Page 30

sugerencias para vestirse bien Las sugerencias que vienen a continuación son generales, sin discriminar entre formal e informal. 1. Compra ropa de tu talla La ropa holgada tiende a amplificar los problemas asociados al peso y resalta muy poco la figura. Es preferible usar ropa un poco ajustada para darle forma a los brazos y resaltar el pecho. Por efectos de la luz el blanco engrosa y el negro te hacen ver más delgado. No pretendas que la ropa haga milagros, ¡inscríbete a un gimnasio! 2. Los colores en las camisas La intención del color en la camisa es resaltar tu rostro, no la prenda. Es muy común escuchar que en a las personas de piel morena los colores claros les favorecen, pero a algunos se les va la mano y escogen tonos demasiado fuertes. La camisa en cuestión termina llamando la atención más por su efecto enceguecedor que por su elegancia. 3. Cinturón y Calzado El tono de tus zapatos debe hacer juego exacto con el de tu cinturón, especialmente si usas la camisa por dentro. Cuando el calzado sea café procura usar un tono idéntico o muy cercano. Cuida muy bien tu calzado y lústralo con frecuencia (el betún líquido es muy práctico en ese sentido). Evita usar el mismo par más de dos días seguidos para evitar los malos olores. 4. Medias y pantalón El color de ambas prendas debe ser el mismo. En el caso del jean algunos se pasan de relajados y los combinan con medias blancas. Obviamente se trata de un aspecto de la personalidad, pero en casos como las entrevistas (por impersonales que puedan ser) es muy mal visto. 5. Las chaquetas Tres aspectos antes de comprar una: 1. La costura de los hombros debe estar en línea con tu ancho de espalda.

Pág. 30

2. El largo de las mangas debe ubicarse entre el nudillo del pulgar y la muñeca. En el vestuario formal esta medida se usa para que el saco haga contraste con la manga de la camisa. 3. Ojo con el torso. Algunas marcas se especializan en ropa para adultos, por lo que en el entalle esta parte suele ir un poco más grande de lo normal (por aquello de que los papás tienen barriguita). 6. Los materiales Hoy en día la mayoría de prendas son en algodón porque acaloran menos, pero casi siempre son difíciles de planchar o se arrugan fácilmente. Ten en cuenta este aspecto si eres muy estricto en ese sentido. Los materiales como el poliéster son casi exclusivos de la ropa sport, así que evita usar chaquetas de este material con pantalón formal. Otro aspecto tiene que ver con el grosor de la tela. Las prendas delgadas son más elegantes, en particular en el caso de los pantalones, los sastres y las chaquetas. 7. Usa personas elegantes como referencia Si por casualidad ves algún famoso o un personaje que se caracterice por su buen gusto, entonces aprópiate de ese estilo y tenlo presente la próxima vez que vayas a comprar ropa. Pon atención a los mostradores de marcas importantes para que te hagas una idea del estilo que más te gusta, casi siempre son las más acertadas en la combinación de tonos y estructuras. 8. El precio no siempre es lo más importante Vestirse bien no implica necesariamente que tengas que gastarte un montón de dinero. Puedes escoger camisas con un buen diseño, que sean de tu talla sin importar que sea de X o Y almacén. En lo que sí vas a encontrar una gran diferencia es en la calidad, no esperes que tu calzado dure si lo compras en un

Febrero 2014

remate. 9. El cabello también cuenta El cabello es una expresión auténtica de autocuidado y elegancia. No tienes que cambiar tu corte porque sería privarte de tu libertad de expresión, pero si puedes asegurarte cortarlo seguido y mantenerlo limpio. Arregla tu barba y bigote si forman parte de tu imagen. Si tienes duda con respecto al corte que más te favorece puedes ir donde un estilista profesional una vez al año, o puedes guiarte por famosos que tengan facciones similares a las tuyas y luzcan bien. 10. Un hábito diario Los fines de semana son para descansar, pero son muy pocos los que se caracterizan por conservar el buen gusto en esos días. Es desastroso ver hombres sin afeitar, en pantuflas y oliendo mal en lugares públicos. ¿Qué pasaría si te encontraras con un potencial inversionista para tu negocio y te viera en ese estado? Puedes usar un jean y una buena camisa sin sacrificar comodidad. Echa un vistazo a las prendas que tienes en tu armario y comienza a descartar aquellas que no te favorecen, las que ya están dando muestras de deterioro, los diseños aburridos y los colores muy llamativos. Tener buen gusto es un factor que te ayudará a generar un impacto positivo en los demás, ser más persuasivo y sin duda alguna, potenciar tu éxito en las citas. Fíjate en las personas que encuentras por la calle, en los centros comerciales, en la universidad. El vestuario comunica muchas cosas, sean ciertas o no: tu trabajo, el cargo en el que te desempeñas, tu nivel de inteligencia, qué tanto dinero ganas, etc. Son aspectos superficiales, pero que bajo el marco de la primera impresión son determinantes.

Revista habitual

Revista Habitual de Febrero  

En este Ejemplar hablamos del reconocimiento que recibio MITO Financial por parte de la Camara de Comercio de Irving-Las Colinas y de la vis...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you