Page 1

EL SUEÑO CUMPLIDO

Inés García Carolina Santos Alumnas de 6º B de EPO del CEIP “ Miguel Delibes” de Burgos


Erase una vez una niña llamada Elena, que vivía en una casa abandonada a las afueras de la ciudad de Santa Ana. Era una niña muy amable a la que la encantaba montar a caballo. Aunque ella nunca había montado en uno y sabía que no iba a poder hacerlo, nunca perdía las esperanzas. Un día de verano fue con sus padres a la ciudad a visitar a un amigo , al volver a casa se encontró por el camino un folleto en el que ponía de título: "CAMPAMENTO RIDE HORSE". Siguió leyendo, cuando...!si participabas en un concurso de cuentos entrabas gratis! Era de mejor noticia de su vida.Y además solo tenía que redactar un cuento. Con ayuda de sus padres, Elena, redactó un mágnifico cuento con el que ganó el primer premio. ¡Iba a ir a ese fantástico campamento! Esperó unos cuantas semanas, cuando por fin llegó el gran día. Al levantarse por la mañana, Elena, preparó la maleta con la ayuda de su madre , aunque en realidad lo que preparaban no era exactamente una maleta, era un simple saco. Elena estaba muy nerviosa y esperaba con ganas la hora de marcharse. Al entrar en el autobús todos exclamaban: -¡Oh, qué ropa lleva! -¡Mira su saco! -¡Y qué pelo tiene parece un estropajo! Y todos se reían sin parar. Elena, muy triste se sentó al lado de una niña llamada Sandra, que la dijo: -No te preocupes lo hacen siempre con los nuevos. Todos hemos sido nuevos alguna vez. Al llegar al campamento les esperaba Juan el monitor de las rutas por la montaña. Nada más instalarse, todos pudieron elegir su caballo. Elena, no tenía dudas, eligió un caballo marrón y con un largo cabello blanco.¡Era precioso! Lo llamó, Tornado. Nada más escogerle empezaron una clase de doma Al día siguiente cuando Elena fue a


desayunar observó a una niña a la que llamaban Natalia. Todas sus compañeras incluida Sandra, se sentaban a su alrededor. Elena al ver tanto entusiasmo sintió curiosidad por saber lo que ocurría y se dirigió hacia su mesa con el desayuno en la mano. Elena vio como Sandra, discutía a pleno pulmón con aquella niña. Elena intentó calmarla y llevarla a otra mesa cuando escuchó un grito: -¿Ahora también hablas con los pobres? Tras desayunar,Elena, intentó hablar con Sandra lo ocurrido pero elle no decía ninguna palabra. -Puedes confiar en mi. Yo te quiero ayudar como tú me ayudaste en la otra ocasión. -No es nada, solo que como mis padres son unos simples obreros y en cambio sus padres son ricos y.... bueno siempre se burla de mi y ahora que voy contigo... -Mira ya sé que ella es lo más aquí pero a mí no me importa !Este es mi sueño! Tener mi propio caballo aunque sea solo por unas semanas. Si estamos juntas nos podremos ayudar la una a la otra. A mí me da igual lo que digan ellas .¿estás conmigo? Podremos ser grandes amigas. -Me has convencido mira te voy a presentar a las demás. Elena acompañó a Sandra hasta una pequeña sala y observó a tres niñas. Mientras Sandra la decía: -Mira, esta es Ana,esta es Tamara y esta es Patricia. Estoy segura de que vamos a ser grandes amigas. Al día siguiente, Juan les comunicó una importante noticia ¡Se iba a celebrar una competición al acabar el campamento!¡Era genial, por fin podría participar en una competición verdaderamente importante! Sandra, nada más escucharlo la dijo a Elena: -Tenemos que prepararnis como nunca, ademas esta carrera va a seren equipos y por logica ¡somos las mejores! -Sí, participaremos Patricia, Ana, tú y yo.¡será genial!-dijo Elena emocionada. Al día siguiente Elena, se levantó muy temprano para lavar a su caballo, Tornado. También despertó a Sandra,


a Patricia y a Ana para preparar sus caballos. Por la tarde, a la hora de merendar, se encontraron con Natalia a la que la dijeron: -Hola, ¿como va vuestro entrenamiento?-dijo Elena intentando hacer las paces. -¿Por qué me preguntas eso?-contestó Natalia y se marchó sin decir nada más. Los días pasaban, y cada vez los entrenamientos de Elena mejoraban. ¡Se convirtió en una experta! Al ver esto, Natalia se asustó...¡parecía hasta mejor que ella! Era expectacular lo que había mejorado en tan poco tiempo.Natalia se dijo a sus amigas y con temor a lo que podía sucecer si ganaban el primer premio, se le ocurrió una brillante idea: -Chicas, tenemos que hacer algo, corre mejor que..... -¿Que tú? ¿Querías decir eso?-la contestó una de sus amigas. -Bueno yo solo digo que podemos perder. Y ya sabéis lo que significa eso para mi. -Y...¿qué podemos hacer? A mi no se me ocurre nada-contestó otra de ellas. -!Lo tengo! En una noche de tormenta... Una semana despues cuando Elena y sus amigas estaban preparadas para competir Elena una nota en su almohada. En la que ponía:

Elena muy extrañada penso que a lo mejor quería hacer las paces con ella. Lo pensó toda la tarde y decidió ir. Por la noche, cuando llegó al comedor la esperaba una de las amigas de Natalia. Extrañada la dijo: -¿Qué haces tú aqui? ¿No debería estar Natalia? -Sí, Natalia te espera afuera con su caballo.Quiere dar una vuelta contigo.¿Aceptas? -No sé. Está lloviendo y parece que caen rayos.Mi caballo no está preparado para eso. Es demasiado peligroso. -No te preocupesya casi no llueve. Además nosotras os cubrimos. Por favor...está deseando de hablar contigo. -Bueno me has convencido, me voy a por mi caballo.Adiós.


Cuando cogió a su caballo se dirigió hacia la puerta principal. Allí observó a Natalia, a la que dijo: -¿Por qué me has citado aquí? -Es que quiero hablar contigo. Y como ya queda poco tiempo, me gustaría hacer las paces. En realidad siempre me has caído bien, y lo quería celebrar dando una vuelta contigo en el bosque. -Me encantaría. Por el camino, se veían muchos rayos a lo lejos. Elena, asustada por la gran tormenta que había, decidió parar a calmar a Tornado. -Tranquilo, tranquilo.No pasa nada yo estoy contigo. ¿A que sí Natalia? Se oyó un gran silencio. Y al mirar a su alrededor no vio a nadie. Preocupada al ver que su caballo estaba cada vez más nervioso y que el campamento estaba muy alejado decidió seguir el camino anterior. No se distinguía nada a su alrededor todo de veía negro. La noche se acercaba y no de veía el campamento a lo lejos. Tornado cada vez estaba más nervioso ¡No podía tranquilizarlo! De repente se oyó un tremendo rayo y Tornado no aguantó más dio una coz que tiró a Elena del caballo. ¡No podía levantarse! Agarró a Tornado de la pata y gateado llegó hasta un albergue muy extraño. Allí esperó un buen rato. Al ver que no pasaba nadie, decidió entrar en el albergue. Cuando... -¡Elena!, ¡Elena! ¿Estás ahí? -Si, ¿Quién eres? -Somos Sandra, Patricia y Tamara. ¿Dónde estás? -En un albergue, es pequeño y al lado de el hay un árbol muy grande. -Ya te vemos... Sandra al ver a Elena tirada en el suelo, dice asustada : -¿Qué te ha pasado? ¿Estás bien? Déjame que te ayude. -Estoy bien...Soy tonta no debí hacerla caso. ¿Cómo iba a querer hacer las paces conmigo? -No te culpes, no la conoces todavía. Yo también habría caído en su trampa- dijo Tamara intentando calmarla. -No tú no.Es que soy tan inocente. Y por culpa de Natalia o más bien por culpa mía no voy a poder participar en la carrera. -No, eso no lo digas ni en broma. Te recuperarás, hazme caso.- dijo Patricia. Al día siguiente vino a visitar a Elena el médico del centro, mientras Sandra, Patricia y Tamara esperaban fuera preocupadas por el estado de Elena. Esperaron un buen rato cuando de repente se abrió la puerta de golpe. Nada más ver salir al médico Sandra dijo: -¿Es algo grave? ¿Va a poder participar en la carera? -Chicas, chicas tranquilas. No es nada grave pero eso si no creo que pueda participar en la carrera. -¿Hay posibilidades?- dijo Tamara.


-Muy pocas, pero no hay que perder las esperanza. Por fin llegó el gran día. Elena estaba cada vez mejor, pero no se había recuperado del todo para poder participar en la competición. Sus amigas la daban ánimos pero no paraban de pensar en que su única oportunidad de montar a caballo ya no existía Mientras Elena observaba como sus amigas entrenaban, Natalia se reía con sus amigas de ella. Elena cansada de sus burlas, djo: -¿No te cansas nunca de molestar a los demás?¿Tú no sientes ese remordimiento de culpabilidad que sienten todos? Por /tú culpa yo no puedo realizar mi sueño. Pero no es solo eso me apuesto lo que quieras a que también has echo la vida imposiible a muchas de las que hemos pasado por este campamento Eres un monstruo. Natalia al oir esas palabras corre hacia la casa. Unas horas antes de la competición el médico del campamento se acercó hacia Elena diciendo: -Ven deja que te revise la pierna. Ya en su cuarto Elena habla con el médico. -¿Voy a poder correr? -No estoy seguro de lo que pueda pasar pero lo dejo en tus manos. Tú lo vas a decicir. Si participas y te caes o haces un movimiento brusco la fractura puede ser mayor. Si no lo haces te perderás una gran oportunidad. Era una decisión difícil pero Elena lo tenía muy claro, ¿cómo no iba a participar? Si era su sueño. Elena estaba muy nerviosa esperando el sonido de la sirena que anunciaba la salida. Durante la carrera hubo momentos muy difíciles pero los superaron todos con valentía. Cuando acabó la carrera Elena ya no estaba nerviosa y se dirijió con sus amigas al lugar donde iban a anunciar a los ganadores. Al acabar la última carrea una voz dijo: -En tercer lugar, Natalia, Devora y Yesica. -En segundo lugar, Marta, Angela y Melisa. -Y en primer lugar ¡Elena, Sandra, Tamara y Patricia! Elena muy contenta subió al escenario con sus amigas donde la dieron un trofeo y la felicitaron por su gran trabajo a pesar de que tuviera el tobillo mal. La semana pasó y llegó el último día, como todos los años en el campamento se celebró una fiesta de despedida. Elena y sus amigas se lo pasaron muy bien, casi al acabar la fiesta Natalia se acercó a ella y la dijo: -Elena, ¿podemos hablar un momento?. -¿De qué quieres hablar?-contestó Elena. -Me gustaría mucho que seamos amigas ¿qué dices?-dijo Natalia. -Y, ¿cómo se que no es mentira?-respondió Elena .


-Porque íi, esta vez es de verdad, lo digo de corazón. Creo que durante este tiempo he sido muy mala con todos y muy egoista. Pero esta carrera y quedar la última me ha hecho ver que no importa ganar o perder que lo importante es la amistad y tener grandes amigas, amigas como tú. Siento mucho haberte hecho daño. Entonces ¿amigas?-dijo Natalia -Por supuesto-respondió Elena muy feliz. Una vez en casa Elena le contó a su madre todo lo que había pasado en ese fantástico mes. También le contó las grandes aventuras y los momentos de alegría y de tristeza. Pero lo más importante era que había conocido grandes amigas y que había cumplido su sueño.

Cuento realizado partiendo de estas palabras:cabalgar, albergue, pobre, tobillo


El sueño cumplido  

Cuento realizado por alumnas del CEIP "MiguelDelibes " de Burgos de 6º EPO con palabras dadas.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you