Page 1

Nervazón

malestar, creatividad y terapéutica

http://www.youtube.com/playlist?list=PLOFe5QAN6xcw9iTT5o AwPzRefwL4LLKG2

“Sé que si no hubiera descubierto el arte, habría sido una criminal. Theodore Adorno ha dicho: Todas las obras de arte son crímenes no cometidos. Mi arte proviene de la rabia y del desplazamiento” - Ana Mendieta La constelación de prácticas que pueden formar lo que Ann Cvetkovich llama “la utopía del hábito ordinario” es amplia. La frase refiere la posibilidad cotidiana de una terapéutica que reemplace las “soluciones mágicas” como pastillas, etc. La autora señala el potencial del crafting como una práctica creativa de sanación. El término craft se puede traducir de alguna forma como manualidad y artesanía, que es ya muy sugerente por sus reverberaciones. Artes menores y prácticas. Junto al ejercicio, la meditación y caminar, las prácticas creativas han mostrado su potencial sanador y transformador, a nivel personal y colectivo.

Colocando las entrañas en la creación Fértil, podrido y nutritivo

“Reconcíliate contigo, ponte frente al espejo y piensa que esa criatura que estás viendo es obra de Dios; y decide ahora mismo ser feliz porque la felicidad es una adquisición ... No estás deprimido, estás desocupado.…¡A vivir se ha dicho! Y ¡Menos quejas! ¿No crees?” (Facundo Cabral)

“Entonces, para la persona con dolor, tan indiscutible e innegociablemente presente es que «tener dolor» puede llegar a ser pensado como el ejemplo más vibrante de lo que es «tener certeza», mientras que para la otra persona es tan esquivo que «escuchar sobre el dolor» puede existir como el modelo primario de lo que «tener dudas» es. Así, el dolor viene incompartible en medio de nosotrxs, a la vez como lo que no se puede negar y como aquello que no puede ser confirmado.” (Elaine Scarry) ...atisbar alternativas terapéuticas/reparativas y sondear posibilidades creativas/artisticas en relación a vivir con algunas experiencias ubicadas entre sentirse mal y estar bajoneado crónicamente.

20

Por otra parte, José Muñoz presenta el manejo de sentimientos feos en el trabajo de la performer Nao Bustamante como una forma que puede llamarse reparativa, dado que “la negatividad no es simplemente limpiada pero es vista como constitutiva de la subjetividad”. Lo que ha llamado "el/ la artista de la vulnerabilidad" hace proliferar lo desmesurado, insuficiente o erróneo de los sentimientos. Hacer esto de forma exhibicionista, dice, implica aturdir la separación público/privado y también la noción de “manejo adecuado” de los sentimientos.

En ocasiones se nos ha pedido restringir las manifestaciones de malestar, sea la necesidad de un descanso laboral o de lágrimas calificadas de inapropiadas, causadas por cosas que no valen la pena. Tendríamos que mantener en tensión la posibilidad de sincerarnos sobre lo que nos inunda con la desagradable realidad del estar acostumbradxs a dar pena, ser incomprendidas o que nos digan que nos desahuevemos. Renegar del autojuzgamiento permite abolir la utópica pero dañina noción de un desempeño máximo e invulnerable y de un bienestar sin manchas. Esto es un trabajo de grupo, de colectivo.

21


“Es el compromiso de vivir con una cierta vulnerabilidad hacia lxs otrxs y una susceptibilidad a ser heridx que en realidad da significado a nuestras vidas individuales. Y creo que esta forma de ver las cosas es un lugar más dificil al cual ir. Unx no puede simplemente hacerlo solx. Pienso que debe de institucionalizarse. Necesita ser parte de un ethos comunitario.” (Butler 2003) La herida no siente solamente el dolor. Siente el pétalo de la flor en todo su aroma. Lo que les parece irreparabilidad involucra plazos (todavía no sana?), temporalidades fantasmagóricas y presencias obsesivas, en suma: intensidades. La llaga sonríe.

“¿Quien puede ser capaz de señalar los límites que median entre lo heroico y el hielo de la gran tristeza? Con una música de estas puede el hombre llorar hasta consumirse, hasta desaparecer, pero podría igualmente luchar contra una legión de cóndores y de leones o contra los monstruos que se dice habitan en el fondo de los lagos de altura y en las faldas llenas de sombras de las montañas” . (José María Arguedas) “Sus palabras son como el fuego. Queman y destruyen. Es, sin embargo, solo quemando que iluminan. Destruir y salvar, entonces, son aquí un mismo proceso. No dos procesos puestos en oposición o en conflicto.” (Trinh Minh-Ha)

Una receptividad particular, que deviene en reacciones inapropiadas, de por sí no tiene valor positivo o negativo, es solo una diferencia (aguda?). Exposición nerviosa, compulsiva danza capilar ante erosiones… La sensación de miedo y urgencia. Parálisis o confrontación. Los dos lados de la misma mano, muy distintos pero parte de lo mismo. Parálisis y confrontación, redefiniendo lo que cuenta como silencio y pasividad, fortaleza y exaltación, nerviosa erupción -es un evento físico.

22

La exposición de los nervios, más que estigmatizar en sus derivas paranoides y en susceptibilidad “exagerada”, puede significar un cambio de dirección o una aceleración de la nada. Irracionales. No es una causalidad mística, diálogos que no se manifiestan en la superficie para lxs no-atentxs, quizás. Urgencia de pronto. Suero, costra, queloide, sangre. El proceso y la marca como una creación indivisible, enuncian la capacidad creadora del dolor, delinean lo indecible. La materialización de lo que se llama un grito silencioso. La dificultad de expresar el dolor, sea físico y/o mental, se ve encarada con la externalización del suero, goteante, en la acera.

La procesión va por dentro, pero la multitud de caballos galopantes se observa en tu iris. La herida sanó queloide, o se mantuvo llaga húmeda. Ocasiona preguntas al ser vistas u olidas… Él sintió geografías cuando me acariciaba en la oscuridad -miró estigmas bajo la luz del hostal, manifestaciones de historia corporeizada y resiliencia.

Excretar durante la sanación no es un acto de purga, es un acto de elocución. Disemina la indefinibilidad de lo experimentado, acarrea con-tacto. Prolifera contacto. Contamina con la posibilidad de cambio. Reclama una respuesta, violenta o comprensiva, tiernamente dolorosa… es este su sentido.

“coloco ambas manos sobre la herida pero después de todos estos años todavía sangra sin darme cuenta de que para sanar deben de haber heridas para reparar, debe haber daño para la luz debe de existir la oscuridad”. (Gloria Anzaldúa)

23


“Es una señal de que nos permitiremos nuestra profunda pena, nuestra esperanza maníaca, nuestra feroz ansiedad, nuestra ira imperfecta. Estas serán nuestra realimentación al sistema. Nos reservamos el derecho de buscar alivio de tanto nuestros síntomas más preocupantes como de las normas más punitivas de la sociedad. La enfermedad corre profundamente; sin locura, no hay esperanza de una cura”. (Deep madness, manic hope: A movement for liberty, and the pursuit of madness.” citado en Lewis 2006) Nos hemos obligado a reconocer en estos nervios dulzura. En la angustia, la posibilidad de cambio. Quizás me he truncado tanto, tantísimo me he ahogado. Pero… la sensación física ante emociones que brotan, ante cosas igual de sutiles...me embargan. Revalorar una posición de vulnerabilidad, con la memoria de sufrimiento, no es algo que deba de hacerse fácilmente. Pero existe una receptividad especial acá. Inundación fragante, sobrellevadas… Elijo/elegimos creer esto.

Bibliografía: Arguedas, José María 1958 Los Ríos Profundos Anzaldúa, Gloria 2009 The Gloria Anzaldúa Reader Butler, Judith 2003 entrevista por Jill Stauffer http://www.believermag.com/issues/200305/?read=interview_butler Cvetkovich, Ann 2012 Depression, a public feeling Lewis, Bradley 2006 A Mad Fight: Psychiatry and Disability Activism en The Disability Studies Reader, Segunda edicion Muñoz, José Esteban 2006 “The Vulnerability Artist: Nao Bustamante and the Sad Beauty of Reparation.” Women & Performance: a journal of feminist theory, volume 16, issue 2 Scarry, Elaine 1987 The Body in Pain Trinh, Minh-Ha 1991 When the Moon Waxes Red: Representation, Gender and Cultural Politics

24

25

Nervazón  
Nervazón  
Advertisement