Issuu on Google+

Caracas 7 de abril de 2014    Ciudadana Defensora del Pueblo  Gabriela Ramírez     Las  organizaciones  e  individualidades  que  suscribimos  esta  carta,  manifestamos  nuestra  profunda  preocupación  por  el  gravísimo  estado  de  precariedad  al  que  ha  llegado  el  derecho a la salud en Venezuela, como consecuencia de las condiciones de deterioro, a las  que  han  estado  sometidos  la  mayoría  de  los  centros  asistenciales  y  los  programas  de  la  salud  pública,  durante  un  prolongado  número  de  años.  De  forma  generalizada  y  de  manera  permanente,  la  población  venezolana  se  encuentra  enfrentando  actualmente  severas limitaciones para contar con garantías de acceso a niveles mínimos de atención en  los hospitales y ambulatorios públicos, sobre los cuales recae 80% de las disponibilidades  sanitarias a nivel nacional1; situación que compromete la salud  de personas, cuya vida e  integridad  física  dependen  de  los  servicios  y  tratamientos  que  solamente  estos  centros  pueden garantizar.   En  marzo  del  año  2013,  el  Presidente  Nicolás  Maduro  –quien  para  ese  entonces  desempeñaba  el  cargo  de  vicepresidente‐  calificó  de  “indolente”  la  “situación  bastante  deplorable” de muchos hospitales públicos en el país2. Nueve meses más tarde, enfatizó  en la necesidad apremiante de recuperar los hospitales púbicos, afirmando que su estado  era “una vergüenza para la Revolución”3 y que ello era lamentable por la magnitud de las  inversiones hechas en materia de salud. En enero de 2014, el Ministro del Poder Popular  para  la  Salud,  Francisco  Armada,  identificó  la  persistencia  de  deficiencias  estructurales  como  “la  falta  de  integración”  del  sistema  público  de  salud  y  su  “inviabilidad”  debido  al  insuficiente  número  de  trabajadores  de  salud  que  ahora  existía  en  los  centros  asistenciales4, aún cuando resolver estos problemas fue objeto de obligaciones del Estado  en 1999 por mandato de la Constitución, lo que constituye un incumplimiento sistemático  de dichas obligaciones para lograr la plena efectividad del derecho a la salud.   Pese  a  estas  declaraciones,  las  medidas  anunciadas  por  las  autoridades  del  Ejecutivo  no  han conducido a cambios de política que puedan superar responsablemente la gravedad  de las dificultades que presenta la salud pública ni ha llevado a la aplicación de correctivos  con la debida urgencia y transparencia para solucionar los siguientes problemas:                                                               1

 Censo 2011. Instituto Nacional de Estadística (INE).   Ejecutivo Nacional inspecciona obras del Hospital Periférico de Coche. Vive TV. 03.03.013. En linea http://www.youtube.com/watch?v=GTf07_uC3_0   Presidente Maduro anunció primeros 5 objetivos de la Revolución en Aragua. SIBCI. 12.12.13. En línea http://www.vtv.gob.ve/articulos/2013/12/12/presidente‐maduro‐anuncio‐ primeros‐5‐objetivos‐de‐la‐revolucion‐en‐aragua‐9487.html  4   Jeylú  Pereda:  Francisco  Armada:  Estado  Mayor  de  Salud  y  micromisiones  fueron  dos  de  los  logros  más  importantes  del  2013.  Correo  del  Orinoco.  17.01.14.  En  línea  http://www.correodelorinoco.gob.ve/nacionales/francisco‐armada‐estado‐mayor‐salud‐y‐micromisiones‐fueron‐dos‐logros‐mas‐importantes‐2013/  2 3


a)

El  severo  desabastecimiento  de  insumos  y  medicamentos,  que  induce  a  criterios  restrictivos y arbitrarios de suministro;  El  cierre  de  laboratorios  públicos  y  privados,  por  la  escasez  de  suministros  y  reactivos para procesar muestras;   El  hacinamiento  dentro  de  los  hospitales  y  la  suspensión  de  servicios  por  las  precariedades  de  infraestructura,  el  déficit  de  camas  y  la  falta  de  equipos  operativos  así  como  existencia  de  hospitales  y  obras  de  ampliación  y   remodelación iniciadas y no terminadas;   La  permanente  pérdida  de  profesionales  y  trabajadores  de  la  salud  debido  a  la  merma y hostilidad de los ambientes de trabajo y las violaciones de los derechos  laborales;   Las  amplias  deficiencias  técnicas  y  presupuestarias  de  todos  los  programas  de  salud;  La  discrecionalidad  en  la  asignación  y  distribución  de  los  recursos  públicos  en  materia  sanitaria,  cuyas  constantes  insuficiencias  han  acentuado  la  privatización  del acceso a servicios y cuidados de salud fundamentales.  

b) c)

d)

e) f)

La ausencia o el retraso imprudente de medidas efectivas, adecuadas y sostenibles para  solventar  estas  fallas,  constituyen  violaciones  del  derecho  a  la  salud,  generando  que  la  población sea privada de tratamientos y servicios de atención esenciales, con lamentables  consecuencias de daños o lesiones irreversibles y de personas fallecidas en determinados  grupos de población, siendo extremadamente preocupantes las siguientes situaciones:    1. Personas que requieren atención de urgencia e intervenciones  15.000  personas  fallecidas  por  heridas  de  bala  o  accidentes  de  tránsito  registradas  anualmente  por  el  Ministerio  de  Salud,  en  su  mayoría  son  muertes  evitables  si  hubieran recibido atención médica inmediata y adecuada, lo cual no es posible por el  alto  déficit  de  ambulancias,  insumos,  camillas,  camas,  medicamentos,  equipos  y  personal de salud en las emergencias de los hospitales públicos. Ha ido aumentando  el  número  de  personas  que  mueren  esperando  meses  por  una  intervención  quirúrgica.  En  84  de  los  hospitales  más  grandes  del  país  —  de  los  240  existentes—  ubicados  en  19  estados  del  país,  apenas  3%  tiene  insumos  para  trabajar,  38%  de  la  capacidad  quirúrgica  nacional  se  encuentra  inoperante  y  51%  no  tiene  catéteres  ni  sondas. Es crónico el déficit de anestesiólogos, intensivistas y cirujanos, así como el de  camas de cuidado intensivo y de hospitalización en todo el país.   


2. Embarazadas y recién nacidos  En  los  últimos  años,  aumentaron  las  muertes  infantiles  y  las  muertes  maternas,  manteniendo tasas de 73 madres fallecidas por cada 100.000 nacidos vivos, una de las  más altas de América Latina, en las que tienen una importante contribución las bajas  coberturas  de  atención  de  los  programas  materno‐infantiles  y  las  deficiencias  de  atención  de  maternidades  y  unidades  de  cuidados  pediátricos.  En  estos  centros  y  servicios  son  frecuentes  las  fallas  de  infraestructura,  agua  y  luz  eléctrica,  equipos  dañados  que  nunca  fueron  utilizados,  falta  de  insumos  quirúrgicos  y  de  bancos  de  sangre, además de la falta de neonatólogos, obstetras, anestesiólogos, enfermeras y  hematólogos.  En  las  áreas  de  neonatología  existe  hacinamiento,  no  hay  suficientes  incubadoras, los laboratorios bacteriológicos y las áreas de aislamiento no funcionan  de  manera  adecuada.  El  requerimiento  diario  de  ácido  fólico  y  hierro  que  cualquier  madre  debe  consumir  no  está  disponible  en  este  momento  lo  cual  puede  traer  consecuencias nefastas e irreversibles para el sistema nervioso de los niños in útero (  Espina Bífida y trastornos de la maduración del sistema nervioso)                    3. Personas que requieren diálisis y trasplantes  15.000  personas  con  problemas  renales  que  requieren  de  diálisis,  afrontan  fallas  crónicas  de  medicamentos  y  tratamientos  necesarios  para  su  terapia.  Se  ha  venido  agravando la falta de unidades de diálisis para la atención de todas las personas con  esta condición, poniendo en riesgo su vida ya que este tipo de terapia sustitutiva es la  única  opción  que  tienen.  Asimismo,  4.500  personas  en  lista  de  espera  por  un  trasplante de órganos se encuentran esperando que el Ministerio del Poder Popular  para la Salud resuelva el cierre técnico del Sistema Nacional de Procura de Órganos y  Tejidos, por la falta de financiamiento para la preparación y captación de especialistas  y de equipos adecuados para encargarse de la delicada y compleja tarea de la procura  de órganos.     4. Personas con linfoma  560 Personas con Linfoma afrontan falta de medicamentos en los distintos protocolos  de  tratamiento  de  quimioterapia.  En  todos  los  estados  del  país  se  reporta  la  inexistencia  de  reactivos  para  exámenes  de  hematología  y  química  sanguínea,  para  diagnóstico y control. Son escasos los tomógrafos operativos y existe falta de material  de contraste para la realización del estudio. La única Unidad Pública de Trasplante de  Médula Ósea (ubicada en la ciudad de Valencia‐ Edo Carabobo), se ve en la necesidad  de  requerir  a  los  pacientes  la  suma  de  400  mil  Bs  para  el  proceso,  debido  a  que  el  Ministerio de Salud no está enviando los recursos. Adicionalmente existe la necesidad  de más especialistas hematólogos, conocedores de los linfomas. 


5. Personas con cáncer de mama  3.285  mujeres  diagnosticadas  con  cáncer  de  mama  no  consiguen  todos  los  medicamentos esenciales de forma continua. El cáncer de mama continúa en ascenso  y  ocupa  el  primer  lugar  de  la  mortalidad  de  las  mujeres  por  causas  oncológicas.  El  diagnóstico  temprano  es  limitado  por  el  insuficiente  número  de  mamógrafos  y  ecógrafos  en  centros  de  salud  públicos  y  los  que  existen  arrojan  imágenes  de  muy  mala  calidad.  Faltan  además  película  y  material  de  contraste  para  tomografías  y  resonancias magnéticas, agujas de corte y vacío para hacer punciones, azul patente y  radiofármaco  para  ganglio  centinela,  parafina  para  fijar  las  muestras,  reactivos  para  Ganmagramas  Óseos,  así  como  medicamentos  y  filtros  para  quimioterapia.  Los  equipos  de  radioterapia  fueron  paralizándose  por  falta  de  contratos  de  mantenimiento y se espera por la reparación de equipos en los estados Bolívar, Nueva  Esparta,  Portuguesa  y  Zulia.  Es  crítica  la  falta  de  médicos  mastólogos,  radiólogos  y  cirujanos  oncólogos;  no  se  cuenta  con  un  programa  nacional  de  prevención,  diagnóstico  y  tratamiento  de  cáncer  de  mama;  las  unidades  de  diagnóstico  son  insuficientes y no hay unidades de anatomía patológica.    6. Personas con mieloma múltiple  Las personas con mieloma múltiple o cáncer de la médula ósea no encuentran en las  Farmacias de Medicinas de Alto Costo del Seguro Social medicamentos indispensables  para  tratarse.  Además, se  están  suministrando  algunos  medicamentos no  evaluados  por  autoridades  internacionales  de  fármaco‐vigilancia,  por  lo  cual  no  se  sabe  cuáles  son sus efectos reales ni su eficacia. Dada la grave situación en la que se  encuentran  los  centros  diagnósticos,  las  personas  con  mieloma  no  tienen  acceso  a  diagnóstico,  tratamiento y estudio de la enfermedad, así como a donaciones de sangre, además de  no existir en los centros públicos suficientes hematólogos‐oncólogos actualizados en  esta afección.    7. Personas con VIH/SIDA  45.000  personas  con  VIH  afrontan  episodios  recurrentes  de  desabastecimiento  de  medicamentos  antirretrovirales  y  de  fármacos  para  infecciones  oportunistas  asociadas  al  Sida.  Tampoco  se  consiguen  reactivos  para  exámenes  de  anticuerpos  contra el VIH, conteo de CD4/CD8, carga viral y genotipo, ni para realizar pruebas de  VDRL cuantitativo. Las embarazadas con VIH son víctimas de violencia obstétrica y no  hay sucedáneos de leche materna para niñas y niños de madres con VIH. Los estigmas  y la discriminación por la condición de personas con VIH en los centros de salud están 


causando  el  aumento  de  enfermedades  no  asociadas  al  VIH  e  influye  en  las  2.000  muertes  anuales  por  Sida.  Debido  a  la  ausencia  de  un  programa  de  vigilancia  epidemiológica, de campañas oficiales para la prevención del VIH e ITS y del acceso a  condones  femeninos  y  masculinos  para  la  población  sexualmente  activa,  no  existen  los  medios  para  el  control  de  la  epidemia,  ocurriendo  cada  año  11  mil  nuevas  infecciones  por  VIH,  la  mayoría  jóvenes  de  15  a  24  años  de  edad.  No  existen  suficientes servicios especializados en VIH ni médicos tratantes en todos los estados  del país.       8. Personas con drepanocitosis y talasemias   25.017 personas con drepanocitosis –incluyendo niños‐ y 100 personas con talasemia  mayor, tienen dificultades para recibir inmunización contra neumococos, hepatitis B,  Haemophilus influenzae, virus de la influenza,. Los niños con drepanocitosis SS y Sβ0  talasemia deben ser tratados con antibióticos de segunda opción por no disponer de  Penicilina  Oral,  causándoles  maltrato  físico  al  recibir  cada  mes  una  inyección  intramuscular  sumamente  dolorosa.  El  tratamiento  del  dolor  agudo  –primera  causa  de  hospitalización‐  es  inadecuado  e  inoportuno.  Faltan  filtros  leucorreductores  y  reactivos para transfusiones, la detección de hierro hepático no existe y la de hierro  sérico es extremadamente reducida, y se carece de equipos y de personal capacitado  para realizar el eco doppler transcraneal. El diagnóstico de complicaciones oftálmicas,  pulmonares, cardíacas y renales, es burocrático e ineficiente; la pesquisa neonatal es  insuficiente, no se realiza seguimiento post‐parto y sólo en 4 hospitales públicos del  país se hacen estudios de hemoglobina post‐natal.     9. Personas con problemas hematológicos  4.242 personas con hemofilia y otros problemas hematológicos no cuentan con una  dotación  regular  del  medicamento  Factor  IX  para  la  coagulación  de  la  sangre  que  debe aplicarse una o dos veces por semana dependiendo del diagnóstico, para evitar  hemorragias espontáneas o traumáticas. La interrupción del suministro se debe al fin  de no agotar las existencias, lo cual expone a los pacientes a episodios hemorrágicos y  que sus vidas estén en riesgo. No existe en el país un plan estratégico que promueva  la  prevención  adecuada�� y  la  atención  integral  multidisciplinaria  de  las  personas  con  hemofilia, incluyendo acceso a tratamientos eficaces.    10. Personas con hipertensión y diabetes   Para los momentos actuales no solo hay dificultad para el acceso a medicamentos y  estudios  de  grupos  de  pacientes  con  enfermedades  específicas  como  los  ya  nombrados,  la  magnitud  del  desabastecimiento  ha  llegado  a  niveles  que  afecta  a 


grandes grupos poblacionales. Siendo la hipertensión y la diabetes enfermedades que  afectan a más del 50% de la población mayor de 50 años, para las cuales es altamente  preocupante  que  los  medicamentos  de  uso  diario  como  anti‐hipertensivos,  insulina,  antidiabéticos  orales,  sean  difíciles  de  obtener  tanto  en  los  programas  regulares  de  los diferentes órganos prestadores de salud como en farmacias privadas. Estos déficit  también  se  evidencian  en  la  casi  imposibilidad  de  realización  de  test  de  laboratorio  para el adecuado control de enfermedades crónicas.    Es  por  ello  que  ante  esta  alarmante  situación,  en  la  que  el  Estado  venezolano  estaría  incurriendo en graves violaciones de la Constitución y del Pacto Internacional de Derechos  Económicos,  Sociales  y  Culturales,  sin  que  valgan  excusas  basadas  en  la  insuficiencia  de  recursos o en cualquier otro factor o dificultad y de conformidad con lo dispuesto en los   artículos 51, 62,83, 84 y 132 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela  (CRBV), 2, 4 y 15 de la Ley Orgánica de la Defensoría del Pueblo, y 25,26,28,29,30 y 31 de  la  Ley  Orgánica  de  Salud,  solicitamos  la  intervención  de  la  Defensoría  del  Pueblo  para  promover  acciones  concretas,  inmediatas,  impostergables  y  basadas  en  la  exigencia  a  todas las autoridades responsables su obligación de garantizar el derecho a la salud y el  resguardo de la vida de todos los venezolanos y venezolanas.    Organizaciones que suscriben:  Acción Ciudadana Contra el Sida, ACCSI  Acción Solidaria, ACSOL  Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida, CODEVIDA.  Convite Asociación Civil, CONVITE AC  Comando Intersindical de Trabajadores de la Salud  Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma (C‐cura).  Médicos por la Salud  Observatorio Venezolano de la Salud  Positivos en Colectivo  Programa de Educación‐Acción en Derechos Humanos, PROVEA  Red de Sociedades Científicas Médicas de Venezuela, RSCMV  Red Defendamos la Epidemiologia Nacional  Transparencia Venezuela  Carlos Walter (Ex‐ministro de la Salud)  José Félix Oletta López. (Ex‐ministro de la Salud)   


Carta Defensora del Pueblo 07.04.14