Issuu on Google+

                       

Voces  de  denuncia  sobre  las  violaciones  a   derechos  humanos  en  Honduras        Nuestra  Palabra  |  05  ABRIL  2011    

Dada  la  gravedad  de  la  situación  de  los  derechos  humanos  en  Honduras,  no   es  de  extrañarse  que  en  las  últimas  semanas,  dos  organismos  internacionales   de  reconocido  prestigio  se  hayan  pronunciado  públicamente  al  respecto.     En  primer  lugar,  la  Comisión  Interamericana  de  Derechos  Humanos  expresó   su   preocupación   por   la   continuidad   de   prácticas   violatorias   a   los   derechos   humanos,  como  las  comprobadas  a  partir  del  golpe  de  Estado,  sobre  todo  en   lo   referente   al   uso   desproporcionado   de   la   fuerza   pública   para   reprimir   manifestaciones   “contrarias   a   las   políticas   del   actual   Gobierno,   la   falta   de   independencia   del   poder   judicial   y   la   situación   de   las   defensoras   y   los   defensores  de  derechos  humanos”.     Por  ello,  la  Comisión  instó  al  Estado  hondureño  a  implementar  un  protocolo   de  protección  a  defensoras  y  defensoras  de  derechos  humanos,  y  a  promover   en  los  diversos  ámbitos  del  régimen  y  en  la  sociedad  hondureña  una  cultura   de  reconocimiento  al  trabajo  de  éstos  como  elementos  indispensables  para  el   fortalecimiento  del  Estado  de  derecho  y  la  democracia.     En   segundo   lugar,   Human   Rights   Watch   denunció   la   brutalidad   policial   que   ha  producido  la  muerte  de  Ilse  Velásquez  Rodríguez,  golpizas  y  otros  abusos   contra   manifestaciones   del   magisterio,   estudiantes   y   otros   sectores   que   se   oponen   a   las   reformas   al   sistema   de   educación   pública,   y   agresiones   contra   periodistas  que  cubren  las  jornadas  de  represión.     Para   esta   organización,   ante   el   uso   excesivo   de   la   fuerza   contra   manifestantes,  el  lanzamiento  de  gases  lacrimógenos  indiscriminadamente  y   las   golpizas   contra   los   manifestantes,   el   régimen   de   Lobo   Sosa   no   debe   tolerar   en   ningún   caso   estos   tratos   abusivos   y   tiene   la   obligación   de   promover   sanciones   disciplinarias,   incluida   la   pérdida   del   cargo   y   acciones   penales   en   contra   de   aquellos   policías   y   militares   involucrados   en   tales   violaciones.     Pese   a   la   contundencia   de   las   denuncias   de   estos   dos   órganos   internacionales,   el   régimen   continúa   con   su   discurso   y   practica   que   criminaliza   la   disidencia   y   a   quienes   denunciamos   nacional   e   internacionalmente   las   graves   y   sistemáticas   violaciones   a   derechos   humanos   que   no   han   parado   de   cometerse   en   el   país   desde   el   golpe   de   Estado.     El   recrudecimiento   de   la   represión   con   su   consecuente   impacto   mediático,   debe   servir   para   que   la   comunidad   internacional   vuelva   a   colocar   responsablemente  la  mirada  en  Honduras,  y  sobre  todo  para  que  el  fiscal  de   la   Corte   Penal   Internacional   decida   lo   más   pronto   posible   iniciar   la   investigación   penal   de   los   altos   mandos   civiles,   policiales   y   militares   responsables  de  estos  crímenes.    


Voces de denuncia sobre las violaciones a derechos humanos en Honduras