Page 9

entrevista

¿Cuáles son sus líneas de actuación en materia de alergias e intolerancias a los alimentos? El impulso y promoción del autocontrol por parte de las empresas, y la elaboración y aplicación de guías de prácticas correctas de higiene (GPCH), son intervenciones en el ámbito de las reacciones adversas a los alimentos ya contempladas en el Plan de Seguridad Alimentaria de Cataluña de 2007. En el proyecto del nuevo Pla de Seguretat Alimentària de Catalunya 2011-2015 siguen apareciendo como objetivos estratégicos y actividades prioritarias de las Administraciones Públicas catalanas. En 2009 editamos la Guía para la gestión de los alérgenos y el gluten en la industria alimentaria, fruto del la colaboración entre la asociación de industrias de alimentación y bebidas de Cataluña, diversas empresas alimentarias y la Agencia, destacando además la participación en su elaboración de una asociación de afectados: Celiacos de Cataluña. Es un ejemplo del trabajo colaborativo que llevamos a cabo en la Agencia. borado un manual de buenas prácticas de gestión de los alérgenos alimentarios en la restauración colectiva. El manual está dirigido a todos los profesionales que trabajan en el ámbito de la restauración para colectividades, es decir, escuelas, hospitales, residencias, casas de colonias, comedores laborales, etc. Hemos colaborado también en la recientemente publicada guía de restauración sin gluten elaborada por la fundación Alicia y la Asociación de Celiacos de Cataluña, materiales que el sector ha de valorar no solo como una oportunidad de mejorar la calidad de sus procesos sino también como una herramienta para su compromiso de responsabilidad social.

Esta guía proporciona una ayuda para que los establecimientos incorporen la gestión de los alérgenos alimentarios en sus planes de autocontrol, evalúen los riesgos de la contaminación cruzada de un producto con un alimento o ingrediente alergénico y garanticen la veracidad de la información facilitada en la etiqueta.

La información de la etiqueta ¿es a su juicio suficiente para el alérgico? La actual normativa de etiquetado establece un listado de alimentos alergénicos que deben figurar en la etiqueta de los productos siempre que estén presentes en el producto final como tales o sus derivados aunque estén presentes en muy pequeñas cantidades. Hemos avanzado mucho en la información que se facilita al consumidor pero no es suficiente. No se contempla la presencia de pequeñas cantidades de alérgenos o trazas que se pueden encontrar en el producto como resultado de una contaminación cruzada.

¿Cuáles son las principales líneas de comunicación de la Agencia? La página web ofrece toda una serie de servicios de acceso a información relevante. Otra línea de trabajo en comunicación la constituyen las sesiones de trabajo con las organizaciones de consumidores y usuarios para favorecer que llegue al consumidor una información clara y fiable.

El etiquetado informativo con respecto a la posible contaminación cruzada solo es justificable sobre la base de una evaluación y una gestión del riesgo responsable. Los mensajes precautorios solo se deberán utilizar cuando no exista un riesgo demostrable de contaminación cruzada y nunca en sustitución de las buenas prácticas de fabricación. La guía de gestión de alérgenos establece pautas y criterios para realizar un etiquetado responsable.

La organización de jornadas y seminarios y la elaboración de documentos de divulgación son también instrumentos destacables de la estrategia de comunicación de la ACSA. Colaboramos con sectores y organizaciones estratégicas, un ejemplo sería la formación ad hoc que la Agencia Catalana de la Joventut está organizando para los jefes de cocina de la Red de Albergues Juveniles de Catalunya sobre gestión de alérgenos en cocina.

¿Y respecto a la restauración? Todavía existen insuficiencias en la información sobre los alimentos que se ponen a disposición de los consumidores sin etiquetado, como sucede en el caso de la restauración. Las administraciones públicas deben promover prácticas correctas de información en lo tocante a productos puestos a su disposición sin etiquetado.

La información a los consumidores es un elemento fundamental de la política de comunicación. En este sentido quisiera destacar el reciente convenio de colaboración con el Consejo de Colegios de Farmacéuticos para la difusión de consejos, mediante las oficinas de farmacia y la web del colegio, sobre seguridad alimentaria a grupos vulnerables, como las embarazadas y las personas mayores, así como a la población en general.

Hay que sensibilizar a los titulares de las actividades alimentarias sobre este tipo de problemas para que los incluyan en sus programas de autocontrol. En el ámbito de la restauración colectiva hemos ela-

Más información: www.gencat.cat/salut/acsa

no 2 - 2011

9

revista trazas

Trazas nº2  

Revista especializada en productos y servicios para intolerancias y alergias alimentarias.

Trazas nº2  

Revista especializada en productos y servicios para intolerancias y alergias alimentarias.