Issuu on Google+

Semana Mayor y los calores políticos hondureños Nuestra Palabra | 02 Abril 2012

En medio del calor propio de la temporada, otros calores queman el andar del pueblo hondureño por estos días mayores, como con mucho respeto dicen los abuelos. Hoy lunes, tal como se volvió costumbre desde que inició el año, se registró un nuevo aumento al precio de los carburantes, también se incrementó el pasaje urbano e interurbano como efecto dominó. Mientras el bolsillo se quema, el ambiente electoral toma calor y color. Pero ni durante estos días los políticos guardan la demagogia. Para muestra otra salida fácil de Porfirio Lobo Sosa: al consultársele sobre el problema de las cárceles, dijo que ese problema “no es de su gobierno” y culminó la idea argumentando que hasta en los países desarrollados “enfrentan problemas de hacinamiento” El fuego y la muerte, cada vez se hacen más comunes en las cárceles hondureñas. Las muertes en las cárceles continúan y aquí nadie en el gobierno asume responsabilidad alguna. En países desarrollados, como Pepe Lobo se refiere, por una falta menor, altos funcionarios dimiten de sus cargos y se someten a investigaciones serias y eficaces. Es de sobra conocido que Pompello Bonilla es un amigo muy cercano y querido de Lobo Sosa, y que a pesar de los dos incidentes más recientes en Comayagua y San Pedro Sula, y la audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a la que el Estado asistió hace pocos días, no hay más responsables que un cigarrillo y un amotinamiento. En estos días propicios para la reflexión, nuestro deseo es que haya tiempo para descansar y el recogimiento espiritual, porque también es un derecho, pero ojalá que las bullas del verano no nos impidan ver los grandes problemas del país que después de Semana Santa crecerán porque los políticos proponen soluciones cosméticas y no transformadoras.


Semana Mayor y los calores políticos hondureños