Page 1

PROVINCIA INMACULADA NIÑA BOLETÍN INFORMATIVO Nº 13 Abril 2015       Cómo ya sabéis las superioras de la Provincia Inmaculada Niña hemos participado en la 44ª semana Nacional de Vida Consagrada, ha estado muy interesante y ha merecido la pena por todo: la convivencia entre nosotras, con la Comunidad del Gobierno General y por las ponencias que realmente han sido buenísimas. Desde aquí damos las gracias a la comunidad del Gobierno General por todas sus atenciones yo compartimos un resumen de lo que ha sido las jornadas.

Apertura de la 44ª Semana Nacional de Vida Consagrada Ante un auditorio lleno de religiosas y religiosos, ha comenzado la 44ª Semana Nacional para Institutos de Vida Consagrada. Y en un año muy especial: el año de la Vida Consagrada anunciada por el papa Francisco. En esta ocasión, esta Semana Nacional ha sido coordinada por el Instituto de Vida Religiosa y CONFER. Como buenos cristianos, se comenzó la jornada con una breve oración con un aire mariano. Tras este momento tomó la palabra el director del ITVR, Carlos Martínez Oliveras cmf, dando la bienvenida a todos los asistentes y presentando a los que presidían el salón de actos: al Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, al Excmo. Dr. D. Ángel Galindo, Rector Magnífico de la UPSA, a la Hna. María Rosario Ríos, Vicepresidenta de CONFER y al Rvdmo. P. Josep María Abella cmf, presidente del ITVR y Superior General de los Misioneros Claretianos. Para dar comienzo a estas jornadas

1


se proyectó un vídeo en el que se presentaba el ITVR. Una vez finalizada la proyección, el P. Martínez Oliveras leyó un mensaje del papa Francisco en el que invitaba y felicitaba a todos los participantes por tener la oportunidad de reflexionar sobre la Vida Consagrada. El auditorio respondió con un aplauso sonoro. En primer lugar, comenzó hablando don Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, con unas palabras muy afectuosas y agradecidas hacia la Vida Consagrada. Insistió en que la clave fundamental de nuestros días es la reforma de la Iglesia, y que la Vida Consagrada está llamada a ser instrumento de la misma. El arzobispo recordó brevemente la necesidad de un cambio, desde las categorías de la misericordia y la ternura. Expuso que se hace necesario un cambio de ojos y de corazón. Y pone de relieve que hay que poner la mirada en Jesucristo. Agradeció el servicio que está realizando el ITVR en la diócesis de Madrid y defendió que colabora al cambio de corazón y de ojos. En segundo lugar, tomó la palabra María Rosario Ríos, vicepresidenta de la CONFER. Ante todo, manifestó a los participantes que en el día de hoy iba a dar el saludo el P. Luis Ángel de las Heras, presidente de CONFER, pero debido motivos familiares se ha tenido que ausentar. Comenzó diciendo que CONFER ha colaborado con la realización de esta Semana Nacional. Destacó la profunda conciencia eclesial de los congresos sobre Vida Consagrada que se han celebrado a lo largo de estos meses. Por otro lado, habló de los proyectos futuros. Resaltó que el año de la Vida Consagrada no es un año sólo para la misma, sino que es un año para todo el Pueblo de Dios. Recordó la necesidad de una Vida Consagrada en estado de misión y que a su vez hay que evitar la nostalgia de “mejores tiempos”. En tercer lugar, tomó la palabra el P. Ángel Galindo, rector de la Universidad Pontificia de Salamanca. Recordando el lema del año de la Vida Consagrada, expresó como rector de dicha universidad la satisfacción de poder contar con el ITVR. Después dirigió unas palabras de cariño hacia la Vida Consagrada, compartiendo que de ella ha aprendido mucho. Finalmente deseó una feliz jornada. Y en cuarto lugar, el P. Josep María Abella, superior general de los Misioneros claretianos. Puso de relieve una pregunta ¿desde dónde contemplamos nuestra historia? Recordó una palabra que dice continuamente el papa Francisco: periferia. Bajo el lema de la Vida Consagrada, hizo un recorrido con los tres puntos claves. Dijo que la perspectiva que hay que tener presente es el Evangelio, y vivir no tanto desde las estructuras y sí desde la mirada puesta en Jesús. Por otro lado insistió en la necesidad de ir a las periferias, de la que tanto habla el Papa

2


Francisco. Es el clamor por el que Dios llama a la Vida Consagrada. Y de cara a la Esperanza, admitió que se pierde cuando se ponen de relieve criterios que no son evangélicos. Invitó a poner una profunda confianza en Dios. Finalmente deseó el P. Abella que se haga realidad el pensamiento del papa Francisco. Una vez finalizados los saludos iniciales, el P. Carlos Martínez Oliveras hizo un recorrido histórico sobre la gestación del año de la Vida Consagrada. Y con esta historia explicó que esta Semana Nacional arranca del deseo de profundizar en el año de la Vida Consagrada. Junto a esto aclaró que no son unas jornadas sólo para la Vida Consagrada, sino que se pretende que sea un acontecimiento para toda la Iglesia. Por otro lado, recordó los pasos que se han ido dando para la realización de esta Semana Nacional y junto a ello explicó el programa, los contenido y los ponentes. Dicho programa responde al esquema del lema: memoria, presencia y futuro. Resaltó el P. Martínez Oliveras que es un programa completo y espera que muy fructífero. Y al final de su intervención hizo una invitación a que toda la Vida Consagrada viviese desde la alegría. La Vida Religiosa desde el Concilio Vaticano II a nuestros días Tras un descanso de media hora, se reanudan las jornadas. La primera ponencia corrió a cargo del Cardenal Fernando Sebastián Aguilar, arzobispo emérito de Pamplona. El objeto de su exposición fue la doctrina sobre la Vida Consagrada desde el Concilio Vaticano II hasta la actualidad. Aclaró que su pretensión es hacer una reflexión sistemática. Para ello centró su mirada en las afirmaciones centrales del Concilio. Recordó que la Constitución Lumen gentium, expresa que la Vida Religiosa no pertenece al orden jerárquico de la Iglesia, sin embargo está llamada a la santidad conjuntamente a todas las formas de vida. Para ello puso de relieve que la consagración bautismal como sacramento de la fe, y la consagración religiosa no están en contradicción sino que esta segunda necesita de la primera y que es una manera especial de vivir la consagración bautismal. Esta consagración religiosa tiene una dimensión escatológica, es decir, que quiere hacer presente en la tierra la vida celestial. La Vida Consagrada es una realidad que está en plena comunión con toda la Iglesia. La afirmación del Concilio radica en que la Vida Religiosa nace del mismo seno de la Iglesia. En el desarrollo de la ponencia, manifestó no sólo la dimensión escatológica, sino también la dimensión esponsal con el misterio de Cristo. Hizo mención del decreto Perfectae Caritatis. En este documento se explica que la Vida Consagrada nace del mismo Cristo. Él es el origen. La Vida

3


Consagrada trata de vivir según el mismo estilo de vida de Jesús, que vivió por hacer presente el reino del Padre en la tierra. De esa manera, la Vida Religiosa es una forma de vida cristiana que pretende hacer visible en la tierra las verdades plenas y definitivas del Reino de Dios. Afirmó que hay un carisma común para toda la Vida Religiosa: vivir configurados con Cristo. En cuanto a la jerarquía de la Iglesia, la Vida Religiosa no forma parte de ella. Está al servicio de la jerarquía. Y a su vez, los obispos tienen que favorecer la presencia de la Vida Religiosa en las Iglesias particulares. En cuanto a la relación con los laicos, serían laicos en tanto y cuanto se entiende laico como no ordenado. Un poco más adelante, recordó que los consejos evangélicos son medios para alcanzar la santidad. Son posibilidades del amor, y no son un camino inferior o superior. Todo entra en la santidad cuando cada uno responde a “sígueme”. La vida consagrada no es algo esté en la Iglesia. Forma parte de ella. La Vida religiosa es esencial en la vida de la Iglesia. Pueden desaparecer institutos, pero nunca pueden faltar estas formas de vida. Es patrimonio de la Iglesia que nace de lo más profundo. Finalmente, el cardenal Sebastián destacó a María como icono de la Vida consagrada en la Iglesia porque es aquella que se ha configurado mejor con Cristo. Y a modo de conclusión, el cardenal destacó los problemas de hoy en día, los cambios sociales, la tecnología y los sufrimientos de la humanidad, y ante estas situaciones la Vida Religiosa tiene que estar presente, de ahí surge que la misión de la Vida Religiosa es mantener viva la misión de Jesús y de los Apóstoles con las notas características de gratuidad, desprendimiento, generosidad y la entrega. Junto a esto agradeció toda la reflexión teológica que se ha ido desarrollando en torno a la Vida Religiosa a lo largo de los años posteriores al Concilio Vaticano II. Con esto resume que la Vida Religiosa tiene que manifestar la auténtica humanidad, esto es, transparentar el amor misericordioso de Dios a los hombres y mujeres de este mundo, y que lo importante no es pensar si hay pocos o muchos religiosos, sino que lo importante es ser fiel y auténtico.

Porvenir soñado. Segundo día Una nueva jornada dio comienzo en el aula Ángel Herrera. La oración fue el primer acto que inauguró esta jornada. Acto seguido, el obispo Don Vicente Jiménez Zamora, arzobispo de Zaragoza, Presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada y miembro de la CIVCSVA saludó a todos los reunidos, felicitando la Pascua y deseando que esta

4


Semana Nacional sea un motivo de gracia. Junto a ello dio las gracias por la labor del ITVR, CONFER y a los Misioneros Claretianos por el servicio eclesial a la Vida Religiosa. Recordó que los obispos tienen la urgencia de cuidar y suscitar en las Iglesias locales los Institutos de Vida Consagrada, porque es un bien para todo el Cuerpo de Cristo. Y con mucho afecto y cariño agradeció la huella que ha dejado la Vida Consagrada y que es motivo de agradecimiento el que siga siendo un signo para al mundo. Posteriormente la Hna.Julia García ICHDP, secretaria general de CONFER, presentó al P. Bonifacio Fernández cmf, que va a ser el primer ponente de esta jornada. Sentido eclesial de la Vida Consagrada y su relación con las otras formas de Vida cristiana. P. Bonifacio Fernández La exposición del P. Fernández se desarrolló a lo largo de cuatro partes: recordar lo fundante, hacer memoria, tendencias interpelantes y una profundización en la reflexión y en la praxis. A lo largo de este itinerario pretendió poner de relieve el sentido eclesial de la Vida Consagrada y su relación con las otras formas de vida cristiana. En la primera parte hizo una alusión a la situación histórica en la que se desenvuelve la Vida Consagrada y destacó cómo todo está interrelacionado y conectado entre sí gracias a los medios de comunicación social. En un segundo paso comentó el misterio trinitario como aquel que cohesiona la correlación entre las formas de vida cristiana. De ahí que se descubra y se ponga de relieve una eclesiología de comunión. Y es aquí donde se sitúa la Vida Consagrada y que ésta es co-esencial en la vida de la Iglesia, y por tanto es un don que el Espíritu ofrece. Este don está puesto al servicio del pueblo de Dios, y por tanto ahí se ve un ámbito de relación con los laicos. De esta manera se descubre que todas las formas de vida cristiana son un don para las demás y que no se entienden una sin la otra. Invitó a los participantes a profundizar en la propia identidad de la Vida Consagrada. En la segunda parte el P. Bonifacio Fernández se detuvo en hacer el recorrido por la memoria agradecida. Invitó a la Vida Consagrada a mirar el pasado con fe y amor, para que pueda surgir el agradecimiento por la historia que ha precedido. Y que la misión de la Vida Consagrada es hacer memoria de Jesús. Junto a ello, animó a los consagrados a recordar la propia

5


memoria personal y de su congregación. Y manifestó que esta memoria tiene que estar basada en la esperanza. En la tercera parte, el P. Fernández puso de relieve las tendencias interpelantes de nuestros días. Entre ellas situó la relación entre religión y espiritualidad y cómo se ha llegado a desligarse ambos elementos en algunos ámbitos. Esto da pie a la creencia sin pertenencia y exhortó a los consagrados a estar atentos a estar en comunión con la Iglesia y el mundo en medio de tanta pluralidad. Acto seguido, comenzó a desarrollar la cuarta parte, en la que se quiso detener en la imagen de Dios que cada uno tiene y cómo hay que ir continuamente purificando su imagen para llegar a la verdadera imagen de Dios. Concluyó diciendo que la Vida Consagrada es una forma más de ser discípulos de Cristo. Alientos e interpelaciones para la Vida Consagrada. Dr. D. Giovanni Maria Vian, director de L´Osservatore Romano Antes de empezar la ponencia, el P. Fernando Prado cmf presentó al Dr. Don Giovanni Maria Vian, director de L´Osservatore Romano. Comenzó narrando los orígenes de L´Osservatore Romano en español y que gracias al Concilio Vaticano II la difusión de este diario se ha podido difundir mejor. Acto seguido empezó a adentrarse en el título de esta ponencia. Para ello recurrió a su cualificación filológica para definir qué es la Vida Consagrada como aquella vida que busca apartarse del mundo pero estando en él. Inmediatamente reflexionó acerca del atractivo del cristianismo y exhortó a la Vida Religiosa para que fuese vanguardia en este sentido. Centró su reflexión en la necesidad de ser testimonio en la Vida Consagrada, y que este es una garantía para ser anunciadores del Evangelio. Concluyó la ponencia invitando a ser mostradores de Jesús. El Dios de la fidelidad que sorprende y renueva. P. José Cristo Rey García Paredes, CMF La jornada de la tarde comenzó como viene siendo habitual con la oración. Una vez concluida tomó la palabra el P. Luis Alberto Gonzalo Díez cmf, para presentar al ponente: el P. José Cristo Rey García Paredes cmf. Para comenzar la ponencia, el P. Cristo Rey manifestó que el

6


desarrollo de su conferencia está centrada en la experiencia de la Resurrección aplicada a la Vida Consagrada. Lo hizo desde tres apartados: soñar el porvenir, resucitar y pequeña minoría en Evangelica testificatio. En primer lugar, el P. García Paredes habló de la necesidad de una vida ambiciosa pero con humildad. De esta manera, dio comienzo a expresar su pensamiento sobre los sueños en el sentido de un futuro esperanzador. Y que el porvenir son los acontecimientos que vendrán de por sí. Esto justifica el título de la ponencia: porvenir soñado. Por eso, expresó que los sueños tienen que ser moldeados para que sean conducidos a un futuro más pleno. De ahí que sea necesario la utopía. Puso de manifiesto la apocalíptica cristiana como fuente de esperanza. En segundo lugar, el P. Cristo Rey manifestó que la Vida Consagrada está llamada a hablar de Dios pero que a su vez es aquella que también deja ser a Dios tal cual es. Por eso, la categoría de la Resurrección permite que sea el Espíritu Santo quien haga nacer de nuevo la Vida Consagrada. Con más razón, dijo que hay necesidad de que la Vida Consagrada renazca de nuevo. Acto seguido defendió que la teología de la Creación no puede estar desligada de la escatología. Dijo que es un error pensar que se esté hablando de los funerales de la Vida Consagrada. El Señor quiere que la Vida Consagrada viva la Resurrección. Y para vivirla en su plenitud el ponente aclaró que esta Resurrección tiene que ser testimoniada en aquellos lugares de muerte, que sea una forma de vida creadora de Vida; desde la pastoral, la comunidad o la liturgia. Y en tercer lugar, recordó el carácter minoritario de la Vida Consagrada. Para ello, resaltó la “Vida Consagrada de los agnósticos”. Es decir, una deformación de la vivencia de la consagración religiosa en apatía espiritual. Por eso, dijo que los religiosos tienen que hablar de Dios desde otra perspectiva: más afectiva y tierna. Finalmente hace una exhortación a ser Vida Consagrada con los demás desde el testimonio y desde la belleza de la entrega. Y sobre todo admitió que es posible soñar y resucitar en la Vida Consagrada. La Iglesia en diálogo evangélico con la cultura secular. Sor Yvonne Reungoat, FMA Unos instantes previos al comienzo de la ponencia, Sor Yvonne Reungoat fma fue presentada por el P. Pablo Largo Domínguez cmf. A continuación tomó la palabra Sor Yvonne, agradeciendo la invitación a la Semana Nacional de Vida Religiosa. Acto seguido, declaró que el título de la

7


ponencia es un tema que puede abarcar bastantes aspectos. Por tanto, con este previo puesto sobre la mesa, abrió el tema de la Iglesia en diálogo con la cultura secular. La exposición tuvo una introducción, tres partes y una conclusión. A modo de introducción recordó que este diálogo parte muy especialmente desde el pensamiento del Concilio Vaticano II, cuya intención era acercarse y dialogar con la cultura como modo de evangelización. Una apertura al mundo. A lo largo de la primera parte, Sor Yvonne recordó la gran novedad sorprendente y gratuita que supuso la Encarnación del Verbo. En efecto, se observa en la comunión trinitaria el amor de todo un Dios que se inserta en el mundo por medio de Jesucristo. Este hecho es todo un acto de diálogo de Dios con la humanidad, es una oferta de salvación. Recordó que Jesús se insertó en una sociedad concreta y que trató de establecer amistad con todos los hombres, con especial predilección por los pobres. Por tanto, la Iglesia ve en Jesús la fundamentación del diálogo con el mundo secular, por eso, ella está llamada a establecer un diálogo con la sociedad y la cultura. Y cuando se percibe la comunión, es ya un signo evangelizador que permite el diálogo con el mundo contemporáneo. En segundo lugar, la ponente francesa alude al diálogo desde las categorías de simpatía y esperanza. Como ha dicho anteriormente, fue el Concilio Vaticano II quien hizo el esfuerzo para abrirse al mundo y hacer comprensible su mensaje. Un documento clave es la Constitución Gaudium et Spes, que habla de la Iglesia ad extra. Y en medio de este esfuerzo, la Vida Consagrada se manifiesta como instrumento de diálogo con la cultura secular.

Y en tercer lugar, la religiosa francesa declaró que el objetivo con la cultura secular es un servicio hacia la humanidad. Se pretende establecer una sociedad más humanizada y al servicio de los ciudadanos. Junto a esto, el diálogo con la cultura pretende acoger los anhelos más profundos de la sociedad y que coincida con la vida cristiana. Un claro ejemplo es el

8


compromiso por la paz mundial, que tanto ansían hombres y mujeres. Por tanto, el diálogo no quiere quedarse en mero intercambio de palabras, sino que pretende colaborar y acompañar las situaciones de los sufrientes, por eso, apeló a la unidad de la humanidad. Concluyó diciendo que hay que dejarse llevar por el Espíritu Santo: el único artífice de la misión que es el que hace abrir las fronteras.

Presente apasionado. Tercer día La 44ª Semana Nacional de Vida Consagrada comenzó con el aula abarrotada de participantes en esta jornada de sábado. Sólo con una mirada uno puede percibir el interés y la gran expectación que está generando esta Semana Nacional. Y la mejor manera de empezar el día fue con la oración. Acto seguido el P. Martínez Oliveras cmf, leyó un mensaje del arzobispo José Rodríguez Carballo secretario de la CIVCSVA, en el que animaba a profundizar con interés estas jornadas. La Vida Consagrada in servitium caritatis. Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Óscar Rodríguez Maradiaga, SDB. Cardenal Presidente de Cáritas Internacional. El P. Antonio Bellella Cardiel cmf tuvo la oportunidad de presentar al Cardenal Rodríguez Maradiaga. A continuación, el cardenal tuvo unas palabras de agradecimiento hacia todos los presentes y especialmente con la labor de los Misioneros Claretianos que realizan en favor de la Vida Consagrada. Y con un tono cálido y afectuoso dio comienzo a su ponencia. El objeto de la conferencia es poner de relieve la relación intrínseca entre la Vida Consagrada y el servicio a la caridad. En primer lugar, intentó delinear los conceptos de Vida Consagrada, servicio, caridad, paz y justicia, y humanidad. El Cardenal defendió la necesidad de definir estos conceptos para hacerlos comprensibles a los hombres de hoy. Y no sólo para hacerlos comprensibles, sino que también proponía el Cardenal Rodríguez Maradiaga, que estos conceptos sean entendidos en su sentido original, dado que en nuestros días han adquirido unos matices erróneos y alejados de la propuesta cristiana. En segundo lugar, dirigió sus palabras hacia la Vida Consagrada. Defendió que ésta tiene que estar en continua configuración con Cristo. La Vida Consagrada está llamada a responder a las necesidades de la humanidad de hoy. Según el cardenal hondureño, el consagrado que ejerce la caridad en favor de la humanidad está acercándose cada vez más a dicha configuración con Cristo. En tercer lugar, exhortó a todos los participantes a preguntarse cómo han desarrollado el carisma recibido. Aludió a la necesidad de

9


recordar el pasado para confrontar la propia vida y para poder vivir el presente con pasión. Acto seguido mencionó al papa Francisco para poner de relieve que el futuro no sea lamentarse o centrarse en el número de religiosos, sino que esté basado en la alegría, la fraternidad y la Esperanza. Ante esta triple dimensión, el cardenal explicó que el servicio a la caridad es uno de los puntos claves para vivir un futuro esperanzador. Insistió en la necesidad de ir a las periferias externas y también a las personales. Defendió que la Vida Consagrada es creíble en la paz y la justicia cuando se vive desde la alegría y la humanización.

Finalmente recordó que la caridad es lo único que puede cambiar al ser humano, y que los consagrados tienen que ser expertos en caridad. Junto a esto manifestó su bendición a todos con motivo del año de la Vida Consagrada. Mostró sus cualidades musicales con una canción acerca de la Alegría del Evangelio. Mesa redonda «…y los jóvenes tendrán visiones» (Hch 2, 17). Anhelos de la vida religiosa joven Cerca de las 12.00 de la mañana, el P. Samuel Sueiro Expósito cmf inauguró y moderó la mesa redonda prevista en el programa. Ante todo, presentó a los ponentes que animaron este rato. Ellos son: Marisela de los Santos López, misionera Comboniana; Elsa Franco, Hija de María Auxiliadora; Carlos S. de la Cruz, Redentorista; Sandra Sánchez Esclava del Divino Corazón. El itinerario de la mesa redonda se desarrolló con unas preguntas que los ponientes iban respondiendo, cada uno según su experiencia vital. Lo primero que respondieron fue ¿cómo se encuentra cada uno en la Vida Religiosa? En segundo lugar, los jóvenes respondieron a la pregunta de cuál es el sueño que tienen para la Vida Consagrada y especialmente la vida

10


comunitaria. Una constante en ellos fue la búsqueda de una formación adecuada a los jóvenes, que sane y cuide a los candidatos. Después de responder a estas primeras preguntas, el moderador lanzó la pregunta acerca de los medios de comunicación social. Coincidieron todos en que es un medio muy positivo para la misión e incluso manifestaron que no se está aprovechando lo suficiente. La siguiente pregunta dirigida a los jóvenes estuvo centrada en los votos. A continuación se les preguntó cuáles eran los gritos que más les afectan, es decir, las realidades sufrientes que más les preocupan. Cabe destacar en las intervenciones de los jóvenes religiosos su profunda sinceridad y apertura de corazón. También se les preguntó por la Pastoral Vocacional. A modo de conclusión, cada uno de los ponentes expresó una consideración final para finalizar y aterrizar las ideas y el P. Sueiro agradeció con emoción las intervenciones de estos religiosos jóvenes. Formar hoy para la Vida Consagrada del siglo XXI. Hno. Séan Sammon, FMS. Ex- superior general Hermanos Maristas. Una tarde más, el numeroso grupo de participantes se congregan para escuchar las ponencias. La oración fue el acontecimiento inicial de esta tarde. Una vez finalizada, el P. Carlos Martínez dio algunas indicaciones sobre el desarrollo de la tarde. Acto seguido el P. Bonifacio Fernández presentó al Hno. Séan Sammon, que ha sido superior general de los Hermanos Maristas. Un poco después, el Hno. Sammon dio comienzo a su ponencia, que fue en inglés excepto la introducción y la conclusión que fue en español. Introdujo la conferencia con una pequeña y entrañable historia entre un obispo y un taxista. Un poco más adelante enunció la estructura de la ponencia: el camino de renovación, las etapas en la vida de una congregación, el liderazgo necesario, los desafíos que nos esperan que nos esperan y una conclusión. En primer lugar, el hermano neoyorquino se centró en los años del Concilio Vaticano II como hito fundamental para una renovación de la Vida Religiosa. Recordó como en el Concilio se pasó de una eclesiología piramidal a una de comunión y cómo la Vida Religiosa está integrada en esta eclesiología renovada. Esto fue el empuje para que la Vida Consagrada iniciara un proceso de renovación que dura hasta nuestros días. En segundo lugar, estableció cuáles son las etapas en la vida de un Congregación. Así como una persona tiene etapas en su vida, la Vida Religiosa también tiene etapas que se pueden clasificar de la siguiente manera: fundación, expansión y estabilización, declive y transición. Una vez

11


establecidos estas etapas destacó que no hay que tener miedo a morir, sino que la Vida Religiosa tiene que aprender a vivir el Misterio Pascual como evento impulsor de la vida. Dijo que las congregaciones tienen tres posibilidades: morir, sobrevivir o renovarse e indicó cuáles son las consecuencias de elegir cada una de ellas. Se hace evidente que la opción más sensata es la renovación. En tercer lugar, expuso la necesidad del liderazgo dentro de la Vida Religiosa. El liderazgo de algunos hombres y mujeres hace que el carisma siga estando vivo y que la Vida Religiosa viva siempre desde la perspectiva de la renovación. Por eso, el liderazgo que hay que tener presente es visto desde unos paradigmas nuevos. En cuarto lugar, comenzó a poner de relieve cuáles son los desafíos que esperan a la Vida Religiosa. Los desafíos son los siguientes: formación de la identidad, vida comunitaria, los principales desafíos que afronta nuestro mundo y nuestra Iglesia, y el carisma. Si la Vida Religiosa quiere tener un proceso de renovación en pleno siglo XXI, tiene que tener presente los desafíos mencionados. Y dio algunas claves en torno a estos desafíos. Y finalmente concluyó recordó una visita de san Juan Pablo II a Estados Unidos, a la ciudad de Baltimore, donde presidió una Eucaristía. En la homilía dijo que la Vida Religiosa tiene que contemplar y retornar a los valores fundacionales si quiere renovarse. Carta de santa Teresa de Jesús a la Vida Consagrada. Hna. Olga de la Cruz, OCD La Hna. Pilar Arroyo, secretaria general adjunta de CONFER, fue la encargada de presentar a la Hna. Olga de la Cruz. El objeto de esta ponencia se justifica por la celebración del año teresiano que la Iglesia está viviendo y por eso, se homenajea a la santa de Ávila que tiene mucho que decir a la Vida Religiosa de hoy. Una vez presentada la religiosa carmelita, ésta comienza esta ponencia que pretende ser una carta de Teresa de Jesús a la Vida Consagrada. Para ello puso de relieve la figura de santa Teresa como una mujer que no se ha quedado en el siglo XVI, sino que sigue siendo de urgente actualidad. A continuación destacó que la misma Teresa es una carta en sí, y

12


que fue una gran escritora de cartas que le harían falta más de una hablar a toda la Vida Religiosa española. Un poco más adelante, la Hna. Olga de la Cruz destacó algunos consejos que Teresa de Jesús diría a la Vida Religiosa. Los consejos fueron los siguientes: tratar la amistad con Dios y con sus amigos, no dejar la oración, despertar, cuidar la vida comunitaria y estar locos por Cristo. Con estos consejos finalizó esta ponencia que se caracterizó por la belleza de la exposición de las ideas y que ha sido un auténtico gozo para los participantes. Tarde de música y oración. Maite López y Nahúm Para deleite de los participantes, la jornada del sábado finalizó con un rato de música y oración dirigida por Maite López y el grupo Nahúm, que es una formación musical fundada por los grupos de jóvenes de las Hermanas de la Consolación.

Clausura Todo tiene un principio y un final. El domingo 12 de abril se clausuró la 44ª Semana Nacional de Vida Consagrada que tanta expectación ha generado. La numerosa asistencia de participantes lo acredita. Entre los asistentes estaba el Emmo. y Rvmo. Sr. Don Ricardo Blázquez Pérez, presidente de la Conferencia Episcopal Española, que tuvo una ponencia a media mañana. Y a pesar de ser la última jornada, ni mucho menos se dejó de comenzar el día con el momento de oración y silencio. Crisis y Kairós: nueva oportunidad de conversión personal y pastoral. P. Gonzalo Fernández Sanz, CMF. Prefecto general de espiritualidad de los Misioneros Claretianos El P. Pedro Belderrain Belderrain cmf fue el responsable de presentar la trayectoria y misión del P. Gonzalo Fernández Sanz cmf. Tras la correspondiente presentación, el P. Gonzalo tomó la palabra introduciendo el objeto de la conferencia: crisis y Kairós. Anunció su intención de realizar la conferencia apoyándose con medios audiovisuales. A modo de introducción, el P. Fernández Sanz analizó el significado de crisis en nuestros días. Desde lo que entiende la mayoría, que es la pérdida del estado de bienestar, hasta la concepción de crisis como una oportunidad, purificación o discernimiento. Por eso, defendió que si la Vida Religiosa está en crisis, que se entienda desde esta segunda categoría. En primer lugar, puso de manifiesto cuáles son los rostros de la crisis en la Vida religiosa. Entre las características de estos rostros mencionó las siguientes: la crisis numérica, la crisis de relevancia, la crisis de identidad y la crisis de desaliento. Estas crisis van caracterizando a grandes rasgos las dificultades de la Vida Religiosa. En segundo lugar, dio algunas claves para afrontar todas estas crisis

13


que afectan a la Vida Religiosa de nuestros días. Para ello recurrió a la categoría de la terapia en diversas etapas. La primera es la etapa de la autoexploración que consiste en mirarse a uno mismo. La segunda etapa es la de la comprensión, que se caracteriza por saber mejor quién es uno mismo. La tercera etapa es la de la responsabilidad, aquella que asume los compromisos que se adquieren. Para el P. Gonzalo esta etapa es muy importante dado que es la que permite madurar y afrontar muchos de los problemas. Y la cuarta etapa es la del compromiso que consiste acoger una misión concreta desde la profecía.

En tercer lugar, aludió a la transformación de la crisis en kairós desde la persona de Jesucristo narrado por el capítulo 4 de Marcos. Partió de los datos bíblicos del Jesús que habla en parábolas. La asunción del mensaje de las parábolas en la Vida Religiosa es un gran signo capaz de contemplar la Vida Religiosa como un kairós. En un segundo momento mencionó la clave de la espiritualidad. Para ello sugirió la necesidad de acoger el decrecimiento y la pequeñez evangélica. También puso de relieve la urgencia de pasar de una vida útil hacia una vida significativa. A consecuencia de esto, resaltó la necesidad de combinar cercanía-lejanía con la gente. Y sobre todo, invitó a todos a beber de las fuentes de la alegría. En tercer lugar explicó la clave psico-sociológica con cuatro “ingredientes”: acabar con el pesimismo, atrevernos a cambiar, hacer de la crisis una oportunidad, romper el tablero social y eclesial y salir a la calle. Y concluyó su ponencia dando algunos consejos. En este sentido, recordó la presencia del Espíritu Santo y la necesidad de aprender y salir de la zona de confort. Y modo de tweet, finalizó diciendo que la crisis de la Vida Religiosa tiene que ser una oportunidad. El Año de la Vida Consagrada. Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Ricardo Blázquez Pérez. Presidente de la Conferencia Episcopal Española En la última conferencia de la Semana Nacional, la mesa presidencial contó con la presencia del P. Carlos Martínez Oliveras cmf, director del ITVR; el P. Josep María Abella Batllé cmf, superior general de los

14


Misioneros Claretianos; la Hna. María Rosario Ríos, Vicepresidenta de CONFER, y con la presencia del Emmo. y Rvdmo. Sr. D. Ricardo Blázquez Pérez, presidente de la Conferencia Episcopal Española, que fue presentado por el P. Martínez Oliveras. Acto seguido el cardenal Blázquez tomó la palabra agradeciendo la invitación y la felicitación por su reciente nombramiento como cardenal por el papa Francisco. Comenzó su discurso relacionando el tiempo litúrgico de Pascua con el acontecer actual de la Vida Religiosa, como aquella forma de vida que también está inserta en la historia de Salvación. En un primer momento desarrolló la travesía pascual de la Vida Religiosa. Aludió a los acontecimientos que dan lugar a la incertidumbre en la Vida Religiosa (envejecimiento, disminución o pérdida de vitalidad). A su vez expresó su deseo de que se haga patente la revitalización desde el misterio pascual. Invitó a hacer memoria de la historia personal y congregacional. Después hizo esta pregunta ¿somos resto o somos residuos? En línea con la anterior conferencia, invitó a acoger la crisis desde la categoría de purificación y de una nueva oportunidad. Recordó que: “la Vida Religiosa es una forma original y preciosa de seguir a Jesús”. En un segundo momento, hizo alusión al seguimiento de Cristo en relación a la Vida Consagrada. En este sentido, puso de relieve cuál es la especificidad de la Vida Consagrada que se concreta en la virginidad, la pobreza y la obediencia, haciendo referencia al mismo estilo de vida con el que vivió Jesús. Por otro lado, hizo un parangón antagónico entre los tres votos y las situaciones que hieren a la humanidad. En los votos se contempla una opción de vida que humaniza a las personas y las libra de situaciones de explotación, de codicia y de individualismo. Pidió a los participantes a que fuesen “Evangelio encarnado”. Y en un tercer momento, puso de relieve la base común de todas las vocaciones en la Iglesia: el bautismo. Recordó la necesidad de que ante todo, lo más importante es ser cristiano. Por eso, defendió que cada una de las vocaciones cristianas es un don para todo el Cuerpo de la Iglesia. Cada una aporta su grano de arena. En este sentido, aclaró que la Vida Religiosa es también un don específico para el servicio de la Iglesia. Por otro lado insistió en la necesidad de la Evangelización en una sociedad más descristianizada. A colación de esta urgencia, agradeció la presencia y labor

15


que ha tenido la Vida Religiosa en las situaciones de carencia, sufrimientos y marginación. También insistió en que la Vida Religiosa es una vocación que da sentido a la existencia porque está arraigada en la misma vida de Jesús. Concluyó diciendo que gracias a la Vida Religiosa, la Iglesia ha sido capaz de llegar a todos los rincones del mundo para anunciar el Evangelio. Alabó la disponibilidad que tantas religiosas y religiosos han mostrado. Acto seguido suscitó la siguiente pregunta: ¿Qué ves en la noche, dinos centinela? Con este cuestionamiento, invitó a aprehender la dimensión profética, y a retener en la memoria que solo Dios basta. Conclusión de la Semana Nacional Tras el discurso del cardenal Blázquez, el P. Carlos Martínez Oliveras inició unas palabras a modo de eco y de agradecimiento por las conferencias que a lo largo de estos días los participantes han podido disfrutar. Una vez finalizado el discurso de agradecimiento, todos los participantes tuvieron la oportunidad de celebrar la Eucaristía, fuente y culmen de la vida cristiana presidida por el mismo cardenal Blázquez.

¡¡DESDE MELILLA!! “La Semana Santa no es una simple tradición, sino una manifestación de fe”

Sor Adelina dio una lección a los cristianos de cómo vivir con intensidad la Semana de Pasión. En un discurso cercano, lleno de poesía y música en directo, usó las nuevas tecnologías para que vieran y sintieran su emoción

Con la sencillez que la caracteriza, sin grandes palabrerías

16


y desde la humildad de una persona que dedica su vida entera a algo tan hermoso como es cuidar de los más desfavorecidos, sor Adelina Sánchez Vela ofreció ayer el pregón de la Semana Santa. Con la energía que la caracteriza emocionó, riñó y animó a los cristianos, que llenaron la iglesia del Sagrado Corazón, a vivir la Semana de Pasión con la misma intensidad que lo hace su corazón. “La Semana Santa no es una simple tradición, sino una manifestación de la fe”, aseveró esta hermana que pertenece a la congregación de las Esclavas de la Inmaculada Niña, más conocidas en Melilla como las religiosas de la Divina Infantita. La pregonera hizo que repartieran por toda la iglesia varias televisiones para que los presentes vieran las imágenes que se proyectaron sobre la Semana de Pasión de Melilla y a la vez sintieran su emoción. Pero esta religiosa no sólo incluyó las nuevas tecnologías en su discurso. Dedicó parte de su tiempo a leer poesías para describir lo que siente por la Semana Santa y además, estuvo acompañada en el altar por dos cantaores. Pepe Pozo entonó con la fuerza del flamenco una saeta dedicada al Cristo que soportaba la cruz. El otro cantante no era conocido por los asistentes. Se trata de Agustín, un interno del Centro Penitenciario. La pregonera ‘consiguió’ que le dieran un permiso de seis horas para que pudiera cantarle al Jesús crucificado. Decenas de personas estuvieron en este acto con el que se anuncia la Semana de Pasión de la ciudad, entre ellos, autoridades civiles y militares, como el presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, y el delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, además de un gran número de miembros del Gobierno local, y los representantes de las cofradías y hermandades. Vivir como si fuera la última Sor Adelina estuvo tentada de decir que no a ser pregonera. No se veía con capacidad como para hacer un discurso lo suficiente elocuente como para animar a los melillenses a salir a la calle y participar en la Semana Santa. Destacó que carecía de formación académica para hacer un pregón con palabras bonitas. Pero luego, lo pensó mejor. “Cuando en lo que haces pones alma, vida y corazón, no hay que tener miedo”, aseveró. Explicó que no tiene estudios, pero que, en cambio, “en la carrera del amor, que es la que importa, tiene mucha experiencia”. Para la pregonera, los cofrades deben vivir la Semana Santa como “si fuera la última de su vida”. Les animó a mirar con perspectiva los contratiempos que puedan surgir en esos días y a luchar todos unidos, como “hermanos en el sufrir y en el gozar”. Sor Adelina no desaprovechó la oportunidad para hacer reflexionar a los cofrades. Les preguntó si realmente están haciendo todo lo que pueden o se deben ponerse manos a la obra para que sus hermandades reflejen el recogimiento y la devoción de estos días. De espectadores a penitentes “Por las calles del mundo pasan a diario anónimas procesiones de hombres que cargan con su cruz y arrastran su pena y su dolor sin encontrar una mano amiga que le eche una mano para aliviarle el peso de tanta injusticia, indiferencia y marginación”, aseguró esta religiosa. De esta forma, resaltó la importancia de que los cristianos hagan como Verónica, aquella mujer a la que no le importó el qué dirán y se acercó a Cristo, cuando cargaba con la cruz,

17


para secarle el rostro. “Hacen falta redentores a la vez que sobran oportunistas. Escasea gente que eche una mano y abundan los mirones”, señaló. En su pregón, aseveró que hay que dejar de ser “espectadores” para ser “penitentes”, así como ser más solidarios y ver a Jesús en aquellos hombres que cargan con sufrimiento y dolor. “No pases de largo, es tu hermano”, afirmó. Por ello, sor Adelina explicó que a diario la Semana Santa se repite con aquellas personas que están faltas de amor y que cargan con cruces que les hacen sufrir. Pregón con dedicatoria La pregonera también hizo un repaso por varias escenas de la Semana de Pasión a través de varios versos. Recordó la alegría del Domingo de Ramos y de cómo la gente agita sus palmas para dar la bienvenida a Jesús. También habló sobre la Virgen de La Soledad, aunque aseguró a los cofrades que cuando dijera este nombre, cada uno pensara en su Señora. De hecho la lectura de estas dos poesías protagonizó la anécdota de la noche. Sor Adelina se interrumpió a sí misma y contó a todos que se había saltado estos versos y que lo sentía mucho, pero que volvía a atrás del discurso para leerlos. “Si no lo hago no soy yo”, afirmó y consiguió no sólo hacer sonreír a los presentes, sino un fuerte aplauso, tan fuerte como el del final del pregón. Por otro lado, la religiosa dedicó sus palabras a las hermanas con las que comparte la misión de cuidar de 30 niñas que no tienen familia y también a ellas envió un gran abrazo. Pero además tuvo un recuerdo muy especial para Pepe Imbroda, que fue miembro del Ayuntamiento y que falleció hace unos meses, y con quien tenía una buena amistad. Para finalizar el acto, la Agrupación de Cofradías le hizo entrega del Nazareno de Plata, una insignia con la que se distingue a todos los pregoneros de la Semana Santa de Melilla. El encargado de ponerle este pin fue pregonero de 2014, Francisco Gámez.

Inmaculada Niña, reflejo del Espíritu, Ruega por nosotras.

18

Profile for Provinciaein

Boletín informativo nº 13  

Boletín 13

Boletín informativo nº 13  

Boletín 13

Advertisement