Page 218

Susana Ramírez Hita

el resultado sea seropositivo ya que, como hemos mencionado, el test de Elisa sirve para detectar el deterioro del sistema inmunológico. La posición del Gobierno boliviano y de su Ministerio de Salud, más allá del discurso descolonizador que protagoniza y de actuaciones como la expulsión de Bolivia de USAID, ha sido la de contribuir a impulsar la estrategia de asociar el sida con los homosexuales, trabajadoras sexuales y colectivos que de alguna manera molestaban a una sociedad basada en parámetros cristianos, tradicionales y homofóbicos. En el estudio sobre los chóferes que mencionaba en el capítulo III, se alertaba de que el 75% de los chóferes bolivianos encuestados consideraban la homosexualidad una enfermedad en tanto que más del 50% la consideraba un pecado. Al mismo tiempo, al contrario de lo señalado por los informes del Ministerio de Salud, hemos visto como en Bolivia la epidemia no se concentra en la población homosexual y de trabajadoras sexuales sino que, según los datos oficiales, actualmente una de cada tres personas infectadas es mujer. Son las mujeres las que más acuden a realizarse el test, a partir de la aplicación de la prueba rápida obligatoria a las mujeres gestantes que llegan a los servicios de salud. He mencionado los elevados índices de mal de Chagas, tuberculosis, malaria, leishmaniosis y como todas estas patologías pueden repercutir en un diagnóstico cruzado o, en su caso, en los problemas de diagnóstico que pueden aparecer ante personas que, por ejemplo, han recibido quimioterapia. Como hemos visto en el capítulo de los medicamentos, los antirretrovirales pueden provocar las mismas enfermedades que son diagnosticadas como sida, y son los mismos fármacos destinados a contrarrestar esta enfermedad, caracterizados por su alta toxicidad, los que contribuyen al deterioro del sistema inmune. En Bolivia no ha habido un registro epidemiológico de las muertes provocadas por dichos fármacos. ¿Cuántas personas habrán sido diagnosticadas VIH positivo sin serlo y cuántas habrán llegado al estado sida por el mismo efecto de la medicación? Las conexiones entre el grupo Rockefeller con la compañía farmacéutica Wellcome y la transnacional Monsanto me llevó a relacionar la toxicidad que provoca el tipo de cultivo promovido por estas compañías y la toxicidad de los mismos antirretrovirales. La compañía Wellcome es la que creó el AZT, el cual, pese a demostrarse su alta toxicidad, sigue siendo uno de los antirretrovirales base para la mayoría de esquemas antirretrovirales en Bolivia, incluidos bebés y niños.

218

Profile for Publicacions Universitat Rovira i Virgili

Cuando la enfermedad se silencia  

En este libro se analiza, a través de la patología del sida en Bolivia, las luchas de distribución de poder entre organismos globales, empre...

Cuando la enfermedad se silencia  

En este libro se analiza, a través de la patología del sida en Bolivia, las luchas de distribución de poder entre organismos globales, empre...

Advertisement