Page 12

Impreso por Juanfer Fernández Calderín. Prohibida su reproducción.

EL CURIOSO CASO DE

DARREN FLETCHER El pelirrojo Paul Scholes pasó el balón a la banda izquierda. Cristiano Ronaldo controló, amagó con la derecha y centró con la zurda. El balón voló hacia el área pequeña, donde remató Darren Fletcher para superar a Peter Cech. Minuto 31, Old Trafford. 6 de noviembre de 2005. No fue un gol bello ni histórico pero fue un gol importante. La victoria por uno a cero del United cortó la imbatibilidad en la liga inglesa del Chelsea, que acumulaba 40 partidos sin perder. En aquel inicio de temporada, los de Londres sólo habían cedido dos puntos ante el Everton. El autor del gol de cabeza era una joven promesa de veintiún años, un escocés cuestionado por la grada y protegido por su paisano Alex Ferguson. Han cambiado mucho las cosas después de más de siete años. En aquel Manchester United jugaban Cristiano Ronaldo y Ruud Van Nistelrooy; al Chelsea lo entrenaba José Mourinho, y en su once inicial estaban Asier Del Horno, Damien Duff y Makelele. También han cambiado mucho las cosas para el autor del gol. Fletcher tiene el perfil típico de un jugador profesional de éxito: veintiocho años, una Copa de Europa, internacional, un peso que ronda los 85 kilos, dos hijos. Pero tiene un intestino grueso atípico, un intestino grueso enfermo. El 13 de diciembre de 2011 el Manchester United comunicó que el jugador tenía que retirarse temporalmente del fútbol para atender su salud. La causa era una enfermedad inflamatoria intestinal: la colitis ulcerosa. Un cuadro clínico que el club y el jugador habían ocultado durante el año anterior en el que el escocés había sido baja de vez en cuando. Los partes alegaban un supuesto virus estomacal. La colitis ulcerosa es una enfermedad más o menos desconocida a nivel popular, aunque no es una enfermedad rara. En España, aproximadamente 10 de cada 100.000 personas son diagnosticadas al año. Afecta al intestino grueso o colon. Éste está recubierto por una telilla, llamada mucosa, que lo protege de los microbios. La telilla favorece que los restos de nuestra alimentación puedan ser expulsados de manera sana después de pasar por el final del intestino. La colitis ulcerosa impide este proceso, como explica con claridad el médico de aparato digestivo del hospital Ramón y Cajal de Madrid, Antonio López San Román. “En la colitis ulcerosa, por una causa desconocida, la mucosa del colon se irrita e incluso se rompe, recubriéndose de pequeñas úlceras, como si por dentro del intestino nos apareciera una erupción o una quemadura”, afirma. El sistema inmunitario (nuestras defensas, nuestros glóbulos blancos) se altera, funciona de manera incorrecta y el recto se inflama. Entonces, los síntomas que aparecen son diarrea, sangre, molestias en el recto, dolor de tripa. Un cuadro clínico que todo el mundo ha sufrido durante unos días pero que, con la colitis ulcerosa, dura meses y meses y meses.

Quality Sport marzo 2013  

Avance de contenidos de la revista Quality Sport del mes de marzo de 2013

Quality Sport marzo 2013  

Avance de contenidos de la revista Quality Sport del mes de marzo de 2013