Page 1

Emigrantes pobres Nuestra Palabra | 24 Octubre 2013 En cada Estado capitalista, la minoría oligárquica abusa de la mayoría trabajadora; mientras que a nivel mundial, los Estados desarrollados explotan con sus transnacionales a los Estados empobrecidos y aplastados como el nuestro. La pobreza causada por esta realidad, provoca una constante emigración de los países subdesarrollados a las naciones desarrolladas. A su vez, las guerras de Estados Unidos con sus aliados de la Unión Europea e Israel provocan éxodos masivos de refugiados hacia otros países en condiciones infrahumanas. En diferentes momentos, el Papa Francisco ha pedido a los medios de comunicación apoyen a los emigrantes para superar prejuicios de las poblaciones nativas. El emigrante no quita puestos de trabajo ni aumenta la criminalidad, ni diluye la identidad social. Frente a la cultura del rechazo, promovamos la cultura del encuentro que constituya un mundo más justo, que sea capaz de superar el trabajo esclavo y el tráfico de personas. Honduras es el segundo país más empobrecido de América; ya se acerca al millón de emigrantes. Muchos tienen que arriesgar sus vidas para lograr unas mejores condiciones en Estados Unidos, Canadá, España u otros países desarrollados. Bastantes son expulsados a su país de procedencia debido a leyes racistas. La crisis económica mundial y el aumento del desempleo, fuerzan a determinados emigrantes a regresar. En realidad, los pueblos se han ido constituyendo con población emigrante de distintas etnias, razas, culturas y lugares. El emigrante hondureño contribuye al bien de su familia y de su país con remesas periódicas, pero también al engrandecimiento del país de acogida con su laboriosidad, cultura, lengua y estilos de vida. A su vez, realizan los trabajos necesarios que por humildes rechazan los nativos. Crean pequeñas empresas y puestos de trabajo. Con su carácter abierto, sociable, pacífico y solidario contribuyen a hacer la vida más agradable entre los ciudadanos nativos y emigrantes. Otro gran problema son los refugiados hondureños que han tenido que marcharse a otros países por las amenazas de muerte o persecución policial, ante la indiferencia de los tribunales de justicia y las autoridades del gobierno. Desde el golpe de Estado de 2009, junto con la mayor violencia del crimen organizado y la militarización del país, ha aumentado la persecución política contra los movimientos populares. Son docenas de ciudadanos hondureños que se refugian en otros departamentos o países para salvar sus vidas. Son muchas las amenazas contra los emigrantes que tratan de llegar a Estados Unidos pasando por el territorio mexicano. Una de ellas es el tren de mercancías, la tenebrosa “bestia” que deja en el camino a muchos compatriotas mutilados o convertidos en cadáveres. Y otra amenaza proviene de los traficantes de personas. Muchos emigrantes son secuestrados diariamente, y si no pagan ellos o sus familiares, son torturados y asesinados. Otro mundo sin fronteras ni extorsiones contra los emigrantes, es posible.


Emigrantes pobres  

Editorial, Radio Progreso y Eric-SJ

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you