Page 6

6 Sábado 24 de Diciembre de 2016

Visitanos en: www.puentealtoaldia.cl & tweeter: @puentealto_pald

Una labor, un personaje...

Ricardo Ávila, las vueltas de la vida

Una enfermedad que afectó a su señora lo motivó a realizar un cambio en su vida laboral. Hoy, atiende su propio negocio familiar, feliz de la acertada decisión que tomó junto a su hija menor.

han entregado dos nietos, que disfruto mucho», señala. Don Ricardo vive junto a su familia ya hace 40 años en la Villa Diego portales. «Cuando estuve en gendarmería, se me dio la posibilidad de elegir un sitio para tener una casita y elegí este sector, del cual ya no me he movido más».

GIRO LABORAL

D

e s d e S a n t i a g o , específicamente la población Chile, llegó don Ricardo Ávila (62) a Puente Alto por primera vez, a los 5 años de edad. Poco tiempo alcanzó a estar en la comuna, pues por el trabajo de su padre (técnico de horno, relacionado con el rubro de la cristalería), su familia nuevamente tomó

maletas y se mudó esta vez a Cerrillos.A los 13 años volvería, para establecerse en la población Pedro Aguirre Cerda. En la capital provincial terminó sus estudios,ingresando a trabajar posteriormente en Gendarmería en la Penitenciaria de Santiago, lugar donde estuvo por cerca de 16 años, para luego desarrollar funciones como guardia de

Este espacio es suyo. Aumente sus ventas publicando aquí. Solicite un representante al F. 2 850 06 66 o a comercial@puentealtoaldia.cl

seguridad. 41 años lleva de casado con su señora, a quien conoció de joven pues vivía frente a la casa de sus padres. «Ella es una maravillosa mujer, que me ha dado dos preciosas hijas, Nadia y Daniela, quienes me

Don Ricardo es conocido en la Villa Diego Portales por su local de venta de pollos asados, que funciona en su mismo hogar, el que atiende junto a su hija menor Daniela desde hace ya tres años. Está ubicado en la intersección de Av. Concha y Toro con Charles Aránguiz (Ex Av. Circunvalación). Consultado por la razón que lo motivó a abrir este negocio -en un rubro muy distinto a lo que se había dedicado en su vida laboral- responde que lamentablemente la salud de su señora se vio afectada por una enfermedad hace un tiempo, lo que también coincidió con el hecho que su hija menor ya no deseaba seguir trabajando como profesora. «Ella me dijo que abriríamos un local en la casa, lo que además me ayudaría a estar cerca de mi señora ante cualquier eventualidad. Así que de esta manera abrimos ‘Pollos Danys’», explica. Desde su inauguración, el ex gendarme asegura que les ha ido muy bien, frecuentando el local los mismos clientes hace ya 3 años, atendiendo entre ellos a trabajadores de la Volcanita y a personas que llegan hasta de El Principal de Pirque por la calidad de sus preparaciones. «Estoy muy agradecido de Dios y de cómo se han dado las cosas. No nos hacemos millonarios con lo que hacemos, pero nos da para vivir. Además, estando en la casa, puedo cuidar de mi señora, que es lo más importante». Don Ricardo se considera una persona de bajo perfil, aunque ya es conocido en el sector, en el que años atrás también fue presidente de la Junta de vecinos. «Eso sí, mi esposa es de muy buen corazón, es como el Padre Hurtado.A ella la quieren mucho por aquí», concluye.

TALLER LITERARIO «LA ROCA»

Dirección: Magdalena Medina Arenas

R IT O S D E

AÑO

Somos ocho hermanos, papá y mamá, celebramos el treinta y uno de diciembre con una cena exquisita, junto a tíos y primos. Aquí donde vivimos en Valparaíso, tenemos una vista preciosa frente al puerto. Papá saca de su cava algunas botellas de champán, es el único día en que nos deleita con ese licor. Seguimos algunos ritos, mamá además de la cena prepara lentejas, a las doce comemos una cucharada que nos traerá abundancia. La tía Ema trae una maletita vacía. Cuando le digo ¿Qué pondrá en ella? Me dice que es sólo para salir a la calle un rato con la maleta y esto le traerá nuevos viajes...También hacemos intercambio de monedas y así no nos faltará el billullo durante el año. Pero este año, yo me puse pillo y no traje monedas de quinientos porque el año pasado me quedé con puras monedad de cinco pesos. Los mayores que están casados ponen su argolla de matrimonio en una copa de champán para conservar la paz del hogar... Esperen, mi hermana menor, Andrea viene corriendo a gritos dice: ¡Quien vio mis calzones amarillos, si no me los pongo, no tendré novio este año...! Por fin son las doce y podemos abrazarnos en medio de risas... ¡Feliz Año Nuevo!

Puente Alto Al Día

N U EV O

Ximena López Catalán Profesora Básica

Fundado el 14 de Septiembre de 1962

Edición Nº 3.539  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you