Issuu on Google+

¿Qué es lo que realmente hay que refundar en Honduras? Nuestra Palabra | 29 DICIEMBRE 2011 Que los sectores de la derecha y la ultraderecha anden al acecho de las campañas políticas como si viviéramos en la normalidad, a nadie le extraña puesto que su oficio es el de encaramarse por encima de las calamidades de la gente. Pero que sea nuestra izquierda, y en su nombre, la que ande en campañas proselitistas sin contenidos, más allá de consignas y fórmulas repetitivas, es sencillamente una aberración ética y un campanillazo de que algo se estropeó por siempre. Nadie en su sano juicio discute que estamos ante la situación de inseguridad y de quiebre institucional más agudo que hemos vivido a lo largo de nuestra historia. La pudrición que se ha destapado en la policía es apenas la puntita de todo el desastre estatal y en general de la institucionalidad hondureña. Sin embargo, el silencio de las dirigencias de los sectores populares es elocuente al respecto. La Rectora de la Universidad Nacional está presentando una propuesta de intervención de la policía con participación de actores internacionales. Es ella y unos cuantos más, pero nadie de los sectores populares se pronuncia, ni dice nada para convertir en debate una propuesta de este tipo. La Comisionada en retiro, María Luisa Borja, ha dicho que está bien lo de intervenir la policía, pero de igual manera se debe hacer con el Ministerio Público y el Poder Judicial. ¿Qué dicen las dirigencias de los sectores populares organizados? Algunos dirán con la mayor de las sonrisas que por tratarse de una propuesta de la Rectora no hay que ponerle cuidado, porque se trata de una señora que ha sido muy dura con el sindicato de la universidad y ha estado muy cerca de sectores del oficialismo político. Y entonces, ¿qué propuesta presentan los sectores populares? Por favor, en este tiempo no estamos para vagas propuestas consigneras de la “refundación”, “la toma del poder”, “el pueblo unido”. Estamos en un tiempo para formular propuestas precisas que desde las víctimas podamos ir avanzando hacia ese camino de transformaciones del que tanto gusta hablar a nuestra izquierda iluminada y la no tan iluminada. ¿Qué propuesta tienen los sectores populares organizados frente a la corrupción policial y frente a la militarización de la seguridad? ¿Qué propuestas escuchamos frente a la consolidación de la ley de trabajo temporal?, ¿qué decir frente a la concesión y control de los recursos naturales por parte de corporaciones multinacionales y altos empresarios privados? ¿O acaso hay que esperar a tomar el gobierno, o el poder como suele llamarse, para entonces hacer las transformaciones? ¿Van a hacer las transformaciones los mismos que hoy guardan silencio o escabullen el bulto para no presentar propuestas? En el 2012 o le entramos a impulsar propuestas de fondo para encarar la impunidad y la ausencia de institucionalidad desde las víctimas, o las campañas políticas de cualquier signo o no pasarán de ser más de lo mismo. Sin propuestas precisas en una sociedad que se está desmoronando, las campañas políticas no pasarán de ser burdas cacerías de votos, unas con palabras clásicas de derechas y otras con remozadas palabrerías de izquierda. Pero por igual se juntan en la misma ruta de unas derechas y unas izquierdas que parecen que ya dieron todo de sí. ¿No pasa entonces la refundación por este reconocimiento, para que de verdad le entremos de lleno a refundar toda la política?


¿Qué es lo que realmente hay que refundar en Honduras? - 29 de diciembre de 2011