Issuu on Google+

Deporte: Socialismo y Revolución

IV Asambleya Nacional: «Creyando os alazetz de l’esdevenidero» Uesca/Osca 22 de febrero de 2014


Índice

1. Introducción………………………………………… 2 2. Deporte en las Sociedades Capitalistas………….… 2 3. Mercado estético-dietético………………………….. 4 4. Conclusiones: Deporte y Socialismo…………...….. 5

1


1.- Introducción

La conquista del Socialismo no únicamente conllevará la socialización de los medios de producción, debe tenerse en cuenta que supondrá un cambio radical para la clase trabajadora en las condiciones sociales debido a la nueva relación de poder establecido. El Socialismo exigirá que la educación, el ocio, la sexualidad, las relaciones entre los individuos, la cultura, el deporte,… la propia concepción del ser humano sean reformuladas, romper con los valores capitalistas y huir de los infantilismos de la izquierda más progresista.

De igual modo que en ponencias anteriores de Purna–A Chovenalla Revolucionaria y Independentista se han tratado temas como el Derecho de la Pereza y el Decrecimiento Económico para romper vicios capitalistas adquiridos e innatos por la sociedad y dadas por nuestra educación; el objetivo de esta ponencia es romper con otro tema que dentro de la izquierda revolucionaria pueda generar dudas sobre su planteamiento, pero que en el Socialismo es un pilar cultural y educativo importante: el Deporte. De igual modo dentro de nuestra organización deberían analizarse y tratarse otros temas y expresiones de la sociedad como el arte, la música, el teatro, el cine,… para comprender mejor como en el Occidente Desarrollado el capitalismo usa y explota estas manifestaciones culturales de cada pueblo.

2.- Deporte en las Sociedades Capitalistas

En los países capitalistas el Deporte destaca por la primacía del individualismo, la elitización y la competencia insana orientando al deportista profesional, y a quien aspira a serlo, a ser una parte del engranaje del mercado de consumo de espectáculo. Es cierto no obstante, que gran parte del deporte amateur y en edad escolar (especialmente en deportes minoritarios) los valores por los que se realiza la práctica deportiva son el desarrollo y aprendizaje personal, y el disfrutar con amigos en la práctica del deporte favorito. Pero estos pequeños grandes oasis creados por las y los trabajadores no oculta ni suponen una amenaza del gran negocio que supone el Deporte. Ya dentro del deporte amateur y escolar cada club deportivo debe luchar fervientemente para sobrevivir: pago de cuotas y fichas únicamente para poder jugar y competir, alquiler de espacio, pago de árbitros, adquisición de material deportivo,… Todos estos gastos deben ser sufragados mediante cuotas de las y los jugadores o por sus padres o tutores. Pueden tener la suerte de que alguna empresa o PYME les aporte dinero o material a través 2


de un patrocinio y que les ayude a sobrevivir.

Ya dentro del deporte profesional es común asimilar y normalizar el trinomio deporteespectáculo-obscenidad económica, y es normal ante el bombardeo mediático diario que se sufre y no sólo en la sección de deportes de los noticiarios y prensa. No se puede negar los excesos de todo tipo que giran en torno alrededor del espectáculo deportivo del fútbol, la NBA, la Fórmula 1, las olimpiadas, los campeonatos mundiales y mundiales, el fútbol americano (especialmente la superbowl); e incluyendo de igual modo aquellos deportes que por el material o instalaciones necesarias para su práctica únicamente están disponibles para la élite económica… pero quedarse únicamente con esta imagen sería de necios. Igual como cualquier trabajador o trabajadora hay una multitud de hombres y mujeres que se han dedicado a la práctica deportiva y que empresas-club deportivos les han utilizado y explotado a su antojo por sus intereses mercantilistas y que fueron abandonados como juguetes rotos si no llegaron a ser tan buenos deportistas (si no han sido suficientemente rentables) como se esperaba o si se hicieron demasiado mayores. Especialmente trágico es el tráfico de personas traídas a Europa y Estados Unidos desde África, Latino América y Asia engañados con un futuro mejor de igual forma que tantos otros inmigrantes que acuden engañados por mafias al Occidente Desarrollado en busca de un futuro mejor. Estos emigrantes son casi siempre menores de edad, lo que les convierte en más vulnerables a la voluntad de las mafias. Como en cualquier emigración ilegal llevada a cabo por mafias, en las deportivas (especialmente de jugadores de fútbol y baloncesto) la persona es manipulada a su antojo y obligada a pagar deudas incluso mayores a la del tráfico de personas no deportistas en conceptos de tramitación de fichas, asesoramiento legal, viaje, hospedaje, representación,.. y todo mentira para luego ser abandonados a su suerte. Al suponer sumas de dinero tan grandes, son incluso su comunidad y pueblo quien busca la forma de poder pagar ese coste por la ilusión de que un miembro suyo triunfe en el deporte profesional.

En todo este análisis se ha hecho referencia a la imagen cotidiana que se tiene del deporte: los deportes mayoritarios y practicados por hombres. El deporte en el capitalismo, como muchos otros aspectos de nuestra realidad, se caracteriza por un marcado machismo viéndose reflejado desde la infancia. Aunque es cierto que ya es algo más común ver a niñas practicar deportes colectivos e individuales en patios de colegio y en la calle, siguen siendo una minoría respecto al total de niñas y jóvenes. Ya desde edades muy tempranas se segmenta el tipo de juego y deporte que puede practicar en función del género que se tenga: muñecas, juegos que simulan las tareas del hogar, maquillaje, etc. son juegos aptos para niñas; balones, muñecos de acción y bélicos, coches, 3


juegos que simulan herramientas y trabajos mecánicos, etc. son juegos aptos para niños. Se mantiene en el subconsciente la falacia que el deporte practicado por mujeres es incapaz de dar el mismo espectáculo que el masculino ya que técnicamente no son tan buenas, ni están tan físicamente desarrolladas como los hombres. Por tanto, esto es un aspecto clave en el mantenimiento de micromachismos, que fácilmente pueden ser pasados por alto si no se hiciera este análisis global y profundo de la sociedad; análisis en el que las y los socialistas deben ser conscientes en que su deseo de superación de las actitudes y vicios capitalistas no puede ser separado.

3.- Mercado estético-dietético

Aunque esta ponencia no busca entrar en el debate de que modelo alimentario resultaría más idóneo, sostenible y ético, no se puede comprender en su totalidad el negocio del deporte en el Capitalismo sin analizar, aunque sea de forma breve, el papel que juega el negocio estético-dietético en este engranaje. Tal como se ha comentado en la introducción se debe tener en consideración este análisis enfocado en las sociedades del Occidente Desarrollado, y paulatinamente más en los nuevos países ya desarrollados o en proceso de ellos (para las élites sociales que controlan dichos Estados).

La necesidad humana de la alimentación es reducida a un mero elemento más de consumo, en el que por un lado se vende el placer de comer abundantemente (más de lo que el propio organismo precisa) y por otro lado, el de la necesidad de adelgazar y/o mantenerse en el peso “socialmente aceptado” como idóneo. En la industria de la imagen se juega con la autoestima de las personas, manipulando la visión que tiene cada individuo sobre si misma y condicionando el consumo de determinados alimentos y productos para alcanzar la “imagen deseable” unido a la compra de aparatos gimnásticos de toda índole –manuales y electrónicos-. Asimismo, incluso esta situación del mercado ejerce una nueva barrera entre Clase. La alimentación más saludable -fruta, verduras, legumbres, etc.- no siempre es la más accesible económicamente (muy conocida es esta situación, por ejemplo, en Estados Unidos); y los aparatos, la ropa, los complementos, suplementos alimenticios,... no está al alcance de todos los bolsillos. Estas limitación de renta, que impiden el consumo de todo lo que fomentaría un mejor aspecto estético, a las trabajadoras y trabajadores más susceptibles a esta engañifa estética capitalista pueden llegar a fomentar frustración, depresiones, trastornos alimentarios, etc. 4


Junto a la simplificación del deporte a un mero espectáculo de masas -comentado en el punto anterior- para tener una visión global de la manipulación que sufre la actividad física en el Capitalismo, las y los socialistas deben superar igualmente el fin estético al que igualmente se ha visto reducido.

4.- Conclusiones: Deporte, Socialismo y Revolución

Con la conquista del poder por la clase trabajadora todo polvo y telaraña, por minúsculo e insignificante que pudiera parecer, del régimen Capitalista debe ser total y absolutamente barrido. Aspectos como la competencia insana, la discriminación por género, el espectáculo por el mero espectáculo, la estética,… deben ser comprendidos y superados. Igualmente que en la ponencia “Decrecimiento Económico: ¿Herramienta del Socialismo” se argumentaba la idea de luchar contra la idea de la Cultura del Trabajo -tan comúnmente asimilada-, en esta ponencia se llama a recuperar, regenerar y actualizar la Cultura (de la Actividad) Física ya empleado en la URSS y donde –de forma pionera- dispuso de un Ministerio de Deportes.

Se debe entender y desarrollar el concepto del deporte y la actividad física en todo el potencial que ofrece. Su promoción se debe entender en primer lugar como elemento básico para la salud y calidad de vida de la población. Científicamente se ha demostrado que el sedentarismo, junto a una mala alimentación, favorece la aparición de numerosos problemas de salud y disfunciones orgánicas; y a pesar de que este no es el medio indicado para su análisis y estudio, es importante comprender la necesidad de hacer del ejercicio un hábito; habito y rutina al que se debe tener un acceso total a su práctica con el material e instalaciones adecuadas para su ejercicio correspondiente al nivel, exigencia y edad de cada individuo –si así lo desea-.

De igual modo, existe la necesidad de comprender y desarrollar el debate y estudio del papel que el deporte –ya sea individual o colectivo- puede ejercer en la propia Cultura y en las interrelaciones sociales. En la educación socialista el deporte es una de las muchas patas de ella; a través de la actividad física se es capaz de enseñar valores imprescindibles para la Revolución como el compañerismo, el compromiso, la igualdad de géneros, la disciplina, el valor por el trabajo propio y ajeno, el respeto por una misma y hacia los “rivales” y compañeros,…

Sabedores que las organizaciones que luchan en pos de la liberación de Clase, de Género, y Nacional deben ser conscientes de sus responsabilidades priorizando el trabajo político en las 5


necesidades más inmediatas de la juventud y en la Clase Trabajadora en general; urgencias como educación, sanidad, explotación laboral, emigración, lucha por la igualdad de género y la libertad sexual,… no pueden caer pecar de cortoplacismos y reconocer su obligación en el propio aprendizaje y en la compartición de la educación revolucionaria que abarca toda muestra cultural, debate político e interés social de cualquier tipo de ocio. En lo que compete a esta ponencia, se llama a la militancia a asumir su compromiso en el fomento de hábitos saludables e intrínsecamente revolucionarios; siendo conscientes que esta tarea es únicamente tangencial ya que no se es un club deportivo, pero siendo algo eminentemente transversal a la sociedad. Se debe profundizar en el fomento de la práctica deportiva tanto a nivel individual como organizativo asumiendo y mostrando su carácter revolucionario; haciendo hincapié en aquellos aspectos que luchen por el fin de la discriminación por género, raza y condición social para utilizar la actividad física como vía hacia la implantación de la base de unos valores éticos y culturales meramente socialista entre la Clase Trabajadora de nuestro País.

6


Deporte socialismo y revolución