Issuu on Google+

     

                              

ARQUITECTURA. ESTÍMULO. EXPERIENCIA                               Complejo Cultural y Comercial en Retiro                    Universidad de Belgrano  Facultad de Arquitectura y Urbanismo  ARQ.  José Minardi                       


INDICE    INTRODUCCION.    1‐COMPLEJO CULTURAL Y COMERCIAL EN  RETIRO.    Del Predio a la ciudad.  Ideas Preliminares.   Memoria Descriptiva.   

2‐EXPERIENCIAS SINGULARES.     

3‐ EL FENÓMENO.   

Luz , Color, Contexto  Torre Agbar, Barcelona, Jean Nouvell.  Complejo Cultural y Comercial en Retiro.   

4‐LA CIENCIA.    Tecnología, Sustentabilidad, Símbolos.  Agencia Federal del Medio Ambiente, Dessau, Saurbruch & Hutton.  Complejo Cultural y Comercial en Retiro.     

CONCLUSIONES.         

BIBLIOGRAFÍA.       


INTRODUCCIÓN 

                                                                         ¿Qué    factores  influyen  en  la  percepción  de  una  obra  arquitectónica  por  parte  del  usuario?    ¿Predominan los sentidos? Predomina la razón?    ¿El Arquitecto puede manipular conductas o sensaciones?    ¿Qué relación hay entre experiencia y ciencia?      El  presente  Trabajo  está  orientado  al  estudio  y  análisis  de  algunas  variables  relacionadas  con  la  percepción  del  objeto  de  arquitectura  y  sobre  todo  de  cómo  la  tecnología  se  convierte  en  un  inmortal  aliado  a  la  hora  de  provocar  y  estimular  al  usuario.    Basado en la propuesta elaborada para un Complejo Cultural y Comercial en Retiro, la  base  principal  de  esta  investigación  es  abordar  el  tema  de  cómo  influye  el  espacio  arquitectónico  en  los  sentidos,  de  cómo  se  percibe  un  museo  totalmente  único  y  diferente en nuestra ciudad. Conociendo la actualidad de la ciudad, su situación urbana y  sus necesidades sociales.  Como  este  edificio  genera  en  las  personas  sensaciones,  emociones  e  inducciones  totalmente nuevas, dada por sus características intrínsecas que este posee. La búsqueda  de  experiencias  nuevas  por  medio  de  su  recorrido  y  por  su  multiplicidad  de  visuales,  la  estimulación de los sentidos ya sea por la forma, la luz, el color, las texturas…    A  lo  largo  del  escrito,  se  analizan  también  en  distintos  aspectos  la  relación  hombre‐ edificio  en  torno  a  la  percepción,  los  espacios  como  estímulos,  los  filtros  sensoriales  y  culturales pertenecientes al ser humano.   Como  marco  disciplinar  se  tomaron  dos  ejemplos  referenciales  bajo  conceptos  usualmente polarizados, comprobándose un proceso de mutua influencia y reciprocidad a  la hora de la concesión del proyecto como son ciencia y fenómeno. Desde un comienzo  en nuestro proyecto y en toda su etapa creativa, se mantuvo como condicionante, la idea  de lograr un nuevo edificio en la ciudad que provoque la reformulación experimental de  un programa esencialmente prosaico.    Quisimos  demostrar  que  la  arquitectura  es  para  la  gente  y  que  la  gente  hace  a  la  arquitectura, que es una relación simbiótica, donde uno no puede existir sin lo otro.   


1‐COMPLEJO CULTURAL Y COMERCIAL EN  RETIRO    Del Predio a la ciudad.    El Predio asignado se encuentra ubicado sobre la Av. Del Libertador al 100 y  delimitado por la Av. Dr. José Ramos Mejía, la proyección de la Calle Esmeralda y los  hangares del ferrocarril Mitre.   El  terreno  es  no  convencional  y  vacante,  con  una  gran  necesidad  de  integrarse  a  la  trama  activa  de  la  ciudad,  y  de  recuperar  los  hangares  de  Retiro.    Este  lote  delimita  dos  zonas  diferentes  dentro  de  la  ciudad:  Residencial  y  de  visual  extendida;  y  de  oficina totalmente consolidada.     La  expresión  francesa  "terrain  vague"  o  en  español  "terreno  vacante",  ha  sido  el  término bajo el cual la crítica arquitectónica ha denominado ciertas condiciones, que  bajo  diferentes  formas,  se  presentan  en  la  ciudad  contemporánea.  Por  una  parte,  “vague”  entendido  como  vacante,  vacío,  libre  de  actividad,  improductivo  e  incluso  obsoleto; por otra parte, “vague” como vago, en cuanto a su imprecisión, indefinición  e  imposibilidad  de  identificación  de  límites.  Este  término  “vague”  es  el  que  mejor  describe la forma en que la cuidad se presenta no sólo como imagen sino como forma  posible de uso.     “Los innumerables lotes vacíos entre un edificio y otro, los grandes estacionamientos  como  único  elemento  de  relación  de  los  edificios  con  calles  y  avenidas,  la  ausencia  de elementos estructurantes la convierten en un territorio vago, difuso e impreciso.  Los que juntos construyen la estructura de lo ausente”1    La  ciudad  contemporánea  va  perdiendo  su  cohesión  en  un  fenómeno  de  dispersión  continua,  fragmentado  y  desarrollismo  descontrolado,  evidenciándose  en  lo  que  en  los  países  desarrollados  se  ha  dado  por  llamar  terrain  vague  y  que  en  otros  lugares  conocemos como periferia degradada.   En  general  en  estos  lugares  se  advierte  que  las  formas,  las  fachadas  desgastadas  e  indiferenciadas a lo largo del tiempo, reflejan desconexión o abandono con el espacio  físico de la comunidad que los circunda, o la perdida de carácter representativo de su  condición edilicia significativa de otros tiempos.   Los  espacios  se  vuelven  indefinidos  y  sin  orden.  El  resultado  es  caótico  y  destructivo  del  contexto  que  lo  circunda,  acentuando  marginalidad  y  exclusión,  siendo  este  uno  de los principales elementos que contribuyen a la degradación del espacio público.  Preservar,  gestionar  y  reciclar  los  espacios  residuales  de  la  ciudad,  no  puede  ser  simplemente  reordenarlos  para  que  se  integren  de  nuevo  en  la  trama  eficiente  y  productiva de la ciudad, cancelando los valores que su vacío y su ausencia tenían.  Ignasi Solá Morales, Terrain Vague, Revista Quaderns d´ Arquitectura i Urbanismo Nº 212, Barcelona. 1


De ahí surge la intención en nuestro proyecto en generar y brindar un espacio abierto  a la comunidad.                                               

  Su entorno.    El terreno está ubicado en una  zona que siempre se caracterizó por  el hecho de que  sus  edificios  manifestaron  lo  último  en  el  avance  de  la  tecnología  y  las  técnicas  constructivas.  Aquí  conviven  arquitectura  de  distintas  épocas  y  en  consecuencia  una  mixtura  de  lenguajes  y  tipologías  únicas.  Pero  existen  puntos  en  común,  la  intención  de generar un objeto particular con calidad arquitectónica que enriquezca el entorno  y  que  no  se  mimetice.  Por  lo  tanto  el  respeto  hacia  la  tradición  vanguardista  de  la  zona es de gran interés y que al comenzar con el diseño del museo los hubo que tener  muy en cuenta por tratarse de hitos dentro de la ciudad.                                                                   Ideas Preliminares.    Desde  un  comienzo  hubo  un  deseo  de  experimentar,  en  una  búsqueda  de  la  concepción, y utilizar la imaginación hacia experiencias innovadoras.     Hay  una  preocupación  predominante  de  plantear  una  arquitectura  comunicativa  y  significativa para el usuario, de una fuerza con un  impacto inmediato y visceral en el  visitante.  Ambos  planeamientos  confluyen  en  la  definición  de  una  obra  única,  revalorizando los valores simbólicos, culturales, del carácter del lugar, de la expresión  de la estructura, del espacio vital, del ambiente en si mismo y  de las relaciones con el  entorno.  Un edificio que pueda ser reflejo de sus mensajes, que no oculte nada, que se muestre tal  cual es, que conserve lo público, que se integre de manera coherente en la ciudad, que  incluya  y  no  excluya,  que  urbanice  y  humanice,  que  contemple  las  necesidades  actuales de una sociedad y que sobre todo mejore el espacio público.   Debe  poseer  una  ambiciosa  urbanística  de  revitalizar  y  densificar  el  centro  urbano  mediante  la  creación  de  un  nuevo  espacio  público  no  cortando  ni  desgarrando  su  tejido  sino  permeabilizando  y  uniendo  su  entorno,  devolviendo  a  la  ciudad  un  gran  espacio publico, cargado de gran vegetación, con una gran cantidad de esparcimientos  y  un  alto  valor  recreativo;  que  brinde  además  muestras  públicas  y  totalmente  gratuitas  para  la  gente  en  general  y  produzca    un  verdadero  fenómeno  social  y  cultural.    Por lo tanto se aspira a un proyecto que logre implantarse en el terreno, que dialogue con  su entorno y sea un foco de atracción de la zona; que sea una obra tecnológica, un objeto  de  atracción  en  si  mismo,  que  tenga  una  apreciación  tanto  vehicular  como  peatonal  ofreciéndole  a  este  diferentes  instancias  de  recorrido  y  convertirse  no  solo  en  centro  comercial sino en un elemento de divulgación del saber y la cultura.  El  proyecto  debe  seguir  lineamientos  generados  por  determinadas  direcciones  que  se  consideraron de importancia al momento de realizar su diseño, por lo tanto el edificio se 


hallaría orientado en forma paralela con la Av. Del Libertador por ser esta la vía principal  que conecta el norte con el centro de la ciudad.  El sector con mayor jerarquía del edificio (acceso principal) se encontraría ubicado hacia  la esquina de Av. Del Libertador y Av. Ramos Mejía ya que posee el mayor flujo de gente  tanto vehicular como peatonal y en donde se capta la mayor atención del visitante. Por lo  tanto  estos  factores  logran  reflejar  en  la  obra    conceptos  tales  como  dinámica,  movimiento, velocidad, relación interior‐exterior.   Un  proyecto  que  tenga  identidad  y  formas  muy  propias  generando  una  imagen  institucional diferente a lo conocido.  Un  obra  que  difiera  de  los  cánones  estandarizados,  que  nos  haga  experimentar  y  reflexionar acerca de la forma que tenemos de ver un sitio.  Por  su  emplazamiento  y  la  fuerte  presencia  visual  de  este  lugar  desde  el  viario  de  circulación  lo  convertirá  inevitablemente  en  un  hito  urbano,  un  nuevo  emblema  contemporáneo de Retiro. 

  Memoria descriptiva.    Se  trata  de  un  Museo  de  Arte  y  Tecnología  con  sectores  comercial,  gastronómico  y  recreativo. A ambos lados de dicho edificio se construirán dos torres para Apart‐Hotel de  5 estrellas.   El  Museo:  esta  organizada  en  siete  losas,  cada  una  corresponde  a  un  tema  establecido  por programa que corresponde a un recorrido a través de la historia de la tecnología. Este  sector tiene la misma dirección que el espacio longitudinal del edificio, por lo tanto, nos  posibilita  observar  la  Avenida  del  Libertador  a  un  lado,  y  al  otro  lado,  nuestra  plaza  interior.  El  Centro  Comercial:  Esta  dispuesto  junto  al  sector  gastronómico  dentro  de  un  único  espacio; estos se relacionan con el sector de exposiciones por medio de una continuidad  visual que a su vez proporciona una multiplicidad de estas.  Esta previsto que tanto el museo como esta unidad funcional se relacionaran en lugares  estratégicos del recorrido de ambos.  El  Auditorio:  esta  unidad  funcional  esta  integrada  por  el  auditorio,  restaurante,  café,  deposito, apoyo técnico y sanitario.  La idea rectora de este sector es lograr un espacio intermedio que haga de nexo entre el  edificio y el espacio verde exterior.  La Torre: Conformada por las salas de muestra itinerante, aulas depósitos administración  y biblioteca.  Se  integra  al  sector  del  museo  y  genera  el  espacio  de  acceso  principal  junto  al  sector  comercial.             


Este edificio brindará el siguiente aporte:    A  nivel  social:  Se  le  dará  a  la  ciudad  un  elemento  de  valor.  A  nivel  cultural:  Por  ser  un  difusor de cultura y conocimiento (muestras, aulas, micro cine y biblioteca).    A nivel económico: muestra de estabilidad y prosperidad económica.  A nivel turístico: por ser un foco de atracción.  El  edificio  se  reconoce  desde  el  horizonte  como  un  gran  objeto  escultórico,  como  un  nuevo símbolo en la ciudad.  Se plantean situaciones que hacen de transición entre el exterior y el interior y elementos  que generan niveles de aproximación que preparan paulatinamente la percepción de las  distintas escalas de transición.  Casi escondido bajo la cubierta, el restaurant del sector comercial ubicado en el remate  del recorrido, se asoma a la plaza e irrumpe a la cubierta enmarcando el ingreso, con un  gran  semicubierto  dando  al  edificio  la  escala  humana.  Además  este  patio  de  comidas  queda en dirección directa hacia la plaza San Martín captando visual y luz natural.    El visitante a medida que ingresa al edificio, va reconociendo a través de la transparencia  fenoménica, los distintos lugares.                                                                                                                                        Por lo tanto la arquitectura interior queda situada en un segundo plano que esta al mismo  tiempo separada y unida al exterior intentando una nueva relación interior/exterior como  obra única y singular exhibiendo al mismo tiempo las temáticas de cada uno de los  interiores.    El  conjunto  fue  planeado  como  distintas  unidades  funcionales  que  pueden  operar  en  forma independiente unas de otras; pero que se relacionan a  través del recorrido, de la  generación de visuales múltiples y continúas entre un área y otra y por estar dispuestas‐ organizadas sobre una trama aplicada al total del conjunto.   La clave fue la circulación, un continuo a lo largo del museo, un gran hilo conductor, que  tenga la misma experiencia que afuera del edificio.     Desde  un  principio  existió  la  convicción  de  que  un  museo  implicaba  una  experiencia  dinámica,  mientras  que  una  Biblioteca  esta  diseñada  para  contener  al  público  en  una  experiencia  estática.  La  disposición  de  las  unidades  funcionales  resulta  de  la  idea  de  colocar  el  centro  comercial  en  primer  plano  para  lograr  la  captación  del  público  en  general, este es un volumen de líneas rectas recubierto con una piel de vidrio traslucido  pero con la cara interna al museo transparente para que una vez dentro, a lo largo de su  recorrido  ellos  observen  el  museo  ocurriendo  en  el  siguiente  plano,  de  esta  manera  creemos  que  es  una  forma  de  generar  en  el  publico  un  interés  o  curiosidad  de  querer  recorre el museo.  Ellos  acuden  a  satisfacer  una  necesidad  banal,  de consumismo,  pero  de  esta  manera  se  darían cuenta de lo interesante que ocurre a un par de metros; es una forma de divulgar  el conocimiento a un público que en otras circunstancias no acudiría a un museo. 


El  edificio  aparece  por  su  forma  como  un  gran  objeto  autónomo,  independiente,  cuya  morfología general del edificio esta materializada como una cubierta única, que contiene  un espacio único en el que se desarrollan otros espacios contenidos en diversas formas.  Este contenedor es el resultado morfológico de las disposiciones existentes en el interior  que sintetizan forma y diseño racional moderno por un lado e inspiraciones orgánicas por  otro.  Cabe  destacar  que  en  estas  últimas  se  busco  la  dinamicidad  y  movimiento  en  las  formas.  La circulación que lleva a la muestra explora una sensibilidad basada en el recorrido, en  las impresiones sensuales y en la continua variedad de la forma.  Es  un  modelo  abierto  en  el  que  el  contexto,  la  naturaleza,  la  expresividad  de  formas  orgánicas y escultóricas, las texturas de los mismos materiales pasan a predominar.  Se  trata  de  una  búsqueda  en  el  que  predominan  más    los  objetivos  experimentales,  expresivos y comunicativos. Estos objetivos expresivos se logra buscando sorprender con  la forma, por lo tanto existe una fusión entre lo funcional, lo morfológico, y lo expresivo.   Creo que todas estas peculiaridades caracterizan esta época y el edificio no lo ha dejado  de lado.      

“ En cuanto dejen de sentirse amenazados y provocados por todo lo que a primera vista  parece  extraño,  y  abran  sus  corazones  y  también  sus  ojos,  se  darán  cuenta  que  esta  obra arquitectónica con todo su ímpetu de vanguardia y toda su fuerza, es un edificio  sensible,  integrado  a  su  entorno,  delicada  y  de  gran  fuerza  poética  que  no  solo  enriquece a su ciudad sino también y sobre todo a sus propias vidas.” 2     El  tratamiento  del  límite  en  este  proyecto  apunta  a  la  idea  de  un  espacio  integrador  y  continuo, que asegure una continuidad visual, que refuerce la integración de las distintas  unidades funcionales, que el edificio en si no genere grandes barreras visuales.  Es por lo tanto que el elemento básico de todo edificio público donde radica la posibilidad  de desarrollar una mayor expresividad, es la cubierta. Sus curvas impactantes en forma,  más que contenerlo parecen abrazar delicadamente el espacio.   Se  evito  desde  un  primer  momento  la  monotonía,  la  fachada  repetitiva,  se  buscaron  tratamientos más expresivos para la cubierta.    Los objetivos fundamentales para la cubierta fueron:  ‐Ligereza y organicidad.  ‐Libertad expresiva.  ‐Mayor capacidad de comunicación.    Además  se  estudio  la  envolvente  desde  el  resultado  formal  que  surge  de  las  distintas  operaciones de diseño en la estratificación de problemáticas del muro, control de clima,  control  de  luz,  materialidad,  estructura  y construcción.  Al estudio  de  la  envolvente  esta  incorporado  la  estrategia  que  parte  de  la  definición  de  que  gran  parte  de  sus  atributos  2

Manuel Cuadra, La Fábrica de sueños en Dresden, Revista Summa+ Nº 36, Buenos Aires.


están  en  relación  directa  con  el  espacio  interior  y  la  relación  de  este  con  el  espacio  exterior.    Se diseño la cubierta distinguiendo dos componentes principales:  La  primera,  estructural,  que  consiste  en  un  gran  esqueleto  metálico  (sucesión  de  costillas), unido por una estructura secundaria horizontal.  La  segunda,  superficial  de  contacto,  vidriada  que  moldea  el  esqueleto,  membrana  de  vidrio con soportes puntuales en su unicidad espejante, ambigua y metafórica. Alude al  cielo, a la luz, a si misma. Fachada reflejante de espacialidad externa: la calle, lo del frente  puesto en valor, Fachada develadora de la unidad interior en su gesto singular,  que busca  su propia legitimidad y sentido.  El vidrio significa pérdida de los límites entre lo público y privado, lo exterior y lo interior.  El  vidrio  todo  lo  muestra.  Los  volúmenes  vidriados  dan  la  sensación  de  que  aunque  estemos adentro seguimos viviendo el afuera, hay una constante conexión entre ambos  estados.     Por lo tanto, podemos decir que es un único volumen contenedor de vidrio y metal y que  mediante el uso de estos materiales se le da al edificio un carácter emblemático donde la  misión es mostrar y ser visto.      Desde  el  vacío  global  se  percibe  la  dimensión  vertical  lograda  por  la  conformación  y  apilamiento de cajas y losas.     La  dimensión  horizontal  esta  dado  por  el  volumen  definición  de  lo  horizontal  en  el  recorrido, como pieza estratégica de la organización de las diferentes losas temáticas que  se  distribuyen  a  lo  largo  del  proyecto  articulados  por  un  sistema  circulatorio  que  corresponde a un eje sinuoso.    Mientras que el corte a lo largo nos muestra un proyecto horizontal y apaisado, como un  aeropuerto; la sección transversal se hace variable y revela un tratamiento de la cubierta  como un formidable caparazón.   Todo el conjunto fue diseñado como un lugar donde el placer por el espacio esta a la par  del  placer  que  da  observar  los  objetos  expuestos.  Por  lo  tanto  la  esencia  y  carácter  de  esta arquitectura radican en su espacialidad.  n espacio que esta determinado por la estructura, por el tratamiento de los límites, por la  iluminación  e  incluso  por  los  otivos  simbólicos.  Mediante  el  uso  de  diferentes  tipos  de  luces y orientaciones se refuerzan diversos espacios, generando de esta manera un mayor  ritmo en la composición, y el traspaso constante de un lugar a otro; la generación de un  recorrido visual.    Las  cajas  de  hormigón  y  vidrio  están  apoyadas  en  columnas  de  acero  y  fueron  concebidas como elementos independientes y en contraste con la forma orgánica de  la cubierta.        


2‐EXPERIENCIAS SINGULARES   A través de los órganos de los sentidos, nos percatamos de nuestro entorno y todo lo que  entra  por  esa  vía  se  transmite  al  cerebro,  donde  la  información  se  interpreta,  en  gran  medida, a la luz de las experiencias previas.  La sensación es lo que ocurre toda vez que un órgano receptor es estimulado, mientras  que  la  percepción  es  el  proceso  mediante  el  cual  diversas  sensaciones  se  interpretan  y  organizan  en  patrones  significativos.  Pero  sea  como  sea  el  mundo  exterior,  usamos  los  sentidos para explorarlo y delimitarlo. Las sensaciones nos introducen en el conocimiento  del mundo exterior, proporcionando los elementos que se elaboran en fases posteriores  de la actividad psíquica.     Estimulo y respuesta, efectos y percepción. Oído, vista, tacto y olfato. Cada suceso en el  mundo exterior, o dentro del cuerpo del hombre, se denomina “estimulo”.  La  experiencia  inmediata  como  consecuencia  de  tales  excitaciones  se  denomina  “percepción”.  El  mundo,  lo  que  esta  “allá  afuera”,  es  una  cataratas  de  sensaciones  que  permiten  percibir una pequeña parte de aquel. Y esa parte que percibimos es a su vez filtrada por  nuestra experiencia, cultura, lenguaje, creencias, valores, intereses y suposiciones.  El  ser  humano  es  un  filtro  es  sí  mismo,  si  bien  los  estímulos  como  tamaño,  color,  contrastes,  etc.,  desempeñan  un  papel  fundamental  en  la  percepción;  no  todas  las  personas  atienden  por  igual  a  todos  los  estímulos  que  se  dan  en  el  ambiente  ni  los  interpretan en forma idéntica.   El  concepto  de  estos  filtros  se  basa  en  que  dos  personas  sometidas  bajo  una  misma  experiencia  tendrían  que  percibir  lo  mismo  y,  por  lo  tanto,  reaccionar  de  igual  manera.  Pero esto no ocurre, dados que los datos entran en dos  sistemas nerviosos que operan  distinto.   Estos  filtros  se  dividen  en  dos.  Por  un  lado  se  encuentran “los  Filtros Sensoriales”,  que  son la captación a través de los sentidos. Estos se dividen en:    a) Los receptores a distancia: son los que están relacionados con la reexaminación de  objetos a distancia. Estos serian los ojos, oídos y nariz.    b) Los receptores de inmediación, serían los que se encuentran relacionados con el  contacto.  Estos  están  relacionados  con  lo  que  recibimos  mediante  las  mucosas,  los  músculos y la piel.      Estos  sistemas  de  recepción  fueron  evolucionando  con  el  hombre  y  pueden  variar  en  cuanto a la cantidad y calidad de transmisión al sistema nervioso. Por ejemplo, hoy en día,  la  vista  es  un  sistema  mucho  más  desarrollado  que  el  olfato,  esto  tiene  una  relación  directa con la necesidad del hombre para con cada sentido.  La  vista  es  el  sentido  más  complejo.  Son  mucho  más  los  datos  que  llegan  al  sistema  nerviosos de los ojos y a un ritmo mayor que por otro sentido, como puede ser el tacto o 


el  oído.  Hasta  se  llega  a  pensar  que  es  el  medio  principal  que  tiene  el  hombre  para  recoger información.   Como se ve en el sentido de la visión ya desde tiempos lejanos era considerado uno de los  más  importantes  sentidos  para  cualquier  persona,  y  evidentemente  dentro  de  ellos  los  colores, las texturas, y la luz, como elemento primordial para su percepción, se presentan  como parte importantísima a la hora de definir el carácter de un objeto arquitectónico.   En  segundo  lugar,  “los  Filtros  Culturales”,  que  se  encargan  de  organizar  la  información  captada  por  los  sentidos.  Este  orden  estará  sujeto  a  alteraciones  producidas  por  preconceptos consecuentes a elementos culturales heredados, experiencias pasadas, de  pensamientos y sentimientos.    La cultura es básicamente la línea de pensamiento que llevamos con nosotros, es un gran  filtro en como llega la información a nuestra mente y cómo esta la ordena.   Debemos  entender  que  el  hombre  sintetiza  la  experiencia,  o  sea  lo  que  el  hombre  aprende  al  ver  y  lo  que  aprende  influye  en  lo  que  ve.  Es  en  la  mente  donde  se  junta  ambos filtros y forman “la percepción”.  Las  condiciones  propias  del  individuo  como  sus  necesidades  psicológicas  y  sociales;  sus  experiencias personales y su predisposición generan un recorte, un “mapa” propio de la  realidad.    La  percepción  implica  el  conocimiento  de  la  existencia  del  “objeto”,  recibiendo  impresiones que se registran e interpretan acorde a ese “mapa” del sujeto.  Para  Postman,  la  percepción  parte  siempre  de  un  organismo  que  está  “sintonizado”,  preparado a percibir ciertos estímulos, es decir, un recorte y no el todo. Esto sugiere un  sujeto  no  pasivo,  que  no  se  abre  a  toda  la  realidad  indiscriminadamente,  sino  a  una  intencionalidad en la forma de percibir.  El filósofo Merleau Ponti al decir “Yo soy mi cuerpo” 3 da una base que esta más ligada al     Psicológico dentro del campo de la percepción y no tanto a lo sociológico, sintetizada en  tres puntos:  1) En  la  consciencia  no  se  percibe  solo  objeto  como  en  la  Ciencia,  no  hay  solo  materia en lo percibido, sino también forma.  2) El mundo de las ideas no se superpone al mundo percibido. Las ideas están sobre  la percepción.  3) Percibir  no  es  recordar  ni  juzgar.  Para  entenderlo  mejor  esta  el  caso  de  una  mancha  clara  sobre  un  fondo  homogéneo  oscuro.  La  Teoría  de  Gestalt  sostiene  que esa figura que contrasta con el fondo es el dato fácil de obtener, refiriéndose  como fenómeno perceptivo.    Si nos referimos a la arquitectura la experiencia es el único modo de sentir completa a la  arquitectura y el cuerpo del hombre el medio para percibirla. Todas estas cuestiones son  particularmente importantes a la hora de proyectar espacios arquitectónicos por cuanto  3

Maurice Merleau-Ponty, Fenomenología de la Percepción, Editorial Planeta Agostini, 1983.


ubica al hombre en movimiento, con su capital cultural, con sus sueños y expectativas, en  un rol protagónico.   La arquitectura se convierte en un objeto estímulo y su destinatario es precisamente cada  hombre.  El arquitecto proyecta un objeto o espacio que junto con a la percepción del usuario, en  un tiempo y lugar, se convertirá en una obra arquitectónica. Es imposible dejar afuera  al  espectador, dado que si no existe quien percibe no hay obra y tampoco se puede crear un  espacio si no es desde la “percepción”. Para poder llegar al hombre debemos conocer sus  espacios,  sus  distancias,  sus  necesidades  y  sobre  todo  sus  filtros  perceptivos.  Entender  estos  filtros  es  lo  que  nos  guiará  a  interpretar  como  se  construyen  las  percepciones  individuales que los identifican como individuos.    Distintas personas sometidas a experiencias idénticas absorben la información de modos  diferentes,  dado  que  habitamos  en  distintos  mundos  sensoriales.  Todos  utilizamos  los  sentidos de distintas maneras, por lo tanto, percibimos distinto lo mismo.    Por lo ya dicho la percepción aparece como una de las varias funciones del individuo, era  entendida como el estrato básico de la relación representativa o cognitiva del individuo  con su ambiente. A partir de los datos sensoriales, se edificaban posteriormente las otras  etapas de la cognición, que incluían la actividad inteligente y la formación de conceptos.  Sobre  la  base  de  los  estímulos  del  medio  o  sensaciones,  el  individuo  organiza  su  representación  del  mundo,  y  la  percepción  es  el  primer  momento  de  este  proceso  representativo.  La  percepción  debe  ser  comprendida  a  partir  de  la  naturaleza  de  los  receptores sensorios.    “La  percepción  aparecía  como  un  complejo  proceso  de  organización  del  mundo  circundante en el cual intervienen factores cognitivos, afectivos y aun motores”4    Por un tipo de energía física que llega a nuestros órganos sensoriales, como los oídos o los  ojos,  se  produce  el  proceso  de  percepción.  Luego  un  impulso  electroquímico  llega  al  cerebro  mediante  conductores  nerviosos,  este  impulso  dará  lugar  a  la  experiencia  llamada  percepción,  produciéndose  cuando  procesos  estrictamente  fisiológicos  se  convierten en construcciones mentales.  El mundo se compone de fenómenos que son nuestras experiencias, “fenómeno” es todo  aquello  que  puede  experimentarse  y  el  término  contrario  “nada”  designa  que  no  se  ha  experimentado.  El  objeto  existe  mientras  que  un  fenómeno  aparece,  no  existe,  al  no  tener permanencia.   Los objetos se construyen mediante ordenación de experiencias.  Los fenómenos están dictados por la actitud adoptada y depende de las condiciones del  observador. Así, la percepción de una cosa puede cambiar según nuestra actitud.  

4

Eliseo Verón, Teoría de la percepción e integración teórica en la psicología social, Editorial Gedisa, Buenos Aires, 1983.


Toda  percepción  tiene  un  contenido,  siempre  organizamos  la  situación  según  nuestro  esquema perceptivo, concibiéndola como una dialéctica entre sujeto y realidad, entre las  propiedades de los objetos y la naturaleza e intenciones del observador.  La Arquitectura debiera siempre tocar los sentidos, nunca puede ser un juego puramente  intelectual, conceptual o visual, debe transmitir emociones.      “Así, intentamos crear espacios que respondan a este complejo método de percepciones  corpóreas. Espacios que tienen una cierta riqueza que se puede desplegar en el tiempo,  espacios que van mas allá de lo visual, espacios que se disfruta descubrir mientras uno  camina o se mueve en ellos, y cuyas particulares atmósferas los hacen memorables.” 5       Por lo tanto los espacios deben producir estímulos. Estas estimulaciones parten de:  Un sentido de posición: percepción de la lectura espacial y una situación relativa con los  objetos:  cenestesia;  un  sentido  de  las  estimulaciones  producidas  por  el  movimiento:  sinestesia; un sentido sobre esfuerzos y cansancios: kinestesia y un sentido de memoria  que  construimos  al  percibir  un  espacio  en  relación  a  otro,  memorizado  o  percibido  al  mismo tiempo.    Todas estas variables se refieren a percepciones exteriores de nuestro cuerpo, llamadas  “estereoceptores”. Carlos Cortese.     Es su capacidad comunicativa, la imagen que el edificio ofrece lo que lo convierte en puro  mensaje e imágenes, por encima de los espacios, procesos, funciones, técnicas o formas.                                    Las imágenes nos dicen cosas, son expresivas, su autor quiere suscitar una reacción en el  espectador,  interpelarlo,  sacarlo  del  estado  en  que  se  encuentra.  Al  mirar  un  objeto,  somos nosotros los que salimos hacia él. Con un dedo invisible recorremos el espacio que  nos rodea, salimos a los lugares distantes donde hay cosas, las tocamos, las atrapamos,  recorremos  sus  superficies,  vamos  siguiendo  sus  límites,  exploramos  su  textura  por  lo  tanto podemos decir que la experiencia visual es una exploración activa y dinámica.    “En la proximidad, nuestros sentidos permanecen atentos y deseosos de recibir el mayor  número de sensaciones, y estas son infinitamente más ricas” 6      Ver  algo  implica  asignarle  un  lugar  dentro  del  todo:  una  ubicación  en  el  espacio,  una  puntuación en la escala de tamaño, de luminosidad o de distancia.  En  rigor,  la  imagen  viene  determinada  por  la  totalidad  de  experiencias  visuales  que  hemos tenido de ese objeto, o de esa clase de objetos, a lo largo de nuestra vida. 

Luisa Hutton, Entrevista a De Sauerbruch y Hutton, Revista El Croquis Nº 114, Editorial El Croquis. 6 Javier Ferrándiz Gabriel, Apolo y Dionisio, El temperamento en la arquitectura moderna, Editorial Barcelona, 1999. 5


Una obra de arquitectura, una pieza de arte, una fotografía, una imagen, son visuales, por  lo  que  es  necesario  aproximarse  a  ella  no  sólo  mediante  la  palabra,  sino  también  mediante  la  imagen.  Las  imágenes  tienen  una  estructura,  un  esqueleto  estructural  que  soporta  los  elementos  básicos  de  la  energía  visual;  sin  estructura  no  hay  imágenes.  La  estructura supone la existencia de la organización y síntesis. La estructura se refiere a una  idea base, primera y teórica en la que se sustenta el arquitecto, a lo largo del desarrollo  de  la  obra  y  al  concluirla.  Cada  línea,  cada  objeto  diseñado  tiene  un  por  que  teórico  y  argumental, una jerarquía relativa que da a la obra un mayor significado.  En  la  imagen  la  existencia  de  la  luz  es  esencial  ya  que  sin  esta  no  hay  percepción  de  la  imagen.    La  luz  condiciona  también  la  percepción  del  color,  su  relativa  intensidad  por  el  ojo,  pudiendo ser suave o muy matizada, cruda o con alternancias bruscas. Sin luz los ojos no  pueden apreciar ninguna forma, ningún color, ningún espacio o movimiento.   La experiencia espacial está íntimamente vinculada a la experiencia de la luz. Sin luz no  hay visión, y sin visión no puede haber espacio visible. El espacio en un sentido visual es  espacio  luminoso,  y  generalmente  dicho  espacio  luminoso  no  se  hace  evidentemente  visible.    La  experiencia  de  la  luz,  en  otras  palabras,  la  sensación  de  los  colores,  representa  la  seguridad del organismo y tiene de esta manera un sentido afirmativo.   La  luz  puede  ser  percibida  directamente  como  fuente  luminosa,  el  sol,  el  fuego,  la  luz  eléctrica artificial, etc., coloreada o tamizada por su propia intensidad.   Un objeto resplandeciente se ve como fuente que emite una energía lumínica propia.  También la mera luz reflejada puede ocasionar una percepción de resplandor. Para que  esto  suceda  es  preciso  que  el  objeto  muestre  una  luminosidad  muy  superior  a  la  que  correspondería  a  su  lugar  esperado  dentro  de  la  escala  establecida  por  el  resto  del  campo.     Ej: En una calle totalmente a oscuras, un trozo de papel de periódico resplandece como  una luz.    Las pupilas de los ojos se agrandan automáticamente al disminuir la luminosidad, de ese  modo dejan pasar una mayor cantidad de luz. También los órganos receptores de la retina  adaptan su sensibilidad a la intensidad del estímulo.   La  luminosidad  observada  del  objeto  depende  de  la  distribución  de  los  valores  de  luminosidad dentro de la totalidad del campo visual. La luminosidad puede parecer como  una propiedad inherente a la cosa en sí.    “La iluminación es la imposición perceptible de un gradiente de luz sobre la luminosidad  objetual y los colores objetuales de la escena” 7     7

Rudoll Amheim, Arte y percepción visual, Editorial Eudeba,1985


Además la luz crea espacios: todos los gradientes poseen la virtud de crear profundidad.  Al recibir el objeto luces homogéneas desde todos los lados, el observador no distingue  ese  gradiente,  en  cambio  la  iluminación  lateral  introducía  un  gradiente  de  sombreado,  que se traducía en un fuerte efecto tridimensional. También es bien conocido el aumento  de relieve que producen las luces laterales.  En cambio una distribución juiciosa de la luz sirve para prestar unidad y orden no sólo a la  forma de los objetos aislados, sino igualmente a la de una composición entera.    Claro se refiere no sólo a todo lo expuesto a la luz directa, sino también a todos aquellos  colores  que  son  luminosos  por  naturaleza;  y  oscuros,  no  sólo  a  todas  las  sombras  directamente  causadas  por  la  incidencia  y  privación  de  luz,  sino  igualmente  a  todos  los  colores  que  por  naturaleza  son  pardos,  de  modo  que  aun  expuestos  a  la  luz  conservan  oscuridad y pueden agruparse con las sombras de otros objetos.  En un sentido más didáctico, la iluminación tiende a guiar la atención selectivamente, de  conformidad con el significado pretendido. Para destacar un objeto no es necesario que  este sea grande, ni de colores vivos, ni que este ubicado en el centro.  Todo  aspecto  visual  debe  su  existencia  a  la  luminosidad  y  el  color.  Los  límites  que  determinan  la  forma  de  los  objetos  se  derivan  de  la  capacidad  del  ojo  para  distinguir   entre zonas de luminosidad y color diferentes.    Bajo una iluminación fuerte, los rojos parecen particularmente luminosos porque son los  conos de la retina los que desempeñan casi todo el trabajo, y ellos son los más sensibles a  las longitudes de onda más largas.  El  color  produce  una  experiencia  esencialmente  emocional,  mientras  que  la  forma  corresponde al control intelectual.  El rojo es excitante porque nos recuerda el fuego, la sangre, “la revolución”.  La  luminosidad  fuerte,  la  saturación  elevada  y  los  matices  de  onda  larga  produce  excitación: un rojo puro y luminoso es más activo que un azul grisáceo y pagado.  En  cambio  la  luz  diurna  hace  visible  la  obra  embelleciéndola,  por  su  difusión  complementa la incidencia directa de la luz del sol y crea gradientes suaves.    “La  Biblia  identifica  a  Dios,  Cristo,  la  verdad,  la  virtud  y  la  salvación  con  la  luz;  y  a  la  impiedad, el pecado y el demonio con las tinieblas”.     Con respecto a la forma, es el mejor medio de identificación que por ejemplo el color, no  solo por que ofrece muchas más clases de diferencias cualitativas, sino también porque  sus  caracteres  distintivos  son  muchos  más  resistentes  a  las  variaciones  ambientales.  El  hombre posee una notable capacidad para reconocer un objeto aunque el ángulo desde  el cual lo percibe pueda presentar una proyección muy diferente del mismo. Una figura  humana se identifica desde casi cualquier punto de observación. Es más, la forma no se  ve  casi  afectada  por  los  cambios  de  luminosidad  o  color  del  entorno,  mientras  que  el  color local de los objetos es sumamente vulnerable a este respecto.   


La forma parece influir en el peso. La forma regular de las figuras geométricas simples las  hace parecer más pesadas.  La  forma  perceptual  es  el  resultado  de  un  juego  recíproco  entre  el  objeto  material,  el  medio luminoso que actúa como transmisor de la información y las condiciones reinantes  en el sistema nervioso del observador.  Por  lo  tanto  podemos  decir  que  la  percepción  de  formas  es  una  ocupación  eminentemente activa.    Hablar  de  movimiento  es  obviamente  metafórico  cuando  uno  se  refiere  ya  sea  a  la  arquitectura y otras artes aplicadas, en las que nada se mueve materialmente, en donde  el observador es presa de la ilusión de hallarse ante una verdadera locomoción y que la  imagen se siente como si estuviera en movimiento, tal vez porque el observador genera  dentro de su propio cuerpo las reacciones cinéticas pertinentes.    El supuesto que subyace a la teoría, es el de que la imagen, procediendo como procede  de un objeto material inmóvil, no puede poseer ella misma propiedades dinámicas, y que  por consiguiente esas propiedades han de ser añadidas al precepto a partir de algún otro  recurso del observador.  Ese recurso se supone ser la familiaridad pasada del observador con cosas de locomoción  real: al contemplar la figura de bronce de un bailarín en movimiento. Ese conocimiento le  engaña  haciéndole  ver  movimiento  allí  donde  no  lo  hay,  o  por  lo  menos  haciéndole  atribuir al objeto inmóvil una vaga movilidad.  Es  frecuente  que  los  objetos  naturales  posean  una  dinámica  visual  fuerte  porque  sus  formas son huellas de las fuerzas materiales que los crearon. El movimiento, la expansión,  la contracción, los procesos de crecimiento: todas estas cosas se pueden manifestar como  formas dinámicas.   Las formas abultadas, retorcidas o sinuosas de los troncos de árbol, ramas, hojas y flores  conservan y repiten los movimientos del crecimiento.    Nuestro elemento circulación de forma serpenteante posee la tendencia de reproducir de  la manera mas explicita el sentido de velocidad, de aquí su forma sinuosa y direccional,  intentando de darle una imagen de la velocidad en acción.  La  forma  arquitectónica  traduce  las  premisas  de  movimiento.  También  se  obtiene  el  dinamismo  de  la  forma  arquitectónica  producida  por  las  líneas  que  la  componen  de  efecto  dinámico  y  por  el  propio  dinamismo  que  tiene  el  significado  de  este  elemento  transportador.     En los capítulos siguientes se intenta demostrar cómo conceptos históricamente opuestos  como  son  lo  perceptible  y  lo  científico,  ciencia  y  experiencia,  no  lo  son  tanto.  En  arquitectura,  hoy,  las  variables  derivadas  de  la  tecnología  se  ponen  al  servicio  de  la  percepción  y  se  indaga  técnicamente  para  potenciar  los  fenómenos  sensoriales.  Nuevas  estéticas  surgen  de  premisas  tecnológicas  en  tanto  que  se  apela  a  los  sentidos  para  modificar conductas estudiadas desde y comprobadas.  A  partir  del análisis de ejemplos  de  arquitecturas  singulares,  desde encares hasta ahora  enfrentados, se procura profundizar en estas áreas cada vez más vinculadas. 


3‐EL FENÓMENO:   Luz, Color, Contexto.    “Estamos  interesados  en  el  espacio  y  su  experiencia  tal  y  como  es  percibido  por  un  observador  en  movimiento,  tenemos  en  cuenta  que  el  usuario  esta  utilizando  la  totalidad  de  sus  sentidos  corporales  para  la  percepción,  incluyendo  la  memoria  de  manera consiente e inconsciente.” 8  

  Por esto y mucho más al entrar los visitantes al museo se sumergen en una experiencia  sensorial basada en la desaparición casi total de los límites visuales del espacio. Espacios  que nos inducen al movimiento, a la velocidad, a trasladarnos y no quedarnos quieto, al  asombro, en conclusión, a la necesidad de descubrir el   lugar para entenderlo.    El observador recorre las diversas zonas de un edificio porque ni la vista ni la mente son  capaces  de  asimilarlo  todo  simultáneamente  y    el  orden  en  que  se  desarrolle  la  exploración  es  indiferente.  El  recorrido  de  la  mirada  no  tiene  por  qué  seguir  las  direcciones  vectoriales  creadas  por  la  composición.  Un  vector  compositivo  que  lleve  de  izquierda  a  derecha  puede  ser  percibido  correctamente  aunque  la  vista  se  mueva  en  la  dirección  contraria.  En  cambio,  en  una  obra  de  teatro  o  en  una  composición  musical  la  secuencia  es  esencial.  Ese  orden  se  impone  al  espectador  y  al  oyente,  y  ha  de  ser  obedecido.  La  percepción  en  el  recorrido  es  dinámica  porque  esta  relacionado  directamente  con  la  acción (acción que realiza dentro del espacio dado) y no una mirada pasiva. Por lo tanto  los  espacios  no  están  hechos  para  ser  contemplados  estáticamente,  sino  para  ser  recorridos y vividos con todos nuestros sentidos.  Es por el mero gusto de participar de esta experiencia de espacio y arquitectura, de una  comedia  inventada  e  intencionada  por  nosotros  y  relatada  a  través  de  los  medios  constructivos, lo que lleva al visitante a recorrer 170m de museo conscientemente o no,  seducidos a descubrir el lugar. No importando cuantas veces se suba y se vuelva a bajar,  ni tampoco cuantas veces se halla visitado el museo.  El  usuario  debe  participar  como  espectador,  actor  y  cómplice  del  aprendizaje  de  las  distintas  sensaciones  captadas  durante  el  recorrido  de  esta  unidad  espacial.  Se  debe  sentir libre al ingresar ya que no hay límites establecidos, solo los que establece el mismo,  formando una arquitectura abierta a la participación.   El objetivo es conseguir resonancia entre perceptor y espacio percibido, entre la obra de  arquitectura y quien la recorre, porque es la mejor manera de desarrollar un concepto de  arquitectura expresiva. 

Luisa Hutton, Entrevista a De Sauerbruch y Hutton, Revista El Croquis Nº 114, Editorial El Croquis.

8


Es  importante  el  entendimiento  de  los  distintos  modos  que  tiene  la  gente  de  sentir  el  espacio. La subjetividad en la cual se capta el espacio se adquiere por variantes mentales,  que son las que toman la información captada por los sentidos y la ordenan. 

    Los distintos efectos producidos por la luz natural o artificial llevan a una percepción de  un espacio dinámico donde los sentidos permanecen atentos y deseosos de recibir mayor  información. Atracción que incita al observador a recorrerlo y a encontrar la continuidad  a través de la experiencia del espacio.  La  selección  de  los  materiales  logra  enfatizar  el  uso  de  las  partes  gracias  a  los  colores,  brillos, textura y la regulación de opacidades. Se pensó desde un comienzo en dejar los  materiales  a  la  vista  (tal  cual  son),  pensados  en  forma  conjunta  con  la  creación  del  espacio aumentando su expresividad, generando en el observador múltiples visiones de  texturas y sensaciones que lo atraen mientras recorre los distintos espacios. Las texturas  son superficies exteriores con condiciones visuales y táctiles determinadas: finas, ásperas,  rugosas, etc.  Con  el  color  se  puede  lograr  gran  variedad  de  cosas.  Como  por  ejemplo  sensaciones  tranquilas, excitantes; puede significar temperatura, tamaño, se puede usar para destacar  un elemento de un conjunto, para ocultar, para despertar un sentimiento, etc.  Por  supuesto  que  también  influye  en  el  espacio,  sobre  el  carácter,  el  ánimo  y  en  consecuencia a nuestro temperamento. De aquí, la importancia que tiene este recurso.   La  luz  es  el  elemento  que  permite  la  percepción  de  las  imágenes  que  no  existirán  para  nosotros  sin  ella.  La  luz  ordena  la  mirada  del  espectador  y  puede  intervenir  de  modos  diversos.  Sirve  para  la  captación  de  los  objetos  y  también  interviene  activamente  en  la  significación  arquitectónica  produciendo  contrastes  en  fachadas  e  interiores,  exaltación  en elementos arquitectónicos gracias al uso de vidrios traslúcidos, etc.  Puede  alegrar  un  espacio,  inquietar  con  la  penumbra  y  hasta  deprimir  con  una  determinada luz. Se debe adecuar en forma, función y estética, al tipo de espacio que se  quiere lograr.  La luz es necesaria para que la materia se manifieste. Hace que arquitectura y espacio se  hagan comprensibles.   Los elementos en el espacio: captan, reflejan, tamizan y emiten luz.   

  Torre Agbar, Barcelona.  Jean Nouvell.    En el caso de la Torre Agbar ubicada en Barcelona, diseñada por el Arquitecto Francés  Jean Nouvel, la transparencia, la  tecnología, la luz, los reflejos y el color  son algunos  de los temas recurrentes que sobresalen.  Nouvell asegura que se baso en varios electos de la naturaleza para su diseño. Por un  lado: apelo al agua, (en referencia al grupo de agua de Barcelona que le da el nombre  al  edificio)  con  el  diseño  “emergente”  del  Geiser  y  también  con  la  superficie  del 


edificio  que  evoca  el  efecto  mojado:  “una  textura  vibrante  y  transparente”  como  define el autor.  También se inspiró en el macizo de Montserrat. Pero con una imagen más liviana, más  cerca  del  agua  que  de  la  pesadez  de  la  piedra.  Lográndolo  por  la  combinación  de  materiales:  la  ligereza  del  vidrio  en  la  fachada  se  opone  a  la  solidez  de  hormigón  calado de la estructura, detrás del vidrio.  En  realidad,  la  fachada  es  el  elemento  más  llamativo  con  un  cuidadoso  y  sutil  tratamiento  de  la  piel,  semejante  al  que  suelen  realizar  Herzog  y  Demeuron,  que  otorgan un papel protagónicos a las fachadas. La envolvente de Agbar esta compuesta  de  una  triple  piel  que  comienza  con  la  estructura  de  hormigón  calada  con  4500  ventanas  que  se  parecen  a  las  piezas  de  un  Tetris  en  donde  el  ingreso  de  la  luz  esta  tratado  en  este  límite  dado  por  las  perforaciones  en  el  hormigón.                                  Después  viene  un  recubrimiento  de  chapa  acanalada  de  aluminio  en  tonos  rojos,  azules,  verdes  o  grises  que  recuerdan  el  trencadís  catalán  y,  por  último  el  vidrio  en  forma de escamas con distintos grados de transparencias, que ayuda al control solar y  potencia la imagen sugerente y cambiante del edificio.   Entre las últimas capas, un pasillo sirve de pasarela técnica para alcanzar la superficie  exterior con miles de aireadotes fijos   con  posiciones  estratégicas.  Además,  ese  espacio  constituye  un  colchón  térmico  que  sirve para aislar el edificio.       Las diferentes inclinaciones de las láminas de vidrio permiten mayor o meno entrada  de luz natural en el edificio. Además la piel exterior provoca juegos lumínicos. Aquí el  rebote  de  los  rayos  solares  crea  un  juego  de  luces  que  varía  durante  el  día  realzado  por los diferentes colores de las placas de aluminio que están por detrás.  La  disposición  de  ellas  logra  generar  una  silueta  difuminada  resaltando  el  efecto  logrado  gracias  a  los  colores,  el  efecto  de  desaparecer  en  las  alturas,  en  el  cielo  azul  barcelonés.  Este  atractivo  tablero  de  luces  en  el  muro  cilíndrico  de  hormigón  está  calculado  a  partir  de  unos  criterios  de  distribución  e  iluminación natural que, según el ábaco solar de Barcelona.  La superficie del edificio evoca el agua, vibrante y transparente, puesto que el material se  lee en profundidad, coloreado e incierto.  La fachada  se ve de manera diferente según la  distancia  a  la  que  se  encuentra  el  observador.  Así,  la  torre  se  imprime  en  el  cielo  con  colores reflectantes más claros en la parte superior, y abajo más oscuros “para reflejar la  masa  urbana  y  los  edificios  de  ladrillo”,  según  señaló  Nouvel.  Y  para  que  la  silueta  se  dibuje  también  de  noche,  se  ha  propuesto  acentuar  esta  policromía  con  variaciones  de  intensidad que potencien la intensidad de la luz y el colorido. En la torre Agbar hay 4,500  lámparas  con  seis  líneas  multicolores,  compuestas  por  LED  azules,  rojos  y  verdes,  colocadas  en  las  láminas  de  aluminio  dispuestas  a  su  alrededor.  Un  entramado  de  microelectrónica  controla  todo  el  proceso.  Las  figuras  son  decididas  por  un  programa  informático.   Los sistemas de iluminación LED no emiten calor y son más seguros para ambientes con  agua o materiales sensibles al cambio de temperatura.  


El  sistema  debía  ser  un  sistema  abierto  a  futuras  ampliaciones,   adaptable  a  cualquier  fabricante  de  luminarias,  tenía  que  ser  amigable  y  sencillo  de  manejar,  de  modo  que  cualquier  operario  en  poco  tiempo  pudiese  manejar  el  programa  de  control,  ya  que  además de las funciones de iluminación este software debía ser útil como herramienta de  mantenimiento para la detección de fallos en las luminarias. El sistema debía ser capaz de  encender, apagar y regular cada uno de los 13500 canales del total de las luminarias que  componen  el  alumbrado  exterior  y  de  forma  individual  teniendo  en  cuenta  que  no  existieran  retrasos  en  el  encendido  o  en  la  transición  de  colores,  permitiendo  además  realizar  secuencias  programadas  que  permitieran  producir  los  efectos  luminosos  deseados. Se debía crear un sistema de ahorro de energía en el modo standby, además  debía disponer de un programador horario para ejecutar escenas a determinadas horas  del día. El control del sistema debía realizarse desde cualquier punto de acceso a la red  corporativa del edificio e incluso desde fuera del edificio, entorno a unos 500 metros a la  redonda.    Tras  un  periodo  de  funcionamiento  se  ha  verificado  el  correcto  funcionamiento  del  sistema,  y  observado  que  al  igual  que  en  otros  proyectos  de  estas  características,  sistemas  basados  en  PC  en  edificios  se  están  convirtiendo  en  una  herramienta  imprescindible,  destacando  que  son  sistemas  abiertos  y  que  permiten  adaptarse  a  las  nuevas  tecnologías  que  van  apareciendo,  sin  necesidad  de  grandes  inversiones,  al  ser  sistema abiertos. Se ha de destacar la accesibilidad al sistema desde cualquier punto del  edificio, el consumo energético, el sistema de ahorro de energía en posición standby y el  tiempo de vida de los leds.  El sistema ideado es exclusivo y propietario y permite proyectar 16 millones de colores,  gracias a un sofisticado sistema de hardware y software, además de la capacidad de crear  transiciones de color también independientes, sin apreciarse retrasos y creando un efecto  impactante.  Está  pensado  como  un  sistema  abierto  que  permite  integrar  luminarias  de  cualquier fabricante.    “La luz no solo tiene intensidad sino también vibración y es capaz de dar rugosidad a un  material liso, de dar una calidad tridimensional a una superficie plana”. Renzo Piano 

  Complejo Cultural y Comercial en Retiro.    En nuestro proyecto, tuvimos que tener especial cuidado en el factor “iluminación”, la luz  y  la  sombra,  pues  se  proyecto  como  un  enorme  volumen  vidriado  que  deja  el  paso  de  gran cantidad de luz exterior.  Hay un alto grado de variabilidad con respecto a esto, ya que depende en gran medida de  condiciones externas como ser, cielo soleado, nublado, lluvias, invierno, verano, etc.  En  contrapuesto  a  este  volumen  se  dispuso  de  otros  volúmenes  opacos  menores  que  generan sombras en el interior del edificio, y que trabajan como opuestos con los cuerpos  transparentes y traslúcidos.  Muchos  secretos  de  esta  arquitectura  y  gran  parte  de  su  sentido,  sobresaltan  en  la  oscuridad,  en  donde  se  desdibuja  la  condición  material  del  edificio  y  su  aspecto.  Ya  no 


está  determinado,  por  el  acero  o  el  vidrio,  sino  por  la  sola  intensidad  de  color  y  de  las  luces que separan y diferencian la obra del entorno. Por cuanto se transforma en un gran  cartel luminoso a escala urbana.  La luz es dispuesta interiormente destacando unas partes sobre otras, siendo entonces la  luz exterior una mera iluminación.  La  idea  es  producir  por  medio  de  la  luz  la  representación  del  interior  al  exterior,  la  proyección interior‐exterior.  Transparencias,  formas  que  aparecen  unas  detrás  de  las  otras  y  cuyos  efectos  se  superponen.    Hay  un  refinado  juego  de  luces  y  transparencias  con  la  idea  de  generar  una  imagen  inmaterial y etérea.   Durante el día, la envolvente transparente produce diferentes reflejos y brillos según  la  hora  del  día,  las  nubes  y  los  tonos  del  cielo,  por  lo  tanto,  el  edificio  puede  ser  transparente o reflectante, de acuerdo al día y al ángulo de visión del observador.   La luz describe no solo el espacio sino también el tiempo (a distintos horarios del día).  La  luz  que  ingresa  por  la  cubierta,  permite  descubrir  distintos  matices,  como  color,  texturas, materiales y elementos de arquitectura. Deja pasar la luz a modo de invitación  debido  al  uso  del  vidrio  transparente  pero  controlado  por  las  cortinas  móviles,  en  el  sector��comercial existen dos tipos de ingreso de la luz: una totalmente transparente y la  otra traslucida,  en volúmenes como aulas y depósitos que son opacos la luz es rebotada y  rechazada totalmente.                                              


4‐LA CIENCIA    Tecnología, Sustentabilidad, Símbolos.      “Las partes operan como un sexteto de jazz, cada uno tocando su propia melodía, pero  creando  en  sus  diferencias  y  coincidencias  una  armonía  tan  impredecible  de  un  momento a otro como lo es la experiencia individual de cada parte del edificio. Lo que  permanece  constante  de    parte  en  parte  son  los  ritmos  fluyentes  de  arquitectura,  sincopados por las puntuaciones dominante y subordinadas, verticales y horizontales”.   Eric Goldemberg.     Es  indudable  que  la  mayor  parte  de  arquitectura  de  alta  tecnología  desarrollada  en  los  últimos  años  ha  depurado  generalmente  los  elementos  más  agresivos,  duros  y  antihumanos de las propuestas y proyectos presentados en los años sesentas y setentas.  Recordemos  las  fábulas  de  Archigram  por  ejemplo,  Entendiendo  la  posibilidad  de   disponer  de  un  mundo  intercambiable,  de  células  habitables  que  pueden  ser  transportables y enchufables en diversas Megas‐Estructuras existentes. Esta arquitectura  parte  de  una  imitación  superficial,  evocativa,  formalista,  epidérmica  y  mimética  del  mundo de la ciencia de la tecnología y no de una rigurosa interpretación de las leyes de la  ingeniería,  ni  de  un  profundo  conocimiento  científico  experimental  de  las  reales  posibilidades  de  los  nuevos  materiales  y  tecnologías,  o  de  una  clara  conciencia  de  los  problemas estructurales de las nuevas tipologías.    La arquitectura tecnológica se ha suavizado, se ha domesticado, respetando muchos las  preexistencias naturales y adaptándose a las tramas urbanas donde se inserta.  La  mayor  obsesión  de  algunos  de  los  máximos  representantes  de  esta  posición  es  de  rechazar  el  calificativo  de  “high‐tech”  y  sostener  que  realizan  una  arquitectura  “ecológica” y de “tecnología suave y humana”.  Por  lo  tanto  al  momento  de  diseñar  los  sistemas  constructivos  y  al  optar  por  ciertos  elementos tecnológicos se pretendió domesticar y conjurar la cara más dura, inhumana y  destructora de la tecnología.    La  sustentabilidad  como  tema,  con  la  cantidad  de  especificidades  que  conforman  su  léxico y las estrategias para pensar soluciones que cuiden nuestro medio ambiente, y más  ampliamente  el  impacto  que  cualquier  creación  humana  produce  a  través  del  tiempo  están ganando afortunadamente un lugar indiscutible en la agenda de la arquitectura, ya  que  pone  el  énfasis  en  analizar  tanto  las  consecuencias  presentes  como  futuras  de  nuestras acciones.  En las últimas décadas los temas relacionados con la ecología pasaron a primer plano por  preocupaciones  concretas  como  lo  fue,  en  un  momento  paradigmático,  el  anuncio  del  agujero  de  la  capa  de  ozono,  al  que  luego  se  agregaron  el  calentamiento  global,  los  fenómenos  meteorológicos  atípicos  que  aumentaron  su  frecuencia,  el  valor  económico  creciente de las energías que utilizamos y la comprensión de su finitud. 


En la arquitectura, las primeras preocupaciones por el medio ambiente estuvieron ligadas  a la puesta en crisis de muchos de los valores del Estilo Internacional, pues se comprendió  que  en  la  mayoría  de  los  casos,  traicionando  su  propio  espíritu  racional  o  funcional,  la  clonación acrítica de soluciones idénticas en diferentes lugares solo ocasionaba mayores  esfuerzos de acondicionamiento, malos usos de la economía, espacios sin representación  y poco cómodos para habitar.  Lo  interesante  de  las  posturas  más  comúnmente  adoptadas  en  la  actualidad  es  que  reúnen  la  posibilidad  de  responder  con  estrategias  universales  a  problemas  puntuales,  entendiendo  que  la  sustentabilidad  en  arquitectura  debe  estar  más  allá  de  un  estilo  o  resolución  puramente  estética  y  que  cabe  trabajar  sobre  este  problemática  con  responsabilidad y buscando respuestas originales.   

Agencia Federal de Medio Ambiente, Dessau, (Alemania).  Sauerbruch‐Hutton.    En  el  caso  de  las  oficinas  de  la  Agencia  del  Medio  Ambiente  en  Dessau  (Alemania),  diseñada por los arquitectos Sauerbruch –Hutton se planteó un desafío que abarcaba  varios  aspectos.  Por  un  lado,  desde  el  punto  de  vista  programático,  el  edificio  debía  conjugar  funciones  públicas,  como  una  biblioteca,  un  auditorio,  una  cafetería,  un  sector de exposición y áreas de información; con otra privada que albergarán puestos  de trabajos para más de 800 empleados.  Por  otra  parte,  existía  desde  el  comienzo  la  intención  de  que  este  proyecto  se  identifique en torno a los conceptos de sustentabilidad, ecología y economía.  El edificio se encuentra al noroeste del ferrocarril de Dessau en el antiguo “barrio del  gas”, la estrategia de elección del sitio estuvo muy ligada a su ubicación, pero también  enfrentaba  el  conflicto  de  tener  que  lidiar  con  un  alto  nivel  de  degradación  urbano‐ ambiental.     La forma del nuevo edificio se ha diseñado de modo que buena parte del terreno sea  accesible a los ciudadanos de Dessau: de esta manera se crea un parque público lineal.  Se  entra  a  la  nueva  construcción  a  través  del  “Foro”,  un  espacio  en  forma  de  medialuna  que  introduce  el  parque  en  el  edificio  y  actúa  de  enlace  entre  las  zonas  públicas  como  la  biblioteca,  el  centro    de  información,  la  sala  de  congresos  y  las  oficinas propiamente dichas. Para acceder a estas últimas hay que seguir por un atrio  cubierto  ajardinado  que  ocupa  una  posición  central  con  respecto  a  los  diversos  departamentos de la Agencia.  Las estrategias de ingeniería inteligente y energías renovables jugaron un lugar central  en los esfuerzos de planificación.   En  particular,  la  obra  se  beneficia  por  el  uso  de  una  gran  intercambiador  de  calor  geotérmico que se utiliza para calentar o enfriar el aire mediante intercambio de calor  con  la  masa  térmica  del  suelo,  permitiendo  por  ejemplo  que  el  aire  fresco  fluya  mecánicamente por los conductos según las variaciones de la temperatura exterior.  


La  temperatura  de  la  tierra  en  invierno  es  caliente  y  en  verano  fría.  Mediante  chimeneas conectadas a tubos de cemento enterrados a tres metros del piso se envía  el  aire  a  los  pasillos  de  cada  piso  y  de  allí  a  las  oficinas  de  modo  que  el  aire  se  preacondiciona para el momento en que debe llegar a los espacios interiores.   En  cambio,  en  primavera  y  otoño,  con  solo  abrir  las  ventanas  las  oficinas  tienen  ventilación natural.    Durante  el  verano,  la  ventilación  nocturna  de  las  oficinas,  junto  con  la  masa  térmica  almacenada de techos y paredes, se aprovecha para enfriar las zonas de trabajo. Esto  es  posible  gracias  a  la  notable  diferencia  de  temperatura  que  existe  entre  el  día  y  la  noche.  Estos  sistemas  de  ahorro  energético  se  combinan  con  el  uso  de  energías  renovables como colectores solares en la cubierta y paneles fotovoltaicos.    Los materiales también se escogen partiendo de criterios ecológicos. Así, se utilizaban  madera, Linóleo, cobre o piedra.  La estructura se realiza con pilares y losas de hormigón armado, dejando vista la cara  inferior para mejor aprovechamiento de su masa térmica.  El  20%  de  la  energía  consumida  por  el  edificio  proviene  de  fuentes  renovables.  Y  la  energía que se utiliza para calefaccionar el aire es 40% menor que la propuesta por la  legislación estándar de conservación de energía en Alemania.  Producto  de  la  optimización  energética  y  material  del  ciclo  de  vida  de  un  edificio,  la  nueva  Agencia  Federal  de  Medio  Ambiente  se  propone  como  referente  de  la  Arquitectura ecológica.     “Los  distintos  Climas,  la  variedad  de  materiales  que  la  naturaleza  tiene  en  cada  zona, las diversas condiciones geográficas, las distintas culturas del habitar, marcan  orientaciones  hacia  soluciones  particulares  que  habrá  que  estudiar  y  desarrollar  para cada opción concreta.”  Margarita de Luxán García de Diego.    

  Complejo Cultural y Comercial en Retiro    En  vistas  de  la  situación  mundial  actual  de  los  ritmos  de  consumo  de  recursos  no  renovables,  nuestro  edificio  estaría  equipado  en  un  sector  de  la  cubierta  con  placas  solares,  de  esta  manera  se  logra  un  edificio  que  se  abastezca  enérgicamente  en  forma  parcial  y  que  intentará  generar  conciencia  ecológica  en  proyectos  futuros  de  lo  indispensable  que  es  para  los  arquitectos  comenzar  a  equipar  sus  edificios  con  alguna  clase de energía renovable. Por lo tanto este modelo sustentable concibió su diseño para  el ahorro energético de aquí surge también la forma de la envolvente que al ser irregular  minimiza la superficie de exposición al sol.  Esta  estrategia  fundamental  de  minimizar  las  necesidades  energéticas  del  edificio  por  medio de su forma, cuenta con el respaldo del sistema de control del ambiente.  El  proyecto  ostenta  una  estrategia  ambiental  que  utiliza  al  máximo  la  energía  solar  y  ventilación natural que reduce el uso del aire acondicionado y la calefacción.  


Es un edificio que tiene una gran preocupación por la técnica, pero a la vez pensada de  manera  singular  y  adaptable  al  contexto,  buscando  la  máxima  calidad  arquitectónica  enriqueciendo su entorno gracias a la utilización de la tecnología.   También  se  crear  un  ámbito  para  la  contemplación  con  un  gran  aprovechamiento  y  manejo de la luz natural. De esta manera el edificio se adapta al medio, al sol, calor, y  al ruido como un organismo impermeable pero poroso en luminosidad.   

“El desarrollo sustentable es el desarrollo que satisface las necesidades del presente  sin  comprometer  la  habilidad  de  generaciones  futuras  de  satisfacer  sus  propias  necesidades”  Comisión  Bruntland  en  su  informe  Our  common  Future  durante  la  conferencia de Naciones unidas sobre ambiente humano realizada en 1987  Debemos imaginar un mundo donde el desperdicio equivalga a comida y todo pueda  ser diseñado para ser reciclado o auto sustentable, donde se respete la diversidad y se  utilice la energía solar, tal como sucede en la naturaleza.   “miremos  al  mundo  y  veamos  un  mundo  de  abundancia  en  lugar  de  un  mundo  de  límites” Arq. William McDonough.  Sería  maravilloso  celebrar  la  abundancia  de  la  energía  solar  sobre  la  superficie  del  planeta,  que  es  una  5000  veces  mayor  que  la  energía  que  necesitamos  para  operar  nuestros sistemas actuales.     

                                           


CONCLUSIÓN:   

  Creo que el verdadero significado del proyecto de arquitectura reside en el fenómeno de  la experiencia, en el suceso de andar, de acercarse, o alejarse e ir pasando por distintas  situaciones.   Para  interpretar  a  los  espacios  arquitectónicos  en  cuestiones  de  percepción,  hace  falta  entregarse  a  la  experiencia  de  jugar  y  explorar,  en  estar  abierto,  mostrarse  siempre  receptivo, ya que estos espacios resultan traductores de emociones de diversas índoles.   La percepción dada en el espacio a través de sus cualidades, está guiada por los sentidos  de cada persona y depende por eso mismo de cada individuo y de su condición cultural y  fisiológica, por lo tanto es unívoca.  La  percepción  de  lo  desconocido  siempre  es  estimulante,  lo  que  el  observador  puede  descubrir  a  través  de  recorridos  espaciales  develará  valores  novedosos.  Pero  estas  sensaciones  que  recibimos  carecen  de  sentido  en  tanto  no  sepamos  ordenarlas  en  una  “información” coherente.  La  luz,  el  color,  los  materiales,  los  recorridos,  las  formas  y  por  ende  el  espacio  todo  en  conjunto  estimula  y  provoca  distintas  reacciones  en  el  espectador.  El  arquitecto  debe  aprender  a  dominar  todo  eso,  explorando  y  explotando  sus  superficies,  estructuras  internas,  sus  posibles  texturas,  colores  y  su  grado  de  maleabilidad,  para  lograr  esa  comunicación que involucra al espectador.  A juicio personal este debe ser la forma de pensar y hacer la nueva arquitectura en el cual  el fenómeno espacial y la participación de los sentidos será experiencia vital del hombre.      “…nuestra ambición es realizar un trabajo que sea comprensible para todo el mundo, en  todas  partes;  que  atraviesen  la  mente,  las  capas  de  contextos  y  de  culturas,  y  vaya  directamente a las sensaciones”. Jacques Herzog.    Con  respecto  a  la  iluminación  adoptada,  los  LEDs  abren  las  puertas  a  una  manera  novedosa  de  entender  la  iluminación:  el  paso  de  la  "cultura  de  la  bombilla"  a  la  "luz  digital".  Las  luces  ya  no  constituyen  un  complemento  frágil  e  inmóvil,  sino  una  parte  integrante del diseño. Por ser tan pequeños, los LEDs pueden integrarse en los materiales  utilizados para diseñar. Así, se acabaron las instalaciones tradicionales y aburridas. Ahora  se  pueden  crear  efectos  emocionantes  basados  en  un  alumbrado  'invisible'.  Imagínese  techos que imiten el cielo o ventanas que simulen la luz del sol para animarle en los días  grises de invierno. La iluminación ya no es puramente funcional, no se limita a un simple  instrumento  para  permitirnos  ver  o  para  indicarnos  que  el  café  ya  está  listo.  Se  ha  convertido  en  una  herramienta  de  diseño,  que  nos  permite  cambiar  el  aspecto  de  un  espacio  con  tan  solo  pulsar  un  interruptor,  pintándolo  con  luces  de  colores.  La  iluminación ahora es un elemento que interactúa con nosotros, que nos sigue a medida  que avanzamos por un edificio o lugar. También contribuye a la preocupación por crear  espacios y edificios sostenibles, iluminar con equipos libres de sustancias contaminantes,  minimizando los costes de mantenimiento y maximizando el ahorro energético. 


Con  respecto  al  tema  de  la  sustentabilidad,  he  llegado  a  la  conclusión  de  que  nosotros  tenemos  que  saber  construir  formas  sustentables  con  materiales  sustentables.  Conocer  nuestro clima nos ayudará a concebir formas arquitectónicas adecuadas. Manipulando la  forma de un espacio, nosotros podemos introducir luz natural y ventilación. Sin embargo,  más allá de eso el diseño sustentable implica una manera de pensar, diseñar, construir y  operar  edificios  teniendo  en  cuenta  la  responsabilidad  ambiental  y  ecológica  de  la  arquitectura,  buscando  minimizar  el  uso  de  recursos  escasos  y  sin  producir  emisiones  contaminantes.  En  la  Argentina,  no  existe  aún  una  conciencia  clara  de  la  necesidad  de  cuidar  nuestros  recursos, especialmente entre los proyectistas del hábitat. Se desconoce el impacto que  el uso de distintos materiales produce durante su ciclo de vida, se desatienden cuestiones  de diseño bioclimático al proyectar edificios o espacios exteriores y se derrochan recursos  escasos como el agua.  Por otra parte, la falta de controles y reglamentaciones claras producen altos niveles de  contaminación ambiental.  El actual deterioro del ambiente natural y artificial, y la conciencia generalizada de cuidar  nuestro mundo aún no han influido contundentemente en los proyectistas del hábitat.   Este  proyecto  propone  incorporar  criterios  ecológicamente  responsables,  logrando  un  edificio  que  se  abastezca  enérgicamente  en  forma  parcial  y  que  intentará  generar  conciencia ecológica en proyectos futuros.   Como arquitectos tenemos la grata tarea de edificar el habitad de los seres humanos,  pero también la responsabilidad de que nuestras obras no perjudiquen, ni degraden el  medio ambiente y la salud de las personas.  Por eso considero que todo nuevo avance de la tecnología aplicado en el campo de la  arquitectura con criterio ecológico es muy positivo para colaborar desde nuestro lugar a  construir un mundo mejor para las generaciones presentes y futuras.                                     


BIBLIOGRAFÍA:    ‐ Josep Maria Montaner, Después del Movimiento Moderno, Editorial Gustavo Gili, 2002.   ‐ Bruno Zevi, Espacios de la Arquitectura Moderna, Editorial Barcelona, 1980.  ‐ Suplemento Arquitectura. Clarín.  ‐  Maurice  Merleau‐Ponty,  Fenomenología  de  la  Percepción,  Editorial  Planeta  Agostini,  1983.  ‐  Bruno  Zevi,  Saber  ver  la  Arquitectura,  Editorial  Poseidón,  Sexta  Edición,  Buenos  Aires,  1991.  ‐ Hans Iveling, Súper Modernismo, Editorial Gustavo Gili, 2000.  ‐ Rudolf Amheim. Arte y percepción visual, Editorial Eudeba, 1985.   ‐ J.D. La Imagen en Movimiento, Editorial E.U., 1991.   ‐ Santos Zunzunegui, Pensar la imagen, Editorial Destino, Madrid.   ‐  Eliseo  Verón,  Teoría  de  la  Percepción  e  integración  teórica  en  la  psicología  social,  Editorial Gedisa, Buenos Aires, 1983.  ‐  Jorge  Francisco  Liernur,  Fernando  Aliata,  Diccionario  de  Arquitectura  en  la  Argentina,  Editorial Clarín, Buenos Aires, 2004.  ‐  F.D.K.  Ching,  Forma,  Espacio  y  Orden,  Editorial  Gustavo  Gili,  Décima  Edición,  México,  2004.    ‐ Revista A+U, Nº 57, 45, 32.  ‐ Revista Suma, Nº 61, 63, 68, 70, 74.  ‐ Archivo Clarín (Arquitectura siglo XXI).   ‐ Revista el croquis Nº 114.     Web Sites:   ‐www.greatbuilding.com  ‐www.elcroquis.es   ‐www.soloarquitectura.com  ‐www. sauerbruchhutton.de  ‐www.artealdía.com  ‐www.arksystems.es             


ARQUITECTURA . ESTÍMULO . EXPERIENCIA