Issuu on Google+


2

AMARILLO DE MIEDO JUAN PEAJE 2013

ÍNDICE ERRANCIA DE LAS NIMIEDADES A LA ABSOLUTA PÉRDIDA DE TIEMPO

3

OLGA RYPAKOVA

6

LOS BENEFICIOS DE PONERSE FLACO Y ENFERMIZO

8

TÉTANO O SE

10

UN MEJOR SALTO DE 14,98,POR DELANTE DE

14

HACER DE LA AUSENCIA DE TIEMPO UN ASUNTO PRIVADO PERO PÚBLICO

16

EL ARCHI-CHIVO DE LOS MEDIADORES

18

PLUSCUAMPERFECTO PREFETAL

20


3 ERRANCIA DE LAS NIMIEDADES A LA ABSOLUTA PÉRDIDA DE TIEMPO Veo a la rápida, no leo, lo que he escrito más abajo y está metido en una histeria de ciudadano, la mayoría de las veces, de clase media, y es que ni siquiera hay que especificarlo, la clase media es la lucha de clases, la dislocación que pone a Chile y a su doxa tranquilizadora en actitudes de resentido canibalismo y Se, “se”, es en la diferencia de la comparación sin tiempo fijo, lo que derruye no tristemente todo valor al problematizar el privilegio del deber y orgullo de cargar con una historia, de la que el de clase media carece, o el castrado de proyecto gráfico o de la fase épica de la tópica de las naciones, y por ello conspicua si le copian, del intento de linealidad o el pasaje al acto de la ilusión de la Razón. Léase, los sin pasado y con un futuro desbastado por el “quizás” o aburrirse de los modos vacantes de mirar a Europa y Estados Unidos. O puro porvenir y no tener qué plantear a uso de las herramientas que el neoliberal nos tendió, o en otro caso la duda desagradable de que el mensaje llegue a tierra firme hace de toda obra del se o uno las condiciones para que Bataille planteara su economía general, la exorbitancia del Deseo-de-despilfarro. Aquel anhelo de devenir persona autoconciente ya pero a niveles de un neurótico enfermo en la imposibilidad de toda fijación exitosa o el mirar de quiltros hambrientos las extravagancias del capital que no es de Uno. El útil a la mano y las zonas siempre disponibles pero a base de materia platónica a errancia de las nimiedades a la absoluta pérdida de tiempo de la diseminación de la literatura de autores incompetentes que no merecieron, ya, el privilegio de la presencia y nos arrastran sin ella. Y lo digo porque me he referido, en los textos de más abajo, a ilustraciones en exceso obscenas y no merecedoras de leerse salvo como accidentes de restancia (o sea que ni siquiera hay que tomarlos en cuenta para hablar de ellos) de una reflexión a una teoría de la acumulación de los grumos alrededores de las grandes columnas pero no por ellas mismas sino como el escombro por antonomasia (supongamos, de internet), como la foto que alegra al desconocido al haberse marcado en un “me gusta” de seducción laxa y a rapidez extrema de lo que en las particulas queda adherido fiduciariamente a una transferencia filial que ya no vale la pena precisamente porque da pena, como el acopio residual –y no por ello obsoleto- de las conductas de riesgo de ir a la playa, deportes extremos, jackass (a pensar tal velocidad de el acaecimiento de banalidad) y despilfarrar: la “economía domiciliar” (es un pleonasmo) ilustrada por el libro Crash y la película que de aquel hizo después Cronenberg o los exaltadores bodrios que escribió W. Burroughs bajo efectos de lo ahora abierto en un calvero de un cerro al lado de una población callampa o se los cagan con la plata y sus facultades corticales en una sola noche con peyote o floripondio.


4 Porque la pulsión de muerte, porque el psicoanálisis, es ya técnica comercial: La Polar no es ajena a la falta de paradero, donde ahora la obra (así en minúsculas todas como todas las demás), naufraga, las deudas también son partes malditas… …Que la clase media sea el sustento de excedencia de la plusvalía sin contrapartida en la pasividad absoluta de un efecto retardado que no trae nunca sus síntomas de placer, para la fase oral de otro, o sea, para que pueda mirarse su archiboca u Ombligo de Autoridad. Por no hallar cómo validar su individualidad, no ya en la masa – término con demasiado cariño y optimismo en potencia (fingir hacer comerciales de: universidades/Sprite)-, sino en el grumo (el resto de la masa que tras un movimiento racional de depreciación se separa de la categoría hegemónica pura y se dispendia a cualquiera, a un cualquiera, como el raspado de queque que jamás llega a hornearse, o acaso lo más sólido que llegue es a mojón, o los grumos del cemento de un edificio a coito celeste, etc. etc. etc.) se aseguran mínimo de no estar castrados y queda sólo “tirarse las wéas” echado todo el día en la cama. Por eso gran parte de la historia moderna es de los judíos: castrados arrogarán el concepto de la obra de la realidad y el pensamiento puro hasta su historia y ciencia autoconciente como testimonio de sí mismos. No existe eso en la clase media, no son judíos. Mi hermana tenía un amigo judío que no compraba ropa en las grandes tiendas, a pesar de la mala situación económica que pasaba, amenazado por el ídolo de la gigantografía pero judío ateo que no creía en lo que no creía o su Dios des-fasado (sin rostro) era, a pesar de resistirse a él, la trastienda sin fondo del comercio que él negaba. El individuo masturbatorio del neoliberal se simboliza en el gesto del “Pato Yañez” (de ahí la paternización de la mujer en una fórmula cartesiana: “internet, luego tengo pene”); otros se suben a la hipérbole de una araucaria, otros se compran un auto de quince palos y van a webiar a un sucucho barato, a otros su papá sale a conseguirse una luca para que salga y se los gasta en un gel para imitar el pelo de un maricón del MTV, otros pelean con dolo como condición étnica de puesta en práctica de los modos de encarar comunicados por los las jóvenes y veteranos modelo de los reality show o el paso de Michael Jackson donde se agarra los genitales en sublimación o coréutica de la estatuaria del pato yáñez.


5 Querer ser reconocido significa facebook como síntoma: protracción del espacio interfacial entre madre e hijo, portrair, pro-traho o compulsión de repetición de la inmemorial, por maravillosa, mirada de la Madre o su prótesis pictórica en un alter-retrato de uNO mismo. Por ejemplo, el que pasa con la música prendida en la calle o el que mea en el mismo lugar en que se comparte o el que deja el guáter con orines o pone la música fuerte se asegura así de no estar castrado y privilegia, claramente y yemamente, la supinación de una columna que siempre fue enclenque –una Kaaba pero con un pedazo de caca (coprolito)-, de un pluscuamperfecto que no pudo construirse, sobredeterminarse, su propio viagra, ahora su impropiedad, al subir las cremas de los hongos de los pies, que, de no picarles, no pueden ser el neurótico burgués que anhelan, pues la somatización y postura de Pietá de la agonía del prurito podológico, interdigital e interpernal, perineal, la satisfacción del cumplimiento del fin del picor desesperante, aparecen siempre en zonas muy cubiertas y censuradas por no reprimidas, que se asegura del placer de la compulsión de rascarse; si algo caracteriza a los nipones es su neurosis obsesiva, acaso por nosotros sus extranjeros hacerles mejor el amor a sus mujeres -y aún así anhelamos su neurosis- les acaece el acto fallido de sacarse los zapatos para entrar a las casas, por exceso de trabajo y en la espera de que tantos de los invaluables monstruos que con su genialidad inventan para suicidarse virtualmente se inmiscuyan entre sus dedos amarillistas y de sudor laboral para obtener algo de bienestar por lo menos en fetiche de una protuberancia que merece encuadrarse dos veces –la gracia está en los extremos- como toda incongruencia agresiva (un plano entero y aparte un fragmento en plano detalle de entremedio de los dedos micóticos amarillistas como el papel de diario que se amarillea a la luz pública y más cuando es púbica).


6 OLGA RYPAKOVA de la vida de un muerto los vapores erógenos del drapeado genésico de otro modo, aún sin haberse dado, sin un “con” estando sido o en contra de lo mismo de aquello en que no está en contra citando bolsas en el alma el corset le queda grande porque no tiene cuerpo ni realidad; con “guatitas” lo que en otros lugares se llama “mondongo”: frazadas de panículos anheladas por perros y "mendigosLa Pokemona” era efectivamente la puta de los mendigos: con mi hermano le sacamos fotos cuando orinada dormía en el suelo bajo un paradero sus crestas ilíacas le crecieron pelos en las planchas de cera de su alma por alcoholismo de Dios al obeso mórbido que cobraba mil pesos por reírse con él grumos-androides en la teología de sus rodillas bajo la lluvia bipolar sólo llorará si la “goatsa” un médico su cavidad pública una ensalada de secundinas, que se sirven sin servir en el campo como postre cuando se va a cagar al pozo séptico y la mano de un viejo asomándose desde el fondo de la pasta de purines como se asoman las crestas ilíacas del bikini de la anoréxica el agua era su casa y no lo era, una reja impedía un pergamino dice “manchado en caca”; el techo se achicaba por esa misma razón: el lugar de su alma el desagüe o en sol percolado por basuras el martillo abollaba sus hímenes y su desequilibrio ya no era el público perro inanicente ella traga lo que le den: lo impresentable o la grasa derritiéndose; “agregado erógeno” o prostíbulo u organismo recalcitrantemente de Golgi cuan uno que si muere nadie se acordará de él: plasta cuasihumana o mosca bañada en caca o en la Pensión Soto deflegmaciones (s)exitosas inscriptor de pergamino, el de los orines del futuro, el soberano, el amigo-enemigo y que no deja de ser amigo-enemigo, el que invita a cambio de una pelea a unos olores, el que te invita a comprar


7 parches curitas, a decir “no tengo plata-hijo-regalo-pene-cacaestatua-placenta” el iluminador es el aguatero que es reponedor y feligrés, pero que es tornasol y caja negra: feligrés tornasol que es médico, cavernícola, catador de calzones de atletas femeninas y musulmán bolsa ofusca a bolsa según pesos y derrames, en a-fondo de piscina como inquieto globo con agua. "Agua" dicho por una gringa que no habla español y que dice también con lujuria la palabra "murciélago" porque se echaban mentolatum en el ano para caminar más lindo fetos cianóticos tenía ocho años y su vulva sarna, pero cuando creció ya no tenía que preocuparse por tener hijos vasijas hechas de silencio un vientre que no existe y que vive el océano cuando sus huesos reciben embutidos: sus crestas ilíacas mi eugenesia, la cesantía de sus padres mi derroche apenas llanto del neonato, ya construyó su impropia tumba ...esa máquina que en los boliches cortan la mortadela y su ruido me recuerdan a todos esos viejos que ya no teniendo más fuerzas para trabajar se la pasan tociendo y vagando con una lentitud desesperante por los ínfimos centros del pueblo; cuando el sol y la gravedad ya amoldaron lo rosáceo y rugoso de sus carnes, es que han asumido toda la esencia del tiempo, no pudiendo hallar más lugar que en las vías de paso de todo lo que se olvida: una música pop de la que nunca sabremos el nombre o los mojones en todas las veredas del tercer mundo miríadas de esputos viajan gramáticamente Ioana Spangenberg una de las pruebas de que todavía a la humanidad le queda algo digno si se le mide con el Photoshop: es denunciar la frase “a imagen y semejanza”; la pasividad de la gordura no es por no hacer nada, sino hacer todo o “tener vida”: las cadenas de comida producen obesos confabulados a las cadenas de gimnasios (para una plástica del heroísmo en las huelgas de hambre) fricación anal untó en la motricidad de su cara las bondades por la basura que de niño le llegaba como regalo


8 LOS BENEFICIOS DE PONERSE FLACO Y ENFERMIZO a par ése, que se lo sabe de olvido y en intrínseca iteración le eternidad a mañana de aciago vespertino o “despertino” como por maña les gusta por el ano o basta un paso para que el año haya sido como el ano, o vadear las deliciosas tetas de café desde una OtrA drapeada a orfandad pictórica de erotismo y colonización sin derecho te estás culiando por las coanas a Lizy pro ana o véase dragón o su culo por derecho huele a colonia de hule atiborrado de ratón de Akhenatón o toneladas borradas de Amón Ra hedor a esmegma de burro de zapatillas de lona de Frank-Zappa-en-grumos o Chevrolet D-Max, y mi tar, grumos oro-negro -hacen tags en un retén móvil- tipo Auschwitz columnas de basalto de pasaje a la arqueología fallida, gerontacting-out y repulsión de petición.com la mendicidad no es una obvia princesa shemale impía y limpia por el opio a oprobio o bajo el puente pascuense huele a ímproba probidad probada en exterioridad pro vida roída o a calcular un riñón raído y raudo anestésicamente culiado con cal de vaguada a camioneta llena pero llena de refrescantes naranjas que por aquel aquel entonces le canibalizaban melitzah en polvo de doble fondo cultural de facies piorrágica por el amor a los Estado Chileno gigantes de Brianna Love Naomi PDI Vehículo Blindado ERTA Russel Katja Kassin Ford E – 350 Amber Michaels Michelle Barrett Bachellet y muchas más por ejemplo en el emprendimiento de lugares, plazas, calveros, oasis y piscinasmáquinas-del-tiempo Bangbros o Cumfiesta en pieza ajena por arriendo de día o casa distante o motel barato me imagino “donde venden mote” (pero ahora matan gente) porque el que tiene que limpiar las secreciones no ingiere alimentos similares en su forma y aroma, salvo a costo de snobismo o graves resultados en traba(l)j(c)ohotest donde el deber de soplar un condón con semen derramado a protrusiones femeninas y comparará sin par comparecerán y videos de alemanas comiendo por ejemplo “hot dogs con eyaculación” o “facies –sistemas policíacos de fisonomías- de japonesas cumshoteadas” o un mojón en un condón o una noruega raquítica en pelota por un supermercado con el rostro en moco o humus de las cloacas ilegítimas de humo Uno a miasmas tibias de gónadas preteológicas o fetalización del cielo subterráneo del inconsciente ético o egipto es un router con cifosis y reducido a ingentes láminas de aire superpuestas y ralentizadas por habilitación supercutánea de marañas de líquidos inexistentes de litoralidad arrobada en diezmos equidistantes o encentadura ella en posición zen se me pone dura de teleaudiciones hechas de angustia pura vivencia del re-tratado que no se parece a nadie salvo a un “parece..” que nunca aparece sino por la inquina de un


9 imperativo de fármaco alternativo para la impresora del se o ello que dona la diferencia odontológica destinándola en la fase sádica de apropiación anal o “her-eight-knees” o Mercedes Benz Vito cdi a culo photoshopeado, qué más da, que webean que el efecto de la película les salió chanta y que los matinales no son puros efectos especiales o ciencia(demología)-ficción pero hacia un pasado amnésico de la connivencia de la crítica –aparentemente- dura a condición de su inefectividad o la condición de los documentales es el fustigamiento en base a veinte líneas todos cagonas de texto y somas del Aldo Jácslei del inconsciente óptico de mantenimiento de la disposición hedonística que el se o Uno o ello o trastienda de farmacia cartesiana de la interpretación pública exige exige exige a la punción de Eros herida corte o raya que despunta en his-Tory Lane velarte etcétera


10 TÉTANO O SE (introducción a las ciencias ociales) Son-en-el-mundo tres tipos de sudores: 1.-para un agua con ausencia de deshidratación cabe durezas umbilicales a insistencias de mañana en carnet de indigestivamente el campo de miradas cuatro ojos desconocido del wifi antes de fornicar el humo del miedo del lenguaje de al lado pon dataciones de la superficie muerta y reglas de variados tipos: compás, regla T, transportador, escuadra, de medio círculo y varias más que no conozco pero “hay” transfusión sanguínea por wifi a pensamientos catatónicos la retroversión histérica verrionda a pata de palinodia a la comisura, 2.-imagínese el placer de que le sirvieron un plato de guatitas o “mondongo” o tripas o callitos les dicen acá y allá también, hirviendo aún de la exquisita cocina reciente empapado en gozosa salsa de tomates frescos escanciada a esencia de vino tinto que rezuman el vapor a respirar para vivir con fruición la maravillosa alegría de las guatitas acabadas de regalársenos del cobijo de la fuente azulosa de efervescentes océanos tibios capaces de ablandar con su hospitalidad al más sucio intestino de cerdo y volver a la niñez al besar un paraje ventral rojizo de dulces sabores y aromas termales como frazadas del seno del calostro y memoria de la natural sustancia intempestiva que fuimos de fantasía de abrigarse en un interior pródigo de arrobo de cuatro estómagos de una madre pura y coloreada de universalidad al desgustar la huella alimenticia de fraternidad de los nombres y un único don del instante de la luz en la vida de la salsa sobre las guatitas hirviendo de ganas de compartir el sabor de un planeta y tiempo enteros que no podrían experimentarse de otro modo que las muelas arrebujándose a las mantas de callitos y sonrojándose de calidez al paladar mucho más agradecido que el cielo y el sol, 3.-denostar ladrillos por inodoridad se metían gusanos al oído que chupaban el cerumen y después se los comían, antes de los gritos estomacales de la thinspo más inciertos que el contrabajo de Jan Roder o fuman cemento y después afónicos los colegas de la reina del arroz con pollo o unos meses los platos de porotos fermentando debajo del colchón y se emborrachan o afilan mangos de cepillo de dientes y les untan la punta en caca para que infecte y con las tripas colgando en el patio por un punzazo y nadie se preocupa porque el futuro no es ya lo inminente, está ahí y no es una garantía, casi auschwitz y sus cuatro desesperadas fotografías de agosto de 1944 en el crematorio V oculto en los abedules, o la ventana del baño da al comedor o veintisiete años de cazados y no tiene todavía absolutamente nada, en la calle endeudado hasta el pico y tiene que vivir en la casa de sus suegros, muy incólume a la fruición telúrica para Rebecca Tunney, Nadia Comaneci, Jennifer Pinches, Hannah Whelan, Jonna Adlerteg, Carlotta Ferlito, y no sigo. U Olga Saladuha también, de destinos de solicitud más apremiante que “el más acá”: mano-cráneo-rostro-pies-puño-fuentes,


11 validez de las distintas zonas logocéntricas y prehistorias de la escritura histérica de la corporalidad en espíritu de compulsión de repetición y un mediador que habla puras weás y roba y deja una etapa anal abrogándose de pleromas aluvionales anadiómene, padres travestis los retan del terebrante ante todas las fotos de anoréxicas se plegaran una al lado de otra y el patrimonio sería inhabitable de intrincada papilla llamada “(mas)turbación de la historia de la (meta)física”, las metas, el acto del residuo (todo residuo es de fundación cadente), no cabrían en seis documentos, si desde cuándo no se impronta el doble fondo de granja-hacia, criticando a todos los que no fueron porque ya sabía que eran peores que el montón cabe propulsores de la retorsión figurativa de bocanadas indígenas con las tetas afuera y quieren sanguches de teología del desarrollo o nísperos por Deseo infinitivo de borrachera de dignidad presidencial e historiografía al de techumbres de música (de doble fondo del pluscuamperfecto) narcológicas si es que parece que se bañan con los genes de Tales de Mileto apaisados en el sartén de cemento “semen-dirigiéndosehacia” de tablas de contingencia al cosmos maravilloso de un azul acromático; admiramos el sacrificio internacional-muscarínico e ígneo en cien sentidos iguales postres navideños más deliciosos que el futuro posteroanterior para posar posmodernamente por ocho horas seguidas de futbología negativa y no poder repetir la ausencia de repetición a su pesar odontológicamente los contratos de buena parte subió de peso con el propósito de caerse de un andamio en “El Peldaño-pliegue-fálico-neoliberal” (léase: películas Harry Potter, Matrix, las de Jim Carrey y Jim Jarmusch: todas ellas dirigidas por Eisenstein) (tres columnas paralelas que funcionan: -como falocentrismo. El Lugar = PARTE SEXUAL -como escalada al Deber-de-ser-exitoso-feliz = PARTE ÉTICA -como arquitectónica imperio-comercial-institucional: mall = PARTE ESTATAL -como montaña = PARTE MÍ(S)TICO-SAGRADA (Cómo es posible que en un solo logotipo se plantee el proyecto de una civilización)). Nigeria, Iran, Irak, Palestina, Jerusalén, Franja de Gaza, Montes del Golán, España, Israel y muchos más; de buena resignadura nueva en sobreestampada uncinada y protracción del crédito interlingual (“espacio” ético que mide lo mismo que la “comprensión del Ser”, de ciegas impresoras Xerox, http://www.xvideos.com/video1986494/asian_lesbian_wild_tongue_kiss ; el gozo en vez de la intencionalidad Husserliana, que


12 hambrientas y exorbitantes alteridades se devoran formando esfera pero ello, de lo cual viven, no está en la vida como lo representado y nunca atravesó el presente) bajointerpretada la luz del hanta a la des-tracción del preterir la idiotez fiduciaria del quintil de las catástrofes ya habidas sin agua ya de tanto eterno retorno, de tantas vidas y muertes oxímoron juntas y por haber y por esperar lo inmemorial dentro del narcisismo proteico provisorio endógeno-heteronómico y el diogenismo hegel-y-ano en acumulación de p(h)eces, la distinta gallina pixelaría de formol tan distinguidamente metonímica y trasladada atrás de la lava en auto marca Lada a ningún sonido mudo o calendario con alopecia en la litoralidad timpanizada de la venta de su (meta)física porosa que hipotetiza al súbito por historia de las cárceles reales bromhidrosis de cerveza xérica vaginal, Xerox, Epson, Lexmark, Hewlett Packard, etc. etc. etc. Leen la facies como cañón de riel nadando en bilirrubina beneath los Montes del Golán. Momento injusto del grafema en flatulencia que escópicamente tetaniza la pica de la endorfina de la angustia advenediza, insaciable de autorreferencialidad y heteropoiesis de Deber cívico-teórico circunstancial, de política dérmica en hablas anacrónicas de Deseo filológico metido entremedio de los alientos a garrapata chamuscada y aberturas de papel femeninas periféricas nimbo-cableadas en fetiches historiográficos nunca citados por puro amor a la patria. Ante cuando, notar. Alfombras alegres, dominicanas y al escabeche o episteme-Sorge, selva negra y cátedra platicúrtica por pasiva y separada, absolutamente encima y lejos. En verdad no, intocable y sin lugar más que el cercano, encarnado en la muerte viva de una cuenca, o sea de una muesca en la piedad, véase fosa borrándose de exquisitas enfrutescencias y adipocira jurídica y estar a la espera del olvido configurándose en real cierto del nadie-mismo en su vascularidad Smirnoff, Morena, Sierra Morena, Barceló, Ron Caribian (envasado en Quilpué: pocas huellas y “la pregunta por el engarce [Verlötung]” entre una huella más hedionda y un basural de piojentos ausentes, en la no vida de lo que no puede dejar de diseminarse vitalmente y ser copia de copia o pirateo o facsímil “preparación” sin cumplimiento archivo el fondo de una bodega de farmacia). El espejo y un palo o Cristo y su complicidad con el neoliberal. Para qué el fin de lo inimitado se escorza de la abertura de los osobucos con efecto retardado, dialéctica del pernil, así animales que cagan carbón sobre cortezas de hambre de anoréxica y lolita o hectáreas de goznes de panículos crítica a la publicidad resolutoria, para el tío vivo y muerto por epigonal, barroca sombra del (fr)acaso; y no es por no haber estado ahí,


13 pues nos habló ahí alter porque no fuimos más, no estábamos pero sí estábamos enfrente de… -¿cómo decirlo?- esa estafa voluntaria a la excreción arqueológica en filiación a los derrumbes colindantes de mierda, amarillo y cuadrado demorándose cuarenta y cinco minutos en recordar, nada multiplicado que eso al domesticar mitemas en breve metrópolis que gustaba, y poco pero al revés, a los de la caca futura, firmar de recursos naturales el cadáver antes de serlo que no era de ella, células faradizadas de temer y una excelente peluquera o guía espiritual para que en el reconocimiento –libro de autoayuda hegeliana- se analice su musculatura a lo Caroline Pierce, Brianna Love, Velicity Von, Sunny Lane, y no sigo. Pero embadurnadas, (¡ginecologícese!), por mutilación en láminas de silencio, capas transparentes de subordinamiento al montaje porque de nunca dividido-por es siempre que aunque se desaparezca sin antes ser para ello un se ni en sí de multiplicado-por en cuanto tal de otro que el sí de otro o él mismo sin efecto con nulo vano de entonces o cuando de en-el no acaecer. Estamos ahora cara a cara de lo que no es posible poner enfrente, callar que no estamos en un ahora, no es posibilidad y no es negativo, es sí del antes o después que ya no son sino ahora nulo, no son y sí son sin ser aunque siendo, futuro anterior o fenecer antes de la fe en el nacer, sin diferencia de “con” y “también” solicitante, porque precisamente se diferencian a la “perdonalidad” jurídica, el discúlpense solos, conchas de su madre: ingente anacronismo anáquico del “entonces” tiembla en esos pelos de iterabilidad de la UPLA irritante-bilis-de-otro animada por Microsoft de atrabilis en el dorso y asumida por el aguante de Balthus o un Libro que se demoró nueve meses en leer sin entender nada y en la alcachofa más propia lo cita de remuneración de panacea y por adjetivación al abandonar el don de sus primeros fetiches temporizándose a la dignidad del perro de ropa, la hacíamos gotear con carbones a heridas de raya de auto a linchamiento profético de caída o drapeado incomprendido y extensivo de ausencia epojé es también una fonética impropia y ríos de sucralosa del Viejo Oeste del dativo.


14 UN MEJOR SALTO DE 14,98, POR DELANTE DE desfila incluso la espuela de grumetes de grumos epistemológicos aún del vomitor Rossa, de nombre sensual del sabor de la hija de María José Nieto y Olga Rypakova en bikini de ocho núcleos kerigmoscópicos: uno cabe los termos de pliegue redundante de punctum horroso repitente de curso por mera curiosidad y detergente fijación de encías de vacaciones paleontogástrica; dos se encuadran dos veces de cine mudo hablado hasta las ojeras pero hay detenciones (hay hay) revisionistas yihadistas de xerosidad delirosa de la que se con la tele prendida por aún antes en se cabe al le por los untos íntimos de Madariaga se empelota bien universal; tres tienen la media raja edafológica aún con ausencia de cielos largos y de respuesta sepulcral –tipo Renacimiento- al trombo climático y sus añosas novedades sociogástricas de la pira por piure a la perfumería al purines de nadar arriendo de casa en un videoclub de barriada poliomeloso a la actitud despuntante del a lo sin con lo das pre es pos por mor no aún en sí pasividad enjundiosa de la diosa de la diarrea de Humbolt del día de las paltas no diagnosticadas del Jumbo, entregándole la copa y sin pescarlo por iterabilidad otolítica de las imágenes que tiene que pagar igual que el agua y la luz, pagar por imágenes o le castran las imágenes, especialmente pornografía que no es pornografía porque de serlo serían algo así como “mil imitaciones por segundo”: entonces van donde Alphonse Bertillon, Duchenne de Bolougne y Albert Londe y le dicen: “””””””}””’2””“gjkjkljf””””””””””; y los primeros dos en el potito apretadito que descubre la imposibilidad de su bandera de cubrir su culturalidad ectoprocta mientras corre por la pista junto a otra rusa flaca: cubismo nazi Lay The Kat pero en versión “the first abuse you had” (traducción: “la fe en Cristo es buena”… subdesarrollado no puede someterse con éxito), illeidad abuse cabe acuminación perfidiar los vectores de maten a Pué distribuidora de un residuo espiritual a células escancia-esquemas entre los que se quedan dormidos con la tele prendida por añoranza maternal y propedéutica anticristiana fin suplementación hacia álbum arte album graecum de “mira, estas cosas me gustan” al ablativo que calcula pascuense en olor a teleaudición preservativa de la república de tetitas aire de té o nombre a la frugalidad coyuntiva de parir animalitos botánicos es mejor o más (por decirlo así) “módem” corrugar bonitas diátesis porque el pluscuamperfecto a capilaridad rizomática de Italia al sur de-Noé el niño epigonal (o) el viejo de casi crispación logográfica basado en interdictos chilotes a valladar de cómo electuarios


15 temporalizan la verticalidad del compost humus-ano de ley orgásmica colicuescente dínamo estomacal primer poto eléctrico ante detrás “sé fetichistamente” empalagado a tuétano infértil dérmica rococó y subía de peso para quebrarse una costilla, como la maraña de pelos del borde del estero verde con lixiviados espumosos, irreverente furciado a más no paciencia a la diferencia ontonómica que usaban, antiguamente en el futuro, una pregunta que no existía y que yo veía mediante tus vesículas de Golgi (hoy día recién me di cuenta que soy hijo), es cierto es cierto de sucinta paleoyección faccionaria que vara y vara y vara cuándo estipulación mesiánica ruidosa mente frágil a indicar grasas cribosas en internet púbica de mujer gramofónica y equidistante a las manías pélvicas de Augusto P(ino…)artido S(…hit)ocialista (“el hit del NO!”) el langostino amarillo al sol como el papel de diario y los calzoncillos con caca.


16 HACER DE LA AUSENCIA DE TIEMPO UN ASUNTO PRIVADO PERO PÚBLICO De los ineptos para excavar y que no enseñan, malagradecidos de su sueldo que no debería ser más que una épica. Menos que eso. De ritual su efectividad es. Los pasos de la mirada bien diferenciaron de su impropia sangre, es que se les olvidó cómo olvidar. Nunca una pirámide fracasó nueva. Mancha su carne con bolitas de hiperdesocultación luminal. Hizo del otium isometría de los casos faciales. Testículos tramitados a pelota de fútbol dentro y paralelo de la reja preponderante. Cita a Durkheim cuando no le pescan los videos y caga su paleograma. No es Gotinga que un acrónimo fálico-edificante, en la ginecología negativa de un lugar pobre de drogadicción que arma, positivamente, el “nunca fue presente”. O no se ha fijado que el fundamento rancio de las palomas. No ausente a sus muertos, porque derrumba la marea minería. Nos esperamos a la marcialidad del tiempo de una témpera, atempera fajas de haces de retroversias. Discreto y en jirones la buena enfermedad, entre ninguna atingente a ella salvo de estar mexicano de susto, humus ontoteológico y un puente neumático, indistinto si comprar rieles no está en ningún criterio inexistente que se roció en las representaciones puras a tajo abierto. No se presta el baño, aunque me deje una moto y me pague luca, no puedo impedir que vomiten en los alrededores y solicitar la corea de un pródigo datativo a lo tabú de los pliegues de María Ester. O ni en broma se la disgusta, no hay botón. El drapeado de que se entibian por hipocampos turísticos abre la caída, es un sedimento. Se apuntala en el vidrio de que dispuso estandarización a la síndrome de globos con helio cadavéricos. Me fascinan los aztecas, porque velan todas las fotos que sacan, las caras se superponen y resulta un retrato científico, que no tiene nada que ver con el Deber-figurativo, sino con los muros de la cámara de gas del sector –digamos- “V” en Auschwitz. Ese olor a paspartú de lo advenedizo enseña categorías mielínicas como por inemplo (antónimo de ej-emplo) que es que visten de las graderías, o de tal modo menesteroso en que lo echan a uno de un patio colonial por no poder decir la palabra “alguna” de miel medrosa en la arena sin agua y sin gente y sin arena, para hacer de la ausencia de tiempo un asunto privado pero público. Garantes serían los hijos que tendré en el pasado, hablo de hijos como si fuera un logro, no me queda otra, mudanza en lo contrario de paliativo con la música de unas zurnas en el primer plano de una protuberancia única descuebierta por Galton y Platón al mismo tiempo mientras almorzaban imaginaciones sin pagar la cuenta de la luz, del agua se colgaban, y les faltaban los puros Eidos para trans-vivir (ser el semen y el óvulo de sus hijos y morir al mismo tiempo que al mismo tiempo replantean postulados lacónicos bajo


17 citas que no pueden detener, o sea, no soportan una canción, jamás han visto el video, nunca le han puesto atención y sin embargo la tienen pegada). De pleonasmo es que “El origen del mundo” de Courbet es el “evento de apropiación”. Goza viendo a Chiloé porque no existe, y si lo actualizan atrasados se devuelven los andrajos al origen del mundo del cual superpusieron, montaron, unas placas y láminas sobre otras para no ir a donde está ahora refiriéndose de resfrío anacrónico de A.L., su futuro calipso de anterioridad a Tokyo.


18 EL ARCHI-CHIVO DE LOS MEDIADORES Cierta lista de síntomas le hipocondriaba el juanete y los huesos, particularmente los dorsales a la altura del coccis y las coyunturas del fémur con la pelvis y las delicias del trocánter y sus crestas ilíacas en sus ataques catatónicos en los que aprovechaban de sacarle fotos y tramaban dos vías: una para la revista de medicina otra para sus placeres privados, de tal modo que el que leía la revista sospechaba y recordaba a sus hijas para prohibirse el inmundo goce de las imágenes, porque se notaba en los cuerpos un amaneramiento inducido y asolado a la torpeza natural del gesto de lolita que impedía la total evidencia e impugnaba por ello un rechazo de difícil discusión cuando de lo que se trataba era de problemáticas anatómicas o patológicas; por ejemplo, en una salía una guagua con esa cosa de “prunebelly” en que el músculo ventral no existe y tienen problemas a la vejiga y se les abotaga y les corruga el estómago, o en otra una niña como de nueve años durmiendo con el rostro con parches llena de hematomas que era una foto que no decía nada hasta dudar de su legitimidad investigativa pues era el morbo más burdo, simple y asqueroso a la medida de esos videos grabados con celular en las páginas porno que no se nota más que el grano y ocultan un crimen incompleto al salvaguardar los derechos identitarios de sus sujetos y hasta a veces pasan por broma pública y cotidiana por impensados para la líbido al olvidar su siempre posible y ya condicional descontextualización o templanza en dibujos o cinefilia o escritura, u otra foto de una púber paliducha, de pie llena de máculas rosáceas, alta y con pinta de ucraniana y que tiene las piernas un poco abiertas y el rictus y gesto fingido de querer tocarse los genitales con fondo médico de cortinas calipso de escena inadecuada para fotografiarla e inubicable y en la revista no apareció los nombres de las modelos, mas todos callaron hasta la omisión completa del número y del siguiente y el siguiente y seguían lanzándola cada dos meses y a nadie le importaba por ejemplo que en una publicaran una tipología anatómica donde la observación debía ser “participante” y así capturarlas en su mismo “hábitat” para imprimir en las páginas las mismas fotos de lolitas desnudas en sus piezas con sus peluches con que uno se encuentra de éstas en varias páginas de internet o el obsoleto fotolog, 4gifs, jailbaitgallery o el mismísimo facebook que contribuye a la absoluta exposición y complicidad de las pulsiones y los ídolos hegemónicos o voyeurismo y asquerosa depravación que se arroga a


19 sí misma “científica” y no hace más que acumular lo que no lo sacía llevando las figuras a los extremos del sentido común, o su galería de niñas con vértebras torcidas y la propuesta de prótesis erógenas a los muñones de adolescentes histéricas o la investigación comparativa de genitales de niños muertos en distintas situaciones o registros de miología de las entrepiernas de nínfulas atletas o medición de la tolerancia a los golpes en rusas púberes abandonadas por sus padres y relegadas al bien de la ciencia, en vida sí, en vida, a diferencia de los estudios de cadáveres infantiles tetanizados al método de Galvani y sometidos a posturas muchas veces indecentes y todo ello filmado y fotografiado, material que corre por las trastiendas de las clínicas y especialmente hospitales donde se apropian de los hijos chicos que nadie más reclama de cuasiindigentes que mueren ahí mismo en la posta.


20 PLUSCUAMPERFECTO PREFETAL Ese calvero de flatulencia que responsabiliza a una terapia al Rin narrado por Foucault a los “faltos de obra” o no exitosos en su autoconciencia del señor y siervo en la etapa anal en su apertura al claro del Ser, dictámen que dice la nada misma en cuanto tal no conceptualizada y en apertura de Goatse en José Ramos Bañados o el prolapso por la ventana del almuerzo pornográfico sin punctum y más aburrido que si lo comparamos bien diacríticamente a la adaptación de Cronenberg en que los corambres se maquillan para ser leídos (Gabriela Rivera Lucero: histeria de citar nombres que no tienen que ver conmigo porque “migo” es con-otros, y en recurrencia no tienen que (conni)ver con nadie, que son todos: “héme aquí”). Quien escribe es siempre un muerto, pues la pintura es un rito funerario, unas con pelo otras no. Cadáver por espera y un dibujar compulsivo de repetición narcisista alógena, en hedor a deyecciones alvinas eróticas, a la masa del espíritu del Uno, pero en tanto supinación neoliberal-positivista de unas condiciones de vida Nietzscheanas desplazadas e ignomínicas de la certeza de la verdad de una autoconciencia muerta en el crisol uterino y libertad abortiva de una frase de Cioran sobre el estar tendido en la cama, en que la cabeza, protuberancia llamada a desaparecer, vomitada en su qué pero alzheimer en su de dónde -es decir, de su infatuada curiosidad en-ferma-, abre el Ahí del mundo, del malestar hemorroidal de la cultura, al rostro judío que tiene como mandato no existir o sino se le cae toda su teoría al Dasein impropio, como todo nombre pues y se vuelve video de youtube o a lo más capricho de blog. O a lo más, Ogrish.com de un concepto de Levinas triturado hasta el goredelicious de Sikfuk en un fotograma de Violent Shit 2. Facies protraccionante o el Otro no se cree lámina de Johan Lavater saliendo al cogito por una infección epigástrica, que se atiene a la falsa monopolización de la psicología conductista en los problemas del Estado y la Iglesia por ahí por 1840 y se creen que viven en las mejores casas del Ser. Se distancian porque no hay espacio, la iterabilidad facial protractiva fasística se relata en un bache de futuro anterior fotográfico interiorizado en una especie de “derecho al ridículo” al que algunos temen mérito o se espían acostadamente los injertos cuando en realidad la llamada de la conciencia y culpa plantearían, en ese caso, un “no” que reprime el principio de placer cuando, en placer, el pródromo delirantemente fuera-detexto llamaría a la sonrisa vertical del aura Benjaminiana que “pleromatiza” toda posibilidad de escucha de la economía general de la différance, de la pérdida pura residual y la expresión de unos ídolos del resumen del presente contingente que ya no limitan los rasgos del linaje solamente a los cómplices de la efectividad de dos fuentes exorreicas de pulsiones de eros, sino que hacen del obsesivo-del-Otro un invernadero de sonrisas maternas mutuas por mor de la autoconciencia cierta de sí misma en la verdad del cumplimiento del espíritu y la obra fisonómica, de todos, de los parecidos a casi Hermógenes con H en versión mujer a la que le


21 comprimen los ovarios digitalmente (porque el paisaje le recordaba un habitar que nunca fue presente y el pliegue) y el presidente Truman en 1945. *** JUAN PEAJE 2013 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS


Amarillo de miedo