Page 1

Niñez y familia Nuestra Palabra | 01 Septiembre 2012

Por estos días se discute en el país la propuesta de crear una nueva institución que dirija la política de Estado en atención a la Niñez y la familia, llamada Defensorías Nacionales de la Niñez, con la cual se le dará el tiro de gracia al Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia, Ihnfa, que fue creada hace 14 años. Honduras registra 3.7 millones de habitantes menores de 18 años, es decir, son niños, niñas y adolescentes, muchos de ellos en riesgo social tomando en cuenta que viven en un país de desigualdades dónde la brecha entre los ricos y pobres se agranda cada vez más con un sistema político atrapado en la corrupción, y que se lleva de encuentro a la niñez y la familia. Si revisamos la realidad del país en cuanto a la situación de nuestra población infantil y la familia hondureña, nos daremos cuenta que las políticas de Estado se han quedado atrapadas en papel y que el organismo ejecutor, en este caso el Instituto Hondureño de la Niñez y la Familia, Ihnfa, es la expresión cabal de una institucionalidad fracasada, la cual en vez de solución se convierte en un problema más. Hemos visto a los miembros del sindicato del Ihnfa manifestarse en las calles exigiendo su derecho al trabajo, y están en lo correcto, tienen el derecho y obligación de hacerlo. Su primera tarea es luchar porque no desaparezca el Ihnfa puesto que con ella desaparecería el empleo. A esta amenaza de desempleo se suma otra: la demanda por mejorar el presente y futuro de la niñez ¿dónde queda esta demanda? El sindicato defiende a sus agremiados y defiende el empleo d elos mismos, muy bien ¿y a los niños, niñas y adolescentes, quién los defiende? Una cosa es clara, sin un compromiso serio y sin una voluntad política clara, jamás se podrá brindar una atención adecuada y digna a nuestra niñez, atendiendo sus necesidades y preparándolos con responsabilidad para que asuman las riendas de este país, si no es así, ya puede ser Ihnfa o Defensorías nacionales de la niñez, siempre serán un total fracaso. La atención y protección hacia la niñez y la familia es un asunto de toda la sociedad, se deben involucrar a comunidades, alcaldías, sindicatos, organizaciones populares, partidos políticos e iglesias; debe verse como un trabajo integral, pero quien rectore las políticas de atención siempre debe ser el Estado y no trasladar estas responsabilidades a Organizaciones No Gubernamentales que surgen como salvadoras del problema y menos todavía a la empresa privada que solo vela por sus ganancias.

Niñez y familia  

Editorial, Radio Progreso y Eric-SJ

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you