Issuu on Google+

HOMILIA   DEL   SR.   PÁRROCO   EN   LA   FIESTA   DE   LA  TRASLACIÓN DEL SEÑOR

Queridos hermanos: Estamos celebrando la fiesta más grande, la fiesta madre de todas las fiestas: la Santa  Misa.   En   Ella   ­   bien   lo   sabemos­   Dios   se   acerca   a   nosotros   de   un   modo   único   e  insospechado y nos concede participar de Él en lo más íntimo de nuestro ser a través de  su Voz, su Cuerpo y Sangre. Palabra y Alimento, con mayúscula, porque Dios se ha  hecho hombre y quiere hacernos gustar de Él para que hallemos el gozo y la paz interior  que   todos   anhelamos   por   nuestra   condición   de   criaturas.   Así   acontece,   ciertamente,  como   dice   el   Señor   en   la   Escritura,   “mis   delicias   son   estar   entre   los   hijos   de   los  hombres”.   Nuestro   dominical   encuentro   con   el   Señor   es   siempre   festivo   y   quiere  conducir a la alegría de sabernos guiados, conducidos y amados de un modo personal  por Él. Esta fiesta deviene hoy solemne y con sabor especial al celebrar la Traslación del Señor;  hemos   recibido   de   Dios   y   de   nuestros   antepasados   la   gracia   de   la   fe   y   de   la  presencia de Cristo entre nosotros y con nosotros, lo cual es un motivo de acción de  gracias. Jesucristo está con nosotros por que es bueno, sólo Él es bueno y no quiere ni  permite que estemos solos o podamos experimentar la soledad interior a la que nos lleva  el pecado o las circunstancias de nuestra vida. Él sabe que somos demasiado frágiles  para conducir nuestra vida y todo aquello que está en nuestras manos; sabe que somos  de barro; también sabe que ante la muerte sólo Él “tiene palabras de vida eterna”. Por  eso está con nosotros.  Esta presencia de Cristo se realiza por medio de la Iglesia: no hay Iglesia sin Cristo, ni  viceversa.   La  Iglesia,  madre  y  maestra  nos   guía  constantemente   hacia   el  Señor  por  medio de los sacramentos y nos muestra también por medio de su enseñanza aquello  que nos separa de Él; Ella nos da a Cristo y todos sus tesoros: la Palabra de Dios, la  Eucaristía alimento, el perdón de los pecados, el descanso eterno para nuestros difuntos,  y un sin fin de gracias,… Pero entre Cristo, la Iglesia y nosotros se encuentran nuestros antepasados que nos han  transmitido   fielmente   lo   que   ellos   recibieron.  Nuestros   mayores   emprendieron,  movidos por el amor a Dios y a nuestro pueblo, la gran obra de transmitirnos la fe.  Esa transmisión de la fe tuvo una expresión –entre otras­ que perdura: este templo al  cual   fue   trasladado   el   Señor   desde   la   antigua   Iglesia.   Podemos   decir   que  la   fe   de  nuestros padres, abuelos y demás antepasados fue una fe con obras, concreta; y  todo ello lo llevaron a cabo con mucho sacrificio, entrega de sí mismos, austeridad  y constancia. Todavía están en nuestro recuerdo grandes personas que contribuyeron al  bien espiritual de nuestro pueblo y de nuestras familias y cuyo paso por este mundo ha 


dejado una huella imborrable porque trabajaron por y para el Señor, cumpliéndose así  sus palabras en el Evangelio: “he venido para que déis fruto y vuestro fruto dure, así  daréis gloria a vuestro Padre que está en el cielo”.

Damos, pues, gracias al Padre por el don de Cristo, de la Iglesia y de nuestros mayores  fruto de su misericordia con nosotros. Todo ello nos pone ante Dios sabiendo que todo don supone a la vez una tarea; en  efecto, tanta gracia de Dios no puede caer en saco roto sino en corazones agradecidos  que se empeñen en transmitir aquello mismo que nosotros hemos recibido a la presente  y futuras generaciones.  Transmitir la fe es un gozoso deber en el cual debemos empeñarnos con todas  nuestras fuerzas. La fe en Cristo no es una cuestión menor que afecta a una parte de  nuestra vida; no es –como ya os he señalado en otras ocasiones­ un modo de ver las  cosas, un mensaje o unas ideas. La fe es Cristo es la roca firme para el corazón humano;  es alcanzar la bondad misma; la fe es esperanza fiable; es amor sin límites. La fe que se  transforma   en   amistad   con   Cristo   es   el   cimiento   sobre   el   cual   está   construido  nuestro   pueblo.  Así,   son   posibles   la   fraternidad,   la   solidaridad,   el   perdón,   la  generosidad, la amistad verdadera, el amor fiel entre los esposos, la educación de los  hijos   sobre   bases   sólidas,…   y   así  es   posible   superar   la   envidia,   las   rivalidades,   los  rencores, la desunión familiar, el egoísmo, la discordia y el puro interés personal. No  podemos pensar que con unos valores universales y genéricos de paz, reconciliación y  amor fraterno construiremos un pueblo próspero y familias verdaderamente unidas. Ya  nos lo decía el Señor por medio del Evangelista Juan: “sin mí, no podéis hacer nada”.  Es necesario, pues, injertar en la vid que es Cristo a nuestra generación de jóvenes que  andan en un número tan grande distraídos y tristes interiormente por ofertas que no  llenan.   La   Iglesia,   queridos   hermanos,   juntamente   con   la   familia,   la   escuela   y   las  autoridades   públicas   se   encuentran   ante   una   “emergencia   educativa”   desde   el  punto de vista humano y religioso. Ciertamente, la crisis económica en la cual nos  hallamos   inmersos   reclama   de   nosotros   muchos   esfuerzos   y   gran   generosidad   para  atender las necesidades básicas de tantos hermanos nuestros, pero la crisis de fe y de  humanidad de nuestra generación es mayor y más grave. Debemos remediar la falta  de recursos de tantas personas, pero no podemos dejar en la peor de las indigencias que  es desconocer el amor de Dios y no dar a Cristo a nuestros hijos. Esto nos hace recordar  las palabras de Cristo: “no sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de  la boca de Dios”. El esfuerzo por transmitir la fe tiene serias dificultades en este momento que vivimos;  unas proceden de fuera: ideologías basadas en el consumo sin freno, la potencia de los  medios de comunicación que no son siempre un canal de transmisión sano, un falso afán  por ser libres, una distorsión de la verdad natural de la familia, etc; otras dificultades  proceden de nosotros mismos: de nuestra falta de decisión por vivir el evangelio, la 


rutina   a  la  hora  de  celebrar  la  fe,  nuestros   pecados   y deficiencias,  etc.   Todas   estas  dificultades que he señalado son fuente de sufrimiento para muchos de vosotros al ver  que la semilla que deseáis  sembrar no termina de fructificar en los hijos y los nietos.

¿Qué  podemos   y   debemos,   pues,  hacer   ante   este   Goliat   que   es   nuestra   cultura   que  impide transmitir la fe y crecer en Cristo? Estamos llamados, queridos hermanos, a volver a Cristo una y otra vez. Hacer de  Él, el principio, fundamento y fin de todas nuestras obras, aspiraciones y deseos.  Acudir   con   mayor   frecuencia   a   su   encuentro   aquí,   donde   le   trajeron   nuestros  antepasados, para estar con Él y recibir luz y compañía; acudir a Él para ser alimentados  y ser fuertes en la fe; acudir a Él para escuchar la voz del verdadero Pastor de nuestras  almas; acudir  Él para ser perdonados de las heridas de nuestros pecados y fragilidades;  acudir a Él para que de verdad se convierta en nuestro verdadero Maestro, Médico,  Amigo y Rey. Purificados así por el Señor, los demás podrán ver a Cristo en nosotros: podrán ver la  alegría   de   Cristo,   la   paz   de   Cristo,   la   paciencia   de   Cristo,   el   perdón   de   Cristo,   la  generosidad de Cristo. No necesitarán escuchar a Cristo porque le verán. Esto es lo que  reclama   nuestra   generación:   ver   al   Señor   en   nosotros;   auténticos   testigos   que  remitan al único modelo que es el Jesucristo. No importarán nuestros defectos y faltas,  porque Dios se manifestará a través de nosotros atrayendo a muchos hacia Él. De este modo no cesaremos de amar a los nuestros con el amor de Dios que ha sido  derramado en nuestros corazones; un amor que supera las barreras humanas de la simple  justicia   y   se   convierte   en   caridad.  El   amor,   queridos   hermanos,   es   lo   único   que  despierta el corazón de las personas que están a nuestro alrededor, aún cuando  parezca  que siguen dormidos en las cosas de este mundo. El amor de Dios, nos  recordaba Benedicto XVI, es una luz –en el fondo la única­ que mueve el corazón del  hombre para que alcance lo que le es más propio: su Creador y Redentor. Nuestra palabra es necesaria a tiempo y a destiempo, como nos dice el Apóstol Pablo.  Pero antes debemos hacer el recorrido que os señalaba: ir a Cristo, que vean a Cristo en  nosotros, que amemos sin cesar a los nuestros. Así, la catequesis y la predicación de la  palabra de Dios en la familia y en este templo deben volver a ser lámpara para  nuestros   pasos   y   los   de   nuestras   familias.   Sin   la   Palabra   de   Dios,   la   fe   cristiana  deviene un conjunto de normas áridas que se convierten en un velo que no dejan ver a  Cristo y la belleza y alegría de quien tiene una esperanza, con mayúscula, para vivir y  morir.


Será necesario, por último, que entre todos suscitemos nuevas iniciativas audaces  para buscar y llamar a la puerta de nuestros hermanos que prefieren vivir de otro  modo porque es más fácil o más cómodo o de aquellos que nos han descubierto el  verdadero rostro de la fe; de esa fe que se convierte en alegría de vivir, una alegría que  tiene sus raíces en el espíritu humano y procede de Dios. De esa fe, en definitiva, que al  acercarse el sufrimiento, la enfermedad o la muerte sigue teniendo una gran razón para  vivir.

Y en todo este empeño de transmitir la fe, Dios nos precede, impulsa y acompaña; eso  significa   la   Traslación   del   Señor   y   su   presencia   entre   nosotros.   ¡Qué   confianza   y  seguridad! ¡Dad gracias al Señor por que es bueno y es eterna su misericordia! Dentro de unos días se cumplirá un año de mi presencia entre vosotros; aprovecho esta  ocasión para dar nuevamente gracias a Dios por este don; y a todos vosotros por vuestra  oración, afecto, compañía y comprensión. No dejéis de rezar por mí para que sea un  siervo bueno y fiel; también a través de mi persona con mis defectos y fragilidades debe  pasar la fe con la cual Cristo os conduce y guía; ante ello muchas veces siento temblor y  temor, pero la voz del salmista es nuevamente luz y alimento: “el Señor es mi Pastor,  nada me falta en verdes praderas me hace recostar”. Que   el   mártir   San   Sebastián   nos   conceda   a   nosotros   su   fortaleza   para   ser   fieles  agradecidos al darnos cuenta de la hondura y belleza de la fe que hemos recibido y, así  exclamar con el salmista: “¿como pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? alzaré  la copa de la salvación invocando tu nombre”. Pongamos   sobre   este   altar   en   esta   tarde   todo   nuestro   ser   y   las   ilusiones   y  preocupaciones de todos nuestros hermanos. El Señor nos bendecirá con su paz.

Parroquia Sagrada Familia                                      D. Luis Oliver Xuclá La Vilavella                                                             Cura­ Párroco 13 septiembre de 2009.


HOMILIA DEL SR. PÁRROCO EN LA FIESTA DE LA TRASLACIÓN DEL SEÑOR