Issuu on Google+

“Ahora vamos a encabezar el cambio del modelo económico. Vamos a responder, una vez más, a la demanda del tiempo histórico que nos ha tocado vivir. Con la convicción de estar sirviendo al progreso y a los intereses de la sociedad, que es el sentido de nuestra acción política. Por eso y para eso, afrontamos el futuro inmediato con nuevas energías”. José Luis Rodríguez Zapatero

0.‐ INTRODUCCIÓN 0.1.‐ El triste balance de 24 años de gobierno de la derecha 0.2.‐ LA ISLA 0.3.‐ Un territorio frágil y mal gestionado 0.4.‐ El déficit histórico de movilidad 0.5.‐ Moverse a un coste razonable 0.6.‐ Socializar la energía 0.7.‐ Un agua escasa, cara y contaminada 0.8.‐ LAS PERSONAS 0.9.‐ Primero las personas 0.10.‐ La sanidad no puede ser un negocio 0.11.‐ La educación, motor del cambio social 0.12.‐ La formación para el empleo, una prioridad 0.13.‐ Un parque insular de viviendas a precios asequibles 0.14.‐ UNA NUEVA POLÍTICA PARA UNA NUEVA ECONOMÍA 0.15.‐ Participación ciudadana, transparencia y descentralización 0.16.‐ La filosofía del cambio 0.17.‐ Una Isla emprendedora 0.18.‐ Reinventar el turismo como motor económico 0.19.‐ Industria y tecnología, la gran asignatura pendiente 0.20.‐ Revitalizar las Medianías y el Norte de la Isla 0.21.‐ CONCLUSIÓN

1


1.‐ INTRODUCCIÓN 1.1.‐ Los socialistas estamos convencidos de que la justicia social es una fuente de riqueza colectiva, de que una sociedad donde la sanidad funciona, con una ciudadanía formada, que ve resueltos sus problemas vitales por una administración eficaz, es una sociedad más útil para el desarrollo de los proyectos individuales de cada persona. 1.2.‐ Las y los socialistas tinerfeños soñamos con otra Isla, pero nuestra alternativa es mucho más que una alternativa económica, nosotros creemos que otra forma de hacer política es posible. 1.3.‐ Para empezar tenemos claro que cualquier proyecto que pretenda hacer frente a la situación que estamos viviendo sin poner en el centro de su acción a las personas está condenado al fracaso. 1.4.‐ Estamos hablando de las necesidades reales de la ciudadanía. Y ese debate tiene más que ver con carencias sociales que con infraestructuras, aunque nuestros adversarios se empeñen en derivar la agenda política hacia el progreso del hormigón, para pasar luego una raya que separe a los buenos de los malos. 1.5.‐ Las y los socialistas tinerfeños estamos por acabar con la pobreza y la exclusión social, resolver la falta de vivienda asequible, luchar contra la falta de empleo asociada a un sistema educativo que no da la formación precisa, inyectar los recursos necesarios en una sanidad que nos mantiene en lista de espera, erradicar nuestros problemas de movilidad, redefinir una economía en la que el turismo pesa demasiado mientras el sector primario agoniza y la industria no existe, y aplicar transparencia y participación frente a instituciones que dan la espalda a la ciudadanía. 1.6.‐ No se trata sólo de desarrollar infraestructuras de transporte, energéticas, de telecomunicación o medioambientales, apoyar a las pymes, o promover proyectos de innovación y tecnología para transferirla al mercado; se trata de un profundo cambio de actitud colectiva y de que la atención social y la formación deben ser prioritarias porque el estado de las cosas así lo exige. Y se trata de hacerlo porque nos conviene a todos y a todas. 1.7.‐ Tenemos que redirigir nuestra producción hacia las nuevas tecnologías y potenciar los servicios vinculados a la sociedad del conocimiento, una vez más, poniendo por delante a las personas, su formación, su futuro laboral, su salud y sus expectativas. 1.8.‐ Cambiar el modelo económico es posible desde nuestras potencialidades específicas: nuestro lugar privilegiado en el mundo; un clima envidiado en Europa, con vientos y un sol que son también fuente de energía; un sector turístico que sólo 2


necesita diversificar su oferta para crecer, y la calidad humana de un pueblo dispuesto a recualificarse y que lleva demasiados años soportando la misma cantinela. 1.9.‐ Las y los socialistas tinerfeños somos conscientes de la dificultad y de la importancia de nuestro trabajo, porque 24 años de gobierno equivalen a un Régimen político. Sus valedores y sus beneficiarios están nerviosos, saben que hay un nuevo Tenerife que se deja ver por la esquina del 2011, y lo combaten con todos los medios a su alcance. 1.10.‐ Pero estamos convencidos de que hay un Tenerife por hacer. Una Isla de colores, preñada de futuro y verdaderamente sostenible, cuyos gobernantes no se empeñen en hacernos sentir que vivimos de su caridad, sino que se preocupen por darnos la formación, el empleo y la vivienda que nos haga salir del círculo vicioso que nos mantiene atrapados en esa red en la que son virtuosos a la hora de cambiar ayuditas por votos. 1.11.‐ Esta es la tarea que tenemos por delante, que arranca con esta Conferencia Política, y que afrontamos con coraje, ilusión, convicción y alegría, en la confianza de que las ciudadanas y los ciudadanos de esta Isla son capaces de entender que les convienen gobernantes que resuelvan primero, y ante todo, sus necesidades reales. 2.‐ EL TRISTE BALANCE DE 24 AÑOS DE GOBIERNO DE LA DERECHA 2.1.‐ El balance que presenta la derecha después de 24 años gobernando esta Isla es lamentable. Los tiempos de bonanza económica se han desaprovechado y los gobernantes sólo se han ocupado de mantenerse en el poder. 2.2.‐ Esta tierra ha crecido y se ha desarrollado, pero en los últimos años las cifras desvelan que tenemos los niveles de concentración de rentas más altos del país, lo que desenmascara que la riqueza generada no ha sido redistribuida y supone un lastre añadido a la hora de afrontar la recuperación. 2.3.‐ Tenerife ha duplicado su población entre 1960 y 2008, pero se ha alejado del resto del país con un modelo de crecimiento agotado y una economía desequilibrada: un sector primario en vías de desaparición, una industria escasa, la construcción en caída libre, y el grueso de nuestra producción en el aire porque el sector servicios depende de un turismo en retroceso. 2.4.‐ El mercado laboral es frágil, con las mayores tasas de desempleo y temporalidad del territorio nacional; nuestra estructura empresarial débil y minifundista, cerca del 80% tiene menos de cinco trabajadores; y los gobernantes han fracasado en su empeño de llevar las personas al empleo en lugar del empleo a las personas.

3


2.5.‐ A esto debemos sumar una renta familiar menor que la de la media de los españoles, con un 40% de los hogares viviendo en la pobreza; al tiempo que crece la desigualdad: los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. 2.6.‐ Pasan los años y las soluciones a los problemas reales de las personas siguen sin llegar. 2.7.‐ Tenemos una Sanidad que nos maltrata y nos coloca en una esperanza de vida en buena salud 7 años menor que la media nacional; altísimas cifras de abandono escolar; una política de viviendas y de gestión del territorio que ha abierto la puerta de par en par a la especulación y a la corrupción urbanística; y una dependencia excesiva de los combustibles fósiles porque no se ha trabajado lo suficiente en nuestra capacidad de autoabastecimiento energético, y lo poco que se ha hecho consolida nuevos caciquismos. 2.8.‐ El gasto en innovación y tecnología es claramente inferior al peninsular; nuestro sector primario está desatendido, es poco competitivo y tiene graves problemas de comercialización (importamos hasta el 70% de lo que consumimos); y la escasez de recursos hídricos se acentúa en un mercado controlado por muy pocas manos. 2.9.‐ Los sucesivos gobiernos insulares se han revelado incapaces de poner en pie una administración cercana, moderna y eficiente; ni de resolver los cada vez mayores problemas de movilidad que empeoran nuestra calidad de vida, o de acabar con las dificultades de acceso de la población a los recursos culturales y deportivos. 3.‐ LA ISLA 4.‐ UN TERRITORIO FRÁGIL Y MAL GESTIONADO 4.1.‐ Tenerife es un territorio limitado, frágil y con una complicada orografía que obliga a que sólo el 40% de sus 2.032 kilómetros cuadrados sea útil para usos económicos y habitacionales; y sus casi 900.000 habitantes, que se suman a los cuatro millones de turistas anuales que nos visitan, ejercen una presión difícil de soportar. 4.2.‐ Por eso ha llegado el momento de pararse a repensar y reinventar nuestro futuro: proteger de verdad nuestros espacios naturales y los suelos agrícolas, y apostar por un cambio de modelo socioeconómico que permita mejorar las rentas familiares, optimizando el suelo, que es el principal recurso que poseemos. 4.3.‐ La gran dispersión poblacional de la Isla es una de sus señas de identidad, pero ha generado un consumo indiscriminado e ineficiente del escaso suelo existente, la fragmentación del territorio, la invasión de espacios rústicos y agrícolas, el impacto paisajístico y dificultades para la prestación de servicios a una inmensidad de 4


pequeños núcleos y residencias aisladas. 4.4.‐ La ordenación del territorio, dirigida en exclusiva por ATI‐CC en el Cabildo desde 1987 y consensuada únicamente con el PP, ha estado llena de inconveniencias y de objetivos técnicamente inalcanzables, y ha sido fuente de perjuicios para numerosos municipios, núcleos poblacionales y ciudadanos. 4.5.‐ La realidad ha sobrepasado largamente las expectativas del actual Plan Insular de Ordenación de Tenerife. Sus planteamientos de ordenación, que sólo han mirado a un desarrollo económico dependiente de la expansión urbanística y las grandes infraestructuras, han fomentado el enriquecimiento rápido y la especulación, provocando desequilibrios territoriales y sociales, desempleo (sobre todo en la construcción), pérdida de competitividad en los sectores turístico y comercial, y abandono del campo. 4.6.‐ La protección del territorio en Tenerife, su medio ambiente, su riqueza paisajística y ecológica, los espacios con posibilidades productivas y los que encierran valores de atracción turística son una cuestión de supervivencia para la Isla, son parte fundamental del capital económico y se han descuidado. 4.7.‐ Por eso los y las y las socialistas tinerfeños nos comprometemos a elaborar un nuevo Plan Insular de Ordenación de Tenerife que permita una gestión dinámica, moderna y transparente que nos coloque en el siglo XXI e implique una estrategia que supere el mero urbanismo y las infraestructuras en exceso depredadoras, y dé respuesta a las necesidades de la Isla y a las expectativas de bienestar su ciudadanía y de quienes nos visitan. 5.‐ EL DÉFICIT HISTÓRICO DE MOVILIDAD 5.1.‐ Tenerife tiene una maraña enorme de carreteras, vías, pistas, accesos y caminos, generalmente de trazado sinuoso e irracional. La saturación y la ineficacia en la gestión, junto al crecimiento poblacional, convertirán muy pronto esa red en inservible y la respuesta de la Administración no puede ser construir más carreteras y más infraestructuras, consumiendo un suelo cada vez más escaso. 5.2.‐ La mala gestión de un territorio difícil, que requería un decidido impulso público de las comunicaciones y un modelo de desarrollo mejor planificado, ha generado un enorme problema de accesibilidad y movilidad de las personas, que se ha mal resuelto con el vehículo privado ante un transporte público deficiente, que sólo usa el 30% de las personas. Tenerife tiene un nivel de motorización espectacular en el contexto nacional y europeo, con un índice de 0,76 vehículos por habitante en 2007, superior al de cualquier región de España. 5.3.‐ Sin embargo, el transporte por carretera es el más ineficiente en términos 5


económicos, el de mayor consumo energético, el más contaminante, el de mayor riesgo y el más agresivo con el territorio. Especialmente cuando la población adquiere un determinado tamaño, las infraestructuras de transporte por carretera producen un impacto ambiental que resulta inaceptable para un número creciente de ciudadanos. La saturación conlleva colas y además del coste social, las horas perdidas en los trayectos se convierten en un lastre para la economía. 5.4.‐ En ocasiones no hay alternativa a este tipo de infraestructuras para atender realidades sociales de zonas geográficamente aisladas, y para satisfacer las necesidades de movilidad derivadas de actividades económicas y laborales de la población. Resulta un déficit especialmente sangrante el aislamiento que se produce en la parte alta de muchos municipios, condicionando su desarrollo. 5.5.‐ Por eso Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a impulsar un objetivo básico para el futuro de la Isla: disminuir drásticamente el uso del vehículo privado en favor del transporte colectivo. 5.6.‐ Se impone la necesidad de aprovechar al máximo las infraestructuras existentes, con una nueva gestión basada en criterios de sostenibilidad, por razones económicas y ambientales; pero también es evidente la imposibilidad de responder a las nuevas necesidades de movilidad incrementando aún mas el transporte por carretera, por el inviable consumo de suelo que supone. 5.7.‐ El transporte guiado se ha mostrado como el modo de transporte terrestre más seguro, de mayor eficiencia energética, menos contaminante, y con costes sociales de la mitad de los que ocasiona el transporte por carretera. 5.8.‐ En nuestras circunstancias, los trenes parecen una buena solución y los apoyamos, pero los socialistas debemos estar muy atentos y evitar que este novedoso modo de transporte sirva como pretexto para perpetuar el modelo de costosas y estériles obras a las que nos tienen acostumbrados los actuales gobernantes del Cabildo. 5.9.‐ El transporte ferroviario será útil si está bien planificado, dimensionado y coordinado con otros medios de transporte, de manera que se consiga un sistema público que permita a las ciudadanas y ciudadanos una movilidad más barata y rápida que con el automóvil privado. 5.10.‐ Además, los trenes tardarán en el mejor de los casos más de 10 años en llegar a toda la Isla y las personas necesitan un transporte público, barato y eficiente ya. 5.11.‐ Esto es, más líneas de guaguas y taxis compartidos (que se adapten a la realidad del territorio), líneas más rápidas, con mayor frecuencia, más modernas, más baratas y con tecnología de este siglo. Con sistemas de carriles exclusivos que 6


posibiliten una mejor conexión y hagan que los habitantes de esta Isla prefieran dejar el coche en casa porque tienen la seguridad de que van a llegar antes y van a ahorrar dinero si usan el transporte público. 5.12.‐ Tenerife necesita asumir retos tecnológicos y el transporte público constituye una fuente de oportunidades para el I+D+i, tanto por su baja tecnología actual como por ser un problema estratégico a consecuencia del crecimiento poblacional global. Por ejemplo para mejorar y modernizar los entornos en que se mueven las personas, desde las terminales hasta las marquesinas, en las que debe haber un servicio de información con los tiempos de espera. 5.13.‐ Y también para apostar por el hidrógeno en la renovación de la flota; guaguas movidas por energía limpia que abarate costes sin desmerecer las prestaciones debe ser un objetivo irrenunciable: si conseguimos que en el año 2020 el 15% de los vehículos destinados al transporte utilice el hidrógeno para circular estaremos en el camino de superar el reto. 6.‐ MOVERSE A UN COSTE RAZONABLE 6.1.‐ La solución a los problemas de movilidad en Tenerife debe contemplar todos sus ámbitos geográficos y todos los tipos de usuarios; gestionando más eficientemente los recursos y equilibrando el esfuerzo inversor entre las nuevas infraestructuras, la conservación y potenciación de las existentes, y la introducción en la planificación urbanística de una oferta de transporte público que invite a reducir la dependencia del vehículo privado. 6.2.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a poner en pie un sistema de transporte público global, eficiente y barato, radicalmente diferente al que tenemos en la actualidad, alrededor de las siguientes medidas: 6.3.‐ Mejorar de forma urgente los medios de transporte urbanos en las grandes ciudades y núcleos de población, con inversiones proporcionadas que garanticen la eficiencia y calidad del servicio. 6.4.‐ Abaratar el precio del billete y adoptar medidas que incentiven su utilización, impulsando tarifas integradas que permitan el uso de todo el sistema en condiciones ventajosas, incluyendo aparcamientos. 6.5.‐ Resolver el problema del transporte público en las periferias y en las zonas de baja densidad de población, consustanciales a la realidad dispersa de la Isla, con la utilización de taxis compartidos o guaguas de pequeño tamaño adaptadas a las escasas posibilidades de las vías locales. Este servicio puede ser asumido por los Ayuntamientos, con apoyo del Cabildo, como ya se ha experimentado con éxito en Candelaria. 7


6.6.‐ Diseñar vías exclusivas para el transporte público si de verdad queremos que sea una alternativa al vehículo privado, con infraestructuras específicamente dedicadas al transporte colectivo de viajeros, sobre todo en los cuellos de botella de acceso a las grandes ciudades, que puedan ser utilizados por vehículos privados de alta ocupación. 6.7.‐ Estudiar en profundidad la red ferroviaria porque el transporte guiado va a ganar peso en los próximos años para mejorar la movilidad entre los municipios: su menor impacto ambiental, que encaje con una planificación territorial coherente de la Isla, que esté interconectada con otros sistemas de transporte incluidos el marítimo y aéreo, que sea eficiente en términos de velocidad, que satisfaga las necesidades reales de transporte de la población a un precio que merezca la pena, y que esté diseñada para transportar mercancías evitando su traslado por carretera a largas distancias. 6.8.‐ Habilitar aparcamientos en las principales estaciones de tren y guagua para favorecer el intercambio entre diferentes medios de transporte. Aparcamientos con capacidad suficiente para atender la demanda y un precio adecuado, incluso gratuitos para desplazamientos de ida y vuelta el mismo día. 6.9.‐ Estudiar la posibilidad de utilizar el vuelo de la red viaria actual para implantar nuevos sistemas de transporte guiado con energías alternativas. 6.10.‐ Redactar planes de movilidad que impulsen el transporte público, fomentando el transporte no motorizado allí donde sea posible, incrementando los itinerarios para peatones y carriles bici como modos de transporte alternativo positivos para la salud, la economía doméstica y el medio ambiente. Iniciativas como el “camino escolar seguro” en bicicleta y a pie, y zonas prioritarias de acceso y aparcamiento para quienes los usen permitirán ir desplazando el uso de vehículos motorizados. 6.11.‐ Tomarnos en serio la accesibilidad de las personas con movilidad reducida con actuaciones de eliminación de barreras arquitectónicas, pasarelas, pasos peatonales, o accesibilidad a los medios de transporte. 6.12.‐ Establecer acuerdos con empresas públicas y privadas para ofertar un servicio de guaguas desde el puesto de trabajo hasta los domicilios, estudiar alternativas para evitar el colapso de tráfico en horario escolar en los núcleos urbanos, e impulsar que los organizadores de grandes eventos dispongan un servicio de guaguas específico. 6.13.‐ Facilitar el acceso a las terminales de transporte interurbano, promoviendo su conexión con taxis y guaguas, con alternativas más eficientes que el vehículo privado en todos los desplazamientos. 6.14.‐ Fomentar el transporte marítimo interinsular de corta distancia para contribuir 8


a una mejor cohesión territorial, social y económica; y el desarrollo de autopistas del mar en nuestras conexiones europeas para favorecer su integración en las cadenas intermodales de transporte. 6.15.‐ Reducir las necesidades de movilidad usando las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) que permiten acceder a servicios sin que tengan que viajar las personas. El Cabildo debe liderar el desarrollo de la Administración electrónica, el teletrabajo o la teleenseñanza, y jugar un papel impulsor de los recursos que las TIC ponen a nuestra disposición para implantarlas en el sector privado. 7.‐ SOCIALIZAR LA ENERGÍA 7.1.‐ La realidad insular, el aislamiento y el reducido tamaño de nuestros mercados, produce una situación monopolística de facto en el sector eléctrico. Esta circunstancia impone la necesidad de un alto grado de inspección y control por parte de las administraciones que no se ha producido en estos 24 años. 7.2.‐ En este tiempo hemos visto crecer el poder y la influencia de la compañía eléctrica dominante mientras los ciudadanos y las ciudadanas padecíamos las consecuencias de la falta de inversión, e incluso el desabastecimiento. No hemos conseguido disponer de un proyecto energético mínimamente planificado y nos encontramos en el punto de partida, todavía generamos energía eléctrica con motores de combustión. 7.3.‐ Tenerife tiene un bajísimo grado de autoabastecimiento energético y una dependencia excesiva de la importación de los combustibles fósiles o derivados del petróleo. Mientras que la española es del 80%, la nuestra se sitúa en el 99%. 7.4.‐ No disponemos de energía hidráulica, nuclear, ni térmicas de gas; sin embargo, poseemos recursos naturales excelentes para desarrollar una estrategia efectiva que combine energías renovables de distinto origen. 7.5.‐ El coste de la producción de energía eléctrica en Canarias con los sistemas tradicionales dobla la media del Estado, de manera que aquí resulta más rentable aún la producción de energía eólica, la solar termoeléctrica, la fotovoltaica y cualquier otra renovable que pudiéramos producir en el futuro. La producción de energía eólica y solar tiene un reducido impacto ambiental al no precisar combustibles, son inagotables y muy abundantes por nuestras condiciones climáticas, lo que nos coloca en una posición de ventaja competitiva inmejorable. 7.6.‐ Así es que Tenerife no tiene excusas para no apostar decididamente por las renovables y aspirar en un futuro a ser autosuficiente energéticamente hablando, una aspiración que además de forma coordinada se puede planificar independientemente en cada municipio. 9


7.7.‐ Nuestro consumo eléctrico sigue incrementándose como consecuencia de nuestro desarrollo, y pese a las normativas europeas que intentan reducirlos en mercados como el de los electrodomésticos, el consumo de nuestros hogares sigue creciendo porque hay cada vez más equipos que consumen electricidad. 7.8.‐ En lo que se refiere a la industria, baste decir que el coste de la energía y un aprovisionamiento fiable constituyen factores estratégicos que frecuentemente determinan el destino final de las inversiones. Los precios, tan vitales para las familias, como para las industrias, siguen creciendo de la mano del petróleo. 7.9.‐ Por estas causas, y por la universalidad que caracterizar el aprovisionamiento energético –igual que ocurre con el agua‐ los socialistas apostamos por abaratar el precio final que pagan los usuarios garantizando el abastecimiento y un servicio de calidad homologable, que cumpla estrictamente con las normativas medioambientales europeas, y que no albergue negociejos de ningún tipo. 7.10.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a multiplicar de forma exponencial la producción de energía eólica y solar, desarrollar las aplicaciones de la hidroeléctrica y experimentar con la biomasa y la mareomotriz, potenciando nuestras fuentes energéticas para que las renovables aporten el 30% de la electricidad que consumimos en el año 2015. 7.11.‐ Ahora bien, es preciso reorientar el modo en que se están desarrollando porque su actual enfoque, lejos de fomentar una democratización y difusión de esta forma de capital, consolida nuevos caciquismos, concentra el poder de un sector tan estratégico en pocas manos y favorece los monopolios. 7.12.‐ Por eso Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a actuar para detener el proceso de enajenación de unos bienes (el sol, el viento o las mareas) que son patrimonio de todas las personas y no pueden estar sólo a la disposición de unos pocos. 7.13.‐ Vamos a fomentar que los Ayuntamientos se unan al Cabildo y obtengan permisos para la instalación de plantas de energías alternativas, que les permitan no tener que pagar factura eléctrica y garantizar que estas plusvalías se destinen a mejorar los servicios que se prestan a la ciudadanía, como está ocurriendo por ejemplo en Buenavista. 7.14.‐ Además, debemos recuperar el proyecto del ITER, que fracasó por falta de apoyo político, de poner en funcionamiento una fábrica de paneles fotovoltaicos. Esto implica formación y empleo, y nos ayudaría a promover el desarrollo de dicha energía en los tejados y las azoteas públicas y privadas, posibilitando incluso que los beneficios de este negocio reviertan a las ciudadanas y a los ciudadanos. 10


7.15.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a exigir las mejoras que sean necesarias en la red para garantizar la seguridad del suministro, y el soterramiento de las líneas de alta tensión que trascurren paralelas a la Autopista del Sur para evitar semejante espectáculo en una Isla que vive y depende de que nuestros visitantes se vayan con ganas de volver y cuenten lo que han visto. 7.16.‐ Y a aprovechar nuestra abrupta orografía isleña, que permite encontrar grandes desniveles en pequeñas distancias horizontales, para estudiar la implantación de minicentrales hidráulicas que rentabilicen en forma de energía los saltos de agua previamente bombeada con energías renovables. 7.17.‐ Y en el año 2015, cuando hayamos hecho la tarea, nos comprometemos a desmantelar la vetusta y contaminante Central de Las Caletillas porque las inversiones en renovables impedirán utilizar como argumento que dependemos de ella para garantizar el suministro. 8.‐ UN AGUA ESCASA, CARA Y CONTAMINADA 8.1.‐ El agua en Tenerife se ha convertido en un recurso caro, escaso y de mala calidad, en esencia por una sobreexplotación de los acuíferos que han hecho que el nivel freático de la Isla se encuentre en cotas tan bajas como alarmantes: estamos sacando las aguas antiguas y profundas, con un alto contenido de sales, que obligan a su tratamiento. Hemos vaciado el depósito insular y lo hemos contaminado por el filtrado de las aguas negras y la utilización de fertilizantes químicos. 8.2.‐ Además, el fenómeno de escasez se complica por las pérdidas en una red obsoleta, no adaptada al territorio ni a las necesidades de distribución. No hay un control público que evite la especulación y las fugas por el pésimo mantenimiento de las redes de canalización. 8.3.‐ Los habitantes de esta Isla no confiamos en general en el agua de abasto y se ha convertido en algo habitual recurrir a la embotellada para beber o cocinar. Es un factor de desigualdad difícil de aceptar que cuando el agua se utiliza como recurso vital resulte todavía mucho más cara. Las necesidades vitales de las personas no deben ser objeto de negocio. 8.4.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a mejorar la calidad de las aguas y a abaratar sus costes, apostando por las plantas desaladoras como principal fuente de aprovisionamiento, investigando tanto en las energías que utilizan como en el tratamiento de los residuos que genera, y ejecutando las plantas de potabilización necesarias para asegurar su calidad.

11


8.5.‐ Y a aumentar la capacidad de almacenamiento artificial y natural, mejorando e incrementando el número de depósito y embalses. Innovando e investigando nuevas tecnologías de recarga del acuífero insular. 8.6.‐ La red de alcantarillado es manifiestamente insuficiente y además tenemos emisarios submarinos y vertidos incontrolados que siguen expulsando a nuestras costas aguas contaminadas, sin ningún tipo de tratamiento o muy insuficientemente tratadas. 8.7.‐ Así es que eliminar la contaminación del subsuelo promoviendo redes de saneamiento en el 100% de los núcleos urbanos; e instalar las depuradoras necesarias para el 100% de aguas procedentes de los hogares y las empresas, para poder reutilizarlas en el riego de zonas verdes, campos de golf o la agricultura estarán también entre nuestros compromisos. 9.‐ LAS PERSONAS 10.‐ PRIMERO LAS PERSONAS 10.1.‐ Un año antes de comenzar la crisis financiera el Instituto Nacional de Estadística (INE) colocaba a Canarias como la Comunidad española con una tasa de pobreza más elevada (el 20,74%). En la actualidad, las cifras se han disparado y alcanzan al 40% de la población de las Islas. 10.2.‐ Los datos del INE vienen reforzados por el último informe de Cáritas que denuncia un incremento de la pobreza en Canarias superior a la media estatal y una situación de vulnerabilidad que afecta cada vez más a las mujeres, los jóvenes, los mayores y los dependientes. 10.3.‐ Las preocupaciones de la ciudadanía canaria recogidas en el último Barómetro de Opinión tienen que ver sobre todo con el paro, la sanidad, o las drogodependencias… todos ellos elementos que dejan al descubierto los grandes déficit de un sistema de protección social tan débil como el nuestro. 10.4.‐ Necesitamos convencer a esta sociedad de que la mejora de las condiciones de vida de los sectores más vulnerables constituye, además de un derecho, una gran inversión de futuro. La atención social debe considerar como un fin incorporarlos a un trabajo digno que los libere de las trampas de la pobreza, y los convierta en miembros activos de la sociedad, transformando la asistencia en un beneficio colectivo, ayudando a la sostenibilidad de los sistemas de protección y seguridad social. 10.5.‐ Adquirir la formación necesaria para acceder al empleo, o a la mejora de empleo, conseguir que puedan valerse por sí mismos y disponer de una vivienda es 12


un aporte de dignidad individual y autonomía personal al que tienen pleno derecho quienes están sometidos a la pobreza. 10.6.‐ Por eso Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a elaborar un Plan Insular de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, que no se quede en un mero diagnóstico de la situación, sino que esté asociado a la educación, el empleo, la vivienda, la sanidad y los servicios sociales, con la dotación económica suficiente para que sea efectivo. 10.7.‐ Desarrollar programas de acogida y alojamiento de media y larga estancia en centros que ofrezcan actividades de acompañamiento social, superando la asistencia básica de alojamiento y manutención y realizando acciones complementarias de inserción social y laboral. 10.8.‐ Fomentar el acceso al empleo, contribuir a una educación y una sanidad de calidad en condiciones de igualdad, apoyar la integración social de los y las inmigrantes, y garantizar la equidad en la atención a las personas en situación de dependencia son objetivos necesariamente vinculados a este Plan. 10.9.‐ Alcanzar la accesibilidad universal de todos los entornos de la Isla, productos y servicios, con eliminación de las barreras que actualmente discriminan a las personas con discapacidad (no olvidemos que muchas viven confinadas en sus viviendas por barreras físicas). 10.10.‐ No queremos una política social caprichosa y voluntarista que como ocurre a diario actúe ignorando la situación real que debemos afrontar. Es urgente emprender nuevas formas de organización institucional, más eficaces, incorporando la calidad a los servicios y a las prestaciones sociales para hacerlas más humanas, más pendientes de las personas y sus potencialidades, más rentables social y económicamente hablando, y sobre todo más cálidas y participativas. 10.11.‐ Defendemos los Servicios Sociales como un Sistema de Protección cuya razón de ser es procurar las condiciones adecuadas para las relaciones de convivencia de la población, en el ámbito familiar y social, y favorecer los procesos de inclusión. 10.12.‐ La red de Servicios Sociales debe ser un instrumento que haga efectiva la igualdad de todas las personas en el acceso a sus prestaciones, sea cual sea su lugar de residencia. Por eso los Ayuntamientos deben ser la piedra angular de todo el sistema y requerimos su protagonismo en la gestión de todas aquellas prestaciones que puedan desarrollarse en el ámbito local. 10.13.‐ A la derecha no le preocupan estas cosas. Eso explica que en tiempos de crisis recorten el gasto en políticas sociales, de manera particularmente escandalosa en lo que tiene que ver con la prevención y atención a las drogodependencias. 13


10.14.‐ La prevención es el pilar fundamental de la política contra el uso indebido de las drogas. Los verdaderos protagonistas de la prevención son los padres y las madres, el profesorado y todos aquellos mediadores que puedan influir en el desarrollo de nuestros hijos e hijas. 10.15.‐ Y en el caso de las personas que ya están consumiendo, hay que garantizar una respuesta terapéutica adecuada, pública y gratuita, que facilite el tratamiento y su integración sociolaboral. 10.16.‐ Por ello Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a promover la atención sociosanitaria de las personas drogodependientes y sus familias, de manera que la atención sanitaria se normalice con la implicación de la red de atención primaria del Servicio Canario de Salud, con la complementariedad de la red específica de Unidades de Atención a las Drogodependencias. La prevención e integración sociolaboral será gestionada directamente por el Cabildo, en coordinación con los Ayuntamientos. 10.17.‐ Las poblaciones europeas están envejeciendo. 10.18.‐ En el año 2020 casi la mitad de la población de muchos países tendrá más de 45 años. Esta tendencia demográfica acarreará consecuencias para la demanda de atención a la tercera edad y la oferta de empleo subyacente. El incremento de las expectativas de vida hará que aumente el colectivo de mayores de 80 años y sus enfermedades crónicas, que requieren una combinación de atención médica y social para que la gente pueda permanecer activa. 10.19.‐ Estas condiciones de salud afectan de manera desproporcionada a los sectores con menos ingresos. 10.20.‐ Por eso frente a la derecha de ATI‐PP, empeñada en despreciar los derechos de las personas en situación de dependencia y sus familias, Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a promover la implantación progresiva de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas Dependientes. 10.21.‐ Para ello impulsaremos la compatibilidad de prestaciones y servicios, crearemos Unidades de Dependencia a nivel local, exigiremos el cumplimiento y acortamiento de los plazos, y actualizaremos la cartera de servicios para acercarlos a toda la Isla, con todos sus elementos de calidad. 10.22.‐ La falta de articulación de una red convivencial y de inclusión social hace que la población del Norte y Sur de la Isla no tengan las mismas oportunidades, por lo que son necesarios mecanismos que compensen estas desigualdades.

14


10.23.‐ Es preciso además un análisis y una reflexión más completa en lo relativo a las políticas de igualdad que permita tener en cuenta las especificidades de las mujeres. 10.24.‐ Remarcar la importancia del concepto de género, que ha posibilitado cuestionar la simbología y categorías que sustentan la estructura social del patriarcado, y promover la aplicación plena del principio de transversalidad. Es decir, conseguir que todas las políticas consideren la situación de desigualdad de las mujeres en los aspectos que de forma directa o indirecta les afectan. 10.25.‐ Es necesario crear áreas de igualdad en todos los Ayuntamientos, coordinadas por personas cualificadas con formación en género que las capacite para analizar las características de las relaciones entre mujeres y hombres en los contextos susceptibles de acción política, así como las necesidades reales de las mujeres destinatarias de la misma en los diferentes ámbitos de la sociedad. 10.26.‐ Las desigualdades entre hombres y mujeres tienen su expresión más dramática en la denominada Violencia de Género, un problema que afecta a toda la sociedad y sus valores, y exige políticas activas e iniciativas concretas. 10.27.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a impulsar la creación de una red asistencial especializada para mujeres víctimas de violencia de género con discapacidad y problemáticas de salud mental asociadas para dar una respuesta efectiva a las mujeres que sufren una doble discriminación. 11.‐ LA SANIDAD NO PUEDE SER UN NEGOCIO 11.1.‐ En Tenerife estamos asistiendo a una estrategia encubierta para desmantelar el sistema público de salud en beneficio de las empresas sanitarias. Es un plan rigurosamente calculado que consiste en dejar colapsar los servicios públicos para justificar el desvío a los centros privados como una mejora en la calidad del servicio. 11.2.‐ Para muchos esto sería aceptable a cambio de una buena asistencia sanitaria, pero la realidad nos ha demostrado que sólo conseguimos una asistencia más cara y de peor calidad, el aumento de errores médicos, o fraudes a las arcas públicas por tratamientos a pacientes que no se han efectuado. Es una estrategia que no se sostiene porque sólo consigue descapitalizar la sanidad pública, y la pervierte, ya que el objetivo de una empresa privada es obtener beneficios, cuando los beneficios del sistema público sanitario no pueden ser económicos. 11.3.‐ No es casualidad que haya 20.000 pacientes en lista de espera, donde pasarán de 6 meses a 1 año para ser atendidos, el tiempo suficiente para que se ocupen de ellos los centros privados sin incrementar sus infraestructuras ni su personal. ¿Cómo es posible que haya lista de espera hasta para el transporte? ¿No se puede mejorar el servicio para que el paciente no tenga que añadir a su enfermedad el sufrimiento de 15


madrugones y horas interminables de espera hasta volver a su casa? Con el agravante de que muchos son de avanzada edad y están sufriendo un trato denigrante. 11.4.‐ No es casualidad que el Hospital Universitario de Canarias tenga terminadas nuevas instalaciones desde hace más de dos años sin ponerlas en marcha. Es un paso más de esta estrategia de paralización que reduce el número de camas disponibles y acaba derivando a los pacientes a las clínicas privadas. 11.5.‐ No es casualidad que en Tenerife no se haya creado una cama sanitaria desde 1984 y que los Hospitales del Norte y del Sur acumulen tantísimo retraso. Hospitales que serán tales gracias a la gestión de los socialistas, porque en un primer momento se pretendía crear centros sociosanitarios. 11.6.‐ No es casualidad que la política de personal de la Consejería de Sanidad consista en recortar cada año el presupuesto destinado a los hospitales públicos, y reine la arbitrariedad precarizando la contratación de profesionales y concatenando contratos eventuales. 11.7.‐ No es casualidad que los pacientes se mueran en las listas de espera, son daños colaterales que obedecen a una estrategia que responde a los intereses económicos que están en juego, incluso más poderosos que los beneficios electorales. 11.8.‐ Los socialistas no entendemos que la sanidad pueda ser un negocio. La gestión privada tiende a encarecer los costes y deja servicios sin cubrir por no ser rentables: por ejemplo las urgencias, no hay ningún centro sanitario privado en Tenerife que las atienda, y si lo hace en un primer momento las deriva inmediatamente a los centros públicos. 11.9.‐ El asalto a las arcas públicas está llegando incluso a la atención primaria, donde ya hay lista de espera de 2 ó 3 días para ser atendido por el médico de familia; con la finalidad de potenciar los seguros privados y las consultas en los centros de salud privados. 11.10.‐ Esta es la realidad a la que nos enfrentamos, una realidad dura que van a tratar de disfrazar con todos los medios posibles a su alcance, incluso desacreditándonos, para conseguir su suculento objetivo, porque el objetivo final es ganar mucho dinero a costa de nuestra salud. 11.11.‐ Con todo, quizás lo más insultante sea el cierre discrecional de las listas de espera con el único fin de reducir las estadísticas. Esta práctica, de una desfachatez insoportable, revela la enorme falta de respeto con que se gestiona la sanidad en esta Isla.

16


11.12.‐ Así es que por todo lo expuesto Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a frenar este programa organizado de asalto a la sanidad pública, que obedece a intereses de poderosas empresas y no al interés general de las ciudadanas y los ciudadanos, para proteger el bien más preciado que tenemos: la salud. 11.13.‐ Para ello nos comprometemos con la urgente finalización de los Hospitales del Norte y el Sur de la Isla, para que funcionen como auténticos hospitales con los servicios adecuados, y no como meros centros sociosanitarios, ni ambulatorios o geriátricos. 11.14.‐ A la puesta en marcha de un cambio de modelo sanitario en Tenerife, con planes de salud integrales y centros de salud mejor dotados humana y materialmente, que descarguen de trabajo a los hospitales, y a una inversión rigurosa y controlada en la sanidad pública, que se refleje en un servicio inmediato y de calidad para las personas (empezando por los servicios de Urgencias). 11.15.‐ Y finalmente, a la articulación de un plan público de choque, específico para acabar con las listas de espera, que termine especialmente con las vejaciones que están sufriendo las personas mayores en un sistema sanitario que los trata como simples números en cola. 12.‐ LA EDUCACIÓN, MOTOR DEL CAMBIO SOCIAL 12.1.‐ La educación es la mejor política social y si algo ha puesto de manifiesto esta crisis es el consenso en torno a la importancia de la educación y la formación como claves para el futuro desarrollo económico y social. 12.2.‐ La Administración educativa canaria lleva años alejándose de cualquier indicador de mejora de la calidad de la enseñanza, con decisiones tomadas sin consenso, a golpe de órdenes y resoluciones que generan problemas que luego tratan de tapar recurriendo a la propaganda. Una Administración educativa empeñada en ahorrar dinero en la formación de nuestros más jóvenes. 12.3.‐ Valga como ejemplo la medida que vendieron a bombo y platillo sobre la acogida temprana para conciliar la vida escolar y familiar, que al final está gestionada en un 80% por las asociaciones de madres y padres, que adelantan el dinero para poder funcionar. Ha sido un fracaso que encima este curso reduce el número de grupos y las horas que disfrutan de este servicio por la mala gestión. 12.4.‐ Ha aumentado el número de docentes a tiempo parcial y los que comparten centros, hay recortes en el personal que atiende al alumnado con necesidades educativas especiales, han disminuido un 54% los proyectos de mejora de los centros,

17


superamos con creces la media española en número de alumnos por ordenador y en abandono escolar… 12.5.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos con la defensa de la educación como motor del cambio social. Los retos tienen que ver con la calidad de las escuelas, la educación en valores democráticos y para la pluralidad, profundizando en la participación de padres, madres y alumnos en la vida escolar buscando la garantía de la igualdad de oportunidades. 12.6.‐ Sólo con una mejora de la calidad educativa y un incremento notable en la capacidad de formación a lo largo de la vida será posible un modelo económico sostenible y cohesionado. Los ejes sobre los que debemos centrarnos son la creación de plazas de educación infantil, abordar la reforma de la Formación Profesional con seriedad y crear un plan para la prevención del abandono escolar. 12.7.‐ Y nos comprometemos a la creación de un Plan de Erradicación del Absentismo y el Abandono Escolar que no sólo contemple la prevención, sino el diseño de mecanismos que permitan reintegrar a esos adolescentes en cuanto sus circunstancias lo hagan posible. El sistema educativo canario debe adaptar las titulaciones y hacer planes específicos que palien las graves consecuencias personales y colectivas que produce el abandono escolar en edades tempranas. 12.8.‐ No podemos olvidar que cualquier modificación requiere la implicación de los docentes. Adquirimos por tanto el compromiso de poner en valor público su tarea y responsabilidad, porque de ellos y ellas depende que podamos fortalecer la capacidad y la calidad del sistema educativo. 12.9.‐ Las y los socialistas tinerfeños apostamos por la conciliación de la vida laboral y escolar, comprometiendo la apertura de los centros 12 meses al año, 7 días a la semana y 12 horas al día. Apostamos por las medidas de refuerzo y orientación para el alumnado, junto a otras que ayuden a paliar el abandono y el fracaso, con atención en horario extraescolar y con personal cualificado. 12.10.‐ La acogida temprana y los comedores escolares deben potenciarse pero con personal preparado para ejercer esas funciones; y reivindicamos la cultura del esfuerzo para la superación de las desigualdades, por lo que impulsaremos el sistema de becas, que es el único recurso que tienen las personas con desventaja económica y social para esa igualdad. 12.11.‐ Los socialistas reafirmamos nuestro convencimiento del papel de la cultura como espacio privilegiado para fomentar la libertad plural, la tolerancia y la integración multicultural dentro de un mundo y una cultura cada vez más globalizada.

18


12.12.‐ Los sectores culturales emergentes, audiovisuales, redes virtuales inter y multiculturales nos permitirán enlazar la cultura como sector innovador, participativo y emprendedor con instrumentos generadores de empleo en sectores en franco desarrollo. 12.13.‐ Creemos también en el liderazgo del Cabildo como impulsor fundamental de la cultura, y por eso nos comprometemos a promover actividades a las zonas de mayor precariedad de medios, con una cultura al alcance de todos y todas, basada en nuestras auténticas señas de identidad como pueblo; así como a un compromiso serio con la conservación de nuestro patrimonio histórico y cultural y un apoyo decidido a los creadores y artistas canarios que supere el clientelismo. 12.14.‐ En esta misma línea, Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a potenciar programas educativos de impulso de la actividad física y deportiva durante todo el ciclo vital de las personas. Para ello incidiremos en los estímulos, en los centros escolares, a la práctica e iniciación deportiva, implicando a la administración educativa en la profesionalización de las actividades extraescolares, generando al mismo tiempo nuevos nichos de empleo. Práctica e iniciación que deben generar salud durante toda la vida. 12.15.‐ La interrelación cultura y deportes se plasma en aquellas actividades deportivas que suponen un reconocimiento a nuestro propio hecho cultural: la lucha canaria, el arrastre de ganado, la pelotamano, el calabazo y tantos otros, que representan hechos culturales y deportivos a potenciar, paradójicamente olvidados por un gobierno nacionalista que elude sus responsabilidades. 13.‐ LA FORMACIÓN PARA EL EMPLEO, UNA PRIORIDAD 13.1.‐ El impacto de la crisis económica internacional ha generado consecuencias de enorme calado en el mercado de trabajo de la Isla, que se evidencian en la muy preocupante situación del empleo. Los últimos datos del Observatorio de Empleo de Canarias sitúan a Tenerife con 101.501 personas en paro (40.000 más que hace un año). 13.2.‐ Hemos generado empleo de baja cualificación y poco valor añadido, que además se ha concentrado en las zonas de mayor actividad turística, con lo que ha desaparecido al mismo ritmo en que descendían los visitantes. El nivel de capacitación profesional de nuestros trabajadores y trabajadoras es inferior al de la media nacional: un modelo empresarial que obvia la formación se suma a un mal sistema educativo y al incremento del abandono escolar ante la proliferación de oferta de trabajo para jóvenes sin necesidad de formación especializada. 13.3.‐ Estas cifras, junto a numerosos indicadores económicos y sociales, nos colocan ante la necesidad de dar respuesta inmediata con una política insular alternativa en 19


materia de formación y empleo, que cuente con un amplio respaldo social y sea eficaz. 13.4.‐ Por eso Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a recualificar a los trabajadores y trabajadoras de entre 25 y 64 años para adaptarlos a los cambios productivos que se avecinan y facilitar su inserción en el mercado laboral, mejorando los niveles del manejo de idiomas y el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) porque es vital en una Isla que vive del turismo. Hay que dotar a los centros educativos del equipamiento que permita la utilización de las TIC en los procesos de aprendizaje, en el trabajo en red y la formación del profesorado. 13.5.‐ Y colaborar para que la Formación Profesional sea un instrumento de innovación permanente, que esté en contacto activo con la empresa e incorpore especialistas a los centros de formación, desarrollando un plan para la formación en los propios centros de trabajo que mejore la calidad de nuestro alumnado. Se trata también de potenciar los convenios con empresas para la formación de personas desempleadas que se comprometan a contratar en las nuevas actividades que emprendan. 13.6.‐ La formación del siglo XXI debe facilitar la asistencia a las clases con una organización horaria más flexible, el seguimiento a distancia o semipresencial; y ocuparse de identificar las necesidades de los solicitantes de trabajo para poner a su disposición servicios de orientación y ayuda en la búsqueda de empleo, ofreciéndoles un plan de acción personalizado que contemple medidas efectivas para aumentar su empleabilidad y oportunidades de integración. 13.7.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a desarrollar un Plan Tenerife Avanza, que permita impulsar la incorporación de las pymes, la ciudadanía y la administración pública a las nuevas tecnologías, reduciendo la brecha digital en la Isla y posibilitando la simplificación de la burocracia que persigue la administración electrónica en plazo máximo del año 2015. 13.8.‐ A impulsar junto a otras administraciones y la Cámara de Comercio la creación de la Ventanilla Única Empresarial en el Sur y Norte de la Isla para acercarlas a las y los emprendedores de estas zonas; y a elaborar un Plan de Colaboración Insular con las Agencias de Desarrollo Local para generar sinergias entre las administraciones locales que redunden en la creación de empleo en los municipios, facilitando, abaratando y asesorando la creación de nuevas empresas, priorizando las acciones en aquellos que tengan mayor tasa de paro. 13.9.‐ Porque estamos convencidos del papel estelar que tienen que jugar los Ayuntamientos también en la creación de empleo y el refuerzo del tejido productivo: realizando un diagnóstico sobre el terreno de las características y demandas del tejido empresarial local; impulsando programas que combinen la formación con el 20


empleo; y articulando iniciativas orientadas a reforzar el tejido productivo y la creación de proyectos empresariales en actividades que sean potenciales yacimientos de empleo. 13.10.‐ El desarrollo de un consenso a través de la concertación social en el ámbito local es un elemento de especial importancia en la articulación territorial de los Planes de Empleo, que constituyen un instrumento idóneo para garantizar la coherencia a nivel local y el impulso de políticas a favor de la creación de empleo. 13.11.‐ Los Planes Locales de Empleo sirven para garantizar la coherencia de estas inversiones, maximizando la incidencia de las estrategias que impulsan. La intervención local debe ser coherente con las características y necesidades del municipio buscando un mayor grado de acierto en las actuaciones, evitando el mimetismo y duplicidad de las mismas. 13.12.‐ En este sentido, Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a potenciar el empleo en todas las actividades relacionadas con las nuevas tecnologías y con la preservación del medio ambiente que puedan permitir a la vez aprovechar los recursos endógenos del territorio. 13.13.‐ Reforzar los mecanismos de asesoramiento con objeto de hacer pública la información existente en temas como el diagnóstico de posibles actividades, cursos de formación, acceso a financiación, gestión de las ayudas… y difundirla entre los potenciales usuarios y usuarias. 13.14.‐ Articular mecanismos de control de la calidad de los servicios, que permitan acreditar la oferta realizada por los proyectos emprendedores. 13.15.‐ Buscar una mayor adecuación en los contenidos de los programas de formación empleo (escuelas taller, casas de oficio, talleres de empleo) a las características y necesidades de los mercados de trabajo locales. 13.16.‐ Potenciar la relación entre los servicios locales y el tejido empresarial, con objeto de facilitar las labores de asesoramiento y orientación a las personas desempleadas, así como la detección de las necesidades de las empresas. 13.17.‐ Impulsar la configuración de ámbitos de actuación supramunicipal, que permita el desarrollo de iniciativas por parte de los municipios con menor tamaño y capacidad. 13.18.‐ Potenciar el pleno funcionamiento del Consejo Insular de Formación y Empleo de Tenerife como órgano de participación política y social insular dentro del Servicio Canario de Empleo.

21


13.19.‐ Ser rigurosos en la evaluación y seguimiento de las actuaciones ya que el incremento cuantitativo del presupuesto del número de acciones o beneficiarios no implica necesariamente una mayor eficacia y adecuación de las políticas de empleo a las necesidades de las personas desempleadas y el mercado de trabajo. 13.20.‐ Se trata de analizar las características y necesidades reales del mercado de trabajo local para planificar los programas y actuaciones a favor del empleo; la puesta en marcha y desarrollo de los diferentes programas antes de su finalización; y los resultados para valorar el impacto una vez haya cesado la intervención (sobre todo en el seguimiento de la inserción de los usuarios). 14.‐ UN PARQUE INSULAR DE VIVIENDAS A PRECIOS ASEQUIBLES 14.1.‐ Cualquier política social que quiera resultar efectiva tendrá que contemplar necesariamente el acceso a una vivienda digna a precios ajustados a las necesidades y situación real de la ciudadanía. 14.2.‐ El precio de la vivienda en Canarias se ve condicionado fundamentalmente por la especulación y para los tinerfeños y las tinerfeñas vivir en su tierra no puede convertirse en otro factor más de empobrecimiento. 14.3.‐ Acabar con las situaciones de pobreza y exclusión requiere atención social, formación y orientación para el empleo, pero también una vivienda digna en la que salir de las situaciones de marginalidad. 14.4.‐ En una Isla como la nuestra, con un territorio limitado, gran parte de los costes de la vivienda están ligados al altísimo valor del suelo. Las políticas de vivienda del Cabildo de Tenerife han sido lamentables o inexistentes en los últimos 24 años, por lo que Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a destinar preferentemente el suelo público a la construcción de viviendas protegidas a precios asequibles para los ciudadanos y las ciudadanas. 14.5.‐ El Cabildo promoverá la adquisición de suelo y la construcción de viviendas protegidas en régimen de alquiler y venta, en todos los municipios de la Isla, de manera que cuente con un parque suficiente y estable que permita desarrollar una política de vivienda de marcado carácter social y ajustada a las necesidades ciudadanas de cada momento. Y habilitará alojamientos colectivos para familias y grupos que precisen especial protección. 14.6.‐ Además, ese impulso a la vivienda protegida lo debemos realizar desde parámetros de calidad, accesibilidad y respeto al medio ambiente, diseñando, promoviendo y construyendo viviendas energéticamente suficientes; impulsando en las ciudades la sostenibilidad social, económica y medioambiental.

22


14.7.‐ Estas actuaciones promoverán también la conservación del parque existente y la recuperación de los barrios y cascos históricos, con una especial dedicación a los más desfavorecidos, incidiendo en la mejora de la calidad de vida de sus habitantes, la cohesión social, la igualdad, la innovación, y la lucha contra la pobreza y la exclusión social mediante la rehabilitación urbana integral. 15.‐ PARTICIPACIÓN, TRANSPARENCIA Y DESCENTRALIZACIÓN 15.1.‐ La necesidad de reformar el modelo económico de la Isla era inaplazable; esta crisis sólo nos ha empujado frente a un espejo al que no queríamos mirar. Por eso debemos afrontarla como una oportunidad inmejorable para producir un cambio cultural, económico y social que nos ayude a levantar un modelo de crecimiento alternativo y basado en la atención de las necesidades reales de las personas, que son el más valioso de los recursos con que cuenta una economía. 15.2.‐ Cualquier proyecto político que aspire a reinventar la Isla y sacarla del pozo en que nos encontramos debe articularse en torno a una amplia mayoría social que comparta las tesis y el rumbo del cambio, o no cuajará porque seguiremos de espaldas al espejo. Estamos hablando de una nueva forma de hacer política para poner en pie una nueva economía. 15.3.‐ Es hora de asumir la madurez de la ciudadanía y darles la voz, dejar que participen activamente en la toma de las decisiones que les afectan. Es el momento de una ciudadanía que debe reaccionar y exigir un protagonismo político que va mucho más allá de votar cada 4 años, que debe reclamar mejor democracia, una democracia cada vez más participativa. 15.4.‐ Este reto exige valentía, apostar decididamente por esas nuevas posibilidades, por una nueva forma de gobernar en la que los representantes públicos son capaces de confiar en sus conciudadanos y otorgarles la mayoría de edad política, permitirles ver, comprobar, confiar y cooperar en la construcción de un Tenerife mejor. 15.5.‐ En pleno siglo XXI no podemos renunciar a la participación ciudadana ya que las nuevas tecnologías nos brindan esta posibilidad con cierta facilidad y recursos económicos mínimos. Si queremos ciudadanas y ciudadanos activos debemos hacerles partícipes de muchas de las decisiones concretas de manera directa. 15.6.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a articular una Agenda Local 21 a nivel insular para discutir con los colectivos sociales y asociaciones de toda índole las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de Tenerife, un análisis conjunto que culmine en un Plan Estratégico que nos convierta en una Isla sostenible y viable económicamente.

23


15.7.‐ Y a la articulación de los Presupuestos Participativos, para que al menos el 30% de las inversiones de la Isla se consulten y se decidan con los habitantes de la Isla, y no como está ocurriendo ahora, que dependen de los caprichos del presidente del Cabildo. 15.8.‐ Aspiramos a un futuro colectivo esperanzador que es preciso planificar en colaboración con la sociedad. Nuestra primera aportación es este documento para el debate. Recuperar la confianza de los ciudadanos y las ciudadanas tiene mucho que ver con acercar la política a sus intereses. Nuestra propuesta constituye un cambio radical y por eso desde ahora a 2011 debemos emplearnos en explicar y demostrar a la sociedad que otra forma de hacer política es posible. 15.9.‐ La ciudadanía reclama transparencia en la gestión pública. Una rendición de cuentas permanente. Por eso Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a llevarlo todo a Internet: desde las listas de espera a los trámites urbanísticos, para evitar tratos de favor. 15.10.‐ Y el trabajo de nuestros cargos públicos: cada uno de ellos creará una Oficina Virtual de Atención a la Ciudadanía abierta a sugerencias, en la que además de mantener una comunicación con la ciudadanía, vaya dando cuenta de las gestiones que realiza. Hay que romper la dinámica actual y transparentar el trabajo y las responsabilidades concretas, mostrando el nivel de compromiso de cada cargo con las personas que representa. 15.11.‐ Las y los socialistas tinerfeños reiteramos nuestro compromiso con el respeto absoluto a la legalidad vigente y al Estado de Derecho, porque no podemos permitirnos el lujo de una Administración que resuelve su día a día en los tribunales por vulnerar normas elementales, modificando o interpretando leyes artificiosamente, por no ser favorables a intereses espurios, para tener luego que pagar indemnizaciones multimillonarias con dinero público que se detrae de lo realmente necesario como la sanidad y la educación. 15.12.‐ La aplicación de la Ley no puede ser caprichosa, a gusto del que gobierna, se debe respetar cuando nos favorece y cuando nos perjudica, de lo contrario lo que tenemos es una cantidad inmensa de dinero público en las manos equivocadas, baja credibilidad de las instituciones democráticas y una justificación del incumplimiento de las normas cada vez más básica. 15.13.‐ La geografía de nuestra Isla no ha sido bien atendida por el Cabildo. Existen problemas históricos de centralización en el área metropolitana. Debemos ser garantes de la igualdad de trato y oportunidades entre las personas, porque es evidente que cuanto más lejos se vive de la capital más dificultades existen para acceder a los trámites y oportunidades de las administraciones supramunicipales.

24


15.14.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a modernizar y a descentralizar el Cabildo, para evitar que los y las habitantes de la Isla deban realizar grandes desplazamientos para ser bien atendidos. Además, el uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación facilitará la articulación de la administración electrónica, eliminando las necesidades de desplazamiento físico y posibilitando la gestión sin papeles (digitalización de trámites). 15.15.‐ Finalmente, nos comprometemos a organizar un modelo estable de financiación para los Ayuntamientos, acabando con la falta de planificación que existe en la actualidad y deja a criterio del presidente del Cabildo castigar o premiar a las personas en función de su lugar de residencia o del color del gobierno municipal. Los servicios que prestan los Ayuntamientos son universales, porque la ciudadanía así lo demanda, y sin embargo su marco de financiación no se corresponde con esa realidad. Es preciso corregir esta situación, que se viene alargado demasiado tiempo ya. 16.‐ LA FILOSOFÍA DEL CAMBIO 16.1.‐ Afrontar un cambio de modelo económico para la Isla que tenga una buena esperanza de vida requiere fundamentarlo sobre bases sólidas, evitando repetir errores del pasado. 16.2.‐ La factura de esta crisis financiera no la pueden volver a pagar los trabajadores y las trabajadoras: hay que reforzar nuestro mercado laboral dar confianza al empresariado y seguridad en el empleo. Y luego ser conscientes de que hay derechos de ciudadanía como la salud, los alimentos básicos o la educación que no pueden estar a merced del mercado porque se generan graves desigualdades sociales. 16.3.‐ Nuestra primera gran apuesta tiene que ser por la formación, como ya hemos explicado, porque estamos comprobando que los puestos de trabajo de baja cualificación tienen una complicadísima recolocación en nuevos sectores productivos, de creación de valor añadido, ligados al conocimiento y a la tecnología. 16.4.‐ El Cabildo definirá una política estructural para la empresa que tenga como pilares la información y los servicios externos: suelo, infraestructuras, accesos, servicios especializados y promoción comercial interior y exterior. Y establecer un marco estable de líneas de crédito que permita a las empresas una planificación a medio y largo plazo, fijando mecanismos que eliminen la discriminación entre empresas, sea menos gravoso y se aleje de desviaciones clientelares. 16.5.‐ El turismo seguirá siendo el gran motor de nuestra economía pero debe modernizar sus infraestructuras, diversificar la oferta con nuevos productos y una mayor calidad, aumentar la demanda con nuevos mercados, e incrementar el gasto medio diario por turista. 25


16.6.‐ La industria y el sector primario de medianías ligado a la producción interior, al turismo y al paisaje deben ganar peso en nuestro Producto Interior Bruto, articulando acciones complementarias: Energías renovables, recogida selectiva de residuos y reciclaje, una mejor comercialización, ahorro de agua potable y reutilización de aguas depuradas. 16.7.‐ El tejido económico‐empresarial debe vencer su escepticismo y emplear recursos en su modernización porque está habituado a beneficios rápidos en el mercado interior. Su actividad principal no exigía investigación ni desarrollo, está poco acostumbrado al riesgo, es cortoplacista y está alejado de la sociedad del conocimiento. 16.8.‐ Y esa es precisamente la que debe ser nuestra gran apuesta: la sociedad del conocimiento y las nuevas tecnologías, tanto para atraer con incentivos fiscales y por nuestra renta de situación a grandes empresas que se instalen en parques tecnológicos que merezcan la pena, como para con el tiempo acabar exportando tecnología e innovación canaria al calor de nuestras Universidades. 16.9.‐ Somos un territorio muy limitado y nuestro desarrollo sostenible pasa por actividades productivas rentables que ocupen poco espacio físico. El parámetro clave no es la renta producida, sino la renta producida por metro cuadrado utilizado. Casi paradójicamente hablamos de crear nuestra propia singularidad tecnológica industrial e investigadora, en un lugar como Tenerife, donde sólo se producen artículos de baja tecnología que requieren la ocupación y explotación de grandes espacio físicos. Pero es que no nos queda otra solución porque sol, playas y mercados para la construcción de viviendas los hay en todos lados. 16.10.‐ Por ejemplo, para producir la misma renta del Sylicon Valley californiano con actividades de más baja tecnología (ladrillo o agricultura tradicional) sería necesaria una superficie igual a cinco veces la de toda California, mientras el Sylicon Valley ocupa un alrededor de 1/15 parte de esa superficie. 16.11.‐ Esa es la verdadera revolución, porque se necesita personal altamente cualificado (y consecuentemente bien remunerado) a diferencia de hoy, donde un porcentaje impresionante de la mano de obra canaria está formada por personal de la limpieza y peones de la construcción. Es la revolución que nos llevará al desarrollo de infraestructuras tecnológicas (autopistas de la información, de cables y no de asfalto). 16.12.‐ Nuestra renta de situación y nuestras especificidades fiscales son herramientas que debemos utilizar mejor para el impulso de nuestra economía: repensar la utilización de la Reserva de Inversiones y canalizar el ahorro fiscal hacia la

26


generación directa de empleo, o ampliar la Zona Especial Canaria a toda la Isla son posibilidades que podemos explorar. 16.13.‐ Que nadie se alarme, los cambios que proponemos no se pueden producir en dos días, ni deben arriesgar un ápice del actual tejido empresarial, al contrario. No hay malos y buenos en la economía canaria, son los gobiernos quienes deben orientarla y, a tenor de las cifras, aquí no se han hecho las cosas demasiado bien. Ahora toca un golpe de timón y la situación aconseja que rememos juntos en un solo sentido: empresarios, trabajadores, administraciones y Partidos. 16.14.‐ Ese salto a la nueva economía, a la sociedad del conocimiento, no debe ser un catálogo de brillantes excepciones porque el avance debe ser colectivo: es la cultura empresarial que pasa por las 3 semanas de formación especializada (para todos los trabajadores), o el chequeo médico anual pagado por las empresas, como consecuencia de haber comprendido al final que la mejor de las inversiones, la más rentable, es la realizada en el personal, en sus conocimientos. 16.15.‐ Pero seamos realistas: un cambio de modelo económico para Tenerife exige gran un esfuerzo cuyos resultados se verán a medio y largo plazo, y debe pasar irremediablemente por la elaboración de un plan estratégico que defina las acciones que posibiliten la creación de una industria tecnológica. 16.16.‐ La elaboración de este plan estratégico debe desarrollarse de forma coordinada entre el Cabildo, el Gobierno de Canarias, las Universidades, los centros de investigación y el sector empresarial. Sólo así será posible el cambio. 17.‐ UNA ISLA EMPRENDEDORA 17.1.‐ Los programas de apoyo a los grandes empresarios y a las pequeñas y medianas empresas (pymes), la articulación de viveros de empresas, la regulación de la economía sumergida, el apoyo a las y los trabajadores autónomos y a los y las jóvenes empresarias deben unificarse en un programa orientado básicamente a fortalecer a las empresas existentes y a crear otras nuevas con expectativas reales de futuro para emprender la economía del siglo XXI. 17.2.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a articular ese Programa, que incluya un Plan de Modernización del tejido empresarial, adaptado a las necesidades de las pymes, para que puedan abordar los retos de la calidad, la innovación, la formación y un desarrollo empresarial comprometido con los trabajadores y las trabajadoras, como fórmula de asegurar un tejido productivo sano que sostenga tanto el empleo como el consumo interno.

27


17.3.‐ Financiar proyectos empresariales viables con una línea específica de préstamos para pymes, fomentando microcréditos y estudiando mecanismos que refuercen la garantía de los prestatarios. 17.4.‐ Poner en marcha un conjunto de actuaciones que tengan como objetivo propiciar una mayor implantación de las personas emprendedoras en mercados exteriores, a través de ayuda financiera, asesoramiento empresarial, apoyo logístico y desarrollo tecnológico. 17.5.‐ No sólo por la actual situación de crisis, que también, debemos agilizar y abaratar la creación de nuevas empresas removiendo las dificultades de financiación y de crecimiento inicial, impidiendo que desde su propio nacimiento iniciativas viables y con buenas expectativas de rentabilidad futura acaben atrapadas en la tramitación burocrática, las cargas administrativas, o la imposibilidad de financiar los equipamientos necesarios. 17.6.‐ Potenciar las Ventanillas Únicas Empresariales en toda la Isla, y habilitar métodos de tramitación telemática como los contemplados en la constitución de las Sociedades Limitadas de Nueva Empresa. 17.7.‐ Hay que apostar por la iniciativa y por la innovación, acercar líneas de crédito a las fases iniciales de la creación de nuevas empresas y proyectos capaces de incrementar el valor añadido de nuestro tejido productivo. Premiar a las personas emprendedores que se muestran capaces de innovar generando nuevos empleos, en lugar de a los amigos. 17.8.‐ Organizar el apoyo específico en consultoría, asesoramiento y formación empresarial con el objetivo de fomentar la agrupación y colaboración entre pymes, con servicios de información y orientación para la puesta en marcha de nuevas iniciativas empresariales, o estrategias para la captación de oportunidades de negocio. Promover la creación de cooperativas de aprovisionamiento, logística y servicios que abaraten costes simplificando y agilizando los procesos de gestión. 17.9.‐ Informar y asesorar para el autoempleo, desarrollar actividades que contribuyan a la creación de redes dirigidas a la adquisición de conocimientos, y el análisis y la difusión de experiencias de éxito en el ámbito de las microempresas. 17.10.‐ Promover la economía social en sus diversas vertientes, potenciando las iniciativas locales de empleo, ligándolas a proyectos de desarrollo local y comarcal. 17.11.‐ Apoyar la promoción comercial para el acceso a nuevos mercados como el africano, en el que las economías de escala pueden convertirse en una enorme oportunidad, ante las desventajas geográficas que padecen nuestras empresas.

28


17.12.‐ Planificar una nueva mirada al mercado interior, porque se hace necesario propiciar condiciones que permitan a las empresas aprovechar un mercado interior de casi dos millones de consumidores y profesionales canarios, pero también de los millones de turistas que nos visitan cada año. 18.‐ REINVENTAR EL TURISMO COMO MOTOR ECONÓMICO 18.1.‐ El turismo debe seguir siendo nuestro principal motor económico. Sin embargo venimos sufriendo una desaceleración del sector desde el año 2002, y las empresas turísticas afectadas son sólo una pieza del engranaje. Ni siquiera los más influyentes empresarios del sector alcanzan a controlar su propio negocio. Han pasado a ser simples receptores de turistas. Por primera vez hemos sufrido una desestacionalización que no se ha superado por una gestión insuficiente y descoordinada. 18.2.‐ Aquí no explotamos camas, sólo las construimos y las limpiamos. Aquí no traemos turistas, acogemos a los que nos traen, y cuando a los dueños del negocio, que son touroperadores extranjeros, les sea más rentable llevarlos a otros sitios comenzarán nuestros verdaderos problemas. 18.3.‐ No existe un solo touroperador canario de peso internacional. Y quizás por aquí debería comenzar nuestro trabajo de fondo: hay que promover la implicación del capital canario en los niveles donde se toman las decisiones importantes del negocio turístico, empezando por favorecer la creación de empresas de touroperadoras canarias, y consultoras turísticas que estudien conexiones aéreas y marítimas y nuevos mercados. 18.4.‐ Hay que encargar un Plan de Marketing Insular para el Turismo que defina los productos a promocionar, los mercados objetivos, el tipo de clientes, los mensajes, los medios y canales a utilizar y la cuantificación y asignación de recursos, diferenciando las acciones destinadas a los usuarios finales y a los profesionales del sector, a los turistas repetidores y a los nuevos turistas. Para construir junto al sector una nueva identidad del turismo en Tenerife. No debe caber la improvisación cuando hablamos del motor económico de nuestra Isla. 18.5.‐ Si queremos seguir recibiendo millones de turistas cada año hay que elaborar un plan de actuación que apueste por el abandono de un modelo masificador que nos iguala con el resto de una oferta de sol y playa que se caracteriza por su excesiva presión sobre el territorio y una escasa rentabilidad. 18.6.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a repensar y reinventar el turismo partiendo de una premisa fundamental: no podemos seguir compitiendo en precios con otros destinos cada vez más baratos y atractivos que ofrecen lo mismo que nosotros, porque acabaremos descapitalizando el sector. 29


18.7.‐ Vencer el descenso continuado de turistas requiere modernizar nuestra industria, consolidar la demanda tradicional y abrir nuevos mercados, pero sobre todo potenciar otros valores como la oferta cultural, natural, gastronómica, científica o etnográfica en la que verdaderamente podemos marcar diferencias de calidad. 18.8.‐ Incrementar la promoción en el exterior, y crear y apoyar las iniciativas de turismo especializado (médico, cultural, accesible para los discapacitados…), abaratar los desplazamientos, adaptar la oferta a las nuevas demandas de calidad y sostenibilidad, y mejorar las infraestructuras. 18.9.‐ Si queremos tener un perfil propio y ser un destino competitivo en el escenario turístico internacional, la principal industria de la Isla debe tener mayor capacidad y peso específico en las decisiones que suponen un impacto en el territorio y el paisaje. 18.10.‐ Hay que destinar inversión a un Plan Renove que nos dote de valor añadido como destino, incorporando productos singulares y atractivos, e interpretando el espacio insular desde una perspectiva global de zona turística. Tanto en lo que tiene que ver con la recuperación de espacios urbanos históricos, agrícolas y naturales para usos alternativos, como en la promoción exterior de nuestras singularidades, que sin duda debe estar liderada por los expertos del sector y no estar sujeta a ocurrencias improvisadas. 18.11.‐ Es impensable que en una Isla que vive del turismo tengamos que soportar atentados ambientales que perjudican al destino como las líneas de alta tensión al borde de autopista que parecen provocadores espantapájaros gigantes, o la falta de planificación del territorio que provoca entornos degradados o arterias de comunicación esenciales en pésimo estado. 18.12.‐ Hace falta también reconvertir nuestras zonas turísticas frente al deterioro experimentado en los últimos años, ya que por la especulación ante la presión de los operadores se comenzaron a transformar explotaciones turísticas en residenciales, generando una mayor conflictividad entre turistas y residentes, y cayendo al final la calidad de la oferta. 18.13.‐ Además nuestra política turística necesita una importante componente de reconversión, porque una parte importante de nuestras instalaciones turísticas ha quedado obsoleta, atrayendo a un turismo de baja calidad y bajo precio que perjudica la calidad de la oferta y la imagen de marca global que tiene Tenerife. 18.14.‐ En ocasiones, estas instalaciones ocupan espacios y lugares urbanísticos privilegiados porque son más antiguas. El sector, junto a las administraciones, deberán encontrar la forma de rescatar esas plazas atrayendo inversiones municipales, insulares, regionales, estatales y europeas, que en el marco de planes 30


urbanísticos parciales, junto a la iniciativa privada y fondos provenientes de la RIC, proporcionen salida a unas inversiones de capital que con el paso del tiempo se han convertido en un verdadero inconveniente estratégico. Rescatar plazas para crear otras nuevas debe ser el nuevo leitmotiv del sector turístico tinerfeño. 18.15.‐ Los núcleos presentan síntomas de envejecimiento, son percibidos muy negativamente por los turistas y requieren actuaciones coordinadas por parte de las administraciones y la iniciativa privada para buscar una mejor calidad ambiental: reordenar el tráfico, reducir la contaminación atmosférica, acústica y visual, o en su caso redefinir los espacios urbanos, de ocio y comerciales para dotarlos de una nueva rentabilidad. 18.16.‐ Esta renovación de la planta alojativa es un aspecto fundamental para recuperar la imagen de nuestra oferta turística, y además paliará en alguna forma la profunda crisis que los sucesivos malos gobiernos han incluido en el sector de la construcción. Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a apoyar a las empresas que acometan proyectos de renovación de sus instalaciones, y a la creación de líneas específicas de ayuda para la rehabilitación y reconversión de la planta alojativa, en el marco de un plan conjunto negociado con el sector turístico. 18.17.‐ Y todo ello, apoyándonos en la utilización de las nuevas tecnologías como instrumento de comunicación, promoción y apoyo a la comercialización. Además de intentar integrarnos en determinados lobbies internacionales del turismo, como se ha intentado hasta ahora, debemos construir nuestra propia oferta. 18.18.‐ Es la empresa canaria la que debe acudir a los mercados aéreos y a la comercialización, diseñar y controlar la oferta de principio a fin, para poder construir nuestra imagen turística en la Red como un destino diferenciado con campañas de información, fidelización y captación de turistas a través de un medio que hoy es fundamental. Y facilitar el acceso a canales de comercialización alternativos a la iniciativa privada con los medios tecnológicos necesarios para ello. 19.‐ INDUSTRIA Y TECNOLOGÍA, LA GRAN ASIGNATURA PENDIENTE 19.1.‐ Nuestra Comunidad ocupa el penúltimo lugar del ranking nacional en la implantación de la Sociedad del Conocimiento, tanto en orden a la inversión realizada como al número de entidades dedicadas a ello. El camino hacia la Sociedad de la Información exige impulsar el desarrollo de las telecomunicaciones como instrumento imprescindible para el desarrollo de los sectores productivos. 19.2.‐ El impulso del desarrollo industrial exige esfuerzos en infraestructuras, apoyo selectivo a los sectores autónomos competitivos, medidas que faciliten la instalación de empresas con futuro, y mejorar el entorno empresarial impulsando la innovación y facilitando la consolidación y diversificación de su actividad. 31


19.3.‐ La provisión de suelo industrial a precios asequibles es fundamental, y hacerlo con una distribución territorial equilibrada es una de las claves para mejorar la competitividad económica de la Isla. La calificación urbanística de suelo industrial en cantidades suficientes para abastecer la demanda, la intervención para templar los precios mediante la oferta pública, y el desarrollo de suelo en áreas del territorio donde el mercado tiene dificultades para hacerlo serán los ejes principales de actuación. 19.4.‐ Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a impulsar un programa de actuación para la creación de nuevo tejido industrial y para la incorporación de mejoras tecnológicas en el existente. Apoyar la creación de infraestructuras técnicas e industriales de uso compartido, que actúen como fuerza motriz del desarrollo de nuevos sectores empresariales, centrado fundamentalmente en la creación de suelo industrial debidamente acondicionado; y la ejecución de iniciativas industriales que generen empleo, desarrollen el sector productivo empresarial e incorporen procesos de elevado contenido tecnológico. 19.5.‐ Los Parques Científicos y Tecnológicos relacionados con las Universidades en especial en los sectores biotecnológico, biomédico, aeronáutico, nanotecnológico, de energías renovables y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), se conciben como el núcleo de dinamización tecnológica de la industria. 19.6.‐ Facilitan la implantación de empresas de base tecnológica que proporcionen servicios de soporte a la industria, promoviendo la aplicación y experimentación de las nuevas tecnologías y, finalmente, estableciendo estructuras de servicios tecnológicos y formación orientados hacia a las empresas y las instituciones. 19.7.‐ Por eso es preciso articular medidas fiscales que creen un marco económico atractivo para el asentamiento de estas empresas en la Isla, atraer la inversión, potenciar institutos tecnológicos que posibiliten absorber técnicos procedentes de la Universidad y realizar patentes que permitan exportar tecnología canaria. 19.8.‐ Desde el sector público hay que desarrollar al máximo la administración en línea, potenciar el uso de las TIC en los sectores sanitarios y en la educación, la enseñanza a distancia a través de la Red, y articular un plan de alfabetización digital de la población aprovechando las infraestructuras de los centros educativos fuera del horario escolar. 19.9.‐ Y desde el sector privado impulsar el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en las pequeñas y medianas empresas, y desplegar infraestructuras de telecomunicaciones en los polígonos industriales y zonas de alta densidad empresarial.

32


20.‐ REVITALIZAR LAS MEDIANÍAS Y EL NORTE DE LA ISLA 20.1.‐ Las y los socialistas tinerfeños estamos por reequilibrar el peso de los diferentes sectores de nuestra economía, llevando el empleo a las personas y no las personas al empleo, por lo que nos comprometemos a elaborar un Plan de Revitalización de las Medianías y un Plan de Reactivación del Norte de la Isla, que tengan como objetivos aumentar la productividad del sector agrícola; mejorar la calidad de vida y el nivel de renta de la población rural para frenar el progresivo abandono del suelo agrícola; y mantener el paisaje evitando la urbanización descontrolada de las zonas rurales. 20.2.‐ El medioambiente debe ser una materia transversal y no puede seguir estando disociada de la agricultura, en la medida en que el sector primario es el principal garante del mantenimiento del paisaje, ese paisaje rural que es un patrimonio que testifica cómo las sociedades tradicionales tinerfeñas han sabido mantener el medioambiente y unos recursos que de cara al futuro debe generar valor añadido a nuestro turismo. 20.3.‐ Es un momento propicio además para potenciar el sector primario con una gran apuesta por la soberanía alimentaria, recuperar las producciones para el mercado interior, protegiendo la agricultura y ganadería tradicionales, e impulsando una agricultura y una acuicultura tecnificadas, con protagonismo especial de nuestros pescadores artesanales de toda la vida. 20.4.‐ Hay mucho trabajo de concienciación ciudadana pendiente, por lo que consideramos que la educación ambiental debería ser una asignatura obligatoria desde la Educación Primaria. 20.5.‐ Y también es fundamental que la ordenación del territorio, a todos los niveles, garantice con su normativa la protección del Suelo Rústico y los Espacios Naturales, pero no como un simple escenario donde se realizan el resto de actividades, ni tampoco como un mero trámite que exige la Ley; lo que realmente debe reflejar es una realidad que sea fruto del compromiso de Las y los socialistas tinerfeños con nuestro entorno, sus recursos y la gestión eficaz y sostenible de los mismos. 20.6.‐ Sólo a partir de ahí podremos analizar la situación en la que se encuentra el sector, examinando los cuellos de botella que hoy lo estrangulan, y proponer soluciones y alternativas para su desarrollo. 20.7.‐ Si aspiramos en serio a una mayor soberanía alimentaria debemos proteger la producción local frente a la foránea, que en la actualidad está subvencionada por un REA que está laminando a los productores locales para dejar los beneficios en manos de los intermediarios; y contra la práctica del dumping (venta por debajo de los costos de producción); sin perder de vista que aunque nuestra orografía y nuestro 33


clima imposibilitan garantizar un abastecimiento local total, tenemos un amplio margen para crecer puesto que importamos el 70% de lo que consumimos. 20.8.‐ Por eso Las y los socialistas tinerfeños nos comprometemos a dar un gran impulso al sector primario en base a las siguientes propuestas que hacen frente a los principales problemas que está padeciendo: 20.9.‐ La tierra: la lucha por el espacio entre la actividad agropecuaria y el resto de usos del suelo, principalmente el residencial, obliga a establecer políticas de protección del suelo rústico tanto en los Planes Generales de Ordenación como en el Plan Insular de Ordenación del Territorio de Tenerife. El valor patrimonial que le damos los canarios y las canarias a la tierra no debe impedir que desarrollemos estrategias como la creación del Banco de Tierras de ámbito Insular, como garantía para conseguir la máxima y más económica explotación agrícola de los terrenos. 20.10.‐ El minifundismo: El 69% de las explotaciones agrarias tiene menos de 1 hectárea, lo que dificulta enormemente la mecanización de los terrenos, con el consecuente aumento de los costes de producción, por lo que debemos apostar por la potenciación de la creación de cooperativas de ámbito comarcal que dispongan de maquinaria propia. 20.11.‐ El agua: Existe una gran dificultad de acceso al agua en buena parte de las medianías de la Isla, tanto por su precio como por la falta de infraestructuras. A eso hay que añadir su mala calidad, con elevados porcentajes de conductividad, que ocasionan pérdidas económicas para el sector. Por tanto, debemos garantizar el acceso a la misma mejorando considerablemente las redes de riego y su calidad. Estamos obligados a elaborar un Plan Hidrológico Insular que cubra y garantice las necesidades de agua de la Isla de cara al futuro, recurriendo al uso de las energías alternativas, que repercutan en beneficio de los productores. 20.12.‐ Necesidad de trabajadores y trabajadoras: La edad media de los trabajadores en el sector es de 50 años, con una escasa formación, lo que ha obligado a determinados subsectores a contratar foráneos. La formación a través de las Escuelas de Capacitación Agraria debe fijarse como acción preferente. Si pretendemos que exista renovación generacional tenemos que garantizar primero la dignificación del propio sector y luego garantizar lo que se denominan las rentas mínimas. No debemos olvidar el papel de las mujeres en el sector, un 42% de la población ocupada que sin embargo sigue sin gozar de los mismos privilegios y reconocimientos que los hombres, en cuanto a titularidad, regulación y beneficios. 20.13.‐ Intermediarios: Cuando se produce una venta directa, el producto sale directamente del agricultor al consumidor con unos costes aceptables; sin embargo, cuando intervienen mediadores, el incremento llega a suponer en algunos casos el 1.200% del valor del producto, en detrimento evidente del productor. Hay que 34


combatir estos efectos en la cadena productiva que encarecen el consumo, articulando políticas de venta directa, bien a través de la red de cooperativas o de los mercadillos del agricultor, a los cuales habría que someter a una revisión. 20.14.‐ Es necesario potenciar los mercadillos con la formación de los agricultores, tanto en ventas como en su capacidad de adaptarse al mercado de los productos que cultivan, mejorar la función inspectora y publicitar estos centros de venta para que la gente acuda más. Pueden y deben de ser puntos de venta ecológica, y una forma de promocionar la agricultura ecológica. 20.15.‐ Comercialización: La competencia en los productos importados (subvencionados por el REA a pesar de los bajos niveles de calidad), el escaso volumen de las producciones isleñas, así como la falta de continuidad en la oferta, el minifundismo, la falta de mecanización, la carestía de la mano de obra, etc. encarecen enormemente nuestro productos. Todo ello nos debe llevar a una apuesta firme por la creación de una red de cooperativas comarcales, en atención a la idiosincrasia de nuestra Isla y a potenciar los Ciclos Cortos de Comercialización (del agricultor directamente al consumidor). 20.16.‐ Elaborar un plan estratégico de desarrollo de las empresas cooperativas agrícolas para que se constituyan como verdaderos soportes de la preservación del territorio y la generación de empleo en la agricultura. Mejorar su visión estratégica y de gestión con el apoyo de las administraciones para la innovación, la internacionalización y el desarrollo. Impulsar el cooperativismo reduce los costes de producción y contribuye a evitar el excesivo encarecimiento de los productos. 20.17.‐ Medio marino: El sector pesquero, que no es ajeno a la crisis, soporta el agravante de que las políticas llevadas hasta el momento suponen una agresión al ecosistema marino. La potenciación de las cofradías de pescadores, poniendo en valor la pesca artesanal, debe llevarnos a la necesaria y obligada creación de las Reservas Marinas Pesqueras de Teno y Anaga porque los resultados de La Palma y El Hierro son espectaculares. 20.18.‐ Hay que elaborar un plan de pesca que aborde los problemas del sector y aporte soluciones: regular de manera consensuada con las cofradías el régimen de explotación y establecimiento de piscifactorías; y presionar a las autoridades comunitarias para facilitar el acceso de la flota artesanal canaria a sus caladeros tradicionales. 20.19.‐ Gestión de residuos y reciclado: afrontar el reto de los residuos no es tarea fácil en una isla como la nuestra, requiere de un compromiso real y fuerte por parte de nuestras administraciones públicas, y no dejar las iniciativas sólo en manos de la empresa privada. La alternativa está en impulsar con ayudas iniciativas empresariales para que sea rentable la recogida y fabricación de productos a partir de las materias 35


primas obtenidas de la basura. La consolidación de estas empresas produciría riqueza, además de contribuir a resolver el problema de la recogida selectiva y la acumulación de la basura en agujeros cada vez más grandes y cada vez más hondos. 20.20.‐ Los animales: Aunque la Ley obliga a los Ayuntamientos a hacerse cargo del control y cuidado de los animales abandonados, la realidad es que lo están haciendo muy pocos. Las asociaciones protectoras de animales están ejerciendo una gran labor con mucho esfuerzo y muchas dificultades económicas. Por eso estamos obligados a articular una red de albergues, con financiación pública o privada que ponga fin a la realidad actual. 21.‐ CONCLUSIÓN 21.1.‐ Esta Conferencia Política es una carta abierta que los y las socialistas de Tenerife queremos dirigir a la sociedad, en un momento crucial de nuestra historia. 21.2.‐ Abrimos las puertas del socialismo tinerfeño para demostrar que en política es posible combinar el rigor ético y estético, conjugándolo con nuestra propia capacidad para mirarnos al espejo sin temor a contemplar el largo proceso digestivo que el socialismo del siglo XXI necesita, y del que tenemos que ser protagonistas. 21.3.‐ La Conferencia Política constituye una gran oportunidad para los socialistas de Tenerife, no sólo por la importante tarea de ponernos de acuerdo en unas resoluciones políticas que podamos defender unidos. 21.4.‐ Los últimos resultados electorales, los escándalos continuos, la escasa valoración que la ciudadanía proporciona a los actuales gobernantes en las encuestas y la llamativa descomposición de ATI‐CC, hacen vislumbrar la esperanza de que el 2011 nos sea electoralmente favorable. 21.5.‐ Sin embargo, sabemos que aunque acabemos siendo primera fuerza política en muchos de los municipios, intentarán desplazarnos de los gobiernos municipales e insular, por que sus intereses económicos los unen; pero les costará mucho trabajo si permanecemos unidos en torno a unas resoluciones políticas que todos podamos aceptar. 21.6.‐ Es la hora del debate, de intentar aportar lo mejor de nuestras posiciones y de trabajar hasta conseguir el consenso que vamos a proponer a la sociedad. 21.7.‐ Es evidente la necesidad de abordar cambios en nuestra cultura interna para acceder al Gobierno de la Isla y poder cambiarla. Si nos lo proponemos, esta Conferencia puede ser el inicio y la demostración de que otra forma de hacer las cosas, es posible.

36


21.8.‐ Haciendo bien nuestro trabajo vamos a producir ese cambio, aunque le pese a la derecha, por que el tren del cambio sí que está ya en marcha y tiene parada prevista en mayo de 2011 para que los socialistas desembarquen en el gobierno de las principales instituciones de la Isla. 21.9.‐ Y responder a la llamada de nuestro Secretario General para encabezar el cambio del modelo económico. Para responder, una vez más, a la demanda del tiempo histórico que nos ha tocado vivir. Con la convicción de estar sirviendo al progreso y a los intereses de la sociedad, que es el sentido de nuestra acción política. Por eso y para eso, afrontamos el futuro inmediato con nuevas energías.

37


CONFERENCIA POLÍTICA