Page 1

UN PARTICULAR ORIGEN PARA UNA DESCONOCIDA HISTORIA OCTAVIO Y EL FACEBOOK Por: Julio S. Solís Gózar. “Cómo será pregunto. Cómo será tocarte a mi costado. Ando loco por el aire que ando que no ando” Juan Gelman

U

na esperanza sujeto a Octavio aquella tarde. El cielo, el viento, la melodía de un violín en su mente y una sonrisa espontanea lo respaldaban.

Con tal fuerza y optimismo, decidió ir en búsqueda de su amada, una chica linda, de ojos café y que tenia aquella voz que utilizan los ángeles al susurrar; su nombre era Brenda. Ya hace unos días o quizá meses, las cosas entre los dos no eran las mismas, por alguna razón se congelaron las palaras, y las pocas que se salvaban llevaban confusión y tristeza, la idea continua de un adiós, era frecuente, aún así Octavio nunca concebiría la posibilidad de dejarla, con ella logró no solo parte de su vida si no que la terminaría. Antes de salir en su búsqueda, se dispuso a apagar la computadora y vio un mensaje en el facebook, fue tan casual, entre cientos de letras, le llamo la atención algo, que se podría representar como aquella esperanza. Decidió quedarse un momento y ver el contenido, fue incrementándose la curiosidad por cada letra leida, en esas pocas líneas se reconoció, parecería que había sido el, quien escribió dicho texto y se espanto. - ¿Era posible acaso? – la idea de conocer sin conocer. Aquella red social aparentemente improvisada en la vida común, lo atrapo por las siguientes semanas, como era natural, Brenda lo supo, sin necesidad de contárselo, y es que los cambios habían sobrepasado toda frontera, Octavio no era el mismo. Producto de aquella emoción incontenible, se genero una amistad intensa entre Octavio y Casandra, y tuvo su inicio en una invitación de amigos por Facebook y palabras de agradecimiento, por lo escrito en una nota. Ambos durante esos días se sintieron complacidos, parecía que los sentimientos eran mutuos, aquella comodidad en las conversaciones tenían no solo entusiasmo sino curiosidad y quizá amor. Preguntas como ¿Qué sucedería si la conozco? ¿Es amor lo que siento? ¿Por qué aún no estando ella aquí, la siento parte de mi? ¿Porque Brenda ya no me llama, y para enojada, percibirá mis sentimientos hacia otra persona? Aquella noche Octavio durmió muy tarde, y lo hizo cuando supo que hacer, y aunque estuviese mal, la invitaría a salir, el tenía que saber más de ella, si todo era real, si al otro lado de la computadora la mujer que escribía cosas tan hermosas era la


mujer que soñó, lo cierto es que pasaron los días y el no pudo hacerlo, el no eran malo, y aunque el amor por Brenda estaba en una fase posterior a la final, tenía que solucionar todo entre ellos, el no quería que ella sufra o se sienta devastada por lo que le sucedía a Octavio pero también sentía la necesidad de contarle lo acontecía por ese tiempo, pero no era fácil, como decirle que se encontraba ilusionado por alguien a quien no conocía personalmente, y comparar lo que sentía. Al no tener las agallas de expresarse decidió continuar como siempre, salió con Brenda, y el hacia hasta lo imposible por robarle una sonrisa y verla feliz, pero era un trabajo arduo, por momentos él pensaba en Casandra, pero había tomado medidas drásticas para olvidarla, la que llamo la atención fue que en todo un mes, no volvió a usar la computadora, sus trabajos de la universidad los hacía en una máquina de escribir a dos colores, el rojo para el titulo y el negro para el resto, él quería hacer las cosas bien, y ser realista, en el sentido que no podría dejar a Brenda por una nueva sensación, que al no ser cotidiana, es sumamente impredecible. Siguió pasando el tiempo, el verano era solo un recuerdo, el frío por las tardes ataba cono ropas gruesas y pesadas. Era las 5:30 pm del 17 de junio del 2010 cuando él recibió una llamada, una llamada producto de un destino caprichoso, era Gaspar, su amigo de la universidad, que le comunicaba que necesariamente tendría que entrar al correo, el profesor de estadística había dejado unos cuadros y que su desarrollo y envió tenía como plazo límite las 12:00pm. Por un momento le pareció estupenda la idea de ingresar al internet, y se organizó de tal modo que tendría que utilizarlo por las 3 horas siguientes, lo cierto es que el intento burlarse de sus verdaderas intenciones, ya que lo primero que quería hacer, era ver si había algún mensaje en la bandeja de Facebook. Cuando ingreso, vio mensajes como. “Hoy te esperé en línea, me dio mucha pena que no ingreses, imagino que estarás con mucha carga en la universidad, solo quería contarte la idea de poder conocerte, no sé qué opinas” 4 de abril del 2010. “Hoy tampoco ingresaste, espero que todo esté bien, cuando quieras me escribes, un beso” 5 de abril del 2010. Fueron mensajes tras mensajes cada día por dos semanas, siendo el último este. “Es una pena no saber nada de ti, quien lo diría pero te extraño muchísimo, creo que no debí pensar que eras real, cuídate mucho y si algún día me ves por la calle, salúdame” 26 de abril del 2010. Octavio al terminar de leer el mensaje, recordó la letra de una canción “Quizá tu estés pensando ahora en mi, quizás como yo estoy pensando en ti… aunque tú no estés aquí por la vida he de seguir… un ángel que paso y voló …”. Tomo la decisión de no hacer nada, total, ya había pasado más de un mes desde la última comunicación. Resolvió los ejercicios a tiempo y lo envió.


El 14 de agosto cumplía años su amigo de la infancia, el cual no lo veía hace un año, así es que lo llamo y le dijo que de todos modos estaría en la celebración, y que no había entrado a internet en los últimos tiempos por motivos que le iba a contar personalmente. Llego el día y Octavio fue a buscar a Brenda, la intención era saludar a su buen amigo, y divertirse en la celebración de su cumpleaños, pero ella se sentía mal de salud, e intento convencer a Octavio de no ir, pero el ya había prometido estar presente, así es que la beso en la frente y le deseo que se mejore pronto, que de todos modos iría, fue entonces que Brenda se repuso inmediatamente, y le pidió que le espere, que ella lo acompañaría de todos modos, una sonrisa se reflejo en los dos. Camino a casa del homenajeado, Octavio sin razón alguna, amparado solo en un impulso probablemente desatinado, le contó a Brenda lo que le estaba pasando y sintiendo, Brenda no lo soportó y se fue. Octavio, regreso a casa con una tristeza desprotegida, se sentó a la computadora y eliminó su cuenta. Cogió su agenda y escribió lo siguiente. Lima, 4 de noviembre del 2010 Persistir sin un origen, aclamar con fervor lo que se dejo de conocer, es parte del amor. El amor es una fragata aliada a recuerdos como la complejidad de tu mirar, y que se efectiviza cuando hay soledad. El verdadero amor no puede ser verificable y es un secreto exquisito. El amor es una constancia de recuerdo y formas de evocar solo lo bueno. El amor llega a estar dentro de los límites de lo siniestro y la nobleza, todo depende de lo que pudo ser. Se difunde sin esfuerzo y se refleja con cada gesto.

Octavio y el facebook  

cuento elaborado por Julio Santiago Solis Gozar