Page 27

“Un día me desperté con el brazo y la mano inflamados. Después de varios días y con mucha frustración me di cuenta que la inflamación no cedía. Me puse a averiguar hasta que alguien sugirió la palabra linfodema.” Esta es la historia de cada vez más personas. Para entender que es esta extraña y permanente inflamación de nuestras extremidades es necesario entender como circulan los líquidos en nuestro cuerpo. Además del aparato circulatorio que todos conocemos, existe en nuestro cuerpo otro tipo de circulación que corresponde al sistema linfático.

Se trata de un sistema de transporte que no es un sistema cerrado sino que se inicia en los tejidos, continúa por los vasos linfáticos y desemboca en la sangre, con un trayecto unidireccional. Está formado por conductos linfáticos que recorren todo el cuerpo y nodos linfáticos estos últimos localizados en el cuello, axilas e ingle. El sistema linfático es importante para el sistema inmunológico y circulatorio. Los conductos linfáticos recolectan desechos, bacterias, células muertas y moléculas grandes de proteínas. Todo esto es llevado a los nodos linfáticos para ahí ser separados en partículas más pequeñas que se pueden

Revista Revista habitual habitual

eliminar. Mientras tanto el líquido rico en proteínas es reenviado al sistema circulatorio Los conductos linfáticos tienen válvulas que evitan que el líquido linfático (linfa) se vaya de regreso, requieren del movimiento y presión de los músculos para empujar la linfa. La mayor parte de su recorrido es hacia arriba en contra de la gravedad. Cuando los ductos linfáticos no pueden funcionar correctamente, la linfa y los desechos que lleva, se empiezan a quedar atorados produciendo inflamación, esto es exactamente lo que conocemos como linfodema. El linfodema por lo general se produce en una mano o en una pierna, pero puede aparecer en ambos o inclusive en el cuello, cara, espalda o pecho. Entre las causas más comunes que producen el linfodema se encuentran; Daño al sistema linfático por un procedimiento quirúrgico como una mastectomía. También puede ocurrir como resultado de una lesión, infección o por una deficiencia venosa. En algunos casos puede ser por que el sistema linfático no se estructuro bien desde el nacimiento. El síntoma más obvio es inflamación, puede ser que la joyería o relojes se sientan más apretados.

También se puede sentir endurecimiento o pesadez en la zona afectada. ¿Si los síntomas aparecen? Es necesario aumentar la circulación por medio de mayor actividad, pero si los síntomas no ceden, se recomienda masajes linfaticos, prendas de presión y ejercicios. Al usar ropa de compresión, esta provee presión exterior que ayuda al sistema linfático y puede prevenir que la inflamación se disperse más. Aunque la inflamación es algunas veces reversible, en la mayoría de los casos no lo es y puede acabar en un problema crónico. Para ayudar evitar el linfodema se recomienda • Usar ropa que no sea muy apretada y pueda afectar la circulación, • Usar cremas hidratantes, • Hacer ejercicio en forma habitual y • Seguir una dieta balanceada que le permita evitar el sobrepeso. Evite: • Estar parado por periodos de tiempo muy grandes. • Cruzar sus piernas cuando este sentado. • Zapatos de tacón alto. • Fumar, consumir mucha sal (sodio) o alcohol. Si encuentra síntomas de linfodema en su cuerpo, es conveniente que consulte a su médico familiar o a un médico cardiovascular. Guillermo Presburger es un podólogo certificado. foothelp@yahoo.com

Febrero 2014

Pág. 27

Revista Habitual de Febrero  

En este Ejemplar hablamos del reconocimiento que recibio MITO Financial por parte de la Camara de Comercio de Irving-Las Colinas y de la vis...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you