Page 72

seguridad minera escasa experiencia, los ritmos de producción acelerados para llegar a las metas, falta de un compromiso visible de la alta gerencia con el cumplimiento de los estándares operativos, causantes todos de originar los factores de riesgos. Si no tenemos una gestión ordenada en base a estos factores críticos, reiterando el concepto de enfoque integral, si desaparecemos el factor del sistema de seguridad, sino adoptamos una conducta de compromiso con la seguridad, en realidad todo lo demás será una sistema de gestión más o menos sofisticado y con procedimientos escritos, archivados en el sistema; por tanto, la aplicación de un buen sistema de seguridad es vital para el avance de la cultura de la seguridad. • Tercer estadio: El comportamiento seguro. Dentro del esquema básico del enfoque integral debemos observar las conductas de la personas en nuestra organización, teniendo plena conciencia que desde el Director Gerente hasta el más nuevo de los operarios somos humanos, estamos expuestos al error y el compromiso fundamental es recibir información de la organización de buena fuente. Si el Director Gerente está cometiendo un error hay que tocarle el hombro y hacerle saber que está incumpliendo un procedimiento, porque muchísimos accidentes gravísimos de organizaciones complejas se produjeron porque la organización no es capaz de sujetar al líder en determinada situación de error. Nuestros gerentes han comprendido que es necesario cambiar la acción de disciplinar a través del castigo, buscando otros mecanismos de gestión como el trabajar en el subconsciente del trabajador y orientarlo a la toma de decisiones seguras, modificar

68

sus actitudes con el apoyo de técnicas de observación, retroalimentación dirigida, motivación al cambio y el cuidado activo. Es la observación directa de las personas mientras realizan la tarea donde podemos evaluar su desempeño en la seguridad; son las personas quienes -durante sus tareas- realizan actos inseguros; así observar mientras trabajan nos permitirá tener un contacto directo con sus prácticas de seguridad reales ya que trabajar en forma segura todo el tiempo es única la conducta que permitirá reducir las posibilidades de accidentes y eso se logra con un comportamiento seguro. Nuestra tarea continúa: “trabajar con seguridad es una lucha diaria contra la naturaleza humana”, Geller, 2001. El objetivo es seguir mejorando los índices de seguridad; para ello tenemos que recorrer un largo camino para llegar a la cultura interdependiente. Para nosotros, tener una cultura sólida y eficaz es avanzar hacia la seguridad con excelencia y nuestra percepción nos indica que la cultura es el puente entre la producción y la seguridad, con ello se obtiene una empresa segura y rentable. Si hemos tenido éxito en disminuir los accidentes en la unidad minera, nuestra pregunta es: ¿qué más se puede hacer para llegar a cero accidentes? Cada vez más, la respuesta es realizar el trabajo sobre “la cultura de seguridad”; algunos podrán argumentar que no es cierto, la seguridad es parte de la cultura, no solo en el conjunto de sus objetivos o las influencias que afectan a un grupo de trabajadores, sino va más allá; luego de un análisis, basado en el desarrollo de la cultura de seguridad según Dupont, nos encontramos en la transición de una cultura dependiente a independiente; por lo tanto, hemos asumido el reto de seguir trabajando en los diferentes estadios y en los factores de riesgos que van a ayudar a

mejorar nuestra gestión preventiva y lograr mejorarla cada día, en beneficio de los trabajadores. Fundamental en el comportamiento del trabajador es el papel de los lideres que tienen una gran oportunidad para hacer de la seguridad una ventaja competitiva, reforzando las competencias de nuestros colaboradores, manteniendo el cuidado activo, la percepción al riesgo, hacer las cosas que se tiene que hacer con seguridad y con un compromiso con la vida. Conclusiones Finalmente, el desarrollo de la cultura de seguridad en una empresa tiene por objetivo, entender el rol que cumple la gestión preventiva, compromiso vital de todos los empleados y áreas de la organización (ver Gráfico N°2). El comportamiento del trabajador cambiará mediante el desarrollo las cuatro etapas de la cultura de seguridad: primero, una cultura reactiva, generada por los instintos naturales del trabajador, para luego crecer y alcanzar una segunda cultura dependiente, donde se necesita de una supervisión constante para el cumplimiento de las normas de seguridad; este nivel se desarrolla hasta lograr una tercera cultura independiente, donde la masa laboral administra sus riesgos en forma individual. Luego de un proceso de fidelización e interiorización, se llega a tener una cuarta cultura interdependiente, donde la seguridad se convierte en valor, en orgullo organizacional; los riesgos laborales se administran en equipo. Es ahí donde la ingeniería de la seguridad se convierte en una gran ventaja competitiva, los costos por siniestralidad habrán disminuido considerablemente y el cero accidentes es sustentable. La forma como llegaremos a evaluar la cultura de seguridad es utilizando los indicadores de clima y cultura de seguridad, con el trabajo responsable y comprometida del equipo de SSO.

Tm 36  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you