Page 1


EDITORIAL

DIRECTORIO Dr. Juan Eulogio Guerra Liera Rector

A

la sospechosa sincronización de sucesos delictivos de alto impacto que han generado la percepción social de vacío de autoridad y de aparente conspiración para desestabilizar el estado, se suma el asalto de policías municipales a Ciudad Universitaria, en un hecho reprobable que genera muchas suspicacias. Cunden los recelos por la probabilidad y posibilidad, enmarcada en la falta de respeto, de que la barbarie policial, la fuerza bruta, se ejerza contra la comunidad universitaria. Agentes de la policía municipal allanaron el recinto universitario, desafiando y correteando a jóvenes que celebraban el Día del Estudiante, estando a un paso de desencadenar acciones de otra naturaleza. Puntualmente, el rector Juan Eulogio Guerra Liera, a través de los micrófonos de Radio UAS, calificó la acción policial como un agravio y un atentado a la autonomía de universitaria bajo el pretexto de actuar con prontitud en un evento estudiantil, donde no había delincuentes, sino jóvenes que cortejaban con sus encuentros y desencuentros. “Manifestamos nuestro interés de que esto no se repita, ya que en clara violación a nuestra autonomía, la comunidad universitaria fue agraviada de una manera tan irresponsable y superflua de poder ingresar e ir más allá (…)”, precisó el rector. El asalto policial se desarrolló en un escenario municipal y estatal de intranquilidad social, en el marco de una especie de agenda delictiva que alienta la hipótesis de una serie de acciones criminales para desestabilidad el estado. La presencia policial generó una serie de preguntas en torno a las verdaderas intenciones de la incursión armada al interior de la UAS, configurándose la tesis de si hay o no interés de incluir a la universidad en el clima de miedo y angustia en el que viven la mayoría de los sinaloenses. La Universidad está inmersa en sus propósitos de ser una promotora de la cultura y en todos los foros condena a la ola de violencia que afecta a toda la población. La UAS es sensible ante la ola criminal que afecta a toda la población, desde médicos, abogados, profesores, hombres y mujeres, ciudadanos en general, y que recientemente afectó también al gremio periodístico. La agresión del Día del Estudiante es un contrasentido y una aberración, porque se dio precisamente cuando los agentes policiacos deberían de estar vigilando, patrullando las calles, colonias del municipio de Culiacán. No se concibe pues una irrupción policiaca en Ciudad Universitaria cuando los cuerpos de seguridad han sido incapaces para frenar la violencia y la escalada criminal. No se comprende y admite una acción policial en un recinto del saber y del conocimiento.

M.C. Jesús Madueña Molina Secretario General

M.C. Wilfrido Ibarra Escobar Director General de Radio UAS

Daniel Picos Soto Coordinador de Fonoteca

Eduardo Sánchez Valenzuela Coordinador General de Transmisiones

Renato Aldapa Galindo Coordinador de Controles Remotos

Angelo Sinué Pérez Morales Coordinador de Producción

Omar Guerrero Machado Coordinador de Sistemas

Abel Botello Soto Coordinador de Desarrollo Web

Alethia Pérez Morales Diseño y Digitalización

Radio Uas Fotografía

Grupo Dual Diseño Editorial

Álvaro Aragón Ayala Brenda Rodríguez Coordinadores de Edición Impresa

Abraham Gacía Ibarra Asesor

Jenaro Villamil Responsable en México, D.F

Colaboradores: Eduardo Sánchez Encinas, Modesto Aguilar Alvarado, Jorge Luis Telles, Juan Manuel Pineda, Jorge Walterio Medina, Jorge Aragón Campos, Carlos Ramírez Hernández, Guillermo Fárber, Marcial Pompa Guillén, Lidia Argüello Espinoza, Guillermo Gastélum, Pablo Carrillo Veyna, Dalia Magaña Ordorica, María Julia Hidalgo López y Rigoberto Rodríguez.

3


Universidad ¿sin juventud?

4

Wilfrido Ibarra Escobar

¡

Qué mentalidad tan retrógrada! No puedo definirla de otro modo, no cuando la propia invasión de la policía municipal en Ciudad Universitaria siembra la sospecha de la intentona de la barbarie contra la juventud estudiosa de Sinaloa. ¿De qué se ocupan los universitarios el Día del Estudiante? No en la perpetración de ilícitos, por supuesto. Entonces ¿Qué fue lo que realmente motivó el asalto de la UAS por parte de las fuerzas policiacas de Culiacán ese día tan especial para el alumnado? El Día del Estudiante es día de lluvia y terremoto juvenil. Oportunidad del respiro. Del arguende. Del tropel de allá para acá y de acá para allá. Es la ocasión para retirarse del trámite. De la asistencia cotidiana. El Día del Estudiante se súper estimula el dinamismo juvenil. La muchachada mira la existencia para desocultarla, para arrancarle sus misterios, para reparar en su insondabilidad, para reflexionar briosamente sobre su sentido, arrancándole gritos al encuentro y desencuentro. ¿Por qué enviar entonces a la policía a romper la armonía del Día del Estudiante? Después de la agresión a la universidad, un alumno de Filosofía se acercó a mí, en las oficinas de Radio UAS, sí, para reconocer la enjundia de los estudiantes, la festividad, que a su juicio, fue arrolladora. Traía consigo el libro El Crepúsculo de los ídolos, también conocido como el ocaso de los ídolos (Friedrich Nietzsche en 1887). Me explicó que el Día del Estudiante la muchachada hace una crítica a la filosofía, a la moral y a la propia ciencia y “como en el libro El Crepúsculo de los ídolos la raza” -añadió- “se manifiesta contra los valores decadentes de la esclavitud y las consecuencias que esto conlleva en la filosofía y en la ciencia”. ¡Quedé sorprendido! No. No es un acto de desorden el festejo del Día del Estudiante ¡Es todo un ritual! Me dijo que en la obra de Nietzsche el tema principal es el pensamiento filosófico en contraposición al pensamiento que gobierna en otros estados de la época. Critica la moral, la esclavitud y analiza cómo ha llegado a terminar el mundo en lo que es ahora. Y me ofreció las principales frases de El Crepúsculo de los ídolos 1.- Se debe vivir de modo que se tenga, en el momento oportuno, la voluntad de morir. 2.-Para vivir hay que ser un animal o un dios -dice Aristóteles-. Falta el tercer caso: hay que ser lo uno y lo

otro; esto es, un “filósofo”. 3.- Hay que inculcar en los alumnos el arte de aprender a pensar. 4.-Luchar contra los instintos es la fórmula de la decadencia, mientras que, en la vida ascendente, felicidad e instinto son idénticos. 5.- Hay que colocarse más allá del bien y del mal 6.-El hombre odia lo feo por el rebajamiento de su tipo. Lo odia en lo íntimo de su más profundo instinto de la especie De ahí, con la orientación del estudiante de Filosofía reflexione sobre el modelo de juventud de nuestra universidad. Es una muchachada dinámica, briosa, que se contradice totalmente con el paternalismo y asistencialismo, y de toda forma que no reconozca su capacidad para resolver sus problemas, para elaborar propuestas. Es el Día del Estudiante en el que los nos ofrecen una lectura de su fuerza, y de que se capacitan, estudian, para ir en la búsqueda-participación de una sociedad más democrática, participativa, incluyente, solidaria, justa y fraterna. El Día del Estudiante los alumnos de toda la Universidad nos mandan señales de su capacidad y posibilidad de construir sueños y utopías; de su capacidad para cuestionar modelos establecidos y que no funcionan; de la posibilidad de proponer nuevas cosas, distintas y bastante analíticas. De su alegría, el optimismo y la vitalidad que ellos aportan en sus tareas. De la posibilidad de tener mente abierta y tolerante para respetar lo diferente y hasta ambiguo quizás. De esa reserva moral que habita en los jóvenes. De la posibilidad que tienen de crear nuevos modelos superando lo que los adultos no hicieron bien o dejaron de hacer. Desgraciadamente el Día del Estudiante fue interrumpido por hordas policiacas que violentaron la autonomía de la universidad…


Férrea defensa de la uas E

l Día del Estudiante agentes de la policía municipal, omisos, ausentes ante la escalada de asesinatos, “levantones”, desaparecidos y fosas clandestinas, que han convertido a Culiacán en un infierno, tomaron por asalto los corredores de las facultades y escuelas de Ciudad Universitaria. La presencia policial provocó primero incertidumbre, y luego de indignación entre toda la comunidad universitaria. Intranquilidad porque la acción policial resultó de una orden de un gobierno municipal emanado de las catacumbas del PRI y rabia porque se violó flagrantemente la autonomía universitaria en la dinámica de un festejo estudiantil brioso, con la enjundia propia de la muchachada. Tres realidades: 1.- Mandos militares tomaron la dirección de la Policía Municipal de Culiacán.   2.- Los universitarios no se sienten seguros en las calles. De hecho a ninguna persona la policía le garantiza su seguridad personal en el municipio de Culiacán. 3.- La tentativa del PRI siempre ha sido crear confusión y miedo al interior de la UAS y convertir a la institución en “cabeza de playa” con propósitos político-electorales. Las historias no deben repetirse. Valga entonces recordar sucesos trágicos. El 1 de agosto de 1968 el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, lideró una marcha pacífica compuesta por más de 50 mil personas ante las reiteradas violaciones de

la autonomía universitaria y de las acciones represivas del gobierno. El 27 de agosto de 1968, más de 200 mil estudiantes marchaban por el centro de Ciudad de México, y se instalaron en el Zócalo, una plaza central del Distrito Federal. Al día siguiente, la policía local los reprimió. Las movilizaciones se sucedieron, y en Septiembre, el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz mandó al ejército ocupar el Campus Universitario produciendo decenas de heridos entre los estudiantes. Ya, en esa represión, se habló de que hubo  decenas de muertos, y que la policía los había incinerado para ocultar las pruebas al mundo. Aun así, las protestas continuaban a ritmo creciente. El 2 de Octubre de 1968, en la Plaza de Tlatelolco o de las Tres Culturas se congregaron casi 50 mil estudiantes, cayendo en una emboscada, pues de todas las calles convergentes aparecieron las fuerzas del ejército, rodeando la plaza. Se disparó una bengala… y la matanza comenzó. Los soldados empezaron a disparar indiscriminadamente contra los allí presentes, mientras los estudiantes huían aterrorizados. Casi 400 estudiantes murieron aquel día, y más de mil resultaron heridos de gravedad. Se quemaron gran parte de los cadáveres y los heridos fueron llevados a hospitales militares para ocultar la verdad. Ya de noche, los bomberos y la policía se encargaron, con chorros de agua a presión, de lavar todas las huellas del magnicidio en aquella plaza. Que no se repita la historia. Vale así el recordatorio ¿Cuál fue el despropósito entonces de mandar a la policía municipal a tomar por asalto los corredores de las

5


6

facultades y escuelas de Ciudad Universitaria? Los universitarios no participaban en ningún mitin, ni afuera ni adentro del campus. Tampoco cometían ningún delito; si acaso liberaban ese espíritu decidido, acometedor, que caracteriza a la juventud. Oportuna entonces la posición del rector Juan Eulogio Guerra Liera quien consideró el asalto policial a la UAS como “una clara provocación, una irresponsabilidad de las instancias y una falta de respeto a la Universidad; es una clara violación a la normatividad y a una institución que no tiene delincuentes al interior sino están los hijos de las familias sinaloenses”. Enfatizó que de manera innecesaria se puso en riesgo a la comunidad universitaria violentando la normatividad y sin ninguna justificación legal para haber incursionado, por lo que pidió respeto y el desagravio de parte del alcalde de Culiacán, Jesús Valdez Palazuelos. “Consideramos nosotros que lo que se presentó en parte de Ciudad Universitaria y que nos hizo suspender las clases (ese día) estaba dentro del ámbito institucional y había manera, como lo hicimos en un momento poder controlar esta situación; el ingresar las fuerzas policiacas como lo hicieron pusieron en riesgo la integridad de las mismas fuerzas y fue una clara provocación ante jóvenes que se estaban divirtiendo; entraron a los corredores en moto los policías en una clara provocación e irresponsabilidad que pudo haber provocado un daño mayor”, expresó. Bien. La autonomía universitaria comprende y articula varios aspectos como: El jurídico. Considera a la universidad como un organismo con plena personalidad jurídica y descentralizado del Estado, por lo que éste no debe tener injerencia en sus actividades sustantivas. Tiene la capacidad de generar las disposiciones legales que la rigen, respetando el orden normativo del país. Las reglas internas tienen el propósito de salvaguardar la libertad de cátedra e investigación, así como garantizar la participación responsable y respetuosa de los universitarios en los asuntos que a la institución competen y a los que afectan al país. El académico. Tiene que ver con la libre elección de campos y temas de investigación, así como a los contenidos de la enseñanza, selección de teorías y metodologías para la indagación y la docencia; además de establecer los planes y programas de estudio, curriculares y extracurriculares, otorgar títulos, diplomas y reconocimientos, entre otros. El orden jurídico establece un sentido de lo académico al indicar la atención, el estudio y la búsqueda de solución a los problemas nacionales.

El administrativo o de gobierno. Considera la libertad para definir su régimen interno, establecer sus propios estatutos y normatividad, adoptar la organización que más le convenga, crear sus órganos de gobierno y nombrar a sus autoridades; asimismo, señalar reglas de admisión de estudiantes y selección de personal académico y contrataciones. Procura diseñar los medios adecuados para utilizar los recursos económicos a los fines sustantivos, atendiendo puntualmente los criterios de transparencia y rendición de cuentas. El financiero. Busca asegurar la garantía de contar con los recursos suficientes para el desarrollo de sus funciones sustantivas, libertad para aprobar y administrar el presupuesto y atender la obligación de rendir cuentas públicas sobre el financiamiento que se le otorga y el obtenido de esfuerzos institucionales. La universidad provee bienes públicos a la sociedad y no persigue fines de lucro, de allí la responsabilidad del Estado de proporcionarle los recursos necesarios para el cumplimiento de sus funciones sustantivas. La conquista de la autonomía universitaria fue la cristalización de una corriente de pensamiento que demandaba la independencia de la universidad de los poderes del Estado para organizar la enseñanza, la investigación y la difusión de la cultura, con libertad y espíritu crítico, sin tener más límites que el rigor analítico y racional. Cabe aclarar que ante la acción policial la férrea defensa de la autonomía universitaria de parte del rector Juan Eulogio Guerra Liera y los miembros del Consejo Universitario busca salvaguardar la integridad física de los alumnos, maestros, administrativos y personal directivo al interior de la universidad. No se concibe, jamás se permitirá, la presencia policial en el campus de la universidad, menos aun cuando el cuerpo armado, encargado de la prevención del delito y la vigilancia de la ciudad, no ha demostrado ni capacidad ni valor para salvaguardar la vida y el patrimonio de las familias del municipio de Culiacán. Menos aun cuando la figura policial inspira miedo y rechazo, no respeto ni tranquilidad social. No está por demás advertir que no son pocos los universitarios que ubican al ayuntamiento de Culiacán como el centro de una asonada contra la UAS, el lugar de reencuentro de falsos izquierdistas con priistas. De ser así, el asalto policial a la universidad sería parte de una siniestra estrategia de desestabilización en la que el alcalde Jesús Valdez habría de tener una ingerencia directa (Ruta México).


Alto a la violación de la autonomía universitaria Ante la irrupción de elementos policiacos en los corredores de las escuelas y facultades de Ciudad Universitaria durante los festejos del Día del Estudiante, el Rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), doctor Juan Eulogio Guerra Liera, elevó su vos en defensa de la autonomía universitaria y de la integridad física de los alumnos. La invasión policial fue considerada como una clara provocación, una irresponsabilidad de las instancias y una falta de respeto a la Universidad, en cuyo interior convergen, no delincuentes, sino los hijos de las familias sinaloenses que acuden a prepararse para enfrentar con  las armas del conocimiento el presente y el futuro.

E

n ningún momento las autoridades de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) autorizaron el ingreso de elementos de la Policía Municipal a las instalaciones de Ciudad Universitaria durante los festejos del Día del Estudiante, nunca se coordinaron con la institución y fue decisión que ellos asumieron violentando la autonomía de la Casa Rosalina, expresó el Rector, doctor Juan Eulogio Guerra Liera. A través de los micrófonos de Radio UAS, en el Programa Los Columnistas, el Rector manifestó que la Universidad recibe la disculpa del Presidente Municipal de Culiacán, licenciado Jesús Valdés Palazuelos, reconociendo la intromisión de los municipales a CU, pero consideró que no es un asunto de disculpa personal y que es necesario reunirse para dejar en claro el protocolo y evitar que este agravio suceda, además de buscar mecanismos para trabajar por objetivos comunes. “Absolutamente no hubo ninguna autorización para que ingresaran y esto que quede claro, no es que nos neguemos a coordinarnos con las diferentes instancias policiacas, lo hemos estado haciendo en los diferentes programas que tenemos, pero sí fue una clara violación a la autonomía al ingresar bajo el pretexto de responder con prontitud, pero además ingresaron con motos paseándose a alta velocidad al interior de las escuelas donde no había delincuentes, había jóvenes festejando su día en medio de la euforia y que se pudo provocar un trastorno mayor”, dijo. Expuso que todos los años con motivo del Día del Estudiante en CU se llevan a cabo festejos controlados, se realizan jornadas académicas, deportivas y culturales, a nivel estado el reporte fue una celebración adecuada, de respeto y de convivencia, sin embargo el pasado miércoles por la mañana se dio un exceso por parte de los estudiantes que la institución no minimiza y que por el ingreso de policías es que se da el reclamo de la institución. “Manifestamos nuestro interés de que esto no se repita, ya que en clara violación a nuestra autonomía, la comunidad universitaria fue agraviada de una manera tan

irresponsable y superflua de poder ingresar e ir más allá (…) la Universidad elevó a través de su Rector y las autoridades centrales la protesta y pidió el desagravio hacia la institución que no es una solicitud de disculpa personal, sino de garantizar los mecanismos para trabajar por los objetivos comunes: seguridad, el bienestar y sobre todo trabajar por una cultura de la paz”, opinó. Enfatizó que el argumento de la supuesta premura con la que actuaron no está por encima de la autonomía y la Ley Orgánica de la Universidad. “Hoy el reclamo es un alto a la violación de la autonomía universitaria, ninguna autoridad puede resguardarse bajo su nombramiento, bajo una aparente buena intención de ir a solucionar un problema que nadie los llamó a que lo hicieran, estaban dentro de los límites de la seguridad universitaria y que irrumpen alterando aún más el orden”, externó. Agregó que la Universidad no pidió la intervención de la fuerza pública para detener a los estudiantes ni para encarcelarlos, mucho menos para reprimirlos, por eso se considera una ofensa contra la institución y reiteró que ya se giraron instrucciones al interior de la Universidad para que se hagan las indagaciones y se sancione a los jóvenes conforme lo marca la normatividad y que el daño patrimonial sea reparado, se irá dijo, hasta las últimas consecuencias contra los que realizaron estos actos.

7


8

La confianza social Leonel Solís (Los Columnistas)

L

a Universidad Autónoma de Sinaloa cumplió 144 años de alta educación humanista y de valores. Los frutos de los últimos 4 años se sintetizan en la confianza social por la gobernabilidad interna, en su participación en la vida pública y su aporte a una cultura de la paz. Con un liderazgo colectivo que representa el rector Juan Eulogio Guerra Liera, la UAS pudo superar los ataques de diferentes frentes y de  diferentes enemigos, que en algunos momentos parecieron unidos para desestabilizar la agenda de comunión y comunicación que se estableció

con el pueblo de Sinaloa. Violencia y amenazas de violencia al interior de los campus universitarios. Entradas abruptas a las aulas por aspirantes a puestos de elección popular, con propaganda propia, para generar enojo social. Universitarios interesados en enfrentar a los rosalinos con instituciones de gobierno. Demandas jurídicas individuales por deshacer un fondo colectivo, entre otras pedradas, fueron superadas una a una con soluciones inteligentes y con procesos de paz. El manejo de las crisis significó gobernabilidad y benefició a Sinaloa y a otras 14 entidades de la República, que se auxilian con la educación superior en la UAS. “La UAS es un pilar en el estado de Sinaloa, un ejemplo en educación y un bien público”, manifestó el rector recientemente. Con el Festival Cultural organizado en cuatro años consecutivos, con sacrificios financieros, se cumple un  compromiso social “en tiempos de rescate de la seguridad y de los espacios públicos”. Todas los eventos tuvieron lleno y alegría total. Con el proceso electoral del 2015 se sufrió la entrada, sin permiso y sin vergüenza, de uno de los candidatos independientes a diputado federal, quien desde un aula lanzó un  golpe mediático. La universidad no es un foro político, se explicó, e inmediatamente se evadió el daño con la organización de los llamados Encuentros de Candidatos, un foro que se transmitió en vivo por 35 estaciones de radio y tuvo audiencia comprobada de un millón de radioescuchas, en su primera prueba. En ese primer encuentro, en Mazatlán, el  Secretario de Administración y Finanzas de la UAS, maestro en ciencias Manuel de Jesús Lara Salazar, miembro del liderazgo colectivo, consideró que “el Encuentro de Candidatos observó un alto grado de civilidad y de participación, lo que abona al ejercicio democrático que se busca con estos eventos en el presente proceso


9

electoral”. Un año más tarde se vivió la elección de los poderes ejecutivo, legislativo y las alcaldías. De nuevo se encaminaron ataques a la UAS desde los cuarteles de guerra de partidos políticos y sus candidatos. La posición de Guerra Liera la conocimos en este discurso: “Hoy en el estado de Sinaloa hay gente interesada para que la Universidad se involucre en una agenda que no nos corresponde. La agenda de la Universidad es una agenda académica, de investigación, de extensión, de compromiso con la sociedad, la agenda que hoy, de manera paralela, se vive en el estado, es una agenda electoral”, precisó. En Los Columnistas de Radio UAS el conductor Miguel Alberto Ortiz Mata dijo con claridad: “La Universidad no vota. No hay urnas en los campus universitarios”. El tema, socializado y politizado (se propagó que no había dinero porque se entregó a un partido político), de los jubilados y pensionados que exigían su dinero del Fideicomiso de Jubilación, lo cortó de tajó la administración central universitaria. Y lo hizo así: “La Universidad Autónoma de Sinaloa, en un acto de voluntad propia, determinó finiquitar este proceso de demanda. No impugnamos. El conflicto laboral se hubiera alargado por un trienio”. Así el dinero llegó a las manos de los demandantes. Sin pleito ni resentimiento. Los logros académicos son muy conocidos También la respuesta a las familias sinaloenses para que sus hijos accedan a la alta educación. Este año se ofertó un total de 71 mil 590 fichas, de las cuales fueron obtenidas por aspirantes 64 mil 091 y se registraron ante CENEVAL 52 mil 494. En materia de las relaciones institucionales el rector

Liera tejió una prudente y sana relación con el poder ejecutivo federal. Al presidente Enrique Peña Nieto le entregó el diagnóstico de la UAS de logros y apuros económicos. El mandatario recibió el documento con gusto, en atención al auxilio a los mexicanos y sinaloenses afectados por un meteoro. Al Poder Legislativo, que entonces coordinó el diputado Jesús Enrique Hernández Chávez, lo atendió en la Casa Rosalina, en agradecimiento a sus aprobaciones de presupuesto justo. Con el  poder ejecutivo estatal la UAS logró borrar enconos en el pasado reciente y detener divisiones en el presente; pero además, como agente portador de gobernabilidad, lo cobija en momentos de crisis. Esto sin dejar de salir a la calle, pacíficamente, para demandar justicia, autonomía, respeto y cumplimiento de las obligaciones presupuestales. Podemos pues recoger estas palabras de Guerra sin dudarlo: “Hoy la Universidad Autónoma de Sinaloa está muy fuerte, muy bien parada  y  celebra, con gran satisfacción, la entrega de los universitarios que están rindiendo muy buenas cuentas a 144 años de su fundación”.


10

Proyecto Universitario Vladimir Ramírez

S

in duda la Universidad Autónoma de Sinaloa vivió durante estos últimos 12 años en medio de importante cambios que han marcada una nueva historia en el educación superior, tanto para la institución como para su entidad. Su mayor fortalece se origina en la continuidad de proyectos concebidos en tres periodos rectorales encabezados por los ex rectores Héctor Melesio Cuén Ojeda, Víctor Antonio Corrales Burgueño y su actual titular Juan Eulogio Guerra Liera. Podría decirse que estos periodos han sido la gran diferencia que marca la nueva era universitaria de este siglo XXI. En sus antecedentes más próximos a estos tres periodos rectorales, se destaca una serie de inconvenientes y obstáculos de carácter político, educativo y administrativo, que mantenía a la institución más importante de educación en Sinaloa, en una suerte de ensayo y aprendizaje del quehacer universitario. A la llegada de esta generación de universitarios encabezados por el ex rector Cuén Ojeda, se asumen reformas a la Ley Orgánica que cambiarían la historia de la UAS para siempre. Posterior a estos importantes cambios, la consecución de idea de universidad, se integra en la concepción de universidad pública más comprometida con los asuntos hacia dentro y su reordenamiento institucional. Así se concreta una visión que la postre compartirían los planes de desarrollo de las tres últimas administraciones de la UAS.

Hoy los frutos de esta visión integral y de largo plazo, dan resultados demostrando que la Universidad consolida una nueva identidad e imagen que la definen en su compromiso social y educativo en la entidad y la región Noroeste del país. Los retos y avances han ido prefigurando la distinción de un profesionalismo forjado para el cumplimiento de sus funciones, gracias al desempeño de su personal docente y administrativo. Durante estos nuevos procesos de cambios, se promovió la aplicación de diferentes indicadores para evaluar su calidad y cumplimiento de metas y objetivos, lo que permitió avanzar en diferentes rubros, alcanzando estándares de calidad tanto en sus procesos de enseñanza y aprendizaje como de servicios administrativos. Como nunca antes, la universidad se dedico a mejorar su vida interna. Ello le permitió para que en poco tiempo lograra una renovada imagen, identidad y prestigio en Sinaloa como en el país. Producto del fortalecimiento institucional, arrojaron de igual manera instrumentos para afianzar y extender el conocimiento de sus deber ser como universidad y lograr que su fortalezas llagaran a ser reconocidas en los diversos sectores de la sociedad. Sus funciones sociales se fueron adaptando hasta robustecer a su comunidad universitaria como una nueva aliada de la sociedad, compartiendo y difundiendo lo más relevantes de las actividades por parte de directi-


vos, personal académico, administrativo y estudiantes. Esto de debió también al fortalecimiento de una política de comunicación social más activa y vigorizada. Sumada a esto la continua certificación de planes de estudios, escuelas y facultades, la universidad adquiere presencia y reconocimiento internacional. Después de estos doce años de continuidad de proyectos, particularmente en el periodo del actual rector, Juan Eulogio Guerra Liera, a la UAS se le considerar por diversas opiniones de académicos y autoridades de educación superior, como una de las pocas universidades del país con importantes avances de materia de calidad e innovación educativa, producción y distribución del conocimiento, vinculación y extensión, de igual manera destaca por realizar una gestión y administración colegiada e incluyente. Hoy también los temas de la educación ambiental y desarrollo sustentable, tienen presencias y reconocimiento por diversas instituciones oficiales y de la sociedad civil. Es por eso que quizás que el propio rector Guerra Liera, reconoce como el mayor logro la unidad de la comunidad universitaria. El reflejo que da evidencia de los nuevos consensos y acuerdo al interior de la UAS, fue la modificaciones de la Ley Orgánica para permitir la reelección del rector para un próximo periodo inmediato, lo que permitió brindar la oportunidad para continuar con el proyecto de universidad que actualmente está en proceso, muestra de que la dinámica propia de la universidades se mantienen en continuo movimiento, por lo que deberá prolongar de manera natural en la UAS, como en cualquier otra universidad del país y del mundo. Otro de los aspectos sobresalientes de la UAS, ha sido su capacidad para mantener un estatus de gobernabilidad tanto al interior de la Universidad como al exterior. Lo que ha generado, de muchas maneras, cier-

ta estabilidad política y social en Sinaloa, así como de 11 una continua relación con los tres órdenes de gobierno. El anuncio de la presencia del gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, en la toma de protesta para el segundo periodo del actual rector Guerra Liera, confirman el trato de respeto y coordinación que se mantiene entre la UAS y el poder ejecutivo estatal, ambas entidades administrabas reconocidas como las más grandes en infraestructura y presupuesto en Sinaloa, por encima incluso de sus municipios más poblados. Se espera que para la entrega de sus Cuarto Informe, el próximo 7 de junio, se presenten los alcances y logros obtenidos de los Ejes que integran el Plan de Desarrollo Institucional Consolidación 2017, evidencia que habrá de servir para continuar con la multiplicación de logros, nuevas metas y conclusión de las metas incumplidas para retomare en lo que será el nuevo Plan de Desarrollo, que llevará por nombre: Plan de Consolidación Global 2021. Se ha dado a conocer que dicho plan se abrirá a la observación y escrutinio de la comunidad universitaria a través de foros, en el que se recibirán propuestas para enriquecer el documento que regirá el quehacer de la institución por los siguientes cuatro años. La experiencia ha marcado la diferencia en esta etapa de cambios y continuidad de proyectos en la UAS, el reto mayor del Rector Juan Eulogio Guerra Liera, consiste en mantener la unidad para alcanzar las aspiraciones de la comunidad universitaria y a la vez cumplir con la responsabilidad que implica mantener a la institución en los primeros lugares a nivel nacional. Hoy la Máxima Casa de Estudios de los sinaloenses, requiere de la continuidad de proyectos que contemplan la atención a la calidad en la educación, la diversificación de la oferta y los vaivenes del presupuesto y las finanzas. Por vez primera aparece la figura de la reelección, lo que significa que estará bajo especial observación y fiscalización, tanto de las autoridades educativas, como de la sociedad misma. El reto no es menor, pero tampoco la experiencia de su titular y equipo que lo acompaña. Las expectativas son amplias y se espera mucho más para estos cuatro años de administración universitaria. Habrá que estar pendientes. vraldapa@hotmail.com


La utilidad de la unidad de bienestar universitario

12

Modesto Aguilar Alvarado

M

éxico vive un momento difícil. Los niveles de violencia que sufre son alarmantes y sus secuelas cada vez más dolorosas, producto de la cifra negra de homicidios dolosos por día. Frente a este fenómeno se requiere de la implementación de estrategias que no sean las tradicionales y para ello se necesita de inteligencia y el empleo de las herramientas tecnológicas nuevas. Pero no solo incluye una situación instrumental, sino la presencia de un protagonista como la sociedad, que haga valer sus demandas e insatisfacciones. Frente a lo que ocurre la representación social es importante y debe alentarse, como también lo es la pluralidad de sus manifestaciones bajo una agenda compartida, deseablemente común y pacífica; por otro lado, la corrupción y la impunidad son dos aspectos de una misma ecuación que deben observarse para alcanzar resultados satisfactorios; así como el combate a la violencia también tendría que reconsiderarse en una normativa penal que nos regule, que debe ser cambiada para desalentar conductas criticables e impedir que

continué avanzando el cáncer de la corrupción; y para ello no hay que darse por vencidos, porque hay multiplicidad de factores que conspiran para contrarrestar le presencia efectiva de la sociedad demandante. (http:// www.animalpolitico.com/blogueros-la-maquina-dehacer-pajaros/2014/10/17/que-hacer-para-detener-laviolencia-en-mexico/) En este contexto, y ya con un enfoque en Sinaloa, me parece que uno de los aspectos no tradicional y más rescatable de la gestión rectoral del Dr. Juan Eulogio Guerra Liera, aparte de los múltiples y muy importantes logros académicos y culturales, es la creación de una Unidad de Bienestar Universitario, cuyo objetivo general “es contribuir al desarrollo armónico de quienes forman parte de la Universidad Autónoma de Sinaloa, coadyuvando a que todos dispongan de las condiciones suficientes para el despliegue de su potencial y el cumplimiento de su papel en la institución”, y cuya acción va dirigida al núcleo problemático de la violencia, desde el mirador de la inteligencia, como debe ser. Y lo es, no tanto porque venga a llenar una laguna institucional que existía, sino porque su quehacer irradia sus efectos más allá de los amplios linderos universitarios, y en cuyo caso podría significar que su objetivo general se ha quedado corto, aunque eso es otra cosa y se sale del tema de esta colaboración. Si el quehacer de esta nueva Unidad logra, y todo indica que lo está consiguiendo, no le será difícil alcanzar su objetivo, misión y visión, labrando en surco fértil para contribuir a la formación de una sociedad mejor, más integrada y con atención a los problemas que actual-


13

mente la aquejan. Esto es así porque las acciones programadas, al surtir sus efectos, estarán conmoviendo zonas sensibles del ámbito social, a través del desarrollo de paquetes programáticos como lo son jornadas comunitarias orientadas al área de la salud, fomento de valores en la familia, prevención de adicciones, entre otras; la atención que presta a la organización de eventos deportivos y culturales y comunitarios y la celebración de jornadas en los días Internacional de la mujer, la familia, del niño, las madres, del padre, del maestro, del estudiante, entre otros; así como la coordinación de actividades de limpieza y reforestación en las comunidades; y la impartición de talleres sobre desarrollo humano, tales como: “mejorando mi autoestima”, “relaciones interpersonales”, “trabajando con mi historia de vida”, “mi familia y mi comunidad”, “capacitación para el trabajo”, “conociendo mis emociones”, “creciendo y aprendiendo”, “explotando mi creatividad”, “pensamiento universitario”, “universidad en tu escuela” tienen, todos, la relevancia de focalizar aspectos específicos para mejorar el desempeño personal. Y esa es, ni duda cabe, una asignatura sobre la cual mucho se puede avanzar. De la misma forma son acciones fundamentales los talleres de capacitación para padres y madres en temas de atención de menores, la promoción de actividades de cineclub infantil y teatro guiñol sobre prevención del maltrato infantil y bullying, la implementación de juegos didácticos y concursos de ciencia y tecnología, y el impulso a la educación intergeneracional. (http://bienestaruniversitario.uas.edu.mx/index.php?p=6).

Aunque los resultados de cada una de estas actividades las veremos en el largo plazo es, innegablemente un acierto su instrumentación. Más todavía, me parece que esta unidad debe ser punta de lanza para emprender tareas que tengan un impacto cultural que haga posible cambiar lo que ahora está torcido. Si la clave para reducir los índices de violencia alarmantes es una sociedad menos conformista y más protagónica, se podrá avanzar con firmeza si se atienden áreas estratégicas del colectivo social, como son todas las tareas que emprende la Unidad de Bienestar Universitario. Conseguir una sociedad que reclame lo suyo y que tiene que ver con una vida digna, en paz y libre de violencia, parece ser un objetivo muy ambicioso, pero por algún lado se debe empezar y el caso de esta Unidad es afortunado y efectivo. Otro aspecto también positivo es su oportunidad. Hace tres años, cuando fue creada, la institución carecía de asideros para aportar a la solución de un tema que todavía no tenía las aristas de peligrosidad que ahora tiene. Ahora podemos afirmar que frente a un escenario tan sombrío como el que se observa, acciones como las enumeradas son verdaderas soluciones encaminadas a vivificar el organismo social lánguido, que requiere de fórmulas eficaces para poder salir del marasmo en que está metida. Y eso, no más, no menos, es lo que en un tiempo relativamente breve, podrá alcanzarse de persistir la realización de tareas sin desmayo. Y esto último tendría que ver con el recurso humano responsabilizado de llegar a buen puerto las acciones programadas y emprendidas. Los resultados obtenidos hasta la fecha, permiten abrigar esperanzas que el camino que se ha seguido ha sido el correcto. Pero también existe cierto grado de incertidumbre toda vez que uno se cuestiona sobre la perdurabilidad de un proyecto como este que, por definición, solo logran frutos en horizontes dilatados. La fórmula empleada hasta el día de hoy ha sido segura y se ha debido a la adecuada utilización de su esquema de trabajo; sin embargo, una solución más perdurable tendrá que venir de una necesaria institucionalización, es decir, mantener su permanencia, independientemente de quien esté al frente. Me parece que la utilidad del proyecto lo vale.


14 Abraham García Ibarra

La Universidad en la encrucijada

T

oda la primera mitad del siglo XX, China vivió crueles desgarramientos a causa de los conflictos intestinos y la amenaza nipona en la pugna por su espacio vital. En 1949 surgió finalmente la China Popular. En su inauguración, era la viva imagen de un país del Tercer Mundo; imagen potenciada por su inmenso territorio y enorme población. China fracturó la bipolaridad dominante entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Hoy es factótum imprescindible en el análisis de una globalización rota, y los especialistas aseguran que -si no lo es ya- pronto será la primera potencia económica mundial. Recientemente, los detractores de Donald Trump lo acusan de tener predilección por productos y artículos chinos. Del expansionismo chino hablan hoy los especialistas en geopolítica. ¿Cómo logró China elevarse a la condición de portento? Planeación estatal e impulso a la educación Los biógrafos de Mao-Tse-tung aseguran que El Gran Timonel, para el diseño de la China Comunista, apeló a la milenaria cultura del subcontinente: Encontró el proverbio: Si regalas un pescado a un hombre, lo alimentarás

un día; si lo enseñas a pescar, se alimentará toda la vida. Es elemental cuestión de sabiduría. En el último medio siglo, China se ha aplicado intensiva y exhaustivamente a la producción de talentos. Su modelo lo han seguido, aun con las diferencias políticas e ideológicas inherentes, gobiernos periféricos, cuyos países están inscritos en el rango de países en desarrollo; economías emergentes. En empleo, productividad y competitividad, pocos les ganan. Dos claves dinamizan ese proceso: La planificación estatal y el gran impulso a la Enseñanza Pública y sus nervios vitales: La ciencia y la tecnología. La investigación, pues. Cuando los cuadros de excelencia titulados en las universidades privadas empezaron a asaltar las ciudadelas del poder público, desde la atalaya filosófica se les quiso recordar: Conocimiento no es sabiduría. La arrogancia llevó a los tecnócratas mexicanos a pretender el don de la infalibilidad. A la mexicana, se montaron en su macho: Aquí nomás mis chicharrones truenan. Lo hacen tronar al servicio del neoliberalismo. Sumaria radiografía del sector educativo Pongámosle números a la casa. Aun convertida en parto


de los montes, la Reforma Educativa y su entenado, el Nuevo Modelo Educativo, pueden garantizar la enseñanza básica a la mayoría de los niños mexicanos. ¿Y la calidad? Por extensión constitucional, adolescentes y jóvenes pueden ingresar a la Enseñanza Media. ¿Y la calidad? Ahora bien: Tenemos 10 jóvenes. Por ahora, pueden librar la prepa un poco más de siete; por añadidura, con insuficiencias y deficiencias formativas. Tenemos 100 jóvenes: sólo 70 podrán acceder a la profesional. Pero en el rango de educación superior, la cobertura alcanzaría únicamente para 37. Y la calidad seguiría siendo una asignatura pendiente. Resultado de la “política” educativa neoliberal: Más de ocho millones de jóvenes están etiquetados con el estigma de Ninis. No estudian ni trabajan. No por su voluntad. Tienen dos opciones, la economía informal y su exposición a los sindicatos del crimen. El problema y la incertidumbre se potencian cuando sabemos que, de la población mexicana total, casi 35 millones de individuos son menores de 32 años. Ahí es donde se anula el valor del bono demográfico. Pero tenemos jóvenes con vocación innata para su desarrollo intelectual y profesional. La hacen: Obtienen licenciaturas, maestrías y doctorados en México. Pero no la hacen aquí por la falta de mercado que premie sus aptitudes. Emigran al extranjero. Algunos con buena fortuna. Otros, amenazados en los Estados Unidos con la deportación. Vuelven a Méxi-

15

co a un circular callejón sin salida. Felicidad y prosperidad; falta el cómo Al gobierno que mueve a México le ha dado por ofrecer a la niñez mexicana felicidad y prosperidad, ¿para que no se conviertan en clientes electorales de la Cruzada Nacional contra el Hambre? Escapar de la sartén para caer en el fuego. Es una curiosa forma de ofrecer felicidad y prosperidad a los indefensos niños mexicanos: Para 2017, el gobierno asestó un recorte al sector educativo de 4.2 por ciento. Pero a la educación superior la castigó con un ajuste de 6.4 por ciento. Recientemente, la samaritana ONU trajo su foro a México para revisar su Agenda 20-30, que se refiere básicamente a Desarrollo Humano. Una de las metas de esa prospectiva, es reducir en ese periodo los índices de pobreza en 23 por ciento. No hace falta que en ese montaje Enrique Peña Nieto haya reconocido que México fallará en el cumplimiento de aquella y otras metas. El Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (Cepal/ ONU) han advertido que, en sentido inverso al incremento poblacional, los resultados de la política social están en retroceso o, si bien nos va, “estables”. (Grave pero estable, suelen decir los facultativos en medicina crítica). Lo que podría lograrse con el combate a la corrupción Actualicemos un dato en voz del presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos: El costo de la corrupción en


16

nuestro país ya fluctúa entre 10 y 12 por ciento del Producto Interno Bruto. En devaluada moneda mexicana, estamos hablando de más de un billón de pesos. ¿Qué no haría un gobierno responsable y solidario con los de abajo con la gestión de más de un billón de pesos? Lo que no hace el gobierno mexicano, es combatir la corrupción: La Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados, acaba de revelar que, sólo del ejercicio fiscal 2015, se consignaron a la Procuraduría General de la República unos 700 expedientes por desvío de recursos públicos, resultados de la revisión de la Cuenta Pública del gasto federal. Sólo se han resuelto 30. Menos del 0.5 por ciento. El Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) le ha puesto nombre a algunos de los gobernadores uñas largas. Sólo el del Estado de México, Eruviel Ávila se ha agandallado de 64 mil 716 millones de pesos. Le siguen los gobiernos de Veracruz y Michoacán. Pero del propio CIDE, el investigador Leonardo Núñez González, a propósito de nuestro tema, asegura que al Consejo de Ciencia y Tecnología (Conacyt), entre 2016 y 2017 se le han escamoteado casi ocho mil millones de pesos. A la partida correspondiente al Fondo de Aportaciones Múltiples se le retiraron recursos por falta de aplicación. Uno de esos transgresores fue, otra vez, el gobierno del Estado de México. No comprobó el ejercicio de 128 millones de pesos. No son migajas en tiempo de hambruna. Ya desde 2015, la economía mexicana dio señales de expectativas decrecientes. En consecuencia, la Secretaría de Hacienda afilado la tijera para recortar indiscriminadamente recursos, no al gasto corriente, sino a las políticas de Desarrollo Social. En líneas anteriores dimos

cuenta de la dimensión de esas restricciones a la Educación. Para 2018, la situación no estará mejor. Difícil tiempo político-electoral Apenas el martes 22 de mayo, el rector de la UNAM, Enrique Graue hizo un diagnóstico de la situación del país hablando de un sintético paisaje: El actual tiempo político-electoral es difícil. Nuestra lectura al respecto prescinde en este momento de la guerra sucia que contamina la sucesión presidencial. Lo que importa es subrayar que Enrique Peña Nieto echará toda la carne al asador a fin de retener para el PRI la presidencia de la República. Esa “carne”, por supuesto, es la presupuestal. A la luz de lo que está ocurriendo en el Estado de México, no se necesita una bola de cristal para avisar que el diseño de los Criterios de la Política Económica y Presupuesto de Egresos de la Federación para 2018 privilegiará los sectores y secretarías que más rendimientos clientelares puedan dar: No lo son Educación, Cultura ni Ciencia y Tecnología. Éstas generan pensamiento crítico. Es hora que los rectores de la Universidad Pública salgan de su confort y no se resignen el próximo otoño a hacer cola ante la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados para defender un derecho económico que por mandato constitucional les corresponde. No ha resultado hasta ahora. Debe haber, suponemos, imaginación académica y administrativa para ensayar otras alternativas de lucha por los recursos públicos destinados a la Educación, más catalizadores y eficaces. Cómo recordamos las juveniles páginas volterianas: No llores ahora como mujer, lo que no supiste defender como hombre. Es cuanto.


SIN ETIQUETA Jorge Walterio Medina

17

A la mitad del camino E

l rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Juan Eulogio Guerra Liera, está a punto de concluir su cuarto año al frente de la administración central de la casa de estudios, en una gestión donde la superación sigue siendo la constante a pesar de la asfixia económica. Había llevado a la UAS a mejorar un escaño en la calificación del Consejo de Universidades Públicas, cuando pasó del cuarto al tercer lugar entre las mejores del país. Este anunció lo dio a conocer cuando rindió apenas su primer informe de gobierno al frente de la UAS. Hablamos de la casa de estudios que sigue logrando mejores resultados en lo académico, en lo deportivo y en lo cultural. La casa de estudios que sigue siendo garante de una estabilidad social que le ha sido importantemente útil a una entidad como Sinaloa, lastimada dolorosamente por la corrupción y la violencia. Hace unos cuantos días poco más de cincuenta mil jóvenes presentaron su examen Ceneval para ingresar a las aulas de la universidad fundada hace 144 años por Eustaquio Buelna. Concluyamos con que el próximo ciclo escolar la comunidad estudiantil de la Universidad Autónoma de Sinaloa rebasará con mucho los 160 mil alumnos, lo que la reitera como la más importante del Noroeste, desde luego de Sinaloa, y la ubica también como una de las mejores del país. La alta demanda entonces  a la manera de una prefe-

rencia que confirma su alto nivel. Juan Eulogio Guerra está a punto, decíamos, de rendir su cuarto informe de administración, con lo que concluye su primer periodo como rector de la UAS. Las reformas aprobadas por el Congreso del Estado a la Ley Orgánica de la UAS, permiten hoy la figura de la reelección del rector. Desde luego que los buenos resultados de la gestión de Guerra Liera, fueron considerados por el Consejo Universitario, el máximo órgano de cogobierno de la UAS, para designarle rector en un segundo periodo. El doctor Humberto Bátiz Ramos había sido el último rector en lograr la reelección en la casa rosalina. Pasaron más de 60 años para que se volviera a registrar una reelección al frente de la UAS. Hoy lo retos para Guerra Liera son mayores. Tendrá que mantener el ritmo de crecimiento de la UAS, conservando  la buena calidad hasta hoy mostrada. Estabilidad social, superación académica, crecimiento deportivo y cultural,  seguirán siendo entonces los objetivos a alcanzar por el equipo de trabajo que encabeza Juan Eulogio Guerra. La tarea no será fácil porque las condiciones económicas de Sinaloa y del país no son las mejores. Sin embargo hay confianza en Guerra Liera y su equipo. Ya lo veremos. Así están las cosas…


AGENDA POLÍTICA Jorge Luis Telles Salazar

18

La unidad de la comunidad universitaria, el logro principal: Juan E. Guerra Liera Concluye su primer periodo como rector de la UAS Iniciará uno nuevo a partir del 07 de junio venidero

B

ajo la premisa de que la unidad de la comunidad universitaria constituye, sin duda, su logro medular y de frente al inobjetable reto que representa el dirigir a la Universidad Autónoma de Sinaloa por un cuatro años más, el doctor Juan Eulogio Guerra Liera se prepara, a conciencia, para encabezar, el 07 de junio venidero, dos eventos trascendentales para la vida de la centenaria institución y de la sociedad en general. Uno de ellos, su cuarto informe de su primer periodo como autoridad titular de la UAS. El otro, su toma de protesta para un segundo ciclo consecutivo como rector de nuestra máxima casa de estudios superiores. La relevancia de ambos sucesos salta a la vista: Por un lado, con la entrega de su cuarto informe culminará el Plan de Desarrollo Institucional llamado “Consolidación 2017”, que comprendió, en efecto, cuatro años de intenso trabajo alrededor de diferentes ejes temáticos y cuyos resultados se darán a conocer al detalle a la comunidad. Por otro, que arrancará, junto con su nuevo ejercicio, un nuevo proyecto institucional, denominado Plan de Consolidación Global 2021, en cuya elaboración se palpará el sentir de la sociedad a través de la realización de foros de consulta de la sociedad, lo que permitirá el enriquecimiento de ese documento que regirá el quehacer de la universidad durante el nuevo periodo que culminará el 07 de junio de 2021. Y vamos por partes, para entendernos mejor: En lo que hace al primer punto, quedarán en claro dos aristas dentro del pronunciamiento toral del rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Una: un posicionamiento concreto de lo que han sido

los últimos cuatro años de la UAS. Los retos de la educación y el quehacer institucional, en función directa con los presupuestos asignados año con año a la institución. Las metas cumplidas y también las incumplidas y sus porcentajes. Asimismo, aquellas que serán retomadas en el nuevo plan institucional, por su relevancia para la vida universitaria. La otra, tan importante como la primera: que más allá del informe en sí mismo, tendrán que plantearse, necesariamente, los retos en puerta, tales como lo son: = Presupuesto acorde a las necesidades de la universidad. = Consolidar la calidad de la educación. Y: = Diversidad de la oferta educativa. En suma, en palabras del rector: “confirmar a la institución dentro de los primeros lugares a nivel nacional y mantener la confiabilidad en la misma todo vez que los


recursos cada vez serán menores y serán objeto de una estrecha fiscalización, lo que compromete a fijar objetivos realistas y prácticos, acorde con la situación de las finanzas públicas del país”. Para el doctor Guerra, el nuevo lapso representa un desafío mayor, todavía más importante que el que está por concluir, como consecuencia de lo delicado de la situación económica de México; de sus problemas cotidianos y del desarrollo y evolución de un proceso electoral altamente competitivo y desgastante, a la vez, para las principales fuerzas políticas, en cerrada contienda por la presidencia de la República. Por lo pronto, los resultados obtenidos, en el ciclo por concluir, lo llenan de satisfacción. “Se trata – sostiene – de la máxima responsabilidad a la que un universitario puede aspirar y al mismo tiempo una enorme satisfacción por los logros alcanzados, lo que es consecuencia del trabajo de todo un grupo de universitarios altamente distinguidos”. E insiste en lo que para él ha sido lo mejor hasta ahora: “la unidad de la comunidad universitaria; el mantener la esperanza de que todavía podemos mejorar más, si todos, como hasta ahora asumimos como un solo el gran

compromiso”. 19 Y subraya: “son logros de la comunidad universitaria; resultado del trabajo en conjunto en todas las áreas: educativa, cultural, científica y deportiva”. Así, con esta convicción y este estado de ánimo es que llega el doctor Guerra Liera a la culminación de su misión como rector e inicia otra más también depositada en él por la comunidad universitaria – representada por el Consejo Universitario – en observancia a las reformas a la Ley Orgánica de la UAS realizadas por el Congreso del Estado en los primeros meses de 2013. La reelección, como sabemos todos, solo aplicará en una ocasión, en lo sucesivo. Lo más importante de todo es que Juan Eulogio Guerra arribará a su nuevo periodo como un rector fuerte, que ha sostenido la gobernabilidad al interior de la UAS y que ha logrado el consenso favorable entre las diferentes corrientes que participan dentro de nuestra máxima casa de estudios. Destacable, del mismo modo, la aplicación de un programa en el que participará la comunidad en general, lo que lo ubicará justamente en la dimensión reclamada por la entidad. ¡Buena suerte!


20

La cultura por la paz, con la mayor cobertura en el país Juan Manuel Pineda

A

144 años de su fundación como Liceo Rosales, la Universidad Autónoma de Sinaloa tiene fuertemente enraizado su deber ser: atender y formar, sin distingos, a los sinaloenses que buscan prepararse para la vida y el trabajo. El Rector Juan Eulogio Guerra Liera refrendó, en ocasión del inicio de las actividades por el 144 aniversario de la máxima casa de estudios sinaloense, la disposición para que la universidad siga siendo pilar del desarrollo integral del estado y de México Asimismo, reiteró que es inalterable el compromiso y la voluntad para sumar esfuerzos con las autoridades federales y estatales, así como con los organismos que aglutinan a las instituciones de educación media superior y superior, y con todas las instituciones que contribuyen a fortalecer la cultura de la paz. Las autoridades de la administración central de la Universidad Autónoma de Sinaloa concluye en junio del 2017 su último año de labores con un logro sin precedentes: es la institución pública de educación con el más alto indicador de cobertura en México. Al cierre del último año de la administración central,

la UAS tiene una cobertura de 92.5 por ciento, la más alta entre las instituciones públicas de educación superior en el país y 57.5 por ciento superior al promedio nacional. En el cumplimiento de su deber ser, de su misión social, la Universidad Autónoma de Sinaloa cumple cabalmente con las familias sinaloenses. En la última década el paso en la cobertura ha sido vertiginoso, dándole cabida a miles de alumnos que han buscado ingresar año con año. En el ciclo escolar 2011-2012, por ejemplo, la UAS registró una matrícula auditada de 128 mil 77 estudiantes en sus diferentes niveles, de los cuales 54 mil 903 alumnos de licenciatura y 51 mil 163 de nivel medio superior. En este periodo escolar, 38 mil 592 estudiantes fueron de nuevo ingreso En el ciclo 2015-2016, la Universidad Autónoma de Sinaloa ya se había colocado como la tercera institución pública de educación superior más grande de México por su cobertura con una matrícula de 145 mil 900 estudiantes, de los cuales 46 mil 700 eran de nuevo ingreso. En el ciclo escolar 2016-2017, la matricula superó


los 154 mil alumnos, y para el periodo 2017-2018 un total de 52 mil 400 alumnos presentaron el examen CENEVAL buscando un lugar tanto en el nivel medio superior como superior. El compromiso de las autoridades universitarias con las familias sinaloenses es infinitamente superior a las adversidades, las mayoría de éstas derivadas de las constantes limitaciones financieras. El Rector Juan Eulogio Guerra Liera ha reiterado, una y otra vez, que la comunidad de la UAS está lista, unida, dispuesta y comprometida para seguir aportando lo mejor con la calidad educativa, todas sus funciones sustantivas y el cumplimiento de su misión social para impulsar y fortalecer el desarrollo de Sinaloa y de México. Aunada a la más amplia cobertura que la ubica como la institución con mayor matricula en el país, la UAS también ha alcanzado sobresalientes indicadores de calidad académica que la consolidan entre las mejores cinco de México. En el nivel medio superior, por ejemplo, 38 planteles de sus planteles están en el Sistema Nacional de Bachillerato, 45 programas en el PNPC del CONACyT, 266 de docentes e investigadores en el Sistema

Nacional de Investigadores. 21 Asimismo, la UAS se destaca entre las universidades de México por su participación en eventos internacionales como las Ferias del Libro de Fráncfort y Londres, así como por los logros de sus deportistas olímpicos, el Diplomado en Valores, las Certificado de Calidad Ambiental y los más de 900 convenios de colaboración, entre otros resultados. Actualmente, la UAS también tiene una relevante presencia con la representatividad en presidencias y vicepresidencias de organismos nacionales e internacionales. Los relevantes indicadores de la calidad académica alcanzados en la UAS, constituyen testimonios tangibles que sustentan, con hechos, la mejor rendición de cuentas a la sociedad. La misión social de la máxima casa de estudios sinaloenses es indudable, y el desarrollo de Sinaloa, en particular, no se entendería sin el aporte de la UAS. En la víspera de la presentación de su cuarto informe de labores, el Rector Juan Eulogio Guerra Liera planteó: ““otro compromiso que las universidades del país hemos asumido con auténtica convicción es el de la calidad. En un ambiente de recortes presupuestales, la UAS se ha esforzado por ampliar la cobertura sin poner en riesgo la calidad que se brinda a los estudiantes”.


22

Cerró Creedence el XXII Festival Internacional Universitario de la Cultura

E

nvueltos en una magia musical, llena de nostalgia, pero sobre todo de gran emoción que evocó épocas de rebeldía juvenil, Creedence atrapó con su rock a los Culiacanenses que se dieron cita en el Estadio Universitario, para culminar así la vigésima segunda edición del Festival Internacional Universitario de la Cultura, que celebró el 144 aniversario de fundación de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS). Desde muy temprano el estadio de la Máxima Casa de Estudios, que desde su anuncio esperaba la presentación de la banda estadounidense, fue rodeado en todas sus dimensiones por quienes deseaban escuchar totalmente en vivo los éxitos que por décadas se han mantenido en el gusto de los conocedores de la buena música. Creedence fue recibido con los aplausos del público, que desde su primer interpretación Born on the bayou desató la euforia de lo pudiera considerarse un encuentro de generación, poco a poco la entrega se volvió total con los coros que salían de todos los rincones al escucharse Green River. Todos querían llevarse un recuerdo de la

legendaria banda y los equipos celulares captaron en todo momento el magistral dominio musical de los rockeros. No importó el lugar, que tan cerca o lejos, lo que interesaba era disfrutar de esas melodías reproducidas cientos de veces, pero esta ocasión con dedicatoria especial. Y es que los Creedence se manifestaron muy contentos de visitar Sinaloa y de su participación en la gran fiesta universitaria. Lodi, Commotion, Suzie Q, Hey Toninght, fueron coreadas, aplaudidas, sin dejar de lado la oportunidad de bailar. Después de la despedida de la agrupación, el público pidió más, a lo que la banda no pudo negarse y regresó al escenario para interpretar Have you ever seenthe rain, Travelin band y Up around bend. Al finalizar el concierto la multitud se manifestó contenta, satisfecha y agradecida con la Universidad Autónoma de Sinaloa, con el rector Juan Eulogio Guerra Liera por traer al público sinaloense la calidad de espectáculos que se realizaron en esta vigésima segunda edición del Festival que rindió homenaje al pintor mazatleco Antonio López Sáenz.


23


24

Cuando apenas yo era un jovencito Jorge Aragón Campos

sólo los más pudientes de la cuadra podían comprar televisión, los piojillos como yo pagábamos veinte centavos por el derecho a ingresar a la sala familiar a disfrutar de hora y media de programación: treinta minutos de caricaturas, treinta más de una telenovela y la última media hora el noticiero, producido en un estudio de tres metros cuadrados, aislado acústicamente con cartón de huevo pintado de negro pa´ la elegancia. El resto del tiempo de nuestras vidas teníamos que resolverlo entre la escuela matutina, las noches en la calle jugando al “bote robado” y las tardes y fines de semana en el río, apedreando iguanas. Culiacán no daba para más. Era el paraíso. Poco después, a los culichis de mi generación se nos vino la adolescencia y algunos logramos atravesarla con regular éxito, a pesar de que durante esa etapa fue cuando adoptamos como religión al rock. En aquellos tiempos, los sumos sacerdotes del culto eran tipos como Randy Bachman (Guess Who), Mariska Veres (Shocking Blue), Jimmy Page (Led Zeppelin) y por supuesto John Fogerty, de los Creedence Clearwater Revival; éstos últimos causaron en México un furor tal, que en las difusoras hacían votaciones a la hora de programar las canciones: Beatles contra Creedence. La música se escuchaba por radio, no existían las grabadoras, los modulares ni nada semejante, existían unos aparatos hoy extintos conocidos como radioconsolas, los cuales eran construidos adaptándoles tocadiscos a los ataúdes que nadie compraba en las funerarias, y eran todavía más escasos que las televisiones. La música “por demanda” era posible en cantinas y refresquerías, previo pago en las sinfonolas/rocolas, máquinas tragamonedas que por veinte centavos (unas monedas de cobre que si las lanzabas con suficiente fuerza y puntería podías descalabrar o hasta matar a alguien) te tocaban hasta dos canciones; yo cursaba la secundaría en el Niños Héroes y formaba parte de una temible banda de delincuentes juveniles, capaces de cometer las más espantosas atrocidades; casi diario, por ejemplo, nos íbamos de pinta para recorrer un circuito que iniciaba en la refresquería del Parque Revolución, la rocola de ahí tenía disponibles “el aliento de la locomotora” de Jethro Tull y “venus” de los Shocking Blue; de ahí nos pasábamos a una lonchería del Garmendia, Los Kikos, donde programábamos “down in the corner” y “born in the bayou” de los Creedence, para luego desplazarnos a Las Paraguas, una refresquería

del mismo dueño de la del Revolución, pero con “whole lotta love” de Led Zeppelin y “american woman” de Guess Who; después venía la tirada larga…hasta el Parque Constitución, en cuya sinfonola estaban disponibles dos rarezas: “Green eyes lady” de Sugarloaf y “cotton fields” de Crescencio y sus Aguasclaras Revividas. Así les decíamos a los Creedence. Les digo que éramos tremendos. Escribo este artículo y mientras avanza, las nubes de la memoria se disipan y la escena se aclara, puedo ver sus rostros y la mayoría de sus nombres: en el Constitución, a un lado de las canchas de frontón de mano, un grupo de gente brava de la Coloso, amigos míos unos, conocidos otros, cantan a todo pulmón y a capela “campos de algodón” (sí, la versión en español). Acompañándose de percusiones con sus cuerpos, desafinados pero apasionados por el elixir de la vida, la repiten una y otra vez sin cansarse y sin cansarnos a quienes involuntariamente los oímos mientras nos echamos una 21 de básquet. Va para cincuenta años de aquel momento, del coro de espontáneos sólo queda vivo uno, del resto la mayoría se fue muy joven y por la vía violenta, se los llevó el vendaval que hoy es un huracán furioso abarcándolo todo; me recuerdan a Borges hablando sobre el jardín de los senderos que se bifurcan; es un bálsamo para quien esto escribe con la perspectiva que sólo la vejez da: algo hice bien que aquí sigo, algo falló con los que ya se fueron. No sé por qué esta fijación con el hecho de que la cantaban en español. Yo lo hacía en inglés. ¿Habrá tenido algo que ver?


Javier 25

María Julia Hidalgo López

T

u sombrero estaba fuera de sí, yacía a un lado de tu cabeza, a un costado de tu cuerpo; sin vida, en medio de la calle. Siempre había estado erguido, ahora estaba tirado igual que tú; fueron uno hasta el último momento. No había duda, se trataba de ti. Eras inconfundible. Uno sabía que estabas allí; tu sombrero era lo primero que mostrabas a lo lejos. Él te cubría, apenas una protección mínima, no necesitabas más. Habías dicho que cuando van por uno, a uno lo encuentran donde quiera que se esconda. Él y tú caminaban confiados las calles de tu ciudad, y las de cualquier otra. Quizá usarlo era un reflejo mínimo por sentirte cubierto, protegido, acompañado…no lo sé, pero yo sentí mucha alegría cuando vi que un sombrero sobresalía de entre el público esa mañana de diciembre cuando presenté mi libro. Estuviste allí sin tener ningún otro lazo conmigo que el de ser solidario con una colega que daba sus primeros pasos. Estabas sentado al final de la fila, atestiguabas toda la escena; un gesto silencioso para no perder el detalle. Ese detalle que te llevó a escribir como escribiste, a describir las minucias desde las entrañas. Al día siguiente, sin saber que te tomarías la molestia, apareció una reseña de la presentación en Ríodoce; cualquiera que te conocía de tiempo me habría dicho que no era algo extraño, que siempre apoyabas al que hiciera su intento; que te despojabas de todo para ayudar a los demás. Así lo hiciste conmigo, me diste el respaldo con tu pluma. No lo dudaste, lo hiciste. Así empecé a conocerte y a saber de la sencillez que otros olvidamos muy rápido. Conversamos y me diste ánimos, me dijiste: “Me da un chingo de gusto”. Pero más gusto te dio cuando me viste en tu presentación de Malayerba, en febrero, en el Palacio de Minería: “A muchos colegas les da miedo hablar con la verdad, la muestra la vemos aquí mismo; ¿dónde están mis amigos periodistas

acompañándome en este día de Malayerba?” Eso dijiste y agradeciste la presencia, como una excepción, de tu amiga Claudia Elenes; tu colega en los inicios de Ríodoce. La mayoría de los asistentes eran jóvenes estudiantes de periodismo que te siguen y te admiran. Personas de edad que comparten el gusto por tus libros y denuncias. Te preguntaron como a un maestro en su clase. Tu presentación fue una cátedra del periodismo que se ejerce en México y los riesgos que eso implica. Hablaste también de la personalidad de quienes encabezan los cárteles de la droga; cómo era el código de los viejos capos y el contraste de los que ahora se disputan el mando. Hablaste sobre la piel de tus historias escritas sin miedo, donde el dolor, la rudeza, la crueldad y la ignorancia de los personajes nos mostró un mundo casi kafkiano. Estuve presente esa noche en la Feria del Libro del Palacio de Minería, en la ciudad de México. Al final quedó pendiente el brindis con tequila; debías firmar los libros de tus seguidores y al día siguiente atender unas entrevistas para llegar a tiempo al aeropuerto y regresar a Culiacán. Alguien te preguntó por tu tierra y te auto-citaste: “Aquí no es tierra caliente. Aquí todo está caliente”. En mi siguiente viaje a Culiacán te buscaría en El Guayabo, del que me dijeron eras cliente asiduo; que acostumbrabas a ir con tu esposa y tus hijos y donde otros comensales hacían fila para saludarte y tomarse la foto. Pero el 15 de mayo pasó algo que no creerías. Tu sombrero estaba tirado en medio de la calle. Nadie podía creerlo. Sí…eras tú. Consternación. Tu imagen empezó a circular por todas las redes. Tus colegas salieron a la calle, gritaron y lloraron tu “artero asesinato”. Las autoridades del gobierno mencionaron tu nombre y prometieron justicia; tú ya sabes lo demás. Lo habías pronosticado…Tu sombrero quedó inerte. Lo vi y no supe que hacer. Alguien lo posó sobre un vidrio; ambos gritaban palabras en silencio. Comentarios: majuliahl@gmail.com


26

Elogio del crimen Karl Marx

E

l filósofo produce ideas, el poeta poemas, el cura sermones, el profesor compendios, etc. El delincuente produce delitos. Fijémonos un poco más de cerca en la conexión que existe entre esta última rama de producción y el conjunto de la sociedad y ello nos ayudará a sobreponemos a muchos prejuicios. El delincuente no produce solamente delitos: produce, además, el derecho penal y, con ello, al mismo tiempo, al profesor encargado de sustentar cursos sobre esta materia y, además, el inevitable compendio en que este mismo profesor lanza al mercado sus lecciones como una “mercancía”. Lo cual contribuye a incrementar la riqueza nacional, aparte de la fruición privada que, según nos hace ver, un testigo competente, el señor profesor Roscher, el manuscrito del compendio produce a su propio autor. El delincuente produce, asimismo, toda la policía y la administración de justicia penal: esbirros, jueces, verdugos, jurados, etc., y, a su vez, todas estas diferentes ramas de industria que representan otras tantas categorías de la división social del trabajo; desarrollan diferentes capacidades del espíritu humano, crean nuevas necesidades y nuevos modos de satisfacerlas. Solamente la tortura ha dado pie a los más ingeniosos inventos mecánicos y ocu-

pa, en la producción de sus instrumentos, a gran número de honrados artesanos. El delincuente produce una impresión, unas veces moral, otras veces trágica, según los casos, prestando con ello un “servicio” al movimiento de los sentimientos morales y estéticos del público. No sólo produce manuales de derecho penal, códigos penales y, por tanto, legisladores que se ocupan de los delitos y las penas; produce también arte, literatura, novelas e incluso tragedias, como lo demuestran, no sólo La culpa de Müllner o Los bandidos de Schiller, sino incluso el Edipo [de Sófocles] y el Ricardo III [de Shakespeare]. El delincuente rompe la monotonía y el aplomo cotidiano de la vida burguesa. La preserva así del estancamiento y, provoca esa tensión y ese desasosiego sin los que hasta el acicate de la competencia se embotaría. Impulsa con ello las fuerzas productivas. El crimen descarga al mercado de trabajo de una parte de la superpoblación sobrante, reduciendo así la competencia entre los trabajadores y poniendo coto hasta cierto punto a la baja del salario, y, al mismo tiempo, la lucha contra la delincuencia absorbe a otra parte de la misma población. Por todas estas razones, el delincuente actúa como una de esas “compensaciones” naturales que contribuyen a


restablecer el equilibrio adecuado y abren toda una perspectiva de ramas “útiles” de trabajo. Podríamos poner de relieve hasta en sus últimos detalles el modo como el delincuente influye en el desarrollo de la productividad. Los cerrajeros jamás habrían podido alcanzar su actual perfección, si no hubiese ladrones. Y la fabricación de billetes de banco no habría llegado nunca a su actual refina-miento a no ser por los falsificadores de moneda. El microscopio no habría encontrado acceso a los negocios comerciales corrientes (véase Babbage) si no le hubiera abierto el camino el fraude comercial. Y la química práctica, debiera estarle tan agradecida a las adulteraciones de mercancías y al intento de descubrirlas como al honrado celo por aumentar la productividad. El delito, con los nuevos recursos que cada día se descubren para atentar contra la propiedad, obliga a descubrir a cada paso nuevos medios de defensa y se revela, así, tan productivo como las huelgas, en lo tocante a la invención de máquinas. Y, abandonando ahora al campo del delito privado, ¿acaso, sin los delitos nacionales, habría llegado a crearse nunca el mercado mundial? Más aún, ¿existirían siquiera naciones? ¿Y no es el árbol del pecado, al mismo tiempo y desde Adán, el árbol del conocimiento? Ya Mandeville, en su “Fable of the Bees” (1705) había demostrado la productividad de todos los posibles oficios, etc., poniendo de manifiesto en general la tendencia de toda esta argumentación: “Lo que en este mundo llamamos el mal, tanto el moral como el natural, es el gran principio que nos convierte en criaturas sociales, la base firme, la vida y el puntal de todas las industrias y ocupaciones, sin excepción; aquí reside el verdadero origen de todas las artes y ciencias y, a partir del momento en que el mal cesara, la sociedad decaería necesariamente, si es que no perece completamente.” “Lo que en este mundo llamamos el mal, tanto el moral como el natural, es el gran principio que nos convierte en criaturas sociales, la base firme, la vida y el puntal de todas las industrias y ocupaciones, sin excepción; aquí reside el verdadero origen de todas las artes y ciencias y, a partir del momento en que el mal cesara, la sociedad decaería necesariamente, si es que no perece completamente.” Lo que ocurre es que Mandeville era, naturalmente, mucho más, infinitamente más audaz y más honrado que

los apologistas filisteos de la sociedad burguesa. (Este texto escrito entre 1860 y 1862 se editó póstumamente, a modo de apéndice en Teorías de las plusvalías, bajo el título “Concepción apologética de la productividad de todas las profesiones”)

27

De Mandeville y La Fábula de las Abejas

B

ernard Mandeville dentro de su obra, La Fábula de las Abejas, destaca conceptos de gran importancia, uno de ellos es que sostiene que los sentimientos que hacen moral al hombre se basan en el egoísmo del mismo, no existiendo en términos de moralidad reglas de conductas universalmente reconocidas. En primer lugar, habla de la virtud, y dice que no hay acción virtuosa si está inspirada en un sentimiento egoísta, ya que considera todo sentimiento espontáneo, egoísta. En segundo lugar, la definición de virtud afirma que no hay acción meritoria, a menos que esté inspirada por un motivo racional. Así por lo tanto todos los actos humanos son viciosos. Los actos naturales del hombre se basan en el egoísmo y cuando el hombre es educado pasa igualmente, todo depende de la adulación o del temor, del deseo de adulación o del temor a la culpabilidad. Aunque Mandeville no niega los impulsos altruistas, ni acusa a la humanidad de hipocresía premeditada, explica el primero como el conocimiento de uno mismo que en última instancia nace del egoísmo. Según Mandeville el recurso principal al que recurre el humano para ocultar su innato egoísmo bajo una máscara de aparente intrusismo ocultando así al observador, es la pasión del orgullo. Para satisfacer esta preocupación el hombre está dispuesto a soportar las mayores privaciones y como una sabia formación de la sociedad ha ordenado que se recompensen con la gloria o se castiguen con la vergüenza las acciones hechas para bien o mal. El orgullo es el baluarte de la molaridad y en


28 apariencia contraria el interés y el instinto del

ejecutante. Es un antinacionalista, los hombres son criaturas de pasión y no de razón, y todos los móviles humanos son, amor propio. El hombre no obra por principios de razón si no que obedece a los deseos de su corazón. La razón en las acciones de los hombres no son factor determinante, el raciocinio más esmerado y desinteresado no es más que una racionalización y justificación de las exigencias de las emociones, y todos nuestros actos son, debidos a alguna variedad o intervención del egoísmo. Al no poder llevar a la práctica su definición de virtud, Mandeville se ve obligado a concluir que el mundo es completamente vicioso. Uno de los sentimientos que mueve al hombre a ser moral es la fama, el honor, la sed de fama, que en ultimo termino se basa en el amor propio el reverso de este sentimiento es la vergüenza, una pasión que tiene síntomas propios, el reverso de la vergüenza seria el orgullo. El orgullo junto con el lujo es necesario para el avance y enriquecimiento de la sociedad. Del orgullo nace la forma de vestir con ropas elegantes y de esta se deriva un provechoso comercio y un progreso en la sociedad. En conclusión los sentimien-

tos que hacen moral al hombre dependen en último del orgullo, y del amor propio. La ética de Mandeville es una combinación de anarquismo en la teoría y utilitarismo en la práctica. Utilitarista en la práctica y esto lo entiende como el ideal de satisfacer los diferentes deseos y necesidades del mundo Como hemos visto el egoísmo es el motor principal de la acción social y moral. El hombre es un mecanismo de pasiones en interacción esas pasiones están compuestas bajo el influjo de la sociedad, su aparente discordia se armoniza para lograr el bien público. Mandeville otorga al poder político el status de inventor de la virtud dado el honor y además también de la sociedad. Fueron inventos de legisladores y sabios que deliberadamente impusieron el orgullo, la adulación y la vergüenza sobre el hombre. Lo que llamamos mal, es el gran principio que nos hace seres sociables y es la base sólida de todos los oficios y profesiones, así el bien, la sociedad está basada en el mal. El poder político que impulso a la abnegación por medio de alagar el orgullo humano, debe guiar a los hombres en pro del beneficio público. Además quien desee civilizar a los hombres y organizarlos e un cuerpo político, tendrá que tener un profundo conocimiento de todas las pasiones y apetitos, las fortalezas y flaquezas de su constitución y saber utilizar sus mayores debilidades en provecho público. Mandeville señaló en el desarrollo de la sociedad


tres principales etapas: la asociación forzada de los hombres para protegerse a sí mismo de los animales, la asociación de los hombres para protegerse el uno del otro y la invención de la escritura. Otras causas de evolución son, la división del trabajo, el desarrollo del lenguaje, la invención de las herramientas y la del dinero. En consecuencia cuando se ha constituido el estado la guerra se ve remplazada por las formas de competencia que representan las bases del progreso humano: el hombre ya no combate para matar si no para ser apreciado y envidiado. Para conseguirlo se transformara en culto, rico y refinado y así dará trabajo a los pobres y ayudara al bienestar económico de toda la nación. En sociedad lo normal es la conveniencia y la compañía, siempre que sea en compañía de hombres de bien, pero no existiendo buena compañía la soledad es buen remedio. Mandeville sostendrá que la aparente amistad y amor por la compañía del hombre no es más que tratar de fortalecer nuestros intereses y se centra en el amor propio. Lo que más le gusta al hombre que vive en sociedad es que los demás hablen de él, cuestiona que le proporciona íntima satisfacción. Así podemos ver que son las causas más odiosas y malas las que dotan al hombre para ser el ser más sociable de la naturaleza y solamente nace la sociabilidad humana de la multiplicación de sus deseos y la constante ocupación con la que tropieza para satisfacerlos. Para Mandeville, en referencia a la sociedad, existe la necesidad del lujo para el sostenimiento de un estado fuerte y que en absoluto aumenta la avaricia, además postula el avance de la sociedad haciendo ver al lector que los pobres tienen elementos que en otros tiempos eran considerados lujosos y ahora se ven de uso corriente, en cuanto pasan las modas los elementos, antes lujosos, pueden pertenecer al grueso de la sociedad, haciendo patente el principio de oferta y demanda. El lujo depende tanto de la avaricia como de la prodigalidad, ya que ambos son elementos constitutivos de la sociedad. El interés del estado es el que prima y el que se relaciona con el desarrollo del comercio. La protección de esta actividad llego a ser el principal fin de la teoría económica, pero aunque el resultado de estos intereses fue

el fomento del desarrollo de la producción y el comercio 29 y por ende la difusión del lujo, la opinión popular denuncio el lujo como malo en sí mismo y corruptor. Mandeville demuestra que el lujo es inherente a los estados florecientes, demostrando la paradoja “vicios privados, beneficios públicos”. Apoyando esta paradoja presenta la necesidad de determinados oficios inmorales que benefician el crecimiento del estado. Para Mandeville el bienestar egoísta del individuo (vicios privados) es normalmente el bien del estado (beneficios públicos), dejando constancia del individualismo en el comercio de la propiedad y de la necesidad que tiene el gobierno de proteger al individuo en su propio beneficio. Así, el fin de la sociedad según Mandeville, es el existir los más fuerte y poderosa que pueda sobre la base de la teoría de la armonía espontánea de los in-

tereses individuales y de la opresión de los numerosos miembros de las clases trabajadoras. La Fábula de las Abejas es un texto del médico holandés Bernard Mandeville (1670-1733) cuyo contenido ha influido durante varios siglos en la historia de las doctrinas económicas. La fábula es el antecedente más científico de la teoría del laissez-faire de Adam Smith, y su filosofía influyó en personajes como Rousseau, Montesquieu e incluso en Marx. La obra -que se subtitula paradigmáticamente Los vicios privados hacen la prosperidad pública- plasma una ética repulsiva que defiende el lujo” la envidia y el orgullo, y que justifica el egoísmo.


30

Crear clima político para… M

es previo a junio, en que el día 7 se celebrara antaño La Libertad de Prensa, mayo nos ofrece fechas funerales, a saber: El 23 fue asesinado el cardenal de Guadalajara Juan Jesús Posadas Ocampo. El 30 fue ejecutado el maestro Manuel Buendía Téllezgirón. Mayo incorpora ahora el nombre de Javier Valdez Cárdenas. El caso del cardenal Posadas Ocampo se subraya porque aquellos que dudan de “las verdades históricas” siguen sosteniendo que el 23 de mayo de 1993 arrancó la nueva temporada de Crímenes de Estado. El asesinato fue explicado entonces en una operación de Nintendo durante una conferencia de prensa de la Procuraduría General de la República (PGR): Fuego cruzado hizo del purpurado víctima propiciatoria. El maestro Buendía, poseedor de fuentes exclusivas, era un informado y agudo comentarista incómodo a ciertas esferas del poder político y de los poderes fácticos. Su última columna, de suyo reveladora, se publicó en Excélsior el 28 de mayo de 1984. Dos días después, fue ejecutado. De esto hace 33 años.

Construcción de condiciones de opinión pública Sin embargo, fue hasta 1994 cuando algunos analistas, reputados por su conocimiento y seriedad profesional, plantearon un enfoque relativamente nuevo en México: La formación de un “clima político” perverso, consistente en la construcción de condiciones de opinión previa, para que la sociedad prejuzgara el desenlace de acontecimientos posteriores y los diera por  inevitables y “justificables”. “Relativamente nuevo en México”, repetimos, porque el antecedente que nosotros revisamos con frecuencia es el de Chile, que desembocó el 11 de septiembre de 1973 con el asesinato del doctor Salvador Allende. Aún conservamos entre nuestros materiales de trabajo un cuaderno presentado como Los papeles de la CIA (la agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos), en el que se documentan operaciones de grandes corporativos norteamericanos para financiar la política editorial de algunos medios de comunicación chilenos, ocupados en denostar el gobierno de la Unidad Popular, incitando a su derrocamiento. La ejecución de Luis Donaldo Colosio

Juan José Posadas Ocampo.

Esa tesis se retomó en México después del asesinato del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, el 23 de marzo de 1994. Algunos ingredientes reales fueron la reacción de Manuel Camacho Solís, aspirante a la candidatura priista, cuando a finales de noviembre se dio por confirmada la nominación de Colosio. Otro fue la irrupción en enero del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas. A Camacho Solís le empezaron a tundir mediáticamente desde el mes de diciembre, cuando ya Colosio andaba en campaña. En el curso, se le llegó a atribuir al propio sonorense alguna expresión sobre “la terquedad” del entonces secretario de Relaciones Exteriores y después comisionado para la paz en Chiapas. Sin embargo, hacia el mes de febrero de 1994, algunos columnistas políticos metropolitanos comenzaron a insistir en que la campaña de Colosio no levanta, según “trascendidos” en el cuarto de guerra del CEN del PRI, en el cual “preocupaba” esa percepción adversa. Se siguió machacando en esa insidia incluso después de que el 6 de marzo de 1994, en la Ciudad de México,


31

Colosio presidió la movilización multitudinaria de confirmación de su candidatura. Melifluo, Carlos Salinas de Gortari dio la nota desde Los Pinos:No se hagan bolas. El candidato es Luis Donaldo. Poco más de dos semanas después, Colosio fue ejecutado en Lomas Taurinas, Tijuana, Baja California. Conservamos alguna manifestación de aquellos días: En efecto, gente del  gobierno no jaló el gatillo, pero auspició  un clima político para el magnicidio. No es un dato de poca monta que un fiscal especial para la indagatoria de la ejecución  de Colosio, Miguel Montes García, introdujera entre las líneas de investigación la del complot. Las semanas siguientes, en cadena, fueron ultimados varios activos o potenciales testigos de aquel crimen. Los demonios andan sueltos En agosto de 1994 se realizaron las elecciones generales. Desde semanas antes, en algunos sectores de oposición se sostuvo que, “desde lo alto”, se estaba implantando una atmósfera enrarecida auspiciosa del voto del miedo. Esa sospecha se alimentó dos meses antes de las elecciones en que, súbitamente, el secretario de Gobernación y presidente entonces de la Comisión Federal Electoral (CFE), Jorge Carpizo, montó una escena en la que presentó la renuncia a sus dos encargos; que retiró cuando el anunció hizo el efecto predeterminado.   De aquel excepcional proceso surgió la presidencia suplente de Ernesto Zedillo, que había sido coordinador de campaña de Colosio. (En Los Pinos fue ungido candidato al ponerse en escucha el contenido de una videocasetera). Pero de ese proceso emanó también la Legislatura federal. Entre los candidatos a diputados priistas triunfantes apareció José Francisco Ruiz Massieu. De inmediato se le promovió como coordinador de la bancada del sector popular tricolor en San Lázaro. Exultantes, algunos prominentes “compañeros de sector y de partido” de Ruiz Massieu leyeron el futuro: El guerrerense irá “sin vara” a la Presidencia de México en 2000. La misma mañana de su confirmación como coordinador legislativo en la sede de la CNOP, el 28 de septiembre Ruiz Massieu fue también ejecutado. Habilitado como subprocurador especial de la PGR

para la indagatoria del crimen contra José Francisco, su hermano Mario Ruiz Massieu acusó interferencias en la investigación. Al renunciar, lanzó esta advertencia: ¡Los demonios andan sueltos…! Esos demonios lo alcanzaron meses después en una prisión de los Estados Unidos. Segunda usurpación presidencial en menos de dos décadas Para la sucesión presidencial de 2006, desde dos años empezó a calentarse el clima político mediante una previa construcción de opinión pública. Por su aciago desenlace, creó estado la versión de que se trató de una segunda usurpación del poder presidencial en menos dos décadas. En el clima político de entonces, el código de comunicación le dio entrada a la hipótesis del complot. Hay testimonios escritos que siguieron después esa línea. Cuando en 2012 el PRI retornó a Los Pinos, aventuramos el diagnóstico de que el tricolor llegó bajo el Síndrome de Lázaro. Fue resucitado sin el beneficio de la cura de la lepra.     El nuevo enrarecimiento del clima político en México se gestó propiamente desde las elecciones federales intermedias de 2015, pero subió de grado en las elecciones en 13 estados de la República y el Distrito Federal en 2016. En ese periodo, cayeron las dirigencias nacionales del PRI (en dos ocasiones), del Partido de la Revolución Democrática (PRD, en tres ocasiones) y del Partido Acción Nacional (PAN). Señal de congestionamientos internos. Fenómeno sin solución de continuidad, sigue presente en 2017 en los estados de México, Veracruz, Coahuila y Nayarit. El llano en llamas Particularmente   este año, ha sido visible la impotencia (con rasgos de complicidad en algunos casos) de los árbitros federales: Administrativo, el Instituto Nacional Electoral (INE); jurisdiccional, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Después de actuar este último: No hay más allá. En El llano en llamas, cabalga de nuevo rumbo a 2018 el fantasma del voto del miedo. La deliberada  construcción  de opiniónpública está generando un clima político que, en una primera fase, eventualmente podría ser gobernable. Una vez desencadenado en toda su intensidad: ¡Sálvese el que pueda! Es cuanto. (Abraham García Ibarra).


Ejército mexicano, el pueblo en armas

Mouris Salloum George

32

L

a palabra, dejó dicho don José Ortega y Gasset, es un sacramento de muy delicada administración. Tomarlo en cuenta. Esta entrega está atrapada en una indagatoria periodística: ¿Quién fue el doctor Salvador Corrales Ayala? Del político priista Rafael, de los mismos apellidos, guanajuatense él, hay para escribir todo un tratado. De Salvador, sólo encontramos algunas pistas en alusiones en eventos de una Universidad de la Comunicación. De lo que sigue, que una Alianza para la Educación Superior, en la que están asociadas 120  instituciones académicas privadas, instituyó la presea Salvador Corrales Ayala. Este año, quienes deciden la asignación de tan honrosa distinción, decidieron entregársela a otro Salvador: El general secretario, nada menos que, de la Defensa Nacional, Cienfuegos Zepeda. Hoy se la prendieron en su robusto pecho. En tan solemne y augusta ceremonia, como testigo especial estuvo el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, en representación del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas. Como lo hemos acotado en otras entregas, profesamos un cívico respeto por las fuerzas armadas y en particular del Ejército mexicano. No nos toca hacer la nota de color de tan rumboso evento. Lo que tenemos en registro

esta tarde, es el mensaje del general laureado. Hagamos una nueva revolución Según el texto del mensaje, el general Salvador Cienfuegos Zepeda describió la actual hora como momento de cambio y convocó a una nueva revolución. En términos periodísticos -lo cotejamos en algunos avances editoriales-, esa es la cabeza gancho. Suele ocurrir, que algunos lectores apresurados capten sólo las líneas del encabezado. Pero ¡Cuidado! El militar para nada se refirió a armas de variado calibre que están de moda en los escenarios del territorio nacional. El general Cienfuegos Zepeda, dijo: Hagamos una nueva Revolución, sí, pero al través de la enseñanza. Hecha la necesaria precisión retórica, el general Cienfuegos Zepeda dio el catálogo “de armas” para tal efecto: Las de la educación, la cultura, las artes; las de la unidad nacional y la identidad nacional. Lo que nos permite recordar el viejo discurso político de los gobernantes mexicanos que hasta hace poco han sido: El Ejército mexicano, es el pueblo mismo en armas. El pueblo no atenta contra el pueblo. Podemos dormir tranquilos.


México: la prensa bajo amenaza En México, ser periodista de investigación se ha convertido en un verdadero peligro. Los asesinatos y las presiones de poderes fácticos hacen temblar a la prensa especializada. Marco Lara Klahr

E

n una situación estructural en la que día a día se verifican mayores restricciones a la libre expresión, el ejercicio de la profesión periodística en México vive hoy su momento más sórdido. Habida cuenta de los diversos fenómenos de los últimos tiempos, es posible afirmar que el periodismo se encuentra inmerso en los siguientes fenómenos: - la cooptación, el acoso y la violencia directa perpetrados por funcionarios públicos y delincuentes (casi siempre asociados entre sí); - la precarización laboral ocasionada por una industria noticiosa dependiente no de sus audiencias sino del dinero público, y cuyas políticas editoriales exponen a periodistas a riesgos de violencia e instrumentalización política y económica; - el sometimiento ideológico, político o pragmático a fuentes oficiales o de poderes fácticos, cuyas informaciones se procesan y publican industrialmente sin estándares deontológicos específicos; - un acelerado descrédito social (no siempre inmerecido). Todos estos factores, que inhiben la práctica y el florecimiento del periodismo especializado, constituyen un conjunto de síntomas directos o indirectos de lo que, al analizar los medios latinoamericanos, el teórico de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Manuel Alejandro Guerrero, denomina con envidiable precisión «sistema mediático liberal capturado». En este sistema, «el clientelismo los inserta [a los medios] directamente en el proceso político, al permitir a sus dueños aliarse con grupos políticos particulares, utilizar sus propias organizaciones para intervenir en la política (…) y utilizar sus relaciones para reducir o evitar los efectos inconvenientes de la regulación. Además, el clientelismo contribuye a obstaculizar el desarrollo de prácticas informativas profesionales». A propósito del parteaguas de la violencia generalizada contra periodistas en el país (que data aproximadamente del año 2000), escribía hace una justo una década:

“En el lapso entre 2000 y agosto de 2007, 38 colegas murieron violentamente o sufrieron desaparición forzada. De estos, 33 sucumbieron a tiros o puñaladas, envenenados, arrollados, quemados o desaparecidos”. A finales de abril pasado, en un completo y útil resumen, Azam Ahmed apuntaba desde The New York Times que «México es uno de los peores países del mundo para ser periodista hoy. Al menos 104 periodistas han sido asesinados en este país desde el año 2000, mientras que otros 25 han desaparecido, presumiblemente asesinados (la cifra sigue in crescendo). En la lista de los lugares más mortíferos del mundo para ser reportero, México cae entre la nación devastada por la guerra que es Afganistán y el Estado fallido de Somalia. El año pasado, 11 periodistas mexicanos fueron asesinados, la cifra más alta del país en este siglo». Aunque no es solo asunto de cifras cada día más siniestras,  rankings  de la devastación galopante o predecibles narrativas escalofriantes de sangre, silencio, dolor y muerte, lo antedicho refleja con claridad esta atmósfera compleja en la que ciertos grupos de los poderes políticos, públicos, económicos y criminales conjuran contra el derecho del público a la información, dejando en la mayor indefensión a las y los periodistas investigativos. Como muestra, alcanza mencionar que desde principios de la década pasada, la violencia contra líderes del periodismo de investigación ha crecido exponencialmente en todo el país –lo que contrasta con el eco social realmente limitado–. Entre decenas de casos, destacan los de los reporteros investigativos Alfredo Jiménez Mota (secuestro, desaparición forzada y homicidio), Rafael Ortiz Martínez (desaparición forzada), Francisco Javier Ortiz Franco (homicidio), Lydia Cacho (amenazas, detención arbitraria y acoso incesante), Alejandro Gutiérrez (exilio), Regina Martínez (homicidio), Ana Lilia Pérez (amenazas, acoso e intimidación), Anabel Hernández (amenazas e intimidación) y el los más reciente de Miroslava Breach (homicidio) y Javier Valdez (homicidio), así como el silenciamien-

33


34 to parcial de la prestigiosa periodista Carmen Aristegui y su equipo (cancelación definitiva de su programa noticioso en MVS Radio, previo despido de sus periodistas), posterior a la revelación de la Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto. Ahora bien, todo esto ¿ha cancelado el ímpetu profesional de periodistas en la investigación de casos de corrupción, abuso de autoridad y violación de derechos humanos? ¿Impide que en México se ejerza el periodismo de investigación? Afortunadamente no. O al menos no en todo el país. Dentro del penoso panorama, esta es una estupenda noticia. Sin embargo, hay fenómenos identificables dignos de atender para hacernos de un panorama veraz y buscar soluciones de raíz: Nunca en su historia México había tenido la cantidad de periodistas de investigación de excelencia como la que se verifica hoy. Sin embargo, esta especialidad está absolutamente alejada de los medios noticiosos tradicionales. El grueso de las mejores historias periodísticas de profundidad –no me refiero a filtraciones, contenido de curaduría o hits coyunturales– puede encontrarse sobre todo en formato de libro, video o de medios digitales nativos realizados por freelancers. La alta y tóxica dependencia financiera del erario público de la mayoría de las empresas noticiosas –fundar lo ha documentado de manera incontrovertible– obstaculiza el periodismo independiente y veraz, mucho más para la investigación. Cada vez más medios y periodistas son cooptados por poderes fácticos (políticos, servidores públicos de alto nivel, grupos empresariales u organizaciones delincuenciales). Esto, combinado con la violencia extrema, produce una parálisis del periodismo en general –y aún más del especializado–. En amplios segmentos del gremio periodístico se verifica una actitud negadora respecto del estado de cosas. Muchos no asumen que también nosotros, los periodistas, hemos contribuido al creciente desprestigio social y el predecible encono expresado hacia la prensa desde las redes sociales. Un problema relevante es la precaria tendencia a la especialización, justificada mediante expresiones re-

duccionistas y mezquinas. En las redacciones de noticias suelen escucharse frases como las siguientes: “¿Para qué me profesionalizo, si en México no hay libertad de expresión”, “Uno trabaja para un medio y son los de arriba los que deciden, no yo”, “La gente no quiere más que nota roja”, “Si lo dice la autoridad, es su responsabilidad y no mía por publicarlo”, “El periodismo es un oficio, no una profesión, y por eso se aprende en las calles, no en la universidad”, “A ese compañero lo mataron porque andaba metido”, o bien “Los derechos humanos son una moda, hay que publicarlo todo, sea lo que sea, para que la gente se entere”. Si bien el panorama periodístico mexicano exhibe un grado generalizado de instrumentalización política, económica e ideológica, y de riesgos de violencia suficientes como para desestabilizar el orden democrático mismo, también muestra expresiones incuestionables de per-

sistencia –a veces hasta la obstinación–, calidad y ética profesional que nos dejan importantes lecciones. Una de ellas es que la mayoría de tales expresiones de periodismo socialmente responsable son posibles gracias a la acción ciudadana concertada a través de organizaciones de la sociedad civil, la cooperación y los organismos internacionales. No deberíamos desdeñar esta moraleja: cuando el Estado no solo se desentiende de su responsabilidad de garantizar la libertad de expresión y el derecho a la información, sino que es incapaz de encarar la impunidad que afecta el ejercicio de estos derechos humanos y las empresas noticiosas se obsesionan en la rentabilidad, hay quienes consideran más que nunca como su responsabilidad sostener y fomentar el buen periodismo, acompañando a los y las periodistas con posibilidades y aptitudes para ejercerlo muchas veces contra (casi) todo.


Universidad Autónoma de Sinaloa Con profundo pesar, externamos la más sentida de las Condolencias a nuestra compañera y amiga

Griselda Triana, así como a su apreciada familia, por el sensible fallecimiento de su esposo, el

Periodista

JAVIER VALDEZ CÁRDENAS Al mismo tiempo, condenamos el asesinato de que fue víctima y nos unimos al reclamo de justicia de la sociedad sinaloense. Hacemos un llamado a las autoridades estatales y federales para que se ponga fin al clima de inseguridad que se vive actualmente, y que hoy afecta al gremio de comunicadores, a quienes reiteramos nuestra solidaridad y afecto. Es imperativo que se garantice la Libertad de Expresión y el periodismo crítico como el ejercido por Javier Valdez, es urgente acabar con la impunidad y con aquellas prácticas que cancelan el derecho a saber que tiene la población. Descanse en Paz… “^ƵƌƐƵŵ Versus”

ƵůŝĂĐĄŶ͕^ŝŶĂůŽĂ͘DĂLJŽĚĞϮϬϭϳ͘

DR. JUAN EULOGIO GUERRA LIERA ZĞĐƚŽƌ

35


36

Como se vivió la Universiada Nacional UANL Juan Manuel Lizárraga Sánchez

E

ste 2017 le toca el turno a la Universidad Autónoma de Nuevo León ser sede de la Universiada Nacional, con una infraestructura deportiva que impresiona y una larga tradición ganadora en esta justa, sin duda promete emociones y momentos para recordar, pero veamos cómo se vive una Universiada Nacional. La Universiada Nacional es la máxima justa deportiva y el sueño para miles de atletas universitarios de todo el país, donde su arduo trabajo y esfuerzo realizado se ve recompensado no solo mediante la obtención de una medalla sino el honor y la satisfacción de representar a su alma mater, a esta alma mater que los ha formado y guiado no solo como atletas sino también como personas, donde el máximo espíritu universitario sale a relucir durante cada uno de los días del evento Este espíritu universitario es inmediatamente transmitido a la sociedad en general, que sin dudar se suman a esta gran fiesta apoyando con ánimo y deleite a sus equipos y atletas favoritos al estar presentes deportistas de nivel olímpico como una Alejandra Valencia en tiro con arco, y una Briseida Acosta en el taekwondo La experiencia sin duda es única para el espectador y extraordinaria para el atleta que vive entre la emoción y los nervios de tan grande justa. La convivencia y fraternidad que se vive entre atletas, entrenadores y directivos es digna de destacar al ver a estos saludando con tal alegría y entusiasmo a sus similares, si bien son rivales en lo deportivo este evento se ha encargado de convertirlos en amigos. Una de las experiencias más placenteras para los participantes es sin duda el comedor universitario, el máximo punto de reunión y convivencia en este evento donde se congregan los participantes de las distintas universidades y sin duda alguna el terror para las cocineras del evento al en-

frentarse a tan feroz apetito. Un momento de emoción y nostalgia que se vive durante la Universiada es el ver como poco a poco este gran comedor se va quedando vacío conforme avanzan los días y los equipos van siendo eliminados, hasta solo estar presentes los finalistas. Por nuestra parte la Universidad Autónoma de Sinaloa en esta edición ha levantado la cara con destacadas participaciones. Nuestra institución está dentro de los 5 primeros lugares en el medallero dentro de 320 instituciones de educación superior, siendo Iza Daniela Flores su máxima exponente al ganar oro en 100 metros planos y plata en 4 x 100 metros además de ganar oro en los 200 metros e imponer nuevo récor en la Universiada Nacional y calificar así en la Universiada mundial a celebrarse en China Taipéi el próximo mes de agosto.


Aspectos que favorecen la adherencia terapéutica en la consulta nutricional Dra. Weendy Noemi Rivera Castillo / Unidad Académica de Ciencias de la Nutrición y Gastronomía

E

n el área de la Salud diversos estudios muestran las dificultades de la adherencia terapéutica así como las medidas efectivas para lógrala, por una parte por el reconocimiento de las implicaciones médicas, sociales y familiares para los pacientes y por otra parte la incidencia que esta tiene en el aumento del costo de la asistencia sanitaria. A partir de los modelos en salud, se han generado diversas recomendaciones para que el profesional de la salud (PS) trabaje desde la perspectiva del paciente para lograr el cumplimiento de las indicaciones del tratamiento. Ya se ha comentado del doble reto del PS (especialmente del nutriólogo), pues sin separarse de su quehacer debe anticipar la reacción negativa que tendrá su paciente acerca del tratamiento. En los tratamientos nutricionales se ha demostrado que la “educación nutricional” permite promover y mejorar la adherencia al tratamiento, ya que puede influir en la conducta del paciente para mejorar la adopción de habilidades de autocuidado (Landeros, Pava y Bohórquez, 2010). Cabe señalar que la educación nutricional de la que se habla es “cara a cara” (Nutriólogo-Paciente). Por lo tanto tomando como primera referencia la relación del PS con el Pa para que éste se apegue de manera exitosa al tratamiento, es primordial que el PS muestre empatía por su paciente, es decir, vea la realidad con los anteojos de Pa y se cuestione así mismo en cuanto al diagnóstico, al tratamiento - incluyendo las posibilidades de éxito y de fracaso del mismo- así como del pronóstico de recuperación. Aun posicionados en esta relación y enfatizando en la primera sesión de trabajo terapéutico (ya no de diagnóstico) es sumamente importante que se establezca un buen encuadre, para declarar la participación que tendrá cada participante. Esto se traduce desde el buen raport hasta la claridad en los objetivos y compromisos que cada uno va a establecer en esta relación que van a iniciar. En esta parte del trabajo terapéutico, el nutriólogo debe establecer -de manera aproximada-, la cantidad de sesiones que serán las mínimas necesarias para alcanzar los objetivos de su relación profesional, de donde a su vez se establecerán las metas a alcanzar (corto, mediano y largo plazo). Dejando por sentado que cada sesión que se omita, o bien, que en ella no se alcancen las metas, el tratamiento postergará las ganancias y todo se verá reflejado en el bienestar del Pa. La

adherencia disminuye a medida que la terapia se alarga. Algo que no debe perder de vista el PS, en este caso el nutriólogo, es que la falta de adherencia terapéutica también hablará de su estatus o reconocimiento ante los pacientes, ya que el primero que se considerará que fracasa es el profesional, por la carga de responsabilidad que se le atañe. Una vez que esta sesión ha sido cubierta con éxito, el nutriólogo debe prepararse para cada paciente, es decir, reconocer a cada paciente y su relación (darle continuidad a los casos de manera oportuna). El nombre del paciente así como datos relevantes de su relación terapéutica deben ser el inicio de cada sesión, así mismo la revisión continua de las metas y la constante motivación del paciente hacia sus propios objetivos (bienestar). Al finalizar la consulta el nutriólogo debe cerciorarse que el paciente entendió con claridad las instrucciones y que esa no será la causa de omisiones o equívocos, para lo cual se sugiere utilizar la técnica de repetición del paciente (que el paciente repita las instrucciones clave para llevar de manera adecuada el tratamiento) y por último recordar al paciente que la relación costo-beneficio del régimen de tratamiento puede resultar relevante, ya que los costos pueden ser diversos: económicos, sociales, laborales, familiares, emocionales, mientras los beneficios están dirigidos hacia la convicción de que la enfermedad se ha curado (Martín y Grau, 2004). REFERENCIAS Lancheros Páez, L, Pava Cárdenas, A, y Bohórquez Poveda, A. (2010). Identificación de la adherencia al tratamiento nutricional aplicando el modelo de Conocimientos, Actitudes y Prácticas en un grupo de personas con Diabetes Mellitus tipo 2 atendidas en la Asociación Colombiana de Diabetes. Diaeta, 28(133), 17-23. Martín Alfonso L, Grau Ábalo J. La investigación de la adherencia terapéutica como un problema de la psicología de la salud. Revista Psicología y Salud Mex. 2004;14(1).

37


En búsqueda de la calidad 38

T

odos de cierta forma estamos en la búsqueda de la calidad. La buscamos constantemente en los productos que compramos, en el trato que recibimos en el día a día, en la educación de nuestros hijos, en el trabajo que realizamos y en nuestro alrededor. Hablar de calidad es mencionar esfuerzos,

decisiones y acciones que cada individuo toma para acceder a ella. Tener una certificación en un idioma es un sello de calidad individual. Cada individuo busca por propios recursos aquellas oportunidades que le permitan destacarse del resto de la sociedad. En términos laborales, la obtención de un certificado es dar confianza a la organización donde trabaja que usted es capaz de realizar las actividades requeridas para ocupar esa posición. Y muy probablemente pueda ser una diferencia al momento de contratar los servicio de alguien. Hoy en día, las certificaciones en los idiomas se han convertido en parte esencial del aprendizaje del mismo. No basta decir que se conoce el idioma, o que se habla bien, ahora es vital presentar un documento que lo compruebe con el aval de alguna universidad reconocida de talla internacional. Vivir en un mundo donde tener un certificado que acredite el nivel de competencias en una lengua externa es un sello de calidad individual, y esto nos hace preguntarnos qué examen es el ideal para la formación académica, laboral o personal. Un profesionista certificado presenta mayores opor-

tunidades de inclusión en el mundo laboral durante y después de la capacitación misma. Para las personas que están a cargo de la contratación directa, les genera un sentido de tranquilidad y transparencia de que su estadía en la organización sea productiva. IELTS, International English Language Testing System es un examen que permite obtener un certificado para evaluar el uso del idioma inglés. No es el único que se maneja de manera internacional, pero se ha demostrado que es el ideal en la evaluación de manera individual de cada una de las habilidades que se requieren para ser competente en el dominio del idioma inglés. Ahora bien, poseer un certificado y una cultura de calidad no lo es todo. Calidad implica un compromiso ético con la excelencia en cualquier proceso que se realice a su alrededor. Es un proceso que inicia internamente y luego se genera en el exterior. Todos los esfuerzos, decisiones y acciones que cada individuo toma para acceder a ella van forjando su carácter y su manera de ver la cultura organizacional y el mundo que los rodea. De nada sirve tener diversas certificaciones o certificados si el cambio no se da internamente. De esta manera podemos decir que la calidad inicia y termina con la educación. Los esfuerzos que se realizan para acceder a ella, generan un alto valor agregado al sentido de la misma. Y si todos estamos en búsqueda de la calidad, tenemos que reconocer que inicia y termina con las oportunidades que se ofrecen en nuestra Universidad o a nuestro alrededor involucrando a todos en el constante aprendizaje de la vida misma.


Gabriel y Luis Pavloc

D

e todos modos era imposible que volviera, decidió seguir adelante con algo que no le tocaba, de hecho algo que ni siquiera estaba de acuerdo, pero la situación, según el momento le exigía actuar sin remordimientos. Tal vez con dolor, pero sin arrepentimientos. En la mañana, Luis comía unos burritos afuera de una tienda hongo, así las llamaba porque para él esas tiendas crecían donde fuera y como fuera sobre la ciudad descompuesta y moribunda. Estaba en la edad cuando nada tiene sentido, o por lo menos como él quisiera. Terminó su único alimento del día sin mucho en qué pensar y al mismo tiempo en todo, tomó camino hacia las riberas del tercer río en donde Gabriel lo había citado para decirle algo importante. A esa edad esas peticiones se toman realmente enserio. Al llegar, Gabriel ya lo esperaba, lo volteó a ver con unos ojos brillantes y una sonrisa llena de seguridad; El viento matinal, de humedad y calor, le hacían ondas el pelo en la cara. Se saludaron a palmada y puño, como era la costumbre, Luis, un poco más bajo de estatura, tenía la actitud a la expectativa, esperando a que la otra parte hablara primero, pero sólo estaban en silencio viendo el puente por más de dos horas. Luis supo que no debía impacientarse, Gabriel actuaba diferente, así que aceptó la meditación colectiva con solemnidad fue cuando el agua del río destellaba hasta el punto que Luis sintió que le daría un ataque epiléptico, por fin Gabriel pronunció la primera frase: Me la voy a robar. Luis asintió con resignación. Gabriel continuó: Y quiero que me ayudes. Meticulosamente Gabriel detalló su plan de ir por una linda mujer, así como él se refería a ella, pero Eva era solo una niña de casa, escasos 16 años cumplidos, insuficientes para saber de un escape y menos con alguien de su misma edad. El sol quemaba y mataba el aire, ninguna nube visible, el cielo se percibía casi blanco y afuera de la escuela los alumnos se amontonaban como hormigas blancas con patas azules; Una motocicleta iba y venía a ese punto, traían tarraya, Luis atrás y Gabriel al manubrio, aceleraban, hacían ruido, querían llamar la atención de unos ojos negros enmarcados en una dulce y blanca piel que se alzaran hacia su dirección. Ella le pidió a su amiga que no se le separara, que no la dejara hasta que se subiera al transporte, pero estos aprendices de tiburones fueron audaces, por encima de la banqueta sin dudar y con gran rapidez atropellaron al par de jovencitas tomando a la presa para perderse a gran velocidad. De los que vieron esto unos aplaudían y gritaban mientras otros con el susto se alejaron. El día ya era azul marino. Los cazadores y la presa se encontraban en una obra negra de la ciudad, Gabriel había intentado de convencer a Eva de su enamoramiento, ella no dejaba de llorar y pedir que la dejaran ir. Luis había abogado en vano por la misma opción. En un momento de discusión intensa, las manos delicadas se atrevieron a tomar un pedazo de block que estaba cerca y junto con un grito desesperado se abalanzó golpeando en la cabeza a Gabriel; Claramente, los dos en pie, notaron que la mitad de su ser estaba fuera, Luis miró fijamente a la frágil figura que estaba petrificada y por un extraño instinto, como si alguna alma lo poseyera, sintió el pesar de que terminaría el trabajo de alguien más, con sus manos, pero no con sus ideas, con lágrimas negras de duelo en un rápido movimiento tomó el mismo pedazo de roca manchado de sangre y vengó a su hermano.

39


Brenda Rodríguez G.

40

Javier Valdez, cazador de historias A

bran bien los ojos, observen con detenimiento de abeja, escuchen, huelan, palpen ese camino que transitan a diario, ahí están las historias esperando ser cazadas… atrápenlas. Esto y mucho más nos enseñó Javier Valdez en el taller de crónica que dio hace algunos años en el Cuadrante Creativo. Recuerdo muy bien que me dijo que admiraba mi humildad al tomar el curso y que le daba gusto que quisiera aprender a narrar con más “carnita” así le llamaba él al hecho de que plasmáramos los detalles, esos que son tan importantes en nuestro lienzo y que le van dando ese color único a nuestras historias. Conocí a Javier hace muchos años en una exposición en el Masin, cuando me dijo su nombre, de inmediato me dije es él, el periodista, me llamó la atención su sencillez y su particular asombro infantil al disfrutar la obra expuesta. Con razón escribe como escribe. Era un hombre que se dejaba sorprender por los rayos del sol, por la brisa de la mañana y por el gusto de vivir. Su nombre en esa época ya era leyenda, acababa de fundar Río Doce. Yo recordaba haber visto sus reportajes para canal tres y leído sus crónicas periodísticas. Me gustaba su estilo, notas de color, crónicas que no son comunes en los reporteros en el medio. Así que cuando me enteré de que daría un curso de inmediato me inscribí, tenía que conocer a este personaje sabía que aprendería mucho de

él y así fue. Generoso y compartido nos guió y nos inspiró para que nos convirtiéramos en cazadores de historias. Un gran taller en donde conocí a personas entrañables con las que aún sigo en contacto como Hortensia López Gaxiola y Fernanda Beltrán entre otros.


Lamento mucho la pérdida de este ser humano tan especial y con tanto que dar y compartir, un tipazo, agradable, pícaro, sensible, buen amigo. Es una lástima que los mexicanos no tengamos libertad de prensa, el mundo entero se quedó sin este narrador único que con su prosa nos hablaba de la realidad que vivimos. Su muerte me duele y la lloro, nos arrebataron a un grande.

41

Libros XXII Festival Internacional Universitario de la Cultura Durante el festival universitario se presentaron diversos libros, los invitamos a visitar Editorial UAS y adquirir estas interesantes lecturas. ACRIDOFAGIA Y OTROS INSECTOS de Julieta Ramos Elorduy, Arnold Van Huis José Manuel Pino y Alejandro Escalante. Este es un libro único cuyo objetivo es explorar la práctica milenaria de comer insectos, particularmente chapulines, en México y el mundo, y evaluar cómo estos podrían ser la solución a uno de los mayores problemas que aquejan a la humanidad: el hambre. Tú hija Frida. Cartas a mamá. Compilación, introducción y notas de Héctor Jaimes. En esta edición se recopilan 54 cartas, hasta ahora inéditas, que Frida Kahlo (1907-1954) le escribió a su madre, Matilde Calderón de Kahlo. Las primeras once cartas fueron escritas en México (1923-1930), mientras que el resto en Estados Unidos (1930-1932). Aunque la gran constante de las cartas sea el profundo amor que la pintora profesa por su madre, en ellas el lector también encontrará grandes revelaciones: su voz cotidiana, su psicología, su asunción del quehacer

artístico y, sobre todo, su desbordante intuición estética. EL SALVAJE. De Guillermo Arriaga A sus diecisiete años Juan Guillermo se ha quedado huérfano y completamente solo. Tres años atrás, Carlos, su hermano mayor, ha sido asesinado por unos fanáticos religiosos; abatidos por el pesar, sus padres y su abuela mueren. En el extremo de la rabia y la desesperación, Juan Guillermo jura vengarse. INVENTARIO Antología de José Emilio Pacheco. De 1973 a 2014, durante cuatro décadas, la columna semanal “Inventario” fue un referente insoslayable para comprender la cultura en México. La inmensa erudición de José Emilio Pacheco permitía a sus lectores acercarse lo mismo a la literatura mexicana que a la universal, a la historia y a los hechos culturales más significativos. MADRUGADA EN SVALBARD. De Daniel Serrano. En esta inquietante obra, ganadora del Premio Nacional Víctor Hugo Rascón Banda 2016, Daniel Serrano logra trazar de forma sagaz las peripecias de una escritora de avanzada edad que de forma paulatina va perdiendo sus recuerdos. SIGNOS JUNTO AL CAMINO de Ivo Andric. Signos junto al camino es un libro cuya forma se nos escapa. Son a la vez anotaciones y apuntes de diario, son insomnio y vigilia, son textos tanto para escritores como para lectores, son también un inventario de pesadillas y un conjunto de historias cotidianas, son el inicio de una novela «total» y un poema solitario que infunde aliento y a veces, en regocijo, uno deja escapar por los labios. Comentarios: arteyculturabrenda@ gmail.com


42

La consolidación deportiva Guillermo Gastélum Moya

A

migos de Radio UAS por Tierra es un gusto escribirles a través de este medio universitario. Se ha cumplido con un ciclo en la Universidad, un cuatrienio de trabajo en la actual rectoría que encabeza el Dr. Juan Eulogio Guerra Liera como gestor y promotor en el ámbito deportivo, una etapa de retos, avances y resultados que han marcado el rumbo en este rubro dentro de la Casa Rosalina, que se ha mantenido en la lucha constante por permanecer en la élite del deporte gracias a no pasar desapercibido dentro de un estigma calificado consolidación. Nosotros a lo que nos corresponde; el deporte. Puedo decir que cuando llegó a la Rectoría, Guerra Liera, como periodista y conductor colaborador de Radio UAS, confié plenamente que el deporte seguiría contemplado junto a los proyectos académicos de la UAS y que no se cortaría un progreso que había iniciado con una rectorado atrás, donde se empezó a marcar la pauta con arduo trabajo y que fue cuestión de poco tiempo mirar en los estándares deportivos que alcanzaron las Águilas a nivel nacional. Y tal como se esperaba, la continuidad a los apoyos en el deporte, no fue excepción para la gestión Consolidación 2017, pues hemos sido testigos del crecimiento deportivo y los constantes movimientos en pro de los atletas de la UAS que a su vez han respondido con resultados- enorgulleciendo los colores de la Universidad a nivel nacional e internacional, formando deportistas que son representantes de selecciones nacionales hechos aquí por entrenadores que también fueron atletas representantes de la UAS. Con Guerra Liera, a nivel Nacional se alcanzó el histórico segundo lugar del medallero nacional en 2016, un hecho sin precedentes que fue logrado a merced de una continuidad. Esa posición fue la más alta que ha logrado la Universidad solo por debajo de la UANL una potencia

nacional, pero lo más importante es que se ha mantenido entre las mejores 5 instituciones del país durante este


ciclo, se ha ganado respeto, le ha dado a sus atletas y sus atletas a la UAS el prestigio de portar los colores en eventos de corte internacional como los juegos olímpicos celebrados en Río de Janeiro con la actuación de algunos universitarios. Ya no es lo mismo decir: yo represento a la UAS, hablando entorno al deporte, siendo francos, antes decir: compito para la UAS, no representaba un estatus reconocido, sin embargo los tiempos han cambiado, ahora decir: represento a la UAS, es sinónimo de triunfo, de grandeza, del saber que hablamos de una institución que para verle, necesitas voltear para arriba en una escala dentro de 200 universidades, ¿cómo se logró? Invirtiendo en el deporte, y considerando el talento que existe en Sinaloa, simplemente faltaba apoyos mínimos, indispensables para explotarlos y que pudiera se mejor. En esta etapa, no habido retroceso, como los cangrejos, que avanzan más para atrás que hacia adelante, la UAS ha confirmado el recurso para su equipo de 3ra división, actuales campeones del grupo 13 y que buscarán llegar lo más lejos posible, ya dijo el Rector, ojalá lleguen a 2da división, tomando en cuenta que cuesta más dinero un equipo de esa categoría, pero ahí está, siguen las Águilas regalando satisfacciones que esperemos logren muy pronto la hazaña, es un proyecto complicado de consumar, pero mientras exista el apoyo, las posibilidades estarán latentes.

Una de las obras más importantes, fue el banderazo de la construcción del gimnasio de box en Mazatlán, ese que glorificará el nombre de José Sulaimán, ex presidente del CMB, además el boxeo como nuevo deporte de la Universiada Nacional y que este 2017 entregó rápido resultados a la UAS, le beneficiará en la formación de boxeadores en una ciudad que ha tenido dos campeones del mundo, uno de ellos, el egresado en derecho de la UAS, Pedro Guevara y que el mismo Rector ha ido a ver algunas de sus peleas en el CUM, su servidor fue testigo e hicimos enlaces para Radio UAS en 2015 cuando hizo defensa de su cetro del CMB ante Ganigan López. Este 2017, la UAS fue sede de la Universiada Regional, siendo un éxito, en organización y deportivamente hablando, pues confirmó su poderío de la región 3 dominando el medallero. En el nacional que se realizó en Nuevo León, recién finalizado, la UAS se ubicó en el quinto lugar con 11 oros, 9 platas y 13 bronces, menor que la cosecha de 2016, pero aún entre las mejores 5 del país. El deporte con en esta rectoría, sigue firme, y los próximos años, el nuevo ciclo que apenas comienza, vienen cosas más grandes, nuevos proyectos, buscar la sede de la Universiada 2018, es opción, seguir con el fútbol, posgrados para atletas de la UAS y becas. Cuando decimos que el barco se seguirá moviendo, es porque sigue a toda maquina, no hay pausas, a babor y estribor apunta a una nueva consolidación global 2021. @ GuilleGastelum.


Radio UAS Año 4 No. 45  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you