Issuu on Google+

Mayo para luchar por la libertad de expresión Nuestra Palabra | 07 Mayo 2012

Avanzamos en mayo, con el recuerdo de los mártires de Chicago que ofrendaron sus vidas y los mártires del campo hondureño como las masacres del Astillero y del Jute. También en la primera semana de mayo se registró un aumento de violencia, al punto que en 24 horas, 12 personas murieron por la ola de criminalidad y para el fin de semana, nos habíamos enterado de la muerte de varios jóvenes en un carwash, del dueño de un restaurante en la playa, de una muchacha que salía de un bar con sus amigas en San Pedro Sula y de un reconocido maestro progreseño que cayó abatido frente a su casa. Los titulares de los periódicos cada vez suenan más a lo mismo: sangre, violencia y muerte. Por ello en mayo, continúa la campaña “no más impunidad” impulsada por Radio Progreso y el ERIC convencidos que la lucha contra esa palabrita significa un nuevo futuro para el país. El vínculo entre la impunidad y el ejercicio de la libertad de expresión, estará muy presente especialmente en este mes, con la muerte de más de 20 comunicadores sociales que no han sido investigadas y castigadas por el Estado. Y cuando una muerte queda impune, se convierte en una puerta abierta para volver a hacerlo. Las excusas para no investigar estas muertes y las casi 50 mil que han ocurrido en la última década, nos retratan un Estado incapaz de prevenir la ola de violencia y de investigar y sancionar los responsables. Sola una ciudadanía informada y educada puede desarrollar permanentemente un ejercicio cuestionador de las decisiones que en su nombre toman las autoridades que ha elegido y por eso, la libertad de expresión, es una base fundamental para el fortalecimiento del Estado, es decir para exigir que la justicia se imparta sin presiones de los señores poderosos; una policía profesional y depurada que prevenga delitos no que los cometa; y una pluralidad de medios, voces y opiniones que representen la diversidad de la sociedad hondureña. Mayo sin duda se presenta como una oportunidad de profundizar la lucha contra la impunidad y su siniestra hermana la corrupción, se puede avanzar con pequeñas acciones personales que se sumen a esfuerzos colectivos, rescatando el derecho a la palabra.


Mayo para luchar por la libertad de expresión