Issuu on Google+

BOLETIN TRIMESTRAL DE

INSTITUCIONES ECONOMICAS y SOCIALES PUBLICADO POR EL INSTITUTO INTERNACIONAL DE AGRICULTURA

VOLUMEN

III

1925

INSTITUTO INTERNACIONAL DE AGRICULTURA VILLA UMBERTO

I,

ROMA,

10.


EL EMPLEO DEL TIEMPO

Bibliografía

concerniente

LIBRE EN EL CAMPO

a varios paises:

LE PLAY (F.) : Les Ouvriers européens. 4 vol. París, 1857-1863. SOCIÉTÉ D'EcONOMIE SOCIALE: Les Ouvriers des Deux Mondes. En curso de publicaci6n desde 1856. París, Secretaria de la « Société dEconomie Sociale D. BUREAU INTERNATJONALDU TRAvAIL: Les loisirs des travailleurs ruraux au Canada et aux ~ts-Unis. Reuue Lnternationale du Travail. Ginebra, julio de 1924 .. BUREAU INTERNATIONALDU TRAVATI;: Les loisirs des travailleurs agricoles. Injormations Sociales. Ginebra, 30 de junio de 1924. Alemania. SOHNREY: Aus der sozialen Tatigkeit der preussischen Kreisverwaltungen. Berlín, 1907. SOHNREY: Kriegsarbeit auf dem Lande, Wegweiser für Iándliche Wolhfahrtsuud Heimatpfl.ege in der Kriegszeit. Berlín, 1915. RICHTER (Dr. L.): Kreiswoh1fahrtsamt und landliche Woh1fahrtspfl.ege. In Gemeinschaft mit dem Deutschen Verein für lándliche Wohlfarhrtsund Heimatpfl.ege herausgegeben von der Zentralstelle für Volkswohlfahrt. Berlín, 1919. NIEDERHAUSEN: Eltern- uud Familienabende. 28. édici6n. Berlín, 1913. NIEDERHAUSEN: Jugendpfl.ege im Ansch1uss an Volks- uud Fortbilduugsschulen. Berlín, 1913. WENCK-RÜGGE~ERG: Ratgeber für weibliche Jugendpfl.ege auf dem Laude. Berlín, 1913. LEMBKE: Handbuch der Jugendpfl.ege auf dem Lande. 48. edici6n. Berlín, 1914. K'ÜCK-SOHNREY: Feste und Spiele des Deutschen Landvolkes. 28. edici6n. Berlín, 1911. lIERMANN-LoBER: Ratgeber fúr Dorftheater. 23 edici6n. Berlín, 1916. Das Land: Organ des Deutschen Vereins für Iandliche Wohlfahrts- und Heimatpfl.ege. Berlín. Landliche Wohlfahrtsarbeit : Berichte über die Hauptversammlungen des Deutschen Vereins Hir lándliche Wohlfahrts- uud Heimatpfl.ege. Berlín. Handreichungen für Volksunterbaltwngs-, Eltern- und Famitienabende. Berlín.


[ahrbucb für Wohlfahrtspfiege auf dem Lande. Year 1918-1919 part . A1k h 1 fr . R hm d 1 ' 3. o 0a~e lID.. a . en er andlichen Wohlfahrtspflege. Kurzschriftlicher Bericht über die Konferenz des Deutschen Vereins íür l·· dli h f hrts d H· t fl _ an e e Wohl~ . _ un euna p ege. Año 1919-1920, parte 3&. Aus der Praxis der landlichen Wohlfahrtsarbeit. Archiv p. für lándliches Bitdwngsumsen, Part L:. Die l··an dli c h e V o 1kshochschule art 2. Fortbildungsschulen und Volkshochschulen auf dem Lande.

Bél~ca. CONGREs NATIONALDE LA RESTAURATIONAGRICOLEET DE 'EMBE DE LA VIE (A '< LLISSEMENT Se t. be RURALE. ctas de los trabajos del Congreso, Bruselas 28 de p iem re, 2 de. Octubre de 1919). ' T

Canadá (Ontario). AN ACT RESPECTINGAGRICULTl.TRAL SOCIETIES (Texto

de 1918).

COMMUNITYHALLS ACT, 1920 (modificado en marzo de 1924) DEPARTMENT Halls. Bulletin· de 19 . OF AGRICULTURE: Community 20

279,

agosto

AN A.CTFOR THE PROMOTION OF AGRICULTURALDEVELOPMENT 2 (In tituto dee Azri l' 1. sa . 1Internacional _ gncu 1tura. Annuaire international de 19 législation gnco e, ano 1921, p. 318). Esta ley ha sido modificada en 1923 REpORT OF THE MINISTER OF AGRICULTUREFOR THE YEAR ENDING·OCTOBER 1923. Toronto, 1924. Estados

Unidos.

UNITED N0 STATES1DEPARTr.mN'r OF ACRICULTUREFARMERS' B ULLETlN: 1173. P ars of Rural Community Buildings. N0 1192. Organisation of Rural Community Building N: 1274. Uses of Rur~l Community Buildings. s. ~O 1325. Rural Pl~g: The Social Aspects, 1388. Rural Planning : Social Aspects of Recreation Places HOAG (EMILY F.): The National Influence of a ingle Farm Co~uni (U. S.) Department 01 Agriculture. Bulletin No 98 "

K

.

5

EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

EL EMPLEO DEL 1'ffiMPO LIBRE EN EL CAMPO

4

IRKPA~CK, ATWATER y BAILEY: Family Living in Farro. Homes nomic study of 402 farm familiesin Livingstone County N Department 01 Agriculture, Bulletin No. 1214;. ,....

Y

RANKIN (J. O.) : Nebraska Farm Homes. A Comparison of some living conditions of owners, part-owners, and tenants. (University of Nebraska, Bulletin No. 191, Mayo de 1923). RANKIN (J. O.): Reading Matter in Nebraska Farm Homes. (University of 22 Nebraska. Agricuttural Experimeni Station Bulletin, No. 180. Junio de 19 ). BAILEY (L. H.) : The Country Lüe Movement in the United States. New York, 1916. WAUGH (Frank A.) : Rural Improvement.

New York, 1917.

GALPIN (Charles Josiah) : Rural Liíe. New York, 1918. STERN (Renée B.): Neighbourhood Entertainments. New York, 1919. 20 GILLETTE (John M.): Constructive Rural Sociology. New York, 19 . RANIFAN (L. J.): The Community Center. Boston, New York, Chicago, San Francisco, 1920. LINDEMAN (Edward C.) : The Community. New York, 1921. FlPPIN (Ellmer O.): Rural New York. New York, 1921. MAcGARR (Llewellyn): The. Rural Community. New York, 1922. BURRITT (M. C.) : The County Agent and the Farm Bureau. New York, 1922• GROVES (Ernest) ago, 1922. RAYES (Augustus

: The Rural W.) : Rural

Mind and Social Welfare. Community

Organization.

An (U e~-

KOLB (J. H.): Service Relations of Town and Country (U'· . consin M di E . níversity of WlS. a ison. s-peeiment Station Research Bulletin N 8 D 19 3). ' o. 5, eco 2

HAYES(T(AUGUST~S ~.): Examples of Community Enterprises in Lo .. ulane Univeraity f L .. uisiana. .) o ouisiana, New Orleans, Research Bulletin No 3 ' .' Oct . 1923 . GoODEN (O . T)'.. R ura 1 Lü e 1ll . Arkansas at its Best (Hendix College Co way, Arkansas, Bulle/in, No. 3. Julio de 1923, R~ral Series, No. lí. n-

Chicago,

of Chic22

19

.

Francia. BAUDRILLART(Henri) : Les popuIations

agricoles de la France.

3 vol.

París

188S-1893· KERANFLEC'-H-KERNEZNE (CSSEde): La vie et les reuvres

de la campagne.

Autun, 1920. PEsQUIDOUX (Joseph

rustiques.

de) : Chez nous.

Travaux

et jeux

París, 1921-1923. PEsQUIDOUX (Joseph de) : Sur la glebe. París, 1922. AUGÉ-LARIBÉ (Michel): Le paysan fran<yais aprés la

ty.

University

2

guerreo París,

vol.

2

19 3.

RISLER (Georges) : Le travailleur agricole fran<yais. París, 1923. BISHOP (E. G.): Rural Community Life in the Haute-Mame (University of Southem Calüornia, Socio1ogical Monograph, No. 12).

Gran Bretaña. MINIS'rRY OF AGRICULTUREAND FISHERIES, Leafiet 258: Rural Party Line Telephones. Leaflet 351 : The Development of Rural Industries and of Rural Social Life. NATIONAL COUNCIL OF SOCIAL SERVICE: Memorandum

on Rural

Develop-

mento London, 1922 . BARNETT HOUSE, Oxford. Annual Report. Oxford. THE VILLAGE CLUBS ASSOCIATION. Annual Report and Handbook. NATIüNAL FEDERATION OF Wo~mN's INSTITUTES. Annual Report.

Londres. Londres.


EL EMPLEO DEI, TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

EL EMPLEO DEL TIEMPO I,IBRE EN El, CAMPO

6

BUREAU INTERNATIONALDU TRAvAIL: Les loisirs des travailleurs Grande-Bretagne. Reuue Enternationat du Trauait, Ginebra,

ruraux en junio de

1924. ASBBY (A. W.) : Village Clubs and Associations. Londres, 1915. ASBBY (A. W.) and ASBBY (M. K.) : The Development of English Agriculture and Rural Life. Londres, 1918. ASBBY (A. W.) : The Rural Problem. Londres, 1916. WO!,F SEI,wv:' (H. W.) : Rural Reconstruction. Londres, 1921. Pl,uNKET'l' (Su H.) : Oxford and the Rural Problem. Londres, 1921.

E ha hablado mucho de la distribución irrezular de las horas dedicadas al descanso en el campo y en particular del hecho que las labores de los campos son más apremiantes en la estación de los días más hermosos y más largos, cuando los habitantes de las ciudades gozan el reposo de las vacaciones. Podría añadirse que a la diversidad más y más grande de las diversion~s ofrecidas per los centros urbanos se ha opuesto, durante el siglo pasado, una decadencia cada vez más acentuada de las tradicionales distracciones campestres.

S

§

1.

LAS

HORAS DE OCIO DE

LOS OBREROS

AGRÍCOLAS

EN EL PASADO.

Ocupa el primer lugar la fiesta de Mayo, que recuerda los Floreales celebrados en la antigua Roma, en los últimos días de abril. En la Edad Media, esta fiesta era celebrada universalmente en Ingl~terra y en una parte de Francia. « En las calendas de mayo, escnbe Bourne, los jóvenes de ambos sexos acostumbran levantarse poco después de las doce de la noche y van al bosque más inmediato - haciendo música y tocando la cometa - para recoger ramos y adornar los árboles con manojos y guirlandas de flores. Después de 10 cual, vuelven con sus ramos de flores y los cuelgan en las puertas de sus casas. El resto del día transcurre entre bailes y cantos alreded~r del maypole, colocado en el sitio más a la vista del pueblo ll.· Siempre en la Edad Media, « los campesinos, dice Simeón Luce, jugaban con pasión a los dados: encontraba mucho favor una variedad del juego que se hacía con tres dados' él que gan ab a recíibíla con frecuencia un objeto en especie: un ' ganso, un pato, una gallina, un conejo... En la Edad Media el balón er~ el más popular de los juegos de fuerza o de ejercicio físico. En el siglo XIV, no se salía sin heridas o golpes y los

7

ue se dedicaban a este juego podían considerarse afortunaáos si no volvían a sus casas con un ojo perdido o un brazo o una ierna rota. Con frecuencia este juego daba ocasión para desahogar pdios locales entre pueblo y pueblo. Cuando la partida se hacía ontre individuos del mismo país, ordinariamente se efectuaba entre ~asados y solteros. En general, la pelota se lanzaba, indubitablemente con un fin de control, por una persona de cierta importancia, por un abad, o por un cura, ~ por un noble. ~tos eje!cicios se eíec-" tuaban especialmente en invlerno, por Navidad, Año Nuevo, la Candelaria, el Martes de Carnaval o a mitad Cuaresma. Según el diario de Giiles Picot, señor de Gouberville, en esta región, parroquia contra parroquia, personas de toda condición y edad, se dedicaban el domingo, con furor, al juego del balón. La pelota se disputaba' con tanto empeño que a veces los jugadores se echaban al agua para tomada. Los inscritos en el mismo campo almorzaban a veces juntos antes de la partida; en efecto, hay que observar que en aquellos tiempos de privilegios, las clases eran mucho menos separadas que en nuestros tiempos de democracia ». El siglo XIX, al parecer, ha marcado una considerable regresión en 10 que se refiere a los recreos rurales. Para convencerse de ello, basta ver como emplean sus horas de ocio las familias de agricultores, estudiadas por los autores de las monografías recogidas en las dos colecciones de los Ouvriers euroPéens y de los Ouvriers des Deux Mondes. Considérese, por ejemplo, el campesino de los pantanos de Batz (Francia), estudiado en 1883 por Alexis Delaire: « Las fiestas religiosas y las bodas representan casi las únicas distracciones », Entre los aparceros de los Pirineos, estudiados cuatro años antes por el barón de Artigues, « los trabajos más ligeros se consideran como un descanso y una diversión. Trabajando, se habla mucho, 10 que constituye para la familia la fuente principal de distracción ... fuera de la vida diaria, tiene dos fuentes de distracciones: las fiestas religiosas o de familia, las ferias y los mercados». En Rusia, entre los campesinos emancipados, observados en 1876 y en 1884 por A. Wilbois, « las veladas constituyen el principal recreo de las muchachas; comienzan el l0 de noviembre. Desde esta fecha hasta la cuaresma, todos los días, salvo los sábados y las vísperas de las fiestas, las jóvenes de catorce y más años se reunen en una isba, en general en casa de una viuda, y quedan allí a trabajar hasta las dos de la madrugada. Llevan consigo loutchines para el alumbrado, la labor y algo para comer. Los jóvenes participan a estas veladas


8

EL

EMPLEO

DEL

TIEMPO

LIBRE

EN

EL

EL

CAMPO

y aprenden allí a conocer a la futura novia; el gran número de participantes impide los desórdenes. Las muchachas de menos de 14 años celebran ellas también sus veladas, aunque sólo hasta las 10 de la noche: hilan, cantando. En las grandes fiestas, con el buen tiempo, las muchachas y los jóvenes hacen Khorouodes, o danzas en coro. Se reunen a este fin en un lugar único, no lejos de sus isbas. Forman un círculo y se tienen por la mano unos con otros. En medio del círculo entra un jóven, que dirige la danza. Elige una compañera y con ella empieza a cantar. Durante el canto, el coro se mueve a derecha o a izquierda, hasta que el director haya dado a su compñera un pañuelo que tíene en la mano; ésta vuelve a tomar entonces su sitio en el círculo y el juego vuelve a comenzar 1). En 1887 y r889, el Prof. Santangelo Spoto estudia la familia de un campesino de Torremaggiore (provincia de Foggia, Italia) : « En verano, los campesinos acostumbran reunirse, entre parientes, amigos, vecinos, en la era donde se han trillado las mieses, y allí, después de haber comido abundantes macarrones y haber bebido buen vino se empieza a bailar con frenesí al son de la zampoña y de la guitarra. Los músicos son personas del mismo pueblo que van de eraen era, cuando la trilla ha terminado; comen con los campesinos y reciben luego como remuneración medio decálitro de trigo. Durante el resto del año, los hombres van, especialmente el domingo, a la plaza del pueblo y allí hablan mucho de sus intereses o de los últimos acontecimientos... Las fiestas de familia son las fiestas religiosas locales. y las de S. Severo y de Foggia, donde se va siempre para oir un poco de música... Los trabajos accesorios representan igualmente para las mujeres una ocasión de diversión, sobre todo cuando se reunen con las amigas para ir a buscar setas o a recoger alcaparras ». Según Claudio Jannet, que los ha observado en 1891, hé aquí las distracciones de los aparceros en el Oeste del Texas (Estados Unidos de América) : « Los [armers del Condado de Callahan no tienen ninguna diversión pública, ni civil, ni religiosa. La fiesta del 4 de julio, aniversario de la independencia americana, yel Thanksgiving day, en octubre, se celebran sólo en las ciudades ... Los ejercicios del culto constituyen... sólo una distracción intermitente, porque el domingo no hay un servicio regular. Ese día, se observa el descanso más absoluto; se recibe o se hace sólo alguna visita en las inmediaciones. La distracción principaL.. consiste en asistir a los religious meetings y a los camp-meetings, y en frecuentar la logia de la Farmers' Alliance ... El cuidado de la casa y de los hijos permite

EMPLEO

DEL

TIEMPO

LIBRE

EN

EL

CAMPO

9

raramente a la mujer asistir a reuniones religiosas, a pesar :uio mucho que le agradaría. La única diversión consiste en recib~ las visitas de la madre o de los pari~ntes ~, ~uy rarament~, e~ ,lr hermana residente en las 1OmediaClones ... Una diversión a ver a su . apreciada por las familias de los [armers son las reuniones danmuY . . noches de invierno Una familia h ace sab er, S10enviar zant es en las . . invitaciones formales, que se bailará una noche determinada en su casa. Interviene él que quiere; la reunión es siempre numerosa Y está formada principalmente por jóvenes Y por mu~achas; las mujeres casadas Ylas madres de familia no asisten. Se. bailan valsers en una habitación al son de violines tomados en arnendo en el pueblo ; se empieza a las 8 Y se termina a noche alta ... Como no s~.ofrece ningún refresco, estas reuniones cuestan muy poco a la familia que toma la iniciativa». §

2.

LAS

HORAS

DE EN

OCIO

DE

LOS

OBREROS

AGRÍCOLAS

LA ACTUALIDAD.

Las investigaciones efectuadas por Le Play y por sus discípulos, y cuyos resultados· se indican en las dos grandes colecciones Les Ouvriers euroPéens y Les Ouvriers des Deux Mondes, considerándolas bien, dan una impresión algo pesimista de las diversiones o, más exactamente, de la falta de diversiones de la vida rural. Es evidente que el desarrollo de las ciudades modernas, con sus recursos intelectuales cada vez mayores y con la renovación continua de sus diversiones, debía hacer sentir cada día más a las clases campesinas la monotonía de su existencia. De esto al reflorecer de las distracciones tradicionales no había sino un paso: ((Cuarenta años atrás, escribe uno de los colaboradores de la Oficina Internacional del Trabajo, en un estudio sobre los descansos de los trabajadores agrícolas de la Gran Bretaña, el juego nacional del cricket tenía en los pueblos la misma importancia que hoy en día. Por todas partes donde era disponible un terreno apto para el juego, se reunían después del trabajo numerosos obreros que jugaban hasta el anochecer. Ya desde hace tiempo existen sociedades para el cricket y para el [ooibaü, salones de lectura de recreo, asociaciones de tocadores de carillon, sucursales locales de las Friendly Societies y la Unión de las madres, más particularmente encargadas de 10 que hoy nosotros llamaríamos el bienestar del niño ». Tales comprobaciones podrían hacerse en muchos países. Demos pues una ojeada a las


EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

distracciones que la vida rural ofrece hoy en día. Pueden reunirse bajo 4 puntos de vista: vida social, sports y juegos al aire libre, cultura intelectual, cultura artística. Vida social. - Lo que, al parecer, hace sufrir más al campesino es el aislamiento, y el primer esfuerzo para salir de él consiste en tomar parte a las fiestas especiales en cada región. Tal es la fiesta de mayo, de la que ya hemos hablado. Tales son también, en muchos sitios, los fuegos de San Juan, a cuyo alrededor se baila el 24 de junio, bajo adornos de flores, graciosamente dispuestos. Tal es en Normandia la fiesta de Reyes, o sea la Epifanía, así descrita por' Georges Risler: « No hay familia en este país, por pobre que sea, que no celebre la fiesta de Reyes. Desde la víspera, salvo para cuidar al ganado, se suspenden los trabajos tanto en las haciendas rurales, como en los establecimientos industriales y principia la fiesta gastronómica. Los niños que están en servicio lejos, que no han pedido el permiso durante todo el año, 10 reclaman de un modo absoluto para ese día. Trenes especiales, que parten de la capital del departamento, dejan, de estación en estación, a 40, 50 ó 60 kilometros, las criadas, que luego van a pie o en coche público hasta sus casas. Aquel día, el conejo, al que desde seis meses se ha suministrado una abundante alimentación, es sacrificado; y sacrificado es también el gallo que desempeña un doble servicio en el modesto corral. Toda la familia está reunida; se come, se bebe, se canta; pero no se baila porque la estación es poco propicia. Los pobres no son olvidados y los niños que van de puerta en puerta con faroles, que el viento frío del Norte obliga con frecuencia a enceder de nuevo, y que cantan: Donnez, donnez la part el Dieu, Nous vous chanierons les Evandieu,

etc,

ven sus cestas llenarse de pedazos de la famosa ((torta de los Reyes », dulce ofrecido a cada familia por el panadero, o de otras golosinas, cuando no es su monedero que se abre para recibir alguna moneda. El día siguiente, la fiesta recomienza y hay quien la repite por varios domingos de enero hasta el último en cuyo día se festej an ((los Reyes muertos». En el Suroeste de Francia en el Armagnac, merecen recordarse las veladas en ocasión del descortezado de las mazorcas. ((Para esta operación se invita a los vecinos, dice un delicioso escritor del país, J oseph de Pesquidoux, y a veces también a los amigos más alejados. Por la tarde se establece en vaivén de cortijo a cortijo. Despnés de una 'cena ligera, jóvenes mujeres con sus' maridos, mu-

EL EMPLEO DEL 'J.'IEMPO LIBRE E. ~ EL CAMPO

II

chachas Y muchachos, al claro de luna, si hace bue~ tiempo, ~ ~ la 1 de pequeñas linternas, que se parecen a fuegos fatuos, se dirigen : rtijo en que aquella noche debe celebrarse la reunión... Se llama a l~opuerta, que se abre y aparece ante todo la ~ocina, alumbrada el fuego que arde crepitando, entre muchas chispas. Es un murpor . . d ilencí ullo de saludos; después mientras las viejas, atarea as y s enerosas con una alegría llena de ternura en el fondo de los ojos pálidos, sas, d d ' atizan la hoguera para quitar la ceniza de las brasas, o~ e asaran las castañas,' después de haberles partido la cáscara; nuentras ponen un blanco mantel sobre la mesa debajo de las botellas de vino nuevo, los jóvenes corren al granero. Una linterna colgada de una viga 10 alumbra vagamente. Cada uno elige su sitio: o encima del mon~ón, o en el centro, o al suelo. Entre tanto los palitos empiezan a trabajar. y por algunos minutos, en la primera fiebre del trabajo, todo el mundo calla. Se oye sólo crujir las envolturas al desgarrarse y de vez en cuando el ruido de la mazorca echada en la cesta. Pero se oye una carcajada, luego dos y después todo un coro. y de repente, sin una señal, una voz canta, una voz de hombre. Sola al principio, acompañada después, en el estribillo, por la de todos los presentes. Y el hombre que estaba sentado se levanta y, contra la costumbre del país, que habla en dialecto, canta en francés. Y esto porque desde que él ha pasado por el mundo, se ha establecido la costumbre de celebrar en la noche del desgranado del maíz, al ((gran Emperador», sus victorias, sus reveses y toda la sangre y todas las lágrimas gloriosas vertidas, y la inmortal agonía... Después de los cantos, las historias: cuentos de contrabando o de brujerías. Y como las manos no se detienen, las envolturas se cumulan en un montón ligero y las cestas se llenan de mazorcas. Del otro lado de la pared, en la cocina semi-abierta, la olla suena rauca. Es media noche. Una de las viejas aparece y dice: las irolles (las castañas) ! Palabra mágica. El trabajo se suspende por todos y se hace irrupción en la cocina. La habitación, ahora que el fuego es bajo, está desprovista de lámpara. Todo el mundo se sienta. Las castañas se llevan en platos calientes y plenos, el vino se vierte y, asíc omo antes en el granero, se siente la corteza asada del fruto crujir bajo los dedos». A las veladas de la vieja Europa corresponden los pique-niques, en los cuales los agricultores de los Estados Unidos ven un medio excelente para estrechar relaciones entre vecinos. En menos de un mes, se notó la presencia de 200.000 personas en 40 pique-niques celebrados en el Manitoba y en una de estas reuniones asistían más


lZ

13

EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

EL E1t1PLEODEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

de 20.000 personas. Añádase que estas meriendas al aire libre son precedidas de discursos sobre argumentos agrarios, música, juegos gimnásticos y representaciones dramáticas. En una fase más desarrollada de organización aparecen los clubs de pueblo en Inglaterra y los Gemeindehauser en Alemania' las reuniones de amas de casa en el Canadá, en Inglaterra y en el País de Gales, en Bélgica, en Francia, en Polonia; las asociaciones de muchachas, de mujeres, de amas de casa en el Japón. En Inglaterra, la Village Clubs Association, fundada en junio de 1918 con el fin de desarrollar formas aptas de recreo, relaciones sociales y auxilio recíproco entre los obreros y las obreras del campo, procura a este fin promover la fundación de clubs basados en los cuatro principios siguientes: l° el club debe constituir el entro de todas las actividades sociales y de todas las formas de recreo, físico y mental, en el pueblo; 2° debe proveer por sí a sus necesidades y evitar todo patronato; 3a debe estar abierto a todos los habitantes del pueblo, sin distinciones de sexo; 40 debe estar dirigido por un comité elegido sea por los socios, sea por éstos y por el resto de la población local. Aceptados estos principios, el club procurará con todos los medios: 1) fomentar en el distrito el desarrollo de la vida social y las actividades de instrucción y de recreo; 2) favorecer, tanto individualmente, como con el concurso de otros clubs, la organización de cursos y de conferencias, de reuniones musicales, de representaciones teatrales, etc.; 3) favorecer o cooperar en la fundación de una biblioteca en el pueblo, asegurando la llegada de libros y periódicos y su distribución;

así corno los pueblos mismos, por importancia, carácter y actividad. El 68 por ciento eran clubs mixtos abiertos a los hombres ya las mu.eres; los demás admitían sólo a los hombres. En el invierno de ~923-24, la mitad apro:ximadamen~ede esto~ club~ ~abía organizado series de conferencias. Los tres quintos poseían bibliotecas y los cuatro quintos billares. A un tercio de ellos se había unidos clubs de cricket y de [oot-ball. Añádase que además de los clubs inscritos en la Village Clubs Associatión existe un cierto número de clubs de pueblo creados después de la guerra por la Unión cristiana de los jóvenes. En Alemania, se han fundado en casi todas 1s regiones, de un modo algo esporádico, clubs (Gemeindehiiuser) destinados exclusivamente al recreo, a la instrucción y a la enseñanza. Cuando son frecuentados sobre todo por jóvenes, se llaman clubs de jóvenes (] ugendheime). Cuando no se ha creído poder renunciar al servicio de mesa, se ha prohibido el uso de las bebidas alcohólicas.La Unión alemana para el bienestar rural (Deutscher Verein für ldndliche W olhljahrts- wnd H eimatpflege) fundada en 1896 por el Prof. Sohnrey, bajo los auspicios del Ministerio prusiano de Agricultura y del Ministerio prusiano del Interior, persigue, entre otros, los fines siguientes: institución de clubs, almacenes de venta de bebidas no alcohólicas, clubs para la juventud, difusión de la cultura intelectual, adaptación al campo de todas las instituciones escolares que allí funcionan, difusión de las conferencias, de las proyecciones luminosas y cinematográficas, de las bibliotecas y de los salones de lectura, apoyo a los pequeños diarios rurales, adaptación del servicio religioso a las condiciones rurales, fomento a la vida social (veladas, teatro, música y canto, fiestas y juegos de familia), conservación de las costumbres antiguas, de las tradiciones históricas y legendarias de los cantos, etc. Así llegamos a las sociedades de amas de casa, la primera de las cuales, la de Stoney Creek (Ontario) data de 1897. Se proponen da difusión de las nociones relativas a la economía doméstica, comprendida ... la arquitectura de la habitación y... la higiene de la casa; un mejor conocimiento del valor económico e higiénico de los alimentos, de los vestidos y de la calefacción; cuidado y educación más racionales de los hijos, con el fin de elevar el nivel general de la salud y de la moralidad; examinar todos los problemas y toda actividad tendiente a elevar el hogar doméstico y a mejorar las condiciones en que se desarrolla la vida en común », Tales sociedades se encuentran presentemente en todas las

4) facilitar las relaciones entre los socios de clubs afiliados y organizar concursos entre éstos; 5) fomentar el renacimiento o la difusión de las industrias y de los oficiosrurales y suscitar interés por las tradiciones y la historia locales, así como por el folklore; 6) apoyar todas las medidas encaminadas al mejoramiento' de la salud y del bienestar de los habitantes del pueblo; 7). cooperar con todas las otras organizaciones que tengan un fin parecido al de los Village Clubs. .. Según la Reoue Internationale du Travail, la Village Clubs Associatio«, en mayo de 1924, contaba con 529 clubs afiliados, distribuidos de un modo desigual por todo el territorio del país y diversos,


EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EX EL CA1.fi>O

provincias del Canadá. En el Ontario, había 930, con 29.000 socias. En la provincia de Québec, donde las primeras surgieron en I9I5, ya han alcanzado el número de 74 con 8.000 socias. En los Estados Unidos había 720 en I9I2 y ahora hay en todas las regiones. En Inglaterra, la National Federation 01 Women's Institutes, a fines de I923, .abarcaba 2.932 .sociedades, contra 2.580 el año precedente; Escocia tenía, en la misma fecha, 340 Scottish W omen' s Rural 1nstitutes, e Irlanda, desde I9Io, tiene su Society 01 the United Irishwomen. En Bélgica, 553 sociedades, en I922, compredían a 47.067 miembros y celebraron durante el año 2.094 reuniones; un comité formado por los delegados de diversas federaciones toma las iniciativas exigidas por la buena marcha de las sociedades y coordina su actividad. En Francia, la Société des Agriculteurs de France fundó el 24 de abril de I9I2 una sección feminil con un fin parecido al del comité belga. Pero la guerra ha detenido el movimiento de difusión de las sociedades en este país, en el que las mismas ideas son ahora difundidas por las « semanas agrarias », forma ésta que quizás corresponde mejor al carácter nacional. Por 10 menos, las amas de casa, a las cuales la dificultad de proporcionarse la mano de obra enseña el valor del tiempo, parece que aprecian más estas reuniones más largas, de trabajo más intenso, pero que no las obligan a ir de un sitio a otro con tanta frecuencia. Estas ((semanas agrarias » pueden, por otra parte, ser considaradas desde dos puntos de vista, según el fin que se proponen y según las clases a que se dirigen, 10que ha hecho notar Achille Olorieux en un informe a la Sección para la agricultura del quinto Congreso nacional de la natalidad, celebrado en Marsella en septiembre de I923 : a) A veces se considera exclusivamente el punto de vista material; hay la intención de vulgarizar algunos métodos científicos, algunas disposiciones que las amas de casa rurales tienen interés en conocer bien; habrá, por ejemplo: IOuna semana dedicada a la lechería, en la que se explicarán y practicarán delante de todas las amas de casa las manipulaciones de la leche, de la manteca y del queso; 2° una semaña destinada a la avicultura durante la cual se tratarán por especialistas todas las cuestiones relativas a la volatería; 3° la preparación y el embalaje de las conservas de fruta y de hortalizas pueden igualmente formar objeto de cursos de esta clase. En este caso, las demostraciones prácticas se hacen en público en un local concedido por el Ayuntamiento. Interviene él que quiere. Se trata de lecciones de cosas, organizadas para un fin profesional

EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAl"\fi>O

15

ercia1 tanto por asociaciones agrarias, como por grandes como com " . . t ' _, ferroviarias o por casas de exportación que tienen m eres panlas di en que los productos agrarios les sean entregados en buenas con ciones y bien confeccionados. ., b) Muy distinta es la ((semana agraria » conslder~da. como medio de instrucción; ya no se trata entonces de beneficio, smo de formación intelectual y moral. El fin a que se tiende es la formación de elementos feminiles elegidos.Enseñar a las muchachas la manera omo pueden utilizar su actividad para el bienestar, y la felicidad y cel progreso de su familia, hacerles c,o~prender y gu~t.aruna V1'da espiritual más intensa, ponerlas, por último, en condiciones de cumplir mejor con su misión de madres y de educadoras. En la zona de Polonia, que hasta la guerra había formado parte del Imperio ruso, existían 92 sociedades de amas de casa, a fines de I9I2, con más de 3.000 socias y 6I sociedades de propiet~rios, con más de 1.000 socios. Estas sociedades no se ocupan exclusivamente de elevar el nivel profesional de los interesados. Las largas veladas inverna1es se emplean por muchas amas de casa asociadas aprendiendo el corte y la costura u otros trabajos manuales, tejendo la tela o tejidos de lana de colores vivos. En otros pueblos, se reunen para la lectura en común; muchas sociedades poseen bibliotecas. Ni se descuidan las diversiones. Varias sociedades han organizado teatros de aficionados, fiestas campestres o excursiones. La propaganda antialcohólica sigue su camino: muchos informes hablan de fiestas, bodas, reuniones de familia, en las que las bebidas alcohólicas no figuran para nada. Las obras de beneficiencia pura no son, por otra parte, descuidadas, en las sociedades de amas de casa; un informe habla del mantenimiento, a costa común, de una pequeña huérfana; otro, del patronato de un asilo de viejos; un tercero, de una colonia veraniega. Aun más las relaciones de las sociedades entre propietarios demuestran iniciativas altruistas: hablan de colonias veraniegas, de asilos de niños, de escuelas de economía doméstica, de auxilio prestado a los hospitales provinciales, de comadronas y de enfermeras formadas a costa de las sociedades, etc. En el Japón, en el campo, las asociaciones feminiles más importantes son las asociaciones entre muchachas, las asociaciones entre mujeres y las asociaciones entre amas de casa. Un encuesta reciente sobre las dos primeras categorías suministra las informaciones siguientes: las asociaciones entre muchachas y entre mujeres están en via de desarrollo; todas las prefecturas las auxilian y las fomen-


16

EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO EL EMPLEO DEL TIEl\t:PO LIBRE E", EL CAMPO

tan. Las primeras son en la actualidad 6.185, con 530.029 adherentes; las segundas son 5.570, con 872-407 adherentes. Estas asociaciones se proponen principalmente proveer a la instrucción postescolar de las socias, cultivar en ellas el espíritu de asociación y las virtudes feminiles, ejercitar sus aptitudes y desarrollar sus conocimientos, por último, impartir una enseñanza práctica encaminada a mejorar la vida familiar, social y profesional. Cada vez más frecuente es el uso del cinematógrafo en las sociedades de amas de casa. En el Ontario, estas sociedades adquieren los aparatos cinematográficos, gracias a las facilidades de pago ofrecidas por el Gobierno, y utilizan los films ·que este último pone a su disposición. En Bélgica, varias organizaciones ponen a disposición de estas sociedades, en condiciones ventajosas, films instructivos. Merecen señalarse de un modo especial, sobre el particular, la obra para el uso de las proyecciones en la enseñanza (Amberes) y la Société nationale de propagande et de cinématographie (Bruselas). En Inglaterra, los depósitos de Condado de la Unión cristiana de los jóvenes ponen a disposición de cada pueblo existente en el territorio del Condado, contra una módica compensación, 6.000 pies de film con todo el material necesario y un operador práctico. En Francia, el Ministerio de Agricultura tiene un servicio de préstamo gratuitos de films, y una cantidad de 2 millones se ha destinado a la adquisición de films agrarios, documentarios, etc., en virtud de los decretos del 20 de mayo y del 17 de diciembre de 1923. Según este último decreto: 1) están autorizados a solicitar films agrarios, a los fines de propaganda y de vulgarización en el campo: los institutos de instrucción, las colectividades agrarias, los sindicatos agrarios y determinadas personas; 2) toda demanda de films de argumento agrario se enviará a la Oficina agraria del departamento del solicitante; los envíos se efectuarán sólo a las personas y colectividades con las cuales el Ministerio de Agricultura tuviese la franquicia postal ; 3) el catálogo se enviará gratis. Los préstamos serán gratuitos y por una duración máxima de 15 días, salvo autorización .especial; además, podrán enviarse simultáneamente 10 films, a 10 sumo, en el mismo departamento. Además de esta iniciativa oficial, también organizaciones privadas, como por ejemplo Le Cinema a la Campagne, arriendan films a precio muy reducido; sin embargo, del acta de una reunión ce-

17

lebrada el 31 de diciembre de 1923 por la Secciónde higiene urbana y rural y de previsión social y por la Sección agraria del M usée Social resulta que los gastos superan mucho los ingresos porque la población, muy esparcida, debe efectuar mucho camino, y también porque los períodos durante los cuales pueden celebrarse las representaciones, son limitados. En Alemania, la experiencia no es muy distinta: en Berlín, tiene sus oficinas un servicio de cinematógrafo agrario administrado comercialmente y que dispone de 900 films ,. « sin embargo» se lee en las Informations Sociales de la Oficina internacional del trabajo de fecha 30 de junio de 1924, ((sólo gracias a la cooperación de 400 personas que se prestan a título benéficopuede efectuarse la presentación de los films ». Entre los medios ofrecidos a los agricultores para salir de su aislamiento debe comprenderse la suscripción a una red telefónica. En los Estados Unidos, existen hoy ·en día numerosas redes telefónicas rurales. En Inglaterra cuando agricultores residentes cerca de una carretera que lleva a una ciudad en que funciona un servicio telefónico, se ponen de acuerdo en número suficiente, pueden disfrutar de este servicio mediante el pago de un impuesto que va de 4 esterlinas a 4 esterlinas y 10 chelines, según el número de suscriptores por milla, Se instalan también redes rurales especiales, que permiten telefonear a cualquier localidad comprendida en un radio de unas 150 millas contra el pago de unos derechos de 4 esterlinas al año, cuando haya no menos de 3 aparatos por línea, con una media de 3 aparatos por milla de línea, sin comprender la primera media milla empezando desde la oficina central. Cuando existieran sólo dos aparatos en media por milla de línea, los derechos de la suscripción se elevarán a 4 esterlinas y 10 chelines al año. Añádase que en el campo se va difundiendo rápidamente cl te1éfono sin hilos. na circular de la Barnett House (Oxford) ofrece teléfonos sin hilos, con operador, por 7 chelines y 6 peniques, y, sin operador, p~r 2 chelines y 6 peniques, con un suplemento de 3 peniques por milla para el transporte en autocarro hacia cualquier parte del Condado. Según observaba la Revue Internationale dú Travail esto parece constituir la última palabra en cuestión de sistemas rnodernos de recreo. Dep~rtes y juegos al aire libre. - Se queda admirados al no ver en el pnmer lugar en los diversos estudios dedicados hasta ahora al empleo de las horas de descanso en el campo, el rey de los deportes y el deporte de los reyes - la caza. Sin embargo, también en 1os pue-

U:

2 -

Ec, sp,


I8

EL E~fi>LEO DEL TIEJ\fi>O LIBRE EN EL CAJ\fi>O

blos en que la caza empieza a escasear, ésta figura entre las distracciones de los campesinos. En los Pirineos, apenas se señala una manada de gamuzas, la noticia da la vuelta del pueblo, y todos los hombres toman parte a la batida, divididos en dos grupos; los matadores, armados de fusil, los batidores, provistos de pesados bastones con hierro, que llevan los perros. Igualmente en las noches claras en que el tejón va en busca de su víctima, « armados con las horcas, se preparan los perros y mientras algunos van a tender las bolsas en los orificios de la madriguera, otros rodean los alrededores. Obstruída la madriguera, se oye un silbato y se sueltan los perros. El animal pronto es descubierto. De bosque en bosque es cercado, atacado; resopla con fuerza, se defiende palmo a palmo. Gana cada vez más terreno hacia su madriguera; allí, como todo animal acosado, hace un último esfuerzo, se lanza... Es su fin. Los hombres 10 atraviesan con la horca o 10 matan a golpes, los perros 10 laceran ». (Joseph de Pesquidoux). Sabido es de que favor gozan, en Gran Bretaña, el cricket y el [ootball ; entre los vascos de Francia y de España la pelota vasca suscita las mismas pasiones: « La pelota vasca, escribe J oseph de Pesquidoux, se juega al aire libre, contra una pared, en una pista de cemento. La pelota está hecha de cuerdas muy apretadas, cubiertas por una piel de carnero; es elástica hasta el punto de rebotar a una altura y a una distancia increibles; está tan comprimida que apenas se deforma bajo el golpe. La pared, que tiene la metros de altura y 18 de ancho, redondeada en la parte central superior, está cubierta por una capa de cal muy resistente, lisa y gris, que parece de hierro. En la parte de arriba de la pared hay una red que detiene las pelotas que salen del cuadro; una tira metálica va embutida en la pared a un metro del suelo. La pista tiene de largo de 65 a 70 metros y de ancho 17. Está dividida en dos partes desiguales por una raya trazada con yeso a 25 metros de la pared. Por último, otra pared, llamada de rebote, limita el juego en la parte de atrás. Unas gradas de madera se elevan a los dos lados de la pista. Todo el conjunto toma el nombre de « frontón », El partido se disputa ordinariamente, hasta 60 puntos, en toda la extensión de la pista. Se considera falta, cuando la pelota no se colgeal vuelo o después del primer rebote, cuando da en la pared debajo de la tira metálica, o sale de los límites de la pista o va a dar a la red' y también cuando cae por delante de la raya. Cada falta en un campo hace ganar un punto al campo contrario. Tres jueces deciden sin ape-

., b e los pelotazos dudosos. Un individuo a voces, en vasco, laClon so r . di al público el tanteo o sea el estado del partido. Cada campo In ca . one de tres pelotaris, uno de los cuales es el Jefe de su grupo. ~ro~ .' di' El color de la faja que llevan los .pelotans -: de las boinas . stlllg~e los dos equipos: rojo y azul. Se Juega hacia adelante y ha:1a atraso L elota se coge Y se lanza por medio de una cesta de mimbre : la alp Es como una mano inmensa y flexible, añadida a la mano pa a. "d dd del pelotari. Un guante de cuero ~rueso va ,cosIdo,a la extrerm a e la pala. El pelotari introduce en ella mano; y a:I la pala y la mano quedan fuertemente unidas, de modo que debiendo la pelota .. ser inmediatamente rechazada, el brazo no pierde nada de su precisión y prontitud)l. A la pelota vasca corresponden, en el Norte de Francia, tanto el juego de la bola, como el juego del arco. Considerándolo bien, cada país tiene sus juegos especiales, que se remontan .con frecuencia muy lejos en la historia. Así el juego del arco tiene su origen en un decreto de 1369, en virtud del cual el rey Cado V, deseoso de obtener entre sus súbditos los mismos resultados que habían dado a Inglaterra los mejores arqueros del mundo, prohibió casi todos los juegos de azar y prescribió a los jóvenes ejercerse en el tiro del arco y de la ballesta; así también en España, las corridas de toros son una herencia de los Moros, los cuales, para pasar las largas tardes de verano, elegían en los rebaños los animales agresivos y les enseñaban a cargar al galope al hombre. Entre los nuevos deportes, cuyo éxito va afirmándose en todos los países, merecen citarse el automóvil y la bicicleta. En tres provincias canadienses: Manitoba, Alberta y Saskatchewan, los agricultores han adquirido unos 20.000 automóviles; en cuanto a la bicicleta, en muchos países, por ejemplo en Bélgica, casi todos los campesinos poseen una. Pero el desarrollo del automovilismo en los campos vecinos a los centros urbanos no es tal de atraer hacia éstos a los agricultores que 10 práctican. Este temor es expresado con demasiada frecuencia para no tener algún fundamento. Por otra parte, en la reunión del l'v[usée Social de Paris, del que hemos hablado, de Vogüé pudo señalar que en Francia « el entusiasmo comprobado en estos últimos años para la instalación de campos de juego en los pueblos tiende a desaparecer a consecuencia de la difusión de la bicicleta y a la organización de carreras que atraen mucho público ». Es lícito sentido.


EL E:r.1PLEO DEL TIEMPO LIBRE E::<J" EL CA!>1PO 20

21

EL EMPLEO DEL 'fIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

Cultura intelectual. - Ya hemos visto como las horas de ocio son empleadas a los fines de la cultura intelectual al describir la actividad de las sociedades de pueblo y de las sociedades de amas de casa. Las conferencias que allí se celebran pueden tratar de numerosos argumentos. En la Gran Bretaña, según la encuesta publicada en la Revue Internationale du. Travail, « parece qué los argumentos históricos ocupen el primer lugar para los hombres. En segundo lugar, al parecer, vienen la geografía y la literatura inglesa... Ent:e los otros argument~s populares de conferencias y de cursos puede CItarse, por orden de importancia, las biografías, las ciencias naturales, el gobierno local, la economía elemental, la instrucción, la lengua francesa, los salarios, los precios y la historia nacional». Estas son indicaciones preciosas que no hay que olvidar. En Francia, las semanas agrarias comportan ordinariamente cada día tres cursos propiamente dichos, además de una visita o lección de cosas y una sesión de recreo al fin de la velada. Estos cursos tratan de argumentos técnicos o sociales. Los cursos técnicos prevalecen. Se celebran posiblemente por prácticos del país; se refieren con preferencia a las producciones de éste, tienen en cuenta las condiciones locales y las necesidades especiales. Los cursos socia1e~, men~s numerosos, tratan de la organización profesional, del sindacalismo agrario, de la mutualidad, de la cooperación, etc. Igualmente en Francia, merecen señalarse los cursos por correspondencia, cuya iniciativa corresponde a la secretaría de la Unión de los sindicatos agrícolas del Sudeste. Se trata de la aplicación a la . enseñanza agraria de los sistemas ya adoptados por empresas p~.v~das para la preparación a otras escuelas administrativas y tecmcas. Estos cursos han alcanzado después de la guerra un desar:ollo muy co~siderab1ey demuestran el vivo deseo de instruirse que tienen los mejores elementos agrarios. Según la revista La Pratique Sociale (París, número de enero-marzo de I924), durante el año escolar I922-23, más de 500 agricultores enviaron regularmente sus composiciones para la correción a la Unión del Sudeste, y existen en Francia una veintena de centros de enseñanza de esta clase: en la Unión sindical de la Borgoña y de Franche-Comté, en la Unión' de los Alpes y de Provenza, en la Unión de Normandia, etc. Los cursos están destinados tanto a jóvenes agricultores aislados, deseosos.de ser auxiliados en el estudio de las cuestiones agrarias, como a sOCIeda~espreexistentes: sindicatos agrarios, mutuales, etc., 10 que permite a los alumnos recibir la enseñanza bajo la dirección

de un monitor. La función de éste no exige para nada una competencia especial: su labor consiste ante todo en coordinar los esfuerzos comunes, y, sólo entre 10 límites de sus conocimientos, en dar consejos; por otra parte, en caso necesario, puede solicitar el concurso de peritos agricultores que se encargan de explicar las cuestiones no comprendidas y de hacer las demostraciones útiles. Una « hoja mensual», recibida por todos los inscritos directamente o por intermedio del monitor, indica poco a poco el trabajo que hay que hacer. Este trabajo implica el estudio de diversas partes de un determinado Manual de agricultura, alguna visita a un instituto agrario, a veces experiencias persona1e~,por último una composición escrita y algún problema. Las copias enviadas cada mes a la secretaría de los cursos se devuelven corregidas; además, una hoja mensual distribuí da a todos los suscriptores da a conocer ulteriormente las críticas de orden general y publica las composiciones mejores. Los cursos repartidos en dos años, son iguales para todos los inscritos y pueden ser empezados indiferentemente en uno o en otro. Al fin de estos dos años, puede sostenerse un examen delante de una comisión compuesta de dirigentes de los sindicatos agrarios; el buen éxito da derecho a un diploma. La enseñanza a domicilio es impartida con más frecuencia por las bibliotecas agrarias. En Bélgica, poco tiempo después del armisticio, se constituyeron muchas nuevas bibliotecas, provistas de libros por el Ministerio de agricultura, en general a petición de sociedades; sin embargo, dada la reducción de los créditos, son preferidas las bibliotecas circulantes puestas a disposición de las federaciones en razón de una o dos por provincia. En Dinamarca desde hace muchos años, los Ayuntamientos y el Estado hacen esfuerzos considerables para fundar bibliotecas populares en el campo. En 1920, existían en conjunto 609 bibliotecas populares rurales, con 40~.0~0 volúmenes y unos 900.000 préstamos en el curso de I9I9-20. Existían, además, bibliotecas para muchachos en 472 ayuntamientos, o sea en más del tercio de los ayuntamientos, con I5o.000 volúmenes. En ~ Japón, son muy difundidas en los pueblos las bibliotecas fijas o .circulantes, En Servía, un gran número de pueblos poseen bibl:ote:a~. En Ing~aterra, en el País de Gales, en Escocia y en Irlanda, las ,blbhote~as C1rculan~esse .organizan más y más por Condado, segun un sIstema. sencillo y ingenioso, descrito perfectamente por la Reoue 1niernationale du Travail: « En la ciudad que '1 , . di d. parece a mas m ea a a este fin se instala un depósito; los libros se envían


EL EMPLEO DEL 'l'IEMPO LIBRE EN EL CAMPO 22

por ferrocarril, automóvil o de otro modo, a las escuelas del pueblo, a las sociedades e institutos, los cuales a su vez hacen de centros en los que los lectores pueden encontrar los libros. En Irlanda también las sociedades cooperativas son utilizadas como centros.El bibliotecario del Condado no necesita mucho espacio, porque su función principal consiste en tener los libros en circulación... La Comisión para las bibliotecas de la County Education Authority, que representa todos los órganos públicos que se ocupan de instrucción asiste al bibliotecario del Condado en su administración y nombra subcomisiones encargadas de elegir los libros y de controlar las cuentas. El Trust (1) sostiene todos los gastos por dos años, con la esperanza que en este período la organización dará sus resultados, mostrando .s:r neces,ara y capaz de bastar a sí misma, y también que el comité querra sostenerla con subvenciones. Si el resultado respo~de a las esperanza , el Trust regala los libros, los muebles, los objetos de cancillería y as cajitas en que se expiden los volúmenes. En caso contrario, retira todo el mater al para utilizarlo en otro sitio ll. ~~ los Estados Unidos, el auxilio concedido a la organización de las blbl;otecas por a Fundación Carnegieha permitido adoptar un sistema analogo de descentralización. Por último, en el Canadá las bibliotecas rurales, fijas o circulantes, han alcanzado un desarrolloconsiderable. El número de bibliotecas de la provincia agrícola de Ontario es más elevado que en cualquier otro país respecto a la cifra de la población. Cultura artística. - La música es quizás la más antigua y seguramente ~a más ~undida de las artes practicadas en el campo. ~n Alemania, no existe pueblo sin una pequeña orquesta y una sociedad de música instrumental. En Bélgica, es muy popular todo 10 que se refiere, de cerca o de lejos, a una fiesta musical. Sólo en la Gran Bretaña se cuentan unas 180 fiestas musicales al año y a cada una intervienen de 400 a 500 concurrentes. En el País de Gales, cada p~~b10 aspira a concurrir al Eisteddjodd, congreso de los bardos y ministriles de Gales. En el Canadá, las sociedades de amas de .casa proveen de pianos sus salones de reunión. En los Estados Umd~s,. una encuesta relativa ,a 402 familias rurales del Condado de ,Ll\~lllgstone(Nuev:a York) mostró que la mayor parte posee a1gun instrumnto musical, en general un piano o un fonógrafo con mucha frecuencia ambos. ' Tersicore es hermana de Euterpe. Casi por todas partes donde I

23

EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

(1) La Fundación CaInegie.

hay afición por la música, el baile es una for~a favorita d~ diversión. En Inglaterra, sociedades musicales y SOCIedades de baile popular cooperan con frecuencia juntas en la organización de ~as fiestas musicales. Sin embargo, la Revue Internationale du Trauaii hace notar que « el baile popular ha suscitado a vece~ en a1~unosCondados un gran entusiasmo Y en los Condados vecmos, mnguno ». En cuanto al teatro, tan popular en la Edad Media, ya no existen hoy en día las razones que antes determinaban su éxito. En Grecia en el tiempo de Esquilo y de Sófoc1e,en Inglaterra, bajo el reinado de Isabel, en Francia, cuando se representaban los « misterios ». el teatro era común a todos, abierto a todos, sin distinción ni de edad ni de cultura; reunía a todos. Ahora, según escribe un autor dramático francés de gran ingenio, Henri Ghéon, « el teatro popular, el teatro simplemente, necesita una idea y un ambiente. A falta de un ambiente, de una idea, el arte dramático popular... al parecer, hoy en día, de hecho no puede practicarse». En el Luxemburgo, donde las piezas teatrales escritas en dialecto, recitadas por los campesinos y que se inspiran mucho en la vida rural, ocupan un lugar importante, hacen poco para la cultura estética y moral. En Francia, las tentativas de teatro popular hasta ahora no han tenido éxito. Sin embargo, los Cornéliens, sociedad de aficionados que se Iimitan a pedir el reembolso de los solos gastos a los que recurren a su concurso, han podido hacer oir con éxito, en muchos sitios, comedias de Moliere,el solo de los clásicos franceses que sea completamente accesible a las masas, poesías de Victor Ruga, etc. Mejor aún, el incansable Henri Ghéon, autor y actor al mismo tiempo, procura crear un repertorio en que se encuentran las mejores tradiciones de la escena francesa anterior al siglo XVI. Pero los mejores resultados, al parecer, pueden registrarse en Inglaterra: la British Drama League, que se propone favorecer el arte dramático en las ciudades y en los pueblos, tiene entre sus adhererrtes, unas 150 sociedades rurales; la Village Drama Society, que arrienda contra una compensación muy módica, trajes y accesorios y envía, a petición, instructores encargados de dirigir los ensayos, ya se ha encontrado a contacto con I.500 publos distribudíos en todas las regiones. Según la Reoue 1nternationale du Travail, « un número considerable de grupos de actores de pueblo recitan las obras de Shakespeare. En general, su preferencia, al parecer, es por el drama sensacional y por los dramas sagrados; cuando se a1ejan de estos dos tipos, se dedican a la comedia ordinaria o a la farsa ».


24

EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAl\1PO

§ 3.

LA

OBRA DE LOS PODERES

Y DE LA INICIATIVA

PÚBLICOS

PRIVADA.

Cuál es la función respectiva de los poderes públicos y de la iniciativa privada en la organización y en el desarrollo de los diversos modos de empleo en el campo de las horas dedicadas al descanso? V ante todo, los poderes públicos tienen que desempeñar una misión sobre el particular? Para todo él que admita que estos poderes tengan, entre otras, la función de trabajar para que el ambiente social permita el más completo y más armónico desarrollo de la personalidad humana, la afirmativa no es dudosa. Pero, práccamente, la medida y los modos de la intervención de los poderes públicos son particularmente difíciles de determinarse. Mientras no se pongan trabas a la libertad ajena, cada uno puede di poner como mejor cree de las horas de ocio. Estas, por otra parte, son muy variables, según la estación, y en el momento de los grande trabajos: siega del heno, recolección, etc., desaparecen completamente. A veces el modo como se emplean, no representa en realidad sino una nueva forma de ocupación; así la velada permite efectuar más rápidamente algunos trabajos que sirviéndose de los brazos disponibles ordinariamente; constituye una forma espontánea de auxilio mutuo. Se comprende pues la reserva que se impone a los poderes públicos en su intervención acerca del modo de emplear en el campo las horas de ocio. Cuando éstas existen y en la medida en que existen, los interesados, según hemos visto, procuran buscar1es un empleo conforme a los usos y costumbres del país, a las posibilidades de la estación, del clima, del terreno. A ellos corresponde en general la iniciativa, al menos bajo forma de deseo; los poderes públicos deben secundar sus tentativas. Numerosos medios se ofrecen a los poderes públicos para hacer esto. Queriendo, por ejemplo, asegurar la vitalidad de los juegos de pueblo, pueden obrar sobre las sociedades concesionarias de transportes en común y obtener, en los días de fiestas locales la concesión de trenes especiales, de autobus suplementarios, et~.; pueden también interesarse por los concursos con la concesión de premios. Mucho más importante es su función en cuestión de enseñanza o de distracciones de orden intelectual. Los hemos visto fabricar y ceder en préstamo films cinernatográficos. Ponen profesores y conferenciante a dispo 'ición de socie-

/

EL E):IJ>LEODEL TIEl'r1PO LIBRE EX EL CA::\:IJ>O

25

dades de amas de casa y de otras a~~ciacionescon .fines educativos y contribuyen también a la formaclOn de los orgamzadores de estas entidades. Así en Inglaterra, se celebraron en 1920, bajo los auspicios del Departamento de agricultura, cursos estivos para estos oranizadores, en la Universidad de Oxford y en el University College, ~e Aberytswyth. En el Canadá, en la provincia de Ontario, el Estado presta a las sociedades su auxilio financiero bajo forma de envío de conferenciantes y de publicaciones, de experiencias, etc.; no obstante, hay que notar que este auxilio no supera un dólar por socio, mientras que las sociedades mismas gastan 6-7 veces más. En cuestión de bibliotecas, los poderes públicos hacen también más, concediendo suvbenciones, con frecuencia muy elevadas, para la fundación o el incremento de estas instituciones. Especialmente interesantes sobre el particular son para la Gran Bretaña y para Irlanda los Public Libraries Acts de 1892 a 1919, en virtud de los cuales, los Condados tienen derecho a imponer impuestos para la instalación de bibliotecas y también a contraer préstamos para hacer frente a los gastos relativos. En algunos países nuevos donde la población, distribuída en vastas extensiones, no está reunida en pueblos, la acción de los poderes públicos es todavía más amplia. En el Canadá, en Ontario, en virtud del Ontario Commumity Center Act, el Ministro de agricultura puede otorgar a los Ayuntamientos préstamos para auxiliarlos en instalar salones comunales y campos de juego. Estos préstamos pueden llegar hasta el 25 por ciento de los gastos de instalación, aunque sin superar 2000 dólares, y el Ayuntamiento interesado se proporciona el resto mediante emisión de obligaciones. El edificio debe comprender al menos un salón para reuniones con asientos moviles, un. escenario y otros accesorios, un salón de lectura provisto de una biblioteca y de una cocina. En los Estados Unidos, ocho Estados: Illinois, Iowa, Kansas, Massachussetts, Michigan, Nebraska, uevo Jersey, Tennessee, han adoptado de 1919 a 1922, leyes especiales que reconocen a los Condados, a los Cantones, a las ciudades y pueblos, el derecho de construir o de aquirir y adaptar locales destinados en general a los recreos de los soldados de tierra y de mar que prestaron servicio en la guerra mundial, aunque destinados después a los recreos de la comunidad (1). En el Wisconsin, no . (r) En otros Estados: Kansas, l'rHssouri, Nuevo ::\léxico, Dakota septentrional, Pen:::an~,. Dakota meridional, Estado de Wermont , Estado de Washington, se encuentran POSlCIonesanálogas, aunque de alcance más limitado.


26 se tienen

EL E:.\IPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

en cuenta los distritos administrativos y, en virtud del Comrnumity Center Act « puede crearse un centro para la comunidad y puede construirse una casa común (commünity house) en cada territorio que cubra al menos I6 millas cuadradas o que comprenda al menos 500 habitantes, y que tenga como límites sea los confines de un municipio, de una circunscripción escolar, de un distrito o de un cuarto del distrito, de un barrio, sea cursos de aguas, lagos, pantanos o cualquier otro confin natural de esta clase ». Los interesados determinan ellos mismos estos confines en la solicitud en la que piden la construcción del « centro para la comunidad» y votan afirmativa o negativamente sobre la oportunidad de tal construcción. Una vez reconocida ésta, imponen los impuestos necesarios para contribuir a la construcción y manutención de los edificios necesarios. Añádase que, de conformidad con el nuevo artículo 937 s de los Estatutos del Wisconsin, « la casa común puede ser utilizada para los fines siguientes: asambleas públicas, discusiones, recreos, diversiones, banquetes y fiestas públicas, juegos gimnásticos, salones de descanso, locales para la actuación de proyectos de organización agraria y todo otro fin que los interesados juzguen conveniente». Con el Wisconsin Community Center Act se pasa de la función de los poderes públicos a la de la iniciativa privada. Verdaderamente, en cuestión de diversiones rurales, existe una colaboración continua entre iniciativa privada y poderes públicos, o, para ser más exactos, los poderes públicos no obran sino para poner aquella en condiciones de afirmarse mejor y de extender cada vez más su esfera de acción, Esto puede comprobarse, en particular, en la Gran Bretaña con los Consejos de comunidad rurales de Condado (County Rural Community Councüs) que se han inspirado en la experiencia de Consejos locales, Los Consejos de parroquia, órganos del Gobierno local, creados .por .el Local Government Act de I894, modificado con las leyes votadas de I894 a I92I, en efecto, entre sus atribuciones tienen la de constituir o conservar lotes de terreno y campos de juegas. para recreo de los habitantes. Sus representantes, juntos con los de las sociedades gimnásticas y de las diversas asociaciones interesadas en 13; instrucción y en el recreo de la juventud y de los adultos, habían formado el núcleo de Comités o Consejos de pueblo. Estos comités, a su vez, comprendieron en seguida que tenían interés en ponerse de acuerdo con los de los pueblos vecinos, para una acción común. Muchos gastos se encontraron reducidos cuando se. cele bró el acuerdo sobre cuestiones como la remuneración y las

Wisconsin

EL EMPLEO DEL TIEMPO LIBRE EN EL CAMPO

27

los conferenciantes el transporte del material para proVlaJes de ' etc .. En I920, en el , iones luminosas, de cinemas ambulantes, :)ecc . ., d 1 . Condado de Oxford, se hizo más y, con la conSt1tucl~n e pnmer . para la comunidad rural de Condado, se llego a establecer " . Consejo una estrecha colaboración entre las organizaciones ofiC1a1e~y las asociaciones privadas que se proponían favorecer las obras de instrucción y de recreo Y promover la higiene y el bienestar de, los trabajadores agrícolas en to~o el ter~torio ,del Cond,ado. Segun la Rev~e International du Trauail, Consejos análogos existen e~ la ac~ualidad, bajo formas distintas, en once Condados, y se esta e,stu~ando su creación en otros. Aunque la composición y la org~ll1zac~on de loes tas entidades consultivas varían algo según las contingencias , cales, en general comprenden: a) representantes nombr~aos por el Consejo de Condado y por las Comisiones de este Consejo que s.e ocupan en particular de la instrucción, de la higiene y de la agncultura; b) personas especialmente calificadas o repre~entantes de otros organismos del Condado, como por ejemplo, el director de la instrucción o el director de la agricult,ura, así como representantes de las clases de los propietarios territoriales, de los arrendatarios y de los obreros agrícolas; c) representantes de asociaciones ?ri~adas que se ocupan de obras sociales comprendidas las orga~lzaclOnes que se proponen la educación física y moral, como por ejemplo, los Boy Scouts y las Girl Guides, y todas las instituciones encaminadas a acostumbrar a los jóvenes a emplear sana y honradamente sus descansos. Por cuanto los Consejos de comunidad rurales sólo desde hace' poco tiempo hagan sentir su acción, al pare~er, ésta está destinada a dar los mejores resultados. En efecto, es cierto que de un esfuerzo aislado puede nacer, bajo la influencia del entusiasmo y de las atractivas de la novedad, un movimiento cuyo inicio crea a veces ilusiones, pero cuyo porvenir está unido indiso1ublemente a la persona de su ideador. Sólo la acción colectiva consigue asegurar la estabilidad de la empresa, o sea su éxito definitivo. Desde. hace mucho tiempo, se había comprendido esto en cuestión de aSlste.ncia, y los resultados obtenidos en este campo en Alemania, Francla, Gran Bretaña era muy halagüeños. No podría suceder distintamente si los poderes públicos y la iniciativa privada, bajo todas sus formas, se propusiesen resolver, de acuerdo, el problema de los descansos en el campo. MAURICE BEAUFRETON.


El empleo del tiempo libre en el campo