Issuu on Google+

7.- FOTOGRAFÍA FINAL DEL CONJUNTO.

8.- INFORME DE PAUTAS DE CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO DEL OBJETO RESTAURADO. En este apartado se trata de dar una idea de las condiciones de conservación y mantenimiento del retablo restaurado. Todos sabemos que los excesos de luz y calor, los cambios de humedad y la polución atmosférica (velas, incienso, tabaco) pueden causar daños de distinta gravedad a las obras de arte.


Con las siguientes recomendaciones no se pretende que se reconstruya un microclima en la iglesia, pero sí un ambiente seguro dentro de lo posible, que impida el deterioro del retablo. LUZ. Son los rayos UV del espectro de la luz los que perjudican los objetos, alterando los colores y oxidando los barnices, en este caso tenemos un ventanal por el que incide la luz directamente sobre el retablo, siendo las horas más perjudiciales las de el mediodía. Por ello sería conveniente colocar en el ventanal un filtro UV. La intensidad de luz ya sea natural o artificial, debería estar entre 100 y 150 lux. HUMEDAD Y TEMPERATURA. Los materiales que componen el retablo son higroscópicos, es decir, absorben agua cuando el nivel de humedad relativa aumenta, y la desprenden cuando la atmósfera se reseca, produciéndose movimientos perjudiciales en el material. También debemos controlar la temperatura, cuyos efectos están íntimamente ligados a los de la humedad.

Las condiciones ideales podrían ser: una Humedad Relativa entre el 45-50 % y una Temperatura entre 18-20 grados centígrados. Conscientes de que mantener estos parámetros constantes es imposible, sí recomendamos instalar un pequeño termohigrómetro y vigilar que los cambios de temperatura y humedad relativa por lo menos no sean bruscos, permitiendo así la adaptación paulatina del retablo. Controlar la temperatura y humedad relativa artificialmente requiere de aparatos costosos, a veces, simplemente ventilando conseguimos bajar la humedad relativa, y para subirla en épocas de calor se pueden colocar recipientes con agua o pulverizarla (lejos del retablo).


Respecto a la temperatura, si no se dispone de sistemas adecuados es preferible no intentar modificarla. El tratamiento contra insectos xilófagos realizado es válido para diez años, pasado este tiempo sería aconsejable revisarlo y/o repetirlo. Para cualquier labor de limpieza se deberá consultar a un RESTAURADOR. Para limpiar el polvo se usarán brochas de pelo suave o plumero, nunca se emplearán ni productos de limpieza ni agua. En caso de realizar obras en la iglesia, se protegerá el retablo y se procurará minimizar el polvo no cortando con radiales en seco en el interior de la iglesia, humedeciendo el escombro etc..

9.CERTIFICADOS DEL TRATAMIENTO CONTRA XILÓFAGOS REALIZADO. a) Tratamiento del retablo. b) Tratamiento de la nueva estructura en autoclave.


Fd潞 Carlos J. Alonso Arribas. Licenciado en Bellas Artes. Especialidad: Restauraci贸n.

Zamora, 13 de octubre de 2.005.


Memoria de intervención del retablo mayor de la Iglesia de San Félix (parte 1)