Page 47

productos

Casa Planelles: helados y turrones artesanos desde 1895 Casa Planelles mantiene viva la tradición turronera heredada a finales del siglo pasado. En 1895 el bisabuelo Heliodoro empezó a vender turrón que llevaba a Terrassa cuando volvía de Xixona, concretamente delante de lo que ahora es la basílica del Sant Esperit. Pero solo como complemento a su oficio: era fontanero. Después fue su mujer, Maria Sirvent, quien siguió con esta iniciativa, a la que se unieron sus hijos Manolo y Elena. Esta segunda generación, el abuelo Manolo y su mujer, Natividad, se asentó y ocupó un sitio en la venta de este producto en la ciudad. Con tiempo y esfuerzo pudieron comprar la casa donde se inició la otra tradición familiar, la elaboración artesana de horchata. Después, el helado, que con otros alimentos (pastas, galletas, confituras, licores...) completaban la oferta. La tercera generación, la de los padres, consolidó el negocio y decidió establecerse definitivamente en Terrassa, donde consiguieron ser referencia de calidad, gracias a su esfuerzo, constancia y determinación. Los hijos, Manel Planelles y Anna Luis, han heredado estos valores y les han añadido a la C de calidad, la I de innovación, respetando la tradición que envuelve este mundo y que ve pasar por la casa tantos clientes que, más que eso, son ya amigos. El secreto, desde el primer día, ha sido una cuidadísima selección de las materias primas, como son la almendra Marcona de primera calidad, la miel de romero de prestigiosos apicultores y la paciencia y el amor con el que gustan de trabajar, ¡porque les encanta su trabajo! Innovan constantemente, presentando novedades cada temporada, conjugando tradición y nuevos sabores. En cuanto a los productos para clientes con alergias o intolerancias, nos dicen: “Estamos metidos en el tema, ya que nos gusta dar este servicio especializado, y que por ejemplo un niño con intolerancia al gluten se pueda comer un "cucurucho de galleta apta para celiacos" con su helado, ya que antes se lo tenía que comer en tarrina. La cara de este niño cuando puede coger ese cucurucho no se paga con dinero. Nos gusta que la gente confíe en nosotros y nos pregunte qué helado, turrón, horchata, etc., puede comer con su intolerancia. También fabricamos turrones, casi todos adaptados para celíacos, y tenemos una gama bastante amplia de dulces navideños para diabéticos. En cuanto a la horchata, un alimento básico en la dieta mediterránea, diremos que: • No contiene colesterol • Ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos por su composición en ácidos grasos, similar a la del aceite de oliva. • Aporta aminoácidos esenciales (arginina) • La horchata natural no contiene gluten, lactosa ni fructosa • La horchata sin azúcar puede ser tomada por los diabéticos • Contiene más hierro, zinc, cobre y la misma cantidad de magnesio que la leche de vaca o cabra • Es ideal para personas hipertensas, por su bajo contenido en sodio y ausencia de cafeína • Su gran valor energético la hace ideal para niños y deportistas • Se aconseja para la prevención de la arteriosclerosis y las insuficiencias renales • Es diurética por su elevado contenido en agua. Este verano, cuando busque horchata de calidad, pida "horchata de etiqueta". El logotipo del Consejo Regulador de la Denominación de origen Chufa de Valencia garantiza que la horchata ha sido elaborada con chufa de Valencia y que ha superado los controles de calidad en su elaboración, para convertirse en un refresco sabroso y sano. Esta horchata aporta excelentes propiedades que la convierten en un alimento básico de la dieta mediterránea. www.casaplanelles.com

Trazas nº2  

Revista especializada en productos y servicios para intolerancias y alergias alimentarias.