Issuu on Google+

Sesión 10. Rut: El Compasivo y Fiel   Regalo de Dios  Bosquejo       

 

   

El Propósito del Libro de Rut  La Historia Particular en el Libro de Rut: Esperanza en el Tiempo de los Jueces    Rut Emigra de Moab a Belén (1:1‐22)  Rut Espigando en el Campo de Booz (2:1‐23)  Rut Propone Matrimonio a Booz (3:1‐18)  Booz Redime a Rut (4:1‐12)  Rut Da a Luz a Obed padre de David (4:13‐17)  Epílogo (4:18‐22)          La Historia Teológica del Libro de Rut: El Compasivo y Fiel Regalo de Dios     Dios Actúa con Providencia Soberana Sobre su Pueblo  Dios Tiene Control Absoluto Sobre el Sufrimiento Temporal de sus Hijos    Dios Es el Dador y Sustentador de la Vida    Dios Es el Redentor de Su Pueblo  Dios Se Da A Sí Mismo a Su Pueblo con Compasión Fiel, Amorosa y Constante  (Hesed)  La Historia Cristiana en Rut  Cristo es Nuestro Pariente Redentor  Cristo es la Base de Nuestra Fe en la Providencia Divina 

El Propósito del Libro de Rut  El libro de Rut nos presenta la historia de una familia que providencialmente se convierte en un rayo  de esperanza en medio de la vergonzosa corrupción de la época de los Jueces de Israel (Rut 1:1; c.f.  Jueces 17‐21). El libro es anónimo. No se conoce con precisión el tiempo de su composición, la cual  sucedió en algún momento entre 1000 a.C. y 600 a.C., más probablemente en el siglo séptimo, como  recordatorio poético del origen divino, providencial y soberano del rey David y de su linaje. El  nombre Rut probablemente significa “refrigerio” y este libro sin duda representa un “refrigerio” en  relación a toda la historia de los jueces e incluso de los reyes de Israel. Podemos describir el  propósito del libro de la siguiente forma:    El libro de Rut fue dado por Dios a su pueblo para manifestar la fidelidad de Dios hacia sus siervos al  manifestarles su hesed, su compasión fiel, amorosa y constante por su pueblo, al orquestar el  nacimiento de su más grande líder, David, y de su más grande Hijo y Redentor, el Señor Jesucristo en  los momentos de mayor sequía y esterilidad física y espiritual. 

 

67 


La Historia Particular de Israel en el Libro de Rut  El libro de Rut es un excelente ejemplo de la forma en la que las Escrituras utilizan los estilos  literarios para comunicar su mensaje histórico y teológico. En el caso de Rut, el libro es de carácter  evidentemente histórico (Rut 1:1‐2), pero escrito en un estilo de “cuento” que hace uso de un  lenguaje hebreo tan pulido y elegante que ha sido comparado con una “joya preciosa.”    El autor del libro comunica todo su mensaje casi por completo haciendo uso de la trama y la  caracterización. Tras cada escena, lugar y personaje de pueden descubrir distintos aspectos del  hesed de Dios, su disposición a “ayudar al necesitado” con compasión fiel, amorosa y constante.  Observemos brevemente las escenas principales de la historia.6    

Rut Emigra de Moab a Belén (1:1­22)  El “primer acto” del libro tiene dos escenas. En la primera escena (1:1‐5) Elimélec emigra a los  campos de Moab donde sus hijos Majlón y Quilión se casan con mujeres Moabitas, Ofra y Rut.     Esta primera escena busca establecer en contexto histórico que llevó a Rut, una mujer extranjera  Moabita, a ser parte del pueblo de Israel.     En la providencia de Dios cada aspecto de la historia está lleno de significado. La historia comienza  en Belén (“casa de pan”). Un lugar que en el libro de los jueces había adquirido una reputación muy  desagradable.  En esta “casa de pan” llega una época de gran hambre. No hay pan en la casa de pan.  En medio de toda la impiedad generalizada de la época de los jueces vive en Belén un hombre  llamado Elimélec (“Dios es mi rey”) junto con su esposa Nohemí (“Placentera”). Juntos nos describen  a una pareja fiel al pacto pero que en medio de la prueba parten de Belen a Moab (“desperdicio,  vaciedad”). Los nombres de sus hijos Majlón (“estéril”) y Quilión (“gastado”).  El padre y ambos hijos  mueren en la tierra de “desperdicio y vaciedad” sin haber dejado descendencia.     En la segunda escena (1:6‐22). Rut regresa a Belén con Noemí pues se ha escuchado en Moab que el  Señor ha dado pan a su pueblo. En esta escena, el autor buscar describir la condición de Elizabeth  como una situación completamente desesperanzada. Alguien a quien el Señor ha afligido y que no  pareciera tener esperanza de jugar ningún rol significativo en el plan de redención de Dios. Sin  embargo en esta situación, su nuera Rut, comienza a convertirse en un “refrigerio” para ella, y no  solo para ella, sino para todo el pueblo de Israel a través de los siglos.  Las descripciones de la  fidelidad y compasión de Rut (su hesed) son tales que se han convertido en expresiones de pacto  matrimonial a través de las edades (Rut 1:16‐17). Su carácter es tan refrescante que en muchos  manuscritos hebreos este libro se colocaba justo después de Proverbios como ilustración de la  mujer virtuosa con la que el libro termina. En otros casos, como en nuestras Biblias, se incluye justo  después del libro de Jueces por la misma razón. Su vida y ejemplo compasivo se convierten en un  modelo del carácter de Dios en medio de una terrible condición histórica y espiritual. 

Rut Espigando en el Campo de Booz (2:1­23)  El segundo acto del libro nos presenta a Rut la moabita extendiendo aún más su compasión hacia su  suegra al buscar trabajar para obtener el sustento físico de ambas. El propósito de este segundo  acto es describir la manera providencial en la que Rut y Booz llegaron a conocerse, descubriendo por                                                               6

 Esta sección sigue de manera muy cercana la estructura y descripción del trama de la historia descritos por  Walke en su libro A Theology of the Old Testament.   El Regalo de Dios 

 

68 

Domingo 12 de octubre, 2008 


primera vez un rayo de emoción y esperanza en los escuchas (o lectores) al descubrir que Booz es un  goel, un pariente cercano capaz de redimir a Nohemí y continuar su descendencia.    La primera escena (2:1‐17) nos presenta a Rut trabajando diligente e incansable. El campo en el cual  trabaja “dio la casualidad” (2:3) que pertenecía a Booz, cuyo nombre significa “En Él [Dios] hay  Fortaleza”. Un hombre respetado y rico, y un pariente de Nohemí y por lo tanto de Rut.    El carácter de Booz al igual que el de Rut es un ejemplo humano limitado del hesed divino, lleno de  compasión y disposición hacia el necesitado. No en muchos lugares de aquél entonces (u hoy en día)  se observaría una relación como la de Booz con sus siervos (2:3‐4).     En la segunda escena (2:18‐23) Rut regresa a casa, llena de bendición y buenas noticias. La mujer  que regresó vacía ahora recibe refrigerio a manos llenas por medio de su nuera y un pariente  cercano y la amargura queda atrás. Observemos la nueva respuesta de Nohemí ante las noticas de  Rut:    19  Su suegra le preguntó: —¿Dónde recogiste espigas hoy? ¿Dónde trabajaste? ¡Bendito sea  el hombre que se fijó en ti!    

Entonces Rut le contó a su suegra acerca del hombre con quién había estado trabajando. Le  dijo: —El hombre con quien hoy trabajé se llama Booz.   

20 

—¡Que el Señor lo bendiga! —exclamó Noemí delante de su nuera—. El Señor no ha  dejado de mostrar su fiel amor hacia los vivos y los muertos. Ese hombre es nuestro  pariente cercano; es uno de los parientes que nos pueden redimir. Rut 2:19‐20 

Rut Propone Matrimonio a Booz (3:1­18)  En el tercer acto la misericordia, la fidelidad y el amor de Rut por su nuera llegan a su expresión más  sublime y sacrificial. Este tercer acto busca demostrar la manera en la que Rut y Booz, abuelos de  David buscaron casarse para bendición de Nohemí. En el capítulo tres, Rut arriesga su reputación y  sacrifica sus propios deseos por amor a su suegra y a su difunto esposo.     La primera escena (3:1‐5) presenta a Rut preparándose para el matrimonio. En obediencia a  Nohemí, Rut sigue fielmente sus instrucciones en una serie de acciones que la preparan para  proponer (y consumar) su matrimonio con Booz. Esta sección parece describir la astucia de Nohemí  al buscar de manera muy arriesgada solucionar su situación instruyendo a su nuera a hacer cosas  completamente opuestas a lo tradicional.    En la segunda escena (3:6‐18) vemos de nuevo la compasión y la fidelidad de Booz quien al verse  sorprendido por la propuesta matrimonial de Rut (3:9) no actúa intempestivamente. Por el  contrario, aun cuando tiene toda disposición de servir a Nohemí y a Rut como pariente redentor, su  carácter fiel se hace evidente en que no está dispuesto a servir a costa de violar la ley y la tradición.  Nuevamente podemos aquí observar el carácter misericordioso y fiel de Dios al abrir las puertas  para el matrimonio de Rut.   

Booz Redime a Rut (4:1­12)  El cuarto acto busca describir, nuevamente de forma providencial, la forma en la que Rut y Booz  llegaron a casarse consumando así su fidelidad y amor hacia su pariente Nohemí.     El Regalo de Dios 

 

69 

Domingo 12 de octubre, 2008 


En la primera escena (4:1‐2) vemos a Booz en asamblea pública buscando seguir fielmente el  proceso legal de redención pero dando a un “fulano” o “tal por cual” quien era pariente más  cercano a Nohemí la posibilidad de cumplir su privilegio de redentor. En la segunda escena (4:3‐6),  el diálogo entre Booz y este hombre demuestra por qué este no es digno de ser conocido. Es un  hombre egoísta que “no desea perjudicar su herencia” (4:6).    Como en muchos otros lugares de las Escrituras, Dios es capaz de usar no solo la bondad y  obediencia de los hombres y mujeres como Booz y Rut, sino también el pecado y el egoísmo de los  seres humanos para promover su plan de redención.      La tercera escena (4:13‐17) consuma la redención de Nohemí y Rut. Booz adquiere los campos que  pertenecían a Elimélec y con ello el derecho y privilegio de tomar a Rut por esposa. Con ello se  garantiza el cetro a la tribu de Judá (Génesis 49:10). Un cetro que había sido preservado  anteriormente por medio de las muchas acciones pecaminosas de los hermanos de José y de los  líderes egipcios. La providencia de Dios no está limitada por la maldad de los hombres. El es capaz  de traer bendiciones tan increíbles como esta:   

»¡Que el Señor haga que la mujer que va a formar parte de tu hogar sea como Raquel y Lea,  quienes juntas edificaron el pueblo de Israel!  »¡Que seas un hombre ilustre en Efrata, y que adquieras renombre en Belén!  12  »¡Que por medio de esta joven el Señor te conceda una descendencia tal que tu familia sea  como la de Fares, el hijo que Tamar le dio a Judá!  Rut 4:11‐12 

Rut Da a Luz a Obed padre de David (4:13­17)  En el último acto de esta historia, Rut la moabita, da a luz un hijo y con ello, Nohemí, aquella que  había regresado vacía de la tierra de “desperdicio” era ahora fructífera por la misericordia de Dios.  Mucho más, ahora por la gracia y la redención divina, tiene un hijo, Obed (“adorador”) quien  posteriormente dio a luz a David (“amado”), el dulce cantor de Israel, el rey con quién Dios  establecería su pacto eterno por medio de su descendencia (2 Samuel 7). 

Epílogo (4:18­22)  El libro concluye con el linaje de Fares, hijo de Tamar con Judá. El linaje de Israel que, aunque lleno  de historias de pecado y desobediencia proclama elocuentemente el amor, la compasión, la  fidelidad y la constancia del regalo de Dios por su pueblo.  

La Historia Teológica del Libro de Rut: El Compasivo y Fiel Regalo de  Dios   Hemos ya mencionado la forma en que el autor del libro de Rut utiliza la trama y los personajes para  presentar su mensaje teológico. Mencionaremos aquí en forma de resume los temas teológicos que  hemos ya mencionado:   

1. 2. 3. 4. 5.

Dios Actúa con Providencia Soberana Sobre su Pueblo  Dios Tiene Control Absoluto Sobre el Sufrimiento Temporal de sus Hijos  Dios Es el Dador y Sustentador de la Vida  Dios Es el Redentor de Su Pueblo  Dios Se Da A Sí Mismo a Su Pueblo con Compasión Fiel, Amorosa y Constante (Hesed) 

    El Regalo de Dios 

 

  70 

Domingo 12 de octubre, 2008 


La Historia Cristiana en Rut  Concluimos nuestro estudio como siempre mirando hacia adelante a la revelación del Nuevo  Testamento. El libro de Rut tiene muchas lecciones secundarias en relación al carácter de la Iglesia y  la vida cristiana. Esta mañana quisiéramos enfatizar únicamente dos aspectos asociados a la persona  de nuestro Salvador. 

Cristo es Nuestro Pariente Redentor  En primer lugar como nuestro sublime Pariente Redentor. Es en Jesucristo en donde observamos la  misericordia, el amor, la fidelidad y la constancia de la gracia de Dios por sus escogidos. Es en Cristo  en quien vemos el amor sacrificial de Dios que busca constantemente bendecirnos con el regalo de  su presencia.    3  Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, 4 pues él quiere que todos sean salvos y  lleguen a conocer la verdad. 5 Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los  hombres, Jesucristo hombre. 1 Timoteo 2:3‐5    «Aquí me tienen, con los hijos que Dios me ha dado.»  14  Por tanto, ya que ellos son de carne y hueso, él también compartió esa naturaleza humana  para anular, mediante la muerte, al que tiene el dominio de la muerte —es decir, al diablo—,  15  y librar a todos los que por temor a la muerte estaban sometidos a esclavitud durante toda  la vida. 16 Pues, ciertamente, no vino en auxilio de los ángeles sino de los descendientes de  Abraham. 17 Por eso era preciso que en todo se asemejara a sus hermanos, para ser un sumo  sacerdote fiel y misericordioso al servicio de Dios, a fin de expiar los pecados del pueblo.  18  Por haber sufrido él mismo la tentación, puede socorrer a los que son tentados.   Hebreos 2:13‐18    4  Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los  demás. 5 La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús, 6 quien, siendo por  naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. 7 Por el contrario,  se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los  seres humanos. 8 Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente  hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! 9 Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el  nombre que está sobre todo nombre, 10 para que ante el nombre de Jesús se doble toda  rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, 11 y toda lengua confiese que Jesucristo  es el Señor, para gloria de Dios Padre. Filipenses 2:4‐11   

Cristo es la Base de Nuestra Fe en la Providencia Divina  Por último, debemos afirmar que la persona y la obra de Cristo deber otorgarnos, al meditar en  ellas, una certeza firme en el poder de la providencia y la soberanía divina para transformar la peor  de las circunstancias, injustas y pecaminosas, en las más grandes experiencias de gracia y salvación.  En la cruz observamos el pecado más espectacular jamás cometido, pero vemos también la  conquista final sobre el mismo mal que trajo esa muerte. La historia de Rut es un recordatorio de  este mismo poder de Dios para saciar la vida de sus hijos y darles refrigerio y redención.   

El Regalo de Dios 

 

71 

Domingo 12 de octubre, 2008 


sesion-10-rut-el-compasivo-y-fiel-regalo-de-dios