Page 1

CRITERIOS DE CAUSALIDAD EN LA EPIDEMIOLOGÍA Por: Antesano Chávez, Omar Saúl omar_antesano @hotmail.com Huancayo- Perú

Resumen El presente estudio se expone partiendo de la siguiente premisa, si entendemos la causa podemos generar cambios. Podríamos definir entonces la relación causal entre la exposición y el efecto en términos del cambio que sufre el último cuando se modifica el primero. La interrogante fue ¿Cuáles son los criterios de causalidad en la epidemiología, y para lograr responder a ello se planto el objetivo del estudio : Determinar los criterios de causalidad en la epidemiología, a su vez dio origen a los siguientes objetivos específicos : i)Describir los elementos de la relación causal en epidemiología, ii) Identificar los principales modelos que existen para representar la relación entre una presunta causa y un efecto, y iii) Sintetizar los principales aportes de los criterios epidemiológicos. A manera de conclusión se puede decir que mediante el estudio se logró determinar los criterios de causalidad en la epidemiología, además describir los elementos de la relación causal en epidemiología. Así también identificar los principales modelos que existen para representar la relación entre una presunta causa y un efecto, los principales aportes de los criterios epidemiológicos son parte de las recomendaciones. Los modelos causales presentados en este estudio, dan cuenta de la historia y los incansables esfuerzos de los epidemiólogos en diferentes momentos de la humanidad, no sólo por brindar un marco teórico para la explicación de la enfermedad, inicialmente, y del proceso salud-enfermedad en las poblaciones posteriormente; sino también de formular medidas para solucionar estos problemas en las poblaciones. Todo esto, en medio de una pugna frecuente entre ciencia y los intereses políticos y económicos de la clase dominante. El planteamiento de la nueva forma de entender la causalidad, supuso una revolución mucho mayor de lo que a primera vista pudiera apreciarse. Sin embargo, la teoría de la multicausalidad no supone más que el primer intento de adaptación a una realidad dialéctica que cada día se hace más evidente Palabras claves: causalidad, epidemiología, multicausalidad.


Por: Antesano Chávez, Omar Saúl 1.1 DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA Los

modelos

causales

en

Epidemiología

son

los

sistemas

conceptuales, criterios epidemiológicos y bases teóricas sobre los cuales se ha estructurado la investigación y el desarrollo de la Epidemiología como ciencia. Mediante éstos se ha abordado el estudio del objeto disciplinar de la Epidemiología. Durante la historia de la Epidemiología, dos modelos han imperado en diferentes momentos de la historia. Éstos se han relacionado con el paradigma de salud dominante, los intereses políticos y económicos de la clase dominante, y la configuración y problemáticas de salud específicas para cada momento histórico. Así, durante el siglo XIX, la unicausalidad, con las teorías del Miasma y del Germen, dominaban el panorama sanitario, y desde el siglo XX hasta nuestros días, se ha impuesto el modelo multicausal para la explicación de la enfermedad en las poblaciones. Finalmente, frente a las limitantes de este último modelo causal, se han planteado varias propuestas alternativas para la explicación y comprensión del proceso salud-enfermedad. Entre éstas se encuentra el modelo de la Ecoepidemiología y el Modelo Histórico-social.

1.2 DEFINICIÓN DEL PROBLEMA Buscando definir los criterios epidemiológicos es que se formula apoyado por lo antes expuesto el problema de investigación: ¿Cuáles son los criterios de causalidad en la epidemiología?


1.3 FORMULACIÓN DE OBJETIVOS

1.3.1 OBJETIVO GENERAL 

Determinar los criterios de causalidad en la epidemiología

1.3.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS 

Describir

los

elementos

de

la

principales

modelos

relación

causal

en

epidemiología. 

Identificar

los

que

existen

para

representar la relación entre una presunta causa y un efecto 

Sintetizar

los

principales

aportes

de

los

criterios

epidemiológicos.

1.4 JUSTIFICACIÓN E IMPORTANCIA DEL ESTUDIO La importancia del presente estudio se expone partiendo de la siguiente premisa, si entendemos la causa podemos generar cambios. Podríamos definir entonces la relación causal entre la exposición y el efecto en términos del cambio que sufre el último cuando se modifica el primero. Una intervención intencional que altere la exposición puede ser exitosa en modificar el efecto, sólo si la exposición es causa real del desenlace. La exposición puede ser un excelente marcador o predictor del efecto, sin ser necesariamente su verdadera causa. Esta es otra forma de decir que la asociación no siempre es prueba de causalidad. Estudiar la causa es aprender sobre los mecanismos. El conocimiento de los mecanismos causales sirve como base para generar nuevas hipótesis y para planear intervenciones que modifiquen los efectos.


2.1 MARCO HISTÓRICO La Epidemiología como ciencia, que se ha ido consolidando a lo largo de su historia desde su nacimiento, se ha estructurado sobre la investigación de los procesos salud enfermedad en las poblaciones como objeto disciplinario propio. Según Lilienfel (1986), la epidemiología “estudia los patrones de distribución de la enfermedades en las poblaciones humanas, así como los factores que influyen sobre dichos patrones”. Para Forst, “la epidemiología es esencialmente una ciencia inductiva, interesada no sólo en describir la distribución de la enfermedad, sino igualmente, o aún más, en conformarla dentro de una filosofía consecuente”. Así, la epidemiología puede considerarse como una serie ordenada de razonamientos relacionados con inferencias biológicas derivadas de observaciones sobre la ocurrencia de enfermedades y de los fenómenos relacionados en grupos de población humana. En la actualidad, la epidemiología para López, Garrido y Hernández (2000), se considera “una rama de la Salud Pública que tiene como propósito describir y explicar la dinámica de la salud poblacional, identificar los elementos que la componen y comprender las fuerzas que la gobiernan, a fin de intervenir en el curso de su desarrollo natural. Para esto, la investigación epidemiológica se interesa por la distribución, frecuencia y determinantes de las condiciones de salud en las poblaciones humanas, así como las modalidades y el impacto de las respuestas sociales instauradas para atenderlas”. En este sentido, para estos autores, el término de condiciones de salud no se limita a la ocurrencia de enfermedades y, por esta razón, su estudio incluye todos aquellos eventos relacionados directa o indirectamente con la salud, comprendiendo este concepto en forma amplia. Para alcanzar sus objetivos mediante la investigación, la Epidemiología se ha cimentado en los modelos de causalidad, los cuales han evolucionado según las necesidades de la humanidad en cada momento de la historia de ésta. Así, se describen tres modelos de causalidad que han utilizado los epidemiólogos a lo largo de la historia. Cada uno fueron consecuencias de momentos históricos y del paradigma de salud imperante en cada época.


Este artículo pretende realizar una revisión de los modelos causales que se han utilizado y de los que aún se utilizan, así como las „nuevas‟ propuestas para la investigación epidemiológica.

2.2 BASES TEÓRICAS

2.2.1 LOS

ELEMENTOS

DE

LA

RELACIÓN

CAUSAL

EN

EPIDEMIOLOGÍA Según López, garrido y Hernández (2000) Forma parte de la mente humana el buscar relaciones entre acciones y sus consecuencias como modo de entender el mundo y adaptarse al mismo. En epidemiología, la causalidad se define como el estudio de la relación etiológica entre una exposición, por ejemplo la toma de un medicamento y la aparición de un efecto secundario. En toda relación causal intervienen los siguientes elementos: a) Elemento inicial (C) o causa: su definición depende del modelo. Las causas o factores que influyen en el proceso salud-enfermedad de la población requieren una investigación adecuada para prevenir la aparición de efectos no deseados y controlar su difusión. Como las causas no se definen en función de cambios, a veces en lugar de causas se habla de determinante. Algunos factores causales de enfermedades pueden ser: factores biológicos (edad, sexo, raza, peso, talla, composición genética, estado nutricional, estado inmunológico); factores psicológicos (autoestima, patrón de conducta, respuesta al estrés, etc.); factores relacionados con el medio ambiente social y cultural (cambios demográficos, actividad física, hacinamiento, drogadicción, alcoholismo, etc.); factores económicos (nivel socioeconómico, categoría profesional, nivel educativo, etc.); ámbito laboral (accidente laboral, acceso a la seguridad social, condiciones del ambiente de trabajo, etc.); factores relacionados con el medio ambiente físico (clima, contaminación


atmosférica, causas químicas, etc.); servicios de salud (acceso a servicios de salud, programas de control y erradicación de enfermedades, vigilancia epidemiológica, etc.)

b) Elemento final (E) o efecto: que se define en términos de cambio con respecto a una situación previa o lo que hubiera ocurrido si no hubiera ocurrido la causa. Así, los efectos pueden ser: el desarrollo de una enfermedad, fallecimiento, complicación, curación, o bien otro tipo de resultados (uso de métodos, cambio de prácticas, erradicación de una enfermedad, participación en un programa de vacunación, etc.). Estudiar una causa es aprender sobre los mecanismos de la enfermedad. El conocimiento de los mecanismos causales sirve como base para generar nuevas hipótesis y para planear intervenciones que modifiquen sus efectos.

2.2.2 ASOCIACIÓN CAUSAL EN PIDEMIOLOGÍA La asociación entre una causa (C) y un efecto (E), puede surgir de tres modos distintos:

a) C es causa de E

b) C y E tiene una causa común (variable X)

c) E es causa de C


Si C aparece antes que E, solamente podrán ser reales las dos primeras alternativas (a) y (b), siendo entonces C un factor de riesgo con respecto a E. Sin embargo, únicamente en el caso de la alternativa (a) existe una relación casual entre C y E. Así, en los estudios epidemiológicos, cuyo objetivo es investigar posibles relaciones causales, resulta de vital importancia diferenciar entre las alternativas (a) y (b). De las situaciones (a), (b) y (c), se deduce que las características que debería cumplir toda relación causal son:

i) Temporalidad: la causa precede al efecto. ii) Dirección: la relación va de la causa al efecto. iii) Asociación: entendida como cuantificación del grado de la relación.

2.2.3 LOS

PRINCIPALES

MODELOS

QUE

EXISTEN

PARA

REPRESENTAR LA RELACIÓN ENTRE UNA PRESUNTA CAUSA Y UN EFECTO Existen modelos para representar la relación entre una presunta causa y un efecto. • El modelo de Koch-Henle • El modelo de Bradford-Hill • Los postulados de Evans

2.2.3.1

EL MODELO DE KOCH-HENLE El modelo de Koch-Henle (1887): propuesto para el estudio de enfermedades infecto-contagiosas. Se basa en la influencia de un microorganismo, que debe: a) encontrarse siempre en los casos de enfermedad.


b) poder ser aislado en cultivo, demostrando ser una estructura viva y distinta de otras que pueden encontrarse en otras enfermedades. c) distribuirse de acuerdo con las lesiones y ellas deben explicar las manifestaciones de la enfermedad. d) ser capaz de producir la enfermedad en el animal de experimentación al ser cultivado (algunas generaciones). Este modelo resultó útil para enfermedades infecciosas, no así para las enfermedades no infecciosas.

2.2.3.2

EL MODELO DE BRADFORD-HILL El modelo de Bradford-Hill (1965), propone los siguientes criterios de causalidad, en la búsqueda de relaciones causales para enfermedades no infecciosas: • Fuerza de Asociación. Determinada por la estrecha relación entre la causa y el efecto adverso a la salud. La fuerza de asociación depende de la frecuencia relativa de otras causas. La asociación causal es intensa cuando el factor de riesgo está asociado a un alto riesgo relativo (RR). Los RR que pasan de un valor de 2 se considera que expresan una fuerte asociación. • Consistencia. La asociación causa-efecto ha sido demostrada por diferentes estudios de investigación, en poblaciones diferentes y bajo circunstancias distintas. Sin embargo, la falta de consistencia no excluye la asociación causal, ya que distintos niveles de exposición y demás condiciones pueden disminuir el efecto del factor causal en determinados estudios.


• Especificidad. Una causa origina un efecto en particular. Este criterio, no se puede utilizar para rechazar una hipótesis causal, porque muchos síntomas y signos obedecen a una causa, y una enfermedad a veces es el resultado de múltiples causas. • Temporalidad. Obviamente una causa debe preceder a su efecto; no obstante, a veces es difícil definir con qué grado de certeza ocurre esto. En general, el comienzo de las enfermedades ocupacionales comprende un largo período de latencia entre la exposición y la ocurrencia del efecto a la salud. Asimismo, otro aspecto que influye en la temporalidad es la susceptibilidad de la persona expuesta, y la utilización y eficacia de las medidas de prevención y control de riesgos. • Gradiente biológico (Relación dosis-respuesta). La frecuencia de la enfermedad aumenta con la dosis o el nivel de exposición. La demostración de la relación dosisrespuesta tiene implicaciones importantes: a) Es una buena evidencia de una verdadera relación causal entre la exposición a agente particular y un efecto en la salud. b) Puede permitir demostrar que un factor de riesgo en particular se relacione a un efecto adverso a la salud, y determinar que en niveles de exposición a ese agente causal por debajo del valor que lo produce, es más improbable o incluso imposible que ocurra el efecto en la salud. c) La relación dosis efecto puede verse modificada o ausente por el efecto del umbral del compuesto o un efecto de saturación; o deberse completamente a una


distorsión graduada o a un sesgo; lo cual puede dificultar la interpretación de este criterio. • Plausibilidad biológica. El contexto biológico existente debe explicar lógicamente la etiología por la cual una causa produce un efecto a la salud. Sin embargo, la plausibilidad

biológica

no

puede

extraerse

de

una

hipótesis, ya que el estado actual del conocimiento puede ser inadecuado para explicar nuestras observaciones o no existir. • Coherencia. Implica el entendimiento entre los hallazgos de la asociación causal con los de la historia natural de la enfermedad

y

otros

aspectos

relacionados

con

la

ocurrencia de la misma, como por ejemplo las tendencias seculares. Este criterio combina aspectos de consistencia y plausibilidad biológica. • Evidencia Experimental. Es un criterio deseable de alta validez, pero rara vez se encuentra disponible en poblaciones humanas. • Analogía. se fundamenta en relaciones de causa-efecto establecidas, con base a las cuales si un factor de riesgo produce un efecto a la salud, otro con características similares pudiera producir el mismo impacto a la salud. • Otros criterios adicionales. Debe considerarse: Similar tamaño y distribución de la población o muestra. Variación notoria del efecto en las poblaciones. Reversibilidad. Si se retira la causa, cabe esperar que desaparezca o al menos disminuya el efecto a la salud.


Juicio crítico sobre las evidencias, con base estricta en el conocimiento científico.

2.2.3.3

LOS POSTULADOS DE EVANS En 1976, Evans propuso los siguientes postulados: 1. La proporción de individuos enfermos debería ser significativamente mayor entre aquellos expuestos a la supuesta causa, en comparación con aquellos que no lo están. 2. La exposición a la supuesta causa debería ser más frecuente entre aquellos individuos que padecen la enfermedad que en aquellos que no la padecen. 3. El número de casos nuevos de la enfermedad debería ser significativamente mayor en los individuos expuestos a la supuesta causa en comparación con los no expuestos, como se puede comprobar en los estudios prospectivos. 4. De forma transitoria, la enfermedad debería mostrar tras la exposición a la supuesta causa, una distribución de los períodos de incubación representada por una curva en forma de campana. 5. Tras la exposición a la supuesta causa debería aparecer un amplio abanico de respuestas por parte del hospedador, desde leves hasta graves, a lo largo de un gradiente biológico lógico. 6. Previniendo o modificando la respuesta del huésped, debe disminuir o eliminarse la presentación de la enfermedad (por ej.: vacunando o tratando con antibióticos a una población expuesta o enferma).


7. La reproducción experimental de la enfermedad debería tener lugar con mayor frecuencia en animales u hombres expuestos

adecuadamente

a

la

supuesta

causa,

en

comparación con aquellos no expuestos; esta exposición puede ser deliberada en voluntarios, inducida de forma experimental en el laboratorio o demostrada mediante la modificación controlada de la exposición natural. 8. La eliminación (por ejemplo la anulación de un agente infeccioso específico) o la modificación (por ejemplo la alteración de una dieta deficiente) de la supuesta causa debería producir la reducción de la frecuencia de presentación de la enfermedad. 9. La prevención o la modificación de la respuesta del hospedador (por ejemplo, mediante inmunización) debería reducir o eliminar la enfermedad que normalmente se produce tras la exposición a la causa supuesta. 10. Todas las relaciones y asociaciones deberían de ser biológica y epidemiológicamente verosímiles.

2.2.3.4

EL MODELO PROPUESTO POR ROTHMAN En (1976), con más contenido teórico, contempla las relaciones multicausales, fue desarrollado en el ámbito de la epidemiología y es el más adaptado a los métodos estadísticos multivariantes. Define

causa

como

todo

acontecimiento,

condición

o

característica que juega un papel esencial en producir un efecto, como por ejemplo una enfermedad, y distingue entre: a) Causa componente: causa que contribuye a formar un conglomerado que constituirá una causa suficiente.


b) Causa suficiente: si el factor (causa) está presente, el efecto (enfermedad) siempre ocurre. c) Causa necesaria: si el factor (causa) está ausente, el efecto (enfermedad) no puede ocurrir. Asimismo se puede definirse de nuevo el concepto de factor de riesgo: si el factor está presente y activo, aumenta la probabilidad que el efecto (enfermedad) ocurra. La existencia de una asociación estadísticamente significativa entre la causa y su efecto es uno de los criterios para proponer una relación causal; aunque hay que tener en cuenta, que no es el único. El modelo de Rothman muestra las siguientes características: i) Ninguna de la causas componentes es superflua. ii) No exige especificidad, un mismo efecto puede ser producido por distintas causas suficientes. iii) Una causa componente puede formar parte de más de una causa suficiente para el mismo efecto. Si una causa componente forma parte de todas las causas suficientes de un efecto se la denomina causa necesaria. iv) Una misma causa componente puede formar parte de distintas causas suficientes de distintos efectos. v) Dos causas componentes de una causa suficiente se considera que tienen una interacción biológica, es decir ninguna actúa por su cuenta. El grado de interacción puede depender de otras causas componentes.

2.3 MARCO CONCEPTUAL

 CAUSA Según otros filósofos, todo efecto tiene una causa, lo cual significa que no se capta por los sentidos sino por los sentimientos. Indudablemente,


Hume defiende su punto en la sección 4 y 5 de Investigación sobre el conocimiento humano, ya que hace un cierto tipo de advertencia en contra de todo lo moral, por ejemplo, la idea de que las causas y los efectos no pueden descubrirse por la razón sino por la experiencia. La experiencia se refiere al conocimiento procedimental (cómo hacer algo), en lugar del conocimiento factual (qué son las cosas). Las relaciones de causa y efecto son probabilísticas y dependen de la experiencia, ya que así podemos formular nuestras propias opiniones del universo

 CAUSALIDAD La idea de causa ha suscitado un buen número de debates filosóficos, desde los primeros intentos filosóficos. Aristóteles concluye el libro de los Segundos analíticos con el modo en que la mente humana llega a conocer las verdades básicas o premisas primarias o primeros principios, que no son innatas, ya que es posible desconocerlas durante gran parte de nuestra vida. Tampoco pueden deducirse a partir de ningún conocimiento anterior, o no serían primeros principios. Afirma que los primeros

principios se

derivan

por inducción,

de

la percepción sensorial, que implanta los verdaderos universales en la mente humana.

 CRITERIO El

termino criterio tiene

su

origen

en

un

vocablo

griego

que

significa “juzgar”. El criterio es el juicio o discernimiento de una persona. El criterio, por lo tanto, es una especie de condición subjetiva que permite concretar una elección. Se trata, en definitiva, de aquello que sustenta un juicio de valor.


 EPIDEMIOLOGÍA Según la OMS, la epidemiología es el estudio de la distribución y los determinantes de estados o eventos (en particular de enfermedades) relacionados con la salud y la aplicación de esos estudios al control de enfermedades y otros problemas de salud. Hay diversos métodos para llevar a cabo investigaciones epidemiológicas: la vigilancia y los estudios descriptivos se pueden utilizar para analizar la distribución, y los estudios analíticos permiten analizar los factores determinantes.

DISCUCIÒN Otra propuesta alternativa opuesta al de „caja negra‟ multicausal, el denominado el modelo histórico-social sistematizado por Noamar De Almeida Filho39 (1992), que señala “es engañoso aplicar mecánicamente un modelo que concede el mismo peso a factores que, por su naturaleza, deben ser diferentes. La adopción mecánica de la multicausalidad ha desvirtuado el carácter social de la enfermedad y cuestiona que el componente biológico de los procesos de salud colectiva siempre tenga un carácter determinante, por lo cual propone reexaminar estos fenómenos a la luz de su determinación histórica, económica y política. El propósito principal de la investigación epidemiológica debe ser la explicación de la distribución desigual de las enfermedades entre las diversas clases sociales, en donde se encuentra la determinación de la salud-enfermedad”. Para esta epidemióloga, “El proceso salud- enfermedad pasa a ser considerado un proceso social concreto. El esfuerzo de naturalización de los eventos ligados a la salud es rechazado, acentuándose la historicidad de tales fenómenos y el carácter económico y político de sus determinaciones. Para esa interpretación, por más completo que sea el conocimiento sobre las causas biológicas de una determinada enfermedad, la única posibilidad de negar su carácter social sería admitir su ocurrencia y resolución en sujetos bajo un régimen de absoluto aislamiento. Este carácter histórico y social de las enfermedades se expresa por la imposibilidad de la distribución homogénea o perfectamente aleatoria de las patologías en las


poblaciones. De esta forma, el tema principal de la investigación epidemiológica deberá ser la distribución desigual de enfermedades entre los diversos grupos de la sociedad.

CONCLUSIONES

i. El presente estudio logró determinar los criterios de causalidad en la epidemiología, además describir los elementos de la relación causal en epidemiología. Así también identificar los principales modelos que existen para representar la relación entre una presunta causa y un efecto, los principales aportes de los criterios epidemiológicos son parte de las recomendaciones. ii. Los modelos causales presentados en este estudio, dan cuenta de la historia y los incansables esfuerzos de los epidemiólogos en diferentes momentos de la humanidad, no sólo por brindar un marco teórico para la explicación de la enfermedad,

inicialmente,

y

del

proceso

salud-enfermedad

en

las

poblaciones posteriormente; sino también de formular medidas para solucionar estos problemas en las poblaciones. Todo esto, en medio de una pugna frecuente entre ciencia y los intereses políticos y económicos de la clase dominante. 2. Los modelos unicausales dejaron de imperar en el ámbito epidemiológico porque cada vez era más evidente la interrelación compleja entre numerosos factores como conjunto de causas de los problemas de salud. Lo anterior provocó que las simplistas cadenas epidemiológicas que pretendían identificar “la causa” de “una enfermedad o problema”, no fueran útiles. 3. El planteamiento de la nueva forma de entender la causalidad, supuso una revolución mucho mayor de lo que a primera vista pudiera apreciarse. Sin embargo, la teoría de la multicausalidad no supone más que el primer intento de adaptación a una realidad dialéctica que cada día se hace más evidente.


RECOMENDACIONES O PROPUESTA

A manera de recomendación se dan los siguientes conceptos, que han sido sintetizados del estudio realizado: 1. Asociación estadística: Se trata de averiguar si existe relación entre el supuesto factor causal y el efecto estudiado. Para esto hay que buscar estudios epidemiológicos (Cohortes o Caso - Control) que indiquen el riesgo significativo (Riesgo Relativo o Razón de Momios). 2. Constancia o Consistencia: Consiste en conocer si la relación entre las dos variables, a las que investigamos una posible relación causa-efecto, ha sido confirmada por más de un estudio, en poblaciones y circunstancias distintas por autores diferentes. 3. Especificidad: Es más fácil aceptar una relación causa-efecto cuando para un efecto sólo se plantea una sola etiología, que cuando para un determinado efecto se han propuesto múltiples causas. En este caso lo apropiado sería hablar de Especificidad de la causa. 4. Temporalidad: Se trata de asegurar que el factor de riesgo ha aparecido antes que el supuesto efecto. Puede ser difícil de demostrar cuando no se puede asegurar si la presunta causa apareció con anterioridad al presunto efecto. (Equivale a la cronología de Simonin) 5. Relación dosis-respuesta: Denominada “gradiente biológico”, La frecuencia de la enfermedad aumenta con la dosis o el nivel de exposición. (Equivale a la Intensidad de Simonin). Sin embargo, hay casos en que el gradiente biológico no se cumple (en una reacción alérgica). 6. Plausibilidad biológica: El contexto biológico existente debe explicar lógicamente la etiología por la cual una causa produce un efecto a la salud. Esta característica viene limitada por los conocimientos científicos que se tengan al respecto en el momento del estudio. 7. Coherencia: la interpretación de causas y efectos no puede entrar en contradicción con el comportamiento propio de la enfermedad o lesión. Este


criterio combina aspectos de consistencia y plausibilidad biológica (Corresponde a la evolución de Simonin) 8. Experimentación: Es un criterio deseable de alta validez. Se trata de reproducir experimentalmente la asociación causa-efecto, o incidir en la causa para alterar el efecto cuando no sea posible o no se considere ética otra modalidad de experimentación. 9. Analogía: Se fundamenta en relaciones de causa-efecto establecidas, con base a las cuales si un factor de riesgo produce un efecto a la salud, otro con características similares debiera producir el mismo impacto a la salud.

BIBLIOGRAFÍA

Lilienfeld y Liliefeld. (1986) Fundamentos de la Epidemiología. México: Fondo Educativo Interamericano. p. 1. Frost, W. Epidemiology. Citado por Lilienfeld y Liliefeld. (1986). Fundamentos de la Epidemiología.

México:

Fondo

Educativo

Interamericano. p. 2. López-Moreno, S; Garrido-Latorre, M y Hernández-Ávila, M. Desarrollo histórico de la epidemiología: su formación como disciplina científica. Revista Salud pública de México. Vol. 42, No. 2 Marzo-Abril de 2000. p.133. Macmahon, B. Epidemiology. Boston: 1970. Citado en: Álvarez, F y Álvarez, A. Investigación y epidemiología. Bogotá: ECOE Ediciones, 1998. p. 100. Rothman, K y Greenland, S. Causalidad e inferencia causal en Epidemiología. En: American Journal of Public Health. Vol. 95, No 1 de 2005. p. 8. SUSSER, M. Causalidad en ciencias de salud pública. En: Journal of epidemiology and community Health. Vol. 55, No 6 de Junio de 2001. p. 3.


Kuhn, T. The structure of scientific revolutions. Chicago: University of Chicago, 1970. Citado por Susser, M. ¿Epidemiología de factor de riesgo pone a la epidemiología en riesgo?. Mirar con atención el porvenir. En: Journal of Epidemiology and Community Health. Vol. 52, No. 10 de Octubre de 1998. p. 6. Susser, M. ¿Epidemiología de factor de riesgo pone a la epidemiología en riesgo?. Mirar con atención el porvenir. EN: Journal of Epidemiology and Community Health. Vol. 52, No. 10 de Octubre de 1998. p. 6. Susser, M. y Susser E. Elegir un futuro para la Epidemiología I: Eras y paradigmas. En: American Journal of Public Health. Vol. 86, No. 5 de Mayo de 1996. p. 7. Lilienfeld y Liliefeld. Fundamentos de la Epidemiología. México: Fondo Educativo Interamericano, 1986. p. 20. Organización Panamericana de la Salud. El desafío de la epidemiología. Problemas

y

lecturas

seleccionadas.

Washington: OPS, 1998 p. 5-6. De Almeida Filho, N. Epidemiología sin número. Washington: OPS, 1999. p.3. Susser, M. y SUSSER E. Elegir un futuro para la Epidemiología I: Eras y paradigmas. EN: American Journal of Public Health. Vol. 86, No. 5 de Mayo de 1996. p. 7. De Almeida Filho, N. Epidemiología sin número. Washington: OPS, 1999. p.4. Lilienfeld

y

Liliefeld.

Epidemiología.

Fundamentos

México:

Fondo

de

la

Educativo

Interamericano, 1986. p. 20. Organización Panamericana de la Salud. El desafío de la epidemiología. Problemas

y

lecturas

seleccionadas.

Washington: OPS, 1998. p. 7-8. López-Moreno, S.; Garrido-Latorre, M. y Hernández-Ávila, M. Desarrollo histórico de

la

epidemiología:

su

formación

como


disciplina científica. En: Revista Salud Pública de México. Vol. 42, No. 2 Marzo-Abril de 2000. p.138. Susser, M. y Susser E. Elegir un futuro para la Epidemiología I: Eras y paradigmas. En: American Journal Health. Vol. 86, No. 5 de Mayo de 1996. p. 8. De Almeida Filho, N. Epidemiología sin número. Washington: OPS, 1999. p.13.

Criterios de Causalidad en la Epidemiología por Omar Antesano Chávez  

El presente artículo busco determinar los criterios de causalidad en la epidemiología, además describir los elementos de la relación causal...