Issuu on Google+

Neues Museum


El Neues Museum (en alemán: «Museo Nuevo») es un museo ubicado al norte, o más bien detrás, del Altes Museum (Museo Antiguo) en Berlín, en la Isla de los Museos. Fue construido entre 1843 y 1855 según los planos de Friedrich August Stüler, un discípulo de Karl Friedrich Schinkel.1 El museo fue severamente dañado durante la Segunda Guerra Mundial (en algunas zonas, sólo se conservaron las paredes exteriores), pero fue reconstruido en gran parte y reabierto en octubre de 2009.

La exhibición incluye una sala sobre el Antiguo Egipto y colecciones de Prehistoria e Historia, igual que lo hizo antes de la guerra. Entre los tesoros que se exponen, se puede apreciar la famosa escultura de la reina egipcia Nefertiti.


Tanto como parte del complejo de Museos de la Isla, o como un edificio individual, el museo da testimonio de la arquitectura neoclásica de los edificios del siglo XIX. Con sus nuevos métodos de construcción industrializada y al ser uno de los primeros edificios en utilizar acero en su estructura, el museo desempeña un papel importante en la historia de la tecnología.

Desde que el interior clásico y adornado de la sala Glyptothek y la Alte Pinakothek de Múnich fueron destruidas durante la Segunda Guerra Mundial, el interior parcialmente destruido del Neues Museum se encuentra entre los últimos ejemplares sobrevivientes que aún conservan su diseño interior de ese período en Alemania.


El Neues Museum fue el segundo museo en construirse en la “Isla de los Museos” y fue pensado como una extensión para las colecciones que no podían ser incluidas en el Altes Museum. Entre éstas se encontraban las colecciones de modelos de yeso, objetos del Antiguo Egipto, colecciones históricas y prehistóricas (Museum der vaterländischen Altertümer), una colección etnográfica y la colección de grabados (Kupferstichkabinett).


Por otra parte, el Neues Museum es un ícono importante en la historia de la construcción y la tecnología. Con su característica construcción en acero, es el primer edificio monumental de Prusia en aplicar de forma coherente estas nuevas técnicas posibilitadas por la industrialización.

Debido a la característica del suelo en los alrededores del río Spree, los edificios de la zona central de Berlín requieren una cimentación más profunda. Como una innovación más, para construir la cimentación del museo fue utilizado un motor de vapor, por primera vez en Berlín, para introducir los pilotes en el suelo.


Tal como fue originalmente construido, el Neues Museum es casi rectangular, con el eje longitudinal del edificio (105 m), orientado de norte a sur, paralelo a la calle para al oeste, al otro lado del río Spree conocida como Am Kupfergraben, y un ancho de 40 m. El edificio es casi perpendicular al Altes Museum, con la Bodestraße entre ellos. El puente que conecta los dos museos (destruido durante la Segunda Guerra Mundial) era de 6,9 m de ancho y 24,5 m de largo, y se apoyaba sobre tres arcos. La escalera principal se encuentra en el centro del edificio, que es el punto más alto de la construcción (102 ft, 31 m tall).

Las tres alas principales rodean los dos patios interiores, el patio griego y el egipcio. El patio norte dedicado a Egipto fue cubierto con un techo de cristal desde el principio, pero el patio griego al sur fue cubierto con un techo de cristal entre 1919 y 1923.



Neues Museum