Page 2

2 |Q

| LIMA, del 14 al 20 de junio del 2010

tendencias DÍGALO CON ÍCONOS

¿Una imagen vale

más que una

En el caso del Iconji, sí. Este novedoso sistema de comunicación utiliza íconos y no palabras con el objetivo de traspasar barreras culturales. ¿Será posible? POR GIANCARLO PEÑA

E

n su evolución, el lenguaje extendió su representación sonora a la representación gráfica, configurando sistemas de escritura realmente originales. Desde la inmediatez de la conversación y el discurso en las plazas, hasta los foros virtuales de Internet, nada detiene nuestra necesidad de comunicarnos. Y a todo esto ha venido a sumarse el Iconji, una aplicación para iPhone, iPodtouch, Ipad y Facebook que se promociona como una “nueva forma de mandar mensajes a tus amigos”.

Como los egipcios con sus jeroglíficos, o los chinos con sus ideogramas, el Iconji echa mano de las viejas tecnologías: representar ideas en imágenes sencillas. Enmarcadas en una serie de cuadrados de 32 x 32 píxeles presentados a manera de teclado, su “vocabulario” consta de

más de 1,100 caracteres, cada cual con uno o más significados. Con una sintaxis muy simple (un signo tras otro), se selecciona uno o más para formar el mensaje, lo que abrevia el tiempo que toma teclear palabras.

Pese a las buenas intenciones de sus creadores, encontré no pocas dificultades para comunicarme: es necesario memorizar los pictogramas hasta que su uso sea automático. Si bien cuenta con un buscador para encontrar la palabra necesaria y los íconos están agrupados por afinidad, es difícil hallarlos. Dentro de su variedad, el vocabulario tiene, además, importantes omisiones: el sustantivo mesa tiene cuatro variantes (general, de campo, escritorio o pupitre, y para cambiar pañales), pero no existe un pictograma para “solo” ni como adjetivo ni como adverbio. Sin embargo, cada usuario puede crear nuevos caracteres que se proponen a los encargados del vocabulario, quienes aprobarán su uso y difu-

sión. El riesgo es, por supuesto, el crecimiento exponencial de un sistema que precisamente pretende simplificar la comunicación.

Pero Iconji es más ambicioso todavía: uno se podría comunicar con otros usuarios del mundo independientemente de su idioma materno, ya que los significados de los caracteres son equivalentes en inglés, español, francés, italiano, alemán, hindi, chino mandarín, japonés y, próximamente, en turco y swahili. Así, Kai Staats, cabeza del equipo creador de Iconji, considera que este nuevo lenguaje evolucionará rápidamente al permitir a sus usuarios crear sus propios símbolos, lo que facilitará “traspasar las barreras culturales”. Algunos pictogramas son muy intuitivos y su imagen es fácilmente identificable, pero otros

exigen alguna, si no mucha, imaginación. Además, los significados que cada cultura e incluso cada contexto imprimen a un signo hacen que la interpretación sea tan importante como conocer el código para una comunicación exitosa (si tal cosa es posible). Nino Bariola, profesor de Lingüística del Departamento de Humanidades, hace un comentario escéptico al respecto: “La comunicación siempre es potencialmente precaria, está basada en una asunción de parte del emisor de que su mensaje puede llegar de forma fidedigna al receptor. Pero lo cierto es que ese mensaje está siempre sometido a las habilidades interpretativas del receptor, quien lo confronta con su bagaje cultural, su conocimiento lingüístico y del mundo, y con sus coordenadas subjetivas (muchas de ellas inconscientes)

Suplemento Q  

Suplemento de la Pontifica Universidad Católica del Perú

Suplemento Q  

Suplemento de la Pontifica Universidad Católica del Perú

Advertisement