Page 1

TOING

Revista digital realizada por personas que tienen alguna experiencia psiquiátrica

Año 2, Nº 3. JULIO 2012. México D.F.


CRÉDITOS EDICIÓN: SARA MAKOWSKI, RADIO ABIERTA-UAM XOCHIMILCO AGRADECIMIENTOS: ARTURO AVENDAÑO CAMILO GARCÍA ULISES CHÁVEZ ANGÉLICA CASTAÑEDA RADIO NIKOSIA, BARCELONA RADIO LOS INESTABLES. CÓRDOBA, ARGENTINA RADIO VILARDEVOZ, URUGUAY CENTRO TERAPÉUTICO DE ARTES Y OFICIOS (CTAO), MÉXICO DRI-MÉXICO DISEÑO GRÁFICO Y FORMACIÓN: MIREYA GUERRERO CERCÓS

EDITORIAL

5

SECCIÓN LITERATURA

7

EL RARÁMURI EL PUENTE INSTRUCCIONES PARA CRUZAR UN PUENTE PORQUÉ NO ME GUSTA EL MAR LISBOA UN CUENTO PARA ISELA UN CUENTO PARA ETHEL ENCUENTROS ES MÁS DE POLÍTICA Y COSAS PEORES FÁBULAS MENTAL Y ELEMENTAL A LA VEZ EL CUENTA TUMBAS POEMAS CANCIÓN “BUSCA LA VERDAD” PÁNICO LATINO EXPRESANDO SENTIMIENTOS CONTRA RELOJ POEMAS LA PUERTA CONTENCIÓN EN LA BÚSQUEDA PUERTAS LUZ SEMINAL CANTO HOMENAJE A NEZAHUALCOYOTL CIUDAD PRIMERA ESTACIÓN MOMENTOS AROS AZULES ARCOÍRIS SIN QUE TE DES CUENTA MI NACIMIENTO TÍTULO DE LA OBRA DELIRIO (PARTE 2 Y ÚLTIMA) LA NADA TRAS LA PUERTA ES QUE ME SALÍ DE LA CASTAÑEDA LOS NIÑOS REQUECHEROS RADIOVILARDEVOZ

8 9 10 12 13 14 15 16 16 17 18 20 20 21 22 23 24 25 25 26 26 27 28 28 29 29 30 30 31 32 34 40 42 42

sección opinión

45

Loconclusiones de un experimento periodístico LAS ELECCIONES

46

INDICE

48

sección REFLEXIONES Y PENSAMIENTOS

51

LA IRREALIDAD DE LAS PREGUNTAS MI EXPERIENCIA LA FELICIDAD EL ARTE COMO TERAPIA UNA VIDA SIMPLE EN TUS MANOS ME ENCUENTRO MI ESPERIENCIA CON LA ESQUIZOFRENIA INFANCIA ES DESTINO EL CUIDADOR DE LOS SUEÑOS VISITA A LA CASA BARRAGÁN TESTIMONIO MENSAJE SILENCIOSO GRATITUD POR LA TERAPIA OCUPACIONAL QUE RADIO ABIERTA NOS BRINDA

52 53 54 55 56 57 58 60 61 62 64 65 66

galeria

69

sección En defensa de los derechos y la no discriminación

95

ALTERIDAD VS. DISCAPACIDAD RADIO “LOS INESTABLES” CÓRDOBA, ARGENTINA RADIO LOS INESTABLES UNA FRECUENCIA PARA EL ALMA

sección invitaciones

96 98 100

109


En este Número 3 de la revista digital TOING nuevos territorios se dibujan para acoger palabras, experiencias, imaginaciones y mundos, próximos y distantes. Palabras, escrituras, trazos y lazos que van tramando sentidos y pertenencias, que van mutando las ausencias en presencias, y que transforman los precipicios en encuentros con todo lo humanamente sensible que nos es común a todos.

EDITORIAL

Para esta tercera edición de TOING nos hemos propuesto extender aún más la posibilidad de resonancia e inclusión. Y lo logramos. Nos acompañan participantes de Radio Abierta de México, de Radio Nikosia de Barcelona, de Radio Vilardevoz de Uruguay, de Radio Los Inestables de Córdoba (Argentina), y miembros de la Comunidad de Artes y Oficios de México. Muchas personas. Muchas voces, muchas palabras, muchas imágenes. Muchas presencias. Muchos destinos. Infinitas posibilidades que permiten “cruzar los umbrales de los versos” como escribe Arturo Perea; o que “El cuenta tumbas” de Miguel Pérez, no pase por TOING; o que “adentro o afuera de la puerta, somos todos inestables”, como dice Valeria Artaza. Todo eso y más es TOING. Diálogos abiertos que esperan la hospitalidad de lectores solidarios dispuestos a compartir la experiencia humana de la comunicación.

Sara Makowski Editora Radio Abierta/UAM-Xochimilco

5


SECCIÓN

LITERATURA


EL RARÁMURI Aquel hombre chaparro, pelón y de lentes (como lo describió alguien de su mismo partido) subió a su sierra, se puso sus ropas, hasta la cinta sobre la frente, y sin más ni más les habló de dinero en los bancos, de tarjetas de crédito, de que la diferencia entre ser rico y ser pobre radica en tener o no una cuenta en un banco. Corachi escuchaba atentamente el desfile de palabras, gestos y números, pero al hombre de los pies ligeros no le importaba eso. Él quería oír del sol, de la luna, de la lluvia, de sus torneos pateando una pelota de caucho a través del desierto recorriendo kilómetros y kilómetros… Sin embargo, el pelón no sabía nada de eso, y para escuchar de aquello tenía a su Huarubera, su gente sabia, importante. El chaparro partió en su helicóptero, dejando tras de sí una nube de polvo y mil promesas. Corachi pensó, Qué bueno que se va. Pero volverán otros. Y otros, y otros… Así que la historia aquí no podía terminar.

EL MAPACHE 27/01/2012

EL PUENTE Para Juan Luis González, con cariño Serían las seis de la mañana cuando apesadumbrado subió las escaleras. Su vida no valía ya gran cosa, o al menos eso pensaba después de perder a su mujer la tarde anterior, víctima de una pancreatitis cuyo corazón no soportó. Hacía cuatro años que ambos vivían con un solo riñón: ella, con el recibido por la donación y él con el que le quedaba después de habérselo donado, con la fe y la esperanza de retenerla más tiempo a su lado. Cuatro años. Cuatro años más pudieron compartir alegrías y tristezas, convivir con amigos y ver crecer a sus tres hijos, por los que ahora daría la vida si fuera necesario, aunque por el momento ya no estaba tan seguro de aquello. Ya en el puente sintió el viento frío acuchillándole las mejillas, despeinando con fuerza su cabello. Miró el paisaje: edificios, árboles cuya copa casi podía acariciar, un deportista haciendo ejercicios matutinos con un perro negro detrás de él. Miró hacia abajo: junto a su zapato izquierdo había un bulto, un pequeño amasijo de hojas, ramitas y basura. Se agachó a mirarlo con detenimiento e introdujo el dedo: una pequeña tórtola asomó piando. Sus finas plumas temblaban por el viento. Cuidadosamente la envolvió entre sus manos, le sopló aire tibio por un hueco y en el momento en que pensaba devolverla al nido la diminuta ave se desembarazó de sus dedos y hábilmente emprendió el vuelo hacia el sol que renacía por el oriente. Miró hacia arriba, al cielo: las últimas estrellas desaparecían ante el avance de la claridad. Como un rayo ilumina la oscuridad durante la tempestad de pronto comprendió todo y emprendió el camino de regreso mientras el perro negro husmeaba persiguiendo a su dueño.

EL MAPACHE 27/02/2012

8

9


INSTRUCCIONES

PARA CRUZAR UN PUENTE

10

Ante todo asegurarse de que se quiere llegar al otro lado. Una vez en ese brete subir peldaño tras peldaño, de preferencia un pie seguido del otro, de otro modo lo más probable es que antes que llegar al otro lado se llegue primero al suelo. Si a mitad del puente se encuentra una moneda, pintar una cruz en el piso, voltearse de espaldas al poniente y arrojarla, especialmente si bajo el puente en cuestión corre un río. En caso de que sólo corran automóviles es de mayor fortuna depositar la moneda en el bolsillo, por aquello de los cristalazos. Hacer lo mismo si en lugar de moneda se encuentra un billete. Ya del otro lado continúe a paso firme su camino y, por favor, olvídese de chistes del tipo: “¿por qué la gallina cruzó la calle?”

EL MAPACHE 29/02/2012

11


PORQUÉ NO ME GUSTA EL MAR Tendría quince. No, dieciséis años. Era una tarde setentera de verano cuando peleé con mi hermana Rosalba aquellas vacaciones en la playa. Haciendo una rabieta me alejé pateando arena y, ya más relajado, levantando conchitas y caracoles. Fue entonces cuando la vi a lo lejos, sentada en aquel escollo, con su mirada fija y lejana hacia el sol que se ponía sobre el mar y su cabellera negra, vigorosa y ondulante. Absorto, me acerqué y pude regocijar mi vista en su busto firme y deleitable. En ese momento volteó, clavó sus ojos en mí y yo, hechizado, me abalancé sobre ella, la tomé entre mis brazos y juntos caímos sobre la arena. Sintiéndome Burt Lancaster en “De aquí a la eternidad” la apreté fuertemente, cerré los ojos, abrí mis labios y esperé a que una suave ola nos meciera, cuando… ¡zaz! ¡splosh! ¡fuammm! No fue una ola sino casi un tsunami el que nos elevó y me dio el revolcón de mi vida. Me encontraron cuatro horas después a dos kilómetros y medio del lugar, morado y con arena hasta en los pulmones, completamente azorado y preguntando por ella sin que nadie supiera a quién me refería. Hoy, a mis 52, casado y con dos hijos adolescentes, cuando los Congresos de agentes viajeros me llevan a lugares de playa, me aparto de mis compañeros, camino un rato solo por la arena y cerveza en mano me pregunto: ¿qué habría pasado si la oleada me hubiera permitido libar los placeres de mi inmortal sirena?, ¿sería ahora Soberano entre nereidas, ondinas y tritones o simplemente camarero en un restaurante playero de ceviches y camarones a la diabla? Adivina adivinanza.

EL MAPACHE 10/04/2012

LISBOA Lisboa es una ciudad que conozco y no. La he visitado, pero a través de la mirada de una amiga y de algunos artistas. Mi primera cita con Lisboa fue hace varios años en un cine-club, ya extinto, en donde vi “En la ciudad blanca” de Alain Tanner, una peli donde el personaje principal se la pasa perdido, efectivamente en una ciudad de callejones empedrados que suben y bajan, casas blancas, tal vez encaladas, todas con un estilo tan particular que quizá podría compararlas con las de Taxco, sólo por hacer un símil que no es exacto, y con el sol radiante cayendo como lluvia tupida. Mi segunda visita fue en la cinta de Wim Wenders “Historia de Lisboa”, donde un sonidista se la pasa también perdido (a los cineastas les encanta extraviar a sus personajes en Lisboa) en busca de su gran amigo, un director de cine que ha quemado las naves para realizar proyectos personales con las nacientes mini cámaras de video, proyectos que sólo él desarrolla y entiende. Gracias a esta cinta el mundo pudo conocer a Madredeus y yo enamorarme, como muchos, de Teresa Salgueiro, cosa que también hace el protagonista. Mi tercer conocimiento de Lisboa fue el año pasado, en que mi amigocha Eve anduvo de visita por Europa, y en una de esas subió al face fotos de la ciudad blanca, una en particular muy graciosa donde está sentada en las piernas de Fernando Pessoa, es decir, de una estatua de él que hay en un café. Puso en su estado: “Aquí estoy yo, enamorando a Pessoa”. Alguien le escribió: “¿Y lo conseguiste?”, a lo que respondió: “No, me faltaron personalidades”. Ésta es mi relación personal con Lisboa. Y que claro, tengo libros de Saramago y de Pessoa en mi lista de pendientes. Y de Tabucchi, por supuesto.

EL MAPACHE 17/04/2012

12

13


14

UN CUENTO PARA ISELA

EL MAPACHE 27/04/2012

UN CUENTO PARA ETHEL

Cómo no recordarla. Yo de 8, ella de 16. De 6 a 8, mientras mi mamá se iba a planchar ajeno, Isela me cuidaba y me ayudaba a hacer la tarea. Cuando la tarea era poca o no había, las tardes se convertían en pura diversión. Recuerdo con especial cariño las tardes de lluvia, en que las calles terregosas se llenaban de charcos, y con los charcos, de ranas y sapos que croaban interminablemente por las noches. Isela usaba un ridículo sombrero rosa para cubrirse de la lluvia. Se lo quitaba y yo aprovechaba para llenar sus alones con los sapitos que había recogido momentos antes. Ella volvía a ponérselo y daba vueltas y vueltas sin que se le cayeran. Esos sapitos eran un verde adjetivo para el sombrero de mi prima Isela. ¡Cómo nos reíamos! Ha pasado el tiempo. Ahora yo tengo 26 años y ella tendrá 34 o 35. Casada, con dos hijos que no conozco, puesto que para estudiar su maestría hubo de irse al extranjero. Yo aún conservo ese sombrero rosa, alón, en el arcón de mis recuerdos. ¿Conservará ella los sapitos?

Crepitaba. Entre mis manos, la llamarada. No recordaba su rostro, pero no importaba. La hoguera de su pelo enrojecía mis pupilas con estremecimiento. Su cuerpo, firme y delgado como el pabilo que remataba en la llama, jugaba con el mío el juego del tiempo, del no-tiempo, del existir y no con el Universo. Durante un instante supe que yo no era soledad, que estaba conectado al Todo, a ella, a ¿Dios?, a la vida, a la vida, a la vida. Desperté. A mi lado, un hueco tibio entre las sábanas. Y aquel cansancio… Me volteé de lado. Ya regresaría el sueño, porque la pesadilla apenas comenzaba.

EL MAPACHE 13/05/2012

15


ENCUENTROS

Era una noche calurosa de junio. Yo regresaba del trabajo con la camisa untada al cuerpo por el sudor. Cené cualquier fritanga que encontré en el refri, y me dispuse a escribir el cuento que mandaría por correo electrónico al día siguiente a mi programa favorito. Me senté frente al ordenador. Poco a poco iban apareciendo las letras, y con ellas las palabras que darían forma a mi relato. Sentí en ese instante un profundo escalofrío por todo mi cuerpo y vi una sombra que se instaló en el cuarto contiguo. Escuché ruidos raros, aunque vagamente conocidos: el abrir de un estuche, el colocar algo pesado sobre el escritorio, una silla instalándose y una hoja de papel entrando en un rodillo. Esperé. Fue sonando poco a poco ese sonido también familiar de mi infancia y juventud, el martilleo, el tac taca tac sobre el rodillo y el ¡cling! de la campanilla al terminar el renglón. Fue entonces que decidí investigar a la sombra, salir del azoro. Me levanté y me acerqué al cono de luz que iluminaba la silueta… Me sorprendí: se trataba de un niño, un adolescente. Interrumpió su tac taca tac y yo, sobresaltado, di un paso en falso y tiré unos libros. El niño volteó de súbito, me miró fijamente, y yo me miré en sus ojos… ¿Quién era? Ahora lo veía claro: ese niño era mi pasado escribiendo el cuento que no acabo de concluir…

EL MAPACHE 12/06/2012

DE POLÍTICA Y COSAS PEORES Fernando Remus Muñiz

ES MÁS

Fernando Remus Muñiz

Una vez hablé de gol: me negaron el triunfo Otra quise ser Presidente: conocí la hipocresía Quise hablar de religión: me llamaron ateo Comprendí a los demás: me enseñaron de sexo No vuelvo a hacerle de rajón.

Obi Wan Ke Novi

Es macedonia la miscelánea de los minusválidos. Es más la calma de los mártires… Pero son más los perros que no le ponen pero a su propio destino. Máximo Bretón

16

17


FÁBULAS

TRAICIÓN: EL ZORRO POPURRI DE Y EL LEÓN —TAL GALLINAS CUAL— Fernando Remus Muñiz

Llegó después de once mil luchas, el luchador mejor dotado del mundo; pero tenía un récord aterradoramente inverosímil a su musculatura, pues todas sus peleas habían sido por la vía del default. Alguien incluso dijo que sus contrincantes habían sido todos unas gallinas. Faltaba tan solo una cosa: saber si sus músculos eran lo suficientemente fuertes como para derrotar a una gallina. Así que por todos los rincones del mundo se buscó a la gallina de los huevos de oro y la encontraron en Finlandia. La entrenaron y se hizo la pelea estelar: Sir Hamilton contra la gallina de los huevos de oro... Comenzó el capítulo uno, luego el round 2 y así hasta el 12 y ninguno ganó; se declaró que ambos luchadores eran unas gallinas, pero después de todo qué importa, ¡Ya hemos tenido muchísimas peleas!

Estaba un zorro con sus zorrillitos cuando llegó un chacal y se los quiso comer; el zorro desesperado luchó contra el chacal, pero éste era muy fuerte así que gritó “León ayúdame ¡León!” y llegó el León quien al ser visto por el chacal, se llenó de furia y decidió terminar con aquella injusticia, pero … (este cuento fue escrito en la zona rosa de la selva, donde solo lo contrario sucede) quiso convencer el chacal al León… y el León quien era un poco testa fácil, se dejó intimidar por el chacal y en un movimiento en falso, este le ganó la jugada y el chacal junto con el zorro y los zorrillitos tuvieron manjar de León.

¿CÓMO PENSAR? Esta es una pregunta que le hizo el simio al ser humano y créanme, el ser humano no le supo responder al simio, más al contrario, el simio aprendió a pensar pensando en la insensatez de su misma pregunta, pues ¿cómo va a saber alguien lo que el otro debe hacer viniendo de una individualidad tan marcada como la del ser humano?... a unos se les ocurre hacer músculos, a otros echar culpas, a otros jugar juegos pero ¡Oh grandiosidad de la creación! No hay dos seres vivos idénticos en pensamiento, palabra y acción, de ahí que los robots si lo sean y los simios nos vean inferiores que ellos y se vean a ellos mismos inferiores a los robots.

18

FÁBULAS

FÁBULAS

“Handada en la Handa del rosario piedroso” Leyó el cuervo y decidió entrar a la hacienda porque en el camino de pedraras el cuervo lo conoció muy bién en lo 40 días que llevaba vivo. Este cuervo decidió rezar para que el camino andado y sufrido esta vez no fuera así y no cayera 2 veces con la misma pedrada. Autor: El espíritu de George Washington desde la cripta en el cementerio.

LAS TORTUGAS LOS DE GUACAMOLE CUBOS Y LA LUNA Caminando iba la torta llena de gas pero le faltaba mucho de guacamole, pues la naturaleza de las tortugas es ser tal y cual como las describen ¡Era muy importante que antes de que terminara su vida se llenara de guacamole! Así que perdió su naturaleza y se apresuró por subir a la parte de arriba de la mesa y recoger el guacamole. Todo iba bien hasta que alguien escuchó vibrar su pensamiento: “la verde es la mía” y la regresó al acuario porque era verde, lo que quería era todo el verde posible, pero tanto verde “raya en la codicia” pensó el espíritu de Julio Verne. Narrado y recopilado por Julio Fournier

¿CUADROS O RAYAS? Sacó Felipe su cuaderno de matemáticas pero en éste venían tan solo números 1: 1 dinar, 1 manjar, 1 palacio y clases de contabilidad, con lo que decidió cerrar las cuentas y contar todo con uno, pero en su cuaderno de español venían tan solo reportes de gente que solo sabía multiplicar por lo que no hubo de otra más que sacar el cuaderno de dibujo.

19

Resulta que un día querían subirse unas pasas a la Luna y lo hicieron metiéndose en unos cubos de hielo y escondiéndose en un cohete que los dejó en la Luna. Pasaron nueve años y nadie las visitó, hasta que la tormenta solar del 2012 derritió los hielos y debido a la debida fuerza HTTP de voluntad, llegaron después de tres años al interior del estómago de un perro de probeta, y le dieron una memoria tan grande que lograron que este les dijera por primera vez ladrones a los perros del PAN, ¡grrrrrrrr!


Sismos, terremotos, abismos entre “el uno”, y “el otro” Antes que oírte a tí me desespero por hablar yo “La luz que me ilumina” o es “fatal” o nunca es “suficiente” Un arma disparada en un impreciso momento Deja saldos de muertes, vidas ya inertes Miles de voces se extienden en mi camino, uniéndose fijas “Elemental” deberiamos llamar a esta clase de salud Naturaleza que se apropia de nuestros cuerpos y debiles cerebros Ternura que inflama “crudamente” nuestros pobres corazones A mis hijos ¡¡no les va a pasar nada!! dije hoy (Lamentablemente nadie está libre) Las distancias, puertas fuertes, duras rejas no podrán impedir que yo conserve a pesar de todo y de todos mi entereza. Así sea.

El cuenta tumbas Miguel Pérez El cuenta tumbas ha pasado Por mi calle ha conversado conmigo Es producto del hambre De la dictadura De un amor no correspondido El cuenta tumbas conoce a todos sus muertos Los héroes y los desconocidos El cuenta tumbas viste de luto y se pasea Por los baldíos El cuenta tumbas ha pasado por mi calle Ha conversado conmigo Él no conoce ni el calor ni el frío El cuenta tumbas está preocupado No duerme de noche, no le dan los números Está indignado Porque sigue sin resolver el tema de los desparecidos.

20

Imagino que cruzas el umbral inconsciente de mis versos, imagino que tus pasos se deslizan por el aire, te imagino como el aire; que me besas, te imagino sola, te imagino mía; imagino que cruzas el umbral inconsciente de mis versos.

A DIOS

COSAS

Quiero sentir, porque esté atado, y no estar atado por mi sentir. Creo en este amor descarnado, desgarrado, ya sin sentir; y creo en el sentir profundo de este amor sin fin.

Te miré; de las cosa que veo siempre, te miré; sentencia de mis sueños escuché; como faros de estrellas en la colina entera, de viento suave, de color azul, te miraba; de entre las cosas que veo siempre; y por siempre te adoraba.

TUS OJOS

ERAS

Tienen los ojos del cielo, mil estrellas que me miran con su brillo trémulo de llanto, y tienen tal encanto que te sueña tanto este corazón herido; y sueña que es rincón del cielo en que se pierde, y sueña que es el ave que asciende, para rozar la noche de su pelo lacio, y encontrar un verso, en la roja tarde de su hermoso beso.

Era roja como el sol, era alegre como el viento, un suspiro y un momento, se fue transformando en flor; era sólo como el sol, era un ave de colores, un arco iris brillante que iba regando diamantes; ese rumor que suena, esa lluvia y ese trueno, fueron cayendo sus hojas suspendidas por el tiempo; el tiempo lo prometió, el agua lo consagró; nueva espera, y nuevo canto, volverá a brillar el sol.

21

Poemas

Analía González

INCONSCIENCIA

de Arturo Perea Villa

mental y elemental a la vez


CANCIÓN “BUSCA LA VERDAD” PÁNICO LATINO NATALIA SANTOS ESTRADA

EXPRESANDO SENTIMIENTOS CONTRA RELOJ Natalia Santos Estrada

Cuando sientas que la palabra humana Te destroza y sientas un vacío en el pecho Sigue buscando la verdad aunque esté herida. Por eso escucha y rompe las cadenas Y no desistas de tus sueños, No tengas miedo tu lo sabes que no estás sólo Que hay muchos más que los buitres quieren acabar, Dejándolos atrás en su mundo irreal, Esos buitres que sólo te quieren fastidiar, Llenando tu cabeza de puras mentiras Para poderte controlar. Cuando estás herido por los golpes de la hipocresía Recuerda que en tu corazón hay un relámpago Que encenderá este camino lleno de buitres. No tengas miedo tu lo sabes que no estás sólo Que hay muchos más que con lo buitres quieren acabar. Dejándolos atrás en su mundo irreal Esos buitres que sólo te quieren fastidiar Llenando tu cabeza de puras mentiras Para poderte controlar.

22

Es difícil expresarse en todo sentido Es malo no expresar lo que uno siente Porque se pierden emociones. Al padecer trastornos psiquiátricos Es más difícil entender como podemos expresarnos. La cuestión que no es un impedimento Se tiene el trastorno pero a medida que se sigue el tratamiento Se pierde ese miedo. Nos dejamos ver como esas personas Aprendices y a la vez maestras Porque de cada experiencia se aprende algo Para mi es difícil manejar mis emociones Lo único que sé que sino expreso mis sentimientos Es como si yo no existiera Y a la vez perjudicial para mí. El tiempo es muy sagrado Porque si no aprovechamos oportunidades Que nos planteemos. El tiempo no regresa Si lo que queremos decir no lo decimos En el momento que lo sentimos el tiempo avanza. Cuando medimos el tiempo para realizar Nuestras actividades, es una organización Porque el tiempo nos brinda momentos de alegría Tristezas y satisfacciones Luchar contra reloj es lo mejor que podemos hacer. Porque con nuestros trastornos psiquiátricos No digamos con los años No me dio tiempo de hacer esto ¡Aprovechémoslo!

23


POEMAS

de Adrián Dordelly Dalma Eres el reflejo de una puta de luz Corpórea En la superficie de las olas, Justo cuando el crepúsculo Me pide que muera Por ti.

(1989) Alusivo es, y pues La causa de una maternidad Rechazada, ha sido a causa De no una culpa tuya pero De un proceso universal, irremediable.

EL VIENTO EN LA CARA FRESCO Carmen Lamas

La puerta Valeria Artaza Me paro en frente de la puerta del neuropsiquiátrico veo gente que va y que viene.. Ventanas amplias lo rodean seguramente guardarán miles de historias.. Veo desde la puerta un teléfono. No se si funcionará, parece que si. Una persona introduce monedas y comienza a hablar ¿Qué está diciendo? No lo se.. El bullicio no te deja escuchar.. Aparte.. a mi que me importa de lo que hablan! Todos corren de un lado a otro, todo es prisa. Chaquetillas y carteras apresuradas. El piso siente el paso de un sinnúmero de pisadas, algunas van lentas, no son la mayoría.. Se escucha el ruido de unas monedas, obviamente se piden, y de a poco van cargando bolsillos La locura, ¿por qué estigmatizarla? Está allí, como la enfermedad misma como la vida misma.. Se ha instalado en la puerta. Ahora me pregunto dónde estoy parada yo, sólo un paso me diferencia o me iguala. Pero de algo estoy segura: adentro o afuera de la puerta somos todos inestables.

Contención “Y rasguñan las piedras...” parece una frase vieja pero hoy la tenemos en nuestras mentes concientes obligadas al dolor encerrados sin afecto sin amor.. Si éste es lo que mas cura! Una inyección y un encierro no da más que gritos, y llantos.. Detrás del arco iris detrás de cada puesta de sol está la libertad. Dejen de taparnos los ojos! Déjennos amarla! Si consideramos al amor fraterno como la cura de todo qué felices seríamos! Y abriríamos las puertas del corazón a la convicción de que la amabilidad es la cura de todo.

El viento en la cara da el fresco Yo caprichosa y fácil Tu amor y dignidad. Viento que peinas el pasto, Sol que pronto te vas ¡Amor, cuanto te quiero! Bebiendo vino, nadando, corriendo. Dulce vino, jarra y beso ¡Amor cuanto te quiero! Eres bello como los astros, Infinitamente bello como el azul del mar, Como tus ojos color claro.

24

Valeria

25


Luz seminal luz de mi deseo que se derrama en secreto y enciende el misterio doloroso y amoroso del fuego

En la búsqueda…

PUERTAS

26

Gozo tierno que se libera en la efervescencia del silencio y nos hace presentir la eternidad del sueño Ave dorada que surca el espacio del alma quemando con sus alas la razón del viento en la mañana

JOSÉ LUIS CIENHOROS

“A este poemita lo escribí cuando tenía 17 años, y en ese época no imaginaba que iba a terminar en un hospital psiquiátrico… años después…” (Ricardo) Busco nuevos pájaros para poblar nuevos cielos Busco hace tantos años colmar preciado anhelo Busco nuevas plantas para un nuevo valle Busco mil esencias, tantas, que quizás nunca halle Pero hay luz en la vida, eso quisiera buscar Y en mi corazón anida la esperanza de encontrar Un mundo nuevo, con nuevos hombres Un cosmos nuevo, con mil colores Un nuevo planeta, una nueva sociedad Ya sin la bayoneta, ya sin la maldad Un mundo tranquilo, una paz ideal Donde todos seamos unidos y no haya prejuicio racial yo busco, busco, busco, si, en mi largo deambular muchos me gritan loco Sandra V. Maluf quizas esté yo loco de verdad! Pero si la locura es tan noble y bella Puertas, puertas, puertas Me pregunto yo entonces… puertas por aquí y por allá ¿Para qué sirve la realidad? puertas que transito, por interés o necesidad miro un universo, camino por aquí, respiro y camino por allá Abro puertas y las vuelvo a cerrar escojo una entre todas y me vuelvo a equivocar La de mi amiga me genera intrigas y otra vez, me vuelvo a mi lugar Puerta, que quizás sea mi puerto ahora, quiero volver a zarpar pero sólo sé que no conozco la llave que me conduzca hasta allá Puerta, yo te quiero abierta y sólo para mí, pero no te veo y me decepciono en este lugar me pierdo esperando pero yo la imagino así abierta, para mí nomás

Luz Seminal

Ricardo Albarenque

Flor bien amada que germinas instantánea alumbrando y embelleciendo el jardín de mis adentros fiel llama de desvelo que germina en el lecho y en la orilla sensual de tu cuerpo Tu oscuro cuerpo de noche y lucero que en suaves gemidos desata su ansiedad hasta volverse rosa azul en celo

27

Sueña ahora sueña callada prendida ahora por dentro lámpara que alumbra la veta del amor en el tiempo.


Canto Homenaje a Nezahualcoyotl

Primera Estación

JOSÉ LUIS CIENHOROS

JOSÉ LUIS CIENHOROS

Yo soy cantor: de la ribera del lago del agua florida; canto con flores, para alegrarnos, los días. Y voy por los campos, solo, entre la lluvia, a la casa de las pinturas; a la primavera, mía. …Yo quiero, llorar el verde penetrante; de los campos frescos de mi tierra y germinar con mi voz, la semilla. De un gran canto, nuevo y rebelde.

Ciudad JOSÉ LUIS CIENHOROS Los concretos florecen. A cielo abierto. con sus aristas desnudas crecen y se desvanecen en los átomos letales de su propia luz.

… Yo quiero, ser raíz y fruto. Espléndida esmeralda en tierra nueva. Quiero ser árbol firme que alimente. Las cuatrocientas voces del zenzontle. Profundo, como tal; amo la lluvia, que cae, como limpio semen sobre el campo. Y es eco de vida que se traduce en canto. Canto que hace, florecer los corazones. Quiero arder, en llama de Cienfuegos. Y sentirme quizá: como se sintió Cuauhtémoc y vivir, si hay que vivir en esta tierra, en lo dulce e inmemorial que hay en ella. Yo soy cantor: de la ribera del lago del agua florida; canto con flores, para alegrarnos, los días. Y voy por los campos, solo, entre la lluvia, a la casa de las pinturas, a la primavera, mía.

Grises florescencias. Le empañan su antigua faz Y aire transparente. Que respiraron al llegar. Las huestes conquistadoras de Hernando de Cortés... No es la ciudad. Que viera con asombro. El conquistador. Ni la ciudad que él fundó. Para el fin de los siglos y la gloria de Dios. Solo es otro; Laberinto en el tiempo. Donde aun luchan ferozmente. teseos y minotauros. La águila y la serpiente sobre el nopal. Hundiéndose sus flechas y espada Hundiendo sus colmillos y garras Sobre un mismo corazón.

28

Momentos JOSÉ LUIS CIENHOROS Infinitesimal... el aroma de los años se torna solo, quemadura y ceniza.

Al alba. Despertaron tus sueños. A su estación de fijo. Atrás quedaron. Esas, Hermosas ciudades en ruinas. Bajo las lluvias equinocciales.

Dulce melodía y melancolía Aro de oro... que rueda ...hasta tus manos

La vida en si misma. Toda en si misma; contradictoria. Desborda ahora, los sentidos. como un río confluye con la inmediatez del espejo y la ausencia de lo eterno.

Como una naranja amarilla rueda imperturbable en su sueño y tu recoges con gran ternura. Nísperos...son de la desidia Los frutos tardos del cansancio Y en el árbol como copos de sueño entre las ramas solo nos miran los dulces ojos de quien nos sueña ?

¿Cuantas veces habremos muerto ? ya sin apenas saberlo. Nos interrogamos, llenos de recuerdos. Ante el jardín y los senderos pero siendo unas centinelas de la luna. reflexionamos: Ellas a veces nos quieren. Ellas a veces nos aman, Ellas a veces nos hieren, nos maltratan.

Cansado y triste he visto hoy a las mujeres jugaban entre ellas con grandes sonrisas

Y sin embargo, vivimos y morimos fieles a su respuesta y la errata bajo la luz de su árbol en el suspiro de su ráfaga respiramos en el perfume de su color percibimos la agudeza de su mirada.

Parece que en la mirada guardaran un sueño y un secreto que solo revelan a quién les interesa ?

Pero ya no hay indicio posible, del aroma de aquel tiempo ya no hay huella en la memoria de aquel pasado remoto. Ni hay indicio posible para descifrar el sueño o el perfume de aquel tiempo.

y en el árbol fresco de los días ... cuelgan todas las miradas que el cielo nos regala. Pero es solo un momento apenas. Para el descanso y luego otra vez a respirar las preocupaciones.

Se cerraron todas las puertas. El viento borró todo signo y vestigio. de las visiones y los emblemas Solo quedó la vena abierta a la obsidiana respirando bajo la tierra

29


Aros Azules

Los días eran aros redondos y azules. Oro y luz con los que nos entreteníamos. Deslumbrantes anillos crepusculares en que apenas los dos nos conocíamos.

Soñábamos con lunas de fuego muchacha; Muchacha de la voz tibia y el alma cálida. Mirando como el crepúsculo se encendía. Y la noche oscura y pacífica nos saludaba.

JOSÉ LUIS CIENHOROS

Tu mirada oscura guardaba la alegría La cifra exacta de mi melancolía. Tu sonrisa blanca siempre me dolía. Era la oculta dicha que la vida prometía. Como los tulipanes que en abril florecían. Vivíamos airosos entre las llamas de los días.

Arcoíris sin que te des cuenta Adrián Dordelly A Penélope Cruz, que morirá Abrazada a la memoria cachonda De Depeche Mode. Un día de lluvia como cualquier otro día de lluvia. La salida, la escalera que lleva a la salida del metro, abandonada. Un viento fracturado casi me sustrae mortalmente de mi sombrero. Dentro de mi mente violenta, una canción de William Orbit. Tengo comezón en los dedos del pie izquierdo, que quiere avanzar; yo le detengo agachándome y murmurándole que Cristo nunca usó calcetines. Hay anuncios por todas partes. Las imágenes me dicen todo aquello que ya sé por vía telepática ampliamente satisfecha. Extraño a las palmeras y a los canguros bufones que viven en mi enrarecido cuarto cuando mis morenos, adolescentes cuidadores, echan llave, cortando la luz a las siete en punto. Realmente echo de menos los mojados cerebros que coleccionaba desde que tenía seis añitos y que me abandonaron en cuanto me volví esclavo de tres panochas a la vez. Me dispongo a atravesar la lluvia como si ella fuera virgen. William Orbit prosigue con su anestesiada influencia, haciéndome sentir que mi vida es de lo que más heroica, que no la he desperdiciado. Las gotas me comienzan a dañar. Se estrellan contra mi piel y yo imagino que alguien dispara relleno de crema en forma de frialdad entumecedora; Ese alguien sabe que no dispongo por entero de mis capacidades mentales. Sufro. Tengo que cruzar la calle si quiero guarecerme y pensar. Dos jovencitas de culos magníficos pasan riendo, corriendo, junto a mí. Por un momento pienso que son la perdida encarnación de Dios. No. No es probable. Muevo la cabeza, cae mi sombrero explotando y de mi pelo sale una guirnalda que de manera veloz es atrapada por una de las tantas manos del sol. Mis ojos están completamente blancos de nuevo. Sonrío y me esfumo al estornudar.

30

La primavera con nosotros se gozaba. Mientras la cera encarnada del amor se consumía.

¿De qué humilde estirpe naciste? ¿De qué sencillez tan pura? y cómo has hecho para conseguirte. Florecilla, entre la luz polvosa tu lozanía.

Dulce muchacha, mi bella Karina. espiga de oro, morena y viva eras la brisa, la flor blanca y la espina que al atardecer mi corazón contenía

Blanco malvón, blanco. Blanco albor como las nubes. Flor tan irremediable como el horizonte. Y tan irredimible como el mediodía.

Campana azul del tiempo que no doblo Los amores impalpables que no realizo Febriles árboles adolescentes del amor, Corazones que la luz del sol nos conoció.

¿De qué ternura brazos hiciste? ¿puños y flores para florecerte? Entre el adobe y las macetas domésticas De la casa azul del día.

Blanco malvón, blanco. Blanco albor como las nubes. Flor tan irremediable como el horizonte. Y tan irredimible como el mediodía.

Blanco malvón, blanco. Blanco albor como las nubes.

Mi nacimiento Adrián Dordelly Mi feto fue inoculado con la conciencia de un viajero en el tiempo. Vengo en el siglo Menos Cero. Para lograr tal efecto diferido de realidad, el viajero fue convertido en dato. El nombre secreto del viajero en el tiempo que cierta parte de mí encarna, es: Aplastamiento-Peligro Mientras Belleza IV-9 En esta encarnación temporal, sin embargo soy conocido como El Destructor de La Realidad. He venido parar transformar a la sexualidad en un estado eterno; es decir, aparezco ahora para cumplir el cometido más negado por la Humanidad, Las Películas Disney y Las Interpretaciones Evangélicas de Anulación de la Genitalidad: aparezco para cumplir el cometido de la antifecundación erecta… El estado antiorgásmico de fornicarnos cualquier tipo de materia en El Todo-Tiempo por medio de la genitalia mágica, nanotecnológica, de Imaginación Emancipada y Post-Apocaliptica. Perdóname Dios

31


Titulo de la obra: Delirio (parte 2 y ultima) Patricia Lidia López García Visualizar las señales era difícil pero nunca imaginaron que lo lograría. Ioan poco a poco iba descubriendo una a una los mensajes. Ioan en el Censo de Población y Vivienda había visto una casa muy desacomodada. E intuyo que esa casa era una entrada donde se iba para las cloacas de la ciudad de México. Donde había espías. Espías que se disfrazaban de mendigos. Interpretar cada uno de los enigmas no era sencillo pero los iba descubriendo uno a uno. Se tenia que elegir a un líder por localidad desde el jefe de colonia, el municipal, estatal, del país, hasta los líderes mundiales. Esto dependía del grado en que descubrían los enigmas. La condición era que los tenían que descubrir por si mismos sin que nadie los ayudara. Los espías eran sombras constantes en toda la ciudad. Todos ellos conocían la historia de cada persona. Su vida era dar a conocer quien era el líder consecutivo. Se recurria a todo tipo de conocimiento desde lo bíblico hasta magia. Nadie podía sospechar que en las profundidades de la ciudad habría otra civilización con muchas ganas de salir al mundo exterior. Esta civilización estaba constantemente informado de la historia de cada una de las personas. Su objetivo era que tarde o temprano podrían tener una vida robada en el exterior. Ellos habían habitado en este mundo pero habían sido expulsados por causa de deudas, delitos y sin querer un día amanecian en la calle sin nada ni con un nombre para trabajar. Y este mundo subterráneo los enterraba con su pasado. Y la manera de sobrevivir era encontrando a los líderes. Solo que ellos solo informaban mas no sabían que era lo que buscaban. La información recabada era filtrada nivel a nivel desde la casa, colonia, delegación o municipio, estado y país. Y un líder mundial era el que tenia la información de todos. Otra vez tuvo Ioan la sensación de que la estaban siguiendo. Ioan nunca se percató cuando empezó a interpretar los enigmas. Un día se encontró a su prima Nadia. Se subieron juntas a un camión. Ya en camino Ioan se percató que el chófer mandaba señales a los camiones que iban pasando.

Ioan se bajó del autobús y se subió a otro con la misma ruta. De pronto oyó unos disparos. Fueron dos detonaciones. Se preguntó por su prima. Desde ese momento Ioan se sintió aun más perseguida. Y empezó a acordarse que desde que había mandado un correo donde decía que Carlos seria un buen presidente de la República. Le empezaron a suceder cosas extrañas. Ioan nunca imaginó las consecuencias de enviar un e-mail con estas palabras. No imaginaba que los e-mails eran leídos por hackers por el internet. No, no había ningún lugar seguro para mencionar nada. Usurpar la identidad de una persona era un trabajo de muchos años. Pero ella se preguntaba por qué a ella la dejaban vivir. Ioan no sabia que querían de ella. Se percató que estos seres eran dirigidos de manera local por Pena Nieto y que el precio por querer ser el Presidente de la República era muy alto. A un costo muy alto la sangre derramada de un ser querido. Este aspirante a ser el primer mandatario de su país conocía el nombre y vida de cada persona de su país. Que iba a hacer con Ioan. No podía dejar que le quitara su puesto para ser presidente. No lo iba a permitir. La última señal que recibió Ioan fue ir a la Basílica de Guadalupe. Ahí recibió la indicación de ir hacia el altar y seguir a quien llevaba las hostias. Siguió las instrucciones y fue elegida para ser el primer mandatario a nivel mundial. Después fue llevada por su familia al Fray Bernadino. Ioan se dijo a si misma es cosa de Carlos Salinas y de su hijo adoptivo. Le dieron a tomar dos miligramos de risperidona. No, Ioan no comprendía porque no la oían. Después de ir al hospital psiquiátrico fue llevada con Maricruz su psicóloga que poco a poco le dijo que tenia una enfermedad mental. Ya después de haber tomado tres días la pastilla se dio cuenta que estuvo teniendo un delirio. Y que necesitaba ayuda psiquiátrica. Cuando fue al Fray Bernadino no la internaron y su hermana Berenice le dijo si quería ir a un lugar llamado Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente y desde esos días de verano del 2010 tiene consultas en ese lugar.

32

33


La nada tras la puerta

a cambiar el mundo. Él, modestamente, afirmaba que lo único que le impulsaba a componer era intentar estar menos solo, que cantar era el modo de compartir sus soledades. Ya en su butaca, impaciente de pura expectación, a Andrés le botaban las piernas. Tomó un trago de agua y se colgó la cámara de fotografiar que había pedido expresamente para poder inmortalizar aquella noche. Quizás, tal y como había pensado, si conseguía una buena imagen podría enmarcarla. El retrato de un instante, de una pasión, de una esperanza. Un momento que perduraría con los años, reposando en la estantería junto a discos antiguos, como el recuerdo imborrable de una juventud que a sus 30 años pensaba que ya empezaba a expirar. Al cabo de unos pocos minutos las luces se empezaron a apagar en la sala repleta. ¿Cómo describir el aplauso entusiasta de tantas y tantas personas cuando el artista salió al escenario? Personas para quienes Miguel Serrano era el guía que estimulaba sus interiores, el genio que les daba un rayo de luz en la oscuridad de la rutina, que vestía de cálidas madreselvas el frío acero de su ciudad. La ovación fue como un grito de rebeldía contra la injusticia, como la bienvenida a un nuevo profeta que salvase del estatismo y la indiferencia a la acomodada sociedad. Después de unas palabras como presentación la música compartió los sueños e ilusiones, las desoladas desventuras de anti-héroes post-modernos, la fragilidad y la fortaleza ante la adversidad de todos los asistentes. A Andrés se le erizaba el bello, le sacudían pequeños espasmos cuando la emoción se acumulaba en su vientre. El concierto estaba siendo un globo inflado de sensaciones que hacían volar su pensamiento, aleteando, al ritmo suave y delicado de aquella música que atravesaba muros de incomprensión, apatía y silencio. Entonces sucedió algo con lo que Andrés siempre había fantaseado. Como aprendiz de escritor, su ilusión era que alguno de sus poemas fuera interpretado por algún artista famoso. Para su sorpresa, Miguel Serrano estaba cantando uno de aquellos ramitos de versos que había escrito Andrés, o eso creía él. El poema sonaba algo diferente pero mientras avanzaba la canción la certeza de que aquellas palabras que había hilvanado en tiempos pretéritos estaban siendo magnificadas por su artista favorito ganó peso. La euforia que sintió entonces Andrés sólo es comparable a la que consigue un escalador que llega a la cima que tanto y tanto le ha costado escalar. Aquello podía ser el principio de una nueva vida. Andrés, el poeta del pueblo. Imaginó que inicia-

Raúl Velasco Sánchez Publicado en “Anatomía de un espejo roto”. Grupo GP ediciones. 2012. Andrés apuraba un último cigarro antes de entrar en el recinto. La gente, pese al frío invernal, se había movilizado para asistir a aquel concierto en el Palacio de la Música, broche de oro para una gira que había sido todo un éxito. En todas las ciudades y pueblos donde había tocado Miguel Serrano, el gran cantautor del momento, habían tenido que colocar el cartel de “no hay entradas” para desgracia de sus seguidores más perezosos. Todo parecía indicar que aquella sería una gran noche para todos los presentes. Andrés entró en el gran auditorio modernista de la Ciudad Condal. Era la primera vez que subía las enormes escaleras de alabastro que ascendían majestuosamente hasta la platea y los palcos. Emocionado, miraba a todos lados. No quería perderse ningún detalle de la recargada decoración floral, que le hacía sentirse como un personaje de otros tiempos y otra clase social. Rodeado de tanta majestuosidad se veía a sí mismo como un poderoso burgués de finales del siglo XIX. Y calado el abrigo de paño inglés, sólo necesitaba un sombrero de copa como guinda y unos zapatos italianos, que sustituyeran la gorra y las playeras que vestía. Prendas obreras, más propias de su condición y de un evento como el que estaba a punto de empezar. Miguel Serrano había alcanzado la fama por la sensibilidad especial que infundía en sus canciones. Temas comprometidos con causas, para muchos perdidas, pero que intentaban abrir puertas en la imaginación de sus admiradores. Era una vuelta de tuerca constante a la utopía personal del ser humano. El artista en cambio, huía de los estereotipos que le situaban como alguien que se había lanzado

34

ba una estrecha colaboración con Miguel y, por que no, con otros cantantes. Construyó en su mente el edificio donde viviría por entero entregado a la creación literaria. Se vio firmando libros a sus admiradores, hermosas antologías que publicarían de su obra. Subido en la nube de sus ensoñaciones, para Andrés, acabó la canción y al cabo de una hora el concierto. Cuando salió del edificio era una de las personas más felices del mundo. Caminaba por las calles como si lo transportara una corriente de fabulosa maravilla. Algunas personas que se cruzaron con él en el regreso a su casa, pensaron, al escudriñar su rostro, que iba borracho o bajo los efectos de alguna droga. Una amplia sonrisa mostraba la sensación de triunfo que le inundaba bajo sus ojos pequeños y brillantes. Era muy tarde, cerca de la una de la noche, pero pensó que aquel acontecimiento lo tenía que compartir con alguien. Extrajo del bolsillo de su pantalón su teléfono móvil y buscó en la agenda a alguien que pudiera estar despierto a esas horas de la noche. Finalmente localizó a una amiga de Valencia que compartía con él la afición por Miguel Serrano. Cuando Andrés le narró lo sucedido, ésta le felicitó e inflamó aún más su autoestima al rogarle que le enviara un autógrafo, junto a un manuscrito de la canción. Quedaron en encontrarse vía internet. Después de caminar durante cuarenta minutos por las húmedas calles de Barcelona. Andrés entró en su casa. Lo primero que hizo fue encender el ordenador para buscar el original del poema. Estuvo revisando una y otra vez los documentos existentes sin encontrar lo que buscaba. El texto tenía que estar allí pero era como si alguien hubiera pirateado su disco duro. Todo parecía movido, modificado. Un oscuro pensamiento atemorizó entonces a Andrés. Alguien le estaba robando sus textos. Debían haber entrado por la señal telefónica y expoliado sus ficheros. La pregunta era: quién. Andrés no se había olvidado de su amiga valenciana cuando arrancó el cable que conectaba el ordenador a la caja del teléfono. Lo cierto es que sospechaba de ella, al igual que del resto del mundo. En el mueble bar había una botella de licor como único resto de una fiesta. Andrés llenó un vaso y lo vació de un trago. Repitió la operación un par de veces más hasta que en la botella sólo quedaron unas gotas que también apuró. Pese al alcohol no se tranquilizaba. En su pecho arreciaba la ansiedad y el miedo, la desconfianza hacia todo aquel que ocupaba de algún modo, un lugar en su solitaria vida. Nunca había pensado que pudiera tener enemigos. Pero los últimos sucesos le demostraban lo contrario. Pensó que la solución era no ver a nadie durante algún tiempo. Cortada la comunicación con el exterior no entraría nadie y, por tanto, nada saldría. Durante esa etapa él se dedicaría a escribir, culminaría la gran obra de su vida. Leería y escribiría

35


hasta encontrar la inspiración que le convirtiera en colaborador de artistas como Miguel Serrano. Si esa canción robada se merecía ser cantada en el Palacio de la Música significaba que tenía talento y por tanto invitaba a pensar que podrían haber más éxitos en el futuro. Sólo necesitaba dedicación absoluta a su obra y andarse con cuidado. Nadie, definitivamente nadie, debía tener acceso a sus nuevas creaciones o todo se vendría abajo. A la mañana siguiente la luz de un día nuboso, gris y ceniciento como si fuera a nevar, entró por la ventana. Andrés no había pegado ojo en toda la noche madurando su plan. Tiritaba de frío y angustia, pobremente arropado por una vieja manta. Con aquellas primeras luces del día se acercó al lavabo y se lavó el rostro desencajado con agua fría. Sin más salió de casa. Necesitaba dinero y provisiones para su largo encierro. Fue a un cajero automático y sacó la mayor parte de sus ahorros. Las compras las haría por teléfono. Con ese dinero podría sobrevivir unos tres meses, y, para entonces, seguro que lo invertido comenzaría a darle beneficios en forma de contratos y derechos de autor. Al llegar a casa cogió una libreta y escribió una lista con los alimentos indispensables. Llamó al supermercado e hizo el pedido. Le traerían todo aquella misma mañana. Sin más dilación se dispuso a empezar la obra de su vida, a mano, como antiguamente. Una libreta de anillas, la misma donde había enumerado la lista de la compra, y un bolígrafo con el logotipo del banco donde tenía abierta la cuenta de ahorros, sustituían al ordenador y la pulcra impresión por inyección de tinta. Toda medida de seguridad era poca. Pasaron las horas. Andrés escribía febrilmente, sumido en una espiral de vértigo y nausea que le empujaba a vomitar en el bloc todo lo que se le ocurría. Cuando cansado pero orgulloso de lo que había titulado “Monólogos vampíricos” decidió descansar un rato, se dio cuenta de que eran casi las cuatro de la tarde. El repartidor del supermercado debería haber llamado, pero nadie había hecho sonar el timbre del interfono. Andrés llamó al supermercado. -Hola me llamo Andrés Montoya, he hecho un pedido esta misma mañana. -Disculpe señor Montoya, pero el repartidor ha estado en su casa y no encontró a nadie, el pedido ha sido devuelto al almacén. -¿Cómo dice señorita? He estado toda la mañana en casa. Tiene que haber un error. -¿Sería tan amable de darme sus datos personales? -Claro. Claro. Andrés Montoya, calle Bleuler número dos, cuarto tercera.

-Pues no hay ningún error caballero, el repartidor ha estado esta misma mañana en su casa, alrededor de las doce y media. -Bueno, he estado trabajando toda la mañana, puede que no oyera el timbre. ¿Podrían traerme mi pedido cuanto antes? -Haremos lo que podamos. No se retire por favor, intentaré recuperar el pedido. Andrés se quedó con el auricular pegado a la oreja, escuchando una melodía cutre y vulgar, ideada por algún creativo publicitario, que habían popularizado los anuncios en radio y televisión de la cadena de supermercados. Al cabo de unos instantes escuchó la voz de la encargada. -Disculpe la espera caballero. Me tendrá que repetir el pedido. -Ningún problema lo tengo por aquí. Andrés cogió la libreta donde había estado trabajando toda la mañana. En alguna de sus páginas estaría la lista de la compra, pero no recordaba con exactitud su ubicación. Al abrirla una oleada de espanto le sacudió. Pese a que había estado toda la mañana escribiendo la obra de su vida, solo unas frases se repetían una y otra vez, en todas direcciones a lo largo de las cuadrículas. “Llena el vacío de mi existencia, ámame o mátame, la nada espera tras la puerta”. El auricular cayó al suelo con un gran golpe. La encargada del supermercado pensó que Andrés había colgado y esperó a que volviera a llamar. Éste por su parte estaba paralizado. No entendía nada. ¿Dónde estaban sus versos? Una vez más no encontró respuesta. Intentó calmar el impulso que le empujaba a lanzarse en ese mismo momento por la ventana y acabar de una vez por todas con aquella pesadilla. Llevaba muchas horas sin dormir. Buscó en el botiquín algún ansiolítico: Tranxilium, Clonazepam, Diazepam, pam, pam. Un disparo directo de benzodiacepinas a los neurotransmisores que regulaban el sistema nervioso central, garantizándole ocho horas de sueño reparador. En su adolescencia había sufrido algún episodio psicótico. Nada grave. Estos brotes fueron causados por el consumo abusivo de substancias tóxicas. Éxtasis y porros principalmente. Cuando cesó el consumo por prescripción de su terapeuta, volvió a ser un joven más o menos sano con una vida larga por delante. Aún conservaba, aunque caducadas, alguna caja de pastillas de esa época. Encontró una llamada Tranquimazín. Tragó dos comprimidos con un poco de agua. En pocos segundos un estado

36

de sopor se apoderó de él. Se tumbó en la cama y se quedó profundamente dormido. Su último pensamiento fue que ojalá sucediera algo, uno de esos giros inesperados en la vida de las personas, que cambian por completo la existencia de quien lo vive. Cuando se despertó no sabía donde estaba ni que hora era. Podría haber estado durmiendo durante una semana. Tampoco recordaba haber soñado. Se levantó y fue descalzo hacia la cocina. Todo en la casa estaba a oscuras. Pensó que debía ser noche cerrada. Preparó la cafetera y se quedó allí sentado, escuchando como hervía el agua, en un estado de semi-inconsciencia, bajo los efectos secundarios de las pastillas que había tomado dos días antes. Le parecía escuchar en algún lugar del edificio música clásica. Quizás si no estuviera bajo el efecto de ese poderoso hipnótico hubiera reconocido la procedencia de la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak. Con la taza de café en la mano y los ojos medio cerrados, aspiraba fuertemente el aroma delicado del café. Fue hacia el comedor. Al abrir la puerta se dio cuenta que el Adaggio-Alegro Molto del compositor checo, salía del televisor encendido. Delante de él, en el sofá, una joven de unos veinte años ojeaba la libreta de Andrés, al que casi se le cae la taza del sobresalto. -¿Qué es esto? ¿Quién eres tú? ¿Qué haces en mi casa? -Ah! Querido Andrés, por fin estás despierto.-Dijo ella con una sonrisa. -¿Cómo? ¿Me conoces? ¿Cuanto tiempo llevas aquí? Responde o llamo a la policía. -¿Con que teléfono piensas llamarlos? Arrancaste la conexión.-Replicó ella divertida -Responde o ahora mismo te echo de mi casa a patadas. Andrés se estaba poniendo muy nervioso. No se había fijado que el hermoso cuerpo de ella vestía uno de sus pijamas, ni que aquel rostro le resultaba familiar. Estaba demasiado ofuscado para darse cuenta de nada, necesitaba respuestas o perdería los estribos. Una persona no puede ocupar así la intimidad de otra. Y mas cuando el dueño de la casa no está pasando sus mejores momentos y sufre episodios paranoicos. De todas formas, él estaba demasiado perplejo para pensar en que ella era la culpable de todos sus males, la mano negra que robaba palabras y devolvía llanuras blancas de silencio. Ella le pidió que se sentara. A su debido momento tendría la información que necesitaba.

por lo menos esto. -Me llamo Victoria Gold. Puedes llamarme Vicky. Y he entrado por la puerta, por dónde sino. -De acuerdo Vicky. Has entrado por la puerta, estando en un cuarto piso es lógico que no entres por la ventana. Me refería a cómo has entrado por la puerta. ¿Quién te abrió? -¿No lo recuerdas, cielo? no me extraña. Parecías un muerto viviente. Caminabas por el pasillo dando tumbos con los ojos casi cerrados. -No, no recuerdo nada. -Pues me abriste. Llevo aquí un par de días con tu pijama puesto. Por cierto no queda casi nada de comida, deberías ir al mercado. -¡Esto es el colmo! Ocupas el comedor de mi casa y encima con exigencias. -Técnicamente no es una ocupación. Tú me invitaste. -¿Qué?¿yo? No puede ser, hace días que no hablo con nadie. -Eso no es del todo cierto. Desde que estoy aquí te he escuchado hablar. Aunque sea en sueños, un diálogo es un diálogo.-Vicky sacó un paquete de tabaco de su bolso y le ofreció a su turbado interlocutor. Estaba claro que ella se divertía con todo el asunto, estaba en una posición de poder sobre Andrés, que en esos momentos estaba más desconcertado que un explorador con la brújula rota. Ambos fumaron en silencio. En el televisor, el Largo del segundo movimiento iniciaba su paso triunfal Andrés fumaba y bebía a pequeños sorbos el café. No entendía nada. Se estaba volviendo loco. No sabía si estaba viviendo un sueño o si aquello era una broma pesada. Necesitaba respuestas pero estaba convencido de que aquella muchacha no soltaría prenda. No sabía que hacer para salir del pozo en el que se había metido. -Sé lo que estás pensando. -Dijo entonces ella.Crees que no existo, que estás soñando, que te estás volviendo loco de remate. Y en esto último sí que tienes razón. -Ya. Y tú lo sabes después de haberme escuchado hablar en sueños, ¿no? -Nooo. -Negó ella alargando el sonido de la “o”. -Lo sé porque he estado leyendo tu libreta. Uff! Da miedo ¿sabes? Estás muy obsesionado Andrés y eso no es bueno para nadie. -Tu te sentirías igual en mi lugar.

-¿Cómo te llamas y cómo has entrado aquí? Dime

37


-Es posible. Pero la diferencia entre las personas no son tanto las emociones que sentimos sino como respondemos ante ellas.

-¿Y qué si lo fuera?¿cambiaría algo? -Supongo que no.

-Ya, y yo he respondido como el culo, ¿a eso te refieres?

-¿Y que piensas de lo que te he dicho?

-Por favor cuida tu lenguaje. Estás delante de una señorita.

-No lo sé, tengo la cabeza como un timbal. ¿Puedes apagar el televisor?

-¡Eh, Vicky, tiempo! Ni tu, ni nadie me va a decir como tengo que hablar en mi casa.

-No, no puedo.

-Hola, buenos días, ¿me puede preparar unos huevos con panceta?

-¿Por qué?

-Sí. ¿para beber?

-Si lo apago, desapareceré.

-Un café con leche por favor.

-Esto es lo último que me faltaba por oír. No te molestes, ya lo apago yo. -Dijo Andrés levantándose pesadamente.

Mientras Margarita, que así se llamaba la camarera, preparaba el desayuno a Andrés, éste leía las noticias de un periódico deportivo. Al parecer un equipo de segunda se había clasificado para la final de la Copa de su Majestad el Rey. No entendía apenas de fútbol pero estas pequeñas proezas siempre habían impresionado a Andrés. Era la victoria de los débiles, en los que nadie confía. Un golpe de justicia que se daba de tanto en tanto y que magnificaba el esfuerzo de tantos jugadores anónimos. Esas personas que entrenaban a diario por diversión. Entrevistado, el autor del gol de la victoria, decía: “Me da igual lo que pase en la final, sólo pienso en que por fin tengo algo que contarle a mis hijos, juntos hemos hecho historia”. Esa sencillez enterneció a Andrés. Después de muchos días se dio cuenta por fin de lo que le ocurría, entendió lo que le había querido decir Vicky, que ya no importaba si existía o no, a falta de mayores evidencias, una cosa podía asegurar: durante unos momentos fue más real que la propia realidad. La causa de todo lo que le había ocurrido en esos días era que él, un escritor de tercera regional, había creído poder jugar en la liga de las estrellas. Los deseos se superpusieron a la realidad, confundiéndola, distorsionándola, hasta el punto de modificar su conducta y voluntad. Lo mejor que podía hacer era disfrutar, mientras pudiera, de la compañía de los que lo querían tal y como era, precisamente porque le conocían. Por primera vez desde que había salido del concierto de Miguel Serrano volvió a sonreir. Estos pensamientos habían supuesto para él una liberación, como si le hubieran despertado de un terrible sueño. La certeza de que eres aquello que compartes con los demás. Un hombre solo, en definitiva, no es más que una sombra, la nada tras la puerta.

-Uy que se ofende el artista, el gran poeta del pueblo. Mira señor escritor... ¿Que pasaría si te dijera que yo si que existo, que tu me has creado, que soy la representación de un deseo que puede cambiarte la vida? -Que empezaría a pensar que tu también estás loca.

-Si es lo que quieres. Que así sea. Empiezo a pensar que debe de haber habido un error, eres un caso perdido. Sea como sea, ya no hago nada aquí. Adiós Andrés. Llena el vacío de mi existencia, ámame o mátame, la nada espera tras la puerta

-Eludiré la posibilidad de que si fuera la creación de un loco tendría muchos números para estar yo también medio trastornada. Lo que me interesa de todo esto es que ante algo que no entiendes, que supera tu imaginación y tu intelecto, tu respuesta más común es cargar contra los demás. No tienes en cuenta la distorsión de la realidad que viene implícita en el hecho de ser humano, que es lo mismo que decir ser limitado. Por mucho que te guste jugar a ser dios cuando escribes o sueñas, ni eres dios, ni lo serás jamás.

Vicky se levantó y fue hacia la puerta. Andrés la vio desaparecer tras ella, con su pijama aun cubriéndole el lozano cuerpo, desde el momento en que apagó el televisor. Esa fue la última vez que vio a Victoria Gold. Aunque pocos segundos después volvió a encender el televisor, ella no regresó. El concierto había acabado. En su lugar vendían un colchón inflable a muy buen precio. Andrés estaba abatido. Un rumor en su vientre le sacó de su ensimismamiento al recordar que hacía días que no comía nada. Fue hacia la cocina, miró en la nevera pero no encontró nada que llevarse a la boca. Muy a su pesar tendría que romper con lo que había pensado y salir de casa. De la gran obra de su vida, sólo había podido escribir unas pocas palabras. Empezaba a pensar que era mejor que lo visitara un médico. Quizás Vicky tuviera razón. Quizás él nunca había escrito aquella canción inmortalizada por la voz de Miguel Serrano. Aunque apestaba a sudor, no se duchó. Con la misma ropa que había ido al concierto y había dormido salió a la calle buscando una tasca donde poderse comer unos huevos con panceta. Deambuló un poco por las calles aún desiertas, con la luz naranja de las farolas desvaneciéndose al amanecer. Encontró un bar abierto. Era un lugar

-Vaya, eso ha sido profundo. Pero no te sigo. A mí la religión no me va. -Lo que te quiero decir es que no te planteas el que puedas estar equivocado, no relativizas tu pensamiento, te alimentas de certezas en soledad precisamente para no correr el riesgo de darte cuenta de que te equivocas, enfrentando tus opiniones con las del resto del mundo. Tu eres el centro y la frontera de tu realidad, un desierto solipsista que no comunica más que consigo mismo. Crees que estás hundido en un pozo. Y es verdad. Tu pozo se llama prepotencia. Sueñas con llegar a parecerte algún día con aquellos que admiras. Pero en vez de luchar contra el aislamiento, te precipitas en espirales de angustia que sólo tú y tu miedo a no colmar tus expectativas generan. -¿Eres psicóloga o qué?

38

Margarita subió el volumen del transistor antes de servir en un plato lo que había cocinado. Lo puso delante de Andrés que la miró con ojos agradecidos. En la radio sonaba uno de los últimos éxitos de un cantautor. Margarita cantaba entre dientes “Llena el vacío de mi existencia, ámame o mátame, la nada espera tras la puerta...” mientras servía un “sol y sombra” a uno de los taciturnos borrachos que miraban el reloj en silencio.

pequeño y oscuro, con tres mesas situadas en fila frente la barra. Los únicas personas que había era cuatro borrachos taciturnos, bebiendo una mezcla de brandy y anís seco llamada “sol y sombras” en silencio y una camarera, joven y guapa, que tatareaba las canciones emitidas en un viejo transistor. -Buenos días señor. ¿Qué le pongo?

39


ES QUE ME SALÍ DE LA CASTAÑEDA

Francisca sin ningún pudor empezó a quitarse la ropa ante el asombro de los transeúntes, caminaba desnuda sin fijarse en nada, sin importarle que se santiguaran las beatas, la miraran los morbosos y se escuchara un escándalo de gritos y silbidos. Casualmente pasaba Alberto, un amigo muy allegado a la familia, y rápidamente la cubrió con su capa llevándola a casa en su coche. Cuando don Eustaquio, su padre, se atrevió a preguntarle a su hija por qué había hecho tan terrible indecencia se asombró de que su hija le dijera: --¿Cuándo me desnudé? Han de ser chismes de las palomitas. La mantuvieron encerrada bajo llave en su cuarto mientras veían que hacer y evitar otro incidente: --¡Es que ya no hemos rezado el rosarioa la santísima virgen! —Lloró la criada. --¡Son tus malos ejemplos y las andanzas con esa mujerzuela¡-- Acusó la madre. Así que si eran peras o manzanas resolvieron no abrir la puerta del cuarto de Francisca. La medida fue contraproducente porque al poco tiempo Francisca empezó a dar de gritos y aporrear la puerta para que la dejaran salir con un escándalo, que en todo el barrio se empezó a correr el rumor que Francisca estaba endemoniada. Unos días después, cuando la criada se apiadó, al tratar de darle de comer, Francisca la derribó y salió huyendo de la casa. Cuando la fueron a buscar la encontraron en la comandancia de policía después de algunos días. La policía la había hallado bañándose desnuda en la fuente del Salto del Agua ante los ojos de las personas que iban abastecerse. El juez después de interrogar a la señorita resolvió llamar al médico, él dijo que era un grave caso de epilépsia y que era preciso internarla en el manicomio de la Castañeda de la Ciudad de México. Ya en el hospital y ante el desconsuelo de sus padres, que con los años terminaron por abandonarla a su suerte, Francisca se quedó indefinidamente internada en la Castañeda. Ahí le raparon la cabeza, usaba ropa de calle pero nunca volvió a ponerse los trajes hermosos pero extravagantes con que solía vestirse. Los médicos la interrogaron, midieron las dimensiones de su cráneo, le examinaron minuciosamente su cuerpo para encontrar alguna anomalía y a pesar de que los datos no entraban del todo en sus conceptos de psicopatología no les preocupó mucho, ya hallarían una explicación a su mal. Indica-

Un cuento de Ricardo Sánchez. A la memoria de mi padre, el Sr. Jesús Sánchez Castro. Francisca miraba por la ventana de una puerta con cristal empañado que casi se volvía translúcido, miraba a ese hombre astroso, harapiento, con la barba rala y con la vista perdida en la nada. Francisca se preguntaba en que pensaba aquel hombre tan maltratado como ella misma, Francisca también era interna de ese hospital y soportaba el frío de aquel día lluvioso de invierno. Francisca escuchaba las voces de los pacientes que caminaban por los pasillos y se reían o hablaban solos; percibía el hedor de las letrinas que se encontraban no muy lejos. Francisca miraba con detenimiento a ese hombre astroso y, aunque era mujer, ella tenía la cabeza rapada y andaba con los pies descalzos. La bañaban a cubetazos con agua fría en las mañanas junto a otras mujeres. Cualquiera que mirara la fachada de ese hospital podría pensar que era una hacienda con bellos jardines pero todos sabían que ahí estaban recluidos los locos de la ciudad. Francisca en otro tiempo era una muchacha que salía a las calles sin que nadie la acompañara, desde niña sus padres se fijaron que era un poco rara, vagaba sola y abordaba el tranvía tirado por caballos, le gustaba mirar la hermosa catedral de San Juan Bautista de Coyoacán, su kiosco y la pequeña plaza adornada con sus jardines. Le gustaba vestirse con un traje de color rojo vivo con un sombrero de palma que de él colgaban cintas de listón negro que ella misma había confeccionado. Era una señorita extraña, eso sí que no le hacía nada malo a nadie, pero que casi no platicaba con persona alguna y nadie sabía por qué. Un día, caminando por las calles como siempre,

40

ron vigilancia estrecha y baños de agua fría por las mañanas mientras se decidía un plan a seguir. Una noche mientras Francisca dormía escuchó un poco asustada la voz de un hombre: --Le vengo a dar su medicina.

de la tierra y sólo se veían los astros en el espacio. El tren salió del sistema solar, fue generando tanta fuerza, pero tanta fuerza, que a la velocidad de un meteoro hizo que las estrellas se vieran como líneas de luz en el espacio. Luego todo se volvió oscuridad. Entonces fue que Francisca entró a un universo donde se observaba que los frutos subían a los árboles, los muertos eran recogidos de sus tumbas por sus deudos para sacarlos de sus ataúdes y después vivir. Los niños entraban al vientre de sus madres para después desaparecer. El tren desaceleró y todo volvió a ser oscuridad, luego las estrellas volvieron a ser visibles y el tren fue desacelerando, volvió al planeta tierra. Apareció ante los ojos de Francisca el mar y los continentes, el tren siguió desacelerando y volvió a los campos con sus árboles y cerros, fue llegando poco a poco a la ciudad pero ahora con sus autopistas y viaductos, sus fábricas y trenes urbanos, donde la gente corría aprisa por las calles para llegar a la escuela o el trabajo. El tren entró a la estación echando alegremente vapor y humo, hasta que frenó junto al andén. Francisca echó una mirada por la ventanilla, después de unos momentos decidió descender del tren. Se encaminó por los pasillos de la estación con sus pies descalzos y su cabeza rapada; miró los aparadores de los almacenes hasta que entró a una cafetería donde una amiga y yo charlábamos sentados a la mesa, para nuestro asombro, nos dijo con una naturalidad que le es propia: -- Disculpen ustedes, si los he perturbado. Es que me salí de la Castañeda.

Le extrañó que era demasiado inusual la hora, además todos estaban dormidos: --Cálmese señorita, no tiene nada que temer, así que estése quietecita—Dijo el hombre. Francisca sintió como si se hundiera en un vacío de oscuridad, unas manos insoportables que tocaban su cuerpo, un peso terrible del cual no podía zafarse y aunque lo golpeó, lloró y gritó, nadie acudió a su auxilio. A la mañana siguiente Francisca se daba de topes en la pared, tuvieron que sujetarla. Cuando lograron calmarla le contó al médico lo sucedido, el medico hizo una revisión ginecológica y le prometió una investigación que no dio resultados. Francisca miraba a ese hombre astroso y extraño con la vista en la nada, junto al cristal sucio y casi translúcido. El maullido de un gato llamó su atención. Francisca miró al gato, decidió dirigirse hacia él. El gato al darse cuenta que ella se le acercaba corrió por el jardín. Francisca lo siguió, el gato llegó a las puertas del hospital. Francisca se detuvo ante la sorpresa de que las puertas estuvieran abiertas y sin vigilancia. Decidió seguir caminando para seguir al gato que salió a la calle. El gato ya no estaba. Francisca caminaba fuera, todo le parecía extraño pues eran muchos años sin salir del hospital. Miró con asombro el pasar de un auto Ford. Los transeúntes no repararon en que ella iba rapada y descalza. Decidió perderse por las calles y no regresar jamás. Se encontró en una estación de ferrocarril ante un tren que echaba alegremente vapor y humo, listo para partir. Abordó el tren sin ningún problema, tomó asiento, en el vagón había cinco personas, dos jóvenes enamorados se besaban sin importarles nada, nadie la miraba. Poco a poco el tren se puso en marcha y en unos minutos se fue alejando de la ciudad; esa ciudad que no volverá jamás y sólo podremos contemplarla en grabados y fotografías. Francisca mira por la ventanilla del tren sin importarle que rumbo tomará. Se ven los campos con sus árboles y cerros y riachuelos. Y fue cuando el tren fue generando tanta fuerza, pero tanta fuerza, que el tren se fue elevando por los aires. Pasó entre las nubes y poco a poco se fue perdiendo de vista la superficie

41


LOS NIÑOS REQUECHEROS Carolina Miguel “La bruja celestial” Hace años atrás dos pequeños hermanos para ayudar a sus padres vendían en un deposito todo tipo de materiales: papel, cartón, plástico, hierro, bronce, etc.. Un día su hermana más pequeña llamada Carol le dijo a Beto : ¿Por qué no juntamos latitas de refresco? Y Beto contestó: no, porque eso no pesa y nos van a pagar muy poco. Continuaron vendiendo otras cosas, pasando algunas necesidades y “ rebuscándose”* como podíamos.Pues el salario de su madre era muy bajo y su padre se fue al exterior y no les aportaba nada. El tiempo pasó, Beto y Carol crecieron y un buen día Carol preguntó: ¿Qué habría pasado si hubiéramos juntado latitas? Los coleccionistas al pasar los años las habrían comprado. Y Norberto contestó, si pero el problema inmediato fue solucionado y la pobreza del momento se solucionó – dejemoslo entonces como una anécdota más... *Expresión popular que quiere decir ir arreglándose, ir sosteniéndose “con lo que hay”.

RadioVilardevoz Taller de escritura. Trabajo colecivo con las palabras HORIZONTE, PRESENCIA,TOLERANCIA, LIBERTAD, MAR, DESEAR Febrero 2012 Cuando ves el mar, dime; ¿no te cautivas con el horizonte? Porque en mí llega la presencia soberana de la libertad. La tolerancia no de pasar el desear estar contigo. Frente al mar, descalza, con las olas rompiendo a mis pies, me sentí en plena libertad. Pasó un rato con el chillido de las gaviotas en el horizonte y comencé a desear tu presencia. Todo lo que sabía de ti y recordaba era tu espalda y tu cabello al viento; yéndote, en ese momento supe que debía tener la tolerancia para, quizás, esperar tu regreso. En el horizonte de tu presencia encontré la tolerancia que me da la libertad cuando miro en el mar todo tu desear. En el medio del horizonte llego ver el comienzo del día, admiro la presencia del sol con la tolerancia de la noche que ya muere(el amanecer) y con la libertad de ver el mar y empezar a soñar con el próximo amanecer. ¿Cómo no desear en ese mar de tolerancia la presencia absoluta del horizonte, de la libertad? El inmenso mar me trae paz, desear que el horizonte se acerque. Tu presencia es tolerancia…tengo que esperar.

42

43


SECCIÓN

OPINIÓN


de un experimento periodístico.

El loco-apolítico Gustavo Gómez Vázquez (Nombre y Firma) (En turno no de actor).

Utilicé para elaborar este artículo un folleto de la iglesia católica y el recuerdo de algunos libros así como la ´”lógica” derivada de la redacción de otros capítulos anteriores a este que solo abarca las conclusiones del artículo completo por que suenan muy “locas” pero se llaman así: I.-Antecedentes, 1.-El nuevo milenio., 2.-Creencia en un mundo diverso y mejor con iluminación de la conciencia en un universo indivisorio. II.-Actualidad, 1.-El desarrollo y popularización de las comunicaciones., 2.-El desarrollo de nuevos grupos u organizaciones informales en el ámbito de las creencias en la conducta más “adecuada”., 3.-Diferencias más preocupantes para las organizaciones tradicionales en México.III.-Loconclusiones. 1.-A nivel individual., 2.-A nivel de grupo., a).-Infantil., b).-Adolescentes., c).-Adultos., c.1).-Economía., c.2).-Social., c.3).-Política. Pero por cumplir con un trabajo a tiempo sólo escribiré este último. 1.- A nivel individual se utilizarán las comunicaciones de manera multitudinaria y exponencial, para engañar a los rivales [antiguos cuates, colegas, socios, hijos, compañeros, (as), etc.)] es decir con los sobrevivientes de la crisis, o de la guerra, por sobrevivir. 2.-A nivel de grupo a).-Infantil.-Puede formar parte del

estrato de población más vulnerable a pesar de los supuestos cuidados que paternal o gubernamentalmente se les dispense, pues sus padres biológicos y no se diga los de las “nuevas” familias, estarían más ocupados en “cuidarlos” matando a sus “padres”, hasta que ellos se vuelvan útiles para la guerra fingiendo satisfacción o haciendo daño. b).-Los adolescentes.-Pueden ser ya a esta edad suficientemente útiles para el comercio carnal, entre los “padres” ajenos (homosexuales o no) y susceptibles de ser “recargados” de energía “guerrera” contra los “hijos ajenos” y “padres” biológicos o políticos para la búsqueda eterna de la “felicidad” a través del sufrimiento ajeno, como consuelo de la interminable “felicidad” presente. c).-Adultos., c.1).-Economía.-Aprovecharán la esclavitud de los que no puedan hacer otra cosa que “trabajar” o simular hacerlo, saboteando lo más escondido posible, a fin de no ser “identificado” por “jefes-cuates” masculinos o femeninos, dada la demanda de género que hay, y la popularidad de la conducta necesaria para gobernar al grupo con quien más tiempo pasa (familia, escuela, trabajo, sindicato, cuates vigilantes, etc.)., c.2).-Social.-Proliferarán los grupos (familia, escuela, trabajo, cuates, vigilantes, etc.) que dramáticamente lucharán por “salvar” a los

46

integrantes del grupo aceptado como propio (legal o ilegal) de los otros grupos (familia, escuela, trabajo, cuates, vigilantes, etc.) en cuanto a sexo, servidumbre, daño físico, moral, eclesiástico, etc.., c.3).-Política.-A pesar de su experiencia, podría ser descubierto el entramado a través del cual se ha mantenido la sujeción de más de la mitad de la población, por poco menos del 15% de la misma, es decir de miles menos, (hombres, mujeres, niños, etc.) al grado de no poder controlar a tantos descontrolados pues estos últimos serían tan pocos que nos veríamos obligados a descontrolar miles de “controlados” para mantener “controlados” a los sobrevivientes o recurrir a los recursos conocidos, para quitarnos tanto “agobio” (peso) que ya puede ser sobrecarga porque el humano puede tener límites. Hasta la próxima (vida).

47

Loconclusiones

Loconclusiones


Escribir en una revista es interesante, porque podré expresar lo que siento, espero que lo escriba sea de interés para el lector. Ya está cerca la fecha, Domingo 1º de Julio de 2012, para elegir al presidente, diputados y senadores; algunos estados escogerán gobernador, diputados locales y presidentes municipales. Los Candidatos Enrique Peña Nieto (PRI- PVEM): Es a mí entender el mejor de los cuatro, por que ya fue gobernador, porque se compromete, porque todo lo firma de manera legal, ante una instancia de autoridad, como lo es un Notario público, además sus propuestas como candidato, suenan lógicas. Peña Nieto, brilla con intensidad, como hombre, se casó en Noviembre, como político, está comprometido con las mejores causas de México, es un ciudadano que busca el bienestar de la comunidad. No en balde es el líder en las encuestas desde que empezó la carrera presidencial, su único riesgo es el que no pueda convencer a los indecisos o a quienes por primera vez votarán, tomemos en cuenta que la mayoría de los votantes son mujeres, las cuales lo consideran un hombre guapo; equiparándolo a un color, podremos decir que es un rojo intenso que brilla con luz propia. Josefina Vázquez Mota (PAN): Desde mi punto de vista, el ser mujer es para ella una desventaja, ya que no estamos preparados para que una mujer nos gobierne. Es una apasionada de la política, quiere a su familia por sobre todas las cosas, ama a México, tiene como cosa contraria, que usa mucho su egocentrismo, “yo haré, yo hice, yo hago”. Y eso para nuestra mentalidad

“machista” es demasiado; es mujer valerosa, valiente, muy de su tiempo, cree y quiere a México, busca lo mejor; considero que su oportunidad no es para hoy, tal vez en el 2018, sea una activa valioso para México. Es una mujer de un color azul brillante, porque se ha lanzado a buscar un imposible, es un ejemplo para las mujeres mexicanas. Andrés Manuel López Obrador (Movimiento Progresista, PRD, PT y Convergencia): No me agrada, porque considero que no es honesto y pregunto: ¿De dónde salen los 50 mil pesos que le da una asociación civil cada mes?, además de su salario como Ex-Jefe de Gobierno del Distrito Federal. AMLO, miente con facilidad, no reconoce errores, es impositivo, engreído, se siente un Mesías, cuando es un simple mortal. Por eso considero que podríamos compararlo si fuera por colores, con un amarillo tenue, es decir, pinta pero no brilla. Gabriel Quadri (PANAL): es un candidato gris, no pinta, su único objetivo es lograr el registro del partido que lo postula, el Partido Nueva Alianza. Es un académico especialista en temas de ecología y como funcionario público se ha distinguido por ser un buen burócrata; fue el Director del Instituto Nacional De Ecología, sabe mucho del tema, ojala aprovechen sus conocimientos. Porque toda su actividad se origina en una oficina y el político es aquel que sale de la oficina y tiene contacto con todos los estratos sociales. Este es mi sentir sobre un tema de actualidad, las elecciones 2012. PD. Les pido sus comentarios a la dirección de la Revista, como un complemento del trabajo presentado.

LAS ELECCIONES Por Julio Fournier Espinosa

¡HAGAMOS POSIBLE QUE FLOREZCA LA CULTURA!

48

49


SECCIÓN Y

REFLEXIONES PENSAMIENTOS


La irrealidad de las preguntas

Eunice A. Díaz de la Vega. Estaba esperando la luz, sumergida en una terrible oscuridad, mi mente cansada y poco lúcida podía captar muy poco de la realidad. Si la pregunta obligada es ¿Estabas deprimida? Sí y mucho. No sé que esperen escuchar; pero me sentía sumida en una profunda apatía. A nada le ponía interés y todo me parecía muy absurdo. Después estos sentimientos me llevaron a un hospital, donde me sentía totalmente extraña y desconcertada. De repente desperté, no sabía por que me encontraba rodeada de personas que no hacían más que mirarme y hacerme sentir “valorada”. Estaba totalmente escéptica a cualquier mejoría. Solamente quería comer y dormir. Sin embargo, una parte de mi buscaba algo, ¿qué?, no sé, sólo sé que estaba buscando algo que me llevara a sentirme viva. No sé en realidad cuantos días pasé así, con la mente revuelta y casi sin sentir. De repente escuché una voz diciéndome: “Dios te va a ayudar, ten fe”. Sentí un gran remolino en mi interior, esas palabras tocaron las fibras más sensibles de mí. Aún así no lograba asimilarlas.

Christian Tovar Flores Soy Christian, padecí una enfermedad de esquizofrenia, como parte de ella se tiene voces e interpretaciones de la realidad diferentes, se cree que uno se conecta con los espíritus de otras personas y que esas personas son de la tierra. Pienso que las voces son parte de uno mismo, parte del subconsciente como si fuera un sueño, donde te preguntan sobre qué hacer con tu vida y tu destino y te angustian si se avecina algo malo para tu bienestar, es por ello, que pienso que las voces son preguntas no solo voces y lo que hay que hacer es siempre responderles, no dejar de hacerlo por que es ir a la deriva. También los sueños y sensaciones espirituales son preguntas del subconsciente para que les demos respuesta, por ello considero que es apropiado conocer que te dicen tus sueños o tus voces y analizar que te están preguntando, luego responderles en la mente consciente para que no se apoderen de ti. Las personas que son parte de uno, hayan o no convivido o los ángeles del cielo forman parte de las voces, y son parte de uno, no es una simple alucinación de algo que no existe, sino que es algo que existe en uno mismo que está ahí para ser interpretado y además no está uno conectado realmente con esas personas o ángeles sino que es una interpretación de esa realidad y de esas personas. Así que tienes una sensación de angustia mientras duermes, responde y resuelve en el momento a la sensación diciendo que hacer ante el sueño o sentimiento. Es el creyente del dios verdadero, no del dios religioso, el libre, el audaz, el profesional, el estilista y extravagante que forma mis sueños verdaderos y resume mi experiencia esquizofrénica, que es solamente una parte poderosa de mi. Para terminar, mi Hollywood está en lo más profundo de mi ser, como parte de mis ángeles, mi Hollywood es el reino del bienestar mío y de mi destino, el Hollywood de mis voces y no el Hollywood de California.

52

Esa voz me habló mucho; sin embargo recuerdo poco, entre las cosas que recuerdo están “Ten fe en Dios” “Pon tu vida en sus manos” y “Dios tiene una misión para ti”. ¡Oh logré ver luz!, pero no una luz en el plano de lo material, sino en mí, muy dentro de mí. No sabía si esa voz me había estado hablando de un ser superior que existía, estaba confundida. Sólo sabía que estaba a salvo y menos deprimida. Ahora si podía distinguir cuando era un nuevo día y cuando reía era feliz. Me sentía rara. La depresión había disminuido en gran parte y podía mantener conversaciones interesantes; así como hacer bromas ¡Era feliz! Una felicidad que nunca había conocido llena de paz y confort ¡Quería vivir! Ahora vivo en realidad, feliz, orgullosa de mi y agradecida con esa voz que me ayudó a encontrar de nuevo a Dios.

Mi experiencia 53


La felicidad Eunice A. Díaz de la Vega Cuando pienso en esta palabra, inmediatamente pienso en mi hija, pero la felicidad tiene diferentes enfoques y diferente sentido para cada persona. Estoy absolutamente convencida que todos tenemos derecho a ser felices y podemos serlo; pero claro no sin hacer un minucioso examen interior para saber quiénes somos en realidad, de dónde venimos y hacía donde vamos. Es muy importante creer en un poder superior (como lo concibas), reforzar tu autoestima. Darte cuenta que eres único y especial. Y que además tienes cualidades y claro limitaciones; pero en realidad aceptándolas y estando consciente de que las tienes, puedes explotar tus cualidades. En la vida del ser humano no todo es felicidad, tienes que sufrir para aprender y madurar; pero veras que después serás mejor persona y valoraras más la vida. Si estas pasando por un momento difícil te recomiendo tres sencillos pasos: -Reconócete como una persona única, especial y valiosa. -Refuerza tu autoestima haciendo cosas que eleven tu mente, tu corazón y tu espiritu. -Y por último: Decídete a ser feliz!

54

EL ARTE COMO TERAPIA Lorena Ochoa No hay forma de expresión más bella que el hombre ha creado que el arte. El arte, a diferencia de la cultura, es universal; es decir, es apreciado en cualquier rincón del mundo y, a pesar de que puede llegar a ser subjetivo, logra dar una impresión crítica acerca del trabajo en casi cualquier persona, así se tratase de una percepción negativa o positiva de la obra. Después de todo, ¿quién puede evitar deleitarse al escuchar una canción o al leer un buen libro –sea cual sea su género-? O bien, ¿qué me dice de las sensaciones provocadas al ver una bella danza o una hermosa pintura –cualquiera que fuera su corriente-? Si uno se pone a pensarlo, la vida sin expresiones de este tipo sería, no sólo triste y fría, sino que nos haría enfrentar sus vicisitudes en el más profundo de los oscurantismos. Por eso, lo que yo propongo con estas pequeñas líneas es valorar y promover el arte en todas sus formas primero, con la intensión de ampliar nuestro bagaje cultural en ésa área y, en segundo lugar, fomentar a la continua creación de nuevas obras. Para terminar, sólo me queda decir que sería muy bueno que antes de encender la radio o la televisión, nos propusiéramos cultivar o comenzar a desarrollar esta manera de expresión creada por el hombre para el hombre. Después de todo, el arte es mucho y la vida es corta.

55


Entre tanta prisa, tanto tránsito y, en general, tanto estrés, es muy común que en las ciudades nos encontremos perdidos, nerviosos y aturdidos sobretodo, por todo aquello que no podemos controlar y/o cambiar. Y entenderlo, no es para nada difícil. Existen muchas cosas que alteran nuestra percepción del mundo y nuestras vidas. La razón a la que atribuyo todo es la ausencia de momentos satisfactorios en tiempos y lugares satisfactorios. ¿A qué me refiero con esto..? Bien, lo que quiero decir es que desde principios del siglo veinte y hasta ahora, la vida laboral y las actividades de esparcimiento del hombre se han visto altamente dotadas de diversos recursos y formas de entretenimiento tecnológicas –en su mayoría- que provoca que olvidemos las actividades y el tiempo de calidad con nuestros seres queridos. Y bien, ¿cuáles son esos “momentos” y esos “lugares”? Muy fácil es, ciertamente, encontrarlos. Recuerdas esas horas sentados a la sobremesa de las que tus padres recuerdan haber vivido. O bien, ¿qué me dices de un pic-nic al aire libre en los fines de semana? O tal vez sea posible que si hay algo que has olvidado es convivir con tus amigos y familiares sin necesidad de “estar pegado” a un pequeño distractor llamado celular. Sea como sea, lo que trato de hacer ver es, que la tecnología y la cibernética no son tan malas, siempre y cuando no sacrifiques todas las oportunidades que tienes para brindarle a los demás o, hasta a ti mismo, el placer de tu compañía. Inténtalo al menos una hora al día de tu ajetreado tren de vida pues hay gente que espera incluso tan sólo 5 minutos para que los tomes en cuenta. Créeme, “simplificar tu vida” es relajante y ¿por qué no?, hasta divertido.

56

Eunice A Díaz de la Vega En tus manos me encuentro señor Aferrada a tu corazón Consolada por tu bondad. Sintiendo una fuerza indescriptible ¡Tu misericordia es tan grande, oh señor! Cuan feliz soy a tu lado Tus palabras resuenan en mi oído Y llenan mi alma de paz ¡Qué maravilloso es abandonarme a ti! ¡Qué reconfortante es saber que tú me guías! ¡Oh señor en tus manos estoy! Viviendo un gran milagro amándote, sirviéndote. Señor purifica mi ser Renuévame y jamás te apartes de mí. Amén.

57

me encuentro

Lorena Ochoa

En tus manos

UNA VIDA SIMPLE


María Isabel Camacho Licona

Mi experiencia con la esquizofrenia 58

Al principio no sabíamos que era lo que tenía fuimos con doctores como neurólogos, psicólogos y todos los que no se imaginan como cardiólogos o reumatólogos, inclusive un urólogo que no tenía que ver conmigo pues soy mujer. Los primeros medicamentos fueron Bedoyecta inyectada, diaria una, Tafil que había veces que no me ayudaba, vitamina “C”, que me hacia vomitar, calcio que me ayudaba y Prozac que además de que me dejó sin menstruar por más de un año, tampoco me ayudó. Los médicos no nos decían lo que tenia y realmente me entristecía por que no había quien dejara de preguntar ¿de qué estaba enferma? Y nosotros no sabíamos. Pasaron tres años y me recomendaron a un psiquiatra que me dio un medicamento que es la Olanzapina que me funciona hasta el momento y mi cuerpo no acepta otra medicina por ahora. También Clonazepan que me ha ayudado para la ansiedad y Biperideno para contrarrestar los efectos de la Olanzapina, secundarios claro. Durante esos tres años me mejoré algo y tuve suerte que no me haya empeorado. Ahora tomo mucho menos medicamentos que antes, yo recuerdo que no podía estar con mucha gente o en camiones o metro, tenia voces que me molestaban mucho, que me trataban mal y la gente no me hablaba por fuera y cuando pasaba se metían a alguna casa dejando las calles desiertas. Me sirvieron un poco los psicólogos pues pude salir y dejar el nervio de los camiones, me ayudaron con mi depresión y mejoré en muchos aspectos. Me empecé a sentir más segura y ahora salgo, ya no se esconden. Cuando mi doctor nos dijo que yo era esquizofrénica nos dio un alivio, pues ya sabíamos que era, pero aun así me preparó una amiga que no lo es a la noticia así que no me impresionó. Ya había tenido algunos trabajos y no me sentía como alguien que no pudiera hacer las cosas, aún cuando mi padre siguiera puliendo para dar una imagen de mi deploradora. Dejé de discriminarme y de discriminar a otros por que se siente feo que te discriminen, incluso por tu familia que duele más. Y aún así no necesito anti depresivos pues todo era psicológico. Y tuve otras amistades que antes de la crisis por que creía que yo tenia la culpa o que me las merecía, pues estaba acostumbrada al maltrato pues se burlaban de mi. Ahora ya no se burlan y me siento mejor pues esas amistades no llegaron a la universidad y las de la universidad me trataban mejor, dándome cuenta que ellos eran las mejores. Aún les hablo a algunas y una en ese entonces me dijo que no dejara por mi sola el tratamiento y hasta nos pasábamos tips porque yo casi no dormía y ellas se llegan a desvelar por los trabajos que nos dejaban y el estudio para los exámenes. Pero no todos eran así pues no me invitaron a fiestas pero creo que eso no fue problema pues me mejoré y mi doctor algún día me dijo que es posible que yo llegue a no tomar el medicamento. Tengo familia que me apoya y aunque no terminé la licenciatura le estoy buscando por otra alternativa. Pues si a los 21 me dio, a los 24 me la diagnosticaron, y mi padre murió cuando estaba por cumplir los 27 pues todavía me ayudaba en la economía. Supe que no es difícil pedir trabajo y hago cosas que me ayudan a verme bien. Y recuerden cuando todos me apagaron las luces por fuera, por dentro me he encendido yo sola para seguir adelante. Ahora no solo escribo pensamientos de autoayuda sino que doy consejos y lucho aún en contra de los que no me apoyan. Como que tengo mejores amigos así que no me impresionan. Tengo 35 años y estoy en un curso de medicina herbolaria y ya empiezo a tener pacientes, aunque solo sepa de hierbas para curación también doy masajes y aprendo de doctores. Y es una medicina que aunque es suave no daña ni cruza y ojo no sustituyan del todo su tratamiento pues sólo puede ayudar y sobre todo para otros malestares sirve bien a la perfección. La doctora que me enseña me apoya y dice que poco a poco estoy aprendiendo y voy bien con ella, aunque sea naturista farmacóloga ¿y? y hago otras cositas para vender. Me gusta el Derecho pero no se me dio. Sí se puede por otro lado sólo hay que buscar, incluso la medicina era otra alternativa antes de ingresar a la universidad y las dos son bonitas.

59


En mi infancia fui sobreprotegido, el onceavo de doce hijos, y para que no me juntara con malas compañías siempre estuve encerrado y lo confieso así vivo mi vida en el presente  pero estoy cansado de vivir así. Es muy fuerte este hábito porque por día me preparo para salir y voy al baño y me distraigo por cualquier cosa y lo otro y que creen no puedo salir es desesperante y todo frustrado me voy hacer lo que siempre hice y hago ver tv horas es una droga.

El cuidador de los sueños

Jorge García Pelayo

INFANCIA ES DESTINO

Mónica Hernández Había en un paraje de Xochimilco un hombre llamado Santiago que era jubilado de enfermero. Tenía una pequeña parcela de tierra en donde cultivaba tosas y pequeños tomates que florecían en su temporada. También tenía dos perros que le seguían a todas partes. Uno se llamaba conveniencia y el otro complacencia. Quien sabe por qué habían recibido aquellos nombres quizás por algún chiste o alguna confidencia, el caso es que nadie sabía su secreto. Santiago tenía un vicio que nadie le podía quitar: su periódico, de hecho era el único que tenía por que mientras lo conocí no mostró otro más. Leía él esto y no hacía ningún ruido mientras lo leía y cuidaba de mis sueños. Me enternecía mucho su disciplina y austeridad personales, cuidaba mucho según el cuidar el carácter y la mente fuerte por eso se sentaba en la silla más incómoda del estudio. Le rogué que se sentara en el cómodo sillón azul y se lo hice prometer para mi cumpleaños cosa que cumplió hasta el día siguiente. Esa silla blanca era el trono donde escuchaba pacientemente mis penas y mis risas (por que todavía hay muchas). Había momentos en que opinaba y lo que te decía te llegaba directo al corazón y te sacudía, eso te hacía ver su maestría y no las subjetividades psiquiátricas en donde no llegas a ningún punto. La verdad cruda y a veces sin piedad pero después me entraba el sueño y arropaba a la “niña de sus ojos” con una ternura y un amor de padre increíblemente reconfortantes. Nuestra rutina matinal comenzaba siempre con una competencia, yo tenía que estar bañada, desayunada, haber tendido las camas y esperarlo esperándolo para ganarle y SORPRENDERLO cosa que me encantaba. Verlo era ver a mi mejor amigo. El por supuesto ya venía desayunado y lo único que me aceptaba era un café, porque según él le crecería la panza. Todo el día como había dicho antes eran terapias verbales y físicas como salir a dar unas buenas caminatas y ¡que apetito me entraba! Que más puedo decir de Santiago que es todo un profesional que es firme sin malcriarme, yo creo que en lo que más tuvimos discusiones eran en las cuestiones en la relación con mi mamá y con el cigarro. Por suerte que existen los parches y eso distraía pero si le decía que estaba súper ansiosa si cedía con un cigarrito extra, PERO NADA MÁS UNO. Él siempre dice que hay una primera vez, y ya le creo por que teniendo mirada fuerte a veces no se la aguanto y hasta me chiveo, pero también puede mirarte con ternura. Santiago, esta carta es para ti, te la dedico con mucho cariño y respeto, esta ha sido una experiencia que nunca voy a olvidar por que el destino te trajo a llenar un hueco espantoso de una manera fácil y sencilla por lo que deduzco que fue en un tiempo perfecto y estoy segura que siempre seremos amigos. GRACIAS POR TODO.

60

61


Hoy 29 de Septiembre de 1999, día de San Miguel Arcángel, llegamos tempranito a la casa de Luis Barragán ubicada en San Miguel Chapultepec. Por fuera la casa parece como una fábrica silenciosa y gris, mejor dicho, como una casa franciscana muy austera. Esa primera impresión coincidiría con la intencionalidad, ya que los jóvenes arquitectos que nos dieron la visita a dicha casa nos contaron que Don Luis tenía una formación espiritual franciscana. Al ver la fachada sentí indiferencia, me impresionó que Don Luis tuviera la intención de hacerla pasar desapercibida- (¿por los ladrones o por modestia?)- para más tarde darnos sorpresas en el interior de la casa. Sí definitivamente existe un contraste entre la fachada y el interior. Entramos al recibidor, recordé instantáneamente la vista a la oficina del Arq. Legorreta y noté que Barragán había ejercido influencia sobre éste en detalles como los colores, el uso de la madera, las vigas, la arquitectura cúbica hecha de grades bloques y techos altos, un ambiente acogedor e íntimo que invita al visitante a pasar y quedarse. De ahí llegamos al comedor e inmediatamente levanté la vista hacia el jardín, que más que una ventana parece un cuadro enmarcado y un cuadro vivo, selvático con troncos torcidos dándole un toque natural aparentemente espontaneo, como si la misma naturaleza lo hubiera hecho. Seguimos conociendo la casa e iniciamos el ritual de abrir y cerrar puertas, nos dicen que es una arquitectura emocional y que Don Luis utiliza cada cuarto para dividir los espacios y contener las emociones del mismo, como si este quisiera concentrarse en un lugar y me parece una actitud sabia un tanto infantil, como si supiera que los visitantes son niños inquietos y no pudieran dejar de prestar atención a los detalles de la casa. Pasamos a su biblioteca que a la entrada se encuentra dividida por un biombo y me llamó la atención la estrecha escalera “volada” y recuerdo a la prehispánica de Texcotzingo la cual al igual que ésta se encuentra tallada en el lado derecho. Por su estrechez da una impresión de realeza por ser evidentemente hecha exclusivamente para su uso y para sus versátiles personalidades: arquitecto, artista, jardinero, franciscano y solitario. Poco después, es el momento de dirigirse al jardín. Nos recibe una antesala de jardín que contiene cántaros y un estanque que se encuentra pegado a un muro, me hipnotiza verlo de golpe con unas colgantes lianas. Llegamos al lugar del tema en el que estamos trabajando e inmediatamente deja de correr el tiempo. Sale al encuentro una serpiente tallada “no se dé que material está hecha- y me llama la atención su presencia aislada ubicada en un buen lugar para la visita. Comienzo a caminar y llego al laberinto circular en donde encuentro nichos encajados en la maleza y de los tamaños de maleza me fijo en los inferiores que son ondulantes. Evoco a la mitología griega y me identificó con el héroe griego Perseo caminando por el laberinto, siento que estoy a punto de descubrir algo y mi experiencia por el jardín es como la búsqueda del Santo Grial. Regreso a la parte del jardín que se observa desde el ventanal del comedor. Miro a los árboles abovedados que me recuerdan a una iglesia gótica a sus nervaduras, en la parte superior se unen las ramas para hacerle una plegaria a la naturaleza, y en contraste abajo se encuentran plantadas unas plantas con forma parecida a la de los magueyes por sus puntas filosas y siento el equilibrio entre lo punzante de lo de abajo y lo sensual de las ondulaciones de los troncos de arriba. Termino el recorrido, salgo del jardín pero algo cambió en mí, las emociones. Me convierto en un ser contemplativo, con un buen recuerdo de haber vivido sensaciones y silencios. La magia me transforma y me quedo en blanco como tributo a la experiencia artística y mística: he comulgado con los ojos. P.D. Observé la composición del jardín y tiene forma de una cabeza con un tronco. ¿Un medio hombre? ¿Quizás el equilibrio entre la cabeza y las emociones? Y le pregunto al arquitecto: Luis, ¿Dónde dejaste los brazos? ¿Con qué diseñaste el jardín?

62

Visita a la casa Barragán Mónica Hernández

63


TESTIMONIO

.

Carmen Lamas Todo comenzó en Madrid, cuando yo tenía 20 años y sufrí una violación o una mala experiencia sexual que me llevó a mi primera crisis con la toma de medicamentos y con lo cual fui diagnosticada como esquizofrénica. A continuación, en Agosto de 1983, con 21 años, viajé al Distrito Federal y mi familia intentó mi recuperación, mediante seguimiento de una mejor alimentación, en concreto, la macrobiótica. Pasé varios años malos, concretamente, de los 22 a los 29, los cuales son difíciles de relatar: lo intentaré. Yo en México, pedí a mi familia que me ayudara con el trauma y también a adelgazar. Un médico de la ciudad de Guadalajara, me puso una serie de inyecciones en el vientre y dio resultado. Adelgacé si, y me calmé, posteriormente fuimos a Madrid, pero perdí el habla. Ahora me encuentro más recuperada; mi prioridad es el yoga y hoy día a mis 50 años, doy gracias a todos los médicos.

Mensaje Silencioso Texto propuesto por María del Rocío Saavedra. El silencio es comunicación o es arbitrario Acción mortal que corre el alma y anida en el corazón, La coraza es caparazón ¿Qué cosa es?.. En el silencio se guarda el amor nocturno, El amor más grande, el amor a Dios Se esparce en el alma y denigra la más armoniosa música espiritual. Es de talante tal que desgobierna el pensamiento. Irrito, estreso, impide La coordinación de ideas y el más apto ser lo destroza inhibiendo el placer de vivir Y disfrute de cada noche.

64

65


Honorio Tristán L.

GRATITUD POR LA TERAPIA OCUPACIONAL QUE RADIO ABIERTA NOS BRINDA 66

Por medio de la presente revista doy las más humildes gracias a la profesora Makowski quien nos anima a estudiar computación de manera gratuita. Mi gratitud a la UAM XOCHIMILCO quien por representación de la Srita. Makowski por medio de RADIO ABIERTA nos tiene ocupada la mente de manera positiva además de proporcionarnos el acceso a las computadoras. GRACIAS ­­­­­­­

67


GALERIA


ADRIAN DORDELLY

70

71


ARTURO PEREA 72

73


ARTURO PEREA 74

75


Imágenes que pertenecen al libro “Esquizofrenia Gráfica”, de Francesc de Diego Fuertes. Visitar los siguientes enlaces <http://esquizofreniagrafica.wordpress.com> <http://arteee.wordpress.com> “.

76

77


francisco uribe 78

79


HÉCTOR AMAYA 80

81


JosĂŠ luis santos 82

83


JosĂŠ luis santos

84

85


lorena ochoa 86

87


NATALIA SANTOS 88

89


90 91

RICARDO SANCHEZ


RICARDO SANCHEZ 92

93


SECCIÓN

defensa de los derechos y la no discriminación

En


ALTERIDAD vs. DISCAPACIDAD Ricardo Sánchez Cambio de paradigma Todos somos especiales a nuestra manera, porque no existe un ser humano estándar o común. Todos somos diferentes. Algunos de nosotros hemos perdido la capacidad de usar parte de nuestros cuerpos debido a enfermedades o accidentes, pero eso no tiene importancia. Eso es un problema mecánico. Lo verdaderamente importante es que conservamos el espíritu humano, la capacidad de crear. Stephen W. Hawking. * Recuerdo que eran como las siete de la mañana, me subí a la bicicleta, me dirigí de mi casa al autódromo Hrmnos. Rodríguez, se encuentra a unos minutos de ahí, pedalee cruzando algunas calles, entré al parque, el sol ya empezaba a calentar tímidamente, estando en la pista miré un poco hacia la zona de los pits, allí estaban unos hombres en sillas de ruedas que iniciaban su entrenamiento rutinario. Me encaminé por la gran recta, empecé a encarrerarme para tomar mi máxima velocidad, miré hacia a mi derecha y vi que uno de esos hombres me rebasaba limpiamente impulsado con sus brazos montado en su silla de ruedas especial, nunca lo alcancé; era uno de los atletas paralímpicos. En mis participaciones en Radio Abierta, mis experiencias en Colectivo Chuhcán , Grupo Desafío, en los seminarios impartidos por el proyecto Dignidad del CELS de Buenos Aires Argentina y en, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, he expresado mis inquietudes sobre el concepto discapacidad. Incluso, como todos debemos saber, hay una Convención Internacional de Derechos de Personas con Discapacidad reconocida por varios estados en la ONU, incluido México, a la que podemos invocar si nuestros derechos son violados; no quiero, que quede claro, negar su válidez y el gran avance que esta representa, pero sí quiero poner en claro algunos conceptos. Por cierto hay personas que se refieren a nosotros como discapacitados, lo cual es erróneo ya que una discapacidad, por decirlo así, no define a una persona. No hay personas invidentes, inválidas ni esquizofrénicas; ya que invidencia, invalidez y esquizofrenia sólo son sólo algunas esferas de esas personas; esas personas también pueden tener atributos como ser madres, músicos o deportistas. También he observado que las “personas con discapacidad” pueden hacer muchas cosas que las personas normales también hacen y en algunos casos hasta mejor; y, es dudoso que haya personas normales porque el ser humano estándar o común sólo es un mito. Por eso mis reflexiones me han lle-

96

vado a poner en tela de juicio el término discapacidad. También se habla de personas con capacidades diferentes pero todos somos especiales de alguna manera así que esta expresión es demasiado vaga. Yo creo que es mejor el término de alteridad: es decir la condición de ser distinto o diferente pero en el sentido de que necesitamos ajustes razonables en nuestras vidas, en nuestras obligaciones y derechos. Las personas altéricas con invidencia no podemos obligarlas a que observen un semáforo para que crucen una avenida, incluso alguien o algo debe ayudarlos a hacerlo. Las personas altéricas con problemas motrices necesitan aparatos y rampas para facilitar su desplazamiento. Las personas altéricas psicosociales o con sufrimiento psíquico necesitan ayuda para relacionarse, controlar su angustia o depresiones. Sin estas ayudas estas personas estarán en plena desventaja y no podrán vivir plenamente. ¿Pero por qué no hablar de con discapacidad? Porque el término discapacidad implica anomalía. Cómo podemos hablar de anomalía si no hay hombre estándar. Al hombre altérico se le ha escamoteado sus derechos porque se le considera anómalo o inferior. Se le discrimina como a las mujeres, gente de “raza inferior” o preferencia sexual diferente. Alteridad es la condición de ser distinto o diferente en un sentido no discriminatorio o peyorativo pues respeta la diversidad humana pues no considera ni inferior ni anómalas a las personas y fomenta sus derechos y libertades. Tenemos que generar una cultura de respeto a la alteridad, crear “rampas mentales” que nos salven de los estereotipos, prejuicios e ignorancia. Presionar al estado para que cree políticas públicas que no fomenten nuestras limitaciones. El altérico debe tener autonomía ya que el altérico sin autonomía es un ser que se le niega la oportunidad de crecer. No quiero decir que se le abandone a su suerte. También hay que revisar los métodos para su atención. Todavía hay muchos psiquiatras que piensan que sólo con administrar fármacos es la única forma de tratar al altérico psicosocial siendo que puede ser más beneficiosa una atención multidisciplinaría. Los altéricos debemos de aliarnos con otros grupos sociales discriminados. Las nuevas tecnologías nos pueden ayudar, los programas computacionales para personas con invidencia o los auricurales para personas altéricas auditivas son un ejemplo. No debemos olvidar que el derecho a la reintegración a la comunidad es uno de nuestros derechos pues es necesario para nuestra recuperación. Finalmente quisiera decir que las personas, altéricas o no, son un potencial de habilidades y recursos insospechados que si se desarrollan ampliamente ayudarán a construir un mundo mejor. ¡De nosotros depende negarnos o darnos esa oportunidad! *Citado en Prohibido discriminar, curso taller, CONAPRED, edición de Arturo Cosme Valades, México 2008.

97


Radio “Los Inestables” Córdoba, Argentina Radio Los Inestables es un dispositivo de radio abierta del Hospital Neuropsiquiátrico Provincial de Córdoba ubicado en la ciudad de Córdoba Capital, Argentina. Este espacio radial surgió, hace más de dos años, de la iniciativa de un grupo de sujetos en situación de internación que propuso “jugar a la radio”, y a partir de ello, comenzó a adquirir forma y fuerza Radio Los Inestables como un medio para transformar el pasivo periodo de internación en una activa experiencia comunitaria de lucha por sus derechos vulnerados y de reivindicación del ejercicio de su ciudadanía. Se considera una radio “abierta” en varios aspectos: en su espacio físico (transcurre en el patio de la institución), en la participación de diferentes actores sociales y en una libertad de expresión, cuyo único marco regulador es el respeto por el otro. Participan del espacio: sujetos en situación de internación, que han estado internados y se encuentran en situación de tratamiento ambulatorio o no, trabajadores/as del hospital, familiares y el resto de la comunidad que desee participar de la propuesta. Los grupos que van transitando por la radio están signados por la heterogeneidad y la variabilidad, a causa del recambio y la movilidad permanente de los sujetos internados, características propias de un hospital de atención en crisis.

98

La propuesta es coordinada por un grupo de trabajadores de la salud mental y la comunicación que promueve la participación activa de los sujetos tanto en la construcción del espacio como en el devenir de los sucesivos encuentros. El encuentro radial es de tres horas semanales, en las primeras dos horas se concreta el programa en sí y en la ultima hora se realiza una asamblea de producción donde se evalúa lo acontecido y se tratan aspectos organizativos y de gestión del espacio en forma colectiva. Además se llevan a cabo articulaciones con otros espacios institucionales; trabajos de edición y difusión de microprogramas en redes sociales; intercambios con otras experiencias radiales del ámbito de la Salud Mental; y participación en espacios de experiencias comunicativascomunitarias y de producción de conocimientos relacionadas a las temáticas abordadas; todo esto como instancias que acompañan y sostienen la propuesta. El funcionar dentro del hospital -con la participación de personas internas y externas a él- y el difundirse afuera posibilita un doble movimiento de apertura: por un lado, como experiencia productora de sentido y ampliación de la ciudadanía, fortaleciendo la participación y la toma de la palabra como estrategias de empoderamiento; y por otro, como instancia que incide, a través de los medios de comunicación, en la percepción de la realidad y en los comportamientos sociales.

99


Radio Los Inestables, una frecuencia para el alma

100

Producción colectiva de Radio Los Inestables Redacción a cargo de Ricardo Albarenque

Radio Los Inestables, un lugar para compartir, para vivir y convivir. Un lugar para respetar la opinión del otro. Un lugar donde están los de adentro y los de afuera en un clima de horizontalidad, donde se comparte entre todos una tarde de radio abierta. Una voz para los que no tienen voz. Un micrófono abierto para la denuncia y para el mérito.

Es como una familia, nos vamos conociendo más. Espacio donde se aprende, se habla de diversos temas, donde hay libertad de expresión. Un lugar donde compartimos el decir y el hacer, y donde circula la palabra. Espacio saludable. Lugar donde confluyen diversas experiencias ideológicas y políticas. Mas allá del motivo por el cual cada uno se encuentra acá, se puede demostrar que hay posibilidades, que se puede hacer, que hay capacidades y recursos. Intercambiar experiencias e historias, contar lo que sale del corazón con esfuerzo, ganas, garra, energía, pasión, amor, amistad, libertad y vida.En la radio se respetan las opiniones, hay una gran diversidad de éstas. Momento de dispersión, de relajación, de diversión. Un lugar de reencuentro semanal con la poesía, la música, el arte, la vida. Una radio radical, intransigente y contestataria, que se mete en el corazón del manicomio denunciando sus pormenores, palpando lo oscuro de esta institución verticalista y represiva y violatoria de los derechos humanos. En el momento de la radio no hay muros, desaparecen, uno no se siente en el Neuro sino en la radio. Se crea un espacio de libertad. Radio Los Inestables, una frecuencia para el alma.

101


un lugar para compartir, para vivir y convivir 102

103


Una voz para los que no tienen voz

Un lugar para respetar la opini贸n del otro 104

105


Un micr贸fono abierto para la denuncia y para el m茅rito

donde se comparte entre todos una tarde de radio abierta 106

107


SECCIÓN

iNVITACIONES


110

111


112

113


114

115


TOING

116

Profile for Radio Abierta

TOING 3  

Una revista digital realizada por personas que tienen alguna vivencia psiquiátrica. Radio Abierta, comunicación para la inclusión social.

TOING 3  

Una revista digital realizada por personas que tienen alguna vivencia psiquiátrica. Radio Abierta, comunicación para la inclusión social.