Page 205

Cuando la enfermedad se silencia

malestar físico. Los tratamientos de la medicina tradicional apuntan a una resolución del problema emocional que, consecuentemente, repercute en la desaparición o mejora de la enfermedad física. El aspecto psicológico es tratado exclusivamente en términos de pre y postconsejería por el Programa Nacional, sin ofrecer una ayuda psicológica para las personas afectadas, familiares y cuidadores que lo necesiten. Los recursos humanos son muy escasos, en el caso de Cobija y Trinidad atiende una sola psicóloga y, en el caso de Santa Cruz, atienden varias aunque, dada la cantidad de población que acude, carecen del tiempo indispensable para efectuar el trabajo de acompañamiento en el proceso de la enfermedad. Desde el Programa Nacional, la función del psicólogo se dirige, casi en exclusividad, a dar una pequeña información sobre la enfermedad antes de hacerse el test diagnóstico y en la entrega del resultado. En el caso de que éste sea positivo, la función del psicólogo se limita a conseguir que el paciente acepte el inicio del tratamiento antirretroviral. Los cuidadores no han sido tenidos en cuenta por el Programa Nacional. Si el sujeto que actúa de cuidador no se encuentra en buenas condiciones físicas y emocionales, no podrá ayudar adecuadamente en el proceso de la enfermedad o enfermedades. Este aspecto no ha sido considerado pese a que es de suma importancia considerar al cuidador como un sujeto imprescindible en el proceso terapéutico. Otro de los aspectos que aparece en los relatos es la falta de confidencialidad en los hospitales y en la organización interna de los CDVIR. La falta de conexión entre hospitales y CDVIR repercute en las vidas de las PVVS. Hemos podido apreciar que la tardanza en ofrecer los resultados de laboratorio incide en el estado de las personas afectadas y en el de sus cuidadores, no tan solo en relación a su estado físico sino también en cuanto al psicológico, al tiempo que hemos podido observar el problema que suponen los diagnósticos tardíos en los casos de sida y en los de cualquier otra patología. En estas historias, las personas afectadas pertenecen a un estrato social bajo y ello hace más difícil el proceso de la enfermedad. Hemos observado situaciones de pérdida de hijos, conflictos familiares y de discriminación laboral y social, así como la responsabilidad del Estado en los casos de negligencia, como es el caso del problema de las transfusiones sanguíneas con sangre no segura. La categoría que está presente en todos los relatos es el sufrimiento. El sufrimiento que produce la enfermedad en términos biológicos, de deterioro físico, el sufrimiento que produce la enfermedad en cuanto a las

205

Profile for Publicacions Universitat Rovira i Virgili

Cuando la enfermedad se silencia  

En este libro se analiza, a través de la patología del sida en Bolivia, las luchas de distribución de poder entre organismos globales, empre...

Cuando la enfermedad se silencia  

En este libro se analiza, a través de la patología del sida en Bolivia, las luchas de distribución de poder entre organismos globales, empre...

Advertisement