Page 1

Universidad Anáhuac Norte Clásico de Europa AC Milan vs Real Madrid El clásico con más historia de toda Europa y reseñas del último enfrentamiento en la Liga de Campeones [Escribir el nombre de la compañía] Javier


Contenido Capitulo 1 ............................................................................................................................................ 3 Capitulo 2 ........................................................................................................................................ 6 Sin plan. ....................................................................................................................................... 7 El detalle. Cristiano lo vio en su palco con Di Salvo .................................................................... 9 Capitulo 3 .......................................................................................................................................... 10 Capitulo 4 .......................................................................................................................................... 11

2


Capitulo 1 El entrenador del Milan, el brasileño Leonardo, destacó que su equipo siguió la idea prevista y la importancia de ganar en un campo como el del Real Madrid en un partido en el que no sufrió "como otras veces porque siempre vi la posibilidad de ganar". "La segunda parte fue increíble. No fuimos vulnerables atrás y creamos muchas ocasiones" "No sufrí mucho porque vi a un equipo que lo intentó de todos modos. Jugaba de la forma que era la idea. En el segundo tiempo vi siempre la posibilidad de ganar y sufrí menos que otras veces", dijo el técnico brasileño del Milán. "Estoy encantado y tengo una reacción positiva. Creo que lo

3


importante es la base del proyecto y cómo se lleva a cabo en un partido. Soy un romántico y creo que ésta es la base y que los valores y los conceptos crean un equipo y no sólo los triunfos. La identidad crea los triunfos. Empezamos bien. Quería un 4-3-3 en este partido, como en la segunda parte contra la Roma. Esta victoria nos da fuerza", insistió. Sin protagonismo Leonardo evitó darse importancia ante la victoria, la primera del Milan en el recinto madridista. "No quiero hacer demagogia ni titular esta noche con mi nombre, lo importante es la relación con los jugadores, vivir con ellos y encontrar respuestas en el campo. Los que están en el campo son los protagonistas. El entrenador sólo tiene que crear el espíritu. Con el cambio de posición de Seedorf hemos sido más ofensivos y menos vulnerables", explicó el preparador sudamericano, que reconoció que su equipo fue inferior en la primera mitad. La identidad crea los triunfos. Quería un 4-3-3 en este partido, como en la segunda parte contra la Roma y esta victoria nos da fuerza" "El segundo tiempo fue mejor que el primero. Eso está claro, pero en el primero no sufrimos mucho tampoco. Jugamos con un equipo muy importante y no es fácil dominar el partido. Con el gol encajado nos costó reanimarnos. La segunda parte fue increíble. No fuimos vulnerables atrás y creamos muchas ocasiones. Aunque el Madrid empató nunca pensamos en perder el partido", insistió Leonardo, que

4


justificó el error de su portero, el brasileño Dida, en el primer gol encajado. "En un partido puede pasar de todo. Errores de porteros, de defensa, del delantero o del árbitro. Eso forma parte del partido y el gol de Dida fue difícil de administrar. Pero él lo administró bien. También le ocurrió a Casillas", concluyó Leonardo.

5


Capitulo 2

De todo lo bueno que le pase al Milán este año (si es que le pasa) tendrá que estar agradecido al Real Madrid. Al Bernabéu llegó un equipo en ruinas y de allí salió uno rejuvenecido y pimpollo. El ejemplo de Ronaldinho lo ilustra todo. Durante la primera parte pareció rodar un anuncio de natillas, fijo como un poste y sólo atento a las cabriolas. En 6


los últimos minutos, sin embargo, le atrapó la locura de la adolescencia: golpeó a Raúl (por la espalda, pandillero) y, no satisfecho, desbordó al fiero Pepe, en la que fue su primera y única carrera de la noche, quizá del mes. En su caso, el partido le convalida como un año en Incosol. Todo sucedió, insisto, por obra y desgracia del Madrid. El Milán se movió con una lentitud geriátrica hasta que el anfitrión, en la segunda mitad, le fue entregando campo y argumentos. Y si las fuerzas están bajo sospecha, el talento no se discute. De manera que la proximidad al área de Casillas encendió la mecha y reactivó el asilo. Lo comprendió el Milán entero, que asumió, como los equipos domingueros y panzudos, que la única estrategia, decidido el asalto, era enviar balones al joven Pato, el único con piernas. Y así lo hizo. El marcador, en ese instante (a media hora del final), señalaba la victoria del Madrid por 1-0, gol de Raúl. Aunque el tanto había sido una pillería (el balón fue una trucha en los guantes de Dida y el capitán se lo birló), descubrió que Raúl era el único que entendía la magnitud del partido, la necesidad de prestarle la máxima atención. Prueba de ello es que Benzema, ya girado hacia campo propio, se perdió el gol por despreciar el rechace. Sin plan. Pero aun antes que de un problema de actitud, el Madrid fue víctima de la ausencia de un sistema. En cuanto se apaciguó el primer ardor (jugó bien Granero en ese tramo), el equipo 7


quedó a la deriva, apelmazado en el mediocampo y sin respiro por las bandas. Tampoco funcionó Kaká, corazón partido, ni la salida del balón, ni la estrategia, ni todo cuanto compete al entrenador invisible. No sirve como excusa que el árbitro pasara por alto un clamoroso penalti a Benzema, porque el Madrid no puede hacer depender su felicidad de un accidente que luego quedaría ampliamente compensado. Lo cierto es que el equipo se achicó y lo hizo aún más cuando Pirlo acertó con un disparo improbable que Casillas no evitó. Muy poco después, volvió a fallar el ángel. Iker salió del área a por un balón dividido y corrió más pendiente de no tocar con las manos que de interceptar la pelota. Pato, atónito, la empujó a placer. La improvisación del Madrid quedó patente cuando Raúl corrió a sacar un córner ante la pasividad general. El capitán divisó a Drenthe y el holandés, extrañamente inspirado, empató de tiro raso. Pocos hubieran salido vivos del Bernabéu con 15 minutos por delante, pero ni para eso alcanza. En el tiempo en que se debió culminar la remontada, Pato rozó el tercero y el árbitro anuló un gol legal al Milán. La conclusión fue de justicia: Seedorf asistió a Pato y el niño fusiló de volea. Los italianos se fueron dando brincos, tan jóvenes se sentían, la vida es larga y la arruga es bella.

8


El detalle. Cristiano lo vio en su palco con Di Salvo Di Salvo presenci贸 el partido en directo. El italiano,

despedido por el Real Madrid hace algo m谩s de un mes, estuvo en el palco privado de Cristiano, con el que ya coincidi贸 en el Manchester United.

9


Capitulo 3

En el partido 100 por copas europeas, el arquero del Madrid no tuvo una buena tarde. Le regaló dos goles al Milan que no lo perdonó y se llevó un triunfo histórico del Bernabeu. Alexandre Pato hizo un doblete y Pirlo sentenció la victoria. Higuaín fue desafectado por una lesión y Gago ni se concentró. Es la primera victoria por Champiosn de los italianos en la Casa Blanca. Toda la Champions en Olé. 10


El Milán se llevó un triunfazo en su visita a Madrid, tal es así que es la primera vez que lo hace visitando el Bernabeú. Mucho tuvieron que ver las actuaciones de los arqueros de ambos equipos para que hubiera 5 goles. Primero Dida le regaló un gol a Raúl, el balón se le escurrió de las manos y el capitán del Real estuvo rápido para sacar ventaja. En el complemento el que devolvería las gentilezas y con intereses sería el propio Casillas. El arquero de la Selección Española estuvo flojo en dos jugadas que terminaron en goles del conjunto italiano: no le puso las manos a un remate de lejos de Pirlo y después quedó a mitad de camino saliendo del área y le dejó el gol servido al brasileño Pato. Drenthe empató con un tiro desde afuera y a quince del final dejaba el resultado abierto. Los Rossonero llegaron a marcar en dos oportunidades, pero la primera fue anulada por falta en un cabezazo de Thiago Silva tras un corner. La otra fue válida y nuevamente Alexandre Pato definió ante un indefenso Casillas. Con este resultado el equipo de Ronaldinho iguala a los de Kaká en la cima del grupo con 6 unidades. Con el triunfo del Marsella (gol de Heinze), el equipo Francés y el Zurich están segundos a tres unidades. Capitulo 4 MADRID -- La pegada del brasileño Pato, autor de dos goles en el clásico de Europa entre Real Madrid y Milán (2-3), 11


resucitó al conjunto italiano a costa del equipo del chileno Manuel Pellegrini, que agravó con errores individuales la ausencia de un estilo de juego. Real Madrid no sabe, de momento, ganar encuentros ante rivales de entidad. En su primera prueba en Sevilla fue vapuleado por momentos. Ante un Milán alejado del virtuosismo del pasado, encajó la segunda derrota. Dolorosa por graves errores individuales y por dejar escapar la oportunidad de sentenciar el grupo frente a un rival propicio. Porque Milán, pese a su triunfo, no es ni la sombra del equipo que fue. Solo el brasileño Pato, un diablo repleto de calidad, aporta algo de luz en un equipo que juega andando. Al ritmo de sus veteranos futbolistas. Al trote de un Ronaldinho que representa la delgada línea que separa al futbolista de instalarse en la elite a convertirse en uno más. Alejado de las virtudes que le convirtieron en el mejor del mundo. Instalado en la polémica de las largas noches y cortos entrenamientos. El estado de los equipos no rebaja el atractivo de un clásico europeo. Real Madrid y Milán representan 16 Copas de Europa. Han engrandecido a la competición más prestigiosa del 'Viejo Continente'. El ambiente especial de noche mágica se respiraba en el Bernabéu. La calidad del partido no acompañó. Los goles pusieron emoción. A un futbolista como Cristiano Ronaldo siempre se le echa de menos, pero en encuentros como el que planteó Leonardo a Manuel Pellegrini aún más. La derrota milanista en casa ante el Zúrich le obliga a quemar sus opciones apostando por el ataque. Dos equipos con tres delanteros en el campo. Espacios para el portugués que se lamenta en su palco, del tobillo maltrecho. 12


Real Madrid y Milán se atraparon de inicio en un fútbol falto de ritmo. La ilusión de Kaká, en el reencuentro con el equipo que multiplicó su dimensión, tiró de un conjunto que no encuentra la brillantez de un estilo. Las bajas atacan al conjunto madridista. Impidieron a última hora la titularidad de Gonzalo Higuaín. Permitieron una nueva oportunidad para Benzema. Perdido por momentos sobre el césped, brillante en acciones aisladas. Como la jugada en el rincón derecho del área, cuando fue derribado por Zambrotta, en un penal que el único que no vio fue el colegiado belga De Bleeckere. Se cumplían quince minutos de tanteo, a ritmo de Kaká, con el Milán sin llegar a la portería de Iker Casillas y Granero 13


probando a Dida. A su segunda intentona el disparo fue igual de blando, pero se encontró con un inesperado regalo del veterano portero brasileño. Pensó Dida en sacar rápido en vez de asegurar el balón en sus manos y al lanzar la carrera se le escurrió. No podía ser otro. El más listo de todos. Quien vive cada segundo del partido con la misma intensidad. Raúl González. El que recogió el regalo y marcó a puerta vacía. El duelo entre los dos máximos goleadores de Europa, Raúl e Inzaghi, caía del lado del capitán madridista. Su tanto 68 en su competición preferida. En un partido importante para los que piensan que ya sólo está para marcar en encuentros ante rivales menores. Milán se redujo en el primer acto a las carreras de Pato. Solo orden italiano, que no supo interpretar el Real Madrid. Llegó sin continuidad. Sin rematar dentro del área. 'Lass' con un centro chut y un zapatazo lejano. Marcelo con un eslalon que culminó con un zurdazo que sacó como pudo Dida despidieron una discreta primera mitad. Debía sentenciar el Real Madrid en la reanudación. Subir el ritmo para mostrar las carencias del rival. Evitar su resurrección, como hizo ante el Roma en la última jornada de la liga italiana. Pero perdonaron Raúl y Kaká. Dos remates del capitán acabaron en manos de Dida, que sacó el guante izquierdo a un disparo cruzado de Kaká con aroma de gol. Parecía muerto el Milán cuando la indiscutible calidad de uno de los veteranos dinamitó el partido. Sin la posibilidad de elaborar jugada, inventó Pirlo un latigazo a 35 metros que sorprendió a Iker Casillas. Reaccionó tarde y se encontró el balón cuando ya tocaba la red. 14


Unos minutos de duda costaron caros al Real Madrid. Asimiló mal el tanto. Zambrotta con un disparo lejano y Seedorf con la derecha avisaron. Un error garrafal de Casillas dio la vuelta a todo. Acostumbrado a realizar paradas milagrosas, Iker dejó boquiabiertos a todos al medir mal en una salida a un pase largo y dejar a Pato marcar a puerta vacía. Alejado del fútbol que desea Pellegrini, que no reaccionó en el banquillo, solo la heroica podía salvar algún punto. Sin orden. Con Raúl sacando saques de esquina llegó el empate. Encontró a Drenthe en la frontal del área, que conectó un zurdazo ajustado al palo para empatar. Había fe en la remontada, pero el Real Madrid se cayó como un castillo de naipes. Resucitó por momentos Casillas para sacar con el pie un disparo de Pato solo, pero nada pudo hacer en el último minuto cuando de nuevo el brasileño le fusiló a placer tras asistencia de Seedorf. Era la sentencia en plena polémica. Instantes antes el colegiado había anulado ante el asombro de todos un tanto en propia puerta de Sergio Ramos que provocó una tangana. Ronaldinho golpeó la cara de Raúl. Pepe le lanzó dos patadas recordando una imagen que parecía olvidada. El Milán resucitó para llevarse el primer triunfo de la historia en el estadio Santiago Bernabéu. Hace crecer las dudas en torno a Pellegrini. El clásico de Europa. La madre de todos los partidos escribió una página más de un duelo repleto de pasión.

15


16

Real Madrid vs AC Milan  

Clasico mas importante de liga de campeoes

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you