema Rauzer, relacionado con las jugadas 6.ie3 y 7.f3. Pero mi adversario, un venerable Gran Maestro (nacido en el año 1 882), que incluso había jugado con Chigorin, prefiere una continuación más tranquila. 6 ... ig7 7.ie3 tlJ c6 8.0-0 0-0 9.'1Wd2 Así me jugó Grigoriev en el torneo de maestros de Leningrado 1 93 3 , pero esta juga­ da lleva a un juego igualado. 9 . tlJ b3 da me­ j ores perspectivas. 9 ... ClJ g4 10.ixg4 ixg4 1 1 .f3 ¿Por qué expulsar el alfil a una casilla don­ de estará mejor? 1 1 ie6 •..

Aquí el alfil está más activo que en "d7", y cambiarlo no es bueno para las blancas, ya que tras 1 2 . ClJ xe6 fxe6 se reforzaría la posi­ ción de las negras en el centro. 12.tlJ xc6 Mi adversario se esfuerza por simplificar el juego, pero este no es un cambio afortunado. 12 ... bxc6 Las opciones negras son ahora preferibles, ya que el peón "c6" controla el salto del ca­ ballo a "d5 " . 13.id4 Las blancas quieren cambiar los alfiles de

84

casillas negras, pero no lo consiguen. No era posible 1 3 .ih6, por l 3 . . . ixh6 1 4 .'IM!xh6 Wb6+ 1 5 . Wh l Wxb2. 13 f6! Una jug �da importante, conservando · para el final la pareja de alfiles. 14.b3 Was 15.ClJbl Mi experimentando rival comprende que las cosas no van bien para él, y busca la sal­ vación en el final. Pero también ahí se encon­ trará con bastantes dificultades. 1 5 Wxd2 16.tlJxd2 ih6 1 7.l:fadl Con vistas a futuras escaramuzas en el flan­ co de dama, quizá fuera mejor 1 7.Eí:fd l , se­ guido de Wfl -e2 . 17 ... cs 1 8.if2 a5! Provoca 1 9.a4, tras lo que solo quedará ju­ gar . . . c4 para destrozar la estructura de peones blanca en el flanco de dama. 19.a4 l:Uc8 20.:!Uel A 20.c4 las negras jugarían 20 . . . 1'!cb8, se­ guido de 2 1 . . .ixd2 22 . . . Eí:xb3 . 20 ... c4! 2 1 .ie3 ig7 22.bxc4 ixc4 El primer objetivo se ha logrado, y los peo­ nes "c2" y "a4" son ahora débiles. 23.ClJb3 if7 24.ge2 Ek4 25.gd4 gc3 Desde luego, las blancas consiguen cam­ biar un par de torres, pero es raro que yo deje pasar la oportunidad de repetir la posición pa­ ra ganar jugadas de cara al control. 26.gdd2 gc4 27.gd4 ..•

27 . . . fS El alfil que las negras preservaron del cam­ bio entra en juego en el momento decisivo. 28.:Sxc4 ixc4 29.:Sel fxe4 30.id2

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


160 Botvinnik

-

Euwe

Gambito de Dama Aceptado Groningen 1 946

Un error que facilita la victoria. Después de 30.fxe4 ic3 3 l . i d2 ixb3 32.ixc3 ixc2, aún habría que superar serias dificultades técnicas. 30 ... exf3 3 1.�xe7 fxg2 32.� xaS Era mejor 32. @ xg2, aunque tras 32 . . . i d5+ y 33 . . . :B: c8, la ventaj a negra sería abrumadora. 32 ... ids 33.c4 in 34.@f2 �f8 Lleva rápidamente al objetivo. No servía 34 . . . !l: xa5 por 3 5 . füg7+ (no 3 5 . ixa5 id4+) 35 . . . @ xg7 36. ixa5 ; y tras 34 . . . id4+ 3 5 . ie3 ixe3+ 36. :9'. xe3 la lucha se prolongaría. 35 ..ie3 ic3 36.�a7

36 . . . .ic6+ 37.@g3 ixaS 38J'ha5 �f3+ 39.@xg2 füe3+ 40.@gl �c3 41.�a7 gxc4 42.gc7 �el+ 43.©f2 gc2+ Las blancas abandonaron. Este fue mi único encuentro en el tablero con Bernstein. Al jugar con él, recordé que en el año de mi nacimiento Capablanca le ganó una brillante partida (San Sebastián 1 9 1 1 ), que ingresó en el libro de oro del ajedrez.

Max Euwe ( 1 90 1-1 98 1 ) fue en sus últimos años el presidente de la FIDE, pero yo lo co­ nocí mucho antes. Aj edrecista muy ambicioso y enérgico, fue un pragmático ante el tablero de ajedrez (y quizá también en la vida) . Euwe estudió con brillantez el legado de otros jugadores, pero sus nuevas ideas tenían un ex­ clusivo sentido práctico. É l cambiaba con ex­ cepcional maestría el carácter de la lucha so­ bre el tablero, y siempre se esforzaba por tomar la iniciativa, gracias a lo cual obtuvo extraordinarios resultados deportivos y osten­ tó durante dos años la corona mundial. Euwe fue para mí un duro adversario. Yo tenía ha­ cia él un sentimiento de simpatía y lo consi­ deré mi amigo, aunque me preocupó que co­ mo presidente de la FIDE no siempre tomara decisiones justas, y no siempre se decantó por los intereses del ajedrez. La capacidad de Euwe de cambiar la situación sobre el tablero fue un obstáculo para mí. Hasta esta partida, nos habíamos enfrentado cinco veces, de las cuales perdí dos partidas y tres fueron tablas. Este sexto encuentro se disputó tras la muerte de Alekhine, cuando el mundo del aj edrez estaba sin campeón. En el congreso de la FIDE de Winterthur (Suiza) en 1 946, aún no se había tomado la decisión de cómo elegir al nuevo campeón. Los ajedrecistas holandeses, y el mismo Euwe, pensaban: si Euwe gana esta partida, será el vencedor del primer gran torneo después de la guerra, y tendrá sentido su proclamación como Campeón Mundial, sin necesidad de disputar el título. En esta situa­ ción se jugaba esta partida. Dos mil especta­ dores colmaban la sala "Harrnonie", y obser­ varon el encuentro desde la primera a la últi­ ma jugada. 1 .d4 dS 2.�f3 �f6 3.c4 dxc4 4.e3 e6 S ..ixc4 cS 6.0-0 a6 7.a4 Esta continuación de Rubinstein limita la actividad de las negras. Más tarde esta jugada pasó de moda, pero renació en el match Botvinnik - Petrosian, Moscú 1 963.

GRON!NGEN 1 946

85


7 ... � c6 8.We2 ie7 El cambio de peones da a las blancas, tras 8 . . . cxd4 9. !l: d l ie7 1 0 .exd4, la posibilidad de desarrollar con comodidad el alfil de casillas negras. 9.B:dl Yo consideraba que la línea 9.dxc5 lll e4 daba a las negras buen juego. Sin embargo, diez años después cambié de opinión, tras un escrupuloso análisis. Esta es la variante que descubrí : 1 0. !l: d l W c7 l l . lll d4 lll x c5 1 2 . lll xc6 bxc6 ( 1 2 . . . Wxc6 1 3 .ib5 axb5 1 4.axb5 E: xa l 1 5 .bxc6 E: xb l 1 6.b4 E: xb4 1 7. i a3) 1 3 .b4 lll d7 ( 1 3 . . . lll e4 1 4 . ib2 0-0 1 5 . i d3 tll f6 1 6 . tll d2 !l: b8 l 7. tll c4, con ventaj a posicional) 1 4 . ib2 0-0 1 5 . tll d2 ixb4 1 6. Wg4 lll e5 1 7 . Wg3. Tras este análisis llegué a otra conclusión: ¡ la ini­ ciativa pertenece a las blancas ! Yo jugué también 9.dxc5 diecisiete años después, en la 8ª partida del match con Petrosian. 9 ...Wc7 1 0.� c3 1 0.h3 se puede ver en la partida nº 1 1 5 . Y después de 1 0.dxc5 ixc5 1 1 . tll c3 0-0 1 2.h3 tll e5, las posibilidades están igualadas. 10 ...0-0 l l .b3 No da nada a las blancas l l .dxc5 ixc5 12.e4 tll g4. 1 1 ... id7 12.ib2 B:ac8 Euwe espera, pero podía obtener contra­ juego en el flanco de dama con 1 2 . . . cxd4 1 3 .exd4 lll a5 . También merecía atención 1 2 . . . f üd8 . 13.dS Ahora la columna "c" permanece cerrada, y las blancas abren el juego a su favor. Ya realicé este plan en una de las partidas con Keres del match-torneo del año 1 94 1 (nº 1 1 5). Pero, para ser justos, hay que señalar que ya antes Alekhine empleó esta idea. 13 ... exdS 14.tll xdS � xd5 1 5.ixd5 ig4 A 1 5 . . . lll b4, se responde favorablemente con 1 6 .ie5. 1 6.Wc4 La continuación 1 6.h3 ih5 1 7 .g4 ig6 1 8.h4 es más activa, pero también más arries­ gada. 16 ...ih5 17.ixc6 Aunque también ahora el asalto de peones

86

l 7.g4 i g6 l 8.h4 entrañaba ciertos riesgos, es así como debí desarrollar la · iniciativa. En las partidas importantes, como esta, elegía continuaciones tranquilas, pero aquí no pude en­ contrar esta estrategia, y perderé la ventaja. · 17 ... Wxc6 1 8.�eS We8 Una jugada característica del ingenioso es­ tilo de mi rival. Ahora, a l 9.g4 tiene prepara­ da la respuesta 1 9 . . . if6, y si 20. !l: d5, lo más sencillo es 20 . . . b5. 1 9.B:dS i:i:d8 Una imprecisión. La j ugada indicada era l 9 . . . b5, y la formación de la batería en la dia­ gonal " a l -h8" con 20. W c3 (si 20. W c2 o 20. W f4, entonces 20 . . . E: d8), se neutraliza me­ diante 20 . . . f6 2 1 . tll d7 Wfl 22.e4 f üd8. .

.

20.� d7 Una idea antiposicional. Las blancas en­ tregan la columna "d" a cambio de un ataque ficticio sobre el rey, y caen en una posición crítica. Hace ya algunas jugadas, con más o menos sentido, desprecié la continuación ligada al movimiento g4, pero ahora no debí desdeñar esta posibilidad. Después de 20.g4 i g6 (a 20 . . . b5, 2 1 . f üd8) 2 1 . f üd l E: xd5 22. Wxd5 Wc8 23. lll d7, las blancas tienen la iniciativa, y ahora es mala 23 . . . i:'í: d8 por 24. ixg7 ic2 (24 . . . W xg7 2 5 . W e5+) 25.ic3 ixd l 26. We5 f6 27. W e6+. 20 .. Jhd7 21 .:BxhS Wd8 Una astuta jugada. Debido al j aque en "d i ", las blancas no pueden jugar 22. ixg7 @ xg7 23 . W g4+ W h8 24. Wf5 (24 . . . E!: d l +). 22.:an g6 El "ataque" al rey negro se apaga, y la torre

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


queda en una posición bastante desfavorable. 23.gh3 gdl Las negras tratan de pasar al final, ya que tienen un peón éie ventaja en el flanco de dam á . 24.g4 Un asalto útil, aunque tardío. 24 .. J�xn + 25. ©xn b5 Mi adversario juega con su habitual ener­ gía. 26.axb5 axbS 27.Wff4 El peón "b5 " es intocable: 27. '.Wxb5 Wf d l + 28. W g2 '.Wxg4+. 27 ... f6 Ahora no es tan terrible que la dama blanca vaya a la casilla "h6", debido a que las negras tienen la defensa . . . Eí: f7. Mientras, se amenaza 28 . . .'.W d l + y 29 . . . Wxb3 . 28.e4 Wfdl+ 29.©g2 .id6 Euwe encuentra la fonna de pasar el juego a un final de torres. 30.fff3 Wxf3+ 3 1Jhf3 .ie5 32 ..ixe5 fxe5 33J�c3 Una j ugada pasiva. No se pueden cambiar las torres: 3 3 . Eí: xf8+? © xf8 34. © f3 g5 , y el rey negro emprende tranquilamente la marcha al flanco de dama. Pero era claramente mej or 3 3 . Eí: d3 Eí: c8 34. Eí: d5 c4 3 5 .bxc4 bxc4 36. W fl W f7 (36 . . . c3 3 7 . Eí: d l ) 37. W e2 W e6 3 8 . Eí:a5 , y las blancas podían confiar en lograr las tablas. 33 ... gcs 34. ©f3 ©f7 35. ©e3 ©e6 36.f4 ¿Por qué tenía que hacer en el apuro de tiempo jugadas obligadas? 36 ... exf4+ 37.©xf4 c4 38.bxc4 bxc4 39.h4

39 . . . h6 Inmediatamente después de la partida Flohr propuso 39 . . . Eí: c5, pero mi adversario indicó que en ese caso las blancas tenían posibilida­ des de salvación: 40.e5 ii d5 4 1 . Eí: e3 c3 (4 1 . . . Eí: c6 42.h5) 42.e6 c2 43 .e7 Eí: c8 44. Eí: e 1 'iti d6 45 . 'it> g5 'iti d7 46. Eí: c l ii xe7 47. 'iti h6. Más tarde, Levenfish recomendó 39 . . . Eí: c6, enton­ ces puede seguir 40.h5 Eí: c5 4 1 .e5 Eí: c6 42.hxg6 (pero no 42. W e4? g5 43 . 'it> d4 Eí: c8 44. 'iti e4 Ei: c7 45. 'iti d4 Ei: d7+ 46. ii e4 2: f7, con victoria negra) 42 . . . hxg6 43 . W e4 g5 44. E: h3 c3 45. !l: h6+ W d7 46. E: h7+ ii e8 47. Eí: h l , con tablas. 40.g5 h5 En esta posición anoté la jugada secreta. Desde luego, mi adversario, al igual que yo, sabía que Lasker había ganado a Rubinstein, en San Petersburgo 1 9 1 4 , un final parecido. La diferencia es que en esa partida no estaban los peones "h". Pero durante la pausa de la comida llegué a la conclusión de que pre­ cisamente la presencia de los peones "h" cam­ biaba la valoración del final. No llegué a esta conclusión enseguida; me preocupaba que el mismo Rubinstein no hubiera salvado este final. Miraba con desesperación el tablero cuando entró en la habitación el j efe de nues­ tra delegación, el maestro Veresov. É l sabía que las cosas me iban mal, pero preguntó es­ peranzado : "Mij ail Moiseievich, ¿puede en­ contrar una salvación?". Entonces miré la posición sin una idea preconcebida y, ¡ oh alegría! , comprendí el secreto de este final . Cuando se reanudó la partida, Euwe me compadeció con una palmada en la espalda. No dudaba de que si el mismo Rubinstein no salvó este final, el resultado de la partida era evidente. Los espectadores eran de la misma opinión, y esperaban con impaciencia el triunfo de su favorito. 41.©e3 ©es 42.gc2 ! Obligando a avanzar al peón enemigo. 42 ... c3 43. ©d3 Ver el diagrama siguiente

Aquí mi adversario me miró con recelo. Por lo visto, no le agradaba mi tranquilidad.

GRONINGEN 1 946

87


En la partida con Rubinstein, Lasker ganó con la maniobra . . . "8 c7, y a @ e3 , entonces . . . "8 h7, seguido de . . . "8 h3+ y "8 g3 . Después de . . . "8 c7, Rubinstein no pudo tomar el peón "c3 " , ya que seguiría el cambio de torres, y las negras ganan el final de peones (solo hay que añadir que en la mencionada partida la posición tenía los colores cambia­ dos). Pero aquí los peones "h" juegan un doble papel: impiden que la torre negra se infiltre por la columna "h", y el final de peones es ta­ blas .

43 "8d8+ En caso de 43 . . . "8 c7 las blancas pueden pa­ sar el final de peones, que aquí es tablas : 44. "8xc3 "8 xc3+ 45 . @ xc3 @ xe4 46. 'it> c4 'it> f4 47. @ d4 @ g4 48. 'it> e5 'it> xh4 49. 'it> f6 @ g4 50. @ xg6 h4 5 1 . @ f6 h3 52.g6 h2 53 .g7 hl'<Mf 54.g8 Wf+. 44.©e3 Sería peligroso 44. @ xc3 por 44 . . . @ xe4, ya que el rey blanco quedaría aislado del flanco de rey. 44 ... !l:d4 45.E:xc3 E:xe4+ 46.@f3 E:xh4 47!l:c6 La más precisa. 47 ... fü4+ Tampoco se logra nada haciendo 47 . . . 'it> f5 48. � k5+ 'it> e6 49. "8 c6+. 48.©e3 �e4+ 49.@f3 ©rs 50.fü6+ ©xg5 51.!!xg6+ Tablas. Si no hubiera salvado esta partida, proba­ blemente no se hubiera llegado a disputar el match-torneo por el Campeonato Mundial del año 1 948. ..•

88

1 6 1 Stoltz - Botvinnik Defensa Francesa Groningen 1 946

·

1.e4 e6 2.Wfe2 Mi adversario elige esta jugada de Chigorin para apartarse de los senderos habituales, pero pronto se verá que no está familiarizado con las sutilezas de esta idea de apertura. 2 ... c5 La teoría de esa época consideraba como líneas principales 2 . . . il. e7, 2 . . . lll c6 y 2 . . . e5 . Pero durante la partida me vino a la cabeza 2 . . . c5, que está justificada, ya que lleva a la Defensa Siciliana, en la que la jugada Wfe2 puede resultar inconveniente. Es posible que me sugiriera la idea la partida Alexander Botvinnik, Nottingham 1 936, en la que, si bien es cierto que la dama estaba en "d2" en lugar de en "e2", el resto era muy parecido. Sin embargo, no puedo considerarme el des­ cubridor de la jugada 2 . . . c5 , ya que así jugó (y más de una vez) Tarrasch en el match con Chigorin, San Petersburgo 1 98 3 . 3.g3 Es mejor 3 .b3, previniendo el desarrollo del alfil negro por "g7"; o, como recomienda la Enciclopedia, 3 .f4 tt:l c6 4. tt:l f3 tt:l ge7 5 .g3 d5, con juego equilibrado. 3 ... lll c6 4.il.g2 tt:l ge7 5.tt:l c3 Stoltz debió jugar como las negras en la Defensa India de Rey: 5 . tt:l f3 d5 6.d3 (pero no 6 . tt:l c3 d4 7. tt:l d l e5, Smyslov - Larsen 1 972/73) 6 . . . g6 7 .0-0 i/.g7 8 . tt:l bd2. 5 g6 6.d3 i/.g7 7 .J.e3 ..•

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


Esto posibilita que las negras puedan cam­ biar el peón central "e4" y que el caballo ne­ gro se consolide en el centro. Con l a misma poca fortuna actuo Levenfish (con negras) en la 1 1ª. partida de nuestro match (nº. 86), pero allí la dama se encontraba en su posición inicial y la dama de .Stoltz está aquí peor. Era mejor 7. ctJ f3 , o 7 . ctJ h3 . 7... dS! Amenaza 8 . . . d4. 8.exdS No era posible 8 . ixc5 por 8 . . . 1.Wa5 9 . ixe7 ixc3+; 8 . id2 ! 8 ... ctJ d4 Una importante jugada intermedia; se nota la mala situación de la dama blanca. 9.'i:Yd2 Después de 9. ixd4 cxd4 y 1 0 . . . tt:J xd5, las negras tienen un juego claro y fácil. 9... exdS 10 .!D ce2 h6 No daba nada a las negras la siguiente va­ riante: 1 0 . . . tt:J xe2 l l . ctJ xe2 ixb2 1 2. gb l ig7 1 3 . ixc5 . 1 1 .Wfcl Ante la posibilidad de que el alfil de "e3 " pueda ser atacado con e l avance de un peón a "d4", las blancas liberan la casilla "d2" para el alfil. S i l l .c3 tt:J xe2, entonces habría que tomar con la dama, que volvería a ocupar la malha­ dada casilla "e2", ya que no se puede hacer 1 2 . ctJ xe2 por 1 2 . . . d4 1 3 .cxd4 cxd4 14. i f4 g5 . Y después de I l . tll xd4 cxd4 1 2 . i f4 g5, las blancas pierden pieza. 1 1 ...if5 12.c3 Ahora la indefensión del peón "d3 " resul­ tará fatal. No había razón para rehusar el cam­ bio de caballos, ya que después de 1 2 . tll xd4 cxd4 1 3 . i d2 g c8 1 4 . 1.Wd l , la posición blanca es sólida. 1 2 ... .!Dxe2 13 . .!D xe2 d4 Desde luego, no de inmediato 1 3 . . . ixd3 debido a 1 4 . ixc5 . 14.id2 ixd3 15.ixb7 0-0! En esta posición el alfil de "b7" es mucho más importante que la torre de "a8 " . Así las negras ganan un tiempo importante para el ataque. Las blancas contaban con poder defen-

derse tras la "normal" 1 5 . . . g b8 1 6 . i D 0-0 1 7 .0-0 g5 1 8 . g e l tll g6 1 9.i g2 ctJ e5 . 1 6.if3 En caso de 1 6 . ixa8 1.Wxa8, hay que respon­ der 1 7. g g l , y el rey de las blancas está atasca­ do en el centro, donde permanecerá mucho tiempo. 16 ... g5! Tomando la casilla "f4" y preparando la maniobra final . . . ctJ g6-e5-d3 . En la primera mitad de este torneo jugué con gran fuerza, utilizando con mis adversarios el método de dominación, pienso que tan bien como lo hizo Karpov en su día. 17.0-0 .!D g6 18J::!: e l tt:J e5 19.ig2

Esta posición ya se vio en los comentarios de la jugada 1 5, pero en el tumo de las blan­ cas. El tiempo ganado por las negras cambia de raíz la situación. 19 ...ia6 20.'i:Ydl .!D d3 21.Wf a4 Wff6 22.f4 :aae8 ¡ Por fin! Esta torre ha estado atacada du­ rante siete jugadas; mientras, las negras han ganado tiempo para lograr una decisiva ven­ taj a. 23.ic6 .!Dxel 24 . .ixe8 .!DO+ 25.©f2 .!D xd2 26.ic6 ixe2 27.©xe2 dxc3 28.bxc3 Wfxc3 Supongo que mi rival no pudo calcular to­ dos los cambios, pero ahora no debió retrasar la capitulación. 29 . .!::!: d l .!::!: d 8 30.ie4 gxf4 3 1 .gxf4 'i:Yh3 32 . .!::!: g l Wfxh2+ 33 . .!::!: g 2 'i:YhS+ 34. ©e3 Wfh3+ 35.©e2 1.We6 Las blancas abandonaron.

GRONINGEN 1 946

89


1 62 Tartakower - Botvinnik Defensa Francesa Groningen 1 946 1 .e4 e6 2.d4 d5 3.exd5 exd5 4.lLlf3 Y a en la apertura se advierte la original comprensión que este ingenioso Gran Maestro tenía del aj edrez. Para eludir las compli­ caciones de apertura, Tartakower elige la va­ riante del cambio. Sin embargo, no cuenta con que sea, como podría parecer, un preludio de cambios y de un rápido acuerdo de tablas, ¡ sino que encuentra en esta línea un camino para complicar el juego ! 4 ... id6 5.c4 lLlf6 6.c5 Parece activa, pero este peón será cambia­ do, lo que pondrá de manifiesto los defectos de esta jugada. Además, hay compartir la opinión de Lar­ sen (indicada en la Enciclopedia) de que no es posible hablar de ventaj a blanca en esta va­ riante. Si 6. lLl c3 dxc4 7.i xc4 0-0 8 . 0-0 i g4, con posición complej a. 6 ... ie7 7.lLl c3 Algunos años después repetí la posición hasta la sexta jugada (Kasparian - Botvinnik, 20° Campeonato de la URS S, 1 952), y las blancas optaron por 7. ib5+ c6 8. i d3, y aquí dejé pasar la oportunidad de obtener un juego satisfactorio con la jugada 8 . . . b6. 7 ... b6 8.cxb6 axb6 9.id3 0-0 1 0.0-0 ig4 Con bastante dificultad las negras encuen­ tran el plan correcto. Parecía necesario reali­ zar 1 0 . . . c5, pero entonces se debilita la casilla "b5 " , y mediante 1 1 . ig5 ! ie6 1 2 . lll e5 , las blancas toman la iniciativa. 1 1 .h3 ih5 12.g4 Las blancas quieren situar el caballo en "e5", pero para hacerlo tienen que ir por un camino de doble filo. Se recomendó 1 2 . i e2, que posiblemente sea mej or, aunque en todo caso inofensiva. 12 ... ig6 13.lLle5 ixd3 14.V!Yxd3 c6 1 5.ig5 Era más prudente 1 5 . i f4, pero no era sen­ cillo prever la respuesta de las negras. 15 ... lLl xg4 Tome esta decisión después de reflexionar durante veinte minutos. Para mi adversario fue

90

ESTRATEGIA

una gran sorpresa, como demuestra el devenir de la partida.

16.lLl xc6 Mi rival toma la decisión de mantener la igualdad material, pero con ello cede la inicia­ tiva a las negras. Y entonces se notará el debi­ litamiento del flanco de rey, siendo bastante difícil su defensa. Es fácil determinar que es favorable para las negras 1 6. ixe7 lll xe5 1 7 . ixd8 lll xd3 l 8 . ixb6 lll xb2 . Bastante más complicado es determinar las posibilidades de ambos bandos tras 1 6.hxg4 ixg5 ; por ej em­ plo : 1 7. ii g2 (o 1 7 .f4 i f6 1 8 . 'it> g2 ixe5 1 9 . !!. h l f5) 1 7 . . . f6 1 8 . !!. h l ih6 1 9 . lll g6 fü7 (no 1 9 . . . hxg6 20. !!. xh6 ! ) 20. lll h4 ig5, y las blancas mantienen la iniciativa, lo que com­ pensa en cierto grado la pérdida del peón. Las blancas debieron elegir esta continuación. 16 ... lLl xc6 17.ixe7 lLlxe7 1 8.hxg4 f5! Un golpe desagradable para las blancas. Tomar el peón es muy peligroso, indepen­ dientemente de con que pieza retomen las ne­ gras en "f5 " . Defender el peón "g4" es prác­ ticamente imposible (a 1 9.D sigue 1 9 . . . V!Y d6 20. 'it> g2 lll g6). Solo queda sacrificar el peón para ganar tiempo y ocupar la columna cen­ tral abierta. 1 9Jfae l ! fxg4 20.ge5 go Una jugada importante, apartando a la da­ ma blanca de la defensa de su rey. 2 1 .V!Yb5 ll:J g6 ! Sería u n error 2 1 . . .Wi' d6 por 22. !!. xe7, y las negras tendrían que salvarse con j aque con­ tinuo: 22 . . . !!. g3+. 22.gxd5

11:

1 942- 1 956


Las blancas igualan el material, pero no pueden impedir que el ataque negro siga su curso. Tras 22.Wfxd5+ Wfxd5 23 . .!'! xd5 lli f4, seguido de 24 . . . i'! f8 y 25 . . . g3 (o 25 . . . lli h3+), el final e s desesperado para las blancas . 22 ... Wff6 23Ji�g5 Tartakower se defiende con asombrosa te­ nacidad. Si 23 . i'! h5, entonces 23 . . . i'! d8 previe­ ne el j aque en "d5 ", mientras que ahora el peón "g4" está atacado, y las blancas tienen tiempo para dar un útil j aque con la dama. 23 ... gf8 24.tli e4 Wlf4 25.W!dS+ c.fíh8 26.ghs

Esto es una imprecisión. Era necesario eli­ minar, con ganancia de tiempo, el importante peón pasado blanco: 33 . . . tli xd4, y después volver con el caballo a "f3". 34J�e3 g4 Y aquí se imponía 34 . . . tli xd4, aunque tras 3 5 . i'! xh3 f üe4 36. i'! xh6+ W g7 3 7 . f üb6, las blancas tienen opciones de tablas. 35.d5 c.fíg7 36.ltJ c3 fü6 37.ge6 c.fíf7 37 . . . i'! xe6 era más sencillo. 38.);xf6+ Wxf6 39.d6 We6 40.ltJdS Wxd6 41.ltJxb6

No solo defendiendo la amenaza 26 . . . !'! h3 con mate inevitable, sino también creando la contraamenaza 27. tli g5 . Por eso es inofensiva para las blancas 26 . . . g3 27. tli g5 gxt2+ 28. c.fí h l . Las blancas ya se encontraban en un fuerte apuro de tiempo, y a las negras les que­ daban quince minutos. 26.. J�h3 Empleé diez preciosos minutos para reali­ zar esta jugada, quedándome yo también con poco tiempo, y casi dej o escapar la victoria . . . Analicé l a variante 2 6 . . .h 6 (con intención de 27 . . . g3) 27. Wf e6, pero no encontré la decisiva continuación 27 . . . i'! e3 ! 28. Wfxg6 i'! xe4, con las amenazas 29 . . . !'! e2 y 29 . . . i:! xd4. 27,gxh3 gxh3 28.tlig3 Perdía 28. tli g5, por 28 . . . tli e7 ! 29.W e5 Wg4+ 3ü. Wg3 Wxg3+ 3 l .fxg3 h2+. 28 ... ltJ h4 29.Wle4 ltJf3+ 30.c.fíhl W!xe4 31.ltJxe4 E:f4 32Jkl h6 Era mejor 32 . . . g5, y el rey escapa de los ja­ ques: 3 3 . i'! c8+ @ g7 34. i'! c7+ W f8, etc. 33J'k3 g5

A pesar de la igualdad material, la posición blanca es crítica debido a la terrible amenaza . . . h5-h4 y después . . . g3-g2++. Aquí las negras anotaron la jugada secreta. 41...hS Poniendo en marcha el plan mencionado. Las blancas no tienen mucha elección: o lle­ van rápidamente el caballo a la defensa, como hacen en la partida, o bien crean una con­ traamenaza en el ala de dama mediante 42. a4. 42.ltJ c4+ En caso de 42 . a4 las negras aislaban al ca­ ballo de las blancas del flanco de rey con 42 . . . lli d2 ! (indicada por Bronstein), y después de 43 . a5 h4 44. a6 g3 45 .fxg3 (si 45.a7 las negras ganan con 45 . . . gxt2 46.a8W fl WI+ 47. c.fí h2 lli f3+) 45 . . . hxg3 46. a7 g2+ 47. W h2 tli f3+ 48. W xh3 g l WI 49.a8 W Wlh2+ so. @ g4 tli e5+, las negras dan mate rápidamente. 42 ... WdS 43.lli e3+ c.fíe4 El caballo blanco ha acudido a la defensa, así que las negras necesitan su rey para crear un ataque de mate.

GRONINGEN 1 946

91


44.a4 Otro intento sería 44.b4, contando con la variante 44 . . . ill d3 45 .b5 ill e2 46.b6 @ xt"2 47. lll f5 h4 48. lli xh4 lll xh4 (48 . . . g3 49. lli xf3 ill xf3 50.b7 ill n 5 1 .b8'1W g2+ 52. ill h2 g l 'IW+ 5 3 . ill xh3 es tablas) 49.b7 g3 50.b8 '1W g2+ 5 1 . ill h2 g l 'IW+ 52. © xh3 , y las blancas se sal­ van. Pero resulta que el negro hace 44 . . . lll d4 ! (en lugar de 44 . . . © d3), que impide la jugada 45.b5, y el rey negro llega al peón "t"2" un tiempo antes. La desgracia persigue a las blan­ cas: la amenaza de mate da al enemigo un tiempo fundamental. 44 ... ©d3 4S.lt:)ds Intentando defender la amenaza de mate con el sacrificio del caballo por el peón de "h3 " . 4 S... ill e 2 46.ll:lf4+ ©xf2 47.lt:) xh3+

O 47. lli xh5 g3 48. lll xg3 ill xg3 49.a5 h2 50.a6 lll g5 5 l .a7 lli e4 y mate a la siguiente. 47 ... i>fl Las negras eligen un plan sencillo y natu­ ral. También llevaba a la victoria 47 . . . gxh3 48.a5 ill g3 49.a6 lll g5 50.a7 lll e4 5 l . a81.W lli t"2+ 52. © g l h2+ 5 3 . ill fl h l l.W+ 54. 1.Wxh l lll xh l 55 .b4 lll t"2 56.b5 lli e4 57.b6 tt:i d6 5 8 . © g l h4 59. ill h l h3 60. ill g l h2+ 6 1 . © h l lll e4 62 .b7 tt:i t"2++. 48.lt:)f4 g3 49.lli g2 ©n so.as h4 s t . lli f4 ©n No hay defensa contra 52 . . . h3 . S2.ll:lg2 h3 S3.ll:l e3+ @n S4.ltJ g4+ ©e2 Las blancas abandonaron. Este fue mi se­ gundo y último encuentro con Tartakower merecedor de la simpatía general del mund¿ del aj edrez.

92

1 63 Botvinnik

-

Kottnauer

Gambito de Dama Groningen 1 946 1.d4 dS 2.lt:)f3 lLl f6 3.c4 e6 4.cxdS Y o temía la simplificación en caso de 4. tt:'i c3 c5 5.cxd5 lD xd5, mientras que en la partida no es fácil para las negras eludir un juego complejo. 4... exdS s.lt:) c3 id6 Parece poco adecuada. Era mejor 5 . . . c6, para desarrollar cuanto antes el alfil a "f5 " . 6.igS c 6 7.1.Wc2 0-0 8.e3 :Ses 9.id3 h6 10.ih4 ie6

Antes de que se hiciera esta jugada, las blancas pensaban en realizar el plan estándar de avanzar sus peones del flanco de dama. Pero ahora surge la posibilidad de animar algo el juego en el centro. 1 1 .lt:) es es Una reacción natural, antes de que las blan­ cas sigan con la jugada f4. 12.0--0 cxd4 En estas situaciones es conveniente jugar enseguida 1 2 . . lll c6. 13.exd4 lt:) c6 14.lt:)xc6 bxc6 Se amenaza 1 5 . . . ixh2+ 1 6. © xh2 lll g4+ l 7. ill g3 g5 . 1S.ig3 ixg3 16.hxg3 ll:l g4 De nuevo hay que prestar atención a las intenciones de las negras: . . . '1Wg5-h5 . 1 1.1.Wd2 :e:bs t 8.b3 Era mejor 1 8 . lll a4, y a 1 8 . . . l.Wg5, 1 9. l.Wxg5 hxg5 20.b3 g b4 2 1 . f üd l .

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956

.


t8 ...Wf6 t9.Wf4 Wxf4 En el final se notarán las debilidades de la casilla "c5" y del peón "c6", pero rechazar el cambio de damas condenaba a las negras a una de fensa pasiva. 20.gxf4 gb4 2t.füdt wra 22 ..in 'll f6 23.gacl Después de esta lenta jugada las negras consiguen obstaculizar el traslado del caballo blanco a la casilla "c5 " . Las blancas ya es­ taban preparadas para llevar el caballo a "c5 " . Si a 23 . ctJ a4 siguiera 23 . . . ctJ hS, entonces se responde 24.g3 .ig4 25 . .E'! d3 ! .ie2 (25 . . . :S e4 26.f3) 26 . .E'! d2 ixfl 27. m xfl , y las blancas tienen ventaja. 23 ...J.d7! 24.0 A 24. lt:i a4 seguiría 24 . . . :S e4. 24 ... ctJ h5 25.ctJ e2 a5 26.g4 Ante la amenaza 26 . . . a4, las blancas están obligadas a debilitar su flanco de rey. Solo forzando al caballo negro a retirarse, se puede liberar al caballo propio de la defensa del peón "f4" y así bloquear el avance . . . a4. 26 ... Cll f6 27.ctJc3 h5! El cambio en "h5 " es desfavorable a las blancas, así que hay que avanzar el peón "g". Tras ello, las negras quedan con un peón pa­ sado y con la casilla f5 " para sus piezas me­ nores. 28.g5 Cll g8 29.lt:i a4 Cll e7 30.Cll c5 .ic8

31 . a3 :Sb8 32 ..id3 Cll f5 33 ..ixf5 Un cambio necesario, ya que el caballo ne­ gro era demasiado activo. 33 ...J.xf5 34.'it>f2 h4 35.:Shl h3 36.:Scel f6 37.g6!

Las blancas están de acuerdo en cambiar este peón por el importante peón pasado "h3 ", y mientras tanto el rey negro no puede activarse. 37 ... :Sxel 38.:Sxel fü8 Mantener la torre en la columna "b" haría más dificil la labor de las blancas . 39.'it>g3 ixg6? Las negras pierden su mejor baza, el peón "h3 " , y entran en un final perdido . Ahora no tienen compensación por su debilidades del flanco de dama. 40.Wxh3 if5+ 41.'it>g3 :Sb8 42.:Se2 Wf7 43.'it>f2 Llevando el rey al flanco de dama para crear allí un peón pasado . 43 ... ics 44. 'it>el gas 45. 'it>d2 :Sa7 46.:Set :Se7 47.:Sbl :Sa7

48.a4! La ruptura b4 es inevitable. En esencia, las blancas juegan con peón de más. 48... 'it>e7 El rey debía regresar para evitar la invasión de la torre blanca, aunque tampoco cambiaría el resultado de la partida. 49.:Shl Wd6 50.:Sb8 if5 51 .:Se8 'it>c7 Si 5 1 . . . .E'! e7 52. :S xe7 'it> xe7, decide en el ac­ to 5 3 . ctJ b7. 52.'it>c3 'it>b6 53.b4 axb4+ 54.'it>xb4 :Sf7 55J:gas Las blancas amenazan ganar la torre me­ diante 56.a5+ o 56. f ü6+, y a 55 . . . ig6 seguiría 56.f5 ih5 57 .a5+ m c7 5 8 . :S a7+ @ b8 59. :S xf7 ixf7 60. lt:i e6 g5 (60 . . . g6 6 1 . ctJ d8) 6 ! . 'it> c5 ie8 62. 'it> b6 i d7 63.a6. Las negras abandonaron.

GRON INGEN

1 946

93


1 64 Botvinnik - Guimard Defensa Francesa Groningen 1 946 1.e4 e6 2.d4 d5 3.lDd2 dxe4 4.lD xe4 lli d7 5.g3 Apartándome de las continuaciones teóri­ cas. Quería ver si el novel jugador argentino (más tarde Gran Maestro) sabía orientarse en terreno desconocido. 5 ... lD gf6 Después de 5 . . . e5 6.dxe5 lli xe5 7. 'Wxd8+ <i> xd8 8. i f4, la posición blanca es claramente preferible. 6.lD xf6+ lD xf6 Euwe aconsejó aquí 6 . . . 'Wxf6. 7.ig2 Las negras tienen algunos problemas para desarrollar su alfil de casillas blancas. 7 ... c5 En caso de 7 . . . e5, como recomienda la En­ ciclopedia, es posible 8 . lli f3 (Euwe conside­ raba, con razón, que tras 8.dxe5 'Wxd l + 9. lt> xdl lli g4 1 o. lll h 3 lli xe5 las negras tenían todo en orden) 8 . . . exd4 9. 'Wxd4 i d6 J O.O-O 0-0 l I . if4 ixf4 1 2 . 'Wxf4 lli d5 1 3 . 'Wd2 c6 1 4.c4, y las blancas tienen mej or desarrollo. 8.llie2 Razonablemente, las blancas no sacan el caballo por " f3 " , para no molestar a su alfil. 8 ...�b6 9.0-0 id7 1 0.c4 cxd4 1 1 .lll xd4 E:d8 12.ie3 ic5

La posición de las negras parece amenazan­ te, ya que se disponen a mover el alfil de "d7",

94

tras lo que el caballo blanco estaría en peligro. Pero las blancas tienen prevista una bella combinación, que inesperadamente inclina la balan.za a su favor. Era dudosa 12 . . . 'Wxb2 1 3 . :!:l:b l , y la"iniciativa blanca se acrecient�. 13.b4! '!Wxb4 No hay más remedio que capturar el peón. A 1 3 . . . ixb4 seguiría 14. lli f5 y 1 5 . lli xg7+. 14.E:bl �c3 Guimard no advierte el peligro, de lo con­ trario hubiese capturado el segundo peón. Aunque después de 1 4 . . . 'W xc4 1 5 . :!:l: c l 'Wb4 1 6 . :!:l: xc5 '!Wxc5 l 7. lll xe6 ixe6 1 8. ixc5 :!:l: xd l 1 9 . :!:l: xdl , el rey negro queda atascado en el centro, no está claro si las blancas pueden concretar su ventaj a posicional. 15J�gxb7 0-0 1 6.�e2 ! Ahora las blancas presionan, pero con igualdad material. 16 ...E:c8 A 16 . . . ixd4 seguiría 1 7 . :!:l:b3 (pero no 1 7 . :!:l: c l 'W a3 1 8 . :!:l: b3 'Wc5). 17.lll b5 �e5 Ahora las blancas ganan un peón. Tampo­ co era una solución 1 7 . . .i xb5 l 8.cxb5 ixe3 1 9 . 'Wxe3 'Wxe3 20.fxe3 , con ventaja decisiva de las blancas en el final. 18.lli xa7 ixa7 19.E:xa7 ic6

20.f3 Una jugada importante. Las blancas man­ tienen la parej a de alfiles y rechazan el cam­ bio de su alfil de casillas blancas, que es ne­ cesario para defender el peón "c4 " . 20 ... �fd8 2 1.E:a3 Preparando el cambio de un par de torres,

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 95 6


tras lo que será más fácil defender los peones del flanco de dama. 2 1...hS Las . negras comprenden la necesidad de mostrar actividad en el flanco de rey, antes de que las blancas quieran imponer sus peones pasados. 22.gd3 h4 23.gxd8+ gxd8 24.gxh4 Todos los peones blancos están aislados, pero las blancas tienen dos de ventaj a y la parej a de alfiles, cuya fuerza aumenta con ca­ da cambio. 24 ... �b8 25.�d3 gb2 26.gf2 Después de 26 . .id4 W d6, las blancas pier­ den el peón "a2 " . 2 6. . .gxn 27.ixf2 Wal+ 28.ifl

28 . . . 'Li hS Tras 28 . . .Wxa2 29. Wd8+ lll e 8 la posición negra es muy pasiva (peor sería 29 . . . ii h7 30. i d3+ g6 3 l .Wxf6). 29.�d6 ia4 No se puede capturar el peón " f3 " : 2 9 . . . i xfl 30.1.W dS+ ii h7 3 1 . W d3+. 30.a3 idl 3 1 .Wd4 �el El cambio de damas llevaría a las negras a un final sin esperanzas . 32.�d8+ iih7 33.�d3+ fS Es dudoso que debieran llegar a este debili­ tamiento de la posición. 34.ie3 Wal 35.id4 �el 36.ie3 Repitiendo jugadas para ganar tiempo. 36 ...�al 37.id4 �el 38.�e3 �bl 39.©f2 Saliendo de la misma fila que la dama con­ traria y defendiendo el peón " f3 " . 39 ...ia4

En el apuro de tiempo las jugadas no suelen ser precisas. Tal vez era mej or hacer aquí 3 9 . . . W a2+. 40.�d2 ie6 41 .�e3 Wdl 42.ie2 �e2 A 42 . . . Wh l , era posible 43 .i e5 . 43.ies No era mala 43 . Wxe6 lll f4 44.W e7 Wxe2+ 45 . Wxe2 éll xe2 46. ii xe2, pero las blancas pre­ fieren conservar la parej a de alfiles. 43 ...ie8 44.�e3 Empieza la persecución de la dama negra, que tiene dificil librarse del cambio. 44 ...Wbl 45.�b2 �hl 46.�al �xal 47.ixal Sin damas, ganar el final es elemental. 47 ... lll f4 48.ifl 'Li g6 49.©g3 lll e7 50.©f4 'Li g6+ Evitando que el rey blanco vaya al flanco de dama, pero solo se logra de momento. Una vez las blancas sitúen los peones débiles del flanco de rey de manera óptima, el rey reto­ mará su camino. Aunque al final del torneo no jugué tan bien como en la primera mitad de la competición, demostré mi alta técnica en el juego. 51.©gS lll fS 52.hS ie6 53.f4 ©g8

54.ie2 Quizá las negras confiaran en 54.h4 lll h7+ 5 5 . © g6 i e8++. 54 ... � h7+ 55.©h4 ©ti 56.©g3 'Lif6 57.©f2 Las negras abandonaron. Una partida tensa. Después de dos derrotas (con A. Kotov y D. Janowsky), era preciso obtener la victoria en cada encuentro, para lu­ char por el primer premio con el líder del torneo, Max Euwe.

GRONINGEN 1 946

95


Torneo Radial URSS - USA Moscú 1 946 1 2 al 1 6 de S eptiembre Botvinnik

1.5

1 65 Reshevsky - Botvinnik Defensa Francesa Moscú 1 946 Samuel Reshevsky (nacido en el año 1 9 1 1 ) ya daba a los seis años sesiones de simultáneas, y una vez uno de sus adversarios fue el futuro Campeón Mundial Max Euwe. Su gran talento como niño prodigio no ofrece dudas. En los años treinta, al ganar el torneo AVRO de 1 93 8 y otras competiciones posteriores, demostró ser uno de los jugadores más relevantes, y fue invitado a participar en el match-torneo por el Campeonato Mundial del año 1 948. Cuando entraron en vigor las reglas de la FIDE, el rei­ terado campeón de Estados Unidos y vence­ dor de una serie de torneos internacionales ganó varias veces el derecho a participar en las competiciones por el campeonato del mundo, e incluso a los 56 años fue pretendien­ te por última vez. Reshevsky fue un aj edrecis­ ta brillante y original. Destacaba en el cálculo de variantes, y poseía una comprensión posi­ cional poco común. Pero ante todo fue el tí­ pico jugador práctico, con todos sus defectos, incluida una incurable tendencia a caer en apuros de tiempo. Por desgracia, esta última circunstancia impidió que sus resultados de­ portivos fueran mejores. En Octubre de 1 983 nos encontramos en el club de ajedrez de Manhattan, en Nueva York, tres supervivien­ tes del torneo AVRO : Fine, Reshevsky y el autor de estas líneas. Fine ya hacía tiempo que se había retirado del ajedrez, yo había compe­ tido por última vez en 1 970, pero el infatiga­ ble Sammy seguía jugando. En el segundo match URS S - USA nos encontrábamos sen­ tados uno frente a otro. El equipo soviético estaba en una difícil situación, ya que la mitad

96

0.5

Reshevsky

de sus componentes llegó a Moscú después del duro torneo de Groningen, en vísperas del match. Debido a esto los participantes estaban nerviosos. El match terminó con la victoria del equipo de la URSS ( 1 2'5 - 7'5). 1.e4 e6 2.d4 d5 3.lll c3 i.b4 4.e5 c5 5.a3 i.a5 Elegí esta continuación, por primera vez en mi práctica, para eludir la posible preparación de mi adversario a la jugada 5 . . . i.xc3+, que yo empleaba habitualmente. 6.\1;Vg4 Tras una profunda reflexión, Reshevsky en­ contró el plan correcto . La popular 6.b4, fue recomendada por Alekhine en los años veinte. 6 ... lll e7 7.d.xc5 i.xc3+ 8.bxc3 lll d7 9.\1;Vxg7 Esto es rutinario. Las blancas capturan los peones "g7" y "h7", pero pierden tiempo, y además cae el peón "e5 " , con lo que la inicia­ tiva pasa a las negras. La continuación más sencilla, 9. tll f3 , da a las blancas buen juego, aunque la Enciclopedia considere que tras 9 . . . lll g6 1 0.h4 h5 l l . \1;Vg3 lll xc5 , la posición es confusa. 9 .. J�g8 1 0.\1;Vxh7 lll xe5 1 1.i.e2 Aprovechando que el peón "g2" es intoca­ ble ( l l . . . � xg2? 1 2 . Wfh8+ y 1 3 . Wfxe5), las blancas terminan la movilización de sus pie­ zas del flanco de rey. ll ... \1;Va5 12.i.d2 \1;Vxc5 Formalmente, las blancas tienen ventaja material, pero esto lo compensa la mala es­ tructura de peones blanca y, lo que es más importante, que es difícil que el rey blanco en­ cuentre un lugar seguro. 13.lll f3 lll xf3+ 14.i.xf3 e5 Con idea de terminar rápidamente la movi­ lización de las piezas mediante 1 5 . . . i. f5 y 1 6 . . . 0-0-0. 1 5.i.h5 Con la esperanza de que las negras jueguen

ESTRATEGIA U : 1 942- 1 956


1 5 . . . ie6 y de que el rey negro quede atado a la defensa del peón "fl".

15 ...ifS! Una jugada que no se consigue hacer todos los días y que, sin duda, fue una sorpresa para mi rival. Ahora se cambiará el peón "fl" por el peón "g2", pero será el rey blanco el que se encontrará en problemas. Por otra parte, el peón de más de las blancas no tiene ningún valor. 1 6.ixti+ Dudo que fuera mejor 1 6. 1Mf xf7+ © d7 (con la amenaza 1 7 . . . S: af8) l 7 . 1Mf f6 S: xg2. 16 ... ©d7 t7.Wh6 S:xg2 No advertí que aquí podía intenta ganar el alfil blanco, atascado en mi campo: 1 7 . . . :l'l: h8 I 8 . Wi' f6 ( 1 8. W g5 :l'l:h7 1 9. ih5 :l'l: g8) I 8 ... Wc6 1 9. Wi' xe5 ( 1 9. Wxc6+ bxc6 20.f3 :l'l: af8 también es ventajoso para las negras) 1 9 . . . S:h7. 1 8.S:fl Wb6 Un error posicional. Las negras cambian las damas al precio de deteriorar su estructura de peones, y el juego se equilibra. No en­ contré 1 8 . . . Wc4 1 9 . :l'l:b l W e4+ 20. W e3 b6, y la ventaj a negra es indiscutible. 19.Wxb6 axb6 20.0-0-0 Bien jugado. Ante todo hay que comunicar las torres. 20 ... S:xa3 21 .©b2 S:a4 22.ie3 ie6 23.ixe6+ ©xe6 24.ixb6 S:xh2 25J'�gl S:h6 Las negras dispondrán de buenas opciones de victoria si logran cambiar un par de torres. Entonces su rey estaría fuera de peligro y el caballo tendría mayor libertad. 26.S:g7

Las blancas tie_nen contrajuego. 26... S:g6 27.S:h7 lli f5 Un sacrificio de peón injustificado. Era me­ jor 27 . . . :l'l: c4 28.i a5 (o 28.i d8 lli c6) 28 . . . b5, sacando el peón de la segunda fila. 28.S:xb7 Parece arriesgada, pero las blancas lo tie­ nen todo calculado. 28 ... lli d6

29.©b3 ! Una ganancia de tiempo importante. Así el rey estará más seguro, de momento . 29 ... S:aS También era posible 29 . . . tt:l xb7 30. © xa4 tt:l d6. 30.S:c7 S:b8 3 1 .S:c6 ©d7 32.S:c7+ ©e6 33.S:c6 S:b7 Decisión azarosa. Era más razonable repetir jugadas y aceptar la oferta tácita de tablas. 34.c4 dxc4+ En ningún caso se debía abrir la columna "d" . Ahora la ventaj a posicional pasa a las blancas. Jugando 34 . . . d4 no arriesgaba nada, por ejemplo : 3 5 . :l'l:h l (o 3 5 .c5 @ d5) 35 . . . © d7 36. :l'l: c7+ f üc7 37. :l'l: h7+ @ c6 3 8 .i xc7. 35.©b4 ©e7 Ya es una jugada única. Perdía 35 . . . © d7, por 36. © c5. 36.©as Creo que fue después de esta jugada cuan­ do Reshevsky se olvidó de pulsar el reloj . Ambos estábamos en apuro de tiempo, ¿y qué podía hacer yo? En un torneo hubiera ad­ vertido inmediatamente a mi adversario de su olvido, como hice diez años antes con Bogo!-

TORNEO RADIAL URSS - USA MOSCÚ 1 946

97


jubov en Nottingham. ¿Pero en un encuentro por equipos? La atmósfera del match estaba al rojo vivo, y decidí no actuar. Cuando Re­ shevsky se dio cuenta y pulsó el reloj , su ban­ dera estaba colgando, así que tuvo que hacer sus jugadas con la rapidez del rayo. Tras 36 . .B: d5, las negras tenían una posición difícil. 36 ... @d7 37J'hc4 ge6 Las negras ganaban en el acto con 37 . . . .B: g8, ya que las blancas tendrían que entregar una torre por el caballo, pero ¡ ay ! , yo también me encontraba sin apenas tiempo. 38.@a6 gbs 39.gc7+ @e8 40.@a7 Se imponía la continuación 40 . .B: h l .B: a8+ 4 1 . i. a7 .B: xa7+ 42 . .B: xa7 (42. @ xa7 lt'i b5+) 42 . . . lli c8+, y son las negras las que tienen que luchar por las tablas. En la partida son las blancas las que deben buscar el empate. 40 ... gds 41.gh1 El error decisivo. Ya se había pasado el control, pero Reshevsky no había anotado los movimientos, y temiendo perder por tiempo, realizó su jugada muy rápidamente. La única manera de no perder material era 4 1 . 'i!? a6. 41...tZ:l bS+ 42.@b7 tZ:l xc7 43.ixc7

43 . . . E:d4 ! ! La jugada secreta. Tuve l a fortuna d e anotar esta jugada ganadora, que establece el control sobre la cuarta fila: no hay que permitir que llegue a ella ninguno de los peones blancos. Nadie esperaba esta jugada, y solo se analiza­ ba 43 . . . .B: d2 44.f4, con tablas. Por eso, los par­ ticipantes en el match (tanto americanos como soviéticos) no albergaban dudas sobre el re­ sultado de la partida. Sólo Ragozin y mi mu-

98

jer, Gayane Davidovna, sabían que yo debía ganar. Sobre todo se amenaza 44 . . . .B: b4+. 44.c3 . E:c4 El rey blanco está aislado de sus peones, y esta es la principal ventaj a de las negras . 45:.ias Wd7 46.ghs Ahora que el alfil no ataca el peón "e5 ", sería favorable a las negras 46 . .B: h7+ .B: e7 47 . .B: xe7+ 'i!? xe7 . 46 ... fü6 Una astuta j ugada, que encontré en el aná­ lisis. El ataque sobre el peón "f2" fuerza a la torre blanca a ocupar una posición pasiva. 47.E:d8+ @e7 48.E:d2 gd6 ·

.

.

·

Las negras se vengan de los sufrimientos que pasaron antes del control, cuando su rey era perseguido por las torres blancas. 49.ga2 No había mucha elección: el cambio de to­ rres estaba descartado, y tampoco vale 49. ib4 por 49 . . . .B: xb4+; mientras que si 49 . .B: e2 en­ tonces se apretaba el lazo alrededor del rey blanco con 49 . . . .B: d5 50. ib4+ @ d7. 49 ... @d7 50.E:b2 E:c5 51.ib6 Aceptando con resignación la derrota, pero no había mucho que hacer. Tras 5 1 . i.b4 .B: c7+, se amenaza mate por todos lados. 51. E:xc3 52.E:b4 @e6 53.E:b2 gdd3 54.E:a2 E:d7+ 55.©a6 E:b3 Se condensan los nubarrones alrededor del rey blanco. 56.ie3 E:d6+ 57.@as E:d8 58.Wa6 E:xe3 Las blancas abandonaron. Un match tenso, y una partida de nervios, interesante de principio a fin. .•

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Memorial C higorin Moscú 1 947 25 de Noviembre 23 de Diciembre -

1 1

Botvinnik

2

Ragozin

2

3

=

1

o

=

o

1

4

5

=

=

=

=

=

=

6

7

8

1

1

o

1

3

Boleslavskv

4

Smyslov

5

Kotov

6

Keres

o

7

Novotelnov

o

8

Pachman

1

9

Trifunovic

LO

G!igoric

11

Bondarevskv

12

Holmov

o

13

Kottnauer

o

14

Plater

o

o

15

Sokolsky

o

o

o

o

o

o

16

Tsvetkov

o

o

o

o

o

o

=

=

=

=

=

=

= = =

1

o

=

=

=

=

o

o

=

o o

o

o

o

=

=

=

o 1

= =

o

= =

o

=

o o

o

=

=

=

=

=

o

1

1

o o

1

=

=

=

=

o 1

= =

o

=

1

o

1

o

1

1

o

o

=

=

o

o

o

o

1

Defensa Eslava Moscú 1 947 1.lL!f3 d5 2.d4 lL! f6 3.c4 c6 4.cxd5 En esa época, esta variante del cambio se consideraba desagradable para las negras. La teoría actual no comparte este punto de vista. 4 cxd5 5.lL! c3 lLi c6 6.if4 e6 La continuación preferida de Lasker, que también fue del agrado de Smyslov. 7.e3 id6 Una vieja y buena idea. Desde el punto de vista de los principios generales, ofrecer este cambio no es correcto, ya que las negras cam­ bian su alfil "bueno" y se quedan con el "malo" . Sin embargo, en relación a la lucha por el centro, tras 8. ixd6 '\Wxd6, las negras toman el control de la importante casilla "e5 " . Teniendo en cuenta esto, las blancas eluden el cambio, y las negras lo postergan hasta que las condiciones sean más favorables. Lasker pre­ fería 7 . . . i e7, que también tiene sus defectos (ver partida nº 208). Yo introduje en la prácti-

o

=

=

1

=

=

=

=

=

o o

11

1

=

=

o

1

=

=

=

o =

1

10

=

=

1 66 Botvinnik - Kottnauer

.•.

=

9

=

1

=

= = = = =

o

=

=

1 1 1 o

= = = = =

=

o

12

13

14

15

16

1

1

1

1

1

11

=

1

=

1

1

1 0.5

1

1

10

1

1

1

1

10

1

1

1

9.5

1

1

9

1 1

= =

=

1

1

1

1

1

o

=

l o

1

=

=

o

o

o

o

o

o =

1

=

=

o

=

1

= =

=

1

= =

1

1 1 o

1

=

=

=

=

=

1 1

=

o

=

1

9

1

8.5

l

7.5

1

6.5

1

5.5

=

=

=

=

= =

=

8

5 4 4 2

ca 7 . . . lb h5 (partida de entrenamiento con Pe­ trosian en 1 952, y encuentros con Zitron y Letelier en las Olimpiadas de 1 95 8 y 1 964), y tuve algunos éxitos, pero no me jugaron la respuesta más fuerte, 8. ie5 ! 8.id3 Merece atención 8 . ig3 . 8 ... 0-0 9.0-0 b6! Kottnauer elige un plan posicional correcto, y en esta partida no conseguí encontrar cómo mantener la iniciativa. l OJ:kl ib7 1 1 . a3 ges 12.Wf e2 ixf4 Ahora este cambio está justificado. Las negras han terminado satisfactoriamente su desarrollo, y tienen un claro contrajuego en el flanco de dama. Por eso, era necesario para las blancas jugar antes i g5 , eludiendo el cambio de alfiles. 13.exf4 lLi a5 14.gc2 La sutileza de la idea negra se ve en la línea 1 4. lb e5 lb b3 ! 1 5 . l:! cd l lb xd4 1 6. i xh7+ lLi xh7 l 7. l:! xd4 '1Wf6, y las negras tienen una posición satisfactoria. 14 ... lL! c4 1 5.fücl Si ahora 1 5 . lb e5, entonces 15 ... lb xb2 .

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ 1 947

99


15 ... a6 16.tll bl

16 . . . bS Mi adversario debió aprovechar el retiro temporal del caballo blanco jugando 1 6 . . . \W d6 1 7 . tll e5 b5, y no se podría expulsar el caballo de "c4". Por ejemplo: 1 8 . lll d2 (o 1 8 .b3 lll xa3) 1 8 . . . lll xb2. 17.b3 Es comprensible querer expulsar al activo caballo negro, pero debí tener en cuenta que mi alfil no dispone de casillas donde retirarse. Hubiera encontrado entonces 1 7 . \W e 1 , dej ando sitio al alfil (preparando el avance b3) y defendiendo la torre de "e l " (lo que es impres­ cindible para realizar la maniobra lll d2-b3c5). 17 ... Cll d6 El defecto del plan blanco podía mostrarse solo con 1 7 . . . \W e7 (pero no 1 7 . . .\W d6 1 8 .bxc4 dxc4, por 1 9. \W e5 !) entonces en la variante 1 8 .bxc4 (es posible que 1 8 .a4 lleve a compli­ caciones favorables a las blancas) 1 8 . . . dxc4 1 9 . ixc4 bxc4 20. f üc4 Él xc4 2 l . Él xc4 lll d5, las negras tendrían una peligrosa iniciativa a cambio del peón. 18.gxc8 Gracias a la debilidad de las casillas negras en el campo enemigo y al control de la colum­ na abierta, las blancas tienen ventaj a. 18 ...ixc8 Liberando la casilla "b7" para el caballo, por si la torre blanca se situara en "c5 " . 1 9.tll eS En apariencia, una jugada muy activa. Ade­ más, posibilita f3, que es útil para vigilar la

1 00

casilla "e4". Pero en realidad las blancas pier­ den un tiempo precioso . La modesta jugada 1 9 . \W c2, con idea de 20. W c7 , no daba respiro a las negras . Hay que decir que nos encontrá­ bamos en apuros de tiempo, lo que expliqa los errores de ambos bandos. 19 ...id7 20.g4 Las blancas impiden que el caballo negro se sitúe en "f5 " , lo que deja más tranquilo al peón "d4". Además, la dama negra no puede separarse de su alfil, ante la amenaza g5lll xd7 . Ya no valía 20. \W c2, por 20 . . . We7, con la contraamenaza 2 1 . . . i:'í: c8. 20 ... g6 21 .©g2 Las blancas solo piensan en que aún tienen que hacer veinte j ugadas para llegar al control. Si 2 1 . lll d2 tll fe8 22.b4 lll c4 23. lll b3 lll xa3 24. :!:'í: a l lll c4 25. ! ha6, las blancas mantenían la ventaj a. 21...tll fe8 22.We3 f6 23.tll f3 tll g7 24.h3 '1Wb6 Se acerca el cambio de torres por la colum­ na abierta, lo que parece que determinará las tablas. Pero las blancas aún tienen la esperan­ za de aprovechar las débiles casillas negras del campo enemigo. 25.gcs tll b7 26.gc2 l:k8 27.gxc8+ ixc8 28.gS Un error típico de los apuros de tiempo. Las blancas no debieron rechazar la continua­ ción más natural, y tenían que haber ocupado la columna abierta con la dama. Después de 28. \Wc l i d7 29.g5 Wd6 30.gxf6 lll h5 3 1 . lll e5 tll xf6 32. tll d2 lll h5 3 3 . lll fl y 34. lll g3 , ¡ la ven­ taja blanca es indudable ! Pero las "aventuras" del apuro de tiempo no terminan aquí. 28 ...Wc7! 29.gxf6 tll h5 30.tll e5 tll xf6 3 1 .'1Wd2 No es posible dejar que las negras sigan do­ minando la columna abierta, así que las blan­ cas van al cambio de damas, esperando apro­ vechar su mej or alfil y las débiles casillas "c5 " y "e5 " . 3 1 .. . Cll d6 32.Wc2 Wxc2 Pero ¿por qué aceptan las negras pasar a un final desfavorable para ellas? Resulta que si juegan 32 . . . W e7, entonces las blancas llevan su caballo a "e2" ( lll c3-e2), defendiendo su única debilidad, el peón de "f4", y luego po­ drían aprovechar la columna "e".

ESTRATEGIA TI: 1 942- 1 956


33.i.xc2 lll f7 De ningún modo se puede aprobar el cam­ bio de caballos en "e5 " , ya que las bl ilncas se libran de su peón débil "f4", y el peón que aparece en "e5 " agobiará a las piezas negras casi con tanta fuerza como lo hace ahora el caballo. Acercar el rey al centro era la decisión más razonable. Se propuso 3 3 . . . b4 (con idea de 34.axb4 tt:J b5 !), que parece mejor a primera vista, pero después de 34.i. d3 ! , el alfil blanco incrementaría su actividad. 34.lll c3 El sitio de este caballo está en " c5 " , donde debía ir a través de "d.2" (después de b4) y "b3 " . 3 4 lll xeS 35.fxeS lll e8 36.©f3 lll c7 37.©e3 ©f7 38. lll e2 ! Una buena jugada, que llevaría rápidamen­ te al obj etivo si las blancas dispusieran de . . . ¡ al menos un minuto ! E l ataque al debilitado flanco de rey de las negras mediante tlJ f4 y h4-h5 mejora la actividad de las piezas blan­ cas. 38 ... ©e7 39.lll f4 a5 El año anterior había jugado con blancas contra Kottnauer en Groningen. Es asombro­ so: también entonces surgió una posición con una estructura similar, y también las negras tuvieron buenas posibilidades de tablas, pero perdieron . . . .•.

40.lll d3 La última desgracia antes del control. Las blancas aumentaban la presión con el avance 40.h4 ! , y tras 40 . . . b4 4 1 .axb4 axb4 42.h5 ! , las

negras están en problemas, ya que 42 . . . g5 (también pierde 42 . . . gxh5 , debido a 43 . ixh7) 43 . tt:J d3 tt:J a6 44.h6 ! , lleva a la derrota de las negras. 40 ... lll a6 Después de la retirada voluntaria del ca­ ballo blanco, las negras logran un respiro, e intentan contrajuego en el flanco de dama. 41.b4 Las blancas podían ignorar las intenciones de su rival, y retomar las acciones en el otro flanco con 4 1 .h4. En lugar de esto, deciden bloquear el flanco de dama. Este plan incluso parece "teórico", ya que acentúa la pasividad del alfil negro, pero, por otra parte, ¡ las blan­ cas se crean una debilidad crónica, el peón "b4" ! 41...axb4 42.axb4 lll b8 Las negras podían intentar aprovechar los dos tiempos que tiene que gastar el rey blanco para defender el peón "b4", jugando 42 . . . g5 43 . © d2 i.d7 44. m c3 ie8, pero 45 . tt:J c5 evita que el alfil llegue a "g6" . 43.©d2 lll c6 Esto es un error del análisis casero. Las negras se disponen a llevar su caballo a "f5" ( tlJ d8-f7-h6-f5), pero en algunos casos puede ser muy útil para las blancas el cambio ixf5 . D e todas formas, tampoco e s mejor llevar el caballo a "c4" ( tt:J b8-d7-b6.c4), ya que resul­ taría muy bonito, pero sería poco activo. 44.©c3 lll d8 45.h4 lll f7 46.lll f4! Por fin las blancas encuentran el camino correcto. 46 ... i.d7 47.@d2 Las blancas no conseguían nada en caso de 47.h5 g5 , seguido de 48 . . . h6. Así que j uegan con astucia: dej an el peón "d4" sin defensa para provocar que el caballo negro vaya a "f5 " . 4 7...i.eS 48.i.d3 lll h6 49.hS! Ahora aparece otro peón negro débil, el de "g6". 49 ... lll fS Si 49 . . . g5, 50. tlJ h3 ixh5 5 1 . tlJ xg5 , y caería también el peón "h7"; y a 49 . . . gxh5 , sigue 50. i.xh7, y las negras no pueden impedir la pérdida del peón "h" . 50.hxg6

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ 1 947

101


Sería un error 50. ixf5 gxf5 5 l .h6, y el rey blanco no tiene por dónde entrar. 50 ... hxg6 51.©c3 5 1 . ixf5 gxf5 de nuevo es tablas. 51...©f7 52.ie2 52. i fl era más precisa. 52 ...id7 53.<!Ll d3 ©e7 54.<!Ll c5 ieS 55.<!Ll a6 Repitiendo jugadas para llegar cuanto antes al control. 55 ...©dS 56.ig4 .id7 57.<!Llc5 ©e7

5S.©d3 Procediendo con astucia otra vez: como el rey blanco tapa la diagonal "fl -a6", parece que las negras no tienen que preocuparse por el peón "b5 " . Pero, por otra parte, era obligada 5 8 . .ih3, ya que en la partida las negras podían haber jugado 5 8 . . . g5 ! , y a 59.f4 responderían con 59 . . . lt:J h6 ! (pero no 59 . . . gxf4 60. ixf5 exf5 , que e s favorable a las blancas). 5S ...icS 59 ..ih3 ©es Un momento trágico. Las negras piensan que nada las amenaza, y caen en la trampa que había preparado. Es cierto que era malo el avance 59 . . . g5 debido a 60.f4 ! , pero después de 59 . . . lt:J h4 ! , y más tarde . . . g5, aún era posible una resistencia tenaz. 60.©c3 Ahora las negras pierden un peón: tras 60 . . ..id7 6 1 ..ifl (con la amenaza 62. lt:J xd7 y 63 . ixb5+) el alfil negro solo puede seguir defendiendo el peón "b5" desde "c6", pero entonces cae el peón "e6". Las negras abandonaron.

1 02

1 67 Gligoric - Botvinnik Defensa Grünfeld Moscú 1 947 1 .d4 <!Llf6 2.c4 g6 3.lt:Jc3 d5 4.lt:Jf3 ig7 5.e3 5 . '.Wb3 se puede ver en las partidas 54, 1 5 6 y 1 76. 5 ... 0-0 6.'.Wb3 La jugada más enérgica en esta posición parece la patente de Makogonov 6.b4, a la que me tuve que enfrentar en la partida nº 20 1 . Para 6.ie2, véase la partida nº 87. 6...e6 7.id2 b6 SJkl Tal vez sea algo precipitado decidir la si­ tuación de la torre. La jugada 8 . i e2 parece más natural. S ...ib7 9.cxd5 exd5 10 ..ie2 c6 1 1 .0--0 <!Llbd7 12.füdl ges 13.iel if8 Las blancas no han conseguido ventaja en la apertura, y la iniciativa pasa gradualmente a las negras, que controlan las casillas "e4" y "e5 " . Las negras quieren llevar el alfil a "d6" con vistas a un ataque en el flanco de rey, pero no es buena idea. Es interesante la sugerencia de Ragozin: 1 3 . . .ih6, y si 1 4 . lt:J d2, entonces 14 . . lt:J f8 1 5 . if3 lt:J e6, evitando e4 y amenazando ganar un peón mediante 1 6 . lb xd4 1 7 . exd4 �xe 1 + 1 8. � xe l ixd2. 14.<!Ll d2 ge6 Las negras doblan sus piezas mayores en la columna "e" para evitar el avance central de las blancas (e4). Sin embargo, la torre no pue­ de mantenerse mucho tiempo en "e6", por lo que era preferible 14 . . .ih6. A 14 . . .id6 podía seguir 1 5 .i f3 '.W e7 1 6.g3, y las blancas van a realizar el útil avance e4. 15.if3 '.We7 16.<!Lle2 ih6 17.<!Llf4 gd6 De momento, las negras prefieren mantener su alfil de casillas negras. l S.liJfl a5 Previniendo la desagradable 1 9 . ib4. 19.liJg3 Tras 1 9. lt:J d3 lt:J e4 20. '.W c2 las blancas evi­ taban el avance de las negras ( . . . c5) y seguía la lucha de maniobras. 1 9 ... c5 20.dxc5 De lo contrario, después de 20 . . . c4, seguido

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956

.

..


de . . . b5-b4, las blancas empezarían a estar muy apretadas. 20 lll xcS 2 1 .Wfc2. ixf4 Es�e cambio es ahora imprescindible, con­ virtiendo el peón "d" en un peón pasado. 22.exf4 d4 23.ixb7 Wf xb7 24.b4 Activando el alfil. · 24 axb4 2S.ixb4 .•.

•.•

2s . . . gds Es dificil privarse de esta jugada, que de­ fiende el caballo de "c5 " y vigila la casilla "f5 " . Ragozin tenía razón cuando escribió que ahora se entra en complicaciones dificiles de calcular en el apuro de tiempo. En caso de la simplificación que se produce tras 25 . . . W! d5 26.ixc5 bxc5 27. Wíxc5 Wíxc5 28. :1:í: xc5 :1:í: xa2, las negras mantienen la superioridad y les re­ sulta más fácil orientarse en los apuros de tiempo, ¡pero también es más fácil para las blancas ! 26.Wf e2 Wfd7 27.fS Un sacrificio de peón, debilitando el enro­ que negro, que puede ser muy efectivo en el apuro de tiempo. 27... ges 28.Wff3 gxfS Un cálculo concreto demuestra que las ne­ gras no tienen nada que temer. 29.lll e2 h6 Para dejar libre la casilla "h7" al rey, donde se encuentra más seguro que en las casillas negras. 30.lll f4 :adeS Previene, de forma indirecta, el ataque so­ bre el peón de "d4 " : 3 1 . i c3 dxc3 32. :1:í:xd7 :g e l +.

3 1 .h3 Con escasez de tiempo es útil abrir una "ventana" al rey. 3 1 ...gcs Es incomprensible que olvidara mi vieja re­ gla: ¡ en apuros de tiempo las piezas deben defenderse unas a otras ! Además, esta jugada no tiene gran sentido (solo pretende liberar a la torre de "e5 " de la defensa del caballo de "c5"). Continuando con 3 1 . . . 'it> h7, a 32. i c3 podía hacer luego 32 . . . :g e4, con la amenaza 3 3 . . .W d6. 32.Wg3+ ©h7 33.lll hS Amenazando mate. 33 ... lll xhS 34.WxeS

Esta posición la había previsto anterior­ mente y en este momento encontré una ma­ ravillosa salvación, de lo que me alegré de manera indecible. 34 ... lll d3 ! 3S.:axd3 gxcl+ 36.'tt> h 2 gc4 37..id6 Así se restablece la igualdad material, y las blancas eliminan el importante peón pasado negro. 37 ...We6 38.:Sxd4 :Sxd4 Las negras prefieren conservar las damas y cambiar los peones del flanco de dama. En el juego en un flanco el caballo no es en absoluto peor que el alfil. Era dudoso hacer 38 . . . W!xe5+ 39.ixe5 :gxd4 40.ixd4 b5 4 1 . i e5, con mej or final pa­ ra las blancas. 39.Wfxd4 Wfxa2 40.Wi'xb6 Wfe6 41.Wi'd4 lll f6 Tablas.

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ 1 947

1 03


1 68 Kotov - Botvinnik Defensa Holandesa Moscú 1 947 1.d4 e6 2.c4 f5 3.c!lic3 �b4 Esta combinación de la Defensa Holandesa con la idea de la Defensa Nimzoindia tiene sentido. Se encuentra en las partidas de prin­ cipio de siglo, y, por ej emplo, en mi match con Tal (Campeonato Mundial, 1 960). Allí mi adversario eligió otro orden de jugadas : l .d4 lli f6 2.c4 e6 3 . lli c3 ib4 4.a3 ixc3+ 5 .bxc3 lli e4 6. Wi' c2 f5 . 4.Wi'c2 c!li f6 5.e3 Así jugaba Rubinstein, continuando poste­ riormente con id3 , lli e2, f3, i d2 y 0-0-0, y después abría columnas en el flanco de rey para su ataque. En esta partida Kotov solo si­ gue en parte este plan, y, como si ignorara la jugada . . . f5 , elige un sistema de desarrollo típico de una de las líneas de la Defensa Nim­ zoindia. 5 ... 0-0 6.�d3 d6 7.c!li ge2 c5 8.d5

peón. Por ej emplo: 8 . . . exd5 9.cxd5 lli xd5 l 0.�c4 i e6 l 1 . Wi'b3. 9.c!li xc3 El caballo blarico queda alejado de la peli­ grosa ruta "f4-e6". A 9. Wxc3 , sigue 9 . . . e5 , ' evi­ tando lll f4-e6. 9 ... exd5 Un cambio imprescindible, ya que si las blancas j ugaran dxe6, el caballo podría ocupar oportunamente la casilla "d5 " . 1 0.cxdS

10

No se puede aprobar esta jugada. En vano intenta Kotov aprovechar la debilidad de las casillas blancas en el campo enemigo. Las negras estaban preparadas para, después de 8.a3 ixc3+ (también se puede jugar 8 . . . ia5 , como hice yo contra Taimanov en Moscú 1 953) 9. lll xc3 , presionar el centro blanco con 9 . . . lll c6 (ver partida nº 1 86). 8...�xc3+! En esto se basa la defensa activa del primer jugador. No se puede aceptar el sacrificio de

1 04

c!li g4! El caballo ocupa una posición más activa, de la que solo se le puede expulsar debilitando la cobertura de peones del rey blanco. La fuerza de la pareja de alfiles blancos no se nota a causa del carácter semicerrado de la posición. Además, el de casillas negras está sin desarrollar, y el de casillas blancas habrá que cambiarlo por el peligroso caballo. 1 1.0-0 c!li a6 12.ie2 Con esto se pierde la iniciativa, pero no es fácil aconsejar otra cosa. 12 ... �d7 Era más precisa 12 . . . We7. 13.b3 Pasivo. Además, el alfil de "e l " se va a ale­ jar del flanco de rey. Las blancas podían me­ j orar algo su posición: l 3 .f3 lli e5 1 4.f4 lli g6 ( l 4 . . . lli g4 l 5 .ixg4 fxg4 1 6.e4). 13 ...We7 14.�b2 13ae8 1 5.13ael Romanovsky recomendó aquí 1 5 .h3, con­ tando con l 5 . . . lll e5 l 6 .ixa6 bxa6 l 7.f4 lll g6 1 8 . f üe l , pero es mejor 1 5 . . . lll f6, seguido del . . •

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


salto . . . tll e4, y las negras tienen una clara preponderancia en el centro y en el flanco de rey. 1 5 ... tll c7 16..ixg4. Las blancas no solo se cansan de ver el mo­ lesto caballo negro, sino que sencillamente no tenían otro plan razonable (a 1 6.h3 es desa­ gradable la maniobra . . . tll f6-e4). 16 ...fxg4 17.e4 lll b5

La jugada que no previeron las blancas. Al no ser posible ahora 1 8 . tll x b5 .ixb5 , que pier­ de la calidad, este caballo irrumpe en la im­ portante casilla estratégica "d4". 18.f4 No es mejor 1 8. tll b l tll d4 1 9 . .ixd4 cxd4 20. Wi' d3 Wf e5 2 1 . tll d 2 b5 22 . .8'. c l .'i:'í'. c8 23 .f4 Wf f6. 18 ... gxO ! 19Jhf3 Las blancas no j ugaron 1 9. tll xb5 , debido a 1 9 . . . fxg2 ! ! 20 . .'i:'í'.xf8+ .'i:'í'.xf8 2 1 . Wi'xg2 (de lo contrario seguiría 2 1 . . . .ih3 ! , con mate inevi­ table) 2 1 . . . .ixbS , pero, aunque perdían un peón, tenían mayores opciones de tablas que en la partida. 1 9 .. Jhf3 20.gxf3 ltl d4 La cobertura de peones del rey blanco ha quedado debilitada, y el caballo imimpe con ganancia de tiempo en la importante casilla "d4 " . 21.Wi'g2 �U8 Era aún más fuerte hacer 2 l . . . Wi'h4 22. E: e3 (a 22. fül , .ih3) 22 . . . E: eS 23. tll e2 tll xe2+ 24.Wxe2 ÉÍ'. g5+ y 25 . . ..ih3 . 22J!tfi �h4 Con problemas de tiempo, las negras se

lanzan a las simplificaciones, suponiendo que será elemental gánar el final. 23.Wi'g3 Debido a la amenaza 23 . . . .ih3 hay que en­ tregar el peón. 23 ...Wxg3+ 24.hxg3 .ih3 25.E:f2 lll xf3+ 26.©hl lll d4 No era forzado cambiar las torres, pero no estropea nada. Lo máximo a lo que pueden aspirar las blancas es a un final de alfiles de distinto color. Pero tampoco se salvarían, ya que las negras pueden crear peones pasados en ambos flancos. 27.füf8+ ©xrs 28.©gl ©e7 29.©f2 .ig4 30.©e3 g5 3 1 .lll b l ltl f3 En caso d e 3 1 . . . tll e2 3 2 . 'it> f2, las piezas blancas se activaban. 32.lll d2 lll xd2 33.©xd2 h5 34.©d3 .ih3 El camino más sencillo era 34 . . . h4 3 5 . gxh4 gxh4 36 . .ic l h3 37 . .if4, y ahora solo hay que hacer la precisa 37 . . . .i f3 , después avanzar el peón "b" a "b4", llevar el alfil a la diagonal "fl -a6" y jugar . . . c4. 35.©e3 .ig2 36 .ic3 b6 De nuevo decidía rápidamente el avance 36 . . . h4. 37.b4 El último y "desesperado" intento. 37 ... h4 38.gxh4 gxh4 39.bxcS •

39 . . . bxcS Un claro descuido, tal vez el único en toda la partida. Si hay algo que reprochar, ¡ sería la jugada 3 9 ! L o correcto era 39 . . . dxc5 ! (como indicó más tarde G. Goldberg). Después se podrían

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ 1 947

1 05


creer incluso tres (y no dos) peones pasados, a la vez que los peones pasados y ligados de las blancas no pueden avanzar. 40.iel h3 41.ig3 Una posición asombrosa: el rey negro está atado a la defensa del peón de "d6", y el avan­ ce del peón "c" sólo lleva a su cambio por el peón "e" de las blancas. Las tablas ya son evidentes. 41...ifl 42.a3 ic4 43.@d2 ia2 44.@c3 ibl Ahora se cambian los peones centrales y el rey negro consigue libertad de acción, pero tampoco alcanza para ganar. 45.e5 ia2 46.exd6+ @d7 47.ih2 ixdS 48.ig3 Wc6 49.ih2 ie6 50.ig3

1 69 Botvinnik - Novotelnov Defensa Grünfeld Moscú 1 947 1.d4 lLi f6 2.c4 g6 3.tL!f3 ig7 4.g3 Esta jugada no se encuentra en mis ante­ riores partidas, -pero me había preparado para emplear este sistema con blancas-, y en poste­ riores torneos fue un huésped habitual. 4 ... 0-0 5.ig2 d5 6.cxdS tL! xd5 7.0-0 cS 8.e4 Una bien conocida variante. Las blancas no sacan el caballo a "c3 " para no permitir la realización de la idea de Grünfeld: 8. lt:J c3 cxd4 9. lt:J xd4 lt:J xc3 1 0.bxc3 lt:J c6 ! (o también 1 0 . . . \W a5), y las negras no tienen problemas de desarrollo. Otra línea es 8 .dxc5 lt:J a6 9. lt:J g5 (es buena 9.c6, como jugué contra Zuidema, Amsterdam 1 966), y tras 9 . . . lt:J db4 1 0. lt:J c3 \Wxd l l l . :1l: xd l las blancas tienen ventaja. 8 tLlb6 Quizá sea más activa 8 ... lt:J f6, ver la partida nº 1 89. 9.dS e6 ..•

SO . . . @bS Es curioso que aunque las negras ganen el alfil blanco, tampoco esto sirve para conseguir la victoria: 50 . . . @ d5 5 1 . ih2 @ e4 52.d7 ixd7 5 3 . @ c4 W f3 54. @ xc5 @ g2 5 5 . i d6 h2 56.ixh2 W xh2 57. @ d4, y el rey blanco llega sin problema a la casilla "al " . st.ih2 @a4 52.@b2 a s 53.ig3 if5 S4.ih2 c4 La última opción. 55.ig3 c3+ 56.@xc3 @xa3 S7.ih2 @a2 58.ig3 Tablas. A 58 . . . a4 59.ih2 a3 60. @ b4 @ b2 sigue 6 1 .i e5+. Mi adversario logró salvar un difícil final de alfiles de distinto color. Sin embargo, en el año 1 955 me tomé la revancha (ver partida nº 23 5).

1 06

1 0.igs Una jugada de doble filo. Por un lado, las blancas provocan la debilitación de la estruc­ tura de peones ( . . . f6), pero, por otra parte, este alfil acaba en la casilla "e3 ", y las negras ga­ nan un importante tiempo para la maniobra lt:J c4-d6. 10 f6 1 1.ie3 CLi a6 12.tLlc3 CLi c4 ! U n plan correcto. Las negras buscan l a disposición ideal d e las piezas : peón e n "e5 " y caballo en "d6", tras lo cual pueden preparar .•.

ESTRATEGIA Il: 1 942- 1 956


la ruptura central . . . f5 . En la partida entre Fairhurst y Flohr, Londres 1 947, las negras se apresuraron al cambiar en el centro ( 1 2 . . . exd5) y quedaron con un juego dificil. 13.ict En caso de 1 3 . tt:l d2 tt:\ xe3 (no 1 3 . . . tt:l xb2 1 4 . Wc2) 1 4.fxe3 exd5 1 5 .exd5 i d7 1 6 . a4 ltJ b4 1 7 . tt:\ c4 f5 , las posibilidades son parejas. Al apartarse de esta línea, las blancas contri­ buyen a los planes del enemigo, y parece que quedan en una difícil situación. 13 eS! 14.llib5! Las blancas no permiten que su rival siga con su plan y que el caballo negro llegue a "d6". Intentando tomar la iniciativa, las blan­ cas no se detienen ante pérdidas materiales. 14 id7 15.a4 YMl>6 Se debe reconocer el olfato posicional de Novotelnov al no desprenderse de su alfil de casillas blancas. Tras 1 5 . . . ixb5 l 6.axb5 tt:l c7, las blancas tienen la jugada única, pero sufi­ ciente, 1 7 . b4 ! ! , evitando la principal amenaza negra ( . . . tt:l xb5-d4), y tras 1 7 . . . cxb4 1 8 . Wb3 lll d6 1 9.b6 ! axb6 20. � xa8 tt:l xa8 2 1 .Wlxb4, la ventaj a blanca es clara. Sin embargo, si no se cambia el caballo de "b5 ", el caballo negro no llega a la ansiada casilla "d6 " . 1 6.b3 lli a5 1 7J�el lli b4 Las negras pueden ganar un peón con 1 7 . . .ixb5 1 8. axb5 W xb5, pero después de 1 9 .i fl Wlb6 20.h4 ! , las piezas negras no po­ drán ir en ayuda de su rey. 18.lli a3 a6 19.ie3 Hasta ahora las blancas han jugado bien, pero esta jugada es rutinaria y no amenaza nada, ya que el peón "c5 " tiene fácil defensa. El alfil blanco sólo ayudará al avance de las negras en el flanco de rey ( . . . f5-f4). Lo correcto era 1 9 . 'll d2 ! Wc7 20.i fl f5 (o 20 . . . � ab8 2 1 .ib2 b5 22.axb5 axb5 23 . 'll c2 ! , y las blancas están mejor gracias a la debilidad del flanco de dama negro). 2 1 . ib2 f4 22. 'll c2 'll xc2 23. W xc2, con sensible ventaja. t9 ...Wd6 Las negras se libran la clavada del peón "c5", pero no es imprescindible. Haciendo de inmediato l 9 . . . f5 podían demostrar los defec­ tos de la anterior jugada blanca. •..

.•.

20.llid2 20. 'll c2 'll xb3 2 1 . 'll xb4 'll xal 22. 'll a2 c4 23 . Wxal ixa4 24. 'll c3 id7 lleva a una posi­ ción confusa. 20 ... bS Controla "c4", pero debilita los peones del ala de dama. Perdería 20 . . . 'll d3 , por 2 1 . 'll dc4. 21 .ifl Las blancas se adormecen porque las ne­ gras no realizan el avance . . . f5 , y se equivo­ can. Las blancas debieron seguir con 2 l .axb5 axb5 22. We2 ! (pero no 22 . i fl por 22 . . . f5), y las negras tienen problemas; por ejemplo: 22 . . . f5 (o 22 . . . � ab8 23 . � ec l f üc8 24. 'll c2) 23. 'll xb5 Wb6 24. 'll a3 f4 25. 'll dc4. 21 ...fS Ahora la iniciativa pasa a las negras. 22.f3 f4 23.if2 fxg3 24.hxg3 .ih6 Con la desagradable amenaza 25 . . . ixd2 . Hay que cambiar los alfiles de casillas negras, lo que debilita la posición del rey blanco y refuerza el flanco de dama de las negras. 25.ie3 ixe3+ 26Jhe3 V!Yb6 El mej or indicador del cambio en la posi­ ción: la dama negra estaba antes incómoda aquí, y ahora ocupa una situación amenazante. 27.@f2 llib7 28.lli c2 Desde luego, es necesario cambiar el caba­ llo de "b4 " . Las blancas se esfuerzan por sim­ plificar para aliviar la posición de su rey. Además, solo en el final se puede notar la de­ bilidad de los peones negros del ala de dama. 28 ... lli xc2 29.Yllfxc2 g5 Las negras juegan, consecuentemente, en el flanco de rey, lo que resulta desagradable te-

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ 1 947

1 07


niendo en cuenta la escasez de tiempo de las blancas. 30.Wc3 Mientras tanto, las blancas previenen el traslado del caballo negro a "d6", desde donde podría pasar con facilidad al ataque. 30 Wf6 Las negras incorporan su dama al ataque. Más tarde se recomendó 30 . . . :g ae8, para no atar la dama a la defensa del peón "e5", pero después de 3 l .axb5 axb5, habría que vigilar la casilla "a7". 31 . axb5 En respuesta, las blancas apuran las accio­ nes en el ala de dama para crear contrajuego. 31 ...axb5 32.E:xa8 E:xa8 33.E:el ! Es evidente que la necesidad de vigilar la columna "a" no permite a las negras crear un ataque peligroso sobre el rey. Esto también es­ taba claro para ellas, pero descubren una "suti­ leza" táctica que permite ganar un tiempo vi­ tal para intensificar el ataque en el ala de rey. 33 h5 Continuando el ataque, sin tener en cuenta que descubre la posición de su propio rey. 34.E:al E:e8 Probablemente la jugada perdedora. Las negras provocan la siguiente jugada blanca. 35.i'!a7 Las blancas caen "ingenuamente" en la red que se les tiende. 35 ... Wb6 La torre blanca está atacada, y se amenaza el j aque a la descubierta 36 . . . c4+. ..•

Resulta que son las negras las que han caído en la trampa. El sacrificio de calidad desvía a la dama negra de la defensa del ala de rey, en la que la dama blanca será la dueña. 36 ... Wxb7 37.We3 ! g4! Mi rival no se desespera y toma la mej or decisión. Si las blancas capturaran los peones negros en "g5 " y "h5", tendrían tres peones pasados y ligados, y la victoria estaría garan­ tizada. Ahora esto no es posible, y es dificil concretar la ventaja. 38.Wg5+ @f8 39.Wf6+ @gs 40.Wg6+ @f8 Una posición compleja. Desde luego, las blancas tienen mejores posibilidades: el rey negro está al descubierto, y todas las piezas negras están mal situadas. 41 .Wíf6+ @g8 42.Wg6+ @f8 43.Wxh5 E:a8

.•.

36.E:xb7

1 08

Mi sorpresa fue enorme cuando mi adver­ sario, sin pensar, hizo esta jugada, que yo no había previsto. Tal vez contaba, no sin fun­ damento, con el efecto sorpresa. Consideraba esta jugada peor que las otras, pero no pude encontrar la solución enseguida. Me apetecía realizar la continuación ligada a ixb5 (que tenía prevista si 43 . . . Wa7), pero, tras larga re­ flexión, vi que solo llevaba a tablas. Después empecé a reflexionar sobre el camino correc­ to : 44. 'Wxe5 ó 44.fxg4, pero sólo tenía de 1 O a 1 5 minutos de tiempo. Por eso me decidí por la variante en la que jugaba ixb5 , ya que la había analizado en todos sus detalles. En el análisis casero consideré las siguientes líneas : 43 . . . 'Wa7 44.ixb5 ! (pero no 44. °Wh8+ @ f7 45 . °Wh7+ @ f8 46. ixb5 c4+ 47. @ e2 gxf3+ 48. ii xf3 ig4+ ! ) 44 . . . c4+ 45 . ii e2; 43 . . . °Wb6

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


44.1.W h8+ W f7 45 . Wfh 7+; y 43 . . . c4 ! 44. Wh6+ © f7 45.bxc4 Wa7+ 46. © g2 bxc4 47 . ixc4 con opciones reales d� victoria para las blancas. 44.W(hS+ Ante todo era necesario aprovechar para re­ petir jugadas y así ganar tiempo. 44 ... ©f7 45.Wh7+ ©f8 46.WhS+ iif7 47Wfh7+ ©f8

4S ..ixb5 Esta "brillante" jugada, como se verá a con­ tinuación, lleva a tablas. Las blancas estaban cerca del obj etivo con 4 8 .Wf h6+ © f7 49.fxg4 ! , y después de 49 . . . É1 a2 50.g5 ! ! Wf a6 (no salva a las negras 50 . . . l:! xd2+ 5 l . © e3 É1 b2 52.g6+ © f6 5 3 .g7+ © f7 54. Wfh7) 5 1 . Wfxa6 É1xa6 52. tt:l f3 W e7 5 3 . lll x e5 , el final es bastante fa­ vorable a las blancas. 4S ...Wf xb5 ! 49.WfhS+ ©f7 50.Wf xaS Wfd3 51 .Wfa5 ib5 Jugada errónea, hecha con la velocidad del rayo. Las negras consideraban su posición de­ sesperada, y sólo pensaban en aprovechar los apuros de tiempo del blanco. Ahora el negro pierde casi todos sus peones . Podía lograr tablas con 5 1 . . . Wf d4+ 52. © e2 gxf3+ 5 3 . W xf3 Wf d3+ 54. © f2 ig4 ! , ya que el alfil defiende casillas importantes en la diagonal "c8-h3 " . 52.Wfc7+ @es O 52 . . . W g8 5 3 . '.Wc8+ W h7 54. Wf f5+, etc. 53.Wfxe5+ iid7 54.Wff5+ ©es Si el rey va a una casilla negra, la dama blanca, tras el j aque en "f4" o "g5 " , llega a la casilla "e3 " . 55.Wfh5+ Las negras abandonaron.

1 70 Plater

-

Botvinnik

Defensa Siciliana Moscú 1 947 1 .e4 c5 2.lll e2 Plater ya jugó así en su partida con Kott­ nauer de este mismo torneo. Al prepararme para esta partida, creí pro­ bable que el maestro polaco repitiera la va­ riante, ya que en la partida mencionada ob­ tuvo la victoria, a pesar de quedar algo peor en la apertura. Mi suposición se confirmó. 2 ... �f6 3.� bc3 d5 Keres indicó, con razón, que es buena para las negras 3 . . . lll c6 4.g3 d5 ! 5 .exd5 tt:l d4 ! 6.i g2 ig4 7.0-0 lll xd5, pero las blancas pue­ den "cambiar de opinión" y pasar a variantes normales mediante 4.d4 . 4.exd5 � xd5 5.� xd5 Wfxd5 6.� c3 Maniobra "patentada" por Plater, pero que no es recomendable. Las blancas menospre­ cian la lucha por las casillas centrales, y como mínimo las negras igualan el juego. En este mismo torneo Keres jugó 6.d4 ! contra Kotov, tras la que las negras tienen algunas dificul­ tades. 6...WfdS 7.ic4 � c6 Kottnauer j ugó aquí 7 . . . e6 8.d3 i e7, y mi adversario hizo 9. '.Wg4, que es inofensiva. Pe­ ro aprendió la lección, y aquí se abstiene del asalto de la dama. S.d3 e6 Ahora el alfil de "c4" queda sin perspec­ tivas. 9.0-0 ie7 10.f4 Una jugada obligada. Las blancas intentan un ataque sobre el rey negro, pero si no sacan nada de esto, entonces este avance de peón sólo habrá servido para debilitar los peones blancos del flanco de rey. 1 0 ... 0-0 1 1 .�e4 Había que prestar atención a las sutilezas tácticas. Era correcta l l .a3 , asegurando la re­ tirada del alfil de "c4" . 1 1 ... � a5! Con esta maniobra las negras se dirigen a un final favorable.

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ 1 947

1 09


12 . .ib3 Wd4+! La sal de la maniobra. 13.@hl No puede contentar a las blancas 1 3 . li:J f2 li:J xb3 1 4 . axb3 id7 seguido de . . . b5-c4. 13 ... c4 14.c3 Después de 1 4 . ia4 cxd3 1 5 .cxd3 , las blan­ cas no tienen compensación por el débil peón "d3 " . 1 4...Wxd3 1 5.Wxd3 cxd3 16.ll:if2 gd8 1 7.gdl Parece que las blancas se han defendido bien, recuperan el peón y despliegan las pie­ zas normalmente. Sin embargo, tras cuarenta minutos de reflexión, hallé el camino exacto para afianzar la ventaj a posicional. 17 ...ic5! No trae nada bueno a las negras l 7 . . . e5 l 8 . fxe5 if5 1 9 .i e3 ! 1 8.gxd3 La única respuesta. Es mala para las blan­ cas 1 8 . li:J xd3 li:J xb3 1 9.axb3 e5 20. li:J f2 (20.fxe5 if5) 20 . . .ig4 2 l . !! xd8+ !! xd8 22. i e3 ixe3 23 . li:J xg4 exf4. 1 8 ...id7 19.ie3 1 9. liJ e4 liJ xb3 20.axb3 ib5 ! no podía agra­ dar a las blancas. 19 ....ixe3 20.gxe3 .ib5 Todo empieza a estar claro : las negras do­ minan la columna abierta, y tras el inevitable cambio . . . li:J xb3 , su alfil será mejor que el caballo blanco, sobre todo por la debilidad de los peones blancos del flanco de rey. Para Rubinstein, maestro inigualable en este tipo de finales, la victoria solo sería cuestión de téc­ nica. Así que no era tan dificil el juego de las negras, ya que debían ir por un camino (en cierto modo) trillado. 21.ll:ie4 Defendiendo la casilla "d2" de la invasión de la torre. 2 1...h6 Una jugada útil, que quita la casilla "g5" al caballo blanco. En cuanto al cambio . . . li:J xb3 , las negras esperan a que l a torre blanca aban­ done la casilla "al " . Si 2 1 . . . li:J xb3 22.axb3 , la torre tiene la columna abierta. Así aproveché la lección que me dio Lasker en Nottingham en el año 1 936 (partida nº 8 1 ). 22.gael ll:i xb3 23.axb3 a5

1 10

Esta jugada también da a las negras ventaja en el flanco de dama. Los dos peones negros igualan a los tres blancos . Esto será evidente cuando las blancas jueguen c4, y deben hacer­ lo enseguida. De lo contrario resultará imposi­ ble situar una torre en "e2", defendiendo la segunda fila, y el rey no podrá ir a "f2". 24.h3 gac8 25.@gl @rs 26.@h2 Las blancas sólo pueden mantenerse a la espera. 26 .. Jk7 Mientras, las negras mej oran progresiva­ mente la situación de sus piezas. 27.@g3 b6 28.@h2 :Scd7 29.@gl gdl 30.c4 Por fin debe avanzar este peón. No había mucha elección: 30. <J;.> f2 no es posible por 30 . . . f5 3 I . li:J g3 !! 8d2+; y también es mala 3 0 . <J;.> h2, debido a 30 . . . !! xe l 3 1 . !! xe l ic6, seguido de . . . ixe4 y !!d2. 30 ...ic6 3 1 . ll:i c3 gxel+ Es el momento de cambiar un par de torres y acercar el rey al centro. A propósito, más de una vez Rubinstein demostró la superioridad del alfil sobre el caballo en posiciones pare­ cidas. 32,gxel ©e7 33.ge2 f6 34.@f2 gd3 35.h4 ¿Qué podían hacer las blancas? Aquí quitan un peón de casillas blancas, pero no se puede avanzar el peón "g", ya que hay que defender " f3 " . 3 5. . .b 5 36.ge3 gd2+ También ganaba 36 . . . !! xe3 37. © xe3 ixg2 3 8 . tt:l a4 <J;.> d6 39 li:J xb6 <;ti cs, seguido de . . . © b4 y la captura de los peones "b" blancos. 37.ge2 gd3 38.ge3 :Sd2+ 39.:Se2 :Sxe2+

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


40 . .!D xe2 ©d6 41 ..!Dd4 g6

171 Sokolsky - Botvinnik Defensa S iciliana Moscú 1 947

La última sutileza. Defendiendo la casilla "f5", las negras crean después un peón pasado "e", y tras ello la marcha del rey al flanco de dama decide la lucha. 42.g3 Por supuesto, el cambio del caballo por el alfil lleva a un final de peones ganado para las negras. 42 ... eS 43.fxeS+ fxeS 44. .!De2 ie4 Obliga a retirarse al caballo, y así el rey puede ilTilmpir por la casilla "b4". 4S . .!Del ©es 46.©e3 ifS 47. .!D t3 ©b4 48 . .!Dd2 48. lll xe5 W xb3 , seguido de . . . © xb2 y el avance del peón "a", es desesperado para las blancas. 48 ...ic2 49.©13 ixb3 SO.©e4 ixc4 St .©xeS id3 S2.©d4 ifS Ganado el peón, el alfil regresa a su base. S3 . .!D c4 bS S4 . .!Dd2 a4 SS.©dS ih3 S6.©d4 ig2 Con el fin de avanzar el "b", el rey negro se tiene que retirar a "c5 ", y para ello es nece­ sario apartar al rey blanco. S7.©d3 ©es S8.©c3 b4+ S9.©d3 idS 60 . .!Dbl ie6 61..!Dd2 ifS+ Cuántas veces en esta partida llega el alfil a la casilla "f5 " con efectos decisivos. 62.©e3 ie2 Las blancas abandonaron. La partida no es interesante por la apertura, pero en el medio juego se desarrolló una aguda lucha por la posesión de la columna "d", lo que llevó a un final muy instructivo.

1.e4 es 2 . .!D t3 d6 3.ib5+ Este pícaro j aque se inventó diez años antes de esta partida. Su principal objetivo es confundir a las negras y llevar la "nave de la partida" por un rumbo desconocido. 3 ... .!D c6 Parece más sencillo 3 . . .i d7, como hizo más tarde Najdorf. 4.0-0 a6 Con algo de retraso en el desarrollo, las negras se permiten perder algún tiempo. Esto complica su tarea y exige mucha prudencia en el futuro para no caer en una posición crítica. Era mejor 4 . . . lll f6, o 4 . . . id7 . 5.ixe6+ bxc6 6.d4 exd4 7.YMxd4! e5 8.YMd3 .!D f6 Las negras disponen al menos dos tiempos de retraso en el desarrollo, y deben tener en cuenta la debilidad del peón "d6 " . ¿Podían las negras evitar la clavada del caballo que sigue en la partida? Por lo visto no, ya que después de 8 . . . ie7 9. l:! d l YMc7 (a 9 . . . lll f6, l O. i g5) 1 0. ig5 ! , las blancas, según Boleslavsky, están mej or. 9.ig5 ie7 10.�d l !

L a jugada más molesta para las negras. Prácticamente no hay defensa contra el cam­ bio en "f6", tras el que o bien cae el peón "d6" (l I .ixf6 ixf6 1 2 . YMxd6), o si l I . ixf6 gxf6, hay que preocuparse por el punto "f5 " . Por eso

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ 1 947

111


me dispuse a tomar la decisión correcta: no impedir que mi rival realice su plan. 10 ... 0-0 1 1.lll a3 Sokolsky actúa según la sentencia de Tarrasch: "la amenaza es más fuerte que la ejecución". Pero resulta que ahora se puede eliminar la amenaza. ¿Por qué rechazó la cap­ tura en "f6"? Mi adversario temía l l . ixf6 ixf6 (después de 1 1 . . .gxf6 1 2 .c4, las blancas tienen una considerable ventaj a posicional, ya que los alfiles negros son poco activos) 1 2 . W d6 Wb6, pensando que las negras tienen alguna iniciativa por el peón. En cualquier ca­ so, debió jugar así . 1 1 ... !!a7

Salvando el peón, ya que si 1 2 .ixf6, ixf6 1 3 .W xd6 E'. d7, y las blancas pierden. Además, gracias a la compacta masa de peones en el centro, las negras tienen una pequeña ventaja. Más tarde se demostró que el inmediato golpe central 1 l . . .d5 ! daba ventaj a a las negras : 1 2 . ixf6 ( 1 2. lll xe5 W c7 ! ) 1 2 . . . ixf6 1 3 . exd5 e4 1 4 .Wxe4 ixb2. Esta línea la valora como muy favorable a las negras la Enciclopedia, pero . . . menciona esta partida, en la que no hay nada que se le parezca. 12.lll c4 !!d7 13.lll e3 El plan blanco pasa por llevar el caballo a "f5 " y j ugar c4, controlando el avance del centro negro. No es posible 1 3 . ixf6 i xf6 1 4 . lll xd6 ie7. 13 ... h6! 14.ih4 A 14.i xf6 ixf6 1 5 . lll f5 (si 1 5 .c4, g6), las negras responden con 1 5 . . . d5 . 14 ... g6

1 12

Limitando la actividad del caballo de "e3 " . 1 5.c4 Esta jugada de aspecto agresivo tiene su lado negatívo: debilita la casilla "d4". 15 ... tt:lh5 16.i.xe7 1l!fxe7 1 7.Wc2 lll f4 18..b4 !!dd8 19.!!d2 h5!

¡ Cómo ha cambiado la posición en cinco jugadas ! Las negras tienen la iniciativa. 20.g3 Prevenir la siguiente jugada negra, con 20.h3 , haría casi inexpugnable la posición del caballo negro. 20 ... ig4 Las negras golpean la pieza blanca más importante, el caballo " f3 " , que controla la ca­ silla "d4". 2 1 .lll xg4 Si se retira el caballo, entonces seguiría . . . tt:l e6-d4. 21...lll h3+! ¡ El caballo debe mantenerse activo ! Era mala 2 l . . .hxg4, debido a la respuesta 22.gxf4 exf4 23. W d3 . 22.<;!;ig2 hxg4 23.lll gl lll g 5 Ahora son más evidentes los defectos de la posición blanca: casillas débiles en "d4","f3 " y "h3 ", y la amenaza negra de iniciar el asalto con . . . f5 . 24.!!adl f5 En caso de cambiar ahora en "f5 " , se abre la diagonal "a8-h l " y las negras perecen rápidamente. ¡ Solo queda responder golpe por golpe ! 25.c5! En este momento dificil Sokolsky toma la

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


decisión correcta, y busca contrajuego a toda costa. 25 ... liJxe4 Si 25 . . . dxc5 , 26. g xd8 g xd8 27. g xd8+ Wxd8 28. Wxc5 lii xe4 29. Wxe5, y las blancas tienen todo en orden. 26.cxd6 Wb7! Las negras encuentran el talón de Aquiles de la posición de las blancas. É stas no pueden bloquear la gran diagonal "hl -a8". Natural­ mente, no 26 . . . g xd6, por 27. g xd6 lii xd6 28. Wxc6. 27.Wc4+ A 27. g d3 , para preparar el avance D , seguiría 2 7 . . . c 5 ! 27 ... ©g7 28.!k2 gxd6 Las negras llevan el juego a un final pro­ saico con peón de más. 28 . . . c5 29. W d5 Wxd5 30. g xd5 cxb4 3 l . g c6 no parece ser convin­ cente. 29.gxd6 liJ xd6 30.Wfc5 c!iJ f7 3 1 .Wfxc6 Wfxb4 Las blancas están perdidas, pero tienen op­ ciones prácticas debido a los apuros de tiem­ po. 32.gc4 Wfb5 El primer error por el apuro de tiempo, aunque no cambia el resultado del combate. Era evidente 32 . . . 1Wd2 3 3 . g c2 Wd8, y si 34.Wxa6, W d5+. 33.a4 Wfa5 34.gc5 Wb4 35.gc4 Wfd2 Las negras no eluden esta persecución de la dama, ya que no empeora nada, y se acercan al control de tiempo. 36.gc2 Wd4 37.gc4 Wfd8 38.gb4 La dama no puede abandonar la gran dia­ gonal: 3 8 . Wxa6 W d5+ 39. W fl W d l + 40. 'it> g2 g b8, con la amenaza 4 1 . . . gb l (o 4 1 . . .W d5+ y 42 . . . g b l ). 38 ...Wfa8 De lo contrario, el ataque de las piezas ma­ yores blancas podría resultar peligroso. 39,gb6 Un maestro que domine la técnica del final optaría por 3 9 .Wxa8 g xa8 40.a5, y la torre blanca se situaría en la sexta fila, atacando al peón "a6" y restringiendo al rey negro. Pero no hay que olvidar que aún no se había supe­ rado el control.

39 ... a5! 40.liJe2 Wfxc6+ 41.gxc6

·

4 1 . .. gd8 Esto es mejor que 4 l . . . !'! b8, ya que así se previene la maniobra lii c3-d5-e7 . 42.liJ c3 42. g c5 sería similar a lo que ocurre más adelante en la partida. 42 ...gd2 43.gc7! Muy fuerte. Las blancas previenen que el caballo negro vaya a "g5 " . 43 ... ©rs Si 43 . . . W f6, entonces 44. g c6+. 44.gc5 Lo más resistente. 44 ... e4 45.c!iJ d5 liJ g5 Una vez que el caballo llega a "g5 ", la par­ tida termina rápidamente. 46.liJ e3 ©e7! Obliga a las blancas a pronunciarse. 47,ge5+ No sirve 47. lii xg4, por 47 . . . lii e6; ni 47. g c2, a causa de 47 . . . gxc2 48. lii xc2 W d6, y el rey negro va a por el peón "a4". 47...Wf6 48.gc5 E:a2 49.gc4 O 49. g xa5 lii h3 50. lii d l g d2 . 49 ... c!iJ n Con l a fuerte amenaza 50 . . . lii e l +, seguido de 5 1 . . . lii d3 . 50.c!iJ d5+ Wg5 Sl.liJf4 Esto recuerda al dicho "desnudar a un santo para vestir a otro" : si se defiende la casilla "d3 " , se deja de defender la casilla "e3 " . 51 ...e3 Las blancas abandonaron.

MEMORIAL CHIGORIN MOSCÚ

1 947

113


1 72 Botvinnik - Ragozin Defensa Nimzoindia Moscú 1 947 1 .d4 � f6 2.c4 e6 3.�c3 ib4 4.e3 'l!! e 7 Característico de Ragozin, planteando una continuación inesperada a su rival . El sentido de 4 . . . 'l!!e 7 se encuentra en la intención de las negras de abrir más adelante la columna "e" . Aunque parece más lógico hacer antes 4 . . . b6. 5.� ge2 La conocida idea de Rubinstein. Las blan­ cas fuerzan el cambio del alfil negro, pero sin deteriorar su estructura de peones. 5 ... b6 6.a3 ixc3+ 7.� xc3 ib7 8.d5

Las blancas se deciden por este avance, in­ tentando restringir las piezas negras. Esta idea tiene ciertos riesgos debido a un ligero retraso en el desarrollo. Si la posición se abriera, las negras podrían aprovechar sus piezas más ac­ tivas y su ventaj a de desarrollo. También se puede jugar 8 . id3 , ya que 8 . . . i xg2 (8 . . . d5 lleva a una posición normal) 9. � g l ib7 1 0. � xg7 es favorable a las blancas. 8 ... d6 Tarde o temprano había que hacer esta ju­ gada, aunque lleve a cierto debilitamiento de "c6 " . El negro no conseguía nada con 8 . . . exd5 9.cxd5 'l!! e 5 (9 . . . � e4 1 0. i d2) I O. i c4. 9.ie2 � bd7 No conviene 9 . . . exd5 1 0. cxd5 'l!! e 5 l l .e4, y ahora no es posible l l . . . � xe4 por 1 2 . 'l!!a4+. 1 0.0-0 0-0 1 1 .e4 Las blancas salen de la apertura con la pa-

1 14

reja de alfiles y con ventaj a de espacio . Por su parte, las negras tienen poco espacio para sus piezas, y no se ve cómo logran contrajuego. 1 1 ...exd5 Ragozin tema la decisión correcta, abr.ien­ do la columna central sin debilitar su ala de rey. Algunos maestros propusieron l l . . . � e8, pero tras 1 2 . i e3 ! f5 1 3 .exf5 las negras abrían la columna "e", con el ala de rey debilitada. 12.exdS füe8 13.ie3 a6 Es imprescindible prevenir la posible ruta del caballo blanco � b5-d4. 14.'l!! c2 � e5

Una mala decisión, que, en el fondo, pierde la partida. La posición de las negras es crítica, y no tienen tiempo para hacer j ugadas "gene­ rales", sin un objetivo concreto. Esta situación del caballo sólo ayuda al desarrollo de la ini­ ciativa blanca. En su momento Flohr también cometió un error semejante (partida nº 1 4 1 ). Mi adversario no reconoce a su principal rival, el caballo blanco, que aprieta a las negras en el centro y ala dama. Se deduce que era nece­ sario jugar 14 . . . � e4 ! , con un juego casi igua­ lado, ya que 1 5 . id3 � xc3 ! 1 6. ixh7+ 'it> h8 17 .bxc3 no es peligroso para las negras, debido a l 7 . . . 'l!!h4 I 8 . id3 ctJ e5 ; merecía atención 14 . . . bS 1 5 .cxb5 axb5 1 6 ctJ xb5 ( 1 6. ixb5 ctJ xdS l 7 tll x d5 ixd5 1 8 . 'l!!xc7 'l!!e4) 1 6 . . . ctJ xdS . 1 5Jfael ic8 Las negras no perciben la amenaza que se cierne sobre ellas. 1 6.id4 id7 17.f4 � g6 Las piezas negras son alejadas del centro. Pierde 1 7 . . . tll eg4 1 8. ixg4.

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


1 73 Keres

-

Botvinnik

Defensa Holandesa Moscú 1 947

18.g4! ! Una decisión inesperada. Sin perder tiem­ po, las blancas forman una masa de peones móviles en el ala de rey. Se amenaza 1 9 .g5, y el caballo negro no tiene casilla segura. 18 ...YNdS La posición negra no tiene esperanzas tras 1 8 . . . h6 1 9. i d3 YNxe l 20. g xe l füe l + 2 1 . 'tt> f2 g ae8 22. ixf6 gxf6 23. ixg6 . La mejor con­ tinuación era 1 8 . . . 'tt> h8 ! , dando al caballo una casilla de retirada, aunque después de l 9. YN d2 YN d8 20.h3 , las blancas tienen una ventaj a considerable. 1 9.gS lll g4 20.YNd2 ! Una jugada tranquila, que refuta el pro­ yecto negro. Se controla la casilla "e3 " , y el caballo negro no tiene salvación. 20 ... h6 21 .f5 lll 6e5 22.h3 lll f6 23.gxf6 YNxf6 Las negras solo tienen un peón por la pieza, y siguen jugando solo por inercia. 24.YNf4 ge7 25.©hl es 26.igl g6 Las negras abren la posición, pero esto lleva al cambio de damas. 27.fxg6 YNxf4 28.gxf4 fxg6 Si 28 . . . lll d3 , las blancas pueden continuar con 29. g xf7. 29.fü6 ifS 30,gxd6 lll xc4 3 U�e6 Son inevitables nuevos cambios. 3 1..,gxe6 32.dxe6 ixe6 33.if3 Las negras abandonaron. Parece una deci­ sión algo precipitada, ya que las negras tienen ahora dos peones por la pieza, pero después de 33 . . . fü8 34. ib7 (más sencillo que 34. g xe6 gxf3) 34 . . . i f7 3 5 . g e2 a5 36.a4 la posición negra es desesperada.

Hacía siete años que no me enfrentaba en el tablero con Keres. Flohr me aconsej ó jugar esta partida a tablas e intentar ganar con blan­ cas a Trifunovic en la última ronda, para ase­ gurarme la victoria en el torneo. En vísperas de la competición de La Haya era muy importante vencer en esta partida. Así aumen­ tarían mis posibilidades en el inminente match-torneo por el Campeonato Mundial, en el que mi principal rival podía ser sólo el vencedor de los grandes torneos internacio­ nales de Semmering Baden 1 93 7 y AVRO 1 93 8 . 1 .d4 e 6 2.lll f3 fS Mostrando la intención de no jugar a tablas. 3.g3 lll f6 4.ig2 lie7 S.(µ) 0-0 6.c4 dS Elegí esta variante de la Defensa Holandesa porque mi adversario, que era un táctico bri­ llante en posiciones agudas, se desenvolvía peor en posiciones cerradas. 7.lll c3 La tarea de las negras es más dificil en caso de 7. lll bd2 . 7 ... c6 s.gbl Las blancas preparan el ataque en el flanco de dama mediante b4-b5 (así me jugó Re­ shevsky en Nottingham 1 936) 8 .b3 la exami­ namos en la partida nº 56; y 8 . YN c2 en la nº 1 5 y en la nº 60. A mi m e agrada más 8. ig5 . 8 ... ©h8 9.cxdS Esto parece obligado, ya que a la inmediata 9.b4, puede seguir 9 . . . dxc4 I O. lll e5 'll d5 9 ... cxdS ! Las blancas esperaban 9 . . . exd5 , a lo que iban a seguir su plan con 1 0 .b4. Pero esta sen­ cilla jugada refuta el plan de las blancas : el movimiento 8. g b l es una pérdida de tiempo, el caballo negro ocupará una excelente posi­ ción en "c6", y el alfil negro de casillas blan­ cas puede mostrarse más activo que el blanco de "g2 " . 1 0.if4 Era claramente preferible I O. 'll e5, previ­ niendo 1 o . . 'll c6.

MEMORIAL CHIGORJN MOSCÚ

.

1 947

1 15


10 ... lll c 6 1 1 .lll e5 Es inofensivo para las negras 1 l . l2J b5 tll h5 1 2 . ic7 Wi' d7. 11 ...id7 12.:!! c l :Ses 13.'1Wd3 l2J h5 Es bueno forzar la retirada del alfil. 14.id2 id6 1 5.lt:\ xc6 Así las blancas reconocen que no tienen ve­ taj a. Más lógica parece 1 5 . l2J xd7. 15 ...ixc6 16.'1Wf3 Las blancas no encuentran un plan razona­ ble, y esperan. 16 ...'IWeS 17.'1Wd3 lll f6 Una imprecisión. Era obligado preservar el caballo del cambio. Había que hacer l 7 . . . h6. 1 8.a3 :Sc7 Aún no era tarde para l 8 . . . h6. 19.ig5 Ahora se amenaza 20. ixf6, seguido de 2 l .f4, igualando la posición. 19 lll g4 Las negras están nerviosas y hacen una j u­ gada sin sentido, ya que las amenazas 20 . . . Wi'h5 y 20 . . . tll xh2 se paran con facilidad. Lo mej or era retirar el caballo a "h5 " o a "e4" . 20.'1Wd2 lt:\ f6 2 1.if4 Así es más sencillo para las blancas obtener un juego igualado que tras el cambio del alfil por el caballo. 21. '1Wd7 22.ixd6 '1Wxd6 23.'1Wf4 Tampoco mi rival está muy tranquilo. Do­ blando las torres en la columna "c", las blan­ cas se protegían contra cualquier eventuali­ dad, pero ahora las negras están mejor dis­ puestas para tomar la columna abierta. 23 ...'1Wxf4 24.gxf4 :Sfc8 25.e3 Las blancas pierden otro tiempo, y caen en dificultades. Era necesario j ugar 25. l2J a2, para después de 25 . . . ib5 26. i:! xc7 i:! xc7 poder ha­ cer 27. i:! c l cambiando el último par de torres. 25 ...ib5 26.füel @gs ..•

•.

Ver el diagrama siguiente

27.f3 Mientras no esté controlada la casilla "e4", no es posible cambiar los alfiles : 27. i fl ixfl 28. 'kt> xfl l2J e4 29. lll a2 i:! c2, y a 27. l2J a2 se­ guiría 27 . . . i:! c2. 27 ...ic4

1 16

Sin apresurarse, ya que 28.e4 se contesta con 28 . . . l2J h5 . 28.ifl lll e8 29.ixc4 Si 29.e4, el caballo negro vuelve a "f6". 29 ...:Sxc4 30.@f2 De nuevo, no era posible mover el caballo por 30 . . . i:! c2. 30 ... ltl d6 3 1 .@e2 b5 32.@d3 Las blancas han traído el rey al centro, pero las piezas negras ya son muy activas. Las blancas necesitan un solo tiempo: b3 , seguido de la retirada del caballo. 32... b4 33.lll a2 Lo más resistente. Lleva a la derrota 3 3 . axb4 i:! xb4 34. i:! b l i:! cb8 3 5 . 'it> c2 l2J c4, al igual que 3 3 . tll e2 bxa3 34.bxa3 f üc l 3 5 . lLl xc l (3 5 . i:! xc l i:! xc l 36. tll xc l l2J c4 pierde un peón) 3 5 . . . i:!b8 (no 35 . . . l2J c4 por 36.e4). 33 ... bxa3 34.bxa3 :Sa4 35.:SxcS+ lll xc8 36.lll c3 �ha3 37.'kt>c2 37 .e4 no ayuda: 37 ... tll d6 3 8 . exd5 l2J b5. 37 ltl d6 38.:Sbt @n 39.:Sb4 :Sal 40.@d3 :Sa3 41 .@c2 :Sal Las negras repitieron posiciones para ano­ tar esta jugada como secreta, sin perder fuer­ zas ni tiempo; al día siguiente se presentaba una dura continuación del j uego. Si las blan­ cas propusieran ahora el cambio de torres, las negras deberían ganar el final de caballos. Y a escribí en los comentarios de la partida con Grigoriev, Moscú 1 927, que el final de caba­ llos es muy parecido al final de peones: un peón pasado y alej ado da excelentes opciones de victoria en ambos casos. 42.'kt>d3 •.•

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


42 J aet ! ! La jugada ganadora, encontrada en el aná­ lisis, y que está relacionada con un sacrificio temporal de peón. El ataque sobre los peones blancos da buenas posibilidades de salvación a las blancas: 42 . . . !!fl 43.!!a4 élic8 (43 . . . !!xD 44.!!xa7+ 'it>f6 45.!!a6) 44.lll b5 !!xD 45.!!a6; o 42 . . . !!h l 43 .fü4 !!xh2 44.!!xa7+ 'it>f6 45.!!a6, y la actividad de las piezas blancas compensa en cierto grado la pérdida material. 43.laa4 lll c4 44Jha7+ 'it>g6 45.e4 ge3+ 46.©c2 lhf3 47.exfS+ Tras la línea 47.exd5 lll e3+ 48.'it>d2 élixd5 49.élixd5 exd5 50.fü6+ @h5 5 1 .fü7 @h6 52.!!d7 !!xf4 5 3 . !!xd5 ©g5, el peón de "h2" también caerá. 47 ©xfS 48Jaxg7 :!af2+ 49.'it>b3 Era desagradable ir a la primera fila, pero en "a4" el rey también está alej ado de la zona donde se produce la lucha decisiva. 49 ... :!ab2+ so.©a4 :!axh2 51 .lati+ ©g6 52.gf8 ltl d6 53.ltlbS lilfS Manteniendo los caballos las negras ganan con facilidad. 54.lll c7 lae2 Así las negras quedan con dos peones pasa­ dos y ligados. Mientras que tras 54 . . . élixd4 5 5 . f5+ exf5 56.élixd5 , estarían separados. 55.lll es lll xd4 56.fü6+ 'it>hS 57.lati lll fs ssJ:::t xh7+ ©g4 El resto es cuestión de técnica, pero mi ad­ versario, consciente del valor de esta partida, se defiende con gran tenacidad. 59.lad7 ©xf4 60.lll c7 Solo hay que prevenir el sacrificio del ca• .

bailo blanco por los peones que aquí se ame­ naza: 6 1 .élixd5+ ó 6 1 .élixe6+. 60 ... ©es 60 . . . d4 era aún mej or. 61.©b4 lk2 62.©b3 lll d4+ 63.©b4 lac4+ 64.©aS lilfS 65.©b6 d4 Amenazando, si llega el caso, . . . tt:l e3 y '8xc7, y después . . . lll d5+. 66.lll a6 lll d6 67.lll cs ©ds 68.lil d3 es Lo demás es sencillo. 69.:!ah7 :!ac6+ 70.©as lll c4+ 71 .©bS gb6+ 72.©a4 lll b2+ 73.©a5 lll c4+ Incluso aquí es bueno ganar tiempo para la reflexión. 73 . . . éli xd3 74.@xb6 e4 también ga­ na, pero exigía mayor exactitud. ¡ Para qué complicarse la existencia! 74.©a4 :!ab8 A 74 ... fü6, seguía 75.!!c7 ! 75.lll b4+ Ahora, si 75 .!!c7, sigue 75 . . . élib2+. 75 ... ©e6 76.lll c6 lil b2+ 77.©a3 lll c4+ 78.©a4 gbl 79.:!ah6+ ©rs

.•.

80.lll b4 De nuevo se aplazó la partida, y Keres apuntó su jugada. Y o tenía preparada la conti­ nuación 80 . . . e4 8 1 .!!h5+ 'it>g4 82.!!c5 élib2+ 83 .'it>a3 élid3 84.élixd3 exd3 85.!!d5 'it> D .Y si hubiera anotado 80.éli xd4+ (con la esperanza de ahogo), el final podía ser 80 . . . exd4 8 1 .fü6+ (8 1 .!!h5+ 'it>e6 82.!!h6+ @d5) 8 1 . . .@es 82.fü5+ (82.!!e6+ 'it>d5) 82 ... 'it>e6 83 .fü6+ 'it>d5, y después de algunos j aques las negras deshacían el ahogado del rey rival. No obstan­ te, estas líneas no necesitaron ser mostradas. Las blancas abandonaron.

MEMORIAL CHIGOR!N MOSCÚ 1 94 7

117


C ampeonato del Mundo Match-torneo La Haya - Moscú 1 948 1 de Marzo 1 6 de Mayo -

1

Botvinnik

2

Smyslov

3

Keres

4

Reshevsky

0=1 00

5

Euwe

O=O= =

4

1=01 1

0000 1

5

1=1==

14

1 101 1

11

1=1 1 1

1 0. 5 1 0.5 4

00 1 00

1 74 Botvinnik - Euwe Match-torneo por el Cto . Mundial Primera vuelta Defensa Semieslava La Haya 1 948 1 .d4 d 5 2.c4 e 6 3 . c!D f3 .!Df6 4.c!D c3 c 6 5.e3 c!D bd7 6.id3 Las blancas consienten la Variante Merano ( 6 . . . dxc4), pero Euwe sólo optó por ella en Moscú (partida nº 1 78). 6...ib4 Mi adversario conocía muy bien este movi­ miento, ya que así había jugado contra él Alekhine en su segundo match por el Cam­ peonato Mundial. 7.a3 ia5 En la partida mencionada las negras cam­ biaron en "c3 " y quedaron en una posición dificil. Por eso es natural que Euwe prefiera esta jugada. 8.Wfc2 Wfe7 Lo mej or, sin perder tiempo en enrocar. 8 . . . 0-0 fue como jugó Taimanov contra mí en la segunda partida del match por el Campeo­ nato de la URSS, Moscú 1 95 3 . 9.id2 dxc4 No es obligado ceder la posición en el centro. Se podía probar 9 . . .i.c7 . t o.ixc4 e5 1 1.0-0 0-0 1 2.!faet Una j ugada astuta. No es fácil para las ne­ gras encontrar un camino satisfactorio: en caso de 12 . . . exd4 1 3 .exd4, las blancas ganan

118

3

1 1 1 10

un tiempo importante atacando la dama; a 1 2 . . . í':'!:e8, sigue 1 3 .lll g 5, y a 1 2 . . . e4, 1 3 . lll x e4. 12 ic7 Con la retirada del alfil, se amenaza el avance . . . e4. 13.c!D e4! Las blancas previenen 13 ... e4 14.lll g5 ixh2+ 1 5 .Wxh2 lll g4+ y 16 . . . '1Nxg5 . Al mis­ mo tiempo se amenaza 1 4.ib4. 13 ... c!Dxe4 14.Wfxe4 a5 Pierde un tiempo precioso, y además debi­ lita la posición. También parece dudosa la recomendación de Keres 14 . . . Wh8 1 5 .ib4 c5, por 1 6 .ixc5 lll x c5 1 7. dxc5 f5 ( 1 7 ... '1Nxc5 1 8 .lll g5) 1 8 .'1Nd5 í':'!:d8 1 9.'1Mf7; pero merecía atención 14 . . .id6. 15.ia2 c!D f6 t 6.Wfh4 e4 1 7.c!De5 Un sacrificio natural de peón que, de ser aceptado, da a las blancas un fuerte ataque sobre el rey negro. 17 ...ixe5 Era mejor rehusar el sacrificio y j ugar 1 7 . . . ie6 1 8 .ib l id5 , aunque tras 1 9.ic3 , se­ guido de f4, las blancas también tienen ven­ taja. 1 8.dxe5 Wfxe5 19.ic3 Wfe7 20.f3 .!D d5 Euwe está nervioso, y en su intento de frenar cuanto antes el ataque blanco, no ad­ vierte que ahora llega a un dificil final. Tam­ poco sirve 20 . . . exD 2 1 .ib l h6 22.í':'!:xD lll d 5 23 .í':'!:g3 ! Era obligatorio j ugar 20 . . . ie6, y si ahora 2 1 .ib l , entonces 2 1 . . . lll d5 22.'1Nxe4 (22.'1Mxe7 lll x e7 no es preocupante para las negras) 22 . . . f5 y 23 . . . lll x c3 ; la posición blanca •..

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


es algo mej or, pero habría mucho juego por delante. 21 .�xe7 lD xe7 22.fxe4

Las blancas tienen dos alfiles muy activos, y presión por las columnas "d" y "f", y sus peones doblados controlan importantes casi­ llas centrales. 22 ... b6 Esta jugada fue criticada con razón por los comentaristas, ¿pero qué se puede sugerir? Pierde rápidamente 22 . . . ie6 23 .ixe6 fxe6 24.gxf8+ <;i;>xf8 25 .fül + ! <;i;>g8 (25 . . . <;i;>e8 26.ixg7) 26 . .!! d l , y la inevitable invasión de la torre por "d7" finaliza la lucha. A 22 . . . ig4, sigue 23 .fü4 ih5 24.g4 ig6 25 .h4 (también es bueno 25 . .!! d l füd8 26.gxd8 füd8 27.ixa5 gd l + 28 .<;i;>f2) 25 . . . h5 26.<;i;>h2 <;i;>h7 27.ggl f6 28.gxh5 ixh5 29.e5 ! , con W1 fuerte ataque. Quizá esta línea (22 . . . ig4) diera a las negras mayores opciones prácticas de salva­ ción, pero su posición está perdida. Por eso, el error decisivo hay que buscarlo en la jugada 20. 23.gdl lD g6 24.gd6 ia6 25.gf2 ibS 26.eS Las negras pierden a causa de la debilidad del peón "t7". Los peones doblados avanzan, abriendo decisivamente las diagonales a los alfiles, a la vez que siguen controlando impor­ tantes casillas centrales. 26 lD e7 27.e4 Manteniendo el control de la casilla "d5 " . 2 7. . .c S 28.e6! f6 29.gxb6 ic6 30.gxc6! lD xc6 31.e7+ gn 32.idS Las negras abandonaron. .••

175 Keres

-

Botvinnik

Match-torneo por el Cto. Mundial Primera vuelta Apertura Inglesa La Haya 1 948 Después d e nuestra anterior partida e n Moscú 1 94 7), Paul, desde luego, no podía estar tranquilo. Por eso busqué una lucha compleja. 1 .c4 e6 2.g3 d5 3.ig2 d4 Una jugada bastante arriesgada, a la que las blancas encuentran una buena réplica. 3 . . . dxc4 4.�a4+ \Wd7 5 .\Wxc4 se encuentra en una partida posterior (nº 204). Lo más razonable es seguir con el desarrollo normal mediante 3 . . . lll f6 4 . . . ie7 y 5 . . . 0-0. 4.b4 4.e4 e5 5 .d3 id6 no da nada a las blancas. 4 ... c5 Objetivamente no es la mej or continuación. Es preferible 4 . . . a5 , como en la partida Goldberg - Bronstein ( 1 947), que siguió 5 .b5 e5 6 .d3 ib4+ 7 .lll d2 lll f6 8 .lll h 3 lll b d7 9.0-0 0-0 1 0.a4 h6, y la posición negra es favorable. 5.b5 Es dificil explicar el sentido de esta jugada. Se imponía abrir la columna "b" : después de 5.bxc5 ixc5 6.ia3 , las blancas tienen la iniciativa. 5 e5 6.d3 id6 7.e4 Esta j ugada también es dificil de compren­ der. Las blancas no abrieron la columna "b", y ahora también cierran la gran diagonal. Con la astuta maniobra 7 .lll d2, si no me equivoco, introducida por Capablanca, y solo si 7 . . . f5 8.e4, las blancas reafirmaban el juego en el centro, manteniendo la posibilidad de activar el alfil de "g2". 7 ...�c7 Obstaculizando el avance f4. 8.lDe2 h5 9.b4 Otro error posicional. Ahora la j ugada f4 debilitará la casilla "g4" . Había que hacer 9.f4 f6 (de lo contrario 1 0 .fxe5 y l l . lll f4, y a 9 . . . ig4, 1 0 .h3 ixe2 l l .\Wxe2 exf4 l 2.e5 ! ) l 0.f5 , con opciones iguales. 9 ... lLJ h6 10.0-0 ig4 1 1 .f.3 Otro movimiento criticable. Era necesario ••.

CAMPEONATO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HA YA - MOSCÚ 1 948

119


llevar el caballo de "b l " a la casilla "h2" (t2J d2-f3-h2), aumentando el número de defen­ sores del flanco de rey. ll ... ie6 12.f4 ig4 13.f5 Era peligroso abrir el juego con 1 3 .fxe5, y no era posible seguir con 1 3 . t2Jd2 debido a 1 3 . . . exf4. 13 ... t2J d7 14.t2Jd2 g6 Un momento crítico. La apertura de la co­ lumna "f'' es inevitable, y tras esto las blancas deben tener en cuenta la debilidad de la casilla "e3 " . 15.fxg6 fxg6 Las negras tienen mej ores perspectivas . 1 6.lll f3 ie7 17.gf2 Wd6 1 8.ixh6 Cuando no se han fijado debilidades posi­ cionales, es posible cambiar el alfil de casillas negras. Pero aquí las blancas tienen la debi­ lidad de la casilla "e3 ", y a ella se dirige ahora la atención del alfil negro de casillas de su co­ lor. 18 ... gxh6 t9.Wd2 ghs 20.lll gs lll f6 Las negras también cometen un error posi­ cional. Era necesario cambiar un par de torres con 20 . . . fü'8, tras lo cual las blancas no ten­ drían ningún contrajuego. 2 1.gel Se amenaza 22.l2J f4. Era precipitado hacer 2 1 . l2J f4 a causa de 2 1 . . .exf4 22.gxf4 (22.e5 Wfxe5 23.ge l Wfe3 ! ) 22 . . .Wfc7. 21 ...Wb6 Las negras rechazan la amenaza 22. l2J f4, alejando la dama de un posible ataque. 22.lll f3 Esta inesperada jugada permite de nuevo a las negras cambiar un par de torres, y esta vez aprovechan la oportunidad. Había que iniciar el ataque en el otro flan­ co: 22.a4 a5 23.bxa6 (de lo contrario sigue 23 .a5 Wc7 24.a6 b6 25.l2Jf4 exf4 26.e5) 23 . . . gxa6 24.Wc2, y las blancas tenían alguna actividad. 22 ... lll d7 23.lll g5 fü'S 24Jbf8+ El cambio de torres era inevitable, pero ¿por qué hay que facilitar el traslado del alfil a "h6"? 24 ...ixfS 25.a4 Había que prevenir la jugada . . .ih6, vol­ viendo con el caballo a " f3 " .

1 20

2 5. . .ih6 26.a5 Wf6 De nuevo se ataca el caballo clavado, lo que va a llevar a la ganancia de un peón. 27.lll cl 0-0-0 Un procedimiento típico que aprovecho muchas veces: demorar el enroque, que solo es posible en posiciones cerradas, permite ganar tiempo en la lucha por la iniciativa en la fase posterior a la apertura. 2s.lll b 3 grs Las negras no se apresuran y mejoran la situación de sus piezas. También toman algu­ nas medidas profilácticas ante la posible acti­ vidad de las blancas en el flanco de dama. 29.gal We7 3 0.Wcl �b8 3 U i:a2 gn Abriendo el camino del caballo hacia la ca­ silla "e6 " . 32.Wa3 Las blancas deciden entregar el peón de inmediato. 32 ...ixg5 33.hxg5 idl Lo más sencillo. Así se elimina el caballo que ataca el peón "c5 ", y la dama queda libe­ rada de su defensa. 34.Wct Este "truco" no cambia nada. 34 ... ixb3 35.gb2 idl Desviando la dama de la defensa del peón "g5 " . 36.Wxdl Wxg5 37.Wel ll:l f8 E l peón de ventaja e s poco, ¡ el caballo aún debe demostrar su superioridad sobre el alfil ! 38.�h2 Wf6 39.ih3 lll h7 40.Wdt lll g5 41.b6 Esta fuerte jugada fue la secreta. Las negras están mej or, pero mi adversario tiene posi-

ESTRATEGIA U: 1 942- 1 956


bilidades de contrajuego. Tras el análisis las negras podían jugar sin temor a las amenazas blancas en el flanco de dama, ya que su acti­ vidad en el flanco éle rey es notable. Esta partida despertó una gran expectación. Todos nos consideraban a Paul Keres y a mí como los favoritos a la victoria en esta compe­ tición. 41...h4! 42.Wfg4 La última posibilidad. 42 ... hxg3+ 43.©xg3 Naturalmente, no 43 .'.Wxg3 , por la respuesta 43 . . .!fü7.

43 .. J�Us Empleé mucho tiempo en analizar la posi­ ción tras 43.@g3, y no podía encontrar ningún camino hacia la victoria. ¿Qué hacer? Tuvo que acudir en mi auxilio mi segundo ayudante oficial (el primero, naturalmente, era Rago­ zin), Flohr. Después de una hora de consulta regresó y propuso esta jugada. Analicé 43 . . . tll x h3 44.'Wxh3 °Wf4+ (no me convenció 44 . . . 'Wo+ 45.©h2 °Wxh3+ 46.@xh3 go+ 47.@g4 gxd3 48.gh2 axb6 49.axb6 @c8 50.gh7 ge3 5 1 .©g5) 45.@g2 °Wfl + (45 ... g5 46.'Wh6) 46.@h2, y aquí examiné el final de damas : 46 . . . fü2+ 47 .gxf2 'Wxf2+ 48.@hl 'We l + 49.©g2 We2+ 50.@h l , para llegar a la conclusión de que el final de peones no se gana tras 50 . . .'Wh5 5 l .@g2 'Wxh3+ 52.@xh3 axb6 5 3 .axb6 @c8 54.@g4 @d7 55 .@g5 @c6 56.@xg6 @xb6 57 .@f5 . 44.bxa7+ La última jugada negra parece muy arries­ gada, pero Flohr lo calculó todo con exactitud:

44.Wd7 °Wf4+ 45 .@g2 a6; o 44.ig2 tll e6 45 .ih3 tll f4 46.Wd7 tll e2+ 47.gxe2 °Wf3+, y las blancas están mal. 44 ... ©xa7 45.a6 No había jaque continuo : 45 .gxb7+ @xb7 46.'.Wd7+ ©b8 47.'Wb5+ @a8 . 45 ... lli xh3

Las negras fuerzan el paso a un final de peones ganado. 46.Wfxh3 Si 46.gxb7+, @xa6, y las blancas pierden pieza; y en caso de 46.@xh3 , las negras ganan con 46 . . . 'Wfl + 47.@h2 gh8+ 48. ©g3 °Wg l + 49.gg2 'We3+ 5 0.Wff3 gh3+. 46 ...Wff4+ 47.©g2 Wffl+ 48.@h2 E:f2+ 49Jhf2 Wfxf2+ 50.©hl Wfel+ s1 .@g2 Wfe2+ 52.©gl A 52.@h l , sigue 52 . . . Wh5 . 52 ... Wfe3+ 53.Wfxe3 dxe3 54.axb7 ©xb7 El peón pasado alejado garantiza la victo­ ria. ss.@g2 @b6 56.©f3 @as 57.©xe3 ©b4 58.©d2 gS Lo más sencillo, aunque también ganaba 58 . . . ©b3 59.d4 'i>xc4 60.dxe5 @b5 ! Las blancas abandonaron. Desde el movimiento 45 hasta el final de la partida jugué con la velocidad del rayo. Por lo visto, esto causó una gran impresión a uno de los asistentes a la reanudación, un general americano, que apretó mi mano un buen rato. Su acento americano era incomprensible para mí, pero entendí que también había aficiona­ dos al ajedrez en el ej ército de los Estados Unidos.

CAMPEONATO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HA Y A - MOSCÚ 1 948

121


1 76 Botvinnik - Smyslov Match-torneo por el Cto. Mundial Segunda vuelta Defensa Grünfeld La Haya 1 948 1 .d4 lD f6 2.c4 g6 3.lDc3 d5 4.lDn fi.g7 s.Wb3 dxc4 El destino dispuso que me enfrentara con Smyslov en más de cien ocasiones, la mayoría en matches . Por eso e s nonnal que muchos sistemas de apertura, e incluso variantes aisladas, se repi­ tieran en nuestros encuentros. En especial, es­ to sucedió con el sistema Smyslov de la De­ fensa Grünfeld, que ya probó su autor en nuestra partida del año 1 946 (ver nº 1 56). 6.Wxc4 0-0 7.e4 fi.g4 8.fi.e3 lDfd7 Esta mejora (en la partida mencionada jugó la más débil 8 . . . tll c6) ya la probó Smyslov con bastante éxito en algunas partidas del año 1 94 7. Es muy lógica, ya que descubre el alfil de "g7", atacando el peón "d4", al tiempo que el otro alfil puede eliminar el caballo de "f3" defensor de este peón. 9.lD d2

se verá, las negras pueden igualar el juego con facilidad. 9 lD b6 10.%Yd3 c6 Con esta jugada las negras poseen buen juego. En los análisis caseros vi que después de 1 0 .. .f5 1 l .f3 fxe4 ! , las negras tienen buenas perspectivas; por ejemplo : 1 2 . fxe4 lll c6 1 3 .h3 ic8 1 4.tt:lf3 e5 1 5 .d5 tt:l d4 1 6.tt:lxd4 Wh4+ 1 7 .Wdl exd4 1 8 .ixd4. Sin embargo, supuse que, al enfrentarse por primera vez con la ju­ gada 9. tll d2, Smyslov no entraría en esta agu­ da línea. Mis sospechas se confirmaron. 1 1 .13 ie6 12.gdl lD a6 13.a3 Wd7 14.Wc2 •..

Las blancas juegan con excesiva lentitud, y el recorrido de la dama (Wlb3-c4-d3-c2) ha costado cuatro tiempos. Por eso tienen dificul­ tades a causa del retraso en el desarrollo, e incluso han de dejar sin defensa el peón "d4". 14 lD c7 ¿Por qué las negras no capturaron el peón? Después de 14 . . .ixd4 1 5 .ixd4 (son favora­ bles a las negras 1 5 .tll b 3 ixb3 1 6.Wlxb3 e5; y 1 5 .lll db l c5 1 6 .tll b 5 füc8 1 7 .tt:lxd4 cxd4 1 8 .tt:lc3 ic4 1 9.!'!:xd4 Wfc6) 1 5 . . . Wfxd4 1 6. tt:l c4 W!f6 1 7.tt:la5 ic8 1 8 .ixa6 bxa6 1 9.b4, las blancas tendrían ventaja. Es posible que esta fuera la variante que no le gustó a mi rival. 15.lDb3 ic4 16.ie2 ixe2 17.Wxe2 gad8 1 8.0-0 Como en la partida precedente (nº 1 75), las blancas retrasaron el enroque por los motivos que el lector ya conoce. 1 8 We6 19.tll cs Un salto precipitado, ya que el caballo ten•..

Preparé especialmente esta novedad (se había j ugado 9.fi.e2 y 9.0-0-0) para esta com­ petición, reconociendo que era insuficiente para obtener ventaja. El sentido de la novedad está en librar al caballo del cambio, con lo que la salida del alfil a "g4" parece carente de sen­ tido, mientras que este mismo caballo defen­ derá el peón de "b4" desde "b3 " . Pero, como

1 22

•.•

ESTRATEGIA TI: 1 942- 1 956


drá que retroceder pronto. Merecía atención 1 9. lD aS , y quizá las negras tuvieran que arre­ pentirse entonces de no haber capturado el peón ( 1 4 . . . i.xd4). 19 Wcs 20.i>ht lll d7 2 1 .lll b3 b6 22.Wc4 Un movimiento desafortunado, ya que, co­ mo pronto se verá, la dama no tiene nada que hacer aquí. Jugando 2 2.gd2 y después g e l y gdc2, las blancas creaban una presión real por la columna "e" . 22 Wb7 23.f4 Una jugada de doble filo: obliga a la re­ puesta 23 . . . e6, pero debilita las casillas blan­ cas de su propio campo, lo que las negras po­ drán aprovechar. 23 ... e6 24.gcl lll f6 Como propuso Keres, las negras debieron jugar 24 . . . fS, conquistando la casilla central "d5 " . 25.igl ges 26.gc2 füd8 27.We2 lll b 5 ·

..•

..•

Un correcto sacrificio de peón. 28.e5 Las blancas rechazan el sacrificio y consi­ guen reforzar su presión posicional. Después de 28.lDxbS cxb5 29 .füc8 gxc8 3 0 .eS lD d5 3 1 .'!WxbS gc2, las negras tienen suficiente contraj uego. 28 ... lll xc3 28 . . . lD dS 29.lDe4 es desagradable para las negras. 29.bxc3 El peón ha pasado de la columna "b" a la "e" y puede tomar parte en la lucha por las casillas centrales. 29 lll d5 30.c4 lll e7 3 1 .lll d2 .•.

De nuevo hay que estar de acuerdo con Keres, que indicó que era más precisa 3 l .i.f2, sin apresurarse con el atractivo traslado del caballo a "d6". Debo reconocer que menos­ precié los recursos defensivos de las negras tras el evidente sacrificio de calidad. 3 1...lll f5 32.lll e4 lll xd4 ¡ Sólo así ! Si 32 . . . gxd4, sigue 3 3 .�xd4 tDxd4 34.lDd6 '!Wd7 3 5 .Wf2, y las negras no tienen compensación por la calidad. La con­ tinuación tranquila 32 . . . Wa6 3 3 .g d l h5 34.gd3 , muestra una abrumadora superioridad blanca en el centro, y las negras afrontan una difícil defensa. 33.ixd4 gxd4 34.lll d6 �hd6 35.exd6 c5!

Ahora se ve el sentido del sacrificio de calidad: el peón "d6" está condenado, y el alfil negro ocupará una posición dominante en la casilla "d4" . 36.gd2 gds 37.WO Wxf3 Ahora son las negras las que sobrevaloran sus posibilidades en el final. Deberían mante­ ner las damas (37 . . . Wd7), con una posición bastante igualada. 38.gxo id4 39.g3 Continúan los "borrones" en el apuro de tiempo. Era más enérgica 39.g4. 39 gxd6 39 . . . hS ponía de manifiesto la imprecisión blanca en la jugada anterior. 40.©g2 A pesar de haber perdido un tiempo, era mej or de nuevo 40.g4. 40 ... f5 Era más útil 40 . . . hS. .•.

CAMPEONATO D E L MUNDO MATCH-TORNEO L A H AY A

-

MOSCÚ 1 948

1 23


41 .a4 ©ti 42J!b3 Las blancas no quieren tomar una decisión activa antes de aplazar la partida. Sin embar­ go, después de 42 .a5 bxa5 43 .:ga3 :ga6 44.:gda2, irrumpían en el flanco de dama, aumentando sus posibilidades de victoria. 42 ... ©f6 43.:ga2 De nuevo una jugada floja, que incluso empuja a las negras a realizar 43 . . . a5 (enton­ ces me pareció que esto favorecía a las blan­ cas). Era imprescindible 43 .a5 bxa5 44.fü3 :gb6 45 .:gc2. 43 ... a5 44.:Sd2 ©e7 45.©f3

En esta posición se aplazó la partida, y Smyslov anotó la jugada secreta. Durante dos días trabaj é con Ragozin, y llegamos a la con­ clusión de que las blancas solo podían obtener la victoria si lograban irrumpir en el flanco de rey (este es el precio del descuido en las juga­ das 42 y 43). Entonces, combinando las ame­ nazas sobre este flanco con el ataque al peón "b6", se podría intentar llevar a las negras a una situación de zugzwang. 45 ©d7 La jugada sellada, que es obj etivamente más floja que 45 . . . h5, pero todo nuestro traba­ jo de análisis se hizo en balde, y el j uego transcurrió por cauces desconocidos. Nuestro análisis se centró en la jugada 45 . . . h5 , que dificultaba mucho el progreso de las blancas; después seguimos con 46.h3 ©e8 47.g4 h4 ! ! 48.:gdl (si 48.gxf5, exf5 ! , luego sitúan el rey en "f7", y la amenaza al peón "b6" se con­ trarresta con la maniobra . . . :ge6-e3+, lo que significa que hay que aplazar el cambio de

peones. También sirve 48 . . . gxf5 49. :gg2 ©t7 50.:gdJ ie5 5 l .:gxd6 ixd6, y las blancas no pueden progresar) 48 . . . ©d7 (ante 49.:gdb l ) 49.gxf.5 gxr5 (ahora, a 49 . . . exf5 sigue 50.:ge l , y las blancas doblarán torres en la columna "e" y penetrarán en la retaguardia enemiga) 50.:gd2 ©e7 5 l .:gg2 ©f7 52.:gd3 ie5 ! (Keres indicó que era mejor 52 . . . :gd8, continuando con 53 .:gb2 :gb8 54.:gb l @f6 5 5 .:gdb3 :gg8 56.:gxb6 :gg3+ 57.@e2 :gxh3 , y afirma que las blancas no tienen posibilidades reales de victoria. Estoy de acuerdo, pero las blancas, en lugar de apresurarse con 5 5 . :gdb3 , pueden jugar antes 55 .@g2 y solo después 56.:gdb3 . Entonces a . _:gg8+, e l rey puede i r a " h l ", y el peón cae sin ninguna compensación) 53.:gdd2 (no es favorable a las blancas cambiar en "d6") 53 . . .id4 (si 53 . . . :gxd2, 54.:gxd2, y se perdería el peón "b6" o la torre entraría por la retaguardia) 54.:gg l ie5 55 .:gddl ! id4 56.:gd3 ie5 5 7 .:ggd l ! id4 58.:gb l , y cae el peón "b6". No puede afirmarse que esto lleve forzosamente a la victoria, pero hay buenas posibilidades prácticas. 46.g4 h6 47J�g2 ©e7 48.gd3 ©ti

•..

1 24

49.h4 Un error: no se debió situar este peón en una casilla del mismo color que el alfil enemigo. 49 fxg4+ 50.gxg4 h5 51 .:Sg2 gd8 52.ggd2 Para no permitir al alfil ir a "f6", pero no se va a conseguir este objetivo. 52 ... ©e8 53,gg2 ©f7 54.ggd2 ©e8 55.©e2 Con la esperanza de impedir 55 . . .if6, a la que seguiría 56.:gd6. Es curioso que el agre.•.

ESTRATEGIA TI: 1 942- 1 956


sivo intento de irrumpir con el rey tras 5 5 . ©e4 if6 56.!i:d6 ie7 57.!i:xd8+ ixd8 5 8 .©e5 ©e7 ! , lleva a las blancas a una trampa: 59.!i:xd8 ©xd8 60.©xe6 b5 ! y ganan las ne­ gras. 55 ... ©e7 56.gdl Amenazando con llevar en dos movimien­ tos ambas torres a la c'o lumna "b", y ganar por fin el peón. Las negras crean contraamenazas. 56 gfS 57.fül i.f6 Este es el resultado de la errónea jugada 49 : el peón "h4" está atacado. 58.E:b3 i.xh4 59.E:xb6 i.g3 60.gb7+ ©f6 Si 60 . . . ©d6, 6 1 .!i:d l + ©c6 62.E:db l , y la partida acaba en mate. ·

..•

61 .E:bS Las blancas debieron seguir con 6 l . ©f3 h4 62.©g4. En la partida se produce un intercam­ bio de "cortesías". 61 ...©rs Tras 6 1 . . .�g7 62.É!xc5 ixf4 63.füa5 h4, el peón negro llegaba a "h2", y la victoria blanca sería muy problemática. 62.E:xcS+ ©e4 63.E:eS+ ©d4 64.E:dl + ©xc4 65.E:e4+ Rechacé 65 .É!c l+, por 65 . . . ©b3 ! (65 ... ©d4 66.É!ec5) 66.É!b5+ (66.É!e3+ ©b2) 66 . . . ©a2, y las negras se salvan del mate. 65 ©c5 66.©f3 h4 67.gbl ©d6 68.E:b6+ ©d7 69.©g4 fü5 Parece que las negras han construido una fortaleza inexpugnable, pero en estos casos acude en ayuda del bando fuerte la idea del zugzwang. ..•

70.E:d4+ Como indiqué · después de la partida, aquí ganaba 70.É!a6 ! (zugzwang), y las negras se ven forzadas a destruir su fortaleza: la torre negra no puede abandonar la quinta fila ante la pérdida del peón "a5", ni dejar la columna "f' a causa de 7 1 .l:!axe6; a 70 . . . ih2 sigue 7 1 .É!exe6 É!xf4+ 72.©h3 ! y, por último, el rey negro no puede moverse de la casilla "d7", por 7 1 .E:axe6. 70 ... ©e7 71.E:b7+ La persecución del rey negro no es sufi­ ciente. 71 ... ©f6 72.E:bs es 73.gd6+ ©g7

74.gxa5 El último error en esta tormentosa partida. Era imprescindible jugar 74.fxe5 , mantenien­ do unas mínimas posibilidades de victoria, aunque, en opinión de Keres, tras 74 . . . É!f4+ 75 .©h3 É!xa4 76.É!d7+ ©h6 77.e6 g5, las negras se aseguran las tablas, lo que parece correcto. 74 .. J!:xf4+ 75.©h3 ©h6 76.E:aa6 'it>hS 77.lhg6 gxa4 78.E:h6+ ©gs 79.E:hg6+ ©hS Tablas. Una lucha dificil, que hizo honor a ambos jugadores. Más de una vez en esta partida, aprove­ chando un imperceptible error de las negras, conseguí ventaj a, y cada vez se puso de ma­ nifiesto la superioridad táctica de Smyslov. Sin duda, la guinda de la partida son los aná­ lisis de la posición aplazada, que, por otra par­ te, se quedaron "entre bastidores" .

CAMPEONATO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HA Y A - MOSCÚ 1 948

125


1 77 Botvinnik

-

Keres

Match-torneo por el Cto. Mundial Segunda vuelta Defensa Nimzoindia La Haya 1 948 1 .d4 lli f6 2.c4 e 6 3.llic3 ib4 4.e3 0-0 5.a3 ixc3+ 6.bxc3 ges Planeando el avance del peón "e", pero esto no les da ventaja de espacio a las negras. Más sencillo es 6 . . . c5, o 6 . . . d6. 7.lli e2 La continuación natural. En caso de 7.id3 , las negras avanzaban su peón "e" con ga­ nancia de tiempo ( . . . e5-e4). Por eso las blan­ cas llevan primero el caballo a "g3 " , y después sacan el alfil a "e2". 7 ... e5 8.llig3 d6 Keres recomendaba 8 ... d5, y Taimanov 8 . . . b6. A mi me parece mej or 8 . . . e4 9.ie2 b6 1 0.0-0 ib7 l l .f3 , con una lucha compleja y posibilidades recíprocas para ambos. 9.ie2 No ofrece ninguna ventaja al blanco 9.f3 c5 1 0.e4 exd4 l l .cxd4 cxd4 1 2.Wíxd4 llic6. 9 ... lli bd7 Para presionar el centro blanco era más enérgica 9 . . . c5, y después 1 0 . . . l2Jc6. Keres indicó la posibilidad de la inmediata 9 . . . l2Jc6 1 0.0-0 l2Ja5. 1 0.0-0 c5 Con el caballo negro en "d7", esta jugada no tiene tanta fuerza.

1 26

1 1 .f3 Como el caballo negro no ataca el peón "d4", las blancas pueden preparar el avance del peón "e". 11 ...cxd4 En este tipo de posiciones, a Keres le gus­ taba abrir el juego en el centro . Llevó a cabo un plan semejante en nuestro primer en­ cuentro (A VRO 1 93 8). Pero aquí no es una buena idea, ya que las blancas se libran de su peón doblado, y su alfil de casillas negras se activa. Es interesante l l . . . l2J f8 , aunque también parecen preferibles las opciones blancas . 12.cxd4 lli b6 13.ib2 exd4 Más en el espíritu de la posición estaba 1 3 . . .ie6 1 4.:B:c l fü8 1 5 .dxe5 ( 1 5 .d5 id7) 1 5 . . . dxe5 1 6.Wfxd8 B:exd8 1 7 .ixe5 , con mej ores perspectivas blancas en el final.

14.e4! Las blancas aplazan la captura del peón "d4", que tienen previsto tomar con la dama, pero cuando esté libre Ja casilla "a l " para la retirada del alfil. 1 4.Wxd4 l2J a4, 14.exd4 d5 y 1 4.ixd4 ie6 1 5 .:B:cl B:c8, eran agradables para las negras, que tienen contrajuego en los tres casos. 14...ie6 1 5.gcl ge7 Una pérdida de tiempo. Era mej or llevar el caballo a una posición de bloqueo: 1 5 . . . B:c8 1 6 .Wlxd4 l2J a4 17 ..ia l l2Jc5 . 16.'11Mxd4 Vl!c7 Las negras provocan una apertura del juego que no las favorece. Aunque parezca extraño, las negras dejan pasar aquí su última oportu-

ESTRATEGJA 11: 1 942- 1 956


nidad: 1 6 . . . !!c8 1 7 .füd l V!ic7 1 8 .V!ixd6 V!ixd6 1 9.!!xd6 tli e8 20.!!d4 !!ec7. 1 7.c5 dxc5 1 8Jhc5. La torre entra en juego con gran fuerza. 18 ...°1Wf4 Era mej or 1 8 . . . V!id8, y tras 1 9 .V!ixd8+ (o 1 9.V!ie3 tll fd7), l 9.: .!!xd8 20.i.xf6 gxf6 2 1 .tll h 5 f5 ! , y si 22.exf5, ixf5 2 3 .!!xf5 !!xe2. Las negras rechazaban las amenazas inme­ diatas. 1 9.icl Mej ora la situación de este alfil de cara al atque, y además la dama negra queda apartada del flanco de rey. 1 9 ...°IWbS o l 9 . . . !!d7 20.V!ib4 V!ib8 2 l .i.b5. 20J;gs tll bd7 Paul no sospechaba que las blancas pudie­ ran sacrificar la torre y terminar la partida con un ataque directo. Es extraño que un jugador de su estilo no valorara las posibilidades tác­ ticas de su rival. A 20 . . . tli e8, seguiría 2 1 .tll h5 f6 22.tlixf6+, con peón de más y ataque.

2 1 .E:xg7+! <bxg7 22.tll h5+ <bg6 El ataque blanco también es ganador en caso de 22 . . . Wf8 23 .tll xf6 tlixf6 24.V!ixf6. 23.°1We3 Es curiosa la retirada de las piezas blancas : primero el alfil de "b2" a "e l ", y ahora la da­ ma de "d4" a "e3 " . Las negras abandonaron. Después de esta segunda derrota en el match-torneo, quedaba claro que Paul Keres ya no podía optar a la victoria en esta compe­ tición.

178 Botvinnik

-

Euwe

Match-torneo por el Cto. Mundial Tercera vuelta Defensa Semieslava Moscú 1 948 1 .d4 d5 2.tll f3 tll f6 3.c4 e6 4.lü c3 c6 Euwe emplea contra mí mis propias armas (ver partida nº 1 53). 5.e3 lübd7 6.i.d3 dxc4 Al no tener suerte en la primera partida de esta competición (nº 1 74) con la jugada 6 . . . i.b4, el excampeón mundial emplea la vieja y conocida Variante Merano, que la teoría consideraba válida para igualar el juego. En relación a 6 . . . ie7, ver la partida nº 1 43 . 7.ixc4 b5 8.id3 a 6 9.e4 c5 10.e5 Había estudiado a fondo esta línea, y, desde luego, Euwe sabía que yo la utilizaba. 1 0 ... cxd4 En la partida nº 1 0 se encuentra 1 0 . . . tll g4. l l .lüxb5 axb5 En esos años yo prefería la jugada de Sozin l l . . .lll x e5 cuando ytilizaba esta variante con negras. 12.exf6 °1Wb6 Simagin me jugó 1 2 . . .i.b7 en el 1 9° Cam­ peonato de la URSS 1 95 1 , pero no cambia esencialmente la valoración de esta variante. 13.fxg7 ixg7 14.0--0

Todo esto lo preparé antes de la guerra, y lo ensayé en abril de 1 93 9 en una partida de entrenamiento con Ragozin (ver el último ca­ pítulo del libro). Euwe se apoya en la reco-

CAMPEONATO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HAYA - MOSCÚ 1 948

1 27


mendación de la teoría. ¿Sabría que estaba equivocado? 14 ... lü cs Es dudosa para las negras 1 4 . . 0-0 1 5 .Eí:e l i.b7 (es antiposicional 1 5 . . . e5. La partida Larsen - Mestel, Hastings, 1 972/73, continuó 1 6.if5 W/d6 1 7 .W/c2 h6 1 8 .id2 ib7 1 9.a3 con ventaja blanca) 1 6.if4 id5 1 7 . lll e 5 (una bue­ na alternativa es tomar la columna "c" : 1 7 .Wle2 b4 1 8 .füc l ) 1 7 . . . lll x e5 1 8 .ixe5 ixe5 1 9 .Eí:xe5 , y a l 9 . . . f5 , es pel igroso el sacrificio de calidad 20.Eí:xd5 exd5 2 1 .Wlb3 W/c5 22.i.xb5 !'i:fb8 23 .W/g 3+. 15.if4 El plan blanco consiste en tomar el centro con las piezas. La posibilidad de que las ne­ gras cambien su caballo por el alfil de "d3 " no altera esto. ts ... ib7 16.S:et :ad8 Euwe comprendió en qué consistía el plan blanco, pero optó por una táctica de espera. Era mejor 1 6 . . . lll xd3 1 7 .W/xd3 i.xf3 1 8 .Wlxf3 0-0, aunque las blancas tienen ventaja tras 1 9.W/g4. Otra posibilidad es la aguda 1 6 . . . id5 1 7 .ie5 ixe5 1 8.tlixe5 Eí:g8 1 9 .ifl , pero también las blancas están mej or. 1 7.E:cl S'.dS 18.ieS .

Las blancas han conseguido todo lo que querían. 1 8 ...ixeS De acuerdo a su estilo, Euwe opta por la simplificación, con la esperanza de que en el final su buen alfil y los peones centrales le den ventaja. Lo más importante es que las negras no pueden enrocar en esta posición: 1 8 . . 0-0 .

1 28

1 9 .ixg7 ! Wxg7 20.tlie5 (amenaza 2 1 .füc5 22 .W/g4+ y 23 .W/h5) 20 . . . tli xd3 2 1 Wlxd3 'it>h8 (2 1 . . . f6 22.E:c7+ ! W/xc7 23 .W/g3+) 22.W/f3 f6 23 .Wf4, con idea de 24.W/h6. 19J�xe5 Es útil cambiar la torre activa de las negras. 19 ... :Bxe5 20.lü xe5 lüxd3 21.Wi'xd3 f6 .

Sin duda, cuando el negro jugó 1 8 . . . ixe5, tuvo en cuenta esta posición, ¿pero se dieron cuenta de que no es obligado retirar el caba­ llo? No obstante, si hubiera jugado 2 1 . . .Eí:g8, entonces seguiría 22.Wxh7 Eí:xg2+ 23.'it>fl . 22.Wi'g3 ! No hay defensa contra la invasión de la dama blanca. 22 ... fxe5 23.W/g7 E:f8 24.:Bc7 Wxc7 Las negras están obligadas a entregar la dama. No es posible 24 . . . W/d6 por 25.füb7 d3 26.Eí:a7 Wld8 27 .W/xh7. 25.W/xc7 .idS 26.Wxe5 d3 27.W/e3 ic4 28.b3 E:ti 29.0 Las blancas no tienen que apresurarse con la captura del alfil. 29 ... S'.d7 30.Wi'd2 e5 3 1 .bxc4 bxc4 32.Wfl ©ti Pierde 32 . . . c3 3 3 .Wxc3 d2 34.\Wc8+ ©e7 3 5 .Wlxd7+ Wxd7 3 6.We2 . 33.We3 We6 34.\Wb4 E: c 7 35.Wd2 :Bc6 36.a4 Las negras abandonaron. Hasta esta competición no había podido ganar a Euwe ni una sola partida, pero aquí lo conseguí dos veces. No hay duda de que si no hubiera superado esta barrera psicológica no habría tenido éxito. Esta partida, sin duda, es la mej or que jugué en el match-torneo.

ESTRATEGIA I J : 1 942- 1 956


1 79 Smyslov - Botvinnik Match-torneo por el Cto. Mundial Tercera vuelta Defensa Siciliana Moscú 1 948 1 .e4 c5 Aunque jugué muchas veces la Francesa contra Smyslov, para el match-torneo elegí la Siciliana. 2.lll o lll c6 Me apartó de la Variante del Dragón, que durante algún tiempo incluí en mi arsenal (partidas nº 5 3 , 74, 79 y 1 59). 3.d4 cxd4 4.lll xd4 lll f6 5.lll c3 d6 6..ig5 e6 7..ie2 Una decisión inesperada y difícil de ex­ plicar. En lugar del plan de Rauzer (7 .'1Wd2), las blancas eligen una jugada "no teórica" . En la partida nº 145 Romanovsky optó por un camino poco trillado: 7 .ib5 . 7 .ie7 8.0-0 Aún se podía hacer 8.Wd2, seguido de 0-0-0. 8 ... 0-0 9.lll db5 Por desgracia para Smyslov, todo esto lo analicé en los años 30, con lo que no existe el efecto sorpresa. Las blancas pierden dos tiem­ pos con respecto a la continuación teórica. 9 ... a6 1 0..ixf6 gxf6 Eludí 1 0 . .ixf6 l l . lll xd6 Wc7, consideran­ do lo peligroso que era Smyslov en las posi­ ciones sencillas. u.lll d4 .

.•.

Comparando esta posición con la variante en la que las negras provocan el cambio del alfil de "g5 " mediante . . . h6, está claro que las blancas han perdido tres jugadas (la maniobra lll b 5-d4 y el cambio en "f6" sin necesidad), pero también el peón negro permanece en "h7", lo que favorece a las negras. 1 1 ... @h8 12.i>hl gg8 13.f4 .id7 14 ..iO Era más lógico seguir con el avance del peón "f', aunque en cualquier caso las negras tienen, como mínimo, un juego igualado. 14 ... gc8 1 5.lll xc6 Era más prudente 1 5 .lll ce2, ya que el in­ tento de obtener ventaja mediante 1 5 . . . lll a 5 1 6.b3 f5 se refutaba con l 7 . .ih5 ! (pero no 1 7 .exf5 e5 !). 1 5 bxc6! Con el peón en "c6" las negras pueden pa­ sar a las acciones activas en el centro. 16.lll e2 d5 17.f5 Este avance es inoportuno, ya que solo sirve para activar los alfiles negros. Por otra parte, ya es difícil proponer un plan para las blancas. 17 ... Wc7 18.c4 dxc4 19.'\Wd4 c5 20.Wxc4 .id6 21 .g3 ..•

..

2 1 . . . .ib5 Las negras tienen su plan trazado: presionar sobre la diagonal "a6-fl " y, tras cambiar en "f5 " , hacerlo por la columna "e". No obstante, también se abre la gran diagonal al alfil blan­ co, y el alfil de "b5" puede ser expulsado. Por eso el cambio en "f5 " es precipitado, aunque recibió una aprobación unánime. Parece mejor hacer 2 l . . ..ie5 .

CAMPEONA TO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HA Y A

-

MOSCÚ 1 948

1 29


22.Wi'c2 exf5 23.exf5 Era necesario atacar al alfil: 23 .a4 ic6 24.ébc3 , después de lo cual es dudoso . que el peón extra de las negras sea especialmente re­ levante. Pero la j ugada de la partida no puede con­ siderarse tampoco el error decisivo. 23 ... E:ceS 24.E:f2 Ahora las negras ganarán un tiempo precio­ so para el ataque, y obtienen una victoria forzada en todas las variantes. Las blancas so­ lo podían mantenerse después de 24.a4 ! ixe2 (24 . . .ic6 25.ébc3) 25 .ixe2 ixg3 26 .if3 ! 24 ... E:e3 ¡ El tiempo decisivo ! 25.ig2 O 25.ébc3 ic6 26 .ig2 ixg3 ! 25 ... We7 26.ltJgl id3 27.Wi'd2 c4 28.E:f.3 E:e8 29.E:dl Tras 29.:1l:xe3 Wi'xe3 3 0.Wi'xe3 E:xe3 , el final es desesperado para las blancas, pero podían ofrecer más resistencia. 29 ...ic5 30.b3 l';el Se amenaza 3 1 . . .ixg l . La pérdida de mate­ rial es inevitable. 3 1 .bxc4 ixc4 32.ifl E:xdl 33.Wi'xdl E: d8

34.Wc2 id5 Tras la ganancia de calidad la partida está terminada. 35.Wi'c3 id4 36.Wd3 We3 Es útil cambiar las damas. 37.Wxe3 ixe3 38.ig2 ixf.3 39 ..txf.3 E:d2 40.CLJe2 E:xa2 Las blancas abandonaron.

1 30

1 80 Reshevsky - Botvinnik Match-torneo por el Cto. Mundial Cuarta vuelta · Defensa Francesa Moscú 1 948 1 .d4 e 6 2.e4 d 5 3.ClJc3 ib4 4.e5 c 5 5.a3 .txc3+ Jugué 5 . . . .ta5 contra el mismo rival año y medio antes (partida nº 1 65). 6.bxc3 Wi'c7 En las partidas nº 1 24, 1 3 5 y 1 42, las negras j ugaron 6 . . . éb e7. La jugada de la parti­ da era menos popular y se consideraba menos prometedora, aunque es dificil decir la razón. Reshevsky, sin duda, se había preparado con­ tra 6 . . . éb e7, que yo empleaba casi siempre, así que decidí plantearle algún problema en la apertura. Fue una decisión correcta, ya que mi adversario se apuraba de tiempo a menudo, y así se veía obligado a pensar ya en la apertura. 7.Wi'g4 f5 8.Wi'g3 cxd4

Una variante conocida, pero, como se vio más tarde, este cambio tiene su lado negativo. Por eso contra Smyslov ( 1 4ª partida del match de 1 957) y contra Tal ( l ª partida del match revancha, de 1 96 1 ) continué con 8 . . . lt:Je7. Si entonces las blancas jugaran el mismo plan de esta partida, la decisión negra hubiera sido otra; pero la jugada 9.Wl'xg7 ! (que empleó Tal dos veces) da mej ores posibilidades a las blancas. 9.cxd4 ClJ e7 No 9 . . . Wxc2, por 1 o.id2 y luego 1 1 .:1l:c l .

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


1 o.id2 0-:-0 t t .id3 b6 Es natural que las negras intenten cambiar uno de los activos alfiles blancos. 12.lll e2 ia6 13.lll f4 Reshevsky juega con gran fuerza esta fase de la partida. El caballo tiene una excelente situación en "f4". 13 ...V:Vd7 1 4.ixa6 En el match de 1 957 Smyslov decidió li­ brarse del peón débil "c" : 14.h4 ixd3 1 5 .cxd3 pero las negras tienen buen contrajuego tras 1 5 . . . llJ bc6 1 6.ie3 fí:ac8. 14 ... lll x a6 15.V:Vd3 lll b 8 El caballo busca la ruta llJ c6-a5-c4, la úni­ ca posibilidad activa de las negras. 1 6. h4 Por su parte, las blancas emprenden accio­ nes en el flanco de rey. 16 ... lll bc6 1 7.:ah3 l3ac8 1 8J�!g3 Wh8 Una útil jugada profiláctica. 1 8 . . fü7 1 9.h5, con la amenaza 20.h6 g6 2 I .llJh5, era bastante desagradable para las negras. 1 9.hS i::Ui 20.h6

No era posible 22.c4 por 22 . . . dxc4 23 .fí:xc4 (23 .Wxc4 llJxd4) 23 . . . llJ xe5 24.dxe5 Wxd3 25.fí:xd3 fí:xc4. 22 ... lll b S La idea estratégica de las negras es com­ prensible y justificada: atacar el peón "c2", obligando a que las blancas lo sitúen en "c3 ", y después ocupar la casilla "c4" con el caba­ llo. Sin embargo, esto cuesta algunos tiempos. Daba un juego satisfactorio 22 . . . llJ a5 23 .ixa5 bxa5 . 23.Wfl :ac4 24.Wgl lll b c6 25 . .igS lt:l gs Es útil defender la casilla "f6", aunque el j aque de alfil ya no sea tan peligroso. 26.l3el V:Vfl 27.c3 lll aS 28.lll f4 :ac6

.

Una continuación comprometida. Las ne­ gras están muy apretadas, pero es dificil pene­ trar en su posición. A 20.llJ g6+, las negras respondeóan 20 . . . �g8. 20 ... g6 21.l3cl La iniciativa de las blancas en el flanco de rey sólo les ha dado ventaj a de espacio, que ahora se intenta reforzar con la ruptura c4. 2 1 . füfB Comunicando las torres. Si 2 1 . . .llJ aS , 22.ixa5 bxa5 23 .c4. 22.lll e2 .•

Cuando se ha jugado c3 , ya es necesario llevar el caballo a la casilla "c4". 29.if6+ El "proyecto" de las negras en la apertura se confirma: Reshevsky se encuentra en un fuerte apuro de tiempo, y en esta lucha com­ plej a comete un descuido. En honor a la verdad hay que decir que también después de 29.:age3 llJ c4 30.füe2 llJ e7 3 I ..if6+ �g8 32 .Wb l füc8 3 3 . f3 fí:8c7, aunque las blancas mantienen la posibilidad de acciones activas con el avance g4, sus peo­ nes "c3" y "a3 " son muy débiles, y la torre blanca ha abandonado su agresiva posición en el flanco de rey. Se puede decir que la posi­ ción de las negras es mej or que hace diez ju­ gadas. 29 ... lll xf6 30.exf6 lll c 4 ! Esta jugada intermedia cambia la escena. Al controlar la casilla "e3 ", el peón "e6" queda

CAMPEONATO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HAY A - MOSCÚ l 948

131


más seguro, y las negras tendrán, además de mej or posición, ventaja de material. Es posi­ ble que las blancas solo contaran con las jugadas 30 . . . Wi'xf6 3 l .:gge3 . 3 1 .Wi'bl Wi'xf6 32.a4 gS 33.tli d3 f4 Era más sencillo mover 33 . . . Wi'xh6, pero en el apuro de reloj siempre resulta agradable crear amenazas y obligar al contrario a defen­ derse. 34.:Sh3 g4 35.:Shl :Sc7 36.Wídl Wi'g6 Una imprecisión debida a la escasez de tiempo. Después de 36 . . . :gg8, se mantenía el control sobre la casilla "h4" y se impedía que la torre blanca se activase. 37.:Sh4 f3 38.g3 :Scf7

39.tlif4 Así las blancas pierden la partida de inme­ diato. Pero tampoco podían esperar salvarse después de la variante 39.tlie5 .!D xe5 40.l:he5 fü5 4 1 .Wi'e l :ggf6, y no se ve qué pueden ha­ cer las blancas, que están con peón de menos y con la torre de "h4" prácticamente excluida del juego. 39 ... :Sxf4 40.gxf4 :Sxf4 41.Wi'bl :SÍS ! Es necesario conservar la dama para que la amenaza . . . g3 sea decisiva. 42.Wi'd3 g3 43.Wi'n gxf2+ 44.©xf2 :SgS 45.Wíh3 :Sg2+ 46.©xf3 .!Dd2+ 47.ci>e3 :Sg3+ Las blancas abandonaron. Esta partida fue importante en el desarrollo del torneo. Hasta entonces mi match particular con Reshevsky estaba igualado ( l '5- 1 '5). Al vencer en esta partida a mi rival más cercano, conseguí afianzarme como líder de la compe­ tición.

132

1 8 1 Botvinnik - Keres Match-torneo por el Cto . Mundial Cuarta vuelta Gambito de Dama Moscú 1 948 1.d4 d S 2.lll f3 ifS Así las negras solucionan de inmediato el problema típico del Gambito de Dama, el desarrollo del alfil de casillas blancas. Pero la debilidad del peón "b7" les traerá inconve­ nientes. 3.c4 e6 4.cxdS Al elegir esta continuación, las blancas evitan cualquier sorpresa, pero tampoco así pueden pretender mucho. En la 8ª partida del match con Smyslov de 1 954 encontré el plan correcto : 4.Wi'b3 lll c 6 5 .id2 ! 4 ... exdS 5.Wíb3 tli c6 6.igS En esta partida no busqué una lucha com­ pleja, lo que era desagradable para mi adver­ sario, ¡pues, debido a su posición en el torneo, le era imprescindible la victoria! No valía la pena tomar el peón, ya que tras 6.Wi'xb7 tll b4 la iniciativa es de las negras . Ahora 6.�d2 no es tan buena por 6 . . . :gb8 7 .tll c3 ie6 ! , lo que muestra el defecto de cambiar peones en el centro (la casilla "e6" está l ibre para el alfil). 6 ...ie7 7.ixe7 .!D gxe7 8.e3 Wd6 9.tli bd2 A la jugada natural 9.tll c3 , podría seguir 9 . . . tlib4 1 0.:gc l id3 , con ciertas incomodida­ des para las blancas. 9 0--0 10.�kl aS! •••

ESTRATEGIA 1 1 : 1 942- 1 956


Bien hecho. Esta jugada de flanco es típica de Keres. Debido a la amenaza . . . a4�a3 las blancas tienen que jugar a3 , fij ando sus peo­ nes del flanco de élama y debilitando las ca­ sillas ,·' b3 " y "c4". 1 1.a3 füc8 12.id3 a4 13.Wfc2 ixd3 14.Wfxd3 lll d8! Un eslabón imprescindible en el plan ne­ gro. Ahora se puede esperar la activación de los peones del flanco de dama: . . . lll e6, b6 y c5 . 1 5.0-0 lll e6 1 6Jk3

16

bS Una decisión extraña. Cuando todo estaba dispuesto para el plan indicado, las negras, sin ningún fundamento, debilitan las casillas de la columna "c" . En caso de 1 6 . . . b6, las blancas debían res­ ponder con l 7.e4, lo que permitía mantener la igualdad, pero no más. 1 7.Wfc2 ! Había que rechazar 1 7 .WfxbS :9:cb8 y 1 8 . . . :9:xb2. 1 7 .. Jkb8 18.lll el El caballo se dirige a la casilla "d3 " , lo que da a las blancas una clara superioridad. No es igual l 8 .lll e5 c5 ! , y la ventaja pasa a las ne­ gras. 18 ... lll c 8 Por segunda vez las negras se apartan de la continuación más activa ( 1 8 . . . b4). Estas inde­ cisiones no pueden traer nada bueno. Ade­ más, las negras dejan de controlar la casilla "c6 " . 1 9.gc6 Wfe7 20.lll d3 lll b 6 2 1 .lll b4 . • .

Ahora, y en la jugada siguiente, las blancas atacan el peón que está en "d5 ", lo que impide que el caballo negro se sitúe en la molesta ca­ silla "c4". 2 1...gd8 22.WffS gd6 23.fücl

23 . . . gxc6 Las negras dej an pasar su última opor­ tunidad de lograr contrajuego, 23 . . . 8:ad8, en­ tonces tienen la posibilidad de cortar la torre blanca (24 . . . lll c4), y la variante 24.l3xb6 cxb6 25. lll c 6 Wfc7 es incluso perdedora para las blancas. 24.gxc6 gd8 25.gxb6 Esto destruye la formación de los peones negros. 25 ... cxb6 26.lll c6 Wfc7 27.lll x d8 Wlxd8 28.W/c2 La ocupación de la columna abierta deja a las negras en una situación pasiva y sin es­ peranzas de defensa. Por eso Keres busca el cambio de damas, para que la lucha sea más compleja. 28 ...W/c7 29.Wfxc7 lll xc7 30.lll bl Wf8 3 1.Wfl Todo resulta evidente. Primero, centralizar el rey . . . 3 t...i>e7 32.i>e2 Wd6 33.i>d3 i>c6 34.lll c3 Para posteriormente, llevar el caballo a la casilla "b4" . . . 3 4... lll e8 35.lll a 2 f6 3 5 . . . fS dificultaba la ruptura central blanca, pero las negras temían debilitar sus peones del flanco de rey. 36.f3 Y, por último, preparar las acciones en el centro.

CAMPEONATO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HA YA - MOSCÚ 1 948

1 33


36 ... c!b c7 37.c!b b4+ ©d6 38.e4 dxe4+ 39.fxe4 c!be6 40.©e3 c!b c7 Las negras solo pueden esperar. 41 .©d3 c!b e6 42.c!bd5 ©c6 43.h4! Después de 43 .c!bxf6 surgían algunas com­ plicaciones, pero ahora las negras pierden un peón sin ningún problema táctico, ya que su flanco de rey está bastante débil. 43 ... c!b d8 44.c\b f4 @d6 O 44 ... g6 45 .lt::i dS f5 46.lt::i f6 fxe4+ 47.@xe4 h6 48.@es. 45.lll h5 lll e6 46.@e3 El peón de "g7" está condenado. La tarea ya está hecha, y el resto solo es cuestión de técnica. 46 ©e7 47.d5 lll c5 48.lll xg7 @d6 .•.

1 82 Botvinnik - Reshevsky Match-torneo por el Cto .. Mundial Quinta vuelta Apertura de Los Cuatro Caballos Moscú 1 948 1.e4 e5 2.lll f3 lll c6 3.lll c3 lll f6 4.ib5 ib4 La línea que da más posibilidades de plan­ tear una lucha compleja y de doble filo, a la que estaba obligado Reshevsky por su posi­ ción en el torneo . 5.0-0 En la partida nº 26 señalé que 5 .d3 permite a las negras jugar 5 . . . lt::i d4. 5 ... 0-0 6.d3 ixc3 7.bxc3 d6 8.ig5 W/e7 9.13el lll d8 10.d4 lll e6 Todo muy conocido, al igual que 1 0 . . . ig4, que plantea mayores problemas a las blancas. 1 1 .icl 13d8 Es más habitual l l . . c5 . 12.ifl lll f8 .

Esperando recuperar el peón mediante 49 . . . @es . 49.lll e6! ¡ La jugada decisiva! Esto permite a las blancas ganar un tiempo para restablecer el control sobre la casilla "e5 " . 49 ... lll d7 El final de peones es desesperado para las negras: 49 . . . lt::i xe6 50.dxe6 @xe6 s I .ct;>f4; o 49 . . . ct;>es 50.llixc5 bxc5 5 1 .g4. 50.@d4 .!bes 51.lll g7 lll c4 52.lll f5+ ©c7 53.@c3 @d7 54.g4 lll e5 55.g5 fxg5 56.hxg5 lll f3 57.@b4 lll x g5 58.e5 h5 59.e6+ ©d8 60.@xb5 Las negras abandonaron. Después de las dos derrotas en nuestros en­ frentamientos de La Haya, a Paul le resultó muy difícil jugar conmigo en Moscú.

1 34

Esto ya es fruto de la fantasía de Reshevs­ ky, pero debería haber jugado 1 2 . . . c5 ó 1 2 . . . lt::i d7. Ahora las negras caen en una posi­ ción dificil. 13.lll h4! lll g4 Las negras optan por un juego arriesgado, esperando "enturbiar las aguas" . La variante 1 3 . . . lt::i xe4 1 4.:1l:xe4 f5 1 5 .ic4+ @h8 1 6 .Wlh5 fxe4 1 7 .igS Wld7 1 8 .if7, no podía agradar a las negras. 14.g3 Wlf6 15.f3 lll h6 16.ie3 No conviene 1 6 .ixh6 por 1 6 . . . gxh6 (pero no 1 6 . . . 1Wh6 1 7 .dxe5), seguido de . . . lt::i g6 . No

ESTRATEGIA U:

1 942- 1 956


hay que desprenderse de la pareja de alfiles. 16 J�eS 1 7.'1Wd2 tfJg6 18.tfJg2 ! •.

25.h4 25.füb l evitaba el contrajuego negro. 25 b5 26.'!Wg5 Teniendo en cuenta la escasez de tiempo de reflexión, esta es una buena jugada práctica. 26 ... '!Wxg5 27.hxg5 h4 Me quedaban dos-tres minutos en el reloj , y a mi rival veinticinco. Reshevsky hacía sus jugadas con mucha rapidez, confiando solo en mi apuro de tiempo. Este método es dudoso, como indicó Ilyn-Genevsky en su famoso artículo de la revista "Shajmatny Listok" . En honor a la verdad hay que decir que tras la mejor continuación, 27 . . .bxc4 28 .ixc4 tfJ fe7 29.El.ac l 4.J xd5 3 0 .ib3 tfJ ge7 (si 30 . . . E1.ac8, 3 1 .E1.c6 tfJ ge7 32.E1.a6) 3 1 .E1.xc7 tfJxc7 32 .E1.xe7 tfJ d5 3 3 .E1.e5 tfJb4 34.g6, a las negras les re­ sulta dificil respirar. 28.id3 hxg3 29.ixg3 tfJ xd4 Las negras no solo dejan al enemigo dos alfiles activos, sino que incluso empeoran su posición. Se podía plantear una mayor resis­ tencia ( ¡pero solo eso ! ) mediante 29 . . . tfJ xg3 30.@xg3 bxc4 3 1 .ixc4 @f8. 30.l':!adl .•.

Eludiendo l a trampa 1 8 .ig5? tfJ xh4 ! 18 �h3 No era bueno 1 8 . . . '!Wxf3 1 9 .ie2 Wlf6 ( 1 9 . . .'!Wxe4 20.ixh6 gxh6 2 1 .ib5) 20.ic4 Wle7 2 1 .ixh6, y el ataque blanco progresa. 19.ie2 Ahora se amenaza ganar un peón: 20.ig5 Wle6 2 1 .d5 y 22.ixh6. No era posible l 9.ig5 por 1 9 . . . '!Wxf3 , y si 20.ie2, Wlxg2++. 19 ... ixg2 20.@xg2 d5 Mi adversario entrega un peón para com­ plicar el juego y tratar de aprovechar que ya me encontraba con poco tiempo. 21 .exd5 exd4 22.cxd4 tfJf5 23.if2 ged8 24.c4 ..•

Con la amenaza 3 1 .ig6. 30 c5 3 1 .dxc6 tfJxc6 32.�e4 E: ac8 33.E:xdS+ tfJ xd8 34.�f5 gas 35.!!eS+ @h7 36.cxb5 Las negras están asfixiadas. Las blancas tienen un peón de más, y pueden ganar de va­ rias formas. Pero aún hay que hacer cuatro jugadas y la bandera ya está colgando . . . 36. . .f6 37.�c7 tfJ e6 38.�haS tfJxc7 39.gxa7 tfJ xb5 40.E:d7 fxg5 4 1.a4 Las negras abandonaron. .•.

24 . . . h5 Algo mejor era hacer 24 . . . b5 25 .El.ac l bxc4 26.ixc4 tfJ fe7 27.Wla5 Wlf5 28.Wlxc7, aunque las blancas conservaban la ventaja material.

CAMPEONATO DEL MUNDO MATCH-TORNEO LA HAYA - MOSCÚ 1 948

1 35


Campeonato del Mundo Botvinnik - BrQnstein Moscú 1 9 5 1 1 6 de Marzo 1 1 de Mayo -

1

Botvinnik

Bronstein

2

3

4

=

=

=

=

=

=

=

=

13

14

15

16

=

=

=

=

=

=

=

=

5

6

7

o

1

1

1

o

o

17

18

19

o

1

1 83 Bronstein - Botvinnik Defensa Siciliana Match por el Campeonato Mundial 6ª partida, Moscú 1 9 5 1 1.e4 c5 2 . .!D f3 .!D c6 3.d4 cxd4 4 . .!D xd4 .!D f6 5 . .!D c3 d6 6.igS e6 7.Wd2 Jugando a lo Rauzer, el camino correcto. En la partida nº 1 45 , las blancas hicieron 7.ib5 , y en la nº 1 79, 7 .ie2. 7 h6 ..•

=

=

1

o

8

10

=

=

=

=

20

21

o

=

=

1

=

11

12

o

1

1

o

22

23

24

o

1

1

o

=

=

12

12

éxito, hasta que e n Memorial Alekhine del año 1 956, Keres encontró en su partida contra mí el plan correcto : 8 .ixf6 gxf6 9.0-0-0 a6 1 0 . f4 h5 1 1 .@b l id7 1 2 .ie2 Wb6 1 3 .lll b 3 ! , y la posición blanca es favorable. 8.ixf6 gxf6 9.0-0-0 a6 1 0.f4 id7 1 1 .@bl Esta jugada podía esperar hasta que las ne­ gras hicieran . . . h5. 1 1 ...ie7 12.ie2 .!Dxd4 Este cambio mejora la libertad de acción de la dama negra. 13.Wxd4 Was 14.ghfl h5 1 5.gf3 Las blancas se preparan contra el enroque largo de las negras: 1 5 . . . 0-0-0 1 6.b4 Wc7 1 7 . .!D d5 exd5 1 8 .c3 , pero se verán desilusiona­ das. Las negras tienen una maniobra (prepa­ rada antes del match) que permite asegurar a su rey. 15 ... Wc5 1 6.Wd2 ic6 1 7. �!:e3 Was

Preparé con esmero esta variante para este match. Las negras deterioran su estructura de peones, pero obtienen una masa de peones centrales, y también la ventaja de la pareja de alfiles, cuya fuerza puede mostrarse sobre to­ do en el final. Encontré este plan analizando la partida Dubinin - Koblenz, Leningrado 1 949. Durante cinco años utilicé este sistema con

1 36

9

=

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


No servía 1 7 . . . 0-0-0 por l 8 . lll d5 , pero era interesante l 7 . . . h4. 1 8.if3 Tenía previsto ' que Bronstein debía repetir jugadas : 1 8 .Wd4 Wc5 . En la partida Liberzon - Botvinnik, Moscú 1 967, se jugó 1 8 .a3 . E!.d8 1 9.ic4 id7 20.We2 E!.c8 2 1 .ia2 @f8 22.f5 . 18 ... 0-0-0 1 9.Wd3 Se vuelve a plantear la amenaza 20. lll d5 . La jugada 1 9.lll d5 no daba nada a las blancas. Veamos: 1 9 . . . Wxd2 20.lll x e7+ @d7 2 1 .füd2 @xe7 . 19 ... :Sd7 20.h4 El peón que se encuentra "h5 " queda fijado, pero las blancas no tienen posibilidad de cap­ turarlo. 20 ...@bs 21 .a3 id8 22.@a2 "ffc 5 No 22 . . .ib6 23 .b4. 23.:Se2 a5!

De manera inesperada las negras crean la amenaza . . . b5-b4. 24.a4 Las blancas no tienen elección, y han de realizar esta j ugada. Ahora las debilidades re­ cíprocas dan a la posición un carácter de ta­ blas. 24 ... ib6 25.b3 :Sc8 26."ffc 4 Hace poco las blancas eludían el cambio de damas, y ahora lo buscan para asegurar su posición. Si 26.lll d5 , exd5 27.exd5 ixa4 28.bxa4 E!:dc7, y las negras no están peor en absoluto. 26 ..."ffxc4 27.bxc4 La posición tiene un carácter cerrado, y

ambos bandos pueden prevenir las amenazas del rival. 27 ... :Sh8 28.@b3 :Sdd8 29.:Sd3 igl Las negras reconocen que aún no tienen un plan, pero el juego sigue igualado. 30.:Sed2 @c7 3 1 .lll e2 if2 32.:Sdl ic5 Tomar el peón "h4" no era bueno, pero re­ sultaba razonable 32 . . . fü8, y tras 3 3 .E!.fl ic5 , la amenaza . . . E!:a6-b6+ obligaba al caballo blanco a vigilar la casilla "b5 " . 33.tlJg3 :Sdg8

34.tlJ e2 Las complicaciones después de 34. lll xh5 ixe4 (si 34 . . . f5 3 5 . lll f6 fxe4 3 6.ixe4 ixe4 3 7 .lll xe4 E!.xg2 3 8 .lll x c5 dxc5 39.E!.d7+ con evidente ventaj a blanca) 3 5 . lll xf6 ixd3 36.lll xg8 ig6 3 7 .lll e7 E!.xh4 3 8 .lll x g6 fxg6 llevan a unas tablas inevitables. Las blancas, animadas sin duda por la vic­ toria en las partidas precedentes, siguen en pos de la victoria. 34 ... :Sh7 Era más sencilla 34 . . . E!:a8, atrayendo al ca­ ballo a la casilla "c3 " . 35.f5! Con la amenaza 36.lll f4, que las negras han de prevenir. 35 ... e5 36.tlJ c3 id4 Una provocación inoportuna. 37.:Sxd4 El sacrificio de calidad es claramente favo­ rable a las blancas. 37 exd4 38.:Sxd4 El peón "d4" no iba a escapar, así que se podía jugar 3 8 . lll e2, para llevar el caballo a .•.

CAMPEONA TO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

137


" f4 " , desde donde defendía el peón "g2" de un posible contrasacrificio de calidad y atacaba el peón "h5 " . 38 .. J:ltbg7 39.tll e2 Las blancas piensan que el sacrificio negro que sigue es favorable para ellas y no lo impiden. Era posible 3 9.!!d2 . 39 .. Jhg2 En apuros de tiempo, las negras deciden devolver la calidad para activar sus piezas. 40.ixg2 .Etxg2 41.tll f4 .Etg3+! Un jaque obligado. La jugada 42.c3 em­ peora la posición blanca, y desde la casilla "b2" el rey no puede defender el peón "a4". 42.<i>b2 .Etg4 43.tll xb5 .Etxh4 44.tll xf6 ©b6! Este camino hacia las tablas se ideó en el silencio del análisis casero. Las negras entre­ gan un segundo peón para poder así activar el rey. 45 . .Etxd6 c!>c5 46.e5 En caso de 46.!!d8 ixa4 47.fü8 §h2 48 .§xf? !!xc2+ 49.Wb l füc4 5 0.!!xb7 ic6, serían tablas.

46 ... .Etd4 Esta sorprendente jugada fue propuesta en el análisis por mi segundo, Ragozin. Las ne­ gras cambian las torres, y, tras ello, el cen­ tralizado rey negro adquiere una fuerza terri­ ble. La principal sutileza de esta idea consiste en que las blancas ganan pieza, y por eso no pueden valorar toda la complejidad de esta posición de tablas. Las negras tampoco perdían tras la "sen­ cilla" 46 . . . fü4 47.lt'i d7+ ixd7 48 .!!xd7 !!xf5 49.!!xb7 §xe5 50.©b3 f6.

138

47.l3xd4 c!>xd4 48.tll g4 ixa4 49.e6 fxe6 50.f6 ie8 5t .c!>b3 Las blancas cuentan con Ja victoria. 51 ...eS 52�c3+ c!>e4 53.tll b6 @f4 54.fi ixfi 55.tll x ti e4 56.tll d8 e3

57.@c2 ? Al darse cuenta de que 57. lt'i e6+ llevaba a tablas, Bronstein decidió probar otro camino. ¡ Pero al estar baj o el influj o de la ventaja ma­ terial, las blancas perdieron el sentido del pe­ ligro ! Después de pasar el control de jugadas, mi adversario comete este trágico error. Sólo aquí advirtió Bronstein que después de 5 7 . lt'i e6+ Wf3 5 8 . lt'i d4+ <i>f2 59.<i>a4 e2 60.lt'ic2 e l \& 6 1 .lt'ixe l <i>xe l 62.©xa5 Wd2 63.@b4 b 6 las tablas eran evidentes. 57 ... @g3 ! Las blancas abandonaron. Solo queda responder a la pregunta que se harán los lectores que conozcan el libro de Vainshtein Bronstein, el improvisador. En él se escribe: "Tras esto sólo queda adivinar qué es lo que calculó Bronstein al jugar el rey a 'c2'. Resulta que también tras Ja jugada menos precisa de las negras, 57 . . . @ f3 , perdía igual­ mente así: 5 8 . lt'i e6 e2 59.lt'id4+ <i>f2 60.lt'ixe2 c!>xe2, y las blancas pierden un final elemental de peones" . En realidad, después de 57 . . . Wf3 las blan­ cas hacen tablas con facilidad: 5 8 . lt'i f? e2 5 9 . lt'i e5+ @f2 60.lt'id3+ Wfl 6 1 .Wb3 . Por eso, está claro qué fue lo que calculó mi adversario y en qué se equivocó.

ESTRATEGIA 1 1 : 1 942- 1 956


1 84 Botvinnik - Bronstein Defensa Holandesa Match por el Campeonato Mundial 7ª partida, Moscú 1 95 1 l .d4 d5 2.c4 e6 3.llif.3 c6 Al no ser un especialista de la teoría de aperturas, m adversario tomó una decisión "salomónica" : emplear contra Botvinnik el sistema Botvinnik. Eso fue un grave error por su parte. Debido a mi dilatado alejamiento de la competición, yo me desenvolvía mucho peor que él en los sistemas desconocidos. 4.g3 f5 Así acostumbraba a plantear el muro de piedra de la Defensa Holandesa. 5 ..ig2 lli f6 6.0-0 .ie7 7.b3 Tal vez mereciera mayor atención 7.llic3, seguido de .ig5 ! , como indiqué en los comen­ tarios de la partida nº 1 7 3 . 7 ... 0-0 8 . .ia3 Esta idea ya la utilicé en el año 1 93 9 contra Ragozin en el 1 1 º Campeonato de la URSS. 8 b6 En la partida mencionada las negras juga­ ron 8 . . .i.xa3 , facilitando la maniobra lt:J xa3c2-e l -d3 ; pero parece mej or 8 ... lt:J bd7, que se jugó en Zhabó - Botvinnik, Budapest, 1 952. 9 ..ixe7 YNxe7 1 0.llies .ib7 n.lll d2 lZl bd7 12.llixd7 Las blancas no tienen ventaja después de 1 2 .ll:id3 c5 ; o 1 2 .f4 c5 ; ni tampoco en caso de 1 2.ll:idf3 lt:Jxe5 1 3 .lt:Jxe5 ll:i d7. 12 ... lll xd7 13.e3 Si el peón negro estuviera en "f7", el juego estaría igualado. Ahora, a pesar de los cam­ bios, las blancas mantienen una pequeña ven­ taj a posicional, precisamente porque el peón está en "f5 " , y la debilidad de la casilla "e5 " se puede notar. 13 ... E:ac8 14.E:cl c5 1 5.YNe2 .!Zlf6 Las negras han conseguido una satisfac­ toria movilización de sus piezas, pero su es­ tructura de peones es inferior. 1 6.cxdS .ixd5 Así las negras cambian el alfil blanco que protege al rey. Pero esto se logra a cambio de cierto debilitamiento del flanco de dama.

17 ..ixdS exd5 A l 7 . . . lt:Jxd5 ; seguiría 1 8 .e4. 18.llif.3 E:c7 1 9.E:c2 E:fc8 20.E:fcl lli e4 21.llie5 llif6 A las negras no les conviene abrir el juego, pero las blancas tampoco tienen prisa: su posición es mejor, y aguardan a que las negras pierdan la paciencia. 22.YNd3 g6 Otro debilitamiento: la segunda fila negra. 23.YNa6 ©g7 24.YNe2 YNd6 25.a4 Parece una jugada sin sentido, pero tiene su razón de ser: si las negras consiguen realizar el avance . . . c4, les será difícil reforzar este peón mediante . . . b5. 25 ...lli es 26.YNd2 ll:i f6 27.'1Wc3 'be4 28.YNd3

•••

28 . . . cxd4 La posición del rey de las negras es com­ prometida, y no debieron abrir el j uego. Lo mejor era seguir esperando con sangre fría, o bien entrar en la aguda línea indicada por L. Zhabó: 28 . . . c4 29.bxc4 '1Wb4, que, después de 30.c5 bxc5 3 l .dxc5 l:!xc5 32.l:!xc5 E:xc5 3 3 .l:!b l Wfxa4 34.l:!b7+ ©g8, llevaba a tablas. 29.exd4 Por lo visto, las negras habían calculado 29.E:xc7+ E:xc7 3 0.E:xc7+ Wxc7 3 l .'1Wxd4 '1Wc3 , con un final igualado. 29 ... aS 30.©g2 Un caso raro: en la jugada 3 0 la posición es simétrica, con la única diferencia de la si­ tuación de los peones "f'. Este detalle da una pequeña ventaja a las blancas, a la vez que tienta a las negras a agudizar el juego. 30 ... llif6 3 t .YNe2 f4 32.gxf4

CAMPEONATO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

1 39


Empiezan las complicaciones en el apuro de tiempo. Lo cómico es que ambos exami­ namos la variante 32 . . . �xc2 3 3 .�xc2 <t:lh5 ! , en la que las negras recuperan el peón con buena posición. Por eso las blancas debieron cambiar previamente las torres, y solo después tomar el peón "f4", llegando a la posición que surgió en la partida. 32 ... lDhS 33.:B:xc7+ :B:xc7 34.füc7+ Y!!x c7 35.Y!lg4 lDf6 36.Yf!e6 lD hS Las negras no tenían elección, pero ahora las blancas fuerzan el paso a un final ganado. 37.Yf!d7+ Y!!x d7 38.lDxd7 lD xf4+ 39.©f3 lD d3 40.lD xb6

Las blancas han superado el apuro de tiem­ po con fortuna. 40 ... lD b4 41.©f4 ©f6 42.lD d7+ ©e7 43.lDeS El plan blanco es sencillo : llevar el rey a la casilla "c3 ", situar el caballo en "d3 " , y des­ pués valorizar el peón de ventaja en el flanco de dama. Solo es importante impedir que el rey negro ataque los peones del flanco de rey. 43 ... ©e6 44.©e3 ©f5 45.f3 g5 46.©d2 Una sutileza táctica que impide al rey ne­ gro situarse en "f4". 46 ... hS En caso de 46 ... ©f4, seguiría 47 .<t:ld3+ <t:lxd3 48.©xd3 iixf3 49.b4 axb4 50.a5, y el peón blanco corona rápidamente. 47.tlJ d3 tD a6 48.lDcS Las blancas se toman un "respiro" para ga­ nar tiempo. 48 ... lD b4 49.lD d3 lD a6 50.h3 ! lD c7 Si 50 . . . g4, 5 1 .hxg4+ hxg4 52.fxg4+ iixg4 5 3 . <t:l e5+ iif4 54.<t:lc6, ganando otro peón.

1 40

51.©e3 Las blancas no se apresuran y aprovechan la triangulación del rey, tratando de ceder el tumo al contrario. Las blancas también ganan tras 5 1 .iic3 lll a6 52.b4 axb4+ 5 3 .tt:lxb4 �f4 54.<t:lxa6 iixf3 55 .tt:lc5 g4 56.hxg4 hxg4 (o 56 . . . h4 5 7 .g5) 57.<t:ld3 g3 5 8 . <t:l e l + iie2 59.<t:lg2, pero no era fácil valorar 5 1 . . .<t:l e6. 51. .. lD a6 52.iie2 ©e6 53.iid2 Era peligroso 53 .tt:lc5+ <t:lxc5 54.dxc5, de­ bido a 54 . . . iid7 55 .iid3 iic6 56.iid4 h4 ! 53 ... ©e7 Otra jugada de rey no cambiaba nada. Tras 53 . . . tt:lc7 54.iic3 , o 53 . . . iif5 54.iic3 , son las negras las que están en zugzwang. 54.©c3 ©d6

55.b4 axb4+ 56.lD xb4 tD c7 57.aS lD bS+ 58.©d3 El peón "a" ya no necesita la ayuda del rey; puede avanzar por sí mismo. 58 ©e6 59.©e3 lD a7 60.a6 lD bS Si 60 . . . iid6, 6 1 .f4. 6t.lDc6 lD c7 62.lDb4 @rs O 62 . . . <t:lb5 63 .©f2, seguido de iig3 y f4. 63.a7 ©e6 64.©f2 h4 65.f4 gxf4 66.©f3 Las negras abandonaron. En esta partida conseguí controlar mis ner­ vios. A ello contribuyeron sin duda las mu­ chas horas de permanencia al aire fresco del enfurecido río Moscova. En los días de descanso me iba a una casa de campo en Nicólina Gorá, y de forma ines­ perada comenzó el deshielo. Por lo tanto el río quedó libre, me trasladaron en barca, ¡y llegué a tiempo a la partida! .•.

ESTRATEGIA U: 1 942- 1 956


1 85 Botvinnik - Bronstein Defensa Holandesa Match por el· Campeonato Mundial 9ª partida, Moscú 1 95 1 1 .d4 e6 2.c4 f5 Como en la partida precedente, Bronstein continúa su errónea estrategia, eligiendo mis aperturas favoritas. Esta decisión era tan fa­ vorable para mí que me dispuse a emplear la Defensa Holandesa y luchar contra ella. 3.g3 .!Ll f6 4.ig2 ie7 5 . .!Ll c3 0-0 6.d5 Esta jugada "no teórica" la hice para que mi adversario tuviera que tomar ya en la aper­ tura, una decisión en una situación descono­ cida. 6 ib4 7.id2 e5 8.e3 Las blancas optan por un j uego cerrado y complejo, con la esperanza de superar en la comprensión posicional a su joven adversario. 8 ... d6 9 . .!Ll ge2 a6 Las negras deciden preservar su alfil del cambio y le preparan la retirada a "a7 " . 10.Wfc 2 Wfe 8 1 1.f3 Se controlan las casillas "e4" y "g4", y en cualquier momento se puede hacer e4. Pero la j ugada también tiene defectos: se debilita la casilla "e3 " y se limita la actividad del alfil de "g2 " . A pesar de todo, j ugué así para mantener la duda sobre el lado en que iba a enrocarme. 1 1 b5 12.Wfb3 Eludiendo aún el cambio de peones, que activaría las piezas negras en el flanco de dama. Si 1 2 . cxb5 , axb5 1 3 .Wfb3 tt:J a6 ! , con la desagradable amenaza 14 . . . tt:Jc5. 1 2 ic5 Un prometedor sacrificio de peón. Pero era más sencillo hacer 12 . . .ixc3 1 3 .t2:Jxc3 bxc4 1 4.Wfxc4 Wffl, con idea de romper el centro blanco mediante . . . c6 y de llevar el alfil a "a6" tras ... a5 . 13.cxb5 id7 Invita a las blancas a tomar el peón "a6" para adelantarse aún más en el desarrollo. También era posible 13 . . .axb5 1 4 . tlJ xb5 ( 1 4.Wfxb5 Wfxb5 1 5 . tlJ xb5 tt:Jxd5) 1 4 . . . Wffl ! 1 5 .f4 e4 1 6. tlJ ed4 tlJxd5 1 7.ifl c6 1 8 .ic4, con posibilidades parejas.

14 .!Ll a4! Era peligroso 1 4.bxa6 tt:Jxa6, y las negras tienen la iniciativa, y ahora no sería posible 1 5 .0-0 por 1 5 . . . f4 14 ia7 Las negras sobrevaloran su posición. Esta­ ban obligadas a jugar 14 . . . axb5 1 5 .tlJxc5 dxc5 1 6.f4 ! e4 1 7.ic3 c4 1 8 .Wfd l , con igualdad. •

•..

•••

.•.

•..

15.b6! Combinación que Bronstein no advirtió. 15 ixa4 Solo quedaba continuar la lucha con peón de menos : 1 5 . . . cxb6 1 6. tlJ xb6 ixb6 1 7 .Wfxb6 tlJxd5 1 8 .Wfxd6 16.b7 ! ! Desde luego, las blancas n o toman e l alfil, y caen sobre la torre de "a8", tras lo que obtienen una nueva dama y quedan con una torre de ventaja. 1 6...ixb3 l 7.bxa8Wf ib6 1 8.axb3 WfbS 19 .!Ll c3 Wfxb3 20.E:xa6 Mi baj a forma deportiva, característica de este match, empieza a manifestarse. El único, pero insuficiente, consuelo de las negras por la torre perdida es la comprometida situación de la dama blanca. Pero las blancas podían solucionar esto con facilidad. Sin embargo, en apuros de tiempo, decido sacrificar la calidad para que la dama vuelva rápidamente al juego. Las blancas tenían un camino sencillo, sin precipitarse: 20.0-0 f4 (o 20 . . . Wfxb2 2 l .fü2 Wi'b3 22.E:b l Wfc4 23 .ifl ) 2 1 .'it>h l fx.e3 22.ic l id4 23.E:e l . 2 0 .!Ll xa6 21 .Wfxa6 .!LlxdS 22.Wf a4 Al lanzarme a cambiar damas doy a mi ..•

•••

CAMPEONATO DEL MUNDO MOSCÚ 1 9 5 1

141


rival algunas posibilidades de salvación. Ga­ naba sin mayores problemas tanto 22.'We2, como 22.llixd5 'Wxd5 23 .We2 f4 24.'Wd3 .. 22 ... '!Wxa4 23.lli xa4 ixe3 24.ifl Parece activa, pero es en realidad una pérdida de tiempo. Era imprescindible que la torre entrara en juego con rapidez, lo que se lograba mediante 24. lli c3 ixd2+ 25.Wxd2. 24 ... B:a8 25.b3 Hay que perder otro valioso tiempo. A la jugada planeada 25 .ic4, seguiría 25 . . . fí:xa4 26.ixd5+ Wf8, y ahora no es posible 27.ixe3 (tampoco 27.We2 ixd2 28.Wxd2 fí:d4+) 27 . . . fí:a l + ; otra opción era mover 25 .ib5 , y si 25 . . .ixd2+, 26.Wxd2 lli e7, seguido de . . . c6. 25 ...ixd2+ 26.Wxd2 Wf8 27.id3 g6 28.B:cl B:b8 29.liJc3 A 29.fí:c6, sigue 29 . . . fí:b7, y luego . . . llib4. 29 ... liJb4 30.ie2 B:a8 3 1 . liJ a4 c6 32.B:c4 El juego es ingenioso por ambos bandos en el apuro de tiempo, pero el problema es que ninguno está libre de un posible ataque. 32 ... B:b8 33.id l We7 34.liJb2 d5

35.B:h4 Esto es innecesario, ya que la torre está aquí mal situada. Ahora las blancas no tienen ninguna opción de victoria. 35 ... hS 36.g4 El peligro de 36.llid3 lo indicó Romanovs­ ky: 36 . . . lli xd3 37.Wxd3 e4+ 3 8 . fxe4 dxe4+ 39.We3 'ít>f6. 36 hxg4 37.fxg4 f4 Era más sencilla 3 7 . . . Wf6, previniendo la siguiente jugada blanca. 38.gS ius 39J�h7+ Wd6 40.B:g7 e4 4t.B:xg6+ ..•

1 42

Aquí, como a lo largo de todo el match, Bronstein se dispone a emplear un procedi­ miento típico. Generalmente esperaba a que el árbitro. princ ip al, K. Opocensky, se dirigiera a nuestra mesa para indicamos que había que aplazar la partida y anotar la jugada secreta, y sólo entonces mi adversario hacía su jugada en el tablero. Entonces el árbitro me proponía a mí que anotara la jugada. Su idea era que, fatigado por las cinco horas de partida, yo anotara una jugada mala, y, además, al invertir en ella mucho tiempo, antes caería en apuro de tiempo al reanudar la partida. Sin embargo, esta vez Bronstein estaba tan entusiasmado pensando en la posición que solo prestó aten­ ción cuando el árbitro propuso a las negras anotar la jugada. Su respuesta fue jugar rápi­ damente . . .

41...Wes Y exigir que fueran las blancas las que ano­ taran la jugada. Después de algunas vacilacio­ nes de los jueces (K. Opocensky y G. Stahl­ berg) se tomó la decisión (de acuerdo a las re­ glas) de que las negras ya habían realizado la jugada secreta. Pero ¡ ay ! , el análisis de una noche insomne demostró cuán peligrosos eran los peones pasados negros, así que ofrecí ta­ blas, que fueron aceptadas. En caso de que se hubiera reanudado la partida, podría haber continuado así : 42.ig4 f3 (42 . . . fí:h8 43 .h3) 43.fü6 ! fí:xf6 44.gxf6 Wxf6 45 .ixf3 exf3 46.We3 lli c2+ 47.Wxf3 lli d4+ 48.We3 lli xb3 49.lli d3 c5 (o 49 . . . We6 5 0.h4) 50.llixc5 llixc5 5 1 .Wd4 'ít>e6 52.Wxc5 We5 5 3 .h4 d4 54.Wc4 'ít>e4 5 5 .h5 d3 56.h6.

ESTRATEGIA U : 1 942- 1 956


1 86 Bronstein - Botvinnik Defensa Holandesa Match por el Campeonato Mundial 1 Oª partida, Moscú 1 95 1 1 .d4 e6 2.c4 f5 3.lll c3 ib4 El sentido de esta jugada y el posterior transcurso de la apertura se expuso en los co­ mentarios de la partida nº 1 68 . 4.\Wc2 ltl f6 5.e3 0-0 6.id3 d 6 7.lll ge2 c5 8.a3 En la partida mencionada las blancas juga­ ron 8.d5 . Recuerde también mi recomenda­ ción: 8.id2. 8 ...ixc3+ Esto es mej or que 8 . . . ia5 , como jugué en mi match contra Taimanov en Moscú 1 95 3 . 9.lll x c3 lll c6 1 0.dxc5 No era mejor 1 0.d5, debido a 1 0 . . . lll e5. 1 0 dxc5 1 1 .b3 id7 12.ib2 lll e5 13.ie2 ..•

Mi rival prefiere mantener el alfil. Tras la retirada del alfil, las negras pueden obstacu­ lizar el enroque largo de las blancas y estas empiezan a tener problemas, ya que la posi­ ción de su rey en el centro o en el ala de rey resulta peligrosa. Después de 1 3 .0-0-0 ! no vi un plan claro para las negras : si 1 3 . . . lll x d3+ 1 4.gxd3 , las blancas dominan la columna abierta y el alfil de "b2" ejerce presión. 13 ...ic6 14.f3 ltlh5! Amenaza un desagradable jaque en "h4". 15.ltldl Tras 1 5 .0-0 Wfg5 1 6.ic l f4, las negras pre­ sionan el enroque blanco.

15 ... lll g6 16.1.Wc3 \Wg5 17.g3 e5 18.lll f2 !'fad8 1 9.ggl Las blancas comprenden que hay que re­ nunciar al enroque corto. Si jugaran 1 9 .f4 Wfh6 20.0-0, entonces 20 . . . gd7 ! 2 1 .:1%ad l :1%e7 dejaría a las blancas en una situación crítica, ya que la diagonal "a8-h 1 " está mal defendida. 19 ...1.We7 Esta prudente jugada permite al rey blanco huir al flanco de dama. Como señaló Aronin, las negras lograban el éxito mediante 1 9 . . . f4 ! 20.lll h 3 (o 20.e4 fxg3 2 1 .hxg3 tt:lxg3 22.lt'lh l lt'lxe2) 20 . . . Wfh6 2 l .gxf4 lt'lhxf4 22 .lt'l xf4 exf4. 20.gdl lt'l f6 21 .gd2 a6 22.©dl b5 23.©cl b4 Las negras no pierden el tiempo : el avance de los peones del flanco de dama no sólo está dirigido al ataque, sino que también "asfixia" a las piezas blancas. 24.1.Wc2 :Sxd2 25.'1!Vxd2 :Sd8 26.'1!Vc2 f4 27.gxf4 exf4 Las negras conservan todos sus triunfos. Al sacrificio de peón 27 . . . e4 las blancas podían responder con 28.f5 ! , con juego confuso. 28.e4 a5 29.lll d3

Con razón, las blancas consideran obligado controlar la casilla "e5 " , pero las negras po­ dían decidir ahora el juego tácticamente. 29 ... lll d7 Teniendo una indiscutible superioridad po­ sicional (posibilidad de ocupar con piezas la casilla "e5", bloqueo de los peones "e4" y " f3 " y u n alfil pasivo e n "e2"), las negras prefieren continuar maniobrando. Las negras tenían el golpe táctico 29 . . . lt'l xe4 ! , y después de 30.fxe4

CAMPEONATO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

1 43


(3 0.lli xf4 :9:d2) 30, . . ixe4 3 1 .Wf d2 (3 1 .:§:d l f3 32 .ifl lli f4) 3 l . ..f3 32.ifl Wf d6 3 3 .:9:g5 h6 34.:9:h5 Wfe7, dudo que haya defensa para las blancas. 30.axb4 axb4 31.ial lt:i df8 32.gdl lli e6 No debí apresurarme con esta jugada. 32 . . . \Mf g5, manteniendo el control de la casilla "e5 " , era la jugada precisa.

33.liJeS! ltJ xeS Si 33 . . . \Mff6, 34.:9:xd8+ lt:i xd8 3 5 .\Mfb2, y si 3 3 ... :§:xd l +, 34.Wfxd l \Mff6 3 5 .Wd6. 34.ixeS \Wgs 35.gxd8+ Wxd8 36.Wd2 Wxd2+ 37. ©xd2 La posición negra ha mej orado sensible­ mente. Solo les queda llevar el alfil a "h3 " para igualar el juego por completo. Es natural que las negras se esfuercen por crear una barrera en la casilla "g4 " . 37. . .g 5 38.©d3 ©ti 39.ifl h5 40 ..ie2

¡ Una j ugada fatídica, justo la última del control ! El alfil no hace nada en "e2 " . Tenían

1 44

que haberse atrevido con 40.ih3 , ya que des­ pués de 40 . . . g4 4 1 .fxg4 lli g5 42.ifl ixe4+ 43 .\tie2 hx.g4 · 44.ixf4 lli e6 45 .id6 ic2 46.ig2 la posición se simplifica y las tablas son inevitables. 40 ... ©e7 4 1 .ifl id7 42.ih3 Ahora esta jugada es desafortunada, ya que la única esperanza de las blancas está en la fuerza de su pareja de alfiles. 42 ... liJ d8 43.ixd7 ©xd7 44.h3 iie7 45.ig7 ©ti 46.ies

El final está ganado para las negras, pero no es tan sencillo encontrar la solución de este estudio. Sentía que debía haberla, pero duran­ te algunas horas busqué sin éxito el camino de la victoria. El resultado del análisis fue uno de los más desgraciados de mi vida. 46 ©e7 Ni siquiera sospeché la posibilidad de apro­ vechar el zugzwang. Esto lo indicó después de la partida Stahlberg (si no me equivoco) : 4 6 . . . \tig6 ! ! Ahora a 47 .id6 (si 47.©e2, lli c6, y cae el peón "b3") sigue 47 ... lli e6, y decide la ruptura . . . g4. 47.ig7 � b7 Aún no era tarde para regresar con el rey a "f7". La situación del caballo en "b7" es tan horrible que a las blancas no les cuesta nada encontrar la salvación. 48.ih6 iif6 49.ifS ©ti SO.ih6 ©g6 51.ifS ©f6 52.©e2 Las negras han cedido el turno a su rival, pero las blancas pueden mover el rey. 52 @fi 53.ih6 ©g6 54.if8 ©f6 55.©d3 Tablas. .•.

..•

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


187· Bronstein - Botvinnik Defensa Holandesa Match por el ·Campeonato Mundial 1 2ª partida, Moscú 1 95 1 1.d4 e6 2.c4 fS 3.e3 Una antigua interpretación de la Defensa Holandesa, pero que no causa especiales pro­ blemas a las negras. 3 ... lt:l f6 4.� c3 dS 5.lt:l h3 Así se permite la realización del avance t3 y e4, pero el caballo está aquí mal situado. 5 ... c6 6.id2 id6 7.Vfic2 0-0 8.0-0-0 Bronstein se esfuerza por complicar el juego. Por eso enroca largo, y seguirá con la ruptura en el centro y perspectivas de un ata­ que al rey. 8 V!ie7 9.f3 dxc4 Las negras se deciden por este cambio, para después de I O.ixc4, b5 l l .ie2 ( l Lid3 lt:l a6; l Lib3 a5) l l . . .e5. Las blancas debieron con­ formarse con una de estas líneas. 10.e4 Debido a la amenaza l l .e5, las blancas tie­ nen tiempo de recuperar el peón. 10 ... fxe4 1 1. lt:l xe4 Entregando definitivamente el peón, lo que no está j ustificado. Después de l l .fxe4 e5 1 2.ixc4+, el juego está igualado. .•.

1 1 bS Las negras defienden el peón "c4", que es­ torba a las piezas blancas, en especial al alfil de "fl " . El juego es parecido al del sistema Botvinnik de la Defensa Semieslava. Las ne•••

gras tienen además un peón de ventaja. 12.lt:l xd6 Era dificil pasar sin este cambio. 1 2. lt:lhg5 lt:lbd7 1 3 .g3 lll xe4 l 4.V!ixe4 lll f6, no da nada bueno a las blancas. 12 ...V!ixd6 13.f4 Un error posicional, tras el que las blancas están objetivamente perdidas. Ahora también está limitado el alfil de casillas negras, y el juego blanco, con ambos alfiles pasivos y peón de menos, carece de perspectivas. Se debió prevenir el avance ... e5 con l 3 .if4. 13 ... lt:l a6 La captura del segundo peón daba la ini­ ciativa a las blancas: 1 3 . . .Wi'xd4 1 4.ib4 Wi'e3+ 1 5 .�b l c5 1 6.i'!e l Wi'd4 1 7 .ic3 . 1 4.ie2 cS! Elimina el peón central blanco, se libra del peón doblado y activa el alfil, ¿qué más se puede pedir a una jugada? 1 5.if3 l:fü8 1 6.ic3

Un descuido en una dificil posición. Había que cambiar primero en "c5 " . Ahora las blancas tienen que entregar otro peón, pero en una situación desfavorable. 16 ... lt:l b4 1 7.dxc5 Desde luego era mala l 7.ixb4 cxb4, y se ciernen nubarrones sobre el rey blanco. 17 ... lt:l xa2+ 1 8.�bl lt:l xc3+ 19.Wi'xc3 V!ixcS 20J�hel h6 Las negras preparan el cambio de alfiles, ya que no era posible la inmediata 20 . . . ib7 de­ bido a la maniobra lll g5-xe6. Es cierto que ahora gana en fuerza el avance g4-g5 , pero la posición del rey blanco está abierta, y las

CAMPEONATO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

145


negras siempre tendrán un enérgico contrajue­ go. 2 U:!e5 Vf!c7 22.g4 ib7 23.ixb7 A 23.g5, seguiría 23 . . . b4 24.Vf!e3 ixf3 25 .1.Wxf3 llid5, con la amenaza 26 . . . V!!x e5, y perdía 23.gxb5 ixf3 24.gxb8 ixd l (o 24 . . .ie4+). 23 .. .llhb7 24.gS No era buena 24.gxe6 llixg4 25 .gg6 V!! fl , y si ahora 26.gxg4, entonces se responde 26 . . . V!! f5+. 24 ... lli dS 25J�dxd5 La última esperanza, especulando con los apuros de tiempo. Aquí el principal papel no lo juega la relación de material . 25 ... exdS 26.V!!d4 c3 !

1 88 Bronstein - Botvinnik Defensa Semieslava Match por el Campeonato Mundial 1 8ª partida, Moscú 1 95 1 1 .d4 dS 2.c4 c6 3.lLic3 tLl f6 4.lLJ O e6 5.e3 a6 En la 8ª partida del match elegí la variante Merano: 5 . . . llibd7 6 .id3 dxc4 7.ixc4 b5. Pero se podía esperar que mi rival se hubiera preparado bien esta línea. Por eso decidí des­ viarme del camino trillado, eligiendo una con­ tinuación que, como demostró esta partida, no da la igualdad. 6.id3 bS Es más promisoria para las negras 6 . . . dxc4, llegando a una variante del Gambito de Dama Aceptado, pero en esta partida quería ir por caminos desconocidos. 7.b3 Las blancas demoran el avance c5 hasta que el golpe . . . e5 sea imposible. Era precipita­ da 7.c5, debido a 7 . . . llibd7, con idea de . . . e5. 7 . . lLi bd7 Tal vez fuera mej or 7 . . .bxc4 8.bxc4 dxc4 9 .ixc4 c5 . 8.0-0 ib7 9.c5! .

27.b3 De cara al control de tiempo, las blancas intentan mantener la tensión. A 27 .bxc3 , sería muy efectiva 27 . . . V!! c 4; y tras 27 .Vf!xd5+ V!!fl , las blancas pueden abandonar. 27 ... V!!d 7 28.llif2 c2+ 29.@cl hxgS 3Uhg5 Vf!e6 3 U :!e5 V!! d 6 32.@xc2 El rey se ve obligado a capturar el peón que lo cubría. 32 ... �k7+ 33.@d2 V!!c s La amenaza de mate obliga a las blancas a cambiar las damas. 34.V!!x cS �hes 35.lLi d3 �k6 36.llhds a6 Y a ni el apuro de tiempo puede ayudar a las blancas. 37.h4 gh6 38.hs ghr6 39.b4 grs 40.gd6 g8f6 Las blancas abandonaron.

1 46

Justo a tiempo. Una vez que el alfil negro ha abandonado la diagonal "c8-h3 " , el avance . . . e5 se presenta dudoso. 9 ie7 Era interesante 9 . . . g6, y no parece bueno para las negras 9 . . . e5 1 0.dxe5 lli g4 l l .e6 fxe6 1 2 . lli d4 llixc5 1 3 .'.Wxg4 lli xd3 l 4 .V!!x e6+ Vf!e7 1 5 .V!! f5 . •..

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


10.a3 as Previniendo l 1 .e4, a la que seguiría .1 1 . . b4. 1 1 .ib2 0-0 12.Wfc2 g6 Las negras quieren lievar el alfil a "g7" (lo que podían haber hecho antes) y situar la torre en "e8", dando así fuerza al avance . . . e5. Probablemente era mej or 12 . . .'tMfc7, y a 1 3 .b4, responder 13 . . . axb4 1 4.axb4 !ha l 1 5 .E!:xa l El:a8. 13.b4 axb4 De lo contrario, las blancas abrirían el jue­ go en el flanco de dama de forma más favo­ rable mediante bxa5 y a4. 14.axb4 Wf c7 15.gael La columna abierta no sirve para desa­ rrollar la iniciativa, y las blancas llevan la to­ rre al centro para empezar ahí las operaciones. 15 ... füeS 16.lDe2 Parecía más enérgica 1 6. ctJ eS , seguido de l 7.f4, aprovechando que las negras no pueden entrar en la línea 1 6 . . . lli xeS l 7.dxe5 Wxe5 1 8 . lli e4. 16 ...if8 1 7.h3 Tomando el control de la casilla "g4", para que el caballo negro no pueda saltar ahí. Y a no era posible l 7.llie5, por 1 7 . . . llixeS 1 8 .dxe5 lli g4, puesto que la indefensión del peón "e3 " impide 1 9.f4. 17 ...ig7 1 8. lD e5 lD f8 E l cambio de caballos e s desfavorable a las negras, ya que el otro caballo blanco ocuparía la casilla "d4". 19.f3 Las blancas preparan la ruptura e4, pero las negras lo evitan. El lugar de este peón es "f4 " . 1 9. . . lD 6d7 20.f4 f6 21.lDf3 ge7 También las negras pierden tiempo, porque la ruptura . . . e5 es solo una ilusión. A 2 1 . . .eS, seguiría 22.fxe5 fxe5 23 .e4, y la apertura del centro puede ser una catástrofe para las ne­ gras. 22.lD c3 f5 Bloquear el centro, evitando que las blan­ cas tomen la iniciativa en esta zona del ta­ blero, es una decisión correcta. 23.:i;al Esperaba que Bronstein empezara a pre­ parar el ataque en el flanco de rey mediante .

g4, lo que no suponía un riesgo especial para él. Pero, de forma inesperada, dirige su aten­ ción al flanco de dama. 23 ... :i;eeS 24.lD eS gxal 25.gxal gas 26.Wfbl ¡ Una aguda jugada! En previsión de la combinación que van a efectuar, las blancas defienden la torre con la dama para liberar al alfil de este papel. 26 ...Wfcs ¿Cuál es la diferencia entre llevar la dama a "c8" o a "b8"? Es tan importante que podía decidir la partida. Resulta que en "b8" la dama controlaría importantes casillas de la columna "b". No obstante, era muy dificil prever esto .

27.ixbS! ! Sacrificio posicional. Los peones pasados y ligados pueden ser más fuertes que el alfil. 27 tD xeS 28.fxeS ih6 Antes de aceptar el sacrificio las negras mej oran la posición de sus piezas. 29.icl cxb5 30.lDxbS lD d7 3 1 . lD d6 �xal 32.Wfxal Wfa8 33.Wfc3 Era más precisa 33 .Wb2, asegurando la de­ fensa del peón "b" una vez avance. Parece que esto debía llevar a las blancas a la victoria. 33 ...irs La posición de las negras no es fácil, y no hay otro camino que cambiar el fuerte caballo blanco, pero esto dará a las blancas tres peo­ nes pasados y ligados, y muy avanzados. 34.bS ixd6 35.exd6 Wfa4 36.Wfb2 Si la dama hubiera estado ya en "b2", en­ tonces las blancas podrían seguir 36.id2 �fl 37 .Wb4 Wfd l + 3 8 .�h2 Cli f6 3 9.\Was lli e4 40.ie l , con una victoria evidente. ..•

CAMPEONA TO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

1 47


36 ... ©f7 37.©h2 Era mejor 3 7 .id2 . 37 ... h6 Una jugada típica de falta de tiempo. Sal­ vaba la partida 37 . . . tt:lf6 3 8 .id2 ©e8 39.c6 (39.'<Mfb4 Wxb4 40.ixb4 @d7 no da nada al blanco) 3 9 . . . ixc6 40.bxc6 1Mfxc6 4 l .Wb8+ @d7 42.'1Wa7+ @c8 43 .'<Mfe7 tt:l e4 44.Wfxe6+ '<Mfd7 . 38.e4 Intentando complicar el juego. Era más precisa 3 8 .id2, y 39.Wb4. 38 f4 En caso de 3 8 . . . dxe4 39.dS ! , o de 3 8 . . . fxe4 39.ixh6, la dama blanca tendría abierto el pa­ so hacia la retaguardia negra. 39.e5 g5 40.'<Mfe2 ©g7

en el tablero alfiles de distinto color, y las ne­ gras no tienen nada que temer. . 42.h4 Broristein intenta la última posibilidad, abrir la posicfón del rey negro, pero esto priva de refugio a su propio rey. 42 ...YlYc4

••.

En esta crítica posición se aplazó la partida, y nadie, ni yo mismo, dudaba de la victoria blanca. El análisis confirmó esta suposición. 41.YlYd3 Las blancas dejan escapar la victoria. Ganaba 4 1 .c6 ixc6 42.bxc6 Wxc6 43 .ixf4 ! gxf4 44.Wfg4+ <J;; f7 45 .Wfxf4+ c;!;g7 46.1Mlg4+ @fl 47.'<Mfh4 ! (pero no 47 .WhS+ @g7 48 .We8 tt:l xe5 49.dxeS) 47 . . . tt:l f8 48.Wxh6, y las ne­ gras no pueden oponer nada contra el avance del peón "h" . Esta variante la mostré al fi­ nalizar la partida. 41. .. lll b8! ! Solo media hora antes de la reanudación encontré el plan de defensa correcto. Las negras se salvan con esta jugada única y paradój ica, situando el caballo "fuera de juego". Las blancas pueden recuperar la pieza, pero el caballo, no el alfil. Entonces quedarán

1 48

Ahora que el caballo ayuda al alfil a con­ trolar el avance del peón a "c6", las negras no temen el cambio de damas. 43.YlYh3 Wxb5! El peón "b5" era más peligroso que el alfil blanco, y por eso había que eliminarlo. Sería un error 43 . . . Wxc l 44.hxgS hxg5 45 .Wxe6 We3 46.Wf6+ @h7 47.WfxgS Wf g3+ 48 .Wfxg3 fxg3+ 49.@xg3 , y los peones blancos son más fuertes que las piezas negras. 44.hxg5 hxg5 45.Wxe6 YlYd3 ! Es necesario poder crear la contraamenaza . . . Wfg3+. 46.Wf6+ ©h7 47.Wf7+ Después de 47.WxgS Wg3+ 48 .Wxg3 fxg3+ 49.c;!;xg3 ic8, seguido de . . . c;!;g6, tt:l c6 y id7, las negras tienen una fortaleza inexpugnable. 47 ... @h8 48.Wf6+ ©h7 49.ixf4 Este sacrificio no da nada a las blancas, pe­ ro no arriesgan en absoluto ya que tienen ase­ gurado el j aque continuo. 49 ... gxf4 so.Y1Yf7+ Wh8 s t.Wes+ ©g7 52.We7+ ©h8 53.We8+ © g7 54.We7+ ©h8 55.Wf8+ ©h7 56.Wf7+ Wh8 57.Wxb7 Wg3+ Ahora son las negras las que tienen jaque continuo. 58.©hl Tablas .

ESTRATEGIA Il: 1 942- 1 956


1 89 Botvinnik - Bronstein Defensa Grünfeld Match por el Campeonato Mundial 1 9ª partida, Moscú 1 95 1

1 8.E:adl E:ad8 19.idS Así las blancas controlan la casilla "c4", evitando que se sitúe ahí el caballo enemigo. 19 ... Wfxa4 20.lll xa4 e6

·

1.d4 lll f6 2.c4 g6 3.g3 ig7 4.ig2 d5 5.cxd5 lll x d5 6.lll f3 0-0 7.0-0 c5 8.e4 Parece menos activa 8.dxc5, como me j ugó Zuidema en Amsterdam 1 966. Pero, por otra parte, para las blancas la posición del peón es menos favorable en "e5" (tendrá que avanzar hasta ahí) que en "e2 " . 8 ... lll f6 En la partida nº 1 69 se encuentra 8 . . . lll b 6, que parece peor. 9.e5 lll d5 1 0.dxc5 A 1 O.Wf e2, como en la partida Najdorf Boleslavsky, Saltsjobaden 1 948, sería correcta l 0 . . . cxd4. 1 0 ... lll b4 Esta jugada no puede ser recomendable, ya que las negras retrasan el desarrollo. Y aún tendrán que perder más tiempo para recuperar el peón. Ragozin me jugó poco antes l 0 . . . lll c6 (ver partidas de entrenamiento). Es mej or 1 0 . . . lll a6, y dudo que las blancas tengan ven­ taja. 1 1 .lll c3 lll 8 c6 12.a3 Es útil alej ar al caballo negro de la casilla "c2 " . 1 2 ... lll d3 En caso de 1 2 . . . Wfxdl 1 3 .füd l lll c2 1 4.!:lb l if5 , es bastante convincente 1 5 .lll h 4; y tras 1 2 . . . lll a6 1 3 .b4 lll xe5 1 4 .lll x e5 ixe5 1 5 .ib2, las blancas están mej or. 13.ie3 ig4 Las negras tratan de cambiar el alfil para ganar tiempo en la movilización de sus piezas, pero dan a las blancas la ventaj a de la parej a d e alfiles. El peón no se podía tomar: 13 . . . lll xb2 1 4.Wfe2 lll d3 1 5 .füd l . 14.h3 ixf3 15.Wxf3 lll d xe5 16.Wfe4 Wfd3 La dama blanca está tan bien en el centro que las negras buscan su cambio. 1 7.Wa4 Wfc4 Y no 1 7 . . . lll c4, por 1 8 .!:\ad l tll xb2 1 9 .Élxd3 tll xa4 20.lll xa4.

2 1 .ia2 Mi segundo, Ragozin, indicó más tarde que el alfil debía regresar a "g2 " . Pero yo con­ sideré obligado mantener la vigilancia de la casilla "c4". A 2 1 .ig2 podía seguir 2 1 . . . lll c4 22.ic l lll d4 23 .ixb7 tll e 2+ 24.'it>g2 lll xc l 25.:§:xc 1 lll xb2, y las blancas no tienen ningu­ na ventaja. 21 ... lll f3+ Las negras aprovechan para ocupar con un caballo la casilla "d4", pero no es una base efectiva. 22.©g2 lll fd4 23.g4 El caballo no debe llegar a la casilla "f5 " . 2 3 h 6 24.E:d2 ©h7 Las dos últimas jugadas negras muestran su intención de hacer ... f5 . Debí prepararme para esto mediante 25. lll c 3 f5 26.f3 ! , seguido de :§:fd l , y las blancas conservarían todas las ventajas de su posición. 25.f4 f5 26.lll c3 No era posible 26.füd l , por 26 . . . lll c2. 26... es 27.fxe5 Tras los cambios que siguen, la posición se simplifica y aumentan las posibilidades de de­ fensa de las negras. 27 ixeS 28.lll d5 Previene el avance del peón negro a "f4", pero las blancas no pueden eludir los cambios. 28 fxg4 29.hxg4 E:xfl 30.©xfl E:f8+ 3 1 .fü2 E:xf2+ 32.ixfl .•.

.•.

.•.

CAMPEONATO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

1 49


32.©xf2 acercaba el rey al centro, pero no servía: 32 . . . tli c2 3 3 .ic l id4+. 32 ...a6 33.©g2 ©g7 34.ic4 tD e6 3S.b4 .ib2 Era más sencillo cambiar el último peón blanco del flanco de rey haciendo 35 . . . h5 . Pero, ¿tal vez esperaban las negras ganar este final? 36.a4 � es 37.ie2 id4 38.ig3 as Esto es útil para las negras, pero volvía a ser recomendable j ugar 39 . . . h5 : teniendo en cuenta que las blancas tienen la pareja de al­ files, las negras solo podrán sentirse seguras si la lucha es en un flanco. 39.bxaS � xcS 40.� c7 � c6 41 .a6 bxa6 42.� xa6

La partida se había aplazado en la jugada 40, y el resultado de tablas no despertaba ninguna duda. En efecto, quedan tan pocas piezas y peones . . . 42 ... � e4 Las negras tenían la posibilidad, indicada por G. Goldberg, de forzar las tablas mediante 42 . . . tli xa4 43 .ib5 tli c5 44.tlixc5 ixc5 45 .ixc6 ie3 46.©f3 (o 46.ih4 h5 47.g5 ic l ) 46 . . . ig5 47 .if4 ixf4 48.©xf4 g5+ 49.©f5 h5. Es difícil saber por qué Bronstein no jugó así : o no lo advirtió en el análisis casero ni en el tablero, o tal vez pensó que "todos los ca­ minos llevan a Roma" . 43.ic7 � c3 44.if3 tDeS 4S.aS hS Las negras por fin se deciden por este avance, pero en este momento no lleva al cambio de peones. Era más sencillo 45 . . . tli xf3 46.ª'1xf3 ©f6, y

150

ahora sí seguiría . . . h5 ; entonces sólo habría que entregar una pieza por el peón "a" para asegurar las tablas. 46.gs· � c4 . Ambos caballos negros carecen de p1:mtos de apoyo y no pueden luchar contra los ac­ tivos alfiles blancos. ¿Cómo pudo rechazar el cambio del caballo de "e5 " por el alfil de "f3"? ¡ Es una decisión suicida! 47.�b4 �bS 48.id8 ©f8 Si el rey negro, para apoyar a sus piezas, debe ir al centro y abandonar a su suerte los peones, es que las cosas van mal. 49.� c6 ics SO.ie2 Empieza la caza de los caballos. SO ... � e3+ Si 50 . . . tli bd6, las blancas ganan pieza con 5 1 .ie7+; y también la ganan después de 50 . . . tli cd6 5 l .ie7+, y 52 .ixb5. S I .©f3 � d4+ S2.�xd4 ixd4 S3.id3

Ahora la debilidad del peón "g6" resulta fatal: si el rey defiende el peón, entonces las blancas j uegan ib6. S3 ... � g4 S4.ixg6 � es+ SS.©e4 � c6 Si 55 . . . tli xg6, 56.ª'1xd4, y el peón "a" no puede ser detenido. S6.ib6 No era tarde para equivocarse: 56.ixh5 tlixd8 5 7 .©xd4 tlic6+. 56 ...ixb6 O también 56 . . . ic3 57.a6 id2 58.'it>f5 tli e7+ 59. iie6 tlic6 60 .ie4. S7.axb6 h4 S8.ifS ©e7 S9.©f4 ©d6 60 . .ie4 Las negras abandonaron.

ESTRATEGIA I I : 1 942- 1 956


190 Bronstein - Botvinnik Apertura Reti Match por el Campeonato Mundial 20ª partida, Moscú 1 95 1 ·

1.c4 e6 2.llJ f3 llJf6 3,g3 b6 4.ig2 ib7 5.0-0 ie7 6.b3 Las blancas podían pasar el juego a la Defensa India de Dama (6.d4), pero prefieren las complejidades de la Apertura Reti. 6... 0-0 7.ib2 d5 8.cxd5 Un cambio precipitado. Era correcta 8.e3 . 8 ... exd5 9.'1Wc2 Las blancas no han sacado ventaj a de la apertura, y aún no fij an su plan esperando el transcurso de los acontecimientos. 9 ... ge8 1 0.e3 A I O .tll g5 , con la amenaza l l .ixf6, las negras responderían l 0 . . . tll bd7. 1 0 llJbd7 1 1 .d3 if8 12.llJc3 a6 13.gadl b5 Jugada astuta. Las negras provocan que su rival avance el peón a "d4", para después abrir el j uego con . . . c5, sin temer la aparición del peón aislado en el centro. Esto llevaría a cam­ bios y acercaría las tablas. El resultado del match me era favorable. 14.a4! b4 15.llJe2 c5 16.llJ d2 Las blancas todavía no avanzan su peón a "d4", y hacen bien. Pero algunas j ugadas des­ pués no pudieron resistir la tentación. 1 6 ... llJ eS ..•

Las negras provocan que su rival juegue l 7.d4 con ganancia de tiempo. S in embargo, Bronstein no quiere emprender nada aún.

17.llJ f4 Yo temía 1 7 .e4, a la que hay que responder con 1 7 . . . d4. Entonces el caballo blanco obtie­ ne la excelente casilla "c4", y tras preparar f4 con h3, las blancas tendrían buenas perspecti­ vas. El juego precedente estaría justificado. 17 ... gcs 18.'IWbl a5 19.füel gc7 20.d4 Finalmente las blancas no pueden resistir la tentación. Pero con esta jugada solo se pro­ ducen cambios, y las tablas están más cerca. Mientras, 20.e4 conservaba todas sus ventajas. 20 ... llJ g6 Para las negras es importante cambiar el caballo blanco, que ataca su peón "d5 " . 21.llJxg6 A un juego más complej o llevaba 2 1 . tll d3 , ya que las negras aún no pueden jugar 2 1 . . . c4 por 22.bxc4 dxc4 23 .ixb7 E!:xb7 24.tll xc4. 2 1 ...hxg6 22.dxc5 ixc5 Las negras tienen todo en orden. Su peón aislado se compensa con la debilidad que tienen las blancas en la casilla "c3 " . 23.'IWal We7 24.gcl llJ g4! 25.id4 Hay que defender la diagonal "a7-g l ". A 25 .h3 , seguiría 25 . . . lll x f2 26.�xf2 ixe3+ 27.©fl ia6+; y también era mala 25 .ixg7 a causa de 25 . . . f6 (o 25 . . . lll x f2 ) 26.h3 tll e5. 25 ... gec8 26.llJf3 lll f6 27.ih3 ixd4 28tll xd4 gxcl 29.E:xcl E:xcl + 30.Wxcl tll e4 Las negras han logrado sus obj etivos : se han efectuado cambios, el peón "d5 " está bien defendido, y "c3 " la ocupará su caballo. 3 1 .icS llJ c3 32.ixb7 Wxb7 33.f3 �f8 34'1Wf1 Wcs Ahora, y más adelante, las negras previe­ nen la actividad de la dama blanca. 35.©g2 g5 36.g4 g6 37.'IWel We8 38.Wd2 ff e5 El final es incluso favorable a las negras (compárese la situación de las damas), pero debe acabar en tablas. 39.'1Wd3 Wf6 40.tll c2 ©e7 41.'1Wd4 '1Wxd4 42.tll xd4 llJdt Tras la jugada secreta, está todo claro. 43 . .!LJ c2 Después de 43 .tll c 6+ �d6 44. tll xa5 �c7, las blancas pierden el caballo. 43 ... tll b2 44 . .!LJ d4 .!LJ d l 45.tll c2 llJb2 46.llJ d4 Tablas.

CAMPEONATO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

151


191 Bronstein - Botvinnik Defensa Grünfeld Match por el Campeonato Mundial 2Y partida, Moscú 1 95 1 Esta partida fue decisiva en el match. Bronstein tenía un punto de ventaj a, y yo j ugaba por última vez con blancas . Mi es­ peranza de igualar el match, con lo que con­ servaba el título de Campeón Mundial, pasaba por ganar esta partida. 1 .d4 liJf6 2.c4 g6 3.g3 c6 Mi rival solía elegir líneas más complejas, pero en este caso le bastaba con las tablas . 4.ig2 d5 5.cxd5 Lo más desagradable para las negras. Aho­ ra les resulta difícil encontrar contrajuego, y el tiempo de más da a las blancas cierta ventaja. 5 ...cxd5 6.lD c3 ig7 7.lD h3 Es mej or la jugada habitual 7 . lt'l f3 , pero quería alejarme de los caminos trillados.

7...ixh3 Parece razonable, ya que las negras ganan tiempo, cambian piezas y obtienen un desa­ rrollo cómodo. Pero la pareja de alfiles podría hacerse notar en caso de que se abra el j uego. Para mantener la igualdad era suficiente 7 . . . 0-0 8 . lt'l f4 e6 9.0-0 lt'l c6 1 0.e3 id7 l l .lt'ld3 �c8 1 2. lt'l c5 b6 1 3 .lt'l xd7 Wxd7, como en la partida Euwe - Bronstein, Amsterdam 1 954. 8.ixh3 lD c6 9.ig2 e6 1 0.e3 0-0 1 1.id2 Ek8 12.0-0 lD d7 Una jugada indefinida. Parece mejor la ma-

1 52

ESTRATEGIA

niobra 1 2 . . . lt'le8 y 1 3 . . . lt'l d6, que aseguraba a las negras un juego igualado. 13.lDe2 Con idea de llevar el caballo a la casilla "d3 " . t3 ...Wb6 14.ic3 Me disponía a jugar 1 4.Wb3 (un proce­ dimiento típico de Capablanca en posiciones semejantes; ver por ejemplo Janowsky - Ca­ pablanca, Nueva York 1 9 1 6), pero cómo de­ cidirme por el cambio de damas en una par­ tida que debía ganar. Sin embargo así pierden un tiempo, y las negras de nuevo tienen todo en orden. 14 ... füd8 Se vislumbra la posibilidad de que las ne­ gras jueguen . . . if8-b4, así que es necesario aumentar con urgencia la defensa de "b4". 15.lDf4 lD f6 Bien jugado. Ahora, en caso de 1 6. lt'l d3 lt'l e4 1 7 .ie l , las negras están preparadas para el avance . . . e5. 16.Wb3 Las blancas regresan a la idea de Capa­ blanca. 1 6 ... lD e4 También Bronstein sabe que no se debe te­ mer que los peones queden doblados. Las ne­ gras mantienen la igualdad. 17.Wxb6 axb6 18.iel Hay que mantener la parej a de alfiles para seguir el combate. 1 8 ... lD a5 19.lDd3 if8 Si 1 9 . . . �c2, 20.lt'lb4, y la torre tendría que retirarse, ya que no vale 20 . . . �xb2 por 2 l .ixe4 dxe4 22 .ic3 �e2 23 .füc l y 24.<i>fl . Pero era interesante 1 9 . . . lt'l c4, ya que la continuación 20.ib4 (o 20.�d l if8) 20 . . . if8 2 l .ixf8 <±>xf8 llevaba a un juego igualado. 20.f3 liJ d6 Esto significa que no fue buena la anterior jugada negra. 2 1 .if2 Los nervios atenazan a ambos jugadores. Las blancas no previenen la invasión de la torre negra en su segunda fila, y las negras no lo aprovechan. Era posible 2 1 .fü2 lt'l ac4 22.�e2 lt'l f5 23 .if2 ih6, y el juego se desa­ rrollaba como en la partida.

11:

1 942- 1 956


2 1...ih6 22.E:acl tl:\ ac4 Aquí, y más adelante, haciendo . . . tl:\ f5 las negras forzaban la jugada f4, tras la cual las blancas perdían cuálquier esperanza de éxito. 23.füét

23 . . . tl:\ as Mi adversario maniobra, esperando el mo­ mento oportuno. En este caso, la peregrina­ ción del caballo negro tiene un objetivo de­ terminado. De nuevo era buena la jugada 23 . . . tl\ [5 ya que no sirve 24.g4 tll fx e3 25 .ih3 , con la amenaza 26.b3 , por 25 . . . lDxg4 26.fxg4 ixc l 27.gxc l 4Jd2. 24.i>n Si 24.gxc8, gxc8 25.gc l gxc l + 26.lDxc l lD ac4, y cae uno de los peones blancos. 24 ...ig7 25.g4 tll c6 26.b3 Las blancas efectúan dos desafortunadas j ugadas. Ahora se debilitan sin ninguna j usti­ ficación los peones del flanco de dama. Era más lógica 26.ih4, provocando 26 . . f6. 26... tll bS 27.i>e2 Y ahora se imponía el avance 27.a4, para impedir que las negras corten de raíz la inicia­ tiva blanca en el flanco de dama mediante 27 . . . . lD a3 . Pero mi adversario tampoco hace esta jugada. 27 ...ifS 28.a4 tll c7 29.ig3 tll a6 30.ifl f6 El negro igualaba el juego con varias conti­ nuaciones: 30 . . . tll cb4, 3 0 . . . ia3 y 3 0 . . . lD a5 . 3 1 J�edl Después de 3 1 . 'it> d2 lD a5 32.gc3 gxc3 3 3 . 'it>xc3 ges+ 34.i>b2 4Jb4 3 5 . 4J xb4 ixb4, las negras dominarían la columna abierta. 3 1 ...tll aS 32.E:xc8 E:xc8 33.E:cl

Defendiendo la casilla "c2" e indirectamen­ te el peón "b3 " . 3 3 ... E:xcl 34.tll xcl ia3 35.i>dt ixct Ya me encontraba en apuro de tiempo, como en otras muchas partidas del match, y Bronstein tuvo una idea nefasta: si ganaba un peón, podría lograr un éxito completo en esta partida y ganar así el match. ¡Ay ! , el peón de más no tendrá ninguna importancia, y sus caballos estarán privados de puntos de apoyo. Sólo quedará abrir el juego para que se note la fuerza de la pareja de alfiles. Era suficiente jugar 35 . . . 'itif7, ya que 36 .ixa6 (36.'itic2 4Jb4+ 37.'itib l lD a6 también lleva a una po­ sición equlibrada) 36 . . .bxa6 3 7.ic7 ixc l 3 8 .i>xc l lDxb3+ 39.i>c2 lD a5, no da ventaj a a las blancas. 36.i>xcl tll xb3+ 37.©c2 tll a5 38.iic3 i>f7 39.e4 f5 Esto lleva al debilitamiento del peón "h7". 40.gxf5 gxf5 41 .id3 i>g6

.

Aquí hubo que anotar la jugada secreta. El plan blanco es evidente: un alfil se traslada a "d6", después se j uega ib l , se cambian peo­ nes en "d5 " , y tras ia2 cae el peón "d5 " . Durante veinte minutos pensé qué era más fuerte, 42.id6 ó 42 .ib l . Por consideraciones generales, decidí que era mej or la primera. 42.id6 Tras 42 .ib l lD c6 (si 42 . . . lD c4, 43 .if4 y 44.ia2 ; y 42 . . . fxe4 43 .fxe4 abriría el j uego en favor de las blancas) 43.exd5 exd5 44.ia2 lD ab4 (o 44 . . . 4J e7 45 .ih4) 45 .ib3 , seguido de 46.id6, las blancas ganaban el peón. Pe­ ro . . . apunté la otra jugada.

CAMPEONATO DEL MUNDO MOSCÚ 1 95 1

153


42 ... lli c6 43.ibl @f6 Esto se había analizado, y estas jugadas se efectuaron rápidamente. Sin embargo, la últi­ ma jugada negra no era la única. . . Durante toda la noche busqué posibilidades para conti­ nuar el juego. Pero solo a las ocho de la ma­ ñana logré encontrar una idea sorprendente, que se plasmó en la partida. Si Bronstein hu­ biese sospechado que le aguardaba una desa­ gradable sorpresa, es posible que hubiera en­ contrado 43 . . . Cll a7. En los análisis menosprecié la fuerza de 43 . . . Cll a 7. Después de 44.exd5 exd5 45 .ia2 b5 46.a5 b4+! 47.@d3 Cll b 5 48 .ie5 éll ac7 49@c2 @fl 50.@b3 'Ll a6, se podrían acordar las ta­ blas, y . . . proclamar al séptimo Campeón Mun­ dial. 44.ig3 ! !

45.fxe4 h6 Salvando el peón "h" . 46.if4 h5 47.exd5 Eliminando la posibilidad . . . 'Ll e7-dxe4Cll d5+. 47 ...exd5 48.h4 lli ab8 49.ig5+ @f7 50.if5 Los alfiles dominan el tablero. Se evita 50 . . . Cll d7 y se amenaza caer sobre el peón "b7". 50 ... lli a7 Intentando realizar el avance . . . b5. Las blancas deben ganar tras 50 . . . Cll e7 5 1 .ih3 (o 5 1 .ixe7 @xe7 52 .ig6 Cll c6 53 .ixh5 Cll a7 54.@b4) 5 1 . . .Cll b c6 52.ig2 @g7 53 .ixe7 éll xe7 54.@b4 Cll c6+ 55@b5 lll xd4+ 56.@xb6 . 51 .if4 lli bc6 52.id3 lli c8 53.ie2 @g6 54.id3+ La experiencia se hace notar. Aquí ya había observado la posición final de zugzwang, pero aproveché la repetición de la posición para hacer todas las j ugadas del control. 54 @f6 55.ie2 @g6 56.if3 lli 6e7 O 56 . . . Cll 8e7 57.ig5 (también es buena 57.ic7 Cll f5 5 8.ixd5 'Ll fxd4 59.ixb6) 57 . . . Cll f5 5 8ixd5 'Ll fxd4 59ie4+ @f7 60@c4. ..•

S e ha creado una posición de zugzwang. Esta es la casilla justa para el alfil, ya que si se hubiera jugado 44.if4, las negras defenderían todo con 44 . . . 'Lle7 y amenazarían cambiar peones en el centro, y luego . . . Cll d5+. Sin em­ bargo, ahora a 44 . . . 'Ll e7 seguiría 45 .ih4+, ga­ nando el peón. 44 fxe4 Las negras cambian peones para liberar a su rey de la defensa del peón "f5 " , pero esto refuerza la actividad de la pareja de alfiles. El sentido de 44.ig3 consiste en que si ahora 44 . . . éll ab4, las blancas responden 45 .ie5+! (45 .ic7 dxe4 46.fxe4 fxe4 47.ixe4 Cll d 5+ solo lleva a tablas) 45 . . . @g6 (si 45 . . . 'Llxe5 46.dxe5+ ganando pieza) 46.id6 Cll a6 47.exd5 exd5 48 .ia2, ganando el peón "d5 " . •..

1 54

57.igS Las negras aún tienen el peón de ventaja, pero pierden a causa del zugzwang. Las blan­ cas ganan tras 57 . . . Cll c 6 5 8 .ixd5 Cll d6 59.if3 @f5 60.ic l (indicada por Smyslov) 60 . . . b5 6 1 .ixc6 bxc6 62.a5 . Después d e cuarenta minutos d e reflexión, las negras abandonaron. La última partida del match acabó en tablas, y pude retener el título de Campeón Mundial.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


1 9º C ampeonato de la URSS Moscú 1 9 5 1 1 1 de Noviembre

1 1

Keres

2

Geller

3

Petrosian

4

Smvslov

5

Botvinnik

6

Averbai

7

Bronstein

8

Taimanov

9

Aron in

10

Flohr

11

Kopylov

12

Bondarevskv

13

Lotov

2 1

o

=

o

= = =

=

=

1

o

=

1

o

o

o

o

=

3

=

1

1 o 1

o

= = =

o 1

=

=

o

=

1

1

o

o

1

4

o

o 1 o o

=

o o

5

=

1

6

= = =

=

1

o

1

=

=

o

=

o

=

1

1 1 o

= =

= =

=

=

=

o

1

Simagin

o

o

o

o

Lipnitskv

o

o

o

o

16

Moiseev

o

o

17

Novotelnov

o

18

Terpugov

o

=

=

o

o

1

o

o

o

1 o

=

15

o

=

=

14

7

=

o

o 1

1 4 de Diciembre

-

8

9

1

1

1

1

l

o

=

1

=

o

1

1

o

=

=

=

=

o

o

=

1

= =

o

=

o

o

o

o

o

o

o

o

o

Defensa Nimzoindia 1 9º Campeonato de la URS S Moscú 1 95 1 1 .d4 lll f6 2.c4 e6 3.lll c3 ib4 4.e3 b6 Más habitual es 4 . . . 0-0, sin determinar aún el plan. 5.lll ge2 ia6 6.a3 ie7 7.lll f4 Una de las partidas del match con Brons­ tein de 1 95 1 siguió así : 7.lll g3 d5 8 . cxd5 ixfl 9. lll x fl exd5 1 0.lll g 3 \Wd7 l 1 .\Wf3 lll c6 1 2.00 g6 1 3 .id2 0-0, y, con blancas, no pude con­ seguir ventaj a. 7 ... 0-0 No se puede dar preferencia a 7 . . . d5 . Es cierto que contra Novotelnov (partida nº 1 95) no logré nada especial, pero en el match con Smyslov (partida nº 2 1 8) mi adversario em­ pleó esta continuación una sola vez, lo que resulta bastante significativo. 8.b4

1

=

o

192 Botvinnik - Moiseev

o =

=

o

=

o

=

1

= = = =

1 o

=

=

o

1

10

=

o

=

11 o 1 o 1

o

=

1 1 1

=

= =

o

=

12 =

=

1

1

14

15

16

17

o

1

1

1

1

1

12

1

1

1

1

1

1

1 1 .5

1

1

1

1 1 .5

1

1

=

=

=

=

=

=

=

1

=

1 o

=

1 o

13

o

= =

1 o

=

=

= = =

=

1

1

o

1

o

1

o

o

o

o

o

1

o

o

=

=

1

10

1

1

9.5

1

1

9.5

1

9.5

1

1

o

o

1

1

1

1

8

1

o

8

1

1

7.5

1

6.5

1

6.5

1

o o

= =

o

11

1

1

1

=

=

1 1

1

1

=

1

1 o

=

=

=

o

o

=

=

=

o

=

1

=

18

=

=

1

= = =

o

1

=

1 o o

=

9

1

9

=

8.5

=

3

=

2.5

Es interesante 8.e4 d6 9.ie2 lll bd7 1 0.0-0 c6 l l .d5 , como en la partida Reshevsky Bisguier, Nueva York 1 95 7 . 8 ... d5 9.b5 La variante 9.cxd5 ixfl 1 0.�xfl exd5 1 l .\Wf3 c6 1 2.b5 .id6, no da nada a las blan­ cas. 9 ...ib7 10.cxdS exd5 1 1 .ib2 c5 12 .ie2 •

Después de 1 2.bxc6 lll x c6, las negras ob-

1 9° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 95 1

1 55


tienen buen juego llevando el caballo a la casilla "c4". 12 ... c4 Este peón pasado ("c4") no compensa la debilidad del peón de "d5 " . Además, el peón de "b5" restringe a las piezas negras. 13.0-0 a6 14.a4 Las blancas defienden el peón "b5 ", mante­ niendo su puesto avanzado. Pero también era posible cambiar en "a6", tras lo que el peón "b6" sería una debilidad. Es curioso que du­ rante cuatro jugadas las blancas tengan esta posibilidad, pero en vez de eso fuerzan a las negras a hacer . . . a5 . 14 ... ib4 15.Wl'c2 Wl'd7 16.füb l Reforzando el peón "b5 ". 16 ...:SeS 17.ia3 ixa3 18.:Sxa3 Wl'd6

1 9.:Sa2 Era la última oportunidad para j ugar 1 9.bxa6 ! , ya que la línea 1 9 . . . Wfxa3 20.axb7 fü6 2 1 .tll fxd5 tll xd5 22.tll x d5 W,rxa4 23 .W,rxa4 .E!:xa4 24.tll xb6, es favorable a las blancas. 19 ... a5 Finalmente, la situación en el flanco de dama se estabiliza. 20.Wl'cl tll bd7 21.Wl'a3 Las blancas deciden cambiar damas para privar a su enemigo de cualquier actividad. El final la ventaja blanca es indudable. 21...Wl'xa3 22.:Sxa3 tll f8 23.h4 Con el peón "c4" bloqueado, las blancas tienen en Ja práctica un peón de más en el centro y flanco de rey. 23 ... :Sad8 24.if3 tll e6 25.tll h5 Por supuesto, las blancas no quieren refor-

1 56

zar el peón "d5" con 25. tll xe6 fxe6, pero ahora las negras podrán avanzar su peón "f", bloqueando la posición. 25 ... tll xh5 26.ixh5 g6 21.in f5 Estableciendo un control efectivo sobre la casiUa "e4", aunque, en el momento oportu­ no, las blancas podrán abrir el juego mediante g4. 2s.:sa2 ©g7 29.©fl h6 30.g3 © r6 Aquí, o más adelante, las negras podían avanzar su peón a "h5 ", cerrando aún más la posición. Entonces, para la ruptura g4 habría que jugar f3, lo que es bastante problemático. En una palabra, las blancas no quieren este quebradero de cabeza y proceden con pru­ dencia, para no incitar al rival a que efectúe el imprescindible avance . . . h5 . 31.©g2 :Sh8 32.:Sh l :She8 Pero resulta que las negras están conformes con su estructura de peones y no se plantean modificarla. 33.:Sd2 :Se7 34.:Se2 :See8 35.©fl Ahora se puede llevar sin obstáculos el rey a "d2", donde ocupará el puesto del caballo como bloqueador del peón "c4" . 35 ... :ShS 36.©el :She8 37.©d2 :Se7 38.:Seel En el momento de la ruptura ambas torres han de estar en la primera fila. Solo queda es­ tablecer el control sobre la casilla "f4". 38 ...:See8 39.tll e2 :Sh8

Las negras dejan pasar Ja última oportuni­ dad de hacer . . . h5 . 40.g4 ¡ Las blancas soñaban desde hace tiempo con esta ruptura, y no se detienen ante la cir-

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


cunstancia . de que sea la última antes del control! 40 .. J;hg8 4 U�egl fxg4 Esto ayuda a las· blancas. Era mejor permi­ tir 42.gxf5 gxf5 (42 . . . @xf5 43 .ig4+) 43 .lll g3 . 42.ixg4 13df8 El error decisivo. Era necesario activar el alfil mediante 42 . . . ic8 ! 43.ixe6 @xe6 44.lll f4+ @d6 Después de 44 . . . @f6 45 .l:!h3 g5 (45 . . . fü7 46.l:!hg3 gana el peón "g6") 46.hxg5+, la torre blanca irrumpe en el campo enemigo. 4S.13h2 Se defiende el peón "f2" para poder cap­ turar el peón "g6", el cual no tiene defensa. 4S ...fü6 46.13hg2 ic8 Demasiado tarde. 47.13xg6 13gxg6 48.13xg6 13xg6 49.lll xg6 ifS so.lll es ib l Si las blancas no hubieran llevado en su momento el rey a "d2", las negras podían ha­ ber jugado ahora 50 . . . ic2. S l.@c3 ia2

S2.e4! La manera más sencilla de neutralizar las maniobras del alfil. S2 ... dxe4 Las negras pueden abandonar tras 52 . . . ib3 5 3 . exd5 c;;ti x d5 (53 . . . ixa4 54. lll xc4+) 54.lll d7 . S3.lll xc4+ ixc4 S4.©xc4 El final de peones no tiene historia. S4 ... hS ss.ds ©es S6.d6 Una idea típica. S6 ... ©xd6 S7.©d4 Las negras abandonaron.

193 Botvinnik - Lipnitsky Defensa Nimzoindia 1 9º Campeonato de la URS S Moscú 1 95 1 1 .d4 lll f6 2.c4 e6 3.lll c3 ib4 4.e3 dS S.a3 5 .lll ge2 se refutó en la partida Euwe Capablanca, Amsterdam 1 93 1 : 5 . . dxc4 6.a3 ia5 7.'!Wa4+ c6 8.'!Wxc4 0-0 9. lll g3 lll bd7 1 0.f4 lll b 6 l l .'!Wd3 c5 12.dxc5 '!Wxd3 1 3 .ixd3 ixc3+ 1 4.bxc3 lll a4. S ...ie7 El sentido de la maniobra . . . ib4-e7 es que ahora, en comparación con una posición similar del Gambito de Dama, las blancas ya no pueden desarrollar su alfil a "g5 " o "f4". 6.lll f3 0-0 7.b4 lll b d7 8.ib2 c6 9.'l!Mc2 La partida Botvinnik - Reshevsky, La Haya 1 948, demostró que después de 9.id3 dxc4 1 0.ixc4 id6 l 1 .lll e2 a5 , las blancas no han logrado ventaja de apertura. 9 .. J�e8 Son preferibles 9 . . . a5 1 0.b5 c5, o, como me jugó Reshevsky en Moscú 1 95 5 , 9 . . . dxc4 1 0.ixc4 a5 1 l .b5 lll b 6 1 2.id3 cxb5 1 3 .lll x b5 id7 1 4 .lll e 5 :ges 1 5 .'!We2 lll a4 1 6. 0-0 ixb5 ! 1 7 .ixb5 ill c3, con igualdad. 1 0.id3 Es dudoso mover la torre de "al " : 1 0 .:gd l dxc4 l l .ixc4 b5 1 2.id3 a5 . 10 ... dxc4 1 1 .ixc4 aS 12.bS lll b 6 13.id3 cxbS 14.lll x bS id7 lS.lll eS 13c8 16.'l!Me2 Las blancas ceden la casilla "a4", pero el dominio de la casilla "b5" lo compensa. Tam­ bién era posible 1 6.'!Wb3 a4 1 7 .'!Wd l . 1 6 lll a4 17.0--0 Wfb6 Si la torre no estuviera en "e8" (ver el comentario a la 9ª jugada negra), entonces sería posible 1 7 . . . ixb5 1 8 .ixb5 lll c3 . 1 8.13abl lll x b2 Hay que cambiar ya, porque si no el alfil se retiraría a "a l " y el caballo negro no tendría nada que hacer en "a4". 1 9.13xb2 13ed8 20.fübl ie8 Esta jugada natural es el error decisivo, al dej ar al descubierto la séptima fila. Era nece­ sario retirar de ella el alfil de "e7" (20 . . . if8). .

..•

1 9° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 95 1

1 57


194 Bronstein - Botvinnik Defensa Semieslava 1 9º Campeonato de la URS S · Moscú 1 95 1

2 1 .'ffd 2 ! Una sutileza importante. Las blancas atacan el peón "a5 " , amenazando ganarlo mediante 22. lll c4, y al mismo tiempo defienden la casilla "el ", liberando de esa misión a la torre. Ahora no hay defensa contra 22. lll a7 . 21 a4 22.lll a7 'ffx a7 23.gxb7 Esta combinación es posible porque la da­ ma está en "d2 " ; con la dama en "e2" las ne­ gras jugarían 23 . . . \Wxb7 o 23 . . . E:c l +, ganando. 23 ...'ffa 8 Sacrificar la dama con 23 ... \Wxb7 24.E:xb7 ixa3 , al menos daba opciones prácticas de salvación, gracias al molesto peón pasado. 24.lhe7 gb8 25.gc7 gxbl+ 26.ixbl tiJ dS 27.gcl Asegurando la posición. También era bue­ na 27.l:k5. 27 'ffb 8 28.'ffc2 g6 29.ia2 tiJ e7 30.h3 <i>f8 31.'ffc7 Forzando el cambio de damas. 3 1 ...gcs 32.'.Wxb8 gxb8 33.E:c2 Las negras no tienen contrajuego, y la vic­ toria blanca solo es cuestión de tiempo. 33 ... c!LifS 34.tlJ c4 E:c8 35.E:b2 tiJ e7 36.e4 Estrictamente hablando, no debí apresurar­ me con esta jugada. Primero era necesario lle­ var el rey al centro. 36 ... gds 37.E:d2 ibS 38.c!Lie3 ttJ c6 39.dS ttJ es 40.E:b2 .id3 41.E:b4 La j ugada secreta. El negro pierde otro peón, y decidió abandonar sin reanudar la par­ tida. El maestro Lipnitsky, fallecido prematu­ ramente, llevó esta partida con pasividad, pe­ ro, en general, eso no era propio de su talento. •..

Este fue mi primer campeonato nacional después del año 1 944. En la primera mitad del torneo jugué bastante bien y tomé el liderato, pero después no tuve la debida calidad de­ portiva. La partida más interesante fue la que disputé con mi reciente adversario en el match por el Campeonato Mundial. 1 .d4 d5 2.c4 c6 3.tiJc3 tiJf6 4.c!Lif3 e6 5.igS También se puede ver esta variante en las partidas 1 3 0 y 1 53 . 5 ... dxc4 6.e4 b 5 7.e5 h 6 8 ..ih4 g5 9.exf6 Una continuación que se utilizó a menudo en los primeros años de la postguerra. En las partidas mencionadas las blancas jugaron 9.lll x g5 . 9 gxh4 JO.c!Lie5 No es necesario perder tiempo con I O.lll xh4. 1 0 'ffxf6 l l .g3 c!Li d7 12.\We2 .•.

..•

..•

158

Esta jugada la preparó Bronstein para nuestra partida. Antes se hacía aquí 1 2 . f4. La novedad es peligrosa para las negras, ya que las blancas están preparadas para enrocar lar­ go. Durante la partida temía 1 2 . lll xc6 ib7 1 3 .ig2 E:c8 1 4.d5, pero, al analizarlo más tarde en el silencio del gabinete de estudio, quedó claro que después de 14 ... h3 1 5 .ie4 ixc6 1 6.dxc6 lll c5 1 7.lll xbS Wfe5 1 8.lll c3

ESTRATEGIA I I :

1 942- 1 956


1 8 . . _ gxc6 1 9 .f4 Wd6, la ventaja está del lado de las negras, ya que la aceptación del sacrifi­ cio de calidad 20.ixc6+ Wxc6 es claramente desfavorable para lás blancas. 12 ... tll xe5 Se ha j ugado con éxito 12 . . . ib7; y también es interesante 1 2 . . . c5 . . 13.dxe5 We7 Otra posibilidad es 1 3 . . . Wd8, para a 1 4.gd l responder 1 4 . . . Wb6 . 14.ig2 ib7 15.0-0-0 La posición de las negras parece bastante peligrosa. 1 5 ... ig7 A 1 5 . . . gd8 las blancas continuarían 1 6. tll e4 gd5 1 7 .tll d6+ 'itd8 1 8 .ixd5 , con notable ven­ taja. 1 6.f4 0-0 La situación del rey negro parece algo preocu­ pante, pero las negras tienen buenas posibi­ lidades de contrajuego, además de su ventaj a material. 1 7.ÉM6 l:fad8 18.ghdl gxd6

1 9.exd6 La única posibilidad de las blancas es agudizar el j uego, aunque ahora el alfil de "g7" entra en acción. 1 9 .gxd6 gd8 20.Wfd2 (a 20.tll e4, tenía la respuesta 20 . . . c5, seguido de 2 1 . . .id5) 20 . . . gxd6 2 1 .exd6 Wd8 22.d7 b4, es favorable a las negras. 1 9 ...Wd8 20.tll e4 A 20. tll xb5 , las negras pueden continuar con 20 . . . cxb5 (o 20 . . . Wa5 ) 2 1 .ixb7 Wb6. 20 Was Una jugada astuta, que obliga a defender el ..•

peón "a2" con el rey, lo que concede nuevas posibilidades a las negras. 2 1 .©bl En caso de 2 1 . tll c5, seguiría 2 1 . . .Wlxa2 ! 22. tll xb7 Wfal + 23 .'itd2 Wa6 24. tll c5 Wla5+, y las negras recuperan la pieza: 25. rii c l (25 .'itc2 Wfb4; 25.'ite3 Wlb6) 2 5 . . . Wa l + 26.©d2 Wxb2+ 27.'ite l (27.'ite3 Wa3+) 27 . . .Wlb4+. 2 1 ...Wfb6 Esta jugada pudo permitir a las blancas al­ canzar las tablas. No advertí la aguda con­ tinuación 2 1 . . .h3 , que provocaba 22.if3 (22 .ixh3 c5 23 .tll xc5 id5). Más tarde vere­ mos porqué para las blancas es peor la situa­ ción del alfil en " f3 " que en "g2 " .

22.Wg4 En esta complej a posición, mi adversario no se da cuenta de que pierde pieza con esta jugada. Había que hacer 22.d7 gd8 23.f5 c5 (23 . . . exf5 24.tll d6) 24.tll d 6 ixg2 25.fxe6 fxe6 26.Wxe6+ 'ith7 27.Wf5+, con jaque continuo: 27 ... ©g8 28.Wg6 Wc6 ! 29 .We6+ 'ith7 3 0.Wf5+. No es dificil advertir que si el alfil blanco hubiera estado en "f3 " (ver comentario anterior) no se daría esta variante, ya que la j ugada 24 . . . ixf3 atacaría la dama. Quizá surja otra pregunta: en esta línea, ¿pueden las blancas jugar a ganar con 27.ge l en lugar de 27.Wf5+? Veamos: 27 . . fü8 28.tll e8 gn 29.Wxb6 gxe l + 30.rii c2 axb6 3 l .d8W ge2+ 32.©dl ih , y las blancas están perdidas. 22 ...rs 23.Wg6 es Las blancas pierden pieza.

1 9° CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 95 1

.

1 59


24.g4

Bronstein aún encuentra posibilidades de ataque, que para él es su elemento natural. Intentar salvar la pieza con 24.tl:\xc5 Wíxc5 (pero no 24 . . . ixg2 2 5 .tll xe6) 25 .ixb7 no sirve debido a 25 . . . Wíf2, y no hay defensa sa­ tisfactoria contra el mate. 24 ... ixe4+ 25.ixe4 fxe4 26.gS! hxgS 27.fxgS Wd8 Algunas jugadas negras son únicas, pero suficientes para una defensa exitosa. 28.Wfxe6+ ©h8 29.Wg4! We8 30.g6 ih6 3 1 .Wxh4 ©g7 32.d7 Wfd8 33.Wfxe4 igS 34.a4 We7

Las blancas no tienen recursos para con­ tinuar el ataque, y las negras pasan a hacer va­ ler su ventaj a. 35.Wfg4 Wf6 36.©a2 También perdía 36.axb5 c3 3 7.bxc3 Wíxc3 3 8.Wíxg5 (38.d8Wí V!íb3+ 39.©al Wa4+ 40.©b l Wxb5+ 4 l .©c2 :B:xd8) 3 8 . . . Wb3+

1 60

39.©cl Wc4+ 40.©b l Wxb5+ 4 1 .©cl Wc4+ 42.©b l :B:b8+ . . 36 ... b4 ¡ Ya no quedaba tiempo para pensar! 36 . . . c3 era correcta. 37J3gl La jugada 3 7 .Wxc4 daba más problemas a las negras, que, probablemente, seguirían con 37 . . . Wf2. 37 ...b3+ 38.©a3 ie3 39.WhS ih6 No era posible mover 3 9 . . . :B:h8 por la respuesta 40.d8W füh5 (40 . . . Wxd8 4 1 .We5+; 40 . . .füd8 4 l .Wh7+ ©f8 42.g7+) 4 l .Wxf6+ ©xf6 42.g7. 40.WxcS gd8 40 . . . ie3 ! decidía de inmediato. 41.gdl La labor de las negras era más dificil tras 4 l .Wxc4. 41 ... ©xg6

Con la terrible amenaza 42 . . . if8. 42.Wgl+ Si 42.!l:d6, if8; y también pierde 42.Wxc4 if8+ 43 .©xb3 :B:b8+. 42...©h7 43.©b4 gbs+ 44.©cs ie3+ 45.Wxe3 Wb6+ El resto es innecesario. 46.©xc4 Wfxe3 47.d8W gxd8 48,gxd8 We6+ 49,gds as SO.h4 Las blancas abandonaron. Quien siembra vientos, recoge tempestades . Una partida característica d e mi juego e n este torneo: ideas interesantes, pero realización im­ precisa.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


1 95 Botvinnik - Novotelnov Defensa Nimzoindia 1 9º Campeonato de la URS S Moscú 1 95 1 1 .d4 tll f6 2.e4 e6 3.tll e3 ib4 4.e3 b6 5.tll ge2 ia6 6.a3 ie7 7.tll f4 d.5 Esto es más lógico que el enroque inmedia­ to, que las negras eligieron en la partida nº 1 92. S.b3 Es más fuerte 8 .cxd5 , pero entonces en Moscú aún no se conocía la partida Shains­ wait - Fine, Nueva York 1 95 1 , en la que las blancas emplearon el plan relacionado con este cambio. En la partida nº 2 1 8 lo utilicé con éxito. S ... 0-0 9.ib2 e6 A 9 . . . dxc4, lo mej or es responder con I O.ixc4 (después de 1 0.bxc4 tll b d7 l l .ie2 e5 , las negras tienen contrajuego) . t o.id3 id6 1 1.0-0 tll bd7 Ahora a 1 1 . . .dxc4 1 2 .bxc4 e5 sigue 1 3 .lll fe2, y después tll g 3 , con cierta ventaja de las blancas. 12.tll h5 Las blancas deciden cambiar este caballo, quitando fuerza al posible avance . . . e5 de las negras. 12 ... tll xh5 13.Wfxh5 f5 14.Wf e2 :ges 1 5.f3

ce del peón "e". Era necesario jugar 1 5 . . . ib7, con idea del contragolpe central . . . c5. 16.g3 Wfh3 17,gadl La idea negra se basa en l 7.e4 fxe4 1 8 .fxe4 ixg3 l 9 .hxg3 1Mixg3+, con j aque continuo, ya que el alfil de "d3 " está atacado. Pero las blancas han eliminado esta amenaza táctica con su última jugada. 1 7 ... dxe4 Las negras fuerzan algunos cambios, pero así ceden su posición en el centro. 1 S.ixe4 ixe4 1 9.bxe4 geeS

20.f4! Ahora el avance ... e5 está evitado, y la rup­ tura e4 es inminente. A 20.e4, las negras podían responder con 20 . . . e5, y si 2 l .dxe5 , ic5+ y 22 . . . lll x e5 . 20 ... tll f6 21.e4 tll g4 Si 2 1 . . . lll xe4 22.lll xe4 fxe4 23 .1Mixe4, la debilidad de los peones "c6" y "e6" sería muy sensible, además de que la posibilidad de atacar por la diagonal "a1 -h8" sería más real. 22.e5 ie7 23.gd3 ges 24.Wf g2 Al tener un peón de más en el centro y suficiente ventaj a en el final, las blancas proponen el cambio de damas. 24 Wfh5 Naturalmente, las negras eluden un final desfavorable. 25.h3 tll h6 26.iel g5 No hay otra forma de mostrar actividad. 27.fxg5 ixg5 2S.ixg5 Wfxg5 29.tll e2 El caballo busca una mej or posición en la casilla "f4". 29 tll ti 30.tll f4 Wfh6 •..

Preparando la ruptura en el centro mediante e4, lo que obliga a las negras a tomar medidas. 15 Wfh4 Así solo se impide temporalmente el avan..•

..•

1 9° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 95 1

161


A su vez, las negras quieren llevar su ca­ ballo a la casilla central "e4", pero no lo con­ siguen. 3 t .'i;Ve2 tll gs 32.i>h2

44.B:d2 S:g6 45.i>e3 B:d8 46.B:dh2 B:b8 47.B:f2 Las blancas intentan aprovechar la columna "f", la única abierta. 47 ... B:h8 48J!hfl Con la amenaza 49. tll g8+. 48... tll dS Si 48 . . . Élg7, entonces 49. tll h 5 :1:1gh7 50.fü6 y 5 1 .tll f4, y tampoco sirve 48 . . fü8, por 49.tll h 7. 49.fü4 l:l:g7 50.B:hl Aún no se obtiene nada por la columna "f' . Es necesario buscar nuevas perspectivas al caballo, y para esto hay que impedir primero que avance el peón "h" . 50 ... S:g6 51.tll e4 B:hg8 52.i>f3 El rey defiende el peón "g4", liberando al caballo de esta tarea. s2 ... S:8g7 s3.tll d2 S:gs 54.tll b3 tll b7 ss.©g3 B:8g7 56.B:h2 S:g8 Pasado el control, hay que tomar una de­ cisión sobre el plan a seguir. Lo principal es encontrar una situación óptima al caballo, porque, como ya dije, las torres tienen una vía, la columna "f'. 57.S:h4 B:hs ss.@n B:h7 s9.tll d2 tll ds 60.tll c4 tll b7 61.B:h3 ghg7 62.tll e3 ! .

32 . . . füd8 Era peligroso 32 . . . tll e4 por 3 3 .g4 (con la amenaza 34.gxf5, y las blancas tienen una posición aplastante) 33 . . . tll g5 34.tll h 5, con ventaj a decisiva. 33.'i;VhS Las blancas, con razón, insisten en pasar al final. 33 ...'l;VxhS No se podía eludir el cambio de damas: 3 3 . . .Wlg7 34.h4 y 3 5 . tll xe6. 34.tll xhS tll f7 Se amenaza 35 . . . tll xe5. 35.S:el @f8 36.g4 fxg4 Este cambio es obligado, y el caballo negro ya no puede ir a "e4 " . 37.hxg4 i> e 7 38.Wg3 b 5 Las negras s e libran d e la amenaza de ruptura d5 , pero ahora queda fij ado el peón "c6", que habrá que defender. 39.cS as 40.i>f4 S:g8 41.tll f6 l:l:g7 42.B:h l Las negras han tenido que dejar d e atacar el peón "d4", y las torres blancas tienen libertad de acción. 42 ... h6 43.a4! A las negras no les interesa que se abra el juego : su torre de "g7" es muy pasiva, así que están obligadas a avanzar el peón "b". 43 b4 Ahora el peón "a5 " puede ser atacado por el caballo blanco desde "c4" o "b3 " . •.•

1 62

Una decisión muy paradój ica: resulta que el caballo no está mejor situado cerca del peón "a5 " o de las casillas "d6" y "f6". A las blan­ cas solo les queda cambiar las torres, para pa­ sar a un final de caballos ganado gracias al zugzwang.

62 ... B:h7 63.B:h2 tll d8 64.i>e4 S:ti Había que anticiparse a 65 .:1:1hf2, ya que

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


entonces no valdría 65 . . . E!:f7 por 66.E!:xf7+ lll xf7 67. lll c4. 65.tll c4 E!:xf4+ 66.<.i?xf4 tll b7 67.<.i?g3 @n . 68.tll d2 El plan ya está fij ado, pero la esperanza es realizarlo solo cuando se haya pasado el si­ guiente control de tiempo. 68 ... lll d8 69.tll b3 tll b7 70.fü2+ <.i?g7 71 .<.i?h4 <.i?h7 72.tll cl 72.E:f7+ E!:g7 73.füg7+ Wxg7 aún era pre­ maturo, como se verá más adelante. 72 ... tll d8 73.tll b3 tll b 7 74.tll d2

74 . . . E!:g8 Las blancas ganan después de 74 . . . Wg7 75. lll e4 tLl d8 76.Wh5 lll b7 77.lll d6 E!:g5+ (o 77 . . . tll d8 78.tll e8+ <.i?h7 79.fü8) 78.Wh4 lll d8 79.fü6. 75.gfi+ gg7 76.gxg7+ <.i?xg7 77.<.i?h5 b3 ¿Qué podían hacer las negras? Si 77 ... lll d8, entonces 78.lll b 3 lll b 7 79.g5 hxg5 80.Wxg5, y el rey negro debe ceder el paso al blanco (lo que no ocurría tras el cambio de torres en la jugada 72). Se confinna la opinión clásica de Ragozin, según la cual no hay gran diferencia entre los finales de peones y los de caballos : a menudo se ganan ambos con la ayuda del zugzwang.

78.tll xb3 Empieza la recolección de la cosecha . . . 7 8. . .W h 7 79.d5 exd5 80.e6 Wg7 81 .e7 'ib ti 82.<.i?xh6 <.i?xe7 83.g5 Ya era hora de poner el punto final. 83 ... tll d8 84.g6 tll e6 85.tll xa5 d4 86.tll xc6+ <.i?d7 87.tll e5+ Las negras abandonaron.

1 96 Botvinnik

-

Keres

Defensa Nimzoindia 1 9º Campeonato de la URS S Moscú 1 95 1 1.d4 lüf6 2.c4 e6 3.tll c3 ib4 4.e3 c5 5.id3 tll c6 Aún no se consideraba más precisa 5 . . . 0-0 . 6.a3 ixc3+ 7.bxc3 b6 Pienso que la continuación de la partida es mejor que 7 . . . e5, tras la que es posible 8 . lll e2 (8.d5 e4) 8 . . . d6 9.e4 lll h5 1 0.dS (pero no 1 0.0-0 g5 , que es favorable a las negras (Bronstein - Smyslov, 1 950). 8.e4! Ocupando el centro sin perder tiempo. 8 ... d6 Es malo para las negras 8 ... cxd4 9.cxd4 lll xd4 1 0.e5 lll g8 l 1 .Wg4. 9.tll e2 e5 Era más precisa 9 . . . lll d7, excluyendo la po­ sible 1 0 .ig5 ; así jugué contra Kan en el año 1 952 (ver partidas de entrenamiento). 10.0-0 tll d7 u .Wa4

Una jugada poco afortunada. En este mis­ mo campeonato, Geller obtuvo una sensible ventaj a contra Lipnitsky continuando con 1 1 .tLlg3 g6 12.dxe5 dxe5 1 3 .We2 We7 14.:!'!dl ib7 1 5 .lll fl 0--0--0 1 6.lll e3 . Sin embargo, en la mencionada partida de entrenamiento de­ mostré que l l . . .exd4 da a las negras buen jue­ go. Es asombroso, pero esta continuación aún no se encuentra en Ja teoría. u ... Wc7

1 9° CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 95 1

1 63


La Enciclopedia considera que es mej or para las negras I l . . .ib7 1 2. d5 lll as 1 3 .lll g3 g6, seguido de . . .1l!Je7 y 0-0-0. 12.d5 lLi a5 13.lLig3 0-0 Tras 1 3 . . . g6 l4.ih6, las negras tendrían que enrocar largo, lo que no entraba en sus planes. 14.WJdl La dama no hacía nada en "a4". Es curioso que esta partida me recuerde mi primer en­ cuentro con Keres en el torneo AVRO .

14 ... �e8 Tal vez debió decidirse por 14 . . . g6 . Por otra parte, 14 . . .ia6 1 5 .lll fS ! da ventaj a a las blancas : 15 . . .ixc4 1 6 .ixc4 lll xc4 1 7 .ih6. 15.lLifS lLi f8 16.lLi e3 Cuando las blancas consiguen defender el peón "c4", a las negras les resulta difícil crear contraj uego. 16 ... lLi g6 17.g3 1l!Je7 18.�a2 ih3 19.�el id7 20.13 Las blancas aún no tienen un plan claro y mantienen una táctica de espera. 20 a6 Keres tenía una gran experiencia en este ti­ po de posiciones, y opta por su única posibi­ lidad de activarse: la ruptura en el ala de dama. 21 .a4 :Beb8 22.ifl 1l!Je8 23. lLi fS Wf8 Las negras no cambian el alfil por el ca­ ballo blanco, ya que lo necesitan para el avance . . . b5 . Pero, ¡ ay ! , se verán obligadas a cambiarlo en circunstancias menos favorables. 24.:Bb2 f6 25.f4 Era necesario para las blancas tomar alguna decisión. .•.

1 64

ESTRATEGIA

25 ... lLi h8 No era favorable a las negras 25 . . . exf4 26.gxf4 ixf5 27.exf5 lll e7 28 .1l!Je2. 26.Wg4 Se amenaza mate (27. lll h6++). 26�..ixfS A 26 . . . lll f7, es desagradable 27. lll h 6+ y 28 .1l!Jxd7 . 27.WxfS lLif7 28.WhS :Bb7 ¿Cómo valorar la posición? Las blancas tienen la ventaja de la pareja de alfiles, pero la posición está cerrada, y los alfiles aún no pueden mostrar su fuerza. 29.We2 We8 30.Wdl :Bab8 .

.

3 1 .id3 Empieza la segunda fase de la partida, llena de errores de las blancas. Era necesario obs­ taculizar la ruptura 3 l . . .b5 mediante 3 I .:Ba2, y después jugar h4, f5, ie3 y g4, creando la amenaza g5, con clara ventaja. 3 1 ...bS! 32.axb5 axb5 33.cxbS c4 Esta evidente jugada fue una sorpresa para mí. Entregando temporalmente un peón, las negras toman la iniciativa. 34.ic2 Wc8 Pero no 34 . . . �xbS 35 .ia4. 35.ia4 Un nuevo descuido. Keres indicó correcta­ mente que era mejor 35 .ie3 gxb5 3 6.fü2. 35 ... lLi b3 36.ie3 :Ba8 37.:Ba2 Un error más, tras el que las blancas caen en una dificil posición. Después de 37 .ixb3 füb5 3 8 .gb l cxb3 3 9.�xb3 , las negras aún deben demostrar la compensación por el peón. 37 ... :Bxb5 38.ixb3

11:

1 942- 1 956


Equivale a una capitulación, ya que el peón pasado que aparece en "b3 " atará a las piezas blancas. Aún no se amenazaba nada terrible, y se podía esperar, por ej emplo, con 3 8 . ltih l . 3 8 cxb3 39.:axaS Wfxa8 40.c4 :ab4 41.i.d2 Wfa7+ 42.@hl :abs 43.Wff3 Wfd4 Han pasado tres jugadas desde la reanuda­ ción de la partida, y las negras ya invirtieron mucho tiempo en este movimiento. A una vic­ toria simple lleva 43 . . . Wfa2 44.Wfd3 b2 45.�b l gb3 46.Wc2 l0 d8, seguido de . . . l0b7-c5 . 44.Wfc3 Wff2 45.Wf e3 Las blancas fuerzan el cambio de damas, tras lo cual. . .pierden pieza. Pero entonces apa­ recen algunas esperanzas de salvación. 45 ...Wxe3 46.i.xe3 b2 47.:abl :Bb3 48.c5 La última posibilidad práctica: las blancas entregan pieza, pero obtienen un peón pasado defendido. Otras jugadas llevaban a la derrota tras el traslado del caballo a través de "d8"­ "b7"-"a5 " (o "c5"). 48.. Jhe3 Las blancas también perdían después de 48 . . . dxc5 49.i.xc5 i0 d8 (pero no 49 . . . �c3 50.gxb2 gxc5 5 l .�b8+). 49.:Bxb2 .•.

su segunda fila, y continuaría con 49 . . . h5 ! , con una fácil viCtoria: 50.c6 ( o 50.�b8+ 'it>h7 5 l .gf8 dxc5 ! (pero no 51... l0h6 por 52. cxd6) 52.gxf7 exf4 5 3 .gxf4 gxe4) 5 0 . . . gc3 5 l .�b7 l0h6 52.�d7 ltJg4 5 3 . gxd6 ge l + 54.@g2 �c2+ 55 .Wgl l0xh2. 50.c6 :Bc3 51 .:Sb7 La torre ocupa una posición excelente, pre­ parando la emboscada. 51 @g7 La última posibilidad de obtener la victoria era 5 1 . . . 'it> f8 ! 52.�b8+ (si 52.c7, We8) 52 . . . ltig7 ! (pero no 52 . . . ltie7 5 3 . gb7+ ltie8 54.�b8+ itJ d8 5 5 .�c8 ltie7 56 .gc7+ We8 57 .�c8 con tablas) 5 3 .�b7, y las negras ahora tienen un tiempo de más con respecto a la par­ tida, lo que resulta decisivo. Ahora las negras ganan tras 53 . . . f5 ! 54.fxe5 dxe5 5 5 .exf5 gxf5 56 .�d7 (si 56.c7 Wf6) 56 . . . W f8 ! (si 5 7 . c7, ©es). .•.

52.c7! Ahora las negras no pueden mejorar la posición de sus piezas, ya que tienen que preocuparse de la amenaza c7-c8W. 52 :Bc2 La diferencia con la variante 5 1 . .. Wf8 ! está en que después de 52 . . .f5 5 3 . fxe5 dxe5 54.exf5 gxf5, el peón blanco ya está en "c7", y las blancas jugarían 55 .d6 con ventaja. 53.@gl h5 54.h4 :Sc4 Estas maniobras de torre no cambian nada. 55.@g2 :Bc2+ 56.Wfl :ac4 57.@g2 :ac2+ 58.@fl :Sc4 Tablas. ••.

Ahora las negras solo tienen que abrir una "ventana" para su rey, y tras esta pasar a la acción decisiva. 49 g6 Después de esta desafortunada jugada, las blancas encuentran una asombrosa posibili­ dad, que dificulta el camino de las negras a la victoria. Si Keres hubiera sospechado las dificultades que iba a tener, no hubiera abierto .•.

1 9° CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 95 1

1 65


B udapest 1 952 Maroczy Memorial 3 de Marzo 4 de Abril -

1 1

Keres

1

2 Geller 3

o

Botvinnik

4 Smyslov 5

Stahlberg

6 Zhabó

=

=

=

o

1

=

=

=

o

o

l

=

=

o

o

o

1 4 Kottnauer

=

=

o

o

=

=

=

=

=

=

1

1

=

=

1 1 Barcza

9

1

=

o

1 2 Szily

8

=

1

=

7 o

=

=

o

6 o

=

=

=

5

=

=

=

1

1 3 Golombek

o

1

=

o

1 0 Benko

1

4

=

o

Pi lnik

9 O ' Kelly

3

=

=

7 Petrosian 8

2

o o

=

1

1 o

1 o

=

=

=

=

1

=

=

o o

o

o

o

o

o

o

o

1

o

1

1

1 o

=

1 o

=

o

1

=

=

= = =

= =

1 o

=

=

= =

1 o 1 o

=

1 o

= =

o

=

=

=

1 o o o

1 5 Gereben

o

o

o

o

=

=

=

=

=

=

o

o

o

o

o

1

o

o

o

1

1 7 Sliwa

o

o

o

o

o

1

o

o

o

1

1 8 Platz

o

o

o

o

o

o

o

=

Apertura Inglesa Budapest 1 952 1 .e4 c5 2.c4 La Defensa Siciliana se transforma en una Apertura Inglesa. 2 ... lü c6 3.lüc3 g6 4.d3 i.g7 5.g3 d6 6.i.g2 e6 Entonces esta variante se jugaba rara vez. Algunos años más tarde llegó a ser muy po­ pular, al encontrarse el plan correcto para las negras : . . . lll f6, . . . 0-0, y después . . . lll e8-c7 . 7.lü ge2 7.f4, seguido de lll t3 , es interesante. 7 ... lüge7 8.ig5 Provocando 8 . . . h6, tras lo que las negras estarán sujetas a la defensa del peón "h6", lo que dificulta el enroque. Sin embargo, no pro­ mete más que otras continuaciones. 8 ... h6 9.i.e3 A causa de la amenaza 1 0 .d4, las negras

ESTRATEGIA

=

11

12

1

1

1

=

1

=

1 l o

=

o

1 6 Troianescu

197 Sliwa - Botvinnik

1 66

1

=

o l

=

10

o

=

14 =

=

=

=

o

1

1

1

o

1

1

1

1

1

o

=

=

1

=

1

=

l

=

1 1

= =

= =

13

16

17

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

1

= =

=

=

=

=

=

=

1

=

12

11

1

1

1

1

1

1

11

o

o

1

1 0.5

11

1

l

1

9.5

1

l

l

9.5

1

1

o

o

1

8.5

1

8

1

8

=

=

9

1

o

1

o

1

1

1

1

1

7

o

1

1

o

7

o

1

6

1

5.5

=

o

o

o

o

1

1

1

o

o

o

o

o

o

1

o

o

1

o

o

=

1 2.5

1

o

=

18

1

=

=

15

1

=

=

o

1 o

5 2

deben saltar con el caballo a la casilla "d4", y las blancas ganan tiempo para jugar 1 0.Wd2. 9 ... lü d4 10.�d2 i.d7

El plan estratégico de las negras está bien disimulado: desarrollan sus piezas, excepto la torre de "h8 " y el rey permanece en el centro, y sólo en el último momento se enroca artifi­ cialmente. Esto desorienta algo a las blancas.

11: 1 942- 1 956


Después de 1 0 . . . 0-0 l l ..ixh6 .ixh6 1 2 .Wfxh6 lll c2+ 1 3 .o;t>d2 lll x al 1 4.h4, hay suficiente compensación por la calidad, y el ataque blanco se juega solo. 1 1 .gbl a5 No se puede permitir la ruptura b4. 12.0-0 Lleva a un juego igualado l 2 ..ixd4 cxd4 1 3 . lll b 5, pero las blancas no quieren dejar de presionar al peón "h6 " . ¡ Es el primer fruto de la estrategia negra! 12 ... .ic6 13.gbel Wf d7 14.b3 b6 1 5.:abl Las blancas están a la espera de ver dónde va a ir el rey enemigo. 1 5 g ds 1 6.:abel ©ts!

28 ic8 29.f5 Una jugada forzada. Si 29 . .ixc8, Wfxc8, el caballo negro va a dirigirse a la casilla "e3 " (lll g4-e3), y e l sacrificio de peón 30.fxe5 dxe5 3 1 .c5 bxc5 32.Wfc2 .if8 no da nada a las blan­ cas. 29 ... c!D g4 30.ixg4 hxg4 3 1 .fxg6+ .•.

.•.

3 1 . fxg6 Un grave error. Ahora no es posible reali­ zar una ruptura de peones, necesaria para ac­ tivar los alfiles. Con una precisa defensa de las blancas es muy difícil, si no imposible, que las negras puedan ganar. Tras 3 1 . . .Wxg6 ! , las negras jugarían en el momento oportuno la ruptura . . . f5 , con buenas opciones de imponer su ventaja. 32.©g2 Si 32.:B:fl, .ie6, y la torre tiene que volver. 32 ... :aa7 33 . .!D gl .ih6 34 . .!D al ! Dirigiéndose a defender la importante ca­ silla "e3 " . 3 4... :ahs 35.c!D c2 ©g8 36.fü2 gah7 37.Wfe2 ig5 38.©hl .if4 39.:ag2 Por supuesto, no 39.gxf4 g3 . 39 ...ig5 Esperando el aplazamiento. 40.gn ie6 4t.füf2 El análisis demostró que el intento directo de ocupar la columna "f' solo lleva al cambio de las piezas mayores. La única posibilidad de eludirlo es situar la torre en la casilla "f5 " ; entonces, l a aceptación del sacrificio ( exf5) abre la diagonal "a8-h 1 ", y el cambio (captura con pieza en "f5") sitúa en "f5 " el peón negro, el cual puede ser utilizado como ariete. Como • .

Descubriendo las cartas, el rey se dirige a la casilla "h7 " . 1 7. .!Df4 ©g8 18.lll ce2 ©h7 1 9 ..ixd4 Las blancas no tienen otra cosa que cam­ biar el centralizado caballo enemigo, lo que podían haber hecho antes con mayor efectivi­ dad. 1 9 cxd4 20.b4 :aas 21.b5 ib7 22.a4 :ahe8 23.ih3 Las maniobras de piezas de las blancas no son efectivas, y gradualmente caen en una posición dificil. 23 c!D g8 24.�cl Wfd8 25.c!Db3 Iniciando una maniobra para provocar el avance . . . e5 . 25 h5 26.Wfdl .!D h6 27 .!D e2 e5 La posición se vuelve aún más rígida. 28.f4 ¡ Por fin! Pero es demasiado tarde para este avance, que debilita la casilla "e3 " . ••.

.•.

••.

BUDAPEST 1 952

1 67


esta idea hay que realizarla en condiciones favorables, las negras de momento encubren sus intenciones para coger al adversario por sorpresa. Un procedimiento psicológico seme­ jante se utilizó en la partida nº 1 92. 41 ...iig7 42.Wf el !!h5 43.Wfe2 Wfe7 44.!!fl

44 . . . iigs Una torre ya está preparada para ir a " f5 " , y la dama y la otra torre deben concentrase en la colunma "h" . 45.füf2 Wfg7 46.!!fl Wih6 47.füf2 !!h7 Esta torre también debe tener la posibilidad de ir a la columna " f ' . Solo queda colocar en su sitio los alfiles. 48 .l:'!: tl Las blancas solo mueven una torre, para demostrar a su rival la inutilidad de seguir ju­ gando esta posición de "tablas" . 48 id7 ..•

la torre blanca esté en " f2 " . El porqué lo veremos más adelante. 49.!!ff2 ics 50;!!n ie7 Solo en el último momento el alfil deja paso a la torre. 51.!!ff2

5 1 . . . !!f5 ! ! ¡ Justo a tiempo ! S i l a torre de las blancas estuviera en "fl ", ahora tendrían el recurso de­ fensivo 52.g¡:gf2. 52.!!fl Tras esta jugada, las negras ganan de forma sencilla. ¡ EI efecto sorpresa se hizo patente ! A 52.Wfxg4, seguiría 52 . . . g¡:xf2 53 .'Wxc8+ fü8 54.'We6+ iih8, y a 52.exfS , ib7, con la amenaza 5 3 . . . Wfxh2++. Quizá lo más resisten­ te fuera 52.lll e l Wfh5 5 3 . exfS (de lo contrario, 53 . . . ib7, después . . . ig5 , si se da el caso . . . ie3 y g¡:hf7, y solo a exf5 , se regresa con . . . gh7), pero después de 53 . . . ib7 54.tt:lgf3 gxf3 5 5 .tt:\xf3 gxf5 , decide el avance de los peones centrales negros. 52 Jhfl 53.'!Wxfl !!ti 54.'!Wel O 54.:B:f2 gxf2 5 5 .Wfxf2 'Wc l . 54 ...'!Wrs 55.!!e2 gn 56.'1Wd2 '!Wn+ 57.gg2 gdl Las blancas tienen dos opciones : perecer en el final tras el cambio de damas, o intentar un contraataque desesperado. 58.'Wh6 '\Wf6 59.gd2 if8 60.'!Wxf8+ '!Wxf8 61 .gxdl Wf2 62.lll e l '!Wb2 Un zugzwang divertido : 63 .lll g2 Wfc2. Las blancas abandonaron. ••

Parece que las negras juegan sin sentido, pero es necesario llevar la torre a "f5 " cuando

1 68

ESTRATEGlA 11: 1 942- 1 956


1 98 Zhabó

-

Botvinnik

Defensa Holandesa Budapest 1 952 Laszlo Zhabó, nacido el año 1 9 1 7, es un aj e­ drecista agudo e interesante. Participó tres veces seguidas ( 1 950, 1 953 y 1 956) en el ciclo de candidatos, con lo que se dice todo. Su carácter algo impetuoso llevaba a veces al Gran Maestro húngaro a tomar decisiones pre­ cipitadas, con lo que dejaba escapar la ventaja obtenida. Esta partida es un ejemplo de ello. 1.d4 e6 2.c4 f5 3.g3 llif6 4 .ig2 .ie7 5.ltif3 d5 6.0-0 0-0 7.b3 Esta j ugada no da especiales preocupacio­ nes a las negras. Reshevsky, y más tarde Geller, introdujeron en la práctica el plan de ocupación de la casilla "eS ", que empieza con la jugada 7.ltJbd2. 7 ... c6 8 .ia3 lti bd7 9.Wfcl A 9.lLigS se responde 9 ... .ixa3 l O.ltJxa3 ( 1 0.lLixe6 Wfe7) 1 0 . . . \1Me7. 9 ... lti e4 •

Flohr - Ragozin, Saltsjobaden 1 948, aunque se corresponde con el espíritu de Ragozin, al que le gustaban las luchas complejas. 1 1 .Wfxa3 b6 1 2.gacl .ib7 13.füdl \1Mf6 14.cxd5 exd5 15.�el A pesar de todo, mi adversario encuentra la forma de ocupar la casilla "eS" con un caballo. 15 ... a5 Una idea que Ragozin utilizaba en posicio­ nes similares. Las negras liberan a la torre de la defensa del peón "a", y llegado el caso, pueden situar el alfil en la casilla "a6" (como en la partida con Chejover, nº 44). El peón es intocable: 15 . . .Wxd4 1 6.ltJxe4 Wxe4. Pero parece mejor 1 5 . . . � xd2 1 6 .gxd2 f4. 16.�df3 Una imprudencia. Había que controlar la casilla "f4" con 1 6 .e3 .

Para que en caso de 1 0 . .ixe7 \1Mxe7 1 l .'.1Ma3 (una idea que utilizó Flohr contra mí en el 22º Campeonato de la URS S, Moscú 1 955), tener la cómoda casilla "f6" para retirar la dama. 1 0.lti bd2 .ixa3 Ahora se impone este cambio : el caballo ya no está en la casilla "b l " y no puede utilizar la ruta ltJ xa3-lLi c2-lLi e l -lLid3 , como jugué contra Ragozin en el 1 1 º Campeonato de la URSS , 1 939. N o e s aconsejable para las negras la original 1 O . . . ltJ d6, que se jugó en la partida

16... f4 Ahora este avance es posible, y sin que esté atacado el caballo de "e4". 17.lti d3 fxg3 18.hxg3 A 1 8 .fxg3 , seguiría 1 8 . . . Wh6. 1 8 ... gae8 La ocupación de las blancas de "eS " no es tan peligrosa para las negras, que tienen juego en el ala de rey, así como el contragolpe . . . cS . 19.gc2 Wfh6 20.Wfcl \1Md6 21 . .ih3 fü6 22.�g2 c5 23 ..ixd7 Una decisión de mucha responsabilidad: las blancas cambian el mej or defensor de su rey. 23 .. .'!Wxd7 24.llife5 Y!Yd6 25.f4 Las blancas no advierten que van a perder calidad. 25 ... cxd4 26.fü7

BUDAPEST 1 952

1 69


Las blancas no pueden eludir la variante forzada que sigue; en caso contrario su po­ sición no tendría perspectivas. 26 ... lü c5 27.E:xc5 bxc5 28.Wfxc5 Wfxc5 Tal vez era más sencilla 28 . . . '1Wa6. 29.lüxc5 ia8 30.E:xd4 E:c8 31.lü cd3

Las blancas tienen un peón de más y una posición fuerte por la calidad. El peón "a5" es débil, y si fuera capturado las blancas tendrian dos peones pasados y ligados. Además, el alfil negro no es muy bonito. A pesar de todo, aho­ ra la jugada prosaica 3 l . . .i'!b6 para a 32.!'i:a4, defender el peón con 32 . . . !'i:b5 permitía a las negras realizar gradualmente su ventaja de material. 3 1 ..Jlc2 Movimiento muy peligroso. El peón pasado de las negras no será tan amenazador como los dos peones pasados que van a tener las blancas en el flanco de dama. 32Jla4 E:xe2+ 33.@0 E:c2 34.E:xa5 E:f8 35.@e3 d4+ Una jugada característica de mi ajedrez en los años 1 95 1 - 1 952, carente de pureza y per­ fección. Era obligada 35 . . . hS, y solo entonces . . . d4+, y . . . !'i:g2, y así el peón "h" darla muchos quebraderos de cabeza a las blancas. 36.@xd4 :!ld8+ 37.©e3 E:g2 Las negras caen en posición critica, mien­ tras que con . . . ig2-ifl -ixd3 eliminaban uno de los caballos, que cooperan bien entre sí. 38.g4 E:c2 39.b4 id5 40.a4 ihl ¡ Las negras pierden algunos tiempos en el apuro de reloj ! Incluso ahora podía salvarme la maniobra . . .ig2-in .

1 70

41 .E:a7 La jugada s.ecreta. Para ganar, a las blancas las basta con hacer i'!d7, y tanto después del cambio de torres, como si las negras lo eluden (lo que dej a al caballo de "d3 " seguro); las blancas avanzan los peones. 41...E:a2 Previene el plan blanco (42.i'!d7). 42.b5 Jugado rutinariamente. Parece que así los peones están mejor situados, pero ahora las torres negras se activan y empiezan a coo­ perar. La prosaica 42.aS , liberando a la torre de la defensa del peón "a", debía llevar a la victoria: 42 . . . i'!a3 43.fi:d7 i'!xd7 44.lüxd7 ig2 (44 . . . ic6 45.lü 7e5 ib5 46.@d4 !'i:b3 47.tll c4 @f8 48 .@c5) 45.tll 7e5 in ! 46.i;t>d4 @f8 47 . lü cS @e7 48.lüe4 ! , y el rey blanco se diri­ ge a "b6", y si ahora 48 . . . Wd8, entonces sigue 49.tll gS ! 42 ... E:a3 43.a5

43 . . . g5 ! L a continuación preparada e n e l análisis casero. Parece increíble que esta jugada pueda salvar a las negras. Las blancas consiguen otro peón pasado, pero la situación del caballo en "e5" es menos segura. Esta jugada solo la bos­ quej é en el análisis casero, ya que la principal atención se dirigió a la variante 42.aS . Sobre el tablero, tras una larga reflexión, me decidí por ella, aunque el peón pasado "f' parece muy peligroso. Perdía 43 . . . !'i:a8 44.fi:xa8+ ixa8 45 .lüc4, y también 43 . . . ig2 44.b6 in 45 .b7 ixd3 46.!'i:a8 ! 44.f5

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


Es más floja 44.fxg5, a la que seguiría igualmente 44 . . . �d5 . 44 gd5 45.ge7 Entrega uno de los peones del flanco de dama, pero el avance del peón "f' resultará muy peligroso, intentando aprovechar la "re­ celosa" posición delrey negro. 45 ... gxb5 46.f6 No solo se amenaza mate, sino también el avance del peón hasta su coronación. 46 gxe5+ 47.gxe5 ©ti 48.fü5 •..

•..

En el análisis llegué a esta posición. Los progresos negros son evidentes : sus piezas están activas y las blancas ya no tienen peones pasados ligados, así que consideré que debía hacer tablas. Pero durante el juego mi humor empeoró, ¿cómo defenderse de la amenaza 49.©d2, seguido de lll e5+? Y aquí caissa (la diosa del ajedrez) se apiadó de mí. Parece ser que me gané su simpatía, a pesar de que no me esforcé en el análisis de la posición apla­ zada. Tuve la fortuna de hallar sobre el tablero una de las más bellas combinaciones de mi carrera. Después de 48 .�xg5 ©xf6, las negras solo tienen que cambiar peones en el flanco de rey y entregar su alfil por el peón "a" . 48 ...Ab7! 49.©d2 En caso de 49.©d4 �a4+ 50.©c3 �a3+, el rey blanco tiene que ir a "d2 " . 49 Acs! El peón "g4" es el principal objetivo. 50.lll e5+ ©f8 51.gxg5 Parece que las blancas han conseguido lo que querían. •..

51 ...gxa5 ! ! Todo consiste e n este inesperado sacrificio de calidad. Las blancas pierden el último peón que podría transformarse en dama. Después de 5 1 . . .Ae6 52.f7 (o 52.�h5 rll g 8 53 .f7+ Axt7 54.�g5+ ig6 5 5 .lll xg6 hxg6 56.�xg6+) 52 . . . @e7 53 .�g8 ixf7 54.�g7 ©f6 5 5 . �xf7+ ©xe5 56.�xh7, las blancas tienen grandes po­ sibilidades de victoria. 52.lll d7+ ixd7 53.gxa5 Axg4 54.©e3 Ae6 55.rll f4 Ac4 56J�a7 h5 Este peón no es necesario. 57.©g5 h4 58.©xh4 ib3 59.©g5 ic4 60gc7 Aa2 Una posición teórica de tablas, que está explicada en los manuales de finales. 61.gcl id5 62.rll f5 ©ti 63.©e5 Ab3 64.gc7+ rll f8 65.gb7 ic4 66,gb4 Las blancas intentan apartar al alfil de la diagonal "a2-g8", ¡ pero el tablero es inmenso ! Si 66.f7, hay que jugar 66 . . . ©g7 ! (y no 66 . . .ixf7? 67.rll f6 ). 66 ...ia2 67.rll f5 id5 ¡ La única casilla para el alfil ! A 67 . . . @t7, seguirían 68 .�b7+ y 69.©g6. 68.©g6 Ati+ ¡ De nuevo la única jugada! 69.©g5 id5 10.gh4 ih3 11 .ghs+ ©ti 72.gh7+ ©f8 73.f7 ©e7 Otra vez única, pero suficiente. 74.©g6 Ac4! Pero no 74 . . . ic2+? 75.@g7 ! 75.gg7 ib3 76.f81l!V+ ©xf8 77.rll f6 ©es 78.ge7+ rll d 8 Tablas.

BUDAPEST 1 952

171


1 99 Kottnauer - Botvinnik Defensa India del Rey Budapest 1 952 1 .d4 lli f6 2.c4 g6 3.llic3 ig7 4.e4 d6 5.f3 lli bd7 Lleva a un juego más complejo 5 . . . tll c6, ver partida nº 3 8 . 6.ie3 e s 7.lli ge2 0-0 Es interesante 7 . . . exd4 8 . tll xd4 c6, seguido de . . . d5 . 8.'ªd2 a6 9.d5 Es curioso advertir que este movimiento si­ gue recomendado por la teoría.

9 .. lli e8 Las negras intentan activar su juego me­ diante la ruptura . . . f5 . Los intentos de com­ plicar el juego sacrificando un peón en el flanco de rey (9 . . lll h5 1 0.g4 Cll f4 l l . Cll xf4 exf4 1 2.ixf4 tll e5 1 3 .ie2 f5 1 4 .ig5 'ªe8 1 5 .gxf5 gxf5 , o bien en el flanco de dama: 9 . . . b5 1 0.cxb5 axb5 l l . Cll x b5 ia6 1 2 .lll b c3 lll h 5 1 3 .tll g3), son ambos favorables a las blancas. 10.llig3 lll c5 Esta jugada no tiene un sentido muy claro. No me gustaba la variante 1 0 . . .f5 1 l .exf5 gxf5 por 1 2 .if2, y es dificil para las negras en­ contrar una continuación conveniente. 1 1 .b4 Ahora se justifica el juego de las negras, que van a tener algunas posibilidades en el flanco de dama. Después de 1 1 .0-0-0, las perspectivas blancas eran mej ores. .

.

1 72

11 ... lli d7 1 2J�cl a5 13.a3 axb4 14.axb4 fS A diferencia de la variante examinada en la 10ª jugada . negra, la torre dama está activa. . Pero, a pesar de todo, después de 1 5 .exf5 gxf5 l 6.if2, las blancas están algo mej or. S in em­ bargo, no vi otra forma de activarme. 15.ig5 Kottnauer elige un plan que parece atrac­ tivo, pero no advierte una sutileza táctica. 1 5 ...if6 16.ih6

Las blancas siguen sin sospechar nada. De todas formas, tras otras continuaciones las ne­ gras ya tienen buen juego. 1 6 ... ih4! Una réplica esencial. 1 7.exf5 Tras 1 7.ixf8 tll x f8, las amenazas 1 8 . . . f4 y l 8 . . . ig5 permiten a las negras recuperar con ventaja el material. 17 ... gxf5 1 8.©dt :Sti 19.id3 llif8 20.©c2 El rey blanco ocupa una posición relati­ vamente segura, pero sería mejor si no se hu­ bieran avanzado los peones del flanco de dama. 20 ... lli g7 21.:Sal id7 22.©b2 :Sxal 23.:Sxal La columna "a" está en manos de las blan­ cas, pero las piezas negras se encuentran có­ modamente situadas. Además, los peones ne­ gros pueden avanzar, lo que mostrará que el rey blanco no está tan seguro. 23 ... lli g6 24.'ªc2 Útil jugada, creando una presión extra so­ bre el peón " f5 " ; además, uno de los defenso­ res de este peón puede ser eliminado (ixg7). 24 'ªcs 25.lli ge2 ••.

ESTRATEGIA I J : 1 942- 1 956


Una clara muestra de que las blancas no pueden encontrar un plan correcto. Además, el asunto no es sencillo, ya que las negras no tienen puntos vulnerables. 2S ...if6 26.E:a7 Wi'b8 27.!�a3 '1:J e7 28.@b3 c6 Los pronósticos se confirman: las negras se dirigen contra el rey enemigo. 29.'1:Jg3 füs 30.'1:J ge2 Ya estaba inmerso en un fuerte apuro de tiempo. Teniendo esto en cuenta, la siguiente j ugada negra es bastante arriesgada. Posible­ mente no debí abrir mi segunda fila con una posición tan activa de la torre blanca. 30 ... bS 31.Wfa2 e4 Consecuente con la idea de atacar al rey blanco. Con esta entrega de peón, las negras reavivan sus piezas. 32.fxe4 fxe4 33.'1:J xe4 ieS

200 Botvinnik

-

O 'Kelly

Ataque Indio del Rey Budapest 1 952 t.'1:Jf3 '1:J f6 2.g3 g6 3.ig2 ig7 4.0-0 dS S.d3 0-0 6.lD bd2 '1:J c6 Una posición característica de la Defensa India de Rey, pero con colores cambiados. 7.e4 dxe4 Es mej or 7 . . . e5 8 .c3 a5 , como se jugó algu­ nos meses después en una partida de entre­ namiento Geller - Botvinnik. 8.dxe4 es Sin esta jugada es dificil progresar. 9.E:el E:e8 Es mej or 9 . . . h6, y después . . . ie6. 10.c3 La posición de las blancas es preferible, ya que pueden tomar la iniciativa en el flanco de dama mediante b4, y controlar la casilla cen­ tral "d4", mientras que el punto "d5 " en el campo de las negras es vulnerable. 10 '1:J d7 1 1 .Wfc2 '1:J cS 12.ifl aS 13.b3 fS .•.

34.@c2 Esto pierde rápidamente. Daba más opcio­ nes prácticas 34.E:a7 bxc4+ 3 5 .ixc4 cxd5 3 6.E:xd7 dxc4+ 3 7 .@c2, y al menos las negras no tienen una jugada que sea inmediatamente decisiva. 34... bxc4 3S.ixc4 cxdS 36.ixdS+ '1:J xdS 7.WfxdS+ ie6 De la cobertura del rey blanco solo queda el recuerdo. 38.Wf as Wfb7 39.'1:J 4c3 También resulta importante la falta de pun­ tos de apoyo en el centro para los caballos. 39 ...Wfxg2 40.@d2 Wfxh2 41 .ie3 Las blancas abandonaron. Podía seguir 4 l . . .ic4, con la imparable amenaza 42 . . . ixc3+.

Un error posicional importante. Este avan­ ce no está suficientemente preparado, y menos una vez que la torre negra ha abandonado la columna "f'. Un plan normal para las negras era 1 3 . . . ie6, seguido de . . f6 y if8. 14.ic4+ @h8 Interponer una pieza en "e6" llevaba a la pérdida del peón "f5 " . 1 S.ia3 if8 Así las negras pierden un peón, pero se librarán del activo alfil de casillas blancas de su rival. Esto no puede salvar la partida, pero

BUDAPEST 1 952

.

1 73


no había una defensa satisfactoria. Si 1 5 . . . lb a6 1 6.if7, ganando la calidad, y 1 5 . . . b6 1 6 .id5 id7 1 7.ixc5 bxc5 1 8 . lb c4, daba a las blancas una considerable ventaja posicional. No · obs­ tante, dentro de lo malo, las negras debieron conformarse con esta continuación. 1 6.iti ge7 17.ixg6 hxg6 18.ixcS gn 1 9.i.xfS Wxf8 20.lbc4 ge7 2 1 .exfS Se podía culminar la presión mediante 2 1 .lLih4 Wf6 22.lbe3 , con las amenazas 23.lbd5 y 23.exf5 . La jugada de la partida también es efectiva. 21 ... i.xfS 22.Wcl e4 A 22 . . . l!ae8 seguiría 23 .Wa3 (o 23.lbg5, con idea de 24.lbe4), amenazando tomar el peón "e5 ", y en su caso también el de "a5 " . 23.lbh4 Wf6 24.Wf4 g rs 25.gadl gen 26.tt:\ xfS gxf5

21.gds Las blancas devuelven el peón para, apro­ vechando la expuesta situación del rey negro, organizar el ataque. 27 ...Wxc3 28.gedl a4 29.tt:\e3 tt:\ e7 Las blancas ganan después de 29 . . . axb3 30.lbxf5 bxa2 3 l .Wh6+ 'tti g 8 32.Wg6+ iih8 (32 . . . l!g7 3 3 . lb xg7 Wxg7 34.We6+) 3 3 . lLi d6 E!h7 34.lbfl+ füxf7 3 5 .gd8+. 30.gd7 axb3 31 .gxc7 Wb4 32.axb3 iig8 33,gdd7 Hay demasiadas amenazas: 34.Wg5+ gg7 3 5 .Wxg7+ iixg7 36.füe7+ iig6 37.E!g7+ iih6 3 8 . E!h7+ lt>g6 39.E!cg7+ lt>f6 40. lb d5+. O 34.E!xe7 E!xe7 3 5 .Wxg5+. Y también la tranquila 34.We5 . Las negras abandonaron.

1 74

201 Troianescu - Botvinnik Defensa Grünfeld Budapest 1 952 1 .d4 lLif6 2.c4 g6 3.lLic3 d5 4.e3 Troianescu no era muy fuerte en la teoría de aperturas, y por eso elige una línea con "salero" posicional, cuyas variantes no están muy examinadas. 4 ....tg7 5.ltJf3 0-0 6.b4 Una idea de Makogonov. Las blancas ini­ cian las acciones en el flanco en el que las negras con frecuencia toman la iniciativa en esta defensa. La jugada 6 .'1Wb3 se encuentra en la partida nº 1 67. 6... c6 También es posible 6 ... b6, seguido de ... c5, y 6 . . . lb e4. 7.Wb3 La dama sale demasiado pronto y la torre de "a l " queda indefensa. Las negras aprove­ chan esta circunstancia para tomar la inicia­ tiva en tan temprana fase de la partida. Era más razonable 7 .ib2, y Boleslavsky indicó que después de 7 . . . lbbd7 8.cxd5 lbxd5 9.lbxd5 cxd5 1 0.'1Wb3 , la posición blanca es preferible. 7 ... dxc4 8.i.xc4

8 . . . b5 Es importante que el alfil blanco no pueda retirarse ahora a la casilla "b3 " (uno de los defectos de la 7ª jugada). 9.i.e2 a5 1 0.0-0 Al menos las blancas pueden enrocar.

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


I O.bxa5 'Wxa5 l l .id2 b4 1 2 . lll d l c5 l 3 .dxc5 lll a6, dej aba el juego en manos de las negras. 10 ... ie6 1 1 .Wlb2 axb4 12.'Wxb4 lll a6 No es tan efectivo 12 . . . lll d5 1 3 . lll xd5 ixd5 . 13.'1flb2 b4 El modo más sencillo de desarrollar la ini­ ciativa. Las blancas . deben retirar el caballo a "a4", (para vigilar la casilla "c5 " , donde será de nuevo atacado. 14.lll a4 'Was 1 S.Wfc2 Tras esta jugada de dama (la quinta en las quince primeras), es dudoso que las blancas puedan salvar la partida. Incluso era mej or entregar el peón: 1 5 .ixa6 Wxa4 1 6 .id3 ixa2. 15 ... ifS 1 6.Wlb3 lll e4 17 ..ib2 tfJ c7

1 8 ..idl Era mej or entregar un peón y seguir con 1 8 .lll c5 lll x c5 l 9.dxc5 ie6 20.Wc2, aunque las negras pueden rehusar el peón y continuar 20 . . . Wa4 (si 20 . . . ixb2, 2 l .Wi'xb2 Wxc5 22.füc l Wb6 23 .Wi'd4 E:fb8 24.lll e5 id5 y, a pesar de la desventaja material, la posición blanca aún está viva) 2 l .Wxa4 (2 1 .füc l Wxc2 22.E:xc2 b3) 2 1 . . .E:xa4 22.ixg7 <J;; x g7, y es difícil que las blancas puedan salvar sus peo­ nes débiles ("a2" y "c5"). 1 8 ... tfJ bS 19.ic2 tfJbd6 ¿Qué pueden hacer las blancas? A 20. a3 es muy desagradable 20 . . . füb8, y además es necesario salvar la torre de "fl " de la amenaza 20 . . . .ie6 2 l .Wi'd3 .ic4. 20.fücl .ie6 21.Wfd3 cS! La jugada decisiva. No es posible dejar que este peón siga avanzando, pero el cambio,

que abre el juego, trae funestas consecuen­ cias. 22.dxcS tfJxcS 23.lll xcS .ic4 Y no, desde luego, 23 . . . ixb2, por 24. lll x e6, con contrajuego de las blancas. Las blancas abandonaron. Evidentemente, Troianescu pensó que era única 24.ixg7 (24.Wd2 ixb2) ixd3 25 .ixf8 ixc2 26 .ixe7 Wxc5 27.lll d4 (es peor 27.ixd6 Wxd6 28.E:xc2 por 28 . . . b3) 27 . . . b3 ! 28. lll xb3 Wi'b6 ! 29 .ixd6 ixb3 . Efectivamente, en caso de 30.ic5 Wa6, a las blancas solo les queda deponer las armas . Sin embargo, más tarde encontré que después de 30.axb3 E:xa l 3 1 .E:xa l Wxd6 32.g3 , el camino de las negras a la victoria tenía gran­ des dificultades técnicas. Veamos esta conti­ nuación: 32 . . . Wb4 3 3 .E:a4 (si las blancas se empeñan en defender el peón "b", la tarea ne­ gra sería más fácil) 33 . . . Wxb3 34.E:d4 <J;; f8 3 5 .h4 <J;; e 7 3 6 .@g2 f5 3 7 . © g l h6 3 8 . ©g2 ©e6 39.@g l ©e5 40.©g2 g5 4 l .hxg5 hxg5 42.@g l (después de 42.©fl Wi'b l + 43 .©e2 Wb5+ 44.©e l Wa6, las blancas deben dejar paso a la dama enemiga a "fl ") 42 . . . Wc2 43 .©g2 Wc3

44.<J;; fl (la torre no puede abandonar su posición: 44.E:d8 Wc6+ 45 .©g l ©e4 46.©g2 f4 47.gxf4 gxf4 48.exf4 Wi'g6+ 49.<J;; f l ©f3) 44 . . . Wa l + 4 5 .<J;; g2 Wxd4 46.exd4+ (46.f4+ ©e4 47.exd4 g4 ! ) 46 . . . ©xd4. Esta posición está ganada para las negras. Más tarde elaboré un estudio sobre este tema que muestra el ca­ mino a la victoria.

BUDAPEST 1 952

175


Gambito de Dama Budapest 1 952

19... éll e6 20.éll f5 if8 21.ie3 Previene la expulsión del caballo mediante . . . g6. Además, ias blancas controlan "f4". 21...'ll és 22.Wh4 Wd8 23.YMg4 ©h8 24.éll f4

1 .d4 éll f6 2.c4 e6 3.éll c3 d5 4.ig5 ie7 5.e3 Retrasar el desarrollo del caballo de rey tie­ ne sus razones. 5 ...0-0 6.gcl h6 7.ih4 b6 8.cxd5 exd5 La línea 8 . . . Cll xd5 9.ixe7 lffix e7 1 0.Cll xd5 exd5 l l .lffi c 2, en la que se cambian algunas piezas menores, da mejores posibilidades a las negras de lograr un juego igualado, aunque las blancas mantienen una mínima ventaj a. Pero, como me confesó mi rival después de la parti­ da, él jugaba a ganar, y por eso eludió la sim­ plificación. 9.id3 ib7 1 0.t3 Este es el fundamento del sistema de desa­ rrollo elegido por las blancas. Ahora queda excluida la simplificación ( 1 0 . . . Cll e4 l l .ixe7 lll x c3 1 2.ixd8 Cll xd l 1 3 .'it>xdl �xd8 "f2" 1 4.�xc7), y el alfil puede retirarse a "f2". 10 ... c5 1 1 .éll ge2 éll bd7 12.0-0 l'!e8 13.ifl id6 Las negras han jugado . . . c5, pero en caso de cambiar peones en "d4", el alfil de "b7" queda fuera de juego. Por otra parte, si el peón negro avanza a "c4", entonces el alfil blanco se retira a "b l " y se prepara la ruptura en el centro mediante e4; este plan estratégico lo llevé a cabo en la partida Botvinnik - Larsen, Noordwijk 1 96 5 . 14.l'!el a6 Hay que estar de acuerdo con la opinión de Filip de que era mej or el inmediato traslado del caballo de " d7", vía "f8", a la casilla "e6". ts.éll g3 YMb8 1 6.'it> b l ! Así las blancas dan libertad a l caballo de "g3 " para que se active, ya que el alfil ya no podría tomar el peón "h2" debido a que se­ guiría g3 , y las negras perderían pieza. 16 ... cxd4 17.exd4 gxel+ 1 8.Wxel éll f8 19.éll ce2 Empieza el traslado de piezas a las cerca­ nías del rey negro, a lo que las negras no pue­ den hacer nada. Otra vez hay que prestar aten­ ción a los beneficios del avance del peón a "f3", donde controla las vitales "e4" y "g4".

Surge la primera amenaza: 25. Cll x e6 fxe6 26.Cll h4. 24 ...Wg5 Las negras evitan lo que parece más grave, el ataque de mate sobre su rey, pero surgen debilidades imposibles de defender. 24 . . . Cll xf4 25 .ixf4, alivia poco la posición negra por la aparición de una nueva amenaza: 26. Cll xh6 ! gxh6 27.lffif5 Cll f6 28 .ie5 . 25.éll xe6 Wxg4 26.fxg4 fxe6 27.éll h4 ©g8 28.éll g6 id6 Como último "consuelo" las negras mantie­ nen la pareja de alfiles. 29.g5 hxgS 30.ixg5 éll f6 3 1 .©gl ges 32.fül l'!c7 Pilnik entrega el peón para activar algo sus piezas. Tras 32 . . . ©f7 3 3 .Cll e5+ ©e7 34.h4, se amenaza el inexorable avance del peón hasta "h6", y el caballo negro no tiene donde ir. Si 32 ... Cll e8, 3 3 .ie7 gana de inmediato. Y, en ca­ so de 32 . . . Cll e4, seguiría 3 3 .ie7 ib8 (o 33 . . . E:e8 34.ixd6 Cll xd6 3 5 .�c l , con proble­ mas serios) 34. Cll f8 �e8 (34 . . . �c6 3 5 .éll d7) 3 5 .éll x e6 ! E:xe7 36.l'!f8+ 'it>h7 3 7.E:xb8, ganando sin especiales dificultades. 33.ixf6 gxf6 34.l'!xf6 gel+ 35.l'!fl l'!c7 36.g3 Los peones pasados y ligados de las blan­ cas deciden la lucha. 36 ... b5 37.!�el ic8 38.éll eS 'it>g7 39.©g2 b4 40.h4 a5 41.g4 Las negras abandonaron.

202 Botvinnik - Pilnik

1 76

ESTRATEGIA

11:

1 942- 1 956


20º C amp eonato de la URS S · Moscú 1 9 52 29 de Noviembre - 29 de Diciembre l

1 Botvinnik 2 Taimanov

1

3 Geller

o

4 Boleslavsky 5 Tolush 6 Korchnoi 7 B ronstein 8 Moiseev 9 Smyslov

= = =

o o

=

1 0 Keres

o

1 1 Suetin

o

1 2 Aro nin 1 3 Bvvshev 1 4 Ilivitskv 1 5 Simagin 1 6 Konstantinooolskv 1 7 Lionitsky 1 8 Kan 1 9 Kasoarian 20 Goldenov

= =

o

=

o

=

o

=

o

2

3

o

1 o

=

o o

= = =

1 o

o o

=

=

1 o

= =

o

o

o

o o

=

o o

l

=

1

o

= =

o

= =

5

= =

1 o

=

o o

o 1

l 1

4

=

=

o

=

o

6

=

1

o o

= =

8

1

1

1

=

=

=

=

=

=

1

7

o o

=

o 1 1

o

o

1

o

o

o

o

1

=

o o

o

=

o

1

o

o

=

o

o

o

o

o

o

o

= = = = =

1

=

203 Botvinnik - Konstantinopolsky

Defensa Escandinava 20º Campeonato URS S Moscú 1 952 1.e4 d5 Mi rival, consciente de mis conocimientos de la teoría de aperturas, pensó acertadamente que yo no habría estudiado esta apertura en el silencio del gabinete. 2.exd5 Wxd5 3.lll c3 Wa5 4.lll f3 lil f6 5.d4 Este avance resulta obligado, ya que, por ej emplo, después de 5 .ie2 lli c6, seguido de . . . ig4, las negras superan las dificultades de apertura. 5 ...ig4 Ahora, a 5 . . . lli c6 es molesta 6.ib5 ; a 5 . . . c6, 6.ic4; y en caso de 5 . . . if5, 6.llie5 c6 7.g4 ig6 8.h4. 6.h3

20º

o

1

=

1

=

=

o

=

o

=

1

=

=

=

1

1

=

=

=

1 0 1 1 1 2 1 3 1 4 1 5 1 6 1 7 1 8 1 9 20

=

1

1

9

=

1

=

o

=

o o o

=

o

=

1 l l

= =

o

=

=

=

=

1 o o

=

1 o o

= = = =

o

1 o

=

l

1

1

l

1

o

o

1

l

1

1

l

=

o 1

= = = =

=

o

=

=

o

1

o

1

1 o o

=

o o

1

=

=

o

1

=

=

o

1

o

o

1

= = = =

=

1

1

=

1

1

=

=

=

=

=

l o

=

= =

l

= =

1

l

=

o

o

1

o

o

1

=

1

o

=

=

o

o

o

=

=

1

o

1

=

1 1

= =

1

o

1

=

l

=

=

1

1

=

1 1

=

l

= =

=

=

1

o

l

o

o

1

1

o

o

1

l 1

= =

=

=

=

1

13.5

=

1

=

13.5

l

1

1 1 .5

l

1

1 1 .5

1

1

1

o l

= =

l

= =

1 1

=

=

=

=

1

1

1

1

=

=

=

=

=

=

=

1

o

=

=

=

1

o

o

=

1

=

o

1

l

=

=

=

o

=

l

1

=

l o o

=

=

1

=

12

ll 1 0. 5 1 0.5 1 0.5 9.5 9.5 9 9 8.5 8.5 7.5

o

7

1

6.5

=

5.5 5

Forzando el cambio del alfil por el caballo, ya que 6 . . .ih5 7.g4 ig6 8 . lli e5 c6 8.h4 es pe­ ligroso para las negras. Así las blancas obtie­ nen una mínima pero estable ventaj a posicio­ nal. 6 ...ixf3 7.Wxf3 c6 8.ic4

Es curioso que en el año de mi nacimiento

CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 77


Rubinstein jugó 8 .id2, y también logró venta­ ja. 8 ... e6 9.0-0 lDbd7 10.if4 ie7 1 1 .füel . O-O 12.a3 Las blancas hacen algunas útiles j ugadas de espera. 12 ... füe8 13.ig3 No tiene sentido jugar 1 3 .b4 '<M!d8 1 4.gad l , por 1 4 . . . lll dS . 13 Wb6 Limita la movilidad de la dama, que ya no puede ir al otro flanco ("h5 "). A 1 3 . . . lll dS , seguiría l4.lll e4, evitando el cambio; pero era razonable continuar con 1 3 . . . gad8 , porque a l 4.b4 se podía responder tranquilamente con 1 4 . . . '<MfhS . 14.Wi'd3 gad8 1 5.b4 !

taculizar el proyectado asalto de los peones blancos. 23.a4 b6 24.gdel ged8 25.f4 gb7 Aún 'no se ha abierto la posición, pero no es recomendable. perder tantos tiempos, además de que la torre no está bien situada en la ca­ silla "b7 " . 26.Wi'f3 g c 7 27.g4

..•

La dama negra ya no tiene retirada, y hay que tomar medidas urgentes ante el movi­ miento 1 6.lll a4. 15 ... lD f8 1 6.gadl id6 17.lDe4 lDxe4 18.gxe4 ixg3 1 9.Wxg3 Las blancas mantienen la ventaj a a pesar de los cambios, y a las negras les resulta difícil activarse. Respecto a esta idea, Mikhail Tal empleó un plan semejante en la 1 5" partida de nuestro match por el Campeonato Mundial de Moscú 1 960. 19 ... gd7 Para obtener contrajuego, era más indicada 1 9 . . . aS , abriendo la columna "a" . 20.c3 Wc7 21 .Wi'g5 Wi'd8 22.Wh5 Wif6 Después de un rodeo, la dama negra ha al­ canzado el flanco de rey, pero no puede obs-

1 78

La pasividad de las piezas negras pennite a las blancas iniciar el asalto de peones. 27 ... g6 28.ges ©g7 29.Wi'g3 c5 30.bxc5 bxc5 3 1.fS No es la jugada más precisa. Remataba el ataque la continuación 3 1 .gS 1Mf e7 32.dS gd6 (las blancas ganan también si 32 . . . lll d7 3 3 . fS gxf5 34.%1xe6) 3 3 . fS gxf5 34.dxe6 fxe6 3 5 .E1xf5 . 3 1...exfS 32.gxf5 gxf5 33.Wi'xc7 cxd4 Era mej or 33 . . . gd7 34.1Mfxc5 fxg4 3 5 .hxg4 Wi'h4 aunque después de 3 6 .'<MfeS+ f6 3 7.W/e4 lll g6 3 8 .ie6, las posibilidades de salvación de las negras son escasas, a pesar de la posición abierta del rey blanco. 34.ge7! Ahora las negras pierden material, y el re­ sultado de la lucha es evidente. 34 ... gd7 35.gxd7 lDxd7 36.Wfxd7 dxc3 37.id3 fxg4 38.Wi'xg4+ @rs 39.Wc8+ El principal problema de las blancas es no equivocarse en el apuro de tiempo. 39 ... iig7 40.Wi'g4+ iif8 4 1.'<M!b4+ cii g8 42iig2 hS 42 . . . h6 tal vez fuera más prudente, aunque no cambiaría el resultado. 43.h4 Wi'c6+ 44.W/e4 Wi'f6

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


204 Botvinnik - Goldenov Apertura inglesa 20º Campeonato URSS Moscú 1 952

45.<i>g3 Era posible mover en este momento 45 .Wi'h7+ <i>f8 46.Wxh5, pero, siguiendo el consej o de Capablanca, con ventaja material no hay que tener prisa en forzar los aconteci­ mientos . 4 5. . .<i>f8 46.'?9b4+ <i>g7 4 7..ic2 a 6 48.'?9c5 '?Nfl Si 48 . . . ©h6, 49.We3+ <j;Jg7 50.°Wg5+, y to­ do termina más rápido. 49.'?9xc3+ ci>g8 50.'?9e3 '?9c4 51 .Wfe4 '?9c3+ 52.<i>f2 '?9d2+ 53.@f3 Wc3+ 54.<i>e2 No hay esperanza de j aque continuo; el rey elude con facilidad la persecución. 54 <i>f8 55 ..id3 a5 56.Wf4 Wb2+ 57.<i>f3 Wfc3 58.'?9e4 VNf6+ 59.<i>e2 '?9b2+ 60..ic2 '?9c3 En las últimas jugadas la posición apenas ha cambiado, pero así se ha superado el con­ trol de tiempo. Ahora se puede reflexionar, y las blancas pasan a "ocuparse" del peón "h5 " . 61..idl <j;Jg7 62.'?9f4 f6 La amenaza 63 .Wi'g5+ fuerza a las negras a debilitar las casillas blancas de su flanco de rey, y esto se nota enseguida. 63.'?9e4 <i>f8 64.'?9a8+ <i>g7 65.'?9d5 Wb2+ 66.<i>fl Ahora que no hay más jaques, el peón de "h5 " no tiene defensa. 66 '?Nbl 67.'?9xb5 '?9d3+ 68.'?9e2 '1Wf5+ 69.'!Wf3 '!Wbl 70.©g2 '!Wb2+ 71.<i>h3 <i>f8 72.'?9a8+ <i>g7 73.'!Wg2+ Las negras abandonaron.

1 .c4 e6 2.g3 d5 3 ..ig2 dxc4 En comparación con el Gambito de Dama Aceptado, las opciones de las negras son más reducidas, ya que las blancas no han perdido tiempo con d4, y de este modo disponen de opciones más amplias. Tal vez lo mejor para las negras sea 3 . . . tlJf6, y tras . . . 1ke7, . . . 0-0 y . . . c5, aunque las blancas pueden demorar la jugada d4, con un juego interesante y comple­ jo. Respecto a 3 . . . d4 ver la partida nº 1 75 . 4.'!Wa4+ °Wd7 Es preferible 4 . . . tlJd7 5 .Wfxc4 tlJ gf6 6.tlJf3 c5 (o 6 . . . a6 ), y también 4 . . . 1kd7 5 .Wxc4 1kc6. 5.'!Wxc4 c5 6.tlJ a3 El caballo se desarrollo con mejores pers­ pectivas, ya que puede dirigirse a "c4", y más tarde a "e5 " . Además, las blancas plantean una trampa posicional, que el rival no advierte. 6 ... lll c 6 Era imprescindible controlar la casilla "b5 " mediante 6 . . . a6, preparando al mismo tiempo el avance . . . b5 .

.••

..•

7.Wb5! a6 Ahora esto llega tarde. Solo se podía evitar la trampa con la jugada 7 . . . tlJb4, aunque des­ pués de 8 .°Wxd7+ <±>xd7 9 . tlJ f3 f6 1 0.d4, las blancas tienen una clara ventaja en el desa­ rrollo. 8 ..ixc6

20º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 79


¡ El meollo del asunto ! Si ahora 8 . . . axb5, 9.ixb5, perdiendo un peón. En cualquier caso tuvieron que jugar así, ya que la parej a de alfiles y un fácil desarrollo de piezas compen­ saban en cierta medida la pérdida material. 8 ... bxc6 La cadena de peones de negra es tan mala que deben estar posicionalmente perdidas. 9.'!Wa4 gb8 No era posible 9 . . . e5 1 0.tt'ic4 '!Wc7 1 l .tt'ixe5 . 10.llif3 f6 1 1 .d3 !D e7 12.!D c4 e5 13.id2 !i:J d5 Una jugada natural e incluso lógica, pero, como suele suceder en estos casos, es dudoso que sea correcta. El caballo es menos amena­ zador y está menos estable en esta casilla que en "d4", adonde podía haber ido a través de "f5 " . Además, si las blancas cambiaran enton­ ces el caballo, la estructura negra mej oraría. 14.ia5 ie7 15.e4! El caballo debe ser expulsado de su posi­ ción. La debilidad de "d3 " es solo aparente. 1 5 ... !i:J b4 De nuevo una jugada natural y equivocada. Los errores anteriores fueron de carácter posi­ cional, pero ahora se equivocan en las compli­ caciones tácticas. En "b4" el caballo se va a quedar sin retirada, y su salvación exigirá de­ masiado gasto. La única jugada satisfactoria era 1 5 . . . lt:'i c7, con la esperanza de llevar el caballo, a través de "b5" o de "e6" , a "d4". 16.0-0-0 Está claro que la debilidad del peón "d3 " era solo una ilusión, y que el caballo negro está en una situación crítica. Pero hay muchas piezas y aún pasarán muchos acontecimientos.

16 '!Wg4 Después de . 1 6 . . . lt:'ixd3+ 1 7 . 'it>b l , el pobre caballo está perdido. 17.!De Í ici7 .18.a3 !i:J d5 Parece que las negras salvan el caballoi ya que después de l 9.exd5 cxd5 quedan atacados el caballo y la dama blancos. Pero resulta que en "d5 " el caballo errante tampoco tiene retirada, por lo que se puede demorar su captura. 19.'!Wc2 gb5 20.f3 '!We6 2 1 . !i:J g2 0-0 En caso de 2 I . . .if8, liberando una casilla para el caballo, podría producirse un final cómico : 22.f4 !D e7 23 .f5 Wfg8 24.lt:'i d6++. 22.ghel gtb8 23.f4 if8 24.fxe5 fxeS Las negras entregan el caballo con la es­ peranza de tomar la iniciativa. Es compren­ sible que no agradara a las negras 24 . . . tt'i e7 25.tt'if4 Wfg4 26.ic3 , pues las blancas tienen un peón de ventaja y las negras carecen de contrajuego. 25.exd5 cxd5 26.llif4 '!Wb6 Parece que las blancas deben conformarse con la continuación 27.!Dxe5 , pero . . . 27.gxeS Se devuelve la pieza, pero logrando un fuerte ataque. 27 ... dxc4 28.gh5 °íWf6 29.ic3 Yfíf7 30.dxc4 g6 .••

3 1 .gxd7! '!Wxd7 32.!D xg6 g5b6 33.!i:J xf8 'it>xf8 O 33 . . . 1'!xf8 34.1'!g5+. 34.gxh7 Yf!g4 35.'í&f2+ Las negras abandonaron.

1 80

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


205 Tolush - Botvinnik Defensa Francesa 20º Campeonato URS S Moscú 1 952 1 .d4 e6 2.e4 d5 3.li:J d2 li:J f6 4.e5 li:J fd7 5 ..id3 Otra posibilidad · es 5 . f4 c5 6.c3 ll:J c6 7 . ll:J df3 , y en caso de 7 . . . c4, para impedir que el alfil blanco llegue a la diagonal "b l -h7" (como jugó Petrosian contra Kupper en Te! Aviv 1 964, y más tarde yo mismo con Ostoj ic en Wijk aan Zee 1 969), las blancas pueden tener una peligrosa iniciativa. Tras 7 . . . Wia5 8 . .ie3 cxd4 9.ll:Jxd4 ll:J xd4 I O . .ixd4, Uhlmann valora la posición como favorable al blanco. 5 ... cs 6.c3 b6 Una idea que empleé en el año 1 93 8 contra Abramian. Está unida a una pequeña trampa, ya que a la. jugada natural 7.Wie2 sigue 7 . . . cxd4 8 .cxd4 ll:J c6 9.ll:Jgf3 ll:Jb4, cambiando el alfil de "d3 " , porque 1 0 . .ib l ia6 es clara­ mente favorable a las negras. Esto ocurrió en la partida mencionada. 7.li:J e2 ia6 8.ixa6 ll:J xa6 9.0-0 li:J c7 Defendiendo con antelación el peón "e6", para poder así jugar en el momento oportuno . . . f6. En una de las partidas del match con Ragozin en 1 940, continué con 9 . . . g6, que, sin duda, es peor. 10.li:Jg3 La jugada 1 0 . f4, que utilizó contra mí Kan en 1 952 (ver partidas de entrenamiento), es menos precisa, ya que las negras pueden res­ ponder 1 0 . . . f5, y tras 1 1 .exf6 ll:Jxf6, no hay que temer la debilidad de la casilla "e5 " , pues­ to que las blancas también tienen débil el pun­ to "e4" . 10 ...ie7 l l.li:Jf3 La Enciclopedia considera más enérgica 1 1 .Wi'g4 g6 1 2 . ll:J f3 h5 1 3 .Wi'f4 c4 1 4. lll g 5 .ixg5 1 5 .Wi'xg5 Wixg5 16 ..ixg5 . 1 1 ... hS Una decisión comprometida, tras la que las negras ya no podrán enrocar corto. Pero a cambio las blancas no pueden realizar el ata­ que estándar en el flanco de rey, que empieza con el salto del caballo a "h5 " . 12.li:Jel

La maniobra ll:J e l -d3 -f4-h3 pierde tiempo y ofrece pocas ventajas. Era mej or 1 2 . .ie3 . 12 ... g6 13.li:Jd3 Wi'c8 14 ..ie3 c4 Se envía al caballo a donde quiere ir, pero las negras tienen que obtener contrajuego en el flanco de dama. 15.li:Jf4 b5 16.li:J h3 La idea blanca es j ugar .ig5 , cambiando los alfiles de casillas negras, intentando aprove­ char luego las débiles casillas de ese color en el flanco de rey. 16 ... Wi'd8 17.Wi'd2 as 18.a3 Tras 1 8 .a4 b4 1 9.b3 cxb3 20.E:fb l ll:Jb6, el caballo negro ocuparía la vital casilla "c4". 18 ... li:J bS! Una maniobra típica de esta variante; un caballo debe permanecer en "c7", y el otro ocupa la casilla "c6". Así se asegura el avan­ ce . . . b4, o el posterior traslado del caballo, a través de "e7", a "f5 " . Esta maniobra ya la utilicé en la mencionada partida con Ragozin. 1 9 ..igS li:J c6 20.füel .ixg5 21.ll:JxgS li:J e7 Es necesario utilizar este caballo para cu­ brir "f5 " . También empleé esta maniobra en una de las partidas del match con Ragozin. 22.Wif4 li:Jf5 23.ll:J xfS gxf5

Las negras ya han logrado mucho. El peón "g" ha pasado a una posición activa en "f5 " . El único defecto de su posición es la debilidad del peón "h", pero en cambio hay buenas perspectivas para un asalto de peones en el flanco de dama. 24J:ie3 Y!ie7 25.gg3 Las blancas no ocultan sus intenciones : capturar el peón "h" .

20º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

181


25 @d7 26.lll f.3 E:h7 27.E:gS @c6 28.h4 E:b8 29.lll h2 A las blancas solo les queda llevar el ca­ ballo a "g3 " , para jugar sin obstáculos W!f3 y ganar el peón "h5 " . La opción 29. lll e l y llic2, dirigida contra ... b4, era bastante pasiva. 29 b4 30.axb4 axb4 La posición del rey negro todavía es invul­ nerable. 31.Wf cl E:hh8 Preparando el traslado de esta torre al flan­ co de dama. 32.b3 Ante la amenazante presión en el ala de da­ ma, las blancas aplazan el ataque al peón "h5 " y tratan de abrir la posición del rey negro. 32 ... bxc3 33.bxc4 dxc4 34.Wfxc3 Wi'b4 Las negras logran defender el peón "c4", y su caballo tiene una excelente casilla en "d5 " . 35.W/f.3+ A Tolush no le conviene el cambio de da­ mas, ya que sus piezas quedarían descoor­ dinadas y el peón pasado negro sería muy peligroso. Ahora las blancas tienen contrajue­ go por la abierta posición del rey negro. 35 ... éll dS 36.éll fl Wfc3 37.W/dl Wfb3

206 Bronstein - Botvinnik

•..

•..

Es peligroso permitir a la dama blanca lle­ gar a "a4". 38.\Wel Wfc3 Era demasiado arriesgado 38 . . . c3 39.llie3. 39.Wfdl Ambos bandos deben conformarse con la repetición de jugadas. 39 ...Wfb3 40.Wf el Wf c3 Tablas.

1 82

Gambito del Rey 20º Campeonato URS S Moscú 1 95 2 .

1.e4 e s 2.f4 exf4 3.lll f.3 d5 La teoría prefiere 3 . . . g5, como se jugaba en los viejos tiempos, con grandes complicacio­ nes. 4.exd5 lll f6 5.ibS+ c6 6.dxc6 bxc6 6 . . . llixc6 me parece más débil, ya que en una posición abierta cada tiempo es precioso, y en la partida las blancas han de volver a mover el alfil. 7.ic4 lll d5

Si Bronstein pensaba que me iba a sor­ prender j ugando el Gambito de Rey, estaba equivocado. Toda esta variante la analicé an­ tes del match-torneo por el Campeonato Mun­ dial, e incluso la jugué con Ragozin (ver partidas de entrenamiento). Más tarde Spassky demostró que la jugada 7 . . . éll d5 tiene su as­ pecto negativo : 8.0-0 �d6 9.llic3 ie6 I O.éll e4 ! Durante mucho tiempo se consideró está variante como inferior para las negras, hasta que Furman indicó que en lugar de 7 . lli d5 , se debía jugar 7 . . id6, y a 8 .\We2+, 8 . . . @ f8 . Volviendo a la partida, hay que advertir que, como todo lo había preparado de antemano, son las blancas las que tienen que buscar un plan de juego adecuado, y ya la siguiente jugada de mi adversario no es la más fuerte. 8.d4 id6 9.0-0 ..

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956

.


Es dificil que las blancas puedan aprove­ char su mayoría de peones en el flanco de dama, y el asalto de la masa de peones negros en el flanco de rey ·debe dar sus frutos. Esto ya ocurrió en la mencionada partida de entrena­ miento. Pero en este encuentro no se llegó a esos extremos. 9 ...0-0 10.lüc3 lüxc3 1 1 .bxc3 J.g4 Tal vez sea mej or l l . . . lli d7 1 2.id3 c5 1 3 .lüd2 cxd4 14.cxd4 lt:J f6 1 5 .t2Je4 ig4, como en la partida Bronstein - Lilienthal, Moscú 1 95 3 . 12.'l;Vd3 lü d 7 13.g3 Parece muy fuerte, porque a 1 3 . . . fxg3 , las blancas ganan con 1 4. tlJ gS . Sin embargo, las negras, mediante un sacrificio de peón, pue­ den simplificar la posición y hacer desa­ parecer las esperanzas de ataque de su rival. Daba mej ores posibilidades para el ataque 1 3 .id2 y gae l . 13 ... lü b6 14.ib3 Pensando solo en la victoria, las blancas eluden los cambios, pero pierden un valioso tiempo. Después de 14.ixf4 ixf4 1 5 .gxf4 lt:Jxc4 1 6.'&xc4 '&d5 1 7 .'&xd5 cxd5 1 8.lLieS ifS , las posibilidades de ambos bandos son iguales. 14 ... c5 1 5.c4 Las blancas han perdido tiempo en conser­ var su alfil de casillas blancas, que ahora queda inactivo. También después de 1 5 .dxcS ixc5+ 1 6 .lt>h l \Wc8 ! 1 7 .ixf4 '&c6, la posi­ ción blanca era dificil. Probablemente, lo me­ j or para las blancas era 1 5 .ixf4 ixf4 1 6 .gxf4 ixf3 1 7 .gxf3 .

20°

1 5 'l;Vf6 Se amenaza 1 6 . . . ifS , seguido de la captura . . . fxg3 . 1 6.lüe5 Las blancas tienen la parej a de alfiles, pero el de casillas blancas es un mero espectador del juego. 16 ...ixe5 17.dxe5 'l;Vxe5 1 8.ixf4 '&b5 La superioridad de las negras es evidente, pero han de jugar con cierta prudencia, ya que el alfil de "b3 " aún tendría opciones de entrar en juego. 19Jafel füe8 20.a4 J.e2 2t .'l;Vc3 .•.

2 1 . . . lüd7! Se deja en libertad al alfil de "b3 ", pero a cambio se traslada con rapidez al caballo al flanco de rey para que participe en el ataque. En caso de 2 1 . . .aS , la torre quedaría atada a la defensa de este peón. 22.a5 lLif6 23.ia4 :Se6 24.Wg2 Temía que las blancas encontraran la única jugada que les permite continuar la resis­ tencia: 24.'&d2 ! , parando al mismo tiempo las amenazas . . . l:!d8, . . . t2J e4 y . . . lt:J g4, y amena­ zando ellas mismas la desagradable 25 .ic6 (que seguiría a mi movimiento 24 . . . 'IWD). Ahora, probablemente, tendría que conformar­ me con la modesta ganancia de un peón con 24 . . . ixc4. Es curioso que esta posibilidad tampoco fuera advertida por los comentaris­ tas. 24 ... c!LJ e4 25.'l;Va3 g5 Las blancas abandonaron. A 26.ic l , o 26.ic7, decide 26 . . . fü6.

CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 83


207 Botvinnik

-

Keres

Gambito de Dama 20º Campeonato URS S Moscú 1 952 1.d4 ll'l f6 2.c4 e6 3.l2Jc3 d5 4.cxd5 Una jugada que trae a las negras bastantes dificultades, ya que tienen que limitarse a una defensa tenaz, a la vez que las blancas tienen una iniciativa duradera. 4 ... exd5 5.ig5 ie7 6.e3 0-0 7.id3 ll'l bd7 8.Wfc2 !:!e8 Las negras de momento se resisten a jugar . . . c6. Esto no es nada nuevo en esta conocida variante. 9.l2J ge2 l2Jf8 1 0.0-0 Pero esta ya es una jugada rara. Por regla general, las blancas, después de lD D , enrocan corto, mientras que cuando juegan lll ge2 ha­ cen el enroque largo. En esta partida se juega una variante híbrida, para dificultar al rival la elección del plan. Tras el enroque corto, Keres tiene dificultades para lograr un juego activo, en el que siempre se desenvolvía a gusto. 10 ... c6 l l .l:!ab1 id6 Esta jugada amenaza 12 . . .ixh2+ 1 3 .@x.h2 lll g4+ y 1 4 . . . Wxg5 , pero resulta ser un serio error. Las negras solo podrán librar al caballo de "f6" de la clavada volviendo con el alfil a "e7 " . Debió jugar l 1 . . . lll g4. 12.@hl l2J g6 Ya no valía 1 2 . . . ixh2, por 1 3 .ixf6 Wxf6 1 4.@xh2. 13.t3 !

1 84

Las blancas prepararon el ataque en el flan­ co de dama ( 1 1 .�ab l ), pero ahora, acertada­ mente, cambian de plan, disponiéndose a un asalto en el centro. Las negras no pueden impedir el avance e4, ya que el contragolpe . . . c5 es muy difícil en esta posición. Aquí se notan las consecuencias de la desafortunada l l . . . id6. 13 ...ie7 En caso de 1 3 . . . h6 las blancas continuaban sencillamente con 1 4.i.xf6 ( 1 4.ixh6 gxh6 1 5 .ixg6 fxg6 1 6.Wxg6+ @h8 1 7 .Wxh6+ lll h 7 es confuso) 14 . . .Wxf6 1 5 .e4, con evidente ventaj a . 14.�bel l2Jd7 Apartándose de 1 4 ... h6, 1 5 .ixh6 gxh6 1 6 .i.xg6 fxg6 1 7 .Wxg6+ @h8 , y, tal vez, con razón, mientras que 1 4 . . . c5 1 5 .dxc5 i.xc5 1 6.ixf6 gxf6 1 7 . lll d4 debilita la estructura de peones sin motivo. 15.ixe7 �!xe7 Las negras han perdido un importante tiem­ po para cambiar los alfiles. 16.l2Jg3 l2J f6 1 7.Wffl ie6 18.lDfS Las blancas no se apresuran con el avance e4, siguiendo la sentencia de Tarrasch de que es más fuerte la amenaza que la ejecución. Pero no se retrasa mucho tiempo, solo hasta el momento en que las negras no tengan ninguna réplica activa. 1 8 ixf5 En caso de 1 8 . . . �e8, seguma 1 9.g4, y 1 9 . . . i.xf5 20.gxf5 daría nuevos problemas a las negras. 1 9.ixf5 Este alfil ocupa una buena posición, y el avance e4 es inminente. 19 ... Wfb6 20.e4 dxe4 Al abrir la posición, las negras esperan ob­ tener algún contrajuego, pero también mej o­ ran las posibilidades activas del primer ju­ gador. 21.fxe4 S:d8 22.e5 Ahora las negras tienen una casilla cómoda para su caballo ("d5"), pero lo más importante es que el caballo blanco dispone de la casilla "d6 " . 2 2. . .l2J d5 23.l2J e4 l2Jf8 .•.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Si 23 . . . lll c7 24.lDd6 lD e8, entonces sigue 2 5 . lD c8, o 25.lDxf7. 24.lD d6 Ahora se amenaza tanto 25.lDc8, como 25.lD � f7 :B:xf7 (si 25 . . . 'it>xf7, sigue 26.ie6+) 26.ie6. 24... Wc7 2S.ie4 lD e6 Prolongaba la resistencia hacer 25 . . . :B:xd6 26.exd6 '1Mxd6, pero no por mucho tiempo: 27 .ixd5 cxd5 28 .:B:e5 26.Wh4 g6 27.ixdS Cambiando el centralizado caballo negro y abriendo la columna "c", de la que se apo­ deran de inmediato las blancas. 27 ... cxd5 28.B:cl Después de 28 .!'!e3 las negras aún podrían pensárselo mej or y entregar la calidad. 28 ... '1Md7 29.l3:c3 fü8 30.lDf5 ! Garantiza l a ganancia d e calidad. En caso de 3 0.:B:h3 , las negras se defendían con 30 . . . f5 , ya que no es posible 3 l .exf6 debido a la res­ puesta 3 1 . . .'1Mxd6. 30 ... :SfeS A 30 . . . !'!ee8, sigue 3 1 .'1Mf6 h5 32. lD h6+ 'it>h7 3 3 . lDxf7. 31 .� h6+ Las blancas no se conforman con ganar la calidad. 31 ... �fS 32.'1Mf6 � g7 33.:Scf3

¡ Una posición para un cuadro ! Se amenaza 34.'1Mxf7+ !'!xf7 35 .!'!xf7+ '1Mxf7 36 .!'!xf7++. 33 ... B:cS 34.�xf7 B:e6 3S.Wi'g5 �f5 36.�h6 Wi'g7 37.g4 Las negras abandonaron.

208 Botvinnik - Smyslov Defensa Eslava 20° Campeonato URSS Moscú 1 952 1 .d4 dS 2.c4 c6 3.�c3 �f6 4.cxdS La variante del cambio de la Defensa Es­ lava mantiene la iniciativa de las blancas en la apertura y priva a las negras de contrajuego. 4 ... cxd5 5.� f3 � c6 6.if4 e6 Como indiqué en los comentarios de la par­ tida nº 1 54, esta jugada modesta, pero pro­ metedora fue la preferida de Lasker, y yo elegí más de una vez 6 . . . lDh5. En lo que respecta a la más habitual 6 . . . if5, que me jugaron Tal, en Moscú 1 96 1 , y Pomar en Amsterdam 1 966, a mi juicio no se correspondía con el estilo de Smyslov. 7.e3 ie7 Para 7 . . . id6, ver la partida nº 1 66. 8.id3 0--0 9.h3 id7 10.0-0 Wi'b6 Es menos precisa 10 . . . a6, que jugó contra mí Smyslov en el 1 4° Campeonato de la URSS, Moscú 1 945. 1 1 .We2 Otro plan efectivo se vio en la partida Portisch - Petrosian, Palma de Mallorca 1 974 : l l .a3 lDa5 1 2.b4 lD c4 1 3 . lD e5 ! !'!ac8 1 4.ixc4 dxc4 1 5 .ig5 Wd8 1 6 .'1Mf3 ic6 l 7.lDxc6 !'!xc6 1 8 .!'!ad l . 1 1 ... fücS 12.:Sact ie8 13.:Sfdt Wi'd8

Las negras finalizan su plan de reorgani­ zación de las piezas: la torre de rey se ha llevado al flanco de dama para que apoye allí

20º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 85


las acciones, el alfil se sitúa en "e8", para defender el flanco de rey, y la dama vuelve a su posición inicial para tomar parte desde lejos en las escaramuzas . 14 ..ibl a6 1 5.lll e5 b5 Esta j ugada estaría bien si el caballo de "c6" pudiera llegar a la casilla "c4 " . Como las blancas cambian enseguida ese caballo, las negras solo consiguen debilitar la casilla "c5 " . Era necesaria 1 5 . . . lll a5 , y solo después . . . b5. 1 6.lll xc6 �hc6 Se amenaza l 7 . . . b4 1 8 . lll a4 l:!xc l 1 9 .l:!xc l ixa4, ganando pieza. 1 7.YlYel ! Dejando la casilla "e2" al caballo, a través de la cual se dirige a "d3 " . 1 7 Jfac8 1 8.lll e2 lll e4 A su vez, el caballo negro pone rumbo a la casilla "c4". 1 9.!axc6 !axc6 20.lll cl tll d6 2 1 .lll d3 lll c4 El caballo está bien situado en "c4", pero desde aquí no cumple su "tradicional" come­ tido de controlar la casilla "e4 " . Por eso las blancas pasan a preparar la ruptura e4. 22.YlYe2 f6 23 ..ig3 .ig6 24.f3 YlYb6 25.if2 • •

25

ixd3 Las negras toman la decisión correcta: dan al adversario la ventaja de la parej a de alfiles, pero se libran de la inminente invasión de la casilla "c5 " (tras el avance e4) por parte del caballo. 26.ixd3 YlYc7 27.e4 lll b6 De lo contrario, 28.exd5 exd5 29.l:!e l , y las blancas tienen una peligrosa iniciativa. 28.g3 dxe4 29.fxe4 e5

Provocando el avance del peón blanco a "d5 " , donde será bloqueado, además de qui­ tarle actividad a[ alfil de casillas blancas. Sin embargo, esto tiene su lado negativo, y es que las blancas logran · abrir el j uego en el flanco de dama, donde ejercerán una determinada presión. 30.d5 !acl 3 1.Wg2 !axdl 32.Wxdl lll a4 33.b3 lll c5 En caso de 3 3 . . . lll c3 34.'1Wc2 a5 3 5 .ie l b4 3 6.ic4, las negras siguen con dificultades. 34.'\Wc2 id6 35.ie2 @f8 36.a4 bxa4 37.bxa4 YlYa5 La necesidad de luchar contra los activos alfiles blancos y de vigilar el avance del peón pasado condiciona las acciones de las negras. Por eso Smyslov decide sacrificar un peón, llegando a una situación con alfiles de distinto color, con lo que la estrategia defensiva se hace más clara. 38.ixc5 ixc5 39.ixa6 We7 Las negras también desearían que las da­ mas desaparecieran del tablero. 40.ie2 Wd6 41 .h4 YlYel 42.if3 YlYb4 Las negras controlan el flanco de dama, así que las blancas preparan una ruptura de peo­ nes en el otro flanco. 43.Wh3 g6 44.ig2 h5 45.i>h2 i>e7

• • .

1 86

46.'\Wdl Ya se plantea la fuerte amenaza 47.g4 hxg4 48.'\Wxg4, que Smyslov, por supuesto, frena de inmediato. 46 ...YlYa3 ! 47.if3 Después de 47.g4 if2 ! y ante la amenaza 48 . . . '\Wg3+, es necesario responder 48.'\Wf3 ,

ESTRATEGIA 1 1 : 1 942- 1 956


pero el cambio de damas significa acordar las tablas. 47...id6 48.mg2 Wfa2+ 49.mh3 1!1Ya3 s o.ig2 Ahora no tenía sentido 50.g4, debido a 5 0 . . . IUg4+ 5 1 .mxg4 Wfe3 . so ...rs s1 .mh2 f4 s2.Wfn Wfxn Smyslov siempre valoró con precisión el final, y aquí el cambio de damas lleva a las tablas. También se conseguían las tablas con 52 . . .Wxa4 53.g4 Wfe8 (pero no 53 . . . hxg4 54.'\W xg4, con las amenazas 55 .'IM/e6+ y 55 .'\Wxg6) 54.gxh5 gxh5 5 5 .°1Wh3 '\Wg6. S3.ixt'3 fxg3+ S4. mxg3 ib4 SS. mn md6 S6.ie2 iaS S7.ibS id8 Una disposición ideal de piezas: el alfil controla la casilla "a5 " y ata al rey blanco a la defensa del peón "h4". ss.mg3

S8 . . . me7 S9.ic6 ic7 60.ib7 md7 61 .ia6 id8 62.ibS+ me7 63.ifl Los intentos del alfil de las blancas de lle­ gar a la casilla "e8" han sido vanos, así que solo queda intentar situar el alfil en la diago­ nal "h3-c8" . 6 3 ias 64.mfl m d 6 6S.ih3 id8 66.mg3 mes La defensa activa es la más precisa. Después de 66 . . . me7 67 .ie6, las preocupacio­ nes de las negras continúan. 67.id7 md4 68.mt'3 ixh4 69.aS mes 70.ieS id8 71 .a6 mb6 Tablas. Smyslov realizó una dificil defensa de ma­ nera ingeniosa y casi sin errores. ..•

209 Botvinnik - Boleslavsky Defensa India del Rey 20º Campeonato URSS Moscú 1 952 1 .d4 lD f6 2.c4 g6 3.g3 ig7 4.ig2 0-0 s.lDe3 d6 6.lDt'3 llJ bd7 La elección de la variante de apertura es cuestión de gustos, pero se puede decir que es­ ta jugada cede en popularidad frente a 6 . . . c5, y en especial frente a 6 . . . lD c6. 7.0--0 es 8.e4 :i3e8 Parece más prometedora 8 ... c6, como jugó Bondarevsky contra mí (partida nº 1 49). 9 ..ie3 En el año 1 940 preferí hacer 9.d5 (partida nº l 07), que tampoco está mal, y ya en 1 94 1 me decidí por la j ugada de la partida contra Lilienthal (partida nº 1 1 2), que creo que ofre­ ce mej ores perspectivas. 9 ... llJ g4 Boleslavsky se abstiene aún del cambio de peones en el centro. En la partida mencionada, Lilienthal siguió con 9 . . . exd4 1 0.tt:lxd4 tt:l e5 l l .b3 tt:l fg4, y parece que toma la iniciativa, pero pronto sus piezas fueron rechazadas. 1 0.igS f6 1 1.icl exd4 En la partida Ragozin - Boleslavsky, Mos­ cú 1 944, las negras jugaron l l . . . c6 con poca fortuna, y en la partida Bronstein - Lilienthal, Budapest 1 950, se siguió con l l . . .tt:lh6 1 2.h3 lt:J f8 1 3 .ie3 lt:J f7 1 4.°1Wd2 lD e6 1 5 .d5 tt:\ f8, y ahora las blancas mantenían la ventaja me­ diante 1 6 .b4. 12.llJxd4 llJ cS 13.b4 lD e6 Ver el diagrama siguiente

14.llJfS ! Esta jugada es una novedad y , por lo visto, la más fuerte. Realicé una idea similar en la partida nº 1 49, y más tarde contra Pachman en Oberhausen 1 96 l . S e había hecho 1 4.'\Wxg4 tt:l xd4, con juego satisfactorio para las negras. 14 ... gxfS Las negras no quieren desprenderse de su alfil de "g7", y es dificil reprochárselo.

20º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 87


15.exfS 'D es 1 6.fxe6 ixe6 1 7.ixb7 Wh8!

Si 27. Wfxc6, entonces 27 ... g gs, y el ataque negro se torna peligroso. 27 Wfh6 28.'Df2 ie2 29.:S.ael ixfl 30.:S.xfl i::!. g 8 •..

Un agudo sacrificio de calidad. Después de l 7 . . . gb8 1 8 .i d5 la ventaja blanca es incues­ tionable. 18.idS Aceptar el sacrificio es arriesgado, ya que las negras tendrían un activo juego por las débiles casillas blancas en el campo contrario. 18 ...ig4 La idea de las negras era poder mantener este alfil. 19.Wfa4 Una pérdida de tiempo dificil de explicar; aquí la dama no hace nada, y debió ir de in­ mediato a la casilla "c2 " . 19 ... fS! La amenaza negra (20 . . . t!J D+) es muy de­ sagradable; el alfil de casillas negras se incor­ pora al juego. 20.Wfc2 Wff6 2 1.igS De nuevo se amenazaba el jaque del caba­ llo en "f3", así que las blancas tienen que recurrir a "trucos". 21...WfxgS 22.f4 Wfh6 23.fxeS En este momento también podía decidirme por aceptar la calidad (23 . ixa8). 23 Wfe3+ Después de 23 . . . g ab8 24. f üe l ixe5 25 .b5 Wf g7 26. t!J e2 h5 27.i D , las negras jugaban sin apenas riesgos. 24.i>hl ixeS 25.ixa8 !;xa8 Las negras recuperaban la calidad con 25 . . . ixc3 26. f üc l id2, pero prefieren jugar la baza del ataque. 26.Wfg2 c6 27.'Ddl •..

1 88

3 1.'Dh3 Hay que dar la razón a Levenfish, que se­ ñaló que era más fuerte 3 1 . 'D d3.Ahora podría seguir 3 l . . . ixg3 (no vale 3 l . . . gxg3 por 32. t!J xe5 g xg2 3 3 . 4J f7+) 32. Wfb2+ g g7 3 3 . g xf5 W g8 34. Wfe2 g e7 (34 . . . Wf g6 3 5 . g g5 ! ) 3 5 .Wf g4+ g g7 36. Wfh5 Wf xh5 37. g xh5 ie5 3 8 . t!J xe5 dxe5 39. g xe5, con un peón de venta­ ja en el final de torres. En el análisis no era dificil encontrar estas variantes, pero quedán­ dome diez jugadas para el control y con poco tiempo en el reloj , elegí una continuación más tranquila. 3 1 .. J�g4 32.bS :Bxc4 33.bxc6 Wfe3 34Jhf5 Wfcs 35.Wft3 Las blancas podían tender una trampa: 3 5 . c7, pero después de 3 5 ... g c l + (pierde 35 . . .Wfxc7? 36. Wfa8+ '1Wc8 3 7 . f ü8+) 36. t!J g l '1Wxc7 37. '1Wa8+ @ g7 3 8 . '1W f8+ il g6, el rey ne­ gro está fuera de peligro. 35 ... 1Wxc6 36.i::!. tlH @g7 37J�ti+ ©g6 38.Wfxc6 El cambio de damas pronostica las tablas. 38 :S.xc6 3 9.:S.xa7 i::!. c l+ 40.@g2 :S.c2+ 41.@0 i::!. x b2 Tablas. Una partida característica del estilo de Bo­ leslavsky. Cuando se defendía, siempre orga­ nizaba un contrajuego activo, parando las po­ sibilidades de ataque del adversario. •••

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


2 1 0 Botvinnik - Kan Apertura Inglesa 20º Campeonato URS S Moscú 1 952 1 .tll f3 c5 2.c4 tll f6 3.g3 b6 4.i.g2 i.b7 5.0-0 g6 6.d3 Las blancas rehúsan 6.d4 cxd4, que es muy conocida, y además lleva a simplificaciones prematuras. 6 ...i.g7 Aquí llega tarde 6 . . . dS por 7 . lll eS, seguido de W a4+, lll c3 y i.gS , y las negras tienen problemas. Por eso hay que permitir la si­ guiente jugada blanca. 7.e4 0-0 8.tll c3 tll c6 9.tll el Una jugada útil. Las blancas obstaculizan el posible golpe central de las negras con . . . e6 y dS, y posibilitan el avance de su peón "f'' . La partida Karpov - Savon, Moscú 1 973, siguió 9_ g b 1 lll e8 1 0. i.e3 lll d4 1 l . lll e2 es l 2.b4 d6 1 3 .bxcS dxcS 14. lll exd4 cxd4 1 5 . i.d2 lll c 7 1 6. lll e l lll e6, y, según la Enciclopedia, la po­ sición está igualada. 9 ... tll e8 El caballo se dirige a la casilla "e6", vía "c7 " , para ocupar el importante punto estra­ tégico "d4". Pero más tarde las negras se des­ vían de este plan. to.i.g5 tll c7 Se podía prevenir el cambio de alfiles de casillas negras mediante 1 0 . . . h6, pero Kan decidió no debilitar su enroque. n .Wd2 tll d4 12.i.h6 e6 Una jugada irresponsable, quitándole al caballo de "c7" la casilla "e6". Las negras eli­ gen un camino equivocado, y no llegarán a realizar la jugada . . . dS . Ahora, y más tarde, debieron avanzar el peón a "eS ", ya que el asalto f4-f5 no es tan peligroso. 13.i.xg7 i>xg7 14.tll c2 tlixc2 15.�xc2 gbs 1 6.gadl La posición del rey negro está algo debi­ litada, y las blancas quieren abrir el centro con la jugada d4. Esto se podía impedir con 1 6 . . . eS , ya que después de 1 7 .f4 f6, la posi­ ción negra es bastante sólida. 16 ...�e7 1 7.d4 cxd4 18.gxd4 i.c6

La idea de esta jugada es razonable: de­ fiende anticipadamente el peón "d7", ante la posibilidad de que las blancas doblen torres en la columna "d", y prepara el avance . . . bS, con contrajuego en el flanco de dama. Pero si las negras habrían previsto las consecuencias de la siguiente jugada blanca, sin duda hubieran optado por 1 8 . . . eS . Entonces, las debilidades de las casillas "dS" (de las negras) y "d4" (de las blancas) son equiparables, y no se puede hablar de ventaja blanca. 1 9.e5 ! Un interesante sacrificio posicional de peón, que las negras están obligadas a aceptar ante la amenaza 20. i.xc6 y 2 l . lll e4.Yo nunca sacrifiqué alegremente, pero cuando fue ne­ cesario hacerlo, y en especial hablando de sacrificios posicionales, jamás me eché atrás. 19 ... �c5 20.�d2 �xe5 2 1 .i.xc6 dxc6 22.:Sel �f5

Esta es la mej or jugada, pero no debe sal­ var a las negras. 23.g4 Ahora de nuevo se enardece la lucha. Desde luego, analicé la más efectiva continua­ ción de ataque 23 . g f4, pero en la línea 23 . . . g bd8. a) las retiradas de la dama perdían enseguida: 23 . . .�gS 24. g xf7+. b) 23 . . . �hS 24. g h4. e) 23 . . . W cs 24. lll e4 Wxc4 (si 24 . . . �e7, 25. lll f6 y 26. W c3) 25 . lll f6 Wcs 26.b4 W e7 27.Wc3 . d) 23 . . . W as 24.b4! ! W!xb4 25. g h4 hS 26. g xhS gxhS (26 . . . g h8 27. W d4+) 27. Wi'gS+

20° CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 89


27 . . . 't!l h7 28. Wxh5+ 'tt> g7 29.W g5+ 'tt> h7 30. :B: e4. No me di cuenta de que 24. lt'i d5 :9: xd5 era imposible por 25. Wc3+. 23 ...Wlf3 ! El sentido de esta defensa consiste en que las blancas solo pueden expulsar a la dama de su activa posición tapando la diagonal " c l ­ h6" . Perdía d e inmediato 23 . . . W f6 24. :9: d7 :9: bd8 (o 24 . . . lt'i a6 25. lt'i e4) 25 .g5 . 24.:Se3 En caso de 24. :9: f4, salvaba a las negras 24 . . . :9: bd8, ya que, a diferencia de la variante 23 . f ü4, no sirve 25. lt'i d5 :9: xd5 , y ahora el ja­ que de dama en "c3 " está controlado por la dama negra. 24 Wlf6 25J�d7 :Sfd8 Una jugada única, ya que es imprescindible liberar la casilla "f8" para la retirada del rey. Las blancas ganaban después de 25 . . . :9: bd8 26. :9: h3 ! h5 (o 26 . . . g5 27. W c2) 27.g5 . 26.:Sed3 :Sxd7 27.Eixd7 lli e8 Es peor 27 . . . lt'i a6 por 2 8 . lt'i e4 W e5 29. lt'i d6 :9: f8 30.f4 Wc5+ 3 1 . 'tt> g2 . 28.llie4 Wff3 De nuevo salva a las negras esta jugada "universal" . 29.Wfd4+ 'tt> g 8 30.lt'i g5 c5! A 3 0 . . . Wff6, seguiría 3 1 . W d2 ! 31.lt'ixf3 cxd4 32.b3 E:c8 33.lli xd4 Merecía considerarse 33 .g5, fijando los peones negros del flanco de rey. 33 .. llif6 Las negras buscan un contrajuego activo. Después de 33 . . . :9: c7 34. :9: d8 'tt> f8 3 5 . lt'i b5, su posición empeora. 34.E:xa7 lt'i xg4 A 34 . . . l:'!: d8, podría seguir 3 5 .g5 . 35.E:b7 Un error en apuros de tiempo. Tras 3 5 . l:'!: d7, seguido de l:'!: d6, las blancas continuarían con­ trolando la columna "d" y forzaban a las ne­ gras a una defensa pasiva. 35 E:d8 36.llif3 :Sdl+ 37.iig2 :Sal 38.h3 lli f6 39.lli g5 Es atractiva 39. lt'i e5 :9: xa2 40. :9: xf7 lt'i e4 4 l . :9: f4, pero estábamos con poco tiempo. 39 ... E:xa2 40.'tt> f3 A 40. lt'i xf7, o 40. :9: xf7, seguía 40 . . . lt'i e4. 40 ... E:b2 41 .E:xb6 h6

La jugada secreta. Tras la única 42. lt'i e4, las negras podían valorar en el análisis casero las consecuenci as del paso al final de torres (42 . . . llÍ xe4 43 . 'tt> xe4 l:'!: xf2 44.c5) y ver que los peones blancos corren muy rápido. Por eso to­ maron otra decisión. 42.llie4 lli d7 43.E:bS No 43 . :9: b7, por 43 . . . lt'i e5+ y 44 . . . lt'i xc4.

•..

.

•..

1 90

43 @f8 Probablemente el error decisivo: las negras no vieron las sutilezas ocultas en la posición. Era correcta 43 . . . f5 44 . lt'i d6 l:'!: d2 ! , y tras 45. lt'i b7 ó 45 . lt'i c8 había que tener en cuenta el avance de los peones negros en el centro. Si quieren, las blancas pueden forzar las tablas: 45 .c5 lt'i xc5 46. lt'i c4 :9: d5 47. lt'i e3 :9: e5 48. lt'i c4. 44.'tt> e3 ! f5 Llega tarde. Ahora la torre negra verá limi­ tada su fuerza. 45.llid2! En esto consiste todo. El blanco se reagru­ pa, y el peón pasado "c" avanza con fuerza. 45 ... ©e7 46.c5 llif6 Algo mejor era 46 . . . lt'i e5, frenando de mo­ mento el avance del peón "c". 47.E:b7+ ©d8 48.lt'ic4 El caballo ocupa una posición excelente en la casilla que ha dej ado libre el peón. 48 lt'i d5+ 49.'tt> d 4 lt'i c7 Un grosero error. Pero también tras 49 . . . l:'!: xf2 5 0.c6 lt'i c7 5 1 . © e5 ! , y después © f6, la invasión del rey da el triunfo a las blancas, ya que se crean amenazas de mate, y la pér­ dida de material de las negras era inevitable. Las negras abandonaron. •..

..•

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


2 1 1 Ilivitsky - Botvinnik Apertura Catalana 20º Campeonato URS S Moscú 1 952 1 .d4 d5 2.c4 e6 3.c!lJQ c6 Esta construcción de peones ( c6-d5-e6) la había empleado más de una vez. Me permitía una gran flexibilidad para elegir distintos sistemas de apertura: Merano, Holandesa, el sistema Botvinnik y el Gambito de Dama clá­ sico. Ilivitsky no tenía grandes conocimientos en teoría de aperturas, y por eso elegía jugadas que no le comprometían. 4.Y9c2 c!lJ f6 5.g3 c!lJ e4 Una continuación dudosa. Era mej or seguir con la movilización de las demás piezas. 6.ig2 id6 7 .O-O 0--0

8.b3 Así jugó contra mí en una posición se­ mejante Zhabó (partida nº 1 98), y antes yo mismo contra Ragozin ( 1 1 º Campeonato de la URSS, 1 939), había realizado una maniobra que más tarde empleó Reshevsky: el traslado del caballo de "b l " a la casilla "d3 ", a través de "a3"-"c2"-"b4". Pero para esta idea era más conveniente jugar 8 . c!lJ bd2, y si 8 . . . f5 , enton­ ces 9. ll'i e l , seguido de ll.'i f3 y ll'i d3 . 8 c!lJ d7 9.ia3 Las blancas siguen con su plan, pero, como se verá más adelante, con un objetivo equi­ vocado. 9 ... ixa3 10.c!lJ xa3 Y9e7 1 1 .c!lJbl Era lógica l l . Wb2, cediendo al caballo la ••.

casilla "c2" para la maniobra indicada antes. 1 1 ... b6 12.cxdS Un error posicional. La apertura de la co­ lumna "c" no ofrece nada a las blancas, y el alfil negro será ahora más activo que su opo­ nente. 12 ... cxdS 13.c!lJc3 ib7 14.c!lJxe4 Antes de que las negras jueguen . . . E: ac8 . 14. . .dxe4 15.c!lJd2 f5 1 6.Y9b2 En el plan blanco debe incluirse una rup­ tura central, pero 1 6.f3 era precipitada: des­ pués de 1 6 . . . exf3 1 7 .exf3 las negras pueden presionar el peón aislado "d4". 1 6... l:!acS 1 7.láacl ia6 1 8.c!lJ c4 l:!c7 19.lác2 füc8 Esto lleva casi inevitablemente al cambio de todas las torres, lo que favorece a las ne­ gras, que tienen sus otras piezas activas. 20.láfcl ll'if6 2 1.0 Antes de cambiar las torres, las blancas quieren activar su alfil. 21 ...ib7 22.fxe4 Ahora las negras obtienen para sus piezas un punto de apoyo en la casilla "e4". Era me­ j or 22. ll'i e5 . 22 ... c!lJxe4 23.c!lJ d2 láxc2 24.l:!xc2 l:!xc2 25.Y9xc2

25 . . . Y9b4! Las negras toman firmemente la iniciativa. 26.c!lJ xe4 Si 26. ll'i f3 , Y9c3 fuerza el cambio de damas, y las negras ganan un peón. 26 ... fxe4 Una decisión inesperada. El peón "e4" va a limitar la actividad de las piezas blancas. No

20º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

191


da nada a las negras 26 . . . We l + 27.ifl ixe4 . por 28. Wc8+. 27.Wfc4 Son peores 27. ixe4? Wfxd4+ y 27. Wfd l Wc3 . 27 ... Wfel+ 28.ifl id5 A diferencia de la variante 26 . . . W e l +, el peón "e6" está ahora defendido, y las blancas no tienen jaque continuo. 29.Wfcs+ Las blancas cometen el error decisivo, de­ jando en libertad al rey negro. Tras 29. W c7 la dama mantenía la posibilidad de volver a la casilla "f4 " : 29 . . . h6 30. W xa7 e3 3 l . Wb8+ 'it> h7 32. Wff4. 29 ... 'it>ti 30.Wfc7+ ©g6 3 1 .Wff4 Si 3 1 .Wxa7, e3 y las negras pierden. 3 1 ...h6 Asegurando la posición de su rey, tras lo que las negras podrán ganar material. 32.h4 ©h7 33.h5 Wfal 34.e3 Wfxa2 35.Wfti

2 1 2 Botvinnik - Geller Defensa India del Rey 20º Campeonato URS S Moscú 1 95 2 Efim Petrovich Geller (nacido e n 1 925), fue un aj edrecista que junto a Boleslavsky, ha aportado mucho al desarrollo de la escuela so­ viética de ajedrez. Maestro majestuoso en las posiciones complejas, encontraba planes pro­ fundos para el medio juego, estrechamente li­ gados a la apertura. El excepcional dinamismo de su juego le dio una gran popularidad. Respecto a sus éxi­ tos deportivos, es suficiente indicar que parti­ cipó cinco veces en los ciclos de candidatos. Sin embargo, aunque resulte paradój ico, en los sistemas tranquilos Geller actuaba con me­ nos seguridad de lo que es una muestra esta partida. 1 .d4 tll f6 2.c4 g6 3.g3 ig7 4.ig2 0-0 5.tll c3 d6 6.llJ f3 llJ c6 7.d5 Una j ugada precipitada. Era más razonable enrocarse primero. 7.0-0 evita que, después de 7 . . a6 8.d5 tll a5 9. lll d2 las negras puedan j ugar 9 . . . c6, que pierde de manera forzada: l 0.b4 tll xc4 (o lO . . . CU xd5 l 1 .cxd5 ixc3 1 2 J f ü l ixd2 1 3 .ixd2 Cü c4 1 4. ih6 :g e8 1 5 . W d4 CU e5 1 6.f4) I I . lll xc4 CU xd5 1 2 . CU xd5 ixa l 1 3 . lll db6 :g b8 1 4 . ih6 ig7 l 5 . ixg7 'it> xg7 l 6 . CU xc8 :g xc8 1 7 .e4 b5 1 8 . CU e3 , Toprover - Zagorovsky, 1 959. 7... tll a5 8.llJd2 c5 Esta jugada lleva a un j uego más complejo que 8 . . . c6 (9.b4 lll xd5), que fue introducida en la práctica por Spassky en el año 1 95 5 . Esta continuación da a las negras la posibilidad de igualar el juego con facilidad. 9.Y!fc2 a6 1 0.0-0 if5 En esta partida las blancas emplearon por primera vez el plan Wfc2, b3, ib2. Así las blancas refuerzan el peón "c4", y el caballo de "a5 " queda fuera de juego. Esto dio impulso a numerosas investigaciones y partidas de tor­ neo, de las cuales presentan un mayor interés aquellas en las que las negras eligieron I O . . . e5 (Botvinnik - Smyslov, match por el Campeo­ nato Mundial de Moscú 1 957) o l O .. _ :g b8 .

La última esperanza de las blancas pasa por el jaque continuo, pero pronto se disipará. 35 Wfa3 36.ih3 Wfcl+ 37.©h2 Wfc2+ 38.ig2 Wfc6 39.b4 a5 40.bxa5 bxa5 Se llega al acto final : ante el avance del peón "a", las blancas tienen que tomar me­ didas extremas. 4 1 .g4 a4 42.g5 hxg5 43.Wfg6+ <Jih8 44.h6 Wfc7+ 45.@gt a3 46.hxg7+ <Jig8 El propio peón blanco defiende al rey ne­ gro. Las blancas abandonaron. Ilivitsky no era muy fuerte en el cálculo de variantes, lo que pude aprovechar. ..•

1 92

ESTRATEGIA

11: 1 942- 1 956


(Botvinnik - Averbaj , partida de entrenamien­ to, 1 957, y Botvinnik - Donner, Wageningen, 1 958). 1 1 .e4 Ah ora las blancas realizan este provechoso avance con ganancia de tiempo. 1 1 ...id7 12.b3 b5 13.ib2 bxc4 Las negras definen demasiado rápido la po­ sición. La apertura de la columna "b" bene­ ficia al primer jugador, y en el futuro la posi­ ción del caballo de "a5 " podría llegar a ser in­ segura. 14.bxc4 :gb8 15.:gabl gb4 16.a3 gb8 Esta jugada me sorprendió. Las negras solo han perdido tiempo con la maniobra de su torre. En el estilo de Geller estaba l 6 . . . E: xc4 1 7 . lll xc4 lll xc4 1 8 . ic l �a5 , con alguna com­ pensación posicional. 1 7.lll dl El caballo se dirige a "e3 ", donde ocupará una fuerte posición, y deja la casilla "c3 " al alfil, desde donde amenazará al caballo negro. 17 ... �c7 18.lll e3 gb7 1 9.ic3 Las blancas ofrecen con gusto el cambio de torres, lo que priva a las negras de una posi­ bilidad real de contrajuego. 19 ... :gtbs 20.h3 gxbl 2 1 .:gxbl :gxbl+ 22.lll xbl En caso de 22. �xb 1 se perdería el control sobre la casilla "a4", y la ventaja de tener la dama en la columna abierta sería insignifican­ te. 22 ...YlVb6 23.lll d2 lll e8

Pennite a las blancas tomar el centro del tablero y debilita la posición del rey. En esta

variante, cuando son las mismas negras las . que ofrecen el cambio del alfil de rey, es que no han elegido un buen plan. Y tampoco el caballo de "a5 " se encuentra más seguro, ya que lo atacará la dama. Esta es la causa por la que debieron optar por la jugada 23 . . . e5 . 24.ixg7 lll x g7 25.@h2 lll e8

26.f4 Las blancas tienen todo dispuesto para el asalto de peones. 26... lll f6 Las negras provocan el avance del peón "e", echándose el fuego sobre ellas mismas. 27.e5 lll e8 28.�c3 f6 Es peligroso 28 . . . ia4, por 29. lll g4. 29.e6 Ahora la mayoría de las piezas negras está alejadas del flanco de rey, y los peones blan­ cos cumplen su misión destructora. 29 ... ia4 30.ie4 lll g7 La seductora 30 . . . lll b3 pierde pieza tras 3 1 . �b2 �a5 32. lll x b3 �e l (32 . . . �b6 3 3 . ic2) 3 3 .�d2. 3 1 .id3 � h5 32.ie2 � g7 33.h4 � e8 34.id3 � g7 35.f5 �b3 La posición de las negras es tan deses­ perada que deciden arriesgarse, por si su rival no advierte la ganancia de pieza. 36.YlVb2 YlVa5 37.� xb3 YlVel 38.� g2 �dl 39.� cl gxf5 40.ie2 YlVd4 41.�xd4 Las negras abandonaron. Esta fue la única partida que conseguí ga­ nar a mi ingenioso adversario.

20° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 93


1.d4 liJf6 2.c4 g6 3.liJ c3 d5 4.if4 ig7 5.e3 c6 La teoría prefiere el avance 5 . . . c5, y sobre todo 5 . . . 0-0, y tras 6.cxd5 liJ xd5 7. 4J xd5 Wfxd5 8 . ixc7 4J a6 (8 . . . liJ c6 lleva a una posi­ ción confusa) 9 . ixa6 Wfxg2 1 0. Wf f3 , las blan­ cas, si quieren, pueden hacer tablas con facili­ dad (así me jugó Flohr en el torneo AVRO, 1 93 8). Debido a mi posición en el torneo ne­ cesitaba ganar imperiosamente, así que elegí un variante en la que el juego se desarrolla con mayor lentitud. 6.liJf3 0-0 7.id3 7. Wfb3 se ve a menudo. 7 ...dxc4 8.ixc4 liJ d5 La Enciclopedia recomienda 8 . . . ig4 9.h3 ixf3 1 0 . Wfxf3 Wf a5 1 1 . 0-0 4J bd7, con igual­ dad. 9.ig3 Es interesante 9. ixd5 cxd5 1 0 . Wfb3 e6 1 1 . éfJ bS , y si l l . . . liJ c6, 1 2 . id6 g e8 1 3 . 4J c7 Wxd6 1 4 . 4J xe8 y 1 5 . liJ xg7. 9 ... liJxc3 10.bxc3 c5 1 1.�0 liJ c6 12.Wfe2 ig4 Una vez que las blancas han gastado un tiempo con Wf e2, esta jugada resulta más razo­ nable. 13.h3 ixf3 14.Wfxf3 :Sc8 1 5.E:acl Wa5

con el avance 1 7 .d5, y luego capturar el peón "e7 " . 1 6...Wla3 . Para responder a 1 7 .dS con 1 7 . . . ltJ aS . 17.ib5 .if6 La única manera de defender el peón "e7 " . 18.d5 Sin duda, era mejor abstenerse de hacer esta jugada. Solo ahora las negras obtienen contrajuego, gracias a su mayoría de peones en el flanco de dama y a la activación de su alfil. 1 8... lll a5 19.Wf c2 Las blancas podían haber llevado la dama a "a4" en este momento. 1 9... c4 20.Wfa4 De lo contrario sería complicado salvar al alfil de la amenaza . . . a6. 20 ...Wfxa4 21 ..ixa4 a6 22.e4 b5 23.idl e5 No se podía permitir el avance de los peo­ nes centrales blancos . 24.dxe6 Es necesario abrir el juego para la pareja de alfiles. 24 ... fxe6 25.ig4 E:fe8 26.f4 Parece fuerte y lógica, ya que prepara el avance del peón "f', abriendo diagonales a los alfiles. Sin embargo, durante la partida temía, y no sin razón, la jugada 26.eS ! , fijando el débil peón "e6" y enj aulando al alfil negro. Tras la jugada de la partida la ventaja pasa a las negras. 26 ... h5 27.if3

1 6.Wfe4 Las blancas amenazan expulsar el caballo

27 . . . e5! Bloqueando el peón " e4". Las negras in-

213 Moiseev - Botvinnik Defensa Grünfeld 20º Campeonato URS S Moscú 1 952

1 94

ESTRATEGIA 1 1 : 1 942- 1 956


tentan limitar la actividad de los alfiles blan­ cos, sin detenerse ante las consecuencias del sacrificio de peón. 28.füdl gcd8 29.fxeS igS 30.gbl gd3 Tras 30 . . .id2 3 1 . ie l ixel 32. f üe l E: d3 , las negras podían aumentar su ventaja posicio­ nal sin demasiados quebraderos de cabeza. 3 1.e6! Las blancas encuentran una aguda manera de reactivar sus alfiles. 3 1...gxc3 A 3 l . . . E: xe6, es desagradable 32.e5, tras la cual el caballo negro está fuera de juego y surge la amenaza 3 3 . id5 . 32.gd6 ga3 33.e7 El avance natural 3 3 .e5 ya no salvaba a las blancas : 33 . . . c3 34. ie4 c2 3 5 . ixc2 E: xg3 . 33 ... ©h7 El apuro de reloj cobra su tributo. Las ne­ gras pierden tiempo en la defensa del peón, y el cuadro cambia bruscamente. Era correcto 33 . . .ie3+ 34. if2 (34. © h2 c3 3 5 . E: xg6+ © h7) 34 . . .ixf2+ 3 5 . © xt2 E: xa2+ y, como se suele decir, el resto es cuestión de técnica. 34.eS gxe7 35.gxa6 c3 36.ie4 E:g7 Ahora es necesaria esta pasiva jugada. En caso de 36 . . . c2 37. ixg6+ © g7 3 8 .ixc2 f üg3 39. E: xa5 Ei: xe5 40. Ei: bxb5, las negras se queda­ ban casi sin peones. 37.:axbS ttJ c4 38.:ac6 Pero no 3 8 . E: xa3 ttJ xa3 , y no es posible de­ fender la amenaza 39 . . . c2 con 39. Ei: c5, debido a 39 . . . ie3+. 38 ...ie3+ 39.©h2 Una jugada perdedora, que concede al ne­ gro un tiempo precioso para la maniobra de caballo. Era mejor 39. © h l , y el blanco mante­ nía las mejores opciones: 39 . . . ttJ a5 (39 . . . ttJ d2 40.id5) 40. E: c8 fü7 4 1 . © h2 f ül 42. E: b l . 39... tlJ d2 Con doble amenaza: 40 . . . ttJ xe4 y 40 . . . ll'i fl +. 40.id3 c2! Ver el diagrama siguiente

41 .ie2 La necesidad de controlar la casilla "fl " impide la captura del peón: 4 l . ixc2 ll'i fl +; y también es mala 4 1 . Ei: d5 por 4 1 . . . Ei: xd3 .

41 ...gxa2 42.e6! La mejor continuación: las blancas activan el peón pasado y el alfil de casillas negras. Era mala 42. id3 , por 42 . . . ll'i f3+! 42 ... E:al Después de 42 . . . ll'i e4 43 . i e5 ! c l °W 44 . E: xc l ixc l 45. id3 , el caballo no tiene una retirada satisfactoria, y las opciones de las blancas no son peores : 45 . . . ll'i g5 46.ixg7 © xg7 47. E: b7+ © f6 48.e7 y 49.ib5. 43.:axc2 igl+ 44.©hl ttJ e4! Una importante sutileza. El alfil blanco no puede abandonar la diagonal " e l -h4" debido a 45 . . . ll'i f2++, y a 45 . ih4, sigue 45 . . .if2+. La pérdida de la calidad es inevitable. 45.gb3 ge7 Las blancas están atadas, y las negras apro­ vechan para incluir en el juego a la otra torre. De paso colocan una pequeña celada. 46.h4 La trampa consistía en que a la natural 46. ic4 seguía 46 . . . ll'i xg3+ 47. E: xg3 ib6+ ! 48. c;;ti h2 ic7 49.h4 E: a3, ganando una torre. 46 ... ttJ xg3+ Las negras no podían aumentar la presión, ya que había que tener en cuenta la posible maniobra E: f3-ifl . 47.gxg3 id4+ 48.©h2 ies 49.gcs! id6 50.gds gxe6 si .gxd6 gxd6 A pesar de la ventaja material, la victoria aún está lejos, ya que el juego se centra en un solo flanco. Además, los peones negros no están bien situados (el peón "g6" es débil). Sin embargo, si se cambian las torres la victoria está garantizada.

20º CAMPEONA TO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 95


52.if3 Ahora las negras ganan de manera casi for­ zada. También era malo 52. id3 f ü4 ! 53 .. c;t> h3 g dd4 ! 54. ixg6+ c;t> h6, pero las blancas aún tenían esperanzas de salvarse jugando 52. g d3 , aunque después de 52 . . . gxd3 5 3 . ixd3 g a4 ! 54.g3 g a2+ 5 5 . c;t> h3 , el final es dificil para ellas. s2 ... gd4 53.gh3 c;t>g1 S4.@g3 @r6 ss.gh2 @rs s6J�h3 gb1

Aquí las blancas anotaron la jugada secreta. A pesar de la ventaj a material, la realización de la ventaja tiene grandes dificultades téc­ nicas. Pero en el análisis casero encontré el camino de la victoria. 57.ie2 Llevaba a las blancas a una rápida derrota 5 7 . g h2 g g4+! 5 8 . ixg4+ (58. c;t> f2 © f4; 5 8 . © h3 c;t> f4) 58 . . . hxg4 59. © f2 (o 59.h5 g b3+ 60. ©h4 g5++) 59 . . . c;t> f4. 57 gd2 El plan ganador consiste en el cambio de torres en la casilla "h 1 ", de modo que el rey blanco no accede a la columna "h" ; después se cambia el peón "g6" por el peón "h4 " ; tras esto el rey negro penetra en la casilla "g3 " . E s curioso que mi rival valorara como ta­ blas la posición que se produce tras el cambio de torres, y por eso me permite la realización de mi plan. 58.if3 fül 59.gh2 A 59. c;t> h2 seguiría 59 . . . @ f4, y si 60. g g3 , entonces 60 . . . !!h l +. 59 .. Jk2 60.idS gc3+ 61.if3 @es 62.E:h3 gccl 63.ib7 ghl 64.gxhl gxhl 65.icS

Ambos bandos han llegado a la posición que querían. 65 @f6! Ahóra el cambio de peones es inevitable. Las blancas necesitarían un solo tiempo: �i el alfil estuviera en "h3 ", jugarían 66. c;t> f4, y las negras solo podrían cambiar peones quitando la torre de "h l ", lo que permitiría al rey blanco (tras el cambio de peones) llegar a la casilla "h2", creando una "fortaleza" de tablas. 66.id7 gS Resulta paradójico que, con tan pocos peo­ nes en el tablero, las negras simplifiquen aún más la posición, pero necesitan activar su rey. ¡ El último peón se convertirá en dama! 67.hxgS+ @xgS 68.icS h4+ 69.@0 gel 70.id7 Una astuta celada. Después de 70 . . . !! c3+ 7 1 . c;t> e4 g g3 72.ih3 , las negras no pueden mejorar la posición teniendo el turno para ju­ gar. Si j ugaran las blancas, entonces tendrían que dejar pasar al rey negro a la casilla "f4". 70 .. Jk2 71 .ie6 Si 7 1 .ih3 g c3+ 72. c;t> e4 g g3 , surgía la po­ sición indicada en el comentario anterior, y ganan las negras al ser el tumo de las blancas. 71 ... gc7! ! ••.

•..

1 96

Una clásica posición de zugzwang. Ya se sabe que 72. ih3 pierde, al igual que n . c;t> e4 g e7 7 3 . c;t> es g es, y el rey negro llega a la an­ siada casilla "f4". Por eso las blancas están obligadas a dejar pasado el peón negro. 72.g4 gc3+ 73.@g2 h3+ 74.©h2 @h4 75.gS gc2+ Las blancas abandonaron.

ESTRATEGIA U: 1 942- 1 956


2 14 Suetin - Botvinnik Defensa Siciliana 20º Campeonato URS S Moscú 1 952 Esta partida se jugó _en la última ronda. Aun­ que Taimanov me sacaba un punto, él debía jugar con Geller, y si todo transcurría fa­ vorablemente podía alcanzarle. Yo deseaba mucho esta victoria, porque desde el año 1 948 mis resultados deportivos habían empeorado algo, y quería demostrar que no se me había olvidado jugar al ajedrez. 1.e4 c5 2.llJO lll c6 3.d4 cxd4 4.lll xd4 lll f6 5.lll c3 d6 6..ig5 e6 7.Wfd2 h6 Como ya indiqué, este sistema de apertura lo adopté de algunas partidas del maestro Koblenz y lo empleé por primera vez en la 6ª partida del match con Bronstein (nº 1 83). En honor a la verdad hay que decir que las negras no consiguen un juego del todo satisfactorio. Sin embargo, las blancas han de resolver al­ gunos agudos problemas de carácter posicio­ nal . Por eso consideré que tenía sentido optar por esta variante contra un adversario j oven y con poca experiencia. 8 ..ixf6 gxf6 9.0-0-0 a6 1 0.f4 .id7 11 ..ic4 El plan blanco consiste en atacar el peón "e6" mediante f5 y forzar el avance . . . e5, que debilita las casillas blancas. Otra posibilidad es l I ..i e2. 11 ... h5 12.©bl Wfb6 En la partida Keres - Botvinnik, Moscú 1 956, se llegó a esta posición, solo que con el alfil en "e2". Mi rival jugó 1 3 . lll b 3 ! , y las negras no superaron las dificultades de la apertura. 13.E:hfl Por lo visto, las blancas se conformaban con las tablas. Sin embargo, el secreto de la posición está en que, tras el cambio de las damas y los caballos, las negras se libran de todos los problemas: su rey en el centro está mej or situado que el rey blanco, tienen la pa­ reja de alfiles y el peón "e6" queda bien de­ fendido. 13 ... Wfxd4 14.Wfxd4 lll xd4 15.E:xd4 E:c8 1 6..ib3

La retirada normal, pero para defender el flanco de rey el alfil debía ir precisamente allí. 16 ... E:g8 l 7.E:d2 Me parece incomprensible que la Enciclo­ pedia valore esta posición como favorable a las blancas. No tienen otra cosa que el plan que eligieron, pero ya veremos más adelante lo que ofrece este plan. 17...h4 18.f5 ©e7 1 9.E:dt'2

19 . . . .ih6! No pude resistirme a este atractivo sacri­ ficio de peón. El juego se abre ( ¡ y las negras tienen la pareja de alfiles ! ), la debilidad de los peones blancos se acentúa, y lo principal, se cambian un par de torres, lo que acaba con la actividad de las blancas. 20.fxe6 fxe6 21 .E:xf6 E:cf8 22.E:xfS .ixf8! Por supuesto las negras no cambian la se­ gunda torre, ya que la suya es más activa. 23.E:t'2 .ih6 24 ..ic4 .ie3 25.E:e2 .igl 26.g3 B ien jugado. Después de 26.h3 , las blancas se arriesgaban a perder los dos peones del flanco de rey. 26 ... hxg3 27.hxg3 E:xg3 28.a3 .ie8 Una maniobra dudosa. Era mejor preparar el traslado del alfil a la casilla "c6", donde no podía ir de inmediato (28 . . . .ic6 29. lll d5+), para así atacar el peón "e4" y defender el peón "b7 " . 29.©a2 .ih5 30.E:el .id4 3 1.E:hl E:g5 Se podía jugar 3 l . . . .ig6, pero las negras no quieren forzar la situación antes del aplaza­ miento. 32.©b3 .ie5 33 ..id3 .ig6 34.E:h4 E:g3 35.a4 .if6 36.E:hl

20º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 97


Una jugada arriesgada. Se imponía 36. f ü4. 36 .. Jag4 Tras 36 . . . ixc3 3 7.bxc3 , las negras tenían posibilidades de victoria gracias a la mala es­ tructura de peones blanca. Pero era agradable conservar la pareja de alfiles. 37Jael ie5 38.ll:idl E:f4 39.ll:i c3 l3.f3 40.ll:ibt ig3

41.lagt Un error típico : mi rival se prec1p1ta en realizar su jugada, para que sean las negras las que tengan que hacer la jugada secreta. Mi adversario, al igual que Bronstein en el match de 1 95 1 , piensa que, después de cinco horas de juego, yo no encontraré una continuación correcta. Si Suetin hubiera pensado un poco, no ha­ bría entregado el peón, y con 4 l . l:! e2 manten­ dría una buena posición defensiva. 41...ixe4 42.ll:i d2 id5+ 43.©a3 l3.f2 44.ll:i e4 ih2 Las blancas no advirtieron esto al hacer su jugada 4 1 . 45Jag6 ixe4 Era más sencillo 45 .. .!'U-3, conservando la pareja de alfiles. 46.ixe4 d5 47.id3 ie5 Empiezan las tribulaciones de las negras. Ahora el peón pasado negro se ve frenado, y las blancas empiezan a preparar la simplifi­ cación de la posición. Era mejor 47 . . . e5 48. l:'!: b6 e4 49. l:! xb7+ © d6 50. ixa6 l:!xc2 (o 50 . . . e3), y la posición es muy peligrosa para las blancas. 48.l3.g8 ©d7 49.b4 if6 50.lagl l3.h2

198

¡Un nuevo descuido! Debí aprovechar para avanzar el peón pasado : 50 . . . e5 5 U! dl © e6 52.c4 d4 5 3 . ©b 3 (53 . ie4 b6, con la amenaza 54 . . . l:!é2) 53 fü3 54. © c2 l:! e3 . 5t.©b3 ©d6 52.ladl ©e7 Y no 52 . . . eS, por 5 3 . ie4. 53.c4 Ahora las tablas parecen bastante proba­ bles. En este momento Geller ya ganaba a Taimanov, pero comprendí que sería difícil que pudiera alcanzar a mi joven competidor. ¿Debía acordar las tablas? El juego continuó, aunque ya sólo podía confiar en la fortuna. 53 ... l3.b2+ 54. ©a3 dxc4 55.ixc4 l3.c2 56.ib3 ib2+ 57.©a2 l3.f2 58.ic4 ...

¿Cómo mantener la esperanza de victoria? Ante todo hay que conservar uno de los peo­ nes del flanco de dama. Y como las blancas amenazan jugar 59.a5 , seguido de 60.bS, mi respuesta es evidente. 58 a5 59.bxa5 ic3+ 60.©b3 ixa5 61.ib5 b6 Se ha conseguido el primer objetivo: ya no se podrá cambiar el peón "b6" . Es cierto que para ello el alfil tiene que permanecer en un extremo del tablero, donde no es muy activo, Pero tal vez esta circunstancia adormezca la atención de mi adversario. Sin embargo el al­ fil puede salir de su guarida en el momento preciso y tomar parte en la lucha. Y el alfil blanco tampoco es muy activo, y debe defen­ der su último peón. 62. ©c4 ©f6 63. ©d4 l3.f4+ 64. ©e3 ©es 65.lahl l3.e4+ 66.©d3 l3.g4 67.l3.h5+ ©d6 ••.

ESTRATEGIA 1 1 : 1 942- 1 956


Las negras solo p ueden progresar si logran avanzar su peón pasado a "e4", pero todavía no se ve cómo co�seguirlo. 68.:S�s @es 69J�hS+ @f4 Ya se amenaza . . . e5-e4+. 70.:Sb3 :Sg8 Ante todo, jugado para no permitir la triple repetición de la posición: 70 . . . � e5 7 1 . !! h5+. Pero ahora el rey negro tiene que volver a ca­ sita. A 70 . . . e5, se respondería con 7 l . ic6, y las negras no tienen la jugada 7 1 . . . !! g3+. 71.E:h4+ @es 72.E:hS+ @d6 73.:Sh4 Las blancas valoraron correctamente la po­ sición como tablas, pero no advirtieron que su rey, aunque parezca bien situado en el centro, corre ahí mayor peligro. Era más sencillo 73 . !! h3 , defendiendo la tercera fila. 73 ... :Sg3+

error también tiene su intríngulis psicológico: una vez que las negras han activado su alfil, ¿por qué no van a hacer lo mismo las blancas? Pero en este caso no había que dejar el peón blanco sin defensa. La única jugada salvadora era 7 5 . � d4, y si 75 . . . eS+, entonces 76. � e4 l':'! e3+ 77. � fS � d5 7 8 . ic4+, y a 75 . . . l':'! e3 , 76. !! h6, y las negras no pueden mejorar la po­ sición. 7S ....igS ! Desaloja l a torre d e l a cuarta fila y cierra la quinta. 76.:ShS Las blancas aún no advierten la amenaza que se cierne sobre su rey. De lo contrario, hubieran jugado 76. l':'! h8 l':'! g4+ 77. � f3 , entre­ gando su peón, aunque con dos peones de ventaj a la victoria negra solo sería cuestión de tiempo. 76 ... @cs!

74.@e4 Es natural el deseo de evitar situar el rey en casillas donde no es posible recibir un j aque de alfil o de peón, pero en este caso le trae dificultades. Era más precisa 74. � d4, para responder a 74 . . . ic3+ con 7 5 . � c4. 74 ...id2! Por fin el alfil entra en juego. Se amenaza 75 . . . !! e3+ 76. � f4 (76. � d4 e5+ 77. l':'! c4 l':'! c3+ 78. � b4 !! h3+) 76 . . . � d5 ! , y el peón pasado avanza inevitablemente. 7S.id3 Da a las negras tiempo para crear una ines­ perada red de mate en el centro del tablero. El

¡ Una posición sorprendente ! Se puede evi­ tar el mate, pero la derrota es inevitable: 77. l':'! xgS+, o 77. � eS f üd3 78. !! xgS l':'! d5+. Las blancas abandonaron. Taimanov, junto con su entrenador Flohr, esperaban el resultado de tablas en el café de la Casa Central de cultura de los ferroviarios (donde se disputaba el campeonato). El en­ cargado del tablero de demostración se acer­ caba a ellos de vez en cuando para trans­ mitirles la última novedad. Por fin llegó la no­ ticia: ¡ Suetin ha abandonado ! "Esto es una mentira", gritaron los Grandes Maestros al unísono. Pero cuando les enseñaron la posi­ ción final, guardaron silencio.

20º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 952

1 99


Match por el Título de C ampeón de la URSS Botvinnik - Taimanov Moscú 1 95 3 2 5 de Enero - 4 d e Febrero 1 Botvin nik

1

Taimanov

o

2

3

=

=

=

=

2 1 5 Taimanov - Botvinnik Defensa Semieslava Match por el Título de Campeón de la URS S 1 ª partida, Moscú 1 95 3 Mark Evgenievich Taimanov (nacido e n el año 1 926) empezó su carrera aj edrecística casi como un niño prodigio : ya de pequeño pen­ saba con una rapidez sorprendente y calculaba con brillantez las variantes. Más tarde, al es­ tudiar los métodos del juego posicional, ob­ tuvo grandes éxitos: fue campeón nacional y participó dos veces en los ciclos de candidatos al título mundial. A pesar de todo, queda la impresión de que Taimanov pudo lograr más. Por lo visto, tiene un carácter muy particular. En la búsqueda de la verdad no le gustaba du­ dar, lo que le llevaba a tomar decisiones pre­ cipitadas. Esto les sucedió también a otros grandes jugadores, como en el pasado a Bo­ goljubov y en la actualidad a Larsen. 1 .d4 lil f6 2.c4 c6 3.lll c3 d5 4.lll f3 e6

4

5

1

o

o

1

6

= =

3.5 2.5

De nuevo vemos esta formación de peones negra. En esa época, la línea 5 . .ig5 dxc4 aún estaba poco analizada, y no había un camino que diera ventaj a a las blancas. 5.e3 lil bd7 La partida nº 1 88 demostró que 5 . . . a6 no es suficiente para igualar. 6.'Wc2 Una continuación poco investigada, que aún recibe el nombre de "anti-Merano", ya que así evitan las blancas la complej a variante Merano (6 . .id3 dxc4 7 . .ixc4 b5). 6....id6 7 ..id2 Taimanov elige un plan que da a la partida interés teórico. A menudo se juega 7 .b3 , seguido de .ie2 y 0-0. Si 7.e4 dxe4 8. lll xe4 lll xe4 9. 'Wxe4, entonces 9 . . . e5 ! , como jugó Levenfish con éxito: 1 0.dxe5 lli xe5 l 1 . lli xe5 'W a5+. 7 ... 0-0

8.0-0-0 Esta jugada da a las negras más problemas que 8 . .id3 dxc4 9 ..ixc4 e5, con posibilidades iguales.

200

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


8 ... c5 Una decisión correcta, aunque unida a cier­ tos riesgos. Se debilita el peón de "d5 " , pero a cambio ya no es tan efectivo el avance blanco e4. 9.cxd5 A 9.e4 puede seguir 9 . . . cxd4 I O. il) xd4 dxc4 l l . ixc4 il) b6 1 2 . ie 2 id7 . 9 ... exd5 10.Wbl Demasiado lento. Merecía atención 1 0. ie l , creando problemas al peón "d5 " . En ese caso la partida podía seguir 1 O . . . c4 l l .g4 il) b6, con juego agudo. 10 ... a6 En la partida Karner - Vaganian, Moscú 1 968, las negras pasaron sin la jugada pro­ filáctica 1 0 . . . a6, y siguieron 1 0 . . . !! e8 l l . il) b5 if8 1 2.dxc5 il) xc5 1 3 .ib4 b6 1 4 . il) bd4 id7 1 5 . ib5 !l: c8 1 6 . Wi'e2 il) fe4, con juego com­ plejo. 1 1 .ict c4 12.g4 lll b6 13.h3 ge8 14.ig2 ib4 La lucha transcurre alrededor de "e4'', y las negras realizan la misma idea estratégica que en las partidas con Veresov (nº 1 33) y Lilien­ thal (nº 148). 15.lll e5 Este salto de caballo parece atractivo, pero al final resultará una pérdida de tiempo. Mientras que jugando 1 5 . il) d2, para realizar Ja ruptura e4 llegado el caso, la situación central sería favorable a las blancas. Es curioso que tanto Veresov como Lilienthal cometieran también este error posicional. 15 ... ixc3 1 6.Wi'xc3 lb e4 Un sacrificio de peón, que es posible que las blancas debieran aceptar. 17.Wi'c2 Las negras tienen compensación tras l 7 . ixe4 dxe4 1 8. il) xc4 il) d5 ! , con buen juego sobre las casillas blancas. 17 ... lb d6 ! Las blancas n o advirtieron esta sutil retira­ da. Ahora se encuentran en una posición pasi­ va. 18.id2 a5 Quitando al alfil blanco la casilla "b4" y preparando el asalto de peones en el flanco de dama. 1 9.iet f6 20.ll!f3 id7 21.gcl ia4

Un serio descuido. La evidente 2 1 . . . il) a4, seguida de . . . b5, daba grandes posibilidades de ataque. 22.Wfe2 ib5 23.ic3 il) a4 ¡ Qué precioso tiempo se ha perdido ! 24.gS ! Aprovechando J a ocasión d e crear contra­ juego. 24 ...id7 A 24 . . . fxg5, podría seguir 2 5 . il) e5, con la amenaza 26.h4. 25.gxf6 irs+ 26.Wal id3 27.Wfdl lll xc3 28.bxc3 Aquí me puse a pensar. No quería estropear la estructura de peones del flanco de rey, pero ¿cómo defender Ja casilla "e5 "? Y tomé la de­ cisión equivocada.

28... gxf6 Se mantiene el control de la casilla " e5 " , pero e l caballo blanco encuentra otra buena casilla, "f4". Merecía atención 28 ... Wfxf6 29. il) e5 !! xe5 30.dxe5 Wi'xe5, con suficiente compensación por la calidad. 29.lll et ie4 30.ixe4 lb xe4 3 1 .gc2 Wh8 32.lll g2 ggs 33.lLJf4 Wfd7 34.f3 Esto solo va a llevar al cambio del peligro­ so caballo de las blancas. Se podía mantener un juego más activo con la variante 34. Wfh5 f5 3 5 . Wi'h4 ! 34... � gS 35.gb2 Una pérdida de tiempo. 35... b5 36.gel gae8 37.h4 lb e6 38.CLJ xe6 gxe6 39.e4 Esta operación para crear un peón pasado

MATCH POR EL TÍTULO DE CAMPEÓN DE LA URSS MOSCÚ 1 95 3

20 1


protegido debía salvar a las blancas, y merece la aprobación. 39 ... E:ge8 40.E:be2 b4 41 .Wd2

Aquí se aplazó la partida. Como demostró el análisis, la posición blanca es defendible, pero requiere un juego exacto. 41 ...We7 42.e5! Y se crea el peón pasado. 42 ... bxc3 43.Wxc3 Wb4 Las negras tienen cierta ventaj a, principal­ mente porque su rey puede ser más activo que el blanco en caso de que se cambien damas. Por eso las negras buscan entrar en un final de torres. 44.Wb2 Las blancas aceptan el cambio, pero no quieren unir los peones negros (44. Wxb4 axb4), aunque debieron jugar precisamente así. Era mejor 44.Wxb4 axb4 45 .f4 f5 46. � g2 �h6 47. � h l � a8 48. 'it> b l �ha6 49. �h3 b3 50. �hh2, con buenas posibilidades de defen­ derse con éxito. 44 ... fxe5 45.Wxb4 Esto ya es forzado, aunque se ha perdido un importante tiempo. Pierde 45 . � xe5 por 45 . . . Wxe l +, y si 45.dxe5 , entonces 45 . . . W c5 ! y después . . . d4. 45 ... axb4 46.�xe5 Mi adversario creía que en el final de peo­ nes sus peones pasados le garantizaban las tablas, pero no es así. Tras 46.dxe5 d4, los peones negros avanzan rápidamente, dando buenas opciones de triunfo, pero es mejor que lo jugado en la partida. 46 �xe5 47.�xe5 .•.

202

También era mala 47.dxe5 , porque después de 47 . . . 'it> g7, el rey bloquea los peones pasados blancos. 47.. Jhe5 48.dxe5 ·

48 . . . d4! Una de las reglas básicas de los finales, dice que los peones ligados son más fuertes que los separados. En este caso sucede lo con­ trario. El rey negro detiene con facilidad los peones ligados, mientras que las blancas no pueden impedir la creación de dos peones se­ parados "b3 " y "d3 " . Taimanov comprendió lo que le esperaba, y una jugada antes ofreció ta­ blas . . . 49.e6 'it>g7 50.f4 'it>f6 51.f5 d 3 52.'itib2 h5

¡Zugzwang! Tras 5 3 . 'it> b l b3 54.axb3 cxb3 5 5 . 'it> c l 'it> e7, uno de los peones negros se transforma en dama. Esta posición ya la pre­ vieron las negras cuando cambiaron las piezas mayores. Las blancas abandonaron.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


2 1 6 Botvinnik - Taimanov Defensa Nimzoindia Match por el Título de Campeón . de la URS S 4ª partida, Moscú 1 95 3 1.d4 lli f6 2.c4 e 6 3.llic3 ib4 4.e3 lli c6 Una idea del propio Taimanov. Son más prometedoras las habituales 4 . . . 0-0, 4 . . . c5 y 4 . . . b6. 5.lli ge2 d5 6.a3 ie7 7.cxd5 Una decisión lógica. En nuestra partida del 1 9° Campeonato de la URSS, Moscú 1 95 1 , continué con 7 . lli g3 , pero después de 7 . . .h5 y . . . h4, no conseguí nada especial. 7 ... exd5 8.llif4 El caballo está aquí más activo que en la casilla "g3 " . En otra partida de este match con Taimanov jugué 8 .g3 , pero después de 8 . . . 0-0 9 . ig2 lli a5 1 0.0-0 c6 1 1 . lli a4 b6 1 2 . lli ac3 i a6, las negras tuvieron una posición satisfac­ toria. Taimanov también muestra una curiosa variante: 8 . lli g3 h5 9 .i d3 h4 I O . lli f5 g6 l 1 . lli xe7 'fixe7, y opina que las negras tienen buen juego continuando con . . . � h5 y if5 . 8 ... 0-0 Tal vez sea mejor 8 . . . if5 . 9.ie2 Me abstuve del inmediato ataque al peón central mediante 9. 'fib 3 , debido a que después de 9 . . . lli a5 1 0 . 'fi a2, las negras pueden atrever­ se a seguir con 1 O . . . c6 l l .b4 lli c4 1 2 .ixc4 dxc4 1 3 . 'fixc4 a5 y, a cambio del peón, tienen la iniciativa. 9 ...if5 Una jugada dudosa. Mi adversario me pro­ voca a entrar en un juego agudo, lo que es comprensible porque yo tenía un punto de ventaj a en el match. Era mejor, aunque un tanto pasiva, 9 . . . lli b8, con idea de . . . c6 y tam­ bién 9 . . . ie6, a la que las blancas responderían 1 0.e4 'fid7 1 l .e5 lli e8 1 2 . i f3 , tomando la ini­ ciativa. 10.g4 ie6 1 1.llixe6 Un serio error posicional. Después de l l .g5 y h4, la ventaja blanca no ofrece dudas. Una alternativa era 1 l .e4 'fi d7 1 2 . lli xe6 fx.e6 1 3 .e5 .

l 1...fxe6 12.0--0 'fid7 13.f4 Previniendo para siempre el avance libe­ rador . . . e5, pero ahora la ruptura negra . . . c5 sería más efectiva. 13 ... lli dS! 14.id3 Era más lógica 1 4.b4, y, aunque las negras tienen posibilidades de contrajuego, se evita la peligrosa 1 4 . . . c5 . 14 ... llif7 ¿Por qué no jugaron las negras l 4 ... c5? Parece que Taimanov consideró que siempre podría realizar esta jugada, y prefirió conso­ lidar antes su flanco de rey. 1 5.b4 No prosperaba el ataque en el flanco de rey: 1 5 .g5 tll e 8 1 6. 'fih5 ( 1 6.g6 hxg6 1 7 .ixg6 lli h8 1 8 . i c2 lli d6 y . . . tll f5) l6 . . . g6 l 7 .ixg6 hxg6 1 8. 'fixg6+ lli g7. 1 5 ... a5 16.b5 Solo así se puede mantener la amenaza de trasladar la torre de "al " a "g2 " . 1 6... lli d6 17.'fif3 Las blancas empiezan a llevar las piezas al flanco de rey, y al mismo tiempo se controla la posible invasión de las piezas negras en la casilla "e4". 17 ... a4 1 8.:ga2 c6 Era más prudente 1 8 . . . g6, previniendo la jugada g5 . 1 9.bxc6 'fixc6 20.gc2 'fid7

Si las negras consiguen jugar . . . g6, después harán notar su ventaja en el flanco de dama. Por eso las blancas están obligadas a em­ prender acciones en el flanco de rey. 21.g5 llife8 22.ixh7+

MATCH POR EL TÍTULO DE CAMPEÓN DE LA URSS MOSCÚ 1 953

203


No había otra opción, ya que penmtir 22 . . . g6 liquidaba la actividad blanca en el flanco de rey. . El desarrollo de la partida demuestra que el sacrificio de alfil fue correcto. Las blancas obtienen dos peones por la pieza y tienen se­ rias amenazas, lo que compensa la mínima desventaja material . 22 ... @xh7 23.%Vh3+ @g8 Era más peligroso 23 . . . @ g6 24. éll xd5 id8 25. éll b 4, con la amenaza éll d 3-e5+. 24.éll x dS id8 Defendiéndose de 25 . éll b6 y despejando la segunda fila para la dama. 25.g6 llJf6 26.llJ xf6+ gxf6 27.g7 Parece muy fuerte, pero en realidad podía haber llevado a la pérdida de la partida. La serena 27. E:g2 proporcionaba un ataque deci­ sivo: 27 . . . E: e8 (27 . . . éll e8 28.d5) 28.g7 lll f7 29. f ü3 E: c8 30.ib2 E: c7 3 l . Wh4 Wc8 32. ic3 ! ! füc3 3 3 . Wh8+! 27... :Se8 La partida se desarrollaba con muchos ner­ vios, y aquí las negras pensaron que el peón "g7" era intocable. Después de 27 . . . © xg7 ! , las blancas tienen que buscar sus opciones de salvación en 28.f5 ! (el rey negro está seguro en caso de 2 8 . :g g2+ @ n, o de 28. Wh5 :g f7) 28 . . . @ f7 ! 29.e4 @ e7 30.id2 . En la partida las blancas tienen de nuevo ventaj a decisiva. 28.%Vh8+ @f7 29.YNhS+ ©g8 Ahora ya no se puede tomar el peón: 29 . . . @ xg7 30. :g g2+ @ f8 3 l . %Vh8+ © e7 32. E: g7+ lll f7 3 3 . :g xn+ @ xf7 34. Wh7+. Y tampoco era posible 29 . . . @ e7, debido a 30. '%lfh7. 30.:Sg2 Rechacé repetir jugadas, aunque el riesgo era grande. Era difícil decidirse por esta con­ tinuación cuando solo me quedaban cinco mi­ nutos para once jugadas. Sin embargo, quería ganar la partida, lo que prácticamente me ase­ guraba el título de campeón nacional . A esto también contribuía la tensa atmósfera del match, ya que durante nuestra partida del campeonato se produjo un conflicto bastante desagradable.

204

30 llJ f7 .•.

3 1 .:Sf3! La torre se incorpora al ataque con efectos decisivos. La posición del rey blanco parece también peligrosa, pero aún es peor la del rey negro. 3 1 . .. gas 32.%Vh4! Solo cuando encontré esta jugada me decidí a seguir la lucha con 30. :g g2. 32 ... es Solo entregando la dama pueden las negras salvar a su rey. Después de 32 . . . W c6, las blan­ cas dan mate con 3 3 . Wh8+ ! lll xh8 34.gxh8 W+ @ xh8 (34 . . . @ n 3 5 . E: g7++) 3 5 . E:h3+ :gh5 36. E: xh5++. Si 32 . . . f5, 3 3 . W h5 , con la amena­ za imparable 34. :g h3 . Tampoco salva a las negras 32 . . . Wc7 3 3 . id2 W c2 34. ixa5 (pero no 34. E: h3 Wd l + 3 5 . ie l E: h5). 33.gh3 YNxh3 34.Wxh3 exf4 35.exf4 ib6 Si 35 . . . E: e l + 36. © t2 E: xc l , las blancas ganan con la brillante línea 3 7 . Wh7+ ! @ xh7 3 8 .g8W+ @ h6 39.Wg6++. 36.ib2 gbs 37.@n Ahora todo está claro. Pero sin embargo, tras 3 7 .W d7 E: e l + 3 8 . @ f2 E:xb2+ 39. @ xe l E: xg2 40. Wxb7, las negras tenían la defensa 40 . . . E: b2. 37 ia5 38.gc2 gb3 39.%Vd7 gbe3 40.%Vxa4 :Sel+ 4t.@f2 ic7 42.YNxe8+ Se llega a un final que se gana fácilmente. Las negras abandonaron. Esta partida prácticamente decidió la suerte del match. •..

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Match por el C ampeonato Mundial Botvinnik - Smyslov Moscú 1 9 54 1 6 de Marzo 12 de Mayo -

3

4

1

2

Botvinnik

1

1

Smvslov

o

o

13

14

15

16

1

o

1

1

o

1

o

o

= =

1 o

5

6

=

=

=

=

17

18

= =

2 1 7 Smyslov - Botvinnik Defensa Francesa Match por el Campeonato Mundial 1 ª partida, Moscú 1 954 Me enfrenté a Smyslov en tres matches por el Campeonato Mundial, en los que jugamos un total de 69 partidas. Esto ocurrió en el período más próspero de Smyslov, y el resultado global le fue favorable ( 1 8 victorias, 1 7 derrotas y 34 tablas), pero le aventajé en el número de coronas (2 a 1 ), por­ que si el match acababa en empate, el cam­ peón retenía el título. l.e4 e6 2.d4 d5 3.lll c3 Smyslov casi siempre utilizaba esta jugada. A mi me parece que en caso de 3 . lLi d2, es di­ ficil para las negras obtener contrajuego. 3 ... ib4 Esta aguda variante adquirió mucha po­ pularidad en la década de los sesenta. 4.e5 Esta fue la elección de Smyslov en las partidas 1 , 3 y 9 de este match, mientras que en las partidas 7, 19 y 2 1 optó por 4.a3 . 4 ...c 5 5.a3 ia5 Esta retirada de alfil estuvo de moda en tiempos de la partida Reshevsky - Botvinnik, en la que las blancas no eligieron la mejor continuación, 6. 't.W g4. Por otra parte, 5 . . . ixc3+ fue muy popular después de la famosa partida Alexander - Botvinnik (radiomatch, 1 946). En

7

o 1 19 =

= =

=

8 = =

20

o 1

9

10

1 1

o

o

o

1

1

1

1

o

21

22

23

24

= =

= =

o 1

12

= =

12 12

m i práctica s e encuentra e n las siguientes par­ tidas: 1 24, 1 3 5 , 1 42, 1 80 y 234. 6.b4 Un sacrificio de peón recomendado por Alekhine en el libro del Torneo internacional de Nueva York de 1 924. Esto se hizo, tras las jugadas lLi f3 f6, en la partida Botvinnik - Ra­ gozin (nº 1 4). 6 cxd4 Alekhine solo examinó 6 . . . cxb4, tras la cual las blancas ejercen una fuerte presión: 7 . lLi b5 bxa3+ 8.c3 . Esta idea también la llevé a cabo en el encuentro con Pavlov - Pianov (nº 1 9) . 7.CLlb5 En la 9ª partida del match, Smyslov jugó la más fuerte 7. Wg4, consiguió ventaja y ganó. La jugada de la partida ya la había empleado Makogonov, quien colaboró con Smyslov, así que era normal esta elección de mi adversario. Hay que señalar que esta jugada lleva a un juego más tranquilo que 7. Wg4 . 7 ... ic7 8.f4 lll e7 9.lll n lll bc6 Aquí lo más sencillo es 9 . . . id7 1 0. lLi bxd4 lLi bc6 1 1 .c3 lLi xd4 1 2.cxd4, que se jugó en la 3ª partida de este match, y ahora debí seguir con 12 . . . lLi c8 y . . . lLi b6. to.id3 ib8 Gastando otro tiempo, ¡pero el alfil de casillas negras es aún muy valioso ! l l .CLlbxd4 a6 12.ie3 ia7 13.0-0 Era interesante jugar 1 3 .c3 , para en caso de cambio en "d4" tomar de peón. Entonces las .•.

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

205


blancas tendrían mayores posibilidades de ata­ que en el flanco de rey. Smyslov llevó a cabo un plan similar en la 3ª partida del match . . 1 3 lüxd4 Tras una serie de cambios, las negras ali­ vian la presión blanca y terminan con co­ modidad el desarrollo. 14.ixd4 Merecía atención 1 4 . lD xd4, seguido de c3 . 14 ...ixd4+ 1 5.lü xd4 Las blancas han cambiado los alfiles de casillas negras y han mantenido el excelente puesto del caballo, lo que les da un final agra­ dable. t 5 ...Wb6 1 6.�ht id7 Desde luego, no 16 . . . Wxd4 por l 7. ib5+. 17.c3 �k8 1 8.Wel Prácticamente impide el enroque negro. 1 8 b6 Las blancas esperan que las negras hagan el enroque para iniciar las acciones en el flanco de rey, así que las negras de momento lo re­ trasan. A l S . . . 0-0, podía seguir l 9 . Wh4 lt:J g6 20.ixg6 fxg6 2 1 . ;g f3 , con una peligrosa ini­ ciativa. 19.a4 A las blancas las tienta ahogar la posición de su adversario en el flanco de dama median­ te a5 , pero sobreestiman sus posibilidades. También en caso de 1 9. ;g c l a5 , seguido de . . . ;g es, las negras tienen contrajuego. 1 9 a5 La única respuesta que, sin duda, las blan­ cas tuvieron en cuenta. 20.lüb3 •..

.•.

..•

En esta jugada confiaban las blancas. Des­ pués de 20 . . . axb4 2 l .cxb4 tienen una clara ventaj a en el flanco de dama. Pero Smyslov pasó p o r alto la tranquila respuesta de su rival. 20 Wc7! Un momento crítico de la partida. La ini­ ciativa pasa a las negras. 21.lDc5 El caballo se ve obligado a situarse en una casilla poco favorable. 2 1 . lt:J xa5 b6 22. lü b3 Wxc3 está lejos de ser bueno para las blancas . 2 1 ...ic6 Prudencia razonable. Después de 2 1 . . .0-0 22. lt:J xd7 Wxd7 23 .bxa5 ;g as 24.c4 dxc4 25. ixc4 W c7, la posición está igualada. 22.Wn Es inofensivo para las negras 22.f5 lD xf5 23. ixf5 exf5 24. ;g xf5 0-0, y las blancas tam­ bién tienen algunas debilidades. 22 ... 0-0 23.lüb3 id7 24.Wc5 Smyslov casi siempre buscaba el cambio de damas, si no empeoraba su posición. Aquí elige ese camino, confiando en salvarse en el final. Después de 24. f üc l f6 2 5 . Wg3 fxe5 26.fxe5 lt:J f5, las blancas, con varios peones débiles, tienen problemas. 24...Wxc5 El cambio de damas era obligado. A 24 . . . WdS, seguiría 25. W e3 ! , y las blancas han ganado un tiempo importante, ya que ahora su alfil está defendido (pero no 25. Wxa5 b6 26. Wa6 ;g as 27.Wb7 ic6). 25.lü xc5 gc7 26.lD xd7 Esto es lógico. El caballo no podía per­ manecer mucho tiempo en "c5 " . 2 6 gxd7 27.bxa5 gas 28.a6 Una decisión rutinaria. Las blancas cierran la columna "a", pero el peón negro, al pasar a "a6", limitará la actividad del alfil blanco al controlar la casilla "b5 ", con lo que el peón "a4" puede estar en peligro. Era necesaria 2S .c4 o, como indicó Averbaj , 2S. ib5 ;g c7 29. f üc l y 30.c4, con posibilidades casi igua­ les. 28 bxa6 29.c4 Las blancas se libran de su peón débil, pero abren columnas para la invasión de las torres negras. Por eso debieron preferir la recomen­ dación de Romanovsky 29. ;g ab 1 . ..•

•..

..•

206

ESTRATEGIA IJ: 1 942- 1 956


29 ... dxc4 30.ixc4 i"!d4! Ahora resulta evidente que la situación del peón negro en "a6" favorece a las negras. 3 1 .ie2 A 3 1 . E: ac l , era desagradable 3 1 . . . ltJ fS . 3 t . .. tt:Jd5 32.g3 .!D c3 33.if3 gbs Si las blancas permitieran 34 . . . E: b3 , ten­ drían una dificil posición, ya que el caballo negro seria invulnerable en "c3 " . Las blancas lo evitan de la única manera posible. 34,g33

34 . . . lbbl Tal vez el primer error de las negras en esta partida. Debí tomar tranquilamente el peón, 34 . . . l0 xa4, ya que a 3 5 . f üa l había la respuesta 35 . . . g bb4 36. id l tt:J c5 37. g c3 gbc4 3 8 . gxc4 g xc4 39. ie2 g e4 40. ixa6 g5, y las blancas tienen pocas posibilidades de salvarse. 35Jfa2 .!D d2 36.gf2 llJ c4 37.h4 Previniendo la jugada . . . g5, las blancas in­ tentan cambiar el mayor número de peones. A 3 7 . ie2, podía seguir 37 . . . tt:J e3 . 37 ... g5 38.hxg5 hxg5 39.fxg5 Las negras también tienen ventaj a en caso de 39. ie2 a5 40.ixc4 g xc4. 39 ... .!D xeS 40.ie2 '.Sbl+ El segundo error y, como suele ocurrir , en la última jugada del control. Tras este inútil j aque, las blancas ganan un vital tiempo para la defensa. Era favorable 40 . . . a5 4 1 . ibS � g4 ! 41.©g2 La jugada secreta. Las negras están mej or por la debilidad de los peones blancos. 41 ...a5 Es necesario alejar el peón del ataque del

alfil. Lleva a tablas 4 l . . . gb3 42. f ü4 g xf4 43 .gxf4 tt:J g6 (es posible 43 . . . tt:J d3 44. ixd3 g xd3 45 . E: e2 E: d4 46.f5 exf5 47. g es g xa4 48. E:xf5 , y las blancas hacen tablas) 44.f5 l0 h4+ 45 . � f2 tt:J xf5 46. ixa6 . 42.fü2 Una de las continuaciones más fuertes. Si 42. ihS @ g7 43 . f ü4 E: d5 44. E: af2 g b7, segui­ do de . . . E: be7, las negras pueden jugar en su momento . . . tt:J g6, manteniendo cierta ventaja.

42 ... gb3 ¡ Un caso curioso ! Al analizar la posición encontré enseguida el mej or plan (aunque, tal vez, insuficiente para ganar): 42 . . . E: xa4 43 . E: c5 g e4 ! Además anoté las variantes. Por la mañana sólo analicé la jugada 42. ihS, y 42. � c2 la revisé un poco antes de la reanuda­ ción. Tras esto . . . no sólo olvidé los resultados del análisis nocturno, sino también que los ha­ bía anotado, ¡ el colmo de la distracción! , y en vez de tomar el peón jugué 42 . . . gb3 . Durante la partida tenía la sensación de que no jugaba de la mejor manera, pero ni aún así me di cuenta de que me desviaba del camino "prepa­ rado". Los análisis "olvidados": 42 . . . E: xa4 43 . E: c5 E: e4 44. E: xa5 (si 44. ihS , E:b3 45 . ixf7+ tt:J xf7 46 . g cs+ � g7 47. E: c7 @ g6, y las negras se quedan con un peón de ventaj a) 44 . . . E:b3, y los peones blancos son débiles. 43,gf4 El error decisivo. Es evidente que en el análisis casero Smyslov no prestó atención a la maniobra que se indica en los comentarios de la jugada 42 de las blancas, y no estudió o menospreció la siguiente jugada negra. Era

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

207


necesario jugar 43 . g c5 . Tras 43 . . . lt:l d3 (o 43 . . . g d5 44. füd5 exd5 45. f ü5 g e3 46. @ f2 d4 47 . f ü4) 44 . .ixd3 g dxd3 45. gxa5 g xg3+ 46. @ h2, las tablas son más o menos evidentes. 43 .. J�dS! Ahora esta maniobra es más fuerte que en la variante 42 . .ih5 , ya que las blancas ne­ cesitan perder tiempo para llevar el alfil a "h5 " . Cuando la quinta fila es inaccesible, se han perdido las ventaj as de la jugada 42. g c2. 44J:ge4 Es necesaria esta jugada antes de llevar el alfil a "h5 " : 44 . .ih5 g dd3 . 44 ... @g7 45 ..ihS ll:l g6 Tarde o temprano las blancas tendrán que pasar a un final de torres desfavorable. 46.gg4 ge3 !

Amenaza 47 . . . lt:l e5, seguido de 4S . . . g dd3 , y también 47 . . . g ee5 , y cae el peón "g5 " . El blanco tiene que cambiar las piezas menores. 47..ixg6 @xg6 48.gn �Us Lo más sencillo. También gana 4S . . . l=l: xg5 49. f üg5+ @ xg5 50. gxf7 l=l: e4. 49.E:xfS exfS ! 50.E:c4 E:e4 51 .E:c7 gxa4 52.E:a7 E:a3 53.@h3 Ingenioso, ¡pero solo eso ! Las negras tam­ bién perdían en caso de 5 3 . @ h2 f ü2+, o de 5 3 . © f2 a4 54. @ g2 @ xg5 5 5 . l'l: xf7 l'l: b3 ! 53 ... f4 54.@h4 fxg3 ss.ga6+ @rs ¡ Solo así ! Tras 55 . . . © g7 56. @ h3 ! , se llega a un final que ya se valoró como tablas en los comentarios de la jugada 41 de las negras; el peón "g3 " no tiene relevancia. 56.fü6+ @e4 57.@h3 go 58.ga6 gf5 Las blancas abandonaron.

208

2 1 8 Smyslov - Botvinnik Defensa Nimzoindia Match por el Campeonato Mundial 2ª partida, Moscú 1 954 1.d4 lll f6 2.c4 e6 3.lll c3 .ib4 4.e3 b6 Un año antes, en el Torneo de Candidatos de Zürich, Smyslov también empleó la De­ fensa Nimzoindia, pero eligió 4 . . . c5 . Temien­ do una posible preparación por mi parte, aquí se aparta de esa línea, pero cae de la sartén al fuego. 5.lll ge2 .ia6 6.a3 .ie7 7.lll f4 dS 8.cxdS Con Novotelnov jugué S.b3 (partida 1 95). Pero al tener conocimiento de la partida Shainswait - Fine, disputada en Nueva York el mismo año, preferí el método de juego em­ pleado por el maestro americano. 8 ....ixfl 9.@xfl Así continuó la partida mencionada. En caso de 9.dxe6 .ia6 1 0.exf7+ @ xf7 l 1 . °Wb3+ @ es 1 2 . lll e6 °W d7 1 3 . lt:l xg7+ @ as 1 4 . lll e6+ @ cS, el ataque blanco se acaba, y las negras gradualmente toman la iniciativa. 9 ... exdS Jugada única. 9 . . . ll:l xd5 lleva a la pérdida de un peón: 1 0. lll cxd5 exd5 l l . °Wh5 c6 ( l 1 . . .g5 terminó en una rápida derrota negra en la partida Milev - Bobekov, Sofía 1 95 S : 1 2 . lll e6 °W d7 1 3 . lll g7+ @ f8 1 4 . °Wh6 Wfc6 1 5 . lt:l e6+ © es 1 6. °W g7) 1 2 . lll e6 g6 1 3 . Wfe5 f6 ( 1 3 . . . .i f6 1 4 . lt:l xdS+ .ixe5 1 5 . lt:l xf7) 14. °Wg3 .id6 1 5 . lt:l xdS .ixg3 1 6. lt:l xc6.

10.g4!

ESTRATEGIA TI: 1 942- 1 956


Una mej ora, preparada en el silencio del gabinete. Sin duda, fue una sorpresa para mi adversario. Después de I 0 . '1Mf f3 c6 1 l.g4 0-0, Fine tuvo una buena posición. Pero no es ne­ cesario perder tiempo en la jugada 'IMff3 . 10 ... c6 Smyslov hace la jugada natural, pero cae en una difícil posición : Más tarde se demostró que la audaz 1 O . . . g5 era necesaria, aunque el blanco siempre tiene ventaja: 1 1 . lt:l h5 lt:l xh5 1 2.gxh5 c6 (o 1 2 . . . '1Mfd7 1 3 . Wf3 c6 14.e4) 1 3 . W f3 lt:l a6 14.e4 lt:l c7 1 5 . !! g l h6 1 6 .h4. l l .g5 lt:lfd7 Hacer l l . lt:l e4 1 2 . lt:l xe4 dxe4, trae proble­ mas a las negras tras 1 3 .h4, lt:l h5 y Wg4. 1 2.b4 id6 Ahora las blancas pueden abrir el centro con ganancia de tiempo, debido a la mala si­ tuación de este alfil. Era mejor 12 . . . 0-0, aun­ que tras 1 3 .e4 dxe4 1 4 . lt:l xe4 lt:l c5 1 5 . lt:l xc5 bxc5 1 6. ie3 , la ventaja blanca es clara. 13.e4 dxe4 14.lt:l xe4 ixf4 Era triste 1 4 . . . ie7 por 1 5 .h5 . 15.ixf4 0-0 .

.

1 6.hS! Con la amenaza posicional 17 .h6, tras lo cual la posición del rey negro seria crítica. 16 ... ge8 Intentando alejar el caballo blanco para que dej e de apuntar a la casilla "f6". Permitir que el peón blanco llegue a "h6" sería casi un suicidio : 1 6 . . . lt:l a6 1 7 .h6 :9: e8 ( 1 7 . . . g6 1 8 . 'IM! a4) 1 8 .hxg7 :9: xe4 1 9 .Wh5 <tl xg7 20. Wxh7+ i> f8 2 1 . id6+ W e8 22. Wxe4+. Tampoco era mej or 1 6 . . . W e7, por 1 7 . W f3 W e6 1 8 .h6 g6 1 9. lt:l d6.

17.lt:ld6 ge6 Como se verá más adelante, era mejor en­ tregar ya la calidad y jugar l 7 . . . lt:l f8, si bien es cierto que entonces no sería fácil ocupar la casilla "d5 " con un caballo. 18.dS gxd6 ¿Qué podían hacer las negras? A 1 8 . . . cxd5 1 9. Wxd5 lt:l a6, decidía 20. lll xf7 ! i> xf7 2 1 .g6+ hxg6 22.hxg6+ <tl e7 23 . id6+ <tl f6 (23 . . . gxd6 24. W f7++) 24. W D+ <tl xg6 25 . g g ¡ + <tl h7 26. Wf5+. 19.ixd6 �xg5 Parece que las negras han entregado la ca­ lidad en buenas condiciones, ya que han ga­ nado un peón, otro está atacado y en caso de 20.dxc6 lt:l xc6, finalizan el desarrollo. Pero . . .

20.�f3 ! ¡ La jugada decisiva! Ahora la dama negra está muy limitada en sus acciones. 20 ...�xdS Tampoco esto augura a las negras un cami­ no de rosas. Tras 20 . . . cxd5 2 r n g 1 Wh4 22 g g4 '1Md8 23 . !! c l , la posición negra es pasiva. 2 1 .�xdS cxd5 22.gcl lt:l a6 23.b4 h6 24,gh3 i>h7 2s.gct3 Formalmente las blancas no tienen ventaja material, pero sus piezas dominan el tablero. 25 ... lt:lf6 26.bS lt:l c5 27.ixcS bxc5 28.gxcS gb8 29.a4 gb7 30,gdc3 Solo queda cambiar torres para coronar uno de los peones del flanco de dama. A 30 . . . lt:l e4 sigue 3 l . !! c7. Las negras abandonaron. Esta partida es un claro ej emplo de domi­ nación sobre el tablero.

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

209


2 1 9 Botvinnik - Smyslov Gambito de Dama Aceptado Match por el Campeonato Mundial 4ª partida, Moscú 1 954 1.d4 d5 2.c4 dxc4 En la segunda partida del match, Smyslov eligió la Defensa Nimzoindia, y ahora intenta de nuevo sorprenderme al adoptar el Gambito de Dama Aceptado. 3.lDf3 a6 Así jugaba a veces Alekhine. 4.e3 ig4 5.ixc4 e6 6.Wb3 Parece mej or primero 6.0-0. 6 ...ixf3 Es azarosa 6 . . . b5, debido a 7. lD e5, y si 7 . . . bxc4, 8 . Wf a4+. 7.gxf3 b5 Alekhine, en una pos1c10n similar, hizo 7 . . . "8 a7, y así continuó también la partida nº 1 4 1 , que puso de moda esta jugada. 8.ie2

8 . . . lD d7 ¡ La preparación de Smyslov ! Pero no ase­ gura a las negras una plena igualdad. Lo ha­ bitual es 8 ... c5 9.dxc5 lD d7 (si 9 . . . ixc5, l 0.a4 (o J O. Wc3 if8) 1 0 . . . b4 l I . lt:l d2 lll f6 1 2 .Wc4 lll bd7 1 3 .b3 0-0 1 4 . ib2) 1 0.c6 lll c5 1 l . Wfc2 "8 c8 1 2 . lll c3 "8 xc6 1 3 . lll xb5 axb5 1 4 .b4 °1Wb6 1 5 .bxc5 f üc5 1 6 . Wb3 , seguido de 1 7. ia3 o l 7.a4, y las negras no han igualado. 9.a4 b4 1 0.lD d2 Opté por esta tranquila jugada, y ahora se puede decir que la decisión fue correcta. Du-

210

rante la partida me pareció más incisiva 1 0.f4 ll:J gf6 l I .if3 c5 1 2 .ixa8 Wxa8, pero no pude valorar con precisión esta posición. En la par­ tida Ilivitsky - Grechky de este mismo año las negras obtuvieron compensación tras 1 3 . "8 g l cxd4 1 4.exd4 id6. 10 ... lD gf6 1 1 .lll e4 c5 12.lDxf6+ Más tarde se demostró que ofrecía mejores perspectivas 1 2 . lll x c5 lll xc5 1 3 .dxc5 ixc5 1 4. id2 o-o 1 5 .0-0-0 Wb6 1 6. � b l . 12 ...'\Wxf6 Un continuación de mucha responsabilidad. Más sencillo es l2 . . . lll xf6 1 3 .dxc5 ixc5 , aunque la Enciclopedia considera favorable la posición blanca. 13.d5 e5 Las negras tienen dificultades tras 1 3 . . . id6 1 4.dxe6 fxe6 1 5 . °1W d3 . 14.a5! id6 1 5.e4 La mej or continuación. Las negras dispo­ nían de la amenaza posicional de jugar opor­ tunamente . . . f5 , seguido de . . . e4 o . . .f4. Ahora ya sólo podrían realizar este último avance, que es menos peligroso para las blan­ cas. 1 5 ... 0-0 1 6.ie3 Este alfil ocupa un posición excelente, don­ de defiende el peón " f2 " (en caso de . . . f5fxe4) y ataca al peón "c5 " . 1 6... c4 Smyslov sobrevalora sus posibilidades. Las negras no solo se quedan sin un peón sin ob­ tener suficiente compensación, sino que ade­ más incrementan el campo de acción de las piezas blancas en el flanco de dama. Esta ju­ gada es el origen de la derrota. l 6 . . . Wh4, seguido de . . . g6-f5 , o directamente 1 7 . . . f5 , daba contrajuego a las negras. 1 7.'\Wxc4 füc8 1 8.Wb3 Wg6 Ahora se ve la idea de las negras: impedir el enroque blanco, tanto el corto como el largo. Pero no valía la pena sacrificar el peón, ya que en cualquier caso el enroque blanco era dudoso, debido a la debilidad del peón "a5 " . Ahora las negras amenazan 1 9 . . . Wg2, pero esta jugada se evita fácilmente. 1 9.<itin rs 20 �gl Wh5 2t.�g2 ! E l juego negro h a llegado a un callej ón sin salida, y la entrega de peón no se ha justi-

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956

·

.


ficado. A las blancas solo les queda llevar el rey a "h l ", tras lo que se utilizará la columna "g" para el ataque. 21...lü cs 22.Wf dl YMh4 Mejor era jugar ya 22 . . . f4, pero no es fácil decidirse a cerrar la posición, privándose de la última esperanza de ataque. 23.@gt

Ahora las blancas se disponen a seguir con 24. ig5 Wh5 25. if6, y después 26.f4. Las negras solo tienen una defensa válida. 23 ... f4 Si 23 . . . fxe4, entonces 24. ig5 (o 24. 'S g4 y 25 .fxe4) 24 . . . Wh3 25.fxe4, con la amenaza 26.ig4. 24.id2 'Sab8 25.@h l 'Sf8 26.ic4 fü6 2'7Wgl if8 Smyslov se encontraba en un fuerte apuro de tiempo, y por eso no juega correctamente. En ningún caso debió retirar este alfil de su posición de bloqueo ( 1 8 j ugadas después volverá al mismo sitio). Era mejor 27 . . . 'S f'l. 28.'Sg4 WfhS 29.Wfg2 Wffl 30.b3 @hS 3 1 .'Sgl 'Sd6 Aquí la torre está mal situada: bloquea el peón, pero no defiende los peones "b4" y "e5 " . 32.ict lll d7 33.ib2 i; e s 34.Wffl Las blancas tienen una gran ventaj a, pero no se ve un camino directo hacia la victoria. Así que hacen lo más seguro y práctico (cuan­ do el rival está escaso de tiempo): esperar. No daba nada concreto 34. 'S g5 g6 3 5 . Wf fl W f6 . 34 ... Wi'bS Para responder a 3 5 .ixh6 con 35 . . . lli f6, con complicaciones favorables.

35.Wfg2 Wfh6 36.'SgS g6 37.Wffl ig7 38.icl Probablemente, las blancas hicieron bien en evitar en apuros de tiempo Ja siguiente con­ tinuación : 3 8 .ixa6 i f6 39. 'S 5g4 'S a8 40. ib5 'S xa5 4 1 . ixd7 'S xd7 42. W c4 W f8 43 . W c6 Wf d8 . 38 ...if6 39.i;Sg4 ie7 Ahora es inevitable la pérdida de otro peón. Era mejor 39 . . . i d8 . 40.id2 lll f6 Aquí se aplazó la partida. 4U�4g2 La más sencilla. 41 ...i;d7 Smyslov toma una decisión correcta, me­ j orando la posición de esta torre. Las siguien­ tes líneas muestran los inconvenientes de la si­ tuación de la torre en "d6 " : 4 1 . . . 'S b8 42 .ixa6 'S a8 43 . ic4 'S xa5 44.ixb4; 4 1 . . . '1Wh3 42. 'IW d l ! 'S b8 43 . '\Wa l ! lli d7 (si 43 . . . '1Wh5, 44. ie2) 44. ixf4. 42.ixa6 i;a7 43.ibS i;gs 44.a6 gS!

La última posibilidad de las negras es un ataque de peones en el flanco de rey. 45.Wfd3 Al calcular muchas variantes complejas co­ metí un error evidente: a la jugada que hizo mi adversario (45 . . .i d6) me disponía a seguir 46. '1Wc4 '1Wh3 47. '1Wc6, pero . . . Las blancas te­ nían varias continuaciones atractivas. La más sencilla era 45 . '\W a l i d6 46. ixb4 ! ixb4 47. Wxe5, y la posición negra es desesperada: las blancas tienen cuatro ( ! ) peones pasados por el caballo. Era tentadora 45 . '\W c4 '1Wh3 46.d6 ixd6 47. W c6, y las negras están mal.

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

21 1


Pero por lo visto, esa tarde no estaba de buen humor, y no quise sacrificar. 45...id6 46.'l!lVe2 Cuando me disponía a realizar Ja prevista 46.'l!lV c4, vi con horror que las negras podían jugar 46 . . . :1l: c7, y no ayuda 47. ic6 'l!lVh3 48. ixb4 ixb4 49. 'l!lVxb4 Wfxf3 50. '11lYd 6 lll g4 5 1 . f ül lll e3 52. Wfxe5+ :1l: cg7 . 46 ... gag7 Las blancas tienen que pasar a la defensa, y las negras logran organizar el asalto de peones en el flanco de rey, pero para su desgracia la posición del rey blanco es inexpugnable. 47.Wdl Wh4 48.ie2 g4 49.iel ! ¡El alfil se encuentra a gusto en la j aula! Era floja 49.fxg4 lll xe4 50.i e l lll g5 5 1 .f3 Wh3 , y las blancas tienen dificultades. 49... h5 A 4 9 . . . Wh3 , seguiría sencillamente 50. Wfd3 ! 50.fxg4 hxg4 51.ixg4!

A pesar de todo, esa tarde tenía que sacri­ ficar. Ahora las blancas deben ganar. 51...:8xg4 Esta jugada simplifica la tarea de las blan­ cas. Lo mej or para las negras era 5 1 . . . lll xg4 ! 52.f3 Wfh7 ! (pero no 52 . . . Wfh3 5 3 . fxg4 ic5 54. if2), y ahora hay que jugar 5 3 .fxg4 ! 53 . . . ic5 (si 53 . . . Wxe4 54.i f2 ! ! , con las ame­ nazas 55 .a7 y 5 5 . Él. e l Wi'g6 56. Wf f3 , y tras 54 . . . É1. xg4 55 .a7 É1. 4g5 (55 . . fug2 56.Wh5+; 55. . . l'!4g7 56. Wh5+ l'!h 7 5 7. Wff5!!) 56.h4 f ü5 57.Wi'b l ! , y las negras están perdidas) 54. if2 (o 54. W f3 ixg l 5 5 . Él. xg l ) 54 . . . i xf2 5 5 . l'! xt2 Wfxe4+ 56. Wi' f3 Wxf3+ 57. :1l: xf3 , con ventaja decisiva. .

212

Otra opción a 53.fxg4 ! es 5 3 . l'! xg4 füg4 54. :1l: xg4 l'! xg4 55.fxg4 Wfxe4+ 56. W g l , in­ dicado. por Zhabó, no lograba el · objetivo de­ bido a 56 . . . ic5+ 57. if2 ixf2+ 5 8 . W xf2 Wf e3+ 59. W gl W e4+ ! 60. Wf f3 Wf c2+. Tampoco lo alcanza la ingeniosa 5 3 . Wf c2, previniendo que el alfil negro se sitúe en "c5 " , por 53 . . . :1l: c7 54. Wi'b2 l'! cg7 5 5 . f üg4 É1. xg4 56.fxg4 Wfxe4+ 57. Wl g2 YlVxg2+ 5 8 . f üg2 É1. a8 59. l'! a2 e4. En el apuro de tiempo creía que las blancas ganaban con 5 3 . a7, pero Romanovsky mostró una res­ puesta muy fuerte para las negras, 53 . . . ic5 ! 54. f üg4 ixg l 5 5 . l'! h4 ixa7). Sin duda, debo agradecer a la fortuna que todas estas interminables variantes no se pu­ dieran calcular en la partida, debido al apuro de tiempo. 52.t3 El alfil sale de la j aula con efectos decisi­ vos. 52 .. .l:hg2 También perdía 52 . . . l'! g3 5 3 .ixg3 fxg3 54. :1l: xg3 , al igual que la variante 52 . . . Wfh3 5 3 . fxg4 lll xe4 54. Wfc2; y 52 . . . W h7 53.fxg4 lll xe4 54.g5 . 53.ixh4 B!xgl+ 54.Wxgl gxgl+ 55.Wxgl lll e8

Las blancas tienen tres peones pasados a cambio de la pieza, y aunque uno de ellos está bloqueado, los dos restantes cumplen con su objetivo. 56.a7 tli c7 57.©fl ©g7 58.©e2 ©ti 59.if2 ©es 60.©d3 ©d7 61 .©c4 No hay defensa contra 62 . ic5 . Las negras abandonaron.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


220 Smyslov - Botvinnik Defensa Semieslava Match por el Campeonato Mundial 5ª partida, Moscú 1 954 l.c4 c6 2.d4 dS 3.llif3 llif6 4.lli c3 e6 S.igS Smyslov pennite el sistema Botvinnik, contra el que ya luchó con éxito en una partida con Bronstein ( 1 950). Las negras satisfacen su "deseo". S ... dxc4 6.e4 bS 7.eS h6 8.ih4 gS 9.llixgS 9 .exf6 se encuentra en la partida nº 1 94. 9 ... hxgS 10.ixg5 lli bd7 La jugada 1 0 . . . ie7, a la que la teoría le pone un signo de interrogación, apareció de fonna imprevista en la final de candidatos de 1 984 entre Kasparov y Smyslov. El excam­ peón mundial mejoró algo la conocida con­ tinuación 1 l .exf6 ixf6 1 2. ixf6 1MIxf6 1 3 .g3 mediante 13 . . lli a6 1 1 .exf6 En la mencionada partida con Bronstein, Smyslov continuó 1 1 .g3 ib7 1 2 . ig2, a lo que siguió 12 . . 1'! g8. Para evitar esta línea, las blancas realizan una transposición de jugadas. 1 1 ...ib7 12.g3 En la actualidad, las blancas consiguen ventaja con esta continuación. l2 1Mlb6 Esta jugada estaba en el olvido por los motivos que veremos a continuación. Durante algún tiempo las negras jugaron con éxito 12 . c5 1 3 .d5 1M'b6 14. ig2 0-0-0 1 5 .0-0 b4 1 6. lli a4 1M'b5, hasta que en el 49º Campeonato de la URSS, Moscú 1 98 1 , Kasparov obtuvo dos sensacionales victorias con la jugada 1 7.a3 ! Así, en la actualidad el sistema pasa por una crisis evidente, pero tal vez, en el mo­ mento menos esperado resurgirá con nuevas fuerzas. l3.ig2 O-O-O 14.0-0 lli es Estaba preparado para aceptar el sacrificio de dama. l 5.1Mle2 Tras esta jugada las negras recuperan el peón, y las blancas solo pueden contar con un final igualado. Más tarde se demostró que des.

.

..•

pués de 1 5 .dxe5 1'! xd l 1 6. f üxd l las blancas tienen ventaja, por ejemplo: 1 6 ic5 1 7 . lll e4 id4 1 8 . lll d6+ � c7 1 9. i f4 fü8 20. ih6 1'! h8 2 1 .ig7 1'! d8 22. lll x f7 ixf2+ 23 . � h l , Hollis Baumbach, correspondencia 1 976. En caso de 1 5 . ie3 c5 1 6.dxc5 ixc5 1 7. ixc5 Wxc5 1 8 . ixb7+ � xb7 , las negras tienen suficiente contrajuego. 1s Wxd4 La Enciclopedia considera como mej or 1 5 . . . lll d3 1 6. ie3 c5. 16.ie3 ! Lo mejor. Si las negras pudieran situar el caballo en la casilla "d3 " (por ejemplo, 1 6. f üd l tll d3), esta jugada no sería posible, ya que el peón "f6" necesitaría defensa. l6 ...1M'd3 Como jugaba con negras, no tenía nada contra las tablas, por lo que decidí cambiar las damas. A una posición compleja lleva 16 . . . 1Mlg4 1 7.f3 1M'h5 1 8 .h3 Wf g6 1 9 lll e4 17.füdl Alejando al rey enemigo de la defensa del flanco de dama. El carácter creativo de Smys­ lov al tomar decisiones se muestra de nuevo: aunque las blancas tienen una mínima ventaja en el final, cambia con gusto las damas, con­ fiando en salvar la partida. 17 ... Wxe2 18.:Sxd8+ 'i!?xd8 19.llixe2 ...

.•.

.

.

. .

1 9 . . . lli d3 Esto lleva a ciertas complicaciones. Era pe­ ligroso jugar 1 9 . . . lll g 4, debido a 20. ixa7 tll x f6 2 l .a4, y después de 19 . . . � c7 20.if4 id6 2 l . 1'! d l ! 1'! d8 (o 2 1 . . . lll d3 22. ixd6+

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

213


22 . . . Wxd6 23 .lll c l ) 22.!!xd6 @xd6 23 .lll c3 , las negras están mal. Lo más sencillo era ha­ cer 1 9 . . . @c8, indicado por Moiseev, y tras 20.!!dl (a 20 . .ixa7, c5 2 1 .a4 lll f3+) 20 . . . c5 2 I ..ixb7+ @xb7 22.lll c3 @c6 23 .lll e4 lll d3 24.b3 .ih6, la posición está igualada, Capic Iovcic, correspondencia 1 97 1 . 20.b3 ! Como las negras no pueden tomar el peón, van a quedar con sus peones del flanco de dama doblados y aislados. Dudo que las blancas consiguieran más con 20.a4 a6, ya que en la partida se mantiene la posibilidad de ga­ nar el peón "a7". 20...@c7 21.bxc4 bxc4 22.ixa7 ¿Cómo rechazar la captura del peón, re­ cibiendo además un peón pasado "a" , apoyado por torre y alfil? La alternativa era 22.!!b l .ib4 23 . .ixa7 (23 .lll f4 a5) 23 . . . !!a8 24 ..ie3 !!xa2, y las blan­ cas tienen cierta ventaj a. 22 ... c5 23.:Sbl .ixg2 No parece buena para el segundo jugador la variante 23 . . . lll b4 24 . .ixb7 @xb7 25 . .ixc5 .ixc5 26.a3 . 24.ib8+! La sal de la maniobra blanca. Después de 24.@xg2 .id6, las negras tenían todo en or­ den, pero ahora queda cerrada la primera fila negra, y el peón "a" se vuelve demasiado pe­ ligroso. 24 ... Wc6 25.@xg2 ih6!

Parece que el alfil negro se va a ver en­ cerrado por el peón "f4", pero en realidad tendrá un papel activo. Después de 25 . . . !!h6

214

26.a4 !! xf6 27.f3, la torre negra estaría fuera de juego. 26.f4 . Obviamente, no se podía permitir 26 . . ..id2, y el peón "c4" seria muy amenazador. 26 ... e5 La clave de la idea negra. La formación de peones blancos se resquebraja, y el alfil negro entra en juego. 27.a4 No era mejor 27.Wf3 exf4 28.gxf4 .if8 ! ; o 27.fxe5 .id2 28.!!dl c3 , y si 29. lll x c3 lll e l +. Pero era preferible 27 . .ixe5 lll x e5 28.fxe5 !!e8 ! (pero no 28 . . ..id2 29.!!b2 c3 30.!!c2) 29.!!b2 !!xe5 30.!!c2, aunque el final es de tablas. 27 ... exf4 28.gxf4 c3 !

La última sutileza, que las negras ya habían previsto en la jugada 25. De lo contrario, el al­ fil negro quedaba fuera del juego. Así, el peón capturado en la apertura acaba por salvar a las negras en el final. 29.lll xc3 ixf4 30.ixf4 lll xf4+ 3 1 .@g3 ! Smyslov juega con gran precisión. Las blancas se disponen a avanzar el peón "h" (su principal baza) apoyado por el rey. Por eso era peor 3 I .@ f3 , que dejaba sin defensa el peón "h" . 31. .. l/J h5+ 32.@g4 l/J xf6+ 33.@g5 l/J d5 34.l/J xd5 Wxd5 35.h4 f6+ 36.Wg4 Desde luego, el peón "h4" es más impor­ tante que el peón "f6". 36...c4 37.a5 c3 38.a6 :Sa8 39.Wf5 :Sxa6 40.h5 :Sa2 41 .Wxf6 Tablas.

ESTRATEGIA l l : 1 942- 1 956


221 Botvinnik - Smyslov Defensa Eslava Match por el Campeonato Mundial 1 2ª partida, Moscú 1 954 1.d4 d5 2.c4 c6 Por fin Smyslov plantea en este match una de sus aperturas favoritas. 3.lüf3 lüf6 4.lü c3 Rara vez juego esta variante. Antes de esta partida la utilicé en el año 1 944 (ver la partida nº 1 39). 4 ... dxc4 5.a4 ifS 6.e3 Más tarde llegué a la conclusión de que 6.lüe5 da mej ores perspectivas. 6... e6 7.ixc4 ib4 8.0--0 lübd7 En el torneo de candidatos de l 953, Smys­ lov empleó más de una vez este sistema. Temiendo alguna preparación, o deseando mantener en reserva una variante probada, mi adversario no había jugado hasta entonces esta defensa en este match. 9.lü h4 Esta idea no es nueva. La descubrí en la partida Spielmann - van Scheltinga, Amster­ dam 1 936, en la que se había jugado 8 . . . 0-0 (en lugar de 8 . . . lübd7) y siguió 9.lüh4 ig4 1 0.f3 ih5 1 l .g4 lüd5. Sin embargo, se dio antes en la partida Asztalos - Tarrasch, Trieste 1 920, que continuó 9 . . . ig6 I O.lüxg6 (yo jugué contra Kan 1 0.f3 y 1 l .e4, ver partidas de entrenamiento). Respecto a 9 .Wfe2 ver la partida nº 1 39. 9 ... 0--0 Me quedé sorprendido cuando mi rival hizo esta jugada casi sin pensar. Ahora, cuando el alfil se retire a "g6", se puede cambiar sin temer el contrajuego de las negras por la co­ lumna "h". Por eso parece más prudente 9 . . .ig6. Entonces me parecía que la más precisa era 9 . . . ig4, y a 1 0.f3 lü d5 (o 1 0 . . . ih5 1 l .g4 ig6 1 2.lüxg6, y las blancas están algo mej or), l l .fxg4 Wfxh4 1 2 .Wff3 , y la posición blanca es preferible. 10.f3 ! ig6 1 1 .e4 En la partida Borisenko - Ignatiev, Kras­ nodar 1 966, se jugó 1 1 .lüxg6 hxg6 1 2.Wfc2 a5 (si 12 . . . e5, entonces 1 3 .Wfxg6 exd4 1 4.exd4; y

a 1 2 . . . c5, 1 3 .lü a2) 1 3 .�dl Wfb6 1 4.Wh l �ac8 1 5 .gb l c5 1 6.d5 éll e5 1 7.ifl c4, y solo ahora 1 8 .e4. 1 1 es Una jugada audaz, ya que el alfil de "c4" parece muy peligroso, pero por lo visto era necesaria. Las negras atacan el peón "d4" y consiguen algún contrajuego. •••

12.lüxg6 Siempre es tentador obtener la ventaja de la pareja de alfiles, ¡ pero las blancas eligen el camino equivocado ! Debí seguir 1 2.dxe5 ! éll x e5 1 3 .ie2 Wfb6+ ( 1 3 . . . Wfxd l 1 4.gxdl también es favorable a las blancas) 1 4.Whl gad8 1 5 .Wfc2, y las opciones de las blancas son mej ores (el alfil de "g6" está fuera de juego). 12 ... hxg6 13.ie3 Una jugada rutinaria. Las blancas eluden el cambio en "e5 " para mantener el alfil en la diagonal "a2-g8" (con el caballo en "e5 ", si el alfil se retira a "a2" o "b3 " las negras pueden llevar su caballo a "d3"). Pero ahora las negras tienen la opción de igualar. Era imprescindible continuar con 1 3 .dxe5 éll x e5 14.ie2, sin per­ mitir la clavada por la diagonal "a7-g l " . 13 Wfe7 Las negras no aprovechan la oportunidad. Con 1 3 . . . Wfb6 ! , las negras clavaban el peón "d4" y colocaban a las blancas ante difíciles problemas. Aunque es cierto que tras 14.Wh l gad8 1 5 .dxe5 Wfxe3 1 6.exf6 éll x f6 l 7.Wfb3 la posición está más o menos igualada. 14.'!We2 exd4 15.ixd4 icS El cambio de los alfiles de casillas negras •..

MATCH POR EL CAMPEONA TO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

215


reduce algo el potencial atacante de las blan­ cas. 1 6.ixcS Wxc5+ 17.i>hl g5 Esta jugada fue criticada, pero a mí me parece correcta. El plan blanco consiste en el avance de los peones "e" y "f", que con el apo­ yo del alfil puede ser muy peligroso. Ahora, para realizar este plan, las blancas tienen que abrir la posición de su rey, lo que da a las negras cierto contrajuego. 18.g3 l'!ad8 1 8 . . . lll e5. No convenía a las negras 1 9.ia2 g4 20 .f4 ll:JD 2 l .e5 lll d5 22.lll xd5 cxd5 23 .h3 .

19.ia2 Era precipitada 1 9.f4 gxf4 20.gxf4 lll b 6 2 I .ia2 �d4 22.a5 (o 22.e5 ll:l fd5 23 .lll e4 We7 ! ) 22 . . . lll c4 23 .e5 lll d5 24.lll e4 '1Mib4, con un juego de doble filo : 25.�gl �d8 26.Wg4 g6 27.e6 Wffe 7. 19 ... l'!fe8 20.l'!adl 20.f4 gxf4 2 1 .gxf4 Wffh 5 da contrajuego a las negras. 20 .!Df8 21.l'!xd8 l'!xd8 22.eS Por fin las blancas pueden avanzar su peón central. 22 .!D dS 23 . .!D xdS Cerrando la columna "d", lo que es bueno para las blancas, y la diagonal "a2-g8", algo que no es tan deseable. Pero el peón "d5 " será un débil obstáculo. 23 ... cxdS 24.Wd2 Es muy importante evitar que la dama ne­ gra pueda ir a las casillas "b4" y "d4", lo que se hace con ganancia de tiempo (se ataca el peón "g5 "). Tras la inmediata 24.f4 gxf4 .•.

..•

216

25.gxf4 Wffd4 26 .Wig2 Wffe4 27 .Wxe4 dxe4, se llegaba a un final con mínima ventaja blanca. 24 .!D e6 25.f4 gXf4 26.gxf4 Wc6 Posfblemente el error decisivo . Las negras no se dan cuenta de lo peligroso de su po­ sición. Era obligado provocar el cambio de damas mediante 26 . . . Wd4 27 .Wxd4 lll xd4, y tras 28.�dl lll e6 29.f5 lll c5 30.�d4 (o 3 0.ixd5 ©f8 3 1 .a5 lll a4) 3 0 . . . ©f8 3 1 .©g2 ©e7 32.a5 g6, las negras tenían posibilidades reales de tablas . 27.f5 l!J c5 28.WigS l'!d7 Tampoco salvaba a las negras 28 . . . f6 29.Wig2 fxe5, a causa de 3 0.b4 lll d3 3 l .f6 Wffd7 32 .We4 ! 29.l'!gl f6 30.exf6 .!D e4 ..•

En esta jugada intermedia basaban las ne­ gras sus esperanzas de salvación. Ahora, en caso de 3 I .Wig2 lll x f6, tendrían la partida ga­ nada, ya que el peón "d5 " estaría bien defen­ dido por el caballo, y todos los peones blancos serían débiles. 3 1 .fí+! ¡ Una sorpresa para mi rival! Solo se puede tomar el peón con la torre, pero se pierde el control sobre la casilla "d8" y el peón "d5" cae. El alfil blanco entra en juego con efectos decisivos. 3 1...l'!xfí 32.Wd8+ ©h7 33.ixdS Las tres piezas negras están atacadas ( ¡ esto sí que es una horquilla! ), y la pérdida de ma­ terial es inevitable. 33 ... .!D f2+ 34.@g2 YlYf6 35.Wffxf6 l'!xf6 36®xf2 l'!xf5+ 37.if3 l'!f4 38.l'!g4 Las negras abandonaron.

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


222 Smyslov - Botvinnik Defensa S iciliana Match por el Campeonato Mundial 1 3ª partida, Moscú 1 954 1 .e4 es 2.c!l)c3 Smyslov jugaba a menudo la Variante Ce­ rrada de la Defensa Siciliana. 2 ... c!l) c6 3.g3 g6 4 ..ig2 .ig7 S.d3 b6 Esperaba que mi respuesta fuera una sor­ presa. Mi adversario preveía 5 . . . e6 seguido de . . . lll ge7, como jugué en Nottingham 1 936 contra Alexander. A propósito, fue Smyslov quien encontró la receta contra este sistema: 5 . . . e6 6 . .ie3 ttJ d4 7 .lll ce2 ! , aunque la teoría considera que las negras igualan mediante 7 . . . b6 8.c3 lll xe2. Sin embargo, como se verá más tarde, la jugada 5 . . . b6 no es afortunada. Solo encontré el plan correcto para las negras en la 1 5ª par­ tida del match (nº 223). 6.lll ge2 En la partida Smyslov - Portisch, Portoroz 1 97 1 , las blancas jugaron con éxito 6.ttJh3, y otra posibilidad es 6.f4, y posteriormente ha­ cer lll f3 . 6 ... d6 Parece ilógico jugar primero 5 . . . b6 y luego 6 . . . d6, pero esta última jugada es obligada: en caso de 6 ..ib7 7 . .ie3 ! (7 . . . lll d4 8 . .ixd4 cxd4 9.ttJb5), las blancas llevan a cabo el avance d4.Ahora a 7 . .ie3 se puede contestar 7 . . . lll d4, o bien 7 . . . e5 . 7.0-0 .ib7 8.f4 No parece afortunada. Sin duda, era mej or 8 . .ie3 , para responder a 8 . . . lll d4 con 9 .ixd4 cxd4 1 0.ttJbS e5 l 1 .a4. 8 ... fS La jugada más lógica, bloqueando el peón "f4", lo que limita la actividad de las fuerzas blancas. 9.g4 Las blancas entablan una lucha complej a. Tal vez este sacrificio de peón sea la mejor posibilidad práctica. La alternativa era 9.exf5 gxf5 1 O.ie3 , se­ guido de d4, pero en este caso se producían numerosas simplificaciones, y Smyslov, con

el match igualado, se sentía obligado a ganar con blancas. 9 ... fxg4 10.fS 'llYd7 Está bien tener un peón de ventaj a, pero la debilidad de las casillas "d5 " y "e6" dará a las negras no pocos quebraderos de cabeza. 1 1 .lll f4 Tras 1 1 .ttJdS ttJd4 1 2 . lll ef4 gxf5 1 3 .c3 e5 14.ttJh5 lll f3+ 1 5 . .ixf3 gxf3 1 6.Wxf3 f4, las negras están mej or, aunque la posición es compleja. 1 1 ...gxfS A l I . . ..ixc3 1 2.bxc3 gxf5 , seguiría 1 3 .ttJhS 0-0-0 1 4.:i:!xfS . 12.exfS Tras esta jugada las negras encuentran una oculta posibilidad para simplificar la posición y reducir la tarea a una prosaica explotación de la ventaja material. Si 1 2.ttJhS ya es posible 12 . . .id4+. El mal menor era 1 2 . c!l) cdS ttJ d4, llegando a la variante indicada en la 1 1 ª j u­ gada blanca. 1 2 .id4+ Esto solo se hace para llevar el rey a "h l . 13.©hl •..

"

13 . . . .ixc3 ¡Un cambio importante ! El caballo de "c3 " podía ocupar una posición muy fuerte en "d5 " , así que e s necesario eliminarlo. Además, van a seguir nuevos cambios, y las blancas simple­ mente se quedan sin peón. 14.bxc3 c!l) es 1 5.'llYe 2 c!l) f6 16 ..ixb7 YlYxb7+ 1 7.'llYg2 Smyslov cambia damas no solo porque confía en su excelente técnica en posiciones

MATCH POR EL CAMPEONATO

MUNDIAL MOSCÚ 1 954

217


sencillas, sino porque después de 1 7 .Wgl tbf3+ 1 8.Wg2, su rey estaría en una posición muy peligrosa. 17 ...V!!fx g2+ 18.Wxg2

18

c4! Previene el avance del peón blanco a "c4", tras el cual el alfil en "b2" sería muy activo. Además, se fijan las debilidades blancas (peo­ nes "c2" y "c3 "). 19 ..ie3 lLl f.3 Previniendo que el alfil se sitúe en la gran diagonal. 20 . .id4 A pesar de todo, el alfil ocupa esta casilla. Bien es cierto que las blancas no podían mos­ trar actividad. 20 c!Ll xd4 21.cxd4 !!c8 Ahora las negras tienen una mayoría de peones en el flanco de dama. 22.fü2 cxd3 Era mejor postergar este cambio, ya que las blancas tienen ahora la segunda fila para maniobrar. Se podía hacer una jugada útil en varios sentidos 22 . . . Wd7 . 23.cxd3 @f7 El rey estaría mej or en "d7 " : tras 23 ... Wd7 24.�el E1c3 25.füe2 E1e8 26.tll e6 tll d5 27.f6 tll x f6 28. tli g7, las negras tienen el contragolpe 28 . . . tll d5 ! , que no advertí durante la partida, y la resistencia blanca sería penosa. 24.!!el E:hd8 De nuevo era mejor hacer 24 . . . �c3 25.E1fe2 E1e8 . 25.tlie6! E:d7 26.E:ee2 Aquí, y en la jugada siguiente, las blancas . . •

no aprovechan la oportunidad de jugar tlig5+ y después tll e4, con mayor resistencia. Aquí vemos por qué el rey . estaba mej or en la casilla "d7". 26 .. J:ib7 27.@g3 E:g8 ! Previene la maniobra indicada anteriormen­ te. 28.@h4 h6 El caballo blanco sólo tiene ahora una ca­ silla de retirada, "f4", pero esto permitiría . . . E1g5 . 29.!!g2 Era necesario jugar ya 29.E1c2. 29 .. J::i b bS 30.!!c2 E:bc8 3 1 .a4 !!xc2 32.E:xc2 c!Ll d5 ! El caballo blanco ocupa una posición muy bonita, pero no hace nada. 33.E:f2 <i>f6 34.@g3 h5 35.@h4 c!Ll e3 36.d5 Hay que defender el caballo. 36 ... c!Llxf5+ 37.@xb5 a6!

.•.

218

ESTRATEGIA

El rey blanco está arrinconado, el caballo blanco no puede mover por el mate, y la torre blanca no puede abandonar la segunda fila por . . .g3 , y a hxg3 , . . . tli e3 y . . . E1h8++. Pero prime­ ro hay que pasar el control. 38.E:b2 c!Ll e3 39.E:f2+ l!lf5 40.E:b2 b5! Aprovechando la red de mate sobre el rey blanco. 41.axb5 axb5 Ahora podría seguir de la siguiente manera: 42.d4 b4 43.E1f2 b3 44.�b2 g3 45 .hxg3 tlixg3+ 46.Wh4 tll f5+ 47 .Wh5 E1h8+ 48.Wg4 E1h4+ 49.Wf3 tlixd4+. Las blancas abandonaron.

11:

1 942- 1 956


223 .Smyslov - Botvinnik Defensa Siciliana Match por el Campeonato Mundial 1 5ª partida, Moscú 1 954 1 .e4 es 2.�c3 De nuevo la variante cerrada. Parece que Smyslov llegó a la conclusión de que 5 . . . b6 (partida nº 223) era insuficiente para igualar, y no sin razón. Pero le esperaba un desengaño . . 2...�c6 3.g3 g6 4.ig2 ig7 5.d3 d 6 6.� ge2 Boris Spassky, cuando luchó por el título de Campeón Mundial, hizo con éxito tanto 6.ctJh3 como 6.f4. Esta última jugada la em­ pleó también Smyslov, pero en su repertorio el lugar preferente lo ocupó 6.ie3 . La jugada de la partida fue más tardía. 6... e5! .

Se bloquea el alfil "g2", resulta muy dificil realizar la ruptura d4, y las negras pueden responder a f4 con . . . f5 . La debilidad de la casilla "d5" no tiene mayor importancia, ya que solo pueden ocuparla los caballos, y para su defensa las negras tienen el alfil y los caballos. La conclusión es que las negras han superado las dificultades de apertura. Solo queda recordar que un plan semejante (con colores cambiados) se encuentra en la Aper­ tura Inglesa, y lo utilizó con éxito Nimzovich. 7.� d5 Esto solo lleva a cambios. Tras 7.0-0 � ge7 8.f4 0-0, seguido de . . . f5 , las negras tampoco tienen problemas . 7 ... � ge7!

Sin temor a 8 .ig5 h6 9.if6 0-0. 8.c3 ¡ La causa de todos sus males ! Las negras se libran ahora del único defecto de su posición, la debilidad de la casilla "d5 " . Además pierde fuerza el avance d4, y no es posible abrir la columna "d" . Había que cambiar en "e7", o defender el caballo de "d5" con 8 . ltJ ec3 , o, co­ mo recomienda la Enciclopedia, retirar el ca­ ballo a "e3 " . 8 ... � xd5 9.exdS � e7 1 0.0-0 La siguiente variante era favorable a las negras, que verían acrecentarse la actividad del alfil "g7 " : 1 0.d4 exd4 l 1 .cxd4 cxd4 1 2 .ctJxd4 0-0 ! (pero no 1 2 . . . ltJxdS 1 3 .0-0 ctJe7 1 4.ctJbS d5 1 5 .if4). 1 0 ... 0-0 1 1 .f4

Después de este pseudoactivo avance, las blancas tienen una posición dificil. El peón "f4" limitará la actividad del alfil de casillas negras y del caballo, y la posición del rey blanco se vuelve insegura. Además, el posible cambio de peones fxe5 es desfavorable para las blancas, mientras que las negras pueden cambiar ( . . . exf4) en el momento oportuno. Mej or era l l .d4 1 1 ...id7 Con la amenaza 1 2 . . . Wfc8 las negras pro­ vocan 1 2 .h3 , que debilita aún más la posición del rey blanco. 1 2.h3 Tampoco 1 2 .fxe5 dxe5 1 3 .d6 ctJ f5 1 4.i.xb7 gb8 ofrece nada bueno a las blancas. 1 2 Wi'c7 13.i.e3 Las blancas llevan el alfil a "f2", donde pa..•

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

219


rece que defiende mej or al rey. Pero tras esto se debilita la diagonal " c l -h6", lo que aprove­ chan las negras. Era más prudente 1 3 .id2. 13 .. Jfaes 14.Wf d2 �fs 1 s.if2 hs 16Jfa é 1 No había tiempo para hacer esta jugada. Aún no era tarde para ampliar el radio de acción de las piezas con 1 6.g4 hxg4 l 7 .hxg4 �h6 1 8 .g5, aunque parezca arriesgado. Ahora las negras lo evitarán, tras lo cual las blancas se verán privadas de cualquier actividad. 16 WfdS ! Para responder a 1 7 .g4 hxg4 l 8 .hxg4 con 1 8 . . . lll h 4, cambiando uno de los alfiles blan­ cos que ahora protegen su rey. 17.@h2 Las blancas empeoraban las cosas en caso de 1 7 .fxe5 ih6 1 8 .Wfc2 lll e 3 . 17 ...ih6 •..

Se aumenta la presión en el flanco de rey. Las negras tienen la intención de demoler la fortaleza enemiga mediante l 8 . . . h4. 18.h4 Las blancas deciden bloquear el avance del peón "h2 negro, confiando en defender la ca­ silla "f4". Pero las negras encuentran un mo­ tivo combinativo que les permite atacar este valioso punto. De nuevo las blancas no pue­ den j ugar 1 8 .g4 por 1 8 . . . hxg4 1 9.hxg4 lll h4 20.g5 lll xg2 2 1 .@xg2 exf4 22.gxh6 'Wg5+ 23 .@h2 Wfxh6+ 24.@gl Wfg5+ 25.@h2 �g7. Tampoco eran buenas para las blancas 1 8 .Wfc2 exf4 1 9.lll x f4 h4 y 1 8 .ig l h4 1 9 .g4 lll g3 . 1 8 ...Wff6 La jugada decisiva, aunque parece contra­ decir una de las principales reglas del ataque:

220

no situar la dama delante de las piezas meno­ res. Pero no se puede aprovechar la situación un tanto expuesta de la dama negra. Las blan­ cas no tienen una defensa satisfactoria contra 1 9 . . . exf4 20. lll x f4 lll xh4, ya que a 1 9 .$,g l sigue de inmediato 1 9 . . . lll xh4 ! 19.ie4 exf4 20.�xf4 � xh4 2 1.ie3 �f5 22.ixfS La siguiente variante "temática" muestra la idea principal de las negras : 22 .lll xh5 gxh5 23 .ixf5 (23 .ixh6 1Wxh6) 23 . . . ixe3 24.füe3 'Wg5 ! , y las negras ganan calidad. 22 ...WfxfS Las negras solo tienen una mínima ventaja material (un peón), pero su ventaja posicional se ha acrecentado. 23.Wfg2 No sirve 23 .lll e6, por 23 . . . ixe3 ! 24.Wf xe3 Wfxd5, y las blancas pueden abandonar. 23 ...Wg4 24.We2 De lo contrario seguiría 24 . . . h4, aunque las blancas no podrán evitar por mucho tiempo este golpe de ariete. 24 ... Wxe2+ 25.gxe2 ges 26.geel füe8 27.if2 h4

Ahora las negras quedarán con dos peones pasados y ligados. 28.gxeS gxe5 29.d4 hxg3+ 30.@xg3 ggs+ 3 1 .@h2 fü5 32.ie3 cxd4 No ganaba pieza 32 . . . g5, por 33 . .B:g l . 33.cxd4 @h7 Ahora sí se amenaza 34 . . . g5 . 34.gf2 g5 35.� e2 gxf2+ 36.ixf2 f5 Las blancas abandonaron . ¡ Una d e las partidas decisivas del match !

ESTRATEGIA I l : 1 942- 1 956


224 Botvinnik - Smyslov Defensa India del Rey Match por el Campeonato Mundial 1 6ª partida, Moscú 1 954 1 .d4 .!D f6 2.c4 g6 3.g3 ig7 4.ig2 0-0 Smyslov repite con · gusto la apertura que le condujo al éxito en la 1 4ª partida del match. s.lD c3 d6 6.e3 Este método de desarrollo no puede dar ventaja a las blancas en la apertura, y el centro de la lucha se traslada al medio juego. La 1 4ª partida transcurrió así : 6 . lt:l f3 'll b d7 7.0-0 e5 8 . e4 c6 9.ie3 lt:lg4 I O.ig5 '.Wb6, con juego complej o . 6 ... CD bd7 7 . .!D ge2 eS En la 1 8ª partida de este match (nº 226), las negras empezaron las acciones en el flanco de dama mediante 7 . . . a6 8 .b3 l:!b8, a lo que las blancas se opusieron con 9.a4. 8.b3 l;e8 9.ia3 Esta maniobra gana en fuerza después de la jugada a4, como sucedió en la 1 8ª partida, tras lo que las negras no tienen contrajuego en el flanco de dama. Sin embargo, mientras las negras no jueguen . . . a6 o . . . l:!b8, es dificil que las blancas se decidan a realizar a4. Por otra parte, la misma estrategia de apertura (con colores cambiados) se vio en la partida Alexander - Botvinnik, Nottingham 1 93 6 . 9 ... l;b8! ¡ Un plan excelente ! Ante la amenaza ... a6, y después . . . b5-b4 ganando pieza, las blancas deben ser prudentes. Para las negras no es bueno 9 . . . e4 1 0.Wc2 We7 1 1 .g4, pues las blan­ cas dan su peón "g" por el peón central "e4". Pero no es mala 9 ... h5, utilizada por mi rival en la 20ª partida del match, y después de 1 0.h3 a6. 10.0-0 a6 1 1 .dxeS lll xe5 Una ligera imprecisión tras la cual las blan­ cas ya tienen mej or j uego. Era mej or hacer 1 1 . . .dxe5 ! , como jugaron las negras en una posición similar en la 20ª partida, y su posi­ ción es preferible. 12.cS ! dxc5 13.ixcS Las negras tienen una mayoría de peones en el flanco de dama, pero ahora . . . b5 carece

de sentido, y por tanto, las jugadas . . . a6 y l:!b8 son una pérdida de tiempo. Por otra parte, los peones blancos "e" y "f' tendrán mayor movi­ lidad. 13 ... b6 Smyslov considera favorable para él cam­ biar damas, pero esto le supone una pérdida de tiempo en la lucha por la columna abierta. No tenía sentido para las negras 1 3 . . . 'll ed7 por 1 4 .ia7 ! fü8 1 5 .id4, y las piezas blancas es­ tán muy activas. Y después de 13 . . . Wxd l 1 4.füxd l b6 1 5 .id4 c5 1 6 .ixe5 l:!xe5 1 7.e4, las negras tendrían poco éxito en esta posi­ ción. 14.'.WxdS l;xd8 15.id4 l:!e8 Ahora resulta evidente que las negras pierden un tiempo. 1 6.e4! Las blancas pasan inmediatamente al ata­ que en el centro. 1 6...ib7 Smyslov prepara una trampa, pero pasa por alto un cambio intermedio, y es él quien cae en ella. Era mejor 1 6 . . . 'll c6 l 7.ixf6 ( 1 7.ie3 'll b4) 1 7 . . .ixf6 1 8 .l:!ad l 'll b 4, con una posi­ ción casi igualada. 17.f4 lD eg4 Aún podía retractarse de sus intenciones: 1 7 ... 'll c 6, pero tras 1 8 .ixf6 ixf6 1 9.l:!ad l , la ventaja blanca no ofrece dudas.

1 8.h3 ! ¡ Precisamente así ! En caso de 1 8 .e5 c5 ! 1 9.exf6 cxd4, las blancas quedan en una si­ tuación crítica; y no es mej or 1 8 .ixf6 ixf6 1 9.e5 ixg2 20.'kt>xg2 'll e 3+.

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

22 1


18 ... c5 Obligada. Las negras contaban con hacer 1 8 . . . lt:l xe4 1 9.hxg4? lt:lxc3 ! , con una fácil vic­ toria, pero en este momento advirtieron que su combinación se refuta con el prosaico cambio 1 9.ixe4 ! ixe4 20.hxg4. Ahora les espera una difícil defensa en el final. 19.ixf6 lüxf6 20.e5 ixg2 21.@xg2 lüd7 22Jfadl lüf8 23.:Bd6! ¡ Cómo ha cambiado la posición en pocas jugadas ! Las negras ya no tienen la pareja de alfiles, tienen perdida la columna "d", y re­ sulta desagradable la debilidad de la casilla "d6", además de que no pueden realizar la jugada . . . f6. Es dificil, si no imposible, que las negras encuentren un buen plan. 23 ... lü e6 En caso de 23 . . . B:e6, indicada por Roma­ novsky, las blancas pueden seguir 24.1'!fdl f6 (24 . . . B:be8 25.ll'ia4) 25 .B:xe6 ll'ixe6 26.l:!d6 ©f7 27.exf6 ixf6 28.l:!d7+ Wg8 29.lt:ldS . 24.lüe4! La casilla "f6" queda controlada. 24 ... :Bed8 La posición de las negras es penosa, y es comprensible que intenten aliviar la presión con el cambio de torres. Pero tras esto la labor de las blancas se simplifica. 25.füdl if8 26.:Bxd8 :Bxd8 27.:Bxd8 lüxd8 28.lüf6+ Las blancas ganan un peón de manera for­ zada. 2s ... ©g7 29.lü ds Las blancas tienen varias continuaciones atractivas, pero prefieren . . . ¡ la ventaj a de ma­ terial! También era posible 29.lt:l e8+ ©g8 3 0 . ll'i c7 ll'i e6 (si 3 0 . . . aS , 3 l .a4 y 32.ll'id5) 3 1 .ll'ixa6. Era muy seductora la maniobra 29.WD y 30.We4, rehusando la ganancia del peón. 29 b5 Consideré que era más favorable provocar esta jugada antes de ganar el peón "a6". 30.lüc7 g5 3 1 .Wf3 gxf4 32.gxf4 c4 Esto sólo acelera la derrota, ya que las blancas crean enseguida un peón pasado en la columna "a" . 33.bxc4 bxc4 34.lü xa6 f6 •..

222

35.lü c7! Las blancas entran en una variante en la que entregan el peón "h3 " . Desde luego era posible pasar sin este sacrificio, jugando 3 5 . exf6+, pero el peón "e5" es más peligroso para las negras que el peón "f4". Además, para capturar el peón "h3 " el rey negro se aleja a un extremo del tablero. 35 fxe5 36.fxe5 Wg6 37.We4 WgS 38.a4 Wh4 39.a5 lü c6 40.a6 @xh3 Los apuros de tiempo han terminado, y hay que pensar qué jugada se pone en el sobre. 41.lüb5 Se amenaza 42 .lt:l ed4, que aseguraría la coronación del peón "a" . 41 ...c3 Este sacrificio de peón solo consigue pro­ longar la agonía. Para su desgracia, las negras no pueden situar el alfil en la diagonal "a7g l " : 4 1 . . .icS 42.Wd5 ll'i b4+ 43 .Wxc5 ll'ixa6+ 44.lt>d6. 42.lü bxc3 @g4 43.lüd4 lü a7 44.lüdS! Los caballos blancos dominan el tablero. 44 ... hS Las negras pierden su último peón. Por lo visto, mi adversario ya había logrado su obj etivo : que yo no pudiera descansar en la tarde libre, y él mismo busca la mejor manera de poner fin a la "lucha" . . . 44 . . . ©hS también era un intento desesperado. 45.lüf6+ Si 45 . . . WgS, entonces 46.lt:lh7+, y a 45 . . . Wh4, 46.lt:lD+. Las negras abandonaron. ••.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


225 Smyslov

-

Botvinnik

Ataque Indio del Rey Match por el Campeonato Mundial 1 7ª partida, Moscú 1 954 1.l2Jf3 l2Jf6 2.g3 g6 3.ig2 ig7 4.0--0 0-0 5.d3 c5 6.e4 Las blancas juegan la Defensa India de Rey con colores cambiados . Si las negras actúan con prudencia (sin apresurarse con la jugada . . . d5), es difícil que las blancas logren ventaja. 6 ... l2J c6 7.c3 d5 De acuerdo con lo dicho, no debí hacer esta jugada. Las negras van al encuentro de las intenciones de su rival de desarrollar el juego en la India de Rey. Es más prudente 7 . . . d6, y a 8 .lll bd2, e5, como en una partida entre los mismos jugadores en el 22° Campeonato de la URS S, Moscú 1 95 5 . 8.e5 Las blancas fuerzan el juego antes de tiempo y caen en una difícil posición. Era correcto 8 .lll bd2. 8 ... l2J e8 9.d4 ig4! Esta sencilla jugada refuta por completo el precipitado avance central. Los peones "d4" y "e5" son un excelente objetivo para el contra­ juego negro. 1 0.h3 Esto es necesario, antes de que las negras jueguen 1 0 . . .'�d7. 10 ...ixf3 1 1 .ixf3 e6 12.ie3 cxd4 13.cxd4 f6 S i las blancas estuvieran obligadas a cam­ biar en "f6", su posición sería desastrosa. Pero pueden atacar el peón "e6", ganando un tiem­ po para intentar apoyar el centro con f4. 14.ig4 fxe5 No se podía permitir 1 5 .f4. 1 5.dxe5 ! Jugado con sangre fría. Sin apresurarse a capturar el peón "e6", las blancas renuevan la amenaza 1 6.f4. Era desfavorable para las blancas tomar el peón "e6 " : 1 5 .ixe6+ cii h 8 1 6.dxe5 lll c7 l 7.ig4 d4 1 8 .id2 lll xe5, con clara ventaja negra. 1 5 ... d4 Este avance es forzado, pero no por ello desfavorable. Si 1 5 . . . ixe5, 1 6.ixe6+ cii h 8 (si

1 6 . . . cii g 7, 1 7 .Wfd2) 1 7 . lll d2, con juego compli­ cado. Es peor hacer 1 5 . . . lll x e5 1 6 .ixe6+ cii h 8 l 7 .ixd5 , y a 1 5 . . . lll c7, sigue 1 6 . f4. 16.id2 ! Es favorable a las negras 1 6.ixe6+ cii h 8 1 7 .if4 lll c 7 1 8 .ib3 lll d 5 ! 1 9.ixd5 iWxd5 . 16 ... l2J xe5 Las blancas amenazaban consolidar su peón central con l 7.f4, así que ya no se puede demorar esta captura. 1 7.ixe6+ @h8 18.if4 ¡ La jugada que salva a las blancas ! Cubre la casilla " f3 " y amenaza el cambio de la pie­ za negra más activa, el caballo de "e5 " . 1 8 ... l2J c7 1 9.ib3 Las blancas han conseguido mucho, en gran medida por no precipitarse con la captura del peón "e6 " . 1 9 ... l2J c6 Las negras no deben permitir el cambio de su caballo centralizado. 20.Wfg4 Asegurando "g5 " para el alfil; de lo contra­ rio, después de 20 . . . lll d5 tendría que retroce­ der. ¿Cómo pueden las negras aprovechar su temporal, y ya no tan considerable, ventaja?

20 ... l2J d5 En principio esta decisión es correcta, pero debí jugar previamente 20 . . . �f5, a la que de­ bía seguir 2 1 .h4 (asegurando la casilla "g5"), y tras 2 1 . . .lll d5 22.ig5 if6, a diferencia de la partida, las blancas no ganan un tiempo con la j ugada 23 .ih6, y después de 23 .ixf6+ tt:\ f6 las negras tienen buen juego . Este fue un mo­ mento importante de la partida. Después de

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

223


20 . . . .!tJaS 2 1 ..itJd2 ltJxb3 22 . .itJ xb3 o de 20 . . . d3 2 1 ..itJc3 .itJd4 22.füd l , las blancas están bien. 2t.ig5 Wa5 A primera vista parece que las blancas tienen problemas para terminar el desarrollo : a 22 . .itJ a3 sigue 22 . . . .itJb6 (no 22 . . . .ltJ eS 23 . .itJ c4), con la amenaza 23 . . . .ltJeS, y a 22 . .itJ d2, tenía preparada una pequeña combinación. Del co­ mentario anterior se deduce que a 2 1 . . .if6, las blancas seguirían con 22 . .ih6 y 23 . .itJ d2 . 22 . .!D d2 ! ¡ A pesar d e todo !

22 ... .!D e3 ! Esto e s l o que había preparado, pero las blancas encuentran el camino para salvarse. 23.fxe3 Wxd2 24.gxf8+! Tras 24.exd4 Wxb2, las blancas tienen se­ rios problemas. 24 ... gxf8 25.fül ! Calculado con precisión. Ahora las negras no pueden eludir el cambio de torres, tras lo que están obligadas a dar jaque continuo. 25... gxfl + 26. ©xfl Las blancas amenazan 27 .Wc8+, y también 27.We6. 26 ...Wct+ 27.©g2 Wd2+ 2s.@n Wct+ 29.©g2 Wxb2+ 30.©fl Wct+ Después de 3 0 . . . \Wa3 3 l .'1Wc8+ \Wf8+ 32.\Wxf8+ ixf8 3 3 . exd4 ./tJxd4 34 ..if6+ ig7 35 ..ixd4 .ixd4, las tablas son evidentes. 3 t .©g2 A 3 1 . . ..itJ eS , las blancas jugarían 32.'1Wxd4, con ventaja, así que las negras siguen dando jaques. Tablas.

224

226 Botvinnik - Smyslov Defensa India del Rey Match por el Campeonato Mundial 1 8ª partida, Moscú 1 954 l.d4 .!D f6 2.c4 g6 3.g3 .ig7 4 ..ig2 0-0 5 . .!D c3 El debate principal continúa. Con esta aper­ tura las blancas perdieron la 1 4ª partida, pero ganaron la 1 6ª. Por tanto, es de esperar que en esta ocasión sea Smyslov el primero en des­ viarse. 5 ... d6 6.e3 .!D bd7 7 . .!Dge2 a6 Así es : a diferencia de las dos partidas pre­ cedentes, las negras inician el juego en el ala de dama, sin perder tiempo en la jugada . . . e5. A pesar de todo es preferible 7 . . . e5 8 .b3 :§:b8 y a 9 . .ia3 , h5, como en la 20ª partida del match. 8.b3 gbs 9.a4 Una jugada correcta: el avance . . . b5 es aho­ ra imposible, y las negras deben buscar otro camino. 9 ... e5 En la partida Petrosian - Spassky, Moscú 1 966, las negras jugaron 9 . . . a5 , pero las blancas tuvieron mej ores perspectivas. 1 0 ..ia3 b6! ¡Bien jugado ! Tras . . .ib7, las blancas o permiten el cambio de alfiles, lo que debilita la casilla " f3 " , o bien avanzan uno de los peones centrales, lo que deja una buena casilla en "c5" para el caballo negro. 1 1. 0-0 .ib7 12.d5 Esto es dudoso. Se imponía 1 2 .dxe5 ./tJ xe5 (si 12 ... ixg2, 1 3 .exf6 ixfl 1 4.fxg7 ©xg7 1 5 .©xfl , con ventaja material) 1 3 .e4 a5 y, aunque el caballo negro ocupa una buena ca­ silla en "c5", las blancas tienen mayores pers­ pectivas. 12 ... a5 13.e4 .!D c5 14.Wc2 h5 Una maniobra conocida. Además del plan habitual . . . .itJ h7 y f5, las negras pueden neu­ tralizar el activo avance f4 mediante . . . h4hxg3 . 1 5.l:!:ael h4 Una decisión correcta. Tras 1 5 . . . .itJh7 1 6.f4 exf4 1 7.gxf4 f5 1 8 .exf5 gxf5 1 9 . .itJbS y ltJ ed4, las blancas están mejor. 16.ict ic8 !

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Con el inevitable cambio de más piezas menores. 23 ... fS 24.� xcS dxcS 25.�0 ! Con idea de 26.Y;Ve2 y 27.g4. Las negras no advirtieron mis intenciones, aunque no se podía evitar por mucho tiempo esta amenaza posicional (g4). 25 ...Y;Vd6 26.g4!

1 7.�bS Era peligroso 17 .ig5 Wf e8 ! l 8.ixh4 por l 8 . . . � h7 l 9.f4 f6, y para salvar el alfil hay que hacer 20.g4. A 1 7.f4, seguiría 1 7 . . . hxg3 1 8 .hxg3 exf4 1 9.gxf4 tt:l g4, con la desagrada­ ble amenaza 20 . . . 1.Wh4. 17 ...id7 Y a era hora de actuar en el flanco de rey ( 1 7 . . . tt:lh7 y . . . f5), pero en lugar de esto las negras se disponen a eliminar el molesto ca­ ballo de "b5 " , aunque entregar para ello el alfil es una medida antiposicional. 18.igS! h3 Ahora toda la idea . . . h5-h4 pierde su sen­ tido, ya que el peón "h3 " , con la presencia del alfil de rey blanco, es un buen defensor . . . del rey blanco. Además, tras la simplificación del juego, este peón será débil. Parece que a las negras no les convencía sacrificar el peón, pero tras 1 8 . . . 1.WcS 1 9. � a7 1.We8 (o 1 9 . . .1.Wb7 20.lll c6 ixc6 2 1 .dxc6 1.Wxc6 22.ixh4 lll h7 23 .f4 f6 24.g4, con juego complej o) 20.ixh4 �h7 2 1 .g4 ixg4 22. � c6 fü8 23 .ie7, las negras tienen compensación posicional por la calidad en una lucha complej a. De estas líneas se deduce que no era obli­ gado avanzar el peón a "h3 ", y que se podía haber sacrificado. 1 9.ih l ixbS Cada cambio hace la posición más sencilla, lo que conviene a las blancas. Además, las blancas se quedan sin el alfil que defendía el peón "h3 " . 20.cxbS Y;Vd7 21 .ixf6! ixf6 22.�cl �g7 23.�d3

Podía parecer que las negras tenían buena partida, pero ahora se descubre la verdad. La amenaza 27.gxf5 gxf5 28.exf5 , con la ocupa­ ción de la casilla "e4", es tan desagradable que las negras intentan cerrar la posición para salvarse. 26 ... f4 27.gS Una jugada forzada, ya que si las negras sitúan el peón en "g5 " , entonces las blancas no podrían penetrar en la posición enemiga. Esto implica un sacrificio de peón (27 . . . We7 28.Wh l Wxg5), pero en ese caso las blancas no corren ningún riesgo, y a las negras les es­ pera una dura defensa. 27 .. ©f7 Deja libre el paso de la torre a la columna "h", pero este movimiento va ligado a una idea equivocada. 28.Whl ©e7 Sólo esta huida injustificada del rey por las casillas "e7" y "d8 " , donde correrá peligro, da a las blancas opciones reales de victoria. Si las negras situaran sus torres en "h4" y "h8" , el alfil en "e7" y el rey en "g7", las blancas ten­ drían que contentarse con las tablas. 29.l'igl l'ih8 30.l'idl Para el caso de que se avance el peón a .

MATCH POR EL CAMPEONA TO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

225


"d6", y para atacar el peón "h3 " desde la ca­ silla "d3 " . 30. . .gh4 31 .gd3 1M'd7 32.'l'Ne2 Aún era inofensivo el avance del peón: 32.d6+ cxd6 3 3 .ggd l gd8 . 32 ... gbh8 Un descuido que quedará sin castigo. Era necesario bloquear el peón "d" con 32 . . . \1Nd6, y a 3 3 .ig4 responder 34 . . . gbh8. 33.ig4 Había que jugar 3 3 . d6+ cxd6 34.ig4 'l'Nc7 35 .ggd l gd8 3 6 .gxh3 , con una peligrosa iniciativa (indicado por Averbaj). 33 ...'l'Nd6 La única continuación. Si 33 . . . 1&d8 34.d6+ cxd6 3 5 .ggd l , para seguir con 36.gxd6 '.Wxd6 37.gxd6 'it>xd6 3 8 .'.Wd l +, es muy bueno para las blancas. 34.'l'Nfl Las blancas aún no encuentran la mejor disposición para sus piezas. 34 ...if8 35.gf3 Aún no era posible 3 5 . í:hh3 gxh3 3 6.ixh3 por 36 . . . c4 ! 37.bxc4 '.Wa3 , y las negras cap­ turan el importante peón "a4" . Para evitar esto, las blancas van a situar primero su dama en "d3 " , defendiendo la casilla "a3 " . 35 ... @d8 Era mej or 35 ... @f7 3 6.ie6+ 'it>g7. 36.'l'Nd3 ie7 37.ie6 g8h5 38.gxh3 gxh3 Eludiendo una oculta trampa. A la natural 3 8 . . . gxg5, seguía 39.ig4 ! ! ggxg4 40.gxg4 gxg4 4 1 .gh8+ if8 (a 4 1 . . .'it>d7, 42.'1Wh3) 42 .'1Wh3 8'.g5 43 .1Wh6, y el ataque blanco gana. 39.ixh3 c4!

Una buena j ugada, ya que en el final, a pesar de los dos peones de . menos, las negras tienen grandes posibilidades de tablas, debido al carácter cerrado de la posición. Seguía sin poderse capturar el peón "g5 " : 39 . . . l':�xg5 40.ig4; o 39 . . .ixg5 40.'.Wf3 y 4 1 .'.Wg4, y la posición negra es dificil. Hay que señalar que estas líneas estarían de más si el rey negro encontrara en g7" . 40.bxc4 \1Na3 41.'l'Nxa3 ixa3

Ambos jugadores analizamos esta posición tras el aplazamiento. Las posibilidades de vic­ toria de las blancas pasan por el sacrificio del alfil en "f5 " , o por el traslado de la torre a la casilla "h3 " . 42.ifS Decidí dar gusto a los espectadores y sacri­ ficar el alfil. Llegué a la conclusión de que lle­ var la torre a "h3 " no era suficiente: 42.ig4 8'.h8 43 .'it>g2 @e7 (es peor 43 . . . ie7 por 44.d6 cxd6 45 . c5 bxc5 46.b6) 44.gdl 8'.h4 45 .ie2 ic5 46.gd3 'it>d6 47 .8'.h3 ixf2 48 .ifl gxh3 49.@xh3 'it>e7 50.ie2 (50.'it>g4 ig l 5 1 .h4 if2 52.h5 @f7) 50 . . .ie3 5 I .if3 if2 52.ig4 ie3 53 .ie6 f3, y las blancas no tienen nin­ guna posibilidad real de victoria. 42 gxfS 43.g6 En caso de 43 . exf5 'it>e7 44.f3 ( 44.f6+ 'it> f7 ! 45 .g6+ 'it> g 8 46.g7 fü5 47.!i:g6 e 4 48.gh6 gg5 49.h4 gg4 es incluso peligroso para las blan­ cas) 44 . . . 'it>f7 45 .8'.g4 ie7 46.h4 ixg5, las ta­ blas son inevitables. 43 ...if8 Esta jugada es única, pero suficiente para salvarse. 43 . . . gh8 44.g7 gg8 45 .h4 ie7 (o .••

226

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


también 45 . . . \!?e7 46.h5 \!?t7 47 .h6) 46.h5 if6 47.h6 \!?e7 48.E:g6 era desesperadas para las negras. 44.exfS ig7! 45.f6 ixf6 46.g7 ixg7 47.gxg7 O! . Desde luego, también analizamos esta posi­ ción. Y o pensaba que las negras hacían tablas con 47 . . . e4. No obstante, Smyslov encontró una conti­ nuación más convincente. Ahora amenaza se­ guir con 48 . . . E:h4. 48J�g4 gh3 ! !

Una efectiva jugada, que no vi en el aná­ lisis. El avance h4 es imposible, así que las blancas juegan sin rey. 49.gg3 Elegí este camino, en el que el rey blanco sale de su reclusión. 49.l:!e4 \!?d7 50.l:!xe5 l:!h4 no ofrece nada bueno a las blancas; y 49.\!?g l \!?d7 50.l:!g7+ \!?d6 5 1 .l:!g6+, solo lleva al jaque continuo. 49 ... gh4 50Jl:xt3 gxc4 51 .E:a3 ¡No se puede entregar el peón "a4" ! 51 \!?d7 52.@g2 @d6 53.@g3 @xd5 54.h3 ! Aún hay que proceder con prudencia. Des­ pués de 54.h4, las blancas se arriesgaban a perder este peón por el viaje del rey negro hasta la casilla "h5 " . Ahora l a presencia del peón pasado alejado "h" garantiza las tablas. 54 ... @e6 55. @o @r5 56. @g3 @gs 57. @o E:f4+ 58. @g3 Tablas. ¡ Una partida muy combativa!

227 Smyslov - Botvinnik Defensa Francesa Match por el Campeonato Mundial 1 9ª partida, Moscú 1 954 1 .e4 e6 Después de diez partidas, vuelvo a la De­ fensa Francesa. ¿Qué variante elegirá mi ad­ versario tras su brillante victoria en la 9ª par­ tida? 2.d4 d5 3 . .!i) c3 ib4 4.a3 Smyslov no repite la aguda línea 4.e5 c5 5 .a3 ia5 6.b4 cxd4 7.'\Wg4,empleada en la partida mencionada. Parece que consideró que, por el resultado del match en estos mo­ mentos, no debía arriesgar, y elige un de­ sarrollo tranquilo, que le dé una ventaja pe­ queña pero estable. Me parece más lógica 4.id2, ya que en la partida se deteriora la es­ tructura de peones, lo que da a las negras bue­ nas contrapartidas. 4 ... .ixc3+ 5.bxc3 dxe4 6.'\Wg4 .!i) f6 7.'\Wxg7 gg8 8.'1Wh6 c5 Así se jugó en la partida de entrenamiento Ragozin - Botvinnik ( 1 936). Después jugué esta variante contra Romanovsky en 1 93 8, y repetidamente con Smyslov. Otra idea con­ siste en 8 . . . l:!g6, seguido del fianchetto del al­ fil. 9 .!i) e2 .!i) c6 La presente partida demuestra que esta ju­ gada es precipitada. Es correcto 9 . . . E:g6, como en la 7ª y en la 21 ª partidas de este match. 1 0.dxc5 E:g6 l l .'\Wd2 ! •

•..

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

227


Smyslov muestra su profunda comprensión de la posición. Debido a la pareja de alfiles, las opciones blancas aumentan en el final, y por eso las blancas proponen el cambio de da­ mas. Tengo que reconocer que me sorprendió esta jugada. En la 7ª partida jugó l l .°We3 , y la apertura fue desfavorable para mí, así que pa­ rece que las blancas debían repetir esta jugada (yo iba a responder con 1 1 . . . 'WaS en lugar de l l . . lll g4, como se jugó en la partida) . Por supuesto, también analicé l l .°Wd2, que ya en­ tonces me pareció fuerte. Cuando la vi sobre el tablero me sorprendió la coincidencia de nuestro sentido posicional. l l ... id7 Tras finalizar la 7ª partida no pude en­ contrar una continuación satisfactoria, pero más tarde resultó evidente. Ahora ya no es peligrosa 1 2 .lll d4 a causa de 1 2 . . . a6 ! Aquí mi rival pensó bastante tiempo, con lo que es fácil deducir que no consideró esta jugada en sus análisis. Sin embargo, teniendo claro su obj etivo (el cambio de damas), Smyslov encuentra una continuación muy fuerte. Si 1 1 . . .°WaS 1 2 . lll d4 ! , con la amenaza 1 3 .lll b 5, da ventaja a las blancas. 12.:Sbl ! Esta jugada pasó desapercibida en m i aná­ lisis. Ahora estoy obligado a permitir el cam­ bio de damas. 12 �c7 La variante 12 . . . 'WaS 1 3 .lll f4 ! 8:g8 1 4.füb7 0-0-0 1 5 .8:b5, parece dudosa para las negras. 13.�d6 Lo más consecuente. 13 ... 0-0-0 14.�xc7+ @xc7 Las blancas han logrado su objetivo, y su posición es favorable gracias a la pareja de alfiles y al peón extra. Ahora era bueno 1 5 . lll g3 h5 1 6.h4, atando al caballo de "f6" a la defensa del peón "e4", lo que era muy desa­ gradable para las negras. Pero Smyslov quiere realizar la maniobra que había preparado. 15.tlid4 a6 No se puede dejar que el caballo llegue a "b5 " . Con esto se acaban los principales pro­ blemas de las negras. 16.if4+ @es Pero no 16 . . . eS por 1 7. lll xc6.

1 7.g3 Las negras solo tenían una amenaza, l 7 . . . lll d5 , y las blancas deberían haber previs­ to esta jugada. Es inofensivo para las negras l 7 .ixa6 bxa6 1 8 .8:b6 lll d5 ! Lo correcto. era haberse anticipado a la amenaza de las negras : 1 7.id6 lll d 5 ( 1 7 . . . lll e8 1 8 .ig3) 1 8 .Wd2, con un juego excelente. 1 7 ... tlid5 18.id2 e5

.

.•.

228

Tras su descuido, las blancas se encuentran en una situación difícil. 19.tlib3 Después de 1 9 .lll x c6 ixc6 20.ih3+ id7, no es fácil defender los peones triplicados. 19 ig4 20.ig2 f5 21.0-0 if3 No debí precipitarme con esta jugada. La partida transcurría bien para las negras des­ pués de 2 1 . . .hS 22.f3 exf3 23 .ixf3 ixf3 24.füf3 f4 25.E:el h4. Esta variante demuestra que el peón extra de las negras en el flanco de rey tiene más pe­ so que los dos de ventaja de las blancas en el otro flanco. 22.ih3 Las blancas intentan complicar el juego, e inesperadamente esta táctica les trae éxito. Era mej or 22.ixf3 . 22 .. J�f8 23.füel ©c7 Un caso en el que la jugada natural (des­ clava el peón "f5") resulta ser un serio error. Las negras menospreciaron la maniobra c4lll a5 , y pierden la ventaja. Debí jugar el avance 23 . . . h5 ! , y las blancas estarían en una situación crítica. 24.ig2 h5 ••.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


¡Demasiado tarde ! 24 . . . ixg2 25.Wxg2 h5 26.h4 (o 26.Wfl h4 27.gxh4 lt:J f4) 26 . . . f4 27.i::\ xe4 fxg3 28.fxg3 füg8 ! 29 .ig5 lb xc3 da­ ba a las negras uná clara ventaja. 25.c4! lt:Jf4 Las negras aún tienen cierta presión. En caso de 25 . . . lt:J de7 26.lt:Ja5 ! lt:Jxa5 27 .ixa5+ ©c8 28 .ixtJ ext1 29 .ic3 (y no 29.füe5 lt:J c6) 29 . . . e4 30.i::\ b d l , la lucha es de doble filo. 26.ixf.3 26.lt:Ja5 ltJxg2 27 .i::\ x b7+ Wc8 28.i::\ eb 1 e3 era desfavorable para las blancas. 26 ... exf3 Las blancas aún tienen que luchar para igualar. 27.ixf4 Ahora, a 27.lt:Ja5 seguma la prosaica 27 . . . lt:J e2+, y la ventaja de espacio de las ne­ gras es evidente. 27 ... exf4

La única defensa. Las negras ganan des­ pués de la variante 29.fxg3 f4 30.Wf2 fxg3+ 3 1 .hxg3 h4 ! 29 ... gxh2+ 30.Wxh2 :Sfg8 Era más floja 30 . . . i::\ g4 3 1 .Wh3 i::\ x c4 32.ltJgS. 3 1 .©b3 :Sg4 Las negras no aprovechan todas sus posi­ bilidades. Las opciones negras serían mayores tras 3 1 . . .Eí:g2 32.i::\ e2 8:8g3+ 3 3 .fxg3 i::\ xe2 34.lt:Jh4 lt:Je7, y al haber cambiado un par de torres, el contrajuego blanco, basado en la amenaza al peón "b7", quedaría reducido al mínimo. 32.:Se6 Solo así pueden las blancas atacar los peo­ nes enemigos. 32 ... :Sxc4 33.E:f6 Ganando un tiempo importante a causa de la amenaza 34.!l:f7+. 33 ... :Sg7 34.E:xfS :Sxc2

Los peones de ambos bandos presentan el mismo cuadro. Pero mientras que los peones blancos del flanco de dama están frenados, los peones negros del otro flanco participan en el ataque a la casilla "g3 " , que es punto crítico para la defensa. 28.lt:J d2 Es necesario que el caballo vaya a defender el flanco de rey. Pasar al final de torres con 28.c3 es claramente favorable a las negras : 28 . . . i::\ d 8 ! 29.lt:Jd4 ltJxd4 30.cxd4 i::\ xd4 3 l .i::\ e 7+ Wc6 ! , y si 32.gb6+, Wxc5 . 28... fxg3 29.tDxf3!

Las tablas ya son evidentes, y se llegaría antes a ellas con 34 . . . lt:J d4. 35.lt:J gS E:e7 36.Wh4 lt:J d4 37.E:f4 lt:J b5 38.a4 lt:J c3 39.:Sc4 El objetivo se ha logrado : la torre blanca ya no puede invadir la séptima fila. 39 ... :See2 40.:Sb6 tLJ d5 41.E:xc2 Las blancas apuntaron esta jugada baj o sobre, pero se acordaron las tablas sin reanu­ dar el juego. El final podía ser el siguiente: 4 1 . . .i::\ xc2 42.lt:J e6+ Wd7 ! 43 .i::\ d 6+ We7 44.füd5 Wxe6 45.i::\ d 6+.

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

229


228 Smyslov - Botvinnik Defensa Francesa Match por el Campeonato Mundial 2 1 ª partida, Moscú 1 954 1 .e4 e6 2.d4 d5 3.li)c3 ib4 4.a3 Smyslov se aparta de nuevo de 4.e5, pero también en esta variante le espera una sor­ presa. 4 ...ixc3+ 5.bxc3 dxe4 6.'!Wg4 li) f6 7.'!Wxg7 :Sg8 8.'!Wh6 c5 9.li)e2 :Sg6 Ya elegí esta lógica jugada en la 7ª partida. Ahora las blancas tienen que determinar la posición de su dama, tras lo que es más fácil para las negras elegir el plan. Es más floja 9 . . . li) c6, como se jugó en la 1 9ª partida (nº 227). 10.'1Wd2 Parece natural. Las blancas quieren eludir la continuación de la 7ª partida I 0.'1We3 lll c6, y pretenden llegar a una posición de la 1 9ª después de 1 0 . . . lll c6 l l .dxc5. Sin embargo, las negras habían preparado otra variante. 10 ... li) bd7!

ponen a j ugar g4-g5 , pero su rey queda ex� puesto. Era mej or 1 2. li) f4 gg8 1 3 .ib5 '1Wc7 l4.c4 cxd4 ! 1 5 .'1Wxd4 '1Wxf4 1 6.Wxf6, aunque nada concreto amenaza a las negras. 12 ib7 13.:Sgl '1Wc7 14.0-0-0 Antes de jugar g4 hay que enrocar, ya que la posición del rey blanco en el centro sería peligrosa. 14 ... 0-0-0 Mal hecho. La posición es tan compleja que una jugada precipitada puede dar la vuelta a la tortilla. La Enciclopedia prefiere, con razón, 14 . . . cxd4 1 5 .cxd4 lll d5 , aunque sobre­ estima 1 6.'tt> b l E!:c8 1 7 .Ei:c l , a lo que puede seguir 1 7 . . . b5 l 8. li) g3 e3 , y las negras tienen buenas perspectivas. 1 5.'1Wf4 '1Wc6 Después de una larga reflexión me decidí por un sacrificio de peón. Hay que señalar que el final era favorable a las blancas, y que el peón "e4" está condenado (es inevitable g4lll g3 y ig2). Por eso preferí entregar el peón de inmediato, cuando las blancas no han mo­ vilizado del todo sus piezas. 1 6.g4 En caso de 1 6.c4 Wc7 (si 1 6 . . . cxd4, 1 7 .lDxd4 y 1 8 .lDb5) 1 7 .'1Wxc7+ 'tt> x c7 1 8 .c3 , la debilidad del peón "c4" compensa la del peón "e4". 1 6... li)d5! Afirmando el caballo en el centro y blo­ queando el flanco de dama enemigo, lo que da cierta compensación por el peón. 17.'!Wxe4 A 1 7 .'1Wxf7, podía seguir 1 7 . . . ltJ 7f6, y después 1 8 . . . Ei:d7. 17 '!Wa4 1 8.ig2 Las blancas tienen un peón de ventaja, pero han de defenderse con prudencia. Era mala 1 8 .c4 por 1 8 . . . lll b4 1 9.d5 (o 1 9 .lll c3 lD a2+ ! ) l 9 . . . exd5 20.'1Wf5 Ei:g5 2 1 .'!Wxh7 lll f8 22.lll c3 lD a2+! 18 ...f5 1 9.'!Wd3 Las blancas aprovechan para apartar la dama de la peligrosa diagonal, pero esto da a las negras un tiempo precioso para avanzar el peón "c" . Perdía 1 9.gxf5 E!:xg2 20.E!:xg2 lll b4 (o 20 . . . lll 5f6 ). 19 ... c4 •..

•..

Resulta evidente que el principal objetivo de las blancas, ganar el peón "c5" y cambiar damas, es inalcanzable. Ahora la dama blanca está mal situada. 1 1 .ib2 b6 Una j ugada imprudente. Era más precisa l 1 . . .'!Wc7, defendiendo la casilla "c6" en caso de . . . b6. 12.h3 Un plan comprometido. Las blancas se dis-

230

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


Las negras no deben permitir que el peón blanco avance hasta "h5 " , ya que entonces sería complicado defender el peón "e6 " . Es cierto que las blancas van a quedar con un peón pasado, pero se bloqueará fácilmente. 27.h4 hxg5 28.E!xgS Es bueno para las blancas cambiar la torre bloqueadora, que además defiende el peón "e6 " . 28. . .E!xgS 29.hxgS E:g8

La posición a la que quería llegar: las ne­ gras tienen un caballo "eterno" en la casilla "d5 " , han paralizado el flanco de dama blanco, y la posición del alfil de "b2" es muy poco atractiva. Las negras tienen suficiente com­ pensación por el peón. 20.'!Wg3 No cambia mucho 20.Wfd2 llJ7f6 (pero no 20 . . . fxg4 2 1 .hxg4 !'i:xg4 por 22.ixd5 !'i:xg l 23 .ixb7+) 2 1 .gxf5 exf5 22. lLi f4 lLixf4 23 .W/xf4, con una posición similar a la que se produce en la partida. 20 lLi 7f6 21.tDf4 Es natural que las blancas intenten reducir la presión negra mediante cambios, pero las piezas menores que van a quedar en el tablero serán el centralizado caballo negro y el alfil blanco de "b2", cuyos "méritos" ya hemos señalado. 2 1 ...tü xf4 22.ixb7+ ©xb7 23.'!Wxf4 tüd5 24.\WO E!f8 Las negras aún están con peón de menos, lo que exige mucha prudencia; si, por ejemplo, 24 . . . fxg4 25 .hxg4, entonces sería factible el avance f4-f5 , y la debilidad del peón "h7" se pondría de manifiesto. 25.E!del '!We8 Se amenaza 26 . . . fxg4, lo que obliga a cam­ biar el peón, o a avanzarlo . 26.gS La elección correcta. Hacer 26.gxf5 !'i:xg l 27.!'i:xg l !'i:xf5 28.!'i:g7+ ©a6 29.Wfe2 Wfc6 30.!'i:xh7 tLlf6 3 1 .!'i:e7 !'i:xt2 ! , era favorable a las negras : 32 .Wfxt2 Wfh l + 3 3 . ©d2 lLi e4+. 26 ... h6 •.•

30.'!We2 ¡ Muy prudente ! Las blancas quieren cambiar el peón "g5" por el peón "e6", y así cambiar las damas. 30.©dl Wfc6 3 1 .ic l ©a6 lleva a una lucha larga y de doble filo. 30 ...'!Wc6 Es imprescindible defender el peón "c4". 3 1 .'!Wxe6 \Wxe6 32.E:xe6 E:xg5 33.E:e5©c6 34.©d2 a5 Las negras están preparadas para jugar 35 . . . b5, de ahí la respuesta de mi adversario. Es peligroso jugar de inmediato 34 ... b5 por 3 5 . a4 a6 36.!'i:e6+. 35.a4 E:h5 Demostrando que las blancas no pueden mejorar su posición. 36.E!e6+ Si 36.ia3 , !'i:h3 , y en caso de 36.©e2, !'i:h l 37.!'i:xf5 !'i:b l 3 8 .ia3 !'!:al 3 9.if8 lLi xc3+ 40.©d2 lLid5, con un buen contraj uego de las negras. 36 ... ©c7 37.E:eS ©c6 38J'!:e6+ ©c7 39.E:e5 ©c6 40.E:e6+ Tablas.

MATCH POR EL CAMPEONATO MUNDIAL MOSCÚ 1 954

23 1


1 1 ª Olimpiada de Aj edrez Amsterdam 1 9 54 4 de S eptiembre 25 de Septiembre -

=

=

Botvinnik

1

Salo

o

Zhabó

Par liaros

o

Botvinnik

1

Botvinnik

1

M inev

o

Botvinnik

1

Nai dorf

o

1

P ire

=

Botvinnik

1

Botvinnik

=

Alexander

=

Botvinnik

229 Botvinnik

=

Euwe

Stahlbern

o

=

Botvinnik

=

Porath

-

Stahlberg

Apertura Reti 1 1 ª Olimpiada de Aj edrez Amsterdam 1 954 1 .c4 e6 2.g3 d5 3.ig2 éD f6 En relación a 3 . . dxc4, ver la partida nº 204. 4.éDf3 ie7 5.0-0 0-0 6.b3 d4 Un interesante intento de ocupar el centro. Parece que no se había llegado antes a esta posición. Hay que reconocer que en esta par­ tida las blancas no logran refutar este original sistema de apertura. 7.e3

Botvinnik

Unzicker

=

Botvinnik

Botvinnik

o

=

casillas blancas, tras lo cual poco queda de la ventaj a de apertura de las blancas. l l .We2 b6 12.éDc3 ih7 13.E:adl ixg2 14.@xg2 c6 Las negras se disponen a activarse con . . . b5 . 15.éDe4

.

7 . . . éD c6! ¡ Un perfecto conocimiento de la posición ! Las negras eluden 7 . . c5 , que sería una pérdida de tiempo, y se esfuerzan por jugar . . . e5 . Por eso hay obligación de cambiar en el centro. 8.exd4 éD xd4 9.ib2 éD xf3+ 1 0.Wxf3 E:b8! Al estilo de Capablanca. Con esta jugada las negras preparan el cambio de los alfiles de .

232

1 5 . . . E:b7 Stahlberg ha jugado muy bien la apertura, pero esta decisión no es convincente. Se imponía 15 ... lt:lxe4 1 6.Wxe4 !!c8, seguido de ... if6, con j uego igualado . 16.éDgS ! Una excéntrica maniobra d e caballo, que coloca a las negras ante nuevos problemas. 16 ... éD d7 17.éDf3 if6 1 8.d4 Reti estaría satisfecho : esta jugada la hacen las blancas raras veces, y solo cuando es abso­ lutamente necesaria. Así se eluden posteriores cambios y se aprieta a las piezas enemigas. 1 8 Wcs Para apoyar el avance . . . c5, pero la dama queda mal situada. 19.éDd2 c5 20.éDe4 i.xd4 21 .i.xd4 •••

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


No daba nada especial 2 1 . it) d6 Wc6+ 22.'.Wf3 Wxt3+ 23.@xf3 it) e5+ 24.@e2 :B:d7. 21 ... cxd4 22.:!3xd4 Las blancas tiénen una mayoría de peones en el flanco de dama, que junto a su mej or movilización de piezas, les da una iniciativa duradera. Durante un tiempo creí que después de 22.it)d6 Wc6+ 23 .Wf3 , las negras podían sacrificar la calidad con 23 . . . Wxd6 (lo mej or para las negras es pasar a un final inferior: 23 . . . Wxf3+ 24.@xf3 "/1,c7 25."/1,xd4) 24.Wxb7 it)c5, y parecía imposible 25 .'.Wxa7 por 25 . . . '.Wc6+ 26.f3 "/1,a8, pero entonces las blan­ cas ganan con 27."/1,xd4 ! g6 28."/1,d6 ! 22 lli c5 En el final el caballo en "c5" será poco ac­ tivo, y por eso las blancas ven con agrado el cambio de damas. 23.lLJ d6 Wc6+ 24.'1Vf3 Wxf3+ 25.@xf3 :!3d7 Después de la partida Stahlberg indicó que debía haber jugado 25 . . . "/1,e7, porque en ningún caso se podía impedir que las blancas domi­ naran la columna "d". Pero también entonces tendrían ventaja las blancas. 26.füdl f6 27.@e3 e5 28.:!3d5 lli e6 .•.

29.llib5 Pensé mucho tiempo, y tomé la decisión de llevar el caballo al flanco de dama y dirigir el ataque allí, donde tengo un peón extra. Era tentadora 29.it)f5 , no permitiendo a la torre ir a "e7 " , pero después de 29 . . . :B:c7 30."/1,d6 g6 ! (si 3 0 . . . "/1,e8, 3 I ."/1,d7 ! , ocupando la séptima fi­ la) 3 1 .lll h6+ @g7, no pude ver una buena con­ tinuación. 29 :!3e7 30.:!3d7 füti 3 1 .:!3xe7 :!3xe7 32.:!3d6! .•.

El traslado de la torre a través de las casillas "d6" y "c6" hasta "c8", con la amena­ za posterior "/1,a8, es el plan más peligroso para las negras. 32 wn No servía 32 . . . lll c7 3 3 .lll xa7 lll e8, por 34."/1,d8. Con la jugada de la partida las negras preparan esta maniobra, pero se para con fa­ cilidad. 33.:!3c6 :!3d7 La última esperanza de las negras es el con­ trajuego por la columna "d". 34.:!3c8 lli c5 35.b4! lli d3 36.c5 Es consecuente, pero no debía llevar a la victoria. También después de 36.a3 a6 37.lll c7 lll b2 ! , mantenían las negras posibilidades de tablas. 36 lli xb4 Las negras no debieron hacer esto. Dan a su adversario la posibilidad de ganar calidad o dama por torre y caballo. Las blancas pre­ fieren lo segundo, y realizan finalmente su ventaja de material. Era necesario sacrificar aún más material: 36 . . . bxc5 3 7.bxc5 "/1,d5 ! 3 8 .lll c7 "/1,xc5 39.Wxd3 ©g6 ! , con excelentes opciones de tablas, ya que las piezas blancas están atadas. .•.

•••

37.c6! :!3d5 38.c7 :!3xb5 Por supuesto, no 38 . . . "/1,c5 por 3 9."/1,d8 . 39.füS+ Las blancas rechazan ganar la calidad: 3 9.:B:d8 :B:c5 40.c8'.W "/1,xc8 4 1 ."/1,xc8 lll xa2, y ganar esta posición sería muy dificil, por no decir imposible. 39 ©xfS .••

1 1 " OLIMPIADA DE AJEDREZ AMSTERDAM 1 954

233


Stahlberg me entregó la dama blanca de entre todas las piezas que había capturado . . . 40.c8Wf+ @e7 41.Wc7+! En esto consiste todo. La mala situación de la torre hace que el rey negro no pueda man­ tener la defensa de los peones del ala de rey: 4 1 . . .�f8 42 .\Wd8+ @n 43 .Wfd7+ y 44.Wfxb5. 41. ..@e6 42.Wxg7 tlJd5+ Si 42 . . . lt:Jxa2, 43 .Wfg8+. 43.@f3 gas 44.Wfxh7

La jugada secreta. Era más precisa 44.Wfg8+, pero en ese momento no sospecha­ ba que las negras pudieran renunciar a la cap­ tura del peón de "a2". 44.. Jha2 Ahora es todo bastante sencillo. En los aná­ lisis mi atención se dirigió preferentemente a 44 . . . f5 , una jugada que no sería posible en caso de 44.Wfg8+ @d6 45 .Wfxh7. Con todo en­ contré el camino de la victoria: 45.Wfg6+ cu f6 46.h4 e4+ 47.i>g2 'kt>e7 48.Wfg5 ! 'kt>e6 49.h5 ! f4 5 0 .Wfxf4 !'í:xh5 5 1 .g4 !'í:e5 52.Wfh6 i>n 53 .g5 lt:J e8 54.g6+ �f6 5 5 .g7+ i>n 56.Wff4+. 45.h4 El avance de este peón decide la partida rápidamente. 45 .. J�d2 46.hS tlJ e7 47.h6 f5 Si 47 . . . !'í:d8, entonces sigue 48 .Wfg7 CUf5 (48 . . . !'í:g8 49.Wfxg8+ ! ) 49.\Wg4 �h8 50.i>e4. 48.Wfg7 e4+ 49.@g2 e3 50.h7 Ahora, a 50 . . . e2 sigue la prosaica 5 l .Wi'h6+ y 52.Wi'xd2, y después de 50 . . . �xf2+ 5 1 .i>g l , las blancas consiguen una segunda dama (para ser más exactos, la tercera en esta partida). Las negras abandonaron.

234

230 Botvinnik - Minev ·

Defensa Semieslava 1 l ª Olimpiada de Aj edrez Amsterdam 1 954

1.tlJf3 lD f6 2.c4 c6 3.d4 d5 4.tlJ c3 e6 5.e3 lD bd7 6.id3 dxc4 7.ixc4 b5 La Variante Merano, que, como ya sabe el lector, analicé en los años de guerra. 8.id3 b4 Así me jugó Lisitsin (8º Campeonato de la URSS, Moscú 1 933). La Enciclopedia indica que el autor de esta jugada fue Lundin, sin embargo sólo muestra la partida Capablanca Lundin, Margate 1 936. Ha llovido mucho des­ de entonces, y toda la variante ha sido anali­ zada en detalle. 9.tlJe4 Las blancas quieren cambiar en "f6", con­ fiando en alejar el caballo de "d7" del apoyo al avance . . . c5 . Es más floj a 9 . CU e2, Ragozin Capablanca, Moscú 1 936. Y a 9.CUa4, como jugó Capablanca contra Lundin, sigue ense­ guida 9 . . . c5. 9 ib7 Dudo que esto permita a las negras eludir las dificultades de apertura. Lisitsin siguió con 9 . . . ie7, y después de 1 0. CU xf6+ lt:Jxf6 1 l .e4 ib7 1 2 .ig5 , las blancas tuvieron cierta ven­ taja. Yo intenté mejorar el juego de las negras en la 1 3ª partida del match con Smyslov de 1 95 8 mediante 9 . . . lt:J xe4, que dificulta el avan­ ce e4, pero posteriormente se demostró que las blancas también tienen ventaja: 1 0.ixe4 ib7 1 l .Wi'a4 Wb6 1 2.id2 id6 1 3 .0-0 0--0 1 4.a3 ! (una jugada indicada por Furman). 1 0.lD xf6+ gxf6 Las negras consienten en doblar peones, en su deseo de utilizar el caballo para controlar la casilla "c5 ", y contando también con usar la columna "g" para atacar al rey blanco. Pero hasta esto hay que andar mucho . . . 1 1 .e4 id6 Es peligroso 1 l . . .c5, debido a 1 2.d5 . 12.0-0 ggs 13.Wfe2 Si las negras permiten 1 4.ia6, con el con­ siguiente cambio de alfiles, no les quedaría es­ peranza alguna de montar un ataque. .•.

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


13 ...V!Yas Evitando el cambio de alfiles y tratando de llevar la dama a "h5 " . 14.lDd2! 0-0-0 . No tenía sentido provocar la jugada 1 5 .g3 con 14 . . . Wfg5, ya que la dama sería enseguida atacada. Pero sí era . conveniente provocar este debilitamiento de la posición del rey blanco mediante 14 . . . Wf c7. Por ejemplo, se podía dar esta curiosa variante: 1 5 .g3 h5 1 6.V!Yxh5 ixg3 1 7 .fxg3 l!xg3+ 1 8.hxg3 V!Yxg3+ 1 9 . W h l , aun­ que las blancas deben ganar. 1 5. lD c4 V!Yc7 1 6.f4 Esta forma de cerrar la diagonal es mejor que 1 6 .g3 . 1 6 ... cS

1 7.a3 ! Se puede ignorar la amenaza 1 7 . . . cxd4, que solo lleva a la apertura de la columna "c". Las negras no pueden bloquear el flanco de dama, y su rey está en peligro. 1 7 ... fS Minev aprovecha la única posibilidad de contrajuego. 1 8.axb4 lDf6 Un contragolpe interesante, pero que debía haber llevado a una rápida derrota negra. 19.lLJ aS No es suficiente 1 9 . l! xa7 fxe4 20. lt:l xd6+ (o 20. i c2 cxd4) 20 . . . :!:! xd6 2 1 .i a6, a causa de 2 1 . . . l!xa6 22. :!:! xa6 cxd4. Pero después de 1 9 .bxc5, las blancas ganan: l 9 . . . fxe4 (o 1 9 . . . ixc5 20.dxc5 l! xd3 2 1 . V!Yxd3 ixe4 22. lt:l d6+) 20. lt:l xd6+! (pero no 20.cxd6 exd3 2 1 .dxc7 dxe2 22.cxd8V!Y+ W xd8) 20 . . . l! xd6

2 1 .ib5 ! ! l! xd4 22.i e3 y c6. Durante la parti­ da no vi la jugada 2 1 y rechacé esta continua­ ción, que habría acortado sensiblemente la lu­ cha. 1 9 ... c4 ! ! Esto fue una sorpresa para mí. Ahora e l al­ fil blanco no puede llegar a "a6", y solo se mantiene cierta ventaj a posicional. 20.lDxb7 cxd3 21.lt:lxd6+ gxd6 2 1 . . .Wxd6 solo cambiaba un detalle, que es favorable a las blancas : 22. Wxd3 fxe4, y ahora es posible la activa jugada 23 . W c4+. 22.V!Yxd3 fxe4 A 22 . . . lt:l xe4, seguía 2 3 . i e3, y después el avance d5 . 23.V!Ye2 Wb7 23 . . . :!:!xd4 24. i e3 era malo para las negras, y a 23 . . . l! d5, seguiría igualmente 24.f5 .

24.fS! El juego se abre aún más, y la posición del rey negro se toma muy peligrosa. 24... lLJ dS 25.V!Yxe4 lDxb4 Las negras buscan la salvación en el final. Tras 25 . . . exf5 26. Wxf5+ W b8, las blancas ju­ gaban 27.g3 (sin caer en la trampa 27. V!Yxf7 l! xg2+). 26.Wxb7+ Wxb7 27.fxe6 fxe6 28.gti+ Wc6 29 ..ie3 WdS 30.gxh7 También debía ganar 30. l! axa7 . 30 lD c6 3 1..if4 Mi tercer descuido en esta partida. Se ga­ naba de forma elemental con 3 I . l! h5+ W e4 (3 1 . . . W c4 32. l! c5+) 32. !!e l , ya que si ahora 32 . . . lt:l xd4, entonces sigue 3 3 .ixd4+ W xd4 34. l! d l +. .•.

1 1• OLIMPIADA DE AJEDREZ AMSTERDAM 1 954

235


3 1 ...!:idd8 32 . .ic7 !!h8! Pasé por alto esta jugada. Ahora se fuerza el cambio de un par de torres, tras lo que el rey negro se ve libre de agobios y muestra su cara activa. 33.!!g7 !!hg8 34.!!h7 !!h8 35.!!g7 !!hg8 36.!!f7 l:l!gf8 37.!!afl !!xf7 38.!!xf7 !!c8 39 ..ieS llJxd4 40 ..ixd4 ©xd4 En el final de torres la actividad del rey ne­ gro compensa en cierto grado la mínima des­ ventaj a material. 41.©f2 Es dificil decir si era mej or anotar 4 1 .g4 o 4 1 . l:! xa7 . 41 ...aS En la línea 4 1 . . . l:! c2+ 42 . @ f3 l:! xb2 43 .h4 a5 44.h5 l:! b l 45 . © g4 e5 46. l:! d7+ W c4 47. W f5, las blancas ganaban sin dificultades. 42.g4 De manera similar a la línea anterior, aquí debía ganar 42.h4, pero en el análisis me pa­ reció más convincente la jugada de la partida. 42 ... :gc2+ 43.©g3 :gxb2 44.g5 a4 45.g6 A 45 . l:! a7 podía seguir 45 . . . W e4 ! 46.g6 (tampoco ayuda 46. l:! xa4+ W f5 47. l:! a5+ e5) 46 . . . W f5 47.g7 l:!b8, y cae el peón "g" : 48. fü7+ © g6 49. fü8 l:! b3+. 45 ... :gbl

46.©h4! :ggl 47.©h5 ©c4! De pronto el peón "a" incrementa su fuerza. Así las negras no pierden tiempo en defender el peón "a" con la torre. Las blancas están obligadas a reorganizarse. No es efectivo 47 . . . l:! g2 48 .h4 a3 49. l:! a7 a2 por el rápido avance del peón "h" : 50. W h6 W c3 5 1 .h5 e5

236

52. W g7 e4 53 .h6 e3 54.h7 e2 5 5 .h81Mf e l WI 56. 1Ml c8+, y las blancas ganan. 48.fü4+ ©b5 . 49.fü3 ©b4 50�fü4+ ©b5 51.l:l!O ©b4 52.:gg3 :gxg3 53.hxg3 El peón "h" se ha transformado en peón "g", lo que da esperanzas en el final de damas. 53 a3 54.g7 a2 55.g8Wf alWf 56.Wi'g4+ ©as A 56 . . . W a3 , las blancas continúan 57. Wff3 + W b4 5 8 . Wi' e4+ y, para evitar lo peor, el rey ne­ gro ha de ir a la quinta fila. 57.Wi'xe6 •..

Esta martirizante posición puede conside­ rarse como el punto de partida en el estudio "dama y peón caballo contra dama" . Diez años antes tuve que jugar este final con Ravinsky (partida nº 1 3 1 ). Entonces no capté las sutile­ zas de este final, y, como si fuera de torres, decidí mantener mi rey en la octava fila, apoyando el avance del peón a la casilla "g8" . . . dificultando al máximo la victoria. En esta ocasión evité este error. 57 ...Wfh8+ Tras 57 . . . Wi'h l + 5 8 . cJ;.i g5 '<IMc l + 59. W g6, se acaban los j aques. 58.©g6 1Mfc3 59.g4 Wfd2 60.g5 Wi'd4 61.Wff5+ © a4 Minev ocupa con confianza esta casilla con el rey, ya que así lo recomendaba Keres en un famoso artículo en el que analizaba mi final con Ravinsky. 62.©h5 Wfh8+ 63.©g4 Wfhl 64.Wff4+ Ahora las blancas centralizan la dama, y después siguen con el avance del peón. 64 ...<bas 65.Wfes+ ©a4 66.g6 Wfdl+ 67.©gs 1Mfd8+

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


Esta posición se repetirá seis jugadas más tarde, justo en el momento de aplazar la par­ tida. Desde luego, en el "estudio" no debe in­ cluirse esta repeti'c ión. 68.©fs Wc8+ 69.©f4 Wct+ 70.We3 Wc7+ 71 .Wes Wcl+ 72.©rs Wc8+ 73.©gs Wd8+ Aunque hasta el _aplazamiento no encontré el plan exacto, intuitivamente rechacé llevar el rey a la octava fila. Me dispuse a analizar du­ rante algunas horas, y terminé a las tres de la mañana. Mi mujer me aconsejó: "Vete a dor­ mir, o no tendrás fuerzas para la reanudación" . Pero debía llevar mi trabajo hasta su conclu­ sión. Vivíamos en una buhardilla que daba a un jardín, y el silencio y el aire fresco ayuda­ ban a mi mente en la búsqueda de la verdad. 74.Wf6! ¡ Sólo así ! Tras 74. © h6 Wh4+ 7 5 . © g7 Wh3 , la solución del problema se complicaóa para las blancas, ya que con el rey blanco en las últimas filas la dama negra tiene mayores posibilidades. Cometí este error en la partida con Ravinsky, aunque Keres no lo advirtió. Si el rey blanco se encuentra en la misma fila que el rey negro, o en las filas vecinas, en­ tonces los jaques de la dama negra se agotan, porque las blancas al cubrirse con su dama ¡ dan j aque a su vez ! Pero no solo Keres cometió este error. Finales parecidos de damas se analizaron siempre con el peón en la séptima fila y el rey en la octava. En este caso, se encontró una maniobra ganadora con el peón en "f7", pero no así con el peón en "g7", y el final se consideraba como tablas. Yo mis­ mo caí en esta consideración, porque intenté desarrollar el final como si fuera de torres. Pero en el final de damas ocurre todo lo con­ trario. Tanto la dama como el rey pueden ale­ jarse del peón "g", pero uno junto al otro, para que la dama tenga un punto de apoyo. Lo primero es que el rey debe encontrarse en la misma fila o columna que el rey enemigo, o en las vecinas. Este fue el principal descu­ brimiento de la noche de análisis. 74 WdS+ 7S.WfS Wd8+ 76.©hS We8 Las negras intentan defenderse clavando el peón. Si dan el último j aque 76 . . . \Wh8+, des­ pués de 77. © g4 las negras caían en una difícil posición : 77 . . . \W g7 7 8 .\W f7 ! \W c3 79.g7 ! .•.

77.Wf4+ ©as 78.Wd2+ ©a4 Las negras ayudan a la dama blanca a ir a la casilla "d4", pero siguen la recomendación de Keres en el mencionado artículo: mantener el rey en la casilla "a4 " . 79.Wd4+ ©as 80.©gs We7+ 81.©fS ! Wf8+ 82.©e4 Los jaques se acaban, lo que significa que el peón va a avanzar. 82 ... Wh6 83.Wes+ ©a4 84.g7 Whl+ 8S.©d4 Wdl+ 86.©cs Wcl+ 87.©d6 Es peor 87. © dS \W c8, ya que hay que dej ar libre la diagonal "a2-g8" para la dama blanca. 87 ...Wd2+ Si 87 . . . Wh6+ 88. © d5 ! , no hay jaques, y no se puede bloquear la casilla "g8 " . 88.©e6 Wa2+ 89.Wds \We2+ 90.©d6 Wh2+ 91 .©cS!

Las negras abandonaron. La posición final muestra el método ganador con gran claridad. Si regresamos a la partida nº 1 3 1 , es fácil ad­ vertir cómo la fase final del juego me sugirió más tarde la manera de ganar este final. Solo queda añadir que tras la finalización de la Olimpiada publiqué los comentarios de esta partida con Minev, y expliqué el método ga­ nador en la revista nacional "Ajedrez en la URSS" ( 1 95 5 , nº 1 ). También es interesante advertir que Averbaj publicó en 1 962 un libro sobre finales de damas (con ediciones en la URSS y en el extranj ero), en el que no hace una sola mención a la partida Botvinnik Minev, ni a mis comentarios sobre ella, en la que fui el primero en descubrir el método ga­ nador en este complejo final.

¡ ¡ • OLIMPIADA DE AJEDREZ AMSTERDAM 1 954

237


23 1 Botvinnik - Naj dorf Defensa India del Rey 1 1 ª Olimpiada de Aj edrez Amsterdam 1 954 Miguel Najdorf (nacido en el año 1 9 1 0) es una de las figuras más populares del mundo del ajedrez. Sólo participó dos veces en los ci­ clos de candidatos al título mundial, pero tuvo éxito en muchos torneos. La popularidad del aj edrez en Sudamérica le debe mucho a su actividad. En sus mej ores años Naj dorf fue un jugador muy original. No prestaba gran aten­ ción al estudio de las ideas de otros maestros, pero sobre el tablero encontraba ideas muy originales y peligrosas para sus adversarios. 1 .d4 tlif6 2.c4 g6 3.g3 ig7 4.ig2 0-0 5.tlic3 c5 Mi rival empleaba con frecuencia este plan, que probablemente es más elástico que 5 . . . d6 6. lii f3 lt'i c6 (y a 7.d5 las negras siguen con 7 . . . lt'i a5 seguido de . . . c5). En esta partida las blancas no avanzan el peón a "d5 ", para así alejar a las negras de los senderos conocidos. 6.ctJ f3 tli c6 7.0-0 d6 8.e3 Una línea modesta, pero que plantea a las negras problemas nuevos. Después de 8 .d5 lt'i a5 (partida nº 2 1 2), y más aún tras 8 . dxc5 dxc5 , las blancas no tienen un camino claro para conseguir ventaja. 8 ...ifS La Enciclopedia considera que 8 . . . ig4 lle­ va a un juego igualado. 9.b3 Wc8 Una pérdida de tiempo. No es mej or 9 . . . d5 1 0.cxd5 lt'i xd5 1 l . lt'i xd5 Wxd5 1 2 . i a3 , pero mediante 9 . . . lt'i e4 1 0. ib2 lt'i xc3 1 l . ixc3 i e4 1 2 . E: c l cxd4 1 3 . lii xd4 ixg2 1 4 . @ xg2 lt'i xd4 1 5 .ixd4 ixd4 1 6. Wxd4 Wa5, las negras igua­ laban. 1 0.ib2 tli e4 1 1.E:cl tlixc3 12.ixc3 Ahora el cambio de peones en el centro ( 1 2 . . . cxd4 1 3 . lii xd4) mejoraría la posición blanca, gracias a la presión en la diagonal " h l ­ a8 " . Por tanto, e s difícil parar e l avance d 5 , y la ventaj a blanca es evidente. Probablemente Najdorf lo comprendió, ya que con su siguien­ te jugada ofreció tablas.

238

12 ...ie4 Si este alfil ya hubiera estado aquí (en lugar de la inútil 9 . . . W c8), jugando ahora 1 2 . . . cxd, se podía aliviar la tensión. 13.dS ixc3 14.l:bc3 tiJd8 . Tras 1 4 . . .ixf3 1 5 . Wxt3 lt'i e5 1 6 .W e2 y la inevitable f4, el negro tiene un juego difícil. 15.lll d2 Hay que cambiar el alfil bloqueador. 15 ... ixg2 16.@xg2 f5 Previniendo el avance 1 7 .e4, al que segui­ ría la desagradable 1 7 . . . f4. 1 7.f4 Se renueva la amenaza de avanzar el peón central. 1 7... e6

Un momento interesante. Con 1 8 . l::i: d3 ! , consiguiendo una base para las piezas en la casilla "d5 ", y después e4, las blancas reforza­ ban su ventaj a posicional. 18.e4 Las blancas dej an pasar la oportunidad y conceden a su rival contrajuego. 18 ... exdS 19.cxd5 Ahora en la casilla "d5 hay un peón, lo que no representa ninguna ventaj a especial. En caso de 1 9.exd5 l:l: e8 20. E: e l lii f7 2 1 . l:l: ce3 l:l: xe3 22. l:l:xe3 W d7 23 . We l @ f8, la posición se simplifica, y las negras tienen buenas op­ ciones de igualar. 19 ... tlif? 20.l!el l!e8 21.füe3 Wf d7 El cambio en el centro no favorece a las negras, pero no están obligadas al mismo. Tarde o temprano serán las blancas las que abrirán la columna "e". Entonces las negras

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


tendrán que tomar en "f5" con la dama, ya que si . . . gxf5, puede seguir '®h5 y lü c4-e3 , y el peón "f5 " cae. Cuando la dama negta se en­ cuentre en "f5 " , entonces el plan blanco con­ sistirá en el avance g4-g5 y en la maniobra lü e4-f6, tras lo cual el caballo blanco aumen­ tará al máximo su actividad, y la movilidad del caballo negro se verá limitada. Un plan au­ daz pero transparente. Sorprende que mi ad­ versario no advirtiera su peligrosidad. 22.'®f3 Antes hay que defender el peón "f4 " . 22 ... :Sad8 Las negras se muestran excesivamente pru­ dentes y se protegen contra la ruptura 23.e5, a la que ahora seguiría 23 . . . dxe5 24.fxe5 '® xd5 . Pero en realidad no era una amenaza por 23 .e5 dxe5 24.fxe5 lü g5 ! y 25 . . . 1&xd5+. De todas formas, la jugada de la partida no estropea nada. 23.a4 Todavía no era el momento de cambiar peones : 23 .exf5 E: xe3 24. E: xe3 '® xf5 25.g4 11M c2 26. � e2 '®xa2 27. lü e4 '® a l .

23 ... b6 El error decisivo. Había que obstaculizar el plan blanco mediante 23 . . . lü h6 ! , que introdu­ ce al caballo en el juego, disponiéndose a res­ ponder a 24.exf5 con 24 . . . lü xf5 . 24.exf5 ! :Sxe3 25.:Sxe3 �xf5 26.g4 �c2 27.:Se2 :Sf8! La única opción de impedir el inminente traslado del caballo blanco a "f6", aunque las negras finalmente no lo logran evitar. 28.lLJ e4 'lMdl

La culminación lógica de la maniobra de­ fensiva era 28 . . . llMc 1 , y entonces no sirve 29. lü f6+ <l;J g7 30.g5, por 30 . . . lü xg5 ! No obs­ tante, jugando 29. '® e3 ! se fuerza el paso al fi­ nal, que es bastante horrible para las negras. 29.lLif6+ <l;Jg7 30.g5 La posición de las negras, con sus piezas dispersas y ahogadas, se torna desesperada. 30 ... :Sc8 También era malo hacer 3 0 . . . h6 a causa de 3 1 . E: e7! (pero no 3 1 .b4 hxg5 32.hxg5 E:h8 ! ) .

3 1 .:Se3 Lo más sencillo. Es curioso que ninguno de los dos viéramos el prosaico golpe 3 l . lü e8+ <l;J g8 32. lü xd6, aunque si lo hubiera advertido tampoco lo hubiera hecho, ya que tras 32 . . . lü xd6 3 3 . E: e8+ E: xe8 34. llMxd l E: e4, la victoria es más difícil que en la partida. En cuanto a 3 1 . E: e 7, las negras tienen contrajuego después de 3 1 . . . '® c2+ 32. <l;J g3 c4. 31...�xf3+ O 3 l . . . '® c2+ 32. '® f2. 32.©xf3 h6 Si 32 . . . c4, 33 .bxc4 E: xc4 34. E: e8, y las blan­ cas ganan. 33.h4 hxg5 34.hxg5 a6 Es similar a la partida 34 . . . <l;J f8 3 5 . E: e6 a6 36. lLi e4 <l;J g7 37. E: e7 E: d8 (37 . . . <l;J f8 3 8 . E: xf7+) 3 8 . E: b7. 35.:Se7 :Sb8 36.:Sa7 b5 Si 36 . . . a5 , 37. lLi d7 gana el peón "b6". 37J'ha6 bxa4 A 37 . . . c4 seguía 3 8 .b4 ! 38.bxa4 :Sc8 39.a5 @f8 40.:Sc6 :Sa8 41.a6 Las negras abandonaron.

1 1 • OLIMPIADA DE AJEDREZ AMSTERDAM 1 954

239


232 Botvinnik - Pire Defensa Nimzoindia 1 1 ª Olimpiada de Aj edrez Amsterdam 1 954 1.d4 lll f6 2.c4 e6 3.lll c3 ib4 4.e3 c5 5.lll ge2 d5 Es más precisa 5 . . . cxd4 6.exd4 d5 . 6.a3 ixc3+ No es recomendable hacer 6 . . . ia5 debido a 7 .dxc5 dxc4 8. Wxd8+, con ventaja blanca. Respecto a 6 . . . cxd4 7.axb4 dxc3 8 . lll xc3 , ver la partida nº 246. 7.lll xc3 b6 Es preferible 7 . . . cxd4, y lo correcto es con­ tinuar con 8.exd4 (es inconsistente 8 . Wxd4) 8 . . . dxc4 9. ixc4 lll c6 1 0.i e3 0-0 1 1 .0-0 b6 1 2 . Wd3 ib7 1 3 . f üd l , como en la partida Botvinnik - Tolush, Moscú 1 965, y ahora si 13 ... lll a5 (es mejor 13 ... h6, con una mínima ventaja blanca), 14. i a2 W c8 1 5 .i g5 ! i a6 l 6 . Wh3 ixfl 1 7 . ib 1 , y el ataque blanco es muy peligroso. 8.cxd5 exd5 9.ib5+ Para que el alfil negro vaya a "d7", donde está peor que en "c8 " . 9. . .id7 10.ie2 ic6 l l .b4! Así se acentúan los defectos de la variante elegida por las negras. 1 1 ... 0-0 Después de 1 l . . .c4 1 2.b5 y a4, las negras se ven privadas de las importantes casillas "c6" y "c5 " . 12.0-0 lll bd7 13.ib2 cxb4 14.axb4 a5 De lo contrario, después de 1 5 .b5 el peón atrasado "a7" sería un objetivo de ataque. 15.Wb3 Las blancas prefieren no cerrar la posición con el avance del peón a "b5 ", confiando en la efectividad de sus alfiles en una posición más abierta. 15 .. J;es 16.E:fcl We7 1 7.ia3 We6 18.lll b5 ixb5 Las negras tienen que desprenderse tam­ bién de este alfil para evitar la invasión del caballo blanco en la casilla "c7" o en "d6" (tras bxa5). 19.ixb5 axb4 20.Wxb4 :!'.'!ec8 2 1 .:!'.'!xc8+ :!'.'!xc8

240

22.:!'.'!cl :!'.'!xcl + 23.ixct El cambio de torres dej a a las negras sin contrajuego, y acentúa la ventaj a de los alfiles sobre los caballos,. que no tienen puntos de apoyo cómodos. 23 ... hS 24.Wc3 La dama blanca domina la columna abierta y es más activa que la negra. 24 ... g6 25.f3 Wrs 26.h4 llJf8 27.ia3 Wb t+ 28.ifl llJ e6

29.Wb4 La dama es la única pieza negra activa, así que las blancas tratan de cambiarla. 29 ...Wdl Las negras prefieren entregar un peón antes que cambiar las damas, con tal de complicar el juego. Aunque es cierto que en caso del cam­ bio de damas tampoco se podrían defender a la vez los peones débiles de "b6" y "d5 " , con lo que la victoria de las blancas carecería de dificultades. 30.©f2 ©g7 3 1 .Wxb6 g5 32.hxg5 llJxg5 33.if8+ ©g6 Después de 3 3 . . . © xf8 34. W xf6 W c2+ (o 34 . . . lll e6 3 5 .Wh8+ <J;; e7 3 6 . Wxh5) 3 5 . ie2 W g6 36. W d8+ <J;; g7 37.Wxd5 , las negras perdían otro peón. 34.ie7 Wc2+ 35.ie2 llJ e6 36.Wb5 llJg8 37.ih4 Ahora no tenía sentido el cambio de damas (3 7 . Wd3+) : una vez conseguida la ventaj a material puede ser más cómodo realizarla con la presencia de las damas. 37 ... Wa2 38.Wb8 ©h7 39.Wes lll g7 40.e4 dxe4 41 .\1Nxe4+ f5

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


Las negras estarían aún más apretadas en caso de 4 1 . . . c;t> hs. 42.We5 Wb2 43.ig3 Para apoyar el ·avance del peón "d". 43 ... tD h6 44.if4 lll f7 45.We3 Ambos caballos están privados de movili­ dad. 45 ...Wa2 46.Wd3 '!Wd5 47.Wc4 Wd7 48.id3 ©g6 49.d5 El principio del fin, pero Pire sigue con su tenaz resistencia. 49 ...We7 50.Wd4 Wh4+ 51.©n lll es La partida acaba rápido tras los movimien­ tos 5 1 . . . '!Wh l + 52. '!Wg l Wlh4 5 3 . Wb6+ � h7 54. Wl c7. 52.g3 Wr6 53.We3 Es curioso que, dependiendo de la posición, las blancas busquen o rechacen el cambio de damas. Ahora se intentan crear amenazas di­ rectas sobre el rey negro. 53 ... lll fd6 54.ie5 Wf7 55.Wd4 �h7 56.©g2 ©g8 57.Wc5 Sigue la táctica de asfixia. 57...We7 58.ic3 ©ti 59.Wd4 La dama se sitúa delante del alfil para crear amenazas decisivas por la gran diagonal. 59 ... ©g6 60.We5 De nuevo se ofrece el cambio de damas. Cambiarlas lleva a una victoria sencilla de las blancas, pero rechazar el cambio tampoco es una solución. 60 ... ©f7 61.f4 Ahora las negras ya ni siquiera pueden cambiar las damas, porque las blancas retoma­ rían con el peón, y los peones pasados y liga­ dos no se podrían detener. 61...Wd7 62.ie2 ©g6 63.Wh8 lll g7 64.Wgs Amenazando 65 . ixh5+. 64 ... ©h6 Ni esto sirve. 65.ixh5 lll xh5 66.Wg5+ ©h7 67.Wxh5+ ©gs 68.Wg6+ ©rs 69.ib4 Las negras abandonaron. En esta partida, teniendo un peón de ven­ taja en el final, seguí el sabio consejo de José Raúl Capablanca: esperar hasta que se pre­ sente la oportunidad de ganar un segundo peón.

233 U nzicker - Botvinnik Defensa Francesa 1 1 ª Olimpiada de Aj edrez Amsterdam 1 954 1.e4 e6 2.d4 d5 3.lll c3 ib4 Me gustaba esta línea de juego. Ya en el año 1 927 el maestro Model me enseñó a de­ sarrollar este sistema. En el año 1 934 ya tenía claras las principales ideas, y obtuve mi primer éxito con esta variante en la partida contra Milner-Barry, Hastings 1 934/3 5. Sin embargo, contra el Gran Maestro germano Unzicker no tuve suerte en esta variante. En este encuentro me encontré pronto en una po­ sición perdida, y debo agradecer a la fortuna que pudiera complicar el juego en un final de torres. 4.e5 c5 5.a3 ia5 6.b4 cxd4 7.Wg4 7. tt:i b5 se encuentra en la partida nº 2 1 7. 1 ... ©rs En esta ocasión defendí el peón "g7", aun­ que también las blancas mantienen la ini­ ciativa. Algunos meses antes, en la 9ª partida del match por el Campeonato Mundial contra Smyslov, jugué 7 . . . l2J e7, pero caí en una posi­ ción difícil: 8 .bxa5 dxc3 9 . Wlxg7 :B: g8 1 0 . Wxh7 l2J d7 (más tarde se intentó mej orar la línea con 1 0 . . . l2J bc6 l l . l2:i f3 '!W c7, pero, como indicó Fischer, tras 1 2 . ib5 id7 1 3 .0-0 0-0-0 1 4 . ixc6 ixc6 1 5 . Wxt7 las blancas tienen una ventaj a considerable: 1 5 . . . d4 1 6 . '\Wxe6+ id7 1 7. Wfxe7 i:! xg2+ 1 8 . � xg2 ih3+ 1 9. � xh3 Wfxe7 20. ig5) l 1 . l2:i f3 l2J f8 1 2. Wfd3 '!Wxa5 1 3 .h4 i d7 1 4 .ig5 :B: c8 1 5 . l2J d4 l2J f5 1 6 . i:!b l . 8.bxa5 dxc3 9.lll f3 Característico del estilo de Unzicker. En sus mejores años jugaba con energía, pero tal vez demasiado ajustado a las "reglas". 9.a4, o 9.h4, llevaban a una situación más aguda. 9 ... lll e7 10.id3 lll d7 Sin duda, es mejor 1 0 . . l2:i bc6, quitando a la dama blanca la cómoda casilla "b4". Es cierto que en la partida por correspondencia entre Pietzsch y Herzel, 1 96 1 , tras 1 1 .0-0 Wxa5 1 2. :B: e l l2J g6, las blancas tuvieron los funda­ mentos para un ataque, pero ¡ al menos las ne­ gras cuentan con dos peones de ventaja!

1 1 ' OLIMPIADA D E AJEDREZ AMSTERDAM 1 954

.

24 1


l l .Wib4 Wfc7 No es muy conveniente la línea l l . . . © g8 12 ..ig5 f6 1 3 .exf6 gxf6 1 4 . ih6 tl'i g6 1 5 .h4, y la posición negra está completamente "agu­ jereada" . 12.0-0 lll c5 Me parecía claro que no se podía tomar el peón "e5 " : 12 . . . tl'i xe5 1 3 . tl'i xe5 Wlxe5 1 4 . if4 Wf f6 1 5 . f1 ae l , y las negras están perdidas. Si ofrecía el cambio de damas con 12 ... Wl c5, en­ tonces las blancas jugaban 1 3 . Wl f4 y 1 4.a4, situando el alfil en "a3 " con ganancia de tiem­ po. No obstante, con 1 2 . . . b6 se creaba una si­ tuación más compleja. 13.Wfxc3 id7 14.a4 Ik8 1 5.ia3 lll x d3 Las negras aprovechan para cambiar da­ mas, antes de que la torre de rey blanca actúe por la columna "b". 1 6.Wlxc7 �:bc7 l 7.cxd3

rece la posibilidad de quedar con alfiles de distinto color. 21 ... ©xe7 22.fü:b7 fü8 23. @ fl Tras una ·serie de fuertes jugadas, mi adver­ sario no puede evitar hacer esta jugada cqn­ forme a la "regla" . Debió preparar un segundo ataque sobre el alfil clavado: 23 .g4 ! f1 c3 24.exf6+ gxf6 25 .g5 f1 xd3 (25 . . . fxg5 26. tl'i e5) 26. © g2, y las negras tienen problemas. 23 ... a6 24.ga7 Si no, 24 . . . f1 c5 . 24 ... gc2 25.gxa6 Debió renunciar a esto en favor de 25.g4. 2s ... ga2 26.ga7 gxa4 27.©e2 d4

Las negras no podían permitir 28. © e3 , pero el principal sentido de esta jugada es posibilitar la activación del alfil por la dia­ gonal "a8-h 1 a la primera ocasión. 28.'Lid2 Bien jugado. Las casillas "c4" y "e4" son ahora un buen destino para el caballo. 28,.,ga2 29.'it>dl 'it>d8 No daba nada la variante 29 . . . f1 a l + 30. © c2 f1 a2+ 3 1 . © c l f1 a l + 32. © b2. 30.exf6 Un error típico. Las blancas ayudan a su ri­ val a reducir el número de peones débiles en la séptima fila. Decidía de inmediato 30. tl'i e4 i c6 3 1 . lll c 5 i d5 32. f1 xg7 fxe5 3 3 .a6. 30 ... gxf6 31.lll e4 ic6 El alfil se activa, y las negras obtienen cier­ to contrajuego. 32.lll c5 id5 En una posición perdida las negras han jugado hasta ahora con gran ingenio, pero esta H

17

f6 Jugada única. Las negras liberan de su pri­ sión a la torre de "h8 " . En caso de 1 7 . . . © e8, 1 8. i d6 l:! c3 ( 1 8 ... f1 c8 1 9. füb l ic6 20. tl'i d4) 1 9. füb l i c8 20.a6 b6 2 1 . f1 c l , y no se puede evitar la invasión de una torre blanca. 1 8.fücl Mi rival juega esta fase de la partida con gran fuerza. Las blancas logran el dominio de la columna "c". 1 8 ..Jªxcl+ 1 9J:bcl ©ti Mala suerte para las negras : no sirve 1 9 . . .i c6 por 20.a6. 20,gc7 gd8 2 1 .ixe7 Un cambio obligado, antes de que las negras puedan jugar . . . tl'i c6. También desapa• • •

242

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


jugada merece la reprobación. No se podía dejar la casilla "d7" sin defensa. Las mejores opciones estaban en la jugada 32 . . . e5, con la esperanza de capturar los peones del flanco de rey y· entregar el alfil por el peón "a". 33.a6 gal+ Ya no servía 3 3 ... E: xf2 34. E: xh7 E: xg2 3 5 . a7 E: a2 por 36. lli xe6+. 34.©c2 ga3 35.©b2 ga2+ Sería un grave error 35 . . . E: c3 , por 36. !! d7+ © c8 3 7 . !! xd5 . 36.©b l gas 37.lbb7+! Las blancas pasan a un final de torres fa­ vorable, con un peón de más y una sólida ven­ taj a posicional, ya que el rey negro está sepa­ rado de sus peones. 37 ....ixb7 38.axb7 gbs+ 39.©c2 ©c7 40.b8\W+! Así el rey negro quedará cortado en su pri­ mera fila, y además alejado del flanco de rey. 40 ... ©xb8 41 .gxh7 ©c8 42.ge7 Unzicker se decide por el juego de piezas. Jugando 42 .g4, seguido de h4, las blancas ace­ leraban los acontecimientos. 42 ... ges 43.©d2 ©d8 44.gf7 fü5 45.©e2 ©es La desafortunada maniobra de la torre blan­ ca sólo ha servido para que el rey negro llegue antes al flanco de rey. 46.ga7 ges+ 47.©fl gbs 48.h4

las cinco de la madrugada. Primero me ayudó Boleslavsky, pero antes de medianoche tuvo que retirarse porque empezaba a adormilarse. Después acudió en mi auxilio Flohr, que se portó muy bien: cuando le desperté, se levantó enseguida. A las dos de la madrugada convini­ mos que él verificaría mis análisis a las ocho de la mañana. Cuando reanudamos el análisis, me asestó un duro golpe: me demostró que las negras perdían en una de las variantes. En honor a la verdad, debo decir que durante la reanudación encontró otro camino ganador pa­ ra las blancas. La partida la continuamos en solitario en el inmenso salón Apolo. Casi nin­ gún reportero presenciaba la partida, ya que estaban convencidos de lo desesperado de mi posición. Pronto sólo quedo Keres, quien se­ guía con atención el juego y sólo nos aban­ donó cuando el resultado era evidente. Así. . . 48 ... f5 La jugada secreta. El intento de jugar ac­ tivo no salvaba a las negras: 48 . . . !! b 1 + 49. © e2 E: h l (aún peor e s 4 9 . . . !! b2+ 50. © f3 E:d2 5 l .h5 �!hd3+ 52. © e2) 50.g3 e5 5 l . © f3 f5 52. © e2 , y no hay defensa contra 5 3 . f ü5 . 49.g3 A 49.h5, seguía 49 . . . Ei:b l + 50. © e2 E:h l . 49... @f8 50.gd7 Como indicó Smyslov, las blancas llegaban antes a la posición que se da en la partida con 50.h5 © g8 (es malo para las negras 50 . . . !!b l + 5 1 . © g2 r;t> gs 52. !! e7 !! e l 53 .h6 e 5 54. 'it> f3 © h8 5 5 .g4 e4+ 56. © f4 e3 57.fxe3 fxg4 5 8.e4 g3 59. !! g7) 5 1 . !! e7 ! e5 52.h6 'it> h8 5 3 . 'tt> g2. 50 ... e5 51. ©g2 ©g8

El peón de ventaja y la pasiva posición del rey contrario deben dar la victoria a las blancas. El insomnio fue mayor que el de la noche del análisis de la partida con Minev (partida nº 230), y sólo me pude ir a dormir a

1 1 ª OLIMPIADA DE AJEDREZ AMSTERDAM 1 954

243


52.hS Y no 52.f4 exf4 5 3 .gxf4 g b2+ 54. @ g3 gb l 5 5 . g xd4 g g l +, con contrajuego negro. 52 ... gas Las negras solo pueden esperar. 52 . . . gb l 5 3 . g e7 e4 54. g d7 g b4 5 5 .dxe4 fxe4 56.g4 llevaba a una rápida derrota negra. 53.h6 gbs 54.gg7+ 'it>h8 55J�e7 i'.fa5 56.'it>O Por fin las blancas eligen el plan correcto. A las negras solo les queda una última opción. 56 ... gds 57.g4 57.h7 e4+ (57 . . . fl: a5 5 8 . .B'. f7) 58.dxe4 fxe4+ 59. g xe4 también debe ganar, pero quizá mi adversario no quería dar el peón "h" . 57 ... e4+ 58.dxe4 fxg4+ 59.©e2 No confiaba mucho en que mi rival jugara 59. © xg4? d3 . 59 d3+ 60.©d2 En caso de 60. © d l , iba a jugar 60 . . . g a5 ! con idea de lograr el contrajuego que aprove­ ché más tarde en la partida. 60 gd4

¡Todo e l contrajuego estaba ligado al peón "d", y ahora hay que entregarlo ! 63. ©xd3 g a3+ 64. ©e2 g13 . Una curi osa posición, en la que los dos peones de ventaj a no son suficientes para ga­ nar. Las blancas no pueden mejorar la posi­ ción (65 . .B'. a6 f ü4), y tras 40 minutos de re­ flexión, deciden entregar el peón "e". 65.eS fü5 66.©el gf4

•..

•..

67.gf6 Tampoco servía 67. @ fl g3 68. f ü6 (68 .f3 f üf3+ 69. @ g2 .B'. e3 70. @ h3 f ü3) 68 ... füf6 69.exf6 ©xh6 70.fxg3 © g6 7 1 . © g2 © xf6 72. @ h3 © g5, con tablas.

61 .ges+ Esta jugada deja libre antes de tiempo al rey negro, y las negras logran las tablas. Ganaba 6 1 .e5, y después de 6 1 . . . g d5 (si 6 1 . . . .B'. f4, que es lo que temían las blancas, se­ guiría la jugada de Flohr 62 . g g7 ! , y el peón "e" decide), como advertí con pesar durante el análisis, lleva a la victoria 62.e6 .B'. d6 63 . g e8+ © h7 64.e7 .B'. e6 65. @ xd3 .B'. e5 66. © d4 .B'. e6 67 . @ ds g e2 68. @ d6 E: d2+ 69. © e5 ! .B'. e2+ 70. © f4 .B'. xf2+ 7 1 . © e3 . 61...©h7 62J�e6 ga4 !

244

67 ... ge4+ Pero ahora sería terrible el paso al final de peones : 67 . . . f üf6 68.exf6 © xh6 69. @ e2 © g6 70. @ e3 © xf6 7 1 . © f4 g3 72.fxg3 ! , y ganan las blancas. 68.@fl :Bxe5 69.'it>g2 gas 70.©g3 i'!g5 Las negras harían tablas incluso sin su peón. 7t .©h4 ggs 72.WhS g3 Tablas. Si 73 . l:! f7+ W h8 74.h7, la manera más elegante de hacer tablas es 74 . . . g g4 ! , aunque también es posible 74 . . . g a8 75.fxg3 f ü5+ 76. © g4 .B'. g5+ 77. @ f4 l:! g4+. Así, de nuevo me sonrió la diosa Caissa, y tuve la fortuna de salvarme en el final. Pero cuando siete años después jugué contra Unzicker esta misma va­ riante (Campeonato de Europa por equipos, Oberhausen 1 96 1 ), la paciencia de la diosa se agotó. No conseguí llegar al final y sufrí la de­ rrota en el medio juego.

ESTRATEGIA Il: 1 942- 1 956


22º C ampeonato de la URSS · Moscú 1 9 5 5

1 1 de Febrero

1 1

Geller

2

Smyslov

1

3

Botvinnik

o

4 Petrosian 5

Ilivitsky

6

Soasskv

7

Keres

8

Taimanov

= =

1

=

1

9 Mikenas

o

1 0 Antoshin

1

1 1 Furman

o

1 2 Kotov

o

1 3 Flohr

o

1 4 B orisenko

1

1 5 Averbaj 1 6 Lisitsin

2

3

o

1 1

o

=

1

=

o

=

o

= = = =

o

=

=

o

1

1 7 Kan

o

1 8 S imagin

o

1 9 Korchnoi

o

20 Scherbakov

o

o

= =

o

4

= = =

=

=

=

1

=

o o

o

= =

= =

=

5

=

=

o

o 1

=

=

=

=

=

=

o o

o

=

o

=

o

=

o 1

o

=

=

=

=

o

o

=

o

o o

8

9

10 1 1

o

1

o

= =

1 o 1 1

1

=

1

=

o o

=

o

= =

=

1

1

1

=

1

=

1

=

= =

o

1 o o

= =

1

1

o

=

o o

= = =

o

o

o

1

o

1

o

o

1

o

o

o

o

o

=

o

= =

Defensa Francesa 22º Campeonato de la URSS Moscú 1 95 5 1 .e4 e6 2.d4 d5 3.tDc3 ib4 4.e5 c5 5.a3 ixc3+ En el match con Smyslov preferí la jugada 5 . . .i a5 , pero como supuse que mi rival esperaba esa j ugada, opté por una continua­ ción más antigua. 6.bxc3 Vflc7 6 . . . l1J e7 se puede ver en las partidas 1 1 4, 1 24, 1 3 5 y 142. 7.11J f3 7 . Wlg4 tiene más seguidores. 7 11J e7 8.id3 También se juegan con frecuencia 8.a4 y 8. i e2.

=

o

=

o

=

o

1

= =

o 1

=

=

=

1

1

1

o

1

=

1

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

o

1

=

=

o

=

1 1 o 1

o =

=

=

1

=

=

1

=

=

o

12 1 3 1 4 1 5 16 17

=

= =

1

=

=

=

234 Antoshin - Botvinnik

..•

1

1

o

o

=

=

=

1

=

o

1

=

=

o

=

=

=

=

=

o

1

=

=

=

1

o

=

o

7

=

=

=

=

o

o

=

=

=

6

1 5 de Marzo

-

= = = = =

1

=

=

o 1 o o

=

o

=

1

=

o 1

1

=

o

=

= = =

1

o

=

=

=

=

=

o

=

1

= = =

=

=

=

1

=

o

= = =

1

18 1

= =

1 1 1

1

1

1

1

o

1

1

1

1

o

1

1

o

1

=

1

=

1 o

=

=

=

= =

=

1 o o

= =

o

=

o

1

=

1

= =

12

1

12

1

1 1 .5

1

1 1 .5 1 1 .5

1

1

1 1 .5

=

=

=

= = =

1 1

= =

o

1 1 1

o 1

1

1

o 1 =

1 9 20

1 1

1 0. 5

1

10

1

10

= =

1

=

9.5 9 9 8.5

1

8.5

o

6.5

=

1 o

11 11

7 6 3.5

8 ... 11Jd7 Una pícara idea. El caballo se dirige sin demora a la casilla "a4 " . La teoría solo con­ sidera las más rutinarias 8 . . . lll bc6, 8 . . . i d7 y 8 . . . b6. 9.0-0 El plan blanco también es lógico. Las blan­ cas evitan hacer la j ugada a4 para no dejar expuesto este peón (por ejemplo, 9.a4 'W a5 1 O.O-O c4 l 1 . ie2 lll b6 y 12 . . . lll xa4). A su vez, permiten que el caballo negro vaya a la casilla "a4", donde bloqueará el flanco de dama, pero estará demasiado alejado del prin­ cipal teatro de operaciones. 9 ... c4 10.ie2 11J b6 1 1.tDel ! Una idea que empleó Fischer posterior­ mente. El caballo se dirige a la casilla "g2". Si l 1 .a4 id7, 1 2.a5 lll a4, y el peón "a" está con­ denado. 1 1 ... tD a4

22° CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 955

245


Ahora el enroque largo de las negras es seguro. 12.id2 id7 13.g3 0--0-0 14.tbg2 f6

Después de 24 .. J ! xe3 2 5 . W/xe3 , no se pue­ de defender a la vez las amenazas 26. W/ e8+ y 26.W/xa7, además, claro está, de que la dama · negra está atacada. 25.ixeS fxe5 26.Wff8+ <Jlc7 27.ixd7 Wfxd7 28.:Sael Forzando el avance del peón "e4", con lo que el centro negro pierde movilidad. 28 ... e4 29.Wff6 Wfd6 30.Wfxd6+ Uno de los muchos caminos que llevan a la victoria. 30 ... @xd6 3 1.f4 Una pequeña imprudencia: no se debió dej ar a las negras un peón pasado protegido. La sencilla 3 l .f3 no dej aba a las negras nin­ guna esperanza de salvarse. 31 bS 32.@g2 Esto ya es un gran descuido. Tras 32.g4, dejando libre la tercera fila para las torres, la posición blanca era ganadora. ¡ Ahora las blancas tienen que pensar en có­ mo hacer tablas ! .•.

Las negras han conseguido un desarrollo cómodo, pero deben actuar con prudencia. Es­ ta jugada crea objetivos de ataque para las blancas: los peones "e" y "f'. Tal vez fuera más segura 1 4 . . . tb g6. 1 5.exf6 gxf6 16.ig4 tb g6 Era más consecuente 1 6 . . . eS . 17.:Sel :Sde8 De nuevo era correcta l 7 . . . e5 . 1 8.Wff3 Una j ugada muy desagradable para las negras : el peón "c3 " queda defendido por la dama, y el alfil de casillas negras tiene mayor libertad de acción. 1 8 ... :Shf8 Las torres negras caen bajo el ataque de los alfiles enemigos. 1 8 . . . fS debilitaría sin razón las casillas negras. Debí defender el peón con 1 8 . . . Wf d8 . 19.ih6 :Sti 20.tbf4 Wf d6 Las negras pierden calidad tras 20 . . . tb xf4 2 1 . ixf4 y 22. ihS . 21 .:Se3 No era posible 2 1 . tb xdS por 2 I . . . i c6. 21. .. es Lleva a una posición perdida, pero no había una continuación satisfactoria. 2 1 . . .fS 22.ihS g g8 2 3 . g ae l era muy favorable para las blan­ cas. 22.tbxg6 hxg6 23.dxeS :Sxe5 24.if4 Ganando la calidad. 24 füe7 ..•

246

32 tü xc3 ! ! Este sacrificio debe ser aceptado, pero en­ tonces las negras recuperan la calidad. Si no se toma el caballo, enseguida las negras ten­ drían dos peones pasados y ligados . 33.l:bc3 d 4 34.a4 Si 34. g d l , @ cs . 34 ... dxc3 35.axbS @es 36.g4 Después del golpe psicológico causado por la jugada 32 . . . lll c3, Antoshin no pudo encon­ trar el plan correcto. Era necesario jugar 3 6 . <j;¡ f2 para a 36 . . . g d7 poder capturar el peón central, 3 7 . g xe4, y a 37 . . . g d2+ cubrirse con la ..•

ESTRATEGIA JI: 1 942- 1 956


torre: 3 8 .l::� e2 . Entonces, después de los movi­ mientos 38 . . . @ xb5 39. !! xd2 cxd2 40. @ e2 c3 4 1 .f5 gxf5 42.h4 a5 43 .h5 , las blancas no debían perder. 36 .. ,gd7 37J�e2 @xb5 38.h4 a5 39.h5 Da la impresión de que las blancas no van retrasadas en la carrera de peones, pero pronto se descubrirá que las negras no van a coronar el peón "a", sino el peón "h", y entonces el rey blanco estará indefenso. 39 ... gxh5 40.g5 En caso de 40.gxh5, los peones separados ya no logran su objetivo. ·

40 ... lad2 Ahora decide la partida el paso al final de peones. 41.@f2 h4 42.g6 laxe2+ 43.@xe2 h3 44.g7 No cambiaba nada 44. @ fl e3 45.g7 h2 46. @ g2 e2 47.g8W e l W . 44 ... h2 45.g8'1W hl'IW Las negras ganan el final de damas sin es­ peciales dificultades. 46.'1Wd5+ @b4 47.f5 No hay jaque continuo tras las jugadas 47. '1W d6+ @ a4 48. Wc6+ m a3 49. W cs+ m b2 50. Wi' b6+ m xc2. 47 ...'!Wn+ 48.@et Wfe3+ 49.@dl '1Wf2 ! Las blancas abandonaron. Después de 50. Wi' d6+ @ a4 5 1 . W/ c6+ m a3 52. Wi' d6+ m a2, el rey negro está a cubierto de los j aques, y las negras amenazan mate tanto en "d2" como en " fl " . A pesar de los errores cometidos, la partida no dej a de ser instructi­ va.

235 Kotov - Botvinnik Defensa Semieslava 22º Campeonato de la URSS Moscú 1 955 1 .d4 d 5 2.c4 c 6 3.lll c3 lll f6 4.lll n e 6 5.e3 lll bd7 6 ..id3 .ib4 En relación a 6 . . . dxc4, ver la partida 230, y 6 . . ..ie7 se encuentra en la partida nº 1 43 . 7.0-0 Es más enérgica 7.a3 (ver la partida 1 74). 7 ... 0--0 8 ..id2 .id6 Las blancas amenazaban 9. lll xd5 lll xd5 1 0.cxd5 ixd2 l l .dxe6, así que lo más simple es retirar el alfil a esta casilla. No obstante, también es posible 8 . . . We7, aunque después de 9. W e l (a 9. lli e5 sigue 9 . . . c5 con posibilidades iguales, Portisch - Botvinnik, Leipzig 1 960) 9 . . .dxc4 1 0 ..ixc4 .id6 l l ..ib3 e5 1 2 . ctJ g5 i c7 1 3 . lli ce4 lli xe4 1 4 . lli xe4 a5 1 5 .d5, las blancas mantuvieron la ventaja en la partida Ivkov Kolarov, Wageningen 1 95 7 . 9.b3 Es dudoso que las blancas obtengan ventaja con esta jugada de espera. Las negras también igualan en caso de 9.h3 dxc4 1 0 . .ixc4 e5, pero 9.e4 da cierta ventaj a a las blancas : 9 . . . dxc4 1 o.ixc4 e5 l l ..ig5 9 ...'1We7 1 0.'1Wc2 e5 El plan más conveniente en estas posi­ ciones. Las negras se quedan con un peón aislado, pero debido a la mala situación de los alfiles blancos (su mejor disposición es en "b2" y "e2"), obtienen buen j uego. 1 1 .cxd5 cxd5 12.dxeS lDxe5 13.lll d4 Centralizando de inmediato el caballo, pero era más prudente 1 3 .i e2 . 13 ... lll xd3 1 4.'1Wxd3 %Ves Resulta difícil no hacer una jugada que provoca la debilitación de la casilla "e4", pero merecía atención la inmediata 14 . . . !! d8. 1 5.f4 '1We7 1 6.laacl Ninguno de los dos advertimos la fuerte maniobra i e l -h4, aunque después de 1 6 . .ie l !! e8 las negras tienen suficiente contrajuego. 1 6 ... lad8 1 7.lac2 En este momento ya me di cuenta de la maniobra ie l -h4, que con la torre en "d8" era

22º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ \ 955

247


bastante molesta. Pero Kotov sigue sin descu­ brirla. 17 ics Las negras tienen buen juego: el peón ais­ lado ya está defendido por la torre, y a 1 8 . ie 1 sigue l 8 . . . lll e4. 1 8.lll a4 ixd4 Se llega a una posición con alfiles de dis­ tinto color, pero con el alfil blanco más pa­ sivo . 1 9.VNxd4 En caso de 1 9 .exd4 el peón "d5 " dej aba de ser una debilidad, y las blancas no tendrían nada a cambio de la debilidad de "e4". 19...ifS 20.ib4 '11Nd7 2Uk3 lll e4 22.:Sccl Era más sencillo 22. lll c5, ya que no es posible 22 . . . lll xc3 23 .ixc3 , y las negras pier­ den la dama. 22 ... b6 23.füdl f6 Las dos últimas jugadas negras de peón han limitado a las piezas enemigas. 24.lll c3 Las blancas no tienen otra cosa que cam­ biar los caballos, con la esperanza de salvarse con los alfiles de distinto color. Sin embargo, no resulta nada sencillo, ya que las piezas negras ocupan posiciones muy activas . 24 ... lll xc3 25.:Sxc3 ie4 La ventaja posicional de las negras es evi­ dente: el peón "d5" ha dej ado de ser débil, el alfil negro es más activo que el blanco (lo que es muy peligroso con alfiles de distinto co­ lor), y las blancas ya deben pensar en la de­ fensa de la casilla "g2 " . 26.VNd2 VNg4 27.h3 VNg6 28.VNf2 h 5 •..

248

Por la correlación d e material, esta partida me recuerda mucho a mi encuentro con Kotov (nº 1 0 1 ). Aquí fas blancas tienen mayores po­ sibi lidades de defensa. 29.©h2 as Ha llegado el momento de activarse en el flanco de dama. 30.ia3 b5 3 1 .icS b4 32.:Sccl :Sdc8 33.id4 ic2 Las negras controlan las casillas "c2","c3" y "c4", y esto les asegura el dominio de la co­ lumna abierta. Ahora empecé a hacer jugadas para ganar tiempo de cara al control, lo que podía haber terminado de una forma inespera­ da . . . 34.:Sd2 ie4 35.:Sddl VNrs 36.VNe2 '11Ng6 37.VNf2 Un error típico. Al maniobrar primero con una pieza (alfil) y luego con otra (dama), en el apuro de tiempo las negras olvidan que esto no es un inconveniente para que la posición se repita. Kotov tampoco advierte que con su última jugada se repite la posición por tercera vez y podía exigir las tablas. Pero lo más divertido es que tampoco se dieron cuenta ni los espectadores, ni los lectores de los bole­ tines, revistas y libros. 37 ... a4 38Jhc8+ A 3 8 .bxa4, sigue la desagradable 38 . . . Eí: c4, y solo después 39 . . . Eí: xa4. 38 .. .lhc8 39.bxa4 VNe8 40.l;d2 VNxa4 41.'11Nh 4 :Sc2 No hay otra forma de poder aprovechar la debilidad del peón "a2", aunque el cambio de torres aumenta las posibilidades de tablas. 42.:Sxc2 VNxc2 43.VNg3 VNxa2 Estuve a punto de j ugar 43 . . . © t7, pero advertí a tiempo que tras 44.f5 ! ixf5 45 . 1M'f3 las tablas eran inevitables. Por eso tuve que consentir el cambio de damas. 44.ixf6 VNxg2+ 45.VNxg2 ixg2 46.id4 Si 46. ie7, b3 . 46...ie4 47.©g3 ©f7 48.h4 g6 49.©f2 ©e6 La ventaja de un peón no parece suficiente para ganar. so.we2 ©rs si.©d2 Wg4 52.if6 ©g3 53.ie7 ©h3 54.if6 Era malo para las blancas 54. ixb4 © xh4, y hay que entregar el alfil por el peón "h".

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


54 ... ©g4

ble: 59. 'it> xb3 d4+ 60. © c2 dxe3 6 1 . © d l © f2 62 . ic5 ib3+ 63 . © c l 'it> f3 , y cae el peón "f4", lo que permite a las negras realizar la ruptura decisiva . . . g5 y lograr la victoria.

La posición parece de tablas, pero veamos cómo se desarrollan los acontecimientos. 55.ie7 Esto no es un ataque al peón "b4", sino una jugada de espera, ya que el alfil no puede abandonar la defensa del peón "h4". 55 ...if5 ! El alfil se dirige a "e6", donde a simple vis­ ta ocupará una posición más pasiva. Pero lo cierto es que desde esta casilla puede defender el peón "b" cuando avance a la sexta fila, y cubre la casilla "g8", donde ( ¡ quién sabe ! ) qui­ zá quiera coronar un peón blanco. 56.if6 ©o 57.ie7 b3 58.©c3 ie6 Ganar otro peón ayudaba a las blancas a conseguir las tablas : 5 8 . . . © xe3 59. © xb3 © xf4 60. © c3 © e3 6 1 . i g5+ © e4 62. © d2, y las negras no pueden hacer nada. 59.ic5 Esta jugada parece evidente, ya que el rey blanco debe frenar el peón "b", y por lo tanto hay que defender el peón "e3 " con el alfil. En realidad, la clave se escondía en la paradój ica 59. © d2, tras la que parece que el rey blanco no puede a la vez frenar el peón pasado y de­ fender el peón "e3 " . Pero resulta que las blan­ cas no pueden capturar el peón "b" en la sexta fila (como se puede ver en la línea 59. © xb3), pero sí cuando avance a la séptima, veamos: 59. © d2 b2 60. 'it> c2 © xe3 6 1 . © xb2 © xf4 62 . 'it> c3 , y tablas. En la partida, al perder las blancas el control de la casilla "g5 ", las negras crean un peón pasado "h", y la posición blanca se vuelve desesperada. El peón "b3 " es intoca-

59 g5! ! Esta posibilidad ya la habían visto las ne­ gras cuando llevaron su alfil a "e6". 60.fxg5 Así el final de la partida resulta un tanto "poético" . Perdía de una forma más prosaica 60.hxg5 h4 6 1 .f5 (6 1 . i d6 if5 62 .g6 ixg6 63 .f5 ixf5 64. 'it> xb3 'it> g2) 6 I . . . ixf5 62. © xb3 h3 63 . i d6 'it> xe3 . 60 d4+! Se sacrifica este peón para salvar el peón pasado. 61 .exd4 Tras 6 1 . ixd4 'it> g3 62.g6 © xh4 63 . © d2, las negras ganan con 63 . . . © h3 ! ! 64. © e2 © g2 65 . i f6 h4, y si 6 1 . 'it> xd4, obviamente 6 1 . . .b2. 61 ...©g3 Aún podía equivocarme: 6 1 . . . 'it> g4? 62.d5 ixd5 63 . i f2 y tablas. 62.ia3 ©xh4 Con la pérdida del peón "h4" se desvanecen todas las esperanzas de las blancas. 63.©d3 ©xg5 64.©e4 h4 65.©0 Las blancas no quieren dar a su rival un remate espectacular: 65.d5 ixd5+. 65 ...id5+ Las blancas abandonaron. Sobre el tablero hay una posición típica en los finales de alfiles de distinto color con dos peones pasados alej ados el uno del otro. ¡ Cuántas sutilezas escondía este final ! ..•

•..

22º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 955

249


236 Botvinnik

-

Kan

Apertura Inglesa 22º Campeonato de la URS S Moscú 1 95 5

·

1.c4 e5 2.etJf3 e4 3.etJd4 ltJ c6 También es posible 3 . . . c5 4. 'll b 3 , y 3 . . . d5 4.cxd5 '1Wxd5 . En ambos casos las blancas no tienen ventaj a de apertura. 4.ltJ xc6 dxc6 5.etJ c3 etJ f6 6.e3 6.g3 ic5 7 . ig2 i f5 8 . 0-0 0-0 llevó a una plena igualdad en la partida entre Reti y Torre, Moscú 1 925. 6 ...id6 Es más precisa 6 . . . i f5 , para obstaculizar el avance del peón "d" . 7.d4 exd3 8.ixd3 En un final, su mejor estructura de peones daría una ventaja teórica a las blancas. 8 ... '1We7 9.'1Wc2 ie6 10.b3 0--0-0 l l .ib2 La estructura de peones es similar a la de la variante del cambio de la Apertura Española. La estrategia blanca pasa por cambiar piezas y llegar a un final favorable. 1 1 hS Esta jugada tendría sentido si las blancas enrocaran corto, pero . . . 12.0-0--0 h 4 13.h3 etJ d7 Las negras tienen que complicar el juego, pero no encuentran las circunstancias apropia­ das. No estaba mal utilizar los peones dobla­ dos para, mediante . . . c5 y c6, controlar las ca­ sillas centrales. 14.J.fS l;de8 15.ixe6 '1Wxe6 16.etJ e2 ghs Aún no era tarde para jugar 16 ... c5, impi­ diendo al caballo blanco situarse en "d4". 17.etJ d4 '1We4 Al final son las negras las que tienen que ofrecer el cambio de damas : a l 7 . . . '1Wh6 o l 7 . . . '1We7, seguía la desagradable 1 8 . 'll f5 . 18.'1Wxe4 gxe4 19.etJO g6 20.ghel etJ c5 21 .Wc2 a5 Las negras se activan en el flanco de dama, donde formalmente tienen un peón más. Sin embargo, debido a su estructura de peones, no pueden crear ninguna amenaza. 22.l;d4+ f5 23.l;e2 g5 ¡ Cómo no recordar aquí la advertencia de .•.

250

ESTRATEGIA

Tarrasch de que no se deben avanzar los peo� nes demasiado ! . 24.gxe4 ltJ xe4 25.etJd2 etJ xd2 26.Wxd2 · Las blancas siguen con su idea: con cada cambio, la ventaja estructural tiene más peso. 26 ... l;h6 27.e4 if4+ 28.Wel En el flanco de dama todo sigue en calma, así que el rey se dirige al flanco donde las blancas tienen ventaja. 28 ... fxe4 29.l;xe4 c5 30.ic3

30 . . . a4 Las negras sacrifican un peón para deterio­ rar la estructura de peones blanca y activarse en el flanco de dama. Este procedimiento tác­ tico no es raro, pero aquí daba mejores posi­ bilidades de defensa 30 . . . E: a6. 3 1.bxa4 gb6 32.We2 Wd7 Esto carece de sentido. Era necesario jugar 32 . . . E: b l , con la amenaza 33 . . . E: c l 34. W d3 E: g l , y entonces lo mejor sería 3 3 . i e5. 33.Wd3 l;bl 34.:Sel Obligando a retirarse a la torre negra. 34 gb6 35. ©c2 El rey regresa al flanco de dama para vi­ gilar la casilla "b l " . 35. . .gg6 36.ge4 gd6 37.gel gg6 38.ge2 No hay que tomar ninguna decisión com­ prometida hasta pasado el control. 38 ...b6 39.ge4 gd6 40.gel gg6 41 .ge4 gd6 42.a3 Una jugada útil, ya que si fuera preciso en­ tregar este peón, mej or que tenga que ser capturado aquí que en la segunda fila. 42 ... gg6 43.aS ggs La variante 43 . . . bxa5 44. i xa5 f ü6 45. i d2 •••

11:

1 942- 1 956


45 . . . ixd2. 46. \t> xd2 � xa3 47. � e5 lleva a un final de torres ganado por las blancas ( ¡ gracias a la jugada 42 .a3 ! ) . 44.a4! Las blancas se desprenden de su ventaj a material para debilitar l o s peones enemigos y atar las piezas negras .a su defensa. 44 ... grs 45,ge2 bxa5 46. \t>d3 Desde luego, no 46. ixa5 , por 46 . . . � a8 . 46 ... gds 47.ge4 \t>c6+ 48.\t>e2 El rey blanco vuelve a donde es más nece­ sario, al flanco de rey. 48 ... \t>b6 49.ge6+ c6 50.ge7 \t>a6 51 .ge4 Ganando tiempo de cara al control . 5t ...\t>b6 52.ge6 \t> b 7 53.ge7+ i> a 6 54.ge4 @b6

55.iel Por fin, cuando las negras no tienen ningún contrajuego, las blancas se disponen a crear un peón pasado. 55 ... icl 56.g3 hxg3 57.fxg3 gh8 58.h4 gxh4 59.gxh4 ib2 60.id2 id4 61.i>f3 El rey blanco interpreta su último papel, en este caso activo. 6t...ib2 62.igs grs+ 63.fü4 ggs 64.fü5 id4 65.h5 i>c7 66.h6 i>d7 67.i>g4 i>e6 68.gf4 gbs 69.ge4+ No parece lógico empujar al rey negro allí donde quiere ir. Pero se ha realizado un cál­ culo preciso, y cuando el rey negro vaya a la última fila, la torre tendrá que defenderlo de las amenazas de mate y quedará inactiva. 69 ... i>ti 10.ge1+ i>g8 71.i>fs grs+ 72.i>g6 i>h8 73.gh7+ i>g8 74.gd7 i>h8 75.B:d8 Las negras abandonaron.

237 Averbaj

-

Botvinnik

Defensa Francesa 22º Campeonato de la URSS Moscú 1 95 5 1.e4 e6 2.d4 d5 3.lDc3 ib4 4.id3 Esta variante no ofrece grandes dificultades a las negras, que igualan con facilidad. 4 ... dxe4 5.ixe4 lD f6 6.id3 Es mej or 6. i f3 , como se dio en el match Euwe - Maroczy, Bad Aussee 1 92 1 . En lo que respecta a 6.i g5 c5 7.dxc5 , Tarrasch, en su match con Lasker de 1 908, obtuvo una buena posición tras 7 . . . 1M!xd l + (en el mismo match probó primero 7 . . . ixc3+ 8 .bxc3 Wf a5 , pero las blancas obtuvieron ventaj a después de 9. ixf6 gxf6 1 0 . 1Mí d4) 8 . f üd l lD bd7 . 6 ... c5 7.dxc5 lD bd7 8.id2 lD xc5 9.ibS+ lD cd7 Era más sencillo cubrirse con el alfil, pero las negras no quieren simplificar el juego, y prefieren conservar el alfil de casillas blancas. 10.lDf3 a6 1 1 .id3 0--0 12.0--0 b6 13.lDe4 ie7 14.§'e2 ib7 15.l�adl 1M/c7 16.ig5 gfe8 1 7.c4 Era mej or l 7.c3, sin debilitar casillas cen­ trales y atando a las piezas negras a la de­ fensa del peón "a6 " . 1 7. . .B:ad8 1 8.B:fel h6 19.lD xf6+ lD xf6 20ih4 ib4

Las negras no temen el cambio en "f6", que reforzaría el control del centro, e impediría a las blancas aprovechar la debilitación del en­ roque negro.

22º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 955

251


21 .:Sfl Wfc6 22.ic2 ie7 23.ixf6 En todo caso era más lógico hacer este cambio cuando el alfil negro estaba en ''.b4". Las blancas conceden a su adversario la ven­ taja de la pareja de alfiles sin obtener nada a cambio. Tal vez las blancas temieran la con­ tinuación 23 . . . g5 24.ig3 g4 25.lll e l :Sxd l 26.ixd l :Sd8, con la amenaza 27 . . . ib4, pero dudo que esto supusiera un peligro. 23 ixf6 24.b3 g6 25.:Sxd8 lhd8 26J:!dl :Sxdl+ 27.ixdl

39.hxgS+ hxg5 40.� dS+ © es 41.a4 ©d4

..•

Ahora las negras tienen una clara ventaja en el final . Las piezas negras dominan el tablero, y esto paraliza a la mayoría blanca de peones del flanco de dama. 27 es Las negras empiezan a movilizar su ma­ yoría de peones. 28.�el e4 29.� c2 Wfd6 30.� e3 Wfd4 3 1 .lll d S igS Tras 3 I . . .ixd5 32.cxd5 Wxd5 3 3 .i.c2, las tablas son inevitables. 32.g3 f5 33.h4 id8 34.ic2 ©ti Y ahora a las negras no les interesa jugar 34 . . .ixd5 3 5 .cxd5 b5, ya que tras 36.Wd l Wxd l + 37.i.xd l Wf7 3 8 .a4, las blancas logran defender el peón "d5 " . 35.Wdl No se puede permitir por mucho tiempo que la dama negra siga en el centro del table­ ro, pero desde luego las negras quieren pasar al final de piezas menores. 35 Wfxdl+ 36.ixdl ©e6 37.�f4+ ©f6 38.©fl g5 Utilizando su mayoría para ganar espacio. ..•

..•

252

Las piezas negras ocupan posiciones clave, y la situación del caballo sólo es bonita. 42.ie2 ic8 43. ©g2 Otro plan sería llevar el rey a la casilla "c2", pero también tiene sus defectos. 43...id7 44.©fl ie8 45.©gl in 46.©g2 a5! Fijando la estructura blanca en el flanco de dama. En especial, el peón "b3 " es ahora muy débil. No se conseguía el obj etivo con 46 ... b5, por 47.axb5 axb5 48.lll b4 ! Wc3 49.lll c 6. 47.©fl f4! Con este sacrificio de peón, el rey negro consigue irrumpir en el flanco de dama. 48.gxf4 gxf4 49.li:l xf4 De lo contrario, las blancas pronto no ten­ drían qué jugar. 49 Wc3 50.idl ©d2 51.ig4 ©c2 52.ie6 Las blancas basan su última esperanza de salvación en el cambio de alfiles. 52 ixe6 53.lll xe6 ie7 54.lli d4+ ©c3 55.llifS if8 Así el caballo no podrá ganar tiempo ata­ cando al alfil. 56.lli g3 ©xb3 57.©e2 ©xa4 58.llixe4 ©b3 59.©d3 a4 60.lli d2+ ©b2 61 .cS b5 Con la casilla "c4" controlada, el peón "a" es imparable. 62.c6 id6 63.llie4 ib8 ¡ De nuevo al borde del tablero ! 64.lli c3 a3 65.f4 ixf4 Lo más sencillo. Las blancas abandonaron. .•.

.•.

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


238 Botvinnik - Borisenko Defensa India del Rey 22º Campeonato de la URS S Moscú 1 95 5 1.d4 c!Li f6 2.c4 g 6 3.g3. ig7 4.ig2 0-0 5.c!Llc3 d6 Najdorfjugó contra mí 5 . . . c5 (ver la partida nº 23 1 ) . 6.c!Li f3 c!Li c6 Sobre la jugada 6 . . . étJ bd7, ver las partidas nº 1 49 y 209. 7.d5 Ya dije en los comentarios de la partida 2 1 2 que es más preciso jugar primero 7 .0-0. 7 ... c!Li a5 S.c!Lid2 c5 9.Wfc2 e6 En la última de las partidas mencionadas Geller jugó 9 . . . a6, y también es mej or 9 . . . e5. 1 0.0-0 exd5 1 1 .cxd5 :Ses 12.b3 b5 13.ib2 :SbS No es bueno para el negro 13 . . . b4 14.ltJ ce4 ltJxd5 por 1 5 .ixg7 @xg7 1 6.ltJc4.

el golpe táctico 1 8 .étJxd6 ltJxd6 1 9.Wfxc5 ! , con gran ventaja. 1S ... f6 Una respuesta poco afortunada. Después de 1 8 . . . étJf6, no se ve cómo podrían las blancas aprovechar la clavada del caballo negro . 19.c!Lixc5 dxc5 20 ..ixd5 No sin contratiempos, las blancas han con­ seguido recuperar el peón sacrificado. 20 c!li d6 2 1.e4 :Ses 22.:Sact c!Li ti 23.c!Li f3 .ie6 Forzando el cambio del alfil centralizado, las negras casi igualan por completo. 24.:Scdl ixd5 25.:Sxd5 Wfe7 Tras los errores mutuos, las blancas han mantenido cierta iniciativa, y ahora pueden realizar una ruptura favorable en el centro. 26.e5 :SedS 27.:SxdS :SxdS 2S.e6! •••

Al final ha surgido un peón pasado. Las negras necesitan bloquearlo, pero esto les traerá algunos disgustos. 2s c!Li d6 29.Wfc3 c!Li f5 30.:Se4 Una jugada dudosa. En los apuros de tiem­ po las blancas no encuentran el mej or plan para reforzar su iniciativa. 30 h5 Si las negras hubieran jugado 30 . . . l:l: d l +, después de 3 1 .E:e l (sería peligroso 3 1 .@g2 Wb7) 3 1 . . .E:xe l + 32.Wxe l , las blancas perde­ rían parte de su ventaj a, ya que el peón pasado estaría bien bloqueado y necesitaría defensa. 3 1 .:Sel :Sd5 32.Wfc2 Wf d6 También las negras cometen un error en el apuro de tiempo. 33.Wfxf5 Un nuevo error. Las blancas no aprovechan ••.

14.a3 Más tarde se jugó aquí 1 4.füe l .if5 1 5 .e4 .id7 1 6 .a4 (Petrosian - Gligoric, Belgrado 1 95 6), y después de 1 6 . . . b4 (según Boleslavs­ ky, las negras están peor tras 16 . . . a6 1 7 .axb5 axb5 1 8 . étJ d l , y luego ltJ e3) l 7.ltJb5, las blan­ cas tomaron la iniciativa. 14 ... id7 15.füel c!Ll b7 1 6.c!Li ce4 El mismo sacrificio temático de peón que vimos en los comentarios de la 1 3ª jugada. 16 c!Li xd5 17.ixg7 ®xg7 1S.Wfb2+ Una jugada dudosa. El blanco pasó por alto •..

•••

22º CAMPEONATO DE LA URSS MOSCÚ 1 955

253


la oportunidad: 33 :Wfe2 gana el peón "b5 ", gracias a la amenaza 34.e7. 33 gxrs 34.e7 Wfd7 La jugada que se me escapó. Solo vi 34 ... !!xf3 3 5 .e8'll + ! , y 34 ... Wfxe7 3 5 . !!xe7+ Wf8 36 .E!e3 , ganando las blancas en ambos casos. 35.eSWf Wfxe8 36.E!xe8 �hf3 La errónea combinación de las blancas ha llevado a un final de torres con peón de ven­ taja para las negras. 37.ge7+ Wh6 38.b4 lha3 39.bxcS a5 40.gb7 b4 41.c6 Una operación típica para cambiar el peón "c" por el peón "b". Tras el análisis de la po­ sición aplazada tuve malos augurios. No de­ j aba de lamentarme por actuar con tan poca atención en el que iba a ser mi último Cam­ peonato de la URSS. Pero aún había que jugar el final . . . 41 ..Jk3 42.c7 b 3 43J§:xb3 gxc7 44.ga3 g37 45.ga4 ..•

Esta posición tiene interés teórico. Cuando se aplazó la partida nadie dudaba de la vic­ toria negra, ya que Alekhine ganó un final similar a Capablanca en la partida decisiva del match que les enfrentó por el Campeonato Mundial, Buenos Aires 1 927. Sin embargo, es peligroso orientarse sólo por la semejanza, como indiqué en los comentarios de la partida 1 60. 45 @gs La situación del rey negro en esta casilla solo ayudará a que se activen los peones blan­ cos. El plan correcto para las negras lo indicó •..

254

el maestro N. Kopaiev : 45 . . . Wg7 46.h4 Wfl 47.Wfl ©e6 48.We2 'it>d6 49.©d3 f5 so.f3 ©c6 5 1 .g4 WbS 52.gd4 a4 5 3 . Wc2 a3 54.Wb l !!a4 55�!!d6 hxg4 56.füg6 gxf3 , y las negras deben ganar. 46.0! @rs 47.g4+! Ahora, o bien se debilitan los peones ne­ gros del ala de rey, o las blancas logran crear un peón pasado. Si en Ja línea 45 . . . ©g7 la po­ sición de los peones blancos estaba "muerta", aquí los peones blancos están llenos de vida. 47... hxg4 Si 47 . . . Wg5, sigue 48.gxh5 ©xh5 49.h4. 48.fxg4+ @es o 48 . . . ©gs 49.Wg2 ©h4 50.h3 . 49.h4! Wd5 50.hS gxh5 51 .gxhS

5t . . . @e6 Tras los movimientos 5 1 . . .Wc5 52.h6 ©b5 5 3 . !!h4 !!h7 54.E!h5+ ©b4, si ahora el rey negro se cubre de los jaques en la tercera fila (de las negras, se entiende), el peón "a" no se­ ría peligroso, y si rey blanco va hasta la octa­ va fila (negra), entonces el peón "a" se pierde tras !!h4-a4. La posición del rey blanco es óp­ tima (no estorba) para perseguir al rey rival. 52.h6 @17 53.gg4! Cortando al rey negro del peón "h". 53 @fB 54.gf4 ga6 55.gg4 iia7 56.fü4 @g8 Las tablas ya son evidentes, pero las negras aún quieren probar con el sacrificio del peón. 57.gxf6 a4 58.iif2 @h7 59.ga2 @xh6 60@f2 @gs 61.@e3 Tablas. Todos pronosticaron la derrota de las blan­ cas, pero se produj o el "milagro". .•.

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


12ª Olimpiada de Aj edrez ·

Moscú 1 95 6 3 1 de Agosto 24 de Septiembre -

Botvinnik

1

Stahlberg

o

Nai dorf

Botvinnik

l.

Benkner

o

Botvinnik

Vestol

o

Botvinnik

1

Filio

Padevsk:v

Botvinnik Botvinnik

1

Golombek

Czerniak

Botvinnik

Botvinnik

Zhabó

239 Botvinnik

-

-

Apertura Reti 1 2ª Olimpiada de Aj edrez Moscú 1 956 l .c4 lü f6 2.g3 c6 La mej or réplica al sistema elegido por las bl ancas. 3.lü f3 dS 4.b3 g6 sta continuación es más prometedora que 4 . . . J;!'.. f5 . S.ib2 ig7 6 ..ig2 O-O 7.0--0 lü bd7 Parece más razonable, y es más habitual 7 . . . b6, para desarrollar también el otro alfi l ? ºr fia�chetto. Stahlberg elige otro plan de juego, sm apresurarse en el desarrollo del alfil _ �e casillas blancas. Antes intenta provocar la juga�a d4, para atacar luego el centro blanco mediante . . . e5.

8.�c2 Esta jugada no resulta mej or que otras.

-

Larsen Botvinnik

Padevskv

o

Botvinnik

Blau

Botvinnik

o

Stahlberg

Botvinnik

1

Botvinnik

1

Glilmric

o

8 ... :ges 9.lü c3 lü f8 ! Ahora s e amenaza tanto 1 O d4 como 1 0 . . . e 5 Sería precipitada 9 . . . e5 ' deb 1"d0 a 1 0.cxd5 cxd5 I 1 . lüb5. 1 0.d4 Una jugada natural, aunque la iniciativa va a pasar a las negras. Ahora no daba nada 0 .c �d5 cxd5 1 1 . tll b5, aunque solo sea por 1 . . . Ji.d7. 1 0 ...ifS . Está claro que la jugada 8 �c2 fue ptematura. 1 1 .�cl lüe4 12.gdl llJxc3 ��s ne�as simplifican sin ninguna justifi­ cac10n, dejando escapar su ventaja. Era mej or 1 2 . . . 8:c8. 13.ixc3 ie4 ···

·

·

14.lüel E � caso de 1 4 .ih3 ixf3 1 5 .exf3 e6, la pareja de alfiles no constituye ninguna ventaj a e n esta posición.

1 2• OLIMPIADA DE AJEDREZ MOSCÚ 1 956

255


14 ...ixg2 1 5.©xg2 li.J d7 16.11Mc2 1!Mc7 1 7.ib2 J7 . . . :aac8 18.:aacl dxc4 Las negras van a realizar el avanc� . . . e5 para buscar contrajuego, pero antes evitan la amenaza 1 9 .cxd5 , aunque esto se conseguía más sencillamente con l 8 . . . Wb8 . 19.11Mxc4 11Ma5 20.li.J d3

24 ... lt.J xe5 25;h3 El · caballo tiene una bue.na presencia en el centro del tablero, pero no dispone de ninguna retirada. 2s ... :abs . Si 25 . . . c5, entonces 26.1'!d5 lt:l c6 27 .füc5 1'!xe2 28 .id4, y las negras están perdidas. 26.ic3 :ae7 o 26 . . f6 27.1'!d6. 27.:Bbl La columna "b" es la vía de entrada de la torre. 27 .. Jhbl 28.:Bxb l f6 29.a6 c5 Tampoco esto salva a las negras. A mi amigo Stahlberg con frecuencia le tocaba ju­ gar con negras contra mí: yo lograba ventaja posicional, la lucha pasaba a un final favora­ ble, y, a pesar de una resistencia desesperada, no conseguía eludir la derrota. .

20 . . . e5 Tras esta precipitada j ugada, debida a un descuido en los análisis, las negras quedan con una dificil posición. Era correcto cambiar primero las damas, 20 . . . WdS+ 2 1 .f3 Wxc4 22.1'!xc4, y solo ahora jugar 22 . . . eS (pero no 22 . . . lt:l b6 23 .1'!c2 lt:ld5 24.iif2 ih6 25 .ic l , que sería favorable a las blancas). 21.dxe5 ixe5 Stahlberg se disponía a continuar con 2 1 . . . lt:lxeS 22.tlJxeS ixe5 , pero descubrió que a esto sigue 23 .1'!d7 fü8 24.b4, ganando pieza. 22.b4 Ahora si 22.lt:lxe5 lt:l xe5 23 .ixe5 Wxe5 24.1'!d7, las negras se defienden con 24 . . . 1'!e7 . 22 ... b5 Una respuesta ingeniosa. Es desagradable para las negras 22 . . . Wc7 23 .lt:lxe5 lt:lxe5 24.YMc3 f6 25.e4 y f4. 23.bxa5 Lo más sencillo, ya que la ventaja de las blancas es más evidente en el final. Será di­ fícil para las negras defender sus peones del flanco de dama. 23 ... bxc4 24.li.Jxe5 También era bueno hacer 24.1'!xc4 ixb2 25. lt:lxb2 1'!xe2 26.1'!xd7 1'!xb2 27.a4, seguido de fü4.

256

30.:abs+! ©ti 3t.:acs li.J d7 32.©fl Defiende el peón, y al mismo tiempo el rey se dirige al centro. 32 ... ©e6 33.:ac6+ ©d5 Las negras pierden el peón "a7". 33 . . . iif7 34.1'!c7 pierde igualmente un peón ("a7" o "c5"). 34.:ac7 ©d6 35.:axa7 :Be8 36.ia5 ©c6 37.©el Las blancas eligen la mej or continuación, a pesar de los apuros de tiempo. Es más compli­ cado 37.1'!c7+ ©d6 3 8 .1'!a7 c3 3 9 . © e l lt:l e5 . 37 lll b6 38.ixb6 Probablemente era peor 3 8 .1'!xh7, por 38 . . . lt:l d5 39.a7 c3 . 38 ©xb6 39.:Bti ©xa6 40.:Bxf6+ ©b5 •..

.•.

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


41 .l3f3 l3d8 Era más tenaz 4 1 . . .8:a8 42.a3 'ít>c6 43 .'ít>d2 'ít>d5, pero también aquí, tras 44.8:c3 ! , seguido de f4, g4 y f5 , el blanco crea un peón pasado. 42.e4 ! · El único plan ganador. Hay que avanzar enseguida el peón pas¡ido y apoyarlo con la torre. Las negras podían defenderse con éxito en caso de 42.a3 8:d4 43 .h4 h6 44.8:c3 h5 45.f3 'ít>a4 ! 46.e4 8:d3 47.füc4+ 'tt> b 5. 42 ... 8:d4 O 42 . . . 8:e8 43 .8:e3 c3 44.'ít>d l . 43.eS Pero no 43 .8:e3, por 43 . . . c3, y las negras cambian uno de sus inservibles peones dobla­ dos por el peón pasado blanco. 43 ...'tt> c 6 44.l3e3 'ít>d7 4S.f4 ©e6 46.©e2

Las negras están en zugzwang. 46 ... l3d8 La torre tiene que abandonar su excelente posición para detener el avance del peón "a" . Las blancas también ganan en caso de 46 . . . h5 47 .h4 'tt> e 7 48 .8:c3 y 49.a4, o de 46 . . . g5, a la que seguiría 47.f5+ i>xf5 48.e6 8:d8 49.e7 É1e8 50.a4 'ít>f6 5 l .a5 . 47.a4 gb8 48.l3a3 gb2+ 49.©dl Pero no 49.'tt> e 3, por 49 . . . 8:g2 50.'ít>f3 8:b2, con la amenaza 5 l . . .8:b3+. 49 ... gb6 so.as ga6 s t.©d2 El resto es sencillo. S l ...gS S2.©c3 gxf4 S3.gxf4 ©dS S4.l3al hS SS.h4 De nuevo el zugzwang. Las negras abandonaron.

240 Botvinnik - Benkner Apertura Inglesa 1 2ª Olimpiada de Ajedrez Moscú 1 95 6 1 .c4 e S 2.g3 lli f6 3 ..ig2 d S Por l a investigación d e Keres s e puede considerar demostrado que es preferible 3 . . . c6. Si las blancas hubieran jugado 2 . tll c3 y 3 .g3 , esta idea no estaría justificada, como ocurrió en la partida Botvinnik - Tal (9ª partida del match revancha por el Campeonato Mundial, Moscú 1 96 1 ). 4.cxdS tli xdS S.c!lJ c3 tlib6 6.c!lJf3 c!lJ c6 7.0--0 .ie7 8.a3 0--0 La intención de las blancas de jugar 9 .b4 era evidente, así que las negras debieron to­ mar medidas profilácticas con 8 . . . a5 , como me jugó Portisch en una posición semejante en Montecarlo 1 968. 9.b4 a6 1 0.d3 .ie6 1 1.c!lJe4 h6 Una pérdida de tiempo, que además de­ bilita el enroque. El caballo quiere saltar a "c5 ", y no a "g5 " . 1 2 ..ib2 rs Parece activa, pero las negras están ahora posicionalmente perdidas, debido sobre todo a que ya no conseguirán defender la diagonal " a l -h8". 13.c!lJcs .ixcS Desaparece otro potencial defensor del peón "e5 " . 14.bxcS c!lJ d7 1S.l3cl Yfíe7

16.c!lJh4!

1 2º OLIMPIADA DE AJEDREZ MOSCÚ 1 956

257


Amenaza l 7. lll g 6, pero la idea principal de esta jugada es preparar la ruptura f4 para abrir la gran diagonal. 16 t!/ti 17.f4 exf4 1 8.gxf4 gad8 19.t!fel id5 Sería ingenuo pensar que las blancas van a cambiar los alfiles, ya que en el momento oportuno jugarán el avance e4 con ganancia de tiempo. 20.ih3 ! El peón "f5 " es otro problema para las negras . Era precipitado 20.e4 fxe4 2 1 .dxe4 ic4, y el peón "c5" corre peligro. 20 ... lü e7 21.'.Wg3 Amenazando de nuevo el peón "f5 " , ya que uno de sus defensores, la dama, también tiene que estar pendiente de la casilla importante "g7". 21. .. g6 Se consolida el peón de "f5 " , pero ahora la gran diagonal de las negras está totalmente abierta. 22.e4 ! Con este sacrificio d e peón, las blancas abren la posición con efectos decisivos. 22 ... fxe4 23.dxe4 ixe4 24.gcel

241 Botvinnik - Padevsky Defensa India del Rey 1 2ª Olimpiada de Aj edrez Moscú 1 95 6

•.•

1.d4 ll.J f6 2.c4 g 6 3.g3 ig7 4.ig2 0-0 5.CLJc3 d6 5 . . . c5 se encuentra en la partida nº 23 1 . 6.CLJf3 c5 6 . . . lll bd7 se examinó por última vez en la partida nº 209, y 6 . . . lll c6 en la nº 23 8. 7.d5 Una línea más razonable es 7.0-0 lll c6 8 . d5 lll a5 . 7... lü a6 8.0-0 lü c7 Este caballo está mejor en esta casilla que en "a5 " . 9.CLJ d2 Se puede recomendar 9.a4, para obstaculi­ zar el contrajuego negro en el flanco de dama. 9 ... :Sb8 10.t!fc2 e5 Las negras obtienen una posición igualada tras 1 o . . . b5 ! l l .cxb5 lll x b5 1 2 .lll x b5 l:!xb5 . 1 1 .dxe6 Sin este cambio es dificil para las blancas activar sus piezas, pero ahora las negras realizan el avance . . . d5 , tras lo cual no tienen ningún problema. l l .e4 no tiene sentido, ya que inevitablemente va a seguir el contragolpe . . . f5 . 1 1 ... ixe6 1 2.b3 d5 Las negras posees una pequeña ventaja en el desarrollo y no tienen nada que temer. 13.cxd5 Este cambio es obligado, ya que no se puede permitir l3 . . . d4. 13 CLJ fxd5 14.ib2 b6 15.CLJxd5 Una simplificación inj ustificada, que lleva también al cambio de los alfiles de casillas blancas. Las blancas se privan de cualquier posibilidad de ataque. 1 5 . .!! ad l era mej or. 15 ... ixd5 16.ixg7 �xg7 1 7.:Sadl 1 7.e4 solo debilitaría la casilla "d4". 17...ixg2 1 8.�xg2 t!fe7 19.CLJe4 Esto no convence, ya que las negras pueden defender sin dificultades la casilla "f6", y el caballo no está en una posición segura. Por otra parte, las blancas no tenían ya continua.•.

El alfil no puede retirarse, ya que seguiría 25 .:gxe7 . 24 t!fc4 Solo queda defender el alfil, pero tampoco sirve de mucho. También pierde 24 . . . lll x c5 por 25.t!fc3. 25Jhe4 t!fxe4 26.gel t!/xf4 27JJ.xe7 Las negras abandonaron. •.•

258

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


ciones con perspectivas; aquí, el avance de los peones a "e4" y "f4" llegaría tarde. 19 .. J�bd8 20.h4 :!hdl Ahora se refuerza un poco mi posición, y surge alguna esperanza. Tal vez mi adversario creyó que para hacer tablas solo quedaba c_ambiar las torres. Esto sería así si las negras hicieran primero la fina jugada 20 . . . f6. 2 1 .l3xdl l3d8 Se confirman mis suposiciones. Aún no era tarde para jugar 2 1 . . .f6, aunque entonces las negras cederían la columna "d" . 22.Wb2+ f6 Después de esta jugada las negras pierden dos peones. A 22 . . . <!ih6, seguiría 23 .lll f6 ! , con numerosa amenazas, y no valdría 23 . . . :9:xd l por 24.lll g8+.

242 Larsen - Botvinnik Defensa Siciliana 1 2ª Olimpiada de Aj edrez Moscú 1 95 6 t.c!LJf3 c 5 2.e4 c!LJ c6 3.d4 cxd4 4.c!LJ xd4 c!LJf6 5.c!LJ c3 d6 No tenía motivos para apartarme de la variante Rauzer, ya que las partidas 1 83 y 2 1 4 fueron favorables a las negras, y el en­ cuentro con Keres en el Memorial Alekhine ( 1 956), que resultó ser un desengaño, vendría más tarde. 6.igS e6 7.Wd2 h6 8.ixf6 gxf6 9.l3dl En las partidas mencionadas las blancas efectuaron el enroque largo, que parece una decisión más afortunada que enrocar corto. 9 ... a6 1 0.ie2 h5 Evitando que el alfil blanco se sitúe en "h5 " . 1 1 .0-0 id7 12.<i>hl 1 2 .lll b 3 Wc7 1 3 .<!ih l 0-0-0 1 4.f4 es la recomendación de la Enciclopedia. 12 Wb6 La dama estaría más segura en la casilla "c7 " . 13.c!LJb3 ie7 14.f4 h4 Después de la partida recomendé jugar pre­ viamente 14 . . . Wa7, a lo que Bent Larsen in­ dicó que tras 1 5 .a4, las blancas tenían buena partida; pero en ese caso las negras regresa­ rían con la dama, 1 5 . . . '!Wb6, con un juego có­ modo. •..

23.c!LJ xf6! Está claro que mi rival no vio este golpe táctico. 23 ... <!iti Si 23 . . . :9:xd l , 24. lll d5+, y a 23 . . . E:d4, 24.e3 ! 24.E:xd8 Wxd8 25.lll xh7 c!LJ e6 26.Wes b5 27.c!li gS+ El final de damas, con dos peones de ven­ taja y el rey negro expuesto, es el camino más prometedor hacia la victoria. 27 ... c!LJxgS 28.hxgS Así siempre estará presente la amenaza Wf6+. 28 ...Wa8+ 29.e4 Wc6 30.<i>O c4 Equivale a aceptar la derrota. 3 1 .bxc4 Wxc4 32.WdS+ Las negras abandonaron.

15.c!LJ a4!

1 2' OLIMPIADA DE AJEDREZ MOSCÚ 1 956

259


Las negras están en dificultades. 15 ...�a7 A 1 5 .. .'IWc7, sigue 1 6 .1/Ne3 , y después lt:J b6. 1 6.liJ acS Aprovechando la insuficiente defensa del alfil de "d7". 16 ... dxcS Tomé la dificil decisión de perder el en­ roque porque después de 1 6 . . . .ic8 1 7.lt:Jd3, las negras quedaban bastante atrasadas en el desarrollo. 1 7.�xd7+ ©f8 18.eS Una jugada útil, que activa el alfil blanco. 1 8 ... ©g7 19.liJaS Mi adversario piensa que "más vale pájaro en mano que ciento volando", y prefiere llevar el juego al final. Era peligroso para las negras 1 9.exf6+ .ixf6 20.11Nd3 , y la expuesta posición del rey negro da a las blancas buenas posibili­ dades de ataque. 19 ... B:bd8 20.lLi xc6 B:xd7 21.lLixa7 B:c7 22.g3 Larsen indicó que era mej or para las blan­ cas 22.f5 gxa7 23 .fxe6 fxe6 24 . .ic4 fxe5 (también se puede mej orar la variante con 24 . . . gas 25 . .ixe6 gd8 con buenas opciones de tablas) 25 . .ixe6 .if6 26.gd6, aunque las ne­ gras tendrían posibilidades de defensa tras 26 . . . e4. 22 B:xa7 23.gxh4 f5 Una posición típica de esta variante: los peones doblados "h" no son peligrosos, y el peón "f4" puede ser un buen objetivo para el alfil negro, cuando se traslade a "h6 " . 24J:�gl + <i> h 7 25.a4 !! a 8 26.aS !! d 8 27.!!xd8 . .ixd8 Con cada cambio las tablas están más cer­ ca. 28.l::! d l .ixh4 29.l::! d 6 .ie7 30.B:b6 .id8 3 1 ..if3 !!e7 Si 3 l . . gd7, 32.�d6, ganando un peón. 3Uhb7 La fugaz actividad de las blancas solo lleva a nuevos cambios. 32 !!xb7 33 . .ixb7 .ixa5 34.c3 f6 Esto es un sacrificio de peón, pero lleva rá­ pidamente a las tablas. 35 . .ic8 fxe5 36.fxeS .ic7 37 . .ixe6 .ixe5 38 .ixf5+ ci>g7 39.©g2 .if4 Tablas. .•.

.

•.•

260

243 Botvinnik - Gligoric ·

Apertura Inglesa . 1 211. Olimpiada de Aj edrez Moscú 1 95 6

Svetozar Gligoric (nacido en el año 1 923) es, junto con Vidmar, uno de los ajedrecistas más eminentes de Yugoslavia. Destaca por una profunda comprensión de la posición y una energía excepcional en su juego. Está muy próximo a la escuela soviética de ajedrez, en el sentido de que siempre une la apertura con los planes del medio juego . Su vitalidad y la sistemática práctica de otros deportes (incluso con 50 años jugaba muy bien al fútbol) le permitió mantener durante mucho tiempo su fuerza ajedrecística. Estos datos hablan por sí solos: Gligoric participó en ocho torneos in­ terzonales y en tres ciclos de candidatos. Al igual que en su tiempo los éxitos de Capa­ blanca fomentaron la práctica del ajedrez en Cuba, y los de Euwe en Holanda, Gligoric hizo mucho para que aparecieran numerosos maestros yugoslavos. 1 .c4 g6 2.g3 es 3 ..ig2 .ig7 4.lLic3 liJ c6 5.liJ f3 liJ h6 Esta continuación tiene un defecto: las blancas pueden crear problemas a su enemigo con el avance del peón "h" . Resulta curioso que Levenfish, la primera vez que nos enfren­ tamos ( 1 927), también eligiera este desarrollo del caballo. Entonces no resolví los problemas de apertura y perdí rápidamente. Lo más sen­ cillo para igualar es 5 . . . e6, seguido de . . . lt:Jge7 y d5 . 6.h4! d 6 7.d3 l::! b 8 7 . . ..ig4 no evita que las blancas sigan con su idea: 8.h5 gxh5 dej a debilitada la posición negra en el ala de rey (y peor es 8 . . . .ixh5 9 . .ixh6 .ixh6 1 0.g4, ya que se gana pieza). 8.h5 .id7 Debió preferir algo más radical, como 8 . . . f6, para que la amenaza 9 . . . g5 obligara a las blancas a un inmediato cambio de peones. En ese caso el rey negro no estaría amenazado de mate, como sucede en la partida. 9 ..ixh6 .ixh6 1 0.hxg6 hxg6 1 1 .1/Ncl Las negras pasaron por alto este golpe.

ESTRATEGIA II: 1 942- 1 956


Obviamente, la dama es intocable: 1 1 . . .ixc 1 1 2 . .Ei:x.h8++. 11 ig7 12.l3xh8+ ixh8 13.'Wh6 ixc3+ No era m�j or 1 3 . . .if6, a causa de 14.llig5, con la amenaza 1 5 . lli h7, o 1 5 . lli ge4. 14.bxc3 e6 15.tlig5 Era mejor de inmediato 1 5 .lld2, y si ahora 1 5 . . . 'Wf6 (no cambia nada 1 5 . . . 'We7; las negras tampoco pueden disputar la columna "h" : 1 5 . . . lle7 1 6 . .Ei:h l , y el contragolpe l 5 . . . 'Wb6 se para con 1 6 . .Ei:c l ), entonces 1 6 .llig5 lle7 (a 1 6 . . . 'Wxf2 1 7 .fül ) 1 7 . lli e4 :!! h 8 1 8 .tlixf6 .Ei:xh6 1 9. lli g8+. 15 ... lle7! 16.lld2 No hay otra cosa. Si 1 6.llie4 'Wh8 1 7 .'WgS+ f6, y hay que ir con cuidado : 1 8 .'Wxg6 .Ei:g8 . 16 ...ie8 Las negras no aprovecharon la oportunidad de cambiar damas con 1 6 . . . 'Wh8 . Tras 1 7 . .Ei:h l (no hay que temer 1 7. lli h7 .Ei:g8 1 8 .:!! h l f6, y las piezas blancas están atascadas) l 7 . . . Wxh6 1 8 . .Ei:xh6 lli d8 y después . . . b5, tienen todas las posibilidades de hacer tablas en el final. 17.Y:'lg7 ©d7 •.•

1 8.f4 Afianzando el caballo en una buena posi­ ción. Perdería pieza 1 8 . lli xf7 'We7. 18 Wle7 19.l:�hl lt:i d8 20.tli e4 Era más enérgica 20 . .Ei:h7, seguida de 2 1 .ie4, ganando el peón "g6". 20...©c7 2 1Jfü8 ic6 22.tlif6 ©b6 No se podía aceptar el sacrificio del alfil: 22 ... ixg2 23 .:!! e 8, y tampoco servía el intento de mantener el control de la casilla "e8" me­ diante 22 . . . id7 debido a 23.fü8 y 24.llig8. .•.

1 2ª

23.ixc6 tlixc6 Tras 23 . . . bxc6, las piezas mayores blancas superarían de una forma curiosa la barrera de peones: 24.fü8 'Wc7 25 .'Wf8 y 26.l3e7. 24J�h7 tli d8 Perdía 24 . . . !!f8 25 .'Wxf8 'Wxf8 26.'ll d7+. 25.Wlxg6 ©a6 Las negras hacen el último intento, acti­ vando el rey, aunque para ello era más lógico (pero no cambiaba nada) 25 . . . ill as . 26.a4 ©a5 Gligoric tiene la partida perdida, y hace un intento desesperado de restablecer la igualdad material, pero solo simplifica la tarea de las blancas. ¿Puede activarse la dama negra para intentar complicar? Veamos: 26 . . . 'Wc7 27 .'Wg8 'Wb6 28 .'We8 'll c6 29.'Wxf7 'Wb2+ 30.We3 'Wxc3 3 1 .'ll d7 'Wd4+ 32.Wf3 !!d8 3 3 . 'll f8 , y es hora de abandonar. 27.\Wg5 ©xa4 28.:áhl Se amenaza 29. Wc2, tras lo que el rey no puede huir del mate: 29 ... ill as 30.'ll d5 ! 28 ... ©b3 A 28 . . . WaS , seguiría 29.'ll d5 ! 29.\Wh4 ©b2

30.g4 Lo más sencillo, pero se podía ganar de una manera más bella: 30.:!! b l + llxb l 3 1 .'!Wh l + ©b2 32.'Wc l + Wb3 3 3 .'!Wb l + lla3 34.llc2, y mate a la siguiente jugada. Las negras abandonaron. En este encuentro Gligoric no mostró su mejor juego, tal vez porque la partida tomó desde el principio un rumbo inesperado, y le resultó dificil encontrar algún contrajuego.

OLIMPIADA DE AJEDREZ MOSCÚ 1 956

26 1


Memorial Alekhine Moscú 1 95 6 8 de Octubre 2 de Noviembre · -

1 1

Botvinnik

2

Smvslov

3

Taimanov

4

Gligoric

5

Bronstein

2

=

= =

=

=

=

6

Naj dorf

o

Keres

1

8

Pachman

9

Stahlberg

10

Unzicker

11

=

o

=

=

1

l

= =

o o

=

o

o

12

Padevskv

o

o

o

=

=

Zhabó

7

1

=

=

=

6

=

=

=

5

=

=

o

4

=

=

=

7

3

=

= =

o 1

=

1

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

1

=

10 = = =

l

=

1

11

12

13

14

15

16

l

l

l

1

l

l

1

1

1

1

1

1

11

l

1

l

1 0. 5

= =

1

=

=

=

=

=

=

=

=

=

o

l

=

=

=

=

=

=

=

=

=

=

o

o

=

=

=

=

o

=

o

=

o

=

13

Uhlmann

o

o

14

Ciocaltea

o

o

o

o

15

S l iwa

o

o

o

o

o

o

16

Golombek

o

o

o

o

o

o

o

=

o

244 Botvinnik - Ciocaltea Apertura Española Moscú 1 95 6 l .e4 e 5 2.liJf3 liJ c6 3.ibS a 6 4.ia4 d6 En las partidas 1 29, 1 44 y 1 47, las negras jugaron 4 . . liJf6. 5.c3 id7 6.d4 ltJ ge7 7.liJbd2 .

Durante la 1 2ª Olimpiada observé que el futuro Gran Maestro rumano adoptaba la Va-

262

9

=

=

o

=

8

=

l o

1

=

= =

= =

o

=

o 1

o

o

o

o

o

o

o

1

o

o

o

o

o

l

l

= =

=

1 l l

=

= =

=

=

=

=

=

=

=

=

=

o =

1

o

=

1

=

=

l

10

1

9.5

1

1

9

1

l

8.5 8.5

1

1

1

1

1

8

1

o

1

8

= =

o 1

=

l

o

=

l

l

l

1

1

=

=

l

l

=

11

o

=

=

= = = = =

6 5.5 5.5 3.5 3 2.5

riante Steinitz diferida con la jugada 7 ... liJ g6. Quise probar algunos matices de esta línea, y por eso elegí hacer la Apertura Española, pero en la siguiente jugada me esperaba un desen­ gaño . . . 7 g6 8.dxe5 Así se limita la acción del alfil negro, cuando se sitúe en la casilla "g7 " . 8 ... dxe5 Más de una vez he indicado que, por regla general, al bando defensor . le interesan los cambios. Baj o ese punto de vista, era pre­ ferible 8 . . . lll x e5 . 9.h4 Esta continuación no teórica tiene su im­ portancia psicológica. La Enciclopedia re­ comienda 9 . . .i!.g7 1 0.h5 lll c8, pero a nadie le agrada pennitir el avance h5 . Por lo tanto, se puede esperar que las negras jueguen 9 . . . h5 , con lo que se debilita la casilla "g5 " , en la que puede establecerse el alfil blanco. La debilidad de la casilla "g4" es menos significativa, ya que si el alfil negro va a esta casilla, puede ser rechazado con la maniobra lll fl -e3 . •..

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


9 ... h5 10.,ib3 f6 Tras esto se puede considerar que la idea blanca ha tenido éxito. Era mejor l O . . . ig7 1 1 . tlJ gS 0-0. n.lDc4 ig4 12.V«e2 V«d7 13.id2 Comunicando antes las torres. 13 ... lD c8 Las negras pierden tiempo con una manio­ bra inútil . Después de 1 3 . . . 0-0-0 1 4.0-0-0 1Mfe8 1 5 .tlJe3 id7 1 6.tlJdS, la ventaja de es­ pacio de las blancas sería evidente, pero esto resultaría mejor para las negras que lo jugado en la partida. 14.lDe3 lD b6 15.lDxg4! Se sacrifica un peón, pero se recuperará sin mayores dificultades. Mientras, la ausencia del alfil negro de casillas blancas se notará mucho. 15 ... hxg4 16.tll h2 Después de 1 6. tlJ g l 4Ja5, la posición de las negras sería satisfactoria, mientras que ahora están obligadas a tomar el peón "h4", para no perder sin compensación el peón "g4 " . 16 ... :Sxh4 1 7.0-0--0

Las blancas toman la iniciativa, creando una amenaza tras otra. 1 7...Wfg7 Es mala 1 7 . . . 1Mfh7 por 1 8 .tlJxg4, con la amenaza 1 9. 4J xf6+; y no es mej or 1 7 . . g3 1 8 .fxg3 (pero no 1 8 .igS gxh2 ! ) 1 8 . . . ghs 1 9.tlJ g4. 18.g3 ghs t 9.tll xg4 Con 1 9.1Mfxg4 se evitaba el enroque negro, pero es dificil decir si esta jugada es mej or que la de la partida. .

1 9 ... :axhl Las negras tienen que ceder la columna "h" . 20.gxh l Se amenaza 2 1 .gh7. 20 ...0--0-0 2 1 .Wff3 g d6 La única manera de defender el peón "f6". A 2 1 . . .ie7 seguiría 22.ih6 Wfh8 23 .igS Vf!g7 24.tlJxf6 !l:f8 25 .1M/g4+. 22.ih6 Wfe7 23.ie3 lD d7 24.a3 ¡ Hay que conservar el alfil de casillas blancas ! 24 ... lD a5 25.ia2 gc6 25 . . . Vf!g7 solo retrasaría la invasión de la torre blanca: 26.�h6 (o también 26.gh3 , se­ guido de Vfih l y !l:h7) 26 . . . Vf!e7 27.ixf8 Vf!xf8 28 .gh7. 26.gh8 g¡ib8 27.idS gd6

28.ih6 Las blancas crean la amenaza 29.ixf8 tlJxf8 30.tlJxeS, y las negras no pueden re­ chazarla, ya que a 28 . . . tlJ c6 sigue primero el cambio 29.ixc6. 28 ... c6 29.ia2 b5 30.ixf8 lDxf8 31.lDxeS ! Vf!xe5 32.gxf8+ g¡ib7 33J::!: f7+ No solo es el peón de ventaj a, sino que la posición del rey negro es indefendible. 33 g¡ib8 34.Wfe3 c5 35.idS f5 Con la última esperanza puesta en 3 5 .Vf!xcS tlJb3+, y las blancas pierden la dama. 36.gf8+ Ahora el peón de "c5" se captura con ja­ que. Las negras abandonaron. •..

MEMORIAL ALEKHINE MOSCÚ 1 956

263


245 Padevsky - Botvinnik Defensa Siciliana Moscú 1 95 6 1 .e4 c S 2.lll t3 lll c6 3.d4 cxd4 4.lll xd4 lll f6 5.lll c 3 d6 6. .ic4 Una de las líneas preferidas del futuro Gran Maestro búlgaro. Se dio por primera vez en la partida Sozin - Rojlin (6º Campeonato de la URSS 1 929) . 6 ... e6 7.0-0 .ie7 Las negras tienen mej ores opciones de igualar después de 7 . . . a6, con idea de . . . lll a5 , b5 y V!fc7. 8 ..ie3 0-0 9 ..ib3 lll a5 Esta jugada permite a las negras situar su alfil en la casilla "b7" rápidamente. Además, en el momento oportuno pueden cambiar este caballo por el alfil de "b3 " . Con todo, el caballo en el borde del tablero despierta du­ das, y parece que las blancas tienen mej ores perspectivas. 1 0.f4 b6 1 1 .Wft3 Era necesario pasar a la acción rápidamente con l l .e5 ! Ahora puede seguir 1 1 . . . lll e8 1 2.f5 dxe5 1 3 .fxe6 lll xb3 14. lll c6 ! 1 1 ....ib7 12.g4 Una jugada muy peligrosa, teniendo en cuenta la situación del alfil negro en la dia­ gonal "a8-h l " . Sin embargo, también después de 1 2 . f5 e5 1 3 .lll de2 lll xb3 1 4.axb3 d5, las negras tienen la iniciativa. 12 .. Jk8 13.gS No se podía jugar 1 3 . tli de2 debido a 1 3 . . . llixe4 14.llixe4 d5 , y si se retira el caballo de "e4", entonces 1 5 . . . d4. Esta línea muestra que el caballo negro está bien situado en "a5 " , defendiendo e l alfil. 13 ... B:xc3 ! 14.bxc3 Con la esperanza puesta en el ataque, Pa­ devsky elige esta continuación en la que conserva el peón "g5 " . Pero ahora las blancas pierden un importante peón central y se abre la diagonal "h l -a8", con lo que la posición blanca se vuelve crítica. Tras 1 4.gxf6 1"!:xe3 1 5 .V!fxe3 (es malo para las blancas 1 5 .fxe7 jgxf3 1 6.exd8V!J B:xfl + 1 7 .jgxfl l"i:xd8) l 5 . . . .ixf6, la Enciclopedia valora la posición

264

ESTRATEGIA

como favorable a las negras, lo que se con­ firmó en la partida por . correspondencia Rubanov - Borisenko ( 1 960). La posición del rey blarico ilo es segura, y los alfiles negros son muy peligrosos . 14 ... lll xe4 1 5.Wfg4 Wfc8! En caso de 15 ... g6, las blancas podían complicar el juego sacrificando la torre: 1 6 .f5 exf5 1 7 .füf5 gxf5 1 8 .lt:Jxf5 . 16.B:t3 Ahora, a 1 6 .f5 seguiría 16 . . . e5 1 7 . lli f3 llixb3 1 8 .axb3 Wfxc3 1 9.l"i:ae l d 5 y . . . .ic5 . 16 ... lll xb3 17.axb3 fS

18.Wfh4 Después de 1 8 .gxf6 füf6 (si 1 8 . . . tlixf6, 1 9.1Mfxe6+ V!fxe6 20.llixe6 .ixf3 2 1 .tlixf8 @xf8 22.l"i:xa7 b5 23 . .id4, y las negras aún tendrían que superar bastantes dificultades técnicas) 1 9 .f5 exf5 20.lt:Jxf5 .if8 2 1 .lt:Jh6+ (o 2 1 .füfl l"i:g6 22.llih6+ gxh6) 2 1 . . .l"i:xh6 22.Wfxc8 l"i:g6+ 23.@fl .ixc8 24.l"i:xa7 .ig4 25.füt7 .ih3+ 26.@e l jge6, la victoria de las negras no ofrece dudas. 18 ... es 19.B:h3 h6 20.WfhS La última posibilidad. Las blancas quieren jugar 2 1 .gxh6 y después hxg7. Pero su propio rey está en una posición más peligrosa. 20 ...Wfxc3 2 1 .B:dl exd4 22 .id2 A 22 .gxh6 sigue 22 . . . dxe3, y el punto "g7" está defendido, y también es desesperado 22 ..ixd4 V!fxc2 23.gxh6 lll f6 . 2 2 Wfc6 23.gxh6 lll g5 Es menos preciso 23 . . . llif6 24.V!Jg6. 24.B:g3 Wfhl+ 25.@f2 lll e4+ Las blancas abandonaron. •

•..

11:

1 942- 1 956


246 Botvinnik - Naj dorf Defensa Nimzoindia Moscú 1 95 6 1 .c4 liJ f6 2.llic3 e 6 3.d4 ih4 4.e3 e s 5.lli ge2 dS A un juego igualado lleva 5 . . . cxd4 6.exd4 d5 , pero el lector ya sabe que Najdorf no era muy fuerte en la teoría de aperturas (ver partida nº 23 1 ). 6.a3 cxd4 Es mej or 6 . . .ixc3+ 7.lll x c3 cxd4 8 .exd4 dxc4 9.ixc4 lll c 6 1 0.ie3 0-0, como en la partida Botvinnik - Tolush, Solingen 1 965 . 7.axb4 dxc3 8.llixc3 0-0 Si 8 . . . dxc4 9.Wxd8+ @xd8 1 0.ixc4, las negras pierden el enroque, y su rey puede co­ rrer riesgos. 9.cxdS liJ xdS ! Las blancas tenían buenas posibilidades de ataque si los caballos permanecían en el ta­ blero . 10.llixdS WfxdS Es lógico que las negras quieran acabar con cualquier posibilidad de ataque de su rival, pero en el final la ventaja de las blancas es clara. 1 1 .WxdS exdS 12.id2 if5 13.ic3 lli a6 La continuación más exacta. Las negras quieren seguir con 1 4 . . . lll c7 y . . .id7-b5 (o . . . a6), así que las blancas se deciden a ganar el peón. 14.ixa6 bxa6 15Jha6 Las blancas tienen un peón de más, pero está doblado, lo que unido a la presencia de los alfiles de distinto color, hace dificil rea­ lizar la ventaja. 15 ...id3 ! Controlando la casilla "b5 ", lo que inmo­ viliza el peón "b4". 16.gas ic4 17.@d2 a6 18.gc5! La mej or casilla para la torre, atacando el peón "d5 " y controlando la casilla "c7". Si las negras cambiaran esta torre, entonces mejora­ rán la estructura de peones de las blancas. 18 gfd8 19.g4 Así amplío el frente de ataque, aprove­ chando que el alfil negro está atado al flanco .•.

de dama. Podía g�mar otro peón: 1 9.@c2 gd7 20.e4 gad8 2 1 .gdl ie2 22 .gd2 ib5 23 .exd5, pero después de la sencilla 23 . . . f6 no se ve cómo pueden progresar las blancas, ya que el traslado del alfil a la diagonal "h2-b8" es imposible. Por ejemplo, 24.f3 @fl 25.gd4 ifl . 19 ... h6 20.h4 gd7 21 .gbl Asegurando el desbloqueo de la columna

21...ges 22.b3 ihS 23.ggl @h7 24.id4 ge6 2s.f3 ges 26.h5 f6

27.ggcl Las piezas blancas son muy bonitas, pero nada más. Pero, sin embargo, el plan típico del asalto de peones creaba a las negras ciertos problemas, debido al alej amiento del alfil ne­ gro y a la debilidad de los peones "g7" y "d5 " : 27.f4 fü'8 28.gg3 :ges 29.g5 . 27... @gs 28.gc7 Una decisión normal, pero posicionalmente equivocada. Es dudoso que las blancas puedan cambiar tras el cambio de un par de torres. La impaciencia de las blancas no estaba justifi­ cada: se podía aguantar una docena de jugadas y encontrar en casa el plan ganador. 28 ... gxc7 29.gxc7 gd8 Es imprescindible expulsar a la torre blanca de la séptima fila. 30.ics gas Inesperadamente, Najdorf se retracta. Era lógico 3 0 . . . gd7, sin temer la continuación 3 1 .:gc8+ 'itih7 (pero no 3 1 . . .@fl por 32.f4, con la amenaza 3 3 .f5 y 34.fü8++) 32.f4, y aunque las negras esperen y las blancas mejoren las

MEMORIAL ALEKHINE MOSCÚ 1 956

265


piezas como quieren, a lo más que pueden llegar es a 32 . . . fü7 3 3 .id4 :!'!d7 34.fü8 :!'!b7 3 5 .f5 :!'!d7. Pero ahora no lleva a ninguna parte la ruptura (única) 3 6.g5 por 3 6 . . . hxg5 (y no 3 6 . . . fxg5 3 7 . f6 g6 3 8 .:!'!h8+ ! ) 37.h6 :!'!d6, con tablas. 3 1 .<tfiet id3 Las negras han de prestar atención a los golpes tácticos. 32.gd7 ic2 33.!!xd5 ixb3 34.gd3 Previniendo el cambio de peones en el flanco de dama. Si 34.B:d7?, ic4 3 5 . !!c7 a5 . 34 ...ic4 35.:!'!c3 ib5 36.id4 ie8 Ahora no sirve 36 . . . a5 por 37.!!c5 . 37.!!cS :!'!b8 38.ic3 :!'!d8 39.id4 :!'!b8 40.ic3 gds 41.e4

Sin esto las blancas no pueden realizar su ventaj a. 41 ... !!d3 Naj dorf creía que si se cambiaban las torres, no podría salvar el final de alfiles. Sin embargo, el siguiente análisis demuestra que, aunque la posición negra es muy peligrosa, sí había defensa: 4 1 . . .:!'!d6 42.©f2 !!c6 43 .@e3 (43 .f4 a5 ! ) 43 . . . 8xc5 44.bxc5 Wf"/ 45 .©d4 We6 46.f4 ic6 47.f5+ Wf"/ 48 .<tfie3 id7 49.@f4 ic6 50.e5 ib7 (pierde 50 . . . fxe5+ 5 I .@xe5 if3 52.<tfif4 ic6 53 .g5 hxg5+ 54.<tfixg5 id7, y ahora 5 5 .ixg7 ! ! <tfixg7 56.h6+ @g8 57.@g6 ie8+ 58.<tfif6 id7 59.©e5 a5 60.f6 a4 6 1 .©d6 a3 62.@xd7 a2 63 .<tfie7 a l 'W 64.f"/+ <i:fih7 65.f8'W) 5 1 .e6+ <tfie7 52.<tfie3 ic6 53 .id2 ib7 54.@d4 if3 5 5 .g5 hxg5 56.ixg5 ixh5, con tablas (es mala 56 . . . fxg5 por 57.h6 gxh6 5 8 .We5 g4 59.f6+

266

59 . . . @e8 60.<tfid6 g3 6 1 .f"/+ @f8 62.@d7 ic6+ 63.@xc6 g2 64.©d7 gl'W 65 .e7+ @xf"/ 66.e8'W+ <tfif6 67 :'We6+ @g7 68 .c6). 42.<tfie2 A 42.©f2, seguiría 42 . . . ia4, con idea . de jugar 43 . . . id l . 42 ...ibS Ya no era posible "pensárselo" y jugar 42 . . . !!d6, por 43 .e5 fxe5 44.ixe5 !!c6 45 .ic3 füc5 46.bxc5 ic6 47.@f2 @f"J 48.f4 id7 49.@g3 ic6 50.f5 , y las blancas ganan, como vimos en una variante anterior. 43Jhb5 !!xc3 44.:!'!b8+ Las blancas pueden ganar este final de torres con bastante facilidad. 44 ... @ti Si 44 . . . @h7, 45 . f4 !!g3 46.e5 fxe5 47.fxe5 !!xg4 48.@d3 , y el peón "e" resulta ser peli­ groso. 45J;b1+ ©f8 46.gbs+ <tfin 47.:!'!b7+ <tfif8 48.<tfif2 :!'!b3 49.:!'!b6 Previene 49 . . . a5 . 49 ... :!'!a3 50.gbs+ @n 5 1.gb7+ <tfif8 s2.@g3 as 53.bS a4 54.<tfif4 gb3 Las opciones de tablas de las negras pasan por cambiar los peones del flanco de dama. 55.b6 En la variante 55.©f5 !!xf3+ 56.©e6 Wg8 no advertí la jugada 57.@d5 ! , tras la cual decidía el peón "b". 55... <tfigs Respondiendo a un descuido con otro. La tarea de las blancas es ahora más sencilla. Daba buenas posibilidades de tablas 55 . . . !!b5 , y e s dificil que las blancas puedan crear un peón pasado "e" ; por ejemplo: 56.e5 (o 56.fü7 !!xb6 57.!!xa4 !!bS) 56 . . . a3 ! 57.exf6 gxf6 5 8 .fü7 !!xb6 59.l:!xa3 !!bS . 56.<tfif5 :!'!bS+ Las negras pierden de inmediato en caso de 56 . . . !!xf3+ 57 .©g6. 57.©e6 Siempre hay que ir con cuidado: 57 .@g6 !!g5++. 57 a3 58.f4 ! Tomando bajo control l a casilla "gS " , al tiempo que se prepara la creación del peón pasado. 58 ... a2 •..

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


En caso de 58 . . . ©h7 las blancas aprove­ chan el alej amiento del rey negro del centro : 59.©d7 a2 60.fü7 E:xb6 6 1 .E:xa2, y el peón "e" avanza rápidámente. Y 58 . . . E:a5 se con­ testaba con 59.E:a7. 59J'!a7 E:xb6+ 60.@fS E:b7 La única opción de mejorar algo la situa­ ción del rey. Intentar conservar el peón pasado pierde: 60 . . . E:b2 6 1 .©g6 ©f8 62.fü8+ ©e7 63 .©xg7 E:g2 64.E:a7+ ©e6 6 5 . f5+ ©es 66.E:a5+ ©xe4 67.©xf6 ©d3 68 .g5 ! 61.E:xa2 En los finales de torres, cuando todos los peones se encuentran en un flanco, un solo peón de ventaja no suele ser suficiente para ganar. Pero aquí juega un papel determinante la debilidad de la casilla "g6", y la posición de los reyes, lo que juega a favor de las blancas. 61 ...©ti 62.:B:as Ante todo es necesario llevar la torre a "d5 " , donde defiende al rey de los j aques, y tras el avance del peón "e", amenazará entrar en la séptima fila y forzar un final de peones ganado. 62 ... E:c7 63.E:d5 E:a7 64.eS fxe5 65.fxeS

65 . . . ©e7 Las blancas ya habían planteado una ame­ naza. Si 65 . . . E:b7, 66.l:!d7+ ! E:xd7 67.e6+ ©e7 68.exd7 ©xd7 69.©g6. 66.e6 Una partida no es un estudio, y puede haber más de un camino para lograr la victoria. Por eso, la continuación de Lilienthal, 66.l:!d4, más complej a pero también efectiva, no quita interés a lo que sucedió en la reanudación.

66 .. J'!a4 Después de 66 . . . E:a6, 67.l:!d7+ ©f8, lleva al triunfo el impetuoso avance del rey 68 .©g6 ! !!xe6+ 69.©h7, y las negras pierden ambos peones. 67.gS Si 67.l:!d7+, ©f8, y de momento no es po­ sible avanzar el peón "g". 67... hxgS Las blancas también ganan en caso de 67 . . . !%a7. Veamos: 68.l:!e5 ! , (on la amenaza 69.©g6 ©f8 70.e7+, (68.l:!d7+ como indicó Aronin, sólo lleva a tablas : 68 . . . !%xd7 69.exd7 ©xd7 70.©g6 hxg5 7 1 .©xg7 g4), 68 . . . hxgS 69.©xg5 , el rey de nuevo quiere ir a "g6", 69 . . . fü l (69 . . . E:a6 70.©g6; 69 . . . ©f8 70.©g6 l:!e7 7 1 .h6 gxh6 72.©f6) 70.©g6 fül 7 1 .©xg7 E:g l + 72.©h6 ! E:g2 73 .l:!g5 fü2 74.rtlg7 ©xe6 75 .h6 fü7+ 76.©g8 :9:37 77.h7. 68.E:d7+ ©f8 69.E:ti+ ©g8 70.©g6 ¡ Mira por dónde, el peón "g5 " ayuda a las blancas ! 70 ... g4 71.h6!

La última sutileza. Las blancas no necesi­ tan el peón "h", pero es importante poder disponer de la casilla "f6". 71...gxh6 O 7 1 . . . !%a8 72.hxg7 g3 73 .e7 fü6+ 74.fü6. 72.e7 E:a8 73.E:f6 No hay defensa contra la maniobra !%d6-d8 . Las negras abandonaron. En este final hay una combinación intere­ sante de sutilezas tácticas y de procedimientos técnicos. Tarrasch dijo que los finales de torres nunca se ganan. ¡Algunas veces sí!

MEMORJAL ALEKHINE MOSCÚ 1 956

267


24 7 Sliwa - Botvinnik Defensa Francesa Moscú 1 95 6 l.e4 e 6 2.d4 d 5 3.l!Jc3 ib4 4.exd5 Se llega a la variante del cambio de la De­ fensa Francesa, en la que las blancas no pueden pretender sacar ventaja de apertura. Así me jugaron Rabinovich en Leningrado 1 932, y Em. Lasker en Moscú 1 93 6 . 4. . .exd5 5.id3 l!J c6 6.l!J ge2 l!J ge7 7.igS 7.0-0 if5 8 .ixf5 l!J xf5 , como en la partida Capablanca - Alekhine, Buenos Aires 1 927 es incluso algo favorable a las negras. 7 f6 Una jugada bastante atrevida, pero las ne­ gras evitan cambios, y también se apartan de los caminos trillados. 8.if4 if5 9.0-0 La posición está bastante igualada. 9 ...ixc3 Un cambio obligado, ya que si no seguiría la desagradable maniobra l2Ja4-c5 . 10.bxc3 Si 1 0.l2Jxc3 , l2J xd4, y las blancas tendrían que intentar recuperar el peón. 1 0 ...ixd3 Una negligencia, que permite a las blancas tomar la iniciativa. Era necesaria 1 0 . . . l2J a5 . ••.

n.YMxd3 ! Estaba seguro de que las blancas debían to­ mar con peón, defendiendo "c4" (así j ugó Las­ ker en una posición similar en la partida men­ cionada), y menosprecié la captura de dama.

268

1 1 ... l!J as Las negras pierden tiempo al querer preve­ nir el avance c4 y caen en una peligrosa po­ sición. Era necesario enrocarse ya. 12.YMg3 lll f5 , Después de 1 2 . . . 0-0 1 3 .ixc7, también cae el caballo. 13.YMh3 g6 Algo mejor era 13 . . . °Wd7 1 4.ixc7 l!J c4 1 5 .füe l 0-0 1 6 . l2J g3 'Wxc7 1 7 .l2Jxf5 . 14.l!Jg3 YMd7 Si 14 . . . l!J xg3 las blancas disponen del j aque intermedio 1 5 .füe l + (pero no 1 5 .°Wxg3 , debi­ do a 1 5 . . . °Wd7 1 6 .ixc7 l2J c4, que es favorable a las negras), y a l 5 . . . l!J e4, sigue 1 6.°We6+ 'We7 1 7 .°Wxd5 , ganando. Y es dudoso que sea bueno para las negras 14 . . . l2J g7 1 5 .füe l + rj;}fl 1 6.!'!:e2 h5 1 7 .!l:ae l . 1 5.l!J xfS °Wxf5 16.:!! fel+ @f/ Las negras hacen lo posible para salvar la partida, pero menospreciaron la fuerza del maestro polaco en posiciones de ataque. Por fortuna, conseguí llegar a un agudo final.

17.YMh6! Esto plantea serios problemas: se amenaza ya 1 8 .!'!:e7+ @xe7 1 9.°Wg7+ ri;e6 20.!'!:e l +. Las negras esperaban que su rival pasara al final con peón de ventaja: 1 7 .Wxf5 gxf5 1 8 .ixc7 l2J c4, confiando en hacer tablas sin demasiados problemas. 1 7 l!J c6 1 8.!fabl b6 19.ixc7 Al final mi adversario cede a la tentación de ganar el peón. A cambio, las negras ganan dos tiempos indispensables para llevar el caballo a la casilla "f5 " , y su posición mejora. ..•

ESTRATEGrA II: 1 942- 1 956


Peor irían las cosas para las negras después de 1 9 _ge2 ! , seguido de gbe 1 . 1 9...1Ml'd7 20 ..if4 &i:J e7 21.ge2 &i:J fS ¡Justo a tiempó ! . 22.1Ml'h3 h5 A pesar del peón de menos, la posición ne­ gra es preferible por. la debilidad de los peones blancos de la columna "c" y de la casilla "c4". 23.1Ml'd3 !!ac8 24.h3 h4 25.gbel ghe8 No se progresa sin el cambio de torres. 26.!!xe8 gxe8 27.!!xe8 1Ml'xe8 28.1Ml'a6 Las amenazas 29.1Ml'b7+ y 29.'1Mxa7+ condi­ cionan las acciones de las negras. 28 ... gS

Una decisión habitual en estas posiciones. Las blancas han de elegir dónde llevar el alfil, lo que no es tan sencillo. Tras 28 . . . \!Me l + 29.i>h2 1Ml'xf2, las blancas dan jaque continuo. 29 ..id2 El alfil es ahora bastante pasivo. Después de 29.'1Mb7+ 'i!;>g6 30 . .ib8 We l + 3 1 .Wh2 Wxf2 32.WxdS lli e3 3 3 .Wg8+ (pero no 3 3 .WD por 33 . . . lli fl + 34.'i!;>hl We l ) 33 . . . 'i!;>h6 34.Wi'h8+, la partida acaba en jaque continuo. 29 ... &i:J d6 Asegurando la posición del caballo en "c4", pero las tablas siguen siendo posibles. 30.Wxa7+ Wg6 31 ..ie3 Llevaba a tablas 3 l .Wi'xb6 lli c4 32.Wa6 We2 (32 . . . llixd2 3 3 .Wi'd3+ lli e4 34.D) 33 . .ie3 We t + 34.'i!;>h2 &i:J xe3 3 5 . fxe3 Wg3+ 36.'i!;>gt Wxe3+. 31. .. &i:J c4 A pesar de los dos peones de desventaja, la posición negra es preferible, pero solo eso.

32.Whl f5 33.Wb7 f4 34.WxdS Las blancas se ponen nerviosas y entregan su alfil pasivo. Tendrán a cambio tres peones, pero deberán defenderse con suma precisión. Sería malo para las blancas 34 . .ixf4 gxf4 3 5 .WxdS Wf7 ; pero era mej or 34 . .ic l , y si las negras dan jaque y capturan el alfil, entonces la abierta posición del rey blanco les daba excelentes posibilidades de tablas. 34 ... fxe3 35.fxe3 Desde luego, no 3 5 .Wxc4 e2 . 35 ... llixe3 36.Wfd6+ Wf7 La posición del rey negro en el centro va a dar a las blancas nuevas posibilidades . Era más precisa 36 . . . Wh5 (más tarde elegirán las negras este camino), y si 37.Wf6, entonces 37 . . . bS 3 8 .dS llic4. 37.Wfh6 A 37 .Wxb6, seguiría 37 . . . Wa8 ! 3 8 .Wc7+ Wg6 3 9.Wd6+ Wh5 , y a las blancas solo les queda 40.'Wh2 (o 40.dS). 37 ...We7 38.1Ml'xb6 Wfe4 39.Wc7+ La última posibilidad de lograr las tablas era 3 9.'Wa7+ Wg6 40.'Wa6+ Wf5 4 1 .'We2 . 39 ... Wg6 40.Wfd6+ i>hS 41 .Wi'h2

¿Por qué es tan dificil para las negras obtener la victoria en esta posición? Las blancas tienen suficientes peones por la pieza. Además, las posibilidades de ataque de las negras están limitadas por la expuesta situa­ ción de su rey. A pesar de todo, tras una larga búsqueda conseguí encontrar un procedimien­ to para ganar único y pleno de sutilezas. En la investigación de este final tuve la ayuda ines­ timable de Grisha Goldberg, que fue un hábil

MEMORIAL ALEKHINE MOSCÚ 1 956

269


analista. La decisión que se tomó es una prue­ ba fehaciente de la diversidad del ajedrez. Pa­ rece que las negras deben eliminar los peones pasados blancos. Pero ésta es una excepción: en ese caso se dejaría de amenazar mate en "g2", y la dama blanca recuperaría su libertad. El camino de la victoria es paradój ico: las negras cambiarán sus últimos peones, pero abrirán la posición del rey enemigo. Desde luego, esto es posible porque en el tablero per­ manecen las damas, y una de ellas, la negra, es más fuerte que la otra. 41 Wfc6 Esta fue la jugada secreta. Solo lleva a ta­ blas 4 1 . . .Wxc2 42 .g4+ hxg3 (42 . . . @g6 43 .Wd6+) 43 .Wxc2 lll xc2 44.d5 ! @h4 45.d6 Wxh3 46.d7 g2+ 47.@g l lll e l 48.d8W lt:J f3+ 49.c;í;>f2 g l W+ 50.Wxf3 . •••

causa de la variante 43 .We5 We l + 44.<j;>h2 lll fl + 45.Wg l ) 43.g4 (o 43 .a4 g4 44.hxg4 Wf6 45.@h l lll xg4 46.Wg l Wf4) 43 . . . hxg3 . 44.Wxg3 Wxc3 45.h4 g4 46.Wd6+ <j;>h5 47.We5+ Wxh4 48 .'Mff6+ @h3 49.Wh6+ @g3 5 0.Wd6+ @n 5 I .Wf6+ @e2 52.Wf2+ @dI 53 .d5 We5 54.d6 g3 55 .Wf3+ @d2. 42 YMxc3 43.a4 g4! Si 43 ... Wxd4, 44.a5 lll xc2 45 .a6, y el peón "a" sería una baza importante para las blancas en su lucha por las tablas. 44.hxg4+ Ahora no sirve el avance del peón "a" : 44.a5 gxh3 45.gxh3 Wc6+ 46.@h2 Wxc2+ 47_<j;>h1 We4+ 48 .@h2 Wf4+ 49.@h I Wf3+ 50.@h2 lll fl +. 44 @g5 ! Después d e 4 4. . . lll xg4 45 .Wfl , l a dama es­ capa de su reclusión. 45.a5 Apenas prolongaba la resistencia 45 .Wc l Wxg4 46.a5 Wxd4 47.a6 h3 48.gxh3+ Wxh3 . 45 h3 ! •••

•..

.•.

42.Wgt La parte principal del trabaj o analítico se quedó entre bastidores, pero el lector puede conocerla. La jugada más desagradable para las negras era 42.a4, y ahora 42 . . .Wxa4 (hay que eliminar cuanto antes el peón pasado alejado. No es claro 42 . . . Wxc3 43.a5 Wxa5 44.g4+ hxg3 45 .We2+ @h4 46.Wxe3 Wd5+ 47.@gl Wxh3 48.Wfl ) 43 .Wg l ! (ahora pierde 43.g4+ hxg3 44.We2+, (o 44.Wxg3 Wa l + 45 .Wg l Wa8+ 46.@h2 Wf3) 44 . . . @h4 45.Wxe3 por 45 . . . Wxc2 46.Wg l Wxh3) 43 . . . lt:J f5 44.Wd l + Wg6, y las negras deben ganar, pero aún hay que superar ciertas di­ ficultades técnicas. Tampoco fue fácil encon­ trar una victoria forzada en caso de 42.@gl , pero aquí gana 42 . . . Wg6 (es mala 42 . . . Wxc3 a

270

Una posición final pintoresca, en la que la dama y el caballo cooperan con éxito (Capa­ blanca ya señaló la fuerza conjunta de estas dos piezas). Tanto después de 46.gxh3 Wc6+ 47.Wh2 Wf3 , como tras 46.g3 Wc6+ 47.Wh2 Wxc2+ 48.Wh l lll x g4, el mate está próximo. Las blancas abandonaron. Este fue nuestro segundo encuentro ante el tablero. En el primero ( 1 952) logré la victoria con grandes dificultades. ¡Y qué decir de esta partida! Sliwa fue un gran luchador, pero ca­ recía de una capacidad de cálculo profunda.

ESTRATEGIA U : 1 942- 1 956


248 Botvinnik ·

-

Stahlberg

Apertura Reti Moscú 1 95 6 1.c4 e 6 2.lll f3 lll f6 3.g3 El lector ya se habrá dado cuenta de que cuando me toca jugar con Stahlberg, por ter­ cera vez consecutiva elij o un sistema cerrado de desarrollo, rechazando el Gambito de Dama. El Gran Maestro sueco lo jugaba con bastante seguridad, y yo tuve la posibilidad de comprobarlo en nuestros encuentros de Bu­ dapest 1 952. El sistema empleado en esta par­ tida permite a las blancas tener más posibi­ lidades para maniobrar, y a las negras les es dificil simplificar la posición. Podemos añadir que el desarrollo más se­ guro para las negras es l .c4 lbf6 2.g3 c6, lo que Stahlberg utilizó en la partida nº 239. 3 . . . d5 4.ig2 ie7 5.0-0 0-0 6.b3 b6 En la partida nº 229 Stahlberg jugó 6 . . . d4, y la teoría recomienda correctamente esta con­ tinuación. 7.ib2 ib7 8.e3 Por entonces esto era bastante nuevo, y con el tiempo determinó el sistema de aperturas que yo reiteradamente empleé, por ejemplo, contra Petrosian en el Campeonato de la URSS por equipos de 1 964 y contra Larsen en Palma de Mallorca 1 967. 8 . . . lll b d7 La respuesta más usada es 8 . . . c5. 9.Wfe2 Por si acaso, defendiendo el punto "d3 " . 9 a5 Y ahora probablemente merecería dar pre­ ferencia a 9 . . . c5 (Botvinnik - Polugaievsky, Belgrado 1 969). 10. tll c3 tll e 4 Era peligroso 10 . . . a4, por l 1 .tll xa4 dxc4 1 2 .Wfxc4 ! ia6 1 3 .Wfc6 ixfl 14.iixfl , con muy buena compensación por la calidad sacri­ ficada. 1 1.E:fdl if6 12.d4 tll xc3 13.ixc3 Wfc8 14.E:acl dxc4 La concesión del centro no es la mej or so­ lución. 15.bxc4 ie4 1 6.ih3

¡A tiempo ! Después de . . . Wfb7, las blancas ya no hubieran · podido rehusar el cambio de los alfiles de casillas blancas. Pero ahora este habitual método (ih3) no es otra cosa que un intento de hacer la maniobra lD d2 con la pos­ terior e4, conservando su alfil de rey. 16 . . . Wfa6 Aquí la dama está un poco más activa. l 7.lll d2 ib7 18.ig2 Era muy seductora la jugada l 8.e4, lo que las blancas tenían en cuenta haciendo 1 6 .ih3 . Entonces si de inmediato 1 8 . . . c5, las blancas no seguirían no 1 9.e5 a causa de 1 9 . . .ie7 (20.d5 ixd5), sino 1 9.dS ixc3 20.E:xc3 , y las negras tienen algunas dificultades con el in­ defenso caballo de "d7 " . Sin embargo, más fuerte para las negras era l 8 . . . füd8, y después de 1 9.e5 ie7, la ame­ naza . . . c5 es dificil de parar. Por eso las blancas eligen la continuación más tranquila, la que les da la garantía de una pequeña ventaja posicional. 18 . . . ixg2 1 9.©xg2 füd8 20.tll e4 ie7 21.ib2 lll f6

•••

22.tll g5 Con esto empieza una maniobra de caballo de muchas jugadas con el propósito de provo­ car la jugada . . . h6, lo que debilita la posición del adversario, y a su vez con el de evitar sim­ plificaciones relacionadas con el cambio de los caballos. 22 h6 23.lll h3 Wfb7+ 24.f3 a4 25.e4 Las blancas organizan un fuerte centro de peones y la tarea de las negras se complica. 25 . . . a3 26.ial lll d7 27.lll f2 E:a4 . • .

MEMORIAL ALEKHINE MOSCÚ 1 956

27 1


Esforzándose por · crear algún contraataque, las negras, con mala suerte, colocan su torre en una posición donde se queda fuera de jue­ go. 28.lll g4 hS 29.lll e3 igS 30.:Bc2 lll f6 La simple amenaza del negro 3 1 . . . lll xe4 32.fxe4 Wfxe4+ 33 .'it>f2 ixe3+ 34.Wxe3 Wxc2+, es fácil de parar. 3 1 .dS Abriendo al alfil la gran diagonal y amena­ zando el desagradable movimiento f4. 3 1 . . . exdS 32.ixf6! Las blancas eligen un camino simple, pero que las lleva hacia una clara ventaja posicio­ nal. 32 . . . ixf6 33.lll xdS

249 Botvinnik

272

Zhabó

1.c4 g6 2.g3 ig7 3.ig2 e 5 4.lll c3 lll e7 S.d3 c6 Después de 5 . . 0-0, como jugaría contra mí Robatsch en la 1 5º Olimpiada de Varna 1 962, las blancas han empleado el mismo sistema de desarrollo que en la actual partida. 6.e4 A 6 .lll f3 hubiera seguido 6 . . . d5, con juego igualado. Las blancas no tienen miedo a debi­ litar la casilla "d4" (de la que las negras prác­ ticamente no pueden aprovecharse), y obsta­ culizan el avance . . . dS . 6 . . d6 7.lll ge2 a6 Las negras intentan crear el contraataque a por medio de . . . b5, pero las blancas llegan a pararlo. 8.a4 as Ahora el avance del peón lateral está destinado para suministrar la casilla "cS", "b4" para el caballo dama. No obstante, las negras pierden demasiado tiempo. 9.ie3 ie6 1 0.0-0 Wd7 Menospreciando el desarrollo del caballo de "b8 ", las negras claramente se atrasan en la movilización de sus fuerzas. 1 1 .b3 bS Precipitado. Habitualmente primero se hace la hacer 1 l . . .ih3 , para privar a las blancas de la posibilidad de jugar h4. 12.h4 ih3 .

.

33 . . . :BeS Sería un poco mej or para las negras otra continuación: 33 . . . :9.d6 34.f4 ! , o 3 3 . . . Wc6 34.e5 E:e8 3 5 .We4. 34.lll xf6+ gxf6 3S.:BdS E:eS 36Jbe5 fxeS Es algo evidente que las simplificaciones a largo plazo (incluso la de deshacerse de los peones doblados) no alivian la suerte de las negras. 37.Wd2 Wc6 38.Wgs+ @ts 39.:Bd2 E:a8 Es tarde. 40.WxeS :Bes Las negras no podían jugar 40 . . .Wxc4, a causa de 4 l .Wfh8+, pero esta jugada termina la lucha. 4t .Wh8+ Las negras abandonan. A la jugada 4 1 . . . 'it>e7, seguiría 42.Wxh5 Wxc4 43 .E!:dS ! , con imparables amenazas.

-

Apertura inglesa Moscú 1 95 6

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


13.d4 Las blancas se han preparado muy bien para esta ruptura en el centro, lo que es la mejor manera de 'luchar contra la maniobra del rival en el flanco. 13 . . . 0-0 14.!l:a2 ixg2 1 5.@xg2 dS Las negras abren. el j uego sin tener medios suficientes para oponerse al centro de las blan­ cas. Esto las lleva a insuperables dificultades. Por otra parte y después de la jugada cautelosa 1 5 . . . Wfc7, las blancas continuarían 1 6.:gd2 ( 1 6 . . . lt:\ d7 1 7 .dxe5), y su ventaj a es evidente. 1 6.dxeS dxc4 17.bxc4 ixeS Tras 1 7 . . . Wfxd l 1 8 .E:xd l ixe5 1 9.:gb2, las blancas ganaban el peón de "b7 " . 18.'1Hxd7 lll xd7 1 9.!l:d2 ixc3 Defender el caballo de "d7" con 1 9 . . . E:ad8 o con l 9 . . . füd8, no era posible por 20.füd l , y retirarse, 1 9 . . . lt:\f6, es malo por 20.:gb l . 20.!l:xd7 ib4

2 1 .cS! Separando las piezas negras por la diagonal "a3-f8", las blancas ponen al rival en una si­ tuación sin salida: el alfil de "b4" está fuera de juego, y el caballo de "e7" necesita defensa. 2 1 . . J UeS 22.l:Udt f5 Si 22 . . . E:a7, entonces 23 .:gc7 y 24.:gdd7 . 23.!l:xb7 fxe4 24.!l:d6 Obligando al rey adversario a dirigirse vo­ luntariamente hacia la peligrosa séptima hori­ zontal. 24 . . . @f7 25.lll f4 !l:eb8 26.!l:bd7 We8 27.lll e6 Las negras abandonan. Si 27 . . . lll d5, entonces 28.ig5 , con la ame­ naza 29.:gxd5 y 3 0 .:ge7++.

250 Botvinnik - Uhlmann Ataque Indio del Rey Moscú 1 95 6 l.e4 e 6 2.d3 En aquellos años para Uhlmann ésta no era una línea suficientemente conocida. 2 . . . dS 3.lll d2 lll f6 4.tll gf3 es 5.g3 Las blancas han pasado el juego al Ataque Indio del Rey 5 . . . lll c6 6.ig2 ie7 7.0-0 0-0 8.!l:el !l:b8? ! Por lo visto, para que después de . . . b5 se pueda contestar a la jugada a4 con . . . a6. No obstante, sería mejor jugar enseguida 8 . . . b5, y a 9.a4, entonces 9 . . . b4. 9.es También es posible la jugada previa 9.a4, y solo después de 9 . . . a6, jugar 1 0.e5. En este caso, cuando las negras juegan . . . b5, en el flanco de dama tendrá lugar el cambio de peones, y las blancas pueden tener la espe­ ranza de aprovecharse de la columna lateral. 9 . . . lll d7 10.lll fl b5 l l .h4 ia6 Una pérdida de tiempo. En el análisis con­ junto con Uhlmann después de la partida, llegamos a la conclusión de que seria más co­ rrecto jugar enseguida 1 1 . . . a5 , y luego . . . ia6. Más adelante la práctica de torneos ha com­ probado esta opinión. 12.tll l b2 b4 13.if4 ibS 14.ih3

14 . . . c4 Un error posicional de carácter conceptual, después del cual las blancas tienen la posibi­ lidad de reforzar su principal punto de apoyo

MEMORlAL ALEKHINE MOSCÚ

1 956

273


en el centro, el peón de "e5 ", y las negras se quitan opciones de contrajuego. Debería avan­ zar el peón "a" hasta la casilla "a3 " . 1 5.d4 Wfb6 1 6..ie3 füc8 1 7.CD g5 Amenazando 1 8 .lt:Jxe6. 1 7 . . . lD f8 18.f4 CD d8 1 9.fS El apresuramiento excesivo. Es cierto que la línea "f' se abre, pero las piezas negras reciben alguna libertad de acción. Merecía preferencia 1 9. g4. 19 . . . exfS 20 ..ixf5 CD de6 Las negras no perciben la idea correcta de cambiar los alfiles de casillas blancas inme­ diatamente, lo que deberían hacer ahora mis­ mo con 20 . . ..id7. De este modo las posibilida­ des de ataque de las blancas disminuían. 21 .Wff3

Si 26; .. lt:Jf8, decidía 27.lt:J f6+. 27.:ShS :Sb6 28.:Sahl CDf8

29.CDf6+! El camino más corto hacia la meta. 29 . . . gxf6 30.gxf6 ixf6 De otro modo no se puede defender al rey. 31.exf6 Wfe4 Después de 3 l . .\Wxf6 32.fü5 (no 32.\Wg4+ \Wg7) 32 . . .\We6 3 3 .l�füh5 Wf e4 34.\Wxe4 dxe4 3 5 .1'!c5, el resultado sería el mismo. 32.Wfxe4 dxe4 33.:SgS+ CD g6 34.:ScS :Sxf6 35.:Scs+ lD f8 A 3 5 . . . iig7, 36 . .ih6++. .

Un momento discutible. Por supuesto, no quería retirar el caballo de "g5 ", pero ahora, después del cambio de caballos, los peones doblados por la columna "g" molestarán las acciones de ataque de las blancas. Su única posibilidad será con la maniobra CDg4 y lt:J f6+, pero esto todavía está lejos. 2 1 . . . lD xgS No era posible jugar 2 l . . . lt:J xd4 por 22.\Wt2. 22.hxg5 :Sd8 23.CD g4 lD g6 Sería mej or dejar libre la casilla "g6" libre para la dama negra. Además, el caballo defen­ día muy bien desde la casilla "f8" el punto "h7". Entre tanto surgía la continuación antes mencionada 23 . . .id7 . 24.©g2 id7 Jugado con bastante retraso. 25 ..ixd7 :Sxd7 26.:Shl Wfe6

274

36.:Sh4 Lo más fácil, porque tras 3 6.ih6 füh6 37.1'!xh6 1'!xd4, las negras tienen contrajuego. 36 . . . @g7 37.:Sxe4 :Sa6 38.:Sxc4 :Sb7 39.dS :Sxa2 40.:Sxb4 :Sxb2?? Este descuido no cambia nada. 41.id4+ Las negras abandonan.

ESTRATEGIA 11:

1 942- 1 956


Partidas de entrenamiento

Botvinnik - Ragozin Partida de entrenamiento nº 1 Defensa Semieslava Leningrado 1 93 9 l.d4 d 5 2.c4 c 6 3.'üf3 CLJf6 4.e3 e 6 s.'ü c3 Cü bd7 6.id3 dxc4 Preparándome para el próximo 1 1 ° Cam­ peonato de la URRS , decidí experimentar la Variante Merano, y en ella una nueva conti­ nuación. 7.i.xc4 b5 8.id3 a6 9.e4 c5 10.e5 cxd4 La jugada l 0 . . . lli g4 la podemos ver en la partida nº l O. 1 1.'üxbS axbS Quizá, sea más fuerte l l . . .llixe5, como en las partidas 57 y 1 1 9. 1 2.exf6 Wfb6 La teoría evaluaba esta posición como fa­ vorable para las negras, no solamente enton­ ces, en el año 1 939, sino durante 9 años, hasta que en el encuentro Botvinnik - Euwe (ver partida nº 1 78), se demostró la corrección del plan ej ecutado en esta partida de entrenamien­ to. 13.fxg7 ixg7 14.0-0 Esta posición era bien conocida en aquellos años.

como jugó Euwe en la partida mencionada). Ahora a las blancas les sería útil posponer en una jugada la realización de su plan (que con­ sistía en la conquista de la casilla central "e5 " por medio de 1 5 .�el y 1 6.if4) para parar el avance b4. En la partida Larsen - Mestel ( 1 972/73) se encontró la continuación 14 . . . 0-0 1 5 .�e l e5 1 6 .if5 Wfd6 1 7 .Wfc2 h6 1 8 .i.d2 i.b7 1 9.a3 , con perspectivas igual de buenas para las blancas. 15.b4 0-0 16.�el i.b7 1 7.i.f4 fS Es el momento más interesante de la parti­ da. En la apertura las negras rehusaron la ma­ niobra 1 7 . . . llic5 y . . . lli xd3 , y ahora quieren aprovechar la debilidad de la cadena de los peones blancos en el flanco de dama. Efec­ tivamente, si Ragozin hubiera tenido tiempo de j ugar 1 7 . . . i.d5 , las perspectivas de las ne­ gras serían buenas. Sin embargo, ahora es el tumo de las blan­ cas y ellas inmediatamente comienzan a atacar el débil peón de "e6 " . Para este fin hay que conquistar el punto "c4". 18.a4 ! ! bxa4 19.i.c4

19

14 . . . ia6 Esto da a las blancas la posibilidad de impe­ dir la jugada . . . llic5 (más correcto es 14 . . . lli c5,

i.dS Si 1 9 . . . �fe8, entonces 20.�xe6 �xe6 2 1 . lli g5 lll f8 22.Wi'h5 Wi'c6 23 .i.xe6+ lli xe6 24.Wi'xh7+ @f8 25 .id6+ ! (no está claro 25 .Wxf5+ @g8 26.Wi'xe6+ Wxe6 27.llixe6 i.fü 28.llic5 i.c6) 25 . . . Wxd6 26.Wi'xf5+ @g8 (en caso de 26 . . . rtfe7, continúa 27.Wi'f7+) 27 .Wif7+ . . •

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

275


27 . . . iih8 28. lll xe6 ie5 (28 . . . :B:g8 29.Wfh5+) 29.. Wfxb7. Por lo visto, Ragozin no sospechaba todos los peligros de su situación. Quizá debería decidirse por continuar con la línea 1 9 . . . ixf3 20.Wfxf3 (pero no 20.füe6 ixd 1 2 1 .füb6+ iih8 22.:B:b7 ib3) 20 . . . :B:ae8 ! (es malo hacer 20 . . . :B:fe8, debido a la respuesta 2 l .1'!xe6 :B:xe6 22.Wfxa8+) 2 l .:B:xe6 :B:xe6 22.Wfd5 füe8 23 .Wfxd7 'ltih8 (a 23 . . . iif8, seguiría 24.ixe6 Wfxe6) 24.ixe6 Wfxe6 25 .Wfxe6 :B:xe6 26.iifl , y la posición solo es un poco mejor las blan­ cas. Pero ahora, a pesar del cambio de los alfi­ les de casillas blancas, el ataque del primer j ugador continúa. 20.ixdS exdS 2 u::g e 7 Es la más fuerte, y posiblemente la única continuación. La posición de las negras no era tan mala como podría parecer a simple vista. El flanco de dama de las blancas de hecho estaba eliminado, y las negras a pesar de tener los peones doblados, tienen peones centrales y muy fuertes . La paradoja de la idea de las blancas consiste en aquello en que obligan a cambiar su torre activa por la pasiva de su rival, para "sacar" al rey negro a la zona pe­ ligrosa. 21 . . .�f7 22.�xf7 ©xf7 23.Wfd3 El peón de "f5 " no se puede defender; a 23 . . . Wff6, o a 23 . . . Wg6, seguiría sencillamente 24.Wb5. Después de perderlo, el ataque del primer jugador se desarrolla sin dificultad y de mane­ ra automática. 23 . . . tll f6 24.WxfS a3 25.ieS �a6 26.lll gS+ ©gs 27.fül Wc6 De la amenaza 28 .:B:c8 no había escapatoria pero este "truco", por supuesto, no salva a las negras . 28.�xc6 �xc6 29.g4. Las negras abandonaron. Esta partida de entrenamiento me permitió lograr la victoria en la que jugué con Euwe 9 años después, en la partida que sin duda al­ guna fue la mejor de mi logro creativo en el match-torneo del Campeonato del Mundo. Esto una vez más confirma la importancia de la preparación bien pensada.

276

Ragozin - Botvinnik Partida de entrenamíento . nº 2 Defensa Semieslava Pushkin 1 94 1 1 .d4 dS 2.c4 e6 3.tll c3 lll f6 4.tll f3 c6 S.igS dxc4 Cómo surgió la idea de desarrollar este sis­ tema, está indicado en los comentarios a la partida Zhivtsov - Botvinnik (nº 1 30), donde por primera vez se pudo utilizar en un torneo (Campeonato de Moscú, 1 943/44). Aquí el lector puede ponerse al tanto res­ pecto a cómo los frutos de las reflexiones so­ bre esta variante fueron puestos de manifiesto enfrentándome a Ragozin. 6.e4 bS 7.es h6 8.ih4 gS 9.lll xgS Bronstein jugaba contra mí 9. exf6 (ver partida nº 1 94). 9 . . . hxgS I O.ixg5 tll bd7 l l .exf6 Ragozin, por supuesto conocía la j ugada de Zhabó l l .Wf3 , pero esperando alguna res­ puesta preparada de antemano por mi, elige otra continuación (por cierto, hoy en día se considera la más fuerte). ll . . . ib7 12.ie2 Esta jugada unos años después perdió su actualidad, aunque en 1 945 me jugó así Den­ ker (nº 1 5 3). Sobre la continuación 1 2 . g3 ver partida nº 220. Sin embargo, precisamente esta partida de entrenamiento jugó un papel importante en el desarrollo de esta apertura. 12 . . . Wb6 13.0-0 0-0-0

14.h4

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 95 6


Solo aquí las blancas en la partida nº 1 53 jugaron de distinta manera, 1 4. a4. El intento de Ragozin de fortalecer la posición del alfil en "g5 " solo debilita su flanco de rey y per­ mite al rival usar con eficacia la línea "h" para el ataque. 14 . . . ih6!

Con el tiempo, esta maniobra, después de h4, se hizo estándar en esta variante La aper­ tura de líneas es inevitable. 1 5.a4 ixg5 16.hxg5 b4 En la situación actual este avance es aún más desagradable para las blancas, porque no tienen la respuesta l 7.a5 a causa de 1 7 . . . \Wc7, con ganancia de una pieza. 1 7.�e4 c5 Este es el contragolpe que realicé en casi todas las partidas jugadas más tarde con esta variante.

1 8.a5 '1Wc7 19.lb g3 Las blancas protegen su rey, pero ensegui-

da pierden la batalla en el centro. Las negras recuperan la igualdad material y penetran con las torres en la retaguardia del adversario por la columna "h". 1 9 . . . � e5 20.a6 ic6 21.'IWcl Aquí el sacrificio de la dama, 2 1 .dxe5, no tenía ningún sentido, comparándolo con la posición con la de partida nº 220, donde tal opción podría ser favorable a para las blancas. 2 1 . . . l!xd4 El peón "d4" se elimina precisamente con la torre no para defender el de "c4", sino para llegar rápido con esta torre a la columna "h" . 22.Wfe3 !!dh4 23.fücl Salvándose así de la amenaza 23 . . . élif3+ 24.ixf3 E:h l + 25.tlixh l '1Wh2++. 23 . . . l!h2

24.f4 Si 24.f3, lo que parece ser más lógico entonces es 24 . . . tli g4 25 .\Wxc5 (si 25.fxg4, E:xg2+ 26.'it>fl \Wxg3 27.\Wxg3 E:h l ++) 25 . . . E:h l + 26.tlixh l füh l + 27.'it>xh l '1Wh2++. 24 . . . !!xg2+ 25.'it>fl l!h3 26.'1Wxc5 Es igualmente desesperado 26.\Wxe5 \Wxe5 27.fxe5 E:gxg3 , etc. 26 . . . !!gxg3 27.Wff8+ Wfd8 28.Wfxd8+ 'it>xd8 29.fxe5 l!hl+ Así empieza la variante forzada que lleva a las negras a la ganancia de una pieza. 30.'it>tJ !!g2+ 3 1 .cbe3 l!h3+ 32.cbd4 A 32.'it>d2, llevaba más fácil a la victoria 32 . . . c3+, o 32 . . . i:!hh2 3 3 .E: e l if3 . 32. . . !!xe2 33.!!xc4 !!e4+ 34.cbc5 !!xc4+ 35.cbxc4 !!g3 Las blancas abandonan.

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

277


Ragozin - Botvinnik Partida de entrenamiento nº 3 Gambito del Rey Bólshevo 1 947 1.e4 es 2.f4 En vísperas del torneo Memorial Chigorin, las partidas de entrenamiento perseguían ser de preparación para el match-torneo del Cam­ peonato del Mundo, previsto para la pri­ mavera del año 1 948. Ya que en esta compe­ tición iban a participar Keres y Fine, se podía esperar de ellos el empleo del Gambito de Rey, y yo estaba obligado a ocuparme de mé­ todos de defensa en esta apertura. 2 . . . exf4 3.llJO dS La primera sorpresa para mi entrenador. La teoría supone que es más fuerte 3 . . . éü f6 . 4.exd5 lll f6 S.ibS+ c 6 6.dxc6 bxc6 7.ic4

7 . . . lll d S La posición del diagrama ya era conocida. En la partida de Nimzovich - Shvainburg ( 1 934), después de 7 . . .id6 8 .'<Mfe2+ Wfe7 9.Wfxe7+ mxe7 1 0.d4 if5 1 l .éüe5 ixe5 1 2 .dxe5, las blancas tienen ventaja. Por mi parte había preparado otro sistema que parecía tener más argumentos. Sin embargo, en el match-torneo del Cam­ peonato del Mundo nadie lo j ugó, ni siquiera Bronstein en el match del Campeonato del Mundo ( 1 95 1 ), a pesar de no serle indiferente esta apertura en el pasado. Había llegado a la conclusión de que el tiempo de preparación había sido en vano, cuando de repente en el

278

20º Campeonato de la URSS , Bronstein jugó el Gambito del Rey (nº 206), .Y la nueva idea se sometió a la verificación de los torneos. 8.0-0 En la partida mencionada se jugó la más débil 8.d4. 8 . . . id6 9.ib3 Ahora las negras tienen todo en orden. Lo más importante es que a 9.'<Mfe2+, o a 9.�e l + podían contestar 9 . . . ie6 sin tener miedo al ataque 1 0.éüd4 por 1 0 . . . Wfb6 . Pero, como ya había indicado en los co­ mentarios a la partida con Bronstein, pos­ teriormente Spassky encontró que jugando 9.éüc3 ie6 1 0.éüe4 ! las blancas mantienen su ventaj a de la apertura, y la variante desapare­ ció de los torneos. No obstante, debemos re­ cordar que Furman había ofrecido otro enfo­ que de j uego para las negras, a saber: 7 . . . id6 (como ya mencionamos en la partida entre Nimzovich y Shvainburg), con idea de a 8 .Wf e2+, continuar con 8 . . . @f8, y las negras tienen un juego igualado. 9 . . . 0-0 1 0.c4 Esto no es peligroso para las negras. Des­ pués de enrocar, el caballo centralizado ya no es tan necesario. Ahora el plan de las negras consiste en bloquear el centro y luego usar la mayoría de peones en el flanco de rey. 1 0 . . . éü f6 1 1 .d4

cs Se puede llamar la atención sobre la identi­ dad de las ideas realizadas en esta partida y en la partida con Bronstein. Ya que las blancas 11

ESTRATEGIA ll:

. • .

1 942- 1 956


no pueden reforzar con seguridad el punto "d4", el avance del peón "d" es forzado. 1 2.dS .tg4 Las negras terminan sin dificultades el de­ sarrollo de las piezas, y el peón "f4" restringe a las blancas. 13.ltJc3 a6 El alfil "d6" es una pieza demasiado valio­ sa, y a mí me parecía que necesariamente de­ bería prevenir la jugada lLib5. De otra manera, pero con igual éxito, jugó Geller en la partida contra Luti.kov ( 1 960). Él jugó 1 3 . . . lLibd7, y después 1 4.lLib5 ie5 1 5 .Wd3 a6 . 14.Wel Las blancas se ven obligados a atacar al rey, ¡porque no es en vano que juegan el Gambito del Rey! Pero en realidad las posi­ bilidades de ataque son solo de las negras, porque sus piezas ocupan posiciones clave en el flanco de rey. 14 . . . ltJ bd7 15.ic2 h6 1 6.Wh4 Wc7 1 7.id2 gae8

Para organizar un ataque a las negras solo resta trasladar el alfil de "g4" a "g6", tras lo cual el centro quedará baj o su control. 1 8.gael .ihS 19.ltJe4 Este cambio facilita el centro al rival. 1 9 . . . ltJ xe4 20 . .ixe4 ltJ f6 21 ..ic2 .ig6 22 . .ia4 En caso de 22 .ixg6 fxg6, las negras po­ drían enseguida avanzar el peón "g6" hasta la cuarta horizontal. 22 . . ,ge4 23.b3 No era mej or 23 .�xe4 lLi xe4, y aún resul­ taba más pasivo 23 .ib3 . 23 . . . .ih7 24 . .ic3 gxel 25.Wxel

Si 25.�xe l llixe4, y entonces la dama blan­ ca se quedaba fuera del juego. 25 . . . ltJ e4 26 ..ib2

26 . . . fS Ahora el avance del peón "g" ya es ine­ vitable. No salva a las blancas el cambio de los alfiles de casillas negras, porque éstas lle­ gan a defender la casilla "e5 " . 27.Wal i::!: f7 2 8..ies i::!: e 7 Justo a tiempo. 29 ..ixd6 Wi'xd6 30.°l&b2 gS Las negras lograron realizar el plan trazado. 31..ic6 Esta jugada y un posterior ataque de peones de las blancas en el flanco de dama ya no pue­ den, por supuesto, salvarlas. 3 1 . .. g4 32.ltJel ltJ gS 33.liJd3 f3 34.b4 i::!: e2

Las blancas abandonan. A 3 5 .bxc5, llih3+, y mate en la siguiente. En esta corta partida se logró comprobar mu­ chas ideas de la apertura y del medio juego.

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

279


Botvinnik - Ragozin Partida de entrenamiento nº 4 Defensa Grünfeld Nikólina Gorá, 1 95 1 1 .d4 lll f6 2.c4 g6 3.g3 ig7 4.ig2 d5 5.cxd5 tli xd5 6.tlif3 0-0 La misma posición pero con el orden de las j ugadas un poco distinto se produj o en la par­ tida nº 1 69, y más adelante, sin ninguna dife­ rencia, en la nº 1 9 del match por el Campeo­ nato del Mundo con Bronstein (nº 1 89). 7.0-0 c5 8.e4 tli f6 En la primera de las partidas mencionadas las negras jugaron menos activo, 8 . . . tlib6. 9.e5 tli d5 10.dxcS Dos meses más tarde esta posición se en­ contró en el mencionado encuentro nº 1 89. El sentido de la jugada 1 0 .dxc5 consiste en que las blancas eluden la variante que se jugó en la partida Najdorf - Boleslavsky ( 1 948), en don­ de tras 1 0.We2, las negras habrían contestado 1 0 . . . cxd4, con ventaja. 10 . . . lll c6 Ya fue señalado que es más fuerte 1 0 . . . lll a6, pero con menos fortuna jugaba Bronstein 1 0 . . . llib4. 1 1 .V.Ve2

Ésta es la posición que, basándose en las partidas de Najdorf contra Boleslavsky y Ko­ tov, se valoraba como favorable a las blancas. En la primera de ellas las negras contestaron 1 l . . .ig4, a lo que podría seguir 1 2.gd l , y es peligroso 12 . . . lll x e5 en vista de 1 3 .h3 , etc.

280

1 1 . . . V.Va5 12.tli bd2 En caso de 1 2.llifd2 lll db4 (pero no 12 .. JWxc5 1 3 .lll b 3, ganando pieza) 1 3 .llib3 Wc7 14.f4 ie6 1 5 .lli c3 gad8 1 6.ie3 lll xa2 1 7 .:B:xa2 �xb3 l 8.:B:a3 ie6 1 9. lll b5 Wb8 20.:B:d l , se presentaban unas complicaciones poco claras . 12 . . . V.VxcS 13.tlib3 V.Vb6 14.:B:dl e6 1 5.h4 Hasta la última jugada todo era igual a la partida Najdorf- Kotov. No obstante, en lugar de esta continuación natural, que creaba ame­ nazas en el flanco de rey de las negras, Najdorfjugó 1 5 .lll bd2 . Ahora las blancas mantienen fácilmente el peón central de 11e511 y su iniciativa se desa­ rrolla sin grandes obstáculos. 1 5 V.Vc7 16.lael b6 17.id2 a5 Las negras no tienen dónde manifestar su actividad, pero aquí pronto van a llegar a un callej ón sin salida. 18.laacl V.Vd7 1 9.a3 Una jugada necesariamente profiláctica: hace falta tener controlado el punto 1 1 b411 para que las negras no puedan usarlo para llevar su caballo a la débil casilla 1 1 d3 11 • 1 9 . . . ia6 20.V.Ve4 :B:ac8 21.hS . . •

Después del cambio de los peones 11h" la debilidad del flanco de rey será más que evi­ dente. 2 1 . . . füe8 22.hxg6 hxg6 Menos problemas tendrían las negras des­ pués de 22 . . . fxg6. 23.igS tli ce7 24.tlibd4 l:hcl 25J:bc1 ges 26.:!"!xcS+ Las blancas no eluden el cambio de las

ESTRATEGIA 11: 1 942- 1 956


torres, con lo que las esperanzas de las negras de conseguir algún contrajuego por la co­ lumna "c" desaparecen. Éste y los siguientes cambios de piezas ligeras no impiden el exi­ toso ataque de las blancas. 26 . . . WxcS 27.Wh4 c!D c6 28.c!D xc6 Wxc6 29.ih6 Se elimina una pieza muy valiosa de la de­ fensa de las negras. A pesar de que en el tablero hay igualdad de material, las blancas tienen una enorme ventaj a posicional, y el ataque al rey negro se desarrolla sin dificultades. 29 . . . ifS 30.ixf8 ©xf8 31 ..!Dgs

Con el inevitable cambio del caballo de "d5 " , la posición del rey negro se queda indefensa. 3 1 . . . Wcl+ 32.©h2 ©es 33.ixdS exdS 34.Whs+ Las blancas prácticamente juegan con una pieza de ventaja, porque el alfil de las negras se queda sin participar. 34 . . . ©d7 35 . .!D xf7 Wdl 36.Wd8+ ©c6 37.Was+ i>bs A 37 . . . ib7, lo más fácil es 3 8 .We8+ i>c7 (3 8 . . . ©c5 3 9.We7+) 3 9 .Wd8+ ©c6 40.Wd6+ ©b5 4 1 .Wd7+ ©a6 42 . .!D d6 ia8 43 .Wc8+, con mate en la jugada siguiente. 38 . .!D d6+ Las negras abandonan. En esta partida se muestra con total evi­ dencia la estrategia basada en el dominio de todo el tablero. Aunque este método ya era conocido, por supuesto A. Karpov, Campeón del Mundo, lo llevó hasta la perfección.

Ragozin - Botvinnik Partida de entrenamiento nº 5 Defensa Siciliana Nikólina Gorá, 1 95 1 1.e4 es 2.c!Df3 c!D c6 Si en los torneos de preguerra yo, como regla, jugaba 2 . . . d6 y luego la variante del Dragón, para las competiciones de los años 50 preparaba otro sistema. 3.d4 cxd4 4.c!D xd4 .!Df6 S.c!D c3 d6 6.igS e6 7.Wd2 h6

En los comentarios a la partida nº 1 83 se indicaba que la idea de esta jugada estaba to­ mada de una de las partidas de torneo del maestro Koblenz. La situación enseguida se aclara, y en caso de cambio de damas, en el final se puede poner de manifiesto la ventaja de los dos alfiles como también la posición compacta de los peones negros en el centro. Después de la mencionada partida en el match con Bronstein ( 1 95 1 ), el sistema pasó la prue­ ba con más o menos éxito en el encuentro con Bondarevsky ( 1 9º Campeonato de la URSS, 1 95 1 ), Suetin (partida nº 2 1 4) y Larsen (par­ tida nº 242). Sin embargo, como escribí antes, la partida con Keres (Memorial de Alekhine, Moscú, 1 956) esclareció que la variante estaba analizada a fondo por mis adversarios, y por esta razón debería "archivarla" temporalmen­ te. 8.ixf6 gxf6 9.c!D b3 Más peligroso para las negras era 9.0-0-0 (partida nº 1 83).

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

281


9 . . . a6 1 0.J.e2 h5 Y en este caso, cuando las blancas no en­ rocan largo, no se debe permitir el alfil en la casilla "h5 " . Pero tras 9 0-0-0 a6 1 0 .J.e2, la jugada 1 0 . . . h5 es obligatoria, lo que yo omití en el encuentro con Bondarevsky. 1 1.0-0 J.d7 12.:E:adl En el encuentro nº 242 surgió la misma po­ sición, solo que en lugar de la jugada llib3 se hizo Whl . 12 . . . J.e7 Después de la retirada voluntaria del caba­ llo a "b3 ", las negras no tienen prisa por de­ sarrollar la dama. Otra cosa es cuando el caballo blanco aún está en la casilla "d4". En­ tonces las negras no pueden desistir de la continuaci ón 12 . . . Wfb6, con la esperanza de pasar al final por medio del cambio de damas en la casilla "d4". 13.Wfe3 lli a5 La maniobra con la que las negras obtienen la casilla "c5" para la dama (véase también la partida nº 1 83). 14.f.rg3 @f8 Por supuesto, no 1 4 ... llixb3 , a la vista de la jugada intermedia 1 5 .f.rg7 . La posición del rey en la casilla "f8" es acertada. Esta idea la he realizado más tarde en muchas partidas de tor­ neos. 1 5.f4 llixb3 1 6.axb3 \1Ma5 1 7.<bht gd8 18.gd4 Las blancas empiezan una maniobra que tiene como obj etivo hacer retroceder al rey y reforzar la presión sobre la línea semiabierta "d". 18 . . . J.c6 1 9.b4 Muy enérgico pero apresurado; las blancas omiten la jugada nº 20 del adversario. Era im­ prescindible defender la casilla "g2" por me­ dio de 1 9.J.f3 . 1 9 . . .'ªb6 20.füdl f5 ! Como 2 1 .exf5 es malo por 2 1 . . . E1g8, en­ tonces las negras logran mejorar la posición de sus peones y dar vida a su alfil de casillas negras, lo cual es la primera señal de que las blancas no encontraron un correcto plan en esta apertura. 21.J.f3 h4 22.ffh3 J.f6

282

ESTRATEGIA

En vista de la amenaza al peón de "e4", la torre no tiene tiempo para el retroceso; tampoco es de provecho para las blancas la continuación 23 .gxd6 füd6 24.Elxd6 Wfxb4. Por eso Ragozin provoca los cambios tenien­ do la esperanza de que pueda aprovecharse de la posición un poco insegura del rey negro. 23.e5 dxe5 24.gxd8+ J.xd8 25.J.xc6 bxc6 26.fxe5 Por el momento las piezas negras no están bien situadas del todo, pero el factor más importante es la debilidad del peón blanco de "e5 " . 2 6 . . . .ic7 27.ffd3 Defender a la vez los peones "e5" y "b4" es imposible. Por eso las blancas deciden ceder el peón central, pero luchar por la iniciativa. 27 . . . J.xe5 28.lli a4 V!!c 7 Era malo hacer 28 . . .Wfxb4 29.'1Md8+ @g7 30.\1Mg5+. 29.llic5 <bg7 30.lli xa6 Las blancas deciden devolver el peón, pero su caballo se quedará sin hacer nada y la iniciativa pasará al adversario. Puede ser que en este momento lo mejor sea buscar la salvación en el final (30.Wf d7). 30 V!!b 6 3 1 .c3 Wff2 32.llic5 Omitiendo una respuesta evidente. Pero, por ejemplo, 32.Wf d2 ya perdía en relación a 32 . . . Wfxd2 33 .Elxd2 fü8, lo que significa que no saldría sin pérdidas. 32 h3 33.f.rf3 Las blancas no pueden impedir pasar al final, y además con pérdida de un peón. 33 . . . hxg2+ 34Yífxg2+ V!!x g2+ 35.<bxg2 gxh2+ • • .

. • .

11:

1 942- 1 956


36.i>f3 B:h3+ Solamente para ganar tiempo. 37.©f2 gh2+ 38.©f3

Kan

Parecía que el peón "b2" estaba defendido indirectamente, porque en la captura seguirá "el tenedor" . No obstante . . . 38 . . . gxb2 ! Muy fino, y al mismo tiempo el camino más razonable hacia la victoria. Las negras obtienen tres peones por la calidad, y la cosa es solo cuestión de técnica. 39,ggl+ ©h6 Por supuesto, no 3 9 ... ©f8 40.tli d7+. 40.lLJ d3 ixc3 41.lLJxb2 ixb2 42.©e3 ic3 Es muy esencial la posibilidad de distraer la torre con la defensa del último peón. Ahora el rey negro entra en el juego. 43.gbl i>gS 44.©d3 ies Para contestar a 45.gc l con 45 . . . id6. 45.E:gl+ i>f6 46.©c4 f4 47.ggs El rey blanco no debe alejarse del centro, porque los peones negros pueden reprimir con facilidad a la torre solitaria. 47 . . . n 48.©d3 if4 49.gcs O 49.©e4 f2. 49 . . . es so.gxc6+ Por fin las blancas consiguieron ganar el peón "c", pero ¡ es demasiado tarde ! so @gs si.gc4 Amenazaba 5 1 . . . e4+ 51 . . .fS 52.gxf4 ©xf4 53.b5 e4+ Las blancas abandonan. La lucha de los peones pasados contra las piezas la he conse­ guido realizar también en una partida de entre­ namiento con Rabinovich (ver volumen nº 1 ) . . • .

-

Botvinnik

Partida de entrenamiento nº 6 Defensa Francesa Nikólina Gorá, 1 952 1 .e4 e6 2.d4 d5 3.lLJd2 lll f6 4.e5 lLJfd7 5.id3 El lector puede informarse sobre esta aper­ tura en los comentarios de la partida nº 205 , jugada poco tiempo después de este encuentro de entrenamiento. Añadimos que en aquel tiempo a mí me interesaba precisamente el de­ sarrollo de los acontecimientos en caso de 5 .id3 , con motivo de la continuación de la partida del 1 2º Campeonato de la URRS (Bot­ vinnik - Petrov, 1 940). 5 . . . es 6.c3 b6 7.lLJ e2 ia6 8.ixa6 lLJ xa6 9.0-0 lLJ c7 Petrov jugaba 9 . . . ie7, con un posterior . . . f5 , y a exf6, se vio obligado a tomar en "f6" con alfil (para no perder pieza después de 1 0 .'11M a4+). La idea de la jugada 9 . . . tli c7 consiste en tener la posibilidad de tomar en "f6" con caballo y desarrollar el alfil en la casilla "d6". Sin embargo, la jugada . . . f5 es posible solo en el caso de que las blancas jueguen f4; enton­ ces no solamente a las negras se les debilita la casilla "e5 " , sino también a las blancas "e4". Y, además de esto, la casilla "f4" será inac­ cesible para las piezas blancas. 10.f4 No es de extrañar mi decepción cuando To­ lush sutilmente valoró los pros y contras de la jugada f4 y se ha abstuvo de este avance. Es más, en otra situación un poco distinta (des­ pués de 9 . . . g6), Ragozin jugó I O. ttJ f3 , en la partida nº 6 de nuestro match ( 1 940). 10 . . . fS Peor es 1 0 . . . g6, por ejemplo: I I . ltJ f3 h5 1 2 .g3 , y las blancas pueden preparar el avance de peones en el flanco de rey (h3 y g4). 1 1.exf6 Si las blancas no comen al paso, surge una posición cerrada donde las posibilidades de las negras de un ataque exitoso de los peones en el flanco de dama ( . . . c4, . . . b5, . . . a5, etc.) son muy grandes (partida nº 205). 11 . . . lLJ xf6 12.lLJf3 id6

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

283


Las negras lograron realizar su plan de apertura, y las blancas deben tomar las me­ didas para defender el punto "e4 " . 13.lLig3 0-0 14.lLieS cxd4 1 5.cxd4 l2J e4! En esto radica la principal sutileza de toda idea de apertura de las negras. En caso de 1 6.lt:Jxe4 dxe4 1 7 .'.We2 ixe5 , obtienen la eter­ na casilla "d5" para su caballo, protegiéndose de cualquier imprevisto. Por esta razón era necesario hacer cambios previos en la casilla "d4 " . 1 6.lLig4 La retirada del caballo de "e5" no puede obstaculizar el plan de las negras, porque el cambio en "e4" es inevitable. 16 . . . 1.Wes 17.lLif2 Wg6 18.Wb3 gn 19.lLifxe4 Las blancas se ven obligadas a cambiar los caballos por la debilidad del peón de " f4", pe­ ro ya en una situación mucho peor que unas jugadas antes . 19 . . . dxe4 20.ie3 gaf8 Sería precipitado hacer 20 . . . lt:J dS debido a 2 1 .f5 . 2 1 .fS De esta manera las blancas reconquistan la casilla central "d5 " , pero todas las piezas ne­ gras ya están activamente situadas, y en la po­ sición de las blancas se han creado unas debi­ lidades sustanciales. 21 . . .Wg4 22.fxe6 lLi xe6 23.lLifS Dej ando pasar la respuesta del adversario.

23 . . . if4 ! Un golpe táctico que refuta la idea de las blancas. 24.lLig3

284

No se podía jugar 24.Wfxe6, debido a 24 . . . ixe3+ 25.©hl ©h8. 24 .. ,ixg3 25.hxg3 Wxg3 26.Wxe6 Wxe3+ 27.©h2 Wh6-t Forzando el paso al final de torres . A com­ plicaciones pocas claras llevaba la variante 27 . . . Wfxd4 28 .füd l '.Wcs 29.E:d7. 28.Wxh6 gxh6 29.gxtí gxtí 30.©g3 Después de los movimientos 30.El:e 1 !l:f2 3 1 .El:xe4 !l:xb2 (o 3 1 . . . ©f7), es poco probable que las blancas lleguen a salvar la partida. Pe­ ro ahora las negras penetran en la segunda ho­ rizontal. 30 . . . hS Este peón debe sacrificarse. No era tan difícil decidirse a hacer este sa­ crificio, porque los peones doblados "h" no son precisamente un adorno de la posición. En los finales de torres (como en otros también), la ventaja posicional tiene muchísima impor­ tancia. 31.gel h4+ 32.ci>xh4 gn 33.gxe4 ci>t7

En este momento las blancas incluso tienen un peón de ventaja, pero los suyos, en la se­ gunda horizontal, están atacados. 34.g3 Un poquito mejor era 34.d5 El:xb2 3 5 . El:a4 as 36.g4. 34 . . . gxb2 35.@gs Y en caso de 35 .a4 E:a2 3 6.d5 El:d2, las pér­ didas materiales para las blancas son inevita­ bles. 35 gxa2 36.dS gd2 37.ges as 38.©f4 a4 39.ge4 bS 40.©es a3 Las blancas abandonan. • . .

ESTRATEGIA l l : 1 942- 1 956


Kan - Botvinnik Partida de entrenamiento nº 7 Defensa Nimzoindia Nikólina Gorá, 1 952 1 .d4 lli f6 2.c4 e6 3.llic3 ib4 4.a3 ixc3+ 5.bxc3 c5 6.e3 llic6 7.id3 Con una pequeña diferencia en el orden de jugadas, se llegó a la misma posición que en la partida disputada anteriormente Botvinnik Keres (partida nº 1 96). 7 . . . b6 8.llie2 d6 9.e4 llid7 1 0.0-0 e5 1 1 .lli g3 Contra Keres jugué un poco flojo 1 l .'1Wa4, pero 1 1 .tli g3 la empleó Geller por primera vez en el mismo Campeonato en la partida con Lipnitsky. A la jugada 1 1 . . . g6, las blancas ob­ tienen ventaja con 1 2 . dxeS . Analizando esta posición llegué a la con­ clusión de que las negras deberían ganar el peón de "d4", ya que podrán parar el ataque relacionado con el salto tli f5 . La lucha, sin embargo, es de índole bastante complicada y era necesaria una comprobación de esta idea en una partida de entrenamiento.

1 1 . exd4 12.tt:irs %Yf6 1 3.f4 Al principio del análisis esta continuación me pareció más floja que 1 3 .g4, pues entonces después de 1 3 . . . ib7 1 4. f4 0-0-0 1 5 .gS '1Wg6 l 6.cxd4 cxd4 1 7 .e5 dxe5 1 8 . tli e7+ tlixe7 1 9.ixg6 lll x g6 20.fxeS lll dxe5 2 1 .c5 ! , las ne­ gras no tienen compensación suficiente por la dama sacrificada. No obstante, luego encontré la defensa 1 3 . . . :!'l:g8, después de la cual, se lle­ ga a lo mismo que en la partida. .•

13 . . . ib7 14.g4 ggs Única. Amenazaba 1 5 .gS Wlg6 1 6.tlixd4 cxd4 1 7.fS . 1 s.ga2 Con este ataque tan lento es dificil contar con el éxito. Más enérgico era 1 5 .g5. 1 5 . . . 0-0-0 16.cxd4 Esta jugada pretende activar el caballo ne­ gro de "d7", porque para él queda libre la ca­ silla "c5 " . Pero las blancas deberían tener en cuenta la posibilidad de la captura . . . dxc3. 16 . . . cxd4 1 7.gaf2 lll c5 18.ibl '1We6 Las blancas no se aprovecharon de la pe­ ligrosa posición de la dama adversaria, y con el avance g4 irremediablemente debilitaron su flanco de rey. En suma, las negras tienen un peón de más y una partida mej or. En caso de 1 9.tlixd4 tlixd4 20.'1Wxd4, dispondrían de una agradable elección entre 20 . . . W/xg4+, o 20 . . .ixe4 2 1 .fS '1We5 (poco claro es 20 . . . tlixe4 2 1 .:B:el tlixf2 22 .:B:xe6 tlih3+ 2 3 .�fl fx.e6). 1 9.gel ©b8 20.gS

Inmediatamente, esta jugada la utilizan las negras para abrir el juego en el flanco de rey. 20 . . . f6 21.gg2 fxgS 22.fxg5 A 22.:B:xgS podría seguir 22 . . . W/xc4. Las blancas querían proporcionar al alfil de dama la casilla "f4", pero esto no les trae ventajas reales, porque a "e5" va el caballo negro. 22 . . . lll e5 23.lll xd4 '1Wxc4 Con una amenaza evidente: 24 . . . W/xd4+. 24.gg3 ggf8 2S.ib2 g6 Es útil quitar la casilla "f5 " al caballo blan­ co. Las piezas negras dominan todo el tablero. 26.'1Wd2

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

285


Las blancas han quitado una de las defen­ sas de la casilla "fl ", lo que trae consigo la pérdida del peón central.

26 . . . lbxe4 27.i.xe4 ixe4 28.gc3 'i!!ti Y de nuevo la torre de "e l " no puede dejar la primera horizontal por el mate en "fl " . 29.'f!e3 i.b7 30.gdl gde8 La tentadora jugada 30 . . . i&d5 llevaba a la derrota por 3 l . lb c6+, pero las negras pronto se aprovechan de esta posibilidad. 3 1 .'f!g3 a6 32.h3 ©as

Petrosian - Botvinnik Partida de entrenamiento nº 8 Defensa Eslava · Vóronovo, 1 952 1 .d4 ébf6 2.c4 e6 3.lbf3 d5 4.lb c3 c6 5.cxd5 Incluso en la partida de entrenamiento, el j oven Petrosian demuestra su habitual cautela, evitando las complicaciones que surgen des­ pués de 5 .ig5 o 5 .e3 . Él me ofrece elegir entre las variantes de cambio del Gambito de Dama (5 . . . exd5) y de la Defensa Eslava (5 . . . cxd5). Las negras op­ tan por la segunda. 5 . . . cxd5 6.if4 lbc6 7.e3 lb h5 La idea de este salto de caballo se me ocurrió ante el tablero y es bastante dudosa si las blancas contestan 8 .ie5 ! Es extraño que tanto en esta partida, como en otras con Zitron ( 1 95 8) y Letelier ( 1 964), mis adversarios j u­ garan 8 .ig5 (expulsando a la dama a una po­ sición mejor) o 8.ig3 (ver la partida nº 1 54). 8.ig5 'flb6 9.a3 h6 to.ih4 gS l l .i.g3 lbxg3 12.hxg3 ig7 13.id3 Letelier jugaba 1 3 .l:l:c l , que era menos na­ tural. Ahora las negras retroceden con la dama solo para privar a las blancas de las posi­ bilidades de llevar con ganancia de tiempo su caballo a la casilla "c5 " , y al mismo tiempo preparando el avance del peón "h" . 13 'f!d8 14.lb h2 h5 15J:kl id7 1 6.lbb5 . • .

Ahora ya no es posible parar la amenaza 3 3 . . . i&d5 , porque la retirada del caballo "d4" traerá consigo 3 3 ... lbf3+. 33.gccl Wfd5 34.<i>h2 ébf3+ 35.lbxO ge2+ 36.©gl gxo Las blancas abandonan. La partida es típica del estilo de Ragozin. Y o estaba muy orgullo­ so del análisis de este sistema, hecho tan su­ tilmente, pero no pude conseguir emplearlo en la práctica. ¡ qué lástima!

286

ESTRATEGIA

16

©ts! Doce años después, la misma maniobra fue empleada en la partida con Letelier. . • .

II: 1 942- 1 956


La posición de las blancas no es fácil. No pueden jugar e4 porque debilitan el peón de "d4", y el enroque corto parece peligroso. . 17.lDfl g4 Bioqueando los peones blancos y restrin­ giendo sus piezas. Por cierto, este método también se empleó en la mencionada partida con Letelier. Reflexionando teóricamente, las blancas pueden colocar el caballo en la casilla "f4", pero prácticamente no llegan a hacerlo. 1 8.lü d2 e5 La jugada obligatoria, reforzando la activi­ dad de ambos alfiles negros, lo que se pondría de manifiesto en la variante 1 9 .dxeS ixe5, se­ guido de . . . a6 y 20 . . . d4. 1 9.'!Wb3 exd4 20.lüxd4 lD xd4 21 .exd4 '!We7+ 22.<i>dl En caso de 22. Wfl , la torre blanca se que­ daba fuera de juego, pero después de eliminar el peón de "d4", como ocurrió en la partida, el rey blanco se encuentra inseguro en el centro. 22 ixd4 23.gc7 Desde luego, no 23 .'!Wxb7 por 23 . . . ia4+, pues ahora a 23 ... ia4, sigue 24.'!Wxa4 Vlixc7 25 .Vlixd4, o 24.:gxe7 ixb3+ 25.llixb3 Wxe7 26.lLixd4. 23 ib6 24.gel YlYd6 25.gxb7 gh6! Con el rey situado en la casilla "f8", esta maniobra es típica. Amenaza 26 . . . ixf2 27.:!:l:fl :g[6_ Hacer enseguida 25 . . . ixf2 era peligroso por 26.:gfl ib6 27.llie4 ! Sin embargo, era posible 2 5 . . . ic6 26.llie4 V!id8 (27.Vlic3 :gh6). 26.ib5 ie6 El punto "f7" está defendido, pero "f2" está atacado. 27.f4 gxf3 28.lD xfJ :Bc8 29.lll e5 YlYc5 Se amenaza 30 . . . YlYc l + . 30.gxti+ <i>g8 3 1 .:80 YlYcl+ 32.<i>e2 gc2+ 33.<i>fl '!Wd2 Las blancas abandonan. A 34.ie2 (34.!!e2 !!e l +) sigue 34 . . . '!lYd4, y del jaque que lleva al mate en la casilla "g l " no hay escapatoria. Desde luego, en adelante no me atrevía a utilizar esta idea de la apertura (7 . . . llih5) con­ tra los adversarios más fuertes. . • .

• . .

Botvinnik - Flohr Partida de entrenamiento nº 9 Apertura Inglesa Zvenígorod, 1 952

1 .c4 lDf6 2.lüc3 es 3.lDf3 lü c6 4.d4 cxd4 s.lDxd4 d5 Hoy en día la preferencia la tiene la jugada 5 . . . e6, pero por aquel entonces no gozaba de buena fama. Flohr no pretendía ganar, y su­ ponía que la continuación 5 . . . d5 era suficiente para tablas. No obstante, la presente partida demuestra que las blancas pueden conseguir ventaja si no eluden las simplificaciones. 6.cxd5 lD xd5 7.lü xc6 bxc6 8.id2 ! Las negras no tienen ninguna compensa­ ción por los peones aislados en el flanco de dama. 8 e6 9.e4 lüb6 La Enciclopedia recomienda 9 . . . tt:l b4, lo que parece ser dudoso por 1 0.YlYa4. Por ejem­ plo, 10 . . . id7 ( 1 0 . . .1Wb6 l l .ie3) 1 l .a3 c5 12.ib5 lll d3+ l 3 .We2 tt:lxb2 1 4.ixd7+ Vlixd7 1 5 .Vlixd7+ <i>xd7 1 6.:ghb l lli c4 1 7.:gb7+, con clara ventaja. 1 0.ie3 Precisamente la ventaja de las blancas será sobre todo perceptible en el final. De paso impiden el desarrollo del alfil negro en la ca­ silla "c5 " . • • •

1 0 . . . '!Wxdl+ 1 1.<i>xdl En el final próximo los principales aconte­ cimientos se desarrollarán en el flanco de da-

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

287


ma. Naturalmente, el rey blanco estará mucho .mej or en la casilla "c2". 1 1 ... e5 12.<ii c 2 ie7 13.ie2 0-0 Un error típico : no se debe (a la vista del fi­ nal próximo) llevar el rey tan lejos del centro. Sería mejor 1 3 . f6, y la siguiente . . . 'it>t7. 14.ghdl ie6 Es necesario llevar al juego el alfil, pero ahora el alfil blanco en la casilla "a6" estará limitando el juego de las negras. 15.ia6 gab8 16.b3 füd8 1 7.gxd8+ ixd8 En caso de 1 7 . . . gxd8 1 8 .ib7, prácticamen­ te se forzaba a . . . c5, debilitando la posición. 18.ics ic7 19.gdl ic8 Las negras ya no podían aguantar más este alfil tan desagradable, pero el cambio de los alfiles entra en el plan de las blancas, porque después de ello se debilita la casilla "d7" y se aumenta la actividad del rey blanco. 20.ixc8 gxc8

El peón "a" está destinado a jugar un papel decisivo . 28 . . . h5 29.f3 1'k6 30.i::¡ d 7

. .

21 .b4! El siguiente avance de este peón permitirá a las blancas conquistar la casilla central "d5 " , a l a vez que activa s u rey. 2 t . . . r6 22.<ii b 3 ©n 23.bs No daba nada a las blancas 23 .ixb6 ixb6 24.1'!d7+ ítig6. 23 . . . id8 Una defensa de agudeza mental. Era malo 23 . . . cxb5 24.lll xb5 . 24.bxc6 gxc6 25.gxd8 gxc5 26.gb8 cii g 6 Ya que 26 .. Jk7 27.lll b 5 lll d7 28 .1'!a8 1'!b7 29.'it>b4 no es satisfactorio para las negras, es­ tán obligadas a ceder la séptima horizontal. 27.i::¡ b 7 tli c8 28.a4

288

ESTRATEGIA

30 ... a6 3 1 .tlid5 Amenaza 32.lll b4 (32 . . . E:b6 3 3 .a5). 3 1 . . . a5 32.h4 Una idea posicional empleada, por cierto, por Alekhine en nuestra partida (nº 93). Las negras llevarán su torre a la segunda hori­ zontal, y previamente las blancas quitan uno de sus peones de esta línea. 32. . . i::¡ a 6 33.c.!?c4 gc6+ 34.c.!?bs i::¡ c2 35.tlie3 El traspaso del caballo a la casilla "f5" es el camino más corto hacia la meta. 35 . . . gb2+ 36.©xa5 ©b7 37.tlif5

Las negras abandonan. A la pérdida del caballo lleva 37 . . . E:xg2, por 3 8 .E:c7. Es una de aquellas partidas de entrenamien­ to que me permitió recuperar mi "forma" an­ tes del campeonato de la URSS .

11: 1 942- 1 9 56


Botvinnik

-

Kan

Partida de entrenamiento nº l O Defensa Siciliana Nikólina Gorá, 1 9 5 3 ·

1.e4 c 5 2.lli f3 lD c6. 3.d4 cxd4 4.lD xd4 llif6 5.lli c3 d6 6.ie2 Hoy en día muchos especialistas conside­ ran el descubrimiento de Rauzer, 6 .ig5 , lo más fuerte. Aquí opto por el modesto 6.ie2, con el fin de comprobar en vísperas del match con Taimanov (por el título del Campeón de URSS), la variante de Boleslavsky, que a me­ nudo empleaba mi futuro adversario. 6 es 7.lli b3 ie7 8.0-0 0-0 9.if3 Con frecuencia las blancas utilizan otras jugadas como 9.ie3 ó 9.'i> h l , pero entonces no sacaban nada considerable de la apertura. 9 . . . lli as Una respuesta completamente posible. Con la introducción de las jugadas 9 . . . a6 1 0.a4, esta maniobra se encontró en la partida entre Smyslov - Jolmov ( 1 946), y permitió a las negras igualar las posibilidades. 10.lli xaS '!WxaS 1 1 .igS

Esta jugada puede suscitar dudas. Parecía que las negras lograban la igualdad por medio de 14 . . . d5 . Entonces podría seguir 1 5 .ixf6 dxe4 1 6.tt:lxe4 !'í:xd2 (pero no 1 6 . . . '!Wc7, por 1 7 .1Wg5) 1 7.tt:lxc5 gxf6, lo que no daba a las blancas ninguna ventaja. Pero si 1 5 .exd5 , entonces no se puede jugar 1 5 . . . tt:lxd5 por 1 6.tt:lxd5 ixg5 1 7 .Wi'xg5 ixd5 1 8 .'!Wxe5 , sino 1 5 . . .ixd5 , y si 1 6.ixf6, ixf3 . Y a pesar de todo esta variante es mej or pa­ ra las blancas después de 1 6 . tt:lxd5 tt:lxd5 l 7.ixd5 ixg5 (l 7 . . . !'í:xd5 1 8 .ixe7) 1 8.ixf7+ ii>xf7 l 9.1Wxg5 . 14 . . . h6

• . .

1 5.ixf6 En esto consiste la idea de l I .ig5 . Las blancas toman el caballo en la casilla "f6" solo cuando las negras pierden un tiempo en el avance . . . h6, debilitando con ello las casi­ llas blancas. 15 . . . ixf6 1 6.S:fdl Con una amenaza muy astuta que es muy dificil parar. 16 S:ac8 No daba nada a las negras 1 6 . . . �g5 l 7.Wi'e2 ( 1 7.Wi'e l ) 1 7 . . .ic4 1 8 .'l.We l . El avance . . . d5 está excluido, lo cual es muy importante. 1 7.ig4 ! Un eslabón integrante del plan de las blan­ cas. Ellas aspiran a que las negras se vean obligadas a cambiar los alfiles, o en el mo­ mento oportuno situar su caballo en la casilla "d5 " (sin el cambio de los alfiles). Las blan­ cas, desde luego, no van a cambiar en la casi­ lla "e6". • . .

En la partida mencionada, las blancas desarrollaban el alfil de dama por "e3 " . Del mismo modo transcurría el encuentro Pilnik Taimanov ( 1 952). La idea de l l .ig5 quedará clara más adelante. 1 1 . . . ie6 12.a3 '!Wcs Las blancas ya amenazaban jugar 1 3 .ixf6 �xf6 1 4.1Wxd6 füd8 1 5 .1Wb4. 13.h3 lUd8 14.'!Wd2

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

289


Ahora está claro por qué se jugó E: fd 1 : era . necesario impedir el avance . . . d5 . 17 @rs 1 8.We2 a6 1 9.WO gc6 20.h4 @e7 La posición tiene un carácter cerrado, y esto permite a las negras, sin ningún riesgo es­ pecial, acercar el rey al centro. Por ahora la jugada tli d5+ no es posible porque está ata­ cado el peón de "c2 " . Pero en el momento en que este peón esté defendido, el caballo por fin llegará a la casilla "d5 " . 21 .g3 b5 De otro modo las negras no pueden mani­ festar su actividad. 22.gacl Wc4 23JM3 b4 24.b3 Wc5 25.tt:) d5+ ixd5 26.gxd5 Wb6 27.axb4 Wxb4 28.We2 Con la amenaza 29. E: a l , a la que las negras se oponen en la medida de lo posible. 28 Wc3 29.Wdl gb8 30.ie2 En cuanto el alfil se traslade a la casilla "c4", el contrajuego de las negras por la línea "c" se eliminará, y las blancas podrán atacar sin dificultades el peón "a". Por esta razón las negras tienen prisa por avanzarlo. 30 . . . a5 3 1 .ic4 a4 32.gal E:b4 • . .

• . .

Botvinnik - Kan Partida de entrenamiento nº 1 1 · Defensa Nimzoindia Nikólina Gorá, 1 954 1.d4 tlif6 2.c4 e6 3.tlic3 ib4 4.tt:) f3 d5 Pasando a las variantes de la Defensa Ra­ gozin. 5.cxd5 exd5 6.ig5 h6 En una de las partidas de entrenamiento, Ragozin continuó 6 . . . Wfd6, lo que resultó ser poco afortunado. La jugada de la partida es más fuerte, pero en este caso las blancas tienen la posibilidad de tomar la iniciativa sacrificando un peón. Las jugadas 6 . . . '1Mi'd6 y 6 . . . h6 se encuentran en la práctica de torneos sin ningún logro especial para las negras. 7.ih4 g5 Entonces esta variante era poco conocida. Ahora la teoría recomienda la continuación 7 . . . c5 . Por ejemplo, 8 .e3 tli c6 9.ib5 (9.dxc5 g5 I O.i g3 tli e4) 9 . . . Wf a5 1 0. ixc6+ bxc6 1 l . ixf6 ixc3+ 1 2.bxc3 Wfxc3+ 1 3 . tli d2 gxf6 1 4. E: c l '1Mi'd3 , con complicaciones poco claras (Portisch - Fischer, 1 96 1 ). 8.ig3 tli e4 9.tlid2 En el año 1 954 esta continuación era toda­ vía secreta. Por lo visto, las negras tienen que aceptar el sacrificio de peón. En la partida Averbaj ( 1 957), las negras elu­ Borisenko dieron esto y obtuvieron un juego peor. 9 . . . tt:) xc3 1 0.bxc3 ixc3 1 1 .gcl ia5 No 1 l . . . ixd4, por 1 2 . Wf a4+ tli c6 1 3 . E: xc6. 12.h4! -

Hasta ahora el negro se defendía con inge­ nio, pero empieza a complicarse. Si 32 . . . axb3 3 3 . cxb3 , el blanco tiene un peón pasado y una más que evidente ventaja posicional. 33.gd3 Wb2 34.c3 gbxc4 Prefiriendo salvar el peón "a" a costa de la pérdida de calidad. 35.bxc4 a3 36.gbl Wa2 37.gb4 :Sa6 38.c5 El ataque al rey enseguida decide la lucha. 38 . . . dxc5 39.:Sd7+ Las negras abandonan.

290

ESTRATEGIA TI: 1 942- 1 956


De eso. se trata. Las negras están obligadas al avance . . . g4, después del cual su cadena de peones en el flanco de rey se debilita. · 12 g4 13.e3 l2J c6 M erecía dar preferencia a 1 3 . . . c6. 14 ..ib5 .id7 15.0-0 l2J e7 Lleva a una simplificación, pero de todos modos no da a las negras compensación por la peligrosa situación de su rey. 16 ..ixd7+ \!;Yxd7 1 7.l2Jb3 .ib6 1 8.a4 a5 No era mejor 1 8 . . . Wfxa4 1 9 . .ixc7 . 19.l2Jc5 .ixc5 20.:Bxc5 c6 21 . .ie5 :Bg8 22.\!;Yb3 Al principio las blancas provocaron la debi­ lidad del flanco de dama del adversario, y ahora desplazan su dama al flanco de rey. 22 . . Jfa6 23.:Bbl b6 24.\!;Yd3 \!;Ya7 25.:Bc2 :Bg6 Las negras no impiden la penetración de la dama en la casilla "h7 " . Una posibilidad es 25 . . . f5 . 26.h5 :Be6 27.\!;Yh7 <bd7 Sacrificando un peón, las negras intentan sacar su rey de la zona peligrosa, pero ahora sigue la ruptura en el centro. 28.Wxf7 Wa8 29.e4 . • .

29 . . . Wes Perdía rápidamente 29 . . . dxe4 30.d5 :!'! xe5 3 1 .dxc6+ <b c7 (a 3 1 . . . <b d8, 32. :!'! d l +) 32. Wff4 \!;Yh8 3 3 . :!'!b5 . 30.WeS 30.Wg7 dxe4 3 1 .d5 cxd5 32.:Bc7+ ©d8 33.gbcl gas 34 ..if6 g3 35 ..ixe7+ gxe7 36Jhe7 gxf2+ 37.©fl Wxe7 38.WgS+ Las negras abandonan a causa del inevita­ ble 38 . . . Wf e8 39. Wxd5+ <ti e7 40. :!'! c7+.

Kan - Botvinnik Partida de entrenamiento nº 1 2 Defensa Semieslava Nikólina Gorá, 1 954 1.d4 d5 2.c4 c6 3.llJt'3 liJ f6 4.l2J c3 e6 De la formación del triángulo c6, d5, e6 de las negras ya hemos hablado en los comen­ tarios a las partidas nº 2 1 1 y nº 2 1 5 . Aunque yo la he empleado en más de una ocasión, consideraba muy útil comprobarla una y otra vez durante la preparación para una compe­ tición importante. 5.e3 liJ bd7 La continuación 5 . . . a6, que se encuentra en la partida nº 1 88, no permite a las negras con­ seguir un juego satisfactorio. 6.Wc2 .id6 7 ..id2 0--0 8.0-0-0 c5

9.dxc5 En la primera partida de nuestro match de 1 95 3 , M. Taimanov j ugó 9.cxd5 (partida nº 2 1 5), lo que atrajo la crítica de los comen­ taristas. Los analíticos indicaban que por mediación de 9.dxc5 lt:J xc5 10 ..ie l , las blancas podrían crear una presión desagradable sobre el centro de las negras. Había decidido experimentar esta recomendación en esta partida de entrena­ miento. Es curioso que nadie se aprovechara de este consejo, e incluso la Enciclopedia no lo men­ ciona. 9 . . . l2J xc5 1 0 ..iel .id7 1 1.<bbl No se puede reprender a las blancas por no

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

29 1


aceptar el sacrificio del peón. La continuación 1 l .cxd5 exd5 1 2 . tll x d5 parece ser peligrosa. · Kan no se había atrevido a jugar esta variante, y quizá no sin razones . Pues ahora, a l obtener una tregua, las ne­ gras evitan las dificultades y logran un juego fácil. 1 1 . . .'11:V e7 12.lll d2 Esta vez las adquisiciones materiales eran claramente contraindicadas : 1 2 . cxd5 exd5 1 3 . tll xd5 lll xd5 1 4 . l':!:xd5 ic6, y a la retirada de la torre, 1 5 . . . i e4. Sin embargo, el plan de las blancas de lle­ var su alfil de casillas negras a "h4" es lento, a pesar de la igualdad. Puede ser preferible el cambio de peones en el centro. 12 . . . gacS 13.f3 .ih8 Las negras quieren jugar . . . dxc4, pero para ello es necesario que tras tll xc4 el alfil no quede atacado. Por esto, aunque su apariencia sea la de una jugada pasiva, 1 3 . . . ib8 en rea­ lidad sirve al ataque de las negras. 14.ih4 dxc4 15 ..ixc4 Ya no tenía sentido 1 5 . tll xc4, debido a 1 5 . . . b5. 15 . . . gfd8 1 6.e4

16

bS! Las negras pasan primero al ataque, aunque el cálculo profundo demostró que las blancas con una defensa precisa podrían mantener el equilibrio. 1 7.lll xbS ixbS 18.ixb5 lll cxe4 19.'11:Vx e4 Después de unas cuantas jugadas obligadas, las negras se encuentran con dos posibilida-

des, que analicé al realizar el avance 1 6 . . . b5 . Si 1 9 . . . tll xe4 20.ixe7 tll xd2+ 2 1 . © a l , enton­ ces la ventaja está más que probablemente del lado de las blancas. 19 . . . gxd2 20.gxd2 . Aún más fácil era 20. ixf6 l':!: xd l + 2 1 . f1. xd l '11:Vx f6 22.g3 . 20 . . . l/J xe4 2 1.ixe7 lll xd2+ 22.©al ieS Se había creado una amenaza poco peli­ grosa (23 . . . f1. c2), porque la casilla "c2" se pue­ de proteger (23 . i d3), y en el caso extremo, después de la invasión de la torre, hay defensa con i a3 . 23.gdl gS Una jugada muy útil; las negras eliminan totalmente la amenaza de mate por la octava horizontal. Y ahora, para una defensa exitosa era sufi­ ciente jugar 24.i d3 . Por ejemplo, 24 . . . tll c4 25 . ixc4 f1. xc4 26. © b 1 , llegando a un final aproximadamente igualado. Pero ¿cómo re­ chazar la ganancia de un peón, y además con ataque al caballo? 24.ixgS gc2 Las blancas han caído en la celada del ad­ versario . Ahora no pueden defender el peón de "b2" con el movimiento i a3 . Después de 2 5 .ixd2 f1.xb2, se crea una posición muy cu­ riosa (ver diagrama siguiente), donde pierden a pesar de tener una pieza de más .

. . •

292

A 26. i f4 f1. d2+ 27 . ixe5 f1.xdl + 28. �b2, que probablemente entraba en los planes de mi adversario, seguirá 28 . . . f1. d5 , y las negras quedarán con calidad. Por eso . . . Las blancas abandonan.

ESTRATEGIA ll: 1 942- 1 956


Botvinnik - Kan Partida de entrenamiento nº 1 3 Defensa Eslava Nikólina Gorá, 1 954 1 .d4 dS 2.c4 c6 3.lll c3 lll f6 4.ll.lf3 dxc4 S.a4 ifS Preparándome para match por el Cam­ peonato del Mundo con Smyslov, debía tener en cuenta su pasión por esta variante de la apertura Eslava. Con ello yo "desenterré" un sistema de SpielmalUl poco conocido. 6.e3 e6 7.ixc4 ib4 8.0-0 0-0 9.lll h4 Esta jugada hecha en la partida entre SpielmalUl y Van Stenis en 1 936 (y aún antes, en 1 920, Asztalos contra Tarrasch), la empleé tres meses después en la partida nº 12 del match (nº 22 1 ). Van Stenis continuaba con 9 . . . ig4, como jugó Kan en otra partida de en­ trenamiento, disputada unos días antes. Pero en este duelo, Kan prefirió retroceder el alfil a "g6 " . 9 . . . ig6 1 0.f3 En esto consiste la idea de Spielmann. 10 Wc7 1 1 .e4 :Sd8 Smyslov eligió otro plan: él dejó su torre de rey en la casilla "f8" y enseguida atacó el peón central por medio de 1 1 . . . e5 (en lugar de . . . "W c7 había jugado . . . lll bd7). El método, que empleó Kan, la presión de las piezas sobre el peón "d4", tampoco es malo. 12.'1Wb3 ias 13.ie3 ib6 Amenazando con el avance . . . e5 , por eso las blancas deben defender no solamente el peón de " d4", sino también el alfil de "e3 " . 14.lll e 2 lll bd7 1S.t2Jxg6 Aquí cometí el mismo error que en la par­ tida con Smyslov. No debí apresurarse con es­ te cambio. 1S . . . hxg6 1 6.:Sfdl lll f8 1 7.'1Wa3 aS Impidiendo el avance a5 . Ahora las blancas aprovechan de posibilidad de quitarse de en­ cima el peón atrasado de "b2". 18.b4 :Sd7 En caso de cambio en "b4", el blanco obte­ nía una presión peligrosa por la columna "b" . . • .

1 9.bS :Sad8 Las negras están de acuerdo en tener un peón débil en "c6", lo que se compensa con un aumento de la presión sobre el peón blanco de "d4". 20.bxc6 bxc6 2 1 .:Sd3 es 22.:Sadl Wa7 23.'1Wc3

Es impresionante la concentración de las fuerzas. ¡ El peón "d4" está atacado cinco ve­ ces, y las mismas veces está defendido ! 23 . . . lll es 24.<ii fl ll.l d6 2S.igl lll x c4 26'1Wxc4 exd4 Las blancas amenazaban con capturar el peón central de "e5 " . 27.ixd4 ixd4 28.lll x d4 Wc7 Las negras se quedaron con el peón débil de "c6", pero la actividad de su dama les da un contrajuego suficiente. 29.g3 :Sd6 La desagradable amenaza 30 . . . "W e7 obliga a las blancas a forzar el cambio de torres. 30.ll.l bS :Sxd3 3 1.:Sxd3 '1Wb8 32.:SxdS Wxd8 33.lll d4 Si 3 3 . "Wxc6, entonces 33 . . . "W d l + 34. <ii f2 "Wxa4. Las blancas no tienen posibilidades de reforzar la posición, y por esto tablas son ine­ vitables. 33 . . . '1Wd6 34.lll x c6 'IWdl+ 3S.<ii f2 o 3 5 . 'iti g2 "Wd2+ 36. c;t> h3 '1W d6. 3S Wd2+ 36.We2 Wc3 Tablas. Después de 37. lll e7+ c;t> hs 3 8 . c;t> g2 "Wb4, se recuperaba el equilibrio. . . •

PARTIDAS DE ENTRENAMIENTO

293


Resultados de torneos y matches

(1943-1956)

Año

Competición

+

1 943

Torneo de maestros, Sverdlovsk

7

7

11

3

1 943/4 23° Campeonato de Moscú

Puesto

I

1 944

1 3º Campeonato de la URSS, Moscú

11

1 945

1 4º Campeonato de URSS, Moscú Match radiofónico URSS - USA

14 2

1 946

Match radiofónico URSS - Gran Bretaña Torneo internacional, Groninga Match URSS - USA, Moscú

13 l

1 947

Torneo Internacional memorial Chigorin, Moscú

8

1 948

Match-torneo por el Cto. Mundial, La Haya-Moscú

10

2

8

I

1 95 1

Match por el Cto. Mundial con Bronstein, Moscú 1 9º Campeonato d e l a URSS, Moscú

5 6

5 3

14 8

V

Torneo Internacional memorial Maroczy, Budapest 20° Campeonato de la URSS, Moscú

7 9

2

8 9

1 953

Match con Taimanov, Moscú

2

1 954

Match por el Cto. Mundial con Smyslov, Moscú 1 1 ª Olimpiada, Amsterdam

7 6

7

10 5

1 955

22° Campeonato de la URSS, Moscú Match URSS - USA, Moscú

..., I

3

9 3

1 952

1 956 1 2ª Olimpiada, Moscú Torneo internacional en memoria de Alekhine, Moscú

294

ESTRATEGIA

11: 1 942- 1 9 5 6

6 5

2

3 4

3

I

3

6

III-IV I-11

3

7 6

lll-IV

I-11


,

Indice de aperturas

Las cifras se refieren al número de la partida Apertura Catalana Apertura de Los 3 Caballos Apertura de Los 4 Caballos Apertura Española Apertura Inglesa Apertura Reti Ataque Indio de Rey Defensa Escandinava Defensa Eslava Defensa Caro-Kann Defensa Francesa Defensa Grünfeld Defensa Holandesa Defensa India de Dama Defensa India de Rey Defensa Nimzoindia Defensa Semieslava Defensa Semi-Tarrasch Defensa Siciliana Gambito de Dama Gambito de Dama Aceptado Gambito de Rey

1 5 8-2 1 1 1 28 1 37- 1 82 1 29- 1 44- 1 47-244 1 5 1 - 1 75- 1 97-204-2 1 0-23 6-240-243-249-entr.nº9 1 25- 1 34- 1 40- 1 90-229-23 9-248 200-225-250 203 l 39- l 54- l 66-208-22 l -entr.nº8-entr.nº l 3 1 22 1 24- 1 3 5 - 1 3 6- 1 42- l 6 l - 1 62- 1 64- 1 65 - 1 80-205-2 1 7-227-228-233234-237-247-entr.nº6 1 46- 1 56- 1 67- 1 69- l 76- 1 89- 1 9 1 -20 1 -2 1 3-entr.nº4 1 57- 1 68- 1 73- 1 84- 1 85 - 1 86- 1 87- 1 98 1 3 8- 1 55 1 49- 1 99-209-2 1 2-224-226-23 1 -23 8-24 1 1 2 1 - 1 33 - 1 50- 1 72 - 1 77- 1 92- 1 93 - 1 95- 1 96-2 1 6-2 1 8-232-246entr.nº7-entr.nº l 1 1 26- 1 3 0- 1 43 - 1 53- 1 74- 1 78- 1 88- 1 94-2 1 5-220-230-235-entr.nºl ­ entr.nº2-entr.nº12 13 1 1 23 - 1 27- 1 45- 1 59- 1 70- 1 7 1 - 1 79- 1 83-2 1 4-222-223-242-245entr.nº5-entr.nºl O 1 48- 1 52- 1 63- 1 8 1 -202-207 1 32- 1 4 1 - 1 60-2 1 9 206-entr.n°3

ÍNDICE DE APERTURAS

295


Profile for rafael almeida

Mikhail botvinnik estrategia ii (1942 1956), 2010 ocr, 297p  

Mikhail botvinnik estrategia ii (1942 1956), 2010 ocr, 297p  

Advertisement