Page 1

Año 2 / N°11 / Julio 2012 / San Martín / Mendoza / Argentina

Espiritualidad EN TIEMPOS DE CRISIS: «FIJARSE EN JESÚS» Pág. 3

06. 07. 10.

Testimonio Ceferino Bonanno, nuestro formador parroquial Santoral San Alberto de Mesina Grupo De la mano de María Parroquial


Saludo Sacerdotal

2 Contacto Parroquia Nuestra Señora del Carmen 9 de Julio y Chacabuco, San Martín, Mendoza Tel. (0263) 4421119 boletin.elcarmelito@gmail.com El Carmelito Podés leer todos los boletines anteriores en: www.issuu.com/elcarmelito

Horarios Misas Martes a sábados 19:00 h. Domingos 9:00, 11:00 y 20:00 h. Confesiones Miércoles de 16:30 a 18:30 h. Jueves de 20:00 a 22:00 h. Viernes de 10:00 a 12:00 h. Secretaría Mañana, de miércoles a sábado de 9:00 a 12:00 h. Tarde, de martes a viernes de 17:00 a 20:00 h.

Editorial Realización: Parroquia Nuestra Señora del Carmen Diseño gráfico: Bruno Ferato 2616969044 br1x3@hotmail.com

En el día en que aparezca este boletín parroquial, estaremos celebrando prácticamente el día de nuestra Santa Patrona, la Virgen del Carmen. Me pregunto: ¿Qué habrán pensado en 1869 cuando fue erigida nuestra parroquia y los fieles y el párroco de ese momento la pusieron como patrona? Y sobre todo muchas veces me cuestiono: ¿Seguirá esta advocación generando LUZ para el camino de esta parroquia, casi 150 años después? Respondiendo a esta última pregunta desde el año pasado estamos intentamos redescubrir la espiritualidad carmelitana, retomando la imposición del escapulario consagrando hijos predilectos de la Virgen del Carmen y sobre todo, volviendo a la fuente de toda espiritualidad consistente, la Palabra de Dios. Este año, sin dejar aquello, hemos repasado y profundizado nuestra consagración bautismal. Ha sido nuestro deseo renovar y recuperar la fuerza que se nos ha regalado en este hermoso sacramento. Necesitamos de esa fuerza y que esa “vida nueva” nos regale una mirada comprometida y manos generosas con las cuales encarar la vida y la transformación del mundo en el que vivimos… Descubrimos muchos signos de vida venidos de Dios en

nuestra comunidad, pero Dios nos invita a más. Y por eso estos días de novena terminan con gestos sencillos pero significativos: consagrar nuestra vida a la Virgen del Carmen como expresión de nuestra consagración bautismal, consagrar a nuestros jóvenes, niños, familias, a toda nuestra parroquia, para hacernos una comunidad buscadora de Dios, especialmente en su Palabra y la Eucaristía y una comunidad misionera, porque nadie puede encontrarse con Jesús y permanecer indiferente a la realidad que nos interpela. Un año cumple nuestro Boletín Parroquial “El Carmelito”. ¡Un año ya! Tal como lo decía en el primer número, ha sido una hermosa herramienta de comunicación hacia dentro de nuestra misma parroquia, de perseverancia de quienes la hacen posible y de cada grupo y comunidad parroquial que han aportado lo suyo y lo esperan mes a mes con expectativa. Para muchos, me consta, una herramienta de espiritualidad. Deseamos ardientemente que cumpla muchos años más y hacerla crecer para seguir ofreciéndonos la oportunidad de conocernos más y alentar el camino personal y comunitario. Pbro. Pablo López


Espiritualidad

En Tiempos de Crisis: «Fijarse En Jesús»

Este verbo lo podemos entender en dos sentidos: Fijarse en Jesús es mirarlo con detenimiento, estar atentos, caer en la cuenta de quién es aquel a quien miramos y perseverar sin distraernos. En nuestro caso se trata de aprovechar este tiempo para revivir nuestra conciencia interior de esa presencia de Cristo siempre eficaz y transformante de toda nuestra realidad. Él nos amó primero y se puso primero en la entrega de la vida y, mirándonos, nos da la certeza de estar siempre en compañía de quien nos ama bien. Por eso Santa Teresa nos insiste en que si mantenemos la mirada fija en Jesús todo se nos hará poco. Pero también fijarse en Jesús puede entenderse en el sentido de afirmarse en Él, afianzarse en Él, enraizarse en Él como roca firme, cimentarse en Él como base y fundamento digno de toda confianza. Se trata de una mirada interior, en la certeza de la fe, que nos ayuda a reconocer que nuestra vida tiene tanta firmeza y seguridad cuanta confianza tenemos en este Cristo. 1. FIJARSE EN JESÚS EN TIEMPOS DE CRISIS Hoy la crisis nos rodea por todas partes y nos afecta de muchas maneras. Si bien la más sentida y acuciante en este momento es la crisis económica, detrás está la profunda crisis de valores que se manifiesta en crisis

3

Autor: Un sacerdote carmelita P. Rómulo Cuartas Londoño, Ávila, 25 febrero 2012.

familiares profundas, insoportables crisis sociales y políticas, alarmantes crisis institucionales, lacerantes crisis de solidaridad en la lucha contra los males endémicos que afrontan pueblos enteros, pobres, enfermos y desplazados. También se habla de crisis de Dios, o al menos de la forma de relacionarnos con Él. En toda esta realidad desconcertante hay un gran déficit que buscamos solucionar de muchas maneras. Unos acudiendo a los mercados, otros a las llamadas economías emergentes, otros a organismos de decisión; otros acuden también a diversas substancias, tratamientos y prácticas, ordinariamente evasivas y engañosas. Está bien hacer todo lo que lo que esté a nuestro alcance para encontrar alguna solución. Pero si fallan los cimientos ¿qué consistencia podrán tener las soluciones? Dios es el único cimiento verdadero que puede restaurar los valores y dar fundamento a soluciones justas y durables. a) Fijarnos en Jesús para superar el déficit de Dios Después de sufrir en el destierro de Babilonia, el pueblo descubrió que las propuestas de bienestar de los invasores le había robado la idea de Dios. El Dios santo y justo que había hecho Alianza con su pueblo para que construyera una sociedad fraterna en igualdad, había sido reemplazado por ídolos de oro y plata que prometían lo que no

podían dar. Se habían dejado introducir una imagen falsa de Dios, y eso los hizo ver a un Dios lejano y exigente, y además también había cambiado el modo de relacionarse con el mismo Dios. Había devaluado la imagen y concepto que cada uno tenía de sí mismo. Todo era negociable y se podía comprar: a Dios se le compraba con ritos vacíos y rutinarios de cumplimiento; a los hermanos se los dominaba, sometía y explotaba, y cada uno pensaba que la meta de su vida era tener y dominar. Con este esquema metido en su mente y en su corazón, la crisis los sorprendió tan debilitados que cuando los invasores les preguntaban burlándose ¿dónde está su Dios? Ellos sólo podían responder: nuestro Dios nos ha abandonado, le importamos muy poco. Muchos hoy acusamos una sensación de que nuestro Dios, por lo menos, es extraño. Quisiéramos manejarlo según nuestras necesidades inmediatas, que nuestra fe en Él fuera más útil y produjera resultados más tangibles. Pero el Dios vivo y verdadero no es así. Lo primero que tenemos que hacer para recuperar nuestro déficit de Dios es reconocer que Dios es Dios. Que él no está en crisis y ni tampoco su amor por sus hijos e hijas. Que si sufrimos males es porque realmente nos hemos alejado de su mente y de su corazón. Fijar los ojos en Jesús nos


da la oportunidad de reconocer de nuevo que los designios de Dios para con nosotros son designios de paz y no de aflicción, y que lo ha corroborado enviando a su propio Hijo para que tengamos vida abundante y feliz. Mirando a Jesús, recibimos de nuevo el llamado a ser misericordiosos como lo es nuestro Padre celestial. Porque no rechaza nada de cuanto ha hecho ni se recrea en la destrucción de los vivientes ni el sufrimiento de sus hijos e hijas. Así entendemos que Dios no reclama sacrificios ni ritos interesados sino amor, justicia y lealtad (Mi 6, 8). Por eso la mejor forma de cubrir nuestro déficit de Dios es tener presente el inmenso amor con que nos amó y la inmensa cercanía y cariño que nos ha demostrado en darnos a su Hijo muy amado. Siempre está dispuesto a darnos, no sólo todos los bienes, sino Él mismo para que estemos siempre en su hogar. b) Fijarnos en Jesús para cubrir el déficit de autoestima y de fe en nosotros mismos Mirando a Jesús estamos como ante un espejo que nos refleja nuestra identidad de personas humanas. Él es el único capaz de revelar al hombre su auténtica dignidad y dónde está el fundamento de la misma. En Jesús vemos la plenitud de la divinidad y recordamos que hemos salido de las manos de Dios. Por eso, mirando a Jesús podemos reconocer el alimento destinado a los cerdos con que nos hemos alimentado muchas veces por desconocer dónde está la fuente de agua viva que puede saciarnos. Aquí está el secreto para entender aquello de que “no sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”, siendo Cristo la Palabra en la que el Padre nos lo ha dicho

todo y nos lo ha dado todo, el alimento que sacia de veras y perdura hasta la vida eterna. Lo primero que tenemos que hacer es asumir la crisis con señorío. Con el señorío propio de hijos de Dios. No somos unos incapaces, Puede ser que no tengamos riquezas; que tengamos carencias. Pero bien sabemos que nuestro valor no está en caída, que no hay mercados que puedan devaluar nuestra riqueza soberana. Porque no valemos por lo que tenemos o consumimos, sino por lo que somos. c) Mirar a Jesús para superar el déficit de fraternidad y solidaridad Mirando al mismo Jesús, Él nos enseña cómo afrontar la crisis. Y hasta nos hace ver la dicha que hay en el sufrir para que se dé una sociedad fraterna y justa, en la que nadie pase necesidad porque estamos dispuestos a socorrer al hermano aún con la entrega entregando la vida. Eso fue lo que hizo y sigue haciendo Jesús. Su vida fue toda disponibilidad y toda entrega. Su alegría llegó al éxtasis cuando comprobó que a los pobres y los pequeños el Padre les revelaba los secretos del Reino. Con los secretos del Reino a ellos revelado entendemos que la voluntad de Dios no era que unos sufrieran carencias para que otros vivieran en la abundancia, sino que el verdadero plan de Dios era y será siempre una convivencia en fraternidad, igualdad de oportunidad para todos y una justa distribución de los bienes. Y es lo que más resalta cuando nos fijamos en Él. También es el mayor reclamo: “cuanto hagan a uno de estos mis hermanos, a mí me lo hacen” (Mt 25, 40). 2. ¿CÓMO MIRARÁN A QUIEN NO CONOCEN, NI BUSCAN, NI DESEAN? ¿Es Cristo una necesidad sentida para nosotros y para

nuestra sociedad? ¿Reconocemos a Jesús como salvador también para el mundo de hoy? ¿Nos sentimos referidos a Él? ¿Percibimos en nosotros mismos y en nuestro ambiente al menos alguna añoranza de Jesús? En términos parecidos se interrogaba el Apóstol Pablo en los comienzos del cristianismo: «Porque si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. Pues con el corazón se cree para conseguir la justicia y con la boca se confiesa para conseguir la salvación… Pero ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Cómo creerán a aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique? Y ¿cómo predicarán si no son enviados?...» (Rm 10, 9-15) a) Reconocernos necesitados de ayuda para superar la crisis Queda claro que Cristo no siempre es reconocido, buscado o deseado. En general nuestra sociedad tiene muchas necesidades de todo tipo, pero poco se oye que alguien exprese la necesidad de Cristo. Y sin embargo, es el único que se preocupa por nosotros, que no cesa de mirar para ver si le dejamos algún resquicio por el cual pueda manifestar que su amor es firme, fiel y duradero. Creemos que somos autosuficientes y que Dios, si existe, tiene poco que ver con nuestras verdaderas necesidades. Pero en realidad, en el fondo mismo de nuestra intimidad más honda, todos percibimos que es un engaño.


Nuestro sentidode trascendencia puede estar adormecido, pero no muerto. La prueba está en esa insatisfacción que nos lleva a querer algo diferente, aunque no sabemos qué. b) Necesidad de testigos de santidad Desde hace mucho tiempo venimos repitiendo que el mundo de hoy cree más a los testigos que a los maestros (Pablo VI). Es tiempo de reconocer también que la vocación cristiana es vocación a la santidad (Juan Pablo II). Pero, Santidad es un concepto que eludimos porque consideramos que no es para nosotros, que es para algunos elegidos, o que es algo para después de la muerte. Y sin embargo es Jesús, quien nos invita a “ser santos como es santo nuestro Padre del cielo”. Porque una cosa es la santidad consumada y canonizada y otra la santidad ya comenzada y en permanente progreso, propia de los hijos de Dios que se esfuerza por vivir en el espíritu de las bienaventuranzas. Porque el único Santo y fuente de toda santidad, Dios nuestro Padre, mirándonos en Cristo nos ha favorecido tanto que nos ha comunicado también su santidad. Es algo inherente a nuestra condición de hijos de Dios, de hecho la vida cotidiana de un hijo de Dios es vida de santidad. “No nos cansemos de hacer el bien; de hacer bien el bien, así no tengamos un reconocimiento explícito inmediato, que el Señor no mira tanto la grandeza de las obras como el amor con que se hacen” (santa Teresa). Esta es una buena forma de a

anunciar en la vida ordinaria a aquél que muchos creen no desear ni añorar. Muchos se preguntan: ¿Por qué personas que pasan las mismas necesidades que nosotros, que están inmersos en nuestras mismas crisis, viven de esa manera tan amable, tan sencilla, sin tensiones, y, además viven siempre preocupados por ayudar especialmente a los más necesitados? Este cuestionamiento es ya un anuncio eficaz de ese Jesús a quien muchos buscan sin saberlo. Lo miran a través de nosotros. c) Reafirmarnos en Cristo y en el Dios de las promesas En expresión de santa Teresa, “en Cristo tenemos todos los bienes, fijar en Él nuestra mirada es el medio para que Dios nos haga grandes mercedes, en determinarnos a no dejarle está toda nuestra ganancia”. Reafirmarnos en Cristo implica dejar crecer los deseos buenos que bullen en nuestro corazón y que son las aspiraciones del Espíritu infundido en nuestros corazones. Son deseos que se concretan en obras buenas y que nos exigen recurrir a nuestros más hondos y perdurables valores interiores porque tienen una base firme. Con el Apóstol Pablo nos podemos preguntar: ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Las crisis tan complejas y variadas? ¿La depresión, la ansiedad o el temor? ¿La pérdida de poder adquisitivo de nuestros salarios? ¿Los meses y años pasados sin trabajo? ¿La posibilidad de desesperanzas? ¿Los recortes presupuestarios de los Estados? El mismo Apóstol nos responde “estamos seguros de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni el presente ni el futuro ni las potestades ni altura ni profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios

manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Rm 8, 38-39). 3. PREGUNTAS CONCLUSIVAS Este es un tema abierto que no concluye con esta reflexión y que podemos tener presente siempre, pero especialmente en este tiempo. Por eso más que presentar unas conclusiones insinuamos una serie de preguntas que podemos cambiar y adaptar, según nuestra propia situación personal: ¿Podemos y queremos involucrar en nuestra vida diaria una espacio para fijarnos en Jesús, es decir para mirar que nos mira, dejarnos mirar y mirarle? Lo mejor sería cerrar nuestros ojos, mirarle en nuestro interior y conversarle de nuestras cosas. Pero para comenzar también podemos ayudarnos mirando una imagen que sea especialmente sugestiva para nosotros. ¿Podemos y queremos complementar este ejercicio de la mirada con un ejercicio del afianzamiento en Él, asumiendo cada día con mayor convicción la afirmación del Apóstol con que terminábamos esta reflexión: En todo esto salimos vencedores, gracias a aquél que nos amó? (Rm 8, 35-37) ¿Podemos y queremos hacer una evaluación del concepto e imagen que tenemos de Dios para ver en qué aspectos es una imagen falseada y encontrar la manera de corregirla? ¿Podemos y queremos evaluar la imagen que tenemos de nosotros mismos para ver en qué aspectos ha disminuido nuestra autoestima que se manifiesta en pérdida de la fe en nosotros mismos? ¿Podemos y queremos darnos un especio para ver cómo nos esforzamos por pasar cada jornada de nuestra vida haciendo el bien y así asumir el dinamismo de nuestra santidad ya dada y en permanente progreso?


Testimonio 6 Recuerdo mis primeros pasos parroquiales, en la Parroquia Inmaculada Concepción, de Palmira, cuando hice mi primera Comunión y Confirmación. Poco tiempo después los dones del Espíritu Santo hicieron efecto

en mí y acepté hacer un retiro espiritual que cambió mi vida; esto fue en 1986. En ese retiro por primera vez me encontré con la persona de Cristo, Él le dio sentido a mi vida y una misión, que he tratado de cumplir hasta el día de hoy, con altibajos y pecados, pero convencidísimo que ese era el camino que JESÚS me había indicado. En esa Parroquia encontré mis amigos, con los cuales me sigo juntando desde entonces, porque son esas amistades forjadas en la fraternidad cristiana que nunca se pierden. Aquí en San Martín comencé a ayudar en la Confirmación de adultos en el año 2001 y desde aquel entonces he seguido el camino de servicio en esta Parroquia. Posteriormente continué con la Confirmación de jóvenes, y luego en la Formación para catequistas. Actualmente estoy en el grupo de Jóvenes universitarios junto al Padre Germán. Si hay algo que me ha hecho feliz en estos años parroquiales,

es el servicio a DIOS y a la Iglesia, en mis hermanos, ayudándolos a confirmar su Fe, y al mismo tiempo también a confirmar la mía. Me hace feliz mirar la obra de nuestro Señor en ellos. Todos estos años me ha acompañado siempre JESÚS SACRAMENTADO, verdadero alimento para vencer los obstáculos que la vida presenta todos los días. No quisiera perder esta ocasión para agradecer a mis amigos y Sacerdotes que han pasado por la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, y que me han acompañado a crecer como persona y sobre todo a acrecentar mi Fe. Por último quisiera decir, parafraseando al apóstol San Pablo, la meta es una sola y esta es alcanzar a CRISTO. Él es todo lo que debemos aspirar en esta vida, recurriendo siempre a su MADRE, que siempre nos acompaña y nos protege.


Santoral

San Alberto de Mesina

7

San Alberto degli Abbati, presbítero de la Orden de los Carmelitas, que convirtió a muchos judíos a la Fe en Cristo y proveyó de víveres a su ciudad, también conocido como San Alberto de Mesina o San Alberto de Sicilia.

Nació en Trápani, Sicilia (Italia). Sus padres llevaban veintiséis años de estéril matrimonio. Como fervorosos cristianos, habían prometido a la Virgen de Trápani consagrar al servicio del Señor al hijo que les concediera. De muy niño ingresó en el Carmelo de Trápani con el propósito de servir a Dios y a la Santísima Virgen, a quien está consagrada la Orden del Carmen. Era entonces la "edad de oro" del Carmelo, en la que el ideal eliano-mariano de la Orden se mantenía vivo a base de un justo equilibrio de la contemplación y acción apostólica. Desde que profesó en la Orden se distinguió por su fervor y austeridad de vida. Sus ayunos eran continuos, nunca tomó carne y mezclaba su parco alimento con bebidas. Su cama era un cañaveral de sarmientos y dedicaba largas horas del día y de la noche a la oración. La obediencia era en él pronta y alegre, la pobreza le distinguía entre todos por su total desprendimiento y la castidad fue su flor preferida y mejor guardada, por eso se le represen-

ta con un lirio y un crucifijo en la mano, o el niño Jesús en brazos. Recibidas las sagradas órdenes, se difundió pronto su fama de religioso santo y de persuasivo orador. Pasó algún tiempo en el convento de Messina, ciudad a la que libró del hambre causada por un bloqueo: algunas naves cargadas de víveres consiguieron llegar milagrosamente hasta los asedios. Fervoroso predicador, recorrió la mayor parte de los pueblos de la isla. Fue nombrado provincial de Sicilia por el 1296, cargo que desempeñó con una entrega total al servicio de Dios y de las almas. Cuando visitaba los conventos, no llevaba otra cosa que un poco de pan, el bastón y un canterito de agua. Fundó varios conventos y escribió algunos tratados, que no se han conservado. Recibió del Señor la gracia de hacer milagros llegando a ser el gran taumaturgo y apóstol de Sicilia. Por eso su culto ha sido siempre muy extenso e intenso en

toda la Orden, que lo ha venerado en todas sus iglesias y conventos. Sus reliquias se han esparcido por todo el mundo y con ellas se bendice el agua para los enfermos. Murió en 1307 y al celebrar sus funerales se dice que voces misteriosas entonaron el "os justi" de la misa de confesores en vez de la misa de requiem. Su culto fue confirmado por bula del Papa Sixto IV en 1476.


Sociales 8

Segunda jornada de TaizĂŠ en la parroquia


9


Grupo Parroquial 10

De la Mano de María

Este grupo nace en el año 1996 con la necesidad de ayudar a los más necesitados. Al principio solo “trabajábamos para dar ayuda”, con el tiempo comprendimos la necesidad de la oración, camino que nos llevó a abrazarnos día a día a la Palabra de Dios. Nos reunimos una vez por semana, los días miércoles de 17h. a 18hs., realizamos "lectios divinas", al estilo de Fidel Oñoro y del Escriba Balaguer. También hemos compartido temas del Catecismo de la Iglesia Católica, libros de Santos como Santa Rita, San Elredo de Riviulk, etc. Hemos leído libros como el “Matrimonio feliz”, “Silencio de María”, “Rencontrarse a sí mismo”, entre otros. Con la ayuda del CIC, conocimos la importancia de la pedagogía de la oración, el poder del ayuno y la importancia de la limosna. Meditar la Palabra y vivir una vida que cada vez se abraza más a la Eucaristía, nos impulsó a ser un grupo de oración y misión. Hemos visitado a Chivilcoy, Montecaseros y Alto Verde, llevando la Palabra de Dios. El tercer martes del mes, hacemos Adoración Eucarística una hora antes de misa. Nuestro objetivo como misioneras es invitarlos a la oración, ayuno y meditación Bíblica. Tratamos de acercar al

alejado a la Iglesia, sobre todo a las misas; intentamos abrir nuevos espacios donde se formen pequeños grupos de oración para que continúen la misión en estos lugares retirados. Nuestra Patrona es la Virgen del Rosario de San Nicolás, a quien dedicamos las novenas mensuales del 17 al 25 de cada mes. Y también somos misioneras del escapulario de la Virgen de Nuestra Señora del Carmen. Convivir y ser parte de un grupo nos enseñó a vivir en comunidad, a aceptar con paciencia las diferencias y con alegría las virtudes y los diferentes carismas. Comprendimos que el Padre nos devuelve con Paz y Amor todos los momentos dedicados al Señor.Al visitar las zonas rurales, Dios nos regaló muchas amigas como Mercedes y Antonia de Chivilcoy, por ejemplo. En nuestras charlas nos apoyamos en la ayuda de Dios, en el Magisterio de la Iglesia y sus tradiciones. Descubrimos la importancia del silencio, de dejar de las preocupaciones cotidianas un ratito para escucharlo solo a Dios. Te invitamos a ingresar en alguno de los grupos o movimientos de la Parroquia porque a Dios se lo conoce en verdadera comunión, siendo todos partes de un mismo rebaño: “LA IGLESIA”.

“Para mis pies antorcha es tu Palabra” “Luz para mi sendero”. (Sal 119, 105) En este caminar aprendimos que Dios estuvo y estará en cada paso de nuestras vidas, vidas que supieron compartir alegrías, tristezas y desafíos. Entre todas aprendimos a conocernos, escucharnos, conocimos nuestras virtudes y limitaciones. Y aprendimos a dar gracias por nuestras limitaciones y diferencias, porque esto nos hacía mirar hacia arriba, para encontrar el rostro de Cristo, pues Él es el único que nunca falla, que siempre está, que es todo AMOR. También sentimos la presencia del Espíritu Santo que nos guía y es nuestro maestro. Pero hay alguien, por la que sentimos un agradecimiento eterno ¡Nuestra Virgen María! Pues ella nos enseñó a abandonar muchas circunstancias que deseamos para imitar el amor de Dios. Ella seguramente trabajó y oró por nosotras para conseguir dones y gracias celestiales, para cada una de nosotras y de nuestras familias, nuestra comunidad y todo el mundo. Por eso hoy nos unimos a “María Madre Celestial” y decimos: “Mi alma canta la grandeza del Señor”, “Y mi espíritu se goza en Dios mi Salvador”. Nos despedimos con un gran beso.


11

Liturgia

Domingo 15, Semana XV del Tiempo Ordinario Am 7,12-15. Sal 84. Efesios 1,3-14. Mc 6,7-13. Lunes 16, Virgen del Carmen Is. 1, 10-17. Sal 49. Mt 10, 34-11, 1. Domingo 1, Domingo XIII del Tiempo Ordinario Sab. 1,13-15; 2,23-24. Sal 29. II Co. 8,7.9.13-15. Mc. 5,21-43 Lunes 2, San Otón Am 2, 6-10. 13-16. Sal 49. Mt. 8, 18-22 Martes 3, Santo Tomas Apóstol Ef. 2,19-22. Sal 116. Jn 20,24-29 Miércoles 4, Santa Isabel de Portugal Am 5, 14-15. 21-24. Sal 49. Mt. 8, 28-34. Jueves 5, San Antonio María Zaccaria (1502-1539) Am 7, 10-17. Sal 18. Mt. 9, 1-8 Viernes 6, Santa María Goretti Am 8, 4-6. 9-12. Sal 118. Mt. 9, 9-13. Sábado 7, San Pateno Am 9, 11-15. Sal 84. Mt. 9, 14-17. Domingo 8, Domingo XIV del Tiempo Ordinario Ez 2,2-5. Sal 122. II Co. 12,7b-10. Mc. 6,1-6. Lunes 9, San Nicolás Pieck Os 2, 16. 17b-18. 21-22. Sal 144. Mt 9, 18-26. Martes 10, Santa Verónica Giuliani, Virgen Os 8, 4-7. 11-13. Sal 113. Mt 9, 32-38. Miércoles 11, San Benito Os 10, 1-3. 7-8. 12. Sal 104. Mt 10, 1-7 Jueves 12, San Juan Gualberto Os 11, 1-4. 8c-9. Sal 79. Mt 10, 7-15. Viernes 13, Santa Teresa de Jesús "de los Andes" (1900-1920) Os 14, 2-10. Sal 50. Mt 10, 16-23. Sábado 14, San Camilo de Lelis Is. 6, 1-8. Sal 92. Mt 10, 24-33.

Martes 17, Beata Magdalena Albrizzi Is. 7, 1-9. Sal 47. Mt 11, 20-24. Miércoles 18, San Arsenio Is. 10, 5-7. 13-16. Sal 93. Mt 11, 25-27. Jueves 19, Santas Justa y Rufina Is. 26, 7-9. 12. 16-19. Sal 101. Mt 11, 28-30. Viernes 20, San Aurelio Is. 38, 1-6. 21-22. 7-8. Inter: Is. 39. Mt 12, 1-8. Sábado 21, San Lorenzo de Brindisi Mi. 2, 1-5. Sal 9. Mt 12, 14-21. Domingo 22, Semana XVI del Tiempo Ordinario Jr. 23,1-6. Sal 22. Efesios 2,13-18. Mc 6,30-34. Lunes 23, Santa Brigida Mi. 6, 1-4. 6-8. Sal 49. Mt 12, 38-42. Martes 24, Beato Juan Soreth Mi. 7, 14-15. 18-20. Sal 84. Mt 12, 46-50. Miércoles 25, Santiago el Mayor, Apóstol Hch. 4,33; 5,12.27-33; 12,2. Sal 66. II Co 4,7-15. Mt 20,20-28. Jueves 26, Santos Joaquín y Ana Padres de la Santísima Virgen Jr. 2, 1-3. 7-8. 12-13. Sal 35. Mt 13, 10-17. Viernes 27, Beata María Magdalena Martinengo Jr. 3, 14-17. Inter: Jr. 3, 14-17. Mt 13, 18-23. Sábado 28, San Víctor I Jr. 7, 1-11. Sal 83. Mt 13, 24-30. Domingo 29, Semana XVII del Tiempo Ordinario II Re. 4,42-44. Sal 44. Efesios 4,1-6. Jn 6,1-15. Lunes 30, San Pedro Crisologo Jr. 13, 1-11. Inter: Dt. 32. Mt 13, 31-35. Martes 31, San Ignacio de Loyola Jr. 14, 17-22. Sal 78. Mt 13, 36-43.


Avisos 12

Durante el mes de julio no tendremos celebración de la MISA en las COMUNIDADES RURALES. Retomamos el primer fin de semana de agosto. En la SEDE PARROQUIAL durante julio tendremos CONFESIONES en los horarios habituales las 2 primeras semanas. Y desde el 17 hasta el 27 de julio no habrán confesiones (3er y 4ta semana del mes). Los domingos 22 y 29 de julio tendremos en la mañana solamente misa a las 10:30 h. Por la tarde a las 20 h. Retomamos los horarios habituales el miércoles 1 de agosto.

Desde el 17 al 21 de julio no habrá atención de secretaría.

Los 1º y 3º miércoles de cada mes, el 1 y 15 de agosto a las 20 h. se realizará el ENCUENTRO DE ORACIÓN CON LA PALABRA. Este espacio está abierto para todos aquellos que deseen aprender a rezar con la Palabra de Dios. Traer biblia o nuevo testamento.

“OFRENDA 2012” DE LA FUNDACIÓN COMPARTIR. La Arquidiócesis de Mendoza ha comenzado hace unos años una campaña de sosteni parte mayor en e sostien se Iglesia “Mi na. miento de la Iglesia Diocesa con mi colaboración en trabajo, tiempo y dinero. Así se expresa ”. y se hace ofrenda, una fe en Jesucristo, auténtica y comprometida Semina del miento sosteni al Gran parte del aporte (50%) va destinado obras s diversa a resto el y clero del casa la rio Diocesano, otra parte a diocesanas. Nuestra parroquia también ha hecho la opción de partici ingreso de ante par del sorteo y deseamos que sea una fuente import LOS para llevar adelante varias obras parroquiales. PUEDEN ADQUIRIR CASA. una premio 1º como tiene bono BONOS EN SECRETARÍA. El 2º premio 10.000 ofrendas. 3º premio 5.000. Del 4º al 10º 1.500. de Además, beneficios estímulos para los que lleven las cuotas al día de o o contad de as ofrend 1.500 todos los meses. El valor es de 320 360 si se paga en 9 cuotas de 40 ofrendas.

El GRUPO en edad UNIVERSITARIA (más de 17 años). Se reúne todos los viernes a las 20 h. en la parroquia. Este quiere ser un espacio para la oración, la formación y reflexión de todos los jóvenes que se encuentren en la universidad, o que trabajen y hayan terminado la secundaria. El viernes 3 de agosto retomamos. ¡Los esperamos!

La PASTORAL DE LA SALUD invita a participar a todas aquellas personas (jóvenes y adultos) que tengan el deseo de servir a los enfermos. Los visitamos en los hospitales, acilos de ancianos o en sus hogares. Nos reuniremos el 2do jueves de cada mes. En agosto, el jueves 9 a las 17:30 h. en la parroquia.


INTERNET - JUEGOS EN RED PLAY STATION 2 Y 3 IMPRESIONES - SCANNEOS

Balcarce 334

MATERIALES ELÉCTRICOS - ILUMINACIÓN 25 de Mayo 652, Gral. San Martín, Mendoza Tel./Fax: 4426648/4433531/4433665 jorgecorica@speedy.com.ar

Fábrica de tanques / Reparaciones Calidad ISO 9001-2008 Ruta 7 km 996,5 -5570- Gral. San Martín – Mendoza - TEL/fax: 54 263 4421477 E-mail: tallerescumbresrl@hotmail.com

SANTERÍA DIVINA MISERICORDIA Imágenes - Velas Estampas - Ángeles Sahumerios - Rosarios Textos - Anexos TODO CATÓLICO Almirante Brown 340 Gral. San Martín (Mza.)

COLEGIO P43 SAN PIO X Arzobispado de Mendoza

“Un Proyecto Educativo cuya misión se fundamenta en el amor a la vida y a la familia, iluminado y sostenido por la Palabra de Dios y la comunión con la Iglesia Diocesana.” Av. Lima Nº215 – Gral. San Martín, Mendoza Teléfonos: 4422688-4427477 Correo: sanpiox@speedy.com.ar

VENTA DE PC / PLAY / NOTEBOOKS / INSUMOS / SERVICIO TÉCNICO ESPECIALIZADO / ASESORAMIENTO Y ARMADO DE CYBERS Las Heras 680, Gral. San Martín, Mendoza Tel. (0263) 4422900 sanitariosriki@gmail.com

Balcarce 322 TEL. 4432073


Tel. 4420347 - 4427400 Av. Boulogne Sur Mer 1050 www.hsanpedro.com.ar

Educación física Estimulación temprana Música - Inglés - Teatro Psicomotricidad Ambiente acogedor

Av. Boulogne Sur Mer 1970 Tel. 4426992

Viamonte 442 - San Martín - Mendoza Teléfono: (0263) 154303217 - 4424528

INSTALACIONES DE AGUA, GAS Y CLOACAS

DESPENSA Fiambres - Verduras - Bebidas Patricias Mendocinas y Soler 5570 - San Martín - Mendoza

Roberto Guiñazú MATRÍCULA: 31230 CAT. 2da

Cel: (0263) 154 417674 (0263) 154 565770 Nextel: 720*294 robertogasista@hotmail.com

SANTERÍA CORAZON DE MARIA Imágenes - Velas Estampas - Ángeles Sahumerios - Rosarios Textos - Anexos TODO CATÓLICO Paso de Los Andes 333 Bo Córdoba - Gral. San Martín (Mza.) Tel. 4427738

0263-154660918

Calle N°2 s/n Alto Chapanay

0263-154660918


Padre Celestial, que has preparado el hogar de José y María para la llegada de tu Hijo, Jesucristo, nosotros (decir los nombres de todos los miembros de la familia) queremos consagrar nuestra familia a la Sagrada Familia de Nazareth. Queremos que en nuestro hogar nos empeñemos en realizar el plan que has trazado para nuestras vidas. Danos la gracia de esforzarnos en practicar en nuestra vida diaria los valores y las virtudes que son necesarios para hacer que: el amor venza nuestra tendencia al egoísmo; la cooperación y la solidaridad venzan nuestra tendencia a competir entre nosotros. Concédenos que nos esforcemos en ser responsables en el trabajo, en el estudio, en el cumplimiento de nuestros deberes como personas y como familia. Queremos que, según el ejemplo de Jesús, de María y de José, tengamos en cuenta lo que Tú quieres de nosotros, al tomar nuestras decisiones. Te rogamos que tengamos siempre la lucidez del espíritu y la generosidad del corazón para emplear nuestras capacidades y nuestros bienes materiales de acuerdo con tu santa Voluntad. Inspíranos para aprender a establecer las justas prioridades en el manejo de ese precioso don tuyo que es el tiempo. Y ante todo, que seamos más sensibles a las necesidades y a los sentimientos de las personas que queremos. Padre Celestial, haz que nosotros vivamos siempre esta consagración esmerándonos en cultivar la paz, la confianza, la alegría y la comprensión entre nosotros los miembros de esta familia y con las demás personas, comenzando por las más cercanas. Te rogamos que nos protejas y protejas también a las personas que amamos, de todos los males que puedan provenir de nosotros mismos, del mundo materialista que nos rodea y del espíritu maligno. Haz que seamos más receptivos a la acción del Espíritu Santo y a la inspiración de la Santa Familia de Nazareth. Amén.


el carmelito - julio 2012 - nuevo diseño  

Nuevo diseño para El Carmelito al año de su nacimiento

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you