Issuu on Google+

No. I A帽o I

Edici贸n en espa帽ol.

Revista electr贸nica gratuita.


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

Nuestro conocimiento es incompleto, inacabado y debemos aprender permanentemente. Como lo menciona David Orr (2007), pareciera que la ignorancia es un problema que puede solucionarse, pero los avances del conocimiento siempre llevan a alguna forma de ignorancia. Al reconocer esto nos volvemos educables. Lo que nos hace educables no es la educación, sino reconocer lo inconcluso de nuestro conocimiento. UNIVERSIDAD CESUVER MAESTRÍA EN EDUCACIÓN ASIGNATURA: DIDÁCTICA Y EVALUACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR DOCENTE MTRA. ELBA ALVARADO CUERVO

Esta necesidad de siempre estar aprendiendo algo es la que me ha conducido a presentarles, con sumo gusto, el primer número de la revista digital Didaxé, la cual tiene como finalidad mostrar en sus páginas, de manera breve, pero significativa, un esbozo de pensamientos de autores enfocados a la educación. Dentro del contexto religioso, “Didaxé”, “didajé” o “didaché” se ha utilizado para expresar las doctrinas o enseñanzas que los primeros apóstoles cristianos regaron en predicación de la Buena Nueva. Por lo que el vocablo en voz griega Διδαχὴ, se traduce por “enseñanza” o “doctrina”. Si bien enseñar no se hace sólo de ciencia y técnica. Se requieren otras cosas, como respeto, tolerancia, humildad, el gusto por la alegría y la vida, la apertura a lo nuevo, la disponibilidad al cambio, la perseverancia, el rechazo a los fatalismos, la identificación con la esperanza y la apertura a la justicia. Sea pues, el enseñar de esto modo más vocacional, que institucionalizado la tarea y el quehacer de la revista Didaxé, puesto que, “enseñando a los demás es como aprendemos nosotros mismos”.

Psic. Gpe. Hugo Zaragoza Villarauz REFERENCIAS ORR, DAVID (2007) “Seis mitos sobre los fundamentos de la educación moderna y seis nuevos principios para reemplazarlos”. En Sánchez Hernández, Miriam y Marcela López Fernández. Educar ¿para qué? México. Universidad Autónoma. Colección Galatea.

EDICIÓN: PSIC. GPE. HUGO ZARAGOZA VILLARAUZ FECHA DE ENTREGA: 9 OCTUBRE DE 2010 Página 2

Presentación Conceptualización de didáctica Evaluación de la Educación Superior El colapso de las instituciones educativas Desde la complejidad a la transversalidad La educación vista desde las aulas (Entrevistas con alumnos) Terapia Metacognitiva Difusión Cultural

Pág. 2 Pág. 3 Pág. 5 Pág. 7 Pág. 9 Pág. 11 Pág. 15 Pág. 16


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

Etimológicamente, el término Didáctica procede del griego: didaktike (didaktike). Relacionado con el verbo enseñar, instruir, exponer con claridad. Didaskaleion era la escuela en griego; didaskalia, un conjunto de informes sobre concursos trágicos y cómicos; didaskalos, el que enseña; y didaskalikos, el adjetivo que se aplicaba a la prosa didáctica. El enseñar y el aprender surgen por la necesidad del hombre de enfrentarse a su medio. La caza, los hábitos de cultivo, las costumbres religiosas, la cultura, el idioma han sido transmitidos en un proceso elemental de enseñanza-aprendizaje. De acuerdo a Pineda (2010), Ratke fue el primero en haber usado la palabra didáctica en su obra publicada en 1629, “Principales aforismos didácticos”, concretándose la didáctica a la imitación, la acción y la observación. Durante muchos años se creyó que la mejor educación era precedida por violencia o que debía forzarse al pupilo al aprendizaje. Será el monje Martin Lutero, fundador de la teología protestante, quien considere al niño como ser humano en vez de tenerlo como simple receptor de azotes y degradaciones. El concepto didáctica fue cambiando a lo largo de los tiempos. Hasta que, actualmente, el uso de un método didáctico centrado en el aprendizaje del alumno y no en el enseñar del docente, permite alcanzar los objetivos de la educación. De acuerdo a, Miguel Ángel Pineda (2010), el método didáctico “es la organización racional y práctica de los recursos y procedimientos del profesor, con el propósito de dirigir el aprendizaje de los alumnos hacia los resultados previstos y deseados, esto es, de conducir a los alumnos desde el no saber nada hasta el dominio seguro y satisfactorio de la asignatura, de modo que se hagan más aptos para la vida en común y se capaciten mejor para su trabajo profesional”. A su vez, Pineda (2010) nos explica que dentro del paradigma didáctico actual existen cinco componentes como son: “el educando”, quien debe aprender, además de empleando su memoria e inteligencia, como un ser humano en evolución, con todas sus capacidades y limitaciones, impulsos, intereses y reacciones. “El maestro”, quien deberá ser apto para desempeñar su compleja misión de estimular, orientar, y dirigir con habilidad el proceso educativo y el aprendizaje de los alumnos. “Los objetivos”, que deben ser alcanzados, progresivamente por el trabajo armónico de maestros educandos en las lides de la educación y del aprendizaje. “Las asignaturas o experiencias educativas”, deberán incorporar los valores culturales, de forma que faciliten su aprendizaje, enriqueciendo y dando valor a la inteligencia y a la personalidad de los alumnos. Y “el método de enseñanza”, que fusiona los recursos personales y materiales disponibles para alcanzar los objetivos propuestos, con seguridad, rapidez y eficacia. Página 3


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

La finalidad de la didáctica consistirá en elaborar propuestas de acción, intervenir para transformar la realidad. Donde las decisiones no deban estar fundamentadas en criterios científicos, sino más bien que las propuestas para la acción deben ser realistas y adaptadas a cada situación determinada, posiblemente irrepetible. Se trata de intervenir para dirigir procesos, mejorar condiciones de aprendizaje, solucionar problemas, obtener la formación, la instrucción formativa en la línea de conseguir la educación global, el desarrollo de facultades. para provocar en el alumnado su formación intelectual. Esta formación debe comprender igualmente de forma indisoluble dos aspectos. El primero, la integración de una cultura concreta. Y el segundo, el desarrollo cognitivo individual necesario para poder progresar en el aprendizaje de conceptos, procedimientos y actitudes. De ahí que, no exista una didáctica o “arte de enseñar” homologada que nos de la certeza de que toda labor docente dirige al alumno al dominio seguro y satisfactorio de una asignatura, pero sin duda el uso de un orden didáctico dentro de las aulas, supone que, sino completamente, al menos en parte, se están intentando conseguir los propósitos planteados para cada asignatura y se está llevando a cabo esta integración de la cultura y el aprendizaje de conocimientos, habilidades y valores humanos.

REFERENCIAS MALLART, JUAN. “Didáctica: concepto, objeto y finalidad”. http://www.xtec.es/~tperulle/act0696/notesUned/tema1.pdf. Consultado 7 octubre 2010. PINEDA SANTANA, MIGUEL ÁNGEL. Universidad Pedagógica Nacional. http://didactica1.tripod.com/DIDACTIC/DID_INFO.HTM. Consultado 11 octubre 2010

Página 4


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

La evaluación educativa tiene su origen en los primeros años del siglo XX, en Estados Unidos. Esta influenciado por ideas de progreso, de administración científica y por la ideología de la eficiencia social. Evaluación era sinónimo de medición, prueba o examen. La evaluación es comparativa. Supone la adopción de un conjunto de estándares y la especificación del grupo contra el cual el objeto es comparado. El objeto puede ser calificado como bueno o malo. En América Latina, hasta ahora, en la mayoría de las instituciones de educación superior, y sus programas académicos, no se ha desarrollado una “cultura de evaluación”; prevalece una racionalidad interna de auto-reproducción, con decisiones burocráticas y corporativas, sin una función de evaluación, y sin un juicio externo respecto a los fines, eficacia y eficiencia, capacidad, pertinencia, y calidad de los servicios y actividades. Inmerso en las macroplaneaciones, muy actuales, denominadas “por competencias”, dentro del proceso evaluativo, se espera que las personas desarrollen capacidades amplias, que les permitan aprender, y desaprender, a lo largo de toda su vida para adecuarse a situaciones cambiantes. Es posible que no ocupemos el mismo puesto de trabajo toda la vida. Quizá no desempeñemos ni siquiera la misma profesión. Necesitamos conocimientos, habilidades y actitudes que nos faciliten esa flexibilidad que se hará imprescindible. Ligado al cambio acelerado del saber, hallamos la complejidad: el conocimiento es cada vez más complejo, obedeciendo a una lógica posmoderna que nos cuesta articular porque equiparamos complejidad y complicación. Las clásicas divisiones entre asignaturas o las clasificaciones de los saberes parecen no servir en el contexto actual. Hay que eliminar la fragmentación y apostar por un conocimiento integrado que, como sugiere Morin (2001), supere la superespecialización y el reduccionismo que aísla y separa. Las competencias constituyen una clara apuesta en esta línea, proponiendo la movilización de conocimientos y su combinación pertinente para responder a situaciones en contextos diversos.

se hace cada vez más necesaria una formación integral que permita a las personas enfrentarse a una sociedad incierta o globalizada pero con fuerte aumento de totalitarismos y fundamentalismos; sociedad del bienestar pero con riesgo de un creciente consumismo compulsivo, etc. La evaluación orienta el currículum y puede, por lo tanto, generar un verdadero cambio en los procesos de aprendizaje. La evaluación no puede limitarse a la calificación, ya que ésta es un subconjunto de la evaluación; no puede centrarse en el recuerdo y la repetición de información, sino que se deben de evaluar habilidades cognitivas de orden superior, y que no puede limitarse a pruebas de “lápiz y papel”, sino que se requieren instrumentos complejos y variados. Página 5


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1 La evaluación debe de constituir una oportunidad de aprendizaje y utilizarse no para adivinar o seleccionar a quien posee ciertas competencias, sino para promoverlas en todos los estudiantes.

La evaluación por competencias nos obliga a utilizar una diversidad de instrumentos y a implicar a diferentes agentes. Tenemos que tomar muestras de las ejecuciones de los alumnos y utilizar la observación como estrategia de recogida de información sistemática. Ésta puede acompañarse de registros cerrados como los check-list, las escalas, o rúbricas, o de registros abiertos, y puede hacerse por parte del profesorado, por parte de los compañeros o por parte del propio estudiante (o por todos ellos, en un modelo de evaluación de 360º), pero en cualquier caso debe proporcionar información sobre la progresión en el desarrollo de la competencia y sugerir caminos de mejora. La evaluación ha de ser coherente con el resto de elementos del diseño formativo, ha de hallarse integrada en el mismo. Por ello las experiencias metodológicas más coherentes con los diseños por competencias, como son las simulaciones, los proyectos, llevan asociadas actividades evaluativas muy relevantes para la evaluación por competencias. La evaluación ha de hacer más conscientes a los estudiantes de cuál es su nivel de competencias, de cómo resuelven las tareas y de qué puntos fuertes deben potenciar y qué puntos débiles deben corregir para enfrentarse a situaciones de aprendizaje futuras.

REFERENCIAS CANO GARCÍA, MA. ELENA. “La evaluación por competencias en la educación superior”. Universitat de Barcelona. http://www.ugr.es/~recfpro/rev123COL1.pdf. Consultado 7 octubre de 2010. DE LA GARZA VIZCAYA.EDUARDO. “La evaluación educativa”. http://www.educacion.yucatan.gob.mx/evaluacion/images/stories /documentos/articulos/la-evaluacion-educativa.pdf. Consultado 6 octubre 2010. MARTÍNEZ, EDUARDO. “La evaluación de la educación superior”. http://www.emp-virtual.com/datampu/Planest/martinezedsup.pdf. Consultado 7 octubre de 2010.

Página 6


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

No fue hasta principios del siglo XIX, que las naciones más desarrolladas formaron sistemas educativos y por ende instituciones para la labor docente. En México, será hasta 1921, que se crea la Secretaría de Educación Pública, encargada de guiar el proceso educativo en la federación, al mando del Lic. José Vasconcelos (SEP, 2010). Explica Luis Lloréns (2009), que esta demanda de educación nace propiamente cuando en las naciones se da un crecimiento demográfico, la urbanización de la sociedad, el desarrollo económico, y un aumento de los niveles y expectativas sociales de calidad de vida y nacionalismo.

Sin embargo, conforme han pasado los años, es claro que, el modo de operar de las instituciones educativas deja mucho que desear, no sólo en cuanto a formar alumnos competentes en las diversas áreas del conocimiento, sino al modo de coordinar y dirigir la labor del docente. Por todo el territorio nacional han estallado huelgas de profesores inconformes por las condiciones económicas en las que viven ellos y sus alumnos y la falta de presupuesto para la educación pública, como el conflicto magisterial ocurrido en Oaxaca. (González, 2006) En nuestro país, la educación ha pasado a ser una sencilla compra-venta de plazas o el traspaso de las mismas de padres a hijos como si fueran herencias permanentes e intocables. De un modo casi utópico, el Estado mexicano y su Alianza por la Calidad de la Educación pretende “Garantizar que quienes dirigen el sistema educativo, los centros escolares y quienes enseñan a nuestros hijos sean seleccionados adecuadamente, estén debidamente formados y reciban los estímulos e incentivos que merezcan en función del logro educativo de niñas, niños y jóvenes” (ALIANZA, 2010). Y que la formación integral de los alumnos para la vida y el trabajo deba “asegurar una formación basada en valores y una educación de calidad, que propicie la construcción de ciudadanía, el impulso a la productividad y la promoción de la competitividad para que las personas puedan desarrollar todo su potencial” (ALIANZA, 2010). Por lo que “los más competentes” concursan por una plaza docente a través de un único examen “de conocimientos”, que dista mucho del modelo que exige la misma Secretaría de Educación Pública, quien “por competencias”, propone no sólo evaluar conocimientos, sino habilidades y actitudes, en un holístico “saber conocer”, “saber hacer” y “saber ser”.

Página 7


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1 Y es que en cualquiera de las instituciones educativas y las macroplaneaciones que formula Federación según Luis Lloréns (2009), bien pueden entenderse como una “pirámide de la complejidad”, en la que se da una relativa y enorme disminución del poder a medida que ésta se eleva, por los que se hallan en la base (los docentes), son quienes además de poblar en mayor número, tienen menor valoración, rendimiento y poder. En las bases de la pirámide, todos son iguales, equiparables y dispensables, por lo que para mantenerse en la institución es necesario escalar peldaños. Hasta aquí, es claro que existe un colapso en los entornos institucionales educativos, entiéndase tal como explica Luis Lloréns (2009), “la culminación de un proceso de deterioro cada vez más extendido y profundo en sus componentes y procesos esenciales, como resultado del cual su misión, es decir, la razón que justifica su existencia y por ende los fines y actividades que realiza, deja de cumplirse o es desplazada en los hechos, por otra distinta”. Y no es que exista un colapso, propiamente, en los docentes o formadores de la humanidad del mañana, sino como reitera Lloréns (2009), “poco a poco se va llegando a la posibilidad de pensar en que las instituciones, en este caso las educativas, pudieran no ser la solución que requiere una sociedad enfocada a la información y el conocimiento, cada vez más consciente de su complejidad y del valor de la transdiciplina y la comunicación a escala global. Por ello, la discusión no puede limitarse a construir soluciones que mejoren a las instituciones, sino abrirse al riesgo de pensar en algo que las sustituya”. Pero el cambio de paradigmas, en este caso, solo podría darse a través de una crisis que desencadene una revolución que aún nadie se ha animado a impulsar.

REFERENCIAS ALIANZA POR LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN http://alianza.sep.gob.mx/index_001.php. Consultado 21 de septiembre de 2010. GONZÁLEZ, INÉS. (2006) “Oaxaca, un pueblo en resistencia cíclica. Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, APPO”. http://www.fesmex.org/common/Documentos/Ponencias/Paper%20Oaxaca%20Ines%20Gonzalez.doc. Consultado 21 de septiembre de 2010. LLORÉNS BÁEZ, LUIS. (2009) “El colapso de las instituciones educativas”. En Guillaumín, Tostado, Arturo y Octavio Ochoa, (eds) “Hacia otra educación. Miradas desde la complejidad”. México: Editores Arana. SECRETARIA DE EDUCACIÓN PÚBLICA. “Historia de la SEP”. http://www.sep.gob.mx/es/sep1/sep1_Historia_de_la_SEP?page=3, Consultado 21 de septiembre de 2010. IMÁGENES TOMADAS DE: www.alcalorpolítico.com. Consultado 8 octubre 2010.

Página 8


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

El hombre, en su afán de conseguirlo todo y poseerlo todo o al menos de creer que lo posee todo, ha hecho incluso la guerra. El tesoro más preciado, el del conocimiento ha querido abarcarlo y acapararlo más y mejor que cualquier otra especie en el planeta. Y en su afán de ser el dueño depositario de todas las verdades se ha encontrado con algo tan extenso, que sin tardanza, lo ha simplificado y lo ha subdividido en miles de pedacitos para poder digerirlo más rápida y más perversamente. Alfredo Gutiérrez explica (2009), que “asumir la complejidad en la mayor medida de lo posible puede prolongar la vida en este planeta, estaría en mejor disposición la mente si se abre a lo sucesivo, a lo derivado, a lo paralelo, a lo consecuente, a lo menos obvio, cercano y registrable”. La adopción de la complejidad implica la adopción de la búsqueda y del descubrimiento intergenérico, reunión de perspectivas que no coinciden automáticamente, sino que revelan dimensiones invisibles a la mirada monótona de uno u otro género. Existe, a su vez, una “ruptura de fronteras disciplinares, el desplazamiento de problemas de una a otra disciplina, la circulación y migración de conceptos, la formación de nuevas disciplinas hibridas. La historia de las disciplinas es también la historia de la inter-trans-multi-disciplinariedad”. (Luengo, 2009) Cada vez es más clara la “importancia de impulsar el diálogo entre las disciplinas y la necesidad de crear equipos con métodos transdisciplinares. La urgencia de investigar conjuntamente las innumerables facetas de la realidad recurriendo a recombinaciones constructivas o a reorganizar nuestro pensamiento y reformar la educación”. (Luengo, 2009) En el intento de desaparecer esta contextualización de “materias” y dividir las disciplinas, algunas universidades las renombran como experiencias educativas, las cuales “deben ser entendidas no sólo como las que se realizan en el aula, sino como aquéllas que promueven aprendizajes, independientemente del ámbito donde se lleven a cabo. El logro de una formación integral para el alumno dependerá no sólo de los conocimientos recibidos en el aula, sino de la ampliación de los límites de los contextos de aprendizaje a diferentes ámbitos de la labor profesional y del desarrollo social y personal. Sin embargo, pareciera que hasta la fecha lo que ha existido es un mero cambio de nombre, sin fortalecer la vinculación e integración de asignaturas como un todo. (UV, 2010)

Página 9


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1 En cambio, desde el modelo tradicional. Según Luengo (2009), “la disciplina es una categoría organizacional que instituye la división y la especialización en los diversos dominios que recubren las ciencias. Su tendencia es hacia la autonomía, a la delimitación de fronteras, a elaborar su propio lenguaje, técnicas y, eventualmente, su propia teoría”. Surgen otros puntos como “la multi o pluridisciplinariedad, que consiste en el estudio del objeto de una disciplina por medio de la reunión de otras disciplinas. La interdisciplina, que consiste en la relación recíproca entre disciplinas en torno a un mismo problema, situación o fenómeno concreto. Pero sobre todo implica la transferencia de métodos de una disciplina a otra. La interdisciplina, que se refiere al uso de dos o más disciplinas en la búsqueda de una cuestión particular, sea de nivel teórico o empírico”. (Luengo, 2009) Así mismo, Enrique Luengo (2009), establece una nueva manera de entender la realidad, explicando la “transdisciplina”, como un nuevo paradigma del conocimiento, que centra su eje en el conocimiento mismo, no en su utilidad tecno-económica-productivista. El interés está fundado en el saber para vivir, en un sentido amplio. Para él la interdisciplina y la transdisciplina resurgen como una necesidad del conocimiento en algunos centros de investigación y de enseñanza. La interdisciplina tiende a transformarse en transdisciplina en la medida que se construye un conocimiento que se sitúa entre las disciplinas y “más allá” de ellas. Es decir, cuando se convierte en un esquema cognitivo que las atraviesa. Una manera de aplicar la transdisciplina en la educación superior es por medio de campos de estudio que trasciendan las disciplinas y las estructuras organizativas, y más importante desarrollar cambios paradigmáticos a partir de las aportaciones disciplinarias.

“La transdisciplina requiere de conceptos, pensamiento, reflexión, métodos y técnicas y, por tanto, de sujetos con sólidas competencias disciplinares pero con disposiciones transfronterizas, con inteligencias flexibles para ubicarse en distintos contextos y ámbitos culturales, con habilidades de comunicación y de diálogo, que puedan reflexionar crítica y responsablemente sobre las relaciones entre el conocimiento y sus implicaciones socio-económicas y políticas”. (Luengo, 2009) Tal vez sea como concluye Alfredo Gutiérrez (2009), “hay que volver a pensar lo que pensamos, volver a aprender lo que sabemos, volver a enseñar lo que creíamos haber enseñado, volvernos a formar en otra perspectiva reordenando nuestros haberes, que es como hacer un recorrido hacia delante para avizorar lo que viene y lo que haremos llegar con nuestro compromiso”; porque lo que hemos transmitido, lo que creemos que hemos enseñado no ha cumplido su cometido.

REFERENCIAS GUTIÉRREZ GÓMEZ ALFREDO (2009), “Ruptura y restauración educativa. Compromiso social a fondo en el pensamiento complejo”. En Guillaumín, Tostado, Arturo y Octavio Ochoa, (eds) “Hacia otra educación. Miradas desde la complejidad”. México: Editores Arana. LUENGO GONZÁLEZ, ENRIQUE. (2009). “La transdisciplina y sus desafíos a la Universidad”. En Guillaumín, Tostado, Arturo y Octavio Ochoa, (eds) “Hacia otra educación. Miradas desde la complejidad”. México: Editores Arana. UNIVERSIDAD VERACRUZANA. “Estrategias para la operación del modelo. Experiencias educativas”. http://www.uv.mx/universidad/doctosofi//nme/exp-edu.htm. Consultado 22 de septiembre de 2010.

Página 10


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

Siempre es interesante y útil para la labor docente conocer que es lo que opinan los alumnos. Los diferentes puntos de vista, alumno-docente-padre de familia, dan a la educación un giro de 360°, en el que el profesor es capaz de ver flaquezas, pero también reconocer aquellos puntos en los que se está desempeñando con efectividad. La labor docente debe ser entendida como un complejo círculo en que todos los factores que lo conforman son fundamentales y tienen un valor importantísimo, como la maquinaría de un reloj, en la que cada engranaje es esencial para lograr marcar la hora con exactitud. A continuación se presentan, seis breves entrevistas representativas de los puntos de vista de alumnos que estudian en el Bachillerato Tecnológico en Ciencias de la Salud del puerto de Veracruz, México, hechas en octubre de 2010, con la finalidad de tener una apreciación cualitativa de las opiniones de los educandos en cuanto a la labor docente y al complejo binomio enseñanza-aprendizaje. Cada una de las entrevistas consta de ocho reactivos que recogen además de generales un panorama de cómo percibe el alumno al docente, a su labor y como se percibe a sí mismo. Interesante tarea será que el docente lector analice las conversaciones aquí registradas y las contextualice a su propio quehacer escolar. INDIVIDUO 1 a) Edad: 17 años. b) Sexo: masculino. c) ¿Qué estudias? Quinto semestre de técnico en enfermería general. d) ¿Cómo podrían mejorar los maestros sus métodos de enseñanza? ¿Qué les propondrías? Presentar las clases y aclarar dudas, y que cuando nosotros expongamos que expliquen los temas y las clases sean más dinámicas. e) ¿Cómo reconoces a un profesor que está preparado adecuadamente? Por su conocimiento, la manera en que se presenta, su tono de hablar, los términos que utiliza y su expresión e interacción. f) ¿Alguna vez ha recibido algún curso, taller o clase sobre el respeto por la vida, por los lazos familiares o sobre el cuidado del medio ambiente? Sí, sobre protección de la vida. Son muy buenos por la interacción en alumnos y dominio del tema, hay dinámicas y no tienes mucha teoría. g) Además de la educación que recibes en la escuela, ¿De qué otra manera te preparas? No tomo cursos aparte. h) ¿Piensas que el día que egreses serás un profesionista lo suficientemente competente para ingresar al campo laboral? Sí, tengo los conocimientos, la práctica, la teoría y la capacidad para llevar a cabo mi trabajo y me prepare lo suficiente. Tengo la habilidad, práctica, destrezas, creatividad, porque esta tiene mucho que ver con la enfermería. Página 11


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

INDIVIDUO 2 a) Edad: 18 años. b) Sexo: masculino. c) ¿Qué estudias? Primer semestre de técnico profesional en enfermería. d) ¿Cómo podrían mejorar los maestros sus métodos de enseñanza? ¿Qué les propondrías? Eliminar los prejuicios, destruye el método de enseñanza. Deben echarles ganas de verdad, no que sólo digan que lean y ya. Que tengan vocación, una cosa es tener un diploma y otra tener vocación. e) ¿Cómo reconoces a un profesor que está preparado adecuadamente? Teniendo una conversación con él. Es capaz de responder sin vacilar, fluida y rápidamente. f) ¿Alguna vez ha recibido algún curso, taller o clase sobre el respeto por la vida, por los lazos familiares o sobre el cuidado del medio ambiente? Sí, taller de ecología y de relaciones humanas. Eran buenas, nos ayudaban a identificar problemas y como resolverlos. g) Además de la educación que recibes en la escuela, ¿De qué otra manera te preparas? En mi casa leo libros sobre enfermería y cuando tengo mucha suerte hallo videos de medicina, pues es difícil hallar buenos videos. h) ¿Piensas que el día que egreses serás un profesionista lo suficientemente competente para ingresar al campo laboral? Sí, me voy a esforzar por lograrlo. INDIVIDUO 3 a) Edad: 17 años. b) Sexo: femenino. c) ¿Qué estudias? Tercer semestre de técnico en enfermería general. d) ¿Cómo podrían mejorar los maestros sus métodos de enseñanza? ¿Qué les propondrías? Que hicieran más dinámicas las clases y no explicaran con tantas abreviaturas, es que a veces no son claras. e) ¿Cómo reconoces a un profesor que está preparado adecuadamente? En la forma en la que explica, en sin forma de dirigirse. f) ¿Alguna vez ha recibido algún curso, taller o clase sobre el respeto por la vida, por los lazos familiares o sobre el cuidado del medio ambiente? Sí, en la escuela platicas acerca de la familia y de cómo cuidar el medio ambiente. g) Además de la educación que recibes en la escuela, ¿De qué otra manera te preparas? Con los conocimientos que me dan mis papás o a veces me pongo a estudiar. h) ¿Piensas que el día que egreses serás un profesionista lo suficientemente competente para ingresar al campo laboral? Sí, porque estoy en lo que me gusta y le estoy echando muchas ganas.

Página 12


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

INDIVIDUO 4 a) Edad: 16 años. b) Sexo: femenino. c) ¿Qué estudias? Primer semestre de técnico en enfermería general d) ¿Cómo podrían mejorar los maestros sus métodos de enseñanza? ¿Qué les propondrías? Hay maestros que se distraen mucho. Organizar mejor la clase para no enredarse y tomar participaciones y pasar a los alumnos al frente o explicar de nuevo. e) ¿Cómo reconoces a un profesor que está preparado adecuadamente? Por la manera en que presenta las cosas. Es seguro y sabe lo que hace y lo hace bien. f) ¿Alguna vez ha recibido algún curso, taller o clase sobre el respeto por la vida, por los lazos familiares o sobre el cuidado del medio ambiente? No, no he ido y en la escuela no se tocan mucho estos temas. g) Además de la educación que recibes en la escuela, ¿De qué otra manera te preparas? Repasando todo lo que me enseñan. h) ¿Piensas que el día que egreses serás un profesionista lo suficientemente competente para ingresar al campo laboral? Sí, si me lo propongo y me aplico y procuro hacerlo bien. INDIVIDUO 5 a) Edad: 16 años. b) Sexo: femenina. c) ¿Qué estudias? Primer semestre de técnico en enfermería. d) ¿Cómo podrían mejorar los maestros sus métodos de enseñanza? ¿Qué les propondrías? En primer lugar, supieran bien lo que van a enseñar, preparen el tema y lo supieran desempeñar en la clase. No lo hagan todo teórico, sino dinámico. e) ¿Cómo reconoces a un profesor que está preparado adecuadamente? Se ve que repasa el tema que sabe lo que va a enseñar, no necesita de calculadora y trata de llevarse bien con los alumnos. f) ¿Alguna vez ha recibido algún curso, taller o clase sobre el respeto por la vida, por los lazos familiares o sobre el cuidado del medio ambiente? Sí, en el preseminario, en pandillas y Movimiento familiar cristiano en la iglesia católica. g) Además de la educación que recibes en la escuela, ¿De qué otra manera te preparas? Estudiando y haciendo ejercicios de los que vemos en clase. h) ¿Piensas que el día que egreses serás un profesionista lo suficientemente competente para ingresar al campo laboral? Sí, me estoy preparando para esto, me gusta la especialidad, siento que entiendo lo que hago y me gusta hacerlo.

Página 13


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

INDIVIDUO 6 a) Edad: 18 años b) Sexo: masculino c) ¿Qué estudias? Primer semestre de técnico profesional en enfermería general. d) ¿Cómo podrían mejorar los maestros sus métodos de enseñanza? ¿Qué les propondrías? No tantas tareas de leer, sino más bien aplicadas al campo de trabajo. que los temas se puedan ver desde un punto de vista social, en las escuelas, en las comunidades. e) ¿Cómo reconoces a un profesor que está preparado adecuadamente? Que sabe y domina el tema sin titubear y puede dar soluciones rápidas a los problemas. f) ¿Alguna vez ha recibido algún curso, taller o clase sobre el respeto por la vida, por los lazos familiares o sobre el cuidado del medio ambiente? No. las escuelas o yo mismo no me intereso por motivarme de ese modo. g) Además de la educación que recibes en la escuela, ¿De qué otra manera te preparas? Estudié inglés, diseño gráfico, computación, y otros idiomas por mi parte autodidactamente. h) ¿Piensas que el día que egreses serás un profesionista lo suficientemente competente para ingresar al campo laboral? Claro. seré capaz de solucionar los problemas que se me presenten en mi vida laboral. CONCLUSIONES De las anteriores entrevistas presentadas cabe señalar que los alumnos, en general, consideran la necesidad de una clase más dinámica, en la que se de una interacción docente-alumno. También se observa que todos los alumnos concuerdan en mencionar que por el “dominio del tema” es que reconocen a un profesor preparado. A su vez, se refleja la necesidad de introducir a los alumnos en talleres sobre el valor de la vida y por los lazos familiares, que son dejados de lado. Como menciona Eduardo Boff, (2002), en la actualidad “hay un descuido y una indiferencia por la vida inocente de los niños. Hay un descuido y una indiferencia manifiesta por el destino de los pobres y marginados de la humanidad. Hay un descuido y una indiferencia inmensa por la suerte de los desempleados y jubilados. Hay un descuido y un abandono de los sueños de generosidad, ahogados por la hegemonía del neoliberalismo. Hay un descuido y un abandono creciente de la condición social en las ciudades. Hay un descuido e indiferencia por la dimensión espiritual del ser humano. Hay un descuido e indiferencia por los asuntos públicos. Hay un descuido en cuanto a la protección de nuestra casa común, el planeta Tierra”. También se puede percibir que la mayoría de los alumnos cree hallarse bien preparado y considera que repasando o autodidactamente es como también accede a otras informaciones para su desarrollo profesional. Desde esta perspectiva, se enfatiza la capacidad de análisis que tienen los alumnos en cuanto a la educación y la importancia que es para quienes realizan las labores docentes considerar sus apreciaciones y puntos de vista. REFERENCIAS BOFF, LEONARDO (2002), “El cuidado esencial: ética de lo humano compasión por la tierra”. Madrid. TROTTA.

Página 14


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

La terapia meta cognitiva se plantea desde el enfoque de la terapia ocupacional en la que el terapeuta ocupacional utiliza la actividad con propósito y el entorno para ayudar a la persona a adquirir el conocimiento, las destrezas y actitudes necesarias para desarrollar las tareas cotidianas requeridas y conseguir el máximo de autonomía e integración. La metacognición puede definirse como el grado de conciencia o conocimiento de los individuos sobre sus formas de pensar (procesos y eventos cognoscitivos), los contenidos (estructuras) y la habilidad para controlar esos procesos con el fin de organizarlos, revisarlos y modificarlos en función de los progresos y los resultados del aprendizaje.

La metacognición está conformada por dos grandes componentes generales: el conocimiento del aprendiz (general, específico y relacionado) y los procedimientos metacognoscitivos (habilidad para utilizar, organizar, revisar y modificar las estrategias en función de las demandas de la tarea de aprendizaje y de los resultados obtenidos. Es muy fructífero implementar estas actividades en el aula, ya que los alumnos son capaces de aprender sobre sí mismos y sobre los demás. A continuación se presenta una lista de técnicas que pretenden desarrollar los procesos cognoscitivos enfocados en el medio social y familiar.

TECNICA 1 Recuerda un momento en que hayas sentido mucha tristeza y relata tu experiencia TECNICA 2 El día de hoy harás una bitácora COL (Comprensión ordenada del lenguaje) para relatar como fue tu día, respondiendo: ¿Qué pasó?, ¿Qué sentí? y ¿Qué aprendí? TECNICA 3 Haz una lista de 50 emociones o sentimientos que creas hayas experimentado alguna vez. TECNICA 4 Hoy o mañana te vas a decidir a hacer algo “divertido”, que siempre has querido hacer y no te has permitido. Relátanos tu encuentro y pega o trae una evidencia TECNICA 5 Descríbeme ampliamente a quienes viven en tu casa. Si puedes dibújalos o pega una fotografía de ellos.

TECNICA 6 Coméntame sobre tres situaciones o cosas que realmente te desagraden.

TECNICA 7 Encuesta. Elabora una pregunta de un tema complejo, que cause polémica y escribe cuatro o cinco posibles respuestas. Aplica la encuesta a tu grupo para saber que opinan en consenso. TECNICA 8 Cuento. Decídete a ser escritor. Ahora inventa un breve cuento, de los que cualquier niño quisiera oír y escríbelo. Ponle un título y nombre a los personajes. TÉCNICA 9 Realiza un collage sobre el tema de interés que más te entusiasme. “Consiste en ensamblar elementos de un todo unificado: Revistas, libros, dibujos”. TÉCNICA 10 El día de hoy acabas de morir. Fue un evento repentino que no te dejó actuar o siquiera pensar, fue tan rápido e inesperado que aún muchos de tus familiares no lo creen. ¿Cómo evaluarías tu vida? ¿Qué te faltó por hacer y qué situaciones o metas lograste alcanzar? Realiza una autoevaluación. Página 15


Revista Electrónica DIDAXÉ. “Alios docendo ipsi discimus”. Año 1 No. 1

Centro Cultural Casa Principal

Pinacoteca Diego Rivera

Centro Veracruzano de las Artes

Centro Cultural Atarazanas

Fototeca de Veracruz

Dirección: Mario Molina 315 Centro Histórico C.P. 91700 Teléfono: (229) 932 69 31 Correo electrónico: cprincipal@ivec.gob.mx

Dirección: J. J. Herrera 5 Centro Histórico C.P. 91000 Teléfono: (228) 818 18 19 Correo electrónico: pinacoteca@ivec.gob.mx

Dirección: Independencia 929 esq Emparan Centro Histórico C.P. 91700 Teléfono: (229) 932 74 22 Correo electrónico: cevart@ivec.gob.mx

Dirección: Julio S. Montero s/n Centro Histórico C.P. 91700 Teléfono: (229) 932 89 21 Correo electrónico: atarazanas@ivec.gob.mx

Dirección: Callejón el Portal de Miranda 9 Centro Histórico C.P. 91700 Teléfono: (229) 932 87 67 Correo electrónico: fototeca@ivec.gob.mx

Página 16


REVISTA DIGITAL DIDAXÉ