Issuu on Google+

La palabra de la CIDH vs La palabra de Lobo Sosa Nuestra palabra | 22 Mayo 2010

Mientras Lobo Sosa anuncia en Madrid que Honduras está en proceso de reconciliación nacional y que aquí se respetan los derechos humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos termina su visita al país manifestando su profunda preocupación porque continúan las violaciones a los derechos humanos en el contexto del golpe de Estado. Mientras Lobo Sosa, con el apoyo de Washington, grita al mundo que Honduras debe ser reintegrada a los espacios de la comunidad internacional debido a que se está avanzando en la superación de la crisis generada por el golpe de Estado, la Comisión Interamericana expresa que en Honduras continúa la impunidad por las violaciones a los derechos humanos, facilitada por decisiones de la Corte Suprema de Justicia que debilitan el Estado de derecho, tales como sobreseer a los militares golpistas y despedir a jueces y magistrados que buscaron evitarlo por vías democráticas. Mientras Lobo Sosa expresa que en Honduras las elecciones del 29 de noviembre pusieron fin a la crisis política, la Comisión Interamericana señala que las violaciones a los derechos humanos que actualmente se están cometiendo, responden al mismo patrón de violencia que ella misma denunció en su informe sobre el golpe de Estado. Mientras Lobo Sosa manifiesta que la creación de un ministerio en materia de derechos humanos es una muestra de su voluntad política para terminar con la impunidad, la Comisión Interamericana expresa que este nuevo ministerio aún no ha recibido los recursos, mandato y estructura que permitan realizar un trabajo efectivo, y denuncia que con la estructura actual es prácticamente imposible que pueda tener un impacto significativo sobre la vigencia de los derechos humanos. Lobo Sosa no debe olvidar que cada palabra que dice debe estar respaldada por actos concretos ya que a nivel nacional e internacional existen órganos que seguirán vigilando las acciones de su gobierno en materia de derechos humanos y que estarán expectantes para seguir denunciando el divorcio entre sus palabras y sus actos.


La palabra de la CIDH vs la palabra de Lobo Sosa - 22 mayo 2010