Issuu on Google+

Historia Medieval II.

Tema 12.Pensamiento y cultura a finales de la Edad Media.

TEMA 12. PENSAMIENTO Y CULTURA A FINALES DE LA EDAD MEDIA 1. El nacimiento de una cultura laica: humanismo y renacimiento. El dominio, casi total, de la Iglesia en el campo intelectual y artístico fue total durante casi toda la edad media, ya que había sido ella la que había logrado conservar y transmitir el legado de la antigüedad, custodiado en los archivos de sus monasterios. Con el nacimiento de las universidades serán también los hombres de la iglesia, a través de las órdenes mendicantes, los que controlen el saber y los únicos habilitados para impartirlo. Pero a partir del siglo XIII, con el auge de las ciudades y la riqueza que aporta la práctica comercial, las enseñanzas y los estudios van a dejar de convertirse en materia objeto, casi en exclusiva, de los miembros de la Iglesia, pues a ellos accederán también los laicos. El descubrimiento del derecho romano y el amplio uso que de él hicieron todos los monarcas en sus disputas con el papado, abrieron el campo de los estudios superiores a numerosos laicos que entraron posteriormente a su servicio. La irrupción de formas y los temas del pensamiento clásico se plasmaron en un mayor cultivo de la literatura y del arte. Las nuevas formas de pensamiento trajeron grandes cambios en el ideal político durante los dos últimos siglos medievales, superados ya los enfrentamientos por el dominium mundi entre el Papa y el emperador. El lema quod principi placuit legis habet vigorem pasa a ser el leiv motiv de los distintos monarcas en su afirmación autoritaria frente a la iglesia.

2. El mundo del saber en la baja Edad Media. 2.1. Los orígenes de la educación pública. Uno de los rasgos más definitorios de este periodo es la salida de la enseñanza del ámbito meramente religioso y su generalización a todo el pueblo. No se trataba de abrir la enseñanza a los laicos, pues siempre había estado abierta a ellos, sino más bien de generalizarla desde sus primeros grados. Pronto, cada población importante dispuso de escuelas elementales donde se enseñaba a leer y a escribir, y de escuelas de gramática, donde se seguía el orden clásico del Trivium (gramática, retórica y dialéctica) como preparación para la entrada a las facultades de derecho y artes notariales. Se consideraba que la formación del individuo por medio del saber intelectual redundaba en beneficio de toda la comunidad, por lo que la figura del maestro irrumpió en la vida pública a través del nombramiento de bachilleres de gramática, que pasaron a integrarse en la nómina del concejo.

1


Historia Medieval II.

Tema 12.Pensamiento y cultura a finales de la Edad Media.

Un primer ejemplo de la nueva política educativa en la península Ibérica se encuentra en Burgos, donde el municipio abonaba una cantidad al maestro del concejo y a su ayudante a fines del siglo XIV. Incluso las mujeres pudieron empezar a acceder a estos primeros años de educación elemental municipal. 2.2. El desarrollo de las universidades. Después de la fundación de las principales universidades – Bolonia, París y Oxford – estas se vieron azotadas a inicios del siglo XIV por la ruptura ideológica que supuso el nominalismo de Ockham, frente al tradicional método escolástico utilizado durante el siglo XIII. La universidad a finales de la Edad Media, conoce varios cambios, que afectarían profundamente a la institución. En primer lugar pierde su carácter internacional y cosmopolita, debido a la fundación de nuevos establecimientos. Destaca las fundaciones en territorios germánicos: Praga, Colonia, Leipzig, Viena… así como en la Europa del norte. Otro cambio importante lo constituyó la financiación de la universidad, que dejó de ser, de manera definitiva, patrimonio de la Iglesia. 2.3. Ciencia, técnica y experimentación. La actitud científica conoció un vuelco a partir de la traducción durante el siglo XII de importantes obras matemáticas árabes, que presentaban el sistema numérico que recibió su nombre, a pesar de ser de origen hindú. A finales del siglo XIV los numerales árabes ya desplazaban a los romanos en el uso normal. La trigonometría conoció un gran avance cuando el científico de Oxford, Ricardo de Wallingford, aplicó los métodos de Euclides a las Tablas Toledanas. El pensamiento especulativo y las teorías causa-efecto fueron saliendo del ámbito eclesiástico en que se habían mantenido hasta entonces, para interesar a reyes como Alfonso X o Federico II. La cuestión del movimiento atrajo la atención de Juan Buridano, y su colega el obispo de Lisieux, Nicolás de Oresme, además de sostener importantes teorías económicas, utilizando las teorías de Ockam y Buridano, defendió que era la tierra la que se movía y no los cuerpos celestes y demostró que la rotación de la tierra explicaba el transcurso de los días. La experimentación comenzó a convertirse en el punto de partida de las observaciones de estos sabios, que tendrían su manifestación más completa en hombres como Filippo Brunelleschi, el arquitecto de la catedral de Florencia, o el genio humanista Leonardo da Vinci.

2


Historia Medieval II.

Tema 12.Pensamiento y cultura a finales de la Edad Media.

3. Los orígenes del humanismo. 3.1. Los inicios del humanismo en Italia. El concepto de humanismo ha sido empleado de forma muy vaga para definir la creencia en la dignidad del hombre, o bien los valores humanos o seculares. También suele definirse Humanismo como el movimiento cultural cuyo fin es recobrar, interpretar y asimilar la cultural, la lengua, la literatura y los valores de las antiguas Grecia y Roma. En el campo de la historia, sin embargo, se refiere más a los hombres conocidos en la Italia de los siglos XV y XVI como humanistas, es decir, el nombre que los estudiantes daban familiarmente a los profesores de humanidades, como opuestos a los de teología, derecho y artes. La formación en los estudios de humanidades contribuyó al triunfo del humanismo renacentista de tres maneras: - El estudio de la gramática latina, combinado con la lectura de poetas y prosistas clásicos y latinos. - A través de la retórica, utilizada como técnica para componer cartas, documentos y discursos públicos. - Con el nuevo interés por la lengua clásica y su cultura, a partir de finales del siglo XIV, que se añadió a la latina como base de la cultura del momento. El humanismo surgió como medio letrado de las grandes y ricas ciudadesestado italianas, donde la separación entre la aristocracia terrateniente, la clase burguesa y la caballeresca era bastante difusa, y en las que triunfaron los ideales cívicos y culturales de los patricios romanos, como los transmitía Cicerón. Entre los grandes autores humanistas, el bibliófilo Francesco Petrarca fue considerado por sus coetáneos como el verdadero fundador de la nueva forma de pensamiento, trazando las líneas maestras de lo que sería la formación humanística: el renacimiento del latín y el interés por su literatura, con sus modelos clásicos y paganos. De entre sus sucesores destacamos a Giovanni Bocaccio. 3.1.1. El humanismo cívico florentino. En el siglo XIV la república de Florencia se encontraba en la difícil tesitura de resistir los esfuerzos de los Visconti por fundar un reino que abarcara Milán, el norte y centro de Italia. Su independencia se justificó en una ideología anclada en la pervivencia de la libertad republicana, que implicaba a los ciudadanos en una vida política secularizada y activa. La cancillería de la ciudad, compuesta de funcionarios profesionales, fue un buen lugar de cultivo para las ideas humanistas, de forma que los cancilleres que la regían se contaban entre los más grandes pensadores del momento. Podemos destacara a Salutati, Leoanrdo Bruni, Lorenzo Valla, y por último, Nicolás Maquiavelo. Éste, como secretario de la república florentina tuvo a su cargo la guerra y los asuntos interiores, mientras desempeñaba también

3


Historia Medieval II.

Tema 12.Pensamiento y cultura a finales de la Edad Media.

misiones diplomáticas, que le permitieron observar las realidades políticas de su tiempo. Destituido por los Medici en 1512, comenzó a escribir sus obras más famosas: El príncipe y los Discursos sobre la primera década de Tito Livio. 3.1.2. El humanismo platonizante. A partir de mediados del siglo XV, con el ya comentado interés por las obras griegas, se gestó una nueva corriente humanista basada en las obras de Platón sobre la evasión del mundo, la contemplación y el ascetismo. Marsilio Ficino, protegido por Cosme de Medici, tradujo la obra completa de Platón y de Plotino, además de escribir sobre la relación entre filosofía y fe en sus obras de teología. Su discípulo, Pico della Mirandola, seguidor de Savonarola, defendía también al hombre intelectual y libre. 3.2. Aportaciones culturales del humanismo. 3.2.1 Latín, traducciones y lenguas vernáculas. La preocupación de los eruditos humanistas fue, en primer lugar, rescatar del olvido las obras de autores clásicos: el propio Petrarca descubrió varias obras perdidas de Cicerón. Paralelamente Bocaccio había hecho traducir las obras de Homero, y el canciller florentino Salutati conseguía que un diplomático bizantino enseñara griego en la ciudad. Algunos viajeros se desplazaron a Constantinopla para conseguir manuscritos de las obras de Platón, Aristofanes, Esquilo, Demóstenes y Jenofonte. A su vez, muchas de estas obras fueron traducidas posteriormente desde el latín, o incluso directamente del griego, a las lenguas vernáculas de las cultas cortes europeas. 3.2.2. Las bibliotecas públicas y particulares. Petrarca defendió el principio de que los libros se debían considerar un bien público, puesto que la cultura era patrimonio común, y por tanto los grandes humanistas preconizaban la apertura de bibliotecas públicas a ejemplo de las grandes instituciones antiguas. Fueron primero los grandes mecenas los que aseguraron la creación de grandes bibliotecas, que, a menudo se concentraban todavía en las dependencias de algún convento o monasterio principal. En Florencia se fundó en 1431 la colección de la Santísima Trinidad, patrocinada por los Strozzi. Los Medici se centraron en la biblioteca del convento dominico de San Marcos de Florencia, que se conformó con donaciones de este tipo y una política de nuevas adquisiciones asesorada por el que sería más tarde el erudito papa Nicolás V, quien a su vez puso las bases de la biblioteca vaticana.

4


Historia Medieval II.

Tema 12.Pensamiento y cultura a finales de la Edad Media.

El nuevo ideal caballeresco fomentó también la creación de bibliotecas privadas de las grandes casas nobiliarias, formadas tanto por ricos manuscritos como por las primeras ediciones de incunables. 3.2.3. El impacto de la imprenta. La aparición de la imprenta de tipos móviles perfeccionada por Johan Gutemberg hacia 1450 supuso una gran innovación tecnológica. El libro impreso compartió protagonismo y autores con la producción de manuscritos durante todo el siglo XV. Los tipógrafos eran errantes y llevaban consigo las letras góticas que se usaban en Italia, Francia y Alemania, homogeneizando la escritura libraria de toda Europa. La primera imprenta francesa se instaló en la universidad de la Sorbona, en París. El primer impresor inglés abrió su taller en Westminster en 1476. 3.3. Difusión del humanismo en el norte de Europa. La teoría de la difusión del humanismo en la Europa septentrional tiene dos posiciones. Por un lado los que defienden su primitiva influencia en el reino de Bohemia-Hungria, bajo el cetro de Carlos IV, y con centro principal en Praga. Otros autores abogan por su difusión temprana en otra línea, vinculada con el norte de Italia a través del valle del Rin. Por ella los países que más sintieron el impacto del humanismo italiano fueron Alemania, los Países Bajos y Europa. Los territorios del imperio germánico mantenían fuertes vínculos políticos con Italia, disfrutaban de un intenso comercio llevado a cabo por italianos y se beneficiaban de la migración de estudiantes alemanes a las universidades de Pavía, Padua y Bolonia. Los dos centros más importantes de difusión en Alemania fueron Constanza y Basilea. En los Países Bajos, las escuelas de gramática se implantaron primero ene l ducado de Brabante. A fines del siglo XV comenzaron a aparecer los maestros seglares, que enseñaban en estas escuelas en lenguas vernáculas en vez de en latín. Destacamos las escuelas de Brujas, Gante, Déventer… En Inglaterra la expansión comercial motivó una demanda de escuelas públicas de gramática, que, a partir de 1390, se nutrieron de maestros licenciados en Cambridge. Las universidades de Oxford y Cambridge tuvieron un importante papel en la difusión de las ideas humanistas. 3.4. El humanismo en la península Ibérica. La introducción del humanismo en la península Ibérica se apoyó más en la cultura cortesana, que en las universidades. La aceptación del humanismo italiano tuvo un vehículo de excepción: el reino de Nápoles, que formaba parte de la corona aragonesa, y a través del cual llegó la influencia italiana a la corte. La figura más importante del primer humanismo fue Bernat Merge, notario de la

5


Historia Medieval II.

Tema 12.Pensamiento y cultura a finales de la Edad Media.

cancillería de Juan I de Aragón, que se declaraba discípulo de Ovidio. Paralelamente la formación humanística en Castilla era puesta en realce por el canciller Pedro López de Ayala, quien conocía, y tradujo en muchos casos, la obra de Tito Livio, San Agustín, Boecio…

4. Arte y sociedad en el Renacimiento 4.1. Arte y mecenazgo. Destacamos a los Medici en Florencia, los Sforza en Milán, los Gonzaga de Mantua o los Este de Ferrara. A ellos se une el mecenazgo pontificio. El mecenas podía optar por dos posibilidades: financiar, a alto coste, una obra pública o privada, donada a la ciudad o a la iglesia, que demostrara su capacidad económica y su prestigio, o encargar una obra de arte mueble, más pequeña y asequible, con destino normalmente a su propio disfrute o para la donación a alguna institución eclesiástica. Así nace el inicio del coleccionismo, la satisfacción de poseer obras de arte de calidad. 4.2. Arquitectura: del gótico al estilo renacentista. Si algo define la visión arquitectónica de los siglos XIV y XV es la coexistencia entre un gótico estilizado, que lleva la decoración a sus últimos extremos, y los inicios de una arquitectura renacentista, de inspiración clásica, que se impone con fuerza sobre los edificios medievales. Esta forma de construir el gótico ha ido recibiendo diversos nombres: estilo ornamentado o perpendicular, en Inglaterra; gótico flamígero, en Francia; isabelino en España; manuelino en Portugal… El arte italiano utilizó pocos elementos góticos. Creó un tipo de arquitectura que hundía sus raíces en el arte clásico y tiene en el arco de medio punto, opuesto al apuntado, típico del gótico, su principal referencia. Esta arquitectura tiene sus principales manifestaciones en la amplia serie de edificios religiosos y civiles del Renacimiento, siendo Florencia y Roma donde encontramos los ejemplos más representativos. En Castilla, y parte de Aragón, triunfa un tipo peculiar de arquitectura, conocida como mudéjar, caracterizada por la utilización del ladrillo, mampostería, arcos de herradura y decoración de yeserías, cuyos mejores ejemplos podemos ver en Ávila, Segovia, Toledo, Zaragoza. El influjo del arte nazarí cuyo ejemplo más logrado es La Alhambra, tuvo en la España cristiana su reflejo en el alcázar sevillano de Pedro I.

6


Historia Medieval II.

Tema 12.Pensamiento y cultura a finales de la Edad Media.

4.3. La escultura y la pintura. Por lo que a escultura y pintura se refiere hay que distinguir dos grandes zonas: la norteña o flamenca y la italiana. La primera se caracteriza por el dramatismo y el realismo de las figuras, destacando el papel de la muerte. Así destacamos numerosos Ecce Homo y Descendimientos, tan del gusto de los pintores flamencos. El realismo flamenco alcanza cotas insuperables con los retratistas, especialmente Jan Van Eyck, y los miniaturistas, como podemos observar en el códice Las muy ricas horas del Duque de Berry. Frente al realismo del arte flamenco, en Italia se nos presenta un dulce naturalismo, impregnado de humanidad, siendo Cimbaué y Giotto sus artistas más señalados. En España hay que destacar la diferencia entre los territorios de Aragón, con influencia italiana, y Castilla, donde la influencia flamenca es más intensa.

7


Activ