Page 1


Introducción

página 3

Capítulo 1 Acciones plásticas

página 10

Capítulo 2 Archivo vivo

página 32

Capítulo 3 La pichanga

página 52

Capítulo 4 Historias

página 68


TRABAJOS DE UTILIDAD PUBLICA

ARCHIVO J A I M E EYZAGUIRRE REAPROPIACIÓN DEL ESPACIO PUBLICO


Este texto es una de las chispas que ha sacado la actividad que el colectivo de arte Trabajos de Utilidad Pública (TUP), viene realizando con los vecinos y vecinas de la Villa Jaime Eyzaguirre desde el año 2005. Ese año iniciamos un proyecto que llamamos FACHADA, nos interesamos en el retrato callejero que cada vivienda ponía disposición del paseante. Una tarde cualquiera pusimos una parrilla en la que asamos unos chorizos, e iniciamos una conversación con vecinas y vecinos que, desde entonces, 3


seguimos dibujando. Desde ese choripanazo, pasando por las operaciones asociadas a Traiga su Foto, hasta el rojo container que desde el 2007 reĂşne el Archivo Jaime Eyzaguirre (J/E), hemos insistido con diversos gestos en el mismo afĂĄn: c o n s t r u i r c o n v e r s a n d o, conversar dibujando. Construir es un acto plĂĄstico, poner al encuentro diversos procesos constructivos mediante la 4


conversación, es una obra visual viviente.

de procesos constructivos diversos.

Este texto quiere testificar ese afán. Se inscribe en el contexto de un proyecto FONDART que venimos realizando durante el 2007, destinado a iniciar un proceso permanente de archivo vecinal. Para ello hemos emplazado el container, una provocación al encuentro, a la conversación, a la visualización

Hemos organizado esta publicación en cuatro apartados. El primero expone y fundamenta diversas acciones plásticas asociadas al proyecto ARCHIVO J/E, en las que se ha movilizado nuestro declarado afán. El segundo apartado, contiene parte del material memorial construido entre TUP

5


y los vecinos y vecinas, parte de las 80 fichas disponibles en el container, con las que se activa el deseo de historiar conjurando la tentaci贸n letrada de hacer historia oficial. Es una muestra

6


de aquella acción plástica que llamásemos Traiga su tollo. Los dos apartados siguientes constituyen un trabajo escritural iniciado el año 2005, en el que ensayamos la escucha de historias fundacionales de la Villa Jaime Eyzaguirre, más de treinta vecinos y vecinas contaron sus llegadas a lo que ahora es su barrio. Dejamos en el tercer apartado un ejercicio de edición de un conjunto de relatos que ponen al fútbol como una de las actividades que, en los comienzos de la V i l l a , h a c í a co m u n i d a d , encuentro entre vecinos, despliegue de pasiones hechas a m a n o y d e o l í m p i co entusiasmo.

7


El apartado final reúne un material narrativo que fue construido con los relatos de vecinos y vecinas compartidos con TUP en el contexto del primer proyecto FACHADA (2052006), y que -a pesar de cierto tono informativo- expone testimonios de los comienzos de la Villa, razón por la cual hemos considerado de interés incorporarlo como una provocación a seguir conversando sobre el barrio, sus comienzos y su vida. Esperamos que esta publicación sea otra operación plásticovisual que disfruten vecinos y vecinas de la Jaime, que de ellos y ellas hemos aprendido a construir conversaciones para dibujar los barrios de nuestras ciudades.

8


9


Durante el año 2005 y 2006 ejecutamos un proyecto de intervención del espacio público en la Villa Jaime Eyzaguirre, llamado Proyecto Fachada. Este trabajo nos permitió experimentar y explorar ciertas relaciones entre el arte, el espacio públicopoblacional y los habitantes del lugar, entrelazando sus contenidos y produciendo resultados visuales interesantes de analizar, en tanto operan en un registro que cuestionó, prácticamente, los límites que separan arbitrariamente la acción de arte de la acción social, toda vez que 11


la “obra” aparece en la lectura que el observador hace del conjunto de huellas inscritas en un territorio con sus habitantes, situando la acción plástica como un mecanismo a través del cual se observa, dialoga e influye el trabajo plástico del habitante, la construcción de su real cotidiano. Esta red, compuesta de historia poblacional, acción plástica, conversación vecinal y la mutua confianza creada, actúa como el soporte que permite proyectar una segunda etapa, y por ende, entender ese primer proyecto, como un acto de aproximación que

12

reconoció, en las historias de los vecinos y vecinas, la fuerza movilizadora-aglutinante capaz de re-establecer los vínculos de colaboración, participación y acercamiento entre la comunidad y s u v e c i n d a r i o, p r o ce s o indispensable, para la ejecución de este nuevo emprendimiento, el ARCHIVO JAIME EYZAGUIRRE (J/E). Lo elaborado, activado y conocido en dichas circunstancias nos permitió durante el 2007, proponer un trabajo plástico que articuló los conceptos de archivo - espacio objeto - dinámica poblacional y acción plástica como ejes del


acciones plásticas

gesto de apropiación pública que moviliza la “obra”. El despliegue de este proceso, ha tenido un conjunto de acciones plásticas que hemos realizado en la Villa Jaime Eyzaguirre, así como otras iniciativas germinales que mencionaremos como proyectos que emergieron durante este proceso. La primera acción plástica que realizamos fue instalar, utilizar y dinamizar un emplazamiento destacado, un rojo container, que se posicionó en el límite de lo público y lo privado de un 13

complejo socio-cultural y deportivo que simboliza la promesa de activar nexos colaborativos de la comunidad. Su montaje buscó dinamizar la vida cotidiana del vecindario mediante una provocación que sugiere saltar la barda y recuperar dicho espacio para sí y descubrir en esa decisión el deseo de organización y autogobierno. Actúa como una provocación al ojo o sentido local que lo reactiva y lo pone alerta, lo intranquiliza e instala así una primera pregunta : ¿Qué hace ese container ahí? pregunta sobre el contenido o circulante de un


emplazamiento inédito, posibilidad de reconocer un objeto-espacio que convoca y transfiere, que sugiere una pregunta segunda por el sentido que tenga, un acto que interroga el límite entre lo público y lo privado. Es lo que entendemos por permeabilidad, es decir una invitación que reclama la intervención ciudadana y se vuelve transparente como lenguaje arquitectónico al traspasar sus cot a s p o r l a s a c t i v i d a d es socioculturales que desde este emplazamiento se elaborarán plásticamente, a partir de la cooperación nuestro colectivo y las iniciativas de los pobladores. La función de archivo que le asignamos al container, permite articular las dinámicas cotidianas del vivir poblacional y nuestros intereses plásticos. El trabajo de archivo dinamiza el efecto membrana que posibilita la permeabilidad referida. El container como filtro en tanto también exhibición de los residuos, información poblacional del hacer cotidiano. 14

Otra dimensión que fundamenta este proyecto consiste en evocar la función simbólica que cumple la escuela en la fundación de la Villa. La escuela se construyó en los terrenos donde se situaron las barracas en donde los propios p o b l a d o res t ra b a j a ro n l o s materiales con los que se prefabricaron sus casas. Con la municipalización de la educación estos terrenos, con todo este sentido fundacional que han tenido para la comunidad, pasaron a la administración municipal, que más tarde, a comienzos de los 90, cerró la escuela convirtiéndola en un centro social, deportivo y cultural, de administración municipal, que se instaló con el objetivo de movilizar y activar el sentido comunitario. Objetivo complicado por los avatares propios a las dinámicas organizaciones que enfrenta toda autoridad local con las organizaciones vecinales. Los clubes deportivos, que nacieron espontáneamente en los diferentes sectores de la villa, fueron la continuidad de aquel


p r i m e r g e s t o co m u n i t a r i o contenido en la autoconstrucción de sus viviendas. El ejercicio de reconocerse como vecinos, a partir de la ayuda mutua prestada en el levantamiento de la villa, tuvo su continuidad en la acción sociocultural comprometida en las dinámicas deportivas así como facilitaba el intercambio de información poblacional involucrado en ello, crearon y consolidaron los vínculos de esa comunidad, la Población Jaime 15

Eyzaguirre. Ese aprendizaje hizo que cada tarea visualizada se planteara como una exigencia a las autoridades. La pavimentación, el alumbrado público, la capilla, los bomberos y la escuela fueron logros que nacieron de la presión vecinal. Estas son las dimensiones que fundamentan la visualidad de esta primer acción plástica: la instalación del container como un dispositivo que provoca, evoca y convoca, dando circulación a la intención creativa de reapropiase


16


17


el espacio comunitario, idea-acción instalada en la memoria activa de esa población, posibilita un espacio de revisión y reconocimiento en la acción que anima al nervio de este proyecto. En continuidad con esa primera acción, inscribimos una segunda acción plástica: el desarrollo de capacidades de producción audiovisual. Asociado al container se organizó un taller de video en el que participaron algunos vecinos registrando historias, acontecimientos y marcas que 18

figuran la vida cotidiana del vecindario. En el container instalamos los equipos de edición que fueron robados después de una semana de funcionamiento. Este suceso significó un fuerte traspié, no sólo porque canceló las posibilidades técnicas de aprendizaje y producción audiovisual, teniendo que trasladar estas operaciones del vecindario a oficinas privadas, sino que además provocó una fuerte desmotivación entre todos quienes trabajamos en este proyecto, pero seguimos. Aún así, esta segunda acción plástica


19


logró generar los espacios de aprendizaje técnico y de ejercicio plástico de algunos vecinos que elaboraron sus trabajos audiovisuales quedando disponibles en el patrimonio reunido en el ARCHIVO J/ E. Esta creación nos motiva a proponer a la comunidad las posibilidades de instalar una videoteca que vaya reuniendo tanto materiales creados por vecinos, como diversos registros audiovisuales de interés comunitario disponibles al vecindario. Una tercera acción plástica la constituyó la provocación itinerante dirigida a los 20


21


22


vecinos y vecinas para que contarán sus historias sobre la vida de la Jaime Eyzaguirre. Diseñamos un “puesto” que montábamos y desmontábamos, con fotografías que hubimos de recolectar durante el año 2006, y que forman parte del archivo. Alrededor de este puesto, que demarcábamos con tiza trazando el perímetro basal del container, pusimos sillas, un monitor que exhibió el video que 23


da cuenta del proceso de recolección fotografica, una mesa con un plano de la Villa, un telón de fondo con una imagen de la Villa en sus comienzos ante el cual las vecinas y vecinos que contaban sus historias, eran retratados al modo de foto de estudio. Grabadora en mano, registramos las historias que fueron relatadas en cinco sectores de la Villa como respuesta a nuestra invitación: 24

TRAIGA SU TOLLO. Con esos relatos y las fotos de sus protagonistas, elaboramos 80 fichas que forman parte del ARCHIVO J/E, disponibles en el container. Historias que dan cuenta del dibujo que cada voz traza sobre la memoria, relatos de la vida cotidiana, fragmentarios, parciales, contradictorias, vitales. Por último, provocados por estas tres acciones plásticas emergieron nuevas iniciativas para desarrollar


antes

despuĂŠs 25


a futuro, son iniciativas germinales que bien pudiesen animar la continuidad viva del ARCHIVO J/E. Nos encontramos con Enriquito, zapatero que tiene el oficio de fabricar calzados en miniatura, objetos que quisiéramos registrar e incorporar al patrimonio del ARCHIVO. Oficios que nos interesaría destacar y poner en la escena cotidiana, como el oficio de Chundo (soldador) que le permite hacer una lectura de la Villa interpretando las rejas y protecciones de las casas, sus estilos y materiales dan cuenta de distintos acontecimientos del vecindario, momentos constructivos. Están también ciertos objetos que nos encantaron por su significación, y que quisiéramos ponerlos a hablar en el ARCHIVO J/E. Está esa cinta de 26


27


audio con la selección de temas musicales con los que Victor Hugo conquistó en los inicios de la Villa a su actual esposa, o el trozo de panel de “sepol” que la familia Moreno nos regaló y que testifica la materialidad de la autoconstrucción como aventura de quienes levantaron sus viviendas hace casi cuarenta años. En fin, operaciones todas que nos parece han puesto en marcha procesos creativos, ocurrencias plásticas que visualizan la construcción emergente de un vecindario que se hace cada día.

Don Sergio (El Ventana) arriba de la antigua sede del Club San Francisco, cantando el himno nacional, pagando una apuesta a propósito del nacimiento de su primer hijo varón.

28


29


30


Bonus Track Cinta de audio grabado por Víctor Hugo Alfaro la noche del 6 de enero de 1984. Víctor junto a algunos primos y amigos organizó en su casa una fiesta para la celebración del año nuevo de 1984. Esa misma noche cuando fué a buscar a una de sus vecinas, Marta, se encontró por primera vez con Elizabeth. Esa noche de año nuevo, al enterarse que ella se quedaría toda la semana en casa de su prima, Víctor empezó a planificar especialmente una fiesta para tener la posibilidad de conquistarla. Para poder realizar una grabación dedicada, se consiguió especialmente un muy buen deck con su vecino “Pinito”. Como no tenía ninguna cinta virgen, grabó sobre una que ya había editado anteriormente con música para fiestas.. Normalmente el proceso de grabación de una cinta lo hacía con un mes de anticipación a cualquier evento, ante esta extraordinaria ocasión, la operación la realizó en un lapso aproximado de dos horas durante la noche del viernes 6 de enero de 1984. Por la premura la cinta fue grabada por un solo lado con pura música “lenta”, entre otros se pueden escuchar temas de Barry White, K.C. and de sunshine band y el clásico “Hotel California” de Eagles. Aproximadamente a las 12 de la noche del 7 de enero, cuando se dio cuenta que “iba bien encaminado y mas temprano de lo común”, Víctor hizo sonar su caset de música “lenta” para intentar cumplir con su anhelo. Ese momento fué la única ocasión en que la cinta fue escuchada en una fiesta públicamente. Víctor y Elizabeth empezaron a pololear esa misma noche.

“Así que esa fue una de las fiestas como más extra que se hizo, como diciendo hagamos una fiesta bonus track con este propósito...”

31


Ramón Lara Calle Irma salas , sector 1 “Hay mucho que contar... yo desde el año 69’ estoy batallando por los problemas de vivienda, mejoramiento del entorno, organizando al poblador, haciéndole ver las necesidades de veredas. Aún queda un 30% pendiente en los pasajes, porque aún nos embarramos A d

R A

v

o

d

r

ig

r

a

y

en invierno, y en el verano es el polvo, la incomodidad

a

de que nos puedan atropellar los vehículos que se

e

o

toman la calzada que es de tres metros. Bueno, aquí hemos tenido cubles que se nos han ido

.

abajo, el Club de Abstemios, el Club de Amigos del Árbol, clubes deportivos como el Cometa Rojo... (...)Historias entretenidas son las menos, pero siempre la adversidad hay que tomarla con psicología, aunque haya derrota pero no vencido”.

Av . Lo s Pr s

Ramón Cru z

A m é r i c o

nte

A v .

ide

V e s p u c i o

es

Francis co Mol ina

(Sábado 01 de septiembre de 2007)


Dentro de todos los registros que levantamos en las sucesivas conversaciones que alimentan nuestro “Archivo vivo”, el ejercicio más sistemático y aún en curso, es la elaboración de un acopio de Fichas que aúnan relato e imagen, las que han sido realizadas con los insumos de la actividad denominada “traiga su tollo”. Aquí un paseo por relatos y fotos que dibujan dicho registro.

33


Cuando éramos chicas veníamos a la sede de ahí, hacían obras de teatro, cantábamos, habían hartos niños, personas que no tenían muy buena situación. Éramos chicas, teníamos trece años, nosotros como niños participábamos...colocaban velitas ahí...esa sede era antes de las JJ.CC. Nosotros hacíamos murales, las peñas, bailábamos, hacíamos deportes. A Marcelo lo pillaron en Valparaíso y lamentablemente lo mataron. Con un primo -que era el Cesarhicimos fotografías de cómo quedó su departamento, hicimos una exposición de fotografía, y ahí llenamos de fotos. Marcelo tenia 22 años...es la más pena que yo tengo...no me acuerdo del apellido...nosotros éramos de la jota, yo era más chica, pero sabíamos lo que hacíamos. Mi mamá vive acá todavía y yo vivo en la Villa Católica, yo no me voy de mis barrios.

34

Más o menos, fui al bautizo de mi sobrino y bailamos con mi sobrino, la pasamos bien, la pasamos toda la familia súper bien, y nunca la íbamos a pasar mal porque allá en Lota se pasa súper bien. Estuvimos toda la noche, hasta el otro día(...) Bacán, de todo había hasta copete, vino de todo, y harto baile (...) Soy de Lota, voy a ver a mi hermano, a mi hermana, porque mis papas ya no están, fallecieron los dos, yo voy a visitar a toda mi familia, tengo sobrinos por todos lados. Él se llama Nico, tiene seis años, la pasó muy bien(...) De comida había ensalada, pollo, carne, la comida que se hace en un bautizo, postre, puras cosas ricas


35


Fuimos a una fiesta aquí en el pasaje 6, cuando estaba de moda los chicos malos. Y entramos a una fiesta al Club de Mujeres. Habían dos fiestas, a la otra no pudimos entrar y entramos a la del Club de Mujeres porque habían más mujeres, y la otra fiesta se terminó, los de la otra fiesta querían entrar a la del Club de Mujeres y como el caballero sabía que estaban en la otra fiesta no los dejó entrar. Empezaron a tirar piedras, quebraron los vidrios, después le empezaron a pegar al caballero, al dueño de la casa, después querían meterse pa’ adentro de la casa y estaba llena la fiesta, y después desaparecieron todos, no sé pa’ donde se fueron. Los otros locos se querían meter por la ventana, yo vi al caballero con sangre, yo estaba preocupado cerrando las puertas pa’ que no me pegaran a mí(...) Los chicos malos eran la moda acá en el pasaje, fue hace años, si poh (...) En toda las poblaciones está su pandilla. En otras partes, poblaciones tienen otros nombres (...) Ando despertando recién no me acuerdo mucho, ando medio aturdido, ahora voy pa’ la feria de Ictinos a ver si encuentro un galón de gas. Es que me compré una cocina hace poco y necesito un 36

galón, uno barato, si lo compro en la distribuidora me sale caro. En ese sentido salió premiada por el espacio, aquí estaba el club de Abstemios, trabajé diez años como socia, la Iglesia en ese tiempo no estaba aquí, estaba en la esquina y era de madera, después la trasladaron para acá y la hicieron de material. El club de Abstemios es una institución que nunca debió haberse ido de acá, ayudaba mucho, sobre todo a los cabros (...) Hacían talleres culturales, peñas, tenía harta actividad, visitaban otros clubes, se hacían paseos a S an Sebastián (...) Poco después se levantó la biblioteca, se empezó a trabajar con los Comités de Allegados, yo trabajé con seis comités. Ahora la gente está mas floja, hace falta este lado, esta muy botado. La gente está más fría, ya no participa. (...) Apareció la supuesta dueña del terreno y nos tuvimos que ir, yo estaba sola y me daba miedo estar ahí. Viví 24 años, me cambié acá mismo, nunca me he ido de la Jaime. En el club de Abstemio teníamos un conjunto folklórico, murió hace como diez


años y hace falta. Primero estuvo a cargo de Fosis, pero hubo problemas, lo dejaron botado, aunque estaban las mismas personas. Todos los que están ahí al frente tomando, eran del Club de Abstemios, eran los monitores. Es increíble, hay uno no mas que no toma, todos los demás que fueron monitores, están ahí al frente tomando. Cuando yo era chica vivía acá con mis abuelos y mis papas, pero mis papás peleaban mucho y me tuve que ir con mi mamá, y los fines de semana vengo pa’ acá. Aquí estoy con mi abuelita Marcela. Aquí no tengo amigos, donde vivo sí.

37


Fue entretenida y trágica. Me pasó que yo venía un día de allá arriba de Peñalolén, era mucho más cabra, y me encuentro con una prima que era de Peñalolén, y me la encuentro a aquí, andaba media pasá de copas, la tuve que ir a dejar a la casa pasá de copas. Yo tenía permiso hasta las doce, era mucho mas cabrita, ya estaba atrasada pero como era mi prima la fui a dejar, me devolví de dejar a mi prima y venía atrasada, me atrasé mas del permiso. Llegué acá y me encontré en esta plaza que esta acá, con un compadre que es medio colita, que es bien famoso por acá, el Peyo. Y me tocó ir a dejarlo también, se caía, se paraba, y me toco ir a dejarlo. A todo esto, entre la ida y las vueltas, se me ocurrió probar un copete que andaba trayendo el Peyo. La cosa que entre ida y vuelta, llegué yo cura’ a mi casa y me castigaron. Eso fue lo trágico, y lo cómico fue que tuve que ir a dejar curagüillas y llegué yo curá a la casa, y era cabra no más. Como no tomaba, me curé al tiro. Y me ocurrió aquí en la plaza.

38

Mi hijo tiene actualmente un año nueve. Cuando lo bautizamos, tenía once meses, el bautizo fue en el campo igual, no fue aquí en Santiago, fue en Melipilla, allá lo fuimos hacer (...) En realidad no me acuerdo cuando lo bautizamos, pero lo bautizamos cuando tenia once meses. La fiesta fue súper linda, la ceremonia, estuvo su papá, la familia mía, la familia de él. Harta carne, harto vino, harta gente invitada, es que las fiestas de familia la mayoría son así, harta gente invitada, harta familia, buenas. (...) Hartos curaos, lo típico de las fiestas, un curao que anduvo dando jugo como decimos nosotros, toda la noche, después hubo que echarlo, no era familiar, era esos invitados que llegan, de piedra como se les dice, después se anduvo enojando, lo echamos, si que fue bien cuático.


(...) Me gusta aquí, pero me voy a ir a Puente Alto(...) Porque yo nací en Santiago y toda mi vida he vivido aquí en esta villa, incluso yo viví un tiempo allá arriba en el Aquelarre, pero me devolví pa’ acá porque echaba mucho de menos a mi gente, mi familia que estaba cerca, entonces cuando uno hecha de menos todo eso, uno se devuelve, busca estar aquí cerca de los de uno y me tuve que venir. Ahora es distinto porque me sale mi casa y me tengo que ir a Punte Alto, no me va a quedar otra que adaptarme allá. (...) Yo vivía allá en el pasaje 8 y él vivía acá en el 25 y estando toda una vida prácticamente cerca, vinimos a este colegio. Antes era colegio, y nunca nos vimos, viviendo prácticamente juntos, siendo vecinos toda la vida, hasta que nos encontramos en un casamiento y yo le dije “oye yo te conozco”, “si, yo también” me dijo, y ahí fue mas fácil la conquista (...) Antes me había dado hartos besos, pero él es mi marido, actual marido, nos casamos el 1° de Diciembre del 2001 y hora vamos a cumplir seis años de matrimonio (...) Él, por parte mía, tiene suegro no más, y yo por parte de él tengo suegra, así que ningún problema, hasta cierto punto se meten. 39


Hay varios conocidos acá y hay otros que ya no existen, muchos se han ido, aquí había gente de la Isla de Pascua, también los indios de allá de Temuco. Los fines de semana que había partido, fijo que había una pelea. Eran lo más entAretenido esas peleas. Todos tenían su apodo acá. Salíamos, íbamos a peliar con los de La Santa Julia. El Tostado me decían, el “Tostado grande” y mi hermano era el “Tostado chico”. A veces jugaba, es que en ese tiempo tenía un trabajo en donde tenía que entregar las cosas en la mañana, de Martes a Domingo, entonces me quitaba todo el espacio pa’ divertirme, iba a fiestas pero después tenía que trabajar. Mire si puedo ubicarlos ahora, inclusive pololié con una niña que también era de ahí, convivimos no más. De ahí se metió mi mamá y nos separaron, inclusive hay una canción “Valparaíso mi amor” y nosotros le cambiamos el nombre, nosotros decíamos “esto es un territorio de puros patos malos, la Jaime Eyzaguirre, población marginal, tus mujeres son blancas margaritas, todas ellas arrancadas de su hogar, al mirarte de allá afuera linda pobla, ahí se ven los choros al salir y al entrar, un guachaca te canta esta canción, yo sin ti no vivo población de mi 40

amor”. Una vez la volví a ver. Tú sabes, “donde fuego hubo, brasas quedan”. Por aquí vivían unos chiquillos que creo se llevaron pal’ 73’, el Luchota, el Luchin, aquí también vivían otros chiquillos más, en toda la esquina, el Jairo, la señora. A mi me decían el Tostado, vivía aquí...había una niña que el papá tenía carreta y le decían la “hija de la burra”, es lindo recordar tantos años. Aquí cuando estaban haciendo los departamentos, nosotros nos tomamos los departamentos, y ese fue el regalo que le hicimos a mi mamá, un departamento, aquí e n G re c i a co n e l p a s a j e 35...(...)...entre Ramón Cruz y


Américo Vespucio. Aquí nos amanecíamos y en la mañana se colocaban unos puestos de sandia, nosotros hacíamos unas moneas, y comprábamos una sandía, pa’ seis pa’ ocho, y nos poníamos en la verea’ a comer sandía y cuando ya se empezaba a terminar unos se picaban y nos empezábamos a tirar los pedazos de sandía, y la sandía es pesá, y quedábamos todos manchados, pero se pasaba bien. Botillería no más, nosotros siempre nos agarrábamos con los cabros de la Santa Julia, si tú no sabias pelear, tenías que aprender, lo que pasa es que venían a molestar a las chiquillas de nosotros, las tomaban y se la querían llevar y nosotros las teníamos que defender, igual que las películas western. Nosotros teníamos un secreto: con un fierro con punta, tu mueles ajo, aceite, limón y sal y dejas la punta sumergida ahí, puede estar meses ahí, incluso se va a secar, tu la metes en la carne y se chupa, se pudre, no hay ningún antibiótico que te sane ahí, te tienen que cortar no mas. No éramos patos malos, pero había que defenderse, nosotros sabíamos que habían cabros cogoteros, que venían a 41

colgar. Yo pensaba, al principio, que los cogoteros colgaban ropa, no sé, no sabía bien el coa. Es bonita la vida aquí, no había tanta maldad, no habían niñitos de doce años fumando, la pasta base no se veía, el alcohol tampoco. Inclusive había un señor que puso una mesa de pool y taca- taca, hizo como una mediagua, hizo si como unas galerías, el día Domingo era típico y nos juntábamos todos ahí, venía gente de todos lados, salía en ese tiempo como diez pesos, pero había que llegar temprano pa’ agarrar lugar, se llamaba Don Víctor. Yo tengo bastante experiencia, trabajaba en el Festival de la Una, soy maestro escenográfo, haciendo escenografías, y el único recuerdo que tengo ahora es de las fotos de las fiestas que me saque.(…) Pal 73’ el toque de queda era a las dos de la tarde, me vine caminando por Irarrázabal, Parque Bustamante, y pa’ arriba hasta acá, yo andaba con traje, con terno, y veía a la gente asomada por las ventanas, con las cortinas corridas un poco no mas, porque pas aban los milicos y te apuntaban y barrían con todos, te


dejaban como colador. Los gallos disparaban y después preguntaban, no eran na´ balas chicas, eran balas grandes de guerra. Esas cosas a uno lo dejan marcado. Imagina que yo trabajaba en la Presidencia, estuvo un familiar mío desaparecido, mi padrastro, estuvo cuarenta días desaparecido. Lo llevaron por una tontera, él cometió un error. En la casa había una pistola, él trabajaba en un colegio y llegó, y la enterró, encontraron la pistola, y él por hacerse el valiente dijo que era de él, llamaron a los pacos y desapareció. Lo busque en todos lados y no lo encontré, estuvo cuarenta días perdido. Lo dejaron abandonado en el regimiento de Puente Alto, pa’ que se muriera, en un vagón, habían ocho personas mas, de esos ocho habían cuatro que estaban por morir, no les daban ni agua, custodiado por un milico que estaba por la otra cuadra, por si se escapaban. Aquí pasaron muchos casos, había un matrimonio aquí que la señora era bien simpática, el marido no, un vecino le tenia mala y lo entregaban y desaparecía. Hay otros casos de hombres aburridos de la señora que desaparecían, se mandaban a cambiar, había un programa en la tele “Los Patiperros”, en donde salieron 42

cinco personas que la mujer los daba por desaparecidos y estaban en otro lado, casado, con hijos, bueno hay de todo. Y ahora puede que se repita la cuestión...(...)... Allende tenía muy buenas ideas, pero los mismos políticos no lo dejaron trabajar, lo mismo le esta pasando a la Bachelet. Y los milicos dijeron que nunca más iba a volver a pasar pero en cualquier momento vuelve a pasar, y los políticos pidieron los milicos, los mismos demócrata-cristianos, yo no soy de ningún partido...pero uno ve la injusticia.


43


Nosotros no salimos a carretear, nosotros encumbramos volantines con hilo curao’...(...)...un primo nos da hilo pa’ elevar volantín, pa’ hacer comi, él lo compró, es que dejó el carrete lleno y nosotros le pelamos, le carreteamo’ y nos dejamos el carrete pa’ nosotros(...) A veces...tan bonitas las vecinas, la del pasaje de ahí, la de la casa del medio se llama Paty y allá no sé como se llama el pasaje de allá. ¿Cómo se llama tu mina?...la Estefani(...)Recién nos conocimos (...) Estamos tirando no más, tiene trece años. La conocí en el colegio, la conocí y me gustó, de ahí hable con ella y le pedí pololeo (...) Me dijo que sÍ, estamos tirando no más. Por la cuestión de la Dictadura nosotros nos tuvimos que ir pa’ Argentina y después volver 20 año después. Partimos por cuestiones políticas por mi papá. Por suerte el departamento nunca lo vendieron y tuvimos donde volver. Mi hermano volvió solo a los 15 años y cuidó el departamento, se hizo hombrecito solo, ahora es hombrecito. Nosotros nos tuvimos que ir por la Dictadura, no hicimos historia aquí, volvimos el año 89’, el 12 de Diciembre del 89’, nos tuvimos que volver por la época de Alfonsín, por la inflación...eso 48

Me vine cuando tenía 20 años acá, hace como 40 años que estoy viviendo acá. Trabajé harto tiempo, sufrí mucho tiempo trabajando en el campo. Yo soy de Carahue, de ahí. Ahora -gracias a Dios- estoy bien con mi familia. Sufro ahora porque tengo una prima que quedó sola, se le murió el marío y fue una sobrina a cuidarla hasta que se muriera, y no pasó eso. Ahora la hecho de la casa, y ahora anda con unos amigos abriga’...yo sufro mucho por ella. Yo allá tengo mis tierras y tengo familiares a cargo, es que ya no se puede sembrar porque sale muy caro, crían animalitos, siembran papitas, las mejores papas. Yo soy mapuche, allá celebran el Wetripantu, cuando yo vivía allá no se acordaban de eso, ahora están celebrando, lo toman más en cuenta. Soy floja pa’ salir, acá no participo en nada, entiendo Mapudungún, pero no hablo nada o poco.


49


50


51


"Yo fui de los viejos del San Francisco, fundador del Unión Cultural San Francisco, fui tesorero de un principio… como el 6869, cuando estaba San Francisco habían dos casas aquí no ma’… impresionante... y ahí yo me acuerdo de todo, no lo armamos acá, yo me acuerdo que el primer regalo que recibimos aquí en San Francisco fue una pelota…" (José, Dirigente y Fundador del Club de Fútbol San Francisco) "El primer regalo que recibimos aquí en San Francisco fue una pelota" Los clubes de fútbol de la población Jaime Eyzaguirre son tan antiguos como la misma población, destino de la experiencia de rememorar la vida de la población. Hablar de la historia de los viejos Craks de la población, implica remontarse a la misma llegada de sus habitantes. Antes que cualquier otra forma de organización comunitaria, los clubes de fútbol y su práctica futbolera, constituían el centro social de la incipiente población allá por 1968 y 1969. "Llegamos acá en el año, por lo menos en Diciembre del año 68’, después empezamos a llegar, yo llegué en marzo del 69’, yo vivía en la Santa Julia, y de ahí 53


me vine para acá. Y yo cuando vine a ver el sector que me tocaba, el sitio, vine y justamente aquí había una cancha y estaba jugando Independiente, aquí mismo… en esos años no existía el América, Independiente que se habían venido de Las Condes y tenían un feroz equipo, el Independiente de las Condes" (Dirigente atrasado, de la población Villa Jaime Eyzaguirre) En el boom de la actividad futbolera la población alcanzo a tener al menos 8 a 10 equipos de fútbol. En la actualidad sólo queda uno. La nostalgia con que se recuerda dicha época queda asociada a muchas actividades comunitarias realizadas en torno al fútbol, práctica deportiva alrededor de la que se fortalecen los vínculos de amistad y solidaridad, experiencias escasa en la actualidad, según reconocen los pobladores.

El Fútbol y la construcción de la población: "Armábamos una pichanguita contra el sector de allá, el sector de acá" Esta parte de la historia de la población Jaime Eyzaguirre está íntimamente unida a la operación sitio y a todos aquellos planes de construcción que se instalaron en esta población ya mencionados (Autoconstrucción, Esfuerzo Propio, Plan 20.000 y Plan 20.070). Los primeros equipos que surgen en la población pertenecen a los comités de autoconstrucción, los cuales estaban subdivididos en 4 sectores, entre los cuales se realizan retos deportivos, siendo éstas las primeras 'pichangas'' en los años 196869. Es el caso del Club Deportivo Unión Cultural San Francisco y el Club América, que pertenecieron y/o tuvieron su origen en los comités de autoconstrucción. No obstante, si bien su origen se asocia al comité, con el tiempo se otros sectores. "La gente San Francisco, que también construyó, ese es el sector 4, entonces hicimos el primer partido, al sector 4, 54

después al sector 2, después al sector 1, los primeros tres partidos fueron con los sectores de autoconstrucción. Hay que tener claro esto: no era algo generalizado en la población, eran lunares no más, entonces ahí las autoridades nominaron del 1 al 4 y cada sector después armábamos una pichanguita contra el sector de allá, el sector de acá. Entonces, el América era del sector 2, y el San Francisco sector 3, los únicos sectores que logran hacer un club deportivo son el sector 2 y el sector 3, el 1 y el 2 no cuajó la idea”. (Vicente, Fundador del Club América) "En el caso que yo planteé de la autoconstrucción sí, pero había gente que no participaba de la autoconstrucción, pero igual participaba de los clubes deportivos" (Vicente, Fundador del Club América) Estas pichangas en los inicios de la población, durante la década de los 70 e inicios de los 80, tenían ciertas dinámicas y características descritas con interés por algunos pobladores. En los primeros años, los equipos mas importantes eran “América”, “San Francisco” y “Juventud Navidad”. Si bien los partidos de fútbol se jugaban los días Sábados y Domingos, los clásicos Inter.-clubes de la misma población, o con otras poblaciones, adquirían particular interés durante toda la semana. El partido se preparaba en la semana, en sus calles se animaba a los jugadores, y al otro día del partido, los clubes ganadores o perdedores, sabían que la conversación local repararía en los resultados, en el negocio de la esquina y en el barrio, en fin, algo que duraría hasta la próxima fecha en que se buscaría la revancha. "El sábado jugaban los infantiles y el domingo se llenaba la cancha, yo creo que esos 3 partíos que se jugaban no se vivían en un día, yo creo que se vivían antes, en la semana, se vivían antes y después, por ejemplo, el América jugaba su clásico con San Francisco, después jugaba con Navidad, entonces esos partíos se jugaban de antes y después los resultados, el


partido tenía importancia dependiendo de como iban ubicados en la tabla, es decir, el clásico podía tener una importancia, si bien en el tabla de posiciones estaba bien ubicado uno o el otro, o los dos estaban bien ubicados, generalmente estaban de la mitad de la tabla pa’ arriba, los tres clubes: el América, el San Francisco y el Juventud Navidad, que eran los tres equipos mas fuertes que habían, independiente de que estaban el Hamilton, el Jaime Eyzaguirre”. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre). "Hay una cosa muy importante, dentro de los clásicos era una competencia leal, era deportiva futbolística, o sea, no como hoy en día, antes era el día… iba el delegado y decía: saben que jugamos con Navidad. Puta! nosotros nos preparábamos, martes ya nos estábamos preparándonos y citando a la gente y teníamos buena presentación y antes jugábamos re lejos, jugábamos allá en El Peral después, y a esos partíos venían todos, al paradero 26 de La Florida al lado del cementerio, eso era como en el año 80’, y eso era importante, era una cosa que… antes que apareciera la famosa drogadicción…. En esa época iban familias completas, de todo tipo femenino, masculino, chicos, grandes, medianos”. (Patricio, Dirigente Club Navidad). "En esa época el América que jugaba contra San Francisco y eran campeonatos a muerte, eran partidos a muerte. Por ejemplo, y estaba como de una semana a otra ya preparándose uno, o sea ‘y vai a jugar, vai a jugar, ah! te vamos a pegarte’. Y si ganábamos estamos toda la otra semana, diciendo buena mi compadre, que cagá te pegaste… había que enfrentarse al barrio en su período”. (Nelson, Jugador 55

y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) "Eso es lo bueno de esta población, que todo el mundo se conoce, tu puedes decir, Vicente ha sido dirigente toda su vida del América, José ha sido dirigente toda su vida del San Francisco. Yo así he sido dirigente alternativo, pero igual que el Pato y Gómez, ellos han sido dirigentes de los clubes, de sus amores. Y tú los ves aquí conversando y recordando una época maravillosa deportiva de esta población, que ahora no se vive". (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) "Todos en la misma población, porque todos éramos jugadores de aquí, en cada pasaje había uno de San Francisco, uno de América, en los pasajes, uno de Navidad. Entonces, todos se reunían y hacían burlas unos de otros. Entonces la rivalidad deportiva era tan intensa, en que tú ibai pasando pa allá y jugadores pa acá, jugadores pa allá y todos del mismo sector, de aquí, no de allá de Peñalolén, excepto algunos que venían galletas, que traíamos de otros lados, pero eran muy pocos, la gran mayoría eran de acá". (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre). "Éramos adversarios, el jugaba por Navidad y nosotros por el San Francisco, eran


clásicos, clásicos, clásicos. San francisco con el Navidad, San Francisco con el América, América con Navidad, eran clásicos que adonde se podían perfectamente -déjame de mentirosoalrededor de una cancha de fútbol 300, 400 personas”. (Patricio, Dirigente Club Navidad). Sin embargo, el tema de la escasez y desaparición de las canchas de fútbol, de espacios aptos para el deporte, genera en la actualidad que el Club Navidad (único club que permanece vigente), tenga que ir a jugar a otros lados lejanos a su población, perdiéndose algo tan importante en este deporte: jugar de local junto a sus familias y comunidad. "Ahora las canchas… en el Estadio nacional juegan clubes, pero ahí juegan de toda la región metropolitana”. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre). “Ya no existe esa parte que yo soy local en mi barrio con una cancha”. (Vicente, Fundador del Club América). ¡¡Todo es cancha !! … hasta que todo cambió El auge, desarrollo y caída de la actividad futbolera en la población de la Jaime Eyzaguirre, está íntimamente ligado a su origen, es decir, a la operación sitio en amplios terrenos agrícolas, desocupados y planos, aledaños a la población, que condicionaban un ambiente favorable para desarrollar el juego, en un ambiente familiar y comunitario, que permitía la cercanía del juego con sus hogares. Algo que con el tiempo, y los acelerados procesos de urbanización y poblamiento en la periferia de Santiago de ese entonces (comuna de Ñuñoa), fueron ocupando dichos espacios lúdicos, y de la mano, eliminando las posibilidades de esta práctica deportiva en el barrio. "Es que estaba la posibilidad de que habían canchas. Por ejemplo, nosotros vivíamos 56

en este sector y caminábamos tres cuadras hacia allá y teníamos 5 canchas, al otro costado teníamos otra cancha, resulta que estaba la facilidad para que fueran las señoras nuestras que en ese tiempo estaban jóvenes como nosotros, como los hijos, pero ahora a las distancias que están los campos deportivos”. (José, Dirigente y Fundador del Club Unión San Francisco). Los lugares para jugar fútbol han variado en el tiempo. En un inicio, entre el 1968 y 1972, se jugaba en cuatro lugares principalmente: -En los terrenos agrícolas ubicados al sur de la Población (en los que posteriormente se urbanizó y construyó la Villa de la Católica, en el año 73-74). -En los terrenos agrícolas ubicados hacia la cordillera, al otro lado de Américo Vespucio (terrenos que fueron tomados en 1972 conformando la actual Población Simón Bolívar, ex Población Guerrillero Manuel Rodríguez). -En el terreno ubicado en el corazón de la misma población (espacio en donde posteriormente se construirá la Escuela N°409). -Y en las canchas ubicadas en Ramón Cruz con Grecia, terrenos que fueron ocupados por edificaciones habitacionales avanzada la década de los 80 e inicios de los 90. "Si la Villa la Católica se tiene que haber hecho como en el año, 73’, 74’, si por ahí e m p ez a r o n l o s p l a n o s y … a h í desaparecieron, ahí los terrenos prácticamente los trazaron y quedó eliminada, lo mismo pasó con las 7 canchas, donde hoy día esta el Homecenter, el Lider Homecenter, ahí estaban, en Castillo Velasco… no sé si fue el año 76 u 80, porque también las 7 canchas desaparecieron, eso es en donde está el Lider ahora, el 76’ fue la construcción del complejo deportivo que está en Grecia con Ramón Cruz, el 76’ 77’, ahí está, todavía se puede jugar"(Vicente, Fundador del Club América) “En el sector que me tocaba, en el sitio,


vine y justamente aquí había una cancha y estaba jugando Independiente, aquí mismo… en esos años no existía el América. Independiente se habían venido de Las Condes, y tenían un feroz equipo el Independiente de las Condes y resulta que a la semana siguiente o a las dos semanas me vine acá, y la cancha había desaparecido, al medio habían echo un pozo séptico y ahí quedó la cancha, cloteó. Posteriormente, después hicieron la escuela, que la hicieron en el sector por ahí donde está el Auco, en esas inmediaciones, tomaron ese sector para hacer el colegio y de ahí después quedaron y empezaron a nacer los clubes nuevos”. (Dirigente de la población Villa Jaime Eyzaguirre) "La Universidad de Chile de Ñuñoa, que yo jugaba por ellos, que ahí hay una foto. Empezamos a jugar allá al frente, donde está Peñalolén, habían unas canchas pa' allá, en donde está Lo Hermida ahora (Dirigente de la población Villa Jaime Eyzaguirre) "Después del 76-77, pasamos a jugar en una canchas, a donde actualmente está la posta, ahí en Juan Moya con Grecia (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) El golpe de Estado inicia unos procesos de cambios en la actividad deportiva y futbolera. En los años 70' y 80, existen dos procesos: E l p r i m e r o, e s u n p r o ce s o d e implementación centralizada de políticas deportivas en las poblaciones, insertando un nuevo producto: la construcción de multicanchas, es decir, subdivisión de las canchas de fútbol. Este proceso se gesta durante la dictadura y continúa en los 90. "Sabí qué a veces yo me he puesto a pensar, sabí yo me voy a salir, no me voy a salir del tema, yo siempre he pensado de que nos pasó está cuestión aquí nacional, el golpe de estado cagamos con todas las canchas" (Patricio, Dirigente Club Navidad) 57

"Es que las políticas de gobierno referentes a los campos deportivos no ha sido muy atiná que digamos, porque ellos rompen una cancha de fútbol para hacer dos o tres multicanchas" Vicente, Fundador del Club América) El segundo, tiene que ver con un boom de fútbol poblacional, a partir del apoyo de las municipalidades y de la DIGEDER (Dirección General de Deportes y Recreación), que buscaba el fomento de campeonatos locales con subsidios. Recordemos que bajo el régimen de la dictadura, muchos dirigentes al verse imposibilitados de llevar una activad política, inscribieron su trabajo en organizaciones deportivas. "Habían más de 50 clubes allí, si yo les conversé que eso en los años 70’, eso fue un boom a nivel poblacional, habían mas de 50 clubes. Las autoridades militares que en ese tiempo apoyaban eso, y había un gran dirigente poblacional, eso fue una cosa, yo diría fuera de lo normal, fuera de lo común. Porque se juntaban 5 mil, 6 mil personal el fin de semana jugando a la pelota, era una locura, nosotros seguimos el canal federado que era otro tipo de fútbol y no participamos en eso en esa


época. Y el club Universidad de Chile, que era el que dice Nelson, que venía de las Condes, se arregló un poco más acá, y fue a participar allá, y los otros tres nos fuimos a la asociación Presidente Frei, al canal federado”. (Vicente, Fundador del Club América) “Yo creo que del 73’al 80’, 85’, es el peak de los campeonatos, porque la cancha 1 y 2 de Rodrigo de Araya, hay una cancha Nº1 que ahí ahora está empastada y la cancha Nº2 que también está empastada, es municipal ahora. Pero eran canchas de tierra, se podía jugar, cosa que ahora no se puede jugar en esas canchas, y si tu juegas tienes que pagar no se cuanto, entrada y todo un atao, y el pasto tu no lo podí pisar mucho, no pueden jugar cuatro equipos en el mismo día, porque te echan a perder la cancha. Entonces la rivalidad, América, Navidad, en la cancha, ponle tu Nº1 y decía Rosario Central y San Francisco en la cancha Nº2, entonces no hallabai pa donde ir, si te ibai a la cancha Nº1 o a la cancha Nº2”. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) "Claro ahí comenzaron a llegar América y San Francisco, y ellos participaron en esa asociación, hasta el día de su muerte. El único ahora que está es Navidad, que está participando ahí y lamentablemente con canchas que no son de este sector, mira te está diciendo Pato que el Estadio Nacional, jugando allá". (Dirigente atrasado, de la población Villa Jaime Eyzaguirre) "Con 35 o más años de vida en la población o en la villa, si puedo decir que nunca antes la villa Jaime Eyzaguirre -porque ese es el nombre oficial- nunca antes fue mas importante que cuando existían estos clubes. La población tenía vida, yo hoy día yo veo que eso no existe, y eso es por muchas razones. Yo diría primero que na’, cuando los clubes amateur logran tener 20, 30 años de vida, sin tener campos deportivos donde realizar sus actividades, yo lo encuentro heroico, titánico, tener que salir semanalmente a jugar a cualquier otro lado, pero menos en su barrio, aquí 58

no hay nada". (Vicente, Fundador del Club América) "(en década de los 70) hubo un gran movimiento poblacional que hubo ahí, que es Lo Hermida. Y ellos tenían sus campeonatos donde participaban como 50 clubes en Lo Hermida, era una locura eso, pero eso va a venir como 10 años después de la Jaime Eyzaguirre… está en pleno gobierno militar, todo esto del boom del fútbol en ese sector va a producirse en el gobierno militar, pero fue una locura, nada que ver con lo que nosotros habíamos echo, nosotros hicimos una cosa de tres clubes cuatro clubes y ellos tenían 50, 60 o tal vez mas, hacían un festival donde juntaban 20 mil personal, así que era una locura eso”. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) La liga y la formalización del deporte El fútbol en la Jaime Eyzaguirre pasó de la informalidad a la formalización plena en pocos años. Como hemos dicho, en un inicio surge una gran cantidad de clubes que juegan de manera mas o menos informal, y se agrupan tempranamente en la Agrupación de Fútbol Jaime Eyzaguirre. Posteriormente -hacia 1976- la mayoría de estos clubes ingresan a la Asociación Presidente Frei de Ñuñoa, asociación vinculada a la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA), en el que juegan clubes de diferentes comunas (Peñalolén, Ñuñoa, Macul, entre otras). Este paso de formalización es importante, porque ordena la actividad deportiva en la población. "Primero hubo una agrupación de clubes dentro de la Villa Jaime Eyzaguirre, y después la mayoría los clubes se convirtieron en clubes federados, la personalidad jurídica viene después, lo primero que hubo fue una agrupación que se llamaba Agrupación de Fútbol Jaime Eyzaguirre, esa duró como dos años, no duró más. Y después la mayoría de los c l u b e s , n o re c u e rd o s í , b u e n o Independiente no jugó más a ese nivel.


Peñalolén, está de Macul y de Ñuñoa, pero no son todos los clubes de ahí. En una época hubieron clubes ahí, también en la Villa Frei hubieron clubes macanudos, muy guenos, pero también paso a morir”. (Vicente, Fundador del Club América).

Primero fue el club América que ingresó a la Asociación Presidente Frei de Ñuñoa, después San Francisco y después Navidad… La Asociación Presidente Frei era una Asociación de Fútbol que está asociada a la ANFA, a la Asociación Nacional de Fútbol Amateur, y allí ya viene un orden, cada club con sus jugadores, no era cosa de poner a quien quisiera jugar, todos los jugadores legalmente inscritos". (Vicente, Fundador del Club América). “La etapa que vivimos nosotros de ingresar a una asociación, formalizar todo, ordenar los clubes, la vivimos como el 76, nosotros lo hicimos por un canal federado que es la máxima autoridad del fútbol amateur de Chile, que es la federación, otros en cambio lo hacen por el canal vecinal, en otras palabras la Municipalidad les dicta a través del Consejo Local de Deportes, les dicta las pautas a ellos, las reglas y todas esas cosas. Nosotros somos otra cosa, esto de acá es de mas competición, ahí nosotros competíamos a nivel nacional, te podía formar un seleccionado y podía representar a la comuna o a la Región Metropolitana”. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre). "Lo que pasa, es que la Asociación Presidente Frei está, tiene como sede la Villa Frei, pero no tiene absolutamente nada que ver con la villa ahí, es de donde quieran jugar, de la partida hay clubes de 59

“Yo creo que el club América ingresa el año 76’, 1976 por ahí, ahí se formaliza ya mas legal, porque antes se armaban ligas no más, ligas de fútbol que solamente tu con un carné podía jugar por el club que quisiera jugar no más, no había ni un control ni una reglamentación, como la Asociación de Fútbol de Villa Frei”. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre). Dependiendo del tamaño del club, éste se organizaba para la competencia en series y 5 categorías: infantil, cuarta, tercera, segunda, primera y juvenil. Sus jugadores abarcaban un tramo de edad que va desde los 7 hasta los 60 años. Se recuerda con nostalgia que antes lo que movía al fútbol eran las ganas de triunfar, el amor al deporte, el llamado orgullo deportivo, por la copa de campeón. Se recuerda que a partir de 1985 todo cambia: "Antiguamente se jugaban solamente trofeos, los premios eran trofeos, no como ahora que es dinero es más. De hecho a partir de 1985 agarraron las asociaciones para dar implementos, pero antes eran trofeos. Y uno jugaba todo un año, y tenía que tener mas de 100 jugadores para enfrentar la competencia y la copa valía cuanto, en plata de hoy, unas 20 lucas y por esa copa yo me acuerdo de haber jugado un campeonato, un busto de don Bernardo O’Higgins que debe haber pesao unos 10 kilos, que se la ganó el club Olimpia, pero jugamos todo un año y


60


después lo voy a ver y valía 6 mil no se que, no se si 6 mil pesos, me daba vergüenza, pero es que el alma es lo que hace el valor"(Vicente, Fundador del Club América En la actualidad, el club Navidad es el único club vigente que participa en la Asociación de fútbol de la Villa Frei. Lo cierto es que las cosas han cambiado con los años, hoy día el campeonato de fútbol amateur está institucionalmente formalizado pero sostenido por prácticas comerciales informales, que impide muchas veces hacer un trabajo dirigencial y deportivo como antes. "La asociación vive a costillas de los clubes, un bono semanal, hoy día son cuarenta mil y tanto pesos, hoy en día, 1.500 pesos la camiseta, donde hay canchas que hay que pagar entrada son 2.000 y si le toca lejos viene locomoción. Entonces ¿Cuánto genera? Ahora de ese bono, la asociación fuera de ese bono - y eso es lo que y por eso a mi no me pueden ver en la Villa Frei, porque yo les he estado tratando de investigar las cosas- fuera de pagar un bono por participar, durante el año en un campeonato son 95.000 pesos, aparte de eso, esa es la inscripción, fuera del bono semanal y fuera de 10.000 pesos por club para gastos administrativos, donde una asociación tiene 13 clubes son 130.000 pesos mensuales, por 10 meses un millón trescientos, ese millón trescientos ¿Qué lo hacen? gastos administrativos, tanto gasto administrativos.” (Patricio, Dirigente Club Navidad) A pesar de todo esto, el orgullo de la formación de jugadores en la población encuentra sus frutos al comentarnos de aquellos jóvenes que lograron dar un paso mas allá, y que llegaron al profesionalismo. De la población salieron varios jugadores que finalmente jugaron profesionalmente: Iván Valdés que fue seleccionado chileno en la década del 80; Roberto Carrasco que jugaba en el club San Francisco y que jugó en Palestino; José Luis Sepúlveda estuvo en el plantel nacional para el mundial del 87’, además de jugar en Palestino, Melipilla 61

y Curicó; y Felipe Gonzáles que actualmente juega en el Audax Italiano. BREVE RESEÑA DE LOS CLUBES MAS IMPORTANTES "Aquí los tres clubes más importantes que habían aquí, que eran el club América, el club San Francisco, el club Juventud Navidad, participaron la mayor parte de su vida, participaron en Ñuñoa en la Villa Frei cuya Asociación se llamaba Presidente Frei. (Vicente, Fundador del Club América) INDEPENDIENTE DE LAS CONDES (Antes de 1968 - 1971) Es el Club de Fútbol más antiguo, se remonta a fines del 68, con la Operación Sitio en la población "Venían con su gente a vivir acá y armaron el club y -como se dice- al otro día estaban jugando". (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre)


Este Club llega armado con los pobladores que provenían de Colón, a la altura del 8.000, de la comuna de Las Condes. Se dice que antes de que se formara la Junta de Vecinos, e incluso los Bomberos, o que se levantará la primera casa, ya existía este club. En esa época la única organización que existía eran los comités de vivienda. "Yo creo que debe ser Independiente el más antiguo. Lo que pasa es que la antigüedad al formarse la población tendría que medirse por meses, no hay una antigüedad, por ejemplo, al formarse la Operación Sitio de la Villa Jaime Eyzaguirre vienen familias de todas partes y esta gente de Las Condes venía agrupado, entonces se instalaron y después funcionaron a la semana siguiente, antes que la Junta de Vecinos, antes que los Bomberos, antes que los Carabineros, antes que todos. Los clubes deportivos en la Villa Jaime Eyzaguirre funcionaron primero que cualquier autoridad poblacional, excepto el Comité que había asignado a los pobladores según, para la parte poblacional, eso era lo único que había formado y después aparecen en forma inmediata los clubes deportivos, y yo creo, no recuerdo los antecedentes, pero yo creo que Independiente debe ser meses, o semanas, antes que San Francisco… es que como ellos venían montados de las Condes (Vicente, Fundador del Club América) El Club Independiente de las Condes habría sido fundado en la década de los 40. Cómo algunos de aquellos pobladores se vinieron a la operación sitio, en un momento de su historia existieron dos clubes con el mismo nombre. "Después hubieron dos Independientes, uno aquí y otro en las Condes, en Colón 8.000, la gente que llegó allá, llegó por el club Independiente, los que llegaron acá que eran del Independiente y llegaron a vivir acá, armaron su propio club" (Patricio, Dirigente Club Navidad) Los pobladores que integran el Club se 62

encuentran a su llegada, en la naciente población Villa Jaime Eyzaguirre, con un terreno tizado, con sus sitios delimitados, y con grandes extensiones de terrenos a sus alrededores propicios para instalar canchas de fútbol. De hecho, en el sitio destinado para la construcción de la escuela, el Club Independiente de las Condes hace uso de dicho terreno como campo deportivo, según algunos, es la primera cancha de fútbol de la población. "Habían terrenos amplios como para poder jugar fútbol, todos teníamos canchas. De hecho, el club Independiente de Las Condes cuando ingresa a la Jaime Eyzaguirre, cuando los pobladores llegan acá toman posesión de su sitio, hacen aquí, en este mismo sector, donde está el colegio, que era la escuela Nº 409, ahí ellos hacen una cancha de fútbol y duró su vida deportiva hasta que duró la cancha”. (Vicente, Fundador del Club América) “La primera cancha de aquí mismo, jugaban en este terreno donde está ubicado el colegio, que después se hizo la escuela 409 (Nelson, Jugador y dirigente del futbol de la villa Jaime Eyzaguirre) Este Club logró tener en su tiempo 3 equipos adultos. “Del sector, de los que se vinieron a vivir pa’ acá, tuvo tres equipos no ma, nunca tuvo senior, yo lo conocí como equipo adulto no ma, ni infantil tampoco, sólo tres equipos adultos, con 15 jugadores por equipo, como 50 jugadores (Vicente, Fundador del Club América). Este club no tiene larga vida, por el contrario, hasta 1970-1971, según cuentan los actuales pobladores. "Pero Independiente en la Jaime Eyzaguirre, no tiene una larga vida, es una vida corta, yo diría no más allá de un par de años,. Lo que trajeron armado, se les desarmó muy rápidamente" (Vicente, Fundador del Club América) "Toma en cuenta que nosotros, yo en ese tiempo jugaba en el América, el 76’


entramos a la A sociación y ya prácticamente Independiente no existía" (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) CLUB UNIVERSIDAD DE CHILE DE ÑUÑOA (Antes de 1968 - 1971) El club de la Universidad de Chile también es uno de los más antiguos de la población, y al igual que el Club Independiente, venía constituido desde su lugar de origen: la Comuna de Las Condes. No existe certeza, pero en el recuerdo de los actores del fútbol, se nombran dos poblaciones de origen de este club: la población La Pechuga, ubicada cerca del actual Parque Arauco, y la población Los Areneros, más allá del Arrayán, actual Comuna de Lo Barnechea "Eran cerca del río, de por allá venían, eso tiene que haber sido la Población Los Areneros, no de la Pechuga, hoy día está el Marriot ahí, donde estaba esa gente, es el edificio mas alto de Santiago, en el Parque Arauco al lado está el hotel Marroit. De se lado era, pero la U viene de mucho mas arriba, el Arrayán donde pasa el puente nuevo, ese sector El Arenero, Barnechea, era Los Areneros". (Patricio, Dirigente Club Navidad) En las Condes, el Club lleva el nombre de Universidad de Chile de las Condes, pero en la Población Jaime Eyzaguirre, el club adopta el nombre de Club Universidad de Chile de Ñuñoa. Por lo tanto podemos decir que este club, al igual que el independiente, tiene una data mucho mayor que la propia población. No hay mayor mención de sus fundadores, a excepción de uno muy recodado: Diego Juan Carmona. "También esos vienen amarrados de las Condes, también deben ser del año 40’, y en las mismas circunstancias que el Independiente, su dirigente era Carmona, pero no me acuerdo más. Carmona yo lo conocí así, todo el mundo le decía Carmona, care’ mona le decían". (Nelson, 63

Jugador y dirigente del futbol de la villa Jaime Eyzaguirre) "El que lo trajo fue el viejito don Pedro Farías, don Pedro que jugaba al arco en ese tiempo jugaba en primera, calcula…ese club muere en el año setenta y…" (José, Dirigente y Fundador del Club Unión San Francisco) Las canchas en donde jugaban se encuentran en los terrenos que hoy pertenecen a la Comuna de Peñalolén, al otro lado de Américo Vespucio, en el mismo lugar donde actualmente se levanta la Población Simón Bolívar (ex Guerrillero Manuel Rodríguez). Cuentan que tenían que llevar los arcos hacia el lugar para poder jugar, y retirarlos una vez finalizado el partido, eran los terrenos baldíos pertenecientes a la familia Cousiño. "A ver, yo jugué por los tres clubes, pero más jugué por América si. Después empecé a jugar por San Francisco, estaba Universidad de Chile en Ñuñoa, acuérdate, y se va justamente -como dice VicenteUniversidad de Chile de Ñuñoa, por eso yo no fui fundador. Lo que pasa es que la Universidad de Chile de Ñuñoa venía de allá de las Condes, Universidad de Chile no más se llamaba en Las Condes, y venía de allá formada con jugadores de allá, gente, como se puede decir la historia de esta población, hay mucha gente que vienen de otros lados insertada aquí". (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) "Venía de Las Condes la Universidad de Chile, se llamaba Universidad de Chile Las Condes, y llegó cuando don Pedro. Y él llegó con gente a vivir acá, ya con el club de allá, de Las Condes que se llamaba el Universidad de Chile, lo insertara aquí mismo, se insertaran y siguieran con el Universidad de Chile y le pusieron Universidad de Chile de Ñuñoa, le cambiaron el... de la comuna y también murió por la misma razón, porque se acabaron los campos (Dirigente de la población Villa Jaime Eyzaguirre)


"Fui delegado, yo me recuerdo que ese club pasó tantas... porque me recuerdo que la cancha que teníamos acá al frente que hacía de local, teníamos que sacarle los arcos y traerlos pa acá los arcos, o si no se pelaban los arcos y andábamos , y… se extinguió después, tampoco de mucha vida, alcanzo a tener tres equipos adultos, si no habían infantiles en ese tiempo" (Nelson, Jugador y dirigente del futbol de la villa Jaime Eyzaguirre).

CLUB DEPORTIVO JUVENTUD NAVIDAD (1969- 2005) El Club Deportivo Juventud Navidad fue fundado el 25 de diciembre de 1969, y su origen esta ligado a un comité de vivienda de pobladores que llegan a la operación sitio provenientes de los cites de Rodrigo de Araya y Vicuña Mackena. Actualmente su dirigente es Patricio Lagos, desde 1999, siendo este club el único que permanece vigente, y está compuesto por jugadores 64

y dirigentes de los clubes que han ido desapareciendo en el tiempo. "Y el club Juventud Navidad, que es fundado el 69’, también viene, pero viene de la comuna de Santiago, de por ahí donde habían los cité, de Rodrigo de Araya con Vicuña Mackenna, antes de llegar de Vicuña Mackenna, ahí estaba y fue fundado justamente un día de Navidad y por eso se llamó Juventud Navidad y todavía existe, si todavía juega" (Vicente, Fundador del Club América). "Si el único Club en estos momentos que existe, y existe producto de toda esta gente que jugaba en los clubes acá, están todos metidos ahí en el Navidad la gran mayoría, ahí en el Navidad. El único club que existe, tiene jugadores de San Francisco, tiene jugadores de América, tiene jugadores de todos lados, porque es el único, pero están ahí a empujones prácticamente, no sé en que asociación están, no tienen cancha, y


igual siguen jugando, creo que existen muy pocos clubes en la Asociación Presidente Frei, siete, ocho creo que eran, pocos los clubes". (Nelson, Jugador y dirigente del futbol de la villa Jaime Eyzaguirre) Se recuerda con nostalgia no haber ganado un campeonato en los mas de 30 años de vida. Al respecto se recuerda con rabia una gran decepción del club, cuando habiendo ganado un campeonato, no se les dio el título por problemas administrativos. "Yo creo que el único club que no tiene, que no va a tener tema para poder hacer un resumen es el club Juventud Navidad. Durante todo el tiempo que yo fui su adversario deportivo, nunca fueron campeón de nada, así es que van a entregar una hoja en blanco. Mira, la única vez que salieron campeón, mira lo te voy a contar, la única vez que salieron campeón, le quitaron los puntos y salieron como terceros, por un error que cometió Palomera de orden administrativo, un error reglamentario… tenían un tremendo equipo, pero le advirtieron, le habían quitado los puntos al Navidad y no salieron campeón… Lo que pasó, fue por un jugador, el jugador, el Nano Díaz Hidalgo, que está inscrito por el San Marco de la Asociación de Peñalolén. El Nano Díaz, él jugaba por el Navidad y estaba inscrito y había solicitado la anulación de esta inscripción del Navidad para jugar por el San Marcos de Peñalolén, la Asociación Peñalolén, y no se acomodó allá, y se vino, y no le dijo a nadie, y se puso a jugar por el Navidad, y va a terminar el campeonato, y reclamaron el Cesar Díaz y ahí que tuvieron su mejor equipo, su boom, el apogeo, perdieron reglamentariamente". (Vicente, Fundador del Club América) Actualmente, el Club Juventud Navidad es el único que permanece en actividad y tiene su sede ubicada en la misma población "Construimos la tremenda sede que está aquí, de ese salón, aquí atrás. Material 65

sólido, dos baños, oficinas, mira ayer mismo, eso es lo que me da pena, porque todos los clubes que eran de aquí, de esta comuna y que han desaparecido, por lo menos todos tendrían que lograr lo que he logrado yo en corto tiempo. El único club que tiene una sede, tiene 2 mesas de pool, tiene taca-taca, el Navidad juega en la villa Presidente Frei, en Estadio Nacional. Nosotros no tenemos local, jugamos en diferentes partes… esa sede tiene que ser para las ramas de básquetbol, vienen mujeres, el día sábado vienen los niños, los cabros jóvenes o sea, es pa todos”. (Patricio, Dirigente Club Navidad)". CLUB DEPORTIVO AMÉRICA DE ÑUÑOA (1970-2001) Este Club Deportivo surge hacia 1970, y su actividad dura hasta el 2001. Alcanzó a tener 8 series, y su origen -como los otros c l u b e s- e s t á e n u n Co m i t é d e Autoconstrucción, en el Sector 2 de la población de la Jaime Eyzaguirre. Su nombre proviene de la admiración mediática que se tenía por Pedro Araya, gran jugador chileno que triunfaba en tierras aztecas, en el Club América de Mexico. "En el caso del club América, este es un club que nace de la autoconstrucción, a medida que íbamos construyendo las casas. Imagínese 30 años atrás, habían, yo tenía 26, 25 años, entonces, teníamos ganas de jugar, entonces al estar construyendo las casas ’oye ¿porque no jugamos una pichanguita?’ Y ahí había en la calle Nº 5, había una cancha que pertenecía al club Osvaldo Contreras, eran esas canchas provisorias que iban a durar hasta que no se construyera para lo que estaba destinado, y después donde está la villa modelo de la Universidad Católica, ahí eran unos potreros. Entonces se consiguieron los permisos y se hicieron unas canchas que también se jugó ahí. E n t o n c e s , ‘ ¿ Va m o s a j u g a r u n partidito?’,’¡Ya! vamos a jugar una pichanguita, comámonos algo, tomémonos unos traguito’,’oye¿ por qué no hacemos


un club?’ ‘Estamos tonteando, hagamos un club’. Ya, hicimos el club América… se hizo una reunión, como le ponemos y todo, y en esa época estaba muy popular el América de México, que había jugado un chileno que era Pedro Araya, entonces sonaba en la cabeza el nombre. Entonces alguien dijo ‘ pongámosle así’. Ya, le pusimos así, pa’l caso da lo mismo el nombre, pero esa es la forma como nace (…) América nace de la autoconstrucción pero se hace una reunión y se le pone el nombre, porque como expliqué hace un rato el América de México era muy famoso con Pedro Araya ¿Te acuerda? Entonces todo el mundo tenía en la mente, como por decir hoy día Real Madrid, porque suena " (Vicente, Fundador del Club América). La vida de este club está vinculada a la Asociación de Fútbol de la Villa Frei, inscripción que se hace hacia 1976. "Yo creo que el club América ingresa el año 76’, 1976 por ahí, ahí se formaliza ya mas legal. Porque antes se armaban ligas no mas, ligas de fútbol, que solamente tú con un carné podíai jugar por el club que quisierai jugar no más, no había ni un control, ni una reglamentación, como la Asociación de Fútbol de Villa Frei"(Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre). Tal y como sucedió con otros clubes, a partir de 1985, con la separación y surgimiento de la nueva comuna de Macul, el Club Deportivo América de Ñuñoa queda en territorio administrativo de la nueva comuna, lo que le trajo serias dificultades en términos legales y jurídicos. "Lo que pasa es que en esa época las comunas estaban separadas, ésto -la Villa Jaime Eyzaguirre- pertenecía a Ñuñoa. Entonces, cuando se separaron, el club, su personalidad jurídica decía América de Ñuñoa, pero posteriormente se separaron las comunas, que esto fue Macul, lo otro Peñalolén y Ñuñoa aquí. Así es que ahí, ya después hubo una confusión mas o

66

menos legal, en que tenía su personalidad jurídica emanada del Ministerio, pero era de Ñuñoa. Y ahí después se convirtió en un problema, porque uno iba a pedir una ayuda, por ejemplo, existe una ley que subvenciona a los clubes amateur, pero al tener una personalidad jurídica se producía lo siguiente: ‘Usted participa en Macul, y vienen a Ñuñoa, acá no hace nada, así es que no le puedo dar nada’. Y se iba a Macul ‘no, que ustedes son de Ñuñoa, legalmente no les puedo dar’. Siempre, nosotros muy pocos los que obtuvimos como ayuda por parte de la autoridad, muy poco. (Vicente, Fundador del Club América). CLUB DEPORTIVO UNIÓN CULTURAL SAN FRANCISCO El club Unión Cultural San Francisco, nace en 1969 y termina su actividad en 1995. Alcanzó a tener 100 jugadores, 8 series infantiles y adultas. Su origen se remonta al inicio de la población, al Comité San Francisco de la Villa Jaime Eyzaguirre, perteneciente al sector 3 de la población. Junto al Club Deportivo Juventud Navidad, fue uno de los clubes que tuvo su sede ubicada a un costado de la plaza. Perteneció a la Asociación de Fútbol Villa Frei y tuvo un muy buen desempeño a nivel comunal y regional. "Teníamos buen equipo, nosotros éramos el club que teníamos el mejor equipo, pa fuera nos íbamos a jugar pa’ fuera. Por ejemplo, nos fuimos a Valparaíso, Rancagua, Talca, yo perdí un juego con un equipo de allá, y daba gusto porque los cabros, yo como andaba primero con ellos, entonces yo no dejaba tomar a nadie, después de jugarán el partido, ahí si querían, pero antes no, ni en la micro, ninguna cosa. ¿Te acuerdas cuando les ganamos? Les quitamos el campeonato a Independiente de las Condes, en las canchas que estaban allá adentro" (Dirigente atrasado, de la población Villa Jaime Eyzaguirre)


Una de las característica que tiene este club, fue su rol social dentro de la población. Pues este club trabajó con el Hogar de niños (ubicado en la población hacia la década de los 80), siendo el hogar una cantera de jugadores para el club. "No sé en que condiciones estará, pero está el hogar de menores era una fábrica de jugadores infantiles. Generalmente San Francisco sacaba de ahí a sus jugadores, San Francisco fue, digamos, el club que más se aprovechó de ese sistema del hogar. Pero era mucho compromiso, porque significaba que había que hablar con la tía, con la directora, sacar a los niños llevarle colación y sacarlos, porque eran todos niños con problemas sociales de sus casas, entonces significa que tú, como dirigente de un club, tenías que hacerte responsable del joven, andar detrás de él, porque no se te podía perder, y después traerlo y devolverlo al hogar. Entonces, tenías que darle una colación, había que llevarle bebida, llevarle fruta, un sándwich, no faltaban nunca a jugar en las infantiles, porque ahí lo sacabai a todos, pero era una gran responsabilidad”. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) "Siempre me recuerdo,- le decía yo: ‘¿Qué edad tiene tu cabro?’ ‘7 años’,’ ya, ven pa acá, que no lo vaya a agarrar el San Francisco’. Y no lo vaya agarrar el Navidad. ‘Ya, tráelo pa acá’. Y decía: ‘No, yo quiero ir a jugar al América’, y decía: ‘ no, anda a jugar al Navidad, anda a jugar al San Francisco’. Entonces, era una fábrica de cabros chico. (Nelson, Jugador y dirigente del fútbol de la villa Jaime Eyzaguirre) Los viejos Crack recuerdan aquella vez en que le Club San Francisco salió campeón invicto de segunda, en 1975: "yo cuando fui jugador del San Francisco, jugaba en segunda, pelao ¿Quién era la bestia negra de nosotros? El Toro, que jugaba en el América y con éste personaje que está al lado mío, era el 8, creador y yo jugaba de centro delantero y la única vez que le ganamos fue cuando éste dijo: ‘Ya

67

Pato, sale una pelota larga sale Torito’, y yo no quité el pié, y yo lo pasé a llevar, salió el Toro, y ahí quedamos 1 – 0… fue en la cancha de aquí en la Católica, fue el 75, y nosotros salimos campeón invicto de segunda”. (Patricio, Dirigente Club Navidad).


PRESENTACIÓN En la década de los 60' las políticas públicas estatales priorizan acciones para dar solución habitacional a los 'sin casa' mediante diferentes programas como lo son la "operación sitio" (construcción sólida entre 27 y 30 mts 2 ) o la denominada "operación tiza" (consistente en la entrega de un sitio urbanizado, quedando por cuenta de la familia la construcción de la vivienda). Es en este contexto, en que el Estado busca abrir espacios para la participación popular en el tema de vivienda y urbanismo, es que surge hacia 1968-69 la población 'Villa Jaime Eyzaguirre", en terrenos de la Chacra de Valparaíso, en la entonces comuna de Ñuñoa. Pocos años antes de la conformación de esta población, hacia 1965, más de 10 años después de la creación de la CORVI y bajo el Gobierno de don Eduardo Frei Montalva, 69


la gente. Con el Gobierno de Salvador Allende, se dio prioridad a la construcción de viviendas para los sectores de menores ingresos, dándole gran importancia a la construcción de viviendas y edificios por parte de Corvi y Corhabit, por lo que el Minvu creó departamentos de ejecución directa. Esto se dirigió principalmente a obreros y empleados de empresas del Estado.

se dicta la Ley Nº 16.391, que da origen al Ministerio de Vivienda Urbanismo (MINVU), cartera que tuvo como finalidad coordinar y mejorar la acción de las distintas instituciones relacionadas con vivienda y urbanismo: La Corporación de la Vivienda (CORVI), la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU), la Corporación de Servicios Habitacionales (CORHABIT) y la Corporación de Obras Urbanas (COU). Como política principal, el Gobierno planteó, por medio de la acción del Ministerio y los servicios asociados, la necesidad de masificar el acceso a la vivienda a través de la entrega de sitios urbanizados y quedando la construcción de la vivienda a cargo de las familias beneficiadas. Durante este mismo período el Ministerio debió encargarse de abrir espacios para la participación popular en tema de vivienda y urbanismo y canalizarla de modo de dar respuesta a la necesidades e inquietudes planteadas directamente por 70

Independientemente del acento o las diferencias existentes en las políticas de vivienda de ambos gobiernos democráticos, podemos decir que la población "Villa Jaime Eyzaguirre" se construye en este periodo (1969-1973), es decir, tal y como nos dicen sus pobladores, hacia 1973 la población ya estaba construida y completamente urbanizada. De este modo, y considerando diferentes autores que han tratado el desarrollo urbano del gran Santiago, podemos determinar que el origen de la población "Villa Jaime Eyzaguirre" se da en la culminación de un período que se extiende aproximadamente desde finales de la década de 1940 hasta comienzos de la década de 1970 (hasta 1973, año en que se interrumpe el desarrollo democrático normal en todos los ámbitos –político, social, económico- de la sociedad chilena por medio del golpe de Estado), un periodo en que se produce la emergencia y desarrollo de un movimiento de pobladores 'sin casa' al interior de la sociedad chilena, y dentro de los límites urbanos capitalinos en particular, que se caracterizó por trazar sus propias líneas organizativas y de acción que le otorgaron validez como un nuevo movimiento social en Chile.


historias Esta es la historia de una población y de sus pobladores, que aborda el relato de sus casas y de sus vidas, de personas que levantaron sus viviendas con esfuerzo y con sueños, y que a la luz y al pasar de los años conformaron su propia historia… la historia de la población Villa Jaime Eyzaguirre. OPERACIÓN SITIO EN UN LEJANO 1968-69 Hacia la segunda mitad del período presidencial DC (1967-1970) se comenzó a poner en marcha un plan de soluciones habitacionales inmediatas, conocido como “Operación Sitio”, que buscaba dar respuestas concretas a las demandas de los pobladores. Este plan constaba de la entrega de sitios semiurbanizados a los pobladores sobre la base de un mínimo de cuotas CORVI canceladas previamente, de manera que el gobierno mismo se encargaría de comprar terrenos privados, dividirlos y equiparlos con servicios básicos de urbanización para así entregarlos a los pobladores que se inscribían en el MINVU postulando a la obtención de un sitio. En un primer momento, la denominada Operación Sitio habría tenido una espectacular recepción dentro de los sectores poblacionales, acudiendo gran cantidad de pobladores a inscribirse para postular a un sitio semiurbanizado; así lo deja en claro un reportaje de la revista “Mensaje” publicado hacia 1970, en el cual se publica que: “...En un primer registro abierto en Santiago para cuantificar la demanda, se inscribieron en 15 días 65.000 familias. Al terminar 1970 se habían entregado unos 110.000 lotes en todo el país, distribuidos 71

en prácticamente todas las comunas urbanas...”. El diario La Ultimas Noticias del 4 de Enero de 1969 anunciaba que la corporación de Vivienda "había comprometido para ese año una inversión total de 959.556.000 escudos con el propósito de llevar adelante programas de edificación de 19.885 casas, urbanización de 30.801 sitios (…)", lo que demuestra que para estos años, la CORVI hacía un fuerte incremento de los planes de vivienda existentes. Este impulso se ve reflejado en la erradicación de las poblaciones callampas del Gran Santiago. En la siguiente noticia publicada el 26 de Diciembre de 1968 en LUN, se informa de la "erradicación de 57 familias de la población "Primero de Octubre" ubicada junto al antiguo ferrocarril del Llano de Maipú, al llegar a la circunvalación con Lo Encalada, y cuyo destino sería la población "Jaime Eyzaguirre".


comuna de Macul, entre las calles Rodrigo de Araya por el norte, Calle 5 por el sur, Américo Vespucio por el Este, y Avenida Los Presidentes por el Oeste. Sin embargo, hace 30 años el paisaje era totalmente diferente. Esta población se ubicó en terrenos que anteriormente pertenecían a un fundo, que recibían el nombre de las Chacras de Valparaíso. Este antiguo fundo pertencia a la señora Eloisa M. de Cruz, que hacia la década del 20' se la arrendaba a Don Ramón Cruz Montt.

EL ENTORNO DE LA POBLACIÓN A LA LLEGADA DE LOS POBLADORES "Llegamos el sesenta y nueve y el setenta y tres teníamos todo, o sea super rápido todo, Teníamos la población con pavimentación, con todo, todo, todo, todo… Teníamos liebre de aquí a la misma plaza, teníamos la brigada de bomberos que después se transformó en cuartel de bomberos, teníamos colegio, tuvimos capilla… y todo en cuatro años. Y de ahí en adelante se fue todo quedando, lento…" (Patricio , Poblador de la Jaime Eyzaguire). El caso de la población Villa Jaime Eyzaguirre se trata de una más de las tantas poblaciones surgidas en el marco de desarrollo de la “Operación Sitio”. En la actualidad la población Villa Jaime Eyzaguirre se encuentra ubicada en la ciudad de Santiago, en la 72

En la década de los 60' la última familia dueña de estos terrenos, que según los pobladores se apellidaba 'Valdés', habría decidido vender al Estado, a la CORMU (Corporación de Mejoramiento Urbano, dependiente del MINVU) los terrenos para su posterior equipamiento y entrega a quienes se inscribían en la “Operación Sitio”. "Así que Eduardo Frei Montalva nos prometió, una vez que saliéramos de allá dentro, nos prometió de que el nos iba a ubicar un terreno y dijo que nos iba a entregar las actas de sitio, van a salir en el Mercurio, y yo esta semana, dijo, me voy preocupar de buscarles un terreno, y vino donde Cousiño primero, Cousiño estaba pegada acá en la Calle 5, y era un potrero no mas... entonces el dijo que no, que el no le vendía a los pobres, y no le vendió, después se lo vendió a la Católica pero mucho después... entonces fue donde Valdés, y el era dueño de todo esto, que era una viña con árboles, una quinta, y llegaba hasta Irarrázabal, porque yo vivía al otro lado, y yo iba a comprar frutas... Valdés tenia toda la cuestión, desde Irarrázabal hasta acá, hasta el canal San Carlos, tenia guíndales,


viñas también... entonces ya cuando le vendió el Valdés, nos llamaron a todos nosotros" (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Y teníamos harta frutas alrededor, pinos, era Lindo, Era pura viña, se veía la cordillera al tiro, lo único que mirabas era la cordillera con nieve no se veían casas pa’ arriba, se veía puro la cordillera, era todo parcela, fundo, todo era parcela, no había nada de nada, había guindas, las viñas y habían árboles de pino" (Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). Aledaño a estos terrenos, en donde se funda la población, existían grandes extensiones de tierras agrícolas, las que posteriormente se urbanizarían. Por el sur se instalará la Villa la Católica, y hacia la cordillera, cruzando Américo Vespucio, una toma de terreno que conformará la población Guerrillero Manuel Rodríguez, actual Simón Bolivar. Antes de la llegada de estas poblaciones aledañas, los pobladores encontraron en dichos terrenos, un lugar amplio en el cual podían jugar fútbol, recolectar uvas y frutos, como también hacer de esos espacios un lugar de encuentro de las jóvenes parejas de la población. "Los departamentos no existían, había una línea de árboles no mas, Guindales y todo eso, nosotros íbamos a buscar guindas al otro lado..." (Fresia, Dirigente de la Villa). 73

"Me acuerdo que había unos árboles lindos, unos nogales hermosos, era muy verde y muy bonito. A mi me gustó harto cuando llegué porque una de las cosas que me gusta son los árboles. También sufrí harto cuando los cortaron, o sea porque igual en ese tiempo quizá no había tanta conciencia. A ti te gustan porque eran verdes, no porque sabí que es lo que necesitas para mantener limpio el aire, cosa que vas aprendiendo después"(Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) "La Villa Católica no existía todavía, era puro peladero pa allá, eran puras canchas de fútbol y lo que te decía había un pasto muy alto, los yuyos. Entonces eso nos llamaba la risa los más jóvenes porque te ibas a pololear pa allá y de hecho varios matrimonios se tuvieron que hacer rapidito por culpa de los yuyos, entre ellos el nuestro. Decían los cabros:-“¿Pa dónde vai?”- “Voy al Hotel”-Era muy divertido. Y había hartas


como autos moteles, como moteles rodantes. Aquí en las viñas pasaba lo mismo. Aquí uno se metía por un bandejón de la viña, aquí toda la gente pololeando: Pero eran cosas bonitas, no eran cabros, pero era bonito" (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). Asociado a esta singularidad de vivir en un terreno semiagrícola, la memoria cuenta que los dueños de estas grandes extensiones de terreno, habrían matado a un niño por sacar uvas de una de sus viñas:

canchas de fútbol ahí e iban a jugar… Lo mismo Américo Vespucio para allá, habían hartas canchas y mucho árboles, guindos, nogales. ¡Ohh!... si me acuerdo que íbamos a buscar guindas, guindas grandes… a orillas de Américo Vespucio, en las canchas de Lo Hermida ahí estaba lleno de guindos. Después construyeron, llegó más gente y todo eso" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Les voy a contar una anécdota que no es muy bonita, en todo caso no es con garabatos ni groserías ni ninguna cosa, pero por todos es sabido por todos los que viven aquí en la Jaime Eyzaguirre, cuando llegamos, al principio, cuando llegamos mucha gente (…)se usaba siempre las viñas como los antiguos palafitos, no sé si conociste los palafitos tu, se llamaba Palafito de la Rotonda de Quilin, por Quilín para allá, donde se estacionaban autos, donde iban a pololear, 74

"Yo pienso que aquí han pasado muchas cosas importantes antes de que llegáramos nosotros. Este era un fundo, el dueño se notaba que era un gallo malo porque me recuerdo yo que el primer hecho pesado que hubo aquí fue el baleo del niñito de aquí justo una pasada que teníamos nosotros para ir a la Avenida Egaña…Entonces nosotros pasábamos por aquí y al lado de allá estaba la viña y entró un niñito y no se qué edad tendrá ahora, pero en ese tiempo habrá tenido como unos seis años, o cinco más menos. Entró, sacó un racimo de uva verde y le llegó el balazo del dueño del fundo, por sacar un racimo de uva verde. Entonces yo pienso que fueron cosas…" (Patricio Herrera, Poblador de la Jaime Eyzaguire). "La casona del dueño del fundo está ahí, estaba ahí donde esta el este, el supermercado, ahí más menos estaba la casona del dueño" (Tamara Haprichkov, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre).


OPERACIÓN SITIO: EL CASO DE LA POBLACIÓN JAIME EYZAGUIRRE "Fue en un lapso de cinco meses a reventar seis se llenó este asunto. Pero fue simultáneo. O sea se abrió, se hicieron los trazados y así llegamos todos. O sea esto estaba pre parado, delineado cuanto tu llegabas acá. Si cuando llegamos estaban los sitios trazados, todo trazado con tiza, con llave de agua aquí, para esta manzana esta llave, y así… Todo como en pañales porque esto era Operación Sitio". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Como anteriormente se mencionaba, en los terrenos de la Chacra de Valparaíso se planificó y organizó el territorio para llevar a cabo la operación sitio, por lo que los sitios fueron intervenidos para que estuvieran listos para ser entregados a los nuevos pobladores (comienzan a llegar los primeros habitantes hacia 1968). En el caso de la Operación Sitio, "el postulante debe tener en el momento de la inscripción al menos 20 “Cuotas de Ahorro” –que tenían un valor hacia la época de 12,50 escudosen su libreta del Banco del Estado. Estas libretas corresponden a cuentas que pueden ser abiertas individual o colectivamente... 75

Hecha la inscripción, el interesado debe depositar 4 cuotas mensuales durante un año, al cabo del cual habrá reunido en su cuenta 68 cuotas y habrá obtenido con esto el derecho de recibir un sitio semiurbanizado. Una vez instalado en él, deberá seguir depositando 5 cuotas al mes durante 15 meses, con lo cual su ahorro previo llegará a 143 cuotas que le darán derecho a un préstamo de 787 cuotas de ahorro. El dinero que corresponde en conjunto al préstamo y al ahorro previo, al valor de la cuota en el momento de firmarse la escritura del crédito, es el monto que se aplica al pago del terreno y de sus obras básicas de urbanización y de equipamiento. La deuda debe quedar saldada en un plazo de 14 años, con un dividendo mensual de 5 cuotas de ahorro y un interés de 0,5% al año...". Así se relata los pasos de la gestión que tuvieron que hacer los pobladores:


para el setenta y tanto estaba pagada, con eso se pagaba el sitio, solamente sitio pelao, sin agua, sin luz, sin na, yo empecé trabajar en el Ministerio de Obras Públicas, anteriormente yo trabaja con, trabajé en Cervecerías Unidas, trabajé en locomoción colectiva y ahí empecé a poner las 68 cuotas y entré a trabajar en el Ministerio de Obras Públicas y ahí ganaba 3 mil escudos y después me ofrecieron una pega en el Instituto de Investigaciones Geológicas, que también dependía en parte del gobierno" (Oscar, Dirigente de la villa Jaime Eyzaguirre).

"En el proceso que llegué acá, llegamos con mi esposa, fue que nos inscribimos en una sede Demócrata Cristiana, que en ese tiempo estaban dando sitios con 68 cuotas que uno tenía que poner y daban un sitio. Entonces nosotros nos inscribimos y llegamos aquí, antes de que nos dijeran que ya teníamos un sitio, nos dijeron que viniéramos a ver los sitios acá y los vinimos a ver, nos tocó un sitio por acá atrás y cuando vio los sitios mi señora se puso a llorar, era un sitio pela’o, 18 metros por 9 metros, 18 de largo y 9 de frente, entonces ella vio el barro, vio la forma en que vivían, un sitio totalmente...estaba con tiza...claro...asigna’o...nosotros llegamos con las 68 cuotas, hay gente que llegó aquí sin las 68 cuotas, postulamos el 69 digamos, las estuve pagando así mensualmente, ya 76

"Esta población es bien compleja así, porque reúne hartos grupos de gente de distintos sectores. Nosotros con mis papás llegamos porque mi viejo tenía unas cuotas que en ese tiempo había que ahorrar para CORHABIT parece que se llamaba. Tenía que tener como cuatrocientas cuotas para postular a la Operación Sitio que se llamaba este sector cuando parte a fines del gobierno de Eduardo Frei Montalva. Nosotros llegamos a Ramón Cruz con mis papás… somos seis hermanos nosotros. Había que pagar, antes tener un ahorro previo de cuatrocientas cuotas CORVI. Para postular tu tenías que tener esas cuotas. Me acuerdo que era todo un atado poder lograr, lo mismo que yo creo ahora un ahorro mínimo. (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). El proceso de la adjudicación de estos sitios para la solución habitacional se hizo a partir de la constitución e inscripción de los postulantes en forma individual y/o colectiva, de modo tal, que se pudiera organizar y satisfacer la demanda de viviendas existente. La postulación individual como colectiva abarcaba a familias de todo


Santiago, y es a partir de ellas que se conforma definitivamente la población "Villa Jaime Eyzaguirre". Este proceso de adjudicación y selección de los pobladores no estuvo exento de dificultades. Esto se tradujo en presiones por parte del movimiento de pobladores, lo que desarrollaron acciones, muchas veces apoyados por algunas autoridades políticas de la época. Es así, que el presidente de la cámara de diputados durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalba, jugó un rol importante para el caso de uno de los primeros comités que llegan a estos terrenos: Los inestables de Ñuñoa. Una dirigente de aquella época nos cuenta de estas acciones: "Los de irarrazabal fuimos los primeros en llegar, después empezaron a llegar los de Las Condes ... El comité de nosotros era los inestables de ñuñoa, porque éramos arrendatarios... éramos inestables... Nosotros vivíamos como arrendatarios en Irarrazabal hacia el otro lado... en Ñuñoa...en Montenegro, Los Leones... yo vivía en Los Leones, en la placita, yo estudié ahí, pero había que pagar arriendo...entonces estábamos preocupados porque yo pagaba arriendo, la mayoría pagaba arriendo… teníamos todo, a la gente le teníamos carpetas, con papeles de antecedentes, en su libreta, si sólo necesitábamos los sitios, y de ahí nos llamaron a un teatro que estaba en Irarrazabal y ahí nos entregaron una carpeta con los sitios, acta de sitio a los 160, nos entregaron eso, salimos hasta en El Mercurio, y empezaron a pasar maquina aquí pu, a cortar las parras, para emparejar la tierra, y todo eso.... y nosotros veníamos acá 77

a cuidar los sitios, los Inestables fuimos los primeros en llegar a la Jaime Eyzaguirre" (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Entonces con todo en orden nos fuimos a reclamar, nos apoyamos de un diputado, Julio Silva Solar Presidente de la Cámara de Diputados los años 1969 - 1973. El era de una rama de la Democracia Cristiana, el era del Mapu, y el nos acompañó, fuimos con él, y otros vecinos de la villa Macul, y fui pa’allá con 160 personas, niños, con todos y nos tomamos, en Octubre del 68, el SERVIU, estuvimos todo un día, después el otro día, hasta que nos escuchó... porque llamó a los carabineros y nosotros estábamos con los niños, con guaguas, con todo, y nosotros íbamos a hacer una petición super necesaria, la vivienda... un sitio era lo que pedíamos nosotros (…)


"Nuestros sitios, cuando nosotros nos tomamos el SERVIU allá, nos pusieron unos tremendos planos en el suelo, y ahí nos poníamos de guatita a ver a donde nos íbamos a quedar, sin conocer el terreno, ahí elegíamos el sitio... ya tenían unos planos ellos más o menos y nosotros elegimos para este lado..." "Cuando llegamos no estaban aún los sitios porque estaban las máquinas pasándolas, si veníamos para acá a tomar once nosotros, a cuidar el terreno... si casi nos tomaron preso cuando nos tomamos el SERVIU con todas las autoridades, don Sergio decía que llamaran a los carabineros, imagínese que con 160 personas, con niños y con guaguas. Nos tomamos los tres pisos nos tomamos, y don Sergio llamaba a los carabineros, y nosotros 78

le decíamos que no le íbamos a hacer nada, que lo único que queríamos era que nos firmara, nos diera un terreno, porque todos nosotros teníamos la libreta al día, con todo al día, con todas sus cuotas, y eso era algo que ellos nos habían exigido para obtener un sitio como comité... así que... nosotros empezamos... y empezamos a tirar alambres para dividir los sitios... y así empezamos nosotros a habitar de a poco, pero nuestro comité fue el primero que llegó, los inestables de Ñuñoa, porque la peleamos hasta al final... (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre).


EL ORIGEN DE SUS POBLADORES Y SU LLEGADA ESCALONADA "Después con el tiempo nosotros vimos cuando en el pasaje al vecino le dejaron caer sus cosas de un camión Tolva. Y después con el tiempo supimos que gran parte de esa gente era erradicada de parte del Río Mapocho, otros que eran de la Villa El Dorado había como una parte obrera, no sé como denominarla allá, y bueno los trajeron para acá, pero así en bloque. También después, viviendo acá me di cuenta que en el sector donde vivíamos en ese pasaje, vivían puros trabajadores de la salud.. Eso en el pasaje 16… ahí la mayoría son trabajadores, sindicato de trabajadores de cine, que se yo, cajeros, en ese tiempo que habían acomodadores, el boletero, el cojo. Y también hay otros que son de la construcción que están más abajo, Y así, se dieron como grandes grupos, trabajadores de diversos lugares, gente que fueron erradicados de Las Condes, de Lo Barnechea y gente como mis papás u otras personas que postularon en forma personal individual por decirlo, porque era la opción. (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Como mencionábamos más arriba, la postulación y la llegada de los pobladores y sus familias a los terrenos, bajo la denominada “operación sitio”, se podía hacer de manera individual o colectiva. Por lo tanto, el origen y la forma en que los pobladores llegan a esta población es heterogéneo. Al menos podemos mencionar tres tipos de formas en que llegan sus habitantes: a) Gran parte de los pobladores llega previamente organizados en comités. En la 79

memoria actual, dichos comités son recordados con diferentes nombres, según su lugar de origen o nombre de sus dirigentes: "Los inestables de Ñuñoa", "Los de San Francisco", "Los de Calamita", entre otros. Por ejemplo, los inestables de Ñuñoa, estaba compuesto por 160 familias allegadas provenientes de la, en ese entonces, comuna de Ñuñoa, que organizados, habrían sido los primeros en llegar. El segundo comité mas grande es el de Alberto Enrique Calamita, que tenía mas de 200 familias. Su nombre se debe a honor de un dirigente demócrata cristiano que los apoyó en su llegada. Otras familias inscritas en comités provenían de la zona sur de Santiago, de los sectores de la Gran Avenida y Santa Rosa, y otras tantas provenían de los cites de San Francisco, en el centro de la ciudad: "Era el nombre del dirigente, él era un político del partido Demócrata Cristiano y él le ayudó mucho a la gente a mover todo esto y que le entregaran su sitio, y el Comité se llamó en honor a él, estando vivo. Ahora debe estar re muerto y porque el ayudó a todos…" (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Del paradero 20 de Santa Rosa, digamos entre Santa Rosa y la Gran Avenida. Y el comité que se vino para acá, eran varios de ese sector. Mi hermano llegó primero y él tenía asignado un sitio aquí atrás y él nos dijo...que vinieran para acá...que claro, entonces lo inscribimos y todo eso...mi hermano llegó igual que yo, así sabiendo de que acá había un sitio y se inscribieron no más, se inscribieron en el comité… mi hermano también era del paradero 18 de la Gran Avenida, nosotros éramos de esos lados. (Oscar, Dirigente de la villa Jaime Eyzaguirre).


"Porque aquí estaban lo de San Francisco, llegaron de la calle de San Francisco, de los cités de allá... acá tenemos hartos comités que eran cités en el centro... (Pobladora de la Villa Jaime Eyzaguirre). b ) A l g u n a s fa m i l i a s p rove n í a n d e erradicaciones hechas en otras comunas de Santiago, y que cuando llegaron recién a la naciente Jaime Eyzaguirre se les inicia la inscripción, dándoles su libreta, y conformándolos como comité. Tal es el caso de Los Condinos. Lo cierto es que no hay claridad del numero total de personas que integraron este comité, pero eran familias provenientes de la comuna de Las Condes, de la población Villa el Dorado y de la población los Andes.

de Las Condes empezó a sacar todos esos comités que habían en la orilla del río... con gente que tenía casas de saco y lata... y me daba mucha pena, y esa gente trajo la alcaldesa para acá, porque esa gente se colgaba, no tenían agua, se colgaban de los grifos y de la luz de los postes... esa gente llegó después y los trajeron los militares... les decimos los condinos... provenían del Dorado, Los Andes, era varia gente que estaba a orillas del río y cuando llegaron les empezaron a sacar libreta, les dieron cuotas para meterlos ahí.. era gente papelera, gente que trabajaba en la arena, muchos jardineros, lavanderas... (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Aquí llegó gente de todas partes, lo que pasa es que una no sabe porque sólo conoce de vista no más a la gente... La gente del pasaje 31, casi toda la gente, casi toda gente que viene de allá, de la VILLA EL DORADO, pero yo no la conocía a todas... como yo soy poco amistosa... Los que llegamos de la villa del DORADO llegamos sin comité... (Pobladora de la villa Jaime Eyzaguirre). c) Familias que llegaron, previa inscripción y postulación en el SERVIU, de manera individual, muchos con las cuotas al día.

"Nos trajeron los milicos, en un camión de milicos me trajeron para acá... en el Gobierno de Frei... si ya son mas de 30 años que vivo aquí, si me acuerdo bien del año 69, primero de febrero" (Pobladora de la villa Jaime Eyzaguirre).

"Era por SERVIU… postulamos individualmente… con la libreta del SERVIU se pagaba una mensualidad, eran las cuotas… 68 cuotas, pero así….si yo me vine con 15 cuotas, si, poh, si no le digo que era muy macanudo…" (Elena, pobladora de la Población Jaime Eyzaguirre).

"Llegaron después... yo creo que los primeros meses del 69... llegaron porque la alcaldesa

"Yo trabajaba en una empresa y estaba postulando por la Caja de Empleados

80


Particulares, entonces un día voy por ahí, por donde está la inspección del trabajo hoy día, en Moneda 723 y ahí estaba CORVI, en ese tiempo, total que me encuentro con un amigo y me dice ‘Hola, como te va, que es de tu vida hace tiempo que no te veo’. Vivíamos cerca pero no nos veíamos nunca, y éste era de una congregación católica una cosa así y era funcionario del CORVI. ‘¿Y que andai haciendo?’. Y nos pusimos a conversar y me dijo ‘Sabís, porque no te inscribes aquí ¿Tenís plata?’. ‘Si, si tengo’. ‘Mira pon, adentro esta el banco, pone 23 cuotas, vay a mi oficina y te inscribís y después vay a salir llamado’ Porque eran 23 cuotas la inscripción no más. Total que salí llamado, para acortar el cuento, y fui a ver el mapa" (Jorge, Poblador de la población Villa Jaime Eyzaguirre).

La llegada de las familias desde distintos lugares de Santiago, a estos terrenos, no fue al mismo tiempo para todos, aunque si en un período no superior a 1 año y medio. "Yo llegué del sur... yo no quise irme a Colina, les dije que no... y entonces me toco acá, y ahí me vine yo, el 69... llegue con mi marido y mi hijo... yo no conocía a nadie... no conversaba con nadie, era de la casa, al trabajo…si yo estaba de las primeras...y llegaban tantas familias, después llegaban otras pocas y así, había mucha gente en comité y otras no po..." (Fresia, pobladora de la Villa Jaime Eyzaguirre). Los primeros fueron llegando provenientes de Ñuñoa, los inestables de Ñuñoa, cuando ellos ya llevaban un tiempo y ya estaban levantando sus mediaguas, comienzan a llegar una serie de familias provenientes de distintos lados, entre los que se destacan los condinos. "Los inestables de Ñuñoa nos pusimos en las manzana 34, 35, 36,37, 38, 39 y 40. Ya de la 41 para allá viene gente de Las Condes... nosotros somos tres manzanas por Ramón cruz.. bueno y así éramos nosotros, estábamos todos unidos, en la buena, en la mala... fuimos al Hogar de Cristo para que nos dieran mediaguas, nos dieron facilidad para tener sin libreta siquiera... esas gestiones las empezamos el 68, y nos dieron casetas para baños en el Hogar de Cristo, eso fue lo primero que levantamos, y después empezamos a levantar las dos piezas, la mediagua ... y después empezaron a llegar los Condinos, que los trajeron los militares, pero ellos traían así un fondo de comida, y ellos le daban el almuerzo para ayudarlos a levantar las

81


asignado aterrizó en algo sus altas expectativas. Se vieron enfrentados a las mismas problemáticas que anteriormente habían tenido muchos pobladores en sus respectivas y particulares experiencias: falta de luz eléctrica, agua potable, lugares de difícil acceso, entre otros. Los malos accesos

piezas... Para nosotros las cosas fue lenta, porque había que arreglar el terreno, estaba toda suelta la tierra, había que pisarla... pero nos ayudaron en ese sentido, dieron una libreta para pagar las cuotas... Y también vino un comité de San Eugenio, ahí estaban las poblaciones tremendamente malulas, a cuchilla no más corría por allá, y nos trajeron como dos manzanas para acá, todas las semanas había un muerto... ellos llegaron al sectior... y también estaban los PASCUENSES, de Ramón Cruz para allá, ellos sabían defenderse porque tenían fuerza ellos, así que se fueron en collera con los pascuenses..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). LA PRIMERA IMPRESIÓN DE LA LLEGADA: EL SITIO PELAO, EL DIFÍCIL ACCESO Y CARENCIA DEL AGUA Los pobladores que llegaron a la población producto de la “Operación Sitio” se vieron enfrentados a una nueva realidad. Si bien los pobladores recuerdan la alegría de adquirir su casa propia, lo cierto es que su llegada al sitio 82

La primera impresión de los pobladores a su llegada fue ver el sitio, literalmente, 'pelao', sin nada. El entorno de la naciente población se caracterizaba por grandes extensiones de terreno agrícola, con viñas y árboles frutales. Hacia el sur se encontraban tierras de la Chacra de Valparaíso, y hacia la cordillera los terrenos agrícolas de los Cousiño de Macul (aún no se construía la actual Avenida Américo Vespucio). Era, por así decirlo, un paisaje mas bien hacendal que urbano propiamente tal. El único acceso a la naciente población, en ese entonces, era por Avenida Macul, por Los Olmos hasta Francisco Molina. Cerca de ahí, en la calle Los Molineros y los Olmos, se ubicaba una garita (terminal de locomoción colectiva) de liebres (pequeños buses de locomoción colectiva) que los "acercaba a la ciudad". Esta garita se encontraba a una distancia considerable de la población, y para llegar a ella debía recorrerse el trayecto a pie, pues la locomoción colectiva no entraba a la población por el mal estado de los caminos.


"No había nada, eran sitios totalmente pelados, sin edificios, esos se construyeron después, la calle más cercana estaba acá afuera en Francisco Molina, que está acá afuera, acá tampoco estaba pavimentado, estaba sólo hasta Los Molineros, tomábamos micro ahí afuera, en Los Molineros. Yo en ese tiempo trabajaba en la locomoción colectiva, el vehículo tenía que dejarlo afuera porque acá quedaba enterrado, no podía pasar con el barro, todo enterrado y nosotros quedábamos enterrados con los pies, hasta los zapatos se quedaban porque como esto… en donde habían parras, este terreno así, uno se enterraba y quedaba el pie enterrado adentro. Américo Vespucio no existía, todo era campo para allá, era de la Viña Cousiño Macul, de ahí para allá está la Viña y había una muralla, ahí en Francisco Molina, Los Molineros, de ahí para allá estaba la Viña, los Cousiño, todavía son, todavía tienen…. (Oscar, Dirigente de la villa Jaime Eyzaguirre). "Irarrázabal y Plaza Egaña, nada para acá… Nosotros llegamos por Los Olmos…esa era entrada… Francisco Molina, Los Olmos…Tu tenías que venirte por Macul hasta Los Olmos y subir por ahí para arriba y ahí Francisco Molina pa’ acá, y eso era pura tierra hasta Los Olmos… De Los Olmos para acá era de tierra, no para allá era todo pavimentado. (Kastula, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Cuando nosotros recién llegamos aquí era terrible. Nos veníamos de allá, casi todos en camión y venían con las medias aguas, las rucas, todo eso, y hasta Lo Plaza pa’ acá decían ¿Y aquí vamos a vivir? ¡Ohh!... un peladero con villa por los lados al costado de Lo Plaza, hasta el Líbano. Del Líbano pa’ allá estaba todo pavimentado, no estaba la rotonda, había una 83

avenida no más, o sea una calle no más… es que ya estaba la Santa Julia. Era la población de enfrente" (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). "De hecho como el año ochenta, setenta, cuando empezó la Villa Frei, todavía no estaba la pasa’ para acá por Ramón Cruz… Todo cerrado, Lo Plaza también. Tuvimos una pasada por acá pero por Avenida Egaña. Tu te ibas por Egaña derecho…hasta Plaza Egaña, por Egaña que era antigua. Estaba La Chola que era un negocio super antiguo. Uno siempre se acuerda porque yo tenía que circular por ese lado para ir al colegio, yo iba a la Escuela Santa Marta que está en Rosita Renard con Tobalaba. (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "La única calle era solo Ramón Cruz, y había una micro que había que ir a tomarla allá en los Limoneros, si no había locomoción... en los limoneros con el Libano, por ahí venía la micro La Alameda Ohiggins (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). El aislamiento que vivían los pobladores los primeros meses, trae a su recuerdo el esfuerzo que se tenían que hacer para abastecer de productos a los pobladores, por parte del naciente grupo de pioneros comerciantes que se iniciaban en el rubro por aquel lejano 1969. "Lo más terrible era, por ejemplo, este chiquillo el Pato, el Pato ya tenía negocio en ese tiempo… cuando llegamos aquí nosotros era con negocio, pero pa’ entrar al paradero era lo terrible, tenías que entrar por el otro lado. Entonces tenía una cacharra, yo me acuerdo que tenía una Chevrolet 51 bien


vereda de al frente... de la panadería para acá habían un grifo y llave, entonces de ahí nosotros sacamos el agua..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre).

destartalada y resulta que cuando yo tenía que empezar a acarrear el pan desde allá afuera al hombro. Pero aquí nadie le robaba un pan a ese caballero, que se llamaba Serapio el de la panadería. Nadie, nadie le robaba un pan. Entonces que es lo que pasaba de que fue terrible llegaba el camión de la bebida solamente hasta Francisco Molina con Ramón Cruz y uno con carretón y entre medio de todo el barrro y como fuera ir a buscar las bebidas allá". (Patricio Herrera, Poblador de la Jaime Eyzaguire). La carencia del agua y de luz Se recuerda que en los primeros meses el agua aún no se instalaba dentro de la población, por lo que los pobladores tenían que ir a buscar este preciado elemento a calle Los Olmos con Ramón Cruz, en donde había una llave de agua que los podía abastecer. En este lugar, la memoria cuenta que se hacía colas de personas esperando su oportunidad para obtener agua. "No teníamos ni agua ni luz, íbamos a un pilón allá afuera en Ramón Cruz, que estaba en la 84

"Ramón Cruz aparece, al principio ahí estaba el portón, era un portón ese a la entrada de Ramón Cruz y eso en un futuro iba a ser Ramón Cruz., por Francisco Molina, por la entrada, esa iba a Ramón Cruz. Ahí estaba todo de tierra. Entonces afuera, como de Fancisco Molina, saliendo de la Jaime Eyzaguirre un poco más allá había un grifo, entonces aquí nosotros, en invierno salíamos todos a pie pelado, todos a pie pelado en la mañana, a la hora que fuera todos a pie pelado, con los zapatos en la mano. Entonces ahí uno se lavaba los pies, se los secaba y se ponía los zapatos. Y cuando venía en la tarde, se sacaba los zapatos ahí y se venía a pata pela’ pa’ adentro…el grifo estaba estaba ahí en Francisco Molina con Ramón Cruz…" (Tamara,, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Nada, no había ninguna mediagua, no había nada, nada, nada, era solamente terreno pelado, un terreno pelado que agua no tenía, porque nosotros tuvimos que empezar a sacar agua ahí al otro lado en… habían grifos pero eso lo pusieron después cuando ya habíamos llegado, porque primero habíamos de ir con depósitos grandes para ir a buscar agua en esa calle donde ponen la feria allá al otro lado.. era acá mismo, pero en un sector bien específico de la población donde se buscaba el agua por ahí en Los Olmos cerca de Los Olmos. Y se formaba, voy a decirlo yo, colas y colas de gente, porque ninguno tenía ni para lavarse ni para nada asi que había que irse bien temprano para poder sacar agua de los grifos. Así que de ahí sacabamos agua,


no había un teléfono, no había nada… Después llegaron los camiones antiguos, antes de que pusieran las llaves, camiones antiguos para llenar tambores (Yolanda Muñoz, Po b l a d o ra d e l a J a i m e Eyzaguirre). Otros pobladores se las ingeniaban para llevar el agua ubicada en las afueras de la población para su casas, mediante una manguera que se instalaba en la noche cuando los demás dormían. Una pobladora nos cuenta este episodio: "Pero llegamos, ahí teníamos que ir a buscar el agua a un grifo en la esquina, que estaba como a dos manzanas. Entonces me acuerdo que mi papi era re pillo porque se compró una manguera larga y en la noche, como a las dos de la mañana despertaba que fuéramos a enchufar la manguera y la tirábamos así, cruzando los sitios hasta llegar a la casa y llenar los tambores como pa tener como el agua acumulada y no estar yendo a cada rato con los baldes a buscar" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Como hemos visto, los sitios "semiurbanizados", sobretodo para los primeros pobladores que llegaron a la Jaime Eyzaguirre, contaban con una urbanización precaria. Lo único que encontraron los primeros pobladores, fue el ordenamiento territorial con la demarcación correspondiente de cada uno de los sitios y manzanas. Los pobladores que fueron llegando en los meses siguientes, 85

encontraron su sitio "semiurbanizado", es decir, con la existencia de pilones o llaves de agua con un tambor con alquitrán para cada una de las manzanas. "Llegamos a los sitios.. se llamaba operación sitio... entonces llegamos ahí..(…) Después nosotros pedimos agua y nos pusieron pilones en cada cuadra uno pilones para la gente, teníamos un tambor y yo me acuerdo que le pusimos alquitrán como nos enseñaron para que el agua no sea mala (…). y el agua teníamos que venir a buscarla acá en la esquina porque ahí pusieron una llave..." (Fresia, pobladora de la villa Jaime Eyzaguirre). Se dice que los primero fue el agua potable. Recordemos que la llegada de los primeros pobladores estuvo marcado por la escasez del agua, abasteciéndose en un inicio de un pilón ubicado en Ramón Cruz; luego, se instalaron pilones por manzana; poco tiempo después, y definitivamente, se instala el agua directamente a las viviendas que se estaban construyendo con los planes estatales. Se dice que lo primero que se exigió a las


autoridades fue tener agua y luz en los sitios, sólo una vez instalados estos servicios, se inicia la construcción de las viviendas. "Llegamos nosotros en el verano del sesenta y nueve y a fines del sesenta y ya estaban haciendo hoyos. Imagínese lo que significa un hoyo tremendo, la tierra, era cosa seria, pero no, bueno tu sabías lo que venía, que ibas a tener agua en tu casa" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Si en las casas no había baño, luz, el empalme de la luz, que llegara el agua dentro de tu sitio. Nosotros llegamos a los sitios, como decía mi mami, pelados. Ahí había que hacer, chantar una mediagua y poner el pozo séptico… Y teníamos que ir a buscar el agua lejos de nuestras casas, allá a la esquina o esperar que pase el camión a dejarnos. Lo primero que se logró fue que se urbanizaran los sitios, que pudiéramos tener agua adentro de los sitios, que pudiéramos tener luz con medidor como corresponde, una media agua con luz y agua. Y después empezaron las casas que fue muy rápido el proceso de las casas" (Tamara , Pobladora de la Jaime Eyzaguirre) "…a buscar agua. Entonces los hombres, pa alivianarles la carga a uno, hacían esos carretoncitos pa´ llevar ahí los baldes e ir a pilón a buscar agua, a mi no me quedaban porque estaba ahí en Ramón Cruz el pilón y yo estoy a 4 casas de Ramón Cruz para acá, pero otra gente estaba más acá tenían que bajar, claro que habían pilones, pero la gente los rompía, dejaban la escoba… íbamos al agua allá, eso duró poco, porque ya lijerito empezaron con las cañerías, la luz… " (Elena). 86

"Cuando dieron la luz por primera vez si que fue genial. Fue como una fiesta cuando fueron poniendo los postes de la luz". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Lo primero que se puso fueron los postes acá. Pero no eran postes como estos sino eran unos de madera, unos palos no más. Después se pusieron los otros postes, pero había un alumbrado básico, pero ultra básico así, un cable por cada casa, no había medidor. Después vienen los postes, después viene ya toda la infraestructura" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Cercar el sitio, levantar la mediagua y el pozo séptico: dormíamos mirando las estrellas Las características de su llegada, para muchas familias, fue muy similar. Una vez que se encontraron con el sitio asignado, debieron iniciar un trabajo de cercar el sitio con madera o alambres, muchos iban a su sitio a cuidarlo mientras esperaban llegar definitivamente, para luego dedicarse a levantar la primera mediagua y el pozo séptico mientras se esperaba la implementación de los planes de construcción que les proveería el Estado. "la chacra de Valparaíso era una muralla inmensa de grande, de esos ladrillos antiguos, eran así de grandes, de hecho la gente empezó a tirar la muralla abajo para sacar ladrillos para la casa... yo no saque porque yo vivía de mi trabajo y yo no podía faltar a mi trabajo, pero el que podía sacaba..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre).


nada, aquí no había, no existía delincuencia, no habían vecinos malos, vecinos buenos pa’ estirar los dedos, nada, nada, nada" (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire).

"Traíamos una mejora nosotros y esa la dejamos acá puesta, o sea, las tablas todo eso y al día siguiente empezamos a armarla, nos venimos a vivir inmediatamente, nos vinimos esa noche, dormimos en el sitio de mi hermano, que ya tenía su mejora y todo eso y empezamos a armarla, teníamos hijos ya, pusimos cerca, el vecino tenía su cerca aquí ya y tenía su mejora todo eso y bueno empezamos a cerrar el sitio y levantamos la mejora y la pusimos aquí atrás, la cerca la hicimos con alambre de púa, en aquel tiempo el baño, era pozo negro, y estaba detrás de la mejora, yo lo hice" (Oscar Riquelme, Dirigente de la villa Jaime Eyzaguirre) "Cuando nosotros llegamos aquí, cuando nosotros recién llegamos aquí, llegamos con la pura madera, habían puros sitios pelados y la mayoría de la gente dormía mirando las estrellas, porque en una tarde no podíamos construir la media agua, no se podía. Entonces nosotros siempre con el ánimo de cuidar sus cosas… dormíamos aquí, entonces uno se traía una frazada y dormíamos mirando las estrellas se quedaba dormido ligerito. En ese entonces, no había luz, no había ninguna cuestión de esas. Y na’, uno se quedaba por si acaso, pero 87

"Nosotros estuvimos durmiendo prácticamente una semana viendo las estrellas cada uno traía su media agua, algunos bueno que después que el asunto que por medio de la CORVI le pasaban cierto una mediagua, se inscribía uno y le pasaban una mediagua. Pero cuando recién llegamos, cierto, antes que se construyera, nosotros teníamos que acostarnos así no más, mirando las estrellas. Nosotros llegamos en enero, nosotros llegamos en un buen mes, entonces nosotros no tuvimos ningún problema. Después a medida que iban pasando los días, se iban parando, pero seguía uno mirando las estrellas porque el techo es lo último que se pone " (Patricio Herrera, Poblador de la Jaime Eyzaguire). "Los sitios eran para cada persona. Cada uno podía elegir su sitio donde y eso ya venía puesto en la planilla. Lo primero fue una mediagua con piso de tierra. Tenía una alfombra muy buena que la puse como piso abajo la alfombra y la tierra me la comío entera.. hicimos un baño, o sea, de pozo, porque no había pozo, no había nada… Un sitio sin nada, pelado con una hebra de alambre y eso decía tantos metros son suyos y estos otros del vecino y así llegamos." (Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Como había que instalarse porque si no le decían ‘Oiga, le damos tanto tiempo para que se instale, se traslade y qué se yo, o sino pierde la opción’. Así es que por ahí me empecé a movilizar y en una construcción


había una ruma de tablas que estaban d e s a r m a n d o, d e s p u é s d e h a b e r concretado…una tabla rica, como de ese ancho y larga, le dije al tipo, -oiga, me las vende-, no me dijo, llévesela, pague el camión no más…así es que cargaron todas las tablas, con eso cerré el sitio, hice una casa grande, qué se yo, la mitad del sitio y hice hacer un pozo, una cañería, acá el sanitario"(Jorge, Poblador de la población Villa Jaime Eyzaguirre). Una dirigente del primer comité de pobladores que llega a la población, cuenta como la alcaldesa de Ñuñoa de aquella época les propone la tarea de hacer los pozos sépticos como ejemplo para los pobladores que posteriormente debían llegar a la población. Esto porque los primeros pobladores utilizaban los terrenos y acequias existentes como baño a campo abierto. "El mismo 68 nos veníamos a tomar once acá, a cuidando los sitios, entregar tierra, después la alcaldesa nos llamó, si nos conocía po, si la alcaldesa también vivía hacia el otro lado, también era vecina de nosotros, la Balvina Vera de Saintard, ella era regidora, pero yo nunca la vi haciendo nada, entonces la alcaldesa nos llamó y nos dijo: Ustedes como primer comité de la Jaime Eyazaguirre, enséñenle a la gente que primero tienen que hacer un baño, un pozo séptico... que no se viene nadie si no tiene un pozo séptico... Eso es lo que nos pidió, lo que nos dijo esa alcaldesa.. era buena esa alcaldesa, super buena... Nuestro comité fue el primero que obedeció la orden de la alcaldesa, es decir, hicimos los baños y empezamos a levantar nuestras piezas, en el verano trabajábamos, en el verano del 69, ya empezamos a 88

levantar las mediaguas"(Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Esto estaba lleno de árboles hasta Irarrazabal, si Irarrazabal una salía a comprar frutas, y de a poco fueron construyendo para acá, si esos departamentos son de un poquito anterior que nosotros... si empezaron de aquí para allá... la construcción... desde la calle 5... empezó con el comité de allegados y la operación sitio... si aquí había puro sitios no había departamentos y nada, nada, nada... entonces la partida fue con el sitio y el pozo séptico... todos... habían acequias para allá y la alcaldesa no quería que nadie cruzara las acequias para usarlo de baño... la acequia estaba en Rodrigo de Araya y otra en la escuela... eran grandes... dijo que no la usáramos de baño porque se provocaban enfermedades y todo eso..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). LA CONSTRUCCIÓN DE LAS VIVIENDAS: LOS PLANES HABITACIONALES "igual fue como bien pionero estar aquí, quizá por eso uno ama tanto este lugar. Nosotros hemos tenido oportunidad de irnos de acá, pero yo creo que este es el lugar preciso en donde yo tengo que estar con mi familia porque de alguna manera tu conoces la gente y la gente te conoce a ti, somos como una familia grande con su problemática". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Es difícil reconstruir una cronología del emplazamiento y urbanización de la población, por cuanto los relatos de los pobladores se aproximan tentativamente a las fechas, aunque todos coinciden en que


fue un proceso bastante vertiginoso. En general, existe la convicción compartida de que ya para 1973, para el golpe militar, la población ya estaba casi enteramente levantada, sus casas construidas y urbanizadas. "para el Golpe militar teníamos luz, teníamos agua, teníamos pavimentación, teníamos todo". Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Yo te puedo decir que ya para el Golpe Militar esta población estaba toda habilitada, pavimentada y todo. Sí, algunas cosas faltaban pero yo te diría que estaba todo pavimentado. De hecho yo me acuerdo del Golpe estaba todo pavimentado y estaba bien todo. Porque todavía estaba la Escuela allá y estaban por inaugurar a este lado, estaba casi listo acá. Yo creo que fueron como dos años, tres años que fueron como de construcción de todo" (Patricia, 89

Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Lo cierto es que este período, desde 1968 a 1973, el levantamiento de la población puede dividirse en dos partes: la co n st r u cc i ó n d e l a v i v i e n d a s y, paralelamente, la urbanización (alcantarillas, luz, agua). Las viviendas de la población fueron levantadas a partir de por lo menos 3 planes distintos de construcción existentes en la época: Esfuerzo Propio, Autoconstrucción, Plan 20.000 y Plan 20.070. De los cuales, los más importantes fueron dos: la autoconstrucción y el plan 20.070. Anterior al Plan 20.070, hubo 2, uno era el esfuerzo propio que los mismos que vivían en las estas trabajaban y todos se ayudaban…, hubieron dos planes, otro que también Demócrata Cristiano que eran de


paneles, veinte mil, esos fueron los primeros, después el de autoconstrucción y después nosotros, con el plan 20.070" (Oscar Riquelme, Poblador de la población Villa Jaime Eyzaguirre). "Venia de la villa Macul, y de ahí nos vinimos para acá... demoramos 7 meses, no 6 meses en que nos saliera la casa, en la operación sitio... a los 7 meses siguientes salió las de la autoconstrucción" (Pobladora de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Después vino el 20.070, que es mas chica que la de nosotros, el baño es chiquitito, y la cocina también es chica... la casa de nosotros se entra por el lado, y las otras por el frente... Bueno, está la 20.070 y esta la otra que es de paneles, y en esas molían el cemento con Aislapol, y son firmes... las 20.070 son la mayoría, son mas chicas... después llegan las de los paneles... después están las otras que construyeron ahora último, la mas chicas con un solo dormitorio... esas son de hace como 6 años... tiene un dormitorio no mas... también hay del esfuerzo propio, pero son las menos, porque la gente se demoró mucho en pagar los sitios, todavía hay gente que debe, y por eso hay sitios sin edificar por eso..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Las primeras casas que se empezaron a hacer fueron las de autoconstrucción. Después vinieron todos los otros programas y por esas casas empezaron todos los otros proyectos, la pavimentación y todo, y son las casas más grandes, son de 42 metros cuadrados sin alero y todas las otras son más chicas…" (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). 90

El plan de autoconstrucción "En la autoconstrucción trabajábamos todos, hasta los hijos. O sea yo me acuerdo haber aprendido a pulir la baldosa, a lijar. …(Tamara Haprichkov, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Y me vine, y ahí empezamos la autoconstrucción. Llegamos a que era pura tierra, no había un pedazo que hubiera tenido pavimento, era pura tierra y yo llegue con doscientos y tantos postulantes de la autoconstrucción y de esos doscientos y tanto, ciento sesenta se fueron a la autoconstrucción y los otros se retiraron (Yolanda Muñoz, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). El plan de autoconstrucción consideraba el levantamiento de viviendas de 42 metros cuadrados, sin pilares, de ladrillo botado. Este


se inicia hacia 1969, y consistía en la obligada participación de un representante del hogar en las faenas de construcción de la vivienda, con la ayuda de un asistente del SERVIU, que iba controlando la calidad del trabajo. "Las mujeres trabajábamos cuando no teníamos varones, si teníamos un hijo, hasta 13 años, el mío tenia 7 así que quien me iba a ayudar a construir, si me tocó a mi construir... el jefe de la tienda me dio permiso... en lo primero que me metí fue en la carpintería, donde tu haces el esqueleto para el baño, la cocina, todo lo que es carpintería, la llave de paso... pero me metí porque una tenía la visión, el sueño de la casa… yo no tenía quien me trabajara, yo podía haber buscado a otro maestro, pero yo trabajé... yo trabajaba de lunes a viernes de 7 a 11 y los sábados en la mañana y tarde, y domingo en la mañana...A mi me tocó en muchas casas, por dentro estucarla... y me dolía la espalda, pero había que hacerlo... lo hicimos todo... ese fue el plan de autoconstrucción, el 70, 71 estábamos construyendo..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Fue harto, hacer todo los sobrecimientos, el ladrillo, el cemento, la madera, imagínese que trabajo es eso. Una mujer que trabajaba, mi marido estaba enfermo y tenía…Entonces yo peleé, y no peleé por mi, peleé por todos, por todo el grupo que estaba con nosotros, peleé por todo el grupo. El esposo de ella, esa señora me decía que no tenía tiempo, pero yo tampoco tenía tiempo, tenía que trabajar, yo mantenía mi casa. Así que… Nos demoramos bastante tiempo. Nos dieron un plazo…"(Yolanda, pobladora de la Villa Jaime Eyzaguirre). 91

Esta modalidad de construcción, se inicia organizando a los pobladores interesados en un comité, luego a cada inscrito se le hacía entrega de una tarjeta en la cual se establecía la disponibilidad y horas de trabajo que los pobladores destinarían a la construcción de sus casas. Posteriormente se levantaban t a l l e res d e t ra b a j o y l u g a res d e a l m a ce n a m i e n t o d e m a t e r i a l e s y herramientas de construcción dispuestos por el Estado, los que eran cuidados por los mismos pobladores. Para el caso de la población Jaime Eyzaguirre, dichos lugares d e t ra b a j o y a l m a ce n a m i e n to s e constituyeron en lo que hoy es la plaza San Francisco y los terreno destinados para la Escuela 409. Tal como lo señala una dirigente de la época a cargo de un comité que congregaba 160 familias. " En esa época nosotros pedíamos, siempre peleábamos y luchábamos por algo... Y ligerito a eso nos ganamos otro proyecto que fue el de la Autoconstrucción, que vino la asistente, y nos dijo que habían 160 casas de autoconstrucción que trajo el presidente Frei, que era un proyecto de Europa (…) "Vino la asistente y nos pidió una asamblea, pasaron fotos, películas y todo eso.. ahí construye la mujer y los niños hasta 13 año, menos no... y pregunto quienes aceptaban... y las 160 eran para nosotros po’, y si fueron a la cómoda nuestros vecinos del comité... no po, querían que le hicieran las casa, entonces empezaron a dar las tarjetas porque en ese tiempo todo era muy organizado, uno tenia que tener su tarjeta, como yo trabajaba en la tarde, cuando yo empezaba a trabajar en la tarde, me marcaban la tarjeta, todos los días se trabajaba, hasta el fin de semana, construyendo la casa..." (Fresia).


"Repartimos las tarjetas, porque como le digo los cómodos querían la casa hecha, entonces no era justo que la tarjeta quedara ahí, así que empezamos a repartir a el comité del sector y aquí a San Francisco, y a otro comité que eran del centro también, ahí repartimos las 160, trabajaba acá y en la tienda, si nuestras casas son las mas grandes de aquí…" (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Los técnicos los mandaba SERVIU y los materiales, nosotros controlábamos todos los materiales, aquí nadie se robaba un grano de arena ninguna cuestión.... esos materiales a guardaban acá en la San Francisco se hizo una bodega, y acá donde esta el colegio se hizo otra bodega... como en 1973, y en la plaza que está aquí teníamos otros materiales, así que nosotros cuidábamos todo, nos amanecíamos cuidando los materiales, y eran para nosotros... y son las mejores casas construídas, más grandes, nunca les ha pasado nada ni con los temblores... esas fueron las primeras casas de la población porque si había un ladrillo malo en la tercera o cuarta corrida, abajo nos echaban la cuestión, así que había que tener mucho ojo para construir..". (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Los enfierrados se hacían en el taller que estaba en la escuela, todo eso con alambres, fierros, todo eso... los esqueletos también se hacían ahí..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "En grupos, por ejemplo, nos mandaron unos instructores para los alcantarillados, para ver los sobre cimientos de las casas, los ladrillos. Había que pedir el material, se hicieron unas bodegas para guardar el material, todo. 92

Entonces fue un trabajo, que yo creo, es enorme. Y no se podía entrar a las casas mientras tanto no estaba totalmente listo". (Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). Lo cierto es que en este plan de autoconstrucción no participó mucha gente, porque este plan implicaba una carga de trabajo demasiado alta, debido a que se tenía que participar en las faenas. "Y así empezamos a ver para conseguir el material de la autoconstrucción, eso costó mucho, por eso mucha gente no quiso las casas de autoconstrucción a pesar de que las casas de autoconstrucción eran mucho mejor que las otras… la gente no quiso meterse en la autoconstrucción por que tenía que trabajar de noche, que era trabajar de las siete de la tarde hasta las diez de la noche, y trabajábamos hasta las diez, sino hasta las once, las doce de la noche" (Yolanda).

En la actualidad los pobladores que participaron en la construcción de sus casas, realizan una evaluación positiva de esta experiencia. Por un lado, se recuerda que fue un período con gran cantidad de trabajo pues debían realizar y conciliar el tiempo entre el levantamiento de sus casas, y paralelamente, ser madres, dueñas de casas y/o cumplir con su jornada laboral. También se ve un halo de satisfacción en estos pobladores, por haber participado en este plan de construcción, pues dicen que por su modalidad (participación de los dueños de casa en las faenas) el resultado fue mejor que otros planes de construcción de vivienda que se implementaron en la misma población, en cuanto al mayor tamaño de las viviendas, a la calidad de las mismas y


93


porque de esta experiencia surgen en la población una gran variedad de oficios (albañiles, carpinteros, enfierradores). "Y bueno, nos valorizaban el trabajo en plata, entonces nos salió mas barato pero buena casa, mas grande y todo.. veían técnicos del SERVIU, y aquí salió muy buena la experiencia de nosotros porque salieron muchos profesionales, carpinteros, albañiles, enfierradores, soldadores... entonces salieron con profesión los vecinos... (...) Acá

94

nos turnábamos en la bodega para cuidar el material, la arena, el ripio y todo eso... La autoconstrucción es buena, porque uno trabajaba y aprende, aunque también había el derecho de contratar a otra persona..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Y después termina el Gobierno de Frei y empiezan como varias cosas que se dieron con el Gobierno de Allende, que me acuerdo que me tocó vivirla, como estábamos grandes ya. Nosotros nos casamos el año 71, entonces nos dimos cuenta que habían varias postulaciones por decirlo. Se dio acá la Operación Sitio, que la gente que se quiso quedar con su sitio y “ya yo apechugo con mi casa como yo quiera”; se dio la construcción de unas viviendas del Plan no se cuanto, no sé, tiene un nombre que no me acuerdo que es la casa que yo tengo; estaba la autoconstrucción, donde tenía que haber una persona dueña de casa para que la cosa funcionara, más menos yo cacho que era una cuestión simbólica porque habían muchas mujeres dueñas de casa que estaba en eso, entonces que tanto puede hacer una mujer con la cuadrilla de trabajadores, pero tenía que haber un representante de tu casa para que estuviera en la autoconstrucción como se podía denominar. Esas casas eran un poquito más grandes, un poquito mejor terminadas porque también estaba tu trabajo, tu interés o había quizá como un premio por tu esfuerzo". (Patricia, encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre).


"Después viene esta construcción de auto construcción, este plan en que estamos nosotros, están las casas -como te decía- de ese tiempo, no sé si esta bien pronunciado pero a mi se me quedó ese nombre, que le decía en casas de “Sepol”, que es un material que se dio en la Unión Soviética, que se estaba recién experimentando con ese sistema de construcción, que son unas casitas que están acá al frente, que son como de paneles, que era material d i s t i n t o, t o m a n d o e n consideración que la gente que vive acá veníamos saliendo algunos de los adobes, de la madera, entonces encontrarte con este sistema nuevo de construcción, que ahora tu lo ves en todas partes, en ese tiempo era innovador y lo trajeron de allá, en el Gobierno de Allende. Esa forma de construir liviana, antisísmica pero la gente no le iba a durar na y ahí están las casitas, nunca se les pasó la humedad, no tienen hongos, han sobrevivido a varios terremotos, a tres me parece y ahí están po en esas casas". (Pobladora de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Personalmente creo o sea y también colectivamente fue bonito cuando empezaron a marcar y vimos como se iban levantando los ladrillos en el Gobierno de Allende". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). 95


Plan 20.000/haciendo los paneles para después venir a construir aquí". (Patricio Herrera, Poblador de la Jaime Eyzaguire). "Mire la de paneles fue a continuación de nosotros, porque había gente que se iba a trabajar a la fábrica de paneles que estaba ubicada en el hogar de menores... Son paneles muy gruesos, rellenos... y los trasladaban en camiones... son casa que le pusieron Flexit abajo... esas casas también fueron de autoconstruidas por los mismos pobladores, pero eran diferentes a las nuestras, más chicas..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). La rememoración de uno de los dirigentes del principal comité que fue beneficiado por este plan recuerda que fue a través del diario que se informan de las bondades de este modelo de viviendas, por lo que se organizan y, después de hablar con las autoridades pertinentes (CORHABIT), inician un proceso de catastro de toda la población. Poco tiempo después las autoridades de vivienda les presentan a Gregorio Merzon, representante de la constructora designada para la construcción de las viviendas. En calle Ramón Cruz se instala la constructora, la cual inicia el proceso destinado a dar solución habitacional a 426 familias. El mismo dirigente recuerda de la siguiente forma este proceso: "Tenemos que empezar con la historia de las casas del señor Salvador Allende… yo leí en el diario de que Salvador Allende tenía en construcción un plan 20 mil que se llamaba, donde se hacían casas 36 mts2, sólidas. Entonces yo leí en el diario y hablé 96

con mi vecino, que era el presidente de los bomberos. Entonces, leímos el asunto y dijo: bueno, hagamos una reunión. Esta manzana, la manzana 26 y la manzana 27, hicimos ese mismo día, un día sábado, hicimos la reunión en la mañana y toda la gente dijo que bueno, toda, entonces en la tarde tomamos todas las manzanas de mas allá, que fueron como 8 manzanas mas, las tomamos y hicimos una reunión y sacamos una directiva, al tiro. En ese momento yo estaba trabajando, yo era taxista, cuando ya empezó esta cosa, hicimos la directiva, formamos una directiva grande, en esa época voy a hablar de una señora que fue tesorera, la María López, Presidente, fue mi vecino, Vicepresidente fui yo, otro vecino de aquí al frente secretario y así, hicimos una directiva. Entonces se formó la directiva el día sábado en la tarde, el día lunes los llevé a todos a CORHABIT, los llevé a presentar la directiva, que queríamos el plan de Salvador Allende, que


era de 36 mts2 de edificación sólida… eso fue el año 70, cuando salió, llegamos a CORHABIT y ahí nos recibieron, en Vicuña Mackenna, como tres cuadras de la Alameda. Entonces allá nos dijeron: ‘ya que ustedes se encargan de la Villa Jaime Eyzaguirre, ahí tienen 1.200 encuestas para colocar a los 1.200 sitios de toda la Jaime Eyzaguirre, tienen que encuestarlos a todos y cuando tengan listo lo traen para acá.’ De aquí, del sector 2, tenia yo 426 familias, pero cuando hicimos la encuesta tomamos los 1.200 sitios, cualquier cantidad, 18 manzanas eran las mías, o sea el sector 2… la directiva que yo llevaba, de 426 familias… Entonces, nos dieron las encuestas que teníamos que hacerlas lo antes posibles, entonces al día siguiente, nosotros con mi vecino, empezamos hacer reuniones, de dos a tres reuniones diarias, en cada manzana, en la noche cuando llegábamos del trabajo, hacíamos las reuniones y dejábamos un delegado por cada manzana y un subdelegado en todas las manzanas, eran 46 manzanas y eso lo hicimos en un mes. Llevamos las 1.200 encuestas a CORHABIT y dijeron: esto como en 2 meses mas o menos se va hacer, se va empezar, con que firma va a construir las casa y fuimos nosotros también, la directiva, cuando nos dijeron tal día se va a ver la propuesta, fuimos a la propuesta y ahí se la ganó un señor Gregorio Merzon, de una constructora, entonces ahí en CORHABIT nos presentaron a Gregorio Merzon, señor aquí tiene usted la directiva con la que usted va a trabajar con ellos en la población, presidente, vicepresidente, ahí nos presentaron, con ellos van a trabajar, así fue. Se empezaron hacer ahí al otro lado, se empezó hacer la edificación altiro de donde 97

iba a estar los materiales y todo el centro de construcción. Se partió en el sector 1, de Ramón Cruz pa’l otro lado, aquí donde está este coso del deporte, ahí estaba el centro de construcción, en ese tiempo no había na’, era un sitio pelao. Bueno, este señor empezó a hablar con nosotros, tuvo una reunión aquí con la directiva y dijo: bueno, usted como es presidente, le dijo a mi vecino, y usted como es vicepresidente, le vamos hacer aquí la casa piloto, a la cual de a una sola voz los dos dijimos: no, no queremos casa piloto, porque que va a decir la gente, va a decir claro, el presidente y el vicepresidente se arreglaron solos, así es que no por favor hágala al frente, y ahí la hicieron, en esta esquina de aquí, ahí hicieron la casa piloto, al frente mío… y se empezó primero a hacer el sector 1, esas fueron las primeras casas que estuvieron listas, enteritas, después el sector 2, sector 2 quedamos a la mitad y el sector 3 no se construyó, quedó sin construcción, por el golpe, incluso todavía ahí hay media aguas, por que no hicieron sus casitas, por que algunos la hicieron cuentas propias" (Oscar Riquelme, Ex Dirigente Población Villa Jaime Eyzaguirre). LOS REZAGADOS: PLANES DE VIVIENDA POSTERIORES Lo cierto es que si bien la mayor parte de la población se conforma (vivienda/urbanización) antes del Golpe, quedan algunas familias con el sitio y su mediagua, es decir, no optaron por los planes existentes debido a la falta de recursos o no se les alcanzó a construir por la interrupción que implicó el golpe de Estado. Posterior al golpe de Estado, y al final de la dictadura, aún


sin su casa, puras casetas sanitarias, que se supone que eran un baño y una cocina, una cosa mínima, un poquito más grande que ésta no más, la pura caseta porque la gente tenía agua todavía de la antes y su pozo séptico hasta hace, que te digo, ocho años atrás, diez años atrás. No es tanto tiempo. Entonces cuando hacen estas casetas sanitarias la gente, alguna se ampliaron sus casitas de madera, la anexaron ahí, pero después viene otro tipo de construcción, unas casitas muy chiquititas que si te dieras una vuelta, si quieres te las puedo mostrar, muy chiquitas, la mínima expresión. Por eso que yo cacho que hay como diez tipos de formas de vivir" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). quedaban terrenos con viviendas sin urbanizar, el régimen militar aplicó planes de urbanización para la instalación de casetas sanitarias, y planes de vivienda. "Porque todavía faltan casas en otro lado que no están construídas no tenían ningún programa" (Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Luego, en el Gobierno de Pinochet, vienen esas casetas sanitarias, para esa gente que se quedó 98

"La casa a costo mío, no es que me la hayan dado... bueno y después de que pague mi sitio, porque yo trabajaba, y pude pagar mis cuotas... y después yo fui, y me entregaron el sitio sancionados, con 10.000 mil pesos que reuní.. después me salió el sitio con subsidio... eso fue hace como 5 o 6 años atrás.. hace bien poco... fue Pinochet quien me entregó el sitio a mí, en esos años estaba él, entonces después con los años yo pagué y me dieron el papel, después pasaron como


10 años, y me dijeron que nos iban a dar un subsidio para la casita... y no quería inscribirme porque no tenia plata.. y fui a la reunión, y ahí dijeron que era regalado, de que el gobierno regalaba un subsidio de un millón y medio, y nosotros lo único que teníamos que dar eran los 10.000 pesos para que nos hicieran en el papel un plano... Y ahí yo me metí y ahí me salió...entonces vinieron los del SERVIU, y vieron mi ficha y todo... y vieron que yo tenia los papeles hace años y no había hecho mi casa... yo había recibido los papeles y los guardé, y como no se leer, los guardé.... vine a tener casa mucho después de toda la población… El sitio lo entregó Pinochet... el sitio, en una carpeta, que era dueña del sitio... y que tenia que pagar dividendos... (Fresia, pobladora Villa). 99

LA URBANIZACIÓN DE LA POBLACIÓN: PAVIMENTACIÓN Y ALCANTARILLADO "El sitio estaba trazado con tiza, todo trazado y esquinados con madera, unos hitos de madera y te cuadraban tu espacio, y nada más… El agua era comunitaria. Porque esto estaba en pañales, después se trazó, después se construyó, después vino la urbanización. Yo creo que la urbanización aquí, tiene que haber sido como en el sesenta y nueve. " (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Como decíamos en un inicio, la urbanización de la población se hizo en paralelo a la construcción de las viviendas, en un periodo que va desde 1969 a 1973. Cuando hablamos


de urbanización nos referimos a la co n s t r u cc i ó n d e l a l c a n t a r i l l a d o y pavimentación. El orden de su construcción se pierde en la memoria, aunque algunos han manifestado que primero fue el agua potable, luego la luz y posteriormente la pavimentación junto con el alcantarillado. "Después vino la pelea del Agua, la pelea de la Luz... y me amanecía haciendo cartas, hasta las 3 de la mañana, yo me iba a Macul donde una amiga, la pasaba a máquina para mandársela a la intendencia, primero fue la luz, después fue el alcantarillado, y después para la pavimentación... la pavimentación fue como dos o tres años después la pavimentación... así que primero el agua, la luz y el alcantarillado" (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). Lo cierto es que la pavimentación y el alcantarillado van de la mano, y se efectuaron en un lapso de dos a tres años. En este sentido se debe considerar que los trabajos de pavimentación se realizan a la par que la construcción de las viviendas, porque era necesario tener accesos y caminos en buen estado, para trasladar los materiales de construcción. "Y con el alcantarillado vino la pavimentación, todo junto" (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). "La pelea de la pavimentación, en Obras Públicas. Pero como yo tenía tanto refuerzo, entonces pa’ la pelea de la pavimentación a la Dirección de Pavimentación, eso fue al tiro, por las carretillas, nos dieron cualquier cantidad de material para trabajar, las 100

carretillas no podían pasar, entonces ahí sacamos la pavimentación…. la pavimentación fue rápida, o sea en dos o tres años se construyó todo lo que era autoconstrucción" (Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). La pavimentación de la población vino a satisfacer una de las demandas mas sentidas, por el difícil acceso que se tenía, por los barriales que se producían en época invernal. La lucha que dieron sus dirigentes demandando la pavimentación de la población, se expresa en el siguiente relato: "Estaban recién construyendo...y después se empezó a construir por diferentes tipos de etapas... Bueno, pero lo primero fue lo de la pavimentación, nos ganamos el proyecto ese, nos avisaron por radio, vino el asistente, y le tocaba la pavimentación a La Faena, ellos son mas antiguos que nosotros, bueno a ellos le tocaba la pavimentación, y la asistente vino a informarnos y nos dijo que como nosotros éramos tan jodidos, que habíamos dejado empapelada la oficina en el centro, y que por eso nos habíamos ganado el proyecto de la pavimentación… Y después, lo último de nosotros, cerca del 70 fue la pavimentación, si yo me amanecía escribiendo cartas, a la intendencia, a todos, a obras en el centro... para que nos pavimentaran..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "La pavimentación empezaron hacerla también con Gregorio Merzon" (Oscar Riquelme, Poblador de la población Villa Jaime Eyzaguirre). En relación al alcantarillado, éste también fue producto de la lucha y petitorio de los pobladores y sus dirigentes.


"Después había que hacer los alcantarillados para el agua potable, esa fue otra pelea… también saqué pa’ los ciento sesenta. El alcantarillado fue rápido" (Yolanda). La memoria de los pobladores pone énfasis en historias que se desarrollaron durante su construcción, en un paisaje caracterizado por grandes hoyos en medio de las casas, que fueron espacios tanto lúdicos como peligrosos para los niños; los mismos fueron escenario de historias memorables: "Imagínese que algunos traían hasta caballos, si los de Las Condes traían hasta caballos, y se les caían los caballos en las canaletas, había que ayudar a sacar al animal... si eran 101

hoyos grandes, inmensos de grandes en medio de las casas". Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Lo más terrible fue cuando hicieron el alcantarillado, porque es tan hondo, porque esta que ver, que eso sí que tiene bueno esto, los tubos inmensos, que cabe una persona de pie, cuando se cayó un caballo, sabe que no lo podían sacar…cuando estaban haciendo el alcantarillado por supuesto claro poh, y estaban poniendo los tubos y llevaban la mitad de los tubos puestos y un curaito se le ocurrió venir con el caballo po ahí, se cayó, los caballos, bueno, lo tuvieron que sacrificar. Ya después siguieron con los tubos, te acuerdas que se


cayó un señor, justo en el poste, la vecina de más allá, como las pozas se hacían en el barro, cayó boca abajo y murió por inmersión…y pa que le cuento, los niños chicos que se caían… y ponían una escalera, los maridos, ponían una escalera pa que los niños subieran porque si se tiraban, jugando a los bandidos, después no podían salir, entonces había que ponerles una escalera de esas común y corrientes". (Elena, pobladora población villa Jaime Eyzaguirre). LA CONSTRUCCIÓN Y TOMA DE LOS DEPARTAMENTOS: LAS CASAS BAJAS Y LAS CASAS ALTAS Un aspecto compartido por los pobladores es el recuerdo de la construcción de los departamentos aledaños a la población, entre 1971-1972. Lo cierto es que la construcción de los departamentos trajo consigo una seguidilla de cambios. Un cambio importante fue dejar de ver la cordillera de los Andes, los departamentos taparon la hermosa vista que se tenía hasta ese momento. "Te va a costar imaginar, ahora está todo poblado. Nosotros llegamos y tu veías perfecto la cordillera, ahora ya se ve la parte de arriba no más". (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). Otro cambio tiene que ver con el aspecto económico a partir del proceso de construcción de los departamentos y llegada de nuevos vecinos. Esto es, el surgimiento de negocios de comida para los trabajadores de las faenas, tanto de los departamentos como de la pavimentación; y en el origen, por ejemplo, de servicios de lavandería 102

dados por los pobladores a los nuevos vecinos de los departamentos. "Estaba todo cerrado cuando eran puros sitios y las casitas de madera, estaba todo cerrado y después pusieron la pandereta y al hacer los edificios, la primera corrida de edificios y después estaba Américo Vespucio. Y cuando empezaron a edificar Américo Vespucio, nos hicieron tira la cancha y nosotros pudimos botar un pedazo de esa muralla para mirar como iba la construcción, mirar, si ya estábamos grandes, Américo Vespucio. Y tu conoces Américo Vespucio la parte alta de la ciudad, o sea el barrio alto, entonces te sentías como va pasar Américo Vespucio justo por mi casa, “chucha que estamos grandes”. (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Mira mi tío tenía construido hasta aquí, entonces hubo unos años en que bueno, lo voy a decir ahora, bueno total ya pasó ya. Mi tío tuvo el clandestino más grande de aquí la Jaime Eyzaguirre, de toda la Jaime Eyzaguirre… El clandestino más grande. Mi tío, fíjate tuvo una pieza en una mediagua entera que la tenían al otro lado así, porque aquí tenía donde se daba tele. Después los maestros de la construcción venían todos a la pensión, mi tía daba pensión… Aquí daban pensión y en la esquina, tuvo como cien pensionistas, los de la pavimentación y los que hicieron los departamentos, venían a almorzar, y después venían a tomarse unos copetes a la salida, y el clandestino era grande también, era seis por tres… Estaba allí a la orillita de la casa también, ahí mismo en el sitio. Yo me acuerdo de las cajas de cerveza hasta el techo, los chuicos de aguardiente, los chuicos de vino blanco, chuicos de vino tinto, toda esa tremenda


departamento, por lo que las pocas familias que tenían allegados en esa época, se fueron a ellos.

cuestión"(Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). "Yo trabajaba, pero hubo un año en que no pude trabajar, pero ya después empecé a conocer a la gente, a la gente que me iba a buscar y yo iba a trabajar al edificio, la gente me venia a buscar a hacer el aseo... y así pagué mi casa con mi puro trabajo... estuve 20 años trabajando aquí... yo iba a buscar ropa y la iba a lavar a la casa, y venía a trabajar a hacer el aseo, estuve 20 años trabajando así... Lavaba a pura artesa, puro escobillón, de hecho yo tengo una lavadora que me regalo mi hijo y no la he ido a buscar..." (Pobladora de la villa Jaime Eyzaguirre). Pero sin duda, lo que mas se recuerda fue la toma de los departamentos, mientras los pobladores de la Jaime Eyzaguirre construían sus casas y urbanizaban. Se cuenta, por un lado, que en aquel tiempo corría el rumor de que vendrían pobladores de otros lados a quitarles su sitios, por lo que se vigilaban las calles durante la noche con fogatas. Sin embargo, y por otro lado, algunos pobladores de la misma Jaime Eyzaguirre fueron avisados de que vendrían las tomas para que se sumaran y tuvieran un

103

"Entonces me acuerdo que tiempo después venía llegando y nos ofrecieron irnos a tomar los departamentos, todos los departamentos que estaban allá en esquina, que son de las fuerzas armadas…no le dije yo, no me meto en eso, primero, porque a mi no me gustan los departamentos pa ná, absolutamente, no y además yo estoy asignado, tengo la casa lista, no hay ningún problema. Así que planificando para, porque los baños eran muy chicos, la cocina era muy chica y a mi no me gustan las cocinas chicas ni los baños chicos, así que pensando y juntando plata para, sacar todo pa afuera. Vino la situación política esa, bueno y vino la otra situación política, llegó la dura…" (Jorge, poblador de la población Villa Jaime Eyzaguirre). "Los de los departamentos, que venían de Renca y llegaron de noche a tomarse, ya nosotros estábamos avanzado y todo, así que ellos en la noche se vinieron a tomar... a las 3 o 4 de la mañana, porque nosotros nos levantamos, porque siempre corría la voz de que a nosotros nos iban a quitar los terrenos, por eso uno se amanecía con una fogata en el sitio para que no nos robaran el sitio, mi casita... En los departamentos llego gente mas política parece... estos llegaron de noche como a las 3 de la mañana en autos, camionetas, tapados con plástico, y rompieron hasta las puertas para entrar, si eso no estaba habitado... eso debe haber sido a fines del 69... ellos fueron los últimos... se lo tomaron así, a la mala, así que nosotros


no conocíamos a esos vecinos, solo sabíamos que venían de Renca..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre). "Esto ya estaba puesto con el nombre de Jaime Eyzaguirre, porque de Grecia para acá hay una parte, que habían casas, estaban construyendo casas, y en ese período también se estaban tomando los departamentos, porque a mi me vino a buscar una amiga que se tomó un departamento, y que tenía otro para mi, y yo le dije que no, que yo me quedaba con el sitio, porque departamento nunca me ha gustado, tener mi terreno, estaba acostumbrada así po... Entonces por ese lado se tomaron las casas y los departamentos, era gente de la Democracia Cristiana... yo no me metía políticamente, porque imagínese estar a cargo de 160 personas que necesitaban y todas con niños chicos..." (Fresia, Dirigente de la Villa Jaime Eyzaguirre) "Los que no viven aquí viven en los departamentos porque después que estuvimos aquí, empezaron los departamentos de allá. Entonces después llegaron las tomas, entonces los que estaban aquí…no habían allegados en ese tiempo. Porque los allegados que habían aquí se iban todos a los departamentos, así que quedan todos con departamento… inclusive habían personas que tenían casa y departamento" (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire) 104

"Las tomas empezaron de aquí hasta Lo Plaza. Todo lo que es, la parte de los jardines (…) Aquí terminan las casas, y de aquí para allá empiezan los departamentos, Rodrigo de Araya, Lo Plaza, todo para allá, hasta Grecia. De Rodrigo de Araya, porque para allá se llama Los Jardínes, pero también eso es Jaime Eyzaguirre, se cambió cuando se dividió Macul con Ñuñoa. Pero todos esos departamentos y casas hacia allá fueron tomas, ninguna fue asignada. Esto de aquí, esta gente fue asignada, le dijeron “esta es su casa” Porque cuando nosotros llegamos eso era un loteo, era la manzana 23 y el sitio de nosotros era el 7 y el suyo el 6". (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). Sin duda que la construcción de los departamentos generó en la población Jaime Eyzaguirre cambios sustanciales, además de los ya nombrados, debemos agregar uno relevante, y que tiene que ver con juegos de la identidad (alteridad) y con la valoración de la historia propia. Esto tiene que ver con el nombre con que los pobladores de las


casas (operación sitio) y de los departamentos se trataban recíprocamente: los de las 'casas altas', y los de 'las casas bajas'. Esto, para los pobladores tiene una carga significativa desde un punto de vista identitario y social. Pero dejemos a una de las pobladoras que cuente de esta distinción: "Ese es el cuento de la gente que vivía en los departamentos, es una cuestión como arribista en el fondo… esto debido porque de alguna manera en nuestra gente, quizá suene como término político pero, de nuestra gente, de nuestra clase social, el hecho de que alguien viva un poquito más arriba tiene un sentido de superioridad quizá. Entonces de alguna manera la gente también que llegó a los departamentos, las primeras personas, era gente que llegó a su departamento listo, no tuvo que meter las patas al barro, no tuvo toda esta otra cuestión que tuvimos que vivir nosotros, que era una cuestión quizá más básica… creo que esa es la razón porque con todo lo que yo he invertido en mi casa, si yo hubiese vivido en un departamento lo tendría a la pinta… Yo tuve que cerrar, tuve que poner rejas, un kilo de cosas, ampliar. Comprenderás que todo lo que he gastado, en un departamento se nota más el progreso económico que puedas tener, en el departamento quizá no te llegaba el barro y un kilo de cosas más como esas. Quizá yo creo que converge en que la gente que llegó ahí llegó lista y compraron ellos. Era quizá gente que en ese momento tenía un punto más de recurso económico porque ahora hay una pobreza disfrazada enorme ahí. Ellos dicen “tu vivís en las casas bajas”. Si 105

cuantas veces me tocó ir y discutir con las viejas desde lo personal, habiendo mucha gente que llegó a estos sitios, y que agarró departamento… es como volverte en contra de los tuyos. Eso era como muy divertido, como muy tirado de las mechas. Pero yo decía: ‘de que usted me viene a discriminar, venga pa acá’- le dije-“Mire mi casa, ¿qué tiene usted que yo no tenga?, ¿cuál es su punto?”. Como te digo la discriminación partía por ahí, porque yo creo que era por la zona en que llegaste. En que tu acá tuviste que partir de cero y allá llegaron a lo listo, a lo hecho. (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Después que se hicieron las casas, que tu ya no vivías en mediagua, a mucha gente, como te dijera, no sé como se podría decir de la parte sociológica de esto, pero es como que tu tuviste algo sólido ya te va bien, entonces ya pudiste comprar buen living, televisor, ampliarte, ya tenías ducha, agua caliente, se cambió todo el sistema y así les pasó a toda la gente. Es cuando tu vives en un campamento y te entregan un departamento ya es otra cosa" Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). LA TOMA DE LAS MICROS PORTUGAL EL SALTO Otro hito importante para la memoria histórica de la población Jaime Eyzaguirre es la toma de las micros, es decir, un acción colectiva llevada a cabo por los pobladores que buscó dar solución al aislamiento y falta de locomoción colectiva que se vivía en 1970.


caminar hasta la calle de los Olmos (7 cuadras) por Ramón Cruz, por caminos llenos de barro y tierra, hasta una garita de liebres. Fue entonces que un grupo de pobladores, viendo que sus demandas no eran escuchadas, se tomaron (ocuparon para sí) dos liebres y se las llevaron a la población. Llegó la policía (los pacos), y se habló con el entonces diputado Héctor Valenzuela Valderrama. Dejemos que los testimonios nos cuente de este proceso.

"Llegamos en el verano, pero me acuerdo que me echaban crema en las piernas y se me pegaba la tierra y se veía como percudido así. Y cuando estaban haciendo las alcantarillas metíamos las cosas en bolsas nylon para ir a tomar la micro a Los Olmos teníamos que ir"(Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Creo que lo más importante, fue cuando se puso el paradero de las “Portugal- El Salto”, ahí. Creo que en la población eso marcó un hito, porque fue algo muy pedido, solicitado, luchado por eso, estabamos como muy abandonados, o teníamos que ir a tomar allá a Los Olmos, o acá la Macul- Cerrillos, no me acuerdo como se llamaba, la Bernardo O’Higgins, había que ir a tomarla casi a Quilín". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Se dice que la situación que vivía el conjunto de la población no daba para más, tenían que 106

"La garita estaba en Los Olmos con Ramón Cruz, cuando nosotros nos tomamos las micros ya estaba pavimentado, pero estaba reciencito no más, se terminó la pavimentación y nos fuimos a tomar las micros. Claro porque resulta que a nosotros nos quedaba super lejos, porque por Rodrigo de Araya no pasaba nada, entonces nosotros la única solución de salir para afuera era con la liebre Portugal - El Salto que estaba en Los Olmos. Entonces nosotros fuimos a tomarnos la garita para que nos quedara aquí cerca. Entonces pusimos la garita aquí mismo, a la orilla de la plaza"(Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguirre). "En el año… porque estábamos un año todavía. Nosotros llegamos en el año sesenta y nueve y, en el sesenta y nueve pasó eso, en el mismo año tomamos las liebres. No teníamos movilización, no teníamos nada, pero un grupo de vecinas, un día, llegan a la casa y me dicen: ‘Sabe señora Yolanda’, y yo digo: ‘Que, a ver ¿qué pasa?’. Entonces me dice: ‘¿Por qué no se toma las liebres usted?’ Claro, las liebres de


Portugal. Lo iniciamos como aquí, llegaron un par de señoras y me dicen: ‘Nosotras la apoyamos’ Pero después todas se corrieron. Entonces, ¿Qué pasó? Nelson Saavedra estaba, ya no vive acá tampoco, Nelson me dice: ‘Oiga, ¿hagámoslo?’. ‘Ya po’, le digo yo. Pero yo no le dije na’ a mi marido, ni a las chicas, a las chicas les dije: ‘No salgan pa’ afuera’. Y nos fuimos a tomar las liebres. Partimos para allá. Éramos varios, si. Pero ninguna quería subir a las liebres y yo les dije: ‘Ya, subo yo, yo me subo en esta y ustedes se suben en esa, y ustedes en esa, pero se suben. Y subimos a las liebres y le digo al chofer, entonces me dice: ‘¿Y cuánto paga?’. ‘No’, le dije ‘ninguno va a pagar nada’, le dije. ‘Las liebres se van adentro de la población’. Así no mas, a capela, sin ningún arma. Se asustaron porque había gente de la población, aislados, que nos rodeaba para ver que pasaba, si nos asustaban o no. Tomamos las liebres, como a las dos horas vienen los pacos y nos llevan presas. Las trajimos para acá mismo, trajimos dos liebres, y los otros tenían que traer dos más. Así que los otros llegaron adelante porque se tenía que venir atrás pa’ saber que pasaba atrás. Me vine atrás vigilando, pero pará en la puerta de la liebre, pa’ ver si el chofer salía corriendo…Llegamos aquí, y mientras tanto, de la garita llamaron a los pacos. Venían los pacos y llegaron: ¿Quién se hace responsable aquí?’. Todos se escondieron, entonces alguien dice: ‘La señora Yolanda’ ‘¿Quién es la señora Yolanda?’ Me paré y dije: ‘Yo’. Claro que los pacos me miraron y vieron a una mujer tan chica y me dijo: ‘¿Y por qué la tomó usted?’ ‘Porque no tenemos movilización aquí y tenemos que ir a trabajar’. El paco me mira y dice: ‘Ya, todos presos por tomarse las liebres’. Pero éramos como dos no más 107

porque los otros se corrieron, todos se negaron, que no habían hecho nada, que aquí y allá. Entonces yo llamé a Héctor Valenzuela Valderrama, que era el presidente de la Cámara de Diputados y le digo: ‘Sabes Héctor, estoy presa’, y me dice: ‘¿Por qué? ¿Qué hiciste?’ Yo le dije: ‘Tomé las liebres’. ‘¿Cómo se te ocurre?’ ‘Sí. No hemos podido salir y las hemos estado solicitando y no vienen, me las tom钿Y dónde estas?’ ‘En la comisaría, me tienen presa’. Estaba en la comisaría de Los Guindos. Y me dice: ‘¿Dónde estás?’ ‘En tal parte’, y me dice: ‘Mira, en media hora estoy allá’. Y llegó Héctor Valenzuela Valderrama, presidente de la Cámara de Diputados… Al diputado lo conocí


que hoy conocemos como la plaza Baden Powell. Se dice que esta Garita duró mucho tiempo, hasta que se implementó más movilización accesible para los pobladores.

por el partido Demócrata Cristiano, sea camarada, y el presidente del Comité Calamita también era demócrata cristiano y José Galeano, todos esos…" (Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Así que caímos presos. Y cuando llegó el fiscal: ‘Señora fulana de tal’, le dicen, ‘Si’ ‘¿Y por qué causa está aquí?’ ‘Por haberse tomado las movilizaciones que no les corresponden’. ‘Y ¿cómo que no me corresponden?’ Le dije yo, ‘le hemos solicitado millones de veces a las empresas y nos dicen sí sí, y no’. Y ahí sacamos la movilización"(Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre) La toma de las micros tuvo un efecto positivo: se instaló una garita Portugal El Salto en lo 108

"La garita se hizo ahí mismo en la plaza (Actual Baden Powell), al frente de la casa de Yolanda, en esa plaza, pero al frente de la casa que no se quien vivía. Pero al frente de esa casa, ahí hicieron la garita de la línea Portugal - El Salto. Pero después de eso lo sacaron y dije: Si la sacan yo me la vuelvo a tomar’. Estaba de armas tomar. La sacaron, porque nos pusieron movilización". (Yolanda Muñoz, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Duró harto tiempo, mucho, hasta que nos pusieron después una micro que hacía el recorrido para el otro lado, pero nosotros podíamos llegar al paradero y tomarla"(Yolanda Muñoz, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "La Garita estuvo mucho tiempo, todos por aquí hicieron familia cuando llegó la garita, con los choferes…Hicieron otras familias aquí, y otras por otro lado. Una cantidad de todas esas cosas" (Yolanda Muñoz, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre) LA POBLACIÓN Y CONTEXTO POLÍTICO NACIONAL La historia de la población está ligada al acontecer político y social que vivió el país desde 1969


hasta nuestros días. Este apartado busca dar cuenta de esta historia, de aquella vinculada a la practica política y social de la población, asumiendo algunos hitos históricos que nos parecen relevantes en los relatos de los pobladores. (1970- 1973) LAS JAP Desde esta perspectiva, la historia poblacional cuenta que un hito importante de la población tiene que ver con el desabastecimiento de productos de primera necesidad durante el gobierno de la Unidad Popular (UP), situación que generó instancias de organización comunitaria y política en vastos sectores del país, y que se consigna en la conformación de las Juntas de Abastecimiento Popular (JAP). En la población Jaime Eyzaguirre dicha institución popular se instala, hacia finales de 1972, a un costado de la Escuela 409, en el centro comunitario, aglutinando a los 3 sectores. Se organizó asegurando la entrega de los productos, una vez hecha la inscripción que otrogaba las tarjetas por grupo familiar en cada vivienda. Al igual que en todo el país, esta forma de hacer frente la falta de alimentos en la población, tuvo algunos problemas en su implementación. Pero sigamos el relato de uno de sus protagonistas: "En el tiempo de Salvador Allende, usted sabe que hubo problemas de abastecimiento, bastante, había que hacer cola pa’ las cosas y nosotros como dirigentes íbamos al Ministerio de Economía y pedíamos cosas allá para nuestra población y allá nos mandaban, póngale usted, por ejemplo, mandaban 20 sacos de azúcar… Algunos negocios repartían 2 sacos de azúcar y 18 se iban a la bolsa negra, eso pasaba con la 109

JAP… no, la JAP era el centro comunitario donde nos reuníamos ahí, teníamos un centro comunitario que está ahí, estaba antes de salir a Ramón Cruz, donde termina la Escuela, ahí al ladito, ahí teníamos un Centro Comunitario de los 3 sectores, ahí se reunían los dirigentes de la JAP y pedíamos, bueno nosotros éramos los que íbamos al Ministerio de Economía y pedíamos allá que mandaran las cosas, pero teníamos el problema de los almacenes… ellos no querían que nosotros le pusiéramos número para entregar, entonces dijeron: ‘no, no quiero que nos controlen a nosotros, así que no vamos a trabajar con la JAP’.Y nosotros decidimos hacerle número a las casas, por ser esta manzana, las casas eran 32, entonces hacíamos 32 números, el 1, 2, 3 , 4 , 5, y con ese numerito iban a comprar el kilo de azúcar, que le correspondía a precio totalmente oficial, legal…" (Oscar, ex dirigente de la población Villa Jaime Eyzaguirre). "Las reuniones la hacía aquí en mi casa, por mi sector y tomamos la decisión y nos tomamos un supermercado que está ahí en Los Presidentes, entre la rotonda Lo Plaza, ahí sale Los Presidentes para allá… eso fue a finales del 72’ tiene que haber sido, 73’. Lo tomamos para hacer la canasta popular y nosotros nos encargábamos de ofrecerle a la gente una canasta popular con precios totalmente oficiales, todo lo que costaba para encontrar, el azúcar, el aceite, la harina, todas esas cosas, el pollo, todo eso, lo sacábamos de ahí del este y salían póngale usted 300, 400 pesos en ese tiempo por la canasta popular y nosotros se lo entregábamos a la gente, entonces, íbamos casa por casa, a inscribir a la gente, quien quería la canasta popular, mucha gente llegó, pero algunos dijeron no…


Bueno, porque yo era el presidente de la cosa, a mi lo que me interesaba era el gobierno de Salvador Allende, entonces: ‘si ustedes lo necesitan algún día vayan a mi casa y se inscriben y yo le voy a entregar la canasta a precio totalmente oficiales, que no le va a salir más de lo que usted tiene que pagar’. Así que así lo hicimos un buen tiempo y empezaron a llegar los que estaban en contra, de a poco... Yo le voy a decir una cosa, dentro de mi mismo sector yo tenía delegados, diez eran demócrata-cristianos y ocho eran de los míos, así es que ellos tenían más que nosotros, pero en ese tiempo, los delegados de los demócrata-cristianos me hacían caso a mi y no al partido, que era el Partido Demócrata Cristiano… (Oscar Riquelme, ex dirigente de la población Villa Jaime Eyzaguirre) 110

"El Auco, porque me acuerdo que para nosotros era como importante, yo diría cuando lo conversábamos con la gente era porque tu tenías que ir a comprar cosas muy lejos, al Almac, al matadero. Yo creo que al matadero más que nada nuestra gente porque no teníamos cultura de supermercado, porque el supermercado era para cierto tipo de gente no más. Entonces esto estaba hecho como supermercado y porque te vendían las cosas baratas y porque se suponía que tu ibas a tener un centro de distribución de mercadería aquí, a la vuelta de la esquina. Eso fue con Allende… su funcionamiento, más que con tarjeta, yo creo que alcanzó a funcionar con compra porque lo de las tarjetas funcionaba en las casas. En el pasaje de nosotros había una persona que estaba a cargo de esa canasta de


la JAP. Y es divertido porque, por lo menos en la manzana donde me tocó a mi estar, nosotros nos dividíamos por manzana ahora que me acuerdo. Manzana 42 sitio 19, esa era mi dirección de principio. Mira no me había acordado durante todo este tiempo. Y era la persona más apolítica que tu puedas pensar era esa persona que estaba a cargo, pero yo creo que la eligieron porque era una persona muy honorable y responsable y respetada por los demás, esa persona recogía la, le llegaba la mercadería ahí y ella la vendía porque calculaba tu grupo familiar no más po, no la regalaba se vendía al precio que correspondía no más.”(Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). (11/09/73) EL GOLPE Todo acontecimiento, como lo fue el día del golpe de Estado, genera recuerdos diferentes, desde la mirada propia de cada poblador. Lo 111

cierto, es que para los pobladores este día marca un hito en su recordar. Habría que mencionar cuatro hitos importantes para la población en este período: a) Inmediatamente después del Golpe, los almacenes existentes se llenan de mercadería; b) Algunos recuerdan el bombardeo de la Escuela de Canteros ubicada en calle los Olmos (cercano a la población); c) la muerte de pobladores en las cercanías de la población. y d) El allanamiento hacia 1973-74, en el que se toma preso a los hombres que son llevados a la rotonda de Rodrigo de Araya. Los relatos que dan cuenta de ello: "Lo que si me recuerdo, que me quedó tan claro, que fue impresionante para mi, fue el almacén que te digo que era donde nos abastecíamos, que fue el golpe en la tarde; no el Auco, sino uno que quedaba en Ramón Cruz, porque el Auco a esas alturas no tenía


nada de mercadería ya, una que otra cosa, pero sus estanterías peladas me acuerdo que había. como a las once, las doce y ya… estaba lleno de productos…eso fue impresionante p a ra m i . M e a cu e rd o p o rq u e f u e impresionante ver tanta mercadería junta. Y me acuerdo que me bajo como la angustia porque nunca pude dar de lactar a mis hijos, entonces estaba preocupada por la leche, por comprarla, y me acuerdo que vi tanta leche junta que eso me quedó en la retina y no tenía plata pa comprarla y había como harta leche así. Esa cuestión se me quedó como pegada, pero por lo mío no más" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Yo no pensé que iba a ser tranquilo, y le voy a decir, le juro, que cuando yo ya vi toda la cosa, yo estuve metida en eso, porque peleábamos algo que realmente, cuando empezó el racionamiento después de pan, de azúcar, aceite, entonces yo dije: ‘No, como yo saqué la autoconstrucción, tengo que sacar las otras cosas también’. Claro que salieron las otras cosas pero fue difícil. Cuando fue el Golpe Militar fue cosa seria, aquí mismo, atrás de la torre mataron a personas, dos o tres, y eso lo vi yo. Porque yo a los pacos, nosotros sacamos los pititos que sonaban, parecían gallinas. Y cuando pasaban los milicos y los pacos. Así que fue cosa seria" (Yolanda, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Los movimientos no fueron tan grandes acá y lo que sí me acuerdo es que sentíamos bombardeos de una fábrica de artículos eléctricos acá en Los Olmos, casi al llegar a Macul. Que me acuerdo que ahí veíamos pasar los aviones que bombardeaban también a una Escuela de Canteros que está en Los Olmos, que después pasó a ser un local de CEMACHILE, pero antes era una Escuela de 112

Artesanos y Canteros, donde trabajaban la piedra y esas cosas. Y sentimos eso y que fueron los focos más fuertes que hubieron ahí y los del Pedagógico, que estaba rodeado. Pero acá adentro, como te digo, en esta población, quizás fue relativamente quieta, las cosas que se dieron fueron más puertas adentro en ese tiempo" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "De hecho para un allanamiento, que se hizo en todos lados, se llevaron la gente, a los hombres en realidad. Sí, creo que eso fue muy fuerte. Eso fue para el año a fines del 73 casi, al principio del 74 puede ser… se llevaron a los hombres, a todos los hombres, para Rotonda de Rodrigo Araya, creo que ahí los metieron a todos, a todos los tenían ahí" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Por ejemplo yo, me acuerdo a mis hijos, o sea a mis nietos, porque los otros ya están grandes, que nunca pasara esto que pasó. La matanza, porque era algo desesperante, como entraban los milicos en los jeep, se paseaban como Pedro por su casa, y Manuel, nació uno justo pal golpe, el 11 de septiembre del 73, ahora tiene 32,33 años. Entonces Juan Carlos que lo paseaba en el coche, y las balas llegaban a silbar, y el crío, la guagua chica, paseándolo por ahí, y empiezan a allanar las casas, se metieron como Pedro por su casa, a donde tu hermana" (Elena, Pobladora de la población Villa Jaime Eyzaguirre). DÉCADA DE LOS 80: LAS PROTESTAS NACIONALES Y LOS CACEROLAZOS Para esta época, de convulsiones y jornadas de protestas nacionales en la población, no


hicimos felices y contentas, en el ochenta y tres fue eso. Y se hizo así, pero todos, todos, todos sentían: ‘mira los otros están ahí’, y sabían todos. No tuvimos mucha participación de los departamentos, desde el ochenta y tres, ahí entran ya los departamentos, ya no eran las casas, sino los departamentos" (Kastula, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre).

hay una sola versión sobre la participación de sus pobladores. Para algunos, la participación en las movilizaciones de protesta contra la Dictadura no fue algo generalizado; para otros era un asunto en que se sumaban, sino la mayoría, todos. La versión de una escasa participación, esgrime como argumento el hecho de que algunos de los edificios colindantes a la población (las casas altas), eran habitados por funcionarios de las Fuerzas Armadas. Esto habría generado temor a manifestarse. "Eso fue tan sólo una parte, no toda la población participaba. E incluso también, una parte de los departamentos poco participaba hasta que hicimos algo bien fuerte para el ochenta y tres. Se hizo un...¿cómo te dijera? Un de boca a boca, así se hizo pa’l ochenta y tres, pa’l once, vamos a tener que hacer esto y lo otro, porque estaban, como te dijera, este block no hace nada, y esta gente de aquí no hace nada, entonces todos se escondían, porque la represión era inmensa… Pero lo que hicimos fue golpear el tubo de la basura, ponte tú, a todo ritmo, lascacerolas. Mira, al otro día las ollas estaban botadas y nos importaba un bledo, pero lo 113

"Se tocaban las cacerolas igual, la gente. Lo que pasa es que, en alguna medida, igual esto se inhibió un poco porque ¿Dónde están esos departamentos? Justamente en el block del frente donde vivo yo, eran departamento de los militares y hacían guardia ahí. El del lado, de la Fuerza Aérea, el de más allá es de Carabineros. Y siguen estando, entonces de alguna manera sentían como ese peso encima como para poderte quizá manifestar libremente cuando se hacían, que te digo, alguna barricada en Américo Vespucio, yo creo que por ahí va la micro" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Aquí no hubieron ollas comunes, quizá se habrán hecho algunas ollas comunes, pero como al interior de la organización, para algunos de sus socios. Bueno, ellos tomaron esas características, no fue una cuestión que la población se organizara, sino que cada club tenía dos, tres, cinco personas cesantes y podían trabajar como para ellos. Pero no se dio esa cosa como en otros lugares, yo diría que no. De hecho son grupos no más, en esquinas, que acá se hacía en las protestas. Tu sentías las ollas a todo ritmo en la noche, pero que la gente lo hiciera así


114


como abiertamente, te diría que no." (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). "Las protestas nacionales acá eran bravas… aquí había fogatas…el jaleo casi hasta altas horas…la gente juntaba todas las cuestiones de palos y todas las cuestiones las llevaban, por lo menos era lo que yo veía, las llevaban a Ramón Cruz, habían puntos en Los Presidentes, Ramón Cruz, acá con Francisco Molina y allá por Grecia…eran los puntos clave… en Rodrigo de Araya… la gente juntaba maderas, se preparaba y en la noche empezaban a tirar como nubes, neumáticos, hasta muebles enteros, la gente se deshacía de los cachuereos en realidad. Tiraban la basura…a cada rato se cortaba la luz. Hacían monos, les ponían un alambre, con el mono de un carabinero y ahí lo quemaron, al medio de Ramón Cruz… no si eran cosas…esas noches. En esas protestas, de esos años, fue fuerte…" (Elena, Pobladora de la población Villa Jaime Eyzaguirre). LA VIDA SOCIAL EN LA POBLACIÓN (DE LOS 60 A LOS 90) "Los dos solos. Solos y esperando un bebé. Me acuerdo que estábamos pololeando, íbamos a arreglar esa casa, igual soñábamos con una cuestión concreta. Igual llegaba mi marido, trabajaba en la Ferretería Bandera, y llegaba en la tarde y íbamos a pintar, a empapelar. Y mientras el hacía eso, yo en el día hacía otras. Y ahí conocíamos a los vecinos, y nos vieron lolitos partir, de hecho creo que esa ha sido una de las cosas ricas de vivir acá, que casi toda la gente que vive en este lado somos de la misma edad, y nuestros hijos tienen la misma edad y hemos vivido más 115

menos la misma experiencia, mejores o peores, cada uno de acuerdo a su empuje, de acuerdo a su ambición, de acuerdo, no sé a que po, a la suerte, no tengo idea, pero casi una historia en común.” (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). “Las anécdotas de la Jaime Eyzaguirre fueron bonitas. Aquí anécdotas tenemos cualquier cantidad, pero nos pasaron cosas lindas y nos pasaron cosas tristes. (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). Sin duda que hablar y capturar en estas páginas la vida social que existía en esta población desde sus inicios, mientras construían sus casas, como también durante los 70 y 80, no es fácil. Se nos dificulta fijar en el tiempo, como puntos en una línea, las historias y vivencias, hechos y verdades de los pobladores. No obstante, la posibilidad de hacerlo, es un desafío siempre inconcluso e incompleto, en el cual tratamos de configurar un boceto del mapa del cotidiano de esos años. Quizás lo primero que podríamos decir, es que asistimos a una actualidad con una nota de nostalgia por aquella época, en que familias enteras provenientes de diferentes lugares se encuentran en estos terrenos. Existe la convicción de que en ese entonces, cuando se conformaba embrionariamente la población, con familias jóvenes, al fervor del trabajo de sus casas y sus sueños, la vida entre los vecinos era solidaria, participativa y comunitaria. "Estabas construyendo, estabas construyendo tu casa, estabas haciendo tu jardín,


pintando, estabas trabajando en lo que venía. Porque cuando yo te digo que acá llegó la gente con sus maderas, de lo que había sido su casa, en otros lados tenís que partir de cero. Entonces fue como un tiempo puertas adentro de alguna manera, pero también se produce una especie de socialización del problema porque a los vecinos ‘présteme el martillo un poquito’, una cosa así. Pero fue un tiempo de mucho trabajo en el fondo que no te dio tiempo como pa pensar en organizarte pa otra cosa, estabas muy metido en el trabajo de ahí, de lo que pasó" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Los relatos de los pobladores dan cuenta de un primer año de llegada a la población, en el que aún cuando se viviera en mediagua, o los terrenos colindantes pertenecían a los Cousiño y la Chacra de Valparaíso, se organiza la primera fonda dieciochera, la Fonda Del Yuyo. Del mismo modo, se hacían fiestas entre los vecinos y se celebraban casamientos, en aquella época, con piso de tierra, tocadiscos, bocinas, etc. La primera navidad se celebró el mismo año de la llegada, con los niños en la calle, una celebración perfectamente organizada. "Pero falta una cosa, el primer o segundo año que llegamos aquí, que todavía estábamos viviendo en mediaguas, hicimos la primera fonda, en le primer año, hicimos una fonda, la hizo mi tío aquí en el patio. Como había tanta viña aquí alrededor, cubrió con puro yuyo, entonces le pusieron ‘La Fonda del Yuyo’. Pero aquí estaban todos los vecinos, estaba lleno, primer día, primera noche, segunda noche, todos eran vecinos. Se hacían juegos...La primera fonda fue la que tuvo mi 116

tío que se llamó La Fonda del Yuyo. Aquí no hubo otra fonda, inclusive en ese tiempo que no habían cassettes ni una cuestión de esas, se consiguieron tocadiscos y bocina, pero la bocina, esas como mampara cierto, se escuchaban hasta Francisco Molina… (...) Después, este sitio estaba desocupado, el sitio de aquí al lado, no había nada. Entonces, que es lo que pasa, en este sitio se hacían las fiestas, las fiestas del Club Deportivo y las fiestas por el dieciocho, y bueno, la cuestión es inventar fiestas. Pero aquí se reunían todos los vecinos, venían vecinos de allá, de todos lados. Pa que te cuento como quedábamos después (...) lo pasábamos super bien, los vecinos todos unidos, le pasábamos a los vecinos de más allá. El primer casamiento que fui aquí yo, fue el casamiento de Juan Paredes. Una mediagua, todos bailando en tierra y regando cada media hora, como decir ‘vamos a pasar el trapito, vamos a trapear’, cierto no, había que echar una botellita pa’ regar y después seguir bailando otro rato y después regar otro poco". (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire) "En navidad se le hace regalos a los niños, la primera vez que se hizo fue el primer año que llegamos y el primer año que llegamos también se hizo la fiesta pa’ las fiestas patrias. Fiesta de ensacados, los cabros chicos jugando con los tacos. Todo se hizo en tierra, si esto era pura tierra, pero se hizo super lindo, después se siguió haciendo y a medida que fue pasando el tiempo, como que eso se perdió…" (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire) “La Navidad de los niños, típico que juntabas tu plata, alguien como el vecino del almacén


(...) Y la gente que hacía sus actividades en los pasajes, para la Navidad comprarle los juguetes a los niños, para el 18 que hacía, que te digo, las comisiones con los volantines, aglutinando las actividades a los clubes deportivos y el colegio en el fondo”. (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Se recuerda que a partir de estas primeras fiestas para el dieciocho de septiembre o para la Navidad, se realizaron de forma permanente durante los primeros años, lo que hizo que se convirtieran en una tradición de las familias de la población. “Los cuatro primeros años fueron los años que se dio como la formación de esto y 117

quedaron las tradiciones (Kastula, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). Sin duda, un acontecimiento recordado por los pobladores es la llegada de la electricidad a la población, en el primer año de la operación sitio. Pero, más que eso, las jornadas de cine que se hacían en las casas de aquellos vecinos que tenían un televisor. En ese entonces, se pagaba por ver tele, y se turnaban los niños, mujeres y adultos, según el horario y programa. “Es que lo que la gente quería era un sitio. Mucha gente lo que quería era independizarse, porque mucha gente de esta que vivía aquí, vivía con los suegros…en muy malas condiciones... Entonces de a poquitito fueron poniendo,


cuando llegaban los camiones de mudanzas que venían con living, con un comedor ‘¿Quién compró comedor?’ Vamos todos copuchando, cierto. Me acuerdo que mi tío fue uno de los primeros en tener televisor y daba tele, Y se pagaba pa ir a ver tele, se pagaba una entrada. Entonces, por ejemplo, los niños estaban hasta las nueve de la noche y después venían las noticias y todos los grandes. Cuando llegó el hombre a la luna, yo me acuerdo que estaba lleno, repleto esa cuestión. Nosotros teníamos dos mediaguas, dos mediaguas juntas y la usábamos solamente pa eso, teníamos negocio". (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguirre) "Lo otro que me gustaba harto aquí que había, era cuando aparecieron las, que te digo, en la parte de atrás donde vivo yo, había una persona que era como la única en ese lugar que tenía televisión. Entonces tenía como un espacio grande así y era como un cine ir allá. Entonces las señoras, ponte tú, iban a la hora de las comedias, los cabros chicos a esta hora, de repente estaban los hombres viendo el partido y de repente ahí convergíamos a veces los lolos y aprovechábamos de pololear… Yo creo que fue como en ese mismo tiempo, sesenta y nueve, setenta…"(Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) "Yo te decía que para nosotros, a donde íbamos a ver cine, la Tía María. A quien le preguntís la Tía María, que ella era una persona, ella era la que daba el cine ahí, la persona que... si tu necesitabas algo, ella siempre estaba dispuesta a ayudarte. Ella ponía la televisión, claro tu pagabas una entrada mínima, por decirte cien pesos y veías tele toda la tarde" (Patricia, Pobladora 118

y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Otro hito importante de la población lo constituye “Los Filing Group”, un club que a mediados de los años 70 hizo “La Caverna”, una discoteca popular donde los jóvenes bailaban y festejaban en la población. “Acá mismo, se hizo un club juvenil que me acuerdo que se llamaba “Los Filing Group”. Hizo ‘La Caverna’, así se llamaba, una especie de disco que era el evento que se hacía, porque cada cierto tiempo todos los cabros sabían que iba a funcionar ‘La Caverna’, y se preparaban para el día en que iban a carretear a ese lugar, porque llegaban los lolos taquillas ahí” (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Los años 70 son un tiempo memorable para los que, en ese entonces jóvenes y adolescentes, hacen ahora de la música de fiestas y de radios un elemento sustancial con que rememorar la vida social de la población. Las fiestas en aquella época, su entretención, no estaba en la calle como en la actualidad, se compartía la fiesta en casa. “Éramos niñitas, yo estaba en la básica, el Pato sacó premios varias veces en el… Dingolondango, bailando, iba a bailar con una vecina po, que vive un poquito más allá… todos los sábados carrete, todos los sábados. Yo tenía que ir los cincuenta y dos sábados del año tenía que ir a fiestas, sino me enfermaba. Si yo era así, desgraciadamente era así, o felizmente, si total… Aquí primero, en los años setenta terminamos con la nueva ola, como que se estaba terminando la nueva ola. Después , claro, estaban los Beatles, pero con la música de los Beatles no era muy


119


bailable. Después ya, como en el setenta ya empezaron los grandes conjuntos, ahí salió Jimmy Hendrix, Santana… Bueno ahí vino el Festival de Woodstock, viene mucho antes pero de ahí vienen la repercusión aquí a Chile con el Festival de Piedra Roja, no se si lo escucharon el Festival de Piedra Roja. Yo fui también al que se hizo allá arriba, también estuve metido en la actividad de Piedra Roja y era bonito. Ya después, vino todo tipo de música, la música así como suavesoncita, después esa música como medio volao, vinieron blues. (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). "Para las fiestas nosotros nos juntábamos siempre en casas, siempre en una casa y nunca tuvimos problemas. Después nos conseguimos una mesa de pin pon y la pusimos en mi casa" (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). "Es que lo que pasa, es que en ese tiempo 120

nosotros…se tomaba uno un copete, no se lo tomaba afuera en la calle, nosotros todavía tomábamos en ese tiempo en las casas. Nosotros no parábamos en las esquinas a tomar, nosotros tomábamos en las casas, inclusive en los primeros años nuevos que me acuerdo uno entraba de casa en casa y recorría todo, todas las casas, todo el pasaje, porque en todas las casas había fiesta y en todas las casas había copete. Entonces en ese tiempo yo me acuerdo me tomaba mis traguitos, pa’ que estamos con cosas. Antes del setenta y tres hubo un tiempo donde había que tomar grapita, no se podía tomar otra cosa, te costaba encontrar, pero las fiestas eran igual, lo pasábamos bien a todo trapo porque si no teníamos copete teníamos agua ardiente y el agua ardiente con coca cola también es rico, así que no teníamos problema. Aquí éramos fiesteros, todos fiesteros, pero eso se fue apagando a medida que fueron pasando los años, como


que se fue apagando, como que la gente fue envejeciendo mucho, yo diría que hay más gente adulta que muchachos". (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). En la misma época, poco tiempo después de l legar a la población se conforma la primera organización de mujeres en la población, organización deportiva denominada "Las Satánicas", recordadas como un equipo de básquetbol que ganó campeonatos y se habrían caracterizado por ser guerreras. Posteriormente, y a partir de esta base, surge el Centro Cultural Jaime Eyzaguirre, cuyo dirigente realiza gestiones para levantar una cancha de básquetbol en la población. "De básquetbol, femenino jugaban ellas… eso tiene que haber sido en el 69, porque estaban los pilones todavía, entonces tiene que haber sido en el 70, antes del 70…yo en el 73 iba a participar en el San Francisco jugando y (…) no existían. En el 73, más o menos sacando en el tiempo que yo empecé a jugar a la pelota. En el 73 yo ya jugaba en el San Francisco y habían varios clubes, el América, el Navidad, de ese tiempo y las satánicas no existían…fue en el 71, 72. Fue en ese tiempo… esa fue la primera organización deportiva que hubo acá, por eso que tuvo tanto auge y aparte que eran buenas, además. Eran buenas y era lo primero, eso fue lo principal de todo… y había harta emoción y harto compromiso 121

con ese club igual, se apoyaba bastante, era como la entretención de toda la población, ah, las s atánicas…se llenaba…las canchas… en Ramón Cruz jugaban, eso me acuerdo" (Patricia, pobladora de la población Villa Jaime Eyzaguirre). "Yo me acuerdo que las satánicas jugaban, ya estaba toda la población lista ya estaba el complejo, de ahí se iban a jugar ahí los campeonatos. Acuérdate que venían los alcaldes de no se cuanto y todos. Mi marido era entrenador, pero yo jamás me metí en sus cosas y jugaba al fútbol y todas las cosas, pero yo ni siquiera iba a ver. Pero sí que me acuerdo, que tu cuñada quería participar…jugaban allá me acuerdo, ahí donde esta la feria ahora, ahí jugaban, se hacían campeonatos de básquetbol. (Elena, Pobladora de la Villa Jaime Eyzaguirre). “Es la primera organización chica que se hizo y femenina, en ese tiempo en que las mujeres prácticamente no estaban muy presentes… la cancha esta ahí donde está


la posada del niño, ahí había un galpón grande de madera ahí…si había un galpón ahí y ahí había una cancha que no estaba asfaltada ni nada. Estaba como muy, la tierra muy ….eso me acuerdo. (Angélica, pobladora de la población Villa Jaime Eyzaguirre). "Era el Centro Cultural Jaime Eyzaguirre, es posterior, ese fue después de las satánicas, que quedó como armaíto el este… Oscar Riquelme hizo…el centro cultural Jaime Eyzaguirre…que era un club de mujeres… y de niñas también….(Elena, Pobladora de la Villa Jaime Eyzaguirre) Cultural Jaime Eyzaguirre era el de nosotros, que era al que yo le había enseñado, porque yo sabía jugar básquetbol y les enseñé a todos los niños, a las niñas a jugar y teníamos equipos bien buenos, jugábamos contra Santa Julia, estaba toda 122

la Asociación de Ñuñoa, todos los clubes" (Oscar Riquelme, poblador de la población Villa Jaime Eyzaguirre). Pero también en esta época setentera existían actividades comunitarias y voluntarias. Es así que a principios de los 70, surge un grupo llamado "Las Hormiguitas" compuesto por jóvenes que realizaban trabajo solidario. "Era un grupo juvenil, y queríamos formar otro grupo más, juvenil también,… Lo íbamos a formar… . Primero éramos como cuarenta… con ese grupo de La Hormiguita hicimos harto, y debe haber sido más o menos cuando…antes de terminarse las casas… Éramos puros jóvenes menores de veinte no teníamos veinte aún, debemos de haber tenido unos quince, catorce, estábamos como en primero medio, Yo era la presidenta, tú parece que eras tesorero,


teníamos delegadas. ¿Qué hacíamos? Nosotros conseguíamos, haber… nuestras misiones era limpiar las calles, ponte tú, desmalezar, sacar todo lo que era escombro. Entonces íbamos y conseguíamos en la Municipalidad que nos prestaran camión y máquinas con pala retroexcavadora, no sé como se llama, y le preparábamos a los choferes sandwich todo, y todos nosotros salíamos a trabajar con ellos, a echar basura arriba de los camiones. Lo que hace Ñuñoa una vez al año lo hacíamos nosotros, solamente nos conseguíamos las máquinas. Y eso duraba dos o tres fin de semanas porque dejábamos todas las calles limpias, recogíamos toda la tierra… Y con eso hicimos hartas cosas, una mesa de pin pon… duró unos tres años. Tres años y después ya nos pusimos todos a pololear, a andar en otra onda y se acabó".(Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). Los 70 y 80, también marcan la presencia de iglesias cristianas bajo las cuales se conforman una serie de actividades sociales, en las que participa el FASIC (Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas), de ayuda a las personas alcohólicas, a los jóvenes, talleres de arpilleras, peñas, entre otras actividades. "En ese tiempo sí hubo algunas organizaciones importantes acá. A ver, me acuerdo que habían hartos clubes deportivos, había aquí a la vuelta, me acuerdo, que estaba el FASIC, algo así, Fundación de Ayuda de Iglesias Cristianas. Ellos tenía ahí un club de alcohólicos y ellos tenían un grupo muy bueno de gente que hacía folklore y todo eso y creo que ellos 123

fueron como la gente como más comprometida en ese tiempo. Ellos fueron los más comprometidos en ese tiempo de dictadura, y los demás jóvenes ya después fueron saliendo grupos juveniles en la capilla más que nada eran como el fuerte de la organización juvenil, si tu quieres decirlo de esa manera. Pero, sí ahí hubieron arpilleristas, se hacían reuniones. Yo creo que la Iglesia Católica en la Capilla, en la que está el Lo Espíritu Santo y la María Marianera que está al otro lado y Fasic, creo que fueron como los centros álgidos, eran como el tiempo de donde convergía toda la gente que no quería la dictadura de alguna manera, donde conocías a los otros que pensaban como tú y compartir libros, revistas, no sé po, me acuerdo como eso. Aunque los Centros de Padres que se organizaban harto, Centros de Madres también"(Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). A fines de los 70, e inicios de los 80, se destaca una gran legitimidad de la Junta de Vecinos en la población. Era, dicen los pobladores, un organización con una alta participación, que realizaba variadas actividades y la que se le atribuyen logros que son recordados en la actualidad. Casos memorables son la realización de canastas familiares para las familias que sufrían la cesantía y el mejoramiento de la plaza Baden Powell (conocida como la plaza de los volados). "Yo tuve el orgullo de participar en la Junta de Vecinos, yo fui dirigente de la Junta de


Vecinos hasta el año ochenta y tres, y pienso que se año se hicieron cosas, tal vez no se hicieron cosas físicas, que se yo, pero nosotros sacamos a harta gente. Porque aquí hubo un tiempo, un año, cuando yo participé, cuando todo el cuerpo de delegados funcionaba y ha sido de las pocas veces que el cuerpo de delegados funcionaba entero. Entonces que es lo que pasa, todos pagaban una cuota, que en ese tiempo eran cien pesos, entonces todos pagaban y se hizo un fondo. De ahí se lograba financiarse una canasta familiar para algún vecino que estaba cesante, había que pagarle el remedio a la persona que estaba enferma, entonces así nosotros nos íbamos ayudando. (Patricio, Polblador dela Jaime Eyzaguire). "La plaza con el diseño que tiene ahora se logró en ese tiempo, la sacamos en ese tiempo. Empezamos a luchar en el tiempo que estaba este dirigente, el Lucho Venegas con los Vargas, estaba yo y pare de contar… siempre fue el lugar de plaza, pero que se haya mantenido desde ese

124

año, desde 1983… Desgraciadamente, el ochenta por ciento de las personas no estaban de acuerdo con el nombre, todavía. Porque yo justamente caí al hospital en ese tiempo, yo no estuve para la inauguración, le pusieron Baden Powell, el nombre de el fundador de los scout. Y resulta que uno le pregunta todavía a los vecinos quién es Baden Powell y no tiene idea, cuando aquí tenemos coordinadores, tenemos artistas, tenemos pintores, tenemos todo listo pa’ ponerle el nombre, pero no, le pusieron Baden Powell. ¿Por qué? Porque el que estaba metido justamente era scout, total que después lo echaron. Igual es importante el nombre, porque de repente nosotros pa’ identificarnos nos cuesta. Nosotros vivimos en el Pasaje 20, ¿qué punto de referencia? El Liceo 5, que otra plaza, Baden Powell: total que la Municipalidad le dice la plaza de los volados, así la conocen. Y resulta que aquí son re poquititos los volados que hay . (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire).


La vida social de los 70 marca sin duda a los pobladores, en este período y parte de los 80, se generan familias nuevas entre los mismos vecinos, relaciones de compadrazgos, que hace de la población y sus habitantes una trama importante de lazo no solo vecinales, también familiares. “Diría que ahora, más que una historia en común yo creo que ya esta cuestión ya es casi una gran familia. Yo te podría pintar un árbol genealógico en esta población, ya que el árbol genealógico es prácticamente casi un solo. Mira, mi esposo vive en Ramón Cruz, vive su padre. Al lado de su papá vive su hermana. Por esas cosas de la vida, la prima hermana de mi suegro tiene una casa más acá. Yo me caso con Nelson. Entonces de alguna manera esos tres parientes vienen a ser parte de mi familia, te dije que éramos seis hermanos. Uno de mis hermanos se casó con la vecina. La vecina tiene su hermana al frente. De alguna manera esa es la suegra de mi hermano, cachai. Esa otra, la prima, viene a ser algo tuyo. Mi otro hermano se casó con una persona que vive en el otro pasaje, que tiene un familión grande, entonces a su vez todos son de la Jaime Eyzaguirre...”

125


EL PRINCIPAL ESPACIO COMUNITARIO DE LA POBLACIÓN: DEL PELADERO A LA CANCHA, DE LA ESCUELA A LA BIBLIOTECA JAIME EYZAGUIRRE "Este era un espacio café no más, pelado no más, que sabíamos que iba a haber una escuela alguna vez, y de hecho hubo una escuela…" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre). Como se ha visto, la operación sitio es una solución habitacional planificada, y por ende, la organización del espacio y las funciones del mismo, estaban definidas desde un principio. En este apartado, queremos traer la historia de uno de ellos, del tamaño de una manzana urbana (una hectárea), ubicado estratégicamente en el centro de la población, y que desde un inicio estuvo destinado para la implementación y servicios comunitarios: el sitio destinado para la Escuela. En un inicio, entre los años 1968 - 1970, los terrenos destinados a la futura escuela fueron utilizados como campo deportivo por diferentes clubes de fútbol, sobretodo se le asocia al hoy desaparecido, club de fútbol Independiente de las Condes. "Habían terrenos amplios como para poder jugar fútbol, todos teníamos canchas, de hecho el club Independiente de Las Condes cuando ingresa a la Jaime Eyzaguirre, cuando los pobladores llegan acá toman posesión de su sitio, que eran horribles habían como 20 cms. de polvo de tierra suelta, hacen aquí, en este mismo sector, 126

donde está el colegio, que era la escuela Nº 409... ahí ellos hacen una cancha de fútbol y duró su vida deportiva hasta que duró la cancha, después hicieron el colegio porque yo entiendo que estos terrenos estaban destinados a eso, y obviamente que el alcalde de la época iba a preferir hacer un colegio que una cancha de fútbol, ellos duraron muy poco, yo creo que no pasó del 70"’(Vicente, Fundador del Club América). Lo cierto es que en los primeros dos años de la operación sitio, los jóvenes tenían que asistir a escuelas cercanas, de la entonces comuna de Ñuñoa, tales como el Sagrado Corazón, o el Santa Marta, entre otros.


"A ver yo iba al Sagrado Corazón y después me vine a las monjas Santa Marta, que están ahí en Rosita Renard con Tobalaba. Y después yo pasé al Liceo 9 y mi hermana se fue al 11 que está allá en…" (Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). En un segundo momento, y quizás alternadamente mientras se utilizaba como campo deportivo, dicho terreno fue utilizado por los pobladores y el Estado para almacenar y acoger los materiales y herramientas de construcción, que estaban siendo utilizados por la operación sitio y los planes de construcción que se estaban implementando. Durante el 1970-1971, aproximadamente, aquellos galpones utilizados para la construcción de las viviendas, son utilizados como centro educativo, el cual funcionaba en precarias condiciones. "… la Escuela se hizo el 71’, era una escuelita, una barraca, de madera… terrible, si habían hoyos por todas partes, habían varios profesores, la Escuela era una barraca, donde los niños estudiaban ahí, pero como le digo, mi hijo mayor se enfermó de los pulmones. Bueno, no teníamos puesta la Escuela, teníamos una Escuela así muy insignificante". (Oscar, ex dirigente de la población). Sin embargo, es hacia 1971, por problemas asociados a los planes de construcción que se estaban implementando (falta de materiales, incumplimiento de plazos), que un grupo de dirigentes se toma el centro de construcción de la población y se entrevista con don Orlando Cantuarias, 127


ministro del Gobierno Popular. Resultado de aquello, de la presión de los pobladores, es que Orlando Cantuarias, promete la construcción de la escuela, y cumple. "El año 72’ fue. Nos tomamos el centro de construcción. El Ministro de Vivienda era don Eduardo Cantuarias, Orlando Cantuarias… Nos tomamos ese centro y nos fuimos a CORHABIT, a Vicuña Mackenna, y ahí tuvimos una entrevista con don Orlando Cantuarias. No soltábamos la toma hasta que él no viniera aquí a la población y diera cuenta de los problemas que habían, incluso le pedíamos de que aquí en la población pusieran una caja donde la gente pudiera pagar, porque 128

en CORHABIT no lo aceptaban, a la gente iba pagar y no querían recibir la plata ¿Por qué? Por perjudicar a Salvador Allende. Los materiales no llegaban por lo mismo, eran demócrata-cristianos y estaban tratando de sabotear, sabotear. Entonces, don Orlando Cantuarias llega y dice, estábamos todos los dirigentes ahí de los 3 sectores, los dirigentes de nosotros éramos de aquí del sector 2, estaban del 1 y del 3… Entonces, iban los 3 sectores a esa reunión y don Orlando Cantuaria dijo: ‘Miren, yo, ustedes dejan la toma y nosotros nos acercamos allá y vemos’. Los demás dirigentes de los 3 sectores, incluso los que iban conmigo dijeron que bueno, y yo me paro y le digo: ‘No, yo no acepto. Yo no acepto que, con la gente, en la población la gente está totalmente ofuscada con este problema, así es que no acepto lo que usted me está diciendo. Si usted va mañana y le conversa a la gente yo voy con usted, pero así no. Así es que desde este momento me paré yo- ahí está todo lo este, y yo renuncio. Porque lo que estamos pidiendo es a favor de nuestro Presidente, así es que yo renuncio como dirigente’. Así es que, se para don Orlando Cantuarias y me dice, y me da la mano y me dice: ‘Asi deberían ser todos los dirigentes. Secretaria -le dijovenga, hágame una carta inmediatamente. Contéstele todos los puntos que vienen estos dirigentes y mañana yo voy a la casa de este señor. Y al día siguiente llegó aquí don Orlando Cantuarias. Y nosotros teníamos esta Escuela, esta que está aquí, era una escuelita, una barraca, donde el hijo mayor mío se enfermó de los pulmones porque era una barraca, era terrible... pero no


habíamos puesto el punto de nosotros, que era la Escuela, sino que era la construcción. Y llegó don Orlando Cantuarias, y empezamos a recorrer la esta ahí, y él entró a esta cosa acá, a la barraca y él dijo: ‘Aquí vamos hacer una Escuela, pero una Escuela como corresponde. Y se hizo la Escuela, esta misma, esta que está aquí el 71’" (Oscar, ex dirigente de la población Jaime Eyzaguirre) Es a fines de 1972, bajo el gobierno de Salvador Allende, que se inaugura la Escuela 409. "Bueno todo partió acá atrás con una cuestión que se llama SIG, ahí había como dice la gente una escuela de palo, le llamaban, porque eran unos galpones de madera que fue mientras se construía acá... Todo partió aquí, mientras hacíamos acá, una cosa como esa. Cuando construyeron, inauguramos, fue super bonito. Esta escuela se inauguró creo que por el año, a fines de setenta y dos, durante en Gobierno de Allende… Yo creo que esta población se desarrolló en ese tiempo. (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Paralelamente a la construcción de la escuela, se levantan otras edificaciones de acuerdo con el planeamiento urbano comprendido en la operación sitio. Es así, que se construye un Auco, un Centro Comunitario para los tres sectores, y lugares para almacenes. "Pero también no me explico porque no fue politizada igual esta población. No fue 129

como en otras partes que yo conozco. Quizá por la diversidad de gente de distintos lugares que llegamos o de las formas que llegamos, no sé por donde pasa eso. Pero como te digo, cuando se construyó acá, creo que fue un hito el tener esta escuela, este centro comunitario que hay allí donde habían dos almacenes, y una cosa que servía de Junta de Vecinos, y un Auco que había acá, no me recuerdo que significa la sigla, pero las cosa es que las cosas venían del Estado y se vendían sin fines de lucro… eso debe haber sido en el Gobierno de Allende". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Hacia 1975, bajo el Gobierno Militar, la Escuela 409 cambia de nombre, por Escuela D-173 Manuel Irarrázabal.


"La escuela se llamaba Escuela 409. Ese era el número. Después cuando se inauguró, creció la escuela en el Gobierno Militar le pusieron nombre, y le pusieron D-173, le cambiaron la denominación pero…Se llama ahora Escuela, se llamaba D-173 Manuel Irrarázabal. Le cambiaron el nombre en el 75, con Pinochet, le cambiaron el nombre no más. Quizá árboles más, rejas más, rejas menos, pero estructuralmente esta escuela nació como está. En ese tiempo tenia básica no más" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Durante la Dictadura la Escuela no sufre grandes cambios. Es hacia 1990, que la escuela D-173 Manuel Irarrázabal, ex 130

E s c u e l a 4 0 9, e s ce r ra d a definitivamente. Las razones esgrimidas para su cierre, fue la baja demanda de niños que asisten a ella, en relación a las otras escuelas construidas durante la dictadura (Liceo N°5 Galvarino, el Gallinero). Esto trajo consigo que esta escuela se fusionara con otra escuela cercana (Gallinero), ubicada en la misma población, que tendrá como nombre Millantú "Esta escuela cuando parte no habían escuelas acá, en este radio. Entonces había una matrícula grande, como mil quinientos niños, o más quizá. Entonces después aparecen las escuelas subvencionadas, como la Galvarino y como otras. Y ya va quedando como el reservorio de los niños que no los recibían en ninguna parte acá, y cada vez menos. Y al otro lado de Ramón Cruz hay otra escuela que es el ‘Gallinero’ que le llamaban. Entonces, construyeron escuelas bonitas ahora, hace dos años atrás, grandes, ahí donde está el ‘Gallinero’…super linda quedo la escuela y las fusionaron las dos. Los niños que quedaban de aquí con los de allá, hicieron una sola grande. Ahora se llama Millantú, el Colegio Millantú, y funciona bien, con los mismos profesores casi habían antes, algunos nuevos". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Así, en la actualidad, en dichos terrenos se han instalado una serie de instituciones


comunitarias, como la Defensa Civil, una sede de la Junta de Vecinos, un Jardín Infantil Laboral, una sede deportiva, y la Biblioteca, las que aprovechan la antigua estructura educacional. Una de estas instituciones comunitarias relevantes para la comunidad de la Población Jaime Eyzaguirre, es la Biblioteca del mismo nombre. Ello, porque ésta es una iniciativa emprendida por los mismos pobladores cuando corría el año 1990. "Cuando transformamos ésto como biblioteca acá, fue en este cambio de la Dictadura a la Democracia. Nacimos en un momento histórico distinto y funcionaba todavía esta Escuela. Entonces, cuando se desarman, quedan las dos salas, quedamos en un espacio más grande, y funciona acá además la Defensa Civil, en una sala la Junta de Vecinos, un Jardín Infantil Laboral, una cuestión de fútbol de los Viejos Crak, y no se que otra cosa" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) La "Biblioteca Jaime Eyzaguirre" surge por una necesidad especifica. Como en 1985 surge una nueva comuna, la comuna de Macul (recordemos que la población queda en esta nueva comuna), la Población Jaime Eyzaguirre y sus niños, se ven imposibilitados para acceder a la biblioteca d e l a Co m u n a d e Ñ u ñ o a . A s í , paulatinamente entre algunos los pobladores surge la idea de tener una biblioteca propia. Para esto, se contó con la ayuda de los propios vecinos, y del Colegio de Bibliotecarios.

131

"Nosotros partimos con esta Biblioteca en el año 90, como todas las cosas que se dan por generación espontánea, porque nuestros niños iban a pedir libros a Ñuñoa y nos les prestaban porque vivíamos en Macul. Con esta separación, porque antes nosotros éramos Ñuñoa también. Entonces, porque vivimos en Macul, nos encontramos con que Macul no tenía Biblioteca, entonces, como a mi siempre me ha gustado leer, los libros han sido como la columna vertebral de mi vida, así toda la vida leyendo así, libros usados antes, ratoneando por ahí. Con suerte mi hija después trabajó en una Editorial así que ahí pude leer todos los libros que siempre quise, y ahí se me acabó la pobreza lectiva decía yo. Entonces los niños siempre iban pa la casa, con estos hijos grandes que tengo yo, y todos los chiquillos de


alrededor que también tenían la edad de ellos: ‘Tía Paty, ayúdenos a hacer las tareas’. ‘¿Tiene este libro?’ , ‘¿tiene este otro?’. Y se dio de que alguien, un hermano que tengo me dijo:’¿Y por qué no hacer una Biblioteca?’ ‘¿Y a dónde?’, le dije yo. ‘Pero mire, si no sería tan difícil’. Y ahí, pedimos libros casa por casa, y nos encontramos que no es lo mismo que tu tengas los libros en tu casa, que sabí que este esta aquí, los necesitai tener separaditos. Y por ahí unos de los chiquillos que se anexó a este trabajo, se contactó con el secretario del Colegio de Bibliotecarios y él nos enseñó aquí a los pobladores, a los que partimos en ese tiempo Bibliotecología Básica, y ahí aprendimos. Y ahí, para nosotros ha sido un gran caminar". (Patricia, Pobladora y 132

encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) Esta biblioteca vino a contribuir a enfrentar el analfabetismo. Pero también, su valor es atribuido al trabajo voluntario y desinteresado, que busca sacar a los niños y jóvenes de su letargo, o lo que nombran como problemas juveniles. En este sentido, esta biblioteca vino a culminar un sueño de sus habitantes. "O sea yo toda mi vida la he hecho aquí, desde los diecisiete años. Ahora tengo cincuenta y cuatro… he transcurrido aquí. Aquí crecí, aquí soñé, aquí cumplí mi sueño, aquí tuve a mis hijos, aquí he desarrollado mi ser, en este trabajo producto también de esa misma falta de estudios. De alguna


manera, casi todos nuestros padres de nuestra generación en este sector son analfabetos, y nosotros somos gente que se formó de eso. Nosotros como pueblo terminamos de estudiar después de casados, y algo. Ya después me puse a trabajar con los libros, cosa así, porque una cuestión que me apasiona es la lectura. Siempre con esas ganas de estudiar y nunca poder, porque no podía no más, económicamente no podía y ahí empezamos con ese trabajo". (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) "Entonces de alguna manera yo trabajo en esto, porque ya no puedo ver más hijos de mis vecinas en eso, en la droga y la delincuencia. Quizás no sea lo mejor, pero es lo que yo puedo hacer y lo hago así, como con ganas, con ganas vengo a hacer turno, con ganas le ayudo a los cabros a hacer las tareas, les trato de solucionar el problema. Si no está el libro, llamo por teléfono a los amigos que tengo, que leen, que tienen plata que se que tienen libros, y así intermedio. Pero la idea es que los cabros no dejen de estudiar, y les prestai este espacio. Porque igual a pesar de todo sigue habiendo hacinamiento, muchos allegados y tratar de, como te digo, ser lo mejor que podí. Desde eso, hemos hecho distintos talleres también acá, que somos un poquito más que una Biblioteca, desde talleres de sexualidad. Que eso fue como divertido, casi anecdótico, porque los chiquillos vienen y te preguntan morbósamente, te muestran los libros de biología donde sale el pene y te mueven los ojitos así, y que condón y cosas así. Tu no te atreves de repente a explicarle 133

porque en la casa la mamá puede decir:’¿Qué le están enseñando a los cabros en la Biblioteca?’ Entonces hicimos un taller dirigido a las mamás de estos niños para que ellas les explicaran. Entonces, elegimos así puntuales a las señoras y organizamos el cuento, por el camino nos fuimos dando cuenta que las señoras no conocían ni su propio cuerpo y tuvimos que cambiar todo lo que habíamos planificado para trabajar acá. Y cuando fuimos en el trabajo, nos dimos cuenta que el problema pasaba por sus parejas y terminamos con un taller de afectividad masculina. Porque los hombres tienen que aprender a abrazarse, a tocarse sin tener que decirse ‘maricón’, porque se dieron un beso en la cara. Y eso se reflejaba en la actitud con los niños" (Patricia, Pobladora y encargada de la Biblioteca Jaime Eyzaguirre) HISTORIAS Y CREENCIAS: Otro aspecto importante de la memoria histórica compartida por los pobladores, lo constituye las historias sobrenaturales que han pasado de unos a otros, de generación en generación. Muchas de estas historias, tienen su origen en la vida agraria y rural anterior a su llegada, en un pasado asociado a la hacienda. U otras, que hacen referencia a apariciones de personas fallecidas de la misma población. La carroza y las cadenas “Eso que lo más encachado era, que se podía rescatar de los primeros años, que yo pienso que todos estaríamos de acuerdo en eso, fueron los hechos


sobrenaturales que pasaron aquí. Aquí se sentían, por ejemplo aquí, cuando nosotros nos juntábamos en los bailes, se nos aparecían, pero generalmente siempre por todos los pasajes, tipo tres de la mañana pasaba, cuando todavía no estaba pavimentado, o sea había poco que hacer todavía, y pasaba todas las noches un carretón, ¿cierto? Y el gallo como siempre pegándole al caballo y daba la vuelta por todos los pasajes. Toda la gente se escondía, cuando no, se sentían las cadenas, el gallo con las cadenas que arrastraba, tanta cadena que se arrastraba por todos lados. Nadie se asomaba, pero a l o t r o d í a v e n í a l a c o n v e rsación:’¿Escuchaste, escuchaste?’ ‘A tal hora, mira a tal hora fue’. Y siempre. (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire) El pin pin "Cuando murió Pin Pin… el Pin Pin venía aquí todo el tiempo, porque mi tío tenía 134

negocio entonces nosotros con don Luis Fuentes, que tenía un camión, íbamos todos a comprar a Lo Valledor, y el Pin Pin era el que venía a buscar los canastos y toda la cosa, porque Pin Pin era super querido, al menos dentro del gremio de la parte comercial, super querido. Y Pin Pin se escuchaba, se escuchaba, inclusive nosotros tuvimos la oportunidad de escucharlo gritar aquí, en la puerta, en la mañana, cuando decía: ‘vengo a buscar los envases’, cuando se sabía que los envases los venía a buscar tipo una de la tarde. Era super activo Pin Pin, super activo. (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). Él barría siempre con esas hojas de palmera. Oye, a las cinco de la mañana andaba el Pin Pin barriendo. Y después que él murió igual, se sentía como que alguien barría y no estaba el Pin Pin. …(Kastula, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre)


La viuda negra "Entonces, pero lo que más se escuchaba aquí era las cuestiones sobrenaturales, se escuchaba mucho, incluso aquí se escuchaba mucho lo de la viuda negra, inclusive, no sé si la habrán escuchado. La señora Isabel tuvo la oportunidad, un día, yo no puedo decir si es verdad o no po, pero tuvo la oportunidad dice que estaban acostados cuando la niña gritó, se levantaron y vieron que a los pies de la cama había una mujer vestida de negro, y dicen que por esas cosas de la vida desapareció así como entró. Pero dicen que en varias casas, o sea que yo pienso que aquí tiene que haber habido un asesinato, muerte. …"(Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). HISTORIAS DE FACHADAS En este apartado, queremos mostrar historias de las fachadas, historias que han tenido como escenario, o telón de fondo, las fachadas de las casas de la población. En primer lugar, habría que decir que la primera fachada de la población la constituyó una línea de tiza, o el alambre que delimitaba la propiedad, el sitio propio, en donde se construiría la vivienda, el hogar. "El 20 de enero, llegamos aquí, a las 4 de la mañana. Los milicos nos sacan de allá, esperaron que llegáramos aquí, no habíamos parado ni 4 palos. Eso sí que nos dieron de todo, madera, pizarreño, plata, todo lo que usted quisiera. Claro, porque eso era el Sheratón. Bueno, no importa. Cuando llegamos, todos con alambre…¿Se 135

acuerda? Estábamos igual que un campo de concentración, toda alambrá… separando los sitios…estaban divididos ya… estabas saneados ya. No, si no andaba na al lote la cosa…cerrados así con unos postes y unos alambres… con postes y alambrado, entonces una sabía, que aquí están sus metros, y aquí esta el vecino, ahí esta el otro, ahí esta su frente y el de atrás igual" (Elena, pobladora de la población villa Jaime Eyzaguirre). En un segundo momento, a medida que se construían las viviendas, se inicia la construcción, o levantamiento, de una reja de madera que delimitara de forma más evidente el espacio privado del público. El paso siguiente, ya en la década de los 70 y 80, es transformar dichas rejas de madera en rejas de fierro, con el levantamiento, en muchos casos, de paredes sólidas, ya sea de ladrillo o de cemento. Lo cierto es que en la actualidad, las fachadas de la población incluyen rejas de madera y otras sólidas. La distribución de esta heterogeneidad pareciera seguir una pauta sectorial, en la medida de que un vecino cambiaba su fachada, algunos otros t a m b i é n . E n c u a l q u i e r c a s o, l a trasformación va de una cierta homogeneidad (tiza, alambre, reja de madera) a una diversificación física y visual de la frontera público-privado. "Todos teníamos rejas de madera. Las rejas de fierro la hizo un compadre, un compadre de mi tía, o sea de los viejos. El Tito vino a hacer esta reja, hizo la de al lado, hizo la de allá, hizo la del frente donde la señora Gladis, hizo la casa mía, porque yo tenía casa aquí al frente, al frente tenía casa yo,


yo vivía con mi abuelita ahí. Entonces que fue lo que pasó, de que él hizo todas las rejas, pero yo pienso que fue cuando se terminó la casa y vino la seguidilla de todos poner rejas. Era cara la reja, pero es que lo que pasa, las rejas en ese tiempo, como habían personas -por ejemplo- que hacían varias rejas, entonces algunos se les daba facilidad, no pagaban al contado, porque salía muy caro y había gente que recién estaba saliendo, que recién tenía su casa, quería comprar muebles y no había plata pa’ eso. Entonces la gente que estaba haciendo rejas venía y decía: ‘mire, nosotros le damos facilidades, pague en tres pagos, en tres pagos cancelas la reja’, y ya listo. Venían a tentarlo, porque de repente uno no quería hacer reja, pero si te daban facilidad de tres pagos ¡ya po, hagámosla! (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire) 136

En el caso de nosotros, por ejemplo, en esta casa y de mi casa, yo puse como pa’ que se viera todo bonito, puse yo rejas y protecciones al tiro, pero yo no puse ni protecciones ni las re jas por delincuencia. La protección se puso porque con la reja le daban un poco más de facilidades, nos salía un poco más b a r a t o, ‘ b u e n o, pongamos todo entonces”. (Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguirre) En la década de los 70, la existencia de fachadas de madera y de rejas, también se mencionan las fachadas de marihuana. Algunos moradores de las viviendas tenían verdaderas plantaciones de esta planta en su antejardín, muchas veces sin saber que se trataba de una especie prohibida. "Aquí habían paredes que hacían la gente


con marihuana, porque no sabían que era marihuana, porque se daban. Entonces “oh que linda la planta” y era pura marihuana. Con los años después, los chiquillos les enseñaron a la gente mayor que eso era una planta de marihuana. Aquí en tu casa también hubo una planta, no sabían porque los cabros andaban detracito de las plantas, porque se daban solas”. (Kastula, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). Hacia 1982, las fachadas de la población son testigos de uno de los hechos climáticos mas recordados por sus habitantes: el desborde del Canal San Carlos, inundando pasajes y viviendas. “Cuando se salió el Canal San Carlos, en el año ochenta y dos. Todos en traje de baño, sacándose fotos en la plaza, todos con parca y paraguas sacándose fotos en la plaza, de traje baño y a pata pelá.”(Patricio, Poblador de la Jaime Eyzaguire). Yo no vivía aquí, pero no pude venir en un mes porque no podías pasar. …(Tamara, Pobladora de la Jaime Eyzaguirre). (estas historias continuarán..)

137


Agradecimientos A todos los vecinos de la Jaime Eyzaguirre Constanza Valderrama Catalina de la Cruz Claudio Pulgar Pablo Lobos Anahi Julio Mildred Herrera Elvira Pujol y Joan Vila-Puig Marcelo Porta Marcelo Vega Unidad Vecinal Nº 5, (y su presidenta Marina Martínez) Jorge Opazo Katherine Gómez Juan Godoy Nicolás Quiroz Víctor Alfaro Elizabeth Rodríguez Carolina Rebolledo Luis Lizama Ramón Lara

CONSEJO NACIONAL DE LA CULTURA Y LAS ARTES FONDART

ARCHIVO JAIME EYZAGUIRRE  

LIBRO QUE REUNE LAS HISTORIAS DE LOS POBLADORES DE LA jAIME EYZAGUIRRRE. ESTE TRABAJO REALIZADO EN EL MARCO DEL PROYECTO ARCHIVO JAIME EYZA...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you