Issuu on Google+

 VIVIR AQUÍ | 73 

diariodepontevedra|jueves, 17 de abril de 2008

el corazón helado, premio libro del año 2007 La novela El corazón helado, de Almudena Grandes, ganó ayer el Premio al Libro del Año 2007 que otorga el Gremio de Libreros de Madrid, según anunció su presidenta, Pilar Gallego, durante la presentación de La Noche de los libros. Más de cincuenta librerías de Madrid participaron en la séptima convocatoria de este galardón, que distinguió en años anteriores a La fiesta del chivo’, de Mario Vargas Llosa, o La aventura del tocador de señoras, de Eduardo Mendoza.

-¡De vender papeles! Hay periódicos que están más preocupados en vender el papel que la tinta que está sobre ese mismo papel. ¿Navega por internet? ¿Está al tanto de los foros, las bitácoras de referencia? ¿Se busca en Google? -No, en absoluto. Nada. Para mí eso es un bosque impenetrable. Yo me sirvo de internet solamente como diccionario y poco más. De sus columnas se suele decir que hacen apología, más o menos, de cierto hedonismo. -El hedonismo consiste en que en esta vida el ser humano se mueve solamente por placer. Por supuesto que hay una escala de valores. Y detrás de cada placer hay una ascética: el hedonismo no se puede separar del ascetismo. Debajo de un placer siempre hay una conquista. Y el placer está entre oír un concierto de Bach, que puede ser un placer inenarrable para algunos, o regodearse con unas lentejas con chorizo. ¿Dónde dejamos la necesidad? -Moverse por la necesidad también es buscar un placer. Hay dos leyes humanas profundas: la del mínimo esfuerzo (por lo cual se trabaja muchísimo para el día de mañana hacerlo mucho menos: de ahí vienen todos los inventos que se han hecho en la Humanidad) y después el no tener dolor, el no sufrir, el pasarlo bien. Cinco curiosidades: ¿qué le parece Zapatero? -Está entre el genio y el kamikaze. Pero sobre todo, no es aburrido. Le puede salir bien su apuesta. ¿No merecería uno de sus daguerrotipos Esperanza Aguirre? Se trata de un personaje literario fascinante. -Lo hice. No es un personaje literario. Es un personaje, desde un punto de vista político, con una silueta muy marcada. Ha escrito usted mucho de Madrid y sus manifestaciones de los últimos cuatro años. ¿Es tan de derechas como dicen las urnas? -Yo no lo comprendo. La gente de Madrid es simpática, encantadora, agobiada. Ahora, el fenómeno de estar en Madrid y cómo responde políticamente es una cosa que yo no entiendo demasiado. ¿Escribe usted su columna los sábados? -Siempre. Y a última hora. Hay una frase, que es “el sexo es la grasa del amor”, que… -¿El sexo?, ¿y eso quién lo dijo? Usted. -¡Ah, yo! Bueno, el sexo es la sustancia del amor, y… ¡Oye, pues no está tan mal la frase! No, si por eso la recuerdo. -Pero la grasa engorda mucho, ¿eh? Ya, ya, pero aquí en Galicia tenemos mucha cultura del cerdo, y comprenderá que se aprovecha muy bien la grasa. -Sí, ¡en eso estoy de acuerdo!n

apuntesensucio Manuel Jabois

Rabudo Los cuidados siempre atentos de mi compañero Miguel Álvarez me introdujeron hace más de dos años en el ‘universo rabudo’: el blog del periodista Nacho Mirás Fole, en el que se desgajaba su vida como un pedazo de ficción con el milagro de no serlo, atenta a los devaneos de la memoria y un orgullo severo por la familia y la tierra. Como los grandes guisos, Mirás regaba brioso sus textos con el albariño del humor a ratos amargo y a ratos feliz, con un punto desesperado de ternura. Hay en esa obra que vino calcetando laborioso en internet largas piezas dignas de un narrador mayor que se sienta dichoso en la cumbre nevada, rodeada de lumbres y lobos, arropado gozoso por el manto privilegiado del arte de contar heredado de los Fole. A finales de verano de 2006, cuando ya llevaba seis años escribiendo columnas en el Diario, quise valerme de un blog para ir colgando mis piezas: un ejercicio gimnástico de vanidad, como si la Humanidad bramara por la ausencia de mis artículos en internet. Tan inoperante en la Red como en la vida, le escribí con forzada naturalidad a Mirás un correo presentándole mis respetos y pidiéndole que me echase una mano. Le confié las llaves de mi puerta de blogger y él, desprendido, se zambulló artesano con mañosas artes y me dejó una página envidiable hasta que, caprichoso, le pedí meses después que la cambiara a otra plantilla. Ni nos conocíamos ni falta parecía hacer: repitió el favor, y lo tuve al otro lado del correo atendiendo paciente a mis delirantes consultas. Tuvo después el detalle de citarme en una de sus entrevistas de la contra en La Voz a propósito de una boutade mía, y me habló de su estrecha relación con Alvite, que era como si te hablasen de tu estrecha relación con un dios. Yo a cambio le chupé la sangre de sus letras, a veces sorprendido y admirado por hacer lo que hacía a mayores de su oficio de escritor de periódicos y periodista de tres cuerpos. Rabudo se ha hecho con algo que he visto en muy pocos blogs o ninguno. Un universo presentado con pasión y delicadeza, que incluye una Vespa, una gata, sus colegas de profesión, una caravana, una bicicleta, Edilberto Alonso, Navarra, Vigo y cosas importantes que me dejo con la excepción de Ane, la criatura que le vino a dar la vuelta a sus días como a un calcetín, y de la que hemos visto sus primeros pasos con la certeza de asistir, privilegiados, al milagro de la vida. Ayer escribió: “Este blog ni ha pretendido ser referente de nada ni de nadie, ni tampoco sentar cátedra ni convertirse en un medio de comunicación alternativo. Lo que está escrito, escrito está y ahí lo dejamos. Yo seguiré siendo rabudo porque el mundo me ha hecho así”, y se despidió de los lectores afanoso, señor y distinguido. “El amor es algo muy resistente”, dijo citando a Alvite: “se necesitan a dos personas para acabar con él”. n

“Ni he pretendido ser referente de nada ni de nadie, ni tampoco sentar cátedra. Lo que está escrito, escrito está”

El escritor Carlos Ruiz Zafón posa para la prensa durante la presentación de su nueva novela, El juego del ángel. |alberto estévez

Ruiz Zafón amenaza con arrasar en las librerías siete años después de ‘La sombra del viento’ El juego del ángel comparte con su antecesora un mismo personajeescenario, Barcelona, aunque en un momento anterior, los años veinte: una ciudad turbulenta

José Oliva barcelona|‘That’s entertainment, que empiece el espectáculo’, esas son las sensaciones que vivieron ayer las personas que asistieron a la presentación mundial de la nueva novela de Carlos Ruiz Zafón, El juego del ángel, que llega hoy a las librerías españolas. El juego del ángel recoge siete años después el testigo de la primera novela de la tetralogía barcelonesa, La sombra del viento, que ha vendido más de 10 millones de ejemplares en todo el mundo. Como si fuera un divo de la ópera, Zafón ha desgranado algunas de las claves de El juego

[...yademás] No es una precuela, pero se alimentan Desde un principio, el autor ha dejado claro que El juego del ángel no es una precuela de La sombra del viento, ni su continuación, sino que funcionan como novelas independientes, aunque con historias ambientadas en el mismo universo literario. Acepta, eso sí, Carlos Ruiz Zafón que esta segunda novela puede llevar al lector a leer la primera.

del ángel sentado en una butaca sobre el escenario del Liceo, que lucía como decorado una evocación operística del literario cementerio de los libros olvidados, y con el público guiado por una suerte de programa de mano con formato de álbum de fotos de la ciudad de Barcelona de los años veinte. Para introducir al personaje y a su obra, escoltaba al escritor la periodista Olga Viza, la misma del segundo debate Rajoy-Zapatero de las pasadas elecciones, que en esta ocasión ha protagonizado un dueto en el primer acto del espectáculo. Si en la introducción se hablaba de la ‘zafonmanía’ como sinónimo de la pasión por leer, se puede decir que la presentación de su nuevo libro no deja indiferente a nadie, al menos en sus cifras, excepcionales en el panorama literario español y más propio de los grandes ‘best seller’ anglosajones: un millón de ejemplares en España, a partir de mañana. Hasta el día 24 irán apareciendo las respectivas ediciones en la América hispana y el 29 de mayo saldrá la versión en catalán. El recorrido a seguir es largo, y la editorial Planeta prevé que, como en “La sombra del viento”, se superarán las 40 traducciones.n


Rabudo