__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

REVISTA CREA - N.ยบ 426 Abril 2016 - Ejemplar en la Argentina $40-

N.ยบ 426 Abril 2016 - Ejemplar en la Argentina $40-


Sumario

08

08

Vuelve el entusiasmo en la siembra de trigo Cómo arranca la campaña fina 2016/17.

14

Calidad de trigo Cuáles son los factores que la afectan.

30 24

“Toda la cadena de valor del trigo debería ser revisada” Entrevista al presidente de Molino Chacabuco.

30

Pautas para elegir el mejor cultivar de trigo Evaluación de variedades en la zona Sur de Santa Fe.

38

Guía para elegir variedades en la zona Centro Evaluación de cultivares de trigo en la provincia de Córdoba.

46

46

Para el tambo, hoy la meta es la supervivencia Decisiones empresariales para enfrentar la crisis.

48

Lechería: cobertura de ingresos para enfrentar situaciones de crisis Un programa implementado en EE. UU.

52

A cuidar la calidad del maíz para la hacienda Las micotoxinas producidas por hongos provocan graves perjuicios, que pueden llegar a producir la muerte.

52

56

Un nuevo sistema de tipificación para la ganadería Iniciativa para modernizar la metodología actual.

60

Tres miradas sobre la empresa familiar Pautas para comprender mejor su funcionamiento.

64

Las últimas novedades en maquinaria agrícola Desarrollos innovadores ofrecidos por los fabricantes en Expoagro.

64

68

Radiagrofías

72

noticias de empresas

SECCIÓN ECONÓMICA 74

El precio de la tierra

76

LO AYUDAMOS A PRESUPUESTAR

82

APUNTES


46 08

CREA

Vuelve el entusiasmo en la siembra de trigo C贸mo arranca la campa帽a fina 2016/17


CREA

En algunas zonas productivas de bajo potencial, el trigo va a tener que hacer méritos para volver a ganar el lugar que alguna vez tuvo en la carpeta de cultivos. Los precios del cereal –tanto los actuales como los esperados– son demasiado bajos como para despertar un interés importante. Se lo mira con más cariño en aquellos casos en los cuales permite recomponer pasivos agronómicos y en regiones productivas más aptas, donde despierta entusiasmo y se esperan incrementos de dos dígitos en el área sembrada.

mos que en el ciclo 2016/17 ese factor no va a ser tan decisivo como en la presente campaña por una cuestión de mayor oferta; de modo que aumentará la proporción de trigos de alto rinde respecto de los cultivares de grupo 1”, indicó el asesor del CREA Azul-Chillar, Fernando Sackmann. “El área de trigo va a aumentar con respecto al año pasado, al tiempo que el de cebada se mantendría estable. Bajará la superficie de soja de primera y, en gruesa, se incrementará la de maíz y girasol, de modo que las rotaciones serán más razonables”, añadió.

Región triguera sur “Esperamos un aumento del área de trigo, aunque no significativo, porque la cebada ya está muy instalada en la zona”, asegura Miguel Redolatti, coasesor –junto con Diego Aguilera– de los grupos CREA Tandil y San Manuel. En la zona, el doble cultivo cebada cervecera/soja de segunda es el más competitivo con los precios esperados actuales, mientras que la cebada forrajera/soja se encuentra en un nivel similar al del trigo, tanto de alto rinde como de elevada calidad (ver cuadro 1). Este año, en la provincia de Buenos Aires, se llegó a pagar 3300 $/tonelada por partidas de trigo con un mínimo de 30% de gluten y 300 de fuerza panadera (W). Pero esos valores récords son el resultado de una escasez extrema: la mayor parte de la producción de trigo 2015/16 fue de “baja proteína”, debido fundamentalmente a excesos hídricos (buena parte del cereal exportado este año se colocó como forrajero en mercados insólitos, tales como Indonesia, Malasia, Corea, Taiwán, Tailandia, Vietnam o Bangladés). “El año pasado, los empresarios de nuestro CREA apuntaron a trigos de mucha calidad, pero estima-

Región triguera norte En la zona núcleo pampeana, a diferencia de lo que sucede en el sur bonaerense, están dispuestos a volver a recibir el trigo con entusiasmo (no desbordante, pero entusiasmo al fin). Porque sucede que algunos empresarios no tienen el mejor concepto de la cebada. “El cultivo de trigo resulta muy atractivo tras caer el rinde de indiferencia –que está en 34 qq/ha– y también por la reducción del precio de los fertilizantes, por los aportes a la fertilidad del suelo y por el manejo de malezas”, indica el asesor del CREA Monte Maíz, Luciano Ascheri. “Se apuntará a hacer trigo de muy buena calidad intentando no resignar rendimiento; el área de siembra estimada será de 70% a 90% superior a la registrada el año pasado. La cebada no despierta mayor interés”, explica. En la región, el mayor atractivo económico en 2016/17 lo presenta –con los precios esperados actuales– el maíz de primera, mientras que los cultivos de trigo y de cebada constituyen la segunda mejor opción, especialmente asociada al maíz de segunda en lugar de soja de segunda.

Cuadro 1. Rinde objetivo esperado en condiciones climáticas promedio versus rinde de indiferencia esperado para el ciclo 2016/17 (kg/ha)

Rinde objetivo

Cebada cervecera/soja

Cebada forrajera/soja

Primer cultivo

5600

5600

5400

Segundo cultivo

1400

1400

1100

Cebada cervecera/soja

Cebada forrajera/soja

Primer cultivo

4206

4926

4589

Segundo cultivo

1294

1294

1151

Rinde de indiferencia

Trigo alto Trigo alta rinde/soja calidad/soja

Arveja/ soja

Maíz temprano

Girasol

Soja de primera

5130

3200

9000

2900

3200

935

1550

Arveja/ soja

Maíz temprano

Girasol

Soja de primera

4233

3306

7191

2070

2698

1151

1539

Trigo alto Trigo alta rinde/soja calidad/soja

Referencias: Precios brutos esperados: U$S/t. Trigo alto rinde: 155. Trigo alta calidad: 180. Cebada forrajera: 145. Cebada cervecera: 170. Soja: 225. Arveja: 180. Maíz: 150. Girasol: 280. Arrendamiento campo alto potencial: 236 U$S/ha. Flete: 200 kilómetros. Fuente: Miguel Redolatti.

09


46 10

CREA

“Esperamos un leve incremento del área sembrada con trigo. Entre trigo condición Cámara para exportación y calidad panadera para molinería, la situación está repartida, aunque claramente, lo que se pretende evitar es caer fuera del estándar. La siembra se está planificando con proporciones similares de grupos de calidad 2 y 1”, comenta el asesor del CREA Santa Isabel, Darío Barth. El factor agronómico –luego de mucho tiempo de resignación triguera– también ha sido incorporado en muchos modelos de decisión. “Este año se va a incrementar el área de trigo porque el nivel de cobertura y la presencia de malezas de difícil

Propuesta de Aaprotrigo Los directivos de Aaprotrigo presentaron ante las autoridades del Ministerio de Agroindustria una propuesta para establecer un sistema de tipificación del trigo argentino. La iniciativa contempla clasificar el trigo pan en tres grupos de variedades según parámetros de fuerza panadera (W), índice de tenacidad/extensibilidad (P/L), estabilidad, falling number y proteína (ver cuadro 2). “Para reordenar el caótico sistema comercial del trigo argentino, es imperioso cambiar el sistema de tipificación por grupos de variedades de acuerdo con sus parámetros reológicos”, indicó Alejandro Conti, vicepresidente de Aaprotrigo e integrante del CREA Tandil. “Al segregar en tres grupos los trigos provenientes, por ejemplo, de tres regiones productivas, se logran nueve segregaciones, y con distintos niveles de proteína es posible contar con más de veinte maneras diferentes de comprar trigo argentino”, añadió.

Cuadro 2. Clases de trigo duro argentino

TDA 1

TDA 2

TDA 3

De fuerza y corrector

Panificación superior

Panificación común

Pan dulce

Pan francés

Galletitas crackers

W: mayor de 300

W: mayor de 240

W: 170-240

P/L: 0,80-1,5

P/L: 0,8-1,5

P/L: 0,7-1

Estabilidad: 15-40

Estabilidad: más de 9

Estabilidad: 3-7

Falling number: mayor de 300

Falling number: mayor de 300

Falling number: mayor de 300

Proteína: mayor o igual a 11

Proteína: mayor o igual a 10,5

Proteína: 10,0

Pan de molde Pan de hamburguesas

Proteína base (13,5%); W, en joules; falling number, en segundos; estabilidad, en minutos.

control así lo exigen”, explica Gerardo Chiara, asesor de los CREA Bragado y Alberdi. “Los márgenes proyectados del doble cultivo trigo/soja son más atractivos con los precios futuros que los de la soja de primera. Estimo que, en caso de hacer cebada, no se volverá a sembrar por contrato, porque en el ciclo 2015/16 las experiencias con malterías no fueron buenas”. “La diversificación entre grupos de calidad y de alto rendimiento dependerá de cada caso particular. En situaciones de baja superficie, lo más conveniente sería, quizás, apuntar a lograr trigos de alta calidad panadera”, añade. En muchas zonas, el trigo es casi una necesidad ante situaciones óptimas de agua acumulada en perfil del suelo. “Servirá para aprovechar ese recurso, aunque con los precios actuales vamos hacia un margen cero; pero incorporaremos beneficios agronómicos, tales como un mejor control de malezas problemáticas. Se va a sembrar muy poca cebada porque el cultivo está muy limitado por cuestiones comerciales”, dice el asesor de los grupos CREA Gálvez y Las Petacas, Diego Hugo Pérez. “Este año, el área de trigo crecerá respecto del anterior en desmedro de la cebada y de la arveja. La mayor parte se sembrará con cultivares de trigo de grupo 2, bien fertilizados, para apuntar a cultivos de alto rendimiento. Aunque el objetivo central en el ciclo 2016/17 será crecer en maíz antes que en cultivos de fina”, añade. En el nuevo escenario, afinar el paquete tecnológico vuelve a ser un factor relevante en muchas zonas productivas. “Sembrar variedades que no alcancen los niveles mínimos de calidad no es viable en este momento, aunque producir un trigo de buena aptitud panadera no es lo mismo que uno condición Cámara: tenemos que asegurar ciertos parámetros en cuanto a proteína y gluten, en los que antes no nos fijábamos”, comenta el asesor del CREA Casares-9 de Julio, Agustín Barattini. “Tendremos que volver a evaluar, por ejemplo, posibles fertilizaciones fraccionadas, buscando alto potencial de rinde a la siembra con aumentos de proteína en grano, en torno a antesis”, añade.

Otras regiones En aquellos casos en los cuales los empresarios se vieron obligados a reducir el área de trigo sin posibilidad de reemplazarlo por cebada, el mayor


46 12

CREA

porcentaje de superficie del cereal permitirá –si el clima acompaña– mejorar la distribución temporal del flujo de fondos de las empresas agrícolas. “En nuestro CREA, el área de siembra se va a incrementar en al menos un 25% con respecto al año pasado por el aporte a la rotación y al control de malezas, y para tener un ingreso a fin de año. Nuevamente se apuntará a lograr volumen, dado que los precios del cereal son poco atractivos por ahora. No se va a sembrar cebada”, señala

Normalización A mediados de febrero pasado, las autoridades del Ministerio de Agroindustria ampliaron de 45 a 90 días el plazo máximo de embarque para declaraciones juradas de ventas al exterior (DJVE) de trigo con el propósito de agilizar la comercialización del cereal. Ello permitió que los precios ofrecidos por el cereal –tanto en el mercado disponible como en el forward– mejoraran mucho. Próximamente, los funcionarios de Agroindustria ampliarán el plazo máximo de embarque de trigo a 180 días para equipararlo con el del resto de los commodities agrícolas.

el asesor del CREA Centro Oeste Santafesino, Marcos Buscarol. En el CREA Cañada Seca, el trigo será –además de por todos los beneficios agronómicos mencionados– una de las estrategias por implementar para deprimir napas demasiado elevadas. “El tema calidad es cada vez más definitorio del negocio por las enormes brechas existentes entre los diferentes tipos de trigo. Si a eso le sumamos los viajes de vuelta por rechazos y las mermas por incumplimientos de estándares de calidad –muchas veces injustificados–, es aún más determinante. En nuestra zona, las partidas de cultivares como Proteo, por ejemplo, lograron mejores precios sin atentar tanto contra el rinde”, explica el asesor del CREA, Tomás Bustillo. En las empresas que integran el CREA Washington-Mackenna, los resultados del cultivo de trigo han sido muy variables: el rinde promedio de la última década fue de 28 qq/ha (aunque sólo en un año se lograron los valores del promedio). “Seguramente, el área de trigo aumentará con respecto a la campaña anterior. En algunos lotes hay excesos de agua, y la posibilidad de cambiar cultivos de cobertura por trigo es algo de lo que se está hablando mucho entre nosotros. El panorama de la cebada se ve más complicado, por malas experiencias a la hora de comercializar”, indica el asesor del grupo, Leandro Agusti. “El atractivo está dado por el aporte a la diversificación de la rotación, el consumo de agua en lotes con excesos hídricos, su contribución al control de malezas y una distribución del fertilizante en distintos momentos del año. Además, siempre apuntamos a tener algún trigo de calidad para llegar a los molinos locales con mejor condición de flete y algún plus de precio”, añade. En la región Córdoba Norte, se siembran mayormente cultivares de trigo de grupo 1 (alta calidad panadera) porque, con los bajos rindes objetivos, suelen registrarse producciones con elevados niveles de proteína, gluten y fuerza panadera (W), entre otros atributos (aunque en el último ciclo esto no ocurrió). “Este año seguramente crecerá la superficie sembrada con trigo. En nuestra zona, un trigo del orden de 25 qq/ha sin fertilización y con variedades tolerantes a roya, seguido por un maíz o una soja de segunda, presenta perspectivas económicas más atractivas que los cultivos de gruesa de primera”, comenta el asesor del CREA Totoral, Javier Tobal. f CREA

Profile for Publicaciones CREA

Revista 426 abril 2016 apertura  

Revista CREA número 426 correspondiente al mes de abril de 2016.

Revista 426 abril 2016 apertura  

Revista CREA número 426 correspondiente al mes de abril de 2016.

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded