Page 1

PARTIDO

SOCIALISTA CONGRESO EXTRAORDINARIO

IDEARIO

1.

INTRODUCCION: EL ROL DEL IDEARIO EN EL PARTIDO SOCIALISTA

1.1. El ideario es producto de un proceso de construcción colectiva en dialogo con los distintos sectores y actores de la sociedad civil. Busca establecer los ejes de nuestra identidad política como fuerza para el cambio social. Es (n ese perspectiva) el punto de partida de nuestro proyecto, ya que en el se definen los principios que orientan nuestras propuestas programáticas. (Consideramos que un proyecto de transformación democrática por la justicia social es una apuesta por algo nuevo y duradero.) 1.2. El Partido Socialista se basa en un Ideario y no en una Ideología. Con esta distinción de conceptos el PS reconoce que el ideario es un pensamiento abierto y no cerrado, un pensamiento que recoge la experiencia y la vida de los peruanos en su diversidad y riqueza, que no está pasmado en el tiempo sino se desarrolla y modifica con el proceso histórico. Nuestro ideario se nutre de diversas fuentes de pensamiento, el arte y la filosofía. En particular recogemos lo esencial del socialismo y el marxismo. Nuestro pensamiento y nuestra acción recogen las enseñanzas de la relación hombrenaturaleza de nuestros pueblos originarios, así como sus lecciones liberadoras y las de otros que se expresa en su cultura, sus formas organizativas, su arte, en el pensamiento religioso como la teología de la liberación entre otros. 1.3. Nuestro Ideario es un instrumento que garantiza una coherencia en la vida del partido y de sus miembros, sin encerrarlos en pensamientos estáticos y dogmáticos. El Ideario orienta nuestro actuar político, que es práctico y busca la eficacia. Sin el ideario nuestra práctica corre el riesgo de caer en el pragmatismo, que es la puerta abierta a la corrupción, o en el sectarismo, germen del totalitarismo destructor de la democracia. 2.

EL SER HUMANO COMO PERSONA, SER SOCIAL Y PARTE DE LA NATURALEZA.

La persona humana y su hábitat son las bases de nuestro Ideario. Nuestro Ideario tiene bases éticas y filosóficas que se centran en la persona humana y su entorno, la comunidad y la naturaleza. El PS entiende que la persona humana es el valor máximo y que su desarrollo es el objetivo

principal de la política. La persona humana está dotada de talentos y potencialidades que tiene el derecho de expandir y desarrollo en plena libertad. En otras palabras, la persona humana tiene la capacidad y el derecho de lograr la felicidad. El fin de la política democrática y transformadora, y por ende de nuestro partido, no es lograr la felicidad de las personas, sino crear las condiciones necesarias para que la persona humana viva en libertad y pueda escoger el camino de desarrollo que libremente escoge. Los derechos humanos tienen su fundamento en este entendimiento de lo que es el ser humano. En resumidas cuentas la persona humana tiene derecho a todo lo que requiere para su propio desarrollo en sociedad. Como es más que evidente, en el mundo actual la gran mayoría de las personas no tienen las condiciones necesarias para vivir en libertad y seguir su propio camino de desarrollo. Las desigualdades que caracterizan nuestro mundo, y particularmente nuestro país, la concentración de la riqueza y el poder, el racismo, el egocentrismo, la falta de reconocimiento de otro como igual y poseedor de los mismos derechos son realidades en el plano ético y filosófico que nuestro partido debe enfrentar y superar. 2.1. Sin embargo, la persona humana no es una isla, sino el ser humano se hace persona en comunidad. Es decir es la comunidad que transmite a las personas humanas los valores y las bases éticas que hacen que todas las personas tengan los mismos derechos y gozan de la libertad para su propio derecho. Es la comunidad que enseña a respectar al otro como igual y lograr la libertad y la felicidad. Por ende, nuestro Ideario nos orienta a promover la consolidación de las diversas comunidades con sus culturas y diferentes enfoques al desarrollo y entendimiento de lo que es la felicidad y el bienestar. Es parte de nuestras tareas políticas desterrar el desprecio, odio y racismo que enfrentan las comunidades en vez de vincularlas en un camino armónico hacia la libertad y el desarrollo humano. Postulamos derechos de la persona en sociedad y derechos de los colectivos como tales. 2.2. La persona humana no sólo es persona—en—comunidad, sino es parte de la naturaleza. Y como es así, su desarrollo como persona y el desarrollo de su comunidad no pueden estar en contradicción con la naturaleza. La forma de relacionarse con la naturaleza influye de manera especial en los valores, bases éticas y filosóficas del ser humano y de su comunidad o sociedad. Predomina en el mundo capitalista moderno, especialmente en el capitalismo neoliberal, un


PARTIDO SOCIALISTA

desprecio por la naturaleza y por todo lo que hay de vida y espíritu en nuestro medio ambiente. La libertad que buscamos, el tipo de desarrollo que promovemos, la felicidad que es nuestro fin como personas y comunidad, no pueden lograrse a despensa de la naturaleza que es la fuente de toda vida. El PS tiene como uno de sus fundamentos el respecto, defensa y desarrollo del medio ambiente y de la naturaleza en general, a la que le reconoce derechos que deben respetarse. 3. UN ENFOQUE HUMANO E INTEGRAL DEL DESARROLLO, INTEGRADOR, EN ARMONÍA CON LA NATURALEZA. El desarrollo económico debe contribuir a la libertad de las personas permitiendo que puedan desarrollar sus propios capacidades y talentos. Nuestro enfoque al desarrollo está basada en una relación democrática entre la sociedad y el mercado, fundada en los principios del socialismo, insertado en el mundo globalizado. El Socialismo del siglo XXI es una crítica teórica y práctica del capitalismo a partir de una cultura de la solidaridad plenamente moderna, razonable y abierta a la discusión pública. El Socialismo asume que los individuos producen libremente su vida y su sociedad. Lejos de ser un modelo de sociedad ideal, el Socialismo es un proceso histórico en el cual los individuos desarrollan sus capacidades fortaleciendo sus derechos. La crisis actual del modelo capitalista global y neoliberal no es el fin del capitalismo pero exige y crea condiciones para rectificar las injusticias del modelo actual y frenar sus amenazas a la naturaleza y a los que dependemos de ella. 3.1. El eje de desarrollo económico es el trabajo más que el mercado, y la asignación de recursos no puede quedar librado simplemente a los mecanismos arbitrarios del lucro y la ganancia o al poder los oligopolios. En nuestro país 70% del PEA son trabajadores en micro y pequeñas empresas y en minifundios. El eje de nuestro enfoque al desarrollo son los y las trabajadoras, que no son ‘capital humano’; es decir no son piezas de un sistema de producción de bienes materiales, sino son la razón de ser del desarrollo material. 3.2. El mercado debe ofrecer oportunidades a estos trabajadores, promover la equidad, premiar la eficiencia y creatividad, dentro de regulaciones y controles del Estado y la sociedad. En el mercado los derechos de los consumidores deben ser respetados, bajo el principio de que los bienes materiales, técnicos e intelectuales son para el bienestar de las personas de toda condición y para la sociedad en su diversidad. Nuestro sistema de desarrollo, promoviendo el mercado interno y la seguridad alimentaria y social, será una adecuada combinación de ejes exportadores con el desarrollo del mercado interno. Estos criterios requieren de un sistema político plenamente democrático y una estrategia regional que valoriza el territorio y la naturaleza de cada región. 3.3. En nuestra estrategia de desarrollo humano hay que recuperar el sentido de los derechos, servicios y beneficios sociales. Las políticas sociales son derechos de cada persona, de sus comunidades y territorios. Son bienes y servicios necesarios para el desarrollo de los ciudadanos con plena libertad. Bajo el neoliberalismo las políticas sociales se han reducido a simples formas de alivio a la pobreza, de los estragos del desarrollo económico con beneficios concentrados en pocas manos; no son instrumentos de desarrollo de las personas sino formas de neutralizar y manipular a los excluidos y explotados en el sistema. Las políticas sociales neoliberales actuales buscan una forma de gobernabilidad basada en el control y no en la iniciativa de los ciudadanos. Es por ello que el acceso y la calidad de la educación no son una preocupación de nuestro gobierno; la salud no es un asunto de bienestar sino de evitar enfermedades, y la vivienda no es parte central del enfoque de desarrollo humano. 3.4. El territorio es un aspecto central en las estrategias de desarrollo. Es también la fuente de los recursos naturales y factor determinante de su manejo. Es el territorio que da identidad a los habitantes y los vincula con la naturaleza. El territorio, especialmente los espacios regionales y locales, permiten la relación sinérgica—física y espiritual—entre las diferentes dimensiones del desarrollo: lo productivo (en sus diferentes formas) y comercial, la tecnología, la cultura y la política. Es particularmente importante integrar el desarrollo de agro en las estrategias territoriales de desarrollo. En ninguna de nuestras etapas o estrategias de desarrollo los

trabajadores de agro y sus comunidades han sido integrados, sino explotados. La estrategia regional, la articulación entre lo urbano y lo rural es una dimensión central en el desarrollo hoy. 3.5. Un factor central en las estrategias de desarrollo es la tecnología. En los países desarrollados, en las empresas transnacionales y financieras, la tecnología ha sido un factor en su crecimiento, pero disminuyendo la importancia de las actividades productivas de bienes, centrando su acumulación en la venta de servicios y en las transacciones financieras. En países como el Perú la tecnología –que debemos desarrollar también desde un enfoque nacional y vinculada a nuestro desarrollo- será un aspecto importante en nuestro desarrollo, pero orientada a mejorar la capacidad productiva y integración de nuestros mercados nacionales y nuestra inserción en el mundo globalizado. 4. EL SOCIALISMO Y EL LEGADO DE MARIÁTEGUI 4.1. Los principios, bases éticas y filosóficas de nuestro partido no son fruto de una creación ideológica o de una revelación transcendental, sino son fruto de la historia de múltiples pueblos, comunidades y etnias. Por ello hemos señalado a inicio que nuestro Ideario no responde a una sola ideología sino recoge de diversas fuentes, de las experiencias y pensamientos de diversos pueblos, incluyendo nuestros pueblos originarios y los movimientos populares que han marcado nuestra historia. Nuestro partido reconoce en el socialismo el pensamiento y experiencias que mejor recogen y plantean los principios éticos y filosóficos expresados en nuestro Ideario y los vincula con la práctica política concreta, así como encuentra en el humanismo y en las culturas y principios de nuestros pueblos originarios y su visión de la relación la naturaleza y el papel de lo colectivo en la construcción de la vida social, factores fundamentales de inspiración. Nuestro partido lucha por crear las condiciones que permiten realizar nuestros objetivos de igualdad, libertad, solidaridad; y desarrollo centrado en el bienestar de las personas y la sociedad, en armonía con el planeta y la naturaleza, que es nuestra fuente de vida y de nuestra espiritualidad.


Congreso Extraordinario IDEARIO

4.2. Para lograr estos objetivos luchamos por eliminar los factores en nuestra realidad que los impiden, tales como la explotación, la dominación, la exclusión, el racismo, el neocolonialismo, etc.. En el mundo moderno esta lucha se centra en revertir la concentración del capital en pocas manos y la dominación generalizada del capital sobre la vida humana y la sociedad, y el endiosamiento del mercado que elimina la libertad de las personas, impide la ciudadanía y hace inoperante el sistema político democrático. El Socialismo del siglo XXI es una crítica teórica y práctica del capitalismo a partir de una cultura de la solidaridad plenamente moderna, razonable y abierta a la discusión política. Como se ha señalado, el Socialismo no es un modelo de sociedad ideal, es un proceso histórico en el cual los individuos desarrollan sus capacidades fortaleciendo sus derechos. De Marx recogemos su análisis crítico, no del capital sino del capitalismo, la expropiación de los medios de producción de los trabajadores y su concentración en pocas manos. De él también recogemos el análisis del Estado, del mercado libre, vale decir sin controles, y del sistema político que justifican y mantienen el sistema capitalista. Mariátegui nos ha permitido entender cómo el capitalismo se desarrolla en nuestro país y nos enseña que la lucha por derrotar el capitalismo, construir un sistema político democrático y un Estado que beneficia al pueblo depende de los ciudadanos, en particular los trabajadores. También Mariátegui afirmó que el Perú es una nación en formación, por ende el socialismo es un proceso que se adapte a las diversas condiciones. El socialismo de Mariátegui, y el nuestro, tampoco se opone al capital, es decir el desarrollo de los elementos necesarios para lograr el bienestar y libertad de los peruanos, sino, como lo hizo Marx, Mariátegui llama a derrotar el capitalismo y las brechas sociales y étnicas que hacen inviable al sistema político democrático. Marx, Mariátegui, y muchos otros pensadores socialistas nos han dejado un enfoque, un sistema de valores, un método histórico y científico de análisis, es decir un pensamiento enraizado en la práctica de los pueblos. Ambos, Marx y Mariátegui nos han enseñado que la historia y la práctica de los pueblos es la fuente viva de nuestro pensamiento. Y nuestros pueblos nos han enseñado que la naturaleza no es un

objeto explotación y aprovechamiento. Es por ello que se reconozco hoy no sólo los derechos humanos sino los derechos de la naturaleza. 4.3. Frente a cualquier determinismo, el Socialismo asume que los individuos socializados producen su vida y su sociedad. Asume que la igualdad es la virtud soberana, y que ésta consiste en el acceso a los bienes, recursos y relaciones indispensables para realizar las propias capacidades y la forma de vida que cada individuo considere deseable. Asimismo, el socialismo moderno plantea que las libertades son las posibilidades reales que los individuos tienen para trazarse metas y lograrlas a partir del despliegue de sus capacidades. Y que la identidad es el resultado de opciones libres que los individuos asumen. Socialismo es solidaridad entendiendo que el fortalecer los lazos sociales amplia el bienestar de los individuos y es también capacidad de indignación frente a la injusticia. 4.4. Las políticas socialistas en economía alentarán la cooperación productiva, la competitividad basada en la calificación del trabajo humano, la recuperación y actualización de capacidades productivas individuales y sociales, la sostenibilidad y el pleno respeto de los derechos laborales. A la vez, se castigará la especulación, la sobreexplotación y el deterioro del medio ambiente. En términos generales los socialistas aspiramos a restablecer la relación entre ética y economía, fracturada en los albores del capitalismo, a partir de la subordinación de los criterios de utilidad a las exigencias de las necesidades humanas. 4.5. Por ende, es importante reconocer que el Ideario es un instrumento vivo, ligado a la práctica e historia de los pueblos. No es una ideología, fruto del invento intelectual y una revelación. El Ideario no se estanca en un momento de la historia ni en una doctrina. En el mundo actual hay otros pensamientos que llevan a la crítica del capitalismo, el endiosamiento del mercado y un sistema político excluyente y corrupto. Por ende nuestro Ideario incluye el pensamiento de los defensores de la naturaleza y el medio ambiente, de los derechos de los pueblos y naciones, de los que luchan contra el racismo y la discriminación de todo tipo. Nuestro ideario socialista está abierto, vivo y cambiante y nuestro debate en torno al socialismo debe conducir a incluir a los nuevos aspectos de un país de individuos libres y organizaciones solidarias en el camino al socialismo. Enfrascarnos en debates entre ideologías nos alejaría de las nuevas riquezas y fuerzas los pueblos y grupos están produciendo. 5. EL PARTIDO SOCIALISTA, EL SISTEMA POLÍTICO Y LA DEMOCRACIA 5.1. Es esencial reconocer la profundidad de la debilidad de nuestro sistema político que se pretende democrática y enfrentar la crisis y renovación de la política democrática desde una perspectiva histórica. Como han señalado varios analistas en el Perú, en nuestra nación en construcción, cuando se creó la República e impuso el sistema político democrático representativo no se habían creado las condiciones sociales y económicas necesarias para su funcionamiento. Como dijo Sinesio López, se impuso un sistema político moderno, una Constitución (1823) moderna, sobre un país, una sociedad no modernos. Las brechas sociales entre ricos y pobres, la predominancia del feudalismo que mantenían a la mayoría de los trabajadores en semi esclavitud, el racismo, en un país declarado libre y soberano pero de hecho dominado por sucesivas formas de imperialismo; todos estos factores hicieron y hacen que la democracia no es un instrumento que crea una nación, no reconoce la muli etnicidad de nuestro pueblo, ni crea un sistema económico y un desarrollo equitativos y en armonía con nuestras culturas y nuestros ideales. El no reconocer las raíces históricas de la debilidad de nuestro sistema político conduce a soluciones simplistas y políticas destinadas al fracaso, desde las políticas centradas exclusivamente en las luchas y confrontaciones, a las propuestas tímidas basadas simplemente en cambios de líderes y caudillos. Nuestra manera de entender la democracia y nuestros pueblos y etnias, nuestro entendimiento de la naturaleza del capitalismo neoliberal e imperialista nos obligan a desarrollar estrategias integrales y amplias. 5.2. Entendemos que nuestro sistema político democrático, hoy en día, no busca la destrucción o eliminación del Estado, necesario para


PARTIDO SOCIALISTA

controlar el mercado y crear las condiciones para la democracia, sino buscamos la transformación del Estado, basada en un nuevo pacto social y expresado en una nueva Constitución. Requerimos construir el Estado como un instrumento para resolver los retos históricos que arrastramos desde la época colonial: a) La construcción de la Nación y el pueblo peruano, superando las tremendas brechas entre ricos y pobres, la discriminación por raza, cultura, religión, sexo o opción sexual; b) Un sistema económico y un enfoque al desarrollo que permita a todos, con su propia creatividad y trabajo alcanzar una vida digna y segura; c) Dentro del contexto de la globalización alcanzar la soberanía del Estado peruano, la cual debemos utilizar en alianza con otras naciones para crear otra globalización, incluyente, justa, equitativa y tolerante; d) Un sistema democrático incluyente, que combine la representación política con la participación directa de sociedad civil y de sus organizaciones. 5.3. Un Nuevo Estado: El PS trabaja para la refundación de la República, la construcción de una Nueva República. La Nueva República se sustenta en un Estado que sea instrumento de la sociedad civil para lograr los cambios que el pueblo exige y merece. Es un Estado con instituciones sociales y públicas sólidas, que pone fin al militarismo y caudillismo que se expresan en el presidencialismo que predomina en el Estado actual. La refundación de la República obliga a eliminar la corrupción que ha llegado a niveles que prácticamente hacen inoperante la democracia. En la lucha por construir un Nuevo Estado y un sistema político democrático, los actores principales, al igual que en la lucha por la ciudadanía social, son las organizaciones de la sociedad civil, las organizaciones populares y democráticas. Parte importante de la lucha por la Nueva República es lograr la soberanía de la nación peruana. Desde la fundación de la República Peruana nuestro Estado ha existido bajo el tutelaje de diversos poderes: los militares, los económicos, particularmente los primarios exportadores, y en las últimas décadas la tecnología en manos de los poderes fácticos y a su servicio. El sistema financiero ha sido otro de los instrumentos de dominación. En el mundo globalizado de hoy la ‘diplomacia del dólar’ ha reemplazado la diplomacia de un Estado soberano. Nuestro Estado soberano tendrá un rol en la integración andina y continental, fortaleciendo los grupos andinos (CAN) y la articulación de los países del Sur (MERCOSUR), países que buscan el cambio en América Latina, y a nivel global. 5.4. La democracia es más que formalidad legal, es un sistema de múltiples actores El partido se orienta a crear las condiciones necesarias para que la democracia funcione. Sin un sistema político democrático, con los múltiples actores e instituciones sólidas e integradas la democracia electoral y la democracia participativa no lograrán la inclusión de nuestras culturas diversas, y no pondrán los poderes de decisión en manos de los ciudadanos sin distinción. Se habla de un sistema político y no sólo de una democracia formal porque son varios los actores e instituciones que deben funcionar articuladamente: el Estado ejecutivo y sus instituciones, las instancias deliberativas para la toma de decisiones, las organizaciones sociales y de ciudadanos, su Constitución y leyes. Un actor central en el sistema político son los partidos políticos. Los partidos tienen un rol particular en la construcción del sistema político mismo y sus actores. Nada en el sistema es ajeno a la responsabilidad del partido, pero en particular los partidos tienen una obligación con la sociedad, los ciudadanos y sus organizaciones, que son los actores principales en el sistema. El PS contribuirá a la forja de un sólido sistema de partidos políticos, con elecciones primarias, estructuras descentralizadas, liderazgos compartidos con equidad de género y un lugar central para los jóvenes. 5.5. Hay avances en el desarrollo democrático a lo largo de la historia. Entre estos avances destaca la consolidación de las organizaciones sociales, especialmente aquellas que representen a los excluidos y marginados, las que han jugado el papel central, conquistando espacios democráticos a través de sus luchas: por la tierra, los derechos laborales, la defensa de la naturaleza, por la vivienda y los servicios básicos, la educación y un mínimo atención en salud. Se refiere a las conquistas democráticas sociales, el logro de la ciudadanía social. Pero las organizaciones sociales y sus miembros no ocupan el sitio que les corresponde en el sistema político democrático. La extensión del voto a los analfabetos, a las mujeres y jóvenes, las elecciones municipales y regionales, y las formas de

concertación y participación son pasos hacia un sistema político democrático, pero los poderes fácticos siguen en las manos de los que controlan las riquezas económicas, tecnológicas y militares y los instrumentos de la cultura globalizada y nuestro Estado está diseñado para mantener estas injusticias. 5.6. Nuestra estrategia en la lucha por la democracia tiene en su central las organizaciones sociales populares. Esta estrategia no se deduce de una ideología sino de un hecho histórico. Como se ha señalado, son las organizaciones sociales las que han conquistado los derechos fundamentales de que gozan nuestros pueblos. Pero siguen las luchas para la igualdad de género, por las personas con discapacidad, por los derechos de las personas de tercera edad. La lista de luchas y conquistas es larga. Estas conquistas sociales no fueron dadas por algún gobierno y caudillo paternalista sino eran precisamente eso, conquistas. Nuestro reto es contribuir a desarrollar la ciudadanía social en ciudadanía política, por el derecho a voto, por el fortalecimiento del sistema democrático y su participación en él. En la actualidad la mayoría de la población considera que la democracia sólo favorece a los ricos y poderosos. Por ello consideramos que es tarea de nuestro Partido y de los que comparten nuestros objetivos centrar sus esfuerzos en el fortalecimiento de las organizaciones, por su politización, por la conquista de su ciudadanía. La historia nos muestra que estas organizaciones, sus valores y sus experiencias son las armas más importantes en la lucha por la democracia. La democracia y la ciudadanía activa no serán dadas por otros; sólo se lograrán cuando el pueblo los conquistan. 6. UNA NACIÓN PLURI ÉTNICA ¿O UN PAÍS PLURINACIONAL?: 6.1. La cultura es el conjunto de conductas de de creencias y actitudes que las sustentan, que distinguen a una colectividad humana. El Perú es una nación en formación, como decía Mariátegui. Sus pueblos originarios y sus descendientes se han ido mezclando con los llegados de España y del continente africano a lo largo de cuatro siglos y medio. Postulamos que es posible procesar la modernización de la cultura nacional sin renunciar a las tradiciones culturales de nuestros pueblos. 6.2. La cultura hegemónica en nuestro país es la criolla, heredera de la cultura colonial construida sobre la propiedad privada, el dinero y el individualismo. Esta hegemonía cultural impulsa el arribismo y el desclasamiento de quienes no pertenecen a las clases dominantes. 6.3. Afirmamos el Perú integral, el país de todas las sangres, el cual tiene como condición el cambio de esa matriz hegemónica por una sociedad y un Estado democráticos que permitan el desarrollo y florecimiento de todas las vertientes culturales de la nacionalidad. 6.4. El Partido Socialista se dedica de forma particular a lograr el pleno respeto por los pueblos y comunidades de diversas culturas, permitiendo que tengan el lugar que les corresponde en nuestra nación tan diversa. Su riqueza será parte central de nuestro ideario, nuestro enfoque al desarrollo, nuestra relación con la vida y la naturaleza; y serán actores centrales en nuestro sistema político democrático. Grupo de Trabajo 3-10-09

Ideario partido socialista  

El ideario es producto de un proceso de construcción colectiva en dialogo con los distintos sectores y actores de la sociedad civil. Busca e...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you