Issuu on Google+

Ellas pueden fingirlo Hay una especie de reclamo no formal, más bien solapado todavía, que emerge del  mundo de lo machos humanos. No es que no se la puedan, no es que ahora les duela  la cabeza a ellos, o que inventen excusas para evitar cumplir. No. La cuestión es que  desde hace unas décadas ellas  han tenido una vía de escape contra el machismo  recalcitrante ­ ése que las trató siempre como meros objetos de adorno, placer o  tierna maternidad. Sin más ni más enrostraban a los viriles su incompetencia para  satisfacerlas, para hacerlas sentir  todo lo que podían, para darles fuerte  a la hora del  sexo. En fin, ellas golpeaban la cama de una buena vez. Y claro, en principio dolía  en lo más  hondo de la naturaleza dura de los héroes feos, peludos y hediondos.  Parecía que esta vez la batalla estaba perdida. Sí, pues las niñas habían descubierto  que son multiorgásmicas, que su fortaleza estaba en su debilidad, que el placer que  otorga el pequeño apéndice de ahí abajo está muy por encima de cualquier artimaña  erógena del pene, y que, por tanto, había llegado la hora de agachar la cabeza frente  a nuestro adversario.  Y nosotros que las deseamos tanto y tanto, hacemos todo lo que sea necesario para  mantener las cosas en orden a la hora de la  batalla. Y no podemos eludir nuestra  natural responsabilidad, ésa que todos sabemos.  A veces hasta nos desconcentramos  por puro querer concentrarnos, y las intenciones  del macho que llevamos  dentro  simplemente   no   valen.   Ahí   nos   vemos   –y   nos   ven­   en   nuestra   débil   realidad  expuesta. Y nos sentimos culpables, pocohombres. Y no corresponde, no más.  Ellas están en lo cierto: su naturaleza sexual está  muy por  encima de la nuestra a la  hora del placer. Jamás  lograremos  sentir, ni acercarnos  siquiera, a esa explosión  orgásmica que consiguen como si nada. Correcto, pero no basta. No, porque la idea  es que ya es hora de la verdad viril. Ellas pueden fingirlo, nosotros no. Ellas pueden  mentir, engañarnos con estertores y gemidos de apariencia notable, y juramos que  estamos matando.  Ellas pueden fingirlo, y no es broma. La llevan. Están encima en  esto. Incluso se oyen comentarios  jactanciosos  al respecto. De veras que pueden  jactarse. Bien por ellas. Nosotros no podríamos jamás fingir una erección, o se para  o no se para, así de simple. Y en eso se nos va la vida. Al menos... se nos iba. Ahora  las cosas van a cambiar.  Ya descubrimos que no es justo. No somos meros penes que deben erectarse en  momentos precisos, no sólo somos eso. También tenemos sentimientos y estados de  ánimo. Nos gusta cumplir, pero a veces la rutina, el cansancio, la falta de plata, el  mal negocio, la ansiedad... no nos deja en paz, y la cosa queda lacia, lacia. Somos  menos machos, entonces? No. Es que no podemos fingir, y es necesario ver ahí un  cambio de imagen, una renovación en las expectativas, en lo que somos de verdad.  Mal por ellas si juegan a los fingimientos. No es un acto noble. Quizá huyen, quizá  niegan o evaden. No es sano. De hecho, es una muestra más de la forma en que han  asumido el machismo. Así nos han querido dar una bofetada justo en medio de la 


hombría. Se dañan para dañarnos. Es una farsa penosa, muy penosa. Y es tiempo de  dar vuelta la página. Basta de fingir, basta de jugar al macho total. No podemos  fingir, y reconocerlo nos hace mejores, más fuertes, más libres.  Si ella pretende juzgarte por lo lacio que está, no es que no te ame, sino que es  indigna de sí misma y de ti. Quizá está jugando todavía a vengarse por todas sus  hermanas maltratadas. Y no es justo ya, porque nosotros también hemos hecho lo  necesario para que las cosas cambien, y es bueno que veamos qué queremos a la  hora del placer. La idea es que no finjamos más y dejemos de centrarnos en el pene  duro como signo de satisfacción sexual. No se trata de excluirlo, evidentemente, sino  de aprender a gozar con todo el cuerpo y todas las actitudes necesarias para que ya  no sea una competencia la hermosa fiesta del sexo.  Ellas han tenido que fingir en muchas áreas, nosotros también. Ellas deben decir lo  que les gusta y lo que no, nosotros también. Es hora de aprender a hacer el amor  antes de tener sexo. Pueden fingirlo... Que no sea necesario más.

Herman Johnson Armijo


Ellas pueden fingirlo