Page 1

Los valores y actitudes de una sociedad estancada Nuestra palabra | 23 Julio 2010 Recientemente la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, más conocida como FLACSO, realizó una Consulta Nacional sobre “Gobernabilidad y Convivencia Democrática” cuyos resultados fueron presentados públicamente en diferentes lugares del espacio nacional. Como lo señalado allá ilumina algunos aspectos de nuestra realidad social, vamos a rescatar algunas de las actitudes y valores que están a la base de los diferentes actores sociales y que determinan, en parte, el por qué nos encontramos con una sociedad bloqueada. En primer lugar, hacemos mención al por qué del título “sociedad estancada”: sencillamente porque la mayoría ve así en estos momentos a nuestro país (40%), le siguen con mayor votación quiénes lo ven como una “sociedad decadente”(27%), otros lo consideran en regresión (13%) y, por último, en crisis (7%). Positivamente y progresando un pequeño grupo del 13%. De acuerdo con lo que refleja la consulta Honduras es caracterizado como un país intolerante: la intolerancia provoca la descalificación de planteamientos, iniciativas y propuestas de quienes asumen una posición política diferente. “Nuestra cultura es: o estás conmigo o contra mi, y es difícil instalar debates de altura. Se confunde el ataque con el debate”. Respecto a si somos una sociedad donde el diálogo sea la norma de la vida democrática no salimos muy bien parados: los grupos mayoritarios piensan que nunca hay diálogo (33%) o casi nunca (47%), y los minoritarios que afirman que casi siempre hay diálogo (13%) o siempre (7%). Pero más que los porcentajes su afirmación rotunda es que “ni el gobierno ni la resistencia tienen capacidad actual de impulsar un diálogo, el país deberá entrar para ello a condiciones de ingobernabilidad total, y quizá sea la sociedad civil la más interesada en impulsarlo. No hay capacidad de diálogo sobre los puntos en disputa que originaron el Golpe de Estado”. La vida democrática resulta muy deficitaria puesto que “el modelo político y económico del país funciona para que la toma de poder, el gobierno y la maquinaria política la gobiernen los ricos y sean ellos quienes tengan acceso al poder”. En definitiva es una democracia donde hay “derechos de abolengo mientras que son negados para la mayoría”. Un hecho a destacar es la violencia, la cual es vista tristemente para un grupo mayoritario como una relación social desde la negatividad. Por eso, se dice que “es una forma de relacionarse socialmente por múltiples causas: pobreza, disparidad económica, raíces culturales, influencia de los medios, modelos extranjerizantes, modelos autoritarios, caudillismo, verticalismo. Y concluyen: “Si hubo violencia contra un presidente, qué no puede ocurrir contra cualquier ciudadano”. Ciertamente estos datos nos cuestionan profundamente porque tanto las actitudes como los valores forman parte de la cultura hondureña, están profundamente arraigados en la familia, en todas las instituciones públicas y privadas así como en nuestra escala de valores, comportamientos y conducta a todos los niveles. Y eso significa que hay que luchar, no solamente por una sociedad más digna para todos, sino también para que ese mundo de lo psico-social sea positivo, constructivo y acorde con nuestro proyecto de sociedad.

Los valores y actitudes de una sociedad estancada - 23 julio 2010  

www.radioprogresohn.net

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you