Page 1

Agricultura de las ADELASA

Américas

L A R E V I S TA D E L S E C T O R A G R O A L I M E N T A R I O

ISSN 0120-6052

Proyectos agropecuarios con visión exportadora

EDICIÓN No 486 - AGOSTO DE 2017

www.adelasa.co

Creer en el campo

Jóvenes emprendedores invierten en proyectos rurales con experiencias y resultados exitosos, mediante el cultivo de la piña MD2, en diversas regiones del país en las que se aprovecha la disposición de tierras ociosas y cultivables. El caso de Agropecuaria El Zafiro confirma que en Colombia sí se puede invertir con rentabilidad.

Arándano, producto agrícola promisorio y exportable

Una publicación de:

Integración de las Américas


PRODUCTOS PROMISORIOS

El arándano busca ser un cultivo competitivo y de exportación

El oro azul,

fruto apetecido Luis Carlos Afanador es un arquitecto colombiano que no diseña edificios ni viviendas. Él se autodefine como un diseñador de proyectos y, específicamente, un arquitecto - agricultor.

Los arándanos cultivados crecen a pleno sol, en invierno soportan hasta -28 ºC, mientras que durante la floración la temperatura tiene que ser superior a -5 ºC. Son frutos que necesitan horas frío, las que pueden variar según los cultivares.

12

Con su empresa Proplantas ha buscado motivar a otros colombianos a que descubran en las actividades agrícolas y agroindustriales su razón de vivir. Así, desde hace más de ocho años ha encontrado en el cultivo del arándano la razón de su principal atención. “No asesoramos, queremos que los agricultores generen conocimiento de manera independiente”, precisa Afanador, quien explica que lo que hacen es mostrar las calidades de este apetecido fruto para motivar a alrededor de veinte personas que se reúnen en su finca del municipio de Guasca (Cundinamarca), cada miércoles. Con la terminología apropiada, este hábil expositor logra explicar los diferentes aspectos que cobijan el cultivo del arándano azul, una planta que hace más de cien años salió de los bosques de Estados Unidos, para convertirse en una apetecida siembra domesticada. Ahora, estas bayas de color azulado hacen parte de los mercados de países desarrollados e ingresan a las naciones en vías de desarrollo. Tal es el

caso de Colombia, donde gracias a su calidad, representada en su color y sabor, permite que el fruto cultivado en el país se venda y exporte crudo (en fresco) tal cual se cosecha de la planta. “Por eso, estas características, entre otras las del calibre del fruto, son las que nosotros reconocemos cuando comparamos el arándano producido aquí frente al que se produce en otros países”, dice Afanador. Una razón de ser de esta situación es que los cultivos en altura tienen mejores condiciones que las plantaciones desarrolladas a alturas de 1.500 metros, como las cultivadas en zonas como el norte del Valle del Cauca. Como los inmigrantes venidos de lejanos países, las plántulas de arándanos han ido encontrando su espacio ideal de crecimiento en sitios como las sabanas de Cundinamarca

y Boyacá. Allí, con un capital aproximado de $120.000.000 y una hectárea de tierra, un agricultor puede comenzar el cultivo de una planta que tan solo crece un metro de altura. Ese valor no incluye costos administrativos, ni de asistencia, temas de montaje de la finca como energía trifásica, mallas, mano de obra, fertilizantes y agroquímicos

El cultivo de arándanos, próspera agroindustria en Chile, Perú, México, Estados Unidos y Canadá, se está expandiendo en Colombia como respuesta a la gran demanda de esta baya (fruta) que existe en los mercados internacionales.

Agricultura de las Américas

EDICIÓN 486, agosto 2017


condiciones del suelo, para lograr el mejor desarrollo de las plántulas. Experimentos que deben ir más allá de los procesos de prueba-error, y donde deberían involucrarse investigaciones adelantadas por las universidades y sus estudios.

Plántulas de EE. UU.

previos al proceso de producción de la siembra. Todas estas situaciones con el tiempo y con las siguientes siembras podrán amortizarse. Para su desarrollo, se requiere una buena cantidad de agua, que se aplica por sistema de riego y bajo unas telas plásticas que preservan las raíces de las plantas; además de unas mallas que protegen los dulces frutos de los pájaros y del granizo. De acuerdo con las investigaciones, se ha determinado que la variedad más resistente es la biloxi que, a partir de las diferentes pruebas, ha demostrado ser la de mejor respuesta a las inclemencias del clima en estas tierras. Para el desarrollo de estos cultivos, el experto afirma que deben replicarse también las EDICIÓN 486, agosto 2017

Las plántulas se importan de una empresa llamada Fall Creek, con sede en los Estados Unidos, que lleva cuarenta años desarrollando diferentes variedades de arándano, las cuales son llevadas a Chile, México, Perú, España, Túnez y Marruecos, entre otros países. Las plantas no se desarrollan en Colombia. Son traídas del país del norte, donde se escogen con características genéticas muy parecidas que, al generarse por multiplicación celular, garantizan la similitud del producto. “Un poco parecido a las células madres”, explica Luis Carlos Afanador, quien dice que, en lugar de semillas, se importan plántulas que son individuos similares y con una duración hasta de más de quince años.

Crecer más

Despacio y con buena letra, Luis Carlos Afanador va detrás de una meta: conseguir que en Colombia se produzcan dos mil hectáreas de cultivo, un área suficiente para que el país se convierta en un exportador de arándanos para el mercado de los Estados Unidos y otros países con estaciones, tanto del norte como del sur del planeta, donde requieren una buena cantidad de la fruta, especialmente en las épocas estacionarias, cuando la cosecha prácticamente desaparece.

“Aunque este objetivo parece difícil, ya que hoy nuestro país tiene tan solo 200 hectáreas sembradas, Proplantas está determinada a conseguir esa meta, a punta de un proceso pedagógico y de promoción del cultivo”, asegura Afanador. Así, al mirar la manera como crece cada una de las ramas de las matas, de las cinco diferentes variedades, para dar espacio a sus hojas, luego a sus flores blancas y, finalmente, a los frutos, que de verde pasan al característico azul, ese sueño parece posible de alcanzar. Para lograr este cometido se debe cambiar la cultura de los agricultores colombianos, ya que aquí las áreas de producción de un producto son demasiadas bajas. Tal vez exceptuando la papa, la palma, el banano o el café, las demás cosechas son de tipo minifundista, por lo que la meta de dos mil hectáreas se ve como difícil de conseguir. Por lo que, “haciendo un cálculo fácil, se requerirían al menos mil agricultores, con al menos dos hectáreas por cada uno, para alcanzar la meta de producción que exige el mercado internacional”, advierte.

Agricultura de las Américas

El pH es un factor determinante para el cultivo del arándano, con un intervalo de 4,5 y 5,5, lo que es abundante en las zonas tropicales.

“El objetivo que tenemos en Colombia es lograr que nuestros frutos de arándanos entren al mercado exclusivo de frutas como la piña, el aguacate o el mango, de buena acogida en el mundo”, Luis Carlos Afanador, gerente general de Proplantas.

13


PRODUCTOS PROMISORIOS

Técnica de cultivo y comercialización

“En el desarrollo agrícola hay que identificar aquellos productos que son apropiados a la tierra, de acuerdo con el clima, que presentan oportunidades y le agregan valor”, Ricardo Navarrete, embajador de Chile en Colombia. “Hay que partir de la realidad, aunque uno quisiera que esta fuera diferente”, afirma el señor embajador de la República de Chile, Ricardo Navarrete. Por eso él considera que en Colombia están dadas hoy todas las condiciones para mejorar ostensiblemente la actividad agrícola en general y particularmente el sector agroindustrial hortofrutícola. En opinión del diplomático de la nación austral, los acuerdos de paz en Colombia abren oportunidades en muchos aspectos de lo que va a ser la sociedad colombiana a partir de todo este proceso. Pero la realidad que vemos desde nuestra nación es que “hay un déficit enorme del desarrollo agroindustrial, teniendo la enorme cantidad de tierras que se pueden incorporar y el personal tecnificado que se necesita para desarrollar todas estas actividades, lo que llevará a que Colombia se convierta en una potencia, no solo a nivel de América Latina, sino a nivel mundial”. Navarrete cree que la experiencia de los cultivos de arándanos con ciertas tierras de Colombia ha sido exitosa, por lo que eso hay que aprovecharlo para extender la cantidad de tierras dedicadas al cultivo de esta fruta. Un producto que ha demostrado tener muchas cualidades para la salud humana, del que se

14

conocen sus propiedades antioxidantes, los beneficios que eso acarrea para quienes la consumen de manera cotidiana o periódica. En el desarrollo agrícola hay que identificar aquellos productos que son apropiados a la tierra, de acuerdo con el clima, que presentan oportunidades y le agregan valor. Luego se debe aprovechar la extensión territorial, el número de hectáreas que se disponen para sacarles el mejor provecho a los productos que se escogen, para agregarles la tecnología necesaria. Más adelante hay que entregar este conocimiento a quien lo sabe administrar. “Ocurre, a veces, que uno puede tener la tecnología, pero no el personal adecuado, idóneo, con la condición humana. En este sentido, creo que Chile puede tener un aporte significativo”, precisa el embajador chileno. Luego hay que tener en cuenta la política de comercialización. “Están los tratados de libre comercio, que han demostrado que ya no son exitosos en los países que creen en el ‘autoarquismo’, en que mirar hacia adentro es suficiente para tener éxito. Hay que entender que este mundo es globalizado”, explica el embajador, quien considera que “mientras más flexibilidad tengan los mercados, mientras más abiertas sean nuestras fronteras, mientras más liberales sean las políticas arancelarias, serán mejores las apuestas al negocio agrícola”. Luego viene otro salto, que son los mecanismos de integración o de cooperación, como la Alianza del Pacífico. Que muestran que ya no solo es suficiente pensar en que un país resulta competitivo por sí mismo, sino que se requiere el reconocimiento de que la agregación de países, la colaboración entre naciones, con la misma mirada, en términos de apertura de mercados y de competitividad, para trabajar en conjunto en los mercados mundiales, es un salto mayor que permite beneficios para cada uno de los países y que va a traer un beneficio colectivo a los países que participan.

Agricultura de las Américas

Sin embargo, el país tiene una especial fortaleza, la cosecha de arándanos es permanente a lo largo del año, es decir, la producción se da de manera continua, y las plantas permanecen en producción a lo largo de quince años. Otra ventaja, desde el campo logístico, es la localización de la sabana de Bogotá, con su aeropuerto Eldorado, donde el terminal de carga permite de manera rápida y ágil enviar el producto a destinos como los Estados Unidos, gracias a la experiencia de la exportación de flores. El transporte aéreo permite remitir en muy poco tiempo el producto a los países más interesados en su consumo. “Esa es la visión que debe tener nuestro país, ya que el mercado estadounidense exige metas de exportación de 1.500 hectáreas en un plazo de tres a cinco años. Situación que solo se ha logrado en productos como el banano, la uchuva o el aguacate. Otra condición que se debe tener en cuenta es que estos frutos deben ser desinfectados con bromuro para evitar plagas, como la mosca, que pueden

EDICIÓN 486, agosto 2017


PRODUCTOS PROMISORIOS

El arándano tiene condiciones únicas, como sus propiedades nutricionales que hacen que se le conozca como el “oro azul” o la fruta “superpoderosa”, ya que posee niveles altos de antioxidantes, que evitan el envejecimiento; además, frente a las anteriores frutas no se requiere procesarla ni partirla. Asimismo, sus cajas de empaque son bastante livianas y pueden guardar hasta 15.000 frutos.

16

infectar los frutos y afectar otras plantas en el lugar de destino de las exportaciones”, explicó el empresario.

En el mundo

Aunque Colombia tiene un importante potencial para el desarrollo de este cultivo, según Luis Carlos Afanador “todavía estamos muy lejos comparados con otros países como los Estados Unidos, donde se producen cincuenta mil kilos. En Canadá se utilizan diez mil kilos para su industria de jugos, sin importar tanto la calidad de la fruta”. Dentro de los países del sur del continente, Perú ha tenido un crecimiento exorbitante, alcanzando 4.000 kilos en relativo poco tiempo, mientras México produce 5.000 kilos. Así, el foco está en Colombia, ya que, gracias a su sabor y calidad, a lo que se suma el factor climático, existe una tendencia creciente de consumo y la posibilidad de convertirse en país exportador, principalmente por la calidad de la fruta y por la producción constante. En los Estados Unidos, la producción se centra a finales de abril y principios de mayo, y luego se va dando hacia la parte alta del país, produciéndose de manera paulatina, mes tras

mes, en los diferentes estados de Estados Unidos, hasta terminar en junio. Cada finca produce aproximadamente cuarenta días, a lo largo de máximo tres cosechas. Chile arranca en octubre y continúa hasta marzo, a lo largo de su territorio. Pero la producción está concentrada en enero. Perú produce desde octubre hasta marzo, una baja cosecha porque hasta ahora está empezando a cultivar, pero ya alcanzan los 4.000 kilos para este año. En Colombia se logra cosechar a lo largo de las 52 semanas del año, y se puede seleccionar cuándo cosechar. Ventajas competitivas que tiene este cultivo en el país, lo que ha hecho que entidades como Procolombia y Analdex hayan puesto sus ojos en este producto agroindustrial. Lo que se convierte en una gran ventaja, ya que se puede cuadrar para que la cosecha sea en un periodo específico del año, diferente a los demás países. Lamentablemente, el país no puede concentrar en una sola semana su producción, “porque si no lograría dañarles el negocio a todos los demás”, dice Luis Carlos Afanador, con esa visión comercial que se requiere para que un producto ingrese en un mercado tan competitivo como el estadounidense.

Costo por hectárea

Aunque la siembra y el cultivo del arándano no son especialmente costosos, hay que tener en cuenta que se requiere tecnología como el cabezote de riego hacia adentro. Además, para el momento de la floración se necesita una malla antigranizo, aditamento

Agricultura de las Américas

que igualmente debe proteger de los pájaros. Otros factores claves para lograr una buena producción son los pesticidas que combaten las pestes más frecuentes como la chiza, la gallina ciega y el cucarrón. Aunque la planta del arándano se autopoliniza, resulta favorable tener una colmena cercana que contribuya a este proceso. Con todos estos costos, la producción por hectárea es de 40.000 pesos, lo que se reduce si se planta un mayor número de hectáreas. La siembra de una hectárea permite recuperar la inversión; sin embargo, para alcanzar una óptima productividad, se recomienda una siembra de cinco hectáreas. Se calcula que en cada hectárea deben sembrarse entre 4.500 y 5.000 plántulas. Las plantas se siembran a una distancia de 60 centímetros, una de otra en la fila (adelante y atrás), dejando un espacio de un metro a manera de camino entre las líneas (izquierda y derecha). Cálculo que llevaría a que estos números podrían alcanzar la recuperación de la inversión. Por el momento, la producción en Colombia solo consigue abastecer el consumo local. El cultivo de los arándanos no se hace de manera orgánica, en buena medida porque en nuestro país no hay conciencia sobre este tipo de cultivo. Además, este tema resulta contradictorio ante la alta cantidad de nitrógeno que debe tener el suelo para un cultivo de frutas, lo que hace que ni siquiera cultivos tradicionales como el de la fresa hayan podido desarrollarse con las llamadas tecnologías limpias. Una posibilidad que ve viable Afanador, ya que se trata de una planta rústica, EDICIÓN 486, agosto 2017


condición que le permitirá ser orgánica en un futuro. “Esta característica se verá en un futuro no como un plus sino, al contrario, como una exigencia para el cultivo”, enfatiza Afanador.

Las metas

Para promover el cultivo y la producción de esta planta, Proplantas realiza una labor permanente de pedagogía hacia la comunidad. Con pequeños cursos de sensibilización y seminarios, sus directivos promocionan el cultivo de los arándanos. Hay clases dirigidas desde a los agricultores, dueños de la tierra, hasta a los operarios y técnicos de un cultivo que requiere cuidado y atención permanente. En el seminario, realizado a comienzos de agosto, participaron ocho expertos internacionales que mostraron alterna-

tivas interesantes y protocolos para el adecuado cultivo de la fruta. Además, en el evento se prestó asesoría por parte de las casas comerciales involucradas en todo el proceso del manejo del apetecido fruto. Todos estos esfuerzos buscan alcanzar una meta de producción que lleve a que el país se convierta en exportador. Aunque la meta es bastante alta, se mira con optimismo, ya que otros productos, como el aguacate, lograron los 2.500 contenedores el año pasado. La fluctuación de los precios es alta, pero se puede manejar, ya que hay forma de guardar el producto, o como se realiza en los países del norte, se puede convertir en jugos, salsas o mermeladas. Para este cultivo, Finagro brinda créditos a dos años, con línea LEC. El costo de producción del arándano es de $6.500 por kilo-

gramo, incluyendo el empaque. De ellos, el costo por operario es de $40.000. Castigando la planta, es decir, podando las ramas, se puede lograr que esta produzca en un momento preciso, para así lograr que se consiga cosechar en un momento determinado. Esta sería la alternativa para que el mercado colombiano compitiera con el resto del mundo. Así, nuestro mercado lograría el máximo de precio posible frente a otros productores, como los países de estaciones como Chile. Así se conseguiría un precio óptimo, frente al que tiene el mercado chileno, donde el costo es de dos dólares por kilogramo o hasta tres; es decir, USD15.000 por hectárea. Situación que actualmente ha desplazado antiguos cultivos como los de la manzana o las uvas, que son menos rentables.

Asocolblue, socialización del arándano en Colombia Jaime Humberto Cruz es el presidente de Asocolblue, una nueva organización gremial que busca popularizar la siembra y producción del arándano. “Se escogió ese nombre para la asociación que acoge a todos los frutos de bayas azules. Inicialmente a los arándanos, pero dejando la puerta abierta a otras especies similares”. Cruz recuerda que la empresa Proplantas fue la primera que trajo los arándanos a Colombia. “Ellos trajeron al país al menos cuatro variedades y la que mejor rendimiento tuvo fue la conocida como biloxi”. Ellos siguen estudiando otras variedades, ya que el proyecto del ICA exige que haya procesos de estudio de verificación antes que autoricen la entrada de variedades al país. Sin embargo, la que más se adaptó fue la especie biloxi.

EDICIÓN 486, agosto 2017

“Nosotros comenzamos a cultivar bajo unos criterios que los expertos nos habían aconsejado. Altura, horas frío, calidad de la tierra, calidad del agua, etcétera. Y ahora nos encontramos con que nuestros amigos peruanos hicieron proyectos de arándanos muy exitosos a 200 metros del nivel del mar, en desierto, sin una hora de frío en el año, trabajando también con el biloxi”, explica Jaime Humberto Cruz, quien considera que el paradigma con el que se venía trabajando, en cuanto a altura y frío, no era el más ajustado. El reto ahora es intentar que la planta produzca bajo otras condiciones de clima y tierra. El presidente del gremio busca tener un volumen que cubra las necesidades de consumo, para llegar a tener suficiente producto y lograr exportar. A pesar del esfuerzo, en

año y medio todavía no se estará produciendo lo suficiente para cubrir la demanda nacional, “ya que en este momento estamos cultivando 95 hectáreas e importando de Chile”. Solo con el consumo de Bogotá se agota la producción. Y el arándano que se produce en el país es para consumo fresco. Hay una pequeña proporción que se utiliza para la producción de helados, de tortas, de galletas. También se procesa, pero nosotros lo estamos vendiendo fresco. Cruz precisa que de los 52 asociados, no todos son productores, “hay muchos que están mirando el negocio, porque a la larga en la asociación hay una buena fuente de información y una experiencia que ya se tiene”. Los actuales asociados están ubicados entre Cundinamarca y Boyacá.

Agricultura de las Américas

Las flores de arándano son hermafroditas y autofértiles, no necesitarán de otra variedad para polinizar, aunque con polinización cruzada se favorecerá el aumento del tamaño del fruto, esto se consigue alternando distintas variedades con floración superpuesta y la polinización, que será óptima con la ayuda de las abejas. Durante la maduración del fruto, las temperaturas por encima de 28-30ºC, unido a vientos secos, provocan el arrugamiento y quemado de las bayas (frutos).

17


PRODUCTOS PROMISORIOS

El costo de producción del arándano en promedio es de $6.500 por kilogramo, incluyendo el empaque. De ellos, el costo por operario es de $40.000. Castigando la planta, es decir, podando las ramas, se puede obtener que esta produzca en un momento preciso, para así lograr que se consiga cosechar en un momento determinado. Esta sería la alternativa para que el mercado colombiano compitiera con el resto del mundo.

18

Por el hecho de estar en la mitad del planeta, esto permite dar arándanos a los de la parte alta o a los de la mitad. Argentina y Brasil son dos grandes consumidores de arándanos, y solo producen un par de meses al año. Mientras los productores no los miran como factibles compradores. Y es nuestro país el que puede tratar de cubrir ese mercado de manera más eficiente. São Paulo y Buenos Aires son dos grandes metrópolis con posibilidades enormes de consumo. El producto en el mercado local fluctúa entre $42.000 y $24.000 el kilo. Ni en la costa ni en Medellín se consigue el producto. El precio promedio es de $30.000. “Este año hubo clientes que recuperaron la inversión en el mes 22 de producción”, calcula Luis Carlos Afanador, quien propone que se demore la primera cosecha para aumentar la primera recolección. El costo asciende a $20.000 por cosecha por operario, costo más alto. Otra variable es que la planta esté mejor cosechada y mejor podada.

Manos de mujer

Al acercarse a los cultivos en producción, se observa que prácticamente todos los operarios son mujeres. La respuesta es que “ellas tienen las manos frías”, lo que hace que la fruta sufra menos por el cambio de temperatura de quien, de manera delicada, retira los frutos azul morados que se desprenden fácilmente de la planta. Además, otra de las condiciones de quien cosecha el arándano es que tenga una motricidad fina altamente desarrollada, situación presente en las mujeres, que evitan afectar el fruto de menos de un centímetro de diámetro.

Perú, ejemplo de promoción

Perú lleva seis años cultivando el arándano, y el mercado ha crecido muy rápido. Además, hay tendencia al alza, tanto de la demanda como de la oferta. Los precios fluctúan, por la entrada de nuevos productores como Argentina y ahora Colombia, por lo que hay que ser un poco conservadores, proyectando un sinceramiento de los precios que ahora son muy variables. “En Perú tenemos 4.500 hectáreas sembradas de arándanos, gracias a las que recogimos 27.000 toneladas en la última cosecha y 40.000 para la que está comenzando”, explica Juan Pablo Bentin, gerente de operaciones de la firma agrícola Valle y Pampa. Con dos cosechas al año, una pequeña, entre marzo y abril, y la principal, entre julio y noviembre, los agricultores peruanos logran ir en contravía de la producción de países como Estados Unidos, lo que les permite obtener los mejores precios por kilo. El cultivo del arándano en el Perú rompe todos los paradigmas, ya que está ubicado al sur de Lima, en Pisco. Son terrenos desérticos, iner-

Lo que en el proceso de poscosecha resulta clave, ya que se requiere manejar las bayas con especial cuidado. Es así como las manos delicadas deben separar los frutos de acuerdo con su tamaño y su calidad.

Agricultura de las Américas

tes, donde no había sembrado nada antes. El agua la toman de pozos, de aguas subterráneas. La siembra se hace a 280 metros sobre el nivel del mar. A pesar de todas estas dificultades se obtiene fruta de buen sabor. Cabe destacar que la siembra maneja un adecuado control de riego, automatización, medición de indicadores y estudio de la química del suelo, permanentes. Frente al consumo interno, Bentin precisa que es muy marginal, exportándose entre el 80 y el 85 % de la producción. La mayor parte se vende fresco para exportación, aunque se han ido explorando nuevas oportunidades en la elaboración de deshidratados y mermeladas. Dependiendo de los fletes, se determina si se saca por el puerto del Callao o por el aeropuerto de Lima. El mercado principal es Estados Unidos, que compra casi el 60 % de la producción, después viene Europa con el 25 %, Reino Unido más o menos 17 %. Mientras que Asia está apenas levantando, porque se acaba de abrir el mercado chino. Para este año estiman que la producción estará en más o menos 90.000 toneladas. Para que Colombia tuviera un perfil de crecimiento como el del Perú, habría que analizar el perfil del productor. Las empresas peruanas siembran gran cantidad, lo que ha llevado a un gran crecimiento del cultivo del arándano. Por lo que ha conocido de Colombia, considera que el ritmo aquí va a ser más lento, porque hacen falta sistemas de riego más eficientes.

Por lo que las mujeres tienen las mejores condiciones, para, como dice Luis Carlos Afanador, “así los arándanos sean para el consumo local, se les maneja como si fueran frutas de exportación”. W EDICIÓN 486, agosto 2017

Agricultura de las américas el arándano, cultivo competitivo  
Agricultura de las américas el arándano, cultivo competitivo  

El Arándano, cultivo competitivo y de exportación - Artículo Agricultura de las Américas.

Advertisement