Page 1

1

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


2

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


3

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


4

LEY DE MEDIOS DIGITALES

Aunque defiendan a la Ley de Medios Digitales esta medida puede resumirse en el siguiente concepto: Si usted pretende hacer las cosas de un modo correcto queda expuesto a sanciones y multas. Muchas revistas independientes poseen ISSN pero no están registradas en la Intendencia de Santiago. Además de ese trámite, si se aprueba la Ley y sus creadores deciden formalizarlas como medios informativos, tendrían que realizar los depósitos legales correspondientes en la Biblioteca Nacional, un requisito que exigiría la nueva norma.

Ese depósito se realiza utilizando una clave y accediendo a un software ideado para medios discontinuados donde registraban toda la edición de una vez, por ejemplo Revista Estadio. Luego de que la Intendencia o autoridad regional avisa a la Biblioteca Nacional que tu medio existe, ellos crean un sistema de archivos donde tus ediciones van separadas por año y mes. ¿Imaginas el trabajo que implica realizar ese mismo trámite con un medio aún vigente? Acumularías mucho material sobre la marcha. Quizás Emol cuenta con empleados para eso, pero un medio independiente dedica su tiempo a informar. Ramón Farías ha explicado que nadie tiene la obligación de inscribirse como medio digital y exponerse a las multas que van desde 2 a 30 UTM si no cumples con los requisitos exigidos. Entonces, ¿Para qué molestarse en trabajar bien? ¿Por qué no amparase en el anonimato hasta que sea absolutamente indispensable hacerse cargo de cada publicación? Por supuesto, pensando así nadie optaría a beneficios o fondos que requieren un mínimo de formalidad. Eligieron una forma perfecta para decirle al ciudadano consciente, al que ama la literatura, el deporte o está interesado en otros temas sociales, "Su creación no está a la altura de los medios reconocidos". Esa clase de mentalidad coarta oficialmente el aporte de autodidactas, apasionados e incorruptibles y al mismo tiempo lo incentiva. Cristian Berríos

CC BY (Pimkie) – SA

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


5

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


6 Corte de Apelaciones cuando anuló el primer juicio del Tribunal Oral de Cauquenes en el cual Larraín había recibido 540 días de presidio remitido. El segundo juicio, realizado en diciembre de 2014, también fue anulado porque no hay hechos que respalden la teoría de la defensa sobre la responsabilidad de la víctima. Además de esos detalles inesperados, hubo culpables de obstrucción a la justicia. Sebastián Edwards y Sofía Gaete fueron condenados por la jueza Claudia Mora a pagar 2 UTM. Edwards declaró a Carabineros que Martín Larraín no conducía el vehículo.

EL CASO LARRAIN

“Que en cuanto al hecho N°1, se debe tener presente, que los hechos que estableció el tribunal dan cuenta que el acusado Larraín conducía con sus facultades psicomotoras disminuidas por la ingesta alcohólica, el trasnoche y un largo viaje, los cuales son insuficientes para tipificar el delito de manejo en estado de ebriedad de Larraín Hurtado, en los términos del artículo 196 inciso final de la Ley de Tránsito. Los hechos que establece el tribunal a este respecto, no bastan para tipificar el delito por el que se acusa, aquí sólo se menciona una ingesta alcohólica, sin que se insinúe a lo menos algún signo propio del estado de ebriedad o la cantidad del alcohol en la sangre. El hecho de que Larraín Hurtado haya huido del lugar debe ser considerado como un antecedente calificado, el que no se basta por sí mismo para establecer el estado de ebriedad, requiriéndose al efecto otros antecedentes que acrediten la embriaguez del acusado” Fallo de la Corte septiembre de 2014

de

Apelaciones,

12

de

Sí, un tribunal puede determinar que un conductor había bebido alcohol, e incluso constatar que huyó del lugar de los hechos, pero no por eso presumirá que iba borracho. A esa brillante conclusión llegó la

Recordemos que el informe de la SIAT de Carabineros de Chile estableció que Canales caminaba por la berma de la ruta de Pelluhue-Tregualemu, en tanto la defensa de Larraín argumentaba que la víctima iba por el medio de la calle. En otras situaciones, el peritaje de la fuerza pública sería inobjetable. Cuando trascendió a comienzos del 2014 que habría una querella contra supuestos los testigos del atropello con consecuencias fatales que sufrió Hernán Canales el 18 de septiembre de 2013, muchas personas se preguntaron si un testimonio dudoso era el delito más grave del caso. Sebastián Milon Castro y Jorge Hurtado Velasco declararon que estaban a 100 metros del accidente. Según ellos, el responsable fue Canales, huyeron del lugar, se escondieron en una zanja y lloraron. El abogado querellante Gonzalo Bulnes declaró que ellos estaban al menos a 550 metros y en medio de la oscuridad.

Desde ese 18 de septiembre de 2013 a enero de 2015, presenciamos un espectáculo ofensivo con pésimas actuaciones.

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


7

SOLEDAD FARIÑA

Extraído de Soledad Fariña por sí misma, publicado por Editorial Cuneta: Nací en Antofagasta, pero he vivido casi toda mi vida en Santiago, con excepción de los 5 años en pasados en Estocolmo, los 5 en Valparaíso y otros tantos alternando entre Santiago y Mirasol, V región. Mi infancia transcurrió entre nuestra parcela del Arrayán y el internado en las monjas carmelitas, de Compañía con Bulnes, barrio Brasil. Al salir de la educación media, en 1962, estudié en el Instituto Chileno británico e hice un reemplazo como profesora de Castellano en mi antiguo colegio. En Diciembre del 62 entré a trabajar a la ENDESA como secretaria

del Departamento de Construcción, en la Sección Líneas y subestaciones. Por esos años se estaba electrificando el país, la ENDESA era una de las filiales de la CORFO y era agradable trabajar allí. Para mí, el principal objetivo era la mantención de mi casa; si mi espíritu responsable no se hubiera hecho presente, o el azar lo hubiera querido, el año 62 habría sido parte del glorioso Pedagógico. El año 1965 hice la prueba de trabajar y estudiar, matriculándome como alumna libre en la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Chile. Trabajando jornada completa y a cargo de una secretaría, a las 6 de la tarde corría desde el edificio España –no existía todavía el edificio Endesa- hasta Compañía con Amunátegui.

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


8

Me fue bien, tuve excelentes profesores, entendí muchas cosas, empecé a militar en el PS, me casé con un compañero, y seguí trabajando en ENDESA, como profesional, en la división Relaciones obreras, como un vínculo entre los numerosos sindicatos de obreros y electromecánicos –a través de todo Chile- y la empresa. Mi militancia la realicé entonces en la Endesa entre obreros y electromecánicos. Entre el 70 y 72 nacieron mis hijos y el compromiso con la UP se hizo más visible en una empresa en que los defensores del gobierno popular eran los obreros, algún empleado y muy pocos ingenieros o técnicos. Llegó el 73 y recibí muchas amenazas, aun antes del golpe. Luego de éste se me prohibió la entrar al edificio, ya ubicado en Santa Rosa. Por otra parte Claudio, mi marido, era la 2ª autoridad de la Junta de Jardines Infantiles y, a la vez, interventor de una textil. Luego de ciertas dificultades, pero también con mucha suerte, en diciembre partimos a Suecia. Allí, cinco años de trabajos, estudios en la Universidad de Estocolmo, crianza de los niños, añoranza, separación, y a fines de 1978 (antes de la L) vuelta a Chile, sin trabajo, sin conexiones y con mucho miedo. ¿Reinserción?… imposible, trabajar en lo que se podía. Pasado el tiempo no baja el miedo, pero aumentan las ganas de trabajar en contra de la dictadura. Y también hay cambio de oficio: retomar la escritura y los estudios de literatura ¿dónde? en el Departamento de Estudios Humanísticos de la Facultad de Ingeniería de la U de Chile. Encuentro allí con Gregory Cohen, Roberto

Brodsky, los profesores Enrique Lihn, Patricio Marchant, Nicanor Parra… y en 1980, encuentro con Gonzalo Muñoz, mi pareja durante 5 años. Encuentros con Juan Luis Martínez, convivencia casi semanal con Juan Luis y Eliana, publicación del libro Exit, de Gonzalo; encuentros con el CADA, Eugenio Dittborn, Leppe, Lotty Rosenfeld, Juan Castillo, Nelly Richard. Creación y presentación en el Chileno-francés de los videos los “Cero”, “Topología”, “Confidencias”, este último en corealización con Carlos Montes de Oca. Separación de Gonzalo, en 1984. En 1985, el peor año: soledad, tristeza, terremoto, “caso degollados”, pero también publicación de “El Primer libro” (Ed. Amaranto). Encuentro con poetas mujeres: María Teresa Adriazola, que luego devendría en Elvira Hernández, encuentro con Verónica Zondek, Paz Molina, Carmen Berenguer, Pía Barros, Olga Grau, filósofa. Encuentro con las críticas Raquel Olea y Eliana Ortega. Congreso de Literatura femenina del año 87. Publicación de Albricia (1988) en el sello Archivo de Juan Luis Martínez. Congreso sobre Gabriela Mistral, el año 89. Entre 1990 y 1994, trabajo en Radio Tierra, “proyecto comunicacional de mujeres”, compartido con programas radiales de mujeres de Lima, Cusco y Trujillo. Escritura y publicación, en 1994, de “En amarillo Oscuro” (Ed. Surada). Programas “Hablando de Literatura en la Tierra” y “Letras al aire”. Inicio de talleres de escritura creativa y talleres de poesía a jóvenes, adultos, adultos mayores. En 1994 reclusión –relativade 5 años en Paseo Atkinson,

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


9

Valparaíso. Encuentro, en 1997, con mi pareja actual, Lucho Mora. Publicación de “Otro cuento de pájaros” (Ed. Las Dos Fridas, 1999); “La vocal de la tierra” (Ed. Cuarto Propio, 1999). Inicio, en 1999, de una etapa maravillosa: la abuelitud. Vuelta a Santiago en 2000 e instalación en el magnífico departamento de la calle Mosqueto. Publicación de “Narciso y los árboles” (Ed. Cuarto Propio, 2001), estudios de diplomado: Religiones Monoteístas y Cultura Árabe; luego, Magister en Literatura por la Universidad de Chile. Talleres de creación en Colegio The Grange, Universidad Diego Portales, Finis Terrae, U. del Desarrollo, U. Mayor. Viajes por Chile y el extranjero dando recitales y conferencias: George Town University, The Catholic University; Mounthollyoke College, N.Y.U., Puerto Rico, Buenos Aires, México, Morelia, Guayaquil, La Paz, Madrid, Valencia, Barcelona. Publicación de “Donde comienza el aire” (Ed. Cuart Propio, 2006), finalista del premio Altazor. Obtención de la Beca Guggenheim (2006); publicación de “Se dicen palabras al oído” (Ed. Torremozas, Madrid, 2007); “Todo está vivo” (Ed. Cuadro de Tiza, 2011); “Ábreme”, plaquette (ed. Corriente Alterna, 2012); “Pac pac pec pec” (Ed. Literal, México 2012); “Ahora mientras danzamos”, versión poemas de Safo (Ed. Pequeño dios, 2012); reedición de “La vocal de la tierra” (Ed. Amargord, Madrid, 2012).

Otro cuento de pájaros nos presenta un enigma tan antiguo como peligrosamente vigente en la poesía contemporánea: el misterio de la propia realidad, y su amistad y desavenencia con lo que imaginamos que somos o vivimos. La sustancia de toda escritura de imaginación se corresponde con la materia del sueño, de la misma manera que éste se corresponde con la realidad. Shakespeare nos recuerda en varias de sus obras que las evidencias de aquello que designamos en nuestra conciencia como existente, es un escenario, paraíso o infierno, donde reposan y se mueven las figuras del sueño. Nuestros deseos y nuestras carencias, nuestra enfermedad y nuestros monstruos, nuestras visiones y terrores, son, tan consistentes como nosotros mismos y el mundo que intentamos conocer. La realidad es parte del ojo del observador o del dormido, y ese ojo no pertenece a la cuenca de su amo, sino a aquello con lo que se encuentra, aquello en lo que se deshace. Borges, el ciego, dejó entrever que las páginas que leemos y los hechos que vivimos, indistintamente, forman parte del sueño de la literatura, y que el sueño del hombre no deja de ser nunca el territorio, a veces abrumante, a veces desierto, de su propia imaginación.

Puente de Saturno - Especial Enero 2015

Javier Bello Otro cuento de pájaros: El sueño Texto en Web.udechile.cl


10 A continuación un extracto de Ábreme, plaquette (Ed. Corriente Alterna, 2012) y Un pequeño aleteo del libro Otro cuento de pájaros.

las ranuras secretas las perversas -esas que guardo bajo cinco llaves- descerrájalas con tu aliento penetra con tu latido en mis oídos quiero escuchar cómo nombras el mundo más allá del espiral de mi eco Abre mis labias recórrelas a ver a qué nostalgias te sabe

ÁBREME

su secreto Ábreme le pido ábreme

recoge mi temblor en un haz y dispérsalo

impulsa con tus labios mi saliva

junto con tu huracán desata mis pupilas de su amarra

abre canales a mis aguas abre mi piel ensancha las zanjas de mi boca desarraiga mi pecho enmohecido ahuécalo con

de colores furtivos libera el remolino de mi voz en tu canción nocturna abre mi mano y deposita en su palma

tu soplo

tu mariposa quebrada

expande con tu susurro nuevo mis alvéolos

baja hasta filtrar tus gotas una a una

llena de preguntas el ramaje de mi pelo

en las mías deja escurrir tu herida

golpea todas mis puertas mis ventanas

ábreme canturreando en sordina

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


11

3 Hay como una penumbra azul, no hay aristas de roca viva, no debe ser muy profundo, ¿por qué está todo tan solo a esta hora, esta penumbra azul lo está invadiendo todo: los andenes, los rieles, las caras de las gentes, las manos de las gentes), a veces se detiene a medio camino, queda inmóvil, a oscuras, entonces el calor desliza los ruidos bermellones de la calle: transeúntes, bocinas. Luego de unos instantes vuelve a encenderse, entonces parte, llega, pero ahí se detiene nuevamente ¿qué pasa? Pregunta alguien, se lanzó a los rieles, dice otro en voz baja, (retirar el cuerpo, levantarlo pedazo a pedazo, limpiar los rieles, con un trapo húmedo para que no queden marcas, borrar el asombro de las caras, borrarles el miedo, todo esto tomará mucho tiempo), pero él cierra sus puertas y se interna nuevamente en el oscuro ciñéndose a los tubos azules de neón que hoy escriben con línea discontinua y cómo vencer el vértigo, repito apretando el conjuro en mi puño mientras preparo el salto, pero es el tiempo el tiempo (¿la tragedia que nos abruma el pecho?) pienso configurando la eternidad en mi ángulo derecho: ¿es larga? ¿es ligera? ¿aérea? ¿densa como las cosas que duran? Imposible adivinar su color, sus ritmo es el continuum silencioso de la noche y de qué sirve apresarlo en segundos si en lugar de la herida me estoy tatuando el pecho de imágenes brillantes, y yo sueño en las noches chupo miel en las noches, cucharadas de miel: una para el rencor, otra para la melancolía ¿hay otra soledad o es igual a la mía?: fina la medianoche me dice, me revuelvo en mi bóveda pero ella misma es color, ella misma es la bóveda (¡qué confusión! ¿cómo voy a amainar el temporal que han levantado las hojas secas de mi mente?). Aquí hay algo (en mi mente), es una ilustración, un dibujo pequeño: ella está inclinada, él le dice

que la ama, le agradece sus lágrimas, su perfume, el cabello enjugando su rostro, pero ella llora.: llegué tarde, ahí estaba tendido con su cuerpo pegado, por los bordes asoman unos dedos suaves, dátiles asiendo una (¿armónica?¿jeringa?¿navaja?) rodillas juntas, canillas largas y abiertas, punteros de un reloj roto a golpes, al centro sol, huella de qué acoplamiento inútil, nariz aplastada como contra un vidrio, hirsuto en la coronilla lacio al cuello, su pelo. Los labios aún se mueven, le abro la mano, un papelito arrugado: …como el pájaro vestido con su vestidura de alas yo voy por un camino de alas, donde la tristeza misma no es sino ala… pero es sólo una ilustración, un dibujo pequeño, es que estoy envejeciendo, mire mi piel, las arrugas del ojo se forman con la tensión de la mirada: ¿hay rojo hay blanco? pregunto, no hay nada, nada, me dice, no le creo, aún me abruman la cabeza los ruidos del silencio: avanza la canoa en un agua café, cuando tupe el follaje se vuelve verde el agua, verde turbio, sin fondo; la cabeza late de calor, cómo son las pirañas, cómo tienen los sientes ¿enardece la sangre, aunque sea un hilito? ¿muerden hasta dejar limpio el hueso? Pregunto en un susurro para no interrumpir los gritos de los pájaros, todo bulle, supura, sin que los ojos sepan, sólo el oído atento: sumergirse en el verde y que el légamo cubra, todo es pensamiento, parece que me dice, el lenguaje no existe –sus ojos irritados, es que ha llorado, pienso- si el lenguaje no existe, todo es posible, me dice sumergiendo mucho más la mirada.

Todo es posible todo es posible, repito desde el légamo cerrando con sus ojos este cuento de pájaros.

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


12

MANUEL GARCÍA Mi madre cantaba al anochecer y su voz me dio de cara a la muerte. Hoy puedo perdonarla. Es como cuando llueve (o llovía en Buenos Aires) en la larga cantina de la noche y yo pensaba, entonces: Ahora nadie va a poder apuñalarme. Salvando las distancias aquella mujer se quita el abrigo humedecido, abre la puerta de la casa deja las llaves en un terso cuenco oscuro, y te besa. (CHE PEREYRA)

Escritor, librero, editor y músico argentino. Estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Participo del Encuentro Internacional de Jóvenes Escritores TrasAndes. Fue uno de los talentos creativos y responsables de Ediciones Del Quiltro.

Vivir pareciera ser como cuando se va la luz y la gente se acalla y comienza a llorar. Hay que tomar de hogar a los aeropuertos.

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


13

EN QUÉ PLANETA a Teresa S. De manera uniforme sobre toda la campiña flota el aire caliente hacia el mar; la niebla otoñal se abre a la deriva en profundos surcos sobre el agua pálida; Garcillas blancas de pie en marismas azules; Tamalpais, Diablo, Santa Helena flotan en el aire. Escalando los acantilados de Hunters Hill observamos sobre cincuenta sinuosos kilómetros la interpenetración de las montañas y el mar. Subiendo por una chimenea torcida al tiempo que mis ojos se elevan al nivel de una pequeña cueva, dos búhos blancos salen volando, silenciosos, cerca de mi cara. Planean, confundidos en la luz del sol, y desaparecen entre los recovecos del acantilado. Todo el día he estado observando a un nuevo escalador, una joven con el pelo como ceniza y ojos amables y confiados. Trepa lenta, precisamente, sin desperdiciar su gracia. Mientras enrollo las cuerdas, mirando la espectacular puesta de sol, se da vuelta hacia mí y dice, tranquilamente,

“Debe ser muy hermoso, el atardecer, en Saturno, con los anillos y las lunas”.

Kennet Rexroth (Traducción Che Pereyra)

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


14

EUGENIA PRADO BASSI

Diseñadora gráfica y editora. Publica “El cofre”, 1987, Ed. Caja Negra. “Cierta femenina oscuridad”, 1996; “Lóbulo” 1998 y “Objetos del silencio”, 2007 Cuarto Propio. “Hembros: novela Instalación” Galpón Victor Jara, 2004. “Desórdenes Mentales”, obra de teatro dirigida por Alejandro Trejo en 2006 “Objetos del silencio, secretos sexuales de infancia”, EMOOBY formato virtual para ebook, desde Madeira- Portugal 2011. 2012 “Dices miedo” y 2013 “El cofre” 3º edición, en Ceibo Ediciones.

Madre, lo he aprendido todo de ti… Me haces perder la cabeza… No detengas nuestro viaje. Galopemos como antiguas yeguas, batidas al viento, sin otro poder que la unión de sangre y luna… Madre ¡No! No me hables de la incoherencia. Déjame susurrarte en los oídos el dulce abandono que nos hicieron conocer. Nos hemos vuelto hermosas. Jamás podremos huir de estos derrames. Madre ¡No! Te he traído esta cuna de pétalos. No vayas tratando de decir que serías inocente, inconsciente, inconsecuente, inconsistente, jamás dejé de contemplarte. Cómo odio este espacio vacío, a la vez repleto, inesperado, autista, incapaz. Madre. ¡No! No me hagas caer en esta oculta admiración. Déjame libre y no evidenciaré nuestra atadura. Jamás huir de tus brazos extendidos.

Un pájaro cruza el cielo… muy lejos de mí sus alas agitadas. Quisiera volar como los pájaros… desaparecer.

Puente de Saturno - Especial Enero 2015


15

¿Qué tal si un día nos besáramos? ¿Untar tus labios con los míos? Pero nos da tanto miedo porque todo esto no es otra cosa que un arrebato de amor en todos sus gestos.

“Con pluma esquizofrénica, Eugenia se transforma en el otro con aterradora consistencia. Se inmiscuye, delata, reduce a escombros el silencio. Todas las voces, una a una, en un desfile de intimidad culposa, resultan convincentes, únicas; la personalidad múltiple de la autora se hace cargo del malabarismo literario.” Dauno Tótoro Presentación “Objetos del silencio” Texto en Letras.s5.com

Un salto esta vez sin nombres que se agita como máquina histérica de festín. Contra los bordes los tropiezos bruscos los hurgueteos y una cabeza iniciada de intención. ¿Dónde encontrar el pulso y dejarse arrastrar a todo? No sabes cómo duele verlos temblar. No sabes el terror, sus miedos cuando se desplazan. Se oxigena mejor desde el mismísimo eje con la brutal necesidad de traer el cuerpo al frente y marcar finamente sus bordes. Dicen. Por eso nos gusta la boca y la risa. Nos gusta el pelo, el cuello y la frente, pero sobre todo nos enloquece el escondite. Compadecidos en la prolongación de ese movimiento, tal grado de minuciosidad solo hará crecer las desconfianzas. Todos sabemos, las historias a menudo se repiten. Se blanquean mejor las cosas y se vuelven menos perfumados los asuntos. Avanzamos hacia un enorme cansancio y hasta parece que algo se moviera. Sin embargo, aquello, permanece idéntico, siempre detenido en un mismo punto. –No hay tiempo –dicen. Pero a veces no les creo. Recojo las vocales de diez en diez y juro que no les creo.

Puente de Saturno - Especial Enero 2015

Puente de Saturno Enero 2015  

Edición de enero de la revista literaria Puente de Saturno

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you